Maestría Virtual Latinoamericana en Ciencia, Tecnología y Sociedad

Problemas del Desarrollo en América Latina

Problemas del Desarrollo en América Latina

Rodrigo Arocena

Carpeta de trabajo

Universidad Nacional de Quilmes Maestría Virtual Latinoamericana en Ciencia, Tecnología y Sociedad: Problemas del Desarrollo en América Latina Segunda edición: marzo de 2003 Diseño de Tapa: Lorenzo Shakespear Diseño de Interior: Hernán Morfese Corrección: María Inés Silberberg La Universidad Nacional de Quilmes se reserva la facultad de disponer de esta obra, publicarla, traducirla, adaptarla o autorizar su traducción y reproducción en cualquier forma, total o parcialmente, por medios electrónicos o mecánicos, incluyendo fotocopias, grabación magnetofónica y cualquier sistema de almacenamiento de información. Por consiguiente, nadie tiene facultad de ejercitar los derechos precitados sin permiso escrito del editor. Impreso en Universidad Nacional de Quilmes Roque Sáenz Peña 180 Bernal. Pcia. de Buenos Aires Teléfono: (5411) 4365 7100 http://www.cvq.edu.ar Impreso en Argentina

Íconos

Lectura obligatoria Es la bibliografía imprescindible que acompaña el desarrollo de los contenidos. Se trata tanto de textos completos como de capítulos de libros, artículos y "papers" que los estudiantes deben leer, en lo posible, en el momento en que se indica en la Carpeta.

Actividades Se trata de una amplia gama de propuestas de producción de diferentes tipos. Incluye ejercicios, estudios de caso, investigaciones, encuestas, elaboración de cuadros, gráficos, resolución de guías de estudio, etc.

Leer con atención Son afirmaciones, conceptos o definiciones destacadas y sustanciales que aportan claves para la comprensión del tema que se desarrolla.

Para reflexionar Es una herramienta que propone al estudiante un diálogo con el material, a través de preguntas, planteamiento de problemas, confrontaciones del tema con la realidad, ejemplos o cuestionamientos que alienten la autorreflexión, etc.

Lectura recomendada Es la bibliografía que no se considera obligatoria, pero a la cual el estudiante puede recurrir para ampliar o profundizar algún tema o contenido.

Pastilla Se utiliza como reemplazo de la nota al pie, para incorporar informaciones breves, complementarias o aclaratorias de algún término o frase del texto principal. El subrayado indica los términos a propósito de los cuales se incluye esa información asociada en el margen.

Índice

Introducción: sobre la noción de desarrollo .........................................11 Contenidos ........................................................................................14 Observaciones sobre el uso de esta carpeta de trabajo........................15 Objetivos del curso .............................................................................17 1. La Revolución Industrial y las dinámicas de cambio .........................19 Objetivos .............................................................................................19 1.1. La Revolución ..............................................................................19 1.1.1.De la manufactura a la industria maquinizada.......................20 1.1.2. La transformación de la industria del algodón......................25 1.1.3. La Revolución de la Energía ................................................27 1.1.4. Surgimiento del sistema fabril ............................................29 1.2. Sobre causalidades e interacciones ..............................................31 1.2.1. El contexto social y económico ...........................................32 1.2.2. Especificidades de un proceso de cambio técnico................34 1.3. Hacia el matrimonio de la ciencia y la tecnología ...........................40 1.3.1. Difusión de la industrialización, Estado y dependencia .........41 1.3.2. El segundo ciclo de crecimiento industrial ...........................45 1.3.3. Nuevas tecnologías y modificación de las formas de producción ..............................................................................48 1.3.4. Las cambiantes relaciones entre investigación y producción ................................................................................53 1.4. La educación y el avance de la industrialización.............................59 1.4.1. La educación y la pérdida de la vanguardia tecnológica .......59 1.4.2. El surgimiento de la universidad de investigación ...............63 1.4.3. Recapitulación: transiciones grandes y conflictivas ..............64 2. América Latina en el orden mundial: del crecimiento hacia afuera a la industrialización ...........................................................................67 Objetivos .............................................................................................67 2.1. La inserción en el orden “centro/periferias” ...................................67 2.1.1. La expansión mundial del Occidente industrializado.............68 2.1.2. El crecimiento primario exportador......................................70 2.2. Ciertas tendencias profundas de la evolución latinoamericana ........74 2.2.1. Desigualdad y pautas de crecimiento..................................74 2.2.2. La demanda tecnológica hacia afuera .................................77 2.2.3. Una experiencia relacionada con el papel de la equidad .......................................................................................81 2.3. Orígenes del proceso industrializador ............................................84 2.3.1. Inmigración e innovación industrial......................................84 2.3.2. Agotamiento del “orden neocolonial”...................................86 2.4. La transición a un nuevo tipo de crecimiento..................................88

Universidad Virtual de Quilmes

3. La evolución del crecimiento hacia adentro .....................................95 Objetivos .............................................................................................95 3.1. La consolidación de la ISI ..............................................................95 3.1.1. Del consenso industrializador a la contraposición de modelos .................................................................................95 3.1.2. La configuración de las políticas industriales .......................98 3.2. La segunda fase de la ISI ............................................................103 3.2.1. Cambio dentro del modelo ...............................................103 3.2.2. La gran expansión ...........................................................106 3.2.3. Industrialización por endeudamiento .................................109 3.3. El agotamiento del modelo .........................................................112 3.3.1. El camino de la crisis ......................................................112 3.3.2. La recesión .....................................................................115 3.4. Una mirada de conjunto..............................................................119 3.4.1. La ISI en perspectiva .....................................................119 3.4.2. Tendencias a la profundización del proceso industrializador ..........................................................................123

4. Las políticas y la reflexión acerca del desarrollo ............................129 Objetivos ...........................................................................................129 4.1. Atraso y subdesarrollo en el mundo de la Segunda Posguerra ..................................................................................129 4.1.1. La irrupción del Tercer Mundo ..........................................129 4.1.2. Concepciones alternativas sobre el desarrollo...................130 4.2. La concepción latinoamericana clásica acerca del desarrollo ..................................................................................132 4.2.1. El estructuralismo cepalino ..............................................132 4.2.2. La temática de la dependencia.........................................137 4.2.3. Resumen de una concepción ...........................................141 4.3. “La industrialización trunca de América Latina”............................144 4.3.1. El papel de la desigualdad ...............................................144 4.3.2. Las políticas industriales .................................................147 4.4. Tecnología y subdesarrollo ..........................................................150 4.4.1. Opciones ante la dependencia tecnológica........................151 4.4.2. Definición de capacidad tecnológica autónoma..................153 4.4.3. La tecnología en los países latinoamericanos ...................155 4.4.4. Lineamientos de política tecnológica ................................157 4.5. Un gran viraje ............................................................................160 4.5.1. La búsqueda de un nuevo orden económico internacional..............................................................................160 4.5.2. La “contrarrevolución” en la teoría del desarrollo .............163 4.6. Recapitulación ...........................................................................165

5. ¿Hacia la sociedad del conocimiento? ...........................................171 Objetivos ...........................................................................................171 5.1. Tecnología, comunicación e información ......................................171 5.1.1. Investigación y cambio técnico en la segunda etapa de la industrialización .......................................................171 5.1.2. En los orígenes de una nueva revolución tecnológica .........174
8

Problemas del Desarrollo en América Latina

5.2. Acerca de los cambios en el mundo del trabajo............................182 5.2.1. Auge y decadencia del fordismo .......................................183 5.2.2. Evoluciones alternativas de la organización fabril ..............186 5.2.3. Diferenciación del trabajo y perspectivas de la ocupación ..............................................................................190 5.3. La economía de la innovación......................................................200 5.3.1. El crecimiento económico en la visión original de Schumpeter ..........................................................................201 5.3.2. Innovación y evolución del sistema productivo...................206 5.3.3. El paradigma técnico-económico de las TICs ......................208 5.4. Ciertos desafíos mayores............................................................213 5.4.1. Centralidad y privatización del conocimiento......................213 5.4.2. La cuestión ambiental y los riesgos del cambio técnico .....215 5.4.3. Población, globalización y marginación ..............................219 6. La cuestión del desarrollo en los albores del siglo XXI.....................223 Objetivos ...........................................................................................223 6.1. Innovación y desigualdad ............................................................223 6.1.1. Crecimiento con inequidad en la economía global ..............223 6.1.2. La desigualdad en el nuevo modelo latinoamericano ..........225 6.1.3. Cambio técnico y evolución de las asimetrías sociales .......226 6.2. Las propuestas neoestructuralistas .............................................230 6.2.1. La transformación productiva con equidad .........................230 6.2.2. La dimensión ambiental de la transformación productiva..................................................................................236 6.2.3. Conocimiento y educación ................................................241 6.3. Algunos aspectos de la evolución reciente de la región.................246 6.3.1. La reinserción neoperiférica en la economía mundial..........246 6.3.2. La equidad como asignatura pendiente .............................252 6.4. Elementos para una recapitulación .............................................255 6.4.1. Revisitando un enfoque pionero ........................................256 6.4.2. En torno del concepto de desarrollo ..................................259 6.4.3. El cambio técnico y la investigación endógena ...................260 6.4.4. Desarrollo sustentable y autosostenido .............................264 Referencias bibliográficas..................................................................269

9

Introducción Introducción

Sobre la noción de desarrollo
De acuerdo con lo previsto para los diversos módulos de la Maestría en la que se inscribe esta carpeta de trabajo, corresponde insertar aquí una suerte de introducción conceptual a ciertos problemas, cuestiones y ejes que estructuran la temática del desarrollo. Al respecto, lo que sigue es apenas una reflexión preliminar. La estrecha vinculación entre desarrollo económico y crecimiento económico es, a la vez, cuestión muy importante y una fuente de considerable confusión, advierte uno de los más reputados especialistas de la disciplina, Amartya Sen (1998), en un artículo titulado “El concepto de desarrollo”, que nos guiará en los próximos párrafos. Si no cambian otras cosas, es razonable suponer que el aumento de la riqueza contribuye a la mejora de las condiciones de vida. Consiguientemente, los primeros trabajos acerca de la teoría del desarrollo -que se constituyó como un tema en sí mismo tras la Segunda Guerra Mundial- focalizaron su atención en el crecimiento económico, y en particular en el incremento de la producción nacional total, así como en el logro del pleno empleo. Paralelamente, se fue difundiendo el uso de ciertos índices del producto de cada país para medir su grado de desarrollo. El Producto Nacional Bruto (PNB) puede ser definido como la suma de tres grandes componentes: el gasto privado de consumo en bienes y servicios, el gasto público en bienes y servicios y el gasto de inversión, incluyendo la inversión bruta realizada en toda clase de maquinaria y construcciones (SAMUELSON, 1967, p. 236). Mide pues, grosso modo, el total de la producción de bienes y servicios generados en el país de que se trate. Por su parte, el Producto Interno Bruto (PIB) mide el total de la producción de bienes y servicios para uso final en el país. Por lo tanto, el PNB es igual al PIB, más los ingresos recibidos del extranjero menos los pagos efectuados al exterior. Aunque estas caracterizaciones aproximativas nos bastarán aquí, no deberían ocultar las muy complejas cuestiones, tanto conceptuales como de cálculo, involucradas en las nociones mencionadas. Año tras año, el Banco Mundial publica un “Informe sobre el Desarrollo Mundial” que, además de estudiar algún tema relevante en particular, ofrece abundante información cuantitativa bajo el título “Indicadores del desarrollo mundial”, PNB y PBI incluidos. Vale la pena citar lo que se dice en el Informe titulado “La pobreza”:

❘❚❚ “Por sí mismo, el

PNB

per cápita no representa ni mide el grado de bienes-

tar o el éxito del proceso de desarrollo. Tampoco establece una distinción entre los objetivos y usos finales de un producto dado, ni revela si se limita a contrarrestar un obstáculo natural o de otra índole o si es perjudicial o beneficioso para el bienestar. Por ejemplo, el
PNB

es más alto en los países con un

clima más frío, cuyos habitantes gastan dinero en calefacción y ropa de abrigo, que en los países con un clima más suave, cuyos habitantes pueden usar

11

Universidad Virtual de Quilmes

ropa ligera a la intemperie. En términos más generales, el los recursos naturales” (BANCO MUNDIAL, 1990, p. 265). ❚❚❘

PNB

no proporciona

información sobre los aspectos ambientales, particularmente la utilización de

Son muchas pues las objeciones que pueden plantearse al índice más frecuentemente utilizado para estimar el grado de desarrollo de un país, su PIB por habitante, medido a precios de mercado y convertido en dólares de acuerdo con las tasas de cambio correspondientes. Por ejemplo, Arabia Saudita tiene desde hace tiempo un PIB por habitante bastante más alto que el de otros países donde el analfabetismo o la mortalidad infantil son mucho menores. En general, no resulta simple la relación entre los índices más o menos habituales para estimar la producción y las condiciones de vida de la gente. Países con mayor producción promedio por habitante que otros pueden ofrecer, por ejemplo, una expectativa de vida menor. Y la opulencia puede incluso relacionarse con el auge de la criminalidad y la violencia. Buscando contar con índices más adecuados, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) calcula anualmente el llamado “Indicador del desarrollo humano” (IDH) de cada país. Se trata de un número entre 0 y 1, obtenido como un promedio ponderado de datos relativos a la esperanza de vida, la alfabetización de los adultos, el promedio de años de estudio y los ingresos por persona. Se puede sin duda discutir lo bien fundado del IDH. En todo caso, como lo destaca también Amartya Sen en el Informe sobre el Desarrollo Humano de 1999, al evocar la óptica del creador del IDH, Mahbub ul Haq, hace falta un indicador sintético tan simple como el PIB, cuyo uso sea igualmente cómodo, pero que no sea tan ciego a los aspectos sociales de la vida humana. Cuando se piensa en el desarrollo como proceso es preciso tener en cuenta lo que sucede en materia de alimentación, vestimenta, vivienda, atención médica, posibilidades educativas y otras cuestiones que tienen que ver con la estructura de la sociedad en su conjunto. En efecto, temas como los apuntados se relacionan con la producción pero también con la distribución de lo que se produce. Y, por otra parte, la mejora o el deterioro de las condiciones de vida están directamente vinculados con las condiciones ambientales y sociales en las que se desenvuelve la vida. En suma, el concepto de desarrollo es un concepto problemático. Y es de suponer que no dejará de serlo, pues se relaciona con el logro de condiciones que permitan una vida mejor. Se trata de una noción directamente dependiente de los valores que cada uno adopte. Bien se sabe que los valores difieren según las personas, las naciones y las culturas; se sabe también que los valores cambian a lo largo del tiempo. Parecería, en consecuencia, que el pensamiento acerca del desarrollo debe adoptar una perspectiva plural, sustentada en el respeto a la diversidad. No pretenderemos pues elaborar una definición del desarrollo. Pero ensayaremos una síntesis, como ayuda a la discusión, de lo que cabe entender como temática propia del desarrollo. En términos muy generales, puede decirse que la teoría del desarrollo estudia la evolución y la transformación de los procesos productivos, de las relaciones de trabajo y de las formas del crecimiento económico, desde el punto de vista de sus conexiones con las condiciones de vida de la gente.
12

Problemas del Desarrollo en América Latina

Y su propósito es el de colaborar a la mejora de dichas condiciones, ofreciendo elementos de juicio para un más eficiente accionar colectivo en los ámbitos vinculados con la producción y el trabajo. Volvamos ahora a considerar las conexiones entre la noción de desarrollo y el crecimiento económico. Al respecto, cabe consignar por lo menos tres enfoques significativos y distintos; intentaremos sintetizarlos a continuación. Como ya se anotó, el punto de vista desde el cual fue enfocado habitualmente el tema del desarrollo, desde los países “centrales”, apuntó a identificarlo con el del crecimiento económico, visto globalmente. Uno de los pioneros de la disciplina afirma: “La teoría del desarrollo abarca, a mi entender, las ramas de la ciencia económica que desempeñan papeles cruciales cuando uno intenta analizar el crecimiento de la economía como un todo” (LEWIS, 1998). Es de notar, sin embargo, que habitualmente el tema del crecimiento económico ha sido entendido en un sentido bastante restringido. Un difundido texto dice que “las teorías modernas del crecimiento económico” se caracterizan por utilizar “un número relativamente pequeño de variables económicas, definidas de manera precisa, para la elaboración de un modelo formal sobre un aspecto del proceso de crecimiento” (JONES, 1975, p. 6) El mismo texto diferencia tales teorías de las del desarrollo económico, que encaran la problemática del subdesarrollo, por lo cual no pueden ocuparse sólo de cuestiones económicas. En los países de la periferia, la reflexión original acerca del desarrollo tendió a considerar que el mismo incluye al tema del crecimiento económico, pero lo desborda, en la medida en que el desarrollo debe ser visto como proceso de transformación global, orientado a la mejora de las condiciones de vida de la gente, lo cual no sabría reducirse al aumento de la producción. Corresponde todavía destacar un tercer enfoque de las relaciones entre desarrollo y crecimiento. La idea es que el incremento de la producción ha llegado a ser más perjudicial que beneficioso para la vida de los seres humanos, en la medida en que supone un acelerado consumo de recursos naturales no renovables y, más en general, una degradación ambiental acelerada. En otras palabras, el crecimiento habríase convertido en un proceso contradictorio con los fines del desarrollo, por lo cual la preservación de las condiciones de vida exigiría poner un “alto al crecimiento”. Este último enfoque ilumina un problema mayor, directamente vinculado con el de averiguar si los avances de la ciencia y la tecnología suponen más beneficios que perjuicios para la vida humana, o a la inversa. El crecimiento técnico-productivo proporciona medicinas más variadas, armas más eficientes, mayor cantidad de alimentos, más contaminación… ¿Cuál es el balance? No pretendemos responder a tal pregunta. Pero notemos que no tiene por qué existir una forma única de crecimiento, que se mantenga vigente a lo largo del tiempo. Precisamente, los “desafíos de la innovación”, a los que suele hacerse referencia desde hace algún tiempo, sugieren más bien que las formas de crecimiento prevalecientes hasta hace muy poco tiempo están en plena mutación. En cualquier caso, cuando se piensa acerca del desarrollo en los términos sugeridos antes,
13

Universidad Virtual de Quilmes

❘❚❚ “[...] nos interesan preguntas del siguiente tenor: ¿Cómo tiene lugar el crecimiento en diferentes tipos de sistemas económicos? ¿Cuáles son las características institucionales de tales sistemas? ¿Qué clases o grupos sociales poseen poder político y económico, y qué relaciones existen entre las estructuras de poder y el proceso de transformación social? ¿Bajo qué condiciones cabe esperar que un tipo de sistema económico se transforme en otro? Se notará que se sigue analizando el crecimiento económico, pero en un sentido ‘causal’ mucho más complejo, en el contexto de lo que a veces se llama economía política. Y, por extensión, la frase ‘economía política de la ciencia y la tecnología’ se refiere al estudio de cómo ‘la ciencia’ y ‘la tecnología’ en tanto instituciones sociales han incidido en el ritmo y en la dirección del desarrollo económico y del cambio social, y al análisis de los problemas resultantes” (CLARK, 1985, p. 24). ❚❚❘

Para reflexionar, con perspectiva latinoamericana, acerca de algunas de tales grandes cuestiones, este texto aspira a ofrecer ciertos puntos de referencia.

Contenidos
Nuestro curso, titulado “Problemas del desarrollo en América Latina”, se propone hacer énfasis en los temas de Ciencia, Tecnología e Innovación. Se trata de uno de los cursos iniciales de la Maestría en Ciencia, Tecnología y Sociedad, al que seguirán otros, más específicos, de Historia, Sociología y Política de la Ciencia y la Tecnología, y Economía de la Innovación. En semejante contexto, se propone abordar la cuestión del desarrollo con una perspectiva histórica, que no se restrinja a América Latina sino que tenga como eje la evolución del continente, apuntando a ofrecer elementos para discutir su problemática contemporánea, lo que coloca la temática “Ciencia, Tecnología e Innovación” en el centro de la atención. En otras palabras, lo que se está proponiendo de hecho es una “Introducción a los problemas actuales del desarrollo vistos desde América Latina con perspectiva histórica”. Se espera ofrecer así una suerte de prólogo común a los cursos posteriores y, también, un terreno apropiado de encuentro para estudiantes que, presumiblemente, llegarán a la Maestría con formaciones previas muy variadas; en efecto, la temática del desarrollo encarada con perspectiva histórica puede brindarles a todos tanto motivaciones para acercarse a disciplinas que no han privilegiado previamente, cuanto ocasiones para sacar partido de sus estudios anteriores, cualesquiera sean éstos. El texto que se presenta incluye, con correcciones y actualizaciones, amplias porciones de trabajos anteriores del autor (AROCENA, 1993a, 1995), y aprovecha la experiencia generada por su uso en diversas actividades docentes.

14

Problemas del Desarrollo en América Latina

Observaciones sobre el uso de esta Carpeta de Trabajo
Para las diversas carpetas de trabajo de la Maestría Virtual Latinoamericana en Ciencia, Tecnología y Sociedad, se ha previsto que cada unidad o capítulo incluya una corta lista de lecturas obligatorias y algunas preguntas o sugerencias de actividad. Respecto de lo primero, la amplia bibliografía que se incluye al final, las extensas citas que recoge el texto y las numerosas referencias ofrecen amplias posibilidades al potencial “alumno-lector”; parecería útil que la selección de lecturas pudiera hacerla él mismo, en función de las reflexiones y dudas que le suscite la consideración de la unidad correspondiente, así como de su manejo del inglés. En cualquier caso, convendría postergar la definición de tales lecturas hasta tener cierta experiencia de la interacción entre docentes y alumnos a partir del uso de este texto. Será necesario conocer a los alumnos, sus antecedentes y sus reacciones ante el material que se les presenta. Ello es especialmente importante dada la naturaleza introductoria de este curso, que se piensa ofrecer a un conjunto de alumnos de formaciones previas bastante diversas. Tales consideraciones sugieren también que el tipo de preguntas o actividades de cada unidad sólo podrá ser establecido sobre la marcha, al menos cuando el curso se dicte por primera vez. Sin desmedro de ello, puede sostenerse desde ya que parte de tales preguntas deberían apuntar a una elaboración propia del “alumno-lector” en torno de los objetivos de cada unidad, que figuran al comienzo de la misma.

15

Objetivos del curso Objetivos

Los siguientes son los objetivos del presente curso: • Ofrecer una introducción, con una perspectiva de largo plazo, a ciertos aspectos de la temática “Ciencia, Tecnología y Sociedad” directamente vinculados con la problemática del desarrollo. • Poner en discusión algunas tendencias profundas que han gravitado en la historia contemporánea de América Latina y que condicionan poderosamente su situación actual. • Esbozar un marco de referencia para el análisis de las perspectivas futuras de la región y de las estrategias alternativas para su desarrollo integral.

17

1

UNIDAD 1

La Revolución Industrial y las dinámicas de cambio
Objetivos
• Estudiar ciertas facetas fundamentales del surgimiento y la evolución del proceso social de la industrialización. • Analizar las variaciones y permanencias en las relaciones entre ciencia, tecnología y producción en el curso de la Primera y la Segunda Revolución Industrial. • Presentar una introducción de tipo histórico a la consideración del papel de las políticas públicas y de la educación en los procesos de cambio técnico. La gravitación de las interacciones entre sociedad, ciencia y tecnología se ha ido incrementando aceleradamente a partir de la Revolución Industrial. Esa inmensa transformación tecnológica y social, desencadenada hace ya más de dos siglos, también influyó poderosamente en la configuración de las relaciones entre las distintas naciones y regiones del globo, por lo cual su estudio de constituye un punto de partida adecuado para esta unidad, en la cual se aspira a dibujar un marco general de referencia para la consideración de la temática del desarrollo con perspectiva histórica. La Unidad 1 ha sido organizada como una sinopsis del período que transcurre desde la aurora de la Revolución Industrial hasta la conformación del patrón de relaciones entre ciencia, tecnología y producción características de las sociedades industriales, al menos hasta la década de 1960, la cual puede quizás ser vista como un momento de apogeo de la industrialización y como la víspera de una grande e inesperada etapa de mutaciones, en la que se inscribe una profunda crisis y también una nueva revolución tecnológica. Pese a la vastedad de semejante temática, lo que sigue tiene pretensiones modestas: será primordialmente una síntesis comentada de la lectura de algunas obras fundamentales. Se busca, a la vez, ofrecer un panorama mínimamente coherente y destacar algunas cuestiones de importancia perdurable.

1.1. La Revolución
Durante la segunda mitad del siglo XVIII, Inglaterra vivió los orígenes de una gran mutación. “Con la Revolución Industrial se inició un proceso acumulativo de avance tecnológico autoalimentado cuyas repercusiones se harían sentir en todos los aspectos de la vida económica” (LANDES, 1979, p. 17), lo cual señala un punto de viraje en la evolución de la humanidad: “el inglés de

19

Universidad Virtual de Quilmes

1750 estaba más cercano a los legionarios de César, en términos de bienes materiales, que a sus propios biznietos” (ibid., p.19). Durante la prolongada evolución de la humanidad que precedió a esta revolución, los incrementos de la producción terminaban habitualmente consumidos en gran medida por los consiguientes aumentos de población, mientras que a partir de ese período se inició un proceso autosostenido de innovación tecnológica y de crecimiento, tanto de la productividad como de la inversión, que desbordó todos las trabas previamente conocidas. En dicho proceso, el binomio “Ciencia & Tecnología” ha venido desempeñando un papel rápidamente creciente, pero también cambiante, en la dinámica de la producción y de la sociedad. Captar esa tendencia profunda con alguna perspectiva histórica debería ayudarnos a comprender mejor los alcances de las nuevas mutaciones que nos toca vivir.

1.1.1. De la manufactura a la industria maquinizada
“En el siglo XVIII, una serie de inventos transformaron la manufactura de algodón en Inglaterra y dieron lugar a un nuevo modo de producción -el sistema fabril-” (LANDES, 1979, p. 56). Así comienza el capítulo sobre la Revolución Industrial en Gran Bretaña de la que suele ser considerada como la principal referencia sobre el tema, publicada originalmente en 1969. Casi treinta años después, en un estudio de amplio espectro acerca de “la riqueza y la pobreza de las naciones”, su autor inicia con la misma frase el capítulo sobre “la naturaleza de la Revolución Industrial” (LANDES, 1998, p. 186). Podemos pues verla como la síntesis de un estudio a fondo, y tomarla como hilo conductor para la consideración del tema. La gran transformación de la industria se nos presenta, en primer lugar, como el pasaje de la manufactura a la fábrica. Como las mismas palabras clave son utilizadas a veces con un sentido muy amplio y otras con uno mucho más restringido, conviene insertar alguna observación sobre sus significados. En líneas muy generales, son los siguientes: “industria” designa la destreza o artificio para hacer una cosa; “manufactura” -de mano, y factura: hechura- denota lo hecho mediante procedimientos manuales; “fabricar” alude a la transformación de materiales para obtener instrumentos y productos que satisfacen ciertas necesidades o deseos de los seres humanos. Las palabras se refieren pues a actividades que los seres humanos han desempeñado desde siempre, pero de maneras cambiantes, y algunas de estas actividades han llegado a identificarse con las palabras en cuestión. Una mirada a esos cambios ayudará a captar la gran transformación que aquí nos ocupa. Durante la Edad Media el sistema predominante en la industria -en tanto actividad de fabricación en general- lo constituyó el artesanado. En cada uno de los diversos oficios organizados en gremios, cada “maestro” artesano, propietario de sus instrumentos de trabajo y director de su propia actividad, realizaba su labor en su propio taller, junto a un número muy reducido de “oficiales” y “aprendices”, y vendía su producto en condiciones estrictamente fijadas por la organización gremial, y sin incursionar en ninguna otra actividad industrial. En la manufactura, por el contrario, un número variable y potencialmente muy grande de trabajadores son reunidos en un mismo taller, bajo

20

Problemas del Desarrollo en América Latina

la dirección de un mismo “capitalista”, propietario de los medios de producción y del producto. Es el “empresario”, que reúne los medios necesarios para fabricar algo -local, herramientas, materias primas-, contrata y paga a los que han de fabricarlo, organiza su trabajo y dispone de su producto. La transición del sistema artesanal al sistema manufacturero, en tanto forma predominante de la organización industrial, gestó el contexto en el cual surgió la industria moderna. Dicha transición y sus consecuencias fueron agudamente analizadas en el capítulo XII -“División del trabajo y manufactura”- del tomo I de El Capital, al que nos referimos en lo que sigue.
❘❚❚ “La cooperación fundada en la división del trabajo asume su figura clásica en la manufactura. En cuanto forma característica del proceso capitalista de producción, predomina durante el período manufacturero propiamente dicho, el cual dura, en líneas muy generales, desde mediados del siglo cio del siglo
XVIII” XVI

hasta el último ter-

(MARX, 1979, p. 409). ❚❚❘

La manufactura surge de dos vertientes principales: a) “La primera consiste en reunir en un taller, bajo el mando del mismo capitalista, a trabajadores pertenecientes a oficios artesanales diversos e independientes, por cuyas manos tiene que pasar un producto hasta su terminación definitiva.” (ibid., p. 409). Ejemplo: la manufactura de coches empieza así, pero la especialización de cada artesano (tapicero, latonero, cerrajero) en su labor en el taller va convirtiendo “una combinación de oficios artesanales independientes” en una “división de la producción […] en las diversas operaciones particulares que la componen” (ibid., p. 410). b) “Muchos artesanos que producen lo mismo o algo similar, por ejemplo papel, o tipos de imprenta, o agujas, son utilizados simultáneamente por el mismo capital en el mismo taller” (ibid., p. 410). Esta concentración y simultaneidad posibilita cambios organizativos y la emergencia de una división sistemática del trabajo. El tránsito del artesanado a la manufactura supone un cambio sustantivo en la relación de los trabajadores con los medios de producción. En el sistema artesanal, los “obreros, en líneas generales, quedaban tan ligados a sus medios de producción como el caracol a su concha, con lo cual faltaba el fundamento primero de la manufactura, la autonomización de los medios de producción, en cuanto capital, frente al obrero” (ibid., p. 437). Algunas consecuencias del cambio de sistema productivo serán de largo alcance. Por ejemplo, la manufactura engendra una fuerte tendencia a disminuir la calificación requerida al obrero respecto de la del artesano, creando incluso la categoría de los peones:
❘❚❚ “En todos los oficios de los que se apodera, […] la manufactura genera una clase de trabajadores que la industria artesanal excluía por entero, los llamados obreros no calificados. Así como aquélla, a costa de la capacidad conjunta de trabajo, desenvuelve hasta el virtuosismo la especialización totalmente unilateralizada, comienza también a hacer de la carencia de todo desenvolvimiento una especialización. Junto a la gradación jerárquica entra en escena la simple separación de los obreros en calificados y no calificados. En el caso de los últimos, los costos de aprendizaje desaparecen totalmente; en el caso de los primeros se reducen, si se los compara con el artesano, porque

21

Universidad Virtual de Quilmes

se ha simplificado la función. Y en ambos casos disminuye el valor de la fuerza de trabajo. La excepción se registra cuando el desdoblamiento del proceso de trabajo genera nuevas funciones comprehensivas, que en la industria artesanal no existían en absoluto o no habían adquirido un volumen similar” (MARX, 1979, p. 426). ❚❚❘

Por un lado, la división del trabajo y la especialización permiten al sistema manufacturero, en comparación con la artesanía independiente, producir más en menos tiempo. Por otro lado, se mantiene una base técnica estrecha del proceso de producción, pues las operaciones conservan su carácter manual y su dependencia de las condiciones de cada obrero individual para manejar su instrumento. Pero, precisamente, el marco organizativo del sistema manufacturero posibilitará la expansión de la base técnica de la producción:

❘❚❚ “La diferenciación de los instrumentos de trabajo, en virtud de la cual instrumentos de la misma clase adquieren formas fijas especiales para cada aplicación útil particular, y su especialización, merced a la cual cada uno de tales instrumentos especiales sólo opera con eficacia en las manos de un obrero parcial específico, son rasgos característicos de la manufactura” (MARX, 1979, p. 415) ❚❚❘

Ello se constituye en un cimiento para el empleo de la maquinaria: “El período manufacturero simplifica, mejora y multiplica las herramientas de trabajo, adaptándolas a las funciones especiales y exclusivas de los obreros parciales. Crea con ello, a la vez, una de las condiciones materiales para la existencia de la maquinaria, que consiste en una combinación de instrumentos simples” (ibid., pp. 415-416). El uso sistemático de la maquinaria no se hará empero realidad sino al cabo de un largo proceso, en sí mismo muy instructivo por lo que hace a las dinámicas del cambio técnico. Como ya se anotó, por compleja que sea la organización de la manufactura, siempre puede considerarse como una combinación en el tiempo y en el espacio de procesos simples, de tipo individual y artesanal: “A pesar de las diversas ventajas que presenta la manufactura combinada la misma no adquiere, sobre su propio fundamento, una verdadera unidad técnica. Dicha unidad sólo surge cuando la manufactura se transforma en la industria maquinizada” (ibid., p. 423). Lo dicho no significa, por cierto, que las máquinas empiecen a tener importancia sólo con la Revolución Industrial. Durante los períodos en los que predomina la producción artesanal y la manufacturera, las máquinas desempeñan un papel en general secundario, pero existen e inciden mucho de diversas maneras:

❘❚❚ “El período manufacturero, que no tarda en proclamar como principio consciente la reducción del tiempo de trabajo necesario para la producción de mercancías, esporádicamente desarrolla también el uso de máquinas, en particular

22

Problemas del Desarrollo en América Latina

para ciertos procesos primarios simples que hay que ejecutar masivamente y con gran desgaste de energías. Así, por ejemplo, en la manufactura papelera pronto se utiliza el molino de papel para desmenuzar los trapos, y en la metalurgia el llamado molino quebrantador para triturar el mineral. Con el molino hidráulico, el Imperio Romano nos había legado la forma elemental de toda maquinaria. El período artesanal nos deja los grandes inventos de la brújula, de la pólvora, de la imprenta y el reloj automático. En líneas generales, sin embargo, la maquinaria desempeña ese papel secundario que Adam Smith le asigna junto a la división del trabajo. De gran trascendencia fue el esporádico empleo que de las máquinas hizo el siglo
XVII,

pues ofreció a los matemáticos eminen-

tes de esa época puntos de apoyo y alicientes prácticos para la creación de la mecánica moderna” (MARX, 1979, pp. 423-424). ❚❚❘

Entre otros elementos fundamentales, la cita subraya que ni las máquinas ni los grandes inventos estuvieron ausentes de los períodos anteriores a la Revolución Industrial: la evolución de la técnica combina períodos de aceleración y concentración de los cambios, que pueden tener carácter radical, con la “larga duración”. En particular, la cita destaca que el “período artesanal” fue técnicamente muy creativo. En un magnífico capítulo titulado “La invención de la invención” -en el cual se ocupa con detalle de la rueda o molino de agua, las lentes o lupas, el reloj mecánico, la imprenta y la pólvora-, Landes (1998) afirma que, a diferencia de lo que se pensó durante un extenso período, la Europa de la Edad Media constituyó una de las sociedades más inventivas que la historia haya visto. La máquina conocióuna evolución lenta y gradual durante largo tiempo; su papel era todavía secundario en el período manufacturero, cuando sin embargo su evolución se acelera, hasta que una serie de inventos, de carácter revolucionario, transformarán la manufactura y abrirán la etapa de la industria maquinizada. Para la caracterización de lo que es la máquina y para dibujar esa transición, nos referimos a capítulo XIII -“Maquinaria y gran industria”- de El Capital.

❘❚❚ “Toda maquinaria desarrollada se compone de tres partes esencialmente diferentes: el mecanismo motor, el mecanismo de transmisión y, finalmente, la máquina-herramienta o máquina de trabajo” (MARX, 1979, p. 453). “De esta parte de la maquinaria, de la máquina-herramienta, es de donde arranca la revolución industrial en el siglo
XVIII.

Y constituye nuevamente el

punto de arranque, cada vez que una industria artesanal o manufacturera deviene industria mecanizada. […] La máquina-herramienta […] es un mecanismo que, una vez que se le transmite el movimiento correspondiente, ejecuta con sus herramientas las mismas operaciones que antes efectuaba el obrero con sus herramientas análogas” (ibid., p. 454). “Con la transferencia, a un mecanismo, de la herramienta propiamente dicha, antes manipulada por el hombre, la máquina reemplaza a la simple herramienta. […] El número de herramientas con que opera simultáneamente una máquina herramienta, se ha liberado desde un principio de las barreras orgánicas que restringen la herramienta de un obrero” (ibid., p. 455). ❚❚❘

23

Universidad Virtual de Quilmes

Si bien lo que hoy en día llamamos máquina no tiene una fuente de energía humana o animal, no reside allí la característica primera de la máquina. Lo que la define es la introducción de un mecanismo que realiza una tarea desempeñada previamente en forma manual. Como lo indica la cita siguiente, ese mecanismo puede tener que ver con la fuente de energía, pero la transformación revolucionaria de los procesos productivos no se originó a ese nivel, sino al de la máquina-herramienta, mediante la invención de mecanismos que hacen actuar a una serie de herramientas, en principio similares a las usadas por los artesanos, de modo tal que alguna etapa de un proceso de fabricación deja de ser realizada en forma manual por seres humanos.

❘❚❚ “En muchos instrumentos artesanales, la diferencia entre el hombre como mera fuerza motriz y como obrero que manipula la verdadera parte operante del instrumento, posee una existencia sensorialmente perceptible. En la rueca, por ejemplo, el pie sólo actúa como fuerza motriz, mientras que la mano, que trabaja en el huso y tira y tuerce, ejecuta la verdadera operación de hilar. La revolución industrial primero se apodera, precisamente, de esta parte del instrumento artesanal, y por el momento deja aún al hombre, aparte del nuevo trabajo de vigilar la máquina con la vista y corregir sus errores con la mano, el papel puramente mecánico de la fuerza motriz. Por el contrario, justamente aquellas herramientas sobre las que el hombre opera desde un primer momento tan sólo en cuanto simple fuerza motriz -como por ejemplo al hacer girar la manivela de un molino, al bombear, al abrir y cerrar los brazos de un fuelle, al machacar en un mortero, etc.- son las que primero dan motivo a la aplicación de animales, agua, viento, en calidad de fuerza motriz. Esas herramientas llegan a convertirse en máquinas, en parte durante el período manufacturero y esporádicamente ya mucho antes del mismo, pero no revolucionan el modo de producción” (MARX, 1979, p. 456). ❚❚❘

Lo que inició el gran viraje fue la introducción de mecanismos que, por comparación con el desempeño manual previo de la misma operación, podían movilizar simultáneamente un número mucho mayor de herramientas y, a menudo, a mayor velocidad. Se produjo así un “desequilibrio” entre la capacidad operativa multiplicada de la máquina-herramienta y la limitada capacidad de su fuente de energía, humana, animal o aun hidráulica. La introducción y generalización de una nueva y mucho más poderosa fuente de energía definirá el carácter propiamente revolucionario de esa etapa de cambio técnico:

❘❚❚ “La máquina, de la que arranca la revolución industrial, reemplaza al obrero que manipula una herramienta única por un mecanismo que opera simultáneamente con una masa de herramientas iguales o parecidas a aquélla y que es movido por una fuerza motriz única, sea cual fuere la forma de ésta. Tenemos aquí la máquina, pero sólo como elemento simple de la producción mecanizada. Al ampliarse las dimensiones de la máquina de trabajo y el número de herramientas con que opera simultáneamente, se vuelve necesario un mecanismo motor más voluminoso, y este mecanismo, para superar su propia resistencia,

24

Problemas del Desarrollo en América Latina

requiere a su vez una fuerza motriz más poderosa que la humana” (Marx, 1979, p. 457). ❚❚❘

Recapitulemos. Nos hemos ocupado en esta sección de la manufactura en tanto sistema productivo y, en líneas muy generales, de las primeras etapas de su conversión en un sistema de producción basado en máquinas. Como lo afirma la cita de Landes que nos sirve de guía, esa transformación tuvo lugar inicialmente en una rama muy definida de la industria, lo cual condicionó al proceso en general. Es tiempo de llevar nuestra atención a la trayectoria específica de la Revolución Industrial.

1.1.2. La transformación de la industria del algodón
La historia inicial del sistema fabril se vio grandemente condicionada por la rama industrial en la que surgió:
❘❚❚ “La Revolución Industrial no tuvo sus orígenes en el desarrollo de la industria pesada y el transporte; éstos deben buscarse más bien en el desarrollo de la principal industria del país [Inglaterra], como de todos los de la época: la textil. A medida que crecía la demanda interior y exterior de tejidos, los viejos comercios y la industria artesanal del sur de Inglaterra no podrían crecer al ritmo necesario para satisfacerla […] Hacia 1750 la industria empezó a disponer de una nueva fibra: el algodón. Los tejidos de algodón se importaban de la India; cuando se prohibió la importación, a instancias de los industriales textiles, fue necesario producirlos en el país. [El algodón] exigía nuevas técnicas y no estaba ligado por las viejas tradiciones de la lana […] en seguida la demanda de tejidos de algodón superó la capacidad de los telares movidos a mano.” ❚❚❘

Así, la industria algodonera llegó a ofrecer

❘❚❚ “[…] un campo ilimitado para la maquinaria sustitutiva de mano de obra. Los grandes inventos -el torno de hilar de Hargreaves, en 1764, el telar hidráulico de Arkwright, en 1769, y la tejedora de Crompton, en 1779- abrieron la primera brecha en las viejas técnicas manuales, primero multiplicando la acción de la mano y luego utilizando la energía en los procesos primarios del hilado. La producción relativamente enorme de esas máquinas hizo que se emplearan a tan gran escala que la capacidad de los pequeños ríos próximos a las fábricas acabó por agotarse; en 1785 se dio el último paso lógico, adoptándose la máquina de vapor de Watt para mover los telares. [Esta revolución] pronto se propagó a otras ramas con el telar mecánico de Cartwright, en 1785, abarcando la fabricación de tejidos de lana y lino” (BERNAL, 1967, t. I, pp. 399-400). ❚❚❘

Una idea de la magnitud de los cambios surge de unos pocos números relativos a la productividad del trabajo, medida como la relación entre la cantidad producida y el tiempo empleado en producirla. El empleo de la máquina

25

Universidad Virtual de Quilmes

En su fundamental Historia social de la Ciencia, Bernal (1967, t. II, pp. 411-413) dibuja un esquema de conjunto sobre el curso del progreso técnico, que incluye la caracterización mencionada.

de Crompton, en 1780, significaba multiplicar por 25 la productividad de un hilandero manual de la India, y por casi 170 cuando, en 1795, se adaptó la máquina de vapor a dicha tarea. Casi dos siglos más tarde, las máquinas más avanzadas de 1990 sólo permitían multiplicar por 7,5 la productividad alcanzada por el hilado del algodón a fines del siglo XVIII en Inglaterra (según datos consignados en FREEMAN y SOETE, 1997, p. 40). El salto que significó la Revolución Industrial en esta rama resulta evidente. Habiendo crecido espectacularmente la capacidad de producción, sobre todo en la industria del algodón, se estableció en torno de ésta una relación externa que anunciaba el futuro. Para apreciarlo, conviene destacar que la importación de telas de la India, todas de algodón y a menudo de hermosos colores, significó un gran impacto del comercio en la Europa del siglo XVII. Las manufacturas textiles europeas no podían competir con las nuevas importaciones, que fueron prohibidas en Francia y en Inglaterra, aunque siguieron ingresando de contrabando (BRAUDEL, 1979, p. 495). El avance tecnológico ya mencionado de la industria algodonera inglesa, y también el accionar del gobierno colonial inglés en la India, trastocaron la relación previa. Entre 1750 y 1769, las ventas al exterior de tejidos de algodón británicos se multiplicaron por más de 10; entre 1785 y 1850, tanto la importación de algodón en bruto a Gran Bretaña como la producción total de telas se multiplicaron por más de 50; la mayor parte de las manufacturas de algodón, vendidas al exterior, llegaron a dar cuenta en el período de 1816 a 1848 de entre el 40 y el 50% de las exportaciones británicas. “La India fue sistemáticamente desindustrializada y se convirtió a su vez en un mercado para los algodones de Lancashire: en 1820, el subcontinente asiático compró sólo 11 millones de yardas; pero en 1840 llegó a adquirir 145 millones”, alrededor de la quinta parte de las exportaciones algodoneras británicas. Gran Bretaña empezaba a constituirse en “el taller del mundo”. Puede afirmarse que “la opinión tradicional que ha visto en el algodón el primer paso de la Revolución industrial inglesa es acertada.” […] Inicialmente, “las palabras ‘industria’ y ‘fábrica’ en su sentido moderno se aplicaban casi exclusivamente a las manufacturas del algodón en el Reino Unido”. A su vez, “la demanda derivada del algodón -en cuanto a la construcción y demás actividades en las nuevas zonas industriales, en cuanto a máquinas, adelantos químicos, alumbrado industrial, buques, etc.- contribuyó […] en gran parte al progreso económico de Gran Bretaña hasta 1830” (HOBSBAWM, 1997, pp. 41-45). Recapitulemos. En la manufactura del algodón y, simultánea o sucesivamente, en otras ramas de la industria, capacidades y esfuerzos humanos fueron sustituidos por máquinas, y fuentes de energía animal por energía mecánica, cambios que constituyen la Revolución Industrial. Más específicamente, las grandes transformaciones que la caracterizan fueron, al decir de Bernal, el tránsito “de la madera al carbón como combustible, de la madera al hierro como material, de la energía animal e hidráulica al vapor, de la acción simple a la acción múltiple en los telares mecánicos”. Así, un nuevo sistema técnico surgió en una rama productiva específica, pero como resultado de una conjunción mucho más amplia de fenómenos y, a su vez, constituyéndose en un impulsor poderoso de cambios en el conjunto de la economía.

26

Problemas del Desarrollo en América Latina

1.1.3. La Revolución de la Energía
La transformación de la producción manufacturera se asocia con la introducción de un conjunto de máquinas de nuevo tipo, capaces a la vez de sustituir y multiplicar el esfuerzo humano en una escala hasta entonces desconocida. Por consiguiente, como ya fue destacado, devino central el problema de multiplicar la fuerza motriz disponible, para poner en funcionamiento la cantidad de herramientas que los nuevos mecanismos permitían operar:

❘❚❚ “El desarrollo de una industria mecanizada, concentrada en grandes unidades de producción hubiera sido imposible sin una fuente de energía mayor que la que podían proporcionar la fuerza humana y la animal, e independiente de las veleidades de la naturaleza. La solución la proporcionó un nuevo convertidor de energía -la máquina de vapor, y la explotación a una escala tremenda de un combustible antiguo-: el carbón” (LANDES, 1979, p. 112). ❚❚❘

El problema se planteaba con urgencia creciente precisamente en la industria textil, donde los cambios técnicos eran más impactantes y donde más provechosa estaba resultando la expansión de la capacidad productiva, de donde mayor era la demanda de nuevas innovaciones para evitar que las carencias energéticas limitaran las ventas potenciales. En el ya citado capítulo sobre “Maquinaria y gran industria”, Marx encara como sigue la cuestión:

❘❚❚ “Las fábricas de hilados equipadas con los throstles (telares continuos) de Arkwright, desde un principio tuvieron como fuerza motriz el agua. No obstante, también el uso de la fuerza hidráulica como fuerza motriz dominante presentaba dificultades muy serias. No se la podía aumentar a voluntad, ni remediar su escasez; en ocasiones faltaba, y, ante todo, era de naturaleza puramente local. Sólo con la segunda máquina de vapor de Watt, la denominada de efecto doble, se encontró un primer motor que mediante el consumo de carbón y agua genera él mismo su fuerza motriz, un motor cuya potencia energética está por entero bajo el control humano; que es móvil y un medio de locomoción; urbano y no, como la rueda hidráulica, rural; que permite concentrar la producción en ciudades, en vez de dispersarla por el campo, como hacía aquélla; universal en sus aplicaciones tecnológicas; relativamente poco condicionado, en cuanto a su ubicación geográfica, por circunstancias locales. El gran genio de Watt se pone de manifiesto en la especificación de la patente que obtuvo en abril de 1784, y en la cual no describe su máquina de vapor como invento para fines especiales, sino como agente general de la gran industria” (MARX, 1979, pp. 458-459). ❚❚❘

El proceso de “maquinización”, que apareció con gran fuerza inicialmente en la manufactura del algodón, no sólo pudo desplegar ampliamente su potencial en esa rama, sino también extenderse progresivamente al conjunto de la “gran industria” porque la máquina de vapor fue un “agente general”
27

Universidad Virtual de Quilmes

capaz de proporcionar cantidades de energía incomparablemente más grandes que antes a una gran variedad de máquinas. Ello garantizó el carácter revolucionario de la transformación de la manufactura. Por consiguiente, la máquina de vapor es un símbolo adecuado de esta Revolución. Su evolución, que se reseña a continuación, ilustra con elocuencia sus tendencias profundas, particularmente las que tienen que ver con las cambiantes relaciones entre ciencia, tecnología e innovación. A lo largo del siglo XVII, la idea de “elevar el agua por medio del fuego” fascinó a todos los inventores. De Caus resolvió el problema colocando “un hornillo bajo un recipiente casi vacío de agua, conectado a un pozo mediante un tubo; cuando el agua hervía y el recipiente se llenaba de vapor, retiraba el fuego y cerraba el respiradero, con lo que casi conseguía llenar de agua la vasija por la succión producida”, pero no era ésta una máquina práctica. La primera que además de funcionar amortizaba su costo fue introducida por Newcomen, en 1712, usando “un pistón abatido por el vapor condensado en un cilindro conectado directamente a una caldera de baja presión”. Ahora bien: “Es dudoso que la idea […] de la bomba de vacío se le hubiera podido ocurrir a un mecánico, al menos antes que a un científico; por otra parte, ningún científico hubiera podido resolver los problemas no menos importantes planteados por la construcción de una máquina capaz de funcionar realmente”. La máquina de Newcomen tenía un funcionamiento demasiado irregular como para usarla en otra cosa que el bombeo o como fuelle, y consumía muchísimo carbón. El gran salto adelante fue obra de Watt, quien “consiguió una máquina capaz de mover a otras con una velocidad uniforme incluso aunque se tratara de resistencias muy variables”. Hasta entonces, el uso de la máquina de vapor estaba prácticamente limitado al desagüe de las minas de hulla, donde el carbón era muy barato, mientras que la máquina de Watt, más barata y eficiente, pudo ser usada en la metalurgia pesada, más tarde en la industria textil y luego en las más diversas actividades. Si casi todas las mejoras de esta máquina fueron aportadas por ingenieros prácticos y sin ninguna contribución notable de la ciencia, el estudio científico de su funcionamiento hizo surgir una concepción que engloba naturalmente el trabajo mecánico y al calor en la categoría energía, abriendo así el camino para avances fundamentales:

❘❚❚ “El principio de conservación de la energía […] fue el descubrimiento físico de mayor importancia de mediados del siglo
XIX

[…] permitió relacionar mu-

chas disciplinas hasta entonces separadas [en particular, las nuevas teorías del calor con las más antiguas de la mecánica] y representaba muy bien las tendencias de la época. La energía se convirtió en el punto de concurrencia de las diversas ramas de la física. […] Toda la actividad humana -la industria, el transporte, el alumbrado, y en último término la alimentación y la propia vidapasaban a definirse a partir de un término común: energía” (BERNAL, 1967, t. I, pp. 444-453). ❚❚❘

Este papel central de la energía, tanto en el despliegue de la Revolución Industrial como en lo que tiene que ver con sus repercusiones sociales y culturales, debe ser tenido muy especialmente en cuenta a la hora de caracterizar la presente ola de cambios técnico-productivos.
28

Problemas del Desarrollo en América Latina

De la gran transformación de ayer, pudo decir Cipolla (1978) que “todo comenzó con el vapor”. En este sentido, el punto de viraje tuvo lugar cuando una larga acumulación de innovaciones incrementales y mejoras graduales desembocó en una innovación radical, una máquina que posibilitaba el uso generalizado de una fuente inmensa de energía inanimada, al convertir el calor en energía motriz para máquinas de muy diverso tipo, haciendo así realidad “la potencia motriz del fuego”. Desde cierto ángulo, la Revolución Industrial puede ser vista como la Revolución de la Energía.

1.1.4. Surgimiento del sistema fabril
La frase de Landes que hemos tomado como guía culmina señalando que la emergencia de la fábrica constituyó el núcleo del nuevo sistema productivo, que se impondrá rápidamente sobre las otras modalidades de la producción industrial, como el artesanado, el sistema manufacturero y la industria a domicilio. Esta última tiene carácter capitalista, como la manufactura y a diferencia del artesanado, pues se basa en que un empresario -por lo general, un comerciante que extiende su actividad- proporciona la materia prima a los trabajadores y luego se encarga de la venta del producto terminado, pagándoles a los productores directos por los productos que han fabricado en su propia casa, con sus propias herramientas, lo cual asemeja el sistema al artesanado y lo diferencia de la manufactura. La industria a domicilio proporcionó ciertos ingresos adicionales a familias campesinas, que podían por ejemplo aprovechar los períodos de escasa labor rural para tejer en conjunto no sólo para su propio uso sino para la venta; el sistema también permitió a los comerciantes intervenir en la producción en una forma vedada por el régimen gremial del artesanado. La división del trabajo, que permite expandir la producción y favorece la sustitución, para la realización de ciertas tareas, de la mano humana por mecanismos, tuvo lugar esencialmente en el sistema manufacturero. Así, el encadenamiento de cambios sociales y técnicos que desembocó en la industria moderna pasó por la expansión de la manufactura, en la cual se multiplicó el uso de máquinas, hasta que, cuando coincidieron la conveniencia económica y la posibilidad técnica de alimentar los mecanismos motrices de las máquinas mediante una nueva gran fuente de energía, la manufactura se convirtió en fábrica. Esta palabra pasó pues a designar una entidad productiva unificada, en la cual se agrupa bajo una dirección y supervisión común a un conjunto de obreros, y se usa una fuente centralizada de energía, típicamente inanimada; por contraste, cuando falta esa fuente central de potencia, se habla de manufactura (LANDES, 1998, p. 186). En las décadas finales del siglo XVIII, se arracimaron un conjunto de innovaciones, en la industria textil y en el uso de la energía, pero también en la metalurgia, en las máquinas usadas en otras ramas industriales y, fundamentalmente, en la fabricación de máquinas para fabricar máquinas. Tales innovaciones no sólo se apoyaban en una larga evolución en sus respectivas áreas sino que además se respaldaban las unas a las otras, en la medida en que interactuaban entre sí, difundiéndose con cambios menores o mayores de una rama a otra, inspirando y posibilitando nuevos cambios técnicos, los cuales, como volvería a suceder en otros períodos, se agruparon en una suerte de racimo o cluster.

29

Universidad Virtual de Quilmes

Esa ola de innovaciones afectaba tanto lo tecnológico como lo institucional, las relaciones de producción:

❘❚❚ “Las máquinas y las técnicas por sí solas no hacen la Revolución Industrial. Supusieron mejoras en la productividad y un desplazamiento de la importancia relativa del factor de producción trabajo en favor del capital. Pero por revolución entendemos también, además del cambio de medios de producción, la transformación de su organización. En particular, nos referimos al agrupamiento de grandes masas de obreros en un mismo lugar, con el propósito de que realizasen sus tareas bajo supervisión y disciplina; en pocas palabras, estamos hablando de lo que se ha venido a llamar el sistema industrial” (LANDES, 1979, p.131). ❚❚❘

La emergencia y expansión del sistema fabril impulsó grandes cambios en la estructura de las clases sociales, en la medida en que fue acompañada por el auge del empresariado industrial y por el crecimiento acelerado del proletariado moderno, con una incidencia, en las dinámicas colectivas, que no precisa ser destacada. Las diversas facetas de la mutación integral que venimos considerando señalan puntos de referencia centrales para calibrar la envergadura de las transformaciones del presente, sus impactos presuntos en la sociedad y, específicamente, en las perspectivas de desarrollo de los países periféricos, tanto las que se abren como las que se cierran. La Revolución Industrial supuso una revolución con mayúscula porque aparejó cambios mayores e inextricablemente entrelazados en las técnicas productivas, en la organización social de la producción y en las condiciones mismas de trabajo. El surgimiento de la fábrica textil, y del proletariado disciplinado sin miramientos que la hacía funcionar, resume ese proceso, uno y triple. Desde ese foco irradiaron las mutaciones que, andando el tiempo, habrían de generar las relaciones sociales de producción que podemos considerar características del siglo que acaba de terminar:

❘❚❚ “[…] como resultado de las mejoras tecnológicas, las empresas cuyo ritmo venía marcado por el hombre se orientaron hacia el mismo tipo de precisión y regularidad que caracterizaba al hilado y al tejido. En las industrias del hierro y del acero, tanto el taller de laminado como el martinete de vapor y los procedimientos de transporte más eficaces facilitaron la orientación en esta dirección; y en el conjunto de la industria metalúrgica, el desarrollo de máquinasherramientas para propósitos especiales y la mayor precisión de las piezas condujo hasta las cadenas de montaje del siglo XX” (LANDES, 1979, p. 138). ❚❚❘

Notemos, todavía, que la problemática del desarrollo exige tener muy en cuenta las diferencias entre invención e innovación: se trata de procesos que no sólo no son idénticos sino que ni siquiera están automáticamente conectados; la realización del uno no garantiza la del otro, como ha llegado a descubrirlo la moderna política para la ciencia y la tecnología, uno de cuyos capítulos centrales es el de los puentes entre “invención”
30

Problemas del Desarrollo en América Latina

científico-técnica, por un lado, e “innovación” económico-productiva, por otro. Pues bien, la fábrica

❘❚❚ “[…] reflejaba la orientación tecnológica implícita en la concentración de la producción. En contraposición al sistema de producción doméstico, en que el empresario era ante todo un vendedor, un comercializador de bienes producidos por otros según métodos poco orientados hacia la satisfacción de las necesidades y oportunidades del mercado, la fábrica ponía énfasis sobre la producción: su propietario era ante todo y fundamentalmente un hombre que producía, capaz, dentro de márgenes bastante amplios, de cambiar a voluntad las técnicas y condiciones de trabajo. Resultado de ello fue que el estado de la técnica se hizo más sensible que nunca ante las oportunidades económicas. Las presiones en favor de las innovaciones, inherentes por naturaleza a la nueva tecnología -con sus cálculos de eficiencia, su sistematización de la investigación empírica, sus conexiones implícitas y crecientes con un cuerpo cada vez mayor de teorías científicas- se vieron reforzadas enormemente con ello. La fábrica constituyó un nuevo puente entre invención e innovación” (LANDES,

1979, p. 139). ❚❚❘

Cuando se trata de discutir si en el presente asistimos a una nueva Revolución Tecnológica, corresponderá analizar si, desde ese punto de vista, la fábrica no está siendo sustituida por un conjunto de nuevos puentes entre invención e innovación, por ejemplo los que se construyen en ese proceso actualmente tan estudiado de relación entre la academia y el sector productivo, donde está surgiendo quizás, en paralelo con otros desarrollos como el del trabajo a distancia, la “nueva fábrica”.

1.2. Sobre causalidades e interacciones
No estamos, por cierto, en condiciones de adentrarnos en el tan apasionante como complejo problema de por qué la Revolución Industrial se inició en Europa Occidental y, más específicamente, en Inglaterra, durante el siglo XVIII. Quizás interrogantes semejantes no tengan propiamente una respuesta. Vale la pena, sin embargo, mencionar algunos aspectos del asunto, pues focalizan la atención en ciertos factores de importancia recurrente y relevante en los procesos sociales de cambio técnico-productivo. Como en todo este texto, las observaciones que siguen no pretenden delinear una tesis sino tan sólo ofrecer algunos elementos de juicio que a quien esto escribe le parecen útiles para que los eventuales lectores se formen su propia composición de lugar. Recordemos ante todo una enseñanza de Braudel (1979, p. 465): dado que toda sociedad experimenta permanentemente un conflicto entre fuerzas que tienden a preservarla y fuerzas que tienden a trastocarla, el análisis de una revolución plantea siempre el problema de conectar el largo y el corto plazo, reconociendo su dependencia mutua. Así, la Revolución Industrial “juega en dos registros”, pues aparece como resultado a la vez de una serie de acontecimientos notables, concentrados en un período comparativamente
31

Universidad Virtual de Quilmes

corto, y de un proceso muy lento, que refleja la gravitación de la “larga duración”, la longue durée cuyo papel general el gran historiador francés ha destacado una y otra vez. Durante la segunda mitad del siglo XX, la cuestión del desarrollo se vio fundamentalmente condicionada porque la industrialización avanzó sobre todo en los países donde ya había avanzado antes, y porque en ellos se desencadenó, en gran medida, la nueva revolución tecnológica, impresionante ejemplo de la convergencia de los “dos registros”.

1.2.1. El contexto social y económico
En relación con el tema de la sección, el carácter acumulativo del crecimiento económico lo muestra el hecho de que ya a mediados del siglo XVII Inglaterra había llegado a ser el primer país de Europa en el terreno de la producción de manufacturas. Ese carácter acumulativo proviene, en general, de que el crecimiento exige que se encadenen, complementándose, factores muy diversos: la producción de alimentos, el suministro de energía, la estructuración de los transportes, la disponibilidad de mano de obra, la oferta de capitales. La concreción de los encadenamientos requeridos para que “despegue” el crecimiento económico suele requerir de “la larga duración”. Así ocurrió en Inglaterra. Ahora bien: ¿cómo se fue forjando ese contexto económico favorable para la aceleración del cambio técnico-productivo? Ciertos análisis de la Revolución Industrial centran la atención en las relaciones sociales y políticas. Ello nos lleva a recordar que en el agitado siglo XVII, durante el cual dos veces el monarca reinante en Londres fue derrocado, el absolutismo que prevalecía en Europa fue derrotado en Gran Bretaña, de manera definitiva, con la llamada “Gloriosa Revolución” de 1688, que terminó con la dinastía de los Estuardo. A partir de entonces, la nación, encabezada por el rey pero con el poder de la corte en declinación, fue orientada por una clase dominante secular, letrada, racional y con confianza en el futuro, integrada por la nobleza, la pequeña aristocracia rural (gentry) y la burguesía (MANN, 1986, p. 469), que impulsó la expansión de las relaciones mercantiles y de una capacidad productiva que llegaría a ser el cimiento de la industrialización. Hobsbawm conecta, en los siguientes términos, la evolución apuntada con la transformación de las estructuras agrarias:

❘❚❚ “[...] las condiciones sociales se dejaban sentir mucho en Gran Bretaña, en donde había pasado más de un siglo desde que el primer rey fuera procesado en debida forma y ejecutado por su pueblo, y desde que el beneficio privado y el desarrollo económico habían sido aceptados como los objetivos supremos de la política gubernamental. Para fines prácticos, la única solución revolucionaria británica para el problema agrario ya había sido encontrada. Un puñado de terratenientes de mentalidad comercial monopolizaba casi la tierra, que era cultivada por arrendatarios que a su vez empleaban gentes sin tierras o propietarios de pequeñísimas parcelas. Muchos residuos de la antigua economía aldeana subsistían todavía para ser barridos por las Enclosure Acts (1760-1830) [legislación que permitió el cercamiento y la apropiación privada de las tierras antiguamente poseídas en común] y transacciones privadas, pero

32

Problemas del Desarrollo en América Latina

difícilmente se puede hablar de un ‘campesinado británico’ en el mismo sentido en que se habla de un campesinado francés, alemán o ruso. Los arrendamientos rústicos eran numerosísimos y los productos de las granjas dominaban los mercados; la manufactura se había difundido hacía tiempo por el campo no feudal. La agricultura estaba preparada, pues, para cumplir sus tres funciones fundamentales en una era de industrialización: aumentar la producción y la productividad para alimentar a una población no agraria en rápido y creciente aumento; proporcionar un vasto y ascendente cupo de potenciales reclutas para las ciudades y las industrias, y suministrar un mecanismo para la acumulación de capital utilizable por los sectores más modernos de la economía. […] Un considerable volumen de capital social -el costoso equipo general necesario para poner en marcha toda la economía- ya estaba siendo constituido, principalmente en buques, instalaciones portuarias y mejoras de caminos y canales. La política ya estaba engranada con los beneficios” (HOBSBAWM,

1997, pp. 38-39). ❚❚❘

En otras partes de Europa, la expansión del capitalismo de mercado y de la producción encontraban trabas mucho mayores, no sólo por el peso de la monarquía absoluta sino también por la mayor gravitación en el agro de remanentes feudales y de la pequeña parcela campesina, poco aptos para favorecer el incremento de la producción agraria. Este último, en cambio, fue muy notorio en Gran Bretaña, como consecuencia de una evolución original, posibilitada desde mucho antes por la concentración de la tierra y la aparición del granjero como verdadero empresario. Un largo proceso de mejoras graduales y pequeñas innovaciones -en la combinación de siembras, el empleo de abonos, el uso alternativo de la tierra, etc.- desembocó en un muy eficiente sistema que más tarde fue conocido como high farming, cultivo avanzado que se basaba sobre todo en una prolongada y cuidadosa serie de observaciones de los distintos fenómenos naturales y actividades humanas que forman parte de la producción agraria (BRAUDEL, 1979, p. 483). La expansión de la agricultura constituyó una fuente de riqueza; posibilitó asimismo el crecimiento demográfico y, junto con éste, multiplicó el número de clientes con recursos como para comprar productos manufacturados. Para captar más plenamente el peso de este y otros factores, resulta iluminante el procedimiento que utiliza Braudel, en su obra ya citada, cuando considera, al analizar las causas de la Revolución Industrial, varios ejemplos de “prerrevoluciones”, o revoluciones industriales fracasadas. Ello ejemplifica, en sus sugestivas palabras, una de las varias maneras a las que recurre para “jugar la carta preciosa de la historia comparativa”. Digamos, de paso, que la importancia de saber “jugar esa carta” en ningún terreno es mayor, probablemente, que en la cuestión del desarrollo, cuya extrema complejidad induce a buscar comparaciones que puedan arrojar alguna luz, pero también previene contra las simplificaciones en las cuales uno de los ejemplos de la comparación deviene modelo a imitar. Una de las “prerrevoluciones” que Braudel (1979, pp. 470-473) tiene en cuenta es la etapa de avance técnico y crecimiento productivo que vivió Europa entre el siglo XI y el siglo XIII, la cual desembocó en una tremenda recesión, aproximadamente de 1350 a 1450, cuando la producción cayó abruptamente, la carencia de alimentos se hizo sentir y el hambre y la peste diezmaron a la población. Ello constituye un ejemplo clásico de los ciclos de
33

Universidad Virtual de Quilmes

crecimiento y decrecimiento característicos de las sociedades agrarias. Braudel vincula la explicación de ese fenómeno, “la mayor victoria y la mayor derrota que Europa haya conocido antes del siglo XVIII inglés”, con un avance demográfico cuyo ritmo no fue seguido por la agricultura. Consiguientemente, cuando todavía crecía la producción total, empezó a disminuir la producción por habitante, desencadenado una crisis multifacética. La comparación esbozada destaca el papel que tuvo el crecimiento de la agricultura inglesa en el éxito de la Revolución Industrial del siglo XVIII. También subraya uno de los aspectos más propiamente “revolucionarios” de esa transformación: antes, cada impulso de crecimiento había terminado chocando contra las limitaciones de la producción agrícola, o de los transportes, o de la energía, o de la demanda del mercado; a partir de entonces, comienza un crecimiento de tipo distinto, mucho más continuo, capaz de afrontar esas limitaciones (BRAUDEL, 1979, pp. 512-513). En las sociedades industriales, las crisis no faltarán, pero el crecimiento tendrá un carácter mucho más sistemático y autosostenido. Otra comparación que Braudel (1979, pp. 475-477) desarrolla muestra que por cierto no basta con el auge agrícola. Lombardía lo conoció muy tempranamente -ésa sería la causa que le permitió esquivar la gran crisis de los siglos XIV y XV-, pues allí se inició ese high farming que más tarde se encuentra en Holanda y después sería transmitido a Inglaterra. Milán, la capital de la región, llegaría a conocer, en tiempo de Leonardo da Vinci, un gran auge, sostenido por la expansión tanto de una agricultura de tipo capitalista como de la producción manufacturera. Se sostiene que el estado de la técnica no basta para explicar que ese auge no haya desembocado en una revolución industrial, pues es conocida la capacidad mecánica de tiempos del Renacimiento, notoria por ejemplo en las máquinas hidráulicas utilizadas en el tejido de la seda. Braudel destaca en este ejemplo histórico la carencia de una condición que estima sine qua non para el éxito de una revolución industrial: el dominio de grandes mercados exteriores, que generan una gran demanda de productos industriales e impulsen el cambio técnico como vía para acelerar y ampliar la producción. Este último factor no estuvo por supuesto ausente, sino todo lo contrario, en el caso de Inglaterra, que en el siglo XVIII se afirma como dueña comercial y militar de los mares, al tiempo que conoce una “verdadera explosión comercial” exportadora; durante ese siglo, creció 50% la producción de las industrias que vendían en el mercado interno y 450% la de las industrias de exportación (BRAUDEL, 1979, p. 497). Las posibilidades de ampliar sistemáticamente los mercados acicatearon los esfuerzos para multiplicar las capacidades productivas. Y viceversa. Las exportaciones constituyeron un importante motor del cambio, en la medida en que la “explosión comercial” interactuaba positivamente con la introducción de técnicas que permitían producir mucho más en menos tiempo.

1.2.2. Especificidades de un proceso de cambio técnico
Enfoques como los reseñados en la sección precedente llevan frecuentemente a entender que las transformaciones tecnológicas tuvieron un carácter inducido. Las innovaciones dependían evidentemente de la acción del mercado, y no respondieron sino a una demanda insistente del consumidor, dice Braudel

34

Problemas del Desarrollo en América Latina

(1979, p. 490), en una sección cuyo título -“La técnica, condición necesaria, sin duda no suficiente”- sugiere sin embargo algo más matizado. Para suscitar la reflexión, podemos referirnos a otro de los ejemplos de “prerrevoluciones”, o revoluciones industriales fracasadas, que el autor estudia. Braudel recuerda que se ha hablado de una primera revolución industrial inglesa, que habría tenido lugar en el período 1560-1640. El uso creciente del carbón de piedra se estaba constituyendo en el rasgo mayor de la economía inglesa; se lo usaba para la calefacción y en la fabricación de vidrio, cerveza, ladrillos, en la refinación de azúcar, en la obtención de sal mediante la evaporación de agua de mar. Ese dinamismo económico impulsaba la concentración de capitales y de mano de obra, que a su turno impulsaba a aquél. Se expandía así el “sistema manufacturero” que, mirado desde el futuro, puede ser descrito como el sistema de las fábricas sin máquinas, o sea, el agrupamiento en grandes talleres de numerosos trabajadores. Se atribuye el primer lugar en la explicación de ese dinamismo al auge del mercado interno, resultado a su vez de un importante crecimiento demográfico -del orden del 60% durante el siglo XVI- y del considerable incremento de los ingresos en el agro, lo cual amplió la demanda de productos manufacturados (BRAUDEL, 1979, pp. 477-478). Pues bien, todo ello estimuló los cambios productivos, pero no desencadenó sin embargo nada comparable al ciclo de innovaciones tecnológicas que algo más de un siglo después configuró la Revolución Industrial. Para avanzar en la comprensión de ésta, hace falta pues ir más allá del contexto general que la hizo posible. El éxito de la Revolución, dicen Freeman y Soete (1997, p.55, nuestra traducción) “se debió aparentemente a la combinación de una actividad empresarial imaginativa, el ingreso a mercados potencialmente crecientes, el acceso al capital necesario para la inversión en las nuevas fábricas, y la capacidad de inventiva técnica, a veces pero no siempre protegida por patentes y, a veces pero no siempre, sustentada por contactos con el mundo de la ciencia”. Destacan también (ibid., p. 56) que “entre las instituciones más favorables para el crecimiento económico en Gran Bretaña estaban el espíritu científico que permeaba la cultura nacional y el apoyo a la invención técnica”. Las transformaciones de índole revolucionaria aparecen como conjunciones, en ciertas circunstancias de lugar y tiempo, de oportunidades propicias con capacidades para aprovecharlas, unas y otras surgidas a su vez del “doble registro” en el que se combinan la concentración en un período breve de acontecimientos gravitantes con la acumulación gradual que se despliega en la larga duración. El cambio técnico no es, seguramente, una suerte de “primer motor” de las transformaciones, pero la historia no sugiere que sea el mero reflejo de condiciones externas. Por lo general, no tiene lugar en ausencia de una demanda social, pero ésta no basta para producirlo. Se trata de un proceso social, que interactúa con otros, que sin embargo no lo determinan unívocamente, por lo cual no cabe soslayar el análisis de sus dinámicas específicas. Ello puede comprobarse en los orígenes de la industrialización, respecto de lo cual lo que sigue es muy sugestivo:
❘❚❚ “Parece claro, aunque no es fácil de demostrar, que en la Gran Bretaña del sigo
XVIII

existía un nivel de capacidad técnica y un interés en máquinas y ‘ar-

tefactos’ muy superior al de otros países de Europa. Esto no debe confundirse con conocimiento científico: a pesar de los muchos esfuerzos por relacionar la

35

Universidad Virtual de Quilmes

Revolución Industrial con la Revolución Científica de los siglos

XVI

y

XVII,

esta rela-

ción parece haber sido muy difusa: ambas eran reflejo de un gran interés por los fenómenos naturales y materiales y de la aplicación cada vez más sistemática de la investigación empírica. Si acaso, fue el progreso del conocimiento científico quien le debió mucho a los enfoques y a los logros de la tecnología; pero el flujo de ideas o métodos en la otra dirección fue mucho menor, y continuaría siéndolo hasta bien entrado el siglo
XIX”

(LANDES, 1979, pp. 76-77). ❚❚❘

El papel directo de la ciencia en la industrialización, inicialmente subordinado y hasta marginal pero creciente, lo ilustra bien la evolución de la metalurgia, rama fundamental tanto para la iniciación del proceso como para su pasaje de una etapa a otra:

❘❚❚ “La manufactura del hierro era esencialmente una forma de arte culinario exigía intuición acerca de los ingredientes, un sentido muy agudo de la proporción, tener cierto ‘instinto’ sobre cuánto tiempo debía pasar el cocido al fuego. Los herreros no sabían por qué ciertas cosas funcionaban y otras no; ni les importaba. No fue hasta mediados del siglo
XIX

que los científicos lograron

un conocimiento suficiente del proceso de transformación del mineral en metal para poder servir de guías hacia el desarrollo de técnicas racionales y de medidas de la eficiencia de los procesos” (LANDES, 1979, p. 108). ❚❚❘

Volviendo al período de los orígenes, y a esa vocación técnica que habría caracterizado a la Inglaterra de entonces, se podría tal vez hablar de la difusión de una actitud innovadora a nivel de la práctica productiva, basada primordialmente en una vocación por la experimentación pero también en el amplio uso de los elementos básicos del conocimiento científico disponible a nivel masivo. La cuestión, por cierto cardinal, justifica una cita extensa pero elocuente. Ciertas investigaciones

❘❚❚ “[…] presentan una imagen impresionante de la energía con que en Lancashire se movilizó y promovió la capacidad técnica en la segunda mitad del siglo
XVIII

-im-

portando artesanos de lugares tan lejanos como Londres y Escocia y capitalizando sobre su propia tradición muy fuerte de mano de obra especializada, para convertir carpinteros en constructores de molinos y torneros, herreros en fundidores, relojeros en modeladores y constructores en mecánicos-. Aún más impresionante resulta el conocimiento teórico de esos hombres. No eran, en conjunto, unos hojalateros ignorantes, como suele presentarlos la mitología histórica. Incluso un constructor de molinos ordinario […] solía ser ‘un aritmético aceptable, sabía algo de geometría, nivelación y medición, y, en algunos casos, poseía conocimientos muy completos sobre matemáticas aplicadas. Sabían calcular las velocidades, la resistencia y la fuerza de una máquina: sabían dibujar planos y secciones…’. Muchos de estos ‘conocimientos superiores y capacidad intelectual’ reflejaban la abundancia de medios para la educación técnica que se daban en ‘pueblos’ como Manchester durante este período, y que comprendían desde las academias de Disidentes y de las sociedades ilustradas hasta la presencia de conferenciantes locales o invitados, escuelas privadas de ‘matemáticas y comercio’ con clases por

36

Problemas del Desarrollo en América Latina

las tardes, y una circulación muy amplia de manuales, periódicos y enciclopedias prácticas” (LANDES, 1979, pp. 78-79). ❚❚❘

El papel en la innovación y la educación de los “Disidentes” -los que no adherían a los cánones religiosos oficiales-, así como la formación científica de un sector del empresariado, resultan muy sugestivos. Glosamos en este parágrafo lo que al respecto dicen Freeman y Soete:

❘❚❚ “Entre las causas de la importancia empresarial de los Disidentes pueden haber estado su actitud general no conformista y su racionalismo, así como su exclusión de las universidades tradicionales y de los cargos públicos, que impulsó a muchos a hacer sus carreras en la industria. Su celo educativo los llevó a establecer sus propios colegios y a constituir el sector mejor educado de las clases medias. De la Escocia Presbiteriana provenía una proporción inusualmente alta de los inventores más relevantes [Watt incluido], en una época en que Escocia tenía el mejor sistema de educación primaria de Europa y algunas de las mejores universidades” (FREEMAN y SOETE, 1997, p. 43, nuestra traducción). ❚❚❘

Se ha destacado que el impulso a la investigación científica y a sus aplicaciones prácticas no provenía de las universidades de Oxford y Cambridge sino de las de Glasgow y Edinburgo. “Las academias de los Disidentes hicieron por Inglaterra lo que las universidades por Escocia. Una minoría significativa de los empresarios más exitosos estaban bien al tanto del avance reciente de la ciencia y a menudo se ocupaban de mantenerse en contacto.” Nos encontramos pues con un terreno específico, abonado por la educación y la ciencia, que resultó muy propicio para la innovación. Ello también se vincula con la “larga duración”, y con otra Revolución del siglo XVII que llegó a tener a Inglaterra como teatro principal, la que puso las bases de la ciencia moderna. No significa ello que la Revolución Científica del siglo XVII haya sido la causa de la Revolución Industrial del siglo XVIII: ya se destacó el escaso papel directo del conocimiento científico en los grandes cambios técnicos que marcaron el comienzo de la industrialización. La continuidad entre ambos procesos está dada principalmente por la nueva actitud ante la Naturaleza que define a la Revolución Científica:

❘❚❚ “Los científicos del siglo XVII […] desean matematizar la Naturaleza para ver en ella una inmensa máquina que idealmente, en sus leyes, podríamos fabricar nosotros mismos. […] esta unión de teoría y práctica era entonces una novedad revolucionaria, pues oponía a la antigua fórmula ‘conocer es contemplar’ una completamente nueva: ‘conocer es fabricar’” (TATON, 1972, t. 2, p. 222). ❚❚❘

Este objetivo será, hasta avanzado el siglo XIX, mucho más un programa que una realidad. Pero, desde el propio siglo XVII, orientará la práctica de no poca gente. Y en esa influencia cultural de la nueva ciencia, la primacía de Inglaterra será todavía más notoria que en la creación científica propiamente dicha.
37

Universidad Virtual de Quilmes

En su obra clásica Ciencia, tecnología y sociedad en la Inglaterra del siglo XVII, dice Merton que

❘❚❚ “[...] este estudio afirma el mutuo apoyo y la contribución independiente a la legitimación de la ciencia tanto por parte de la orientación valorativa suministrada por el puritanismo como por la creencia generalizada en las soluciones científicas -quizá más que por el hecho ocasional de ellas- para los problemas económicos, militares y tecnológicos acuciantes” (MERTON, 1984, p. 21). ❚❚❘

Nos encontramos pues ya entonces con las raíces de lo que fue un siglo más tarde uno de los fundamentos de la aceleración del cambio técnico y, sobre todo, de la contribución de los “Disidentes” a ello: una actitud ante la práctica basada en valores. Orientado por el famoso libro que Max Weber tituló La ética protestante y el espíritu del capitalismo, Merton centra su atención en la “exaltación de los estudios científicos y empíricos” por parte de la ideología puritana:

❘❚❚ “[…] el estudio de los fenómenos naturales es un medio efectivo de poner de relieve la gloria de Dios. El estudio de la Naturaleza de un ‘modo convincente, científico’, estimula una cabal apreciación del poder del Creador, de modo que el científico de la naturaleza debe necesariamente estar mejor equipado que el observador casual para glorificarlo. De esta manera directa, la religión dio su sanción a la ciencia y elevó la estima social de los que efectuaban investigaciones científicas, con la intensificación y la difusión asociadas del interés por tales realizaciones. Una base adicional para la santificación de la ciencia se halló en [un] postulado principal del ethos puritano: el principio utilitario. La relación es evidente: ‘El conocimiento debe ser valorado de acuerdo con su utilidad’, pues todo lo que tiende a ‘suavizar la vida de los mortales’, a mejorar su bienestar material, es bueno a ojos de Dios. Por ende, el valor religiosamente asignado a la ciencia es incrementado de modo inconmensurable, en vista del hecho de que el estudio científico de la naturaleza tiende a aumentar el dominio del hombre sobre ella. La ciencia es concebida como una poderosa herramienta tecnológica, y como tal debe ser altamente estimada” (MERTON, 1984, pp.100-102). ❚❚❘

Como quiera que sea, la ciencia revolucionaria del siglo XVII en Inglaterra prestaba gran atención a las cuestiones técnicas. Merton analiza en detalle los ejemplos de la minería, la tecnología militar y la navegación. Respecto de este último caso concluye: “En general, pues, puede decirse que los científicos contemporáneos, desde el infatigable y brillante Perry hasta el sin par Newton, enfocaron definidamente su atención en tareas técnicas, planteadas por los problemas de la navegación, y en investigaciones científicas derivadas de ellas” (MERTON, 1984, p. 206). Ésta era la actitud que la nueva ciencia y su prestigio propagaban.
38

Problemas del Desarrollo en América Latina

Lo que se dibuja, a partir de los enfoques que venimos reseñando en esta sección, es un riquísimo fenómeno de difusión y valoración de una cultura científico-técnica. Sus raíces incluyen una tradición ya de larga data, alimentada por una activa práctica de investigación, en la cual la ciencia se consideraba como conocimiento empíricamente fundado y racionalmente orientado, que permitiría controlar la naturaleza y multiplicar el poder de los seres humanos. La difusión de esa cultura científico-técnica se relaciona con el surgimiento, durante el siglo XVIII, de ámbitos sociales originales, donde se encuentran actores distintos pero cuyo común interés en la tecnología los impulsa a construir canales de comunicación capaces de superar las vallas de los códigos sectoriales: “Más que en el siglo XIX, fue en este período cuando los manufactureros, los científicos y los nuevos ingenieros […] se mezclaron en su trabajo y en la vida social. Se casaban entre sí, conversaban sin cesar, experimentaban o se asociaban para nuevos proyectos”. Aparece así un cuadro mucho más rico que el diseñado desde una visión puramente exógena del cambio técnico. Y se ponen de manifiesto ciertas especificidades del caso considerado:

❘❚❚ “Esta combinación de ciencia y manufactura sólo se encontró en Inglaterra a fines del siglo
XVIII.

Su existencia caracteriza un período de equilibrio dinámi-

co entre la ciencia y la técnica, una transición entre un período en que la ciencia tenía más cosas que aprender de la industria que para enseñarle, y otro en el que la industria llegaría a basarse casi completamente en la cienciA” (BERNAL, 1967, t. I, pp. 405-406). ❚❚❘

Esta interacción multifacética coadyuvó a dotar de cierta base científica a los productores más innovadores -lo que constituyó probablemente el aspecto principal de la contribución directa, por entonces relativamente menor de la ciencia al avance de la técnica- y, a su vez, canalizó hacia la ciencia una creciente “demanda” por soluciones a problemas varios, proceso mayor tanto para el desarrollo de la investigación como, a la larga, para su conversión en herramienta fundamental de la producción:

❘❚❚ “Aunque en sus primeros estadios los cambios técnicos que respondían a las necesidades económicas podían tener lugar sin intervención de la ciencia, ocurría con frecuencia que el mismo desarrollo de las tendencias existentes conducía a dificultades imprevistas que únicamente podían superarse recurriendo a la ciencia. Por ejemplo, podía suceder que disminuyera la fuente de aprovisionamiento de determinado tinte vegetal debido simplemente a un aumento en la producción de tejidos, creándose una demanda para un sucedáneo artificial que únicamente podía lograrse recurriendo a la ciencia” (BERNAL, 1967, t. I, p. 387). ❚❚❘

Ahora bien, la mera existencia de una “demanda” -en este terreno, al menos- no suscita de por sí la “oferta” correspondiente: otras condiciones adicionales deben verificarse, entre las que conviene destacar la existencia de
39

Universidad Virtual de Quilmes

canales de comunicación entre quienes necesitan cierto tipo de soluciones y quienes pueden elaborarlas. Los comentarios de Bernal acerca de las vinculaciones, en el trabajo y en la vida social, entre “manufactureros, científicos y nuevos ingenieros” esbozan esa comunicación en la Inglaterra de la que surgió la Revolución Industrial. Se trata, en definitiva, de un proceso de aprendizaje vivido por actores diversos a través de su interacción, en la producción y también fuera de ella, la que potencia sus respectivas capacidades para la innovación. Desde este punto de vista, la argumentación que presenta Landes lleva a una conclusión cuya importancia no sabría ser exagerada:

❘❚❚ “[…] existen buenas razones para creer que hasta hace muy poco los economistas y los historiadores económicos tendían a exagerar la importancia de la formación de capital como motor del cambio económico. Las investigaciones más recientes han puesto en claro que los incrementos de capital son responsables sólo de una pequeña fracción del aumento en la producción agregada, y que, de hecho, las contribuciones globales debidas a los factores de producción tradicionales -tierra, trabajo y capital- representan sólo un papel secundario en el conjunto del proceso. ¿De dónde provenían entonces dichos incrementos? Parece ser que se debían a la calidad de los factores -a una mayor productividad de las nuevas técnicas y a una mayor capacidad y experiencia por parte de empresarios y obreros-. Y en esto […] la Gran Bretaña de la Revolución Industrial gozaba de grandes ventajas” (LANDES,

1979, pp. 95-96). ❚❚❘

Los cambios técnico-productivos contemporáneos han focalizado la atención en “la calidad de los factores” más bien que en su cantidad; Landes nos dice que la misma fue decisiva para los comienzos mismos del proceso industrializador. Y tal vez su importancia no haya hecho otra cosa que crecer desde entonces. O puede que sea más correcto decir que la productividad de tecnologías nuevas, la experiencia de los diversos grupos de productores y su capacidad para innovar son factores cuya centralidad resurge y aumenta en cada salto adelante de lo que ha sido sin duda un proceso globalmente ascendente, pero discontinuo, contradictorio y conflictivo.

1.3. Hacia el matrimonio de la ciencia y la tecnología
En las dinámicas económicas de las sociedades industriales, la aplicación del conocimiento científico a la producción llegó a tener una importancia bien conocida. Ello ocurrió a través de un proceso al que se ha bautizado como el matrimonio de la ciencia y la tecnología. Según ciertos autores, como por ejemplo NORTH (1984, p.183), ese proceso constituyó lo característico de la “Segunda Revolución Económica”, y que fue la emergencia de la agricultura lo propio de la “Primera Revolución Económica”. En todo caso, parece claro que la transición de la manufactura a la industria maquinizada abrió el camino para el desarrollo de tecnologías cada vez más relacionadas con las ciencias. El proceso avanzó interactuando con la profundización y la difusión de la industrialización, y con las respuestas que la misma suscitó en
40

Problemas del Desarrollo en América Latina

los estados que procuraban superar su retraso tecnológico. De estas cuestiones nos ocupamos en lo que sigue.

1.3.1. Difusión de la industrialización, Estado y dependencia
El crecimiento de la industria tuvo lugar en la Europa continental con mayor lentitud que en Inglaterra. Su difusión configuró un proceso grandemente influido, de manera por cierto múltiple y compleja, por lo que acontecía en el país que, según Marx, servía a los demás de espejo de su propio futuro. Con tal proceso se vinculan ciertas cuestiones de máxima actualidad. Entre ellas: las causas del retraso técnico-productivo, las estrategias destinadas a enfrentarlo, la irradiación de los avances tecnológicos, las diferentes trayectorias nacionales de la industrialización. En esta sección consignaremos ciertas observaciones sobre los papeles desempeñados por la capacitación técnica, la educación y la investigación científica en la situación diferencial de los países de Europa Occidental respecto de Inglaterra, en sus esfuerzos por emularla y en la configuración de un tipo de desarrollo comparable pero no idéntico, que con el transcurso del tiempo desplazaría del primer lugar a aquella nación donde la nueva época viera la luz. Conviene comenzar por destacar que las ventajas inglesas iniciales no radicaron en el nivel de la investigación o de la enseñanza superior: “Los países continentales formaban parte de una misma civilización común con Gran Bretaña, y se encontraban en un plano de igualdad, o en algunos aspectos superior, respecto a la ciencia y a la educación de las élites” (LANDES, 1979, p.142). Desde este punto de vista recordemos lo anotado en una sección precedente, según lo cual cabe suponer que una de las principales causas del adelanto de Inglaterra fue la educación técnica de calidad que poseía una fracción comparativamente alta de su población. Ello, a su vez, tiene que ver no sólo con el surgimiento sino con la difusión de las innovaciones. En efecto, ¿por qué los notables adelantos que surgían en la isla no se trasladaban rápidamente al continente?:

❘❚❚ “Desde luego, las tareas más difíciles parece que hubiesen tenido que ser las iniciativas creadoras originales que condujeron a la fundición de coque, el huso mecánico y la máquina de vapor. En vista de la superioridad económica enorme de estos inventos sería razonable pensar que el resto hubiera tenido que adoptarlas automáticamente. Entender las razones por las cuales esto no fue así -por qué incluso los países más activos se retrasaron hasta la tercera o cuarta década del siglo
XIX-

es entender no sólo una buena parte de la histo-

ria de estos países sino también parte del problema del desarrollo económico en general” (LANDES, 1979, p.143). ❚❚❘

Seguramente no hay demasiadas cuestiones históricas que tengan mayor importancia actual que ésta para un país periférico. Pues bien, una dificultad mayor parece haber sido la falta de conocimientos técnicos, ya que “la industria continental necesitaba mecánicos tanto como máquinas”. No fue fácil importar ni éstas ni aquéllos, entre otras

41

Universidad Virtual de Quilmes

razones por algunas que mucho dicen sobre el liberalismo de los países centrales, particularmente en las instancias fundacionales: “La emigración de artesanos ingleses estuvo prohibida hasta 1825; la exportación de los tipos de maquinaria considerados más valiosos -en particular, los principales inventos textiles, sus piezas y planos- hasta 1842” (LANDES, 1979, p.165). ¿Cómo fue superando Europa continental su dependencia tecnológica? “La creciente independencia tecnológica del continente fue en gran parte el resultado de la transmisión de conocimientos sobre una base individual, en el propio lugar de trabajo. De menos importancia inmediata, aunque de mayores consecuencias a largo plazo, fue el aprendizaje formal de mecánicos e ingenieros en escuelas técnicas” (LANDES, 1979, p. 168). La educación fue vista como una poderosa palanca para la recuperación del tiempo perdido, sobre todo en Alemania. Allí y en Francia, principalmente, se estructuró una gama de escuelas técnicas, destinadas a cubrir desde los niveles básicos hasta los más avanzados. La Revolución Francesa progresó tempranamente en esa dirección. Ejemplo destacado de ello lo constituye la fundación en 1794 de la Escuela Politécnica (inicialmente denominada Escuela Central de Trabajos Públicos), proyectada en un principio como escuela militar para oficiales de artillería e ingeniería, pero a la cual se dotó desde el primer momento de un cuerpo docente con científicos de primer nivel, con lo que la institución llegó a priorizar la formación científica y la capacitación técnica avanzada. Sus egresados constituyeron la élite tecnocrática e ingenieril francesa, que construyó y manejó el sistema ferroviario del país, aprendió y adaptó la tecnología metalúrgica inglesa, y dirigió trabajos públicos en el exterior. Otras instituciones como las Escuelas de Minas, de Puentes y Caminos, de Artes y Manufacturas-, fundadas antes o después pero integradas en un sistema estatal de conjunto, brindaban preparación de diverso tipo para el desempeño en la industria, la ingeniería, los negocios. Junto a ellas se desplegó un sistema de escuelas vocacionales “de artes y oficios” y otras especializadas en ramas industriales particulares (LANDES, 1998, pp. 282-283). En el terreno de la educación fue donde más se destacó el accionar estatal deliberadamente orientado a superar la dependencia tecnológica, nuevo rol del Estado que la Revolución Industrial trajo al primer plano del escenario a poco de iniciado su camino. En efecto:

❘❚❚ “Los costes iniciales eran demasiado altos y los beneficios monetarios demasiado distantes para que la empresa privada hiciera algo más que dar su bendición y su apoyo a aquellas escuelas de nivel más elemental cuyos cursos cortos estaban encaminados a preparar para entrar directamente en las fábricas. Sólo el gobierno podía responsabilizarse de mandar funcionarios en costosos viajes de inspección a lugares tan lejanos como los Estados Unidos; facilitar los edificios y materiales necesarios; alimentar, vestir, alojar y en algunos casos pagar a los estudiantes durante años” (LANDES, 1979, p. 168). ❚❚❘

Por cierto, el sistema institucional orientado a la introducción y difusión de las nuevas tecnologías no se componía sólo de establecimientos educativos, sino que incluía otro tipo de instituciones, como las academias sin finalidad
42

Problemas del Desarrollo en América Latina

docente y los museos, así como esos acontecimientos de enorme importancia que fueron las exposiciones. Y, por supuesto, múltiples eran las formas de la promoción estatal al desarrollo tecnológico:

❘❚❚ “El gobierno proporcionaba orientación y asistencia técnica, concedía subvenciones a los inventores y a los empresarios inmigrantes, repartía regalos en forma de maquinaria y concedía rebajas y exenciones de impuestos sobre las importaciones de equipo industrial. Algunas de estas disposiciones representaban simplemente una continuidad con el pasado -herencia de la fuerte tradición de interés directo en el desarrollo económico por parte del Estado-. Gran parte de estas políticas, sobre todo en Alemania, eran síntomas del deseo apasionado por organizar y acelerar el proceso de recuperación del tiempo perdido” (LANDES, 1979, p. 169). ❚❚❘

Las políticas en cuestión alcanzaron éxitos notables y perdurables, como lo evidencia el lugar de vanguardia que Alemania alcanzó en la carrera de la industrialización, durante la segunda mitad del siglo XIX, y el papel relevante que desde entonces ha mantenido en lo que tiene que ver con el cambio técnico. Tal experiencia constituye pues una referencia ineludible en el estudio de las políticas públicas para el desarrollo. Es pues éste un lugar adecuado para una primera reflexión en torno de las relaciones entre el accionar estatal y el desarrollo técnico-productivo. Nos aproximaremos a la cuestión contrastando lo que se acaba de decir acerca del papel del Estado europeo del siglo XIX con la comparativa debilidad del Estado en la Europa preindustrial, que precisamente puede considerarse como una de las causas de que allí surgiera la Revolución Industrial. Al respecto dice Landes:

❘❚❚ “[…] el ámbito de la actividad económica privada en Europa Occidental era muy superior al del resto del mundo y fue creciendo a medida que la economía se expandía y abría nuevas áreas de actividad que no estaban sujetas a trabas impuestas por la ley o la costumbre. La tendencia se reforzaba a sí misma: las economías más libres crecían más rápidamente. Esto no quiere decir que el control o la empresa estatal sean intrínsecamente inferiores a la actividad privada, sino, simplemente, que, dado el nivel de conocimientos de la Europa preindustrial, el sector privado estaba en mejor situación para juzgar las distintas oportunidades económicas y asignar los recursos en forma eficiente. Aún más importante quizás fuera el impulso que de este modo recibía la innovación: en una época en que la naturaleza y la dirección más adecuadas para el avance tecnológico eran mucho menos claras que en la actualidad, la multiplicidad de fuentes de creatividad ofrecía una ventaja fundamental. A mayor número de personas que buscaran nuevos modos de hacer mejor las cosas, mayor era la probabilidad de hallarlos: también aquí el proceso se reforzaba a sí mismo. Las economías más libres parecen haber sido las más creativas; la creatividad favorecía al crecimiento, y el crecimiento creaba oportunidades para nuevas innovaciones, intencionadas o accidentales” (LANDES, 1979, p. 34). ❚❚❘

43

Universidad Virtual de Quilmes

Sobre este tema fundamental volveremos en las próximas unidades. Destaquemos desde ya dos observaciones que surgen de la contrastación que planteamos. Antes de que la revolución tecnológica cobre envergadura y muestre en qué consiste, cuando resultan poco claras “la naturaleza y la dirección” del avance tecnológico y productivo, “la multiplicidad de fuentes de creatividad” constituye una ventaja decisiva. Más adelante, cuando lo que ocurre en el escenario central de las transformaciones sugiere “lo que hay que hacer” para superar el rezago -para avanzar más rápidamente por un camino análogo al abierto por otros- el accionar deliberado del Estado puede constituirse en una palanca fundamental del desarrollo. Subrayemos todavía que la “apuesta a la educación” no sólo permitió paliar desventajas sino que se convirtió en una importante ventaja:

❘❚❚ “A mediados de siglo, la tecnología seguía siendo aún esencialemente empírica y, en la mayoría de los casos, la forma más efectiva de transmisión de conocimientos siguió siendo mediante la experiencia directa en el trabajo. Pero desde que la ciencia empezó a anticiparse a la técnica -y en parte esto ya comenzó a suceder hacia 1850/60- la educación formal se convirtió en un importante recurso industrial, y los países continentales vieron cómo lo que antes había sido un factor compensador de sus limitaciones pasaba a convertirse en una ventaja diferencial importante” (LANDES, 1979, p. 169). ❚❚❘

Así se iría desplazando el centro de gravedad de la industrialización, en un proceso en el cual, ayer como hoy, mucho incidirán las características específicas de las ramas industriales que en cada etapa lo dinamizan, particularmente sus relaciones con el uso de la energía y su potencial tanto para suscitar como para aprovechar el avance de la investigación científica. Estas cuestiones, hoy día centrales para comprender las vinculaciones entre progreso técnico y desarrollo económico, encuentran elocuente ilustración histórica en el período al que estamos aludiendo. En efecto:

❘❚❚ “En Gran Bretaña, la Revolución Industrial se edificó sobre la manufactura del algodón, que creció más de prisa que otras ramas de la industria antes de 1800 y las arrastró con ella. En el Continente, fue la industria pesada carbón y hierro- la que se erigió en sector adelantado. […] El mayor coste del combustible, en sí mismo una desventaja, servía de incentivo para la innovación tecnológica. Mientras que los industriales metalúrgicos ingleses seguían permitiendo que las llamas y los gases de sus hornos iluminasen la noche, los mejores productores del Continente tomaron medidas para utilizar esta energía, antes desperdiciada, para refinar el arrabio, calentar la carga, o alimentar las máquinas de vapor. […] nos consta que los industriales metalúrgicos del Continente sacaban más partido de sus recursos que sus competidores del otro lado del Canal; y como el ahorro de combustible era la clave de la eficacia en casi todos los estadios de la producción, estas ventajas iniciales de 1830-40 y 1840-50 fueron el punto de partida de una metalurgia científica que habría de dar sus frutos, en forma de mejoras sustanciales, una generación más tarde” (LANDES, 1979, pp. 193 y 199). ❚❚❘

44

Problemas del Desarrollo en América Latina

Por otra parte, los avances en la metalurgia combinados con las nuevas fuentes de energía estaban posibilitando una aceleración de la industrialización. Los beneficios producidos por la maquinaria engendraron la industria de la construcción de maquinaria y dieron así origen a una revolución en las artes mecánicas: la utilización de máquinas para construir máquinas. Aunque dicha transformación debía poco a la ciencia, éste

❘❚❚ “[…] fue el camino por el cual la ingeniería mecánica empezó a hacerse científica. Las más elaboradas aplicaciones matemáticas de la mecánica de Newton en el siglo
XVIII

eran de escasa utilidad para los ingenieros prácticos,

porque las máquinas no podían construirse con precisión salvo que fueran obra de los mejores artesanos o respecto de máquinas excepcionales, como los relojes. Incluso para las vitales necesidades de la guerra, los cañones no podían ser construidos con la exactitud y uniformidad suficientes para poder aplicar seriamente las sólidamente establecidas teorías balísticas. Todo esto cambió con las cortadoras mecánicas de precisión, de modo que la realización de artificios prácticos pudo ser calculada por anticipado” (BERNAL, 1967: t. I, pp. 457-458). ❚❚❘

Ciencia y educación serán fundamentales para el surgimiento de la llamada “Segunda Revolución Industrial” y ésta convertirá a aquéllas en claves de los avances futuros.

1.3.2. El segundo ciclo de crecimiento industrial
Entre 1850 y 1873, Europa vivió un período de notable crecimiento económico, que suele asociarse con el desarrollo del ferrocarril, aunque por supuesto se sustentó en el auge de varias ramas productivas, la textil en particular. Sin embargo,

❘❚❚ “[…] a partir de mediados de siglo, el ferrocarril, gracias a su demanda de bienes de capital y mano de obra, y a los efectos acumulativos de estos gastos a través de todo el sistema económico, había desplazado a los textiles como sector avanzado en la actividad industrial, y marcaba tanto los ritmos de los ciclos cortos como los de las tendencias a largo plazo” (LANDES, 1979, p. 221). ❚❚❘

Detengámonos brevemente en esta innovación mayor, precedida por varias innovaciones menores, como el uso ya en el siglo XVII de rieles de madera para el desplazamiento de vagones cargados de carbón y su sustitución por rieles metálicos hacia 1767; el éxito de la máquina de vapor como “agente general de la gran industria” llevó, a partir de 1800, a intentar adaptarla para el desplazamiento de los vagones por los rieles; la primera locomotora apareció en 1814 (BRAUDEL, 1979, p. 506). Tomaba cuerpo una innovación radical que, para gran parte del mundo, constituiría el signo de los cambios en curso:

45

Universidad Virtual de Quilmes

❘❚❚“Ninguna de las innovaciones de la Revolución Industrial encendería las imaginaciones como el ferrocarril, como lo demuestra el hecho de que es el único producto de la industrialización del siglo XIX plenamente absorbido por la fantasía de los poetas populares y literarios. Apenas se demostró en Inglaterra que era factible y útil (1825-1830), se hicieron proyectos para construirlo en casi todo el mundo occidental, aunque su ejecución se aplazare en muchos sitios. Las primeras líneas cortas se abrieron en Estados Unidos en 1827, en Francia en 1828 y 1835, en Alemania y en Bélgica en 1835 y en Rusia en 1837. La razón era indudablemente que ningún otro invento revelaba tan dramáticamente al hombre profano la fuerza y la velocidad de la nueva época; revelación aún más sorprendente por la notable madurez técnica que demostraban incluso los primeros ferrocarriles. (Velocidades de sesenta millas a la hora, por ejemplo, eran perfectamente alcanzables en 1830-1840 y no fueron superadas por los ferrocarriles de vapor posteriores.) La locomotora lanzando al viento sus penachos de humo a través de países y continentes, los terraplenes y túneles, los puentes y estaciones, formaban un colosal conjunto, al lado del cual las pirámides, los acueductos romanos e incluso la Gran Muralla de la China resultaban pálidos y provincianos. El ferrocarril constituía el gran triunfo del hombre por medio de la técnica” (HOBSBAWM, 1997, p. 52). ❚❚❘

A partir de 1873 el clima de próspero optimismo fue cediendo su lugar a otro de malestar. El crecimiento no se había detenido pero su ritmo había disminuido:

❘❚❚“Esta desaceleración no cambió de signo hasta que una serie de importantes avances abrió nuevas áreas de inversión, hacia finales de siglo. En estos años se experimentó el vigoroso crecimiento, si no el nacimiento de la energía eléctrica y de los motores, la química orgánica y los productos sintéticos, la máquina de combustión interna y los vehículos automóviles, la manufactura de precisión y la producción en cadenas de montaje; un cúmulo de innovaciones que se han venido a llamar la Segunda Revolución Industrial” (LANDES, 1979, p. 256). ❚❚❘

Dadas las dimensiones de la mutación histórica que supuso la Revolución Industrial propiamente dicha, podría argumentarse que es más adecuado hablar de segunda etapa de la industrialización o de “segundo ciclo de crecimiento industrial”, como lo hace Landes quien -escribiendo en la década de 1960- consideraba que el ciclo en cuestión estaba todavía en curso. La expansión en esta nueva etapa se ligó crecientemente con el impresionante incremento de los mercados para los productos de la industria:

❘❚❚ “[…] los grandes avances de estas décadas -acero barato, fabricación de precisión, electricidad- hicieron posible toda una nueva y extensa gama de productos, que hoy llamamos bienes de consumo duraderos: máquinas de coser, relojes baratos, bicicletas, luz eléctrica y, más adelante, los electrodomésticos. La consiguiente expansión de la producción, que seguía a una primera oleada, basada fundamentalmente en bienes de capital y en el conjunto

46

Problemas del Desarrollo en América Latina

de necesidades asociadas con el ferrocarril, sólo fue posible gracias a la existencia de este tipo de mercado” (LANDES, 1979, p. 265). ❚❚❘

Notemos todavía que el comienzo de este segundo ciclo de crecimiento industrial puede ser visto como un punto de viraje que llevaría a considerarlo como una revolución con mayúscula. En palabras de Sábato y Mackenzie:

❘❚❚“Es sabido que durante los siglos

XVIII

y

XIX

el modo de producción de mer-

cancías se transformó de la artesanía a la manufactura y finalmente a la industria moderna en un proceso histórico que constituye la llamada Revolución Industrial. Durante el siglo XX es la producción de tecnología la que está sufriendo una transformación similar de la artesanía a una actividad industrial, constituyendo así la característica de una revolución científica y tecnológica” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 15). ❚❚❘

Más en detalle:

❘❚❚“Mientras que durante milenios el hombre produjo tecnología de manera espontánea, asistemática y casi amateur (en forma artesanal), en las últimas décadas este modelo de producción de la tecnología ha cambiado drásticamente y se ha transformado en una actividad específica, organizada, diferenciada y continua, con su propia identidad, su propia legitimidad y sus propias características económicas. Y así como las mercancías corrientes se producen en establecimientos corrientemente denominados fábricas, lo mismo ocurre ahora con la tecnología, con la diferencia de que a las fábricas de tecnología se las designa con nombres tales como ‘laboratorios de investigación y desarrollo’, ‘departamentos de R-D’, ‘centros de R-D’ y similares. Este salto de la producción artesanal de tecnología a su manufactura industrial es uno de los factores claves de lo que se ha dado en llamar la Segunda Revolución Industrial. Y así ha surgido un nuevo proletariado: los científicos, técnicos y asistentes que trabajan en las fábricas de tecnología y que venden su fuerza de trabajo en el mercado, fuerza de trabajo que se emplea en la producción de una mercancía muy valiosa, la tecnología” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, pp. 25-26). ❚❚❘

Esta sistematización de la producción de tecnología se hace ya visible en el laboratorio de Menlo Park, Nueva Jersey, instalado en 1880 por Tomás A. Edison. En sus propias palabras: “Alguna gente opina que mi mayor invento ha sido la lámpara incandescente. Lamento estar en desacuerdo: pienso que mi mayor invención ha sido el laboratorio comercial de investigaciones, un lugar donde yo pude desarrollar todas mis invenciones”. Cabe sostener que “en Menlo Park la producción de tecnología dejó de ser artesanal para ser manufacturada, con toda la intencionalidad y sistematicidad que exige algo que se había transformado en una mercancía” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, pp. 55-57). Por cierto, tal sistematización de la producción de tecnología apenas si se inicia con el advenimiento, en la segunda mitad del siglo pasado, de la
47

Universidad Virtual de Quilmes

“Segunda Revolución Industrial”; su expansión es fenómeno principalmente de este siglo, ligado en particular a los grandes conflictos bélicos y a las formas de generar tecnología con vistas a su uso militar, las que conocieron un tremendo desarrollo durante la Segunda Guerra Mundial. Como se anotó antes, con la “Primera Revolución Industrial” surgió la fábrica, que constituyó un puente mayor entre invención e innovación. Con la “Segunda Revolución Industrial” surgió el laboratorio empresarial de Investigación y Desarrollo (I+D, en la jerga española de hoy), que llegaría a constituirse en un eslabón fundamental en lo que es la cadena de la innovación.

1.3.3. Nuevas tecnologías y modificación de las formas de producción
El segundo ciclo de la industrialización tuvo entre sus principales características las que provienen del auge de ciertos materiales nuevos, de métodos nuevos de obtener otros bien antiguos y de nuevas formas de energía. En relación con los materiales, se ha llegado a hablar de la “Era del Acero” pues “si tuviéramos que escoger la característica más importante de la tecnología del último tercio del siglo XIX sería la sustitución del hierro por el acero y el incremento consiguiente en el consumo del metal per cápita” (LANDES, 1979, p. 271). El acero era conocido desde la Antigüedad, pero su producción de alta calidad resultaba muy cara, por lo cual durante siglos se organizó primordialmente en torno de la fabricación de armas. La introducción de los procesos de producción de Bessemer, Siemens-Martin y Thomas hizo descender, entre las décadas de 1860 y 1890, los costos de producción de acero entre un 80 y un 90%. Los dos primeros procesos eran utilizables sólo con minerales relativamente puros y poco corrientes, mientras que el tercero, al lograr absorber el fósforo desprendido en la fundición, resultó aplicable a los minerales más abundantes. Esta última mejora es también significativa porque

❘❚❚ “[…] fue enteramente científica. Aunque Thomas empezó a ganarse la vida como empleado en una comisaría de policía […] fue un maestro en teoría metalúrgica; comprendía con precisión qué era lo que estaba intentando hacer y los resultados de sus experimentos, realizados en un sótano de Londres, pudieron aplicarse con éxito tres años después [1879] a la producción en gran escala. Su obra es una extraordinaria anticipación de la investigación industrial del siglo siguiente” (BERNAL, 1967, t. I, p. 460). ❚❚❘

Notemos de paso que, hacia fines del período antes mencionado, Alemania había superado a Gran Bretaña en ese rubro, aunque 20 años antes producía la mitad, y los Estados Unidos habían alcanzado un primer puesto, destinado a la permanencia, en la producción tanto de hierro como de acero. Por su parte, hacia fines del siglo,

❘❚❚ “[…] la electricidad acapara la actividad de transmisión de energía. Es interesante seguir la historia de este desarrollo -como ejemplo de cooperación

48

Problemas del Desarrollo en América Latina

científica y técnica, de invención múltiple, de progreso a través de una cantidad de pequeñas mejoras, de actividad empresarial creadora, de demanda derivada y anticipación de consecuencias-. El crecimiento simbiótico de la energía y de los motores eléctricos es como el de las máquinas textiles y las de vapor en el siglo
DES, XVIII:

se disponía de una nueva técnica y de un nuevo sistema

de producción, con posibilidades ilimitadas. Era, de nuevo, el Génesis” (LAN1979, p. 307). ❚❚❘

Tan elocuente como esa comparación con una etapa anterior resulta otra con una etapa posterior: se ha señalado que la industria de la electricidad constituía, durante las décadas anteriores a la Primera Guerra Mundial, el equivalente de lo que en el presente es la industria micro electrónica, en la medida en que era el sector que multiplicaba la eficiencia en el hogar, la oficina, la fábrica e incluso el transporte público urbano (FREEMAN y SOETE, 1997, p. 64). Desde cierto punto de vista, el auge de la industria eléctrica se asemejó más a lo que vendría después que con respecto al pasado, pues el papel de la ciencia fue mucho más directo y evidente que en el caso de las tecnologías mecánicas del período inicial de la industrialización. Los científicos del siglo XVIII habían investigado diversos aspectos de la electricidad; con la invención en 1800 del hilo voltaico de Volta se tuvo una primera batería que posibilitaba el uso de la electricidad afuera del laboratorio; en la década de 1820, Faraday estableció el principio del motor eléctrico y en 1831 anunció el descubrimiento de la inducción electromagnética. En la década de 1830 se empezó a usar el telégrafo eléctrico; en la de 1870 se inició la explotación comercial del teléfono; hacia la misma época se logró generar y transmitir en gran escala energía eléctrica; el empleo comercial de la misma para la iluminación se hizo posible a fines de la década de 1850 y en la de 1880 apareció la lamparilla con filamento de carbono. En 1878, la iluminación mediante la electricidad se utilizó por primera vez en un partido de fútbol, al que concurrieron treinta mil personas (FREEMAN y SOETE, 1997, pp. 64 y 71). Lo que no era más que un juego científico al comenzar la centuria a medida que ésta avanzaba se fue convirtiendo en una forma de energía de primera importancia para las comunicaciones, la química ligera y la metalurgia, la iluminación, los transportes y el propio funcionamiento de la fábrica, a la que transformó por su flexibilidad. Sobre esto último volveremos enseguida. Aquí queremos destacar la interacción entre las tecnologías decisivas del período, de lo que constituye un caso notable la construcción del “subte” en Londres, durante los años finales del siglo XIX, “ilustrando la nueva constelación de acero, electricidad e ingeniería pesada” (FREEMAN y SOETE, 1997, p. 74). La industria eléctrica fue uno de los ámbitos donde surgió la nueva forma de producción de tecnología, como ilustra el ejemplo legendario ya mencionado de Edison y el laboratorio que en 1880 instaló en Menlo Park. Allí, habiendo reunido un grupo pequeño pero competente, que incluía algunos científicos muy destacados y contaba con buen equipamiento, se propuso producir un invento menor cada 10 días y uno importante cada semestre, a partir de una división del trabajo que combinaba “un 99% de transpiración y un 1% de inspiración”. En ese laboratorio se inventaron centenares de dispositivos -Edison
49

Universidad Virtual de Quilmes

llegó a obtener casi 1.100 patentes a lo largo de su vida- pero lo más importante fue su propia existencia. Se trataba, sin duda, de una gran innovación socioinstitucional (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, pp. 55-57). También en el campo de la electricidad Gran Bretaña llegaría a verse superada por los Estados Unidos y Alemania, con sus grandes empresas sólidamente respaldadas por sus bancos de inversión. Pero el capital no lo era todo:

❘❚❚ “Al igual que en la industria química, el conocimiento científico, la capacidad tecnológica y los elevados niveles de calidad contaban en el mercado más que el precio. También en este caso, un país pequeño como Suiza logró éxitos extraordinarios, y nombres como Brown-Boveri, Oerlikon, Eggi-Wyss y
CIEM

(Cie. de

l’Industrie Electrique et Mécanique) adquirieron renombre internacional. Y, por las mismas razones, incluso una economía agraria como la húngara fue capaz de producir una empresa como la Ganz de Budapest” (LANDES, 1979, p. 313). ❚❚❘

Así, en el segundo ciclo de la industrialización se inició el proceso de difusión del equipamiento eléctrico, que ha sido uno de los rasgos notables del siglo XX, particularmente por su impacto en la vida hogareña. Este proceso parecía decir que no existe actividad que no pueda mecanizarse y electrificarse. Según Landes, “ésta fue la consumación de la Revolución Industrial”, tesis que convendrá tener en cuenta al discutir si en el presente vivimos un tercer ciclo de crecimiento industrial o más bien una nueva revolución tecnológica con mayúscula. A ese respecto, la relación entre nuevas tecnologías y reorganización de la producción es en todos los casos cuestión central. Vale la pena pues destacar que la irrupción de la electricidad

❘❚❚ “[…] hizo mucho más que transformar las técnicas y el decorado de las fábricas: al suministrar energía barata tanto dentro como fuera de las fábricas, invirtió la tendencia histórica del siglo, dando nueva vida y posibilidades a la industria artesanal dispersa y a los pequeños talleres, y modificó el modo de producción. En particular, hizo posible una nueva división del trabajo entre grandes y pequeñas unidades. Mientras antes, y dentro de una misma industria, estas dos formas se habían visto inevitablemente enfrentadas entre sí unas utilizando nuevas técnicas y en proceso de expansión, las otras manteniendo las viejas y en proceso de extinción- ahora se hace posible su complementariedad. Ambos tipos podían utilizar materiales modernos, a partir de que la fábrica se especializase en productos pesados y artículos estandardizados, que requerían técnicas intensivas en capital, y el taller en actividades intensivas en trabajo, utilizando herramientas eléctricas ligeras. Y, a menudo, la complementariedad se convertía en simbiosis: la estructura moderna de subcontratación en la industria de bienes de consumo duraderos se basa en la eficiencia tecnológica de los pequeños talleres” (LANDES, 1979, p. 311). ❚❚❘

En especial, la producción de motores eléctricos pronto se hizo masiva pero, en la mayor parte de los casos, no reemplazaron a sistemas anteriores sino que permitieron la mecanización de empresas pequeñas, mediante una
50

Problemas del Desarrollo en América Latina

fuente de energía nueva, barata, robusta y flexible. “La revolución fue electromecánica” (FREEMAN y SOETE, 1997, p. 76). La transformación desbordó a la industria. A fines del siglo XIX, tras varias décadas de innovaciones tecnológicas eslabonadas, se habían multiplicado las oportunidades de inversión basadas en el acero barato y en la energía eléctrica. Para ello hacía falta una inmensa infraestructura nueva, capaz de generar esa energía y transmitirla a hogares y fábricas, lo cual a su vez demandó un nuevo marco regulatorio y masivas inversiones. Luego,
❘❚❚ “[…] la combinación de acero barato y electricidad trajo consigo no sólo una nueva fuente de energía y materiales sino una transformación del conjunto del sistema productivo y de la estructura socio-económica. Las innovaciones organizativas y gestionarias fueron tan importantes como las tecnológicas. La situación era comparable a la de hoy, con sus debates acerca de la robótica, el teletrabajo, las organizaciones en red y otros aspectos de la tecnología de la información” (FREEMAN y SOETE, 1997, p. 78, nuestra traducción). ❚❚❘

Así pues, el segundo ciclo de la industrialización no es sólo la “era del acero”, o de la electricidad, o de la química orgánica. Importancia no menor a la de las nuevas tecnologías debe atribuirse, en su conceptualización, al cambio con diversificación de la estructura productiva -según se acaba de notarasí como a la transformación de las relaciones de la industria con la investigación, que ejemplificaremos en la próxima sección, y a la evolución de las condiciones de trabajo, de la que nos ocupamos en los siguientes párrafos. En este período “las industrias de montaje eran el reducto de los artesanos calificados”, dice LANDES (1979: p.331): “Estos hombres eran la aristocracia de la mano de obra industrial. Dueños de sus técnicas, capaces tanto de mantener sus herramientas en buen uso como de utilizarlas, cuidaban de aquéllas como si fueran suyas, aun cuando pertenecían a la empresa. En el trabajo eran realmente autónomos”. Para que los ritmos de producción pudieran ser uniformizados y fijados por la dirección de la empresa, y para que ésta no dependiera de la calificación del mencionado tipo de trabajadores, dos metas debían ser alcanzadas: en primer lugar, era necesario descomponer el trabajo en un conjunto de operaciones simples, susceptibles de ser ejecutadas por máquinas manejadas por obreros sin mayor calificación; en segundo lugar, hacía falta establecer normas para la producción de modo que las piezas del mismo tipo resultaran intercambiables y el montaje pudiera convertirse en una rutina. Los avances en ambas direcciones convergieron en la cadena de montaje, que constituyó así no sólo una forma para abaratar la producción sino también, y quizás fundamentalmente, una innovación orientada al control del proceso de trabajo. Notemos que este último objetivo no era en absoluto nuevo; ha sido considerado incluso como un motivo fundamental de la propia emergencia de la industria maquinizada:

❘❚❚ “La Revolución Industrial se produjo como resultado de los cambios organizativos dirigidos a mejorar el control de los trabajadores. La disciplina de la

51

Universidad Virtual de Quilmes

fábrica era, en sí misma, un paso más en el control de la calidad, pero tuvo la consecuencia adicional de sugerir a los empresarios nuevas combinaciones productivas y, en concreto, la utilización de máquinas para reemplazar el trabajo humano en el proceso productivo” (NORTH, 1984, p. 193). ❚❚❘

Una serie de inventos propiciaron, a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX, la mencionada evolución hacia una producción desagregada en pasos simples y sujeta a normas estrictas. La máquina de coser, la máquina de escribir, la bicicleta y, sobre todo, el automóvil, requerían un elevado grado de precisión y conquistaron un mercado que rentabilizó los esfuerzos por lograr la intercambiabilidad de piezas. Los principales avances en la marcha hacia la mecanización del trabajo fueron realizados en los Estados Unidos. Allí, a comienzos de los años 1880 Frederick Taylor elaboró los fundamentos de su famoso sistema, la llamada “organización científica del trabajo”, mientras se desempeñaba como encargado de un taller de maquinaria en “Midvale Steel Works” de Pennsylvania, tarea en la cual tuvo muy duros enfrentamientos con los trabajadores.

❘❚❚ “Las conclusiones a las que Taylor llegó después del bautismo de fuego que recibió en la lucha de Midvale pueden ser resumidas como sigue: los obreros que están controlados tan sólo por órdenes y disciplina generales, no lo están adecuadamente, debido a que mantienen su iniciativa en los procesos reales de trabajo. Mientras que controlen el proceso mismo de trabajo, ellos impedirán los esfuerzos para realizar al máximo el potencial inherente en su fuerza de trabajo. Para cambiar esta situación, el control sobre el proceso de trabajo debe pasar a las manos de la gerencia, no sólo en un sentido formal sino a través del control y el dictado de cada paso del proceso, incluyendo su modo de ejecución. No hay sacrificio demasiado grande ni esfuerzos excesivos en la persecución de este fin debido a que los resultados pagarán todos los esfuerzos y gastos empleados en alcanzar esta meta urgente y costosa” (BRAVERMAN, 1975, p. 124). ❚❚❘

El taylorismo parte de la cuidadosa observación de lo que hacen los obreros que más rinden, el análisis y la descomposición de su accionar en movimientos elementales, y el cronometraje de estos; luego, se calcula los costos de cada operación; finalmente se establecen las normas para la realización del trabajo como una sucesión de tareas elementales precisamente establecidas en cada caso. No menos importante es la estricta separación entre la concepción y la ejecución de las tareas: “Todo posible trabajo cerebral debe ser removido del taller y concentrado en departamentos de planeación o diseño”, sostenía Taylor. Dice Landes:

❘❚❚ “Visto desde la atalaya de mediados del siglo XX, la organización científica fue la consecuencia natural del proceso de mecanización que constituyó el núcleo de la Revolución Industrial: primero la sustitución de la destreza y la fuerza humanas por las máquinas y la energía mecánica; luego, la conversión del

52

Problemas del Desarrollo en América Latina

operario en autómata, para ponerse y mantenerse a la altura del material. El tercer estadio es el que estamos presenciando: la automación, la sustitución de hombres por máquinas que piensan, además de actuar” (LANDES, 1979, p. 347). ❚❚❘

El propio enfoque del autor citado, que hemos reseñado en esta sección, nos previene contra el error de concebir esa “conversión del operario en autómata” como un proceso determinado por la evolución de la técnica: su vinculación con ésta no parece discutible, pero tampoco sus conexiones con las relaciones sociales que los hombres establecen en el curso de la producción. La Revolución Industrial es una Revolución con mayúscula porque designa un proceso histórico de cambio acelerado en el equipamiento tecnológico de la humanidad, en la estructura de la sociedad, en ciertas instituciones centrales para la vida colectiva y en las condiciones de trabajo de los seres humanos. Entre las tendencias mayores de ese proceso -interdependientes pero también dotadas de cierta dinámica propia- corresponde anotar, por supuesto, la impresionante difusión a los más variados ámbitos del uso de máquinas y de energía mecánica, pero también el crecimiento del empresariado industrial y del proletariado, el surgimiento de la fábrica y su conversión en el corazón de la actividad productiva, y la mecanización y fragmentación del trabajo industrial.

1.3.4. Las cambiantes relaciones entre investigación y producción
También la industria química llegó a conocer un auge extraordinario en la segunda mitad del siglo XIX. Consideraremos con algún detalle su desarrollo, pues el mismo mucho dice sobre la evolución de las relaciones entre la ciencia y la industria Según Bernal, la fundación de la química moderna, racional y cuantitativa, fue la mayor contribución científica nueva del período de la Revolución Industrial, comparable en la historia de la ciencia a la gran síntesis astronómico-mecánica del siglo XVII, en cuyo esquema conceptual fue introducida por las explicaciones atomísticas de los fenómenos químicos. A partir de ello, el estudio de diversas sustancias llevó a imaginar a las moléculas como estructuras en cuyas propiedades inciden no sólo la composición atómica sino la configuración espacial de los átomos componentes. “Desde un punto de vista puramente científico […] la determinación de la constitución molecular por los métodos de la química orgánica es uno de los mayores triunfos lógicos de la mente humana” (BERNAL, 1967, t. I, p. 487). La ciencia en cuestión fue impulsada por “el rápido desarrollo de la industria química, en gran parte auxiliar de la nueva producción mecánica a gran escala de la industria textil y [por] el consiguiente interés de los científicos por los problemas de la materia y sus transformaciones” (BERNAL, 1967, t. I, p .406). A su vez, los más importantes avances de la manufactura química en el período al que nos estamos refiriendo llegaron a ser el método de Solvay para la producción de álcalis y, fundamentalmente, la síntesis de compuestos orgánicos.
53

Universidad Virtual de Quilmes

A medida que la industrialización avanzaba,

❘❚❚ “[…] la química cambió de color tanto literal como imaginariamente todos los productos de la industria manufacturera. Materiales nuevos, sintéticos y más baratos -adulterantes, perfumes y colorantes, obtenidos generalmente a partir de la hulla- empezaron a sustituir a los productos naturales, demasiado costosos y raros para cubrir todos los mercados. En esta transición, el centro de la investigación química se mudó, de su lugar de nacimiento en la Inglaterra del siglo
XVIII,

a Francia donde se amplió y sistematizó, y finalmente a Ale-

mania, que fue el primer país en que se pusieron en práctica sus variadas aplicaciones” (BERNAL, 1967, t. I, p. 426). ❚❚❘

Como bien se sabe, la nación germana no ha perdido ese lugar de privilegio que así llegó a ocupar en la química -según Bernal, la ciencia del siglo XIX- a partir de su temprana comprensión de las relaciones entre investigación y aplicación. El descubrimiento por Perkin de la primera anilina colorante artificial, en 1856, “despreciado en Inglaterra, fue adoptado inmediatamente por los directores de mentalidad más científica de la nueva industria alemana, y rápidamente los grandes beneficios de los colorantes sintéticos permitieron crear una enorme y dominante industria química en Alemania” (BERNAL, 1967, t. I, p. 487). El proceso dice mucho acerca de lo que significa la capacidad para la innovación, incluso a partir de invenciones ajenas: “A finales de 1860-70 la industria era todavía pequeña, dispersa, y esencialmente imitadora. Escasamente una década más tarde, la Badische Anilin, Hoechst, AGFA y otras, controlaban aproximadamente la mitad del mercado mundial; a fines de siglo, su participación era de 90%”. Se trata seguramente de uno de los fenómenos mayores de la historia del crecimiento económico: “Este salto a posiciones de hegemonía, casi de monopolio, no tiene paralelo en cuanto a virtuosismo técnico y agresividad empresarial. Fue la realización industrial más importante de la Alemania Imperial” (LANDES, 1979, p. 298). Resulta incluso superior, en términos relativos, al impresionante avance contemporáneo del Japón en el campo de la microelectrónica y la informática. El desarrollo de la industria química se vio estimulado por el enorme crecimiento del mercado para algunos de sus productos fundamentales, como la soda, el amoníaco o el ácido sulfúrico. Desde el punto de vista de lo que nos interesa aquí, corresponde subrayar que ese desarrollo estimuló y se vio estimulado por el de la profesionalización de la Investigación y Desarrollo (en lo que sigue: I+D) como actividad propia de la empresa, incorporada a las tareas de la fábrica. Intercalamos aquí breves observaciones al respecto, basadas en el tratamiento del tema por Freeman y Soete (1997, pp. 89-92). Precisamente, fue la industria química alemana la que ya en los años 1870 había establecido el nuevo modelo de I+D “intramuros”, orientado a la introducción de nuevos productos y procesos. Bayer, Hoechst y la Badische Anilin (BASF) estuvieron entre las primeras empresas en organizar sus propios laboratorios de I+D. Aunque fueron inventores-empresarios los que aportaron las mayores innovaciones del siglo XIX, a su término la escala de la experimentación requerida desbordaba ya las posibilidades de un químico actuando individualmente.
54

Problemas del Desarrollo en América Latina

Por otra parte, las tres empresas mencionadas estaban dirigidas por químicos que consideraban como parte de su tarea el mantenerse vinculados con el progreso de la investigación universitaria. Los nuevos desarrollos dependían de la cooperación entre científicos dedicados a la investigación y tecnólogos calificados; fueron facilitados por la cantidad de químicos altamente capacitados formados en las universidades e institutos tecnológicos de alto nivel. Así, por ejemplo, la investigación de Kekulé proporcionó una base teórica para avances mayores en la industria de colorantes, en la cual Alemania avanzó vertiginosamente, dando cuenta de un tercio de la producción mundial en 1880 y del 80% en 1900. La síntesis del índigo ilustra bien la importancia nueva del proceso de desarrollo sistemáticamente relacionado con la ciencia, tanto por los aportes de la investigación como por las dificultades, los costos y las demoras para transformar los descubrimientos en producción rentable. Desde que el profesor Baeyer, sucesor de Liebig en la Universidad de Munich, sintetizó por primera vez el índigo en 1880 -lo que le valió el Premio Nobel- hasta que se hizó económicamente viable su producción en gran escala transcurrieron casi veinte años, se gastaron otros tantos millones de marcos de la época, otros procedimientos fueron inventados -en el Politécnico de Zurich en particular-, diversas patentes adquiridas y varios desarrollos técnicamente factibles resultaron económicamente inviables. Al concluir la centuria, las empresas químicas alemanas y suizas habían consolidado su supremacía en la técnica y en los mercados, superando el 80% de la producción mundial. Las empresas suizas, estrechamente vinculadas con las alemanas, a las que compraban sus insumos básicos e intermedios, se concentraban en remedios y colorantes de alta calidad basada en la investigación, y exportaban hacia 1900 el 93% de su producción. He ahí un temprano ejemplo de apuesta de un pequeño país a la alta tecnología como una de las claves de su inserción en la economía internacional. Dicen Freeman y Soete (1997, p. 91, nuestra traducción) que “tal vez el ejemplo más espectacular del exitoso matrimonio entre la química fundamental y la fuerte capacidad en ingeniería de procesos fue el desarrollo del proceso Haber-Bosch de producción de fertilizantes nitrogenados sintéticos”. BASF había buscado resolver el problema desde antes de 1900, pero sin éxito; en 1908 Haber sintetizó el amoníaco en el Karlsruhe Technische Hochschule; la BASF se asoció con él, y puso en marcha un grupo de desarrollo que logró diseñar y construir los instrumentos necesarios para iniciar la producción comercial en 1913. La misma compañía estableció además una estación agrícola experimental en 1914 y varios centros de asesoramiento, lo que posibilitó la rápida introducción de los fertilizantes sintéticos en la agricultura de Alemania y la supervivencia de ésta cuando la I Guerra Mundial la privó del acceso a los nitratos chilenos. En el curso de la evolución que nos ha ocupado en esta sección, los químicos llegaron a ser más de la mitad de los trabajadores científicos y la naturaleza del trabajo de estos experimentó significativos cambios. “El químico, y especialmente el químico de la segunda mitad del siglo XIX, fue realmente un científico de nuevo tipo, mucho más vinculado a la industria que el químico de los antiguos tiempos” (BERNAL, 1997, t. I, p. 487). El matrimonio entre la ciencia y la industria, que constituye una de las facetas definitorias de la segunda etapa de la industrialización, transformó a los dos miembros de la pareja.
55

Universidad Virtual de Quilmes

Ese matrimonio se plasmó en un sistema institucional estructurado en torno de la Investigación y Desarrollo como actividad profesional, sistema cuyo crecimiento ha sido considerado por Freeman como uno de los cambios económico y social más importantes del siglo XX. Recordemos que los primeros laboratorios especializados en I+D a nivel de la industria fueron instalados durante la década de 1870, en empresas químicas y eléctricas. A los laboratorios gubernamentales y universitarios venía así a sumarse un nuevo tipo de institución, a través de la cual las tareas de investigación y desarrollo en la industria -que por supuesto no empezaron entonces- se fueron conformando como una labor diferenciada y específica. Y esa institución, a su vez, llegará a ser una componente fundamental dentro del conjunto de las dedicadas a la investigación en las naciones más avanzadas. Este proceso, como lo ha destacado Freeman, ha sido paralelo al desarrollo de ciertas ramas que apenas si existían hace 100 años -electrónica, instrumentos, petroquímica, plásticos, energía nuclear, entre otraspero que son características de la nueva industria basada en la investigación, y en las que tiene lugar una gran proporción de la I+D industrial. Si el surgimiento de la fábrica constituyó un puente nuevo entre invención e innovación, la diferenciación en su seno de las labores de I+D sistematizó esa vinculación, extendiendo la lógica del sistema fabril a la producción de su propia transformación. Cabe hablar de una suerte de industrialización del cambio, que llegará a tener enorme impacto en la economía. Ese dinamismo cobró fuerza en la segunda mitad del siglo pasado; al concluir el período,

❘❚❚ “[…] el sistema alemán había institucionalizado la innovación: el cambio era parte del sistema. No había garantías de poder lograr descubrimientos importantes; resulta destacable, por ejemplo, el que los avances más importantes de la metalurgia en la segunda mitad del siglo fueran de origen inglés (Bessemer, Siemens, Thomas-Gilchrist), francés (Martin, Carvès), o belga (Coppée). Pero estaba bastante asegurado que, cualquiera fuera su origen, los nuevos inventos serían experimentados y utilizados; y en el propio seno de la industria existía un flujo constante de pequeñas mejoras cuya acumulación constituyó una revolución tecnológica. Las mayores empresas alemanas de derivados del alquitrán de hulla registraron 948 patentes entre 1886 y 1900, frente a las 86 de las correspondientes industrias inglesas. Y, como observaba Schumpeter en su descripción de la industria eléctrica alemana, la variedad y la frecuencia de las innovaciones nacidas al impulso de los departamentos técnicos de las grandes empresas dio lugar a una carrera que, ‘aunque nunca tuvo las propiedades formales de la competencia perfecta, produjo los resultados que suelen atribuírsele a ésta’” (LANDES, 1979, p. 378). ❚❚❘

Esa sistematización en Alemania de las relaciones entre investigación y producción esboza lo que ha llegado a conocerse como “sistema nacional de innovación”. Su desarrollo fue causa y consecuencia, a la vez, de una actitud hacia el largo plazo: la preocupación por esta dimensión motivó la creación de los departamentos de I+D, y éstos ofrecieron una atalaya para la anticipación. Dado que “el empresario alemán, simplemente, tenía un horizonte temporal más largo e incluía en sus estimaciones variables exógenas de cambio tecnológico que su competidor británico mantenía constantes” (LANDES,
56

Problemas del Desarrollo en América Latina

1979, p. 379), el conjunto de la problemática del cambio técnico fue mejor encarado por el primero que por el segundo. A lo largo de la primera mitad del siglo XX, la investigación cambió de escala, en todos sus aspectos y particularmente en lo que tiene que ver con la gente que se dedica a ella.

❘❚❚ “Las dimensiones del esfuerzo científico han aumentado en el siglo XX de un modo casi incomparable. En 1896 existían aproximadamente unas 50 mil personas dedicadas a la continuación de la tradición científica, de las cuales sólo unas 15 mil tenían a su cargo el progreso del saber por medio de la investigación. 66 años más tarde el número de los investigadores científicos no era inferior al millón, y el total de los trabajadores científicos en la industria, la administración y la educación es casi imposible de determinar con seguridad pero debía aproximarse a los dos millones de personas” (BERNAL, 1967, t. II, p. 18). ❚❚❘

En un plazo relativamente corto, la investigación en sentido amplio pasó de ser la actividad de un puñado de personas -que la desempeñaban a menudo de manera individual, informal y hasta honoraria- a convertirse en la tarea profesional y en varios sentidos estandardizada de mucha gente, que trabaja en lo que ha llegado a ser uno de los centros neurálgicos de la economía y de la vida contemporánea en general. Esta masificación y profesionalización de las tareas de I+D, y su conversión en el cimiento de las actividades productivas más dinámicas, constituyen efectivamente un cambio económico y social relevante. Para captarlo en toda su dimensión, es útil mirar con una perspectiva algo mayor las transformaciones de los lazos entre investigación y producción. Esquemáticamente, los siglos XVI y XVII constituyen el período del nacimiento de la ciencia moderna, mientras que los siglos XVIII y XIX conforman la etapa del surgimiento y expansión de la industria en el sentido moderno de la palabra. Pues bien:

❘❚❚ “Si se compara la Revolución científica de los siglos XVI y XVII y la Revolución Industrial de los siglos
XVIII

y

XIX

se advierte un cambio radical en la relación

existente entre la ciencia y la vida económica. En el primer período […] el recurso a la ciencia y la respuesta efectiva de ésta se daban en un frente muy limitado, que escasamente iba más allá de la astronomía y la navegación. En el segundo, en cambio, ese frente comprende todo el ámbito de la actividad industrial: maquinaria, energía, transporte, productos químicos y municiones. Correspondientemente la ciencia del primer período se ocupó principalmente de los nuevos instrumentos” ❚❚❘

para investigar la naturaleza -telescopios, microscopios, termómetros y barómetros- y del análisis matemático necesario para diseñar experimentos e interpretar sus resultados. Aunque, naturalmente, en el segundo período se siguió desarrollando el instrumental, “nuevas máquinas -de vapor, turbinas,
57

Universidad Virtual de Quilmes

dínamos, motores eléctricos e instalaciones químicas-, todas ellas diseñadas no ya para investigar la Naturaleza sino para cambiarla, fueron producto característico de los siglos XVIII y XIX” (BERNAL, 1967, t. II, pp. 508-509). Así, el centro de gravedad de la actividad científica fue desplazándose de la búsqueda de conocimientos a un creciente papel en las actividades técnico-productivas. Como ya se ha destacado, la historia de la industrialización es también la del surgimiento y desarrollo de una tendencia fundamental: la cada vez más estrecha unión entre Ciencia y Tecnología, encarnada en el cambio en las condiciones de trabajo de dos grupos humanos cuyo número e importancia no ha dejado de crecer desde entonces, pues como dice Bernal “los científicos se convirtieron en ingenieros y los ingenieros adquirieron conocimientos científicos”. Esa unión constituye un fenómeno relativamente nuevo, pues ambas actividades eran bastante independientes la una de la otra en los tiempos primeros de la Revolución Industrial, cuando por cierto la influencia que ejercía la tecnología sobre la ciencia era considerablemente mayor que a la inversa. La incidencia de la tecnología y de las cuestiones surgidas del ámbito productivo nunca ha dejado de ser relevante para el avance de la ciencia, pero desde mediados del siglo XIX la investigación científica viene a su vez cobrando influencia creciente sobre el desarrollo económico. Es instructivo considerar tal proceso en relación tanto con la oferta como con la demanda de conocimientos. Por un lado, las escuelas de ingeniería, que comenzaron a difundirse desde comienzos del siglo XIX, fueron ofreciendo a la industria personas dotadas de cierta preparación específica y entrenadas para el análisis de algunos tipos de problemas, lo cual fue quizás lo más importante de su contribución. Desde el punto de vista de la demanda, conviene anotar que algunas de las ramas más dinámicas, y por entonces nuevas -como la química orgánica y la ingeniería eléctrica- plantean por su propia naturaleza requerimientos que rápidamente desbordan los conocimientos que pueden proporcionar el empirismo, la tradición y el sentido común; son, en sí mismas, demandantes de ciencia. En esas ramas apareció un nuevo modelo de vinculación entre la ciencia y la industria, que se consolidaría en este siglo, particularmente en la electrónica, la producción de materiales sintéticos y las plantas de flujo continuo. Paralelamente, al crecer a lo largo del siglo pasado la escala de la producción, la precisión en el manejo de materiales y de la energía se convirtió en cuestión económica vital: “más que nunca se insistía en la medición, y los mismos instrumentos de medida se contaban entre las aplicaciones más ingeniosas de los principios científicos puros a las necesidades industriales” (LANDES, 1979, p. 349). Ello constituyó pues un poderoso estímulo para la interacción entre teoría científica y práctica productiva, que tan dinámica se ha mostrado desde hace un siglo y medio. Ejemplo notable de ese tipo de colaboración lo constituyó la turbina a vapor de Parsons, de la que se ha dicho que exigía una combinación de “todos los recursos disponibles de las matemáticas, la ciencia, y el diseño de maquinaria”. Por supuesto, para la vinculación entre ciencia y tecnología, el establecimiento de los departamentos de I+D en empresas que se contaban entre las más dinámicas ofreció un escenario privilegiado. El éxito de las diversas modalidades de “apuesta a la ciencia” impulsó el financiamiento industrial
58

Problemas del Desarrollo en América Latina

de la investigación, no sólo de la aplicada sino a la larga también de la fundamental:

❘❚❚ “Esta relación cognitiva entre ciencia y práctica aceleró enormemente el ritmo de las invenciones. La expansión autónoma de las fronteras del conocimiento no sólo produjo todo tipo de frutos prácticos inesperados, sino que la industria pasó a poder hacer encargos especiales a los laboratorios, del mismo modo que un cliente hace un encargo a una empresa” (LANDES, 1979, p. 350). ❚❚❘

Así se fue gestando un proceso característico del desarrollo económico vivido en el siglo XX: el auge de una industria de tipo nuevo, basada fundamentalmente en la ciencia, y la paralela industrialización de la propia producción científica. En ese contexto han surgido algunos de los grandes desafíos de nuestra época.

1.4. La educación y el avance de la industrialización
El proceso iniciado por la Revolución Industrial multiplicó la importancia del conocimiento técnico como factor de poder. El matrimonio de la ciencia y la tecnología llevó a sistematizar considerablemente la generación y la transmisión de ese conocimiento. Volviendo a considerar el tema de la Segunda Revolución Industrial, Landes (1998, p. 285) afirma que no fue sólo el extraordinario “racimo” (cluster) de innovaciones lo que la hizo tan importante, sino también y sobre todo el papel que llegó a adquirir el conocimiento formalmente transmitido. Por consiguiente, la educación avanzada empezó a tener importancia creciente en las dinámicas del crecimiento económico y del poder basado en la técnica. De ciertos aspectos de ese fenómeno nos ocupamos en la sección inicial de este punto; buscamos luego señalar algunas conexiones entre la transformación de la enseñanza superior y el avance de la industrialización; de este último proceso ofrecemos un resumen en la sección de conclusión.

1.4.1. La educación y la pérdida de la vanguardia tecnológica
En las últimas décadas del siglo pasado la vanguardia de la industrialización se desplazó de Gran Bretaña a Alemania. Comprender ese proceso tiene un interés y una importancia práctica, para el accionar en el presente, comparable a la que ofrece el estudio del surgimiento mismo de la Revolución Industrial. Y también desborda nuestras posibilidades. Sin embargo, es imprescindible destacar una de las causas más relevantes de ese desplazamiento ocurrido en el liderazgo económico; nos referimos a lo que sucedía en el ámbito educativo.

❘❚❚ “Por educación entendemos en realidad la transmisión de cuatro tipos de conocimiento, cada cual con su propia contribución al funcionamiento económico: 1) la capacidad para leer, escribir y calcular; 2) las habilidades del

59

Universidad Virtual de Quilmes

artesano y el mecánico; 3) la combinación de principios científicos y experiencia práctica de los ingenieros; y 4) el conocimiento científico de alto nivel, tanto teórico como aplicado. En las cuatro áreas, Alemania disponía de lo mejor que podía ofrecer Europa; en las cuatro, con la posible excepción de la segunda, Gran Bretaña estaba a la zaga” (LANDES, 1979, p. 365). ❚❚❘

La caracterización precedente de lo que conviene entender por educación es, seguramente, demasiado unilateral. Y no deja de serlo aun en el caso de que se refiera implícitamente a los aspectos de la educación con más directo impacto en el funcionamiento de la producción; incluso desde este punto de vista restringido resultaría parcial, al no tener en cuenta por ejemplo lo que tiene que ver con la gestión. Pero es indudable que los cuatro tipos de conocimiento apuntados son relevantes, hoy como ayer, por lo cual resulta instructivo sintetizar una comparación a ese respecto entre el país que estaba perdiendo la punta y el que la estaba conquistando. En Gran Bretaña, hacia 1860, alrededor de la mitad de los niños en edad escolar tenían acceso a alguna forma de instrucción; la escolarización quedó, hasta las últimas décadas del siglo, en manos de la actividad privada; recién en 1880 la instrucción primaria se hizo obligatoria. Pero no dejó por ello de estar signada por la desigualdad y el derroche:

❘❚❚ “[…] el sistema continuó esterilizado por prejuicios despreciables y por las limitaciones de unas condiciones sociales patológicas. Así, resultaba generalmente admitido que la aptitud para la instrucción o, de forma más sutil, la capacidad para hacer uso de ella, era función de la clase social, y que el contenido y el nivel de la enseñanza debía adecuarse al destino en la vida de cada estudiante.” Más explícitamente: “cualesquiera que fuesen los objetivos proclamados de la educación elemental obligatoria, su función esencial […] no era la instrucción, sino disciplinar a una masa creciente de proletarios disidentes e integrarlos en la sociedad británica” (LANDES, 1979, pp. 366-337). ❚❚❘

Otro era el panorama en Alemania, en algunas de cuyas regiones la instrucción primaria obligatoria data del siglo XVII. En 1860-1870, el 97.5% de los niños en edad escolar de Prusia acudían a la escuela. El valor de la educación, el deber del Estado en la materia y los beneficios que de ello obtendrían eran convicciones hondamente arraigadas en la nación alemana. La diferencia de perspectivas no era menos notoria a otros niveles de la educación:

❘❚❚ “[…] mientras que Gran Bretaña abandonó la enseñanza técnica, al igual que la primaria, a la iniciativa privada, lo cual condujo en su caso a una provisión de instituciones desigual e inadecuada, los estados alemanes financiaron generosamente un sistema completo de instituciones, erigiendo edificios, instalando laboratorios y, sobre todo, manteniendo un profesorado competente y, a los niveles más altos, verdaderamente distinguido” (LANDES, 1979, p. 369). ❚❚❘

60

Problemas del Desarrollo en América Latina

En 1910 escribía un observador norteamericano:

❘❚❚ “La importancia suprema de la eficiencia como un factor económico fue comprendida primero por los alemanes, y es este hecho lo que les permitió avanzar su condición industrial, que hace veinte años era ridícula, hasta el primer lugar en Europa, si no es que en el mundo. Naturalmente nos interesa saber en detalle los métodos que han usado, y la respuesta es que ellos han reconocido el valor del ingeniero científicamente entrenado como un factor económico. En los Estados Unidos, nuestros soberbios recursos naturales nos han permitido progresos fenomenales sin consideración para la enseñanza de la ciencia y en muchos casos a pesar de nuestra negligencia hacia ella. El progreso de Alemania nos advierte que nosotros hemos alcanzado el punto en que debemos reconocer que la adecuada aplicación de la ciencia a la industria es de vital importancia para la futura prosperidad del país. […] Nuestras universidades y escuelas de alta enseñanza están todavía dominadas por aquellos para quienes el entrenamiento fue en gran medida literario o clásico y fallan enteramente en darse cuenta de la diferencia entre una época clásica y una industrial. Esta diferencia no es sentimental sino real, pues la nación que sea industrialmente la más eficiente pronto se convertirá en la más rica y poderosa” (citado en BRAVERMAN, 1975, pp. 193-194). ❚❚❘

Como suele suceder con cualquier explicación interesante de un fenómeno, aunque sea parcial, ésta suscita más preguntas de las que responde. En efecto, si la distinta actitud “nacional” ante la educación entre Gran Bretaña y Alemania es uno de los factores que ayudan a comprender por qué la primera fue desplazada por la segunda del liderazgo de la industrialización durante la segunda mitad del siglo XIX, ¿cuáles son las raíces de posturas diferentes con tan importantes consecuencias? Y, más específicamente, ¿por qué sus consecuencias irrumpieron cuando lo hicieron y no antes? No pretendemos ocuparnos más que, muy sumariamente, de la última cuestión, que nos parece estrechamente ligada con el tema principal de esta unidad. Recordemos, para situarnos, que la amplia difusión de una sólida formación técnica ha sido destacada como una de las razones de las ventajas iniciales de Inglaterra en la carrera de la industrialización. Por otra parte, si la igualdad de oportunidades en materia educativa no caracterizaba a ese país, la democratización de la sociedad no era por cierto la preocupación oficial del Estado alemán que Prusia organizó. Conviene pues acotar las diferencias. Lo que parece haberse constituido, al cobrar ímpetu un segundo ciclo de crecimiento industrial, en una decisiva ventaja alemana fue la importancia otorgada a la educación organizada sistemáticamente, a su prioridad como función estatal, a su obligatoriedad a nivel elemental y a su vinculación a nivel técnico con la formación científica. La idea, ya avanzada en una sección anterior, es que la apuesta a este tipo de educación, concebida inicialmente como una estrategia para paliar retrasos, fue siendo cada vez más exitosa a medida que la ciencia -y por ende la masiva difusión de una educación científica- se convertía en una fuerza productiva de importancia creciente. Situada así históricamente la cuestión, interesa captar las motivaciones que generaron aproximaciones disímiles a la relación entre técnica y educación. Se
61

Universidad Virtual de Quilmes

comprobará así algo sólo en apariencia paradójico, con conocidos paralelismos a lo largo de la historia; a saber: el retraso inglés en la segunda etapa de la industrialización se liga estrechamente con la magnitud de sus ventajas originales. En efecto, la instrucción técnica tropezaba con toda suerte de escollos en Inglaterra. “Pero la mayoría sencillamente se oponía a la propia idea: estaban convencidos de que era un fraude, de que era imposible una educación técnica eficaz, y de que la instrucción científica era innecesaria” (LANDES, 1979, p. 370). Miraban su propio pasado -que les llegaba por supuesto simplificado, embellecido y aun distorsionado- en el cual creían ver a un conjunto de hombres prácticos, sus antepasados, creando la industria desde la nada y aparentemente sin saber casi nada más que lo que su propia práctica les enseñaba. El éxito suele ser conservador y contraproducente, pues promueve la permanencia de ciertas actitudes al mismo tiempo que socava las condiciones en las que fueron eficaces. Fue el propio éxito de la Revolución Industrial, al introducir técnicas más complejas, lo que hizo cada vez más difícil que la tecnología siguiera avanzando sin apoyarse considerablemente en el conocimiento sistemáticamente generado y transmitido. No es fácil imaginar un período más exitoso desde el punto de vista tecnológico, e impactante desde el punto de vista ideológico, que la segunda mitad del siglo XVIII inglés. Si, como se ha dicho, ése fue de nuevo el tiempo del Génesis, ¿es de extrañar que sus imágenes pesaran como una losa sobre las concepciones de sus herederos a lo largo de un siglo? Muy otra era la perspectiva más allá del Rhin:

❘❚❚ “El contraste con las actitudes alemanas resulta difícil de exagerar. Para una nación ambiciosa, impaciente por elevar su economía al nivel de la británica, vejada, si no humillada, por su dependencia de expertos extranjeros, un sistema de educación científica y técnica eficaz era una base y una esperanza de riqueza y engrandecimiento. Se desarrolló un verdadero culto por la Wissenschaft y Technik [ciencia y técnica]. Los reyes y príncipes de Europa Central competían entre sí, creando escuelas e institutos de investigación y coleccionaban sabios (¡incluso humanistas como los historiadores!) como sus predecesores del siglo
XVIII

habían coleccionado músicos y compositores; o como

las cortes italianas del cinquecento [el siglo iniciado en el año mil quinientos] lo habían hecho con artistas y escultores. La gente se quedaba boquiabierta ante las Hochshulen [escuelas superiores] y las Universidades, con una actitud de respeto que suele reservarse para la contemplación de monumentos históricos. Pero más importante aún era que los empresarios solían apreciar a los graduados de estas instituciones, y muchas veces les ofrecían posiciones respetadas e influyentes -no sólo las empresas gigantes, con sus equipos de laboratorio de hasta más de cien personas, sino incluso las pequeñas, que veían en la capacidad propia de los técnicos profesionales su mejor defensa frente a la competencia de la producción en gran escala-” (LANDES, 1979, p. 372). ❚❚❘

A medida que se abría camino una industria de tipo nuevo, crecientemente basada en la ciencia, se acercaba a su ocaso la hegemonía tecnológica del país pionero, donde surgiera la industria primigenia que poco le debía a la
62

Problemas del Desarrollo en América Latina

ciencia, y avanzaban hacia el liderazgo quienes paciente y tesoneramente habían construido “un sistema de educación científica y técnica eficaz” para basar en él su desarrollo productivo.

1.4.2. El surgimiento de la universidad de investigación
Centramos aquí nuestra atención en una de las dimensiones más gravitantes de la transformación de la educación a la que recién se ha hecho referencia:

❘❚❚ “La reforma universitaria alemana en las primeras décadas del siglo

XIX,

que habitualmente se relaciona con el nombre de Wilhelm von Humboldt, estableció como principio perdurable la idea de la unidad entre investigación, docencia y estudio. […] Las acciones realizadas históricamente en nombre del principio humboldtiano condujeron a la revolución académica. En ocho siglos de vida universitaria en el mundo occidental, desde las Bolonia y París del siglo
XII

hasta las Stanford y Tokio del siglo XX, ningún otro cambio se puede

comparar con el surgimiento y desarrollo de la moderna universidad de investigación” (CLARK, 1997, pp. 9-10). Este proceso avanzó junto con la difusión de la industrialización y convergió con el matrimonio de la ciencia y la tecnología, que impulsó la “revolución académica” y, a la vez, se apoyó en ella. Como resultado de esa interacción, la antigua institución universitaria, que había tenido un papel marginal en la Revolución Científica del siglo XVII, se convirtió en uno de los principales ámbitos de creación de conocimientos de nuestro tiempo. Resumimos aquí el tratamiento del tema que, en el marco de una discusión sobre las “revoluciones académicas”, se presenta en Arocena y Sutz (2000), que incluye numerosas referencias, entre las cuales corresponde mencionar a Ben-David (1984).

Ese papel creativo reconoce importantes antecedentes en universidades del siglo XVIII, particularmente en Escocia y también en Alemania, donde algunas facultades de Filosofía empezaron a cultivar las humanidades con pautas características de la nueva ciencia de la época, ante todo el énfasis en lo empírico, por ejemplo en la filología y en la historia. Ello propició un encuentro entre humanistas y científicos, que coincidieron en concebir a las universidades como instituciones cuyos integrantes se dedican a la investigación. Este espíritu informó la fundación de la Universidad de Berlín, en 18091810, bajo la orientación de Humboldt, como parte de la reacción nacional prusiana tras la derrota militar ante la Francia napoleónica. En la universidad alemana de nuevo tipo la investigación científica -a la vanguardia de la cual se ubicaba Francia durante las primeras décadas del siglo XIX- encontró un campo para un crecimiento notable. Y esa universidad llegó a convertirse, durante la Segunda Revolución Industrial, en una clave del poderío económico y militar de Alemania, así como en el modelo académico más admirado. El proceso no tuvo nada de lineal. Primero, porque un conjunto muy destacado de filósofos alemanes manifestaban una fuerte oposición a las ciencias experimentales y al estilo de hacer ciencia encarnado por Newton.. Por otra parte, la investigación, al ser considerada como un medio para la formación de los miembros de la comunidad universitaria, tendía a concentrarse en ciertas ramas que, por alguna razón, eran consideradas espiritualmente

63

Universidad Virtual de Quilmes

elevadas, lo que priorizaba las matemáticas y las humanidades en desmedro del trabajo de laboratorio. Aun así, el enfoque experimental se fue abriendo paso y, en conjunto, la investigación científica se afianzó en las universidades alemanas de la segunda mitad del siglo XIX; en la medicina, la química y la física, sus contribuciones las ubicaron a la vanguardia de la ciencia mundial. En cambio, la ingeniería era considerada de menor dignidad, tanto por los catedráticos como por los funcionarios públicos que se ocupaban de la administración universitaria. Se planteó así un fuerte conflicto con las escuelas de ingeniería y los institutos politécnicos, que era también un conflicto entre la orientación humanística de la actividad académica y su involucramiento en el desarrollo de la tecnología y de la industria. Éste avanzó tanto por la relación directa entre universidades y empresas -que, según ya observamos, algunos científicos promovieron activamente-, como por la elevación del nivel académico y de la relación social de los institutos politécnicos, algunos de los cuales obtuvieron, pese a la oposición de las universidades, la autorización para ofrecer doctorados. En definitiva, la “revolución académica” en la Alemania del siglo XIX generó un sistema de educación superior, basado en la combinación de enseñanza e investigación de muy alto nivel, que profesionalizó la actividad científica, como tarea reconocida y pagada por el Estado, de mucha gente que trabajaba establemente, por lo general en grupo. Todo ello constituía un cambio mayor, que incidió considerablemente, tanto en el avance de la ciencia como en el poderío de Alemania, país que a fines de ese siglo llegó a tener una proporción de científicos e ingenieros claramente superior al de las otras potencias. Sin embargo, la constitución de la moderna universidad de investigación y su gravitación en el cambio técnico es un proceso que incluye, además de la emergencia del modelo humboldtiano, su adaptación con significativas innovaciones en los Estados Unidos. Las mismas incluyeron la sistematización de los estudios de posgrado y la vinculación, en escuelas avanzadas, de la formación de profesionales con la promoción de la investigación aplicada. En ese país, la “importación creativa” del modelo alemán convergió con una fuerte y antigua tradición propia de vincular la enseñanza con la práctica. Si la fundación de la Universidad de Berlín, en 1809-1810, signa la emergencia del modelo humboldtiano, quizás la fundación del Instituto Tecnológico de Massachusetts en 1861 pueda simbolizar el propósito decidido de extender a la ingeniería y a la tecnología en general la idea fundacional del modelo, la vinculación entre enseñanza e investigación. La capacidad para la innovación institucional, que permitió combinar la generación, la transmisión y la aplicación del conocimiento avanzado, constituyó una de las claves que, a partir de la Segunda Revolución Industrial, llevaron primero a Alemania y después a los Estados Unidos a ocupar las posiciones de vanguardia en la tecnología y la producción.

1.4.3. Recapitulación: transiciones grandes y conflictivas
La compleja combinación de a) un contexto económico y cultural muy propicio, b) la notable capacidad innovativa emanada de una serie muy específica de interacciones entre ciertos actores colectivos, c) la concentración de

64

Problemas del Desarrollo en América Latina

capacidad creativa y d) la dinámica propia de un cierto proceso de cambio técnico, puso en marcha el proceso de industrialización que habría de cambiar la faz del globo. La Revolución Industrial resultó de la convergencia, en determinadas circunstancias de tiempo y de lugar, de procesos forjados en el “tiempo largo”, lo cual impulsó ciertos cambios acelerados y, simultáneamente, permitió sacar partido de ellos. En la Alejandría helenística, tuvo lugar una serie de proezas técnicas que incluyó, en el siglo I antes de Cristo, un antepasado de la máquina de vapor, capaz de abrir y cerrar la gran puerta de un templo. La ciudad era, a la vez, un gran centro comercial y la principal sede de una tradición científica brillante. Braudel (1979, pp. 469-470), al comentar este ejemplo, señala que incluso se llegó a crear en Alejandría una escuela de ingenieros, pero que toda esa capacidad técnica no dio lugar a una revolución de la producción industrial. De esto último considera como principal causa a la esclavitud, que suministraba la fuerza de trabajo requerida y no impulsaba a buscar nuevas fuentes de energía. En todo caso, a partir de la segunda mitad del siglo XVIII, en Inglaterra primero y en Europa Occidental después, se encontraron las demandas de multiplicar la producción, las capacidades técnicas para hacerlo y las condiciones sociales para que algunos grupos aprovecharan esas capacidades y propiciaran su expansión. Se inició así la muy conflictiva y despareja transición de las sociedades de base agraria a las sociedades industriales. Grandes fueron los sufrimientos que signaron el crecimiento de la nueva población trabajadora y, en general, de los sectores más desfavorecidos de los países en los que emergió el sistema fabril moderno.

❘❚❚ “La situación de los trabajadores pobres, y especialmente del proletariado industrial que formaba su núcleo, era tal que la rebelión no sólo fue posible, sino casi obligada. Nada más inevitable en la primera mitad del siglo XIX que la aparición de los movimientos obrero y socialista, así como el desasosiego revolucionario de las masas. La revolución de 1848 sería su consecuencia directa. Ningún observador razonable negaba que la condición de los trabajadores pobres, entre 1815 y 1848, era espantosa” (HOBSBAWM, 1997, p. 210). ❚❚❘

Las luchas sociales y políticas que todo ello alimentó se fueron entretejiendo con los avatares técnicos y productivos para configurar los rasgos específicos de las naciones altamente industrializadas del siglo XX. Paralelamente, la industrialización, cuyos primeros pasos fueron estimulados por la expansión mundial del Occidente europeo, dotó de una fuerza nueva y enorme a esa expansión.

❘❚❚ “Ante los mercaderes, las máquinas de vapor, los barcos y los cañones de Occidente -y también ante sus ideas- los viejos imperios y civilizaciones del mundo se derrumbaban y capitulaban. La India se convirtió en una provincia administrada por procónsules británicos, los estados islámicos fueron sacudidos por terribles crisis, África quedó abierta a la conquista directa. Incluso el gran Imperio chino se vio obligado, en 1839-1842, a abrir sus fronteras a la explotación occidental” (HOBSBAWM, 1997, p. 11). ❚❚❘

65

Universidad Virtual de Quilmes

Con la Segunda Revolución Industrial, el diferencial de capacidad productiva entre las naciones técnicamente avanzadas y las otras se hará realmente impresionante, según lo veremos más de cerca en la próxima unidad. En la década de 1880, Europa Occidental completa formalmente el reparto de casi todo el África, símbolo de un poder llegado a su apogeo, que generará la formidable reacción anticolonial y antioccidental del siglo XX. Los enfrentamientos suscitados tendrán como un eje mayor las búsquedas de caminos para la industrialización de las naciones periféricas. Todo el conjunto conflictivo de transiciones irá poniendo de manifiesto la gravitación ascendente del conocimiento. La Revolución Industrial abrió el camino a poderosas dinámicas de cambio y crecimiento económico que, en medio de contraposiciones y luchas sociales, tienden a reforzarse a sí mismas, pero también puso en marcha un proceso en el cual la combinación de educación avanzada, ciencia y tecnología constituirá un factor de poder cada vez mayor.

66

2
América Latina en el orden mundial: del crecimiento hacia afuera a la industrialización
Objetivos
• Estudiar las características principales de la inserción periférica de América Latina en el orden mundial modelado por la Segunda Revolución Industrial. • Analizar la evolución del llamado “crecimiento hacia afuera”, con atención especial en las tendencias de largo plazo que se gestaron o consolidaron durante esa etapa. • Considerar algunos de los factores que pautaron la emergencia de la industria en el continente.

2.1. La inserción en el orden “centro/periferias”
Los orígenes de la industrialización en el Occidente de Europa no fueron ajenos a la expansión europea que, a partir del descubrimiento de América, cubrió el planeta entero. El flujo de riquezas, el auge del comercio, las demandas nuevas a las técnicas y las nuevas oportunidades para aplicarlas, la movilidad social, la diversificación cultural: tales procesos contribuyeron a desencadenar la mutación global que fue la Revolución Industrial. Y ésta, a su vez, consolidó el predominio de Europa en el mundo, asentándolo en una superioridad técnica -para producir, transportar, comerciar y guerrear- que ya no era de grado sino de naturaleza: la que en tales terrenos establecen las naciones de base industrial sobre las sociedades de base agraria. Así, los procesos entrelazados de la industrialización y la expansión de la Europa del Oeste fueron configurando una suerte de orden económico mundial, en cuyo centro se ubicaron los países que protagonizaban tales procesos, y cuya periferia llegó a incluir a todo el resto del planeta. Esa estructura consolidó sus rasgos durante el período de la “Segunda Revolución Industrial”, cuando la expansión del proceso industrializador generó nuevas demandas y posibilidades también nuevas. En efecto, la urbanización acelerada y la multiplicación de las fábricas -en Inglaterra, pero también en Bélgica, Francia, Alemania y otros países- incrementó notablemente la demanda de materias primas y alimentos, cuyas posibilidades de ser transportados crecían también rápidamente con el desarrollo de la técnica. Así, por ejemplo, la aparición de los navíos frigoríficos, en la década de 1870, habría de permitir una sustantiva transformación de la economía del Río de la Plata. Paralelamente, se abarataba y diversificaba la producción y el transporte de bienes industriales -productos textiles y químicos de la más diversa índole,

67

Universidad Virtual de Quilmes

vagones y locomotoras, lámparas y motores-, haciendo a la vez posible y necesario ampliar sus mercados. El orden de la “economía-mundo” tendía a estructurarse como una “división internacional del trabajo” en torno del intercambio entre un “centro” productor de bienes manufacturados y una “periferia” abastecedora de productos primarios. En ese marco tuvo lugar, durante la segunda mitad del siglo XIX, la inserción de América Latina en el orden económico internacional, como periferia de la economía metropolitana cuya posición dominante estaba sólidamente afirmada en su capacidad industrial.

2.1.1. La expansión mundial del Occidente industrializado
Algunos números muestran con elocuencia tanto la expansión mundial del poder económico del Occidente industrializado como los cambios en las posiciones hegemónicas. Nos referimos a la información que presenta Mann (1993, pp. 261-264) al analizar la cuestión con una perspectiva histórica amplia, de 1760 a 1914, que permite además complementar algunas observaciones precedentes sobre los orígenes y la evolución del proceso industrializador. Esa información fue elaborada con enorme esfuerzo por Paul Bairoch. A él se debe la siguiente tabla (que ofrecemos en versión abreviada).

Producción industrial bruta por país, 1750-1913
(Base 100 = Gran Bretaña en 1900)

1750 Todos los países desarrollados Francia Alemania Gran Bretaña Estados Unidos Tercer Mundo China MUNDO 34 5 4 2 1 93 42 127

1800 47 6 5 6 16 99 49 147

1860 143 18 11 45 298 83 44 226

1913 863 57 138 127

70 33 993

Aun con todas las precauciones con que debe tomarse una comparación de tan amplio alcance, necesariamente muy compleja y discutible, ciertos fenómenos encuentran en las cifras transcritas una clara ilustración. En vísperas de la Revolución Industrial, como lo muestra la primera columna del cuadro, lo que llegó a ser denominado como Tercer Mundo casi triplicaba, tomado en conjunto, la producción de tipo industrial de los países desarrollados de hoy. En 1750, Francia y los estados que a partir de 1871 constituirán la Alemania unificada, más grandes y poblados que Gran Bretaña, tienen una producción industrial mayor. No es de extrañar que entre las tres ricas naciones agrarias de Europa Occidental, la producción industrial más grande corresponda a Francia, debido a su mayor riqueza agrícola que sustentaba el mayor consumo de bienes manufacturados.
68

Problemas del Desarrollo en América Latina

La Revolución Industrial tuvo lugar en Gran Bretaña entre 1750 y 1800: durante ese período, la producción industrial siguió creciendo, en el mundo y en cada uno de los países considerados. La comparación de las dos primeras columnas del cuadro sugiere al menos dos observaciones. En primer lugar, el crecimiento más rápido tuvo lugar en Gran Bretaña, a un ritmo que, comparado con los otros, basta para sugerir que algo importante estaba pasando, aunque la producción total del país en 1800 no sea en sí misma muy llamativa. Por otro lado, en ese año todavía China, por sí sola, da cuenta de una producción industrial mayor que la de todo el mundo hoy desarrollado; puede considerarse que, durante la larga era en la cual la agricultura fue la base fundamental de la economía, llegó a ser la nación económicamente más exitosa. Entre 1800 y 1860, la industrialización se extiende a Europa Occidental y a los Estados Unidos, y se acelera en Gran Bretaña. La isla deviene el “taller del mundo” que, a fines de ese período, suministra casi la tercera parte de la producción industrial del planeta entero; por sí sola produce más que Francia y Alemania reunidas, cuyas industrias sin embargo han crecido rápidamente, en total más todavía la francesa que la alemana. Aparecen los Estados Unidos, con un incremento acelerado, que se debe fundamentalmente al aprovechamiento de una fabulosa dotación de recursos naturales. En este período de difusión de la industria “maquinizada”, la diferencia de capacidad productiva industrial entre las naciones que están haciendo uso de las nuevas tecnologías y el resto se hace evidente. Las primeras, concentradas en una porción reducida del planeta, ya superan ampliamente en este rubro al conjunto de todas las restantes. En poco más de medio siglo, aquéllas multiplicaron por tres su producción industrial total. La diferencia con las sociedades agrarias ya no es sólo de ritmos, pues en la misma etapa el futuro Tercer Mundo ve decrecer su producción industrial. Bairoch sostiene que el capitalismo occidental desindustrializó al Tercer Mundo; China e India se vieron inundadas por productos manufactureros occidentales baratos y reducidas al papel de exportadoras de productos primarios. Este viraje sin precedentes en el poder geoeconómico convirtió al Occidente decimonónico en una civilización hegemónica (MANN, 1993, pp. 261-262). En 1857-1858, la India fue el escenario de una gran insurrección contra el dominio británico. “La gente se sublevó contra lo que creía que era la destrucción cada vez más rápida y despiadada de su forma de vida por parte de una sociedad extranjera” (HOBSBAWM, 1998, p.135). El levantamiento fue aplastado y la reina Victoria consagrada emperatriz de la India. En China, una pequeña fuerza naval británica derrotó al imperio durante la primera “guerra del opio” (1839-1842), obligándolo a aceptar la libre importación de la droga por los comerciantes ingleses y poniendo de manifiesto la debilidad del país frente al extranjero, lo cual desencadenó una serie de convulsiones enormes, incluyendo “la mayor de las revoluciones del siglo XIX”, la insurrección Taiping (1850-1866). Ésta fue derrotada en un proceso que fue multiplicando las concesiones del gobierno chino a los occidentales y también a Rusia: “la China imperial se lanzó […] a la completa dependencia de los extranjeros. Desde 1854 un triunvirato anglo-franco-norteamericano controlaba las aduanas de Shangai, pero después de la segunda ‘guerra del opio’ (1856-1858) y del saqueo de Pekín (1860) que finalizó con la capitulación total”, un inglés llegó a administrar todo el sistema aduanero chino,
69

Universidad Virtual de Quilmes

poniendo de manifiesto “la completa subordinación del gobierno imperial a los intereses de los occidentales” (HOBSBAWM, 1998, pp. 138-141). Podemos volver a mirar al cuadro que nos guía en esta sección. No sorprenderá que la comparación entre la tercera y la cuarta columna ponga de manifiesto un retroceso aún mayor que en el período precedente de la producción industrial del Tercer Mundo, casi todo él registrado en China. Esa misma comparación entre los datos de 1860 y los de 1913 muestra lo que fue la Segunda Revolución Industrial: en aproximadamente medio siglo, la producción manufacturera de los países desarrollados se multiplicó por seis. Entre esos países, si bien Gran Bretaña siguió creciendo rápidamente, su producción industrial total se vio superada por Alemania y sobre todo por los Estados Unidos. La última fila del cuadro sintetiza las tres etapas que consideramos antes: entre 1750 y 1800, la producción industrial del planeta creció algo menos del 20%, una parte menor pero significativa que da cuenta de los primeros pasos de la gran transformación técnico-productiva; entre 1800 y 1860, esa producción se incrementó más del 50%, y el porcentaje fue aún mayor en los países que iniciaban su tránsito a la sociedad industrial; entre 1860 y 1913, se aceleró el retroceso industrial de las sociedades de base agraria y el matrimonio de la ciencia y la tecnología se reflejó en un aumento de mucho más del 400% de la producción industrial mundial. Comentando esas y otras cifras dice Mann:

❘❚❚ “El hegemon indisputado que se revela en estas tablas no es un solo Estado o Potencia en el sentido usual sino la civilización occidental como conjunto, capaz de ‘pacificar’ el mundo en sus propios términos. Desde el punto de vista de los Indios o los Africanos podía importar poco si su contraparte comercial -empleador, administrador colonial- era británico, francés, o incluso danés. La dominación era occidental, cristiana y blanca, presentando instituciones esencialmente similares. Desde una perspectiva global las luchas entre Francia, Gran Bretaña y Alemania podían parecer epifenómenos. Quienquiera que ganara, los europeos (o sus primos coloniales) regían el mundo, de maneras bastante parecidas” (MANN, 1993, p. 264, nuestra traducción). ❚❚❘

2.1.2. El crecimiento primario exportador
La incorporación de América Latina a la economía mundial, hegemonizada por el “centro” en curso de industrialización acelerada, puede ser vista como la emergencia del “orden neocolonial”, o nuevo “pacto colonial”, que habría de sustituir al que ataba a estas regiones a España y Portugal. El orden colonial impuesto a partir de la conquista entró en crisis a fines del siglo XVIII y concluyó con la emancipación de los países iberoamericanos. A ésta siguió lo que el historiador Tulio Halperin ha denominado “la larga espera: 1825-1850”, período de estancamiento en la economía del continente, que sigue careciendo de fuentes significativas de dinamismo interno, mientras que sus relaciones con el exterior ya no son las de la época colonial ni han sido todavía sustituidas por otras de tipo diferente. Esto último es, precisa-

70

Problemas del Desarrollo en América Latina

mente, lo que empieza a cambiar después de 1850, cuando se forjan los nuevos vínculos con las economías industrializadas. Se abre así la etapa del denominado “crecimiento hacia afuera” de América Latina, sustentado fundamentalmente en el auge de las exportaciones de productos primarios a los países centrales, y caracterizado asimismo por el papel protagónico de los inversores de estos países en la transformación económica del continente. El nuevo tipo de relación externa presenta características y ritmos muy diferentes en la diversidad regional del continente. Pero, en conjunto, se puede hablar de un

❘❚❚ “[…] nuevo orden latinoamericano, [cuya consolidación] comenzó a producirse sobre todo desde que la relación con las zonas económicas metropolitanas comenzó a cambiar; este cambio es un aspecto del que a partir de mediados de siglo afecta a la entera economía metropolitana. Gracias a él pudo ésta cumplir las funciones que desde la emancipación se habían esperado vanamente de ella: no sólo iba a proporcionar un mercado para un conjunto de producciones tradicionales latinoamericanas, y ofrecerlo para un conjunto de producciones nuevas; por añadidura, iba a ofrecer los capitales que -junto con la ampliación de los mercados consumidores- eran necesarios para una modernización de la economía latinoamericana” (HALPERIN DONGHI, 1993, pp. 215216). ❚❚❘

La dinámica industrializadora del Occidente europeo requiere materias primas para sus fábricas y alimentos para sus urbes en expansión. Además, genera medios técnicos nuevos para el transporte de mercancías:

❘❚❚ “De importancia decisiva en la transición de la primera a la segunda etapa de la Revolución Industrial, fue el desarrollo de la tecnología en los medios de transporte. Las líneas de ferrocarril hicieron posible la rápida integración de los mercados internos en los países europeos y la mecanización de los transportes marítimos modificó profundamente las condiciones del comercio internacional. La invención de la hélice ocurrió alrededor de 1840, y durante el decenio siguiente se introdujo el casco de hierro en los navíos, lo que permitió reducir la resistencia del agua y aumentar las dimensiones de los barcos. A partir de entonces el tonelaje de la marina mercante mundial aumentará con extraordinaria rapidez: de 6,7 millones de toneladas en 1840, pasó a 12,8 millones en 1860 y alcanzó a 43 millones en 1913” (FURTADO, 1973, p. 45). ❚❚❘

Estos avances técnicos permiten una vinculación mucho más directa de gran parte del mundo con las economías centrales, que necesitan mercados donde vender sus productos. Disponen además de capitales para invertir con el fin de impulsar los circuitos del intercambio; los banqueros metropolitanos otorgarán créditos a ciertos gobiernos, en la medida en que los mismos parezcan capaces de apoyar el nuevo orden y ofrezcan garantías de pago; se inaugura así un ciclo de endeudamiento externo en el cual la dependencia financiera será fuente de dependencia política. Los empresarios metropolitanos quedan a cargo de la mayor parte del transporte por mar
71

Universidad Virtual de Quilmes

y por ferrocarril, de la comercialización en ultramar de los productos latinoamericanos, de la venta en nuestro continente de productos de la industria europea; paulatinamente, penetran también en la producción primaria, la minería en especial. “En 1880 - años más, años menos - el avance en casi toda Hispanoamérica de una economía primaria y exportadora significa la sustitución finalmente consumada del pacto colonial impuesto por las metrópolis ibéricas por uno nuevo” (HALPERIN, 1993, p. 288). Se va estructurando así el denominado “orden neocolonial”, en el cual la situación relativa de las distintas áreas del continente tenderá a ser bastante diferente de la que prevalecía durante el “orden colonial” anterior a la Independencia, cuando las zonas productoras de metales preciosos constituyeron la principal fuente de prosperidad para los conquistadores.

❘❚❚ “Ese nuevo pacto transforma a Latinoamérica en productora de materias primas para los centros de la nueva economía industrial, a la vez que de artículos de consumo alimenticio en las áreas metropolitanas [y] la hace consumidora de la producción industrial de esas áreas” (HALPERIN, 1993, p. 222). ❚❚❘

En la división internacional del trabajo resultante de la industrialización, la demanda europea de alimentos acelera la expansión de las zonas ganaderas y de agricultura templada, así como de las que producen ciertos cultivos tropicales, mientras que las propias necesidades de la industria y del transporte requieren cobre, estaño y, más adelante, petróleo. Se asiste pues al auge de la Argentina del trigo y de la carne, del Uruguay de la lana y la carne, de las zonas del cobre en Perú y Chile, del estaño en Bolivia, del Brasil cafetalero: a fines del siglo pasado, el altiplano paulista contribuía con dos terceras partes a la producción mundial de café (FURTADO, 1973, p. 52). El petróleo se convierte en el principal rubro exportable de México y nace la Venezuela petrolera; el azúcar transforma a Cuba y a Puerto Rico; las grandes compañías norteamericanas hacen de la banana la principal exportación de varios países centroamericanos.

❘❚❚ “Al ingreso de diversos productos a la economía mundial corresponde la aparición de distintos países en el panorama del comercio internacional y de las inversiones extranjeras. Por lo que se refiere a América Latina, durante una primera fase, el auge de las exportaciones de lana, de carnes y posteriormente de granos, refleja el desarrollo de estas actividades en Argentina y Uruguay principalmente y, en cierta medida, en Paraguay y México; debido al desarrollo agrícola europeo y de estas nuevas zonas, se ampliaron las exportaciones de guano en Perú y luego de salitre en Chile. Con posterioridad, y a raíz del aumento en los niveles de vida del consumidor europeo y norteamericano, se acentúa la expansión de algunos productos tropicales tradicionales, tales como el café, el azúcar, el cacao, etc., y más adelante del banano, en los países del Caribe y de Centroamérica, así como en Brasil, Colombia y Ecuador. Después, hacia fines del siglo pasado y comienzos del presente, la diversificación industrial y la producción manufacturera masiva en el centro estimulan ciertas actividades mineras, tanto de metales ferrosos como no ferrosos, y también la producción petrolera” (SUNKEL y PAZ, 1970, p. 60). ❚❚❘

72

Problemas del Desarrollo en América Latina

La diferente dotación de recursos naturales exportables da lugar a relaciones externas diferentes. “En este proceso de inserción tienden a configurarse tres grupos de países exportadores de productos primarios: a) países exportadores de productos agrícolas de clima templado; b) países exportadores de productos agrícolas tropicales, y c) países exportadores de productos minerales”. El primer grupo está constituido básicamente por la Argentina y el Uruguay:

❘❚❚ “La producción agrícola exportable básase, en este caso, en el uso extensivo de la tierra y se destina a competir con la propia producción interna de los países en rápida industrialización. El uso extensivo de las tierras de buena calidad permite, desde el comienzo, alcanzar elevados índices de rentabilidad. [El segundo grupo de países] congrega a más de la mitad de la población latinoamericana. En él se incluyen Brasil, Colombia, Ecuador, América Central y el Caribe, y además ciertas regiones de México y de Venezuela. [El tercer grupo] está formado básicamente por México, Chile, Perú y Bolivia” (FURTADO, 1973, pp. 50-52). ❚❚❘

A medida que el “orden neocolonial” se afianza, adquieren un enorme peso en el continente las grandes empresas extranjeras dedicadas a la producción agrícola y minera. Su poderío financiero suele ser mayor que el de los estados latinoamericanos; se desenvuelven en condiciones oligopólicas o directamente monopólicas; sus intereses son protegidos por las potencias de la época. Su influjo político en los países donde están presentes es, por lo general, muy grande. Su impacto en la economía, sin embargo, suele difundirse comparativamente poco, concentrándose más bien en las zonas en las que actúan, las que frecuentemente se vinculan mucho más con el exterior que con el resto del país; se constituyen así las denominadas “economías de enclave”, ámbitos típicos de la producción extractiva, cuya sofisticación tecnológica y elevada capitalización resultan de su vinculación con la economía metropolitana e inciden poco en la economía del país donde están ubicadas. En las economías de enclave

❘❚❚ “[…] la producción es una prolongación directa de la economía central en un doble sentido: puesto que el control de las decisiones de inversión depende directamente del exterior, y porque los beneficios generados por el capital (impuestos y salarios) apenas ‘pasan’ en su flujo de circulación por la nación dependiente, yendo a incrementar la masa de capital disponible para inversiones de la economía central. [Además] no existen realmente conexiones con la economía local -con el sector de subsistencia o con el sector agrícola vinculado al mercado interno-, pero sí con la sociedad dependiente, a través de canales como el sistema de poder, porque ella define las condiciones de la concesión. [En fin], desde el punto de vista del mercado mundial, las relaciones económicas se establecen en el ámbito de los mercados centrales” (CARDOSO y FALETTO, 1978, p. 53). ❚❚❘

Esa inserción periférica de América Latina en la economía internacional estuvo lejos de ser indolora; ciertos sectores sociales se vieron favorecidos y
73

Universidad Virtual de Quilmes

otros gravemente perjudicados. Los rápidos incrementos de la producción, de los cuales los más espectaculares tuvieron lugar en el Río de la Plata pero que por cierto no se restringieron a esa región, ampliaron notablemente la riqueza de las élites dirigentes. En cambio, la “plebe rural”, que constituía una notable proporción de la población latinoamericana, fue la gran derrotada durante la implantación del “orden neocolonial”. Sobre esta cuestión volveremos más adelante, al ocuparnos del papel de la desigualdad durante el “crecimiento hacia adentro”. En ese período, se asistió a diversos conflictos sociales y políticos directa o indirectamente vinculados con la conformación del nuevo orden. Pero los beneficios de éste resultaban tan significativos para la mayor parte de los sectores viejos y nuevos con capacidad de presionar y resolver que, a ese nivel numéricamente restringido pero política y económicamente decisivo, las grandes opciones vinculadas con el nuevo tipo de relación externa contaron con amplio consenso.

2.2. Ciertas tendencias profundas de la evolución latinoamericana
Durante la etapa de la historia latinoamericana que estamos considerando, se configuraron o consolidaron ciertos rasgos perdurables que, de una manera u otra, han incidido poderosamente en la evolución posterior del continente y siguen condicionando sus perspectivas; de algunos de ellos nos ocuparemos en esta sección. Intentaremos poner de manifiesto el profundo enraizamiento y las conexiones mutuas de factores como la alta desigualdad, la predilección por el consumo conspicuo e imitativo, la escasa propensión a invertir, la subvaloración cultural de la ciencia y la técnica y la tendencia a comprar sistemáticamente en el exterior la tecnología incorporada al proceso productivo. Para ello recurriremos una vez más a la historia comparativa, analizando en paralelo ciertos aspectos del “crecimiento hacia afuera” en América Latina y de las experiencias de otras regiones que, hacia la misma época, se incorporaron a la economía internacional a partir de posiciones periféricas.

Esta sección incorpora, con ciertas modificaciones, parte de una ponencia de Arocena y Sutz, presentada en las Jornadas de Historia Económica, Montevideo, 1999.

2.2.1. Desigualdad y pautas de crecimiento
Una de las principales herencias del orden colonial fue la alta desigualdad. Algunos de los proyectos que confrontaron fuerzas durante las guerras de la Independencia en Hispanoamérica apuntaron a modificar ese panorama. Pero en conjunto fueron derrotados. En los nuevos países recién emancipados de la dominación ibérica, las diferencias sociales y étnicas siguieron siendo por lo general muy marcadas, y el poder quedó altamente concentrado en pequeños grupos de terratenientes, grandes comerciantes, jefes militares y abogados prominentes. Frecuentemente, los miembros de esas élites dirigentes habían impulsado o respaldado la ruptura de la subordinación a las coronas española o portuguesa como un primer paso a una nueva relación con las naciones económicamente más dinámicas de la época, Gran Bretaña ante todo. Cuando esa relación empezó a concretarse, se afirmó entre los sectores dirigentes latinoamericanos la intención de vincularse estrechamente con
74

Problemas del Desarrollo en América Latina

sectores dominantes de las nuevas potencias hegemónicas, mucho más que una vocación nacional.

❘❚❚ “Tuvieran las preferencias políticas que tuvieran los miembros de la élite hispanoamericana, sorprende ver la poca confianza que tenían en sus propios países. Las élites, en gran parte descendientes de españoles, de ninguna manera se identificaban con los indios, los negros y mulatos de la clase baja y en cambio se asociaban más a la burguesía europea. […] A veces, la falta de confianza era tal que las élites querían, de una manera u otra, dejar de ser países independientes” (BETHELL, 1991a, p. 96). ❚❚❘

Consiguientemente, cuando el auge del “crecimiento hacia afuera” empezó a poner en manos de esos sectores un sustancial excedente económico, su orientación hacia la inversión reproductiva no constituyó la máxima prioridad ni, mucho menos, su uso para paliar las carencias sociales de las mayorías; fue notable, en cambio, el nivel que adquirió el consumo conspicuo, imitativo de las costumbres y modas de las clases altas europeas, que a muy altos costos se procuró importar. Se destaca, en efecto, durante este período, “la gran cantidad de divisas extranjeras que se destinaban a comprar artículos de consumo superfluo en el extranjero” (BETHELL, 1991b, p. 21).

“Con pocas excepciones, parece que las élites gobernantes de la región se entusiasmaron con los beneficios de lo que ellas percibían como modernización, una modernización que, habida cuenta de los vastos recursos nuevos que proporcionaba el proceso, en esencia se autofinanciaba. […] Sin embargo, no parece que, en la mayoría de los casos, los elogios fueran acompañados de una mayor inclinación a alterar las pautas de inversión social y las instituciones al objeto de que los beneficios de la modernización llegasen a segmentos mucho más amplios de la población. Con mayor frecuencia, el comportamiento social favorecido era un creciente cosmopolitismo de los estratos elitistas de la sociedad, especialmente en relación con las preferencias de consumo” (BETHELL, 1991b, p. 42).

Desde entonces, ha constituido un rasgo perdurable de la evolución latinoamericana, considerada en su conjunto, la incidencia del consumo conspicuo en el nivel de la actividad económica y su peso en el comercio de importación. La desigualdad heredada del orden colonial se afianzó durante el “orden neocolonial”, no sólo por la cuantía de los ingresos captados por aquellos que salieron ganando con la inserción periférica en la economía mundial, sino también por lo que sufrieron quienes pagaron los costos de los cambios. Éstos incluyeron, como se anotó más arriba, a gran parte de los sectores rurales más pobres, que era la mayoría de la población.

“Las víctimas de ese orden nuevo se encuentran sobre todo en los sectores rurales. […] uno de los elementos precursores de su aparición fue el comienzo de la expropiación de las comunidades indias, en las zonas en que éstas habían logrado 75

Universidad Virtual de Quilmes

sobrevivir hasta mediados del siglo

XIX.”

(Halperin, 1993: p.226)

Para aprovechar las nuevas oportunidades de vender productos del agro a los países metropolitanos, se necesita dedicar más tierra a la producción exportable y más gente a trabajar en ella. Las relaciones sociales en el campo empiezan a cambiar rápidamente.

“La incorporación a un proletariado rural proporciona muy escasos beneficios a quienes la sufren: los sectores que dirigen la modernización agraria, escasos de capitales, no encaran sino cuando no les queda otra salida la constitución de una mano de obra realmente pagada en dinero; encuentran que los peones asalariados son no sólo demasiado costosos, sino también demasiado independientes: un campesino con dinero suele, en efecto, creerse más libre de lo que efectivamente está, y abandonar la hacienda. El sistema de endeudamiento, facilitado porque el hacendado ha heredado del antiguo corregidor un derecho no escrito de repartimiento que le permite fijar precios y cantidades de artículos consumidos por sus peones, se revela más eficaz para disciplinar a la mano de obra; [además] el hacendado tiene el poder político, administrativo y militar a su servicio: en efecto, la función de hacer producir al campesino y la tierra se ha transformado, en un régimen económico que se apoya en la constante expansión de las exportaciones, en una suerte de servicio público.” (Halperin, 1993: p.226-7)

El ritmo de trabajo propio de los tiempos en que “la rigidez de los mercados de consumo no empujaba a aumentar la producción” debe cambiar radicalmente; por lo tanto, “la modernización económica impone a la fuerza de trabajo rural cargas que ésta no aceptaría espontáneamente”. Hace falta convertir al campesino latinoamericano en “una suerte de híbrido”, que combine características del proletario moderno en materia de productividad y rasgos del trabajador rural tradicional de América Latina, en lo que tiene que ver con sus escasas exigencias y su aceptación de una disciplina que “incluye vastos márgenes de arbitrariedad”. La búsqueda dificultosa de mano de obra con tales rasgos incluye mecanismos que recuerdan la trata de esclavos:

❘❚❚ “[…] en la costa peruana, en Panamá o en Cuba los coolies chinos parecen ser una respuesta a la clausura definitiva de la fuente africana; jurídicamente libres, son vendidos, sin embargo, a hacendados (o a compañías de obras públicas) por los importadores a quienes deben el monto del pasaje; sistemas análogos se practican, aunque más limitadamente, en el Río de la Plata por empresarios franceses y españoles respecto de inmigrantes vascos y gallegos, en los años entre 1850 y 1870, y en Brasil se conocerán aún en fecha más tardía para inmigrantes portugueses y sobre todo italianos” (HALPERIN DONGHI, 1993, pp. 226-228). ❚❚❘

Por supuesto, este tipo de importación de mano de obra extranjera no mejora la situación de los trabajadores rurales nativos.
76

Problemas del Desarrollo en América Latina

Podría decirse que, al iniciarse el crecimiento en algún sentido de tipo “moderno” -en tanto motorizado por la relación con los procesos económicos más avanzados-, la desigualdad tradicional fue una fuente de nueva desigualdad, la cual a partir de entonces se inscribió perdurablemente en las pautas características del crecimiento económico latinoamericano considerado en conjunto.

“La primera ola de expansión correspondió sobre todo a un período de crecimiento impulsado por la exportación de productos básicos. Sin embargo, la mano de obra escaseaba, un problema que la inmigración palió parcialmente. La escasez condujo perversamente no a una buena distribución del ingreso y a un alto rendimiento para el factor trabajo, sino a instituciones que reprimieron y controlaron a los trabajadores y crearon oferta de mano de obra desalojando a los campesinos. Las comunidades indígenas concretamente fueron a menudo desposeídas y desalojadas, al tiempo que diversos modos de trabajo forzado contribuyeron a que se dispusiera de una fuente barata de trabajadores. La evolución prorrogó sencillamente el legado colonial de concentración de la tierra y de subyugación de los pueblos indígenas. De esta manera la desigualdad se incorporaba profundamente en el tejido del modelo y contribuía a la eficacia de éste en la generación de crecimiento” (THORP, 1998, p. 6). “Puede que el aumento de la población haya empeorado o no la distribución del ingreso, pero ya a principios del siglo XX toda América Latina mostraba un alto grado de desigualdad. El proceso socioeconómico de crecimiento impulsado por las exportaciones, levantado sobre las concesiones territoriales y los monopolios del período colonial, cementó la desigualdad” (THORP, 1998, p. 26).

Desde que se tienen registros confiables, la alta desigualdad promedio caracteriza a América Latina en las comparaciones internacionales.

2.2.2. La demanda tecnológica hacia afuera
Además del papel relevante de la desigualdad, hemos destacado la vocación de los estratos dirigentes latinoamericanos por imitar los modos de vida de las élites europeas, a lo que se agregaba su despreocupación por el avance tecnológico. Estos dos rasgos constituyen una diferencia significativa con lo que sucedía en el Japón, que hacia la misma época se incorporaba a una activa relación externa, pero de manera muy distinta. En efecto, su gobierno había mantenido país prácticamente cerrado a los contactos con el extranjero, hasta la década de 1850 cuando, inaugurada con la visita de una escuadra de los Estados Unidos al mando del comodoro Perry, la apertura comercial a Occidente fue impuesta por la superior tecnología militar de los países industriales. Ello puso en marcha un inmenso proceso de confrontaciones sociales internas, signado por el enfrentamiento militar e ideológico de distintas opciones acerca de cómo debía actuar el Japón ante su obligada incorporación al orden mundial emergente. La reacción ante la incapacidad para manejar la nueva situación del sistema tradicional de gobierno -el Shogunato- llevó a su derrocamiento, en la llamada “restauración Meiji” de

77

Universidad Virtual de Quilmes

1868, a partir de la cual se afirmó cada vez más firmemente el proyecto a largo plazo de las élites dirigentes japonesas, orientado a evitar la dependencia de la nación mediante la adquisición del poder de la tecnología occidental y el mantenimiento de un estilo propio de vida. En ese caso, como en el de Alemania, impulsada durante el siglo XIX por el propósito de colmar la “brecha” de poder técnico-económico que la ubicaba en desventaja respecto de Gran Bretaña, es notorio el vigor de un “nacionalismo tecnológico”. Si toda nación es una “comunidad imaginada”, cada imaginario colectivo nacional puede incluir dimensiones muy distintas. La propia unificación alemana transcurrió paralelamente con el despliegue de una vocación nacional en ciencia y tecnología. Se podría afirmar que se construyó a la vez la nación y su sistema de innovación. Adelantándonos a nuestra historia, notemos la conexión de lo dicho con la teoría de los Sistemas Nacionales de Innovación (FREEMAN, 1987; LUNDVALL, 1992; NELSON, 1993; EDQUIST, 1997) que, surgida durante la década de 1980, ha llegado a tener notable influencia en la reflexión acerca del cambio técnico y la elaboración de políticas en ese campo. Freeman (1987) considera la experiencia del Japón como gran ejemplo inspirador de esa teoría. En dicho país la meta nacional, “alcanzar y superar a Occidente”, tenía que ser lograda en el campo en el cual la superioridad de Occidente había sometido al Japón a una apertura impuesta desde el exterior. Ese propósito orientó un gran esfuerzo que signa la historia del Sistema Japonés de Innovación. En ella, tal como la presentan Odagiri y Goto (1993), se percibe el vigor de un “tecnologismo nacionalista” que, partiendo de cierta capacidad técnica propia, busca acceder por todas las vías posibles a la tecnología extranjera más avanzada, en lo productivo y en lo bélico. Para ello se puso en juego un destacado papel del Estado con gran influencia del aspecto militar, una multiplicidad de iniciativas empresariales, el fuerte estímulo a la ampliación de la base educativa y la prioridad asignada a la ingeniería. Todo ello convergía al objetivo de llegar a saber manejar las mejores técnicas en los más diversos terrenos. No sucedió cosa parecida en América Latina. Por supuesto, estamos hablando de las tendencias dominantes y no del panorama entero. No faltan en la historia del continente, durante el período al que nos estamos refiriendo, ejemplos significativos de esfuerzos científicos y tecnológicos, vinculados con la producción y, sobre todo, con la salud. Entre los más relevantes figuran, ya en las primeras décadas del siglo XX, los desarrollos de la ciencia aplicada en el Brasil. Pero, sin desmedro de tantos esfuerzos -a menudo aislados y remando contra la corriente- es claro que en los imaginarios colectivos de las naciones latinoamericanas la dimensión científica y tecnológica ha estado más bien ausente. Pese a todo lo que han cambiado el mundo y el continente durante los últimos cien años, todavía se registra en el presente esa ausencia, que dificulta considerablemente la construcción del futuro. Vale la pena pues detenerse, aunque sea brevemente, en el análisis de este fenómeno mayor. En América Latina, la actitud prevaleciente hacia la ciencia y la tecnología era el fruto combinado de procesos de antigua data y de otros nuevos que estaban alterando rápidamente el aspecto de amplias regiones del continente. En la desatención a lo técnico confluían tanto las lecciones de una historia en la cual la prosperidad debía poco al cambio tecnológico y las pautas de una cultura oficial tradicionalmente ajena a la ciencia -despreciativa de lo productivo, de lo manual, del ingenio para hacer cosas-,
78

Problemas del Desarrollo en América Latina

con ciertas características fundamentales del nuevo orden económico. Sin duda, nos encontramos aquí con el peso gravoso de una larga tradición. Los reinos ibéricos que impusieron el orden colonial en América Latina no fueron ámbitos propicios para el Renacimiento ni, mucho menos, para la Revolución Científica del siglo XVII; prevalecieron en ellos por largo tiempo trazos feudales que nada favorecían el desarrollo interconectado de las actividades mercantiles y productivas; por largo tiempo, la cultura oficial permaneció de espaldas al saber técnico. Aquella cultura esencialmente medieval fue traída por sacerdotes y funcionarios peninsulares a América, donde arraigó profundamente, en las tempranas universidades hispanoamericanas, en la agenda de los gobernantes y en la forma de ver el mundo de las élites. Un aspecto central de esta última, el desprecio por los trabajos técnicos y manuales, resultó acentuado cuando a los clivajes de clase se sumaron los de raza: esas tareas eran propias no sólo de subalternos sino de indios y negros. Por otra parte, quienes cruzaron el Atlántico esperando encontrar grandes riquezas, no era en la elevación del nivel técnico de la producción en lo que pensaban, ni fue éste el factor que hizo las nuevas fortunas. Pero la historia no es el destino. En otras circunstancias de tiempo y de lugar, grandes inflexiones ocurrieron, incluso en las actitudes prevalecientes respecto del saber técnico. Ello ocurrió en medida muy escasa en las nuevas naciones iberoamericanas, porque el peso del ayer era muy grande y porque los factores que podían contrarrestarlo muy débiles. Ya destacamos el sentido de nación por lo general endeble que evidenciaron sus élites. El nacionalismo no estuvo ausente de la historia continental, ni durante el siglo que siguió a la Independencia ni después. Pero, en esa etapa, se hizo presente ante todo entre los sectores perjudicados y aún derrotados por la modernización “hacia afuera”, motorizada por el comercio exterior; nos referimos a los productores de manufacturas desbordados por la importación masiva de bienes de consumo más baratos y modernos, a los productores primarios alejados de los circuitos de exportación o jaqueados por la aparición de competidores más eficientes, a los núcleos dirigentes de zonas que perdían importancia frente al ascenso de los grandes puertos y de las regiones que abastecían las ventas al exterior, a los grupos sociales desfavorecidos que de una manera u otra dependían de los sectores mencionados, a los intelectuales que se pretendieron sus voceros. En la medida en que un cierto nacionalismo arraigó en esos conjuntos abigarrados y heterogéneos, sus rasgos fueron de tipo reactivo, signados por la tradición y orientados a afirmar su vigencia. Difícilmente hubieran podido construir proyectos a tono con los desafíos de la modernización, con la cual sus contactos eran más bien indirectos; sus adversarios directos no eran, en la mayor parte de los casos, los poderes políticos, empresariales o militares externos sino las élites internas que se beneficiaban y ascendían con los cambios en curso. Y éstas no debían su nueva riqueza, ni la que a menudo traían del pasado, a la atención prestada a las dimensiones técnico-productivas. Los sectores triunfadores del período no tenían vocación nacional, tradición cultural o interés material que los moviera a ensayar alternativas a la modernización inducida por la inserción en las relaciones internacionales de intercambio. La reorientación general de las actividades económicas que supuso el nuevo tipo de relación externa contribuyó a afianzar las tendencias anotadas.
79

Universidad Virtual de Quilmes

“Además de brindar nuevas e importantes oportunidades de crecimiento, esta reorientación trajo consigo una dislocación del comercio que entrañó costes para varios elementos de la economía de la región: la mengua de la producción artesanal y la extinción virtual de los talleres manufactureros u obrajes, la decadencia económica de algunas regiones, el deterioro de los sistemas de transporte interregionales. Pero difícilmente podía preverse en aquel momento lo que a la larga quizá fue una de las pérdidas institucionales más significativas. La integración de la región en la economía mundial y la correspondiente facilidad de obtener préstamos del extranjero contribuyeron a sofocar el potencial para la producción local de tecnología que pudiera existir aun después de los intentos de modernización que la corona española hiciera en los últimos decenios de la época colonial, así como a obstaculizar el crecimiento de la experiencia manufacturera en el continente. Las transferencias de tecnología que tuvieron lugar aumentaron la productividad en las Américas, y es indudable que con ello la producción total creció más rápidamente de lo que hubiera hecho sin ellas. A pesar de todo, es un hecho que este tipo de prestación cultural cruzada no consiguió persuadir ni ayudar a los países prestatarios a emprender el perfeccionamiento de su propia tecnología. Debido a la relación coste-beneficio, a corto plazo era mucho más fácil -y más racional- adquirir nuevos métodos de producción en Europa que crear la clase de ambiente social que hubiera estimulado la generación local de tales métodos” (BETHELL, 1991b, p. 3).

La “pérdida” resultante no fue consecuencia del recurso a la tecnología extranjera; los japoneses la procuraron por todos los medios: compra, imitación, espionaje, robo. Pero si supieron espiar y robar técnicas fue porque se preocuparon de aprender a crear más que de simplemente usar; los buenos técnicos son buenos espías. Lo decisivo fue que, en ese caso, la incorporación de tecnología del exterior tuvo lugar bajo formas que estimularon la generación local. Más bien lo contrario aconteció en el caso latinoamericano. En lo inmediato, era más barato y rendidor comprar tecnología avanzada afuera que esforzarse por generarla adentro; una racionalidad que incluyera consideraciones de largo plazo sólo podía haber surgido de políticas y proyectos que fueran más allá de las señales del mercado. La demanda hacia afuera de tecnología se vio acentuada por el papel del capital extranjero en el período del “crecimiento hacia afuera”, mucho más intenso que en otras zonas que hacia la misma época se insertaron activamente en la economía mundial. Durante gran parte de ese período -hasta la Primera Guerra Mundial-, las inversiones externas en América Latina fueron masivas; las impulsaban tanto el auge capitalista en los países centrales como la escasez de restricciones para los movimientos de capitales.

“Los cuatro o cinco decenios que precedieron a la primera guerra mundial, la era del alto capitalismo, fueron una edad de oro para las inversiones extranjeras en América Latina. […] las condiciones para la recepción de capital extranjero mejoraron mucho en los decenios anteriores y el movimiento de capital que cruzaba las fronteras nacionales todavía se hallaba casi totalmente libre de restricciones oficiales. Aprovechando las condiciones que a la sazón iban manifestándose en

80

Problemas del Desarrollo en América Latina

los mercados de productos, el capital extranjero penetró en América Latina en cantidades que no tenían precedentes” (BETHELL, 1991b, p. 35).

Las grandes compañías frecuentemente trajeron consigo sus tecnologías, para las minas, los frigoríficos, los transportes; así se construyeron en el continente plataformas de exportación que a menudo utilizaban los procedimientos más avanzadas, en un período de acelerado progreso técnico: “en vísperas de la primera guerra mundial las plantas exportadoras de América Latina, que eran intensivas en capital, presentaban la misma escala y la misma estructura que los establecimientos extractivos y de preparación de otras partes del mundo” (BETHELL, 1991b, p. 239; se ejemplifica con las minas de Chuquicamata y El Teniente, y los frigoríficos Armour y Swift en Buenos Aires, comparables a los de las mismas empresas en Chicago). Así, “la combinación del crecimiento de la demanda mundial de exportaciones latinoamericanas y el aceleramiento de los cambios tecnológicos tuvo consecuencias profundas para varias industrias exportadoras. Técnicas extractivas o de tratamiento más modernas transformaron la escala y la naturaleza de la producción. El resultado era con frecuencia la pérdida del control nacional” (ibid.). Ese “saber hacer” avanzado fue importado en bloque, lo que constituyó una nota típica de la temprana incorporación de América Latina a la economía internacional hegemonizada por los países industriales. En este aspecto, como en otros, fueron grandes las alteraciones con el correr del tiempo, las idas y venidas, las variaciones según los momentos, los países y los gobiernos; pero aun así, a lo largo de todo el siglo XX, la canalización “hacia afuera” del grueso de la demanda tecnológica siguió constituyendo una de las claves de la evolución continental.

2.2.3. Una experiencia relacionada con el papel de la equidad
En la década de 1990, como lo analizaremos más adelante, se hizo muy grande la preocupación por las relaciones entre el crecimiento económico y la desigualdad. Por ello nos parece tan importante encarar el tema en una perspectiva de largo plazo. En esta sección complementaremos lo dicho antes a partir de otra comparación, que pone de manifiesto el papel potencial de la equidad, particularmente en el impulso y la orientación del cambio técnico. Hacia fines del siglo XIX, la desigualdad y las relaciones de poder eran muy diferentes en América Latina y en Escandinavia, otra región también incorporada a la economía internacional como “periferia” exportadora de bienes primarios. Se trataba, empero, de una región cuya tradición no la ubicaba al margen de los avances de la ciencia, donde la educación se extendía considerablemente, y en la cual ciertos sectores no privilegiados disponían de una significativa capacidad de organización autónoma. En los comparativamente pobres países nórdicos, un mayor grado de igualdad, en un marco social y cultural propicio, contribuyó a orientar el excedente económico hacia la construcción de capacidades productivas propias. A esta cuestión central nos referimos aquí.

Lo dicho parece bastante bien establecido. Surge, por ejemplo, de un trabajo de Lingarde y Tylecote (1998) que constituye una de las referencias básicas para lo que sigue.

81

Universidad Virtual de Quilmes

Conviene destacar, como punto de partida de la comparación, que Escandinavia no era por entonces tanto más próspera, como hoy, en relación con la población, que cualquier área de América Latina. Hacia 1870, Dinamarca, el país más rico de aquella región, tenía una producción por habitante que era alrededor de una vez y media la de la Argentina. En la evolución posterior de Dinamarca, una cuestión clave fue la forma en que la reinversión de las ganancias impulsó el progreso técnico. Ello se debió en gran medida al vigor del cooperativismo campesino. En efecto, ese movimiento permitió un avance importante de la mecanización, impulsada por las propias familias campesinas, en la medida en que agrupadas podían poseer maquinaria; si hubieran estado aisladas, ello no les hubiera sido posible, en cuyo caso cada hogar rural habría tenido que seguir efectuando en forma manual las labores agrícolas. En particular, se atribuye una importancia decisiva al movimiento cooperativo en la configuración institucional de la pujante industria procesadora de alimentos. El gran impulso para la fundación de las cooperativas en la industria láctea surgió en la década de 1880, cuando los granjeros individuales reconocieron la necesidad de la propiedad conjunta para financiar la puesta en marcha de una nueva centrífuga danesa. Poco después se establecieron cooperativas en la industria cárnica. Estas asociaciones funcionaban de manera democrática. En realidad, el financiamiento mediante asociaciones de ahorro y crédito se había establecido ya una generación antes, con el movimiento para liberar a las pequeñas propiedades de las cargas remanentes del pasado feudal Es importante subrayar el papel que la ciencia y la tecnología desempeñaron en la modernización de Dinamarca. La figura de Oersted, físico y químico danés que trabajó en las primeras décadas del siglo XIX, desarrollando el área del electromagnetismo, fue sin duda muy significativa para la ciencia mundial; su impacto social en el nivel local, aunque menos conocido, fue relevante por su influencia en la investigación asociada con el desarrollo de la industria, particularmente la elaboradora de cerveza. El fundador de la Cervecería Carlsberg, que había sido alumno de Oersted, fue uno de los primeros industriales en establecer un laboratorio bien equipado para la investigación química básica y una fundación para el financiamiento de la ciencia, cuya importancia para la industria siempre destacó. En la industria de la manteca Dinamarca era líder mundial en esa época: la tercera parte de la manteca que se comercializaba en el mundo era danesa a fines del siglo XIX. Este liderazgo tenía su base en una temprana ventaja tecnológica derivada de una marcada orientación científica de la industria; a su vez, el éxito exportador proveyó los recursos necesarios para las inversiones tanto industriales como académicas que permitieron sostenerlo por mucho tiempo. En conjunto, el comparativamente exitoso desarrollo danés parece deberle mucho a la integración de la ciencia y la tecnología, y de ambas con la industria (JAMISON, 1982, pp. 280-281). Como ya se anotó, el movimiento cooperativo jugó un papel determinante en el éxito de la industria danesa de producción de alimentos. Vale la pena detenerse un poco en cómo se “casaron” la asociatividad productiva y la integración de la ciencia y la tecnología a la producción, más allá de las acciones de racionalización en el uso de bienes de capital. Un primer elemento tuvo que ver con la educación: las folk high schools que se desparramaron por toda Dinamarca al impulso de un religioso nacionalista -Grundtvig (17831873)- jugaron un papel determinante en la modernización democrática del
82

Problemas del Desarrollo en América Latina

espacio rural, proceso en parte responsable del surgimiento del movimiento cooperativo. A su vez, consolidado este tipo de estructura productiva, varias consecuencias se derivaron referidas a la innovación. Una fue una demanda importante de difusión de prácticas productivas estandarizadas entre muchísimas unidades pequeñas que debían ofrecer sus productos con calidades similares, para lo cual hubo que desarrollar procesos específicos. Otra consecuencia fue la acción política dirigida a evitar la privatización del conocimiento vía el sistema de patentes, en lo cual los campesinos daneses obtuvieron un éxito que ha sido reputado como único en el mundo. Por cierto, la interacción entre la investigación y la producción fue un movimiento de ida y vuelta:

❘❚❚ “Tras un período de relativo eclipse, se reconstituye, hacia 1880, un clima favorable a la ciencia bajo el efecto del desarrollo económico, que rompe los cuadros sociales tradicionales. Este florecimiento se manifiesta primero en Dinamarca y Noruega, y gana luego a Suecia. Mientras diversas asociaciones difunden la ciencia en los medios populares, las antiguas universidades prosperan (Copenhagen, Upsala, Lund) no menos que las recientes (Oslo y Estocolmo, creadas en 1811 y 1878); se crean nuevos institutos especializados con ayuda de fondos públicos o gracias a la liberalidad de fundaciones privadas (Carlsberg en Dinamarca, Nobel en Estocolmo)” (TATON, 1973, p. 696). ❚❚❘

La evolución posterior -lenta, por cierto- de Dinamarca hacia una estructura fuertemente industrial estuvo pautada por la interacción entre el éxito económico del “complejo de innovación cooperativo agrario” y la especialización hacia la producción de bienes de capital que dicho complejo estimuló. En una primera etapa, la elevación del ingreso de los campesinos expandió el mercado interno para los bienes de consumo, y también fomentó la fabricación nacional de bienes de capital para la agricultura. Se constituyó así un sector manufacturero sofisticado que a partir de 1960 se fue orientando crecientemente hacia la exportación. Los procesos de aprendizaje desplegados en el terreno agroindustrial sirvieron incluso de cimiento para el desarrollo contemporáneo de avanzadas tecnologías de preservación y reparación ambiental (ANDERSEN y LUNDVALL, 1988, p. 11). Le hemos dedicado cierta atención especial al caso de Dinamarca porque del mismo, como también de la evolución de Suecia, Noruega y, posteriormente, Finlandia, surgen elementos de peso para cuestionar una tesis ampliamente difundida en relación con el desarrollo. Suele sostenerse, en efecto, que el crecimiento económico necesita que, inicialmente, la desigualdad sea alta o se incremente; ello concentraría el excedente económico en los sectores de mayores ingresos, que serían los únicos con capacidad de ahorro, y de tal forma se haría posible destinar a la inversión una masa de recursos suficientes para el “despegue” de la economía, es decir, para que ésta ingrese en una etapa autosostenida de crecimiento y modernización. La experiencia latinoamericana a la que nos hemos referido más arriba muestra que la desigualdad inicial no es condición suficiente para el “despegue”, pues no asegura una alta tasa de inversión reproductiva. La experiencia escandinava, por su parte, sugiere que la alta desigualdad de partida tampoco es condición necesaria, pues una distribución relativamente igualitaria puede
83

Universidad Virtual de Quilmes

constituirse en un estímulo para el avance técnico y productivo. Por cierto, no estamos sosteniendo la tesis contraria a la cuestionada: no decimos que una menor desigualdad asegure el crecimiento económico. Notamos tan sólo que la historia confirma algo que la razón de por sí sugiere; a saber, que debe tenerse en cuenta además de la distribución del ingreso, y del poder económico, los rasgos sociales y culturales tanto de las élites como de los “productores directos”, y en particular los niveles educativos y las capacidades asociativas de estos últimos. La incorporación periférica en la economía mundial, tal como tuvo lugar en el contexto sociocultural latinoamericano, afianzó la desigualdad, mientras que sus efectos fueron muy diferentes en el contexto escandinavo, donde la equidad mostró su potencial para impulsar la innovación.

2.3. Orígenes del proceso industrializador
El crecimiento hacia afuera tuvo ritmos y alcances distintos en las distintas regiones del continente. Sin desmedro de esa diversidad, cabe afirmar que, en líneas generales, afianzó el “orden oligárquico” que todavía regía en América Latina a comienzos del siglo XX. Pero ese proceso de crecimiento también generó tendencias que contribuirían a poner en cuestión las relaciones sociales prevalecientes. El aumento de la riqueza abrió posibilidades nuevas a las manufacturas locales, y atrajo también a nuevos contingentes inmigratorios, que a su vez aportaron sustantivamente a dos grandes procesos destinados a horadar aquel orden, la industrialización y la democratización. Durante las últimas décadas del siglo XIX, en algunos países de América Latina surgió no sólo el entramado productivo incipiente de la industrialización, sino la base ideológica del proceso, y además ciertas redes sociopolíticas que habrían de promoverlo. En todo ello se destacaron las ligas industrialistas, donde también jugaron un rol preponderante los inmigrantes; ya por entonces fueron adoptadas medidas gubernamentales y regulaciones legislativas de apoyo a la industria nacional. Ciertas corrientes políticas que en el siglo siguiente habrían de desempeñar un papel estelar, como el batllismo uruguayo, se nutrieron de esos aportes e integraron la ideología industrialista en el programa democratizador. La construcción industrial fue parte del haz de tendencias antioligárquicas que conmovieron a América Latina en las décadas iniciales del siglo XX. Entre las más destacadas figuran la Revolución Mexicana, el Movimiento de la Reforma Universitaria, el crecimiento de los movimientos obreros, las primeras instauraciones de regímenes políticos democráticos, los avances de la legislación social y las construcciones pioneras del Estado de bienestar. Su entramado conflictivo alimentaría, después de 1930, la emergencia de un tipo de crecimiento con mayor incidencia de factores endógenos.

2.3.1. Inmigración e innovación industrial
Nos interesa aquí detenernos brevemente en los fundamentos de la incipiente industrialización. Ésta se hizo notar especialmente allí donde el crecimiento hacia afuera incrementó la capacidad de consumo, no sólo de los sectores altos sino también de las clases medias, lo cual ocurrió tanto por

84

Problemas del Desarrollo en América Latina

la cuantía de las exportaciones como por la proporción del excedente generado que era apropiado internamente, en lugar de ser remitido a inversores externos. Diversos factores -tamaño del mercado interno, nivel de vida, políticas gubernamentales proteccionistas, presencia de personas que suelen ser inmigrantes con pericia y vocación para la manufactura, etc.- fueron generando lo que se ha denominado como una “industrialización temprana”, anterior a la década de 1930 y a partir de la cual tendrá lugar después el auge de la producción manufacturera. Parece posible afirmar que la inmigración fue un gran protagonista de la industrialización temprana. Ello es particularmente notorio en el caso argentino, pero no se reduce sólo a él. Entre 1871 y 1915, dejando de lado inmigrantes estacionales y los que no se quedaron en el país, casi 2,5 millones de personas emigraron a la Argentina (inmigración neta).

“No sería exagerado decir que la mayor parte de la mano de obra y de las habilidades con que se construyó la moderna economía argentina las proporcionó este gran movimiento de personas. Fue también la razón por la cual la calidad de la fuerza laboral de que disponía la economía argentina al estallar la primera guerra mundial era muy superior -más culta, más especializada, más sana- a la de cualquier otro país latinoamericano” (BETHELL, 1991b, p. 31).

En la Argentina, en

❘❚❚ “[…] 1914, dos tercios de los propietarios de establecimientos industriales habían nacido en el extranjero. Los inmigrantes preponderaban en casi todas las ramas de la fabricación, con la importante excepción de la industria textil. El contraste con los hacendados era muy grande: casi tres cuartas partes de propietarios o administradores de hacienda eran naturales del país. En 1935 la industria seguía siendo coto cerrado de extranjeros, con más del 60% de empresarios industriales nacidos fuera de Argentina. La cifra había sido de más del 80% en 1895. Los nativos mantenían una presencia fuerte sólo en las actividades artesanales, los procesos vinculados a la agricultura y en los establecimientos situados fuera de la capital federal. La preponderancia de los inmigrantes data de los comienzos del período nacional. Como país de inmigración en masa, Argentina sólo era excepcional en el grado en que preponderaban los inmigrantes. El material cualitativo hace hincapié en el papel de los inmigrantes en la expansión industrial de Chile y los datos accesibles sostienen conclusiones parecidas en el caso de Perú. Los inmigrantes también fundaron la mayoría de las industrias modernas de Uruguay y, en 1908, ya poseían más del 60% de los establecimientos manufactureros de Montevideo. […] Las pruebas impresionistas y los datos cuantitativos advierten que no hay que caer en la fácil trampa de hacer esta generalización extensiva a Brasil, donde, si bien los empresarion inmigrantes proyectaban una imagen dinámica en la fabricación, no debe subvalorarse la iniciativa nacional” (BETHELL, 1991b, pp. 269-270). ❚❚❘

85

Universidad Virtual de Quilmes

La innovación en general, el surgimiento de lo nuevo, suele tener un carácter interactivo. Su contexto es, a menudo, el de un “encuentro” entre actores diferentes, algunos de los cuales, en particular, se ven inducidos a cambiar sus comportamientos habituales, en el marco de nuevas situaciones que dan lugar a mecanismos tipo “desafío -y- respuesta”. Seguramente, ello tuvo lugar cuando llegaron a América, en la marejada de la inmigración, numerosas personas que, proviniendo de los suburbios de la industrialización que estaba transformando Europa y habiendo tomado la decisión de empezar una nueva vida, sabían hacer ciertas cosas en los ramos manufactureros, o al menos sabían que esas cosas se podían hacer, y se encontraban con espacio económico para los establecimientos de escala reducida que algunos, a menudo con inmenso esfuerzo, podían establecer. Si la innovación productiva consiste en la introducción de algo nuevo en un cierto ámbito, aunque sea ya conocido en el mundo -criterio incluso menos restrictivo que el que se adopta en un estudio comparativo ampliamente difundido (NELSON -ed.-, 1993)-, es razonable suponer que los inmigrantes tuvieron un papel descollante en la innovación que constituyó la etapa originadora de la industrialización latinoamericana.

“Aunque los datos que tenemos son muy fragmentarios, parece justificado decir que los empresarios inmigrantes contribuyeron de forma desproporcionada a la creación de los cientos de pequeñas fábricas que surgieron en Argentina, Brasil, México, Chile, Perú y otras partes, aunque es posible que en Colombia los nativos contaran un poco menos con los empresarios y técnicos extranjeros” (BETHELL, 1991b, p. 41).

Respecto de esta cita, cabe preguntarse si, en realidad, corresponde hablar de “empresarios inmigrantes” o de inmigrantes que, en el encuentro con el mundo al que habían emigrado, se hicieron empresarios. En cualquier caso, la inmigración masiva y la innovación industrial aparecieron juntas en el escenario latinoamericano. En el caso del Uruguay, este tema ha sido minuciosamente estudiado en obras (BERETTA, 1996; BERETTA y GARCÍA, 1998) donde se afirma y prueba que la industrialización fue obra de la inmigración, en el contexto de una rica dinámica de actores sociales. El análisis que se ofrece de la formación previa de algunos inmigrantes, de su gusto por la técnica, de su capacidad para la experimentación y aun la invención, de su trayectoria laboral y empresarial, demuestra algo más: a saber, que la innovación técnico-productiva fue en gran medida una contribución de la inmigración.

2.3.2. Agotamiento del “orden neocolonial”
Después de 1900, el “crecimiento hacia afuera” empezará pronto a encontrar sus propios límites en grandes áreas del continente, aunque por cierto no en todas; “al revés de lo que había ocurrido durante casi todo el siglo XIX, los términos de intercambio se mueven en el siglo XX en sentido predominantemente desfavorable a los productos primarios” (HALPERIN, 1993, p. 324). La gran demanda desde el “centro” favoreció inicialmente
86

Problemas del Desarrollo en América Latina

a los países de la periferia que primero la atendieron, entre los cuales se destacaron los de América Latina, que en conjunto llegaron a representar una parte importante del comercio mundial, y en particular una fuente mayor de aprovisionamiento de productos primarios para las naciones más avanzadas. La situación fue cambiando a medida que nuevas áreas productoras de materias primas se insertaban en la división internacional del trabajo y se afianzaba la primacía productiva, comercial, financiera y militar de los países centrales. Pronto se haría notar

❘❚❚ “[…] la evolución de la tecnología como factor responsable de la tendencia depresiva de los precios de las materias primas en los mercados internacionales. El nitrato sintético sustituiría progresivamente al salitre chileno, a partir de la Primera Gran Guerra. Lo mismo sucedería a continuación con las fibras y el caucho sintético. La mayor eficiencia en la utilización industrial de los productos minerales actuaría en el mismo sentido” (FURTADO, 1973, p. 56). ❚❚❘

El cambio tecnológico, escenificado en los países del “centro”, tendía a fortalecer la posición de éstos en la división internacional del trabajo, mientras que incidía comparativamente mucho menos en la transformación de las técnicas productivas tradicionalmente utilizadas en la periferia. Después de la Primera Guerra Mundial, la gravitación de Gran Bretaña en la economía latinoamericana empieza a dejar lugar a la de Estados Unidos, lo cual afectó la inserción externa de varios países del área.

“El lento crecimiento de la economía británica en la década de 1920 fue un golpe para aquellos países latinoamericanos que tradicionalmente habían considerado a Gran Bretaña un mercado para sus exportaciones y el ascenso de Estados Unidos como el poder económico dominante fue un escaso alivio para las repúblicas que vendían bienes que competían con los de los agricultores norteamericanos” (BETHELL, 1997, p. 7).

En general,

❘❚❚ “[…] a medida que Latinoamérica se incorporaba como área dependiente al sistema económico que se estaba haciendo mundial, se hacía más vulnerable a las crisis generales de ese sistema. En 1929 comenzó la más devastadora de todas esas crisis; de ella y sus consecuencias el lazo neocolonial no iba a recuperarse nunca; agotado en sus posibilidades, no por eso ha sido reemplazado por un nuevo modo de inserción de Latinoamérica en el mundo” (HALPERIN DONGHI, 1993, p. 368). ❚❚❘

Por otra parte, como ya se destacó, bastante antes de la Gran Depresión había comenzado a atenuarse la demanda externa de bienes primarios desde
87

Universidad Virtual de Quilmes

los países centrales, por diversos motivos entre los cuales figuraban tanto la aparición de sustitutos sintéticos como la protección a la agricultura europea. Por efecto conjugado de esas tendencias de largo plazo y de la crisis, son los fundamentos mismos del “crecimiento hacia afuera” los que se encuentran en cuestión; la especialización en la producción de bienes primarios resulta cada vez menos conveniente, dada la menor demanda de los mismos y sus precios decrecientes en relación con los de los bienes manufacturados; el sector externo tiende a dejar de ser el motor de la economía. La exportación de bienes agrícolas, ganaderos y mineros va tornándose insuficiente para posibilitar la compra en el exterior de bienes industriales, impulsando por consiguiente la producción interna de una parte creciente de tales bienes La producción destinada a la exportación resulta menos rendidora, por lo cual no ofrece un campo tan provechoso como antes a la inversión, ni genera muchos empleos, ni permite que la demanda interna siga siendo atendida mediante el crecimiento de las importaciones. Inversamente, atender a la demanda local mediante la producción local pasa a ser bastante más redituable que en un pasado reciente. Así, en aquellos países latinoamericanos en los que ya antes de 1930 se había asistido a un cierto crecimiento de la industria productora de bienes de consumo, ésta encontrará en la crisis una ocasión para la expansión. En efecto, por los motivos anotados, parte de una demanda antes abastecida mediante importaciones pasa a serlo mediante productos de la industria nacional, que por lo tanto acelera su crecimiento. Empieza a tomar cuerpo de esta forma el proceso denominado de Industrialización por Sustitución de Importaciones (ISI).

2.4. La transición a un nuevo tipo de crecimiento
Puede decirse pues que la crisis del “centro”, desatada en 1929, constituye un punto de inflexión en la evolución económica latinoamericana que, en líneas muy generales, pasa de la etapa del “crecimiento hacia afuera”, durante la cual el dinamismo proviene ante todo de la exportación de bienes primarios, a una etapa de “crecimiento hacia adentro”, en cuyo curso los incrementos de la producción y del empleo dependerán bastante más de la industria que produce para el mercado interno. En un balance, se indica que

❘❚❚ “[…] los cambios en los años treinta pueden ser vistos como los que establecieron los fundamentos para una transición hacia el modelo puro de sustitución de importaciones, que alcanzó su fase más intensa en las décadas de 1950 y 1960. Con seguridad, esto es exacto con respecto a Brasil, Chile y México, que se habían sumado a Argentina a finales de los años treinta como los únicos países que habían impulsado la industrialización y el cambio estructural hasta conseguir que la demanda interna no fuera ya determinada por el sector exportador” (BETHELL, 1997, p. 42). ❚❚❘

No fue por cierto la crisis, que golpeó con fuerza al continente a comienzos de la década de 1930, la “creadora” de esa modalidad industrializadora específica que constituyó la ISI, sino la gran ocasión para que la misma cobrara
88

Problemas del Desarrollo en América Latina

fuerza. La crisis agrietó los pilares esenciales del dinamismo económico previo, imponiendo la búsqueda urgente de alternativas, lo que pudo hacerse en la medida en que las bases de éstas ya existían.

“A fines de la década de 1930, el sector industrial se había desarrollado en algunas de las repúblicas más grandes (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú), y también en las suficientemente prósperas como para haber formado un vigoroso mercado interno (Uruguay). Incluso antes de la primera guerra mundial, el crecimiento basado en la exportación había generado en la mayoría de estas siete repúblicas un mercado interior lo bastante amplio como para justificar la presencia de establecimientos manufactureros modernos. Estas fábricas producían principalmente bienes de consumo perecedero (por ejemplo, textiles, alimentos elaborados y bebidas) que podían competir con las importaciones gracias a aranceles que contenían ya un elemento proteccionista. La primera guerra mundial dio mayor impulso a las manufacturas en unos cuantos países (claramente en Brasil), mientras que las importaciones escaseaban, pero el estímulo principal para la industria provino del crecimiento del consumo interior, el cual estaba todavía estrechamente ligado -incluso en los años veinte- a la suerte del sector exportador. En ningún país el sector manufacturero tenía un tamaño suficiente para operar como el motor del crecimiento, aunque estaba empezando a adquirir cierto dinamismo autónomo en Argentina y Chile -las dos naciones donde la industrialización había progresado más hasta los años veinte-” (BETHELL, 1997, p. 10).

Ahora bien, la exportación de bienes primarios nunca dejó de ser fundamental para las economías latinoamericanas, en particular para el financiamiento de la industrialización interna. Así pues, el tránsito del “crecimiento hacia afuera” a un período de otro tipo no implicó que las dinámicas principales de la etapa precedente dejaran de tener importancia; como suele suceder en la historia, tampoco ocurrió de la noche a la mañana. Sin embargo, no debe minimizarse el impacto que significó la caída, a menudo con caracteres de derrumbe, de las exportaciones a los principales mercados metropolitanos; la disminución fue notable en volumen y mucho más en precio. La consiguiente baja de ingresos afectó la capacidad importadora que, en relación con la población, disminuyó alrededor de un 37% de 1930 a 1934 en nuestro continente, cuya economía en general se vio gravemente afectada. “En América Latina la crisis alcanzó dimensiones catastróficas, debido a que, de entre las regiones subdesarrolladas, era una de las que más se habían integrado en el sistema de división internacional del trabajo” (FURTADO, 1973, p. 59). Los ingresos provenientes de las exportaciones bajaron en 1932 a poco más de la tercera parte de lo que habían sido en 1929, tanto en América Latina como en la Argentina, por entonces la principal economía de la región. Los precios de los productos importados también disminuyeron, pero menos y más lentamente. Se ha calculado que, como efecto combinado de la disminución de los precios y de la cantidad de las ventas al exterior, el poder de compra en el exterior generado por las exportaciones latinoamericanas en su conjunto había descendido en 1932 a menos de la mitad de lo que representaba en 1928. Las importaciones se contrajeron, los ingresos de los gobiernos disminuyeron junto con el comercio
89

Universidad Virtual de Quilmes

exterior, los intereses de los préstamos crecieron y el peso de las deudas se hizo bruscamente más gravoso. La Gran Depresión del “centro”, desencadenada a fines de 1929, golpeaba con particular dureza a las zonas de periferia con las cuales más estrechos eran los vínculos. Al desnudo quedaba la extrema vulnerabilidad externa del tipo de inserción en el mundo que había dominado hasta entonces la evolución de la economía latinoamericana. Comenzó a partir de entonces a gestarse, trabajosamente, un período de crecimiento “hacia adentro” que, grosso modo, se extiende desde la década de 1930 hasta la década de otra gran crisis, la de 1980. El descenso de la capacidad para importar favoreció a la producción nacional. Ello impulsó sobre todo a la manufactura, en primer lugar donde ya antes se había construido una estructura industrial de alguna significación, como era el caso de la Argentina en primer lugar, y sucedía también en el Brasil, México, Chile, Colombia, el Perú y el Uruguay. En esos países, la economía tenderá así a diversificarse, y también a cerrarse, en la medida en que las relaciones comerciales con el exterior serán menos fluidas que en el período anterior, mientras que el comercio externo representará una proporción menor de la producción. El mismo factor promovió también, en varios casos, la sustitución de importaciones agrícolas. En efecto, el modelo de crecimiento “hacia afuera” incentivó la especialización exportadora, concentrando los esfuerzos en pocos productos, o incluso en uno solo; ello trajo aparejado, particularmente en América Central y en el Caribe, que algunos cultivos de exportación desplazaran a los destinados al mercado interno, al punto de reemplazar la producción local con la importación de alimentos. La tendencia se revirtió con la crisis, que impulsó la agricultura destinada a sustituir ese tipo de importaciones. En los años que siguieron a 1929, como ya se subrayó, no sólo cayeron las exportaciones sino también sus precios relativos a los de los productos importados. Se hizo cada vez más urgente la adopción de medidas para paliar los efectos de la crisis, que incluían la pérdida de reservas en monedas fuertes, el peso creciente de las deudas y la restricción del financiamiento proveniente de los países centrales. Los gobiernos latinoamericanos empezaron a desplegar políticas económicas activas que, de una manera u otra, apuntaban a reducir los impactos negativos que estaban teniendo los movimientos de las finanzas internacionales sobre la región y, más en general, la vulnerabilidad externa de ésta. Se apuntó a intervenir más directamente en la relación económica con el exterior, por ejemplo mediante controles de cambios y cuotificación de importaciones; se enfrentó el desempleo mediante inversiones en obras públicas que no requirieran mayores compras externas, en particular mediante un amplio desarrollo de la red de caminos; se introdujeron o ampliaron, según los casos, medidas de protección a la producción nacional. En suma: “El cambio más importante en la década de 1930 consistió en sustituir las políticas económicas autorreguladoras por el uso de instrumentos de política que tenían que ser activados por las autoridades” (BETHELL, 1997, p. 42). La industria sustitutiva de importaciones será promovida en América Latina, como respuesta a la crisis, por gobiernos de variado signo ideológico, que necesitan compensar la caída de las exportaciones y del empleo en el sector exportador mediante la contención de las importaciones y la generación de
90

Problemas del Desarrollo en América Latina

otras fuentes de ocupación, a falta de lo cual la problemática financiera y social podía tornarse explosiva. Por ello se incrementan los aranceles a las importaciones y se adoptan varias otras medidas de protección a la industria nacional, las que suponen costos que sólo la recuperación de las exportaciones permitirá financiar duraderamente. El Estado empezaba a convertirse en un protagonista central del acontecer económico. Y aparentemente no lo hacía mal:

❘❚❚ “Los cambios en la política económica de los años treinta fueron generalmente racionales: una retirada absoluta del sector exportador y la construcción de una economía semicerrada habría implicado un incremento masivo en la ineficiencia; un compromiso esclavizante al modelo de crecimiento basado en la exportación habría limitado la región a una asignación de recursos que ya no era compatible con una ventaja comparativa dinámica a largo plazo. Los historiadores económicos, que tratan de detectar el período del siglo XX en que la política y el comportamiento económico de América Latina se descarriaron seriamente, deben mirar más allá de los años treinta” (BETHELL, 1997, p. 46). ❚❚❘

La última parte de la cita apunta a una cuestión fundamental, sobre la que volveremos. Notemos con todo desde ya que, si existió algo parecido a un “descarrilamiento” en una etapa posterior, su explicación debería seguramente combinar elementos propios de la etapa con tendencias de más largo plazo. Ése es uno de los motivos por los cuales hemos destacado, en este capítulo, “ciertas tendencias profundas de la evolución latinoamericana”. Después de 1932, los términos de intercambio tendieron a mejorar, así que se fue ampliando la capacidad de importar generada por las exportaciones de bienes primarios. Éstas volvían a tener un papel primordial, pero ya por entonces la industria latinoamericana crecía más que la economía en su conjunto. Al terminar la década de 1930, casi todos los países latinoamericanos habían recuperado los niveles de producción por habitante anteriores al desencadenamiento de la Gran Depresión. La recuperación, sin embargo, no retrotraía la situación a diez años antes. La confianza en el modelo tradicional de crecimiento había sido horadada por la crisis, la capacidad de la estructura industrial había alcanzado un reconocimiento superior y los estados disponían ya de un aparato de intervención en la economía bastante más sofisticado que el de poco tiempo atrás. Había comenzado, además, a construirse una red de empresas públicas que llegaría a ser muy importante en sectores básicos de la estructura productiva -como la extracción o refinación de petróleo, la generación de energía eléctrica, la siderurgia o los transportes-, y en el sector de la banca. Cosa no menos importante, el crecimiento de la industria fortalecía a varios grupos sociales interesados en que los gobiernos ampliasen su apoyo al sector, los empresarios industriales en primer lugar, pero también los trabajadores y otros sectores urbanos que se beneficiaban, directa o indirectamente, con la expansión de los ingresos generados por la actividad manufacturera.. La Segunda Guerra Mundial supuso un nuevo golpe para las modalidades antes prevalecientes de la inserción de América Latina en la economía
91

Universidad Virtual de Quilmes

mundial. La Guerra mostró una vez más la vulnerabilidad del modelo de crecimiento hacia afuera, en general por la dependencia muy grande del acontecer externo y, particularmente, en este caso por las trabas que padecieron las importaciones tradicionales desde los países centrales, pues el acontecer bélico generó tanto restricciones de la oferta como grandes perjuicios en el transporte. Además, durante la guerra, los Estados Unidos apoyaron decididamente la industrialización de algunos de los países que, mediante un suministro asegurado de materias primas en particular, respaldaron su esfuerzo bélico. Ejemplos destacados de ello los ofrecen la colaboración en general con el desarrollo industrial de México y el apoyo brindado a la construcción de la planta siderúrgica de Volta Redonda en el Brasil (Bethell, 1997, pp. 50-52). Más en general, la competencia con la producción local de las importaciones se hará menor tanto por la disminución de la oferta de los países en guerra como por las dificultades y los costos adicionales que el conflicto supone para el transporte de mercancías. Las trabas para importar repuestos y maquinaria no favorecieron el mejoramiento tecnológico de la industria latinoamericana, pero la impulsaron a ampliar su espectro, sustituyendo mediante producción local no sólo la importación de artículos de consumo sino, en alguna medida, también la de equipos. Por otra parte, la demanda metropolitana de productos primarios, en conjunto, aumentó también debido a la guerra, con lo cual la recuperación de las exportaciones latinoamericanas alimentó el poder de compra local y financió las políticas de apoyo a la industria. La combinación de los factores indicados impulsará durante la década de 1940, un avance de la industrialización en el continente considerablemente más rápido que el de la década precedente. Ahora bien, las condiciones en que ese avance tiene lugar acentúan su debilidad tecnológica, lo que más adelante acarreará graves consecuencias. En efecto, la industrialización por sustitución de importaciones se desarrolla a partir de la estructura creada en una fase anterior, durante la cual la actividad manufacturera se reducía

❘❚❚ “[…] al procesamiento de materias primas locales con equipos importados o a la terminación de bienes de consumo importados semielaborados, siempre sobre la base de equipos adquiridos en el exterior. La limitación de la actividad industrial a manufacturas de procesamiento de bienes de consumo, limitaba sobremanera los requerimientos de asimilación de la tecnología moderna. La asistencia mecánica a las industrias existentes se limitaba a la sustitución de piezas, lo que podía ser hecho por agentes ligados a las casas importadoras. Esa aparente ventaja de un primer momento, repercutiría de forma extremadamente negativa en la fase siguiente, pues la instalación de industrias se hacía sin que se crease una auténtica mentalidad industrial, la cual presupone no tan sólo la formación de administradores sino también de cuadros con un conocimiento cabal de los procesos tecnológicos” (FURTADO, 1973, p. 109). ❚❚❘

El atraso relativo, en términos de técnicas y máquinas, no será corregido sino que más bien se agravará durante la fase de auge de la década de 1940.
92

Problemas del Desarrollo en América Latina

Durante la guerra resulta muy difícil importar equipos avanzados de los países metropolitanos, mientras que la restricción general de importaciones permite a la industria latinoamericana crecer pese a los altos costos que su primitivismo tecnológico genera en varias de sus ramas. Otra consecuencia del proceso bélico fue que disminuyó la importancia de Gran Bretaña y de Europa en su conjunto en las relaciones externas de la región, al tiempo que se consagró la primacía de los Estados Unidos. Al llegar la paz,

❘❚❚ “[…] era evidentemente el escenario principal de la economía mundial. Su capacidad productiva se había incrementado el 50% durante la guerra y en 1945 producía más de la mitad del total mundial de los bienes manufacturados. Aún más significativo, Estados Unidos poseía la mitad de la capacidad de transporte mundial (comparada con sólo el 14% en 1939) y suministraba un tercio de las exportaciones mundiales, mientras que consumía solamente una décima parte de las importaciones mundiales” (BETHELL, 1997, p. 57). ❚❚❘

En esas condiciones, no era fácil consolidar una relación externa con la primera potencia industrial, pero también gran productor agrario, que permitiera un crecimiento basado en las exportaciones de bienes primarios, salvo en el caso de algunos productos muy específicos, de gran demanda en los Estados Unidos, como el petróleo. En consecuencia, Venezuela pudo establecer con la nueva potencia hegemónica una vinculación típica del “crecimiento hacia afuera”, pero ello resultaba mucho más dificultoso para los países exportadores de productos agrícolas, sobre todo los de clima templado. En suma, el “crecimiento hacia adentro” resultará estimulado todavía más por la Segunda Guerra Mundial que por la crisis del ‘29. Como se anotó, la guerra amplió considerablemente la demanda de muchos productos primarios y dificultó el que los propios beligerantes pudieran atenderla; por consiguiente, en varios casos incrementó sustantivamente los ingresos provenientes de las exportaciones primarias. Como las importaciones no habían podido crecer en medida similar, cuando las hostilidades cesaron, en varios países existían fuertes reservas acumuladas de divisas. Y no eran nada débiles los motivos, los sectores sociales y los instrumentos políticos que apuntaban a utilizar ese excedente en la promoción decidida de la industrialización. Ésta constituyó el eje del nuevo modelo de crecimiento, orientado “hacia adentro”, que se afianzó entre finales de la década de 1940 y mediados de la de 1950.

93

3
La evolución del crecimiento hacia adentro
Objetivos
• Esbozar una perspectiva histórica de un período fundamental para el análisis de la temática del desarrollo en el continente. • Presentar ciertos problemas recurrentes de la industrialización latinoamericana e indicar las principales estrategias con las que se intentó superarlos. • Ofrecer elementos de juicio que constituyan una base para la posterior discusión sobre las interacciones entre las ideas, las políticas y las realidades del desarrollo latinoamericano.

3.1. La consolidación de la

ISI

En este apartado nos ocupamos del afianzamiento de un nuevo tipo de crecimiento, durante la que puede ser considerada como una primera fase de la Industrialización por Sustitución de Importaciones (ISI).

3.1.1. Del consenso industrializador a la contraposición de modelos
Durante la etapa que termina con la gran depresión, como ya señalamos, se asiste a una industrialización apenas embrionaria en algunos países de la región, en el marco de la rápida inserción de América Latina en el orden económico internacional fraguado por la “Segunda Revolución Industrial”. Este proceso tuvo “ganadores” y “perdedores”, pero, en conjunto, las ventajas obtenidas por los diversos grupos con mayor peso económico y político generó un consenso bastante amplio entre los sectores dirigentes en torno de las grandes opciones vinculadas con el “crecimiento hacia adentro”. Un consenso distinto pero no menos significativo, y socialmente bastante más amplio, tomó cuerpo durante lo que puede considerarse la etapa inicial del “crecimiento hacia adentro”, entre 1930 y el fin de la Segunda Guerra Mundial. Desde muy variadas perspectivas y con muy diversas expectativas, se coincidió en la promoción de la industria para sustituir importaciones. Las dificultades para abastecerse como antes en el exterior, causadas primero por la caída de las exportaciones durante la década de 1930 y luego por la Guerra Mundial, impulsaron en esa dirección tanto a los que la percibían como un rumbo nuevo y más prometedor como a muchos que la consideraban un remedio transitorio pero inevitable. Ahora bien, según ya se apuntó, el propio avance de la industrialización le fue generando apoyos entre sectores que no dejaron de enfrentarse entre sí, pero cuyos intereses están ligados a la profundización del proceso. Entre

95

Universidad Virtual de Quilmes

ellos se destacan, por supuesto, los propios empresarios industriales, y también el proletariado industrial, que de clase muy minoritaria antes de la década de 1930 pasa a constituir un sector con peso significativo en varios de los países del continente a mediados de la de 1940. El respaldo al proyecto industrializador se extiende incluso más allá de los sectores mencionados, y abarca a buena parte de los estratos populares y medios urbanos, favorecidos por la ampliación de las actividades económicas y de las funciones del Estado que tiene lugar junto con la sustitución de importaciones. Son pues bastante minoritarios los grupos que, en este período, se oponen frontalmente a las políticas en pro del “crecimiento hacia adentro”, que incluyen una importante y costosa protección a la industria así como un “avance dramático del estado en el gobierno de la economía” (HALPERIN DONGHI, 1993: p. 446). Ese consenso de llamativa amplitud en torno del proyecto industrializador tendió a resquebrajarse en los años posteriores a 1945. Las disyuntivas planteadas y las propuestas enfrentadas arrojan luz tanto sobre el panorama de la época como sobre ciertos problemas profundos del desarrollo latinoamericano. Cuando concluyó la guerra, el continente mostraba grandes cambios con respecto a 1929, pero los cimientos de las nuevas construcciones eran endebles:

❘❚❚ “[…] naciones grandes y medias, y aun algunas de las menores de Latinoamérica llegaban a la hora de la paz con un sector industrial a la vez vertiginosamente expandido y muy frágil, ya que esa expansión se había dado bajo la protección del aislamiento de guerra, que le permitió prosperar con un nivel tecnológico muy bajo. Ahora se daba una oportunidad de corregir esas fallas y seguir avanzando sobre bases más sólidas; para ello se contaba con los saldos acumulados gracias al superávit comercial de tiempos de guerra, y, según se esperaba, con la prosperidad futura del sector exportador, asegurada por la acrecida demanda de una Europa en reconstrucción. Esta solución requería que los fondos creados por el sector primario-exportador fuesen transferidos al industrial, y era éste precisamente el punto en torno al cual iba a estallar la discordia” (HALPERIN DONGHI, 1993 p. 445). ❚❚❘

Emergía lo que puede considerarse como el dilema recurrente del período: el “crecimiento hacia adentro” aparecía como la vía para el avance económico y social pero, simultáneamente, como un proceso con grandes dificultades para sostenerse a sí mismo y más aún para profundizarse. Consolidar ese crecimiento, motorizado por la industria nacional de varios países latinoamericanos, planteaba exigencias difíciles. Parecía necesario, en primer lugar, restringir o gravar sustancialmente las importaciones competitivas con la producción local. Además, se hacía necesario destinar importantes recursos provenientes de las exportaciones primarias a la financiación del sector manufacturero. Esta necesidad se hará mayor con el avance mismo del proceso industrializador, para el cual se precisan equipos cada vez más sofisticados y caros, cuya producción la propia industria latinoamericana no está por lo general en condiciones de afrontar, debido a sus varias carencias, en particular tecnológicas.
96

Problemas del Desarrollo en América Latina

En la inmediata posguerra, el dilema indicado se planteó como una contraposición bastante aguda entre dos opciones polares, la profundización deliberada de la industrialización y el retorno a las políticas anteriores a la crisis de comienzos de la década de 1930. Los partidarios de la segunda opción creían que había llegado su hora. En efecto, el alza de la demanda de bienes primarios desde los países centrales parecía ofrecer una alternativa al proyecto industrializador. Se podía sostener que la coyuntura desfavorable inaugurada por la “gran depresión” había quedado atrás, por lo cual América Latina debía dejar de lado una política válida sólo para tiempos excepcionales, durante la cual había sido inevitable proteger a la industria mediante medidas que tendían a “cerrar” a la economía. Quienes tenían intereses más directamente vinculados con el intercambio con el exterior argumentaban que la hora permitía retornar a la ubicación internacional más favorable para la región, que seguía siendo a su entender la de exportadora de productos primarios, lo cual a su vez requería “abrir” la economía para facilitar el comercio con los países del “centro”. Un pilar de esta argumentación lo constituía la tesis clásica de que conviene facilitar al máximo los intercambios internacionales, pues entonces cada país o región puede concentrar energías en la producción de los bienes y servicios en los que es comparativamente más eficiente, lo cual redunda en mayores beneficios para todos. Desde esta óptica, financiar la industria a través de importantes gravámenes a las exportaciones era negativo, pues la baja de los ingresos de los productores primarios disminuiría la inversión y los esfuerzos en los sectores donde la rica dotación de recursos naturales ofrecía grandes ventajas comparativas a América Latina. La opción alternativa -de la que nos ocuparemos más extensamente al analizar las concepciones de la CEPAL- argumentaba que la especialización primario-exportadora era intrínsecamente desfavorable para el crecimiento a largo plazo, al menos en términos relativos a los países del “centro”, pues implicaba esencialmente quedar al margen de las ventajas del progreso técnico, a las que sólo se podía acceder mediante un proceso deliberado de industrialización. Ya hemos destacado que esta opción representaba, en medida más o menos directa, los intereses de amplios sectores ligados a la industria, a la expansión urbana y a la ampliación de las funciones del Estado. Justamente, el papel del sector público era y siguió siendo el nudo de las polémicas. En particular, porque la industrialización se estaba configurando de un modo altamente dependiente de la intervención del Estado, y que tendía a incrementar sensiblemente su gravitación en la orientación de la economía así como en la distribución de ganancias y pérdidas entre clases, grupos e individuos. Tanto la contraposición en el plano de las ideas como su incidencia en las decisiones políticas pueden ilustrarse mediante los avatares de una gran polémica que, en el Brasil de la posguerra, enfrentó a Roberto Simonsen con Eugenio Gudin. El primero encabezaba un grupo de industriales que prioritaban la intervención del Estado en la promoción de la industrialización.

“Gudin encabezaba una sólida facción neoliberal que, aunque no se oponía a la industrialización en sí misma, se oponía firmemente a cualquier protección, y de

97

Universidad Virtual de Quilmes

hecho a la intervención estatal de cualquier tipo. La fuerza de la facción liberal se puso de manifiesto cuando se constituyó en la base del primer gobierno de Brasil después de la guerra: la presidencia de Eurico Dutra (1946-1950). La complejidad de la realidad subraya lo que señalamos sobre los elementos contradictorios en juego. Pese a que la retórica y algunas acciones eran liberales, persistieron ciertamente sólidos elementos de intervencionismo y autoritarismo. El breve experimento de reducción de aranceles terminó en 1947, cuando los controles sobre la importación fueron reimplantados, a causa de la dimensión del déficit” (BETHELL, 1997, p. 63).

En el Brasil, como en la mayor parte de América Latina, se fue afirmando la opción por la ISI. Ello ocurrió en medida variable y de maneras contradictorias, pero en conjunto bastante neta. Había ciertas posibilidades para avanzar en el camino de la industrialización, mientras que volver a la etapa precedente resultaba económica y socialmente muy poco viable. Inicialmente, se coincidía en un diagnóstico optimista respecto de la demanda metropolitana de productos primarios. Las dos opciones esbozadas dependían grandemente de que esa demanda se sostuviera. En caso contrario, resultaría inviable la revitalización del “crecimiento hacia afuera”, pero también muy difícil financiar la continuidad de la industrialización. Precisamente, las trabas para esto último llegarán a ser muy gravitantes cuando, pocos años después de terminada la Segunda Guerra, se esfume la bonanza exportadora que la misma generó, y que en algunos casos la Guerra de Corea prolongó. Pero ello venía a confirmar, por otro lado, que la crisis del “crecimiento hacia afuera” sustentado en las exportaciones primarias era difícilmente reversible. Había excepciones, por cierto. La economía centroamericana siguió inserta en el modelo exportador. “Sólo en los años sesenta la influencia cepalina promovería la idea de una industrialización deliberada dentro del contexto de un Mercado Común Centroamericano” (BETHELL, 1997, p.78). En conjunto, sin embargo, el gran viraje de un modelo de crecimiento a otro se consumó durante la década de 1940. En el futuro, la evolución del continente no dejaría de estar estrechamente vinculada con lo que aconteciera con su frágil pero importante estructura industrial. América Latina ya no podría retroceder a la posición en la economía mundial que se le había asignado durante la división internacional del trabajo establecida en la segunda mitad del siglo anterior.

3.1.2. La configuración de las políticas industriales
La opción por la industrialización se fue haciendo ineludible. Pero en condiciones no demasiado propicias, en lo que se refiere a los precios y a los volúmenes de los productos primarios que América Latina vendía a los países del “centro”. Por supuesto, las variaciones fueron grandes a lo largo del tiempo y según las materias primas que se tome en cuenta; el petróleo, en particular, conoció espectaculares incrementos de precios; más aún, a comienzos de la década de 1970, los términos de intercambio mejoraron, transitoriamente, para la periferia en su conjunto. Pero, globalmente considerada, su evolución mostró claro signo negativo.
98

Problemas del Desarrollo en América Latina

Entre alzas y bajas se fue afirmando una tendencia mayor: el cambio tecnológico en nuestro tiempo erosiona los rendimientos relativos de la producción primaria cuyas ventajas comparativas iniciales radican en la dotación de recursos naturales y/o en el bajo costo de la mano de obra. Ese fenómeno, por ejemplo, empezó a comprobarse muy poco después de la Segunda Guerra en lo que fuera uno de los pilares fundamentales de los avances más espectaculares, tanto del “crecimiento hacia afuera” como de la financiación del “crecimiento hacia adentro”, la agricultura argentina, cuyo retraso tecnológico se hará más patente por el rápido avance de la norteamericana. En ambas etapas de crecimiento los países del Plata se habían ubicado en los primeros lugares, pero ya en la década de 1950 constataban que su privilegiada dotación natural para la producción agropecuaria perdía importancia ante los avances de competidores cada vez más tecnificados, dentro y fuera de los países centrales. Por consiguiente, el financiamiento de la industria sustitutiva de importaciones, y del creciente consumo urbano en general, se fue haciendo cada vez más penoso. Ya bastante antes había quedado en evidencia que la ayuda pública de los Estados Unidos, la cual jugó a través del Plan Marshall un papel importante en la reconstrucción de Europa Occidental, no constituiría un puntal de la industrialización latinoamericana. “Bélgica y Luxemburgo juntas recibieron más ayuda [de los Estados Unidos] entre 1945 y 1951 que toda América Latina” (BETHELL, 1997, p. 58). Esta región no constituía una prioridad económica ni política para la potencia hegemónica, cuyo predominio se reflejaba tanto en el terreno del comercio como en la orientación de la inversión. En ese contexto fue que no sólo se afirmó el proceso industrializador en general sino que se configuraron ciertas políticas industriales bastante específicas, de las que nos ocupamos en este apartado. Se ha señalado que, precisamente, en la posguerra habría habido un desmejoramiento de la calidad de las políticas, con gravosas consecuencias a largo plazo:

❘❚❚ “[…] en los años treinta el funcionamiento económico de América Latina estaba aún basado en la exportación de bienes primarios, aunque en la mayoría de los países la industria creció más rápido que el producto interior bruto real. La política económica logró la extraordinaria hazaña de estimular a la vez las exportaciones primarias y el desarrollo industrial, lo cual fue un importante logro, ya que las exportaciones primarias eran la principal fuente de divisas para la importación de bienes intermedios y de capital. Hacia los años cincuenta, sin embargo, América Latina se hallaba totalmente aferrada a la industrialización por sustitución de importaciones, cuya característica clave fue una fuerte discriminación de las exportaciones combinada con una necesidad cada vez mayor de divisas. Es decir, discriminaba un sector que era esencial para su funcionamiento. Debemos comprender, por tanto, cómo y por qué la política pasó de la relativa coherencia de los años treinta a las contradicciones de los cincuenta” (BETHELL, 1997, p. 47). ❚❚❘

Anotemos algunos de los aspectos relevantes de semejante evolución. Ante el duro impacto de la Gran Depresión, los gobiernos de los países que ya contaban con una cierta base industrial pudieron actuar con bastante
99

Universidad Virtual de Quilmes

agilidad y autonomía. Las medidas a tomar, en líneas generales, parecían bastante claras y recibían amplio apoyo; la protección a la industria para sustituir importaciones, que la caída de las exportaciones hacía muy difícil sufragar, fue impulsada por gobiernos de muy diversa orientación, como ya lo subrayamos. Al mismo tiempo, las dificultades de la coyuntura y lo incipiente de los nuevos rumbos no permitían exitismos mayores; de hecho, se estaba “cambiando de modelo”, pero más por presión de las circunstancias que por decisiones inspiradas por la confianza en una estrategia nueva. Por otra parte, los sectores directamente favorecidos por la protección a la industria eran todavía débiles, lo cual permitía al sector público desempeñarse con un margen significativo de independencia respecto de intereses sectoriales. Ciertas herramientas de la política económica e industrial tuvieron inicialmente resultados exitosos, que dependían bastante de su carácter nuevo y de su uso limitado. En todos los aspectos anotados, el panorama fue cambiando significativamente. La importancia de la protección y la multiplicación de controles durante los años que siguieron a la guerra tuvieron como efecto una gran expansión de las relaciones de tipo clientelista entre estados y empresarios. El empresariado adjudicó al Estado un papel relevante pero en el entendido de que lo cumpliría bajo su orientación; como se ha dicho en relación con México, se proponía “más bien la intervención empresarial en el gobierno que la intervención gubernamental en la empresa”. En el conjunto de las economías en vías de industrialización, el sistema llegó a ser “tal que casi siempre la manera de aumentar las ganancias era operar en el nivel político antes que con las variables convencionales que determinan la productividad” (BETHELL, 1997, p. 64). Ello limitará dramáticamente los esfuerzos dedicados a la innovación tecnológica y organizacional, a la expansión de la capacidad productiva en general. También incidirá en la baja calidad de las políticas proteccionistas, en su carácter casuístico, en su reducido horizonte temporal, en su tendencia a reiterar procedimientos, ampliándolos más bien que modificándolos de acuerdo con el cambio de circunstancias. Sobre esto nos extenderemos más adelante, cuando ensayemos una comparación de diferentes políticas industriales. Destaquemos aquí que el propio avance del proceso industrializador limitó la autonomía del Estado para orientarlo de acuerdo a intereses de conjunto y a largo plazo, pues aumentó el poder de los sectores ligados con la industria así como el influjo directo en las decisiones gubernamentales de intereses particulares y de corto plazo. El avance de la industrialización también robusteció la visión general que la orientaba, y fue despojándola de matices. Las principales características, en lo que aquí nos ocupa, de la década de 1950

❘❚❚ “[…] fueron el pesimismo (justificado aunque exagerado) con que la región consideró las perspectivas para las exportaciones tradicionales de productos básicos y su acceso a los mercados internacionales financieros, y el optimismo (también justificable aunque exagerado) referente a las perspectivas de la
ISI.

Por tanto, el período se caracteriza por una progresiva desvinculación de la

economía internacional y la puesta en marcha de ambiciosos programas de industrialización” (BETHELL, 1997, p. 93). ❚❚❘

100

Problemas del Desarrollo en América Latina

Es decir que a medida que se disipaba el optimismo de la inmediata posguerra respecto de la futura evolución de los términos de intercambio, se fue imponiendo la opción que preconizaba una industrialización deliberada e impulsada por el Estado; los pasos iniciales y exitosos en esa dirección parecen haber generado a su vez un optimismo respecto a sus perspectivas a largo plazo, que contribuyó a dificultar un análisis más exigente y riguroso de las perspectivas y de las herramientas utilizadas para conducir el proceso. Esto último, junto a la escasa autonomía del Estado, ayuda a entender por qué desmejoró la calidad de la política para la industrialización. En todo caso, ello parece haber tenido real entidad:

❘❚❚ “[…] la

ISI

sufrió mucho por el hecho de que las políticas de comercio y de

industrialización fueron realizadas mediante controles burdos, innecesariamente confusos y con bastante frecuencia ineficientes. Surgieron una gran variedad de restricciones arancelarias y cuantitativas a la importación, múltiples tipos de cambio sumamente fluctuantes y diversos obstáculos administrativos a la exportación de productos básicos; estos controles no sólo eran muchas veces impredecibles y de una complejidad inútil, sino que también, en algunos casos, estaban sujetos a manipulaciones burocráticas” (BETHELL, 1997, p. 96). ❚❚❘

Ello reflejaba no sólo la ineficiencia burocrática sino el permanente conflicto entre intereses particulares que, en conjunto, parecían colonizar el aparato estatal. La escasa capacidad de éste para actuar con un grado de autonomía significativo hacía más fácil reiterar procedimientos, tornándolos cada vez más engorrosos e ineficientes, que cambiarlos sustantivamente a medida que se alteraban las circunstancias que habían motivado su adopción. Esto podía ser incluso el resultado del éxito de tales procedimientos pero, por razones fáciles de imaginar, en general es grande la tendencia a persistir en lo que ha dado resultados positivos, aunque su propio éxito haya modificado las condiciones que lo posibilitaron. Las consecuencias de semejantes avatares de la política se harían sentir en toda su dimensión recién bastante después, pues durante la década comentada ciertos indicadores eran realmente promisorios:

❘❚❚ “América Latina consiguió una tasa de crecimiento anual convincente en las manufacturas durante los años cincuenta (6,6%) -con la producción de acero creciendo el 13% por año, la celulosa y los derivados del petróleo el 11% cada uno, y las exportaciones manufacturadas (durante la segunda mitad de los cincuenta) el 7%-. En consecuencia, la participación de las manufacturas en el
PIB

creció del 18% al 21%. Las manufacturas fueron también
PIB

un efectivo motor de crecimiento para el conjunto de la economía, con la inversión interna bruta expandiéndose a una tasa anual del 7,8% y el medida cantidad de nuevos recursos fueron dirigidos hacia la agricultura para el mercado interno; a su vez, la
ISI ISI,

al

5,1%. Sin embargo, la orientación global de la política económica y una descon el consecuente descuido de las actividades tradicionales de exportación y de la estaba constantemente amenazada por una restricción de divisas producida por el lento crecimiento de las exportaciones. Al mismo tiempo, muchos de los problemas sociales y

101

Universidad Virtual de Quilmes

políticos que se suponía que la industrialización resolvería permanecían sin solución” (BETHELL, 1997, p. 98). ❚❚❘

Volvamos a la contraposición de opciones planteadas en la posguerra, para sintetizar su evolución desde entonces hasta el agotamiento del modelo de la ISI.

“Por un lado, la concepción estructuralista naciente propugnaba una industrialización inducida por el Estado, que utilizara una protección modesta y eficientemente dirigida y que confiara en los flujos de capital público extranjero para aliviar los obstáculos y facilitar el proceso. Esta concepción tenía una confianza algo ingenua en la capacidad y coherencia del sector público, y en que los préstamos extranjeros serían accesibles. La segunda visión respondía a los intereses de Estados Unidos y a los intereses más conservadores en América Latina, y buscaba un retorno radical hacia las fuerzas del mercado con poca protección y una posición que favoreciera al capital privado extranjero. Cuando estuvo claro que el capital público extranjero no llegaría en cantidades apreciables, y que las ventajas de complacer a Estados Unidos con una postura de libre comercio eran insignificantes, la política se consolidó en una desafortunada mezcla de ambas posturas. Se buscó enérgicamente el capital extranjero privado, que fue atraído por un mercado protegido y por una legislación favorable. Cualquier sensibilidad previa a la deseabilidad de exportar nuevos bienes manufacturados desapareció rápidamente, y la eficiencia se convirtió en un factor totalmente subordinado a la necesidad de crear oportunidades significativas de ganancia a corto plazo. La insistencia de la época bélica en las industrias básicas desapareció ante el auge del interés en la producción local de bienes de consumo duradero. Los dirigentes tendieron a descuidar el grado en que ‘la sustitución de importaciones’ estaba produciendo crecientes gastos en tecnología importada inapropiada y grandes necesidades de importación. El prejuicio implícito contra la agricultura y contra las exportaciones tampoco fue advertido ni discutido, mientras el crecimiento fuera bueno y las nuevas oportunidades surgieran constantemente. El día del ajuste de cuentas llegaría más tarde” (BETHELL, 1997, pp. 81-82).

En la década de 1950, las dos opciones contrapuestas se veían jaqueadas por el peso relativamente decreciente, tanto de América Latina en la producción mundial de productos primarios como de éstos en la economía internacional. Ello, en un continente donde la población había crecido en flecha y donde también se habían expandido significativamente las expectativas de consumo, simplemente no permitía retornar al modelo precedente de inserción primario-exportadora en la economía mundial. Pero también hacía cada vez más difícil apoyar el crecimiento de la industria nacional, orientada primordialmente hacia el mercado interno. En suma, se consolidó el modelo industrializador, pero mediante políticas que no resolvieron sino más bien agravaron el dilema central destacado antes, la limitada capacidad del “crecimiento hacia adentro” para sostenerse a sí mismo. Las políticas predominantes no contribuían demasiado a diversificar las fuentes de dinamismo económico ni a limitar los costos de la industrialización.

102

Problemas del Desarrollo en América Latina

Los principales defectos del nuevo modelo llegarían a ser “los prejuicios contra la exportación y la agricultura, así como la excesiva dependencia de las importaciones y la tecnología extranjera” (BETHELL, 1997, p. 80). Esta dependencia, en realidad, no tenía como causa única el tipo de políticas características del período; su comprensión debe prestar atención también a sus profundas raíces históricas, a las que nos hemos referido al analizar las condicionantes perdurables del desarrollo latinoamericano, que se afianzaron durante la inserción periférica de América Latina en la economía internacional. Esa dependencia muy grande de las importaciones y de la tecnología extranjera, que la ISI no logró alterar sustancialmente y que en ciertos aspectos fue aumentando, operaría como cuello de botella para la profundización del proceso industrializador, que por consiguiente tendría pocas posibilidades de llegar a sostenerse a sí mismo.

3.2. La segunda fase de la

ISI

Las dificultades a las que venimos de referirnos indujeron una reorientación del “crecimiento hacia adentro” en la cual centramos nuestra atención a continuación.

3.2.1. Cambio dentro del modelo
Durante la década de 1950, particularmente en la Argentina y el Brasil, se pusieron en marcha intentos de superar el dilema fundamental de la ISI mediante las estrategias a veces denominadas “desarrollistas”. Esquemáticamente, se trataba de superar tres tipos de carencias muy vinculadas entre sí -de fondos, de tecnología avanzada y de capacidad para desarrollar la “industria pesada”- impulsando la inversión extranjera en el sector manufacturero. Las Empresas Transnacionales (ET) habrían de contribuir a subsanar las carencias anotadas. La economía latinoamericana había tendido a “cerrarse” a partir de la “gran depresión”, levantando barreras al intercambio comercial que se mantendrían en la posguerra, pero en este nuevo período la economía se “abriría”, parcialmente, a la inversión externa. A ésta se le otorgarían condiciones favorables que alcanzarían a las remesas de ganancias al exterior, y que se apoyarían en los propios mecanismos proteccionistas, pues éstos ofrecían un mercado muy protegido a las empresas extranjeras que produjeran en el continente. Cabe decir que la apuesta desarrollista procuraba tonificar el “crecimiento hacia adentro” mediante la inversión desde afuera. Ello puede verse como una nueva vuelta de tuerca en la gran contraposición de opciones que emergió en la posguerra. A mediados de la década de 1950, el papel central del Estado era ampliamente aceptado, pero la disyuntiva reaparecía en torno de la función de la inversión externa. Estaba en juego la orientación de la industrialización y también quiénes habrían de recoger los mayores dividendos del proceso. Específicamente, las dificultades para sostener y profundizar el crecimiento hacia adentro afectaban la posición de quienes inicialmente parecían llamados a ser sus principales beneficiarios, los empresarios industriales nacionales. El caso del Brasil ilustra la cuestión.

103

Universidad Virtual de Quilmes

“Las fuerzas en conflicto también operaban en la década de 1950 respecto al capital extranjero. Nuevamente, el debate Simonsen-Gudin es representativo. Simonsen deseaba un acceso ‘selectivo’ del capital extranjero, y veía el capital público como la solución principal. Era uno de los que favorecía en consecuencia un ‘plan Marshall’ para América Latina. Gudin deseaba, por supuesto, la liberalización total. Sin embargo, cuando la protección incentivó la penetración de capital extranjero en el sector manufacturero brasileño el peso relativo de los intereses se modificó. La burguesía industrial se volvió más fragmentaria. Nuevos grupos surgieron a finales de los años cuarenta e inicios de los cincuenta cada vez más asociados al capital extranjero, de tal modo que anularon la resistencia potencial a la legislación final encarnada en la instrucción 113 de 1955, de la Superintendencia de la Moneda y del Crédito (SUMOC), la cual daba efectivamente tratamiento preferencial al capital extranjero. La cuestión se sumió en mayor confusión debido a la política de ‘palo y zanahoria’ seguida por diferentes gobiernos, que ofrecían incentivos a la exportación, tipos favorables de cambio y por último la reforma arancelaria. La paradoja implícita en la evolución de un modelo viable de industrialización que provocaría un rápido crecimiento en la década siguiente, basado en la triple alianza entre el Estado, las multinacionales y la burguesía nacional donde la última era definitivamente un socio menor, se sintetiza en la frase de un miembro de dicho grupo: ‘Al final nosotros ganamos, pero no recibimos el premio’” (BETHELL, 1997, pp. 64-65).

En los hechos, la instalación en la región de filiales de grandes empresas industriales marcó un punto de viraje en el proceso industrializador, al menos en los países más grandes del área. En efecto, rasgo nuevo y característico de la posguerra lo constituye la presencia notoria y determinante de las empresas transnacionales en la industria continental, en cuya evolución incidirá poderosamente. Dicho fenómeno es sin duda susceptible de interpretaciones polémicas. Darcy Ribeiro lo caracterizó como “industrialización recolonizadora”, afirmando que

❘❚❚ “[…] la empresa multinacional es el equivalente ultramoderno pero prodigiosamente superior de las viejas empresas capitalistas mercantiles de navegación oceánica, de tráfico negrero y sobre todo de minería y monocultura, que operando con mano de obra esclava colonizaron el Nuevo Mundo. Es el equivalente también de las antiguas empresas monopolistas implantadoras de puertos, vías férreas, servicios de agua y electricidad, merced a las cuales creció el imperialismo industrial en su etapa de expansión financiera. Su función es además la misma: movilizar recursos técnicos, económicos, políticos e ideológicos para imponer nuevas formas de dependencia” (RIBEIRO, 1974, pp. 28 y ss). ❚❚❘

Consignemos un punto de vista distinto:

❘❚❚ “El hecho, frecuente en América Latina, de asignar la responsabilidad por las insuficiencias de la industrialización a las
ET,

implica evitar asumir la res-

ponsabilidad que corresponde al sector empresarial nacional, público y privado,

104

Problemas del Desarrollo en América Latina

y a las otras fuerzas sociales que han convergido, en determinados períodos, en la definición de las políticas internas y, por consiguiente, postergar la búsqueda de opciones reales para la industrialización eficiente de América Latina” (FAJNZYLBER, 1983, p. 141). ❚❚❘

Conviene subrayar que el fenómeno señalado constituye una diferencia mayor con lo que se comprueba en el sudeste asiático, donde la industrialización fue protagonizada por empresas nacionales, con una presencia apenas marginal de las ET. Difiere también de lo que acontecía en nuestro continente en etapas anteriores, cuando la inversión extranjera era ya globalmente muy influyente, pero todavía escasa su presencia en la industria. El auge económico de larga duración que se inició en los países del “centro” tras la Segunda Guerra aceleró la expansión mundial de sus principales empresas. La inversión extranjera en el sector manufacturero latinoamericano creció, entre otros motivos, porque posibilitó a las ET superar los obstáculos que, para la colocación de sus productos en la región, suponían los altos aranceles a las importaciones, las cuotas y otras medidas orientadas a proteger la producción local; a la inversa, la instalación de plantas fabriles en nuestros países permitió a las ET acceder en condiciones oligopólicas a mercados protegidos, vender a precios comparativamente altos y en muchos casos transferir al exterior importantes ganancias, lo cual por cierto no figuraba entre los objetivos que se fijaron inicialmente para la política proteccionista. Semejantes rendimientos fueron obtenidos a menudo a partir de inversiones que “eran sobre todo de maquinarias que en la mayor parte habían sido ya abundantemente utilizadas en el país de origen, y cuyo reemplazo era inminente” (HALPERIN DONGHI, 1993, p. 453). Las ET instalan en América Latina nuevas ramas industriales, entre las cuales la del automóvil constituye el ejemplo por excelencia. En tales ramas la productividad y los salarios son mayores que los promedios continentales, pero su capacidad de generar ocupación es en conjunto mucho menor que la de las ramas que, como la textil, la química o la farmacéutica, caracterizaron la etapa previa de la industrialización. En ella había predominado la producción de bienes de consumo realmente masivo, mientras que las ramas preferidas por las ET ofrecen productos de altos costos, difícilmente accesibles a la mayor parte de la población, por lo cual serán sólo las naciones más grandes las que pueden proporcionarles un mercado suficiente.

“La consecuencia es que serán menos las naciones que ingresarán en esa nueva etapa; sólo Brasil y menos sólidamente México serán capaces de afirmarse en ella para avanzar aún más allá en el camino de la madurez económica; en cambio Argentina encontrará difícil mantenerse en ese nuevo nivel de industrialización e imposible superarlo, y en Chile y Perú la tentativa de alcanzarlo no será más que un incidente sin consecuencias significativas para la economía en su conjunto” (HALPERIN DONGHI, 1993, p. 455).

Como lo sugiere la cita precedente, en el período comentado tuvo lugar un dramático cambio de posiciones relativas de las economías más grandes

105

Universidad Virtual de Quilmes

del continente. La Argentina, que durante el “crecimiento hacia afuera” se había afirmado en el primer lugar de América Latina y que a comienzos de la década de 1950 era a menudo vista como una nación casi desarrollada o industrializada, fue superada por el Brasil y por México.

“En 1950 […] la economía de la República Argentina era la más grande de la región, representando un cuarto del PIB; tenía un nivel de producción el 10% más grande que el de Brasil y el 25% mayor que el de México. Debido a su deficiente desarrollo relativo entre 1950 e inicios de los años ochenta, el PIB de Argentina sólo creció por un factor de 2,7, mientras que el de Brasil se multiplicó por siete. A finales de ese período el PIB brasileño había alcanzado casi tres cuartas partes del correspondiente al Reino Unido. México logró un crecimiento semejante durante ese período. Hacia 1990 Brasil y México juntos representaban casi tres quintos del PIB latinoamericano. En ese año, la producción argentina representó sólo cerca de un tercio de la brasileña y la mitad de la mexicana” (BETHELL, 1997, p. 108).

En suma, a partir de la segunda mitad de la década de 1950, con ritmos desparejos y resultados bastante diferentes, en las principales economías de América Latina se asiste a un “cambio dentro del modelo”. Cobra fuerza la denominada “ISI 2”, caracterizada por la apertura a la inversión extranjera en la industria como vía para superar las trabas financieras y tecnológicas que bloqueaban la profundización de la ISI. Como lo veremos en el próximo apartado, esa inversión fue un factor importante en el período de auge que conoció la producción latinoamericana en la década de 1960, enmarcado en un notable crecimiento a escala internacional. Pero ni en lo financiero ni en lo tecnológico se accedió por esa vía a una solución de largo plazo: el “crecimiento hacia adentro” no encontraría afuera respaldos para sostenerse y profundizarse de manera sistemática.

3.2.2. La gran expansión
La economía de los países capitalistas avanzados conoció una notable expansión desde poco después del fin de la Segunda Guerra Mundial hasta comienzos de la década de 1970. Durante ese período llegó a su apogeo el tipo de crecimiento impulsado por la Segunda Revolución Industrial, por el relacionamiento entre ciencia y tecnología que la caracterizan, por las tecnologías específicas y la organización del trabajo que formaron parte de la misma. Fue el auge del modelo técnico-productivo denominado “fordista”, simbolizado por la línea de montaje de las grandes plantas automovilísticas y, más en general, asociado con la gran producción en serie de productos similares, con importancia cardinal de las economías de escala, tecnologías avanzadas y relativamente maduras, el empleo abundante de mano de obra sin mayor calificación y organizada con criterios “tayloristas”, y el uso masivo de materias primas y energía comparativamente baratas. A la gran capacidad productiva de los Estados Unidos se asociaron las de Europa Occidental y del Japón. En la década de 1950 se afirmó la recuperación
106

Problemas del Desarrollo en América Latina

europea y se inició una inédita experiencia integradora de gran alcance; tras las devastaciones de la guerra, la ayuda estadounidense, y sobre todo el nivel educativo y tecnológico de los países europeos, sus tradiciones empresariales y sus capacidades organizativas, posibilitaron una rápida reconstrucción y modernización del aparato productivo; ello se conjugó con dinámicas sociales y ejecutorias gubernamentales que dieron lugar a Estados de Bienestar muy desarrollados; paralelamente, una visión política de largo plazo puso en marcha la “construcción europea” como integración de amplio espectro; tales procesos se potenciaron mutuamente y alimentaron la notoria prosperidad de la década de 1960. También en la década de 1950 se definió el heterodoxo camino del Japón para la construcción de una estructura productiva de primer nivel, a través de la prioridad asignada a la industria pesada y al avance tecnológico, el papel central del Estado, su estrecha asociación con el empresariado, el énfasis en la capacitación de la mano de obra así como en su integración al esfuerzo productivo, y la consideración “sistémica” de las distintas facetas e instituciones vinculadas con la innovación. Así -con vaivenes y conflictos tanto internos como externos, que la telegráfica formulación precedente no debiera ocultar- fue constituyéndose durante el período indicado la “Tríada” -Estados Unidos, Europa Occidental y Japón- que incide decisivamente en los circuitos contemporáneos de la producción y el intercambio. La revolución tecnológica iniciada en la década de 1970, junto con el derrumbe del bloque soviético, afirmarían su posición dominante en la economía global.

“El cuarto de siglo después de la posguerra fue un período de prosperidad y expansión sin precedentes en Europa, Japón y Estados Unidos. Entre 1950 y 1973, la producción de las EMD (economías de mercado desarrolladas) creció casi el 5% por año y en términos per cápita alcanzó el 3,8% anualmente. Así, en sólo veintitrés años, el PIB aumentó más del triple y la renta per cápita se multiplicó por un factor de 2,4. Esta tasa de crecimiento económico era doblemente más rápida que en cualquier otro período desde 1820. Al mismo tiempo, el aumento de la productividad del trabajo se hizo dos y media veces más rápido que en el período de 1913 a 1950, mientras que el dinámico crecimiento del stock de capital no residencial representó un auge de inversión que en su dimensión y continuidad no tenía parangón en la historia económica de las EMD. Como resultado, la inversión promedio como porcentaje del PIB durante este período también duplicó a la de cualquier período precedente” (BETHELL, 1997, p. 84).

Esa etapa ha sido considerada como una “edad de oro”, que también se reflejó en las cifras promedo del incremento productivo en los países menos desarrollados (PMD), los cuales sin embargo evidenciaron un comportamiento económico cada vez más diferenciado. En ese contexto, América Latina alcanzó resultados relativos destacados.

“El crecimiento del producto per cápita de los PMD en el período 1950-1973 era casi tres veces más rápido que sus mejores realizaciones en períodos anteriores. Como resultado de este dinámico crecimiento, la producción total se triplicó.

107

Universidad Virtual de Quilmes

Pese al aumento notablemente más rápido de su población, los PMD lograron un aumento mucho más rápido en la renta per cápita en relación con la tasa lograda entre 1913 y 1950, llegando casi a duplicarla en veinte años. América Latina consiguió el mejor resultado, seguida por China, el resto de Asia y después África. Sin embargo, los países de industrialización reciente (PIR) de Asia mostraban las tasas de crecimiento más rápidas si se tomaban las cifras de estos países como un subgrupo. El rendimiento de los PMD fue particularmente bueno en la producción manufacturera, logrando un crecimiento promedio del 7% anual durante este período” (BETHELL, 1997, p. 88).

En una perspectiva de largo plazo se destaca el que, por primera vez desde 1820, la expansión económica de los países menos desarrollados fue similar a la de los países más desarrollados (ibid., p. 90). Si bien ello no alcanzó a la renta per cápita, dado el crecimiento demográfico más acelerado de los países más pobres, tiene gran relevancia histórica, pues sugiere al menos una atenuación de la tendencia a la creciente disparidad entre ambos grupos de países que se hizo patente desde el momento en que se afianzó la industrialización en Europa Occidental, a comienzos del siglo XIX. El fenómeno comentado, como lo indica la última frase de la cita contenida en el párrafo anterior, se vincula con la expansión de la producción industrial en parte del mundo periférico. Este proceso ha tenido características muy desiguales, como desigual ha sido la evolución en ese mundo, donde ciertas regiones como el África subsahariana vieron empeorar su situación mientras algunos países -los PIR asiáticos ante todo- avanzaban muy rápidamente. Los años finales de esa etapa general de expansión contemplaron un crecimiento rápido de la economía latinoamericana. El auge mundial del comercio y las inversiones, la relativa madurez de la base industrial construida en las décadas previas y la instalación de numerosas plantas de empresas transnacionales colaboraron a una significativa ampliación de la capacidad productiva. Por cierto, ello no ocurrió en todos los casos; la ISI ya mostraba para entonces signos de agotamiento en el Uruguay. Pero, en conjunto, los números dan cuenta de un período bastante excepcional.

“En general, con la excepción de las exportaciones de productos básicos y la agricultura para el mercado interno (que de todos modos tuvieron una tasa de crecimiento del 3,3% anual en ambos casos), el período de 1960-1973 fue el más dinámico de la historia económica de América Latina. La producción manufacturera creció a una tasa anual del 6,8% y su participación en el PIB pasó del 21% al 26%. La inversión bruta interna se expandió un 9% anual, con lo que el nivel de inversión en 1973 fue más del triple que el de 1960. El PIB creció a una tasa anual del 5,9%, lo que significa que la producción se duplicó durante este período; y que, dado el crecimiento anual de la población del 2,7%, la renta per cápita subió al 3,2% anual. El abrupto fin de la ‘edad de oro’ en las EMD, los límites de la ISI (tal como se estaba implantando en América Latina), las crisis del petróleo de 1973 y 1979, y las consecuencias negativas de la liberalización financiera a partir de 1973 (con los préstamos excesivos y su uso muchas veces ineficiente), alterarían radicalmente gran parte de este veloz proceso de desarrollo en América Latina” (BETHELL, 1997, p.102).

108

Problemas del Desarrollo en América Latina

Lo que acontecería después mostraría que el “cambio dentro del modelo” no había proporcionado una base demasiado sólida para el crecimiento industrial latinoamericano. El problema de la sustentabilidad tecnológica y financiera del proceso reaparecería con fuerza redoblada. Sin desmedro de ello, el crecimiento productivo del período 1960-1973 fue llamativo. En este período, se hizo notar una preocupación por el sesgo antiexportador de las políticas industriales y se empezó a atenuarlo. A partir de entonces fue cobrando significación la exportación de manufacturas de algunos de los mayores países latinoamericanos.

“El auge comercial internacional de los años sesenta y el éxito de los países de industrialización reciente asiáticos influyeron también en el intento de diversificar las exportaciones latinoamericanas. Los países que habían progresado más en su proceso de ISI tuvieron mayor éxito en aumentar las exportaciones de bienes manufacturados. Éste fue particularmente el caso de Brasil y México, pero también ocurrió en otros países como Argentina y Colombia. Todos ellos, en diferente grado, diversificaron sus exportaciones de bienes manufacturados dentro de los mercados latinoamericanos, así como fuera de ellos. Era el resultado de los cambios ocurridos en América Latina y los mercados internacionales, así como de las reformas de la política comercial implantadas por algunos países de la región” (BETHELL, 1997, p. 121).

También progresó sensiblemente el nivel técnico de la industria, en el marco del llamado paradigma “metal-mecánico”. Durante esos años alcanzó una cierta madurez la base industrial, cuya construcción había sido fuertemente estimulada desde la década de 1930; se incrementó rápidamente la inversión extranjera en la industria, y se recibieron los efectos positivos de la notable expansión de la economía internacional. Se trataba de una conjunción de circunstancias especialmente propicias para políticas que buscaban inyectar dinamismo desde afuera al crecimiento hacia adentro. En ese contexto, la segunda fase de la ISI llegó a su apogeo.

3.2.3. Industrialización por endeudamiento
Originalmente, el financiamiento de la industrialización se basó en las exportaciones primarias, de las cuales los gobiernos obtuvieron importantes recursos para costear sus políticas proteccionistas, las que favorecieron a los empresarios manufactureros y también a sectores urbanos más amplios. Esas políticas, junto al fortalecimiento sindical y político de sectores asalariados, generaron en varios países transferencias de ingresos que, en líneas generales, tendían a disminuir la desigualdad. Luego, como ya se destacó, el financiamiento de una industrialización de mayor envergadura fue pesando más sobre la balanza de pagos, mientras que, en numerosos casos, los ingresos provenientes de las exportaciones primarias no crecieron en un nivel comparable, o incluso disminuyeron. Es cierto que en la década de 1970 las exportaciones manufactureras de los países mayores del continente cobraron cierta significación. Pero globalmente se mantuvo la dependencia de

109

Universidad Virtual de Quilmes

los ingresos provenientes de las exportaciones primarias, las inversiones externas o los préstamos. Una industrialización cuyo motor había llegado a ser el alto consumo interno, mucho más que el ahorro propio y la capacidad de innovación, sólo podía avanzar mientras el financiamiento externo fuera de fácil acceso. Durante la década de 1970 en especial, el crecimiento fue impulsado por la abundante oferta de crédito proveniente de la banca internacional. Ello fue una consecuencia de la nueva situación generada a partir del incremento brusco del precio del petróleo.

“El acontecimiento económico más significativo de los años setenta fue que el precio del petróleo se cuadruplicó en 1973-1974, después de varios años de descenso en términos reales. El momento para esta inesperada alza de precios fue sumamente desventajoso (económica y políticamente) para las EMD, pues vino a sumarse a sus crecientes problemas económicos. La crisis del petróleo y las subidas de los precios en otros productos que le siguieron, llegaron en un momento en que la ‘edad de oro’ estaba mostrando claros signos de desgaste. El régimen ‘Bretton Woods’ había sido socavado por el abandono unilateral de Estados Unidos de la convertibilidad del dólar en 1971 y su ulterior devaluación. Hacia 1973 el nuevo sistema de tipos de cambio flotantes no estaba aún firmemente asentado. Este nuevo sistema tenía que luchar con los abruptos cambios en las balanzas de pagos de las EMD y de los PMD, en sólo un año, la subida de los precios del petróleo hizo que las cuentas corrientes de las EMD pasaran de contar con un excedente de 10.000 millones de dólares estadounidenses a tener un déficit de 15.000 millones, y las de los PMD pasaron de un déficit de 9.000 millones a uno de 21.000 millones. Junto con los mercados financieros internacionales privados, el nuevo sistema de tipos de cambio flotantes se vio saturado por la transferencia comercial de recursos más grande jamás habida desde las EMD hacia un grupo de los PMD (OPEP), así como por el reciclaje de una gran proporción de estos recursos que retornaban de los países de la OPEP con baja absorción hacia las EMD y a los PMD no exportadores de petróleo” (BETHELL, 1997, pp. 102-103).

La consiguiente disposición de la gran banca privada a prestar sumas muy considerables a intereses bajos y sin exigir mayores garantías fue aprovechada como si la situación estuviese llamada a durar eternamente. Se ha señalado que la disposición a endeudarse constituye un rasgo de larga data en la evolución histórica de América Latina.

“Los préstamos extranjeros a América Latina han estado determinados básicamente por la oferta. Estos países parecen estar dispuestos a endeudarse tanto como les permitan los mercados financieros internacionales. De este modo, los cuatro períodos de grandes incrementos en los préstamos extranjeros que han tenido lugar desde la independencia (a finales de la década de 1810 y comienzos de la de 1820, la década de 1860 e inicios de la de 1870, la década de 1920 y la de 1970) fueron posibles por los altos niveles de liquidez internacional. […] Lo mismo sucedió en el período más reciente de influjos de capital, 1990-1994, a excepción de los casos de Chile y Colombia” (BETHELL, 1997, p. 93).

110

Problemas del Desarrollo en América Latina

Lo anotado constituye una manifestación de ciertas tendencias perdurables, que han condicionado profundamente el acontecer económico en el continente y sobre las cuales hemos llamado la atención en el capítulo anterior, como la propensión de los sectores dirigentes a priorizar el corto plazo en el uso de los fondos disponibles y su preferencia por canalizarlos hacia el alto consumo. Ejemplifica esto último el uso que se le dio a los fondos obtenidos en aquel período de “dinero fácil”. Se destaca, en primer lugar, el enorme crecimiento de las importaciones: “entre 1973 y 1981, la importación [anual] de bienes de América Latina creció en términos reales (a precios de 1980) de 44.000 millones de dólares estadounidenses a 93.000 millones y su déficit por cuenta corriente se elevó de 10.000 millones a 40.000 millones” (BETHELL, 1997, p. 105). Es decir que en menos de una década la importación de bienes se multiplicó por más de dos, pero ello no fue solventado por un aumento comparable de las exportaciones, sino por los préstamos. La utilización de la bonanza crediticia varió de país a país pero, en términos promediales, la inversión productiva no absorbió el grueso de los fondos obtenidos mediante empréstitos. “En general, los préstamos extranjeros fueron utilizados para pagar las importaciones de petróleo, para expandir otras importaciones (de consumo, bienes de inversión y equipamiento) y para financiar la fuga de capitales fuera de la región” (BETHELL, 1997, p. 146). La afluencia de dólares provenientes de los préstamos permitió mantener tasas de cambio que hacían muy conveniente comprar con moneda nacional sumas en dólares y depositarlas en el exterior. El endeudamiento mayúsculo de este período generó una dependencia notable del acontecer financiero a corto plazo que, con dramáticas consecuencias en la década de 1980, se ha convertido en uno de los condicionantes mayores del panorama latinoamericano desde entonces.

“Los estrechos lazos financieros entre los países latinoamericanos y los mercados financieros internacionales vincularon el destino económico de la región a las políticas económicas y al desarrollo de las EMD. Tradicionalmente, los vínculos entre ambos habían funcionado principalmente mediante flujos comerciales, en los que el nivel de demanda de productos básicos de las EMD era el factor decisivo. En las nuevas condiciones, se añadió un fuerte e inestable vínculo financiero, caracterizado por tipos de interés flotantes y grandes sumas de préstamos con vencimientos a corto plazo” (BETHELL, 1997, p. 105).

Cuando la bonanza inducida se hubo esfumado, de los pocos años de “dinero fácil” una de las principales herencias es esa dependencia muy grande de la coyuntura financiera internacional que hoy sigue pesando sobre la región. El crecimiento siguió siendo promedialmente alto durante la década de 1970, incluso por comparación con procesos muy celebrados: de 1965 a 1980 el PBI per cápita se incrementó a un promedio anual del 3,5% en América Latina y del 5% en Asia Oriental, incluyendo a China. Pero el “modelo latinoamericano” de crecimiento no era sustentable o, mejor dicho, no era autosustentable. A fines de la década de 1960 escribía Furtado (1973, p. 300): “parece indudable que las posibilidades de desarrollo apoyadas en la

111

Universidad Virtual de Quilmes

exportación de materias primas y en la industrialización ‘sustitutiva de importaciones’ controlada del exterior, alcanzan o ya alcanzaron los límites de sus posibilidades”. Durante la década de 1970, la situación financiera internacional colaboró a mantener abiertas esas posibilidades. Pero las limitaciones propias de ese tipo de crecimiento no fueron superadas.

3.3. El agotamiento del modelo
En este apartado nos ocupamos de ciertas características relevantes de la etapa final del “crecimiento hacia adentro”.

3.3.1. El camino de la crisis
Probablemente, más que el endeudamiento en sí mismo, lo realmente negativo fue no sólo el uso que se hizo de los préstamos como los procedimientos a través de los cuales se los obtuvo. Los prestamistas querían colocar fondos, altos funcionarios públicos contraer empréstitos y varios otros actores intervenir en el uso de los recursos así obtenidos; los préstamos se fueron sucediendo sin control centralizado sobre el endeudamiento ni recopilación de la información por parte de cada gobierno.

“Como el cobro de comisiones y la corrupción se volvieron características típicas de los acuerdos más rentables, la falta de información convenía a todas las partes. Se produjo un fuerte incremento de las importaciones, y los regímenes militares de los años setenta aprovecharon la disponibilidad de recursos para acumular material de defensa. Los bancos internacionales y los comerciantes de armas se unieron para ayudar a que América Latina utilizase el crédito de que disponía” (THORP, 1998, p. 222).

El agotamiento del crecimiento hacia adentro impulsado por el Estado fue, en parte, consecuencia de las carencias con que el sector público encaró la política industrial, tema al que ya se hizo referencia y que será retomado más abajo. A medida que se iban debilitando las fuentes internas del dinamismo industrializador, el funcionamiento del aparato estatal se fue degradando en medida significativa debido a las modalidades del sostén externo.

“La combinación de una mayor escala y de un peor control financiero resultó perjudicial para la calidad del gasto público. Frecuentemente, proyectos enormes y mal concebidos tuvieron consecuencias ambientales y sociales negativas, tanto directas como indirectas […] ¿Quién iba a dar batalla en favor de mejorar la calidad del gasto cuando nuevos proyectos atraían recursos nuevos (y, naturalmente, con ello más comisiones)? El sesgo hacia la ‘resolución’ de problemas mediante nuevos proyectos en lugar de hacer frente a las dificultades existentes se manifestó claramente en la agricultura, donde problemas como el exceso de

112

Problemas del Desarrollo en América Latina

salinidad o el deterioro de los sistemas de regadío eran mucho más fáciles de solucionar emprendiendo nuevos proyectos que enfrentando los problemas, sobre todo si no era fácil encontrar recursos en préstamos para los trabajos de mantenimiento. La calidad de la gestión y del control financiero en las grandes empresas estatales tendió a empeorar en un ambiente de dinero fácil y de beneficios personales” (THORP, 1998, pp. 225 y 226).

Se entró así en un camino de riesgo creciente:

❘❚❚ “A comienzos de los años ochenta, América Latina tenía el volumen de deuda más grande en el Tercer Mundo. También había adaptado más sus patrones de consumo y producción a la abundancia de crédito externo (como si fuera a ser una situación permanente). Esto colocó a América Latina en una posición vulnerable frente a una evolución negativa de la economía internacional” (BETHELL, 1997, p. 142). ❚❚❘

Se llegó a lo que puede ser descrito como una situación de “sobreendeudamiento”, porque parte importante de los préstamos no era utilizada para algún fin específico. Consiguientemente, la oferta abundante de divisas llevó a la disminución de su valor respecto al de las monedas nacionales. Se generó así un impulso a la compra de moneda extranjera y a la transferencia de fondos al exterior. Esa baratura relativa del dólar favoreció las importaciones y perjudicó a las exportaciones, con lo cual, además de una fuerte tendencia al déficit de la balanza comercial, aparecieron nuevas dificultades para la producción local. Frecuentemente, tales problemas fueron paliados con nuevos préstamos, dando lugar a una espiral de creciente riesgo, que se convertiría en ominosa realidad con el cambio de las circunstancias internacionales.

“Los países latinoamericanos se endeudaron por encima de su capacidad para utilizar divisas. En consecuencia, la abundancia de divisas llevó a la acumulación de reservas internacionales en los bancos centrales y a una sobrevaluación de sus monedas, generando desajustes. El ajuste a finales de los años setenta, bajo el estímulo de la revaluación del tipo de cambio, funcionó en una dirección que era incompatible con un desarrollo sostenible, dadas las tendencias en las economías reales nacional e internacional. Las cuentas externas se deterioraron rápidamente, alcanzando un déficit en la cuenta corriente de 40.000 millones de dólares estadounidenses para el conjunto de la región en 1980, cuando la segunda crisis del petróleo, los desequilibrios financieros mundiales y el estancamiento del mercado internacional de productos primarios generaban un sombrío contexto económico” (BETHELL, 1997, p. 145).

La ISI surgió como un proceso impulsado por actores de poder internos de la escena latinoamericana; empresarios manufactureros nacionales o nacionalizados por la inmigración, dirigencias políticas de base urbana, fracciones
113

Universidad Virtual de Quilmes

de la burocracia pública interesadas en la afirmación del Estado y, también, obreros industriales sindicalizados constituyeron las redes de poder económico y político en las que se basó el “cambio de modelo” que tuvo lugar a partir de la Gran Depresión. Ese cambio implicó inicialmente un debilitamiento relativo de los actores de poder externo, de la gravitación económica del capital extranjero, de la influencia política de los gobiernos del “centro”, de la preponderancia ideológica de las concepciones “ortodoxas” acerca del crecimiento económico y la modernización. La ISI se entretejió de manera por demás conflictiva, cierto es- con la elaboración de una concepción latinoamericana del desarrollo. A medida que la dinamización endógena de la ISI fue perdiendo fuerza, se debilitaron simultáneamente los actores de poder internos mencionados y, de alguna manera, volvió a crecer la gravitación de los actores externos. En el nivel económico, las empresas transnacionales pasaron a marcar el ritmo del desempeño industrial; en el nivel político, los estados apelaron crecientemente tanto al financiamiento como a la orientación proveniente del exterior. Ello tuvo consecuencias graves, recién destacadas, para el funcionamiento del sector público; ideológicamente se entretejió con el debilitamiento de la reflexión interna, de su capacidad de incidir en la generación de políticas y particularmente en el análisis de las perspectivas. En esto último gravitó prioritariamente la elaboración de las instituciones financieras internacionales que -por entonces como en las crisis posteriores- no se caracterizó por su agudeza.

“El endeudamiento recibía también el aliento de toda una gama de actores internacionales, comprendidas las instituciones financieras internacionales, que al parecer no percibían peligros de ningún tipo. Una evaluación realizada por el FMI en 1981 señalaba que ‘la situación global de la deuda en los años setenta se adaptó por sí sola a las fuertes tensiones surgidas en el sistema internacional de pagos […] Aunque algunos países experimentaron dificultades, se evitó un problema generalizado de gestión de la deuda y el futuro inmediato no ofrece motivos de alarma’” (THORP, 1998, 221-222).

Apenas formulado ese diagnóstico tranquilizador, estalló la crisis más grave de la historia latinoamericana. A un continente signado por la diversidad, una vez más circunstancias de origen esencialmente externo lo dotarían de cierta unidad. En un período de crédito abundante, alimentado por los “petrodólares” que las monarquías del Cercano Oriente depositaban en los bancos de Occidente, los préstamos a bajo interés afluyeron a la región, generando un auge tan notorio como desparejo. Ese flujo de fondos permitió financiar los déficits comerciales generados por el tipo de industrialización ya descrito e incluso volver a impulsar en ciertos casos el crecimiento de la industria, así como mantener en vigencia las políticas practicadas por los países exportadores de petróleo cuando éste ya no alcanzaba para pagarlas. El endeudamiento masivo sostuvo una prosperidad cuya fragilidad quedó al desnudo cuando, en 1982, México se descubrió en una situación de virtual cesación de pagos. La crisis de la deuda inauguraba la “década perdida” de América Latina.
114

Problemas del Desarrollo en América Latina

3.3.2. La recesión
La alarma venida de México hizo evidentes los riesgos contraídos por los prestamistas, por la facilidad con que habían prestado sumas enormes sin preocuparse demasiado por las garantías ni, mucho menos, porque el uso productivo de los préstamos asegurase la capacidad de pago. Si durante años había entrado a América Latina más dinero del que salía, la situación se revirtió bruscamente y, entre 1982 y 1990, lo que primó fue la salida de fondos. Ese drástico cambio de signo desencadenó en la región una gran recesión, cuya magnitud puede ilustrarse notando que, de 1980 a 1989, el PBI creció a un promedio anual del 6,3% en Asia Oriental, y decreció un 0,5% en América Latina. El proceso de renegociación de las deudas acentuó la recesión y el desigual reparto de los costos de la crisis. Los grandes bancos acreedores actuaron en conjunto pero impidieron que los países deudores hicieran otro tanto; imponiendo un tratamiento caso por caso de la situación de estos últimos, negociaron desde una posición de fuerza con cada uno por separado, con el respaldo de sus propios gobiernos y del FMI. Como volvería a acontecer en 1997 con la crisis del Este asiático, la intervención de los grandes actores de poder internacionales agravó los costos internos y protegió a los principales intereses externos.

“Las primeras reprogramaciones se negociaron en condiciones muy desfavorables para los países deudores. Si se elabora un índice del costo de renegociación de la deuda que tenga en cuenta las comisiones pagadas, los plazos de vencimiento y el margen con respecto al LIBOR y se compara con los costos pagados en 1980-81, situando éstos en 100, se advierte que con la primera ronda de reprogramación Argentina pagó 319, México 280 y Brasil 144. Los beneficios de la banca fueron elevados: los dividendos declarados por los grandes bancos de Estados Unidos en 1984, sólo dos años después de la crisis, duplicaron los de 1980” (THORP, 1998, p. 233).

Un factor clave del proceso lo constituyó la imposición de que los estados latinoamericanos asumieran responsabilidad incluso por la deuda que no habían contraído ni garantizado.

“Un rasgo común de la renegociación de la deuda durante este período fue el requerimiento de que los gobiernos ofrecieran una garantía ex post a la deuda privada no garantizada. Ésta era una medida particularmente arbitraria, impuesta a los gobiernos de la región por los bancos acreedores y los gobiernos de las EMD con el apoyo o aceptación de los organismos internacionales. No parecía importar que los bancos hubieran dado voluntariamente estos préstamos sin garantías gubernamentales y hubieran cobrado primas por los riesgos adicionales que habían corrido” (BETHELL, 1997, p. 151).

El uso conjunto del poder económico y político evitó que los prestamistas fuesen afectados e hizo recaer sobre el sector público de la región una considerable carga adicional. Fueron frecuentes las “compras de carteras” difíciles de cobrar, a través de las cuales, entre un acreedor externo y un deudor privado
115

Universidad Virtual de Quilmes

interno, se ubicaba el Estado, asumiendo la responsabilidad de pagar al primero y recibiendo la remota posibilidad de cobrar al segundo. Se ha sostenido que ese uso del poder perjudicó no sólo a los países subdesarrollados y endeudados sino también a los países ricos, salvo a los bancos acreedores.

“Es revelador que, durante los años ochenta, muchos PMD [países menos desarrollados], particularmente en América Latina, hicieron transferencias netas al exterior mayores, como proporción del PBI, que las realizadas por Alemania después de la primera guerra mundial. Más esencial es el hecho de que la crisis de la deuda de los PMD no se limitaron al sector financiero de las EMD con grandes préstamos al Tercer Mundo, sino que sus exportaciones (particularmente las manufacturas) a los PMD más fuertemente endeudados fueron perjudicadas por la crisis, provocando pérdidas en la producción, el empleo y la participación en el mercado. La evidencia sugiere que una reducción de los flujos de intereses de los PMD a los bancos de las EMD habría sido casi equilibrada por el aumento de las exportaciones de las EMD. Existió una contradicción entre el interés propio de los bancos acreedores y la economía real de los países deudores y acreedores, y fueron los primeros los que prevalecieron” (BETHELL, 1997, p. 157).

Este enfoque resalta el alcance mundial del fenómeno:

❘❚❚ “La crisis de la deuda del Tercer Mundo en los años ochenta fue un problema global. Los déficits de los países no petroleros en vías de desarrollo habían absorbido una parte significativa de los excedentes de la años setenta, contribuyendo así a suavizar la recesión de las de los
PMD, OPEP EMD.

en los Desde

1982, el peso del pago de la deuda impuso costos masivos a las economías particularmente en América Latina. Sin embargo, este ajuste tamEMD

bién afectó negativamente las exportaciones de las

a los

PMD,

y, por tanto,

la producción, la recaudación fiscal, la inversión y el empleo en los países industrializados. La crisis de la deuda también contribuyó a la inestabilidad en los mercados financieros mundiales. Dada la existencia de una interdependencia creciente en la economía mundial, un planteamiento bien programado y más equilibrado de la crisis de la deuda habría beneficiado tanto a los países en vías de desarrollo como a los desarrollados” (BETHELL, 1997, p. 158). ❚❚❘

Pero si la crisis afectó a todos las regiones del globo, lo hizo por cierto de forma muy desigual. En condiciones muy difíciles, los países latinoamericanos reorientaron sus políticas, de modo tal que devinieron prioritarios el servicio de la deuda externa y la obtención de superávits en el comercio exterior que permitieran atender ese servicio.

“Todas las áreas del mundo en desarrollo afrontaron similares condiciones externas durante el decenio [de 1980]: un acceso restringido a nuevos préstamos, notablemente elevados tipos de interés real, un deterioro general de los términos de

116

Problemas del Desarrollo en América Latina

intercambio y una demanda estancada de productos básicos en el Norte. La mayoría de los países latinoamericanos fueron muy vulnerables a estos impactos negativos y, por tanto, incapaces de lograr un ajuste eficiente durante los años ochenta” (BETHELL, 1997, p. 152).

Al desencadenarse la crisis de la deuda, América Latina se internó en una de las etapas más dramáticas de su agitada historia. En materia de producción, y aún más en lo que tiene que ver con la desigualdad de ingresos, la década de 1980 constituye sin duda una etapa de retroceso. De 1981 a 1989, el PIB por habitante bajó un 8,3%, retrocediendo al nivel alcanzado ya en 1977, con distribución más regresiva (CEPAL, 1990, pp.21-22). Entre 1980 y 1990, la proporción de la población considerada pobre se elevó del 41% al 46%, y la población indigente pasó del 19% al 22% del total. A comienzos de la década de 1980 se invierte el signo de los movimientos monetarios: los préstamos externos dejan de afluir a la región, y ésta debe dedicar cantidades crecientes para atender los servicios de una gigantesca deuda externa. La inflación y la inestabilidad crecen, retroalimentándose mutuamente con las masivas transferencias de capitales al exterior. La inversión, fuerte en los años anteriores, disminuye sustantivamente: del 22,7% del PIB en 1980 pasa al 16,4% en 1989 (CEPAL, 1990, p. 38). Una comparación de largo plazo resalta la pérdida de dinamismo económico: el PIB total de la región creció a un promedio anual del 5,1% en la década de 1950, de 5,7% en la de 1960, de 5’5% en la de 1970 y de 1,1% en la de 1980 (CEPAL, 1992: p.36). Entre 1950 y 1980, en medio de grandes disparidades regionales y sociales, América Latina había logrado que el índice de crecimiento bruto de la producción superara al índice de crecimiento de la población. Esa relación se invirtió en la década de 1980. En un continente de población joven, que se incrementa rápidamente, el estancamiento económico generó un importante deterioro de los ingresos más bajos; se estima, por ejemplo, que el salario mínimo real urbano era en 1991 alrededor del 60% del de 1980 (CEPAL-UNESCO,1992). La desigualdad creció apreciablemente: “se contrajeron severamente los salarios y los ingresos de los trabajadores por cuenta propia no calificados, en tanto que las ganancias de los empleadores fueron menos afectadas y, en ocasiones, hasta aumentaron” (CEPAL, 1992, p. 38). La crisis llevó a promover las ventas al exterior, de materias primas y también de manufacturas, y a reducir los gastos en el interior. Junto a la disminución ya destacada de los salarios, ello supuso una drástica baja de los gastos sociales, un debilitamiento del sector público y, en particular, un sensible deterioro de la calidad de la educación y la salud públicas. El crecimiento hacia adentro, mantenido cuando ya había perdido vigor mediante el aflujo de créditos externos, llegó a un abrupto final cuando éstos se interrumpieron. Se inició entonces un gran viraje en la evolución del continente, en el cual se empezó a buscar una nueva inserción internacional mediante la apertura de la economía, la liberalización financiera y el crecimiento de las exportaciones, particularmente de bienes industriales en cuyos precios gravitará decisivamente el uso masivo de recursos naturales y los bajos salarios. En conjunto, se empezó a procesar un “ajuste estructural”, o reestructuración global de la economía, tendiendo a disminuir rápidamente

117

Universidad Virtual de Quilmes

la importancia del sector público mientras aumenta la de los mayores grupos empresariales privados, la del sector financiero, la de los agentes externos. “La crisis de la década de los ochenta estuvo asociada a un proceso importante, y probablemente irreversible, de redistribución y concentración del capital.” Sus formas incluyen el aumento de la importancia relativa de los activos financieros y de la banca transnacional, así como el más fácil acceso de los agentes externos al control de activos nacionales y recursos naturales, a menudo a precios por debajo de los valores económicos reales (CEPAL, 1992, p. 44). Los procesos mencionados se conectan estrechamente a través del proceso de privatización más o menos acelerado que han venido impulsando la mayor parte de los gobiernos latinoamericanos, debido a lo cual ha descendido notoriamente la gravitación económica del área de producción estatal. En materia social, como ya se apuntó, las implicaciones del “ajuste” fueron claramente regresivas, lo cual era apreciado a comienzos de la década de 1990 en los siguientes términos: se ha acentuado

❘❚❚ “[…] la excepcional desigualdad en la distribución de los ingresos en América Latina. Mientras que el 20% más rico de la población tiene, en promedio, un ingreso seis veces mayor que el quintil más pobre en los países industrializados y siete veces mayor en los países asiáticos, en América Latina el quintil más rico de la población obtiene un ingreso casi diecinueve veces mayor que el 20% más pobre de los habitantes. Esta disparidad aumenta a tasas de 26 y 32 puntos en los casos de Brasil y Perú” (LECHNER,1992, pp. 84-85). ❚❚❘

En resumen, los procesos de ajuste apuntaron a la expansión de las exportaciones, la contención de las importaciones y la caída del gasto público, basándose para lograr todo ello en la disminución de la inversión, de los salarios y de los recursos destinados al área social. En lo económico y en lo social, la década de 1980 representó “la década perdida” de América Latina.

“En América Latina, el largo período de crecimiento sostenido desde 1950 llegó a un abrupto final en 1980-1981. Durante tres décadas el PIB había crecido a una tasa promedio del 5,5% anual, mientras que el producto per cápita se elevaba al 2,8% anual. Sin embargo, durante los años ochenta la región logró un crecimiento de sólo el 1,2% anual, mientras que la renta per cápita descendió casi en la misma tasa. Casi todos los indicadores reflejan este cuadro general de estancamiento y decadencia. La producción manufacturera, por ejemplo, que creció a una tasa del 6,5% anual entre 1950 y 1981, creció sólo el 1,1% entre 1981 y 1990” (BETHELL, 1997, p. 92).

En 1980, la participación del sector manufacturero en el PIB era del 25,4%, mientras que en 1990 había descendido al 23,4%. La ISI ya no era el motor principal del crecimiento económico. Una etapa fundamental de la historia latinoamericana estaba definitivamente agotada.

118

Problemas del Desarrollo en América Latina

3.4. Una mirada de conjunto
Ensayamos aquí una valoración global de la etapa de la historia latinoamericana signada por el papel motor de la industria orientada hacia el mercado interno.

3.4.1. La

ISI

en perspectiva

Intentaremos en esta sección una recapitulación de los principales rasgos del “crecimiento hacia adentro”, cuya evolución ha sido descrita en las secciones precedentes. La siguiente cita sirve como adecuada introducción al tema:

❘❚❚ “Al concluir la segunda guerra mundial, los esfuerzos de desarrollo de la región se dirigieron a transformar la estructura de la producción y a reducir la dependencia externa. La industrialización por sustitución de importaciones produjo algunos resultados positivos. La economía del área se expandió rápidamente: entre 1950 y 1981 el producto interior bruto creció a una tasa anual promedio del 5,3%. Sin embargo, aunque el ingreso promedio per cápita creció a una tasa anual del 2,6%, persistieron las enormes desigualdades en la distribución de los beneficios del crecimiento económico en toda América Latina: desigualdades entre los grupos sociales, entre las áreas urbanas y las rurales, entre las regiones de cada país y entre los distintos países. A su vez, surgieron nuevas formas de dependencia respecto de la economía internacional. La
ISI

y la diversificación de los patro-

nes de consumo en los años cincuenta y sesenta dieron lugar a la adopción de tecnologías importadas, cada vez más complejas, intensivas en capital y dependientes de insumos importados. Asimismo, los años sesenta vieron un significativo flujo de inversión extranjera directa concentrada en la producción de sustitutos de las importaciones de bienes manufacturados, que se beneficiaron de los altos niveles de protección efectiva. Dado el considerable contenido importado de estas industrias y las altas tasas de beneficios, los ahorros netos de divisas eran a veces insignificantes o incluso negativos” (BETHELL, 1997, pp. 84-85). ❚❚❘

Entre luces y sombras, la industria orientada predominantemente al mercado interno fue efectivamente el primer motor del crecimiento y se expandió a ritmos llamativos:

❘❚❚ “América Latina obtuvo altas tasas de crecimiento de las manufacturas entre 1950 y 1981, en que la producción creció más de seis veces. Este crecimiento [del orden del 6,5% anual] fue más rápido que el de la producción manufacturera mundial (5,7%), lo que significa que América Latina aumentó su participación en la producción mundial durante estas décadas” (BETHELL, 1997, p. 115). ❚❚❘

En el período señalado, la participación de la industria en el cano total pasó de menos del 20% a más del 25%.

PIB

latinoameri-

119

Universidad Virtual de Quilmes

Ese proceso de crecimiento económico significativo con transformación de la estructura productiva fue posibilitado por un importante incremento de la inversión, que llegó a ubicarse bien por encima de su promedio histórico y de los valores que registraría después de la crisis de comienzos de la década de 1980. En efecto, la inversión en América Latina pasó del 18,4% del PIB en la década de 1950 al 22,2% en el período 1973-1981, para descender al 16,7% como promedio entre 1982 y 1990. La considerable acumulación de capital durante la ISI se reflejó en que “el nivel de inversión en 1981 era, en términos reales, casi nueve veces mayor que el de 1950”; entre este año y 1981, “la inversión en maquinarias y equipos también creció rápido, a una tasa anual del 8%” (BETHELL, 1997, p. 110). Siempre resulta cuestionable hablar de América Latina en su conjunto, pues la diversidad de situaciones nunca deja de ser notable. Sin mengua de lo dicho, la ISI y las formas en las que fue llevada adelante en el continente generaron ciertas tendencias comunes y no pocas similitudes en el panorama económico, si se lo contempla en perspectiva histórica. En efecto, la tendencia hacia una cierta convergencia de situaciones durante el período del “crecimiento hacia adentro” contrasta acusadamente con lo registrado antes, cuando la inserción primario-exportadora en la economía mundial tuvo lugar con grados de vinculación y niveles de beneficios muy diversos, lo que acentuó la diversidad continental. Probablemente, la primacía de las tendencias divergentes sobre las convergentes haya reaparecido en los últimos tiempos. En cualquier caso, la diversidad de resultados no estuvo ausente en la etapa de la ISI, en la cual se destacó el crecimiento de la producción en el Brasil y también en México. Ello fue

❘❚❚ “[…] también impresionante en relación con el de las

EMD.

Durante este pede modo que,
OCDE

ríodo, los dos países latinoamericanos crecieron a una tasa promedio anual de aproximadamente el 50% por encima de la tasa de las
EMD,

pese a su crecimiento demográfico mucho más rápido, lograron aumentar su renta per cápita en relación con la de los países de altos ingresos de la del 16% al 21%” (BETHELL, 1997, p. 109). ❚❚❘

En cambio, países como la Argentina y Chile, donde la industrialización temprana fue especialmente importante, avanzaron luego con mayores dificultades, en parte por motivos que arrojan luz sobre la problemática de conjunto.

“Típicamente la ISI en América Latina comenzaba con la producción de bienes de consumo ligeros, después pasaba a los bienes intermedios, a los de consumo duraderos y a los bienes de capital. Las economías de escala, la especialización y el tamaño del mercado interno se hicieron cada vez más importantes, y la tecnología se volvió más compleja cuando la ISI progresaba hacia etapas más avanzadas. Algunos países que habían iniciado su ISI con mayor anticipación, como Argentina y Chile, pronto comenzaron a tropezar con dificultades debidas principalmente a la incapacidad para explotar las economías de escala dada la limitada exportación de manufacturas. Estos obstáculos se reflejaron en tasas de crecimiento más bajas” (BETHELL, 1997, p. 115).

120

Problemas del Desarrollo en América Latina

La cita ilustra un problema capital, que no llegó a ser resuelto durante el período, y que más bien fue agravándose: la industrialización dependía en grado sumo de las importaciones. Inicialmente, la ISI colaboró a mejorar la situación en materia de comercio exterior, pues disminuyó la importación de productos manufacturados para consumo, pero, con el paso del tiempo, “la producción interna se hizo cada vez más dependiente de las importaciones de bienes intermedios y de capital” (BETHELL, 1997, p. 118). Las dificultades para avanzar en el proceso de industrialización, hasta el punto de sustituir también parte sustantiva de las importaciones de máquinas, tecnología e insumos intermedios, y de compensar las importaciones con exportaciones considerables de manufacturas, constituyó el problema fundamental de la ISI, que se reflejó recurrentemente en las dificultades del comercio exterior. “El desarrollo de una ISI de ‘importación intensiva’ (principalmente de insumos sin sustitutos autóctonos) produjo una creciente rigidez en la demanda de importaciones”; así, a pesar de lo que se incrementó la producción industrial local, durante veinte años, entre 1953 y la crisis del petróleo de 1973, que alteró profundamente la estructura de las importaciones a precios corrientes, el peso en estas últimas de las manufacturas se mantuvo alrededor del 70% del total de lo que los países latinoamericanos compraban en el exterior (BETHELL, 1997, p. 119). El “crecimiento hacia adentro” implica que el comercio exterior -la suma de las exportaciones y las importaciones- crece menos que la producción total. Pero ello puede suceder con evoluciones muy distintas de la balanza comercial. En el caso latinoamericano, esta última tendió a ser deficitaria, por el carácter “importador dependiente” de la ISI y también por la cuantía del alto consumo atendido mediante compras en el exterior.

“[…] la ISI, tal como se aplicó en los países latinoamericanos durante este período [entre 1950 y 1980, aproximadamente], condujo a una disminución de la participación del sector externo en el PIB (con una caída más rápida en el porcentaje de exportaciones que en el de importaciones y una rigidez creciente en el porcentaje de importaciones). El resultado fue una tendencia estructural hacia déficits más grandes en la balanza de pagos hasta la crisis del petróleo de 19731974. De ese modo, la balanza comercial pasó de un excedente de alrededor del 3% del PIB a inicios de los años cincuenta a un déficit de casi el 2% en 1972” (BETHELL, 1997, p.120).

Ese déficit se ligó a las formas de financiación de la industrialización. En líneas generales, las políticas durante la ISI trasladaron recursos del agro a la industria y, más en general, a los sectores urbanos, lo que contribuyó a generar “un crecimiento agrícola más lento, el cual se convirtió en un obstáculo para el desarrollo industrial cuando el excedente comercial de la agricultura disminuyó rápidamente durante los años cincuenta y sesenta” (BETHELL, 1997, p. 120). Las dificultades en la balanza de pagos vinculadas con el proceso industrializador fueron en alguna medida incentivadas por

121

Universidad Virtual de Quilmes

❘❚❚ “[…] el sesgo antiexportador de las políticas comerciales. Una percepción pesimista de las posibilidades de expandir y diversificar las exportaciones (particularmente de los productos básicos) llevó a subestimar la capacidad de la exportación de servir como una fuente dinámica del crecimiento económico. En retrospectiva, parece evidente que los países latinoamericanos fueron lentos en percibir los cambios que estaban ocurriendo paulatinamente en la economía mundial, así como en predecir el agotamiento de la
ISI

(tal como se es-

taba aplicando en América Latina). El hecho es que se mantuvo por demasiado tiempo el acento en las políticas de desarrollo en los mercados internos. Sin subsidios a la exportación para compensar las distorsiones de los precios asociados con la
ISI,

las actividades de exportación estaban en mu-

chos casos expuestas a una protección efectiva negativa. Esto desalentó la inversión y la diversificación de la exportación que, pese al rápido crecimiento de las exportaciones de bienes manufacturados en los países más grandes, se mantuvo excesivamente dependiente de unos pocos productos básicos” (BETHELL, 1997, p. 120). ❚❚❘

Sin embargo, corresponde subrayar que una de las tendencias que se fue abriendo paso en los tramos finales de la ISI la constituyó precisamente el incremento de las manufacturas en el total de las ventas al exterior de los países latinoamericanos. Ya en la década de 1960 habían empezado a tomar cierta importancia las políticas de apoyo a la exportación. La capacidad productiva construida a partir de la sustitución de importaciones fue la base en la que se apoyó el gran esfuerzo de exportación de bienes industriales que la región debió realizar durante la década de 1980, para afrontar el servicio de la deuda y las restricciones al financiamiento externo. Dicha capacidad se expandió durante la “ISI 2”, en buena medida debido al nuevo papel de las empresas transnacionales.

“Durante los años sesenta la inversión extranjera directa empezó a participar en la producción de manufacturas. Éste fue el resultado de una nueva tendencia mundial de las empresas multinacionales, de las modificaciones en la composición de la demanda de las economías de mercado desarrolladas por importaciones, de la mejorada capacidad productiva y tecnológica de la región derivada de la ISI, y de la creciente presión política en muchos países en pro de la nacionalización de las compañías extranjeras involucradas en la exportación de productos básicos” (BETHELL, 1997, p. 143).

La exportación de manufacturas fue favorecida por otra de las tendencias registradas durante la segunda fase de la ISI, la búsqueda de acuerdos de integración a escala regional o subregional. Las tendencias anotadas ofrecían vías para superar algunas de las trabas de la industrialización, como el reducido tamaño de los mercados nacionales y la gravitación negativa en la balanza comercial. Aunque no alteraron sustancialmente el tipo de crecimiento predominante, ni evitaron su agotamiento, representan potencialidades abiertas por la propia ISI para ir más allá de sus limitaciones, eventualmente mejorando o alterando el modelo.

122

Problemas del Desarrollo en América Latina

Ambas tendencias serán brevemente consideradas en la sección siguiente, pues son relevantes no sólo para una valoración de conjunto del “crecimiento hacia adentro” sino, más todavía, para el análisis de lo que sucedió después y de lo que puede suceder en el futuro.

3.4.2. Tendencias a la profundización del proceso industrializador
En la segunda fase de la ISI, la capacidad industrial instalada empezó a generar ventas al exterior de cierta significación. Por cierto, el fenómeno varió mucho de un país a otro, y fue el Brasil el que alcanzó niveles mayores. Sin desmedro de tal diversidad, la tendencia destacada se manifestó en el conjunto de la región y llegó a alimentar las expectativas de que el período del “crecimiento hacia adentro” fuera seguido por otro caracterizado por el predominio de un modelo industrial exportador. Como lo indica la importancia de las exportaciones de automóviles en el caso brasileño, la inversión extranjera en la industria fue uno de los factores que impulsaron esta expansión de las exportaciones manufactureras, particularmente de las que se dirigían a otros países de la misma región. La composición tradicional de las exportaciones a otras regiones varió bastante menos.

“La exportación de manufacturas, que había estado creciendo a una tasa anual del 3,8% durante los años cincuenta, creció al 11,3% entre 1960 y 1973, y (tras cuatro años de estancamiento después de la primera crisis del petróleo) cerca del 15% anual entre 1977 y 1990, esto es, la exportación de manufacturas de América Latina en 1990 fue 25 veces más grande que a inicios de los años cincuenta y la exportación de bienes semimanufacturados cinco y media veces mayor. En consecuencia, la participación de las manufacturas y semimanufacturas en las exportaciones totales de América Latina se elevó del 9% en 1952-1955 al 12% en 1960, al 15% en 1970, a un tercio en 1980 y a casi el 40% a principios de los años noventa. El país que más diversificó sus exportaciones fue Brasil, cuyas ventas en el sector automotriz sobrepasaron a las del café en los años ochenta y cuyas manufacturas representaron más de la mitad (52%) de las exportaciones en 1990. Sin embargo, la mayor incidencia de las manufacturas se generalizó en toda la región. Por ejemplo, en las exportaciones combinadas de Colombia, Perú, Uruguay y Venezuela el porcentaje de las manufacturas en la exportación total creció del 1% en 1960 al 17% en 1990” (BETHELL, 1997, p. 122).

Este proceso tuvo algunas similitudes con el auge exportador de los países asiáticos, como lo destaca la cita siguiente. Ahora bien, a pesar de que las cifras del crecimiento productivo durante las décadas de 1960 y 1970 ofrecían algún apoyo a la idea de que en América Latina algunas naciones vivían un proceso comparable al del Este de Asia, ya recordamos que los guarismos de la década de 1980 fueron muy distintos. Más adelante ahondaremos en esta cuestión a partir de una comparación sucinta entre las políticas industriales prevalecientes en una y otra región. Como surge también de la próxima cita, las políticas que moldearon la ISI fueron las que, reorientadas, se usaron para la promoción de la exportación de productos
123

Universidad Virtual de Quilmes

industriales; consiguientemente, esta alternativa se vio limitada por las carencias de aquellas políticas, que se hicieron más graves en un contexto de acrecentada competencia internacional, de aceleración del cambio técnico y de transformación de los procesos productivos, lo que ha sido presentado como el tránsito del “paradigma fordista” al “paradigma de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs)”. Las diferencias entre los procesos de industrialización en el Este de Asia y en América Latina hicieron que dicho tránsito fuera muy favorable para los primeros y más bien al contrario para los últimos. Sobre los puntos anotados recién volveremos en secciones posteriores. Concentrando aquí la atención en nuestra región, vale la pena consignar que se han señalado

❘❚❚ “[…] tres características principales de la experiencia de diversificación de las exportaciones de América Latina. En primer lugar, los países grandes tuvieron más éxito en este aspecto, fueron los que realizaron una
ISI

más efectiva y

tuvieron una base industrial más desarrollada. Este fenómeno es parecido a la experiencia de algunos países del este asiático en su transición de la sustitución de importaciones a la promoción de la exportación. En los países más pequeños los tipos de cambio favorables y otros incentivos a la diversificación de la exportación no fueron tan efectivos como en las economías más industrializadas. Es evidente que los mercados internos más grandes ayudaron a la
ISI

a aprovechar las economías de escala en una gama más amplia de activi-

dades. En segundo lugar, los países más exitosos en términos de la diversificación de las exportaciones fueron aquellos en que el Estado intervino activamente con medidas dirigidas a la promoción de la exportación. En otras palabras, como en el caso de los Asia], se realizó la apertura de la
PIR ISI

[países de industrialización reciente del generalmente mediante la reorientación

de muchos instrumentos de promoción directa, como la inversión pública, los subsidios, la financiación pública y la exención fiscal, junto con la corrección de algunas distorsiones perjudiciales tales como la protección efectiva negativa y un tipo de cambio artificialmente revaluado. Finalmente, la integración económica regional fue otro factor que tuvo un impacto significativo en la diversificación y promoción de la exportación” (BETHELL, 1997, p. 125). ❚❚❘

La frase precedente conecta, de manera muy directa, la tendencia que veníamos comentando con la emergencia de los procesos de integración, otro proceso que también se destacó durante la segunda parte del período de “crecimiento hacia adentro” y que, con significativos cambios, tiene en el presente notoria incidencia en el panorama continental. Los principales ideólogos de la ISI vieron la integración regional como una clave para el avance de la industrialización, por un doble motivo: por un lado, al ofrecer un mercado mucho más amplio para la actividad manufacturera, posibilitaría aprovechar las economías inherentes a la producción en gran escala, cosa que, en general, la pequeñez de los mercados nacionales no permitía; por otro lado, la apertura de los mercados nacionales a los bienes producidos en otros países de la región supondría para las empresas industriales una competencia mayor que redundaría en una mayor eficiencia. En suma, protegiendo no tanto a cada mercado nacional sino a un mucho más
124

Problemas del Desarrollo en América Latina

grande mercado regional, se podría profundizar la industrialización al combinar la protección con la ampliación de la demanda y el estímulo de la competencia. Puntos de vista semejantes se vieron reflejados en la creación, por el Tratado de Montevideo de 1960, de la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC), la cual incluía a México y a las diez naciones independientes de Sudamérica (por entonces Guyana y Surinam eran colonias); en 1980, se convirtió en la ALADI (Asociación Latinoamericana de Integración). La ALALC fue constituida, pese a la oposición de los Estados Unidos, en momentos en que se notaba una considerable disminución del comercio intralatinoamericano. Al comienzo, facilitó un rápido incremento de ese comercio, pero luego el proceso integrador perdió fuerza y sus resultados quedaron muy por debajo de los objetivos planteados; en conjunto, sin embargo, contribuyó a expandir los intercambios dentro de la región, sobre todo de manufacturas, lo que posibilitó una mayor utilización de la capacidad industrial instalada. Por su parte, el Mercado Común Centroamericano (MCCA) -que llegó a agrupar a todos los países del área con excepción de Panamá- tuvo incidencia significativa durante la década de 1960, cuando se instaló, y parte de la de 1970. Luego, el MCCA se vio afectado por las desigualdades regionales y, especialmente, por la crisis de la deuda. La comparación entre los dos procesos integradores a los que se ha hecho referencia pone de manifiesto que, si bien la ISI impulsada en cada país mediante un uso amplio de la protección sentó las bases para el avance posterior de la industrialización, también lo dificultó, al generar redes de intereses opuestos a la integración, en la medida en que esta última afectaba la protección que los beneficiaba.

“El avance en el intercambio comercial era mucho más significativo en el MCCA que en la ALALC/ALADI. Como en su mayor parte la industrialización centroamericana estuvo asociada al proceso de integración, los intereses creados se convirtieron en una fuerza a favor del comercio intrarregional. Era un caso de ISI basado en la integración. Por el contrario, en la ALALC los intentos para promover el comercio intrarregional fueron en muchos casos derrotados por los intereses creados consolidados durante la fase inicial nacional de la ISI entre los años treinta y cincuenta” (BETHELL, 1997, p. 136).

El Pacto Andino se inició como proceso de integración en 1969, llegando a incluir a Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela; se esperaba que ese bloque compensara la superioridad económica de los tres grandes países de la región, Argentina, Brasil y México. Este proyecto se planteaba objetivos mucho más ambiciosos que la ALALC o el MCCA; en efecto, se apuntaba a una planificación industrial conjunta; además, a través de la muy comentada “Decisión 24” del Pacto Andino, se estableció una regulación común y exigente de la inversión extranjera. Durante la primera mitad de la década de 1970, el influjo comercial de este proceso integrador fue muy grande; más tarde se vio perjudicado por factores como el cambio de política al respecto a que el golpe de Pinochet dio lugar en Chile, el cual se retiró del Pacto en 1976. En los años posteriores, el impulso inicial se fue debilitando.

125

Universidad Virtual de Quilmes

En 1980, cuando se habían desdibujado buena parte de las esperanzas depositadas en la integración de las economías latinoamericanas, un nuevo tratado de Montevideo, menos ambicioso que el de veinte años antes, sustituyó a la ALALC por la ALADI (Asociación Latinoamericana de Integración), que procuró mantener los avances logrados facilitando acuerdos bilaterales entre los países miembros. Éstos ya se habían mostrado muy útiles para un pequeño país como el Uruguay, cuyo comercio con sus dos grandes vecinos fue grandemente estimulado por el CAUCE (Convenio Argentino Uruguayo de Cooperación Económica) y el PEC (Protocolo de Expansión Comercial, establecido con el Brasil). A esa altura, los experimentos integracionistas habían alcanzado ciertos logros, particularmente en lo que hace a facilitar la expansión de las exportaciones industriales, pero no habían logrado revitalizar a la ISI en un marco regional ampliado.

“En último análisis, los principales obstáculos a la integración económica regional eran los mismos que constreñían el desarrollo económico en general en América Latina en este período; a saber: la falta de continuidad de las políticas económicas, los súbitos cambios políticos y financieros, la estrechez de miras de la mayoría de los grupos empresariales, las expectativas demasiado ambiciosas, los shocks externos y la crisis de la deuda externa” (BETHELL, 1997, p. 140).

En la década de la crisis, reapareció un proyecto integracionista muy ambicioso.

“El acuerdo bilateral más importante de los años ochenta fue el convenio entre Argentina y Brasil de julio de 1986, que comprendía asuntos tan diversos como la renegociación de las preferencias arancelarias, las empresas binacionales, los fondos de inversión, la biotecnología, la investigación económica y la coordinación nuclear. De los ‘dieciséis protocolos firmados’, el más significativo fue el ‘protocolo número uno’ que abordaba la producción, el comercio y el desarrollo tecnológico de los bienes de capital” (BETHELL, 1997, p. 138).

Pero lo que pudo ser visto en su momento como la transición de la integración para avanzar en la sustitución de importaciones industriales a la integración para cooperar en la promoción de exportaciones industriales más allá de la región, no tuvo realmente continuidad. Si bien la aproximación entre la Argentina y el Brasil dio lugar al MERCOSUR -que fue creado en 1991 e incorporó al Paraguay y al Uruguay-, éste trasuntó un proyecto muy distinto al que inspiraba el convenio de 1986, y además se fue plasmando en condiciones políticas y económicas bastante distintas a las de la década de 1980. En cualquier caso, el tema de la integración recibe atención creciente en América Latina, por lo cual vale la pena transcribir una recapitulación de su evolución hasta comienzos de la década de 1990.

126

Problemas del Desarrollo en América Latina

“El proceso de integración económica de América Latina pasó por tres etapas distintas. La primera (los años sesenta y comienzos de los setenta) se caracterizó por la amplia intervención del Estado, y plazos tanto para la eliminación de barreras comerciales intrarregionales como para el establecimiento de aranceles externos comunes. Después, hacia finales de los años setenta, la frustración con el paulatino desfase entre las grandes expectativas iniciales y los logros reales de la primera fase de la integración provocó un período de reacción y consolidación. Durante esta segunda fase, los países latinoamericanos abandonaron los objetivos anteriores y adoptaron un enfoque más prudente, basado principalmente en acuerdos comerciales bilaterales de alcance parcial. El inicio de la tercera etapa, la nueva ola de integración regional de finales de los años ochenta y comienzos de los noventa, coincidió con la transformación de las políticas de industrialización y comercio. No se veía ya como un estímulo a la ISI ni como un instrumento para la ‘defensa colectiva’ de los mercados latinoamericanos frente a la competencia extranjera; en lugar de ello, se veía la cooperación más estrecha como una palanca para estimular la participación de las exportaciones latinoamericanas en los mercados mundiales, particularmente en las naciones industrializadas” (BETHELL, 1997, p. 126).

Por lo dicho antes, la sugestiva caracterización de conjunto recién transcrita suscita algunas reservas. Los principales procesos de integración que involucraron a la región latinoamericana durante los noventa fueron el MERCOSUR y, sobre todo, el NAFTA, el tratado de libre comercio entre Canadá, los Estados Unidos y México, que entró en vigencia en 1994. El primero representó en los hechos un viraje en el proceso de integración entre la Argentina y el Brasil, cuya orientación inicial apuntaba, en efecto, a una estrategia exportadora conjunta, de largo aliento, con atención a los bienes de capital y a la tecnología, lo cual no fue prioritado por el MERCOSUR, cuyo énfasis ha estado en la liberalización comercial más o menos rápida. En cuanto al NAFTA, es evidente su enorme importancia para la economía de México, y también para su historia, en la cual puede jalonar un cambio de rumbo que va mucho más allá de lo económico. Para la región en su conjunto, el NAFTA se presenta como un paso hacia la conformación de una zona de libre comercio de todas las Américas, propuesta por el gobierno de los Estados Unidos. En otras palabras, lo que está planteado es una reorientación completa del proceso integrador de América Latina. Se inscribe así en la discusión de las perspectivas de la región después de que la crisis de la década de 1980 marcara el agotamiento del crecimiento hacia adentro y abriera una etapa muy distinta de la historia latinoamericana.

127

4
Las políticas y la reflexión acerca del desarrollo
Objetivos
• Servir de introducción histórica sumaria al estudio de la teoría del desarrollo y, especialmente, de la contribución latinoamericana a la misma. • Estudiar las interacciones en América Latina entre el pensamiento acerca del desarrollo y los procesos de industrialización, cambio técnico y generación de conocimientos. • Ensayar, como estímulo para el estudio y la reflexión propia de los lectores, una interpretación de conjunto sobre la evolución de la cuestión del desarrollo en América Latina durante la segunda mitad del siglo XX.

4.1. Atraso y subdesarrollo en el mundo de la Segunda Posguerra
En este apartado resumimos el contexto en el cual el tema del desarrollo se destacó especialmente, tanto a nivel político e ideológico como académico.

4.1.1. La irrupción del Tercer Mundo
En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial cobró gran notoriedad la problemática del “desarrollo”. Ello se debió en gran medida a la importancia política creciente de las áreas “periféricas”. En efecto, en esa época se inició el gran proceso histórico de la descolonización, a lo largo del cual alcanzaron su independencia, particularmente en Asia y África, multitud de naciones que hasta entonces eran colonias europeas. Esas ex colonias, algunos países previamente independientes de ambos continentes y América Latina en su conjunto constituyeron lo que a partir de comienzos de la década de 1950 fue conocido como el “Tercer Mundo”, por oposición al “Primer Mundo”, formado por los países capitalistas avanzados, y al “Segundo Mundo”, constituido por el bloque soviético. La “Guerra Fría” entre estos dos últimos realzó la importancia de lo que acontecía en aquel conjunto de naciones nuevas o con aspiraciones renovadas, capaces de incidencia creciente en la arena económica y política internacional. El Tercer Mundo había irrumpido con fuerza en el acontecer mundial, propulsado por su gravitación estratégica para los bloques enfrentados, por la importancia económica de su producción y por la activación política de los contingentes humanos que lo poblaban, muy grandes, muy jóvenes, viviendo mayoritariamente en condiciones muy inferiores a las prevalecientes en el Primer Mundo, y potencialmente dispuestos a sostener ambiciosos proyectos de cambio. Todo conducía pues a prestar gran atención a las aspiraciones al “desarrollo” que cundían en los “países atrasados”.
129

Universidad Virtual de Quilmes

4.1.2. Concepciones alternativas sobre el desarrollo
En el contexto sumariamente evocado antes, surgieron las teorías modernas sobre el desarrollo. En ellas, las concepciones predominantes compartían ciertos puntos de vista que incluyen los apretadamente resumidos a continuación. El desarrollo de un país es el proceso a lo largo del cual su capacidad productiva y su estructura económica se van asemejando a las de los países industriales avanzados, esto es, los países desarrollados. El proceso de desarrollo es, en sus grandes rasgos, el mismo para todos los países, por lo cual los países atrasados son los que están ubicados en los peldaños inferiores de la escala del desarrollo; atraso y subdesarrollo, en esta óptica, son sustancialmente lo mismo: falta de desarrollo. Rasgo fundamental de estos enfoques es la identificación entre desarrollo y crecimiento económico, por lo cual la teoría del desarrollo resulta parte de la economía. A su vez, la solución a la problemática del desarrollo ha de tener como eje central el logro de un nivel de inversión elevado, que garantizará el crecimiento. Esta noción se afirmó sólidamente en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial: “Se convirtió en un artículo de fe, reforzado por la recuperación y el crecimiento rápidos de la posguerra […], tanto en la Europa occidental como en la Europa oriental, que el crecimiento dependía decisivamente de la inyección de una cantidad adecuada de capital, nacional o extranjero” (HIRSCHMAN, 1984, p. 84). Más detalladamente,

❘❚❚ “[…] el desarrollo se verá más o menos como sinónimo de formación de capital. W. A. Lewis ha proporcionado un pasaje clásico en este contexto: ‘El problema central en la teoría del desarrollo económico es el de entender el proceso por medio del cual una comunidad que previamente está ahorrando e invirtiendo de 4 a 5% de su ingreso nacional o menos, se convierte en una economía en que el ahorro voluntario alcanza alrededor de 12 a 15% del ingreso nacional o más. Éste es el problema principal, ya que el hecho central del desarrollo económico es la acumulación rápida (incluyendo al conocimiento y las capacidades, junto con el capital)’. Durante los años cincuenta, la gran mayoría de los economistas no vio ninguna diferencia entre país ‘subdesarrollado’ y país ‘no desarrollado’. Al observar las diferencias entre los países industrializados y los subdesarrollados, se intentó describir el nivel y los diversos aspectos del subdesarrollo. Por lo tanto, el problema del subdesarrollo fue caracterizado como un problema de escasez de capital” (BLOMSTRÖM y HETTNE, 1990, pp. 23-24). ❚❚❘

La óptica que estamos resumiendo incluyó entre sus rasgos característicos una opinión muy definida sobre las consecuencias de la interacción entre países avanzados y países atrasados: el comercio internacional beneficiaría tanto a unos como a otros, e incluso era visto como un factor potencial de igualación de los ingresos en el mundo en su conjunto. La familia de concepciones que compartían los puntos de vista reseñados corresponde a la que, en su “clasificación simple de las teorías del desarrollo”, Hirschman (1984, pp. 13-16) denomina economía ortodoxa. El mismo autor señala que, durante las décadas de 1940 y 1950, fueron
130

Problemas del Desarrollo en América Latina

cobrando fuerza ciertas ideas diferentes, que constituyeron lo que llama economía del desarrollo. Esas ideas compartían dos ingredientes básicos:

❘❚❚ “[…] el rechazo de la pretensión de la monoeconomía y la afirmación de la pretensión del beneficio mutuo. Entiendo por el rechazo de la monoeconomía la idea de que los países subdesarrollados se apartan como un grupo -debido a varias características económicas específicas comunes a todos ellos- de los países industriales avanzados, de modo que el análisis económico tradicional, que se ha concentrado en los países industriales, deberá reformularse en sentidos importantes cuando se ocupe de los países subdesarrollados. La pretensión del beneficio mutuo es la afirmación de que las relaciones existentes entre estos dos grupos de países podrían adoptar formas tales que se produjeran beneficios para ambos” (HIRSCHMAN, 1984, p. 13). ❚❚❘

Vale la pena indicar cómo las denominadas “pretensiones de la macroeconomía y del beneficio mutuo” diferencian posiciones contrapuestas en el pensamiento acerca del desarrollo.

“La posición ortodoxa sostiene las dos proposiciones siguientes: a) la economía es un conjunto de teoremas simples, pero ‘poderosos’ y de validez universal: sólo hay una ciencia económica (‘así como sólo hay una física’); b) uno de estos teoremas afirma que, en una economía de mercado, fluyen beneficios para todos los participantes, ya sean individuos o países, de todos los actos voluntarios del intercambio económico (‘porque de otro modo no participarían en tales actos’). En esta forma se afirman las pretensiones de la monoeconomía y del beneficio mutuo. La posición contraria es la de las principales teorías neomarxistas del desarrollo, que sostienen: a) que la explotación o el ‘intercambio desigual’ es la característica esencial, permanente, de las relaciones existentes entre la ‘periferia’ subdesarrollada y el ‘centro’ capitalista; b) a resultas de este largo proceso de explotación, la estructura político-económica de los países periféricos es muy diferente de todo lo que haya experimentado jamás el centro, de modo que su desarrollo no puede seguir el mismo camino; por ejemplo, se ha sostenido que los países periféricos no pueden tener una experiencia de industrialización afortunada bajo auspicios capitalistas. Aquí se rechazan la pretensión del beneficio mutuo y la pretensión monoeconómica” (HIRSCHMAN, 1984, pp. 14-15).

Recapitulemos. Cuando, en la segunda posguerra, la cuestión del desarrollo irrumpe con singular fuerza en los ámbitos políticos y académicos, las concepciones predominantes comparten en líneas generales las afirmaciones siguientes: • el desarrollo de los países atrasados es un problema económico que se resuelve mediante el crecimiento; • la clave del crecimiento radica en la disponibilidad de fondos para la inversión; • las dinámicas económicas de los países atrasados responden a los mismos determinantes que las de los países avanzados (pretensión de la monoeconomía);
131

Universidad Virtual de Quilmes

• el comercio internacional beneficia tanto a los países avanzados como a los países atrasados (pretensión del beneficio mutuo); • los países atrasados han de desarrollarse según trayectorias similares a las recorridas previamente por los países avanzados. A su vez, las concepciones alternativas se fueron definiendo a través del cuestionamiento a algunas o de todas esas afirmaciones.

4.2. La concepción latinoamericana clásica acerca del desarrollo
Las observaciones del apartado precedente esbozan el contexto en el cual tomó cuerpo el pensamiento latinoamericano sobre el subdesarrollo. En esta corriente de ideas jugó un papel fundamental el llamado “estructuralismo cepalino”, la concepción alimentada por los trabajos realizados en el marco de la CEPAL, la Comisión Económica para América Latina. A ella nos referimos a continuación.

4.2.1. El estructuralismo cepalino
El término “estructuralismo” aparece por primera vez en el vocabulario técnico del desarrollo durante los debates de la década de 1950 acerca de las causas de la inflación en América Latina. La posición estructuralista sostenía que, en el continente, la inflación no era simplemente un fenómeno monetario. No lo causaba sólo la emisión de demasiado dinero en relación con la oferta disponible de bienes. La desproporción entre dinero y bienes obviamente estaba presente, pero sus causas eran más globales y residían en la estructura económica, que creaba rigideces en la oferta de bienes. La implicación para la política era que la solución de este tipo de inflación no podía encontrarse sólo en la deflación o restricción de circulante. Ella consistía en desarrollar la estructura económica de modo de eliminar las rigideces existentes. Exigía pues encontrar formas para reducir la dependencia de la exportación de bienes primarios y de la importación de bienes de consumo y de capital (Toye, 1987, p. 34). La CEPAL fue creada en 1948. En las discusiones que condujeron a su creación se destacó que, hasta ese momento,

❘❚❚ “[…] se había prestado insuficiente atención a la necesidad de acción internacional en la esfera del desarrollo económico, y que existía una tendencia a ver los problemas de los países subdesarrollados desde el ángulo de los países altamente desarrollados de Europa y América” (SUNKEL y PAZ, 1991, p. 34). ❚❚❘

La CEPAL jugará un importante papel en la redefinición, desde la perspectiva del subdesarrollo, de la problemática del desarrollo y del concepto mismo. Los enfoques propuestos por su director, Raúl Prebisch, señalan el comienzo de una etapa durante la cual, a través de planteos diversos e incluso

132

Problemas del Desarrollo en América Latina

contrapuestos, los aportes latinoamericanos a la teoría del desarrollo tendrán gran impacto no sólo en nuestro continente sino también fuera de él. El pensamiento cepalino se basa en el cuestionamiento a “la división internacional del trabajo” en la economía mundial, entre un “centro” productor de bienes industrializados y una “periferia” productora de materias primas. En la concepción predominante acerca del comercio internacional, esa situación era considerada beneficiosa para ambos grupos de países, en la medida en que cada uno se dedicaba a producir lo que hacía mejor y podía por ende vender con mayor provecho, logrando mayores recursos para comprar lo que no era capaz de producir eficientemente. En tales condiciones, la división internacional del trabajo prevaleciente beneficiaría tanto a los países industrializados como a los que no lo eran. Prebisch sostuvo que, por el contrario, la experiencia mostraba que los precios de las materias primas tendían a deteriorarse en relación con los precios de los productos de la industria, lo cual implicaba que, en el intercambio con el “centro”, la “periferia” tenía que exportar volúmenes crecientes para no ver disminuidas sus importaciones. Se asistía así a un “deterioro de los términos de intercambio”, difícil de evitar en la medida en que los bienes producidos por los países industrializados resultaban cada vez más importantes para la economía en su conjunto. Consiguientemente, el intercambio internacional no funcionaba con provecho para todos, sino beneficiando al “centro” y perjudicando a la “periferia”, cuyo rezago productivo y tecnológico aumentaba. El problema de los países no industrializados ya no parece consistir sólo en la falta de desarrollo propio sino que es asimismo una consecuencia del desarrollo ajeno. El “subdesarrollo” no es únicamente atraso sino también subordinación, ubicación desventajosa en la economía internacional. La concepción original de la CEPAL

❘❚❚ “[…] expresa la preocupación que despierta en ciertos países su dependencia del comercio internacional, en virtud de la especialización en la exportación de materias primas; refleja también las aspiraciones de reafirmación de la independencia política y económica de los nuevos países que han dejado de ser colonias; alude al bajísimo nivel de vida que prevalece en la mayoría de los países y de la población mundial, y a los violentos desniveles entre éstos y los de los países industrializados; traduce la convicción de las naciones rezagadas de que el camino para obtener mejores niveles de vida es la industrialización y, en general, la aplicación de la técnica moderna al esfuerzo productivo y al aprovechamiento de recursos ociosos; revela el convencimiento de que la aceleración del ritmo de progreso económico y social requiere cambios en la estructura productiva y un esfuerzo deliberado de la comunidad nacional e internacional para lograr esos fines” (SUNKEL y PAZ, 1991, pp. 21-22). ❚❚❘

Semejante enfoque condujo a proponer la industrialización como eje del desarrollo. Se la onsideraba

❘❚❚ “[…] como el único camino válido al alcance de los países de América Latina para aprovechar las ventajas del progreso técnico. La industrialización les

133

Universidad Virtual de Quilmes

permitiría alcanzar un desarrollo más dinámico y autónomo, menos vulnerable frente al exterior, así como absorber crecientemente mano de obra, elevar la productividad y mejorar de manera paulatina el nivel de vida de las masas” (ROSALES, 1988, p. 21). ❚❚❘

Desde comienzos de la década de 1950 se sostuvo que

❘❚❚ “[…] para revertir el proceso de subdesarrollo, se requería una política de industrialización bien preparada y […] la
CEPAL

trató de convencer a los gobier-

nos latinoamericanos de esta necesidad, ofreciéndose para ayudar en la preparación de programas de desarrollo detallados para cada país. De aquí surgió la frase de industrialización programada, que después se haría popular” (BLOMSTRÖM y HETTNE, 1990, p. 62). ❚❚❘

La estrategia impulsada, caracterizada como una Industrialización por Sustitución de Importaciones (ISI), se centraba en la protección y el estímulo, mediante medidas tarifarias y de otro tipo, a las empresas nacionales capaces de producir los bienes industriales que constituían gran parte de las importaciones corrientes. Se trataba pues de profundizar y sistematizar lo que en gran parte del continente se había empezado a hacer como respuesta a la crisis de la década de 1930. La estrategia de la CEPAL apuntaba a darle continuidad a lo que en muchos casos había sido visto tan sólo como una política transitoria -una serie de medidas extraordinarias para afrontar una coyuntura inesperada-, convirtiéndola en el punto de partida para un crecimiento de nuevo tipo. También la perspectiva integradora jugaba un rol destacado en la estrategia propuesta:

❘❚❚ “Dadas la estrechez de los mercados internos y la exigencia de tecnologías de escalas amplias de producción, la integración regional surge como una posibilidad de especialización industrial de las economías, permitiendo reducir la subutilización del capital y la ineficiencia en el proceso productivo. Del mismo modo, favorece la diversificación de las exportaciones y actúa como fase de aprendizaje para luego tratar de penetrar en los mercados de otras áreas del mundo” (ROSALES, 1988, p. 23). ❚❚❘

Tempranamente, Prebisch destacó que el avance de la industrialización exigiría acometer actividades cada vez más complejas, que se verían crecientemente trabadas por la pequeñez de los mercados:

❘❚❚ “[…] si la producción continúa realizándose en veinte compartimientos estancos, como con el sistema actual, el retorno de las nuevas inversiones de capital […] continuará siendo más bajo que el conseguido en los grandes centros industriales con mercados más amplios a su disposición […]” (BETHELL, 1991, pp. 125-126). ❚❚❘

134

Problemas del Desarrollo en América Latina

escribió hacia 1959. En el mismo lugar Bethell afirma que “para Prebisch, el desarrollo hacia dentro mediante la ISI era claramente hacia dentro de América Latina en su conjunto”. Al Estado le correspondía un papel central, según la concepción “estructuralista” de la CEPAL.

“Ésta pone el acento de la política de desarrollo sobre un conjunto de reformas estructurales, en la acción del Estado como orientador, promotor y planificador, y en una reforma sustancial de las modalidades de financiamiento externo y del comercio internacional” (SUNKEL y PAZ, 1991, p.35).

Entre tales “reformas estructurales” se destacan dos: en primer lugar, una reforma agraria dirigida a modificar formas de tenencia de la tierra muy difundidas e inadecuadas, como el latifundio o el minifundio; en segundo lugar, una reforma fiscal orientada a construir un sistema tributario más progresivo -es decir, con cargas más altas para los sectores de más altos ingresos- y con mayor gravitación del impuesto a la renta. Miremos los planteos cepalinos desde un ángulo que, en estas páginas, nos interesa especialmente, el de las relaciones entre tecnología y desarrollo. Se entiende que las relaciones establecidas entre el centro y la periferia ubican a ésta en una notoria desventaja para generar e incorporar progreso técnico, en la medida en que se supone que ambas actividades son más dinámicas en el contexto de la industria, y particularmente en el de la industria de bienes de capital, que en el de la producción de bienes primarios. En ese sentido, la “división internacional del trabajo prevaleciente” tiende a ahondar las diferencias de capacidad tecnológica entre países desarrollados y países subdesarrollados.

“Si una de estas ideas de Prebisch hubiera de indicarse como crucial o decisiva, se encontraría amplio consenso en señalar su modo de percibir el desarrollo como estrechamente conectado al progreso técnico, y el desenvolvimiento de la economía mundial como indisociable de lo que llamó ‘proceso de propagación universal del progreso técnico’. “La originalidad y especificidad de sus puntos de vista radica en el modo de enfocar dicha economía: un sistema único compuesto por dos polos -los centros y la periferia- a cuya dinámica es inherente la desigualdad, en tanto se la deje librada al juego de las fuerzas del mercado” (RODRÍGUEZ et al., 1994, pp. 49-50).

Por consiguiente, la industrialización es concebida como la vía maestra para la incorporación de progreso técnico. Ahora bien, “esa propuesta clave envuelve una concepción del progreso técnico relativamente simple” (RODRÍGUEZ et al., 1994, p.50); se lo considera, en efecto, como incorporado a los bienes de capital, por lo cual la instalación de plantas industriales asegura el avance técnico. Ahora bien, la historia no respalda esta concepción: para que una nación logre generar e incorporar tecnología adecuada

135

Universidad Virtual de Quilmes

a sus condiciones propias, se necesita mucho más que fábricas más o menos modernas. Sobre esta cuestión central, ya tratada en capítulos anteriores, volveremos al ocuparnos de la problemática actual del desarrollo en nuestros países. Procedamos ahora a recapitular los planteos que hemos venido considerando.

“La propuesta de la CEPAL apuntaba a modificar la inserción de las economías regionales en la división internacional del trabajo. Abogaba por una industrialización que se apoyara básicamente en la expansión del mercado interno, sustituyendo importaciones o satisfaciendo desde el comienzo con producción interna el surgimiento dinámico de nuevas demandas. Este proceso descansaba en el accionar del Estado como principal agente ejecutor y concertador de esfuerzos con el sector privado, destacando la importancia del sector público en los aspectos vinculados al financiamiento, la inversión, la infraestructura y el desarrollo tecnológico” (ROSALES, 1988, p. 25).

El desarrollo, en la perspectiva de la CEPAL, ya no se identifica con el crecimiento económico, ni la atención se concentra en la inversión y la escasez de capitales. El desarrollo es concebido, por el contrario, como un proceso de cambio estructural global.

Tal “enfoque implica el uso de un método estructural, histórico y totalizante, a través del cual se persigue una reinterpretación del proceso de desarrollo de los países latinoamericanos, partiendo de una caracterización de su estructura productiva, de la estructura social y de poder derivada de aquélla; de la influencia de la estructura social y de poder sobre la política económica y social, y de los cambios en las estructuras productivas y de poder derivados de las transformaciones que ocurren en los países centrales y en las vinculaciones entre esos países y los periféricos” (SUNKEL y PAZ, 1991, p. 39).

Se apunta a una concepción global, “sistémica”, según la cual el desarrollo y el subdesarrollo deben ser considerados conjuntamente en el contexto del sistema “centro-periferia” y de la división internacional del trabajo. Es en este contexto que la dependencia aparece como una causa del atraso de los países periféricos. La problemática del desarrollo tiene que ver pues no sólo con la producción y con la economía sino también con las relaciones sociales y las estructuras de poder, entre otros motivos porque las mismas inciden fundamentalmente en la suerte de las reformas requeridas para el avance de la industrialización y la superación del subdesarrollo. El desarrollo es concebido como acción colectiva global, en la cual se prioriza la participación, y la teoría del desarrollo es pensada como ciencia social para la acción.

136

Problemas del Desarrollo en América Latina

4.2.2. La temática de la dependencia
La evolución económica latinoamericana durante las décadas que siguieron a la Segunda Guerra -algunos de cuyos rasgos han sido evocados antes- se entrecruzó con un acelerado cambio social y con un agitado acontecer político. A comienzos de la década de 1960 se hizo patente el estancamiento económico de algunos de los países que mayores avances sociales habían experimentado en períodos anteriores. Al tiempo que la industrialización sustitutiva de importaciones mostraba sus límites, se levantaban grandes propuestas de cambio a escala continental, desde la opción socialista encarnada por la Revolución Cubana hasta la Alianza para el Progreso impulsada por los Estados Unidos. Todo ello avivó el debate en torno al desarrollo en los medios académicos y políticos de la región, donde en la segunda mitad de la década de 1960 toma cuerpo la llamada “teoría de la dependencia”. La misma tuvo una gravitación muy grande, y puede ser vista como la culminación de una etapa en el pensamiento latinoamericano acerca del desarrollo. Esta corriente de ideas se expresó a través de diversos autores, no sólo latinoamericanos, y mediante propuestas también variadas. Un panorama de conjunto puede verse en la obra de Blomström & Hettne, quienes señalan que, pese a sus diferencias, quienes propulsaban la escuela de la dependencia compartían,

❘❚❚ “[…] en su mayoría, algunas ideas: i) El subdesarrollo está conectado de manera estrecha con la expansión de los países capitalistas industrializados. ii) El desarrollo y el subdesarrollo son aspectos diferentes del mismo proceso universal. iii) El subdesarrollo no puede ser considerado como la condición primera de un proceso evolucionista. iv) La dependencia, sin embargo, no es sólo un fenómeno externo sino que también se manifiesta bajo diferentes formas en la estructura interna (social, ideológica y política)” (BLOMSTRÖM y HETTNE, 1990, p. 15). ❚❚❘

En las formulaciones de esta corriente influían considerablemente los planteos marxistas y, muy en especial, los enfoques de Paul Baran, cuya obra fundamental, La economía política del crecimiento, fue publicada en inglés por primera vez en 1957. Aquí intentaremos tan sólo ubicar la teoría de la dependencia en relación con “la cuestión del desarrollo mirada desde América Latina”, guiándonos principalmente por una de las obras más conocidas de esta escuela, el libro de Cardoso y Faletto que tiene por título Desarrollo y dependencia en América Latina. Ensayo de interpretación sociológica. Ese libro fue escrito en 1966-1967, casi diez años después de que comenzara a desvanecerse la visión optimista de la inmediata posguerra, por dos sociólogos que trabajaban en estrecha relación con los economistas de la CEPAL y a quienes interesaba principalmente elaborar “una perspectiva de interpretación que insiste en la naturaleza política de los procesos de transformación económica” (p. 161). En la Introducción (p. 10) se afirma:
137

Universidad Virtual de Quilmes

❘❚❚ “Falta un análisis integrado que otorgue elementos para dar respuesta en forma más amplia y matizada a las interrogantes generales sobre las posibilidades del desarrollo o estancamiento de los países latinoamericanos, y que responda a las preguntas decisivas sobre su sentido y sus condiciones políticas y sociales” (CARDOSO y FALETTO, 1966-1967, p. 10). ❚❚❘

En el Postscriptum sostienen:

❘❚❚ “Lo fundamental de nuestro ensayo es la relación de las luchas políticas entre grupos y clases, de un lado, y la historia de las estructuras económicopolíticas de dominación, internas y externas, por otro” (CARDOSO y FALETTO, 1966-1967, p. 167). ❚❚❘

En su perspectiva, las nociones de “centro” y “periferia” subrayan adecuadamente las funciones de las economías subdesarrolladas en el mercado mundial, pero hace falta además poner de manifiesto que la situación de dependencia “supone formas definidas y distintas de interrelación de los grupos sociales de cada país, entre sí y con los grupos externos” (CARDOSO y FALETTO, 1966-1967, p. 28). Ello es necesario para comprender la evolución del subdesarrollo, que no resulta determinada sólo por las relaciones de cada país con el exterior sino que también se ve poderosamente influida por su dinámica interna. Además, “no hay una relación metafísica de dependencia de una nación a otra, de un Estado a otro. Estas relaciones se hacen posibles, concretamente, mediante una red de intereses y de coacciones que ligan unos grupos sociales a otros, unas clases a otras” (CARDOSO y FALETTO, 1966-1967, p. 162). Cardoso y Faletto analizan la problemática latinoamericana cuando ha culminado una etapa de crecimiento protagonizada por empresas privadas nacionales y el Estado:

❘❚❚ “La fase llamada de industrialización sustitutiva de importaciones se caracterizó por un doble movimiento convergente: la expansión del sector privado de la economía y, consecuentemente, el robustecimiento de la burguesía industrial y la creación de áreas nuevas de inversión, concentradas alrededor de la ‘industria básica’ y de las obras de infraestructura, en donde fue acentuada la participación estatal” (CARDOSO y FALETTO, 1966-1967, p. 103). ❚❚❘

Se está viviendo el tránsito a la segunda fase de la ISI, en la cual se destaca la presencia de las empresas transnacionales (ET) y el robustecimiento del sector industrial a través de su asociación con el capital extranjero, particularmente en los países más grandes del continente. Paralelamente se desenvuelve un proceso político caracterizado por el retroceso institucional, como lo ejemplifican los golpes de Estado militares de 1964 en el Brasil y de 1966 en la Argentina. El análisis de diversas situaciones lleva a los autores a detectar:

138

Problemas del Desarrollo en América Latina

❘❚❚ “[…] el mismo callejón aparentemente sin salida del estado actual del desarrollo del capitalismo en Latinoamérica: la modernización se hace a costo de un autoritarismo creciente y sin que disminuya el cuadro de pobreza típico del ‘desarrollo con marginalidad’. Al contrario, aumenta la magnitud de la población puesta al margen del sistema económico y político, en la misma medida en que el orden se mantiene gracias a mecanismos abiertos o disfrazados de presión y violencia” (CARDOSO y FALETTO, 1966-1967, p. 135). ❚❚❘

Lo señalado subraya una tendencia opuesta a la observada durante las primeras décadas del “crecimiento hacia adentro” cuando, por cierto con desniveles y vaivenes, se pudo constatar en varios países del continente una mejora significativa en las condiciones de vida de sectores bastante amplios, si bien casi exclusivamente urbanos. En la nueva etapa, las ET pueden generar “islas de modernidad”, que benefician a ciertos grupos de asalariados, técnicos, empresarios, funcionarios, etc. pero que poco inciden en el avance de la producción y de las retribuciones en el conjunto de la sociedad. Por consiguiente, el paso del régimen democrático-representativo, frecuente durante el período inicial de la expansión industrial, a un régimen de tipo autoritario “que se presenta como la alternativa probable de la actualidad, se hace por intermedio de revoluciones en las cuales son las grandes organizaciones nacionales, como el ejército y la burocracia pública, más que las burguesías nacionales o internacionalizadas, quienes actúan y se reorganizan” (CARDOSO y FALETTO, 19661967, p. 155). Se sostiene así una relevante afirmación de alcance general: todo lleva “a que el tránsito hacia el establecimiento de un modo capitalista-industrial de producción relativamente desarrollado en países dependientes se asiente en regímenes políticos autoritarios (civiles o militares)” (CARDOSO y FALETTO, 1966-1967, p. 195). En particular, se pone de relieve una impactante transformación en el papel esperable del Estado en relación con el crecimiento económico. Se recordará que el sector público se constituyó en un gran protagonista de la industrialización en los comienzos del “crecimiento hacia adentro”. Las propuestas latinoamericanas para el desarrollo que, en mayor o menor medida, se inspiraron en las ideas cepalinas coincidieron en atribuir al Estado un papel aun más importante y decisivo para la continuidad del crecimiento así como para la extensión de sus beneficios. En la segunda mitad de la década de 1960 ya era claro que varios de los principales estados de la región no estaban cumpliendo con semejante tarea. Tal omisión resultaba aún más evidente en 1976 -luego de los golpes militares en Bolivia, el Uruguay y Chile, y de un nuevo golpe en la Argentina- cuando Cardoso y Faletto escriben para su libro un “Postscriptum”, influidos por acontecimientos como los anotados y por la ya larga experiencia brasileña de acelerado crecimiento, bajo gobierno castrense, tanto de la marginalidad social como de la economía industrial más avanzada del continente. Afirman, en ese texto complementario: “El carácter de Estado-empresario y de Estado-asociado económicamente con las fuerzas imperialistas, sin ser políticamente un Estado-asociado, dio a la forma estatal contemporánea un significado distinto del que tuvo hasta mediados” de la década de 1950 (CARDOSO y FALETTO, 1966-1967, p. 195). Destacan las vinculaciones entre los
139

Universidad Virtual de Quilmes

Concepto elaborado por el politólogo argentino Guillermo O’Donnell para caracterizar los regímenes de tipo dictatorial que surgieron en el Sur de América a partir de La década de 1960.

“estados burocrático-autoritarios” y el capital internacional que dispone de los medios tecnológicos y financieros para impulsar el avance de la industrialización. “En el caso de los países industrializados de América Latina que estamos considerando debe quedar claro que el Estado expresa una alianza (contradictoria) entre los intereses del sector internacionalizado de la burguesía y de las burocracias públicas y de empresas.” Más aún, sostienen:
❘❚❚ “Lo que es característico del capitalismo dependiente en la fase de la industrialización de la periferia bajo el impulso del capitalismo oligopólico internacional es el desarrollo de una forma estatal basada en la alianza entre empresa multinacional, empresariado estatal y burguesía local, a través de la cual estos sectores generan el dominio sobre el resto de la sociedad” (CARDOSO

y FALETTO, 1966-1967, pp. 204-205). ❚❚❘

Los autores siguen postulando la centralidad del Estado: “Vista desde la perspectiva de las clases dominantes o desde la de las clases populares, tanto la pugna entre las clases como la propia relación fundamental de dependencia encuentran en la forma y en la naturaleza del Estado el lugar crucial por donde pasa la historia contemporánea” (CARDOSO y FALETTO, 19661967, p. 192). Y concluyen su escrito afirmando la necesidad de “transformar la reivindicación de una economía más desarrollada y de una sociedad democrática, en la expresión de dimensiones que se articulen en el Estado como manifestación de vitalidad de fuerzas realmente populares, capaces de buscar formas socialistas para la organización social del futuro” (CARDOSO y FALETTO, 1966-1967, p. 213). Hemos resumido ciertos aspectos de una de las versiones de la “teoría de la dependencia”; no nos internaremos en la descripción de otras, ni en la de sus intercambios de ideas con los “estructuralistas cepalinos”. En conjunto, los “dependentistas” subrayan que la sustitución de importaciones ha aumentado la dependencia del exterior, en cierta medida al menos, pues la industrialización depende tanto de la exportación de productos primarios como de la importación de bienes de capital. Algunos señalan que la “industrialización transnacional” genera una “nueva dependencia” y hasta una nueva división internacional del trabajo, en la cual la industria moderna instalada en la “periferia” viene a ser en realidad parte de la economía del “centro”. Los “dependentistas” discrepan entre sí acerca de varios puntos, entre los cuales figura la posibilidad o no de un desarrollo capitalista en la periferia que, como se ha visto, Cardoso y Faletto no consideran imposible. Los enfoques más radicales, en cambio, lo niegan, planteando opciones tajantes y afirmando, con especial énfasis en el caso de André Gunder Frank, que los obstáculos decisivos para el desarrollo son externos. Theotônio dos Santos sostiene que América Latina debe elegir entre socialismo y fascismo. Esta posición apuntaba a señalar, como lo planteara netamente el economista egipcio Samir Amin, que la relación de la periferia con el centro la condenaba al subdesarrollo, por lo cual los países periféricos debían desligarse del mercado mundial. “Para que esto fuera posible era necesaria una transformación política más o menos revolucionaria. Tan pronto como los obstáculos externos hubieran sido salvados, daba por sentado el paso al desarrollo, como un proceso más o menos automático e inherente” (BLOMSTRÖM y HETTNE,
140

Problemas del Desarrollo en América Latina

1990, p. 104). Compartieran o no la propuesta del delinking -la desvinculación del mercado mundial-, todos los “dependentistas” afirmaban en la década de 1960 que las sustantivas dificultades económicas que por entonces se hacían notar en América Latina sólo podían ser afrontadas mediante soluciones políticas que supusieran profundos cambios, tanto en los aspectos internos como en el orden capitalista mundial. A lo largo de la década de 1960

❘❚❚ “[…] iba a parecer cada vez más claro a muchos que sería imposible superar la amenaza de estancamiento sin quebrar el marco del sistema político y económico internacional en que hasta entonces había debido desenvolverse Latinoamérica. Esa convicción vino a dar popularidad a las distintas versiones de la llamada teoría de la dependencia, que partían de un diagnóstico no demasiado alejado del de Prebisch y, aunque no se privaban de reprochar al economista argentino que no lo hubiera acompañado de una precisa propuesta de soluciones económicas para los males registrados en ese diagnóstico, también se abstenían de adelantarla. Es que, a los ojos de los teóricos de la dependencia, lo que impedía a Latinoamérica superar el subdesarrollo era su integración subordinada en el orden captitalista mundial, y -aunque no todos los proponentes de esa teoría veían en la revolución socialista la única vía hacia adelante- todos coincidían en que era preciso introducir en ese orden modificaciones más hondas que los retoques hasta entonces invocados como necesarios por las corrientes reformistas latinoamericanas; a sus ojos, si los problemas eran económicos, su solución sólo podía ser política” (HALPERIN DONGHI, 1993, p. 536). ❚❚❘

4.2.3. Resumen de una concepción
Durante las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, en el continente se fue conformando una cierta visión de la problemática del desarrollo, sin duda emparentada con grandes corrientes del pensamiento a escala mundial, pero que también daba cuenta de elaboraciones propias. Esa visión, que llegó a ser predominante en América Latina, puede ser caracterizada mediante ciertos rasgos compartidos por lo que es en realidad una gama amplia de concepciones teóricas y políticas, con perfiles bastante heterogéneos, pero en los cuales puede empero reconocerse cierto aire de familia. Nos estamos refiriendo, por supuesto, a las corrientes de ideas consideradas en las secciones precedentes, es decir, al pensamiento cepalino y a ciertos parientes más o menos próximos, como las diversas versiones de la teoría de la dependencia, enfrentados entre sí con mayor o menor virulencia, pero no por carecer de ciertos puntos de vista comunes, sino más bien al contrario. En efecto, la centralidad atribuida por todos los contendientes a ciertos fenómenos y lineamientos para la acción delimitó un terreno donde pudieron confrontarse enfoques diferenciados. Empleando una terminología cuyos riesgos se conocen, diríase que se trataba de polémicas en el interior de un “paradigma” compartido, sustento de los contendientes y de la contienda misma. Si, en relación con la investigación vinculada con la comprensión y la resolución de una problemática

141

Universidad Virtual de Quilmes

determinada, un paradigma está conformado por ciertas claves interpretativas fundamentales, direcciones de trabajo priorizadas, tipo de resultados perseguidos y herramientas o instrumentos preferidos, en la teoría del desarrollo la concepción latinoamericana “clásica” constituye un paradigma de indudable relevancia. No pretendemos ofrecer una argumentación cuidadosa de lo afirmado, ni menos aún embarcarnos en una precisa caracterización del paradigma indicado. Creemos que todo ello puede hacerse a partir de obras bien conocidas, como las de Rodríguez (1980), Sonntag (1988), Blomström y Hettne (1990), y otras que figuran en las amplias bibliografías que las mencionadas incluyen. Semejante conjunto de estudios lleva a destacar algunos rasgos característicos de la concepción latinoamericana clásica, que no constituyen seguramente una lista exhaustiva, pero que colaboran a la comprensión de las relaciones entre innovación y desarrollo en nuestra parte del mundo. Nos referimos a cuatro caracteres mayores de lo que fue el tronco común de las ideas dominantes entre las décadas de 1950 y 1970. A saber: a) La especificidad de la condición periférica. b) La prioridad asignada a la infraestructura industrial. c) La concepción del desarrollo como transformación global, de las estructuras sociales de los países involucrados y del orden económico internacional. d) El rol protagónico atribuido al Estado. La primera característica anotada se engloba en la tesis de Albert Hirschman acerca de “la inaplicabilidad de la monoeconomía ortodoxa a las áreas subdesarrolladas”. Las especificidades comunes a estas áreas, según la concepción latinoamericana a la que nos referimos, tienen una causa mayor en la relación entre el “centro” y la “periferia” de la economía mundial, que constituye un orden que tiende a reproducirse a sí mismo. Ello se explica de maneras diversas, que coinciden empero en la afirmación de que ese orden preserva las asimetrías que favorecen a los países desarrollados en desmedro de los demás, que por lo tanto no deben ser considerados como países en vías de desarrollo sino subdesarrollados. El tipo de inserción de éstos en la economía internacional afianza su “heterogeneidad estructural”, dificultando su acceso a la industrialización y por ende al progreso técnico-productivo. En el pensamiento cepalino, particularmente, explica Octavio Rodríguez (1980) que lo fundamental reside en la caracterización de la relación centroperiferia. Durante el crecimiento hacia afuera se conformó una estructura productiva de la periferia que se caracteriza por ser heterogénea y especializada en un número limitado de bienes, por oposición a la del centro, homogénea y diversificada. En la periferia, coexisten un sector productivo moderno y otro “arcaico”, con grandes diferencias de productividad; ésta es en conjunto reducida, los efectos de lo cual se ven paliados, pese al lento crecimiento del sector moderno, por la abundante oferta de mano de obra proveniente del sector “arcaico”, que mantiene bajos los salarios. Esa dinámica tiende al rezago en materia de cambio técnico, así como al desempleo estructural, el desequilibrio externo y el deterioro de los términos de intercambio. En consecuencia, el sistema centro-periferia, si bien evoluciona dinámicamente en su conjunto, conoce un desarrollo desigual, de la productividad en especial, que mantiene la diferenciación estructural y da lugar a una creciente disparidad de ingresos entre los países del centro y los de la periferia.
142

Problemas del Desarrollo en América Latina

La especificidad de la condición periférica requiere, en definitiva, transitar por caminos distintos de los que recorrieron las naciones industrializadas. En la concepción que nos ocupa, sin dejar de tener en cuenta la gran diferencia de los enfoques que la componen, los países centrales lo son, en gran medida, por haber logrado construir una economía basada en la industria y motorizada por ella. Esquematizando mucho: la industria es el gran vector de avance de la producción, en la industria viene incorporada la dinámica del progreso técnico, así que para superar el subdesarrollo la gran avenida a recorrer es la que lleva a la instalación de una base productiva industrial. Ahora bien, esto último es justamente lo que resulta impedido por la dinámica centro-periferia, tal como la misma se fue estructurando cuando Europa y los Estados Unidos vivían las primeras etapas de la Segunda Revolución Industrial, otras regiones del mundo eran incorporadas a la economía internacional como exportadoras de productos primarios y América Latina iniciaba su “crecimiento hacia afuera”, generando o afianzando estructuras sociales poco compatibles con el desarrollo. Por consiguiente, para la concepción que evocamos, el progreso pasaba necesariamente por una transformación global, incluso del orden económico internacional. Al escoger las vías para intentar tamaña transformación es, obviamente, cuando mayor resulta la heterogeneidad de las concepciones que, sin embargo, cabe agrupar en un mismo paradigma. Las propuestas para la acción incluyeron desde “la revolución” y/o el delinking hasta el intento de convencer a los países avanzados de que les convenía contribuir al desarrollo de la periferia, combinando la expansión del comercio internacional y el afianzamiento de los precios de las materias primas con las transferencias financieras y tecnológicas, así como una variante de dicha estrategia, consistente en sumar a las negociaciones las presiones basadas en el poder político emanado de la gravitación de los países del Tercer Mundo en el enfrentamiento entre el Primero y el Segundo Mundo, y en el poder económico sustentado en el control de los suministros de materias primas, lo que adquirió vigor en la década de 1970 como reivindicación de un “Nuevo Orden Económico Internacional”. Tampoco requiere mayores comentarios, en este contexto, la cuarta característica anotada: el papel del Estado fue interpretado de formas muy distintas, y hasta ferozmente contrapuestas, pero coincidiendo en su centralidad, particularmente en lo que se refiere a los dos aspectos precedentemente consignados: la construcción de la base industrial y la modificación del tipo de relación externa. Si “modelo” designa la combinación de una interpretación de la realidad con una guía para la acción que se basa en ideas relativamente sencillas a las que se asigna empero gran alcance, el protagonismo atribuido al Estado en el desarrollo lleva a decir que la concepción descrita engloba una familia de modelos estadocéntricos. Respecto del pensamiento cepalino, entre sus aspectos ideológicos destaca Octavio Rodríguez la suposición de que el Estado dispone de la autonomía y la capacidad que son necesarias para conducir el proceso de desarrollo y, en particular, para arbitrar conflictos, integrar a los sectores postergados y defender los intereses de la nación como tal. En resumen, la concepción latinoamericana clásica del desarrollo afirma que la especificidad de la condición periférica supone una dependencia y genera una postergación que sólo pueden ser enfrentadas mediante estrategias
143

Universidad Virtual de Quilmes

originales, orientadas internamente a la industrialización y a la transformación de ciertas estructuras sociales, y externamente a la alteración del orden económico mundial, estrategias cuya puesta en práctica ha de tener al Estado como actor estelar.

4.3. “La industrialización trunca de América Latina”
Durante el período de la ISI, el Estado se constituyó efectivamente en un actor central de la economía en general, y de la industrialización en particular. Sin embargo, las poderosas élites tradicionales combatieron las políticas públicas orientadas a promover un crecimiento de nuevo tipo; la también tradicional subvaloración cultural de la tecnología siguió predominando. Factores de ese tipo incidieron en la falta de profundidad y continuidad de las políticas industriales, que no incluyeron un adecuado apoyo público a la elevación sistemática del nivel tecnológico, como se registró en el Japón y en otros países del Asia Oriental. Paralelamente, las mejoras en la distribución fueron en conjunto limitadas y, muy especialmente, no gestaron círculos virtuosos entre equidad e innovación, como los que ilustra la experiencia escandinava. El potencial para la innovación, que creciera hacia el final del período anterior y posibilitara el surgimiento de la ISI, no dejó de tener un lugar marginal en las dinámicas del crecimiento latinoamericano. Todo ello incidió, particularmente, en que no pudiera consolidarse un importante sector de producción de medios de producción. Nos encontramos así con el motivo central por el cual Fajnzylber ha calificado de “industrialización trunca” a la que tuvo lugar en el continente durante el crecimiento hacia adentro. Esto a su vez abrió camino al gran viraje hacia lo que cabe denominar como “crecimiento hacia adentro con protagonismo de afuera”, la segunda etapa de la ISI motorizada por el capital extranjero, que entretejió industrialización con desigualdad y amplió tanto la escala como la variedad de la producción manufacturera, pero no consolidó la capacidad endógena para la innovación. En este apartado nos ocuparemos de la gravitación de la desigualdad y de las políticas en la configuración de la industrialización latinoamericana.

4.3.1. El papel de la desigualdad
❘❚❚ “El segundo período de crecimiento comenzó entre los años treinta y cincuenta y finalizó a principios de los ochenta. En este período se logró el crecimiento más rápido del siglo y se consiguió un progreso notable tanto de la producción como de la productividad laboral, respaldados por el auge de la infraestructura y la prestación de servicios. Se produjo al mismo tiempo una transformación de los indicadores de desarrollo humano. En los años sesenta, descendió el porcentaje de personas en la pobreza, y hubo algunos indicios en unos pocos países de que se había frenado el empeoramiento de la distribución del ingreso y de que, incluso, se replegaba” (THORP, 1998, p. 295). ❚❚❘

Los indicios a los que se refiere la cita precedente reflejaban el impacto de ciertas tendencias que apuntaban hacia la disminución de las desigualdades,

144

Problemas del Desarrollo en América Latina

por cierto de formas variadas según los países, y no siempre en los mismos momentos. Entre tales tendencias cabe destacar: i) los procesos de democratización que debilitaron en muchos casos el control del Estado por élites reducidas, ii) la expansión de los cometidos económicos y sociales del sector público, iii) el crecimiento del proletariado industrial y del movimiento sindical, y iv) la disminución de la influencia de las empresas extranjeras, en comparación con el período anterior y sobre todo durante la primera parte del período. Ahora bien, el efecto de tales tendencias se vio contrarrestado por las dificultades con las que fue topando el “crecimiento hacia adentro” y por los derroteros por los que avanzó la industrialización. En efecto, la magnitud del esfuerzo industrializador, la profundidad de las políticas proteccionistas, la capacidad del sector público para adaptarlas a circunstancias cambiantes de manera exigente y estimulante, así como el dinamismo y la disposición a invertir del empresariado se vieron limitados por factores profundamente enraizados en la evolución social latinoamericana: la vocación por el consumo conspicuo, un imaginario colectivo que valora escasamente tanto la tecnología como las capacidades nacionales para desarrollarla, una arraigada costumbre de comprar afuera casi todo el conocimiento y el instrumental que las actividades económicas requieren. Ya se ha llamado la atención del lector acerca de las limitaciones, para el avance de la industrialización, generadas por lo reducido de los mercados internos. Pero semejante limitación, en el caso de los países más grandes del continente al menos, no respondía a la pequeñez de la población en general sino de la fracción con capacidad de compra. La alta desigualdad promedio limitó la demanda solvente de bienes industriales. Por todo ello, como fuera destacado en el capítulo anterior, el proceso industrializador, una vez culminadas las etapas más sencillas de la sustitución de importaciones manufactureras, se encontró con crecientes dificultades para pasar a las etapas más complejas y empezó a pesar de manera cada vez más gravosa en el comercio exterior de bienes y servicios, a través de la importación de maquinaria y conocimientos técnicos. Estos problemas fueron enfrentados por vías que, a largo plazo, permitieron el asentamiento de una cierta base industrial, pero no que la misma alcanzase un nivel elevado y autosustentable de dinamismo tecnológico. En ese proceso, la desigualdad alta jugó un papel relevante, tanto por la forma en que modeló la estructura de la demanda como por las limitaciones que supuso para producir en un nivel avanzado. A la inversa, las modalidades específicas que fue cobrando la ISI tendieron a consolidar la desigualdad. En definitiva, el “crecimiento hacia adentro” no generó dinámicas autosostenidas de disminución de la inequidad. En efecto,

❘❚❚ “[…] el profundo enraizamiento de las estructuras sociopolíticas en un sistema desigual persistió durante la primera alteración del modelo de desarrollo. Y aún más grave, las nuevas relaciones surgidas reforzaron de hecho la distribución existente del ingreso. Esto se debió a que dado que las actividades económicas en alza eran intensivas en el uso del capital, la creación de empleo fue más lenta que el crecimiento de la demanda de puestos de trabajo y, por otro lado, a que la estructura de la producción atendió a la demanda

145

Universidad Virtual de Quilmes

existente, elaborando bienes durables de consumo para residentes urbanos de las clases alta y media” (THORP, 1998, p. 7). ❚❚❘

Elaboremos sucintamente las afirmaciones precedentes. En la década de 1950, las “ventajas” emanadas de la crisis y las guerras en el “centro” habían desaparecido; en cambio, se hacían presentes con fuerza las dificultades para profundizar el proceso de industrialización latinoamericano. En medio de debates y conflictos que habrían de agudizarse notablemente durante la década siguiente, la opción que predominó, al menos en los países más grandes del continente, fue el “desarrollismo”, vertebrado por la apuesta a la instalación en el continente de filiales de las grandes transnacionales, como vía maestra para acceder a las máquinas, las técnicas y los capitales que la expansión de la industria requería. Esas filiales se instalaron para producir bienes que, dados los niveles de inequidad y los tamaños de los mercados nacionales, sólo encontraban una clientela importante y en expansión en los países de mayor tamaño y en la medida en que se incrementaran sostenidamente los ingresos de los sectores pudientes. Así tomó cuerpo una segunda etapa de la industrialización, que fomentó y se vio fomentada por la desigualdad. No es de extrañar que la ISI se haya agotado tempranamente en países pequeños y comparativamente igualitarios como el Uruguay; la segunda etapa del proceso se afirmó especialmente en las naciones más grandes, como la Argentina, el Brasil y México. En este lapso, dentro de un panorama como siempre colmado de contrastes, ya no son las tendencias hacia una mayor equidad las que predominan.

“El grado de desigualdad puede empezar a documentarse a partir de mediados de siglo, cuando las primeras estimaciones colocan a América Latina entre las primeras posiciones de la escala mundial. Para el momento cuando se empieza a disponer de datos para una amplia gama de países, alrededor de 1970, el ingreso del 20% superior de la población como múltiplo del 20% inferior se situaba en 21 veces en Brasil, 24 en Venezuela y 17 en Colombia, mientras que en los países desarrollados el promedio fue de 5,5. Las estimaciones del Banco Mundial efectuadas en 1960 indican que la proporción del ingreso que correspondía al 20% más pobre en América Latina era la más baja de todas las regiones del mundo. Si bien los investigadores están de acuerdo en que en el período 1950-70 se dio una desigualdad extrema del ingreso, las estimación de los cambios ocurridos presenta serios obstáculos. […] Teniendo en cuenta todas las dificultades, la conclusión a la que se llega en varios estudios cuidadosos es que en algunos países se registró probablemente un empeoramiento continuo de la distribución del ingreso en los años sesenta y setenta, mientras que en uno o dos países hay pruebas razonables de un principio de mejora” (THORP, 1998, p. 28).

Ciertos aspectos de este segundo empuje industrializador pueden ejemplificarse claramente con el caso de la Argentina. Allí el auge inversor que tuvo lugar entre 1957 y 1961 generó una rápida expansión tanto de la producción manufacturera como de la productividad. En esos años, alrededor de 200 corporaciones extranjeras instalaron filiales en el país, llevando su participación en la producción manufacturera hasta un tercio del total, y generando un
146

Problemas del Desarrollo en América Latina

profundo cambio en la cultura industrial local. En este proceso, un papel central le correspondió a la industria automovilística, cuya producción creció alrededor de un 25% por año entre 1958 y 1965; a comienzos de la década de 1950 había un automóvil por cada cincuenta personas en la Argentina, proporción que en 1975 había bajado aproximadamente a uno cada seis personas. (Los datos de este párrafo han sido extractados de KATZ y BERCOVICH, 1993, pp. 455 y 457). A fines de la década de 1950 se implantaron en la Argentina y en el Brasil nuevas industrias intensivas en capital, particularmente importantes en las ramas metal-mecánicas (automóviles ante todo) y químicas, lo que se inscribe en la denominada segunda fase de la sustitución de importaciones; la dirección del cambio estructural fue similar en ambos países, si bien la intensidad del proceso y el ritmo de crecimiento fueron mucho más destacados en el Brasil. Las multinacionales producían bienes que en los Estados Unidos, y después también en Europa, podían ser adquiridos por muchas personas. Pero en América Latina sólo una minoría podía acceder a ellos, así que la expansión fundamental de la estructura productiva se orientó según la demanda de esa minoría. Si la desigualdad era escasa, esa demanda no resultaba grande, y por lo tanto el crecimiento económico inducido era también escaso. Frecuentemente, los gobiernos latinoamericanos impulsaron la concentración de ingresos como vía para ampliar el mercado de lo que se había constituido en el sector dominante de la industria. Ello no siempre fue compatible con la preservación de la institucionalidad democrática. A partir de la década de 1960 los gobiernos militares de la Argentina y el Brasil en especial ampliaron las concesiones a la inversión extranjera e impulsaron el incremento de la desigualdad; ello supuso un cambio particularmente notable en la Argentina, la economía latinoamericana más avanzada durante la primera mitad del siglo, donde la equidad había conocido avances importantes a fines de la década de 1940 y comienzos de la de 1950. Cabe decir pues que se asistió a una reorientación de la ISI -quizás no en el continente en su conjunto pero sí en los países más grandes y también en algunos otros-, de modo tal que en la segunda fase de la industrialización, el papel dinámico principal correspondió a los bienes producidos para el sector del mercado interno con poder adquisitivo alto, e incluso fortalecido por las políticas de varios gobiernos. En este sentido, la desigualdad persistente influyó poderosamente en la configuración del proceso industrializador y éste, a su vez, llegó a convertirse en un factor de acentuación de la inequidad, revirtiendo así tendencias que habían emergido en las fases iniciales de la ISI.

4.3.2. Las políticas industriales
En la Unidad 3 nos hemos ocupado de la evolución de las políticas industriales en América Latina durante el período de la ISI. Aquí presentamos una visión de conjunto de esas políticas, resumiendo un agudo análisis de Fajnzylber (1983, en particular pp. 143-146). Su hilo conductor es la comparación con el papel desempeñado por el sector público en los procesos de industrialización acelerada, primero del Japón y luego de Corea del Sur y de Taiwán. En la comparación entre América Latina y esos países del Asia Oriental,

147

Universidad Virtual de Quilmes

lo primero a subrayar es que en ambos casos se registró un fuerte intervencionismo estatal y, en particular, la protección a la industria nacional resultó decisiva para su crecimiento. Lo segundo a destacar es que las políticas proteccionistas tuvieron resultados muy diferentes no sólo porque se aplicaron en contextos económicos, geopolíticos, sociales y culturales muy distintos, sino además porque se trató de políticas muy diferentes. Fajnzylber formuló en este contexto la crucial distinción entre el “proteccionismo para el aprendizaje”, que caracterizó a los procesos industrializadores más exitosos del Asia Oriental, y el “proteccionismo frívolo”, que en América Latina signó la industrialización tardía. En el primer caso, y en apretada síntesis, las políticas públicas de apoyo al sector industrial, concertadas con éste y muy variadas, estaban sujetas a revisión, y tenían un carácter transitorio. Exigían de las empresas contrapartidas -en materia de empleo, modernización tecnológica, capacitación para la exportación, etc.-; se mantenían en la medida en que se avanzara en esa dirección y no más allá de ciertos plazos considerados adecuados para el logro de tales objetivos. La protección no suponía la seguridad de altas ganancias, que induce a la rutina, sino que planteaba exigencias y ofrecía cierto apoyo para satisfacerlas. En nuestro continente la protección fue también muy alta, pero no tuvo características similares de selectividad y temporalidad; tampoco se basó en una visión prospectiva acerca de las ramas que mayor impacto habrían de adquirir, particularmente en lo que tiene que ver con el progreso técnico; no apuntó, en fin, a la construcción de capacidades exportadoras, lo cual de por sí constituye un estímulo a la innovación en sus diversas modalidades. El proteccionismo tuvo, en líneas generales, un carácter indiscriminado y carente de metas explícitas; sus variaciones dependieron más bien de las coyunturas financieras que de la evaluación de sus logros. El Estado en América Latina protegió a la manufactura local para sustituir importaciones, pero no fue realmente capaz de apoyar el desarrollo de la industria nacional frente a las ET cuando instalaron sus filiales en el país, y se convirtieron en grandes beneficiarias de la protección. De ellas terminó dependiendo el avance de la industrialización y ésta reflejó ese rol predominante. Destaca Fajnzylber que la protección llegó así a estimular una reproducción indiscriminada pero a escala pequeña de la industria de los países avanzados, trunca en sus componentes de bienes de capital, liderada por empresas cuya perspectiva a largo plazo era ajena a las condiciones locales y cuya innovación no sólo se efectuaba principalmente en los países de origen sino que, además, era estrictamente funcional a sus requerimientos. En la modalidad “frívola”, el sistema proteccionista no preveía una trayectoria para su propio debilitamiento y eventual desaparición, cuando se hubiera superado la etapa de la “industria infantil”; no se apuntaba a construir, durante el período de competencia restringida, una competitividad basada en el conocimiento y la capacidad de innovación que permitiera seguir avanzando en condiciones de mayor apertura económica. Por el contrario, el “proteccionismo para el aprendizaje” apuntaba a ponerse a tiro de la tecnología avanzada y, cosa aún más importante, con el ritmo y la dirección de la innovación en los países centrales. La diferencia tiene mucho que ver con la capacidad y la vocación de los sectores dominantes para articular estrategias de largo plazo, orientadas
148

Problemas del Desarrollo en América Latina

por una noción bastante explícita y compartida de las posibilidades del propio país, y para implementar esas estrategias mediante políticas dotadas de cierta continuidad, que no pierdan el rumbo ante el peso de los grandes intereses externos o la proliferación de presiones internas. Concluida la Segunda Guerra Mundial, el Japón se encontró con una estructura industrial devastada y una gran población hambrienta. Los técnicos de los organismos financieros internacionales recomendaron que concentrara su esfuerzo en industrias ligeras, de escaso equipamiento técnicamente avanzado y mucha mano de obra. La opción escogida fue muy otra. Fajnzylber cita a un alto funcionario del MITI, el Ministerio de Industria y Comercio Internacional, que fue durante décadas el organismo rector de la estrategia técnico-productiva:

❘❚❚ “El MITI decidió establecer en el Japón industrias que requerían la utilización intensiva de capital y tecnología, y que, considerando los costos comparativos de producción, resultarían en extremo inapropiadas para el Japón. Se trataba de industrias como la del acero, refinamiento de petróleo, petroquímica, automotriz, aérea, maquinaria industrial de todo tipo y electrónica, incluyendo computadoras electrónicas. Desde un punto de vista estático y a corto plazo, alentar tales industrias parecería entrar en conflicto con la racionalidad económica. Pero, considerando una visión a más largo plazo, éstas son precisamente las industrias donde la elasticidad de demanda de ingreso es mayor, el proceso tecnológico más rápido y la productividad de mano de obra se eleva más rápidamente. Estaba claro que sin estas industrias sería difícil emplear una población de 100 millones y elevar su nivel de vida para igualar al de Europa y Norteamérica únicamente con industrias ligeras; para bien o para mal, el Japón tenía que tener industria química e industria pesada” (FAJNZYLBER,

1983, p. 144). ❚❚❘

La protección a la industria más avanzada, con mayores requerimientos técnicos y mayor impacto potencial sobre el conjunto de la estructura económica, fue definida con claridad en sucesivos “planes” gubernamentales y llevada a la práctica sistemáticamente, incluso mediante drásticas limitaciones a la importación de bienes de capital e impuestos diferenciales al consumo que beneficiaban a los productos nacionales. Durante décadas, cada convenio de incorporación de tecnología extranjera requería la aprobación del MITI, que determinaba si era conveniente para la industria nacional y procuraba mejorar sus términos de modo de favorecer la generación local de tecnología. Tales políticas muestran la continuidad de una estrategia secular (véase antes, sección 2.2.2.), orientada a basar la inserción internacional del Japón en la capacidad tecnológica y productiva. En América Latina, reflejando también el peso de tendencias profundas, las políticas industriales tuvieron un alcance mucho más restringido. Lo ilustra una diferencia medular, la que se refiere a los bienes de capital. Éstos tendieron a ser comprados en el exterior por las principales empresas que operaban en América Latina, tanto las estatales como las multinacionales. La producción nacional de esos bienes recibió por lo general menos protección que el resto del sector manufacturero.
149

Universidad Virtual de Quilmes

“El efecto de la ISI sobre la demanda de importaciones fue fortalecido por la estructura de protección, que daba una demanda efectiva baja (y con frecuencia negativa) a la producción de bienes intermedios y de capital. Esta política dejó sin incentivos a la producción interna de dichos bienes y alentó el uso de tecnologías intensivas en capital” (BETHELL, 1997, p. 119).

Ese factor contribuyó grandemente al truncamiento de la industrialización, en la medida en que no abrió espacios para procesos fundamentales de aprendizaje ligados a la producción de máquinas herramienta y de sistemas técnicos relacionados. En lo que hace a la tecnología, su importación careció prácticamente de regulaciones; políticas para la “sustitución de importaciones tecnológicas” fueron ensayadas en muy pocos casos. La demanda tecnológica hacia afuera, consolidada durante la inserción primario-exportadora en la economía mundial, no dejó de gravitar poderosamente durante el “crecimiento hacia adentro” y limitó en grado considerable el alcance de las políticas industriales.

4.4. Tecnología y subdesarrollo
Las versiones más difundidas de las concepciones latinoamericanas clásicas sobre el desarrollo no privilegiaron un tratamiento específico de la problemática tecnológica y de sus relaciones con la economía. Por supuesto, el estructuralismo cepalino ubicó en el foco de sus preocupaciones al progreso técnico del continente, pero tendió a verlo, de manera un tanto unilateral, ante todo como una consecuencia de la instalación de plantas industriales, lo que constituyó uno de los principales argumentos para priorizar a la industria. A su vez, los teóricos dependentistas afirmaron que la dependencia tecnológica constituye un elemento central en el fenómeno global de la dependencia, uno de cuyos aspectos es precisamente el control de la generación de tecnología por los países centrales; sin embargo, no atendieron a la dinámica propia de la tecnología, cuya generación en la periferia parecieron considerar inviable, lo que demostró ser erróneo. Blomström y Hettne (1990) afirman que la “escuela de la dependencia fue la primera contribución real del Tercer Mundo a las ciencias sociales” (p. 247). Tiene pues especial valor su señalamiento de las equivocaciones de los dependentistas, en ciertas apreciaciones generales y en áreas más circunscritas.

“Una de estas áreas se ocupaba de los efectos de la ‘dependencia tecnológica’, la cual estaba considerada como un elemento crucial en todo el fenómeno de la dependencia. Entre otras cosas, los teóricos de la dependencia afirmaban que, puesto que quienes controlaban la generación de tecnología (es decir, el centro) también controlaban su explotación, esto hacía que la dependencia tecnológica fuera permanente. Por lo tanto, las posibilidades de generar tecnología interna quedaban anuladas […]. Pero los estudios empíricos en América Latina encontraron que esto no se cumplía, particularmente en los países ‘semiindustrializados’.

150

Problemas del Desarrollo en América Latina

Por ejemplo, Argentina, que se encuentra entre este tipo de países, tuvo un desarrollo relativamente rápido de su tecnología interna durante los años setenta. Las sucesivas adaptaciones a las condiciones locales de la tecnología importada permitieron nuevos hallazgos tecnológicos, muy diferentes de los importados y con un valor comercial propio. Argentina pudo exportar tecnología. Fueron empresas nacionales quienes hicieron este tipo de exportaciones, cuyo destino estuvo limitado a otros países latinoamericanos, esto es, países con bastantes similitudes estructurales. […] “El hecho de que las empresas nacionales de los países subdesarrollados comenzaran a generar tecnología suscita nuevos problemas relativos al papel de las importaciones de tecnología en general, y de las inversiones directas de corporaciones multinacionales en particular, debido a que estas firmas son los actores más importantes en la generación, aplicación y transferencia internacional de la tecnología moderna. En la bibliografía de la dependencia, tanto los aspectos dinámicos de la tecnología, como los efectos de ‘derrame’ de las inversiones extranjeras eran ignorados por completo” (BLOMSTRÖM y HETTNE, 1990, pp. 122 y 123).

Varios de los puntos tocados en las citas precedentes serán considerados en los próximos párrafos. Esquematizando, puede sostenerse que las corrientes más notorias del pensamiento periférico subestimaron, no la importancia de la tecnología, pero sí las características propias del desarrollo tecnológico como proceso social, y por consiguiente las dificultades específicas que la problemática tecnológica plantea para superar la dependencia, así como las que surgen cuando se procura la transferencia de tecnología desde el centro a la periferia. Parecieron suponer, en sus formulaciones originales, que el debilitamiento de las formas habitualmente reconocidas de la dependencia, políticas y económicas, permitiría afrontar con éxito sus dimensiones tecnológicas. Pero los hechos tendieron a opinar de otra forma. Ahora bien, ya en la década de 1970 empezaron a cobrar cierta notoriedad los trabajos de estudiosos latinoamericanos que seguían de cerca la reflexión internacional en torno de la ciencia y la tecnología, particularmente en el campo de la economía del cambio técnico, al tiempo que investigaban lo que al respecto acontecía en nuestro continente e impulsaban tanto una elaboración como una práctica de carácter autónomo. Esta línea de trabajo se ha caracterizado por su capacidad para formular e impulsar propuestas específicas. La misma dio lugar a una obra publicada justo cuando el peso del pasado desencadenaba la crisis de la década de 1980 -La producción de tecnología. Autónoma o transnacional, de Jorge Sábato y Michael Mackenzie (1982)-, que constituye una referencia fundamental para pensar hacia el futuro las relaciones entre tecnología, dependencia y desarrollo. En ella se basa este apartado.

4.4.1. Opciones ante la dependencia tecnológica
El acontecer contemporáneo sugiere dos conclusiones, bastante obvias y estrechamente emparentadas. En primer lugar, el cambio tecnológico incide con creciente velocidad y profundidad en la evolución social y cultural en general. En segundo lugar, la capacidad para generar y usar tecnología gravita cada vez más en la distribución de la riqueza, en las decisiones políticas, en

151

Universidad Virtual de Quilmes

las pautas de conducta y en la difusión de valores. En consecuencia, “al mismo tiempo que la tecnología ha introducido la modernización y el cambio en todos los países, ha aumentado el poder económico y político de los países más desarrollados y la dependencia tecnológica y la alienación cultural de los menos desarrollados” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 211). Ello implica, en particular, que los países del Tercer Mundo enfrentan grandes dificultades para conseguir las tecnologías más adecuadas para resolver sus problemas sociales básicos. La solución ensayada por lo general -”la ciega importación de tecnología”- ha resultado escasamente satisfactoria. En particular, ha sido muy frecuente gastar sumas considerables en procedimientos tecnológicos poco adecuados a las propias circunstancias, mientras que el contexto económico en el cual tuvo lugar el cambio técnico no lo indujo a priorizar las necesidades de los sectores más carenciados.

“Hoy se admite que la ciega importación de tecnología que ha tenido lugar en las últimas décadas no sólo ha sido cara en términos económicos sino también -y sobre todo- en términos sociales, políticos y culturales. En la mayor parte de los casos se ha tratado de tecnologías útiles para la producción de bienes y servicios destinados a las minorías de alto estándar de consumo y no para las necesidades de las mayorías” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p.131).

Por otra parte, resulta que por esa vía
❘❚❚ “no sólo se importa un conjunto ordenado de conocimientos, sino también las relaciones de producción que le dieron origen, las características socioculturales del mercado para la cual fue originalmente producido, etc. Como si fuese un ‘código genético’ que estuviese inserto en su estructura, la tecnología transmite el sistema de valores para el que fue diseñada. Esto confiere a la dependencia tecnológica alcances mucho más vastos que los estrictamente económicos” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 231). ❚❚❘

Planteada así la situación, se trata de buscar alternativas. Muchas han sido propuestas, pero aquí sólo consideraremos algunas, muy sumariamente, a título de ejemplo. La introducción de tecnología moderna no sólo genera dependencia sino que frecuentemente también ocasiona desempleo y desarraigo, impulsa la destrucción de formas tradicionales de vida y la degradación del ambiente. No es de extrañar pues que el rechazo al cambio técnico cuente con numerosos partidarios tanto en los países avanzados como en los subdesarrollados. Pero parece escasa la viabilidad de ese rechazo como alternativa global, particularmente para regiones altamente pobladas y notoriamente carenciadas. El mundo de hoy se caracteriza tanto por los ritmos demográficos y tecnológicos como por la globalización de la economía, de las comunicaciones y de las aspiraciones. En tal contexto, el conservadurismo técnico conlleva el retroceso productivo a la par que el incremento de las frustraciones y las privaciones, todo lo cual acentúa el deterioro ecológico.

152

Problemas del Desarrollo en América Latina

El punto no dejará de ser polémico pero, en todo caso, no debería olvidarse que la humanidad usa tecnologías desde que existe, por lo cual rechazar la innovación tecnológica implica preferir la persistencia de las técnicas de antes, en condiciones que ya no son las de antes. No son pocos los perjuicios asociados con el cambio técnico, pero también son muchos los que causa el estancamiento tecnológico. Conviene notar que
❘❚❚ “[…] la mayor productividad de las tecnologías modernas las impone casi inexorablemente. Ello no significa que ellas sean las únicas posibles o que necesariamente deban ser intensivas en capital y energía. Se pueden imaginar y eventualmente desarrollar otras soluciones mejor adaptadas a la constelación de recursos y factores locales, pero ello sólo será posible a través de un intenso esfuerzo de investigación y desarrollo y no simplemente con una especie de romántica ‘vuelta a la naturaleza’. Si la tecnología moderna no es adecuada y conveniente, la única respuesta aceptable es producir tecnología más moderna aún (en el sentido de su ‘edad’) y que sea adecuada y conveniente” (SÁBATO

y MACKENZIE, 1982, p. 253). ❚❚❘

Si las innovaciones predominantes son escasamente convenientes, la única salida es buscar innovaciones más convenientes, lo cual obviamente exige capacidad para la innovación. Si, por consiguiente, no tiene destino cualquier prohibición de incorporar tecnología, tampoco constituye una solución la importación de tecnologías en uso hace medio siglo en los países industrializados; esto último ha sido sugerido en el supuesto de que la situación de esos países era por entonces similar a la del presente en las naciones del Tercer Mundo, por lo cual se supone que lo que ayer era conveniente para unos debe serlo hoy para otros. Ahora bien, los países “atrasados” no están en la situación en la que se encontraban ayer los países “adelantados” justamente porque hoy forman parte con estos últimos de un mismo sistema económico mundial: ésta es una característica central del subdesarrollo. Así por ejemplo, una tecnología que permitía prosperar a la ganadería norteamericana antes de la Segunda Guerra puede ser muy poco rendidora hoy en el Sur de América, precisamente porque otras son las tecnologías con las que no hay más remedio que competir y muy otro el contexto económico y político global. En algún sentido, las opciones por tecnologías anticuadas o estáticas inducen a nuestros países a perjudicarse por partida doble. Mantienen incólume la dependencia tecnológica y limitan el aprovechamiento de los múltiples beneficios potenciales de la innovación técnica.

4.4.2. Definición de capacidad tecnológica autónoma
Alternativas como las mencionadas, pese a su diversidad, tienen en común la renuncia a la construcción de una capacidad tecnológica propia, actualizada y específica. Pero, precisamente, esto es lo que se necesita para, en cada caso concreto, escoger la tecnología más conveniente que, en términos generales, será una mezcla de tecnología importada y tecnología producida en el país:

153

Universidad Virtual de Quilmes

❘❚❚ “Lo más adecuado sería desarrollar una cierta capacidad local, que permitiese a los países alcanzar un grado de autonomía tecnológica compatible con sus recursos, y que los ayudase a reforzar su soberanía y su personalidad cultural. Esa cierta capacidad autónoma les permitiría elegir con mayor racionalidad las tecnologías más convenientes con respecto a factores y recursos, respetando al mismo tiempo las restricciones sociopolíticas impuestas por la sociedad. Se podría pasar así de la importación ciega a un método por el cual, para cada caso, se proveería una tecnología que sería en verdad un ‘mix tecnológico’ entre tecnología importada y tecnología producida localmente. Este ‘mix’ debiera ser entonces el ‘apropiado’ a las circunstancias de cada problema; y la capacidad autónoma estaría definida entonces por la capacidad de lograr producir los ‘mix’ más apropiados” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p.132). ❚❚❘

A su vez, el propósito de combinar elementos diversos para obtener el resultado más adecuado al caso encarado se sustenta en una concepción según la cual cada tecnología es un paquete de conocimientos de variada índole, procedencia y edad:

❘❚❚ “La tecnología no es una máquina, ni un diagrama, ni una receta, ni un programa de computadora, ni una fórmula, ni un diseño, ni una patente, sino mucho más. Incorporada, como en una planta industrial, desincorporada, como en un conjunto de planos, o en una mezcla adecuada de ambos tipos, la tecnología es un paquete de conocimientos organizados de distintas clases (científico, técnico, empírico, etc.) provenientes de diversas fuentes (descubrimientos científicos, otras tecnologías, libros, manuales, patentes, etc.) a través de métodos diferentes (investigación, desarrollo, adaptación, copia, espionaje, expertos, etcétera)” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 25). ❚❚❘

Generar una tecnología implica, pues, producir un paquete tecnológico a partir de la combinación de conocimientos diversos, elaborados en el país o fuera de él. La capacidad para efectuar exitosamente semejante selección es lo que se llama capacidad tecnológica autónoma, y su construcción constituye el objetivo general que se plantea para las políticas tecnológicas de los países del Tercer Mundo. Es decir que el objetivo

❘❚❚ “es que cada país construya una capacidad propia que le permita tener una tecnología más adecuada a sus propios objetivos, más respetuosa de sus propios valores culturales y de sus características ecológicas, más interesada en servir a la satisfacción de las necesidades básicas de su población y más apropiada a su propia constelación de factores y recursos” (SÁBATO y MACKENZIE,

1982, p. 212). ❚❚❘

Semejante capacidad implica, en particular, conocimiento, experiencia y poder para conseguir importar la tecnología más conveniente en las condiciones
154

Problemas del Desarrollo en América Latina

más favorables. A la inversa, la “importación ciega” es una consecuencia poco deseable pero difícilmente evitable de la falta de capacidad tecnológica autónoma. La reivindicación de semejante capacidad no debería pues ser confundida con la aspiración a la autarquía tecnológica, es decir con la absoluta autosuficiencia en la materia, garantizada incluso mediante la prohibición de importar tecnología. Esto no parece conveniente hasta para un país altamente industrializado y la experiencia no lo muestra como un camino por el cual se pueda avanzar exitosamente.

“Se ha propuesto que la mejor manera de lograr [un] control efectivo del flujo tecnológico sería a través de una drástica reducción de la tecnología importada y aun de su total eliminación (autarquía tecnológica). Hasta el presente, eso no se ha podido lograr en la práctica, como lo demuestra (una vez más) el reciente cambio en la política tecnológica de la República Popular China [1978]. Por lo tanto, debe aceptarse que en el flujo tecnológico habrá siempre un componente importado. Para que sea posible lograr una mezcla tecnológica, será pues imprescindible disponer de una capacidad para producir tecnología nacional, sin la cual sería ilusorio pretender controlar el flujo y lograr autonomía” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 216).

La construcción de una auténtica capacidad tecnológica nacional no parece posible sin una relación importante, siempre compleja y a menudo conflictiva, con los centros más dinámicos de la innovación tecnológica. Por ello importa subrayar que, en este contexto, el calificativo “apropiada” se utiliza para la mezcla “tecnología nacional-tecnología importada”. En efecto, lo
❘❚❚ “[…] corriente es hablar de ‘tecnología apropiada’, pero esto suele llevar a creer que la tecnología debe ser original, desarrollada especialmente y que no debe estar ‘contaminada’ con la tecnología importada. En realidad, en muchos casos, una mezcla de tecnologías viejas -con elementos nacionales e importados- suministra una respuesta más apropiada que la que podría obtenerse con una tecnología ‘pura’ y ‘nueva’. Por eso nos parece más adecuado hablar de flujo apropiado o de mezcla apropiada; de esa manera queda claro que no se trata de buscar originalidad o pureza por sí mismas, sino de suministrar el flujo que mejor satisfaga la necesidad planteada” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 217). ❚❚❘

Según el problema por resolver, la mezcla apropiada será más o menos original y tendrá una componente importada mayor o menor; lo que cuenta no es el grado de novedad sino la capacidad para hallar la “mezcla” adecuada a los datos específicos del propio problema.

4.4.3. La tecnología en los países latinoamericanos
En conjunto, la producción local de tecnología ha sido escasa en los países subdesarrollados. Esto es bien conocido. Sin embargo, hace ya tiempo que en varias naciones latinoamericanas se empezó a generar tecnología a niveles

155

Universidad Virtual de Quilmes

significativos, pero el fenómeno demoró en ser advertido, en parte debido a sus rasgos informales. En nuestro continente “una de las fuentes más importantes de la tecnología nacional es la modificación y adaptación de los paquetes tecnológicos importados, operación que en general no se realiza en instituciones de investigación especializadas sino en las propias empresas” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 223). Se trata de una actividad que, por cierto, frecuentemente aborda problemas complejos, para lo cual hace uso abundante de conocimientos científicos y técnicos. Pero dicha actividad no está diferenciada de otras en la misma empresa, ni se planifica con antelación; por lo general, se la lleva a cabo como respuesta a la necesidad de adaptar un paquete a circunstancias distintas de las que motivaron su elaboración. Constituye una suerte de I+D (Investigación y Desarrollo) “implícita”, que puede también ser vista como una forma de “producción artesanal de tecnología”. Las características informales de tal actividad, junto con las ideas dominantes acerca del desarrollo científico y tecnológico, determinaron que dicha “I+D informal” fuera prácticamente ignorada en el nivel oficial. Así, a comienzos de la década de 1980, se diagnosticaba:

❘❚❚ “En resumen, la situación actual en los países sudesarrollados con relación a la tecnología nacional es que la producción artesanal de tecnología, que de hecho existe y es importante, no recibe prácticamente ningún apoyo gubernamental, y que tampoco hay una política decidida encaminada al desarrollo de la producción industrial de tecnología” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 227). ❚❚❘

Para impulsar esta producción, y la comercialización de tecnología, la obra que venimos glosando bosqueja una propuesta de “empresas de tecnología para América Latina”. Recapitulemos: las estrategias para el desarrollo tecnológico de nuestra región deben tener en cuenta no sólo el atraso y la dependencia en la materia, sino también el hecho de que en la producción nacional de tecnología se ha avanzado no poco, aunque no siempre por caminos previstos de antemano. Por otra parte, en las últimas décadas se han llevado a cabo significativos esfuerzos para edificar una infraestructura científico-técnica y, asimismo, para conocer mejor las relaciones entre investigación y producción, lo cual plantea una problemática bastante más compleja de lo que se solía suponer. En particular, se llegó a comprobar que la industrialización del continente, aunque “trunca” en el sentido ya expuesto, ha promovido una creciente “tecnologización”. Al concluir la década de 1970 se podía anotar:

❘❚❚ “La producción local de tecnología es pequeña, comparada con el flujo de tecnología importada, pero se registran algunos éxitos alentadores (PEMEX en México, maquinaria agrícola en Argentina, máquinas herramientas en Brasil, etc.) así como avances en la desagregación o ‘apertura del paquete tecnológico’ (central nuclear Atucha, en Argentina; plan siderúrgico brasileño, petroquímica en el Pacto Andino, etc.) y una actividad creciente en relación con la

156

Problemas del Desarrollo en América Latina

adaptación de tecnología importada a las necesidades locales. Por lo tanto, de ningún modo puede afirmarse que la actividad innovadora sea inexistente. Incluso se han realizado exportaciones importantes de tecnología incorporada y desincorporada y se han adoptado medidas para su apoyo y fomento (crédito preferencial, desgravaciones impositivas, tasas de cambio favorables). Las exportaciones intrarregionales de capital y tecnología, especialmente desde las tres naciones mayores, ya ha comenzado a tener significación. En 1975, Brasil exportó tecnología desincorporada por 135 millones de dólares, mientras que en 1967 sólo había exportado por 3 millones” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 232). ❚❚❘

Pero, en líneas generales, el balance sigue siendo deficitario: no se ha logrado un funcionamiento relativamente armónico de la estructura productiva y la infraestructura científico-tecnológica; no se le ha brindado a la producción local de tecnología la protección necesaria para poder afirmarse ante la competencia de la tecnología importada; la demanda local de tecnología sigue siendo escasa; la fuga de cerebros ha continuado. Salvo excepciones, los estados no han desempeñado un papel importante y sostenido en este campo. Al respecto, la siguiente observación es relevante:

❘❚❚ “Se carece aún de una buena teoría sobre el papel del Estado como productor y propietario de unidades (industrias, bancos, comercios, seguros, etc.) que son grandes consumidoras de tecnología y que frecuentemente se comportan con respecto a la ciencia y la técnica en forma tanto o más regresiva que el sector privado, desmintiendo así la creencia de que la nacionalización o estatización de una unidad productiva basta para terminar con su dependencia tecnológica” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 235). ❚❚❘

Este diagnóstico de comienzos de la década de 1980 sostiene:
❘❚❚ “En ningún país del área, con excepción quizás de Brasil, se ha pasado aún de una estrategia defensiva (limitada al refuerzo de la infraestructura, funcionamiento de registros de tecnología, etc.) a una estrategia ofensiva (con énfasis en la producción de tecnología y en una negociación agresiva con los proveedores externos de tecnología). Es urgente reconocer que la estrategia defensiva tiene un techo estructural y operativo y que la superación de esa limitación sólo podrá lograrse vía una estrategia ofensiva” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 236). ❚❚❘

Concluiremos este capítulo sintetizando algunos rasgos de la política tecnológica que se propone y destacando ciertos obstáculos que se anticipan.

4.4.4. Lineamientos de política tecnológica
La construcción de una capacidad tecnológica autónoma, en el sentido previamente definido, requiere fomentar decididamente la producción local de

157

Universidad Virtual de Quilmes

tecnología, lo cual a su vez exige estimular tanto la oferta como la demanda de tecnología nacional. Es de notar que lo segundo suele descuidarse aún más que lo primero. Para promover la demanda, hay que usar incentivos diversos que promuevan el consumo de tecnología local y desestimulen el uso innecesario de tecnología importada. Hace falta pues un cierto grado de proteccionismo tecnológico, que no puede ser indiscriminado sino que debe impulsar el uso de la capacidad local en la medida en que ésta sea de alta calidad y de mayor especificidad para los problemas a afrontar, lo cual a menudo sucede por ejemplo en los estudios de consultoría. Empleando por nuestra cuenta la terminología de otro autor, previamente citado en forma amplia, diríamos que en materia de tecnología nacional existe un amplio campo para un proteccionismo para el aprendizaje, una de cuyas metas centrales sea la capacitación de los técnicos del propio país.

“Para mejorar la oferta habrá que reforzar la infraestructura científico-tecnológica y fomentar la instalación y operación de empresas productoras de tecnología, de servicios de consultoría, de servicios de ingeniería y diseño, de servicios técnicos auxiliares. Dicho fomento deberá también realizarse según los mecanismos y procedimientos aceptados y en uso en la estructura productiva: crédito bancario, reducción de impuestos y otros beneficios fiscales, etc. La producción cuasi-artesanal que se realiza en empresas de la estructura productiva también debe recibir promoción adecuada, por ejemplo permitiendo la deducción impositiva de los gastos dedicados a la producción de tecnología, recibiendo créditos ‘blandos’ para el desarrollo de prototipos y para el montaje y operación de plantas piloto, etc.” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 243).

La estrategia reseñada no sabría ser vista como una “tecnologización por sustitución de importaciones”, dirigida esencialmente hacia adentro, pues se considera que exportar tecnología es a la vez posible e imprescindible para avanzar en la construcción de la capacidad tecnológica autónoma.

“El fomento de la producción debe complementarse con un enérgico fomento de la exportación de tecnología, que ya ha comenzado exitosamente en varios países de América Latina y que promete crecer explosivamente en las próximas décadas, sobre todo en dirección al Tercer Mundo, donde países que están aún en una etapa anterior del desarrollo encuentran que las tecnologías provenientes de América Latina son más adecuadas que las que provienen de los países centrales. En particular, la exportación de servicios tecnológicos reviste suma importancia, especialmente porque prepara el terreno para la posterior exportación de activos tecnológicos, de bienes de capital, etc.” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, pp. 243-244).

En relación con la importación de tecnología, se anticipa que ella más bien tenderá a crecer, sobre todo si el desarrollo de América Latina avanza. No se trata pues de reducir el volumen de la tecnología importada sino de mejorar su calidad global, disminuyendo las importaciones superfluas y consiguiendo

158

Problemas del Desarrollo en América Latina

en mejores condiciones tecnologías más adecuadas a las necesidades y a los recursos locales. Lo que antecede lleva directamente a la cuestión de la capacidad para negociar en el campo tecnológico, particularmente con las empresas transnacionales. Su

❘❚❚ “[…] dominio de la tecnología les ha dado [a las ET] una fuerte ventaja comparativa, tanto en el ámbito nacional como en el internacional. No sólo saben producir paquetes tecnológicos sino también incorporarlos a ‘paquetes empresariales’ más complejos, que incluyen recursos financieros, acceso a los mercados (doméstico y extranjero), facilidades bancarias, personal altamente calificado, experiencia administrativa, publicidad y prestigio” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 209). ❚❚❘

Ahora bien:
❘❚❚ “[…] también hay que tener presente que, al menos en ciertos sectores -algunos de los cuales son muy importantes- hay suficiente competencia entre las diversas
ET

como para que un negociador competente y honesto pueda ob-

tener condiciones razonables en la venta o alquiler de tecnología. En otras palabras, hay espacio para negociar, siempre que quien represente a un país subdesarrollado tenga la capacidad, el conocimiento y el poder necesarios para hacerlo con eficiencia” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 210). ❚❚❘

La cuestión aludida se ubica en lugar destacado entre los problemas que una política tecnológica nacional debe afrontar. Otra dificultad suele plantearla el divorcio entre política tecnológica y política económica, pues frecuentemente la última favorece la importación indiscriminada de tecnología; en realidad, si se asiste a un divorcio de tal índole, no existe una verdadera política tecnológica, pues ésta integra la política económica bien entendida. Para construir una capacidad tecnológica autónoma, concluye la obra reseñada,
❘❚❚ “[…] habrá que superar un conjunto de obstáculos de variada importancia, entre los cuales se destacan los siguientes: a) Los grupos de intereses que se benefician con la dependencia tecnológica y que no permanecerán pasivos ante un programa enérgico pro autonomía tecnológica. b) La débil competencia del Estado, que debe cumplir uno de los papeles protagónicos, y su poca capacidad para aplicar y hacer aplicar decisiones de naturaleza tecnológica. c) La alienación intelectual de los grupos de la clase dirigente que postulan que nada puede cambiar porque ‘no somos capaces’ y de otros grupos que postulan que nada puede cambiar porque ‘no nos dejan’. d) La modalidad de la racionalidad existente, según la cual es mejor negocio importar tecnología que producirla localmente. e) La dependencia cultural, según la cual ‘toda tecnología extranjera es mejor … por ser extranjera’.

159

Universidad Virtual de Quilmes

f) El sistema de valores en vigencia, según el cual atender al consumo superfluo de las élites tiene prioridad a atender al consumo esencial de la mayoría de la población. g) El mimetismo de la periferia, que lleva a copiar hasta los peores productos y procesos del centro. h) Los mecanismos financieros locales, que no proveen de capital de riesgo para la producción de tecnología pero que avalan toda importación ‘prestigiosa’ de tecnología. i) La escasa articulación entre los protagonistas del proceso: funcionarios del Estado, empresarios y gerentes y científicos y técnicos” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, p. 254). ❚❚❘

A comienzos del siglo XXI, quien se ocupe de impulsar una política tecnológica en alguno de nuestros países quizás halle útil revisar la precedente lista de “obstáculos” y analizar cuáles siguen vigentes. En todo caso, la cita ayuda a comprender por qué Sábato y Mackenzie hablan de “drama tecnológico”, con muy variados actores: políticos, empresarios, obreros, burócratas, científicos, tecnólogos, consumidores, etc. Los autores subrayan que el desarrollo tecnológico es un proceso social que se despliega en “un espacio de intereses contrapuestos” (SÁBATO y MACKENZIE, 1982, pp. 212-213).

4.5. Un gran viraje
Volvemos aquí a la consideración de la interacción entre las políticas y las ideas en materia de desarrollo. Como se destacó previamente, ciertas estrategias latinoamericanas para el desarrollo, que llegaron a tener gran impacto dentro y sobre todo fuera de la academia, surgieron y maduraron “en diálogo” con la evolución del “crecimiento hacia adentro”. Esas estrategias incidieron en alguna medida en diversas experiencias gubernamentales entre los las décadas de 1950 y 1970, y fueron a su vez grandemente influidas por los resultados de las mismas. Lo que aconteció durante los años finales del período puso de manifiesto el agotamiento de lo que hemos denominado la concepción latinoamericana clásica para el desarrollo y, más en general, marcó el inicio de un gran viraje ideológico y político. A ello nos referimos en este apartado.

4.5.1. La búsqueda de un nuevo orden económico internacional
En la interacción entre el acontecer político y la reflexión académica resalta la gravitación de lo vivido en Chile entre 1970 y 1973. Allí la coalición de izquierdas denominada “Unidad Popular” -en cuya estrategia económica jugaron un papel de primera línea economistas formados en los ámbitos cepalinos- procuró plasmar en los hechos esa doble transformación integral, en las estructuras internas y en las relaciones externas, que preconizaban los “dependentistas”. Su estrategia intentó hacer del accionar estatal la gran palanca del cambio que se anunciaba como “la vía chilena al socialismo”. El gobierno encabezado por Salvador Allende, electo presidente en septiembre de 1970, que impulsó la nacionalización de la gran minería del cobre, la

160

Problemas del Desarrollo en América Latina

profundización de la reforma agraria y una masiva redistribución de ingresos en favor de los sectores menos pudientes, enfrentó muy pronto el bloqueo comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos, así como la desinversión en la industria privada, la fuga de capitales al exterior y una dura oposición, promovida por los grupos sociales más poderosos pero que encontró apoyos bastante más allá de éstos. La situación económica se fue deteriorando y el conflicto político endureciéndose, hasta que en septiembre de 1973 el golpe militar dirigido por el general Pinochet puso fin a la original experiencia y desencadenó la violencia. Esos acontecimientos dramáticos incidieron profundamente en lo que Halperin ha caracterizado como una “mutación en el horizonte político-ideológico latinoamericano”, en la cual se destaca, según creemos, el desdibujamiento de las estrategias clásicas para el desarrollo de la región. No menor fue la incidencia en ello de lo que aconteció con la demanda, planteada por los países subdesarrollados, de instaurar un “nuevo orden económico internacional”, la que se constituyó en el principal impulso al debate sobre cooperación y comercio a escala internacional desde comienzos de la década de 1970. Algunos gobiernos latinoamericanos de esa década figuraron entre los más enérgicos impulsores del proyecto, cuyos fundamentos se afirmaban en la concepción “centro-periferia”. Grosso modo, se trataba de revertir las asimetrías generadas por la división internacional del trabajo entre países industrializados y exportadores primarios, mediante una negociación entre los gobiernos del Primer Mundo y los del Tercer Mundo, en la cual éstos habrían de usar como armas de presión la retención en las ventas de sus materias primas estratégicas y su capacidad de actuar relativamente unidos en la arena internacional, a fin de impulsar ciertas reivindicaciones, entre las que se incluían: i) una mejora sostenida en los términos de intercambio; ii) una sustancial transferencia de tecnología desde los países del centro a los de la periferia; iii) un control del accionar de las empresas multinacionales; iv) una reestructuración del sistema monetario internacional. El proyecto tomó cuerpo a comienzos de la década de 1970, cuando la prolongada prosperidad vivida por los países más ricos, junto a modalidades productivas en las que se hacía un uso masivo de recursos naturales, habían expandido sustancialmente la demanda y por ende los precios de numerosos productos exportados por la periferia. El petróleo ejemplificaba lo que se pretendía hacer. Su precio se multiplicó por cuatro en 1973; la Organización de Países Exportadores de Petróleo, la OPEP, se convirtió en un primer actor de la escena mundial; parecía enorme su capacidad de presión, al decidir unificadamente montos y precios de la producción petrolera, que suministraba a los países de la OPEP ingentes recursos que, en cierta medida, se fueron volcando al financiamiento de grandes programas de industrialización. En algún sentido, se trataba de generalizar tal estrategia, formando asociaciones de países exportadores de cada materia prima relevante, para mantener altos los precios y dotar al conjunto de países subdesarrollados de un poder negociador susceptible de revertir gradualmente las asimetrías generadas por el “orden neocolonial”, posibilitando en consecuencia el desarrollo de la periferia. Paralelamente, se promovía la conformación, para cada materia prima relevante, de acuerdos internacionales entre los principales países productores y consumidores a fin de estabilizar los precios a largo plazo, lo cual no
161

Universidad Virtual de Quilmes

constituía en sí mismo una novedad, pues acuerdos de ese tipo venían funcionando desde tiempo antes, como por ejemplo el del estaño desde 1956 y el del café desde 1962. Lo característico de la década de 1970 fue el impulso que los países subdesarrollados dieron a esta línea de acción, particularmente en las conferencias e instituciones del sistema de las Naciones Unidas. La estrategia esbozada asignaba a los estados del Tercer Mundo, como se ve, la máxima responsabilidad en la construcción del “nuevo orden”, tanto en lo que se refiere a la modificación de las relaciones externas como en la programación del crecimiento interno. Lo que aconteció con semejante estrategia dice mucho acerca de las grandes tendencias de la evolución tecnológica y económica contemporánea. La bonanza de los precios de los productos primarios fue en general efímera; la tendencia fue revertida por la recesión de la economías metropolitanas. Ello hizo cada vez más difícil el funcionamiento de los acuerdos para la estabilización de precios, entre otros motivos porque agudizó las contradicciones entre los propios países productores de productos primarios iguales o intercambiables. El fin de la prolongada prosperidad de la posguerra en los países centrales coincidiría con el comienzo de una mutación técnico-productiva que impactaría sobre el planeta entero, y de la cual ni siquiera saldría indemne el poder de los productores de petróleo, que por entonces lucía avasallante. Las nuevas relaciones de precios acelerarían los cambios en la producción, las políticas de ahorro energético y los avances en la tecnología que reducirían el consumo de petróleo en relación con el gasto total así como frente a otras formas viejas y nuevas de energía. Hacia 1986, en términos reales, el precio del petróleo había vuelto a niveles similares a los anteriores a la gran alza de 1973 (TOYE, 1987, p. 141). Más en general, el cambio de paradigma técnico-productivo tendería a incrementar el peso en la economía de la capacidad científica y tecnológica concentrada en el Primer Mundo, y a disminuir el de los productos primarios exportados por la periferia en desmedro de su poder de negociación. A comienzos de la década de 1980, el proyecto de “nuevo orden económico internacional” había perdido vigencia. Durante esa década, las tecnologías del “complejo electrónico” sustentarían la acelerada globalización tanto de las comunicaciones como de la economía, facetas estrechamente vinculadas de un mismo proceso, en el cual las empresas transnacionales jugarían un papel mayor y menos regulado, mientras que las instituciones internacionales de manejo de las finanzas no dejarían de estar controladas por los países más ricos. Por otra parte, la experiencia había mostrado ya las enormes dificultades de la “transferencia de tecnología” del Norte al Sur, incluso cuando se disponía de abundancia de recursos monetarios. Durante la década de 1970 se acumularon los ejemplos de plantas productivas, compradas “llave en mano” en particular por países de la OPEP, que resultaron un fracaso económico. En varios casos se trató de equipos más o menos anticuados, adquiridos debido a una combinación de corrupción e ignorancia; el avance técnico hacía cada vez más necesario, hasta para saber comprar, el disponer de capacidad avanzada. Pero incluso cuando las plantas instaladas no estaban ya atrasadas, y sobre todo cuando eran técnicamente sofisticadas, pesaba gravosamente en su rendimiento la escasa capacidad local para escogerlas
162

Problemas del Desarrollo en América Latina

en función de las propias necesidades y para llevar a cabo las generalmente imprescindibles adaptaciones a condiciones distintas a las prevalecientes en los países de origen. Esta problemática se vio agravada por el recién mencionado “cambio de paradigma”. En efecto, gran parte de los países de la OPEP dedicaron proporciones sustanciales de los fondos que el petróleo les proporcionaba a comprar equipos para empresas industriales que resultaban obsoletas incluso antes de entrar en funcionamiento, pues habían sido planeadas en función de las técnicas, los criterios de eficiencia y los perfiles de la demanda que prevalecían todavía en la década de 1960 pero que habrían de cambiar profundamente a partir de la de 1970. Así, en Venezuela como en Argelia o en el Cercano Oriente varios proyectos, propios de esa “industria pesada” que simbolizara el éxito en una etapa anterior del crecimiento económico, quedaron como testimonios del fracaso de un tipo de industrialización programada por el Estado. Volvamos a concentrar nuestra atención en América Latina hacia fines de la década de 1970. Los países exportadores de petróleo se acercaban al término de una bonanza excepcional, que indujo en ellos cambios significativos, pero que no sentó las bases de un crecimiento sostenido. El resto del continente experimentaba ya desde hacía algunos años, en líneas generales, una reversión desfavorable de los términos de intercambio. Entre las naciones más avanzadas del área, las del Cono Sur vivían bajo “regímenes burocrático-autoritarios”. Sus estrategias para el crecimiento económico no privilegiaban por cierto metas como la redistribución y la mejora de las condiciones de vida de las mayorías, que ocuparan un lugar central en las concepciones clásicas para el desarrollo latinoamericano. Éstas languidecían junto con las esperanzas en un “nuevo orden económico internacional”.

4.5.2. La “contrarrevolución” en la teoría del desarrollo
A esa altura de los acontecimientos, el intercambio de ideas en torno de la problemática del desarrollo se caracterizaba ya por la emergencia de una corriente que críticos y partidarios coincidían en calificar como una “contrarrevolución” en la teoría y también en la práctica del desarrollo. La misma se vio estimulada por la amenaza del “nuevo orden económico internacional” reclamado por el “Sur”, con cierto apoyo de opinión en el “Norte”, como lo mostró la acogida dispensada al llamado Informe Brandt de 1980. Esta corriente se alzó en defensa del orden internacional vigente. Surgida en la década de 1970 fuera de América Latina, sus puntos de vista tendrán sin embargo profunda gravitación en el continente a partir de la década de 1980. Tal “contrarrevolución” es una concepción caracterizada, en líneas generales, por la oposición a las ideas centrales de la “revolución” en la economía asociada al nombre de John Maynard Keynes, a las teorías estructuralistas del subdesarrollo y al uso de la planificación económica para afrontar los problemas del desarrollo. Dicha concepción sostiene que estos problemas sólo pueden ser resueltos permitiendo el libre juego de los mercados y limitando al mínimo la intervención gubernamental en la economía. Sus partidarios afirman que el Tercer Mundo no existe como realidad geográfica y económica, sino como una creación psicológica y política: surge por el sentimiento de culpa de Occidente frente a las consecuencias de la colonización

En esta parte nos basamos en el libro de John Toye (1987), Dilemmas of Development, cuyo subtítulo es Reflections on the Counter-Revolution in Development Theory and Policy.

163

Universidad Virtual de Quilmes

y consiste, de hecho, en el conjunto de países beneficiarios de la ayuda externa. Estos puntos de vista difieren mucho de los que en las décadas de 1960 y 1970 predominaban entre quienes definían la cooperación con los países del Tercer Mundo. Los voceros de la contrarrevolución en la política para el desarrollo proponían obtener mejores resultados atacando tres problemas en particular: i) la hipertrofia del sector público, que a su juicio había dañado a las economías de los países atrasados al asumir funciones, especialmente en la esfera productiva, que desbordaban los cometidos normales del Estado; ii) el énfasis excesivo de los gobiernos en la acumulación de capital físico en desmedro del mejoramiento de los recursos humanos; iii) la proliferación de controles públicos que perjudicaban el funcionamiento de la economía. Esta corriente hizo particular hincapié en la experiencia hindú, que presenta no pocas similitudes con la industrialización latinoamericana mediante la sustitución de importaciones. Criticó particularmente tres aspectos de lo hecho en la India: i) la política de industrialización promovida por el Estado, y en particular el énfasis en la industria pesada; ii) la sobrevaluación de la moneda nacional y el sesgo antiexportador de la estrategia adoptada; iii) la atribución discrecional por la burocracia pública de las cuotas de importación así como de los fondos para inversión en la industria, lo cual abre amplios espacios para la arbitrariedad y para la corrupción. La estrategia alternativa, impulsada por los teóricos de la concepción que estamos resumiendo consistía en usar la ayuda a los países en desarrollo como elemento de presión para inducirlos a disminuir el tamaño del sector público y a promover la apertura de la economía. De hecho, tres décadas de experiencia en las políticas para el desarrollo mostraban que no se puede confiar en que las empresas públicas, la inversión en máquinas y edificios y las disposiciones gubernamentales sean instrumentos suficientes y siempre eficientes para lograr los objetivos buscados. Así, frente a la tradicional insistencia de los “estructuralistas” en los frecuentes “fallos del mercado”, sus adversarios podían encontrar no pocos ejemplos para destacar las fallas de los gobiernos. Esto último centró gran parte de los debates, en los que frecuentemente la polarización “estado vs. mercado” llevó a descuidar la vinculación que suele existir entre ambos tipos de fallos. El mercado puede fallar, por ejemplo, en cobrar a un empresario por el uso que hace de las estructuras públicas de formación o por los daños que pueda infligir al ambiente, o en compensarle por la formación que pueda suministrar a sus empleados, debido a motivos que incluyen la falta de un marco institucional adecuado, es decir, por fallos del sector público. A la inversa, el gobierno falla, por ejemplo, cuando no es capaz de proteger adecuadamente el interés público debido al peso que tienen en sus decisiones ciertos monopolios u oligopolios, cuya existencia constituye un fallo del mercado. Esto lo explica Toye, quien afirma:

❘❚❚ “La tesis según la cual los fallos del mercado son pequeños, pero los fallos del gobierno son enormes, puede ofrecer un eslogan poderoso. Pero como elemento de análisis económico y político, es totalmente inadecuada para entender la interacción bidimensional entre fallos del mercado y fallos del gobierno” (TOYE, 1987, p. 65). ❚❚❘

164

Problemas del Desarrollo en América Latina

Por otra parte, todas las economías de los países más avanzados son en cierto sentido economías mixtas, con un papel preponderante del mercado, pero también con una intervención amplia y polifacética del Estado. En cualquier caso, el ocaso de las concepciones latinoamericanas clásicas acerca del desarrollo se vio confirmado en la década de 1980 por el auge de puntos de vista diametralmente opuestos, como los sostenidos por la mencionada “contrarrevolución”. Uno de los principales representantes de esta última sostuvo que descartar la economía del desarrollo, como disciplina de estudio, podía ser útil para mejorar la salud tanto de la disciplina económica en su conjunto como de la economía de los países en desarrollo (TOYE, 1987, pp.71-72). Las ideas dominantes del momento ponían de relieve la decadencia de la propia teoría del desarrollo.

4.6. Recapitulación
Lo que ocurrió con el desarrollo en América Latina, particularmente entre las décadas de 1950 y 1980, puede, en alguna medida, ser comprendido a partir del análisis de la interacción de cinco procesos distintos, los cuales han recibido por cierto atención amplia o incluso muy amplia en la literatura, y a los que ya se ha hecho referencia en las secciones precedentes. En ésta, ensayamos una síntesis que tiene como hilo conductor las influencias recíprocas de: 1) Un proceso desplegado en los ámbitos de las ideologías y las políticas, el auge y la decadencia de la concepción latinoamericana clásica acerca del desarrollo. 2) Un proceso técnico-productivo, susceptible de ser caracterizado tanto él mismo como su desenlace mediante el título de una obra capital previamente citada (FAJNZYLBER, 1983), la industrialización trunca de América Latina. 3) Un proceso en el que se entretejen relaciones de poder económico y político, la redistribución por lo general escasamente equitativa del excedente. 4) Un proceso que transcurre en el terreno de las relaciones económicas internacionales, el impacto en la periferia de la transición en el centro del paradigma tecno-económico fordista al de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs). 5) Un proceso que debe ser considerado en el nivel de la cultura -o de las relaciones de poder ideológicas-, que da cuenta más bien de persistencias que de cambios, la preservación de un imaginario colectivo que subvalora la tecnología. Esto último hunde sus raíces en el pasado lejano, pues constituye una herencia de la colonización ibérica, que impuso pautas culturales muy distintas a las transplantadas a las zonas de colonización anglosajona. La España que conquistó América fue la que se arruinó a sí misma, cultural y técnicamente, destruyendo la agricultura morisca, expulsando a los judíos, sometiendo la sociedad a la Inquisición. Su impronta entre nosotros se manifestó en las universidades monásticas que perduraron bastante más allá de la Independencia, en el desprecio al trabajo manual, en el parentesco entre las escuelas de oficios y los establecimientos correccionales. La cultura oficial asignó un lugar marginal y -con excepción del caso de la biomedicina

165

Universidad Virtual de Quilmes

y la investigación agropecuaria- más bien decorativo a la ciencia, pese a esfuerzos y logros relevantes, y prácticamente dejó afuera la tecnología. Causa y consecuencia de tal fenómeno, el “matrimonio entre la ciencia y las artes útiles”, que caracteriza a la Segunda Revolución Industrial, en estas tierras apenas si se consumó. Cuando se inició el crecimiento hacia afuera, después de 1850, esas pautas culturales, y sobre todo la estructura de poder económico y político heredada de la Colonia y de los vendavales de la Independencia, volcaron el excedente que en algunos casos llegó a ser cuantioso mucho menos hacia la modernización técnico-productiva que hacia el consumo conspicuo y la imitación de las costumbres de las clases altas europeas. Se afianzó así la inequidad que, en términos globales, nunca dejó de ser característica de América Latina, como también la estrecha vinculación entre el nivel de la actividad económica y el del gasto de los sectores pudientes. Los factores destacados tienden a reforzarse entre sí, limitando de esa forma las posibilidades de las políticas encaminadas a canalizar el excedente hacia la redistribución y la inversión. En conjunto, se configuró un tipo de modernización cuyos rasgos todavía pueden advertirse hoy día: “la modernización no se hace por la asimilación de la tecnología moderna en las formas y procesos productivos, sino a través de la adopción de productos acabados y del trasplante de formas de comportamiento en la utilización del producto” (FURTADO, 1973, p. 294). Sin desmedro de lo dicho, el crecimiento agroexportador generó en varios países del continente una demanda interna que abrió espacios para la diversificación de la producción y para la inmigración, que a su vez fue un factor clave en la forja de una cierta capacidad para atender aquella demanda mediante la manufactura local de algunos bienes de consumo. La instalación de esas manufacturas fue en muchos casos la obra de inmigrantes con alguna formación específica, y gusto por la técnica. En el Uruguay, al menos, puede formularse la conjetura de que el descenso de la inmigración incidió en la disminución de la capacidad para la innovación tecnológica; ¿podrá decirse, en general, que la tradicional subvaloración latinoamericana de la técnica resultó atenuada sobre todo por ciertas corrientes migratorias, pero que, en esta fusión de lo autóctono y de lo incorporado, primó más bien lo primero? Sea como fuere, la incipiente industrialización, estimulada por la inmigración y la urbanización, las reforzó; conjugados, esos procesos se constituyeron en sostenes de los cuestionamientos democráticos al orden oligárquico, y frecuentemente la expansión de la democracia amplió el apoyo político a la industrialización. Se construyeron así los cimientos productivos e ideológicos de la reorientación del crecimiento hacia adentro, desencadenada por la crisis de la década de 1930 y motorizada por la Industrialización por Sustitución de Importaciones. Con ésta tomó cuerpo el carácter “estadocéntrico” del acontecer económico, y en diálogo con tales procesos surgió la concepción latinoamericana clásica del desarrollo. Ahora bien, en este nuevo caso de “industrialización tardía”, si el protagonismo del Estado no sólo está presente sino que, en términos relativos al del empresariado, es acaso hasta mayor que en los casos paradigmáticos de Alemania y el Japón, lo que está ausente es el “tecno-nacionalismo”, tan notorio en estos últimos. La vocación nacionalista es por cierto evidente en la historia de nuestro continente. Se ha manifestado incluso en el propósito
166

Problemas del Desarrollo en América Latina

de construir la nación latinoamericana, al que podría señalársele alguna similitud con la unificación alemana del siglo XIX. Esa vocación latinoamericanista no es ajena a uno de los rasgos destacados de la concepción clásica del desarrollo, pensada no tanto como estrategia para algún país en particular sino como proyecto de modificación de la inserción internacional de la región en su conjunto y aun de la periferia toda. En cambio, siempre fue muy débil el “tecnologismo nacionalista” latinoamericano; muchos ejemplos de algo así pueden anotarse, pero se trata de anécdotas que no llegan a conformar una corriente o tendencia. Los períodos de prosperidad le debieron poco a la innovación tecnológica endógena, por lo cual ésta no salió del lugar marginal en que la ubicaba la cultura tradicional. Y esa marginalidad se reflejó también en las ideas predominantes acerca del desarrollo, que parecieron suponer que la capacidad tecnológica viene incorporada a la maquinaria, de donde la instalación de la infraestructura industrial bastaría para poner en marcha el proceso de innovación. Reflexiones mucho más elaboradas acerca de la problemática tecnológica en el subdesarrollo, como la de Jorge Sábato, no llegaron a formar parte del “paradigma” clásico. Hemos padecido, por el contrario, los perjuicios de un arraigado imaginario tecnológico desvalorizante, que consiste básicamente en no creer que una actividad tecnológicamente compleja y, además, estratégica, pueda ser desarrollada o co-desarrollada localmente. No es un imaginario compartido por toda la sociedad: en general los cuerpos técnicos de las empresas del Estado, por ejemplo, han solido reclamar una mayor participación en decisiones e implementaciones técnicas de primerísima importancia, basándose en su mayor capacidad de delimitar los problemas y de definir las pautas para su solución que los proveedores “llave en mano”. En algunos casos, como el venezolano, esos cuerpos técnicos llegaron a darse una organización colectiva: el Movimiento Antonio José de Sucre dio batallas -y las perdió- en las empresas nacionales de telecomunicaciones y del hierro a fines de la década de 1970. La situación fue muy distinta en los países nórdicos y en Corea, donde un imaginario tecnológico positivo -no vinculado con grandes proyectos de prestigio- permitió importantísimos desarrollos en áreas de punta, basados en la demanda interna de productos diseñados y producidos localmente: sólo así se explica el liderazgo mundial de Suecia en telecomunicaciones y de Corea en memorias de computadoras. Una ironía de nuestra historia, bastante trágica, es que el ejemplo de nacionalismo tecnológico de mayor envergadura en el nivel del accionar gubernamental sea el de la dictadura militar brasileña, orientada por valores sociales y políticos muy distintos de los que inspiraron la “concepción clásica” y su noción del desarrollo. Durante la etapa del “crecimiento hacia adentro”, difícil sería detectar la emergencia de sistemas de innovación propiamente dichos. En cambio, se constituyeron en nuestros países verdaderos “sistemas nacionales de industrialización”, vertebrados por la protección estatal a la industria, nacional o instalada dentro de fronteras. Un tipo de proteccionismo agudamente analizado por Fajnzylber (1983) estimuló la construcción de una base industrial apreciable pero trunca, en tanto se mantuvo limitada su capacidad de “elevarse” desde la producción de bienes de consumo a los de equipo y de acceder a los mercados externos; así, el potencial de la sustitución de importaciones para mejorar la balanza de pagos no mantuvo el ritmo esperado.
167

Universidad Virtual de Quilmes

Para una consideración de distintos aspectos de las relaciones entre innovación y desarrollo en América Latina, nos referimos a los textos reunidos en Sutz (ed.) (1997).

Factores como los ya apuntados impidieron que la generación endógena de tecnología fuera priorizada, lo cual se reflejó particularmente en el tipo de protección practicada; consiguientemente, esos “sistemas de industrialización” apenas si incluyeron la innovación. El “triángulo” Estado-empresariadotécnicos, que Sábato propuso como síntesis de una concepción del desarrollo, se redujo en los hechos al “segmento” constituido por los dos primeros vértices. El papel más bien virtual de los otros dos segmentos constituye uno de los principales motivos para el “truncamiento” de la industrialización latinoamericana. Debe subrayarse que durante la etapa de la sustitución de importaciones hubo innovación tecnológica (KATZ, 1994), probablemente de más envergadura que en la posterior década de 1980 pero, por razones como las anotadas, tuvo un carácter altamente informal. Escasamente valorada en las pautas culturales predominantes, desatendida por las corrientes centrales del pensamiento sobre el desarrollo, ignorada casi por las políticas públicas, la innovación tecnológica latinoamericana constituyó un fenómeno de naturaleza bastante intersticial. Según parece, sigue siéndolo (SUTZ, 1998). En los países más avanzados del continente, empero, la industrialización sustitutiva de importaciones llegó a conformar una capacidad manufacturera exportadora (VILLASCHI, 1994; KATZ y BERCOVICH, 1993). Ello estuvo relacionado, en buena medida, con el potencial construido en el área metal-mecánica; los cambios en las tecnologías decisivas, que forman parte de la emergencia del paradigma tecno-económico de las TICs afectaron ese potencial exportador (KATZ y BERCOVICH, 1993). La emergencia de este paradigma afectó más en general a la industrialización latinoamericana, haciendo comparativamente más grave que antes su debilidad para la innovación y ampliando la distancia con la frontera tecnológica mundial, pero además disminuyendo la capacidad de presión negociadora de los países productores de materias primas. La década de 1970 presenció el auge simultáneo de las demandas en pro del Nuevo Orden Económico Internacional y de las organizaciones de países productores de bienes primarios, y su decadencia también simultánea, y paralela con la aparición de pautas productivas que tendían a disminuir la importancia relativa de la periferia en la economía mundial. Correlativamente, el proceso industrializador en el continente pasó a ser motorizado en grado creciente por el endeudamiento externo, en las condiciones de crédito fácil de aquella década, mientras que también crecía el papel de las filiales de las empresas transnacionales, al menos en los países más grandes. Su producción, primordialmente volcada al mercado interno de bienes de consumo caros, atendió una demanda importante, sustentada en la alta inequidad, y contribuyó a acentuarla, porque se construyó un mercado para esa oferta acentuando la desigualdad en la distribución del excedente, mediante herramientas varias que por cierto no apuntaron a la profundización de la democracia. La contracara del “milagro brasileño” puede verse en la disminución salarial y el crecimiento de la desigualdad que tuvieron lugar a partir del golpe de 1964 (VILLASCHI, 1994, p. 25). En cierto sentido, la desigualdad mantuvo la desigualdad en un ciclo en el que la limitación del potencial para el crecimiento aparece como variable intermediaria: la inequidad relativamente alta mantuvo reducida la demanda solvente de gran parte de la población así como su capacidad productiva, debido a las malas condiciones de vida y la deficiente formación, lo cual -

168

Problemas del Desarrollo en América Latina

conjugado obviamente con otros factores, de los que algunos ya fueron mencionados- atenazó el crecimiento económico y reforzó sus vínculos con el consumo privilegiado; propiciar éste fue a menudo la vía maestra para superar el estancamiento. Con diferencias grandes según los países y los momentos, la etapa de la Industrialización por Sustitución de Importaciones, si bien en conjunto mucho más propicia que la anterior para el progreso social, no forjó un círculo virtuoso en el que se reforzaran mutuamente la expansión económica y la equidad. Esta breve recapitulación concluye con el gran viraje de la década de 1980, cuando la crisis marcó el agotamiento definitivo del “crecimiento hacia adentro”, impuso esfuerzos exportadores mucho más grandes y más ligados a las manufacturas que antes, acentuó las desigualdades, agravó las penurias de los más carenciados y desencadenó los procesos acelerados de apertura, liberalización y privatización que ya han cambiado la faz del continente. Por entonces llegó también a su fin el ciclo de la concepción latinoamericana clásica del desarrollo. Durante las agitadas y contradictorias décadas de 1960 y 1970, esa concepción también se agitó y vivió estimulada por sus propias contradicciones y sobre todo por las de la realidad. Pero la dinámica de los hechos fue desplazando cada vez más su centro de gravedad de la guía para la acción a la crítica del orden existente y, dentro de esta última, del análisis de los procesos a la denuncia de las consecuencias, pues las tendencias de la realidad desbordaban las pautas interpretativas. El Estado había impulsado la industrialización, y ésta había modificado profundamente la estructura productiva del continente, aunque sin dotarla de un dinamismo autosostenido; el accionar estatal y los procesos industrializadores habían alterado la inserción en la economía internacional, pero la subordinación al centro se mantenía; la especificidad de la condición periférica sobrevivía mucho mejor que los métodos para afrontarla, quizás porque sus causas más profundas no eran las alegadas, quizás porque la dependencia tenía raíces más sólidas de lo supuesto. En cualquier caso, el mundo rico vivía una nueva revolución tecnológica, los lejanos procesos de industrialización tardía del Este asiático se revelaban mucho más exitosos sin cuestionar mayormente el relacionamiento centro-periferia, y América Latina se afanaba en la “competitividad espuria” de la década perdida, de todo lo cual no era demasiado lo que la concepción latinoamericana clásica del desarrollo tenía para decir. En ese proceso, paralelo a lo que se ha calificado como la transición de una matriz social “estadocéntrica” a una matriz “mercadocéntrica”, la propia temática del desarrollo perdió gran parte de su vigencia.

169

5
¿Hacia la sociedad del conocimiento?
Objetivos
• Analizar ciertos lineamientos característicos de la evolución contemporánea de la ciencia, la tecnología y la producción, prestando especial atención a las transformaciones revolucionarias de las últimas décadas. • Discutir ciertos aspectos definitorios de la economía global, basada en el conocimiento, motorizada por la innovación y modelada por los procesos de aprendizaje. • Poner de manifiesto ciertos desafíos mayores, en términos sociales y ambientales, que tales procesos generan.

5.1. Tecnología, comunicación e información
Durante el siglo XX, el “matrimonio de la ciencia y la tecnología” y los inventos institucionales a través de los cuales se consumó -la universidad de investigación y el laboratorio empresarial de I+D - hicieron posible un proceso de cambio técnico sostenido que transformó la producción, las condiciones de trabajo y también la vida cotidiana de muchísima gente. En este apartado comenzamos a ocuparnos de algunas de tales transformaciones, centrando la atención en ciertos procesos que ya han tenido impactos muy grandes y que están en el origen de lo que se considera como una nueva revolución tecnológica.

5.1.1. Investigación y cambio técnico en la segunda etapa de la industrialización
En esta sección ejemplificaremos, mediante la evolución de la tecnología electrónica, ciertas características medulares de la interacción entre investigación y generación de nuevos productos en el período de consolidación y difusión de la Segunda Revolución Industrial. Dice Landes:

❘❚❚ “[…] la radio fue el primer producto de una nueva tecnología electrónica que desde entonces se ha desarrollado más allá de lo previsible por sus creadores y continúa dando lugar a innovaciones de importancia económica extraordinaria. Algunos incluso la consideran como precursora de una nueva Revolución Industrial. Por otro lado, pocas experiencias ilustran tan bien las características más importantes del avance tecnológico moderno y, en particular, la combinación entre investigación de grupo y genio individual, entre búsqueda sistemática y descubrimiento fortuito.” (Landes, 1969: p.451) ❚❚❘

171

Universidad Virtual de Quilmes

En la década de 1860, Maxwell estableció las bases de la teoría de las ondas electromagnéticas. Dos décadas después Hertz verificó su existencia transmitiendo impulsos electromagnéticos a cortas distancias. El trabajo sistemático en I+D comenzó en 1897 cuando Marconi, prototipo del inventor-empresario, estableció en Londres su compañía de telegrafía sin hilos.

“La fidelidad de Hertz a la ciencia pura, frente a la aplicada, era tan fuerte que nunca imaginó el valor potencial de su trabajo para las telecomunicaciones. Pero otros tomaron su lugar, y no hay prueba más significativa de las mejoras habidas en la experimentación científica y la comunicación intelectual que la rapidez con que los avances en este campo se difundieron de un país a otro.” (Landes, 1969: p.452)

J. A. Fleming -profesor del University College de Londres y consultor de la compañía de Marconi- introdujo el diodo durante 1904, en Inglaterra, y Lee De Forest hizo lo propio en los Estados Unidos con el triodo de malla durante 1906-1907. El funcionamiento de éste era empero insatisfactorio; fue en 1912-1913 que en los laboratorios de investigación de la American Telephone and Telegraph -que había comprado patentes a De Forest- y de la General Electric se introdujo una eficiente “válvula resistente” o tubo de vacío. El mismo “se convirtió en el núcleo de los instrumentos principales de la comunicación sin hilos”, aunque “cada uno de ellos siguió su propia línea de investigación, invención y desarrollo”. Se abrió así el camino para la irrupción de la radiodifusión comercial:

❘❚❚ “La emisión regular de programas recreativos empezó en 1920 en Estados Unidos y Holanda y en 1922 en Gran Bretaña. A pesar del coste relativamente alto de los receptores […] las ventas crecieron de forma espectacularmente rápida. En los Estados Unidos, los 110.000 aparatos de 1922 pasaron a ser 550.000 en 1923, 1.500.000 en 1924 y alcanzaron una primera cota máxima de dos millones en 1925.” (Landes, 1969: p.454) ❚❚❘

El impacto productivo y económico de ello no es difícil de imaginar, pero seguramente fue mayor su importancia social y cultural:

❘❚❚ “[…] la radio es un ejemplo excelente de lo que podrían llamarse lujos inversos a la renta o estatus, es decir, un producto cuya utilidad varía inversamente con la renta, por lo que es adoptado con mayor rapidez por los pobres que por Las citas de este apartado han sido tomadas del libro de Landes (1969), pp. 451-456. En relación con la radio, nos referimos también a Freeman (1982), p. 73. los ricos (la televisión es quizá un ejemplo incluso mejor). Para aquellos a quienes sus recursos les permitían un amplio margen de diversión y distracción, la radio fue sólo una fuente más de entretenimiento, por importante que fuera. Para quienes disponían de menores recursos, la radio se convirtió rápidamente en la diversión principal, y la audición de ciertos programas casi adquirió un carácter de ritual.” (LANDES, 1969) ❚❚❘

172

Problemas del Desarrollo en América Latina

Lo transcrito recién ha sido espléndidamente pintado por Woody Allen en su película “Días de radio”. Más en general, ¿qué actividad social no se ha visto trastocada por la radio y, después, por la televisión? Por otra parte, el desarrollo de la radio es característico de las condiciones del avance tecnológico durante la primera mitad de este siglo. Dice Landes:

❘❚❚ “Pocos utensilios ilustran tan bien la naturaleza de este proceso: las múltiples contribuciones, provenientes de varios países y a veces simultáneamente; el flujo de ideas de la ciencia a la ingeniería y de ésta al mundo de los negocios; la función de la investigación de grupo y financiada; el alto rendimiento de las rivalidades tecnológicas. La radio era testimonio de un ámbito de conocimiento que compartía un acervo común de ideas, cifras y métodos; un mundo, además, en el que la mejora de las comunicaciones y la profesionalización de la ciencia y la ingeniería habían acelerado enormemente la difusión de cada idea nueva y de cada avance” (LANDES, 1969). ❚❚❘

Se trabajaba ya en lo que han llegado a ser las condiciones habituales de la investigación, pero todavía quedaba espacio para sustantivas contribuciones de inventores individuales, como Guillermo Marconi, Lee De Forest, Reginald Fessenden y Edwin H. Armstrong. “Éstos fueron, sin embargo, un nuevo tipo de inventores, mejor preparados en cuestiones científicas que sus antecesores de los siglos XVIII y XIX; la electrónica era demasiado esotérica para permitir empirismos ingenuos.” De Forest se doctoró en Yale con una tesis sobre la telegrafía sin hilos; Fessenden y Armstrong fueron profesores, este último en la Universidad de Columbia de 1934 a 1954. Pero hubo otro factor relevante:

❘❚❚ “Como Marconi y Fessenden, Armstrong tuvo su propia obstinación de genio, que le permitió defenderse de la indiferencia y hostilidad del mundo de los negocios, más que de la desesperanza de la ciencia. Su invención de la frecuencia modulada en 1933 fue rechazada por la Radio Corporation of America y combatida por las grandes compañías de radiodifusión. No obstante, gracias a un amigo que lo apoyaba consiguió ser escuchado por la pequeña cadena Yankee, de Nueva Inglaterra, y las preferencias de los consumidores hicieron el resto” (LANDES, 1969, pp. 456-458). ❚❚❘

El desarrollo de la radio ilustra también el papel del Estado y de las grandes empresas en el cambio técnico contemporáneo. Hasta fines de la Primera Guerra las compañías dominantes en la industria eran británicas -del grupo Marconi en primer lugar- y alemanas. Estas últimas habían comenzado algo más tarde a ocuparse del rubro, pero recibieron sólido apoyo del Estado -a impulsos de la Marina- quien las convenció de colaborar en ciertos aspectos; así surgió Telefunken en 1903. Ella y Marconi desarrollaron sólidas posiciones en materia de patentes, bien organizados programas de I+D, aptitudes para aprovechar los avances que otros introdujeran, servicios técnicos para sus clientes y escuelas para formar radioperadores -en 1901 Marconi abrió la primera de las suyas.
173

Universidad Virtual de Quilmes

Como otras innovaciones mayores, la radio no resultó rentable por bastante tiempo: pasaron 13 años desde su fundación hasta que la compañía Marconi pudo pagar dividendos, en 1910. También cabe subrayar que Telefunken aventajaba a Marconi tanto por la solidez de sus recursos financieros como por lo sistemático del apoyo gubernamental. En los Estados Unidos una empresa especializada en la electrónica y realmente exitosa surgió recién con la fundación de la RCA en 1919, como compañía unificada de propiedad americana, promovida por el gobierno -también en función de la óptica de la Marina, para la cual era inaceptable el control de una red comunicacional por una empresa extranjera, aunque fuera de una potencia amiga, como era el caso de Marconi-. Notemos, para concluir esta sinopsis del surgimiento de la industria de la radio, que las trabas ya mencionadas que encontró Armstrong incidieron en que la primera red experimental de frecuencia modulada no fuera establecida en su país, sino por Telefunken para el ejército alemán en 1936 (FREEMAN, 1982, pp. 74-76). La televisión pasó del laboratorio a la distribución comercial en la década de 1930, durante la cual las grandes compañías -en particular la RCA- afrontaron problemas en materia de desarrollo de una escala tal que no podrían haber sido resueltos sin los recursos de una organización comparativamente grande. Ello resulta aún más notorio para el caso de la televisión a color, que la RCA logró hacer rentable en 1960. En este rubro, quizás lo más importante a destacar es la capacidad del Japón -un actor muy menor del magnífico libro que Landes escribió en la década de 1960- para colmar su rezago y alcanzar, hacia fines de la década de 1970, un indiscutible primer lugar. Las causas de tal éxito se relacionan con la superior productividad – a su vez ligada al enfoque integrado de la automación así como a la formación intensiva de los trabajadores – y con la capacidad de innovación, en este caso apoyada en un esfuerzo de investigación realizado a partir de 1966 en conjunto por varias empresas, universidades e institutos de investigación, con la promoción del Ministerio para la Industria y el Comercio, MITI (FREEMAN, 1982, pp. 76-78). No entraremos en detalles con respecto al caso de la televisión; en líneas generales, pone de manifiesto aspectos similares a los que hemos destacado en la evolución de la radio. En conjunto, lo que aconteció en este campo de la comunicación de base electrónica entre, aproximadamente, las últimas décadas del siglo XIX y la de 1960, ilustra elocuentemente las modalidades del cambio técnico que se hicieron habituales en la segunda etapa de la industrialización. A cierta altura, los avances en las tecnologías de ese campo y de otros estrechamente relacionados adquirieron una envergadura que llevó a hablar de “Tercera Revolución Industrial”. Éste es el tema de la próxima sección.

5.1.2. En los orígenes de una nueva revolución tecnológica
La microelectrónica, la computación y las telecomunicaciones – a cuyo conjunto suele denominarse complejo electrónico – se constituyeron a la largo del siglo XX en foco principalísimo de surgimiento de “cosas nuevas”, con impresionante capacidad de irradiación hacia los más variados ámbitos de la actividad humana, en los que suelen inducir alteraciones mayores. Han llegado a ser por ello una referencia central de gran parte de las reflexiones contemporáneas vinculadas a la temática “ciencia, tecnología y sociedad”.
174

Problemas del Desarrollo en América Latina

No es exagerado decir que el “complejo electrónico” constituye una ilustración inmejorable de los desafíos – económicos, políticos y culturales – que supone la innovación en nuestra época. Una sólida introducción al estudio del tema la constituye el capítulo 7 del libro de Freeman y Soete (1997), que constituye una referencia central para la breve síntesis ofrecida aquí. Las aplicaciones de las tecnologías electrónicas, tras la aparición de la radio y de la televisión – procesos a los que se hizo referencia en el apartado precedente –, se expandieron principalmente, durante y después de la II Guerra Mundial, a los sistemas de detección y navegación –el radar–, al control de una variedad de procesos industriales y al procesamiento de datos mediante las computadoras. Según Freeman (1982: p. 71), la introducción de computadoras electrónicas eficientes de bajo costo constituye la más revolucionaria innovación tecnológica del siglo XX. El mismo autor (op. cit., p. 82) inicia su estudio del desarrollo de la computación destacando que, como continuación de los esfuerzos pioneros para la construcción de máquinas de calcular, realizados por Leibnitz, Pascal, Schickard, Jacquard y otros, Babbage inició el trabajo hace más de 100 años en una “máquina analítica” que ya incluía todos los rasgos principales de la computadora moderna. Babbage había recibido uno de los primeros grandes grants para desarrollo tecnológico del gobierno británico, que alcanzaba a 17.000 libras a lo largo de 20 años, para construir su “máquina de diferencias”, con el propósito específico de realizar cálculos. Más ambicioso fue su proyecto de crear la “máquina analítica”, concebida como una “máquina universal”, de propósito general, con memoria y programa. Recordemos que Watt describió a la máquina de vapor que patentó en 1784 no como un invento de propósito específico sino como el agente general de la gran industria. Ninguna de las dos máquinas de Babbage fueron completadas, porque los componentes y técnicas disponibles eran inadecuados para tales objetivos. Durante largo tiempo se luchó, sin demasiado éxito, con las dificultades para implementar materialmente los procesos aritméticos y lógicos. La construcción de dispositivos para el tratamiento mecánico de datos se inició en el propio siglo de la Revolución Científica:

❘❚❚ “Wilhelm Schickard, astrónomo, matemático, mecánico y catedrático de lenguas orientales de Tubingia construyó en 1623 una de las primeras máquinas de cálculo, si prescindimos de los modelos de la antigüedad [del tipo del ábaco, cuyos antecedentes se ubican en el tercer milenio antes de Cristo]. De todas formas, sólo podía sumar. El joven filósofo y matemático francés Blaise Pascal presentó en 1645 una máquina de calcular, desarrollada por él tres años antes y de la que se construyeron quince ejemplares, que se pusieron a la venta. El gran impulso lo consiguió en 1671 el erudito alemán Gottfried Wilhelm Leibniz con la invención de la ‘máquina con cilindro de dientes escalonados’, que permitía realizar saltos de cálculo automáticos de una posición decimal a otra. La máquina podía operar en las cuatro reglas fundamentales o, mejor dicho, podría haberlo hecho si entonces hubiera sido posible fabricar con la necesaria precisión su complicado mecanismo.” (Crónica de la Técnica, 1989, p. 157) ❚❚❘

175

Universidad Virtual de Quilmes

Máquinas de cálculo de ese tipo se empezaron a construir en serie recién en el siglo XIX, usando discos, palancas y, más adelante, teclados. Tuvo lugar así un proceso de mejoras incrementales de las calculadoras mecánicas, que realizaban sus tareas sólo como respuesta a instrucciones directas de sus operadores. El proyecto de “máquina analítica”, concebido en 1833 por el matemático británico Charles Babbage, apuntaba al funcionamiento automático, mediante una unidad de almacenamiento de datos y de otra que operaría sobre los datos; para seleccionar los mismos y para definir las operaciones a realizar con ellos, se pretendía usar tarjetas perforadas. Estas habían sido introducidas por Joseph Jacquard, para controlar el funcionamiento del telar que construyó en 1801.

❘❚❚ “La construcción de la máquina nunca se completó, aunque Babbage trabajó en ella alrededor de veinte años. El principal problema de esta máquina fue que aunque era enteramente realizable, constaba de tan gran cantidad de ruedas, engranajes y bielas que la hacían inutilizable. No obstante, los conceptos básicos de esta máquina primitiva han sido integrados en los actuales ordenadores, con órganos electrónicos que reemplazan a los aparatos mecánicos.” (Crónica, pp. 908-909) ❚❚❘

Un uso efectivo con gran impacto de las tarjetas perforadas para el procesamiento mecánico de datos fue implementado en las tareas del censo de 1890 en Estados Unidos, a partir de los trabajos del estadístico de ese país, Herman Hollerith. Ello constituyó una innovación relevante, a partir de la cual se desarrollaron diversas tabuladoras electromecánicas y constituyeron varias empresas, en particular la IBM en 1924 (Ibid., pp. 909-910). Ese tipo de máquinas no constituían pues una implementación de la idea de “máquina universal” propuesta por Babbage. El primer computador “que funciona según un programa que trabaja de forma satisfactoria en todos los sentidos” (Ibid. p. 622), el Z3, fue construida en Berlín por Konrad Zuse entre 1936 y 1941. Su segundo modelo, el Z4, fue usado ya en 1942 para cálculos de diseño de aviones. Ese mismo año fue retirado el apoyo gubernamental al proyecto de Zuse para construir una computadora electrónica; Z3 y Z4 usaban tecnología electromecánica, como el computador ASCC (Automatic Sequence Controlled Calculator) o “Mark I”, más caro y menos rápido, construido por la Universidad de Harvard e IBM entre 1937 y 1944. En la computación como en tantos otros campos, la II Guerra constituyó, evidentemente, un estímulo fundamental para el avance técnico. Freeman y Soete (p. 171) destacan la eficiencia, que tardó mucho en ser sobrepasada, del computador “Colossus”, desarrollado en Gran Bretaña para descifrar el código alemán “Enigma”. Asesoró su construcción el notable matemático Alan Turing, cuyo trabajo sobre lógica y algoritmos desempeñó un papel central en la evolución de la informática. Incluía ya elementos electrónicos y empezó a operar en 1943. El primer computador electrónico construido en Estados Unidos entre 1942 y 1946, el ENIAC (Electronic Numerical Integrator and Calculator), recibió apoyo financiero de la Marina para usarlo en cálculos balísticos; “presentaba un avance importante: la capacidad lógica junto con la capacidad aritmética. La adquisición de la capacidad lógica represen176

Problemas del Desarrollo en América Latina

ta el verdadero punto de separación del ordenador respecto a la máquina de calcular” (Crónica, p. 911). La computadora propiamente dicha – a veces denominada “ordenador” – puede, a diferencia de las máquinas de cálculo, implementar cualquier algoritmo. Ello significa que es capaz de seguir cualquier conjunto o sistema suficientemente explícito y preciso de instrucciones para la realización de las operaciones que deben ser ejecutadas para encontrar la respuesta a las preguntas de un tipo o clase determinada. Esto constituye a la computadora en “máquina universal” para el tratamiento de la información, mediante procedimientos de tipo algorítmico, en el sentido recién esbozado. Es interesante destacar cómo la comprensión de las computadoras, por parte de quienes las desarrollaban, fue pasando de verlas como calculadoras rápidas a algo mucho más amplio. Un estudioso de la historia de la informática ha escrito que, a comienzos de la década de 1950, ya se estaba en condiciones de concebir a la computadora como algo más que un “masticador de números”. A medida que se expandían las aplicaciones – en la resolución de problemas numéricos, el manejo de grandes conjuntos de datos, la modelización y simulación de sistemas complejos, etc. – se llegó a ver a la computadora como “un manipulador flexible de símbolos” (Sutz, 1984: pp.25-26) Pero la captación de las posibilidades de la nueva máquina más allá del terreno militar y científico no fue rápida. Antes de 1950, en general no se creía que hubiera demanda comercial para las computadoras. Esta era la opinión del propio presidente de la IBM, Thomas Watson, quien además pensaba que la máquina exhibida en sus oficinas de Nueva York podía resolver todos los problemas del mundo vinculados con cálculos científicos. Casi toda la demanda inicial en los Estados Unidos tuvo origen militar; tanto en la industria como en el gobierno se pensaba fundamentalmente en aplicaciones científicas y bélicas; pocos encaraban el procesamiento de datos en gran escala. La IBM produjo su modelo 650 impulsada por la Guerra de Corea; su Departamento de Planificación de Producción y Ventas predijo que la misma no tendría colocación comercial ordinaria, mientras que su Grupo de Ciencia Aplicada estimó que se venderían unas 200 máquinas: llegaron a venderse 1.800 y la “650” fue conocida como el “modelo T” de la industria de la computación.

❘❚❚ “Esto muestra con mucha fuerza las limitaciones de las teorías de la demanda guiada por el mercado en materia de innovaciones radicales y el papel clave de la paciente promoción gubernamental en el período temprano de una tecnología radicalmente nueva”. (Freeman, 1982: pp.83-84) ❚❚❘

El papel del Estado fue decisivo para que el liderazgo en el desarrollo de las computadoras, fuera asumido por Estados Unidos, tras sus orígenes en Alemania y Gran Bretaña. Las Fuerzas Armadas tuvieron pronto una clara idea de para qué podían servirles esas máquinas. Promovieron y coordinaron la investigación científica requerida, financiaron su construcción, definieron las características técnicas a las que debían ajustarse y fueron durante bastante tiempo sus principales usuarios. La asignación sistemática de grandes sumas a ese desarrollo constituyó una verdadera política de largo plazo, que
177

Universidad Virtual de Quilmes

hizo posibles los largos, costosos e inciertos trabajos de I+D en el área; el masivo financiamiento acordado a empresas y universidades garantizó los rendimientos de las primeras, la movilización de las grandes capacidades científicas de las segundas, y la estrecha colaboración entre unas y otras. La demanda militar indujo algunas de las primeras aplicaciones más sofisticadas de la computadora; por ejemplo, en 1959, la IBM construyó una máquina cuyo principal propósito era la simulación de situaciones de combate para el entrenamiento de la oficialidad. En USA, a comienzos de la década de 1970, el Departamento de Defensa de USA financiaba el 66% de la investigación en electrónica y el 94% de las computadoras adquiridas por el sector público en 1972 fueron ubicadas en instalaciones militares. (Sutz, 1984: pp. 40, 61, 65). Ese apoyo del Estado no se evaporó posteriormente: “en la década de 1980, cuando el ultraliberal gobierno de Reagan sintió el pellizco de la competencia japonesa, el Departamento de Defensa financió SEMATECH, un consorcio de empresas electrónicas estadounidenses, para apoyar costosos programas de I+D en la fabricación electrónica por razones de seguridad nacional.” (Castells, 2000: 101)

La introducción de computadoras electrónicas inauguró una acelerada reducción de los tiempos de cálculo, con disminución de los costos operativos. Las primeras computadoras electromecánicas , Z3 o ASCC, demoraban unos 5 segundos en hacer una multiplicación; a comienzos de la década de 1950, se podían hacer unas 2.500 multiplicaciones por segundo, y unas 375.000 a mediados de la década siguiente, mientras que entre esos dos momentos el costo de un determinado número de operaciones se redujo en más del 98 % (Freeman & Soete, pp. 159 y 171). Se hizo así posible y redituable manejar mediante computadoras una lista de tareas siempre creciente y, en particular, controlar “en tiempo real” procesos variados - reacciones químicas, la navegación aérea, secuencias de bombardeos, etc. -, a menudo muy complicados, porque llegó a ser posible realizar los cálculos involucrados a la velocidad requerida para intervenir efectivamente en el manejo de tales procesos.

Los avances en la computación han estado directamente relacionados con los realizados en el área de los componentes de los equipos electrónicos. Al respecto, las innovaciones y mejoras han dependido fuertemente de los progresos no sólo en materia de desarrollo sino también en lo que tiene que ver con la investigación fundamental. Casi todas las compañías en esta industria dedican importantes recursos a las tareas de desarrollo, pero pocas lo hacen en relación a la investigación básica. Una de las que lo ha hecho a escala notable es la Bell Laboratories, la que ofrece un elocuente ejemplo de la “fábrica de tecnología” estudiada por Sábato y Mackenzie. En sus palabras:

❘❚❚ “La perfomance actual de los célebres laboratorios Bell es realmente ‘industrial’, como lo pone de manifiesto un aviso comercial reciente de esa empresa refiriéndose al desarrollo de ‘burbujas magnéticas’: ‘Inventos tales como las burbujas magnéticas no ocurren todos los días en los laboratorios de la Bell.

178

Problemas del Desarrollo en América Latina

Pero la innovación es algo que sí ocurre diariamente […] Nuestras patentes sobre burbujas es una de las 19.000 que hemos recibido desde nuestra fundación en 1925. Es decir, un promedio de dos por día de trabajo’.” (Sábato y Mackenzie, 1982: p. 64) ❚❚❘

Allí se obtuvo el mayor de los avances en este rubro, la invención del transistor en 1948, que constituye un notable ejemplo de la interacción entre ciencia, tecnología y producción. El primero que se construyó “estaba compuesto por un trozo de germanio sobre el que se había dispuesto dos electrodos con puntas de contacto muy próximas. La resistencia de uno de los puntos dependía de la intensidad de corriente que circulaba por la otra. Debido a que dicha resistencia era transferible, el dispositivo así construido era designado como TRANsference reSISTOR (resistencia de transferencia), quedando así el acrónimo de dicho concepto de la siguiente forma: TRANSISTOR.” (Crónica de la Técnica, p. 885) El transistor es un dispositivo que utiliza materiales que se comportan como semiconductores respecto a la electricidad – germanio en una primera etapa y silicio a partir de los años sesenta, en los que se introduce “impurezas” de otros materiales –, de modo tal que puede ampliar, corregir, detectar o cortar corrientes, generar ondas de alta frecuencia, y abrir o cerrar circuitos, para lo cual insume extraordinariamente poco tiempo y espacio. La Bell ya contaba con una importante tradición de trabajo en mecánica cuántica cuando en 1945 estableció un grupo de investigación en física del estado sólido, y un subgrupo dedicado a los semiconductores. A partir de 1948 se empezaron a obtener transistores – a cuya invención estuvo directamente ligado un equipo de 13 personas – pero su conversión en productos comerciables exigió tiempo adicional y más dinero del que se había invertido en la investigación fundamental. Y su desarrollo se convertiría en “la piedra fundamental del desarrollo de la industria electrónica japonesa”. En 1953, la Sony compró una licencia para un cierto uso restringido de transistores; luego, “a través de su propia capacidad, modificó el paquete adquirido a la Western y produjo un transistor para ser empleado en radiotelefonía. En 1955 puso en el mercado japonés la primera radio a transistores. Eso no fue más que el comienzo, porque en 1957 presentó la primera radio a transistores de tamaño reducido, que pronto se difundiría por el mundo entero, produciendo un gigantesco impacto sociocultural.” (Freeman, 1982: pp 91-94) La “transistorización” de la computación, mediante el recurso de la tecnología de los semiconductores, permitió reducir notablemente tamaños y costos así como aumentar la velocidad del procesamiento de datos de manera no menos impactante. En ello tuvo una incidencia fundamental el proceso de “miniaturización” de los elementos empleados, en el cual un paso característico fue la fabricación en 1958 del primer circuito integrado o “chip”: la tecnología de los semiconductores permitía construir un circuito completo, con transistores, resistencias y condensadores, en una misma laminilla de germanio. Un chip puede incluir un enorme número de transistores y otros elementos en un pequeño bloque, cuyo material de base pasó a ser el silicio; el chip cuya introducción más impacto tuvo fue el microprocesador.

179

Universidad Virtual de Quilmes

“La realización técnica más espectacular de la microelectrónica fue el microprocesador, desarrollado por Edward Hoff, del centro de investigaciones de Intel, en 1971. Un microprocesador es un circuito integrado de alta escala de integración […], que tiene capacidad para constituirse como una unidad central de control y tratamiento. Este circuito puede ejecutar programas y controlar las unidades necesarias para que se realice la ejecución de las instrucciones. En general es un circuito que realiza las funciones de control y cálculo de un ordenador.” (Crónica de la Técnica, p. 887)

Cada vez más pequeños, rápidos y “memoriosos”, los microprocesadores son utilizables en las más variadas actividades: la capacidad de procesar información puede instalarse en cualquier parte mediante un objeto muy pequeño. Durante la propia década de 1970 se avanzó rápidamente hacia la construcción de una computadora que tuviera un microprocesador como unidad central, vale decir, un microcomputador; la competencia fue grande e ilustra, una vez más, la diferencia entre invención e innovación. Esta última, en el caso que nos ocupa, se plasmó en 1977 con el Apple II, primer microcomputador efectivamente comercializado. El primer PC (Personal Computer) de IBM apareció en 1981; su nombre, tan sugestivo, se convirtió en la denominación genérica de estos objetos característicos de nuestro tiempo. En 1984, el lanzamiento del Macintosh facilitó inmensamente su uso. El software especialmente adaptado a los “micros” se había empezado a desarrollar en la década anterior, en un proceso durante el cual se constituyó la empresa líder del área, Microsoft. A lo largo del proceso de innovación en las tecnologías del “complejo electrónico”, las conexiones entre las empresas y la investigación científica han sido muy variadas, pero en general muy importantes. En las mismas ha desempeñado un papel relevante la “proximidad” - geográfica pero también social y cultural - con los centros académicos, como lo muestra el ejemplo tan famoso del “Silicon Valley” en California. Los orígenes de la vitalidad innovativa del lugar pueden remontarse al establecimiento, en 1951, de un parque industrial por la Universidad de Stanford. La conjunción de capacidades académicas y empresariales lo convirtió en foco principal de “la revolución de la tecnología de la información; allí se constituyeron empresas de “capital de riesgo”, con capacidad técnica y monetaria para seleccionar y financiar proyecto innovadores; allí se desarrollaron el circuito integrado, el microprocesador y el microcomputador. El proceso se alimentó a sí mismo, atrayendo capital y capacidades de todas partes. Este tipo de interacción geográficamente concentrada constituye lo que se ha denominado un “medio (milieux) de innovación”; los ejemplos no son pocos, y no se restringen a Estados Unidos ni al caso de las TICs, pero sus características dependen en alto grado de la historia y de las condiciones específicas de cada emplazamiento. (Castells, 2000: 94-100) Recién se destacó la importancia del “capital de riesgo”, vale decir, de la disponibilidad de recursos financieros para intentar innovar. El alto grado de complejidad e incertidumbre que ha caracterizado a la industria de semiconductores - particularmente la introducción de los sucesivos tipos nuevos de transistores y chips - requirió grandes y riesgosas inversiones, hizo difícil la entrada de nuevas empresas al área y mantuvo el carácter intensivo en I+D
180

Problemas del Desarrollo en América Latina

de la microelectrónica. También en este terreno el papel del gasto militar fue muy relevante para el avance de la industria en Estados Unidos. Se afirma, sin embargo, que las empresas japonesas fueron capaces de utilizar el mercado de la electrónica de consumo, de manera parecida a cómo las estadounidenses se basaron inicialmente en los “mercados de la defensa”, para asegurar un volumen suficiente de demanda para la industria de semiconductores. Esa estrategia fue tan exitosa que, hacia fines de la década de 1980, cuatro de las cinco mayores empresas fabricantes de semiconductores eran japonesas. Pero durante los ’90 las competidoras estadounidenses recuperaron terreno, apoyándose en esfuerzos compartidos de I+D y en el respaldo de su gobierno. (Freeman & Soete, 1997: p. 182-3)

Desde el punto de vista de las tecnologías de la información y la comunicación, la última década del siglo XX fue, ante todo, la década de Internet. Con ella surgió “quizá el medio tecnológico más revolucionario de la era de la información.” Su creación y desarrollo “en las tres últimas décadas del siglo XX se derivó de una combinación única de estrategia militar, cooperación de grandes proyectos científicos, espíritu empresarial tecnológico e innovación contracultural.” (Castells, 2000: 77) Fue promovida inicialmente por el Departamento de Defensa de USA, para conformar un sistema de comunicaciones invulnerable ante la eventual destrucción de sus centros. La primera red, Arpanet, que empezó a operar en 1969, vinculaba a centros científicos que cooperaban con el mencionado Departamento. Otras redes, por iniciativas académicas, se fueron creando o escindiendo durante la década de 1980, durante la cual se estructuró la “red de redes”, Internet, que llegó a tener como “columna vertebral” una red gestionada por la NSF (National Science Foundation, USA). “Sin embargo, las presiones comerciales, el desarrollo de redes corporativas privadas y redes cooperativas no lucrativas condujeron a la clausura de esta última columna vertebral de Internet gestionada por el gobierno en abril de 1995, lo que abrió la vía a la plena privatización de Internet cuando una serie de entidades comerciales derivadas de las redes regionales de la NSF sumaron sus fuerzas para constituir dispositivos cooperativos entre redes privadas.” (Ibid.: 78)

En el proceso reseñado, Castells destaca la aparición de invenciones y usos inesperados para quienes primero lo impulsaron y utilizaron. Ejemplos notables son la comunicación por correo electrónico, las innovaciones que posibilitaron las conversaciones electrónicas generalizadas y la organización de los “sitios” en la “world wibe web”, con la introducción de los “navegadores”, todo lo cual contribuyó a que los usuarios de Internet pasaran de menos de 20 millones en 1996 a unos 300 en el 2000 (Ibid.: 37, 80-83). Volvamos, para concluir este apartado, a considerar el papel del Estado y de la demanda del mercado en la evolución de estas tecnologías. Castells (2000: 102-103, itálicas en el original) coincide con la relevancia ya consignada del papel del sector público, a la par que destaca otros elementos y ofrece una síntesis en los siguientes términos:

❘❚❚ “[…] el Estado, no el empresario innovador en su garaje, tanto en los Estados Unidos como en el resto del mundo, fue el iniciador de la revolución de la tecnología de la información. Sin embargo, sin estos empresarios innovadores, como los que estuvieron en el origen de Silicon Valley o de los ordenadores cló-

181

Universidad Virtual de Quilmes

nicos de Taiwan, la revolución de la tecnología de la información habría tenido características muy diferentes y no es probable que hubiera evolucionado hacia el tipo de herramientas tecnológicas descentralizadas y flexibles que se están difundiendo en todos los ámbitos de la actividad humana. En efecto, desde los comienzos de la década de 1970, la innovación tecnológica se ha dirigido esencialmente al mercado; y los innovadores, aunque aún suelen ser empleados de las principales compañías, sobre todo en Japón y Europa, continúan estableciendo sus propias empresas en Estados Unidos y, cada vez más, a lo largo del mundo. Ello provoca la aceleración de la innovación tecnológica y la difusión más rápida de esa innovación, ya que las mentes creadoras, llevadas por la pasión y la codicia, escudriñan constantemente la industria en busca de nichos de mercado en productos y procesos. En efecto, es por esta interfaz de programas de macroinvestigación y grandes mercados desarrollados por el Estado, por una parte, y la innovación descentralizada estimulada por una cultura de creatividad tecnológica y modelos de rápido éxito personal, por la otra, por lo que las nuevas tecnologías de la información llegaron a florecer. Al hacerlo, agruparon a su alrededor redes de empresas, organizaciones e instituciones para formar un nuevo paradigma sociotécnico.” ❚❚❘

No ha sido nuestro propósito intentar siquiera un resumen telegráfico de ciertas facetas relevantes en la evolución del “complejo electrónico”, sino tan sólo recordar algunas de sus características, las que ilustran elocuentemente las relaciones entre ciencia e industria durante la segunda mitad del siglo XX, como lo hace la evolución de la química respecto al siglo XIX. La industria química fue a la vez estimulada y transformada por el advenimiento de la Revolución Industrial; llegó a convertirse en terreno privilegiado de encuentro entre investigación y producción; se constituyó, a partir de la introducción de los colorantes sintéticos, en ejemplo por antonomasia de los rasgos propios del segundo ciclo de crecimiento industrial. En el curso de este último, surgió la industria electrónica y se imbricó con el procesamiento y la transmisión de la información, revolucionando la comunicación. El poder de difusión de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) se asemeja al de la mecanización misma. Su renovado auge, a partir de la década de 1970, ha sido caracterizado como el comienzo de un tercer ciclo de crecimiento industrial o como una nueva revolución tecnológica. Esta cuestión será reconsiderada en una próxima sección, tras haber reseñado otros aspectos de las grandes transformaciones en curso

5.2. Acerca de los cambios en el mundo del trabajo
En este apartado centramos nuestra atención en la interacciones entre transformaciones técnicas, organización del trabajo y evolución de la estructura ocupacional. A partir de la Segunda Revolución Industrial fue emergiendo y afirmándose un tipo de organización productiva bien definido, que llegó a ser conocido como “fordismo” por el influjo que Henry Ford tuvo en su estructuración y difusión. El fordismo se asocia a las fábricas de gran tamaño, donde las tareas se organizan alrededor de la línea de montaje y en las que prima tanto la mecanización como la fragmentación del trabajo, puestas al servicio de la
182

Problemas del Desarrollo en América Latina

producción en serie de una gran cantidad de objetos iguales. Sin desmedro de la diversidad de formas organizativas que se registran en la industria a lo largo del siglo XX, el fordismo ha sido la modalidad predominante durante el segundo ciclo de la industrialización y constituye uno de los procesos que caracterizan a este ciclo. El análisis de su evolución constituye pues la vía de entrada al tema del apartado.

5.2.1. Auge y decadencia del fordismo
Este tipo de organización productiva alcanzó sus expresiones más notables en la industria del automóvil, una de las más gravitantes en la producción contemporánea, tanto por sus dimensiones como por su producto. Su influjo múltiple en la vida cotidiana ha llevado a decir que el siglo XX ha sido la era del automóvil, sin que el fin de esta última esté a la vista, por cierto. Los primeros vehículos a motor surgieron en la última década del siglo XIX, pero fue en el siglo siguiente cuando su impacto llegó a ser comparable al de la introducción del ferrocarril, estimulando la demanda, planteando nuevos problemas técnicos, generando grandes inversiones en infraestructura y también oportunidades de empleo.

❘❚❚ “El camino hacia su crecimiento vino marcado por los desarrollos que se produjeron en Estados Unidos, con la introducción de la manufactura de precisión, las piezas intercambiables, y la cadena de montaje, que pusieron al automóvil incluso al alcance de los obreros que lo fabricaban. El modelo T data de 1908 y costaba 1.000 dólares al principio. En 1924 … su precio había bajado a menos de 300, y, hacia 1926, Henry Ford había vendido 15 millones de sus cochecitos motorizados. Se los daré del color que quieran, decía, con tal de que sea negro. En consecuencia, los Estados Unidos tenían en 1913 el triple de coches registrados que los tres mayores países europeos juntos; hacia 1921, debido a la guerra, la relación pasó a ser de 13 a 1, y de 10 a 1 para el conjunto de Europa.” (Landes, 1969: p.470) ❚❚❘

El taylorismo había dado origen al fordismo, la producción en serie a gran escala estructurada en torno a la cadena de montaje, que fue la forma dominante de organización del trabajo a lo largo de por lo menos medio siglo, durante el cual tuvo mucho que ver con el crecimiento del producto y del empleo industriales y, en los países más desarrollados, del nivel de vida de los obreros de la gran industria. Sus principios fundamentales habían sido ya establecidos por Taylor: estricta separación entre las actividades de concepción y dirección, por un lado, y las de ejecución, por otro; descomposición de éstas últimas en operaciones elementales, susceptibles de ser sistematizadas al detalle y encomendadas a personas con mínima preparación previa; consiguiente especialización de la mayor parte de los asalariados en la repetición rutinaria de tareas simples. Semejante sistema posibilitó una reducción general de los costos salariales, tanto por el pago de menores retribuciones por tareas no calificadas como por el ejercicio de un mayor control sobre el proceso de trabajo. El propósito de avanzar en esta última dirección – conviene siempre recordarlo – ha constituido históricamente uno de los
183

Universidad Virtual de Quilmes

grandes impulsos para desarrollar la técnica y para modificar la organización de la producción. Diversos avances técnicos ya mencionados, y típicos del segundo período de crecimiento industrial – como la mecánica de precisión –, hicieron rentable la gran producción en serie con las características anotadas. El crecimiento productivo llegó a niveles que hicieron posible incluso un sostenido aumento del salario industrial, lo cual es propio del “modelo fordista” de las grandes empresas, y a través del cual se amplió y diversificó notablemente el mercado interno de los países más ricos. Producción masiva, uniforme y en expansión; despliegue del consumo, masivo y uniforme. Las grandes fábricas norteamericanas de automóviles constituían, durante la década de 1950, los ejemplos por antonomasia del modelo. Las actitudes y la economía vinculadas a éste se encarnaban en sus productos, propios de una época de materias primas baratas, energía también barata y ausencia de preocupaciones ambientales. En las décadas siguientes, el modelo confrontó desafíos de envergadura creciente en los países “centrales” donde surgió y llegó a ser dominante. En primera instancia, por su propio éxito, que propulsó su irradiación a países de nivel de vida en promedio muy inferior, donde la producción con tecnologías que se habían vuelto bien conocidas podía llevarse adelante con gastos salariales mucho menores. Y frecuentemente también con menos conflictos con los asalariados, dado el férreo control de éstos y de sus organizaciones sindicales ejercido por regímenes represivos. Ello constituyó una manera de esquivar el creciente descontento de los trabajadores ante las condiciones “fordistas” de trabajo, descontento que alcanzó niveles altos en los países más desarrollados a comienzos de los ‘70. De ese fenómeno dio cuenta en Estados Unidos un informe oficial, “Work in America”, citado por Braverman (1975: pp. 45-50). El desplazamiento de plantas a diversas regiones del Tercer Mundo se vio más tarde acelerado por las preocupaciones ecológicas, que generaron en los países más avanzados reglamentaciones crecientemente estrictas y por ende costosas, mientras que la despreocupación ambiental en el mundo del atraso se convirtió en un nuevo lujo impuesto por la pobreza. La vigencia del modelo en los países centrales se vio así cuestionada por su extensión a la periferia. Desde una cierta perspectiva, este proceso puede ser visto como una incipiente globalización de la división y segmentación del trabajo: empresas de alcance mundial pasan a distribuir entre sus filiales repartidas a lo largo y a lo ancho del planeta las diversas fases de la producción para el mercado mundial. En una segunda etapa, el modelo fordista conocería un ataque global mucho más serio, proveniente no ya de la maduración que permite la difusión de la tecnología sino de la innovación, que parece indicar que su época ya ha pasado. El desarrollo del complejo electrónico – a través de la automatización flexible, de la manufactura asistida por computadora, etc. – ha resquebrajado los cimientos de la rentabilidad de la producción repetitiva en serie de índole taylorista. Al reducirse los costos y los tiempos que la diversidad requiere, las ventajas de la uniformidad en gran escala se van esfumando, y la innovación consigue un lugar en lo que hasta ayer era el santuario de la repetición. Pero éste abría ciertos espacios a bastante gente, que al perderlos difícilmente encuentra otros, salvo en condiciones de labor deterioradas, mientras
184

Problemas del Desarrollo en América Latina

que quienes los sustituyen son menos y se sienten menos seguros que los que allí estaban en tiempos no lejanos. No parece fenómeno coyuntural sino tendencia profunda esa mayor “dureza” del mundo del trabajo, tanto por la dificultad de acceder a él como por la tensión que lo signa. Antes de abordar las cuestiones anotadas, conviene sintetizar la evolución del empleo en las regiones más industrializadas, donde más directa es la incidencia de la innovación técnico-productiva. Castells la estudia en detalle para los países del denominado Grupo de los Siete, G-7, constituido por Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Canadá, Reino Unido e Italia. Distingue dos períodos, 1920-1970 y 1970-1990, que grosso modo corresponden, respectivamente, al auge y a la decadencia (al menos relativa) del fordismo. A continuación glosamos su análisis y consignamos algunos de los datos que el mismo incluye.

El enfoque nos introduce a la cuestión del “postindustrialismo”. Se afirma en efecto que: “La principal distinción analítica entre los dos períodos proviene del hecho de que durante el primer período las sociedades en consideración se convirtieron en postagrícolas, mientras que en el segundo período se convirtieron en postindustriales. Por tales términos entiendo obviamente el declive masivo del empleo agrícola en el primer caso y el rápido descenso del empleo industrial en el segundo período.” (Castells, 2000: 263) El proceso varió de país a país pero, hacia 1970, tanto en Estados Unidos como en Japón el empleo industrial constituía un 26% del total, algo menos en Canadá y una proporción mayor en las otras naciones del G-7, constatándose que “el cambio en la estructura del empleo en este medio siglo (1920-1970) fue de la agricultura a los servicios y la construcción pero sin dejar la industria.” (Ibid.) En los veinte años siguientes, el empleo industrial disminuyó, pero a ritmos diferentes: cayó rápidamente sobre todo en el Reino Unido (de 38,7% a 22,5%) y Estados Unidos (de 25,9% a 17,5%); el descenso también fue considerable en Italia (de 27,3% a 21,8%) y Francia (de 27,7% a 21,3%), así como en Canadá (de 19,7% a 14,9%); la disminución apreciable en Alemania (de 38,6% a 32,2%) mantuvo empero en un alto nivel al empleo industrial, que en Japón disminuyó bastante menos (de 26% a 23,6%). En el mismo período 1970-1990 se expandieron los “servicios de producción” que “se consideran los servicios estratégicos de la nueva economía, los que proporcionan información y apoyo para el aumento de la productividad y la eficiencia de las compañías”; también se expandieron los “servicios sociales”. Sumando el empleo en ambos, “observamos un incremento considerable en lo que podría etiquetarse de ‘categoría de servicios postindustriales’ en todos los países” del G-7, que llega casi al 40% del empleo total en Estados Unidos y el Reino Unido. (Castells, 2000: 266 y 269)

Recapitulemos. Los cambios tecnológicos e institucionales mayores de la denominada Segunda Revolución Industrial impulsaron importantes transformaciones de la estructura ocupacional y modalidades de expansión de la producción que se hicieron especialmente notables después de la I Guerra Mundial. Durante el medio siglo siguiente, en las naciones más industrializadas se pasó notoriamente a una estructura ocupacional “postagrícola” mientras el fordismo se consolidaba y llegaba a su auge, haciendo del empleo fabril masivo uno de los rasgos fundamentales de la estructura social

185

Universidad Virtual de Quilmes

de la época. El período desembocó, cuando la paz se instaló en aquellas naciones después de la II Guerra Mundial, en lo que ha sido considerada como una “edad de oro” de la economía capitalista, que duró hasta la década de 1970. Paralelamente, las dinámicas generadas por la Segunda Revolución Industrial, y particularmente la consolidación del llamado matrimonio de la ciencia y la tecnología, interactuaban con otros procesos para inducir una nueva aceleración del cambio técnico, cuyas manifestaciones más destacadas fueron discutidas en una sección anterior. Sus impactos en la organización de la producción devinieron muy grandes hacia la misma década cuando, conjugados con tendencias de otra índole, pusieron en cuestión la primacía del “modelo fordista”. A partir de entonces se asiste a una decadencia de lo que puede llamarse el empleo industrial “tradicional”, propio del proletariado fabril, tanto por su disminución relativa a la ocupación total, recién consignada, como por la transformación organizativa de la producción, a la que nos referimos a continuación.

5.2.2. Evoluciones alternativas de la organización fabril
Lo que ocurre en el nivel laboral constituye una de las cuestiones centrales para apreciar los rasgos fundamentales de la Revolución tecnológica que se ha venido desplegando a partir de la década de 1970. Puede afirmarse que se trata efectivamente de una Revolución, de un cambio de época, en la medida en que involucra tanto las relaciones técnicas como las sociales. Entre lo que suele denominarse “modo de acumulación fordista” y otro “post-fordista”, cuatro diferencias mayores se registraban hacia fines de la década de 1980. Ellas tienen que ver con el criterio rector de la organización productiva, el fundamento de la competitividad, el contraste entre lo global y lo individual, el papel del trabajo. Más en detalle, según Kaplinsky (1990), al que glosamos en los próximos parágrafos: 1) El fordismo se basa en la estandarización, las economías de escala y un tipo de producción impulsada por la oferta de productos estandarizados fabricados con maquinaria de propósitos específicos. El post-fordismo tiene como características centrales la flexibilidad y la organización de la producción en función de la demanda. 2) En el fordismo la competitividad depende básicamente del precio, mientras que en el post-fordismo predominan la innovación y las características propias de cada producto. 3) Un contraste de índole más general tendría que ver con la importancia relativa atribuida a las partes y al todo. En el fordismo, la atención se concentra en la máquina individual, la empresa individual y el trabajador individual. En el post-fordismo son las vinculaciones sistémicas entre grupos de unidades individuales las que devienen prioritarias. De allí la relevancia productiva de conceptos como “gestión de calidad total” (total quality management) y “producción justo en tiempo” (just-in-time production), de tecnologías como la “manufactura integrada por computadora” (computer integrated manufacturing), y de las redes interempresariales. 4) Afirma Kaplinsky que en la vieja época de la competencia mediante el precio, el trabajo era visto como un costo de producción a minimizar, en los casos más extremos mediante el uso de mano de obra femenina ubicada en las zonas de procesamiento de exportaciones de los países me186

Problemas del Desarrollo en América Latina

nos desarrollados, mientras que en la nueva época el trabajo es considerado como un recurso cuyo potencial debe ser maximizado. La transición de una forma de producción a otra demanda reestructuras en las que el aspecto social prima sobre el propiamente tecnológico. Ello surge de lo que ha venido sucediendo en el corazón del modelo fordista, la industria automotriz de los Estados Unidos. Esta, al verse desbordada en su mercado interno por la penetración japonesa, atribuyó el fenómeno a un grado superior de inversión en automatización, a la cual apostó, con resultados modestos. Numerosos estudios orientados a comparar rendimientos llegaron a conclusiones del tipo siguiente: la industria japonesa a comienzos de la década de 1980 tenía más bien un grado de automatización menor que sus competidores norteamericanos y europeos; sus ventajas competitivas emanaban de los cambios en el proceso de trabajo, las relaciones entre empresas y la organización de la fábrica. Habiéndose concentrado en una primera instancia en ese tipo de transformaciones organizativas, a partir de mediados de la década de 1980, los japoneses impulsaron una muy rápida difusión de las nuevas tecnologías de la automatización flexible. Estas conclusiones relativas al sector automotriz fueron confirmadas por el estudio de otros sectores, en los que también resulta que la reestructura organizacional tiene importancia primaria, y sólo después que la misma ha sido completada puede sacarse partido del cambio técnico basado en la electrónica. Afirma Kaplinsky que es precisamente el hecho de que no se llegue a ser competitivo mediante la introducción de nuevas tecnologías en el marco de las formas prexistentes de organización lo que muestra que se vive una transición entre dos épocas. Uno de los aspectos más relevantes de tal transición, en caso de hacerse realidad, será la denominada “crisis post-fordista del autoritarismo fabril”. En el esquema organizativo de inspiración tayloriana, la autoridad concentrada en el vértice tiene un papel central que signa las relaciones entre el capital y el trabajo, mientras que en el post-fordismo la cooperación pasaría a ser clave. Esta última se extendería también a las relaciones entre las empresas, las que tienden a ser más estables, y en las que la calidad, la predictibilidad y la capacidad para la innovación se van haciendo más importantes que los precios a la hora de escoger proveedores. Estos y sus clientes colaboran en el desarrollo de técnicas de interés común. Esta tendencia suele resaltarse a partir de la colaboración flexible entre pequeñas empresas de algunas regiones italianas, que han afrontado conjuntamente esfuerzos de gran escala – en materia de diseño y mercadeo o de costosas inversiones en equipo de computación, por ejemplo – sin perder la agilidad de la pequeña escala. Pero retomemos la cuestión fundamental de los cambios en las relaciones de trabajo en la industria. En el modelo fordista, las mismas tienen un carácter intrínsecamente conflictivo – focalizado en el nivel de los salarios – y se basan tanto en la existencia de un “ejército laboral de reserva” como en la fácil entrada y salida del empleo. Este esquema ha dejado de ser eficiente. Se ha argumentado que el mismo iría cediendo su lugar a una nueva forma de organización del trabajo, que realza la cooperación, se apoya en la creatividad de la fuerza de trabajo, promueve la capacitación múltiple de cada trabajador, se aparta de la fragmentación de tareas y requiere de la estabilidad del empleo, sin lo cual tales aportes potenciales de los asalariados no pueden hacerse realidad.
187

Universidad Virtual de Quilmes

Se verían así erosionadas algunas de las bases tradicionales del autoritarismo fabril: el monopolio por la gerencia del saber y la información, la escasa vinculación entre lo que hace cada trabajador y la tarea de los otros, la facilidad con que cada uno puede ser reemplazado. Según Kaplinsky, el autor del que glosamos las consideraciones precedentes, se pueden identificar al menos dos rutas mayores hacia el post-fordismo, a las que con trazo grueso cabe describir como la vía sueca y la japonesa. Esta última pone en primer plano una forma de autoridad con bases muy distintas a las del modelo fordista, pues se sustenta en la legitimación consensual de la dominación jerárquica, con raíces en el Japón feudal. El modelo japonés tiene rasgos corporativos acentuados; los beneficios sociales tienden a ser suministrados por la empresa – más bien que por el “estado de bienestar” –, lo que le permite retener a la mano de obra “multicalificada”; la división del conjunto de los trabajadores en segmentos con situaciones e intereses muy variados se ve así promovida. En Suecia, el modelo de innovación tecnológica tiene rasgos considerablemente más cooperativos y democráticos, ligados a la tradición socialdemócrata. Pero su afirmación tropezó con las dificultades que la economía sueca experimentó a fines de los años ’80, las que pusieron en cuestión aspectos importantes del modelo sueco de atención social integral. Comentemos brevemente lo que antecede. Por un lado, cabe conjeturar que la enconada competencia económica internacional impone ese ya mencionado “endurecimiento” en el mundo del trabajo, que parece difícilmente compatible con el despliegue de formas relativamente democráticas e igualitarias de cooperación; éstas constituyen una variante del “post-fordismo” que se vería bloqueada por las tensiones de lo que es una verdadera guerra de la competitividad a escala planetaria. Por otro lado, en esa confrontación no resultan tampoco eficientes los regimientos fabriles, carentes de motivación, cuya estructura responde a los moldes clásicos del autoritarismo fordista. En semejante contexto, cabe prever que se confirmará el retroceso del fordismo como modalidad predominante de organización de la producción, pero ello no significa que vaya a dejar de tener importancia en ciertas regiones y ramas de la economía. Tampoco resulta fácil sostener que se esté configurando con claridad algún modelo “post-fordista” predominante. En particular, el “modelo japonés” parece demasiado ligado a su historia social y cultural específica como para que se extienda ampliamente; además, durante la década de 1990, la pérdida relativa de dinamismo del Japón y el renovado vigor de la economía de Estados Unidos han debilitado tanto la vigencia como el atractivo de tal “modelo”. Ahora bien, las evoluciones posibles de las relaciones laborales constituyen uno de los terrenos donde mayor impacto tienen para la vida colectiva las cambiantes interacciones entre ciencia, tecnología y sociedad. Su análisis es insoslayable, en particular, cuando se buscan nuevas estrategias para el desarrollo. Por tanto, como insumo para la reflexión del presente, puede ser útil considerar diversas hipótesis que se manejaron en un pasado cercano. Con tal fin, reseñamos a continuación las partes pertinentes de un enfoque más global, contenido en un trabajo de D.Leborgne y A.Lipietz (1987).

188

Problemas del Desarrollo en América Latina

¿Qué va a pasar con la clásica división del trabajo “fordista” ante la “revolución tecnológica” de la electrónica? Ante esta pregunta, los autores mencionados encaran tres alternativas hipotéticas. La primera llevaría hasta sus últimas consecuencias la lógica del taylorismo, privando de toda iniciativa al operario y consolidando el triunfo de la “oficina central de métodos”, en una fábrica tendiente a la automatización total, con unos pocos “cuellos azules” no calificados cumpliendo tareas de limpieza y acarreo, y algunos profesionales encargados de la modulación del proceso. En esta dirección se avanzó en muchas plantas donde mayor había llegado a ser el cuestionamiento social de comienzos de los ‘70, particularmente en las de la FIAT en Turín; allí fue eliminada la presencia misma de los trabajadores en algunos de los lugares más conflictivos. Esta fue una opción primordialmente política; habiéndose recuperado el control de las relaciones de producción, no se justificaría económicamente la construcción de plantas de un grado extremo de automatización. Para las empresas sería preferible, en líneas generales, lograr un mayor involucramiento de los equipos de trabajadores, de modo que en particular su “aprender haciendo” en la tarea cotidiana constituya una fuente sistemática de mejoras, asimilables y formalizables por los equipos de diseño, métodos e ingeniería. “De hecho, el problema es reconectar lo que el taylorismo desconectó: los aspectos manuales e intelectuales del trabajo.” Ahora bien, dado que esta opción tiende a incrementar la independencia de los trabajadores - la reducción de la cual fue precisamente motor central de la taylorización -, desestimar la automatización radical abre otras dos alternativas. Una busca el involucramiento individual del trabajador ofreciéndole mejores ingresos y avances en su carrera. La otra procura que, en la elevación de la productividad y de la calidad de la producción, haya un involucramiento colectivo, garantizado por el sindicato, que obtiene a cambio el derecho de controlar las condiciones de trabajo y de sustitución de la mano de obra, así como la participación de los trabajadores en los beneficios emanados de una mayor productividad. Una vez más, Japón ejemplificaría una opción y Suecia la otra.

Los autores que glosamos resumen así las tres alternativas dibujadas: (A) crecimiento de la polarización en las relaciones de trabajo y de la “descapacitación” de la mano de obra; (B) involucramiento negociado individualmente; (C) involucramiento negociado colectivamente. Consideran que ninguna se ha impuesto como un “nuevo modelo hegemónico de industrialización”, sino que las tres coexisten en la mayoría de los países, dentro de las mismas empresas e incluso de las mismas plantas. La primera tendería a una creciente polarización social, planteada en términos de capacidades e ingresos. La segunda apuntaría en la misma dirección, al impulsar en la sociedad en su conjunto la lógica de la competencia individual, inclusive al nivel de la formación. Sólo la tercera podría llevar a una promoción social y cultural colectiva de los asalariados. Señalan también Leborgne y Lipietz que las indicadas formas (A), (B) y (C) de reorganización del proceso de trabajo deben ser consideradas en conjunto con dos formas típicas de contratación salarial: (I) “rígida”, y (II) “flexible”. Así, la combinación (A.II) configura una variante adecuadamente denominada como “neotaylorista”, que fue la predominante a comienzos de la década de 1980. Pero, a fines de la misma, los éxitos de la industria en Japón, Alemania, Italia, y sus dificultades en Estados Unidos, robustecieron las tesis según las cuales otras variantes tienen mejor en cuenta los intere-

189

Universidad Virtual de Quilmes

ses de corto y largo plazo, no sólo de los asalariados sino también de los empresarios, en lo que tiene que ver con el aprovechamiento de las nuevas tecnologías. La evolución durante la década de 1990 no parece mostrar el predominio neto de alguna de las alternativas mencionadas, aunque cabe notar el avance de las formas de contratación “flexibles” y las dificultades del “involucramiento negociado colectivamente”. Según Castells, se ha venido afirmando la individualización de la inserción de los trabajadores en los procesos laborales; de esta tendencia mayor nos ocuparemos específicamente más adelante, conectándola con el impacto diferencial de los cambios técnicos en los distintos tipos de inserción ocupacional. Refiriéndonos a uno de los enfoques reseñados en esta misma sección, parece admisible la tesis de que la complejidad del desarrollo tecnológico contemporáneo origina una fuerte correlación positiva entre competitividad de la empresa e involucramiento de los trabajadores. También parece válido sostener que ciertas características salientes de la innovación tecnológica en nuestra época requieren no sólo mayor capacitación y participación de los trabajadores sino también su creciente disposición a la labor en equipo. Ello surge, muy grosso modo, de la flexibilidad, rapidez de adaptación y diversidad de respuestas a la demanda que, posibilitadas por la explosiva variedad del instrumental originado en la microelectrónica, se convierten en requisitos difícilmente eludibles de la competitividad. Se configura así una tendencia objetiva, mayor y claramente contrapuesta a la taylorización tradicional. Pero no es evidente que esta tendencia lleve a una mejora general de las condiciones de trabajo. Apuntan en sentido contrario, junto a la agudización de la competencia económica internacional, el mayor poder de negociación empresarial basado en cambios técnicos acelerados, que hacen más heterogéneas las condiciones de trabajo, permiten prescindir de grandes contingentes de mano de obra y agravan la amenaza del desempleo, todo lo cual debilita a los sindicatos y disminuye la capacidad de negociación de los sectores asalariados. En conjunto, la realidad va mostrando una creciente segmentación del mercado de trabajo. La misma se vincula a una diferenciación en tipos de ocupación cuyas perspectivas de aprovechar o sufrir los cambios técnicos en curso son bastante distintas.

5.2.3. Diferenciación del trabajo y perspectivas de la ocupación
El avance de la robotización y la automatización en general ha encendido las polémicas acerca del futuro del trabajo. La preocupación por el desempleo, abierto o encubierto, se ha ubicado al tope de las agendas colectivas. En la periferia, la conjunción de una dinámica tecnológica que tiende a disminuir la demanda de ciertas labores tradicionales con un crecimiento poblacional aún promedialmente rápido y con sistemas de seguridad social muy débiles hace aún más urgente la cuestión de la ocupación, en sus dos vertientes: la degradación del empleo y el afianzamiento de la desocupación, lo cual afecta particularmente a los jóvenes. No se trata por cierto de un problema propio de la periferia. A mediados de la década de 1990, el entonces primer ministro de Francia, Alain Juppé, afirmó en su primer discurso ante la Asamblea Nacional: “Todo el programa de trabajo que les he presentado hoy cabe en una sola palabra: empleo”. El posterior
190

Problemas del Desarrollo en América Latina

cambio de gobierno tuvo mucho que ver con el escaso éxito en el enfrentamiento a la desocupación, para lo cual se han venido ensayando, en Francia y en otras partes, una gama muy amplia de medidas. En los países más avanzados de Europa ha tomado cuerpo el llamado “desempleo estructural”, que no resulta de factores circunstanciales o de los avatares de la coyuntura económica, sino de la dinámica profunda de la evolución productiva y de la estructura social, en el marco de la cual un número importante de personas simplemente no encuentran lugar para trabajar. En consecuencia, si bien la desocupación desciende cuando crece la producción, se mantiene a niveles altos, al menos en la mayor parte de los países donde la existencia de seguros de desempleo permite a ciertos contingentes de desocupados subsistir sin tener que aceptar una sustancial degradación de sus condiciones de labor En Estados Unidos, el desempleo abierto ha sido bastante menor que en Europa Occidental, en parte debido a la razón apuntada recién, y ha disminuido sensiblemente durante la sostenida expansión económica iniciada a comienzos de la década de 1990. Todo ello hace, en cierto sentido, más visible la evolución de las condiciones de trabajo. Vale la pena resumir un enfoque muy sugestivo de las tendencias en la materia, elaborado a comienzos de la década citada (Reich, 1993: pp. 174-176).

❘❚❚ “Básicamente, están surgiendo tres amplias categorías de trabajo, que corresponden a las tres diferentes posiciones competitivas en las cuales se encuentran los norteamericanos. Estas mismas categorías están tomando forma en otras naciones. Las denominaremos servicios rutinarios de producción, servicios en persona y servicios simbólico-analíticos.” ❚❚❘

La primera categoría – los servicios rutinarios de producción – abarca el conjunto de tareas más o menos repetitivas que se realizan particularmente en la industria tradicional – trabajo manual poco calificado, supervisión y gerencia rutinarias, etc. – pero también en las empresas de alta tecnología, pues buena parte del procesamiento de datos, por ejemplo, es de tipo repetitivo. Hacia 1990, alrededor de la cuarta parte de los empleos en Estados Unidos correspondía a esta categoría, y el total de la misma tendía a disminuir. La segunda categoría – los servicios en persona – comprende a los servicios, en general también simples y repetivos, que se proporcionan de persona a persona, no requieren tampoco demasiada formación y están estrechamente supervisados (vendedores minoristas, cajeros, servicios de limpieza, en bares, de secretaría, guardias de seguridad, etc..). “En 1990, este tipo de servicios comprendía casi el 30% de los puestos ocupados por los norteamericanos y su número aumentaba a un ritmo acelerado.” La tercera categoría – los servicios simbólico-analíticos – “incluye las actividades de los expertos en intermediación estratégica, identificación y resolución de problemas”, que pueden ser ingenieros, investigadores, ejecutivos, abogados, consultores, publicistas, arquitectos, editores y escritores, gente de la prensa y de las artes, etc. Cubrirían no más del 20% de los puestos laborales en Estados Unidos. Las tres categorías incluyen más del 75% de los puestos laborales en ese país; alrededor del 5% trabaja en el sector primario (agricultura y minería), y la mayor parte de los restantes son empleados públicos.
191

Universidad Virtual de Quilmes

Grosso modo, la tercera categoría descrita cuenta con ingresos al alza, lo que amplía la brecha que la separa de las dos primeras, cuya condición está signada por la precariedad del empleo. Comparemos este análisis de Reich, acerca de la evolución de la ocupación en Estados Unidos, con las conclusiones a las que llega Castells, a partir de su estudio, ampliamente glosado en la sección (V.2.a), de lo que ha acontecido en los países de más avanzada industrialización.

“Nuestra observación empírica de la evolución del empleo en los países del G-7 muestra algunos rasgos comunes fundamentales que parecen ser característicos de las sociedades informacionales: • desaparición progresiva del empleo agrícola; • descenso constante del empleo industrial tradicional; • incremento tanto de los servicios de producción como de los sociales, sobre todo de los servicios a las empresas en la primera categoría y los de salud en la segunda; • creciente diversificación de las actividades de servicios como fuentes de puestos de trabajo; • rápido incremento de los puestos ejecutivos, profesionales y técnicos; • estabilidad relativa de una cuota de empleo considerable en el comercio minorista; • incremento simultáneo de los niveles más elevados y bajos de la estructura ocupacional; • aumento relativo del nivel de la estructura ocupacional a lo largo del tiempo, ya que el crecimiento de la cuota asignada a las ocupaciones que requieren mayor preparación y educación superior es en proporción más elevado que el observado en las categorías del nivel inferior.” (Castells, 2000: 283-4)

Los enfoques considerados son diferentes y, en particular, se refieren a distintas clasificaciones de las ocupaciones, pero aportan elementos complementarios. Tomados en conjunto, dibujan un panorama bastante nítido de la estructura ocupacional en los países centrales a fines del siglo XX. Dice Castells (2000: 337, itálicas en el original): “El modelo prevaleciente de trabajo en la nueva economía basada en la información es de una mano de obra nuclear, formada por profesionales que se basan en la información y a quienes Reich denomina ‘analistas simbólicos’, y una mano de obra desechable que puede ser automatizada / despedida / externalizada según la demanda del mercado y los costes laborales.” Para calibrar la afirmación precedente y, más en general, para avanzar en el análisis de las principales tendencias que van configurando las perspectivas de la ocupación a comienzos del siglo XXI, es necesario considerar, de manera un poco más pausada que antes, el impacto de las TICs en el mundo laboral. Para ello nos referimos a la sección que Castells (2000: 295306) dedica a “el proceso de trabajo en el paradigma informacional”. La siguiente cita, en la cual el subrayado es de nuestra responsabilidad, define ajustadamente – y de manera por cierto convergente con el enfoque de Reich – lo que nos parece la tendencia central al presente en lo que hace a las interacciones entre tecnología y trabajo.

192

Problemas del Desarrollo en América Latina

“La amplia difusión de las tecnologías de la información ha ocasionado efectos bastante similares en fábricas, oficinas y organizaciones de servicios. Estos efectos no son, como se había previsto, el cambio hacia el trabajo indirecto a expensas del directo, que se automatizaría. Por el contrario, el papel del trabajo directo ha aumentado porque la tecnología de la información ha otorgado poder al trabajador directo de los talleres (ya sea en el proceso de comprobación de chips o de suscripción de pólizas de seguros). Lo que tiende a desaparecer mediante la automatización son las tareas repetitivas de rutina, que pueden precodificarse y programarse para su ejecución por máquinas. Es la cadena de montaje taylorista la que se convierte en una reliquia histórica (aunque sigue siendo la dura realidad para millones de trabajadores del mundo industrializado). No debe resultar sorprendente que las tecnologías de la información hagan precisamente eso: reemplazar el trabajo que puede codificarse en una secuencia programable y realzar el trabajo que requiere análisis, decisión y capacidad de reprogramación en tiempo real, en un grado que sólo el cerebro humano puede dominar. Todo el resto de las actividades, dada la velocidad extraordinaria de progreso en la tecnología de la información y su descenso constante de precio por unidad de información, son potencialmente susceptibles de automatización y, por lo tanto, el trabajo que impliquen es prescindible (aunque los trabajadores como tales no lo sean, dependiendo de su organización social y capacidad política).” (Castells, 2000: 297)

Parece indiscutible la centralidad de la tendencia al debilitamiento acelerado del poder de negociación de los trabajadores que desempeñan tareas rutinarias, repetitivas y fragmentables o parcelables, en el sentido taylorista, se trate del taller, la oficina o el comercio. Esas tareas pueden ser realizadas, de forma cada vez más amplia y barata, por máquinas. Lo que efectivamente suceda dependerá, en cada situación concreta, de una constelación de factores que no son sólo técnicos. La diversidad de trayectorias sociales que puede seguir el cambio técnico volvió a quedar en evidencia durante el proceso de automatización de la década de 1980, cuestión a la que ya nos hemos referido y de la cual la perspectiva del tiempo transcurrido permite ratificar conclusiones relativamente sólidas. El enfoque que glosamos en estos parágrafos ratifica lo consignado antes y en algunos aspectos lo profundiza.

❘❚❚ “El contexto social, y en particular la relación existente entre capital y trabajo según las decisiones específicas de la dirección de las firmas, afecta de forma drástica la forma real del proceso laboral y las consecuencias del cambio para los trabajadores. Ello fue particularmente cierto durante la década de 1980, cuando la aceleración del cambio tecnológico fue a la par del proceso de reestructuración capitalista […. Así un estudio] sobre el impacto de la introducción de robots en la industria automovilística de Japón, Estados Unidos, Francia e Italia, mostró de forma sustancial los efectos diferentes de una tecnología similar en la misma industria: en los Estados Unidos e Italia, los trabajadores fueron desplazados debido a que la meta principal de introducir nueva tecnología era reducir los costos laborales; en Francia, la pérdida de puestos de trabajo fue menor que en esos dos países debido a las políticas gubernamentales

193

Universidad Virtual de Quilmes

para amortizar los impactos sociales de la modernización; y en Japón, donde se obligaba a las compañías a mantener el empleo vitalicio, éste aumentó y se disparó la productividad como resultado de la formación y de un trabajo en equipo más intenso, que aumentaron la competitividad de las firmas y consiguieron cuotas de mercado antes estadounidenses.” “Los estudios realizados sobre la interacción del cambio tecnológico y la reestructuración capitalista de la década de 1980 también mostraron que, con mucha frecuencia, se introdujeron las tecnologías, en primer lugar, para ahorrar trabajo, para someter a los sindicatos y para recortar costes, más que para mejorar la calidad o aumentar la productividad por otros medios que no fueran la reducción de tamaño.” (Castells, 2000: 304) ❚❚❘

La tendencia fundamental destacada – la creciente prescindibilidad de los trabajadores que realizan tareas “taylorizables” – abre posibilidades a estrategias empresariales muy distintas. En algunos casos se ha resuelto llevar hasta el final, en cierto sentido, el proyecto taylorista, sustituyendo masivamente trabajadores no calificados por máquinas, para de esa manera liquidar las bases objetivas que el fordismo ofreció a la organización de poderosos sindicatos industriales. Pero – como surge del enfoque de Leborgne y Lipietz sobre las evoluciones posibles de la evolución fabril, discutido en el apartado anterior, y como lo confirma la cita precedente – esa no es necesariamente la mejor estrategia para incrementar la competitividad; este objetivo también ha sido perseguido buscando calificar e involucrar más a los trabajadores, utilizando el avance técnico para aprovechar mejor sus capacidades antes que para simplemente sustituirlos. Esa es, de manera muy esquemática, una segunda posibilidad que abre la tendencia que venimos comentando. Una tercera – bien ejemplificada en los países del “centro” pero mucho más en los de la periferia – apunta a la degradación de las remuneraciones y de las condiciones de trabajo en general, que el desempleo tecnológico real o potencial permite efectivizar. En cualquier caso, la tendencia en cuestión ahonda la divisoria entre las posiciones ocupacionales, en la terminología de Reich, de los analistas simbólicos y de los servicios rutinarios de producción. Semejante polarización no es una consecuencia ineluctable de lo que pasa a nivel tecnológico, pero resulta difícil negar que esto último ha debilitado considerablemente la situación de quienes desempeñan tareas de tipo rutinario, repetitivo y fragmentable. En la conclusión de la sección arriba mencionada, Castells se refiere a esa divisoria, o “bifurcación”, destacando facetas centrales de la misma, como sus conexiones con la educación y sus raíces en una transformación tecnológica que quizás de lugar a una mutación muy grande de lo que se ha entendido durante mucho tiempo por desempeño laboral.

“[…] la nueva tecnología de la información está redefiniendo los procesos laborales y a los trabajadores y, por lo tanto, el empleo y la estructura ocupacional. Mientras está mejorando la preparación para una cantidad considerable de puestos de trabajo y a veces los salarios y las condiciones laborales en los sectores más dinámicos, otra cantidad está desapareciendo por la automatización tanto en la fabricación como en los servicios. Por lo general, suelen ser puestos que no 194

Problemas del Desarrollo en América Latina

tienen la cualificación suficiente para escapar a la automatización, pero que son lo bastante caros como para merecer la inversión en la tecnología necesaria para reemplazarlos. El aumento de preparación educativa, ya sea general o especializada, requerida en los puestos recualificados de la estructura ocupacional segrega aún más a la mano de obra en virtud de la educación, en sí misma un sistema muy segregado porque institucionalmente se corresponde en cierto modo con una estructura residencial segregada. El trabajo degradado, sobre todo en los puestos de picado de datos para una nueva generación de trabajadores compuesta por mujeres, minorías étnicas, inmigrantes y jóvenes, se concentra en actividades poco cualificadas y mal remuneradas, así como el trabajo temporal o los servicios diversos. La bifurcación resultante de las pautas de trabajo y su polarización no es el desenlace necesario del progreso tecnológico o de tendencias evolutivas inexorables (por ejemplo, el ascenso de la ‘sociedad postindustrial’ o la ‘economía de servicios’). Está determinada por la sociedad y diseñada por los gestores, en el proceso de reestructuración capitalista que tiene lugar en el nivel inferior, dentro de la estructura y con la ayuda del proceso de cambio tecnológico, origen del paradigma informacional. En tales condiciones, el trabajo, el empleo y las ocupaciones se transforman, y las propias nociones de trabajo y jornada laboral quizá cambien para siempre.” (Castells, 2000: 306)

Los argumentos presentados a lo largo de este apartado apuntan pues a prever que la estructura ocupacional seguirá transformándose en profundidad, en un proceso en el cual se destacan ciertas tendencias a la polarización y a la degradación de la situación laboral de gran cantidad de gente. Esto último incluye, por supuesto, las dificultades muy grandes que tienen muchísimas personas para encontrar empleo, particularmente los adultos desempleados tras largos años de desempeño en algún “servicio rutinario de producción” o actividades de tipo “taylorizable” en general, así como los jóvenes, sobre todo si su nivel educativo es bajo. Una de las manifestaciones del fenómeno es la alta proporción que ha alcanzado lo que puede denominarse como “desempleo estructural”. Ahora bien, las tendencias registradas no necesariamente apuntan a algo así como la desaparición del trabajo asalariado en tanto consecuencia directa del cambio tecnológico. Las perspectivas de futuro son variadas, pero no cabe sostener que en las décadas finales del siglo XX, todas las economías de los países “centrales” hayan evidenciado un incremento unilateral y masivo del desempleo abierto. Castells (2000: 307-9) cita datos según los cuales “las economías industriales más avanzadas en cuanto a tecnología, Japón y Estados Unidos, son precisamente las que han creado más puestos de trabajo durante los años ochenta y noventa”, mientras que “el empleo empezó a crecer en Europa en 1997-1999, momento en el que los países europeos intensificaron la difusión de las tecnologías de la información en sus empresas, al tiempo que reformaban aquellos aspectos del mercado de trabajo que frenaban la creación de empleo. En octubre de 1999, por primera vez en la década, la tasa de paro de la Unión Europea en su conjunto cayó por debajo del 10%.” Recordemos que el análisis se refiere a los países donde se está escenificando la revolución tecnológica; cabe suponer que, en el resto, el panorama será muy variado pero, en su conjunto, bastante distinto. En particular, es altamente probable que la transformación técnico-productiva en curso suponga destrucción de empleo e incremento del desempleo, abierto o encu-

195

Universidad Virtual de Quilmes

bierto, sobre todo en los países donde esa transformación tenga impactos primordialmente indirectos, siendo sus manifestaciones locales más débiles e inducidas esencialmente desde afuera, con escasa incidencia de las dinámicas endógenas. A esta cuestión volveremos al referirnos al panorama ocupacional de la periferia. Ensayemos antes una síntesis, necesariamente muy precaria, de los cambios recientes en el mundo del trabajo allí donde más rápido está siendo el cambio técnico. Lo que sugieren tanto la reflexión teórica más afinada que conocemos como el análisis de los datos disponible es una mutación profunda de las condiciones ocupacionales, que incluye: (i) la desaparición de gran número de puestos de trabajo, sobre todo de tipo rutinario y repetitivo; (ii) la aparición de otros muchos, aunque no necesariamente tantos como los suprimidos ni ocupados, en general, por quienes perdieron sus colocaciones, en particular porque gran parte de los nuevas oportunidades exige calificaciones comparativamente más altas; (iii) una importante “bifurcación” o polarización en las condiciones de trabajo, en gran parte ligada al nivel de preparación requerido, que separa en particular a los “analistas simbólicos” de quienes realizan tareas rutinarias y poco calificadas, sean o no automatizables; (iv) una tendencia a la degradación de la situación ocupacional de las muchas personas que sólo pueden aspirar a realizar este último tipo de actividades, lo que se manifiesta de maneras muy variadas, desempleo abierto, empleo informal y precario, alargamiento de la jornada laboral, privación de derechos, etc. Para discutir otra tendencia mayor, recordemos que, según lo consignado en el apartado anterior, a fines de la década de 1980, Leborgne y Lipiets consideraban que las tres principales alternativas, en materia de evolución de la ocupación, podían caracterizarse como: a) crecimiento de la polarización en las relaciones de trabajo y de la descalificación de la mano de obra; b) involucramiento negociado individualmente; c) involucramiento negociado colectivamente. Los argumentos que hemos venido presentando esbozan una evaluación de esas alternativas. Respecto de (a), cabe decir que la tendencia a la polarización luce muy real, pero lo que parece registrarse no es un retroceso generalizado de la calificación de los trabajadores, sino una expresión relevante de esa misma polarización, según la cual un conjunto grande de tareas exige escaso o nulo avance en materia de formación mientras que crece notoriamente otro conjunto de tareas que requieren niveles educativos comparativamente muy superiores. Respecto de las otras dos posibilidades consideradas, que se refieren al tipo de involucramiento de los trabajadores, abunda la evidencia del debilitamiento de la alternativa (c), la de la negociación colectiva. Asociada a la difusión de los llamados modelos laborales flexibles, es la alternativa (b), en tanto relacionamiento individualizado con la actividad laboral, la que parece afirmarse.

❘❚❚ “La reestructuración de las empresas y organizaciones, permitida por la tecnología de la información y estimulada por la competencia global, está llevando a una transformación fundamental del trabajo: la individualización del trabajador en el proceso de trabajo. Estamos siendo testigos de la inversión de la tendencia histórica hacia la salarización del trabajo y la socialización de la producción, que fueron los rasgos dominantes de la era industrial. La nueva organización social y económica basada en las tecnologías de la información pretende des-

196

Problemas del Desarrollo en América Latina

centralizar la gestión, individualizar el trabajo, personalizar los mercados y, por lo tanto, segmentar el trabajo y fragmentar las sociedades. Las nuevas tecnologías de la información permiten, al mismo tiempo, la descentralización de las tareas laborales y su coordinación en una red interactiva de comunicación en tiempo real, ya sea entre continentes o entre pisos del mismo edificio. El surgimiento de los métodos de producción escueta va a la par de las extendidas prácticas comerciales de subcontratación, outsourcing, ubicación en el exterior, consultoría, reducción de tamaño y personalización.” (Castells, 2000: 322, itálicas en el original) ❚❚❘

Constituye un tema apasionante, que sólo podemos mencionar, el análisis de las conexiones entre esta “individualización del trabajador en el proceso del trabajo” – posibilitada por las TICs, promovida por la ampliación de la competencia económica y hecha realidad a través de las nuevas estrategias empresariales – con el tipo de valores predominante en la posmodernidad. Los modelos laborales emergentes se destacan por la variabilidad de la jornada laboral, la falta de estabilidad tanto en el empleo como en las tareas que se realizan, y la diversidad de las relaciones entre empleados y empleadores. Se afirma que “la forma tradicional de trabajo, basada en un empleo a tiempo completo, tareas ocupacionales bien definidas y un modelo de carrera profesional a lo largo del ciclo vital, se está erosionando de manera lenta pero segura.” (Castells, 2000: 332, itálicas en el original) Diez o quince años atrás, se discutía, como vimos, acerca del “modelo sueco” o el “modelo japonés”. Ambos se han visto fuertemente cuestionados, en términos temporales primero el sueco, según lo destacamos antes. Más recientemente, la vigencia del modelo japonés ha sido puesta en duda, lo que constituye sin duda un tema mayor. Un hecho de por sí muy llamativo es que “en 1999 el MITI publicó un informe en el que aconsejaba a las compañías, por primera vez, que se reconvirtieran hacia el empleo no vitalicio para la mayoría de sus trabajadores.” Castells (2000: 336-7) lo consigna y luego afirma:

❘❚❚ “[…] parece que Japón ha venido practicando durante cierto tiempo la lógica de mercado de trabajo dual que se está extendiendo por las economías occidentales. Al hacerlo, ha combinado los beneficios del compromiso de una mano de obra nuclear con la flexibilidad de un mercado de trabajo periférico. La primera ha sido esencial porque ha garantizado la paz social mediante la cooperación entre la dirección y los sindicatos de las empresas, y porque ha aumentado la productividad mediante la acumulación de conocimiento en la firma y la rápida asimilación de las nuevas tecnologías. Esto último ha permitido una rápida reacción a los cambios de la demanda laboral, así como a las presiones competitivas de la fabricación fuera del país durante los años ochenta. En los noventa, las cifras de la inmigración extranjera y los jornaleros comenzaron a subir, introduciendo una selección y flexibilidad adicionales en los segmentos menos cualificados de la mano de obra. En conjunto, parece que las compañías japonesas fueron capaces de afrontar las presiones competitivas mediante la recualificación de su mano de obra nuclear y la adición de tecnología, mientras multiplicaban su mano de obra flexible, tanto en Japón como en sus redes de producción globalizadas. Sin embargo, como esta práctica laboral se

197

Universidad Virtual de Quilmes

basa en esencia en la subordinación de las mujeres japonesas educadas, que no durará para siempre, propongo la hipótesis de que es sólo cuestión de tiempo que la flexibilidad oculta del mercado laboral japonés se difunda al núcleo de la mano de obra, poniendo en tela de juicio el que ha sido el sistema de relaciones laborales más estable y productivo de finales de la era industrial.” ❚❚❘

A fines de la década de 1980, un análisis de Kaplinsky, glosado antes, señalaba que dos de las rutas mayores hacia el “post-fordismo” podían ser designadas como la vía sueca y la vía japonesa. Diez años después, la primera se había desdibujado en grado significativo y la segunda parecía menos capaz de constituir una alternativa en vías de expansión. En los últimos tiempos, se ha hablado bastante del “modelo holandés”, presentándolo como una manera de adoptar la flexibilidad laboral que conjugaría bastante bien el crecimiento económico y la protección social; parece comparable a un “modelo escandinavo”, en tanto versión de alcance bastante más limitado que el atribuido ayer a menudo a la “vía sueca”.

“En el contexto europeo, una aproximación interesante para detectar los nuevos modelos laborales emergentes es el denominado ‘modelo holandés’, que tuvo un enorme éxito en la creación de empleo y el crecimiento económico sin pérdida de protección social durante los años noventa. Enfrentados a un desempleo creciente en los ochenta, el gobierno, las empresas y los trabajadores holandeses alcanzaron una serie de acuerdos para reestructurar el mercado laboral. En el marco de estos acuerdos, los sindicatos accedieron a moderar los aumentos salariales a cambio de la preservación de empleos del núcleo de la industria. Pero además de este acuerdo (que ya es habitual en las negociaciones entre sindicatos y patronal en todos los países), los sindicatos holandeses también accedieron a la ampliación, en la periferia de la mano de obra, de nuevas formas flexibles de empleo, principalmente trabajo a tiempo parcial y contratos eventuales. El gobierno también creó programas para estimular la iniciativa de las pequeñas empresas. Sin embargo, el elemento clave de este modelo es que, a diferencia de los Estados Unidos, los trabajadores a tiempo parcial y eventuales reciben la plena cobertura del sistema sanitario nacional y de los planes de pensiones de incapacidad, desempleo y jubilación. Y las mujeres, principales receptoras de los nuevos empleos a tiempo parcial, disfrutaban de subsidios para el cuidado de sus hijos. Como resultado de esta estrategia, la tasa de desempleo de los Países Bajos, en un momento de intensa innovación tecnológica, bajó de un promedio del 9% en los ochenta a un 3% a finales de 1999. Desde el punto de vista macroeconómico, los Países Bajos disfrutaron en los años noventa de un aumento de la inversión privada, crecimiento económico y del empleo y un crecimiento salarial moderado pero positivo. Este modelo de flexibilización negociada de los mercados laborales y de las condiciones de trabajo, junto con una definición de la responsabilidad institucional y fiscal de los sistemas de bienestar social, parece estar también en la base de la experiencia de crecimiento económico equilibrado y bajo desempleo de Suecia, Dinamarca y Noruega.” (Castells, 2000: 330-1)

A partir de los enfoques resumidos, volvamos a mirar brevemente a la periferia. La consideración específica de la situación latinoamericana nos ocupará en el próximo capítulo. La heterogeneidad del “Sur” en su conjunto im-

198

Problemas del Desarrollo en América Latina

pide, seguramente, llegar a conclusiones precisas a partir de la clasificación tripartita de Reich. Pero ello no implica que sus categorías ocupacionales carezcan de interés para anticipar algunas tendencias incluso en la periferia. En todo caso, tal categorización parece bastante más útil que la división tradicional en sector primario, industria y servicios, que puede ubicar en la misma categoría a quien sólo alcanza a cultivar de forma que no llamaría la atención a un agricultor del neolítico y a un agrónomo, a una persona reducida a cargar bolsas en una fábrica y a un ingeniero químico, al empleado en servicios de seguridad y al de una empresa de elaboración de vacunas. Cabe suponer que los empleos relativamente bien remunerados y estables en los “servicios rutinarios de producción” disminuirán rápidamente, particularmente en la industria tradicional, sometida a dura competencia e impulsada hacia la automatización. Las empresas multinacionales, como parte de la globalización de sus estrategias, seguirán instalando parte de sus circuitos productivos allí donde encuentren mano de obra más barata y disciplinada, pero ello será probablemente muy inestable: la tecnología seguirá disminuyendo la importancia de ese factor de producción, las intalaciones se mudan con rapidez en función de los datos cambiantes del panorama global y, si mejoran las condiciones de trabajo, suelen aparecer otros países donde se paga menos y se controla más a los trabajadores; así ha venido sucediendo en el Asia Oriental. El trabajo en el sector primario, agricultura ante todo, engloba a una proporción de la población por lo general mucho mayor en los países periféricos que en los del centro y, aún en los casos en que ello no es tan así, ese sector suele tener una importancia comparativamente mayor en la economía nacional. En relación a todo ello el cambio técnico plantea una gran incertidumbre, que comenzará a develarse posiblemente en las primeras décadas de este siglo, cuando según algunos pronósticos la biotecnología llegará a inducir transformaciones aún mayores que las propiciadas en las últimas décadas por la microelectrónica. Se anticipa, en especial, que la ingeniería genética reducirá drásticamente la importancia relativa de la localización geográfica, de la tierra, de sus especificidades y de las del clima, e incrementará el papel de la técnica, en lo que hace a la cantidad y calidad de la producción agropecuaria.

❘❚❚ “Así pues, a largo plazo, la revolución biotecnológica supone potencialmente una importante redistribución de la producción agrícola (o sustitutos) fuera del mundo en vías de desarrollo, empeorando su posición comercial, su deuda y su dependencia general de los países más ricos. Además, aún cuando los países en vías de desarrollo superaran todos los obstáculos (falta de laboratorios, científicos, sistemas de suministros, información patentada) y fueran capaces de desarrollar una producción in vitro propia, sería en detrimento de millones de puestos de trabajo agrícolas y con el riesgo de provocar una rebelión campesina.” (Kennedy, 1993: p.104) ❚❚❘

Aún si esta predicción se revelase exagerada, o al menos prematura, como suele suceder con las predicciones en materia de impactos del cambio técnico, es muy probable que tienda a decaer la cantidad y/o la calidad de la ocupación ofrecida por “los servicios rutinarios de producción” en la agricul199

Universidad Virtual de Quilmes

tura. En efecto, es notorio que la expansión de la producción agropecuaria se ha vinculado muy de cerca con la introducción de nuevas técnicas y con la racionalización general del manejo de los recursos, lo cual va obviamente en detrimento de gran parte de las tareas rutinarias y repetitivas. En el heterogéneo conjunto de los “servicios en persona” buscan un lugar proporciones crecientes de las poblaciones periféricas; sus condiciones de trabajo suelen ser deficitarias en más de un sentido; a menudo, la distancia que separa ese tipo de ocupaciones de las de índole informal es escasa. A su vez estas últimas son, frecuentemente, modalidades apenas encubiertas del subempleo que, junto al desempleo abierto, han afectado, durante la década de 1990, a no menos del 40% de la población latinoamericana que busca trabajar. Las consideraciones precedentes apuntan a la escasa viabilidad de un desarrollo industrial sostenido a largo plazo de la periferia que pretenda basarse en la baratura de la mano de obra no calificada. Esta última tendrá importancia rápidamente decreciente en los rubros productivos dinámicos, y por ende también en los costos relativos de los mismos. En cualquiera de las alternativas que se esbozan para los tiempos “post-fordistas” – con mayor o menor grado de automatización y/o de involucramiento de los trabajadores, participativas o “neo-tayloristas” – el uso abundante de mano de obra escasamente paga y pobremente calificada tiende a ser una apuesta perdedora. Visto desde este ángulo el proceso de crecimiento industrial, parece cierto que un segundo ciclo ha concluido y que vivimos ya en un tercero, signado por la irradiación del complejo electrónico, ante la cual el trabajo repetitivo y rutinario en sus diversas formas se bate en retirada, como ayer el trabajo manual en la manufactura ante el avance de la maquinización.

5.3. La economía de la innovación
El análisis del nuevo ciclo de cambios mayores, en la tecnología y en la organización de la producción, ha inspirado una reflexión renovada en torno de cuáles son los principales factores del crecimiento económico, sus ritmos y ciclos, sus interacciones con la dinámica social en general. En las primeras páginas de La economía de la innovación industrial -libro reputado que ya hemos glosado más de una vez- Freeman señala que no sería poco razonable ver a la educación y a la I+D (Investigación y Desarrollo experimental) como los factores básicos del proceso de crecimiento, relegando la inversión de capital al papel de un factor intermediario. En esta perspectiva, el proceso de inversión es tanto uno de producción y distribución de conocimiento como de producción y uso de bienes de capital, los que simplemente corporizan el avance de la ciencia y la tecnología (FREEMAN, 1982, p. 4). Este enfoque parece ir más allá de las formas y apuntar a ciertos rasgos centrales de la dinámica interna del crecimiento. No le faltan por cierto puntos de apoyo en la experiencia histórica, según surge aun de una exposición rápida, como la presentada en el primer capítulo. En esa dirección apunta Landes, hacia el final de su obra fundamental que nos ha servido de guía:

❘❚❚ “Irónicamente, hubo una época, no hace mucho tiempo, en que pocos economistas concedían demasiada importancia a la tecnología, la calificación labo-

200

Problemas del Desarrollo en América Latina

ral, la organización y el espíritu empresariales. Fue sólo cuando al ajustar las cifras de la contabilidad nacional con distintas funciones de producción, y quedó demostrado que los inputs tradicionales sólo podían explicar una parte del crecimiento económico, que se abandonó la tradicional indiferencia ante lo que se había visto hasta entonces como consideraciones externas. Incluso en este caso, para algunos la nueva revelación se hizo difícil de aceptar, en parte por temor a lo desconocido y en parte porque no es fácil tratar estos elementos con las técnicas de análisis tradicionales, o integrarlos dentro del cuerpo de teoría establecido. No obstante, los mejores economistas se han interesado con entusiasmo por esta nueva área de investigación, intentando domesticar (uso este término deliberadamente) e incorporar dentro de un marco analítico toda una gama de factores cualitativos recalcitrantes; éstos van desde las consecuencias educativas y científicas de los nuevos conocimientos, pasando por la transmisión de este conocimiento a las aplicaciones económicas, hasta la calidad de los agentes (lo que suele llamarse ‘capital humano’), de las instituciones y de las decisiones empresariales que gobiernan su actuación. En el mundo de la posguerra, el más prominente de estos elementos ha sido el del conocimiento -el crecimiento del saber científico y su traducción en un conjunto impresionante de nuevos productos y técnicas-” (LANDES, 1969, p. 544). ❚❚❘

Fue precisamente durante el período posterior a la Segunda Guerra que los países más desarrollados vivieron una expansión productiva realmente sin precedentes que duró casi treinta años, los “treinta gloriosos” tan mencionados. A comienzos de la década de 1970 se abrió de manera bastante inesperada una crisis económica profunda, algunas de cuyas secuelas habrían de revelarse persistentes, como las que se refieren a la problemática del empleo. Paralelamente, se asistió a una nueva aceleración del cambio técnico, proceso cuyas relaciones con la evolución de la crisis, lejos de ser simples, son sin duda relevantes. Ambos fenómenos trajeron al primer plano la reflexión sobre el conocimiento y la innovación en relación con la economía y con las políticas. En este apartado resumimos algunas de las facetas de tal reflexión que parecen tener más incidencia en la cuestión del desarrollo.

5.3.1. El crecimiento económico en la visión original de Schumpeter
El estudio económico del cambio técnico ha sido impulsado, en especial, por varios investigadores que en la materia reconocen su deuda con el enfoque pionero de Joseph Schumpeter. Éste fue elaborado a lo largo de prolongados estudios, y se ha llegado a distinguir en el mismo dos etapas: una primera en la cual el empresario individual desempeña el papel central en la innovación, y otra posterior, en la que ese papel pasa a ser desempeñado dentro de la gran empresa. En todo caso, según dicho enfoque, el surgimiento de las innovaciones tiene un carácter discontinuo, y aun explosivo, con fuerza suficiente para desestabilizar el funcionamiento de la economía y exigir grandes esfuerzos de adaptación a las nuevas condiciones. Esta visión parece especialmente penetrante cuando se trata de comprender ciertos rasgos diferenciales de nuestro tiempo. Comentándola, Freeman (1982, p. 210) subraya que las industrias más intensivas en I+D son las que presentan tasas de crecimiento excepcionalmente altas en el siglo XX, antes
201

Universidad Virtual de Quilmes

del cual la mayoría -electrónica, aviación, productos farmacéuticos, instrumentos científicos, materiales sintéticos- simplemente no existían. Resulta bastante obvio, agrega, que esas tasas se relacionan con un flujo especialmente grande de innovación tecnológica en materia de nuevos productos y de nuevos procesos así como con el acelerado ritmo de difusión de tales innovaciones en el seno de la economía mundial. Las diferencias observadas en las tasas de crecimiento de la producción y de la productividad se relacionan sistemáticamente con la intensidad de I+D y con las modalidades del cambio técnico. Parece pues que la inspiración original de Schumpeter puede constituir un aporte fecundo para la tarea de repensar la problemática del desarrollo a la luz de las transformaciones tecnológicas en curso y, más en general, del papel que juega la innovación, que ha devenido permanente sin dejar de ser turbulenta. En esta sección nos ocuparemos pues de su temprana obra sobre la teoría del desarrollo, considerada clave de su pensamiento, aunque la primera versión de la misma fue concluida en 1911, cuando el autor no tenía aún treinta años. En el prólogo preparado para la edición en español de 1941, titulado “Teoría del desenvolvimiento económico”, dice Schumpeter:

❘❚❚ “Clasificando todos los factores que pueden ser causantes de cambios en el mundo económico, he llegado a la conclusión de que, aparte de los factores externos, existe uno puramente económico de importancia capital, y al que yo he dado el nombre de Innovación. He tratado de demostrar que el modo en que aparecen las innovaciones y en que son absorbidas por el sistema económico es suficiente para explicar las continuas revoluciones económicas que son la característica principal de la historia económica” (SCHUMPETER, 1941). ❚❚❘

Y agrega, sintetizando una imagen dinámica, discontinua incluso, del discurrir de la vida económica -poco compatible, por cierto, con los enfoques más convencionales-:

❘❚❚ “Mis teorías pueden ser equivocadas; mis esquemas, con seguridad, no son más que una de tantas posibilidades; pero hay dos cosas de las que estoy seguro: primero, que se debe tratar al capitalismo como un proceso de evolución, y que todos sus problemas fundamentales arrancan del hecho de que es un proceso de evolución; y, segundo, que esta evolución no consiste en los efectos de los factores externos (incluso factores políticos) sobre el proceso capitalista, ni en los efectos de un lento crecimiento del capital, de la población, etc., sino en esa especie de mutación económica, me atrevo a usar un término biológico, a la que he dado el nombre de innovación” (SCHUMPETER, ed. de 1957, pp. 9 y 12; todas las citas de esta sección corresponden a esa edición). ❚❚❘

El desarrollo, para Schumpeter, es algo muy específico: sintéticamente, consiste en la aparición en la producción de lo nuevo. Más en detalle:

202

Problemas del Desarrollo en América Latina

❘❚❚ “Producir significa combinar materiales y fuerzas que se hallan a nuestro alcance. Producir otras cosas, o las mismas por métodos distintos, significa combinar en forma diferente dichos materiales y fuerzas. En tanto que pueda surgir la ‘nueva combinación’ de la anterior por el ajuste constante a pasos pequeños, existe indudablemente cambio, y posiblemente crecimiento, pero no podemos hablar de un fenómeno nuevo, ni de desarrollo en nuestro sentido. En la medida en que no sea éste el caso, y que las nuevas combinaciones aparezcan en forma discontinua, podremos afirmar encontrarnos ante los fenómenos que caracterizan al desarrollo. En consecuencia, solamente nos referiremos a este último caso cuando hablemos de nuevas combinaciones de medios productivos, por razones de conveniencia expositiva. El desarrollo, en nuestro caso, se define por la puesta en práctica de nuevas combinaciones” (SCHUMPETER, ed. de 1957, p. 76). ❚❚❘

Se habrá notado algo que, empero, conviene subrayar: las “nuevas combinaciones” no se identifican necesariamente con la introducción de nuevas técnicas; pueden tener lugar, por ejemplo, en la organización de la producción. Este enfoque no lleva necesariamente a ver la tecnología como el determinante o el primer motor de la vida económica, sino que abre espacios para una concepción plurifacética del papel de la innovación, incluso en el nivel institucional. Es en relación con la introducción de lo nuevo que, según Schumpeter, se define el empresario, cuya autoridad suele invocarse al usar el vocablo aun cuando se esté manejando un concepto que no coincide con el del autor. “Llamemos ‘empresa’ a la realización de nuevas combinaciones, y ‘empresarios’ a los individuos encargados de dirigir dicha realización.” La definición es más restringida que la usual, pero también más amplia: “empresario” puede ser un empleado. Cualquiera sea el tipo,

❘❚❚ “[…] solamente se es empresario cuando se ‘llevan efectivamente a la práctica nuevas combinaciones’, y se pierde el carácter en cuanto se ha puesto en marcha el negocio; cuando se empieza a explotar igual que los demás explotan el suyo. Ésta es naturalmente la regla, y es en consecuencia tan raro que una persona conserve durante toda su vida el carácter de empresario, como lo es para un hombre de negocios no ser empresario, ni aun siquiera un momento y en forma modesta, durante todo el curso de su vida” (SCHUMPETER, ed. de 1957, pp. 84 y 88). ❚❚❘

Es interesante señalar que Schumpeter resume su posición global mediante tres pares de oposiciones:

❘❚❚ “Primero la oposición entre dos procesos reales: la corriente circular, o la tendencia al equilibrio, de un lado, y una alteración de los canales de la rutina económica, o de los datos económicos que resultan del propio sistema, de otro. En segundo lugar la oposición entre dos aparatos teóricos: la estática y la dinámica. En tercer lugar la oposición entre dos tipos de conducta, que podemos representar, siguiendo a la realidad, por dos tipos de

203

Universidad Virtual de Quilmes

individuos: los simples gerentes y los empresarios” (SCHUMPETER, ed. de 1957, p. 92). ❘❚❚

Estas alternativas polares existen en el mundo de la práctica y tienen su validez en el de las ideas. Los “simples gerentes” administran el funcionamiento relativamente rutinario de la economía, la denominada “corriente circular” con sus tendencias al equilibrio, de las que la economía neoclásica ofrece un modelo. Por su parte, los “empresarios” fracturan los equilibrios mediante la introducción de esas “nuevas combinaciones” que constituyen el desarrollo, cuya comprensión demanda una teoría dinámica en un sentido muy fuerte de la palabra: una teoría de lo que no tiene un funcionamiento de tipo periódico sino esencialmente cambiante, pasando de una etapa a otra que no puede ser vista como una reproducción eventualmente ampliada de la anterior. Por cuenta nuestra podríamos todavía notar que, si el “empresario” de Schumpeter no tiene porqué ser un empresario en el sentido corriente de la palabra, tampoco parece necesario que sea un actor individual. Sin desmedro del aporte personal, es propia de nuestra época la creciente relevancia de lo colectivo en la introducción de lo nuevo. Ejemplo ya reiteradamente mencionado de ello lo ofrece el proceso de generación y aplicación de conocimientos científicos. Cabe pues apuntar a una concepción del desarrollo que atribuya centralidad a los actores del proceso social de innovación. En definitiva, el gran tema de la obra que estamos reseñando es la introducción de lo nuevo, su rol fundamental en la vida material, y las trabas, sobre todo de índole espiritual, que a ello se oponen.

“No es sólo objetivamente más difícil realizar algo nuevo que lo habitual y lo que ha sido probado por la experiencia, sino que el individuo siente repugnancia por ello, y la sentiría aun si no existieran las dificultades objetivas. Igual ocurre en todos los campos. La historia de las ciencias es una gran confirmación de las dificultades que impone la adopción de un nuevo punto de vista científico, o de un nuevo método. El pensamiento vuelve una y otra vez a sus caminos trillados, a pesar de que se hayan revelado como ineptos, y aun cuando la innovación adecuada no presente dificultades particulares. La propia naturaleza de los hábitos fijos del pensar, y su función ahorradora de energía, se funda en el hecho de que han llegado a ser subconscientes, dan sus resultados automáticamente y a prueba de crítica, y aun de contradicción, por parte de los hechos individuales. Pero es precisamente a causa de esto por lo que se transforman en pesadas cadenas una vez que ha pasado su utilidad. Y así ocurre también en el mundo económico. Las fuerzas del hábito se rebelan y se enfrentan al proyecto en embrión de quien pretende acometer algo nuevo. Es necesario, por tanto, un nuevo esfuerzo de la voluntad, para conseguir a pesar del trabajo y las preocupaciones de la vida diaria, tiempo y alcance para la concepción y aplicación de nuevas combinaciones, llegando a verlas como posibilidades y no como un soñar despierto. Esta libertad mental presupone un gran excedente de fuerzas sobre las demandas diarias, y es rara y peculiar por naturaleza” (SCHUMPETER, ed. de 1957, pp. 95-96).

204

Problemas del Desarrollo en América Latina

Schumpeter sostiene con énfasis que la aplicación de un progreso cualquiera es tarea esencialmente distinta de su invención, por lo cual lo que él denomina “empresario” y el “inventor” son figuras muy diferentes, más allá de que en algunos casos puedan coincidir en la misma persona. Más aún, las innovaciones que los empresarios practican pueden no tener nada que ver con invención alguna. En esta visión, los motores del desarrollo deben vincularse prioritariamente CON las motivaciones del empresario, de las que se destacan tres: la ambición de poder, la voluntad de luchar y el gozo de crear. La propiedad privada resultaría esencial sólo en relación con el primer tipo de motivos. A su vez, los rasgos inherentes a la sociedad “adquisitiva”, la necesidad de crear fondos para la inversión. y en particular el carácter objetivo de la ganancia hace a ésta muy difícilmente reemplazable como motor del desarrollo. A esta altura, empero, Schumpeter anota un comentario sugestivo:

❘❚❚ “Sin embargo, es cierto que el segundo y tercer grupo de motivos del empresario podrían ser sustituidos por alguna organización de la sociedad, que no presupusiera la ganancia privada como resultado de la innovación económica. La clase de estímulos con que pudieran sustituirse esos motivos de la actividad del empresario, y la forma en que se conseguiría que operaran satisfactoriamente, así como lo hacen los capitalistas, queda fuera de nuestro tema. Los reformadores sociales no prestan bastante atención a estos puntos y los ignoran totalmente los partidarios del radicalismo fiscal. Pero no son insolubles, y pueden ser determinados por la observación detallada de la psicología de la actividad del empresario, al menos para lugares y momentos dados” (SCHUMPETER,

ed. de 1957, pp. 102-103). ❚❚❘

La cuestión no puede ser marginada de los debates orientados a la renovación de los proyectos para el desarrollo, pues los estímulos a la innovación constituyen probablemente el mayor problema a encarar en ese campo. En efecto, en términos sumarios y a cuenta de mayor cantidad, notemos que la esterilidad de las estrategias “tercermundistas” para el desarrollo, tan en boga hace un cuarto de siglo, y más aún el estrepitoso derrumbe del modelo soviético, pueden ser vistos desde un cierto ángulo como el resultado de su impotencia para fomentar la innovación. Hasta podría aventurarse que las dificultades que en los últimos años llegaron a poner en entredicho al tan exitoso “modelo sueco” tienen muchísimo que ver con esta cuestión. A la inversa, los impulsos a la innovación de corte típicamente “capitalista” no sólo parecen dar dividendos colectivos escasos en la periferia y agravar los problemas sociales, incluso en los países centrales, sino que además suscitan serios riesgos de naturaleza ambiental. Los motores subjetivos del desarrollo están en entredicho. Hacen falta nuevas formas de estimular el surgimiento de lo nuevo: quizás la expresión no sea un mal resumen de un problema central al comenzar el siglo XXI.

205

Universidad Virtual de Quilmes

5.3.2. Innovación y evolución del sistema productivo
Para analizar la gran mutación técnico-productiva de nuestra época, conviene discutir con cierta perspectiva las formas de la innovación y sus relaciones con la evolución del sistema productivo. En el presente, la trascendencia de las grandes innovaciones tecnológicas no requiere ya ser destacada. Pero la transformación de la producción está lejos de reducirse a una serie de saltos de esa índole. Las “innovaciones incrementales” tienen lugar durante todo el ciclo de vida de un producto. Son necesarias para posibilitar la real utilización de las innovaciones radicales, lo cual suele exigir el rediseño de productos y procesos a partir de las experiencias de usuarios y productores. Mejoras incrementales también surgen cuando se llega a la etapa de difusión rápida, a partir de la cual la combinación del “aprender haciendo”, el “aprender usando” y las economías de escala pueden generar importantes aumentos de productividad, incluso durante largo tiempo. Esos frutos del aprendizaje no se reducen, por cierto, al cambio técnico en sentido restringido, sino que involucran otras dos dimensiones fundamentales de la innovación, que se vinculan con la organización y con la formación. El análisis del proceso de cambio técnico lleva a distinguir entre invención, innovación propiamente dicha y difusión. En los laboratorios y gabinetes de estudio se descubren nuevas propiedades de la naturaleza y se construyen dispositivos nuevos para incidir en la realidad. Se constituye así un reservorio potencial para la labor innovativa. Esta última, en el contexto en el cual la consideramos aquí, consiste en la introducción de lo nuevo en el nivel de la actividad económica: se trata de forjar combinaciones nuevas, de elementos técnicos y/o de otra índole, conocidos o no; ésta es la tarea específica del empresario según Schumpeter. Un invento puede o no inducir una innovación, pero nunca lo es de por sí. Por su parte, una innovación puede o no incluir la aplicación de un invento, pero nunca se reduce a ello. Y, a su vez, una innovación no supone una difusión automática: muy diversos factores pueden acelerar o retrasar lo que en cualquier caso es una actividad específica, tanto como la invención y la innovación. Ahora bien, si conviene no confundir los procesos mencionados, tampoco cabe suponer que se trata de actividades relativamente independientes. En particular, el proceso de difusión es también un proceso de generación de novedad, y por cierto uno de los más interesantes, pues lo nuevo resulta de la interacción de muy variados actores sociales. El descubrimiento de la importancia que ello tiene signa la reflexión contemporánea sobre el cambio técnico. Lo simboliza el auge de expresiones como “aprender a partir del uso”, “aprender haciendo”, y de una más general: “aprender interactuando”. En esta época de tantos inventos que causan sensación, corresponde subrayar el papel fundamental que sigue teniendo la corriente permanente de mejoras incrementales y descubrimientos poco destacados. Pero, a cierta altura, las mejoras incrementales resultan insuficientes para superar determinados límites técnicos y económicos, por lo cual nuevos avances en la productividad requieren innovaciones radicales. Éstas pueden generar ramas productivas enteramente nuevas; ocasionan cambios estructurales en la economía; constituyen así una causa mayor del dinamismo económico.

Esta sección se basa especialmente en el capítulo 4 de Freeman (1992)”.

206

Problemas del Desarrollo en América Latina

Ahora bien, la historia subraya la interdependencia entre diversos cambios radicales e incrementales, lo cual lleva a hablar de “redes” o “sistemas” de innovación. Ejemplos elocuentes son la evolución de la electricidad, los ferrocarriles o las telecomunicaciones. En contextos semejantes, un cambio sustancial genera “desequilibrios” o cuellos de botella que pueden a su vez inducir otras transformaciones. En particular, el éxito de una innovación sustancial depende de que tengan lugar otras modificaciones, por ejemplo, en relación con los materiales disponibles, los instrumentos y máquinas, la formación de las personas involucradas. Ello, a su vez, suele requerir nuevas inversiones. En suma, los grandes avances en la capacidad de producción tienen un carácter sistémico. No es pues de extrañar que el aprovechamiento efectivo de las potencialidades contenidas en ciertas innovaciones mayores requiera a menudo más tiempo del inicialmente supuesto. Así, los mayores incrementos de productividad asociados con una gran innovación no suelen tener lugar en su fase de introducción, sino posteriormente, cuando se ha ampliado la escala de producción, asegurado el suministro de los nuevos materiales e instrumentos requeridos y difundido los nuevos conocimientos que se precisan. La potencialidad de una gran innovación técnica suele hacerse realidad sólo cuando se ve acompañada por otras, en materia productiva, pero también y fundamentalmente en los ámbitos de la organización, la gestión y la formación. Cabe decir que los grandes cambios se concretan sólo como resultado de una “constelación” de numerosas innovaciones interconectadas pero distintas y que tienen lugar en ámbitos variados. Precisemos un poco más ciertas nociones útiles para captar las facetas del cambio técnico-productivo en una cierta perspectiva histórica sumaria. Freeman propone clasificar las innovaciones en los siguientes tipos: a) innovaciones incrementales, que tienen lugar prácticamente a diario, sin efectos dramáticos, pero cuyo efecto acumulado sobre el incremento de productividad es muy grande; b) innovaciones radicales, como el ferrocarril o los reactores nucleares; c) cambios de “sistema tecnológico”, basados en una combinación de innovaciones incrementales y radicales, técnicas y organizacionales, que tienen amplio impacto en la economía, como la “constelación” de innovaciones en los materiales sintéticos que tuvo lugar entre las décadas de 1930 y 1950; d) cambios de “paradigma tecno-económico” o “revoluciones tecnológicas”. A partir de la Revolución Industrial se distinguirían cinco paradigmas tecnoeconómicos, cada uno de los cuales incluye una “mejor práctica” y aprovecha algún insumo particularmente barato. Intentaremos presentar de manera casi telegráfica el esquema de Freeman. 1) 1770-1780 a 1830-1840: período de la (Primera) Revolución Industrial y, luego, de los llamados “tiempos duros”; introducción de la mecanización; centralidad de los textiles y de la industria del hierro; organización fabril de las ramas productivas fundamentales; competencia entre empresarios individuales y pequeñas empresas (de menos de 100 empleados). 2) 1830-1840 a 1880-1890: prosperidad victoriana y más tarde la “gran depresión”; difusión del uso de las máquinas a vapor y del ferrocarril; cen207

Universidad Virtual de Quilmes

tralidad de su producción y del carbón; nuevo sistema de transporte; apogeo de la competencia entre empresas pequeñas, y aparición de empresas que emplean miles de empleados. 3) 1880-1890 a 1930-1940: la llamada “Segunda Revolución Industrial”, la “belle époque” y la nueva “gran depresión”; difusión de la electricidad y de la ingeniería pesada; centralidad de las máquinas eléctricas, el acero y la química, colorantes en particular; estandarización; monopolios, oligopolios e intervención estatal en la economía. 4) 1930-1940 a 1980-1990: la época de oro del crecimiento y del pleno empleo keynesiano, seguida por la crisis; difusión de la producción en masa de tipo fordista; centralidad de las industrias de automotores, aviones, armamentos motorizados, bienes de consumo durables, materiales sintéticos, etc. y de la energía, del petróleo especialmente; producción en serie, a partir de la línea de montaje, la plena estandarización, las economías de escala y la energía barata; competencia oligopolística y auge de las corporaciones transnacionales. 5) Iniciado en 1980-1990, sería el paradigma de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs); se caracterizaría por: la difusión de los dispositivos asociados con esas tecnologías; la centralidad de la microelectrónica; la producción flexible, las economías de alcance (scope economies) y la integración del diseño, la producción y el mercadeo; las redes de colaboración entre empresas grandes y pequeñas (FREEMAN, 1987, pp. 61 y ss.). A esta última etapa se ha hecho referencia en el apartado 1 de esta unidad, desde el ángulo de los cambios técnicos, y en el apartado 2, desde el punto de vista de la organización del trabajo; la noción de paradigma técnico-económico ofrece una interpretación integrada del proceso, que reseñamos en la próxima sección. De esa noción, elaborada en particular por Freeman y Carlota Pérez, se ha afirmado:

❘❚❚ “Un concepto clave es el de ‘paradigma técnico-económico’, definido como el conjunto de tecnologías ubicuas y principios organizativos genéricos que conforman y condicionan las oportunidades en cada período. Dado que cada revolución tecnológica conduce a un cambio de paradigma, es vital comprender sus principales características, pues su aplicación puede rejuvenecer la mayoría de las tecnologías establecidas y experimentadas y servir de criterio para diseñar instituciones adecuadas y políticas eficaces” (PÉREZ, 2000, p. 2). ❚❚❘

5.3.3. El paradigma técnico-económico de las

TICS

En el enfoque que estamos sintetizando, cada cambio de un paradigma a otro tendría entre sus causas la aparición de innovaciones, no sólo en materia de productos y de procesos sino también en el plano de la organización de la producción y en las instituciones. Las depresiones podrían ser vistas como inadecuaciones entre paradigmas emergentes y marcos institucionales preexistentes, mientras que los períodos de auge - los booms indicarían la adecuación entre el paradigma dominante y el “clima socio-institucional”.
208

Problemas del Desarrollo en América Latina

“Cada revolución tecnológica aporta tecnologías genéricamente ubicuas y nuevas prácticas organizativas que dan lugar a un aumento significativo del potencial de productividad de la mayoría de las actividades existentes.” (Pérez, 2000: p. 16) Esto último no tiene lugar inmediatamente sino tras un cierto período donde se hacen sentir las inadecuaciones (o contradicciones) entre aspectos técnicos y aspectos organizacionales. En esta perspectiva, la crisis estructural de la década de 1980 es vista como la transición de la economía mundial a una nueva etapa en la cual la tecnología se basará en productos y procesos “intensivos en información”, tal como la crisis estructural de los ‘30 habría marcado la transición a un sistema de producción en masa y en serie, “intensivos en energía”. Los “cambios de paradigma” generan gran inestabilidad, entre otros motivos porque afectan a todas las decisiones ligadas a la inversión, y acentúan el desarrollo desigual, requiriendo por ende que se conforme un nuevo contexto institucional de regulación. Freeman y Soete (1997: 184-5) subrayan que la asimilación de una nueva tecnologí de gran envergadura en el sistema económico y social no insume años sino décadas. Consideran que ello es más o menos inevitable, pues la efectiva difusión de una tecnología como la de la máquina de vapor, la energía eléctrica o la electrónica sólo se hace posible cuando se realizan numerosos cambios de tipo educacional, social y organizativo, así como la conjunción de innovaciones técnicas en diversos campos de aplicación y también cambios de escala en ciertos procesos. Consideran pues que tenían razón quienes, allá por 1950, anticipaban las potenciales aplicaciones de las computadoras en fábricas y oficinas, pero que a menudo se equivocaron seriamente al estimar los plazos. Por ejemplo, entienden que Norbert Wiener no tomó en cuenta lo que tardaría en construirse las ramas de bienes de capital y de componentes asociadas a la computación, prestó atención insuficiente a los costos y - lo que fue quizás aún más serio - subestimó el tiempo que demandaría la formación y capacitación de millones de personas en las diversas tareas relacionadas con la nueva tecnología, desde el diseño hasta el mantenimiento. Tales requisitos se fueron cumpliendo entre las décadas de 1950 y 1970; recién en la de 1980 habría cobrado fuerza - en un contexto de crisis estructural - la transición al paradigma de las TICs, cuya capacidad de impulsar un crecimiento de nuevo tipo se habría evidenciado durante los años finales del siglo XX. Castells considera que la noción de paradigma técnico-económico ayuda a comprender las interacciones de la transformación tecnológica en curso con la economía y la sociedad. En su visión, cinco son los rasgos que constituyen “el núcleo del paradigma de la tecnología de la información”:

1) “la información es su materia prima: son tecnologías para actuar sobre la información, no sólo información para actuar sobre la tecnología, como era el caso de las revoluciones tecnológicas previas”; 2) “la capacidad de penetración de los efectos de las nuevas tecnologías”, que inciden en todo el acontecer individual y colectivo, puesto “que la información es una parte integral de toda actividad humana”; 3) “la lógica de interconexión”, que posibilita la configuración en red de “todo tipo de procesos y organizaciones mediante tecnologías de la información de reciente disposición”; 209

Universidad Virtual de Quilmes

4) “el paradigma de la tecnología de la información se basa en la flexibilidad”, que permite, a quienes manejan las organizaciones, realizar ciertos cambios muy profundos en su funcionamiento sin destruirlas; 5) “la convergencia creciente de tecnologías específicas en un sistema altamente integrado”, con lo cual “la microelectrónica, las telecomunicaciones, la optoelectrónica y los ordenadores están ahora integradas en sistemas de información.” (Castells, 2000: 103-105, itálicas en el original).

La insistencia de Schumpeter [y de Marx] en la interdependencia entre innovaciones técnicas e innovaciones organizativas se hace evidente en el caso de la tecnología de la información. “La mayor parte de las ventajas económicas y técnicas que la misma hace posibles dependen de cambios en la organización y el desempeño de la gestión. Muchas de ellas dependen de cambios estructurales de largo alcance, incluyendo cambios institucionales e innovaciones sociales en una escala más amplia.” (Freeman, 1987: p. 110) Amplia atención ha prestado Carlota Pérez a este tema fundamental de las relaciones entre cambios técnicos y cambios organizativos. La siguiente cita resume bien su punto de partida:

❘❚❚ “... la microelectrónica es ampliamente reconocida como el núcleo de una revolución tecnológica llamada a transformar el aparato productivo mundial de manera múltiple, masiva y prolongada. Bastante menos visible es la otra cara de la actual transición tecnológica: el cambio organizativo o, más exactamente, el desmoronamiento del viejo sentido común gerencial y su reemplazo gradual por un modelo distinto de máxima eficiencia productiva.” (Pérez, 1990) ❚❚❘

Por ende, el éxito competitivo tiende a vincularse con el énfasis puesto en la transformación organizativa, que es por cierto bastante más difícil que el cambio en el equipamiento. Ciertas tendencias profundas señalan el surgimiento de un “nuevo sentido común”. En primer lugar, asistimos al decaimiento de “las estructuras pirámidales jerárquicas y cerradas”, modelo organizativo centralizado y vertical, con compartimentación de las diversas especializaciones, que predominó durante largo tiempo en todo tipo de instituciones, generando crecientes rigideces y lentitudes. Tiende a ser sustituido por un modelo de “redes planas, interactivas y abiertas”, dotadas de autonomía, en las que se reúnen competencias diversas para un trabajo interdisciplinario en función de objetivos no parcelados.

❘❚❚ “Esta forma de estructura en red es el paralelo humano de la que en sistemas computarizados se denomina inteligencia distribuida. En lugar de tener un solo gran computador central dirigiéndolo todo, se da capacidad de captación y procesamiento de información a los diversos puntos de la red, dotándolos de condiciones para la toma de decisiones. Estos a su vez envían la información pertinente para el seguimiento central, teniendo a menudo posibilidades de optimización de nivel intermedio, a través de la comunicación horizontal.”(Pérez, 1990) ❚❚❘

210

Problemas del Desarrollo en América Latina

Parelelamente, va perdiendo sus viejas ventajas la producción estandarizada en gran escala y cobran fuerza las estructuras flexibles y adaptables a condiciones rápidamente cambiantes. Ello tiene que ver con la capacidad para diversificar la producción, para impulsar una formación polivalente de los trabajadores y para llevar adelante cambios tecnológicos.

❘❚❚ “La llamada organización científica del trabajo se basó en la premisa de que la gerencia posee todo el conocimiento necesario para la organización óptima de la producción, por lo cual, dado un buen diseño de la planta y de los puestos de trabajo, acompañados de manuales bien escritos y un adecuado sistema de disciplina, es posible moverse hacia un sistema de operación óptimo y mantenerse allí. Independientemente de si esto funcionaba así en la práctica o no el hecho es que esas han sido las ideas guía de la ingeniería industrial y la gerencia de operaciones.” ❚❚❘

Pero, cuando el cambio se hace permanente, un sistema de producción es eficiente si es a la vez un sistema de aprendizaje permanente y colectivo. Ello demanda una transformación en lo que tiene que ver con la estabilidad, la participación y el estímulo a la innovación de los trabajadores, que posiblemente resulte la más difícil entre las que plantea el “nuevo sentido común”, que requiere nuevas formas de cooperación, al interior de las empresas, entre distintas empresas, entre ellas y sus clientes – tendiendo a fabricar un producto como se brinda un servicio –, con el sector público.

❘❚❚ “El tan debatido rol del MITI en el desarrollo japonés puede entenderse como una forma de superar el dilema entre el control del Estado y la libre competencia: un sistema de economía de mercado orientado por un plan diseñado con participación de todos los actores y acordado entre ellos. En el fondo esto no es más que aplicar a nivel de todo un país el mismo principio de organización en red con alta autonomía de cada unidad y con una orientación estratégica común que fortalece a todos los integrantes del conjunto.” (Pérez, 1990) ❚❚❘

Los criterios modernos para la eficiencia buscan combinar “lo mejor de dos mundos”: las grandes empresas crean unidades de tareas con la agilidad, la creatividad y la autonomía de las pequeñas empresas, y éstas forman redes de colaboración – en investigación y desarrollo, por ejemplo – que les ofrecen economías de escala y les permiten conseguir “masas críticas” para afrontar grandes desafíos. Como ya se anotó, Carlota Pérez subraya la coherencia interna entre el nuevo modelo de gestión y las características propias de la tecnología informática, viendo a la adopción del primero como un prerrequisito para el mejor aprovechamiento de la última: en Estado Unidos se originó la denominada revolución microelectrónica, pero fue en Japón donde mejor se la aprovechó para elevar la productividad. La necesidad de cambios tanto en materia de organización como de equipamiento diversifica las rutas hacia una mayor productividad. Es de notar que si se atiende primero al cambio de equipos, los costos pueden ser mu211

Universidad Virtual de Quilmes

cho mayores. Pero priorizar la adopción de una estructura interactiva y participativa puede ser una decisión mucho más difícil para los que tienen el poder de realizarla. El trabajo que venimos glosando concluye así:

❘❚❚ “A la larga … la frontera de la competitividad será tecnológica; estará dada por el uso integral y dinámico de las tecnologías genéricas y por el constante mejoramiento de las tecnologías específicas. El dominio tecnológico, anclado en una sólida base organizativa y en recursos humanos cada vez más calificados, cada vez más creativos y nutridos de experiencia práctica, es y será la condición determinante de alcanzar y mantener la competitividad. Fue la vieja mentalidad, asociada al patrón tecnológico y gerencial hoy caduco, la que imaginó que la microelectrónica y la automatización expulsarían a los seres humanos del proceso productivo. Gradualmente se va comprendiendo más nítidamente que en la sociedad de la información la clave del éxito será el factor humano.” (Pérez, 1990) ❚❚❘

El enfoque reseñado capta varios rasgos definitorios de la gran mutación iniciada en las décadas finales del siglo XX. Pero, en su compartible afán por encontrar sustentos objetivos para los cambios deseables, puede que atribuya demasiado peso relativo a ciertas tendencias. Un ejemplo de esto último lo ofrece la cita precedente. Parecería que, en la realidad de los últimos tiempos, han coexistido una importancia mayor del “factor humano” como clave de éxito y la expulsión de numerosos trabajadores de sus empleos, la apertura de mejores oportunidades que las ofrecidas por el paradigma “fordista”, para no poca gente – por lo general de alta calificación –, con la degradación de las condiciones de trabajo de muchas personas, particularmente en los “servicios rutinarios de producción”, según la terminología de Reich. Comentemos brevemente la cuestión, a partir de una idea central en la concepción de los paradigmas técnico-económicos, según Freeman y Pérez. Nos referimos a la que resalta las relaciones cambiantes entre tecnologías e instituciones, viendo –según ya se anotó– a los períodos de depresión, durante los cuales tiene lugar la transición de un paradigma a otro, como etapas de inadecuación entre las innovaciones tecnológicas emergentes, características del paradigma que surge, y el marco institucional propio del paradigma que se agota. En esta noción, próxima a la de concepción de Marx sobre las contradicciones entre evolución de las fuerzas productivas y relaciones de producción, los períodos de auge de la economía aparecen cuando las instituciones se han adecuado a las nuevas tecnologías. Ahora bien, esto último no implica necesariamente que las condiciones de vida y trabajo de la mayoría de la gente mejoren. En particular, para que se expanda la producción en las condiciones del presente, parece necesario contar con mucha más gente calificada que antes, así como establecer relacionanes de nuevo tipo en el mundo del trabajo y entre organizaciones diversas; pero ello involucra a una fracción no demasiado grande de la población del planeta. Además, el éxito económico sigue vinculado con la capacidad de asegurar que un número suficiente de personas acepten realizar un conjunto de tareas rutinarias y/o poco agradables – desde la limpieza hasta la se212

Problemas del Desarrollo en América Latina

guridad –, a cambio de retribuciones bastante magras. En otras palabras, la “adecuación” – cultural, institucional, educativa – a las nuevas tecnologías puede ser económicamente exitosa y, a la vez, socialmente excluyente. Desde el punto de vista del desarrollo, éste es el núcleo de los problemas que plantea la economía de la innovación.

5.4. Ciertos desafíos mayores
Las grandes revoluciones tecnológicas suelen tener ganadores y perdedores, en términos absolutos y relativos. La cuestión del desarrollo cobró fuerza por la muy desigual transición a la sociedad industrial y, más precisamente, porque la industrialización se concentraba en ciertas áreas comparativamente restringidas del planeta, pero afectaba de una manera u otra a todas las regiones, con una muy despareja distribución de beneficios y perjuicios. Algo similar está sucediendo con la transición a la sociedad del conocimiento. En este apartado, destacamos sumariamente algunos aspectos de esa transición y los vinculamos con algunos de los mayores problemas que la misma plantea.

5.4.1. Centralidad y privatización del conocimiento
En los tres apartados anteriores de esta misma unidad nos hemos referido al ciclo de transformaciones tecnológicas y sociales a las que, desde perspectivas distintas, se coincide en atribuir carácter realmente revolucionario. Parece necesario señalar que ello va más allá incluso del impacto inmenso de las TICs, pues involucra un nuevo salto en el papel del conocimiento científico y tecnológico en general, así como, por consiguiente, de la universidad y de la educación superior. Muy esquemáticamente, en el primer ciclo de la industrialización – que se inicia con el desencadenamiento de la Revolución Industrial - el desarrollo tecnológico y productivo deben muy poco a la ciencia; ésta, en cambio, llega a desempeñar un papel mucho más importante en un segundo ciclo de crecimiento industrial, cuyos orígenes son también los de la industria basada en la I+D, o, si se prefiere, en la “industrialización de la ciencia”. Este proceso, sugestivamente designado como “el matrimonio de la ciencia y la tecnología”, constituye uno de los aspectos más relevantes de la Segunda Revolución Industrial. Desde cierta corriente de ideas muy influyente, ha sido considerado incluso más trascendente que la (Primera) Revolución Industrial y comparable a lo que se considera como la “Primera Revolución Económica”, la emergencia de la agricultura: “la verdadera revolución de la tecnología -la Segunda Revolución Económica- [...] se caracteriza por el maridaje de la ciencia y la tecnología” (NORTH, 1984, p.183). Más en detalle:

❘❚❚ “El período que hemos venido a llamar Revolución Industrial no significa una ruptura radical con el pasado, como parece suponerse a menudo. Fue, en cambio […] la culminación de la evolución de un conjunto de sucesos anteriores. La revolución real tuvo lugar mucho después, en la última mitad del siglo
XIX.

Los acontecimientos tecnológicos del período de la Revolución Industrial fue-

213

Universidad Virtual de Quilmes

ron, en gran medida, independientes de los desarrollos en las ciencias básicas. Sin embargo, los acontecimientos tecnológicos del pasado reciente han requerido, en su mayor parte, avances científicos significativos. El aprendizaje por experiencia puede explicar la tecnología desarrollada durante la Revolución Industrial, pero sólo la experimentación científica puede ofrecer una explicación del desarrollo de la energía nuclear y de la industria petroquímica. Los grandes avances tecnológicos de los últimos cien años dependen de la revolución científica; y la combinación de la ciencia y la tecnología ha producido la Segunda Revolución Económica” (NORTH, 1984, p. 185). ❚❚❘

Como quiera que sea, a partir de la segunda mitad del siglo XIX las mayores innovaciones tecnológicas pasaron a basarse crecientemente en el conocimiento científico, formalizado y sistemático. Ahora bien, durante bastante tiempo el cambio técnico se basó, por lo general, en conocimiento científico ya maduro, sedimentado y ampliamente difundido. Ello mantuvo una separación variable, pero en conjunto notoria, entre las actividades científicas y las tecnológicas, así como criterios distintos para el reconocimiento de la investigación y la difusión de los resultados en uno y otro terreno. Podría decirse que el matrimonio de la ciencia y la tecnología constituía una pareja de tipo tradicional, con papeles bien establecidos y distintos. En las décadas intermedias del siglo XX ello empezó a cambiar, insinuándose una tendencia que luego se expandió hasta constituirse en uno de los aspectos fundamentales del cambio técnico en el presente. En breve, las innovaciones tecnológicas más trascendentes se van relacionando cada vez más con la “ciencia de punta”, la que se está haciendo y no sólo la que está -o parece- ya hecha. Los plásticos y la energía nuclear ejemplificaron tempranamente esta tendencia, que luego se vio amplificada por las tecnologías espaciales, las del complejo electrónico y las de los nuevos materiales -del tipo de las cerámicas y los plásticos especiales-; probablemente llegue a ser aún más impactante en el mundo de las biotecnologías. El matrimonio entre la ciencia y la tecnología ha devenido una pareja moderna, donde los roles, valores y comportamientos no son necesariamente fijos ni distintos. Las fronteras entre ciencia básica, investigación aplicada, tecnología, desarrollo y producción no desaparecen, pero se vuelven mucho más complejas, más variados los puentes entre tales áreas y más cortos los tiempos que insume el cruzarlos en uno y otro sentido. Por consiguiente, se va desdibujando la frontera entre, por un lado, los científicos que buscan respuestas a los “porqués” y publican abiertamente sus resultados, según los cánones académicos tradicionales, y por otro lado los tecnólogos, que aspiran a responder a los “cómo hacer”, cuyos resultados tienen valor económico y son a menudo protegidos mediante patentes. Todo ello tiene mucho que ver con la creciente importancia directa para las aplicaciones de la investigación básica, que se va convirtiendo en factor de inmediata incidencia en la producción. Por consiguiente, se extiende el manejo reservado de sus resultados y su protección mediante patentes. La privatización de la tecnología se expande hacia la ciencia. En conclusión, se asiste a una elevación sustancial de la incidencia económica del conocimiento científico y tecnológico en su conjunto, así como a su creciente privatización.
214

Problemas del Desarrollo en América Latina

La primera tendencia, junto con otra estrechamente interconectada, la creciente gravitación de la educación avanzada en muy diversas facetas del acontecer social, sugieren pensar, más bien que en términos de “sociedad posindustrial” o “sociedad de la información”, en la probable emergencia de una “sociedad del conocimiento”. En todo caso, semejante proceso parece al menos tan desigual como lo fue durante el siglo XIX la emergencia de la sociedad industrial, proceso que afectó a todo el planeta pero de maneras muy distintas, en particular, porque sólo en una pequeña porción del globo se constituyó efectivamente una sociedad industrial, mientras que en las demás regiones las sociedades seguían siendo esencialmente agrarias pero se veían integradas, de forma más o menos subordinada, a una “economía mundo” hegemonizada por las naciones industriales. En el presente, son muy grandes las diferencias en materia de conocimiento científico y tecnológico. La inmensa mayoría de la investigación mundial se realiza en países de la “tríada” Estados Unidos-Europa Occidental-Japón y en función de agendas que reflejan los intereses prevalecientes en esos países. El Informe sobre el Desarrollo Humano (PNUD, 1999) ofrece ejemplos claros de esto último. La privatización del conocimiento incide poderosamente no sólo en qué se puede usar la investigación sino también en qué se investiga. Afirma el Informe recién mencionado que en la agenda de investigación pesa más el dinero que las necesidades básicas de los seres humanos.

5.4.2. La cuestión ambiental y los riesgos del cambio técnico
En las décadas finales del siglo XX se fue extendiendo la preocupación por los daños y los riesgos asociados con la expansión de la ciencia, la tecnología y la producción. La fabricación de bombas atómicas supuso un salto cualitativo en materia de capacidad técnica para la destrucción, y un duro golpe para la identificación entre investigación y progreso. Posteriormente, se fue comprobando que los peligros no concernían sólo al uso bélico de la tecnología. Cabe suponer que el poder de las nuevas tecnologías -especialmente las que surgen del avance de la biología- generarán en los próximos tiempos problemas y conflictos de gran envergadura, complejamente entretejidos con sus logros y las esperanzas que suscitan. Semejantes cuestiones se ubican ya en el centro de los estudios acerca de las interacciones entre Ciencia, Tecnología y Sociedad, ampliando la reflexión planteada desde la ecología, a la que nos hemos referido en esta sección, y recordando algunos aspectos de su evolución reciente que ayudan a contextualizar la temática de los riesgos generados por el cambio técnico-productivo. Como bien se sabe, los problemas que plantea la aceleración del crecimiento económico, desencadenada por la industrialización, han llegado a ser especialmente graves en lo que se relaciona con el medio ambiente. La destrucción de la naturaleza resulta ser una consecuencia cada vez más peligrosa de los proyectos orientados a dominarla. La globalización de la economía se hace particularmente evidente en la creciente interdependencia ecológica de las distintas áreas del planeta. Los modos de desarrollo llevados a la práctica tienden a erosionar ciertos cimientos insustituibles del desarrollo, y devienen así incapaces de sostenerse a sí mismos. Por ello ha cobrado creciente relevancia la problemática del “desarrollo sustentable”. La óptica ambiental constituye, por ende, un punto de vista fundamental para analizar los desafíos de la innovación.
215

Universidad Virtual de Quilmes

Sylvie Deraime, 1993 (p. 12); en esta obra se basa gran parte de la presente sección.

Plantear así la cuestión no apunta a ningún tipo de “alto al crecimiento” y al cambio técnico, que pretendiera congelar la situación presente. Ello sería, por cierto, inviable. Pero además luce indeseable, pues supondría renunciar al uso de nuevos recursos técnicos, así como a producir más y mejor, para enfrentar los diversos males que padece la humanidad y, en particular, sus sectores más pobres. Para escapar a una disyuntiva paralizante, se trata de saber en qué medida la técnica, mediante la cual los seres humanos han intentado disciplinar a la naturaleza hasta el punto de amenazar su reproducción, puede ser puesta al servicio del ambiente. El problema tiene que ver con la investigación y el desarrollo técnico, pero aún más con el cambio institucional y cultural. La noción de polución -tan corriente hoy- surgió ya con fuerza a comienzos del siglo XIX, junto con la difusión de la industrialización, el crecimiento de la urbanización y la aceleración del crecimiento económico. Pero, hasta hace poco más de 30 años, la preocupación global por la preservación de la naturaleza permaneció confinada a círculos restringidos.

“A fines de los años ‘60 emerge una nueva conciencia. La conservación de la naturaleza deviene denuncia de todas las poluciones generadas por un productivismo forzado. La protección del ambiente se radicaliza a partir de mayo del 68, cuando una generación denuncia la sociedad de consumo a ultranza y más en general los fundamentos de la sociedad del lucro y del individualismo” (DERAIME, 1993, p.18).

En las décadas finales del siglo XX las grandes catástrofes vinculadas con la industria abrieron camino al movimiento ecologista. En 1967, el petróleo de un barco naufragado contamina las costas francesas e inglesas, constituyendo una de las mayores mareas negras de la historia, y la primera con amplia repercusión tanto en los medios como en la opinión pública. En el cuarto de siglo siguiente, 17 grandes mareas negras serán contabilizadas, incluyendo las causadas por la guerra en el Medio Oriente. En 1984 tiene lugar lo que fue considerado como el más grave siniestro de la historia industrial hasta ese momento: las fugas tóxicas en una fábrica de pesticidas de la Union Carbide en Bhopal, India, matan a cuatro mil personas y afectan irreversiblemente a decenas de miles de otras. En 1986 explota un reactor de la central de Chernobyl, Ucrania, matando a decenas de personas, irradiando gravemente a centenares y desplazando de sus hogares a unas 135.000: “Ni un árbol en la zona maldita; 3.300 kilómetros cuadrados de tierras desoladas en Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Centenares de miles de hectáreas fértiles contaminadas” (DERAIME, 1993, pp. 40-41). El mayor número de víctimas sigue, no obstante, siendo consecuencia de las catástrofes naturales. Pero las consecuencias de las mismas se han agravado justamente por la alteración humana de la naturaleza. Así, por ejemplo, la tala de las laderas montañosas del Nepal permite que las lluvias arrastren masivamente sedimentos que causan mayores desbordes del Ganges y del Bramaputra: las inundaciones de 1991 en Bangladesh ocasio-

216

Problemas del Desarrollo en América Latina

naron 140.000 muertes y dejaron a la intemperie a unos 10 millones de personas (DERAIME, p. 46). Fenómenos menos espectaculares que las catástrofes evocadas pueden empero resultar no menos dañinos. Durante la década de 1980 se llegó a la conclusión de que, a lo largo de los últimos 20 años al menos, ha disminuido globalmente la capa de ozono atmosférico, suerte de filtro que nos protege de la parte más peligrosa de los rayos ultravioletas. Diversas actividades industriales envían a la atmósfera cloro bajo cuya incidencia el ozono se destruye, convirtiéndose en oxígeno. Diversas convenciones han sido establecidas para conjurar los riesgos. En particular, los CFC (cloroflorurocarbonos, utilizados en sistemas refrigerantes, aerosoles, plásticos, etc.) dejarían de ser producidos, pero su larga vida mantendrá vigente el problema mucho después. Ciertos cálculos sugieren que el ozono estratosférico seguirá disminuyendo por lo menos hasta el 2050. Otras emisiones acrecentadas por la actividad industrial, como las de anhidrido carbónico, incrementan la consistencia de la capa atmosférica constituida por impurezas, vapor y otros gases, que bajo el impacto de los rayos infrarrojos genera el “efecto invernadero”, fenómeno que estaría ligado a la tendencia al alza de la temperatura promedio de la Tierra. Las conferencias internacionales no han generado aún acuerdos operativos para enfrentar semejante desafío. Óxidos de azufre o nitrógeno, emitidos por vehículos y fábricas, retornan a la superficie terrestre como parte de lluvias ácidas, con lo cual, en particular, la polución del aire genera la del agua de lagos y ríos. Hasta la de los océanos se ve afectada, como lo señaló ya en la década de 1950 la “enfermedad de Minamata”, bahía japonesa en la cual una fábrica vertió sales de mercurio que, vía la pesca, mataron y lisiaron a no pocos seres humanos. El agua se contamina y también desaparece: la irrigación masiva y el uso de pesticidas, en particular, han tenido esas consecuencias en el Mar de Aral, cuya superficie ha disminuido 40% en treinta años y donde hoy puertos de ayer se encuentran en medio de las tierras. No es raro que en el presente se pregunte si el agua limpia llegará a ser un bien raro (DERAIME, 1993, pp. 48 a 55). Más en general, cabría inquirir si el crecimiento desencadenado por la Revolución Industrial ha sido mayor en la producción o en la polución. Ahora bien, a mediano o largo plazo, la primera se verá afectada por la segunda. ¿Cuáles son pues los indicadores de un desempeño económico eficiente? El Producto Bruto Interno (PBI), cuya variación domina al respecto toda discusión, ignora los eventuales desgastes generados en materia de recursos naturales. Sería absurdo que una empresa sólo contabilizara “ganancias brutas”, sin descontar lo que corresponda a la amortización del “capital fijo” -edificios y máquinas, en particular- que se va desgastando a lo largo del proceso productivo. Al no tomar en cuenta el deterioro del “capital natural”, lo que se menosprecia es al futuro. Pero éste suele cobrar sus cuentas. Se trabaja ya desde hace bastante tiempo para confeccionar índices y elaborar estadísticas de producción que incluyan los costos ecológicos. Su peso creciente hace cada vez más antieconómica la frecuente práctica económica de privilegiar los indicadores de corto plazo. Y, más en general, hace urgente el innovar para poder producir de otra manera: reutilizando materiales, y reciclando o valorizando energéticamente lo que no se puede reciclar; disminuyendo consiguientemente la contaminación generada por los desechos de la producción; privilegiando el ahorro de energía, depurando en el propio lugar de producción el aire y el agua, etcétera.
217

Universidad Virtual de Quilmes

Se recordará que, a comienzos de 1992, tomó estado público un memorándum interno del Banco Mundial en el cual el jefe de asesores económicos de la institución recomendaba que las plantas productivas más contaminantes y dañinas para los seres humanos fueran instaladas en países del Tercer Mundo, dado que en ellos son menores los costos de la atención a la salud.

Freeman (1992, p.193) observa que, como en las próximas décadas los países del Tercer Mundo muy probablemente incrementarán su consumo de energía y materiales, serán necesarios avances muchos mayores que los recientes para reducir los insumos de materiales y energía por unidad de producto. Habiendo sido más bien lento el progreso en el uso de energía renovable, como la que proporcionan el sol y las olas, se requerirán no sólo innovaciones incrementales sino también radicales. Han proliferado los especialistas en tratamientos de residuos de diversa índole. La polución ha generado una nueva rama de la economía. Ya a comienzos de la década de 1990 se calculaba que el mercado mundial de bienes y servicios ligados con la protección del ambiente crece al 5,5% anual, bastante por encima del conjunto de la economía (DERAIME, 1993, p. 84). En suma, la problemática ecológica se constituye en uno de los mayores desafíos planteados en el presente, en el nivel tecnológico pero -digámoslo una vez más- también y fundamentalmente a nivel cultural e institucional. Ello es especialmente notorio cuando se pretende afrontar las grandes y diversas formas del deterioro de la calidad de vida vinculadas con el crecimiento de los transportes: mucho puede hacerse al respecto en materia técnica, pero no parece que ello sea suficiente sin cambios en las costumbres, por ejemplo en lo que tiene que ver con el uso de autos privados. La relevancia de la dimensión social de la innovación es aún más evidente cuando se recuerda que la degradación ambiental se ve acentuada por el subdesarrollo. Por ejemplo, como bien se sabe, la deforestación es especialmente grave en las áreas más pobres, donde se usa masivamente la madera como combustible y se practica una agricultura primitiva que agota pronto la tierra, impulsando a seguir talando bosques. También es sabido que los países más ricos exportan hacia los más pobres las formas de producción cuyas poblaciones rechazan por contaminantes, e incluso desechos tóxicos que todos quieren tener lo más lejos posible. Pero la deforestación y, más en general, la expansión en el “Sur” de formas productivas contaminantes que en el “Norte” están siendo erradicadas, acentúa la contaminación global. Luego, un desarrollo sustentable puede llegar a ser inviable, incluso en las áreas más prósperas, si no se extiende a todo el planeta. Resulta pues crucial determinar si existen tendencias relativamente objetivas en la evolución del sistema técnico-productivo que hagan viable el surgimiento de la tan reclamada “nueva economía ecológica”. Es indudable que toda esta temática se vincula profundamente con la cuestión del desarrollo, al menos si esta última es comprendida -según lo propusiera la tradición clásica latinoamericana- como reflexión específica acerca de la condición periférica, que no es sólo de atraso sino también de subdesarrollo y dependencia, y como una búsqueda de alternativas distintas de la imitación de las trayectorias seguidas por los países del “centro”. En efecto, por un lado, la cuestión ambiental no se plantea de la misma manera en el “Norte”, donde refleja ante todo el despilfarro de recursos naturales inducido por la exacerbación del consumo y posibilitado por el avance técnico, que en el “Sur”, donde entre sus causas se destacan las formas de supervivencia propias de contingentes humanos pobres, desarraigados y en rápido crecimiento. Por otro lado, es precisamente la evolución ambiental la que hace insostenible la repetición en la periferia de los estilos de creci-

218

Problemas del Desarrollo en América Latina

miento practicados en el centro: ¿cuáles serían las consecuencias para la vida en el planeta si Asia, África y América Latina alcanzaran los niveles de gasto energético por persona de los Estados Unidos o Europa? ¿Cuáles son ya los costos ambientales de la modernización china? El alcance de los problemas ambientales, de los que nadie está a salvo, constituye un interés mayor y objetivamente compartido por todos los seres humanos en la búsqueda de “otras” formas de producción y consumo. Esto ya no puede ser visto como un problema que sólo afecta al “Sur” y del cual el “Norte” debería ocuparse sólo por razones de conciencia. Desde este punto de vista, el cambio necesario de las pautas prevalecientes en materia de desarrollo económico y social deja de ser una urgencia sólo para los subdesarrollados.

5.4.3. Población, globalización y marginación
La cuestión del desarrollo depende muy directamente del panorama demográfico. Dado un cierto territorio, las formas adecuadas para afrontar la problemática de la alimentación, salud, vivienda, educación, ocupación y medio ambiente difícilmente puedan ser las mismas si la población se multiplica por cinco o por diez. Pues bien, el cambio técnico ha posibilitado un crecimiento explosivo de la población mundial, que probablemente se estabilizará durante el siglo XX, pero no sin antes haber cambiado radicalmente la faz del globo. Cuando la industrialización se difundía por el Oeste de Europa, hacia 1825, la población total del planeta llegaba a unos 1.000 millones de personas. Un siglo después prácticamente se había duplicado. Entre 1925 y 1976 pasó, aproximadamente, de 2.000 a 4.000 millones, y llegó a los 6.000 millones poco antes de terminar el siglo XX. No es fácil prever su evolución en las décadas futuras. Las proyecciones que incluye la obra L´Etat du Monde 2000 estiman en algo más de 7.800 millones la población del globo en el 2025. En dos siglos, la población se habrá multiplicado por alrededor de 8. Más importante aún que los números totales resulta su previsible distribución regional. Se ha estimado que más del 90% del crecimiento demográfico de las próximas tres décadas tendrá lugar en la periferia. África, que en 1950 contaba con la mitad de la población de Europa, ya la ha superado. Tal evolución no dejará de repercutir en el “centro” pues,

❘❚❚ “[…] si el mundo en vías de desarrollo permanece atrapado en la trampa de la pobreza, los países más desarrollados se verán asediados por decenas de millones de emigrantes y refugiados deseosos de residir entre los prósperos, pero envejecidos, habitantes de las democracias. De un modo u otro, es probable que los resultados provoquen malestar en la sexta parte más rica de la población del planeta que en la actualidad goza de unas desproporcionadas cinco sextas partes de su riqueza” (KENNEDY, 1993, p. 61). ❚❚❘

Por cierto, los mayores desplazamientos de población tienen lugar dentro de la periferia. Ésta presenta abismales diferencias en las condiciones de vida de la gente; incluso en un mismo país, las diferentes perspectivas de creci219

Universidad Virtual de Quilmes

miento generan migraciones internas como la que ha llevado tanta gente desde el Nordeste brasileño al área de San Pablo. Los pequeños islotes de comparativo bienestar y lento crecimiento demográfico existentes en el mundo del subdesarrollo no permanecen ajenos a los impactos de la multiplicación de las poblaciones carenciadas que los rodean. En definitiva, la reproducción ampliada de los pobres del mundo -reto fundacional de la reflexión y las prácticas para el desarrollo- tiende a afectar cada vez más lo que acontece en el planeta entero. En general, en las últimas décadas la expansión de la innovación y de la producción se ha visto acompañada por una tendencia al incremento de la desigualdad a la vez que de la interdependencia entre las distintas regiones del planeta. En un mundo donde la diversidad de situaciones en las que viven los seres humanos sigue siendo enorme, y en ciertos sentidos incluso se ha incrementado, la globalización de la economía y de las comunicaciones ha adelgazado considerablemente ciertas divisorias entre las naciones. Imágenes y flujos monetarios atraviesan las fronteras a escalas inimaginables veinte años atrás. Gran parte de la población del planeta visualiza muy directamente algunos aspectos de las condiciones de vida de otros, por lo cual la heterogeneidad de las realidades coexiste con una cierta homogeneización de las aspiraciones. La capacidad de control de la coyuntura económica por parte de los estados, incluyendo a muchos de los más grandes, ha disminuido sensiblemente, así como su incidencia en la redistribución de la riqueza, al tiempo que las empresas transnacionales han expandido considerablemente la escala de sus operaciones. En realidad, el influjo mundial de las grandes compañías data de antiguo y caracteriza la expansión industrial desde las últimas décadas del siglo pasado, pero parece llamado a gravitar aún más en el futuro próximo.

“[El] movimiento desigual de la prosperidad global ha tenido lugar al mismo tiempo que -e interactuando con- el surgimiento de grandes compañías multinacionales cada vez menos apegadas a los intereses y valores particulares del país de origen. Al competir con firmas rivales por sectores del mercado mundial, han desarrollado una estrategia mediante la cual dirigen la inversión y la producción de una parte a otra del planeta con la ayuda de una revolución financiera y de las comunicaciones, que ha creado un mercado global para bienes y servicios. Importantes en el mundo actual, dichas compañías lo serán aún más en el futuro gracias al derrumbe de las barreras comerciales que había impuesto la guerra fría y la cada vez mayor integración de la economía global” (KENNEDY, 1993, p. 69).

Las tendencias anotadas se vinculan directamente con la aceleración del cambio técnico y sus ambivalencias; más allá de valoraciones contrapuestas y consecuencias diversas, el acontecer tecnológico se presenta sin duda como una causa mayor de desestabilización e irreversibilidad. En efecto, la evolución en ese terreno suele generar impactos bruscos e incluso explosivos, raras veces se vuelve a estadios técnicos anteriores, y ciertos grandes cambios vinculados, como el crecimiento de la población o la transformación de la naturaleza, parecen difícilmente reversibles.

220

Problemas del Desarrollo en América Latina

Además, la dinámica técnico-productiva ha alterado la relación entre “centro” y “periferia” hasta un punto en el que cabe preguntarse si el eje de tal relación no se está desplazando desde la “dependencia” a la “marginación”. En un artículo publicado el año de su acceso a la presidencia del Brasil, Fernando Henrique Cardoso (1994) ha encarado este interrogante, destacando que parte del “Tercer Mundo” se ha convertido en un “Cuarto Mundo” extremadamente carenciado, que no ocupa ni siquiera intersticios de la economía internacional; su explotación ya no interesa al “centro”, cuya prosperidad no depende en las formas de antaño de la pobreza de la periferia; inmensos contingentes de seres humanos se ven confrontados así a la perspectiva de la marginación, que es aún peor que la dependencia. En la medida en la que se afiancen tendencias como las anotadas, y por ende también la diferenciación entre privilegiados y carenciados, mientras se acentúa la gravitación de las grandes corporaciones transnacionales, llegará a ser realmente acuciante la pregunta que plantea Paul Kennedy: “¿cómo coexistirá una cultura tecnológicamente sofisticada, transnacional, corporativa, desleal a cualquier gobierno y por encima de toda reglamentación local con las masas políglotas, hambrientas e insatisfechas previstas en una población mundial de 8.000 o 10.000 millones de personas?” (KENNEDY, 1993, p.78). Por supuesto, detectar algunas tendencias no equivale a desentrañar el porvenir. Aunque el análisis fuera ajustado, intervienen otros factores, que frecuentemente contrarrestan y siempre complican el accionar de los que han sido tomados en cuenta. En el tema que nos ocupa, además, todo apunta a destacar la diversidad de situaciones y perspectivas en el mundo de la periferia, por lo cual se puede conjeturar sin mayor riesgo que el curso de los acontecimientos en ese mundo será extremadamente variado. Más en general, no cabe suponer que la evolución social está determinada de antemano; en cualquier caso, su complejidad desborda toda capacidad humana de predicción. Reina pues la incertidumbre. Y ella abre espacios a la libertad de los seres humanos para intentar construir su propia historia. Las sociedades se han mostrado más de una vez capaces de afrontar grandes desafíos con respuestas innovadoras que alteraron las tendencias forjadas por el pasado. Es por ello que resulta tan interesante analizar los retos y las oportunidades que se dibujan en el horizonte. Las estrategias para enfrentar la dependencia, elaboradas durante las décadas que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, apuntaron a unificar el accionar del Tercer Mundo con el fin de lograr el control de su producción primaria y utilizarlo como sostén de su industrialización. Esas estrategias se han agotado; la situación de la periferia luce hoy aún más heterogénea que ayer; hacen falta alternativas nuevas y diversificadas, atentas a las especificidades de la geografía y de la cultura. Pero, en todos los casos, ellas deberán ofrecer respuestas a las nuevas dinámicas científico-tecnológicas y ambientales, que han trastocado tanto el panorama como la definición misma de la periferia. Los procesos contemporáneos de crecimiento económico han alterado los límites del “Sur”, cuya dinámica productiva se ha diversificado y cuya geografía social incluye grandes enclaves de la tecnología y el consumo del “Norte”, dentro del cual a su vez se descubren impactantes bolsones de marginación. La “periferia” se conformó históricamente como zona de aprovisionamiento de materias primas y reserva de mano de obra barata para el
221

Universidad Virtual de Quilmes

“centro”; esa función pierde importancia relativa en la producción contemporánea. Tienden pues a reconfigurarse tanto los límites respectivos como las relaciones mutuas del “centro” y la “periferia”; y, paralelamente, surge con fuerza la pregunta de si parte del “Sur” transita de la dependencia a la marginación. Este interrogante domina el nuevo contexto en el cual se replantea, de cara al porvenir, la cuestión del desarrollo.

222

6
La cuestión del desarrollo en los albores del siglo XXI
Objetivos
• Vincular la reflexión precedente con las perspectivas de América Latina. • Completar los elementos de juicio ofrecidos previamente mediante la consideración de las tendencias recientes de la evolución continental a la luz de las cuestiones destacadas en la unidad anterior. • Ofrecer al lector ciertos elementos adicionales de juicio que pueden serle útiles para elaborar su propia visión de la problemática del desarrollo.

6.1. Innovación y desigualdad
El cambio técnico acelerado de las últimas décadas se ha visto acompañado de un rápido crecimiento de la riqueza, y de un notable crecimiento de la desigualdad. Esas tres grandes tendencias condicionan fundamentalmente la evolución contemporánea y, más específicamente, las similitudes y las grandes diferencias que se registran en un mundo cada vez más interconectado pero -pese a ello y también debido a ello- impactantemente fragmentado. En este apartado presentamos ciertos elementos de juicio acerca de las interacciones entre tales tendencias.

6.1.1. Crecimiento con inequidad en la economía global
Según datos del Informe sobre el Desarrollo Humano de 1999, la producción por habitante en moneda constante creció, entre 1975 y 1997, alrededor del 50% como promedio en los países en desarrollo y algo más en los países industrializados más ricos, mientras que descendió en Europa del Este y en los territorios de la antigua URSS. Ahora bien, el heterogéneo conjunto de los “países en desarrollo” evidenció comportamientos muy diferentes, desde el crecimiento excepcional del Asia Oriental, donde el valor monetario de la producción por persona se multiplicó por más de cuatro en el período anotado, hasta el alarmante retroceso del África subsahariana, donde ese valor cayó más del 20%. Junto con la producción aumentó la desigualdad: la relación del ingreso promedio de la quinta parte de la población mundial que vivía en los países más ricos con el ingreso promedio de la quinta parte que vivía en los países más pobres era de 30 a 1 en 1960, y de 74 a 1 en 1997. La inequidad, a partir de comienzos de la década de 1980, tiende a crecer no sólo entre países sino dentro de los países, incluso en los más prósperos. La expansión del consumo y las dimensiones de la pobreza caracterizaban al mundo de la
223

Universidad Virtual de Quilmes

década de 1990: entre 1990 y 1997, el consumo real por habitante se incrementó promedialmente a un 2,4% anual, mientras que alrededor de mil millones de personas no podían atender sus necesidades de consumo más elementales. Esas desigualdades se vinculan con calidades de vida muy distintas, y con diferencias en la duración misma de la existencia humana, que se ha incrementado sensiblemente, pues la esperanza de vida pasó de un promedio mundial de 59 años en 1970 a uno de aproximadamente 67 años en 1997, aunque manteniendo y aun ampliando ciertas distancias, como las que separan a los países industrializados, donde superaba los 78 años, del África subsahariana, donde todavía era inferior a los 50 años en 1997. Quizás la combinación de avance global y enormes disparidades se refleje con máxima elocuencia en la mortalidad infantil. La mayor disponibilidad de bienes, los avances de la investigación y la difusión de las tecnologías médicas y sanitarias, y el progreso de la educación permitieron disminuir, entre 1970 y 1997, la mortalidad en el primer año de vida por cada 1.000 niños nacidos vivos de 98 a 58 como promedio mundial; la disminución fue de 20 a 6 en los países industriales más prósperos, de 37 a 26 en Europa Oriental y la ex URSS, de 46 a 15 en Asia Oriental (sin China), de 86 a 33 en América Latina y el Caribe, de 137 a 105 en el África subsahariana. No sólo los números absolutos son muy distintos: también los ritmos de avance. Incontables datos y elementos de juicio corroboran la envergadura de las tendencias anotadas, la aceleración del cambio técnico, la expansión de la producción material y el acentuamiento de las desigualdades. Ahora bien, ¿cuáles son las conexiones profundas entre ellas? El auge de las capacidades para la innovación, a cuyas diversas facetas hemos dedicado ya bastante atención, conecta entre sí a las dos primeras: la multiplicación de resultados de la investigación da lugar a la multiplicación de bienes y servicios, a través de procesos que no tienen nada de automático, en los que intervienen actores varios y que sólo cobran vigor a través de aprendizajes interactivos, jalonados por conflictos. En la medida en que la innovación desempeña un papel central en la vinculación entre investigación y producción, la distribución de esos bienes y servicios, cuya cantidad y variedad se multiplican, depende fuertemente de las formas que adoptan los procesos sociales de innovación, de las relaciones de poder que en torno de ellos se constituyen. Cabe pues esperar una creciente incidencia de las modalidades de la innovación en las distintas facetas de la equidad y la inequidad. Pero no se trata de una influencia en un solo sentido. De maneras variadas, incluyendo algunas muy sutiles, los factores más relevantes en la cuestión de la equidad gravitan sustantivamente en los ritmos, las orientaciones y las consecuencias de la innovación. Las interacciones entre innovación e inequidad se están ubicando en un primer plano de la escena contemporánea. Sus distintas configuraciones gravitarán poderosamente en las dinámicas sociales, tanto en los “Sures” como en los “Nortes”. A algunos de los muchos problemas involucrados nos referiremos en este capítulo, discutiéndolos en conexión con el panorama y las perspectivas de América Latina.

224

Problemas del Desarrollo en América Latina

6.1.2. La desigualdad en el nuevo modelo latinoamericano
Este continente constituye un terreno adecuado para el estudio de la cuestión planteada por el peso que la inequidad ha tenido en la configuración de sus procesos de crecimiento y por la atención que recibe en el presente. En la materia, el panorama actual es muy variable, pero en conjunto es reconocidamente grave; de una forma u otra, la cuestión resulta priorizada por casi todos los que analizan las dinámicas sociales latinoamericanas y sus perspectivas. Como ya lo subrayamos, esa inequidad promedialmente alta hunde sus raíces en el pasado, donde aparece tempranamente vinculada con la muy desigual distribución de la tierra. Es llamativo que el tema de la reforma agraria, tras haber sido uno de los grandes ejes de las luchas sociales y políticas latinoamericanas durante largas décadas, para luego virtualmente esfumarse de la agenda reconocida en la década de 1980, haya vuelto al tapete en la década de 1990, impulsado por grandes movimientos sociales, como en el Brasil, pero también por analistas que nada tienen de radicales. Estos últimos suelen destacar algo bien establecido, pero que no recibía similar atención hace poco tiempo: la gravitación que en los notables procesos de crecimiento del Japón, Corea del Sur y Taiwán, tuvieron las reformas de las estructuras agrarias, que disminuyeron el poder de las élites tradicionales y contribuyeron sustantivamente a la disminución de la inequidad. Ahora bien, un círculo virtuoso de interacciones entre incremento de la producción y disminución de la inequidad es, precisamente, lo que no se observa en el presente en América Latina. Se ha señalado (TOKMAN, 1997, pp. 467-468) que, al emerger un nuevo sistema de crecimiento económico, se van dejando de lado dos pilares del sistema anterior: la búsqueda del pleno empleo y la “solidaridad sistémica”, como meta de políticas redistributivas. Ambos objetivos van perdiendo vigencia, en la medida en que se los considera escasamente compatibles con las nuevas exigencias de la economía. Se dibuja así un gran viraje, en las ideas y en las políticas, con consecuencias sociales de primera magnitud. Particularmente durante los primeros tiempos del “crecimiento hacia adentro”, la expansión del empleo formal constituyó la gran avenida para el mejoramiento de la situación de los sectores más postergados, así como una tendencia hacia una mayor homogeneidad de la sociedad. La nueva etapa, por el contrario, se caracteriza por la expansión del empleo informal, de mala calidad y baja productividad, que poco contribuye a la modernización del sistema productivo. En términos estrictos, no se trata de un “crecimiento sin empleo”, sin incremento de la ocupación, sino más bien de una disociación entre los sectores técnicamente más dinámicos de la economía y los sectores donde se genera la gran mayoría de las nuevas oportunidades de trabajo. Ello apunta hacia el agudizamiento de la heterogeneidad social, e incluso hacia una polarización bastante neta entre quienes acceden a los beneficios del cambio técnico y del crecimiento económico, a través de inserciones ocupacionales que brindan ingresos considerables y posibilidades de buena educación para sus hijos, y quienes no logran insertarse fuera de los ámbitos cada vez más amplios de la precariedad y de la informalidad laboral, donde no se obtiene por lo general una capacitación que ayude a avanzar, ni ingresos que permitan educar a los hijos de modo que ellos puedan progresar. Por supuesto, se trata sólo de tendencias, que además no
225

Universidad Virtual de Quilmes

cubren todas las posibilidades: no pocos se ubican en empleos bastante estables, como son o eran los del aparato estatal, si bien esta fuente de ocupación ha ido disminuyendo tanto en tamaño relativo como en el total de ingresos que genera. En todo caso, la población latinoamericana en estado de pobreza, calculada en el 30 % del total al comienzo de la “década perdida” la de 1980- y casi en el 40% al final, apenas si disminuyó en términos relativos durante el crecimiento económico de nuevo tipo de la década de 1990, al término de la cual incluye a unos doscientos millones de seres humanos, mientras que en el continente en su conjunto la inequidad no se ha abatido. Con vistas al futuro, estas comprobaciones -tan importantes como sumariamente referidas- plantean interrogantes mayores: ¿La pobreza extendida y la alta inequidad son características transitorias del nuevo tipo de crecimiento, destinadas a disminuir su gravitación a medida que este último se consolide, o son más bien factores que tienden a limitar las posibilidades de ese crecimiento? ¿En qué medida esas características se relacionan con los rasgos fundamentales de los procesos contemporáneos de innovación técnicoproductiva en general y cuánto dependen de las formas específicamente latinoamericanas de tales procesos? Aproximarse a respuestas adecuadas parece imprescindible para encarar otra pregunta, más urgente: ¿Qué margen de acción existe para políticas que apunten simultáneamente al fomento de la innovación y a la disminución de la desigualdad? Sin pretensión alguna de contestar tamaños interrogantes, pero esperando ofrecer algunos elementos de interés para su discusión, nos referimos a continuación a la incidencia de las nuevas dinámicas del acontecer científico y tecnológico en ciertas dimensiones de la equidad.

6.1.3. Cambio técnico y evolución de las asimetrías sociales
Tomemos como punto de partida algo ya destacado: el amplio consenso acerca de las crecientes desigualdades registradas en las décadas de 1980 y 1990 en la mayor parte de las regiones del mundo. Paralelamente, se ha observado un gran desplazamiento en la agenda política: temas como la preocupación por la redistribución, la igualdad y la innovación de tipo social, que en las décadas de 1960 y 1970 recibían atención prioritaria, han perdido relevancia relativa frente a asuntos como la innovación tecnológica, la eficiencia y el crecimiento. Freeman (2000) sugiere que esos fenómenos suelen registrarse cuando una nueva tecnología mayor se expande por el sistema económico, en el curso de lo cual emerge una vigorosa tendencia hacia la desigualdad, y correlativamente las prioridades políticas se concentran en la producción; a medida que madura el nuevo sistema técnico y las desigualdades se hacen más graves, se comprobaría un efecto de péndulo, según el cual las preocupaciones por la redistribución volverían al tope de la agenda. En esta perspectiva, estaríamos todavía en la primera fase de un ciclo en el cual la nueva aceleración del cambio técnico, que tiene como eje las Tecnologías de la Información y la Comunicación -según algunos, la Revolución de la Información, iniciada en la década de 1970-, genera nuevas tendencias hacia una mayor inequidad. Una justificación de la tesis reseñada puede sintetizarse como sigue. La centralidad que cobran las nuevas tecnologías altera el conjunto de las

226

Problemas del Desarrollo en América Latina

dinámicas económicas y las claves de la eficiencia. Se abren grandes posibilidades empresariales y ocupacionales nuevas, que en una primera etapa pocos están en condiciones de aprovechar, lo que genera beneficios considerables. Paralelamente, numerosas actividades resultan trastocadas, devaluadas o incluso suprimidas, sin que quienes se desempeñan en ellas dispongan, por lo general, de las capacidades requeridas para adaptarse exitosamente a la rápida modificación de su contexto; la disminución de ingresos, la inseguridad laboral y la desocupación tienden así a crecer. Hay pues “ganadores” y “perdedores” de la revolución tecnológica. Ni unos ni otros están determinados de antemano, pero claramente las mejores posibilidades se encuentran del lado de la gente con mayor preparación, mejores relaciones y más cercana -geográfica y socialmente- a los centros neurálgicos de los cambios; por ende, si bien entre los “ganadores” hay personas, grupos o regiones que vienen “de abajo”, lo más probable es que se los encuentre entre quienes ya estaban bastante “arriba”, mientras que los otros tienen más probabilidades de “perder”. En términos muy generales, se diseña así una tendencia a la acentuación de las desigualdades. También cabe entender en estos términos los cambios indicados en la agenda de las prioridades políticas: cuando se alteran rápidamente las pautas prevalecientes de la economía, en ella se concentra la atención; cuando la innovación tecnológica aparece como causa central de semejante alteración, los gobiernos y actores sociales con mayor capacidad de iniciativa tienden a priorizarla; cuando son comparativamente pequeños los grupos preparados para sacar partido de las nuevas oportunidades, su poder crece y el énfasis en la redistribución no parece la mejor política para contentarlos o atraerlos. En algún sentido -y sin desmedro de diferencias y tendencias contrapuestas- la política tiende a robustecer, durante un cierto período, las tendencias hacia la desigualdad que surgen de la transformación tecno-productiva. En semejante perspectiva, no resulta extraño que, a comienzos de la década de 1990, el 1% más rico de la población de los Estados Unidos fuera dueño del 40% de la riqueza, el doble de la proporción que le correspondía a mediados de la década de 1970 y algo similar a lo que poseía a fines de la década de 1920, es decir, justo antes de que el Estado empezara a practicar activamente políticas orientadas hacia el pleno empleo y la redistribución de la riqueza. Tales metas cobraron importancia central en la agenda política después de la Segunda Guerra Mundial, impulsadas por factores de diverso orden, incluyendo la preocupación por evitar las depresiones y la reaparición del desempleo masivo -considerados como causa relevante en el ascenso del nazismo-, el auge de las ideas keynesianas como orientación para encarar tales problemas y el vigor de los sindicatos y partidos de base obrera. Vale la pena recordar la gravitación de elementos de naturaleza ideológica y política, como los recién apuntados, en la prioridad atribuida a la innovación de tipo social y a la equidad hasta comienzos de la década de 1970 aproximadamente, es decir, durante el período de apogeo del paradigma tecno-productivo fordista. Éste ha sido caracterizado, entre otros elementos, por la producción en serie, las ventajas de la gran escala y las condiciones relativamente homogéneas de trabajo de grandes conjuntos de asalariados, rasgos que objetivamente favorecieron el avance de la sindicalización y, por ende, de la redistribución. Luego, si esa mirada hacia
227

Universidad Virtual de Quilmes

el pasado reciente muestra un proceso de tipo pendular, no se trata de algo automático, que garantice una próxima reaparición de las prioridades y los avances vinculados con la equidad. Ello dependerá de una gran variedad de factores, como por ejemplo las conexiones entre las características específicas de las nuevas condiciones tecno-productivas con las posibilidades del accionar colectivo. El amplio fresco de la evolución contemporánea que ofrece Manuel Castells (1996, 1997, 1999) confirma en alguna medida el enfoque antes reseñado en lo que se refiere a los impactos sobre la equidad de una ola emergente de cambio técnico. La transición que describe a una sociedad informacional y a una economía global se caracteriza por un difundido deterioro de las condiciones de vida y de labor para los trabajadores. A mediados de la década de 1990, numerosos estudios destacaban tendencias como las siguientes: el incremento del desempleo en Europa Occidental, que no reflejaba una mala coyuntura transitoria ni disminuía sustancialmente con el crecimiento económico, es decir que tenía un carácter “estructural”; la inestabilidad laboral, la desigualdad de remuneraciones y la disminución de los salarios reales en los Estados Unidos; el subempleo en el Japón y las muy diferentes condiciones de trabajo, particularmente desfavorables en las empresas de reducidas dimensiones así como para las mujeres; la expansión de la informalidad y la degradación del empleo en gran parte de los países de desarrollo intermedio y la marginalización de la población rural en los países más atrasados. En conjunto, afirma Castells, se asiste en el alba de la era de la información a una restructuración de las relaciones entre el capital y el trabajo en beneficio del primero, que ha sido posibilitada por las nuevas tecnologías y las formas organizativas que las mismas favorecen. Gran parte del trabajo repetitivo de producción ya no lo realizan seres humanos; no hace falta concentrar grandes cantidades de asalariados en una sola planta, ni ubicarla cerca de la clientela de mayor poder adquisitivo; las tareas son más variadas y cambiantes; pueden ser coordinadas sin demoras, aunque estén repartidas entre regiones muy alejadas; cada una de ellas puede ser ubicada donde mayores sean las ventajas específicas. La amenaza del desempleo crece, la situación de los asalariados se hace menos segura y más heterogénea; disminuye el proletariado industrial y la sindicalización en general retrocede, con excepción eventualmente de la función pública; el trabajo se fragmenta, y las relaciones de poder se modifican en su contra. Cuando la economía pasa a depender cada vez más de la generación y utilización del conocimiento, los procesos de innovación y aprendizaje se tornan decisivos; el trabajo más o menos rutinario y escasamente calificado pierde relevancia, con lo que disminuye el poder de negociación de quienes lo desempeñan, y tienden a degradarse sus condiciones de labor; paralelamente, aumenta la relevancia de la formación avanzada, de la capacidad para hacer cosas nuevas y para adaptarse a situaciones cambiantes. No casualmente, los más diversos estudios coinciden en señalar el peso promedio cada vez mayor del nivel educativo en los ingresos así como la ampliación de las diferencias materiales entre quienes acceden a una formación relativamente avanzada y quienes no tienen semejante oportunidad. Las desigualdades generadas por el acceso diferencial a la educación se extienden al manejo de información, a la incidencia en la toma de decisiones,
228

Problemas del Desarrollo en América Latina

al grado en que se aprovechan los beneficios y se eluden los perjuicios que generan los nuevos procesos técnicos. Las asimetrías asociadas con la emergencia de la economía del conocimiento se despliegan tanto en el interior de cada país como entre países y regiones. Junto a las diferencias entre personas y grupos sociales, ya subrayadas, se registran otras entre áreas geográficas. No se trata de una situación cristalizada. Por el contrario, una etapa de acelerado cambio lo es también de trastocamiento de las relaciones establecidas y de nuevas oportunidades. Las transformaciones asociadas con las Tecnologías de la Información y la Comunicación han sido ampliamente aprovechadas por personas, empresas y países. La rápida y eficiente adaptación a las condiciones generadas por el auge de dichas tecnologías constituye una de las causas mayores del avance del Japón, Corea del Sur y Taiwán durante las décadas de 1970 y 1980, y del desafío que llegaron a plantearles a los países más poderosos de Occidente; también es notorio que numerosas empresas “intensivas en conocimiento”, de creación muy reciente en varios casos, han sacado gran partido de las oportunidades abiertas por el cambio técnico. Pero las oportunidades son muy desiguales. El potencial científico y tecnológico no se distribuye por cierto de manera más o menos pareja a lo largo y a lo ancho del globo, sino todo lo contrario: la gran mayoría de los investigadores, de las instituciones de investigación y de los recursos materiales necesarios para la creación de conocimientos se concentra en un pequeño número de países; de manera bastante similar se concentran las capacidades para la innovación tecno-productiva, para la introducción de lo nuevo en las diversas actividades prácticas. Estos países -los Estados Unidos y también Canadá, las naciones de Europa Occidental, el Japón así como Taiwán y Corea del Sur- se constituyen así en los “centros” dinámicos de la economía del conocimiento. La situación de las restantes naciones es extremadamente diversa, dentro de un panorama que no es en absoluto estático. En varias regiones externas a los “centros” se hace sin embargo uso muy amplio de tecnología moderna, con significativa capacidad de adaptación y aun de generación, ligada a un cierto potencial científico; en otras regiones, la modernización productiva resulta casi exclusivamente de la importación, y la investigación tiene muy escasa incidencia; todavía, en un tercer grupo de regiones y naciones el gran atraso tecno-productivo tiende a marginarlas de la economía internacional. No hay pues nada parecido a un “Tercer Mundo” relativamente homogéneo, ni siquiera desde el punto de vista que aquí consideramos, sino un conjunto extremadamente heterogéneo, en el cual el conocimiento, la innovación y la formación avanzada NO son las claves de las dinámicas económicas. En este sentido, una “brecha” separa a los “Sures” de los “Nortes”, ubicando a los primeros en una situación subordinada y dependiente. La situación se asemeja a la del siglo XIX, cuando los impactos de la industrialización se iban difundiendo por todo el planeta pero de manera muy desigual, pues sólo un puñado de países se industrializaban, con lo cual su riqueza crecía rápidamente y también su poder sobre los demás. En ese período se constituyó una “división internacional del trabajo”, entre productores de bienes industriales y productores de bienes primarios, como rasgo principal de un intercambio en el cual las naciones técnicamente más avanzadas afianzan su primacía al concentrarse en los rubros más dinámicos de la producción.
229

Universidad Virtual de Quilmes

En los últimos años, en América Latina se ha planteado con inquietud la posibilidad de que se esté generando otra vez una divisoria de ese tipo, en la cual los países del continente se concentrarían no exactamente en los rubros de ayer sino en las modalidades menos intensivas en conocimiento de las diversas ramas productivas, menos demandantes de investigación endógena, de capacidades propias para la innovación, de trabajo altamente capacitado. No se identifica a la industria o a los servicios con el avance ni a la agricultura con el atraso: lo decisivo es el “valor intelectual agregado” a los bienes y servicios generados -fruta o aceros o turismo-, pues de ello dependen el dinamismo de la producción y sus posibilidades de competir durablemente en los mercados internacionales de mayor poder adquisitivo. El Secretario Ejecutivo de la CEPAL, Gert Rosenthal (1997), al señalar las semejanzas del presente con la “división internacional del trabajo” percibida por su institución en 1949, comentaba que sería irónico que los países en desarrollo, o al menos los de América Latina y el Caribe, se encontraran en la economía global otra vez atrapados en una trampa de baja productividad. Si tal fuera el caso, cabría calificar de “neoperiférica” a la nueva inserción internacional del continente. En realidad, se trata de dilucidar si, en las nuevas condiciones tecno-productivas, América Latina tiende a quedar atrapada en una combinación de innovación más bien débil e inequidad promedialmente alta.

6.2. Las propuestas neoestructuralistas
La crisis de la década de 1980 generó, en los ámbitos vinculados con la CEPAL, una revisión de los planteos para el desarrollo, en una perspectiva que sus impulsores han denominado “neoestructuralista”. En este apartado nos ocupamos de tal enfoque, basándonos fundamentalmente en ciertos documentos cepalinos que tuvieron amplia difusión durante la primera mitad de la década de 1990.

6.2.1. La transformación productiva con equidad
El nuevo enfoque de la CEPAL fue presentado bajo el título Transformación productiva con equidad. La tarea prioritaria del desarrollo de América Latina y el Caribe en los años noventa. El punto de partida lo constituye una apreciación de la reinserción internacional de la región tal como ella se fue desplegando durante la década de 1980. Se entiende que dicha reinserción se ha basado en una “competitividad espuria”, que surge de los bajos salarios y del uso indiscriminado de los recursos naturales, por lo que incrementa la inequidad y tiende a agotarse. Por un lado, ese tipo de crecimiento tiene graves consecuencias en relación con el medioambiente y con las condiciones de vida de grandes contingentes humanos:

❘❚❚ “El estilo de desarrollo predominante en América Latina y el Caribe ha generado una elevada marginalidad, tanto urbana como rural. Las poblaciones pobres tienden a asentarse en áreas de baja habitabilidad, frecuentemente

230

Problemas del Desarrollo en América Latina

vulnerables a los desastres naturales, con riesgos de derrumbes, inundaciones, etc., y en el sector rural, en ecosistemas más frágiles y vulnerables” (CEPAL,

1992, p. 217). ❚❚❘

Por otro lado, en las condiciones técnico-productivas contemporáneas, ello constituye una apuesta perdedora para la competencia económica internacional de los próximos tiempos y no permite realmente superar el atraso:

❘❚❚ “América Latina y el Caribe, como región en desarrollo semiindustrializada, continúa ocupando una posición periférica en la especialización productiva mundial, con más del 70% de sus exportaciones (incluidos los combustibles) compuestos por productos primarios” (CEPAL, 1990, p. 43). ❚❚❘

Ello nos ha ubicado en lugares poco dinámicos del comercio internacional. En efecto, entre 1962 y 1985 el promedio anual de crecimiento de las exportaciones puede desglosarse como sigue: • productos primarios, 1.6 %; • manufacturas basadas en recursos naturales (principalmente alimentos procesados), 3.7 %; • manufacturas tradicionales no basadas en recursos naturales (principalmente bienes de consumo intensivos en mano de obra), 6.8 %; • nuevas manufacturas (complejo electrónico, biotecnologías, nuevos materiales, etc.), 8.1% (CEPAL, 1990, p. 43). En general, puede afirmarse que las “manufacturas no basadas en recursos naturales, que por cierto incluyen los equipos e insumos utilizados en la transformación de los recursos naturales, constituyen una proporción mayoritaria y creciente del comercio internacional”. En ese contexto se dibujan ciertas apuestas ganadoras:

❘❚❚ “[...] entre los países de competitividad ‘creciente’ predominan los de Europa occidental y asiáticos que, a pesar de sus diferencias, comparten dos características principales: la primera, cooperación estrecha gobierno-sector empresarial, que se expresa en una amplia gama de incentivos y mecanismos institucionales de apoyo a la competitividad internacional; y la segunda, posicionamiento especializado en torno a rubros dinámicos” (CEPAL, 1992, p.120). ❚❚❘

La marginación del continente crece sobre todo por su participación decreciente en la gran mutación técnico-productiva en curso, lo cual puede apreciarse por ejemplo por su comparativamente débil esfuerzo en materia de innovación científica y tecnológica, así como por su deficiente panorama educativo.

“El nivel educacional promedio es apenas de 6 años de estudio y casi la mitad de la fuerza laboral latinoamericana no ha completado la educación primaria. La 231

Universidad Virtual de Quilmes

masificación [de la enseñanza] se realizó con poca inversión y tuvo un impacto inequitativo, pues benefició en mayor medida a los hijos de los grupos de ingresos medianos y altos. [Así] de mantenerse la tendencia histórica de la última década, la región contaría todavía con un 11% de analfabetos en el año 2000, y un 40 % de los jóvenes no habría logrado terminar la enseñanza primaria; […] el trabajador promedio […] apenas podría esperar recibir un mes de capacitación durante su vida laboral” (CEPAL-UNESCO,1992, p. 77).

Como alternativa para una nueva ubicación de la región en el escenario mundial se propone la denominada “Transformación Productiva con Equidad” (abreviadamente TPE), en la cual la equidad es vista como marco para la construcción de una “competitividad auténtica”, sustentada en la incorporación de progreso técnico. Las siguientes citas resumen la médula del enfoque:

❘❚❚ “Penetrar […] mercados [internacionales] exige absorber progreso técnico e innovar de modo de mantenerse en ellos por la única vía que no se agota: la agregación de valor intelectual a los bienes y servicios exportados. [Además], la solidez de la posición en el mercado internacional está determinada en general por el nivel de calificación de la población y por su capacidad para participar en el proceso permanente de innovación tecnológica” (CEPAL, 1990: p. 77). ❚❚❘

Notemos que la primera parte de la afirmación es indiscutible pero que la segunda, si bien fundamental, es parcial: la innovación que se requiere no es sólo tecnológica sino también social e institucional. La TPE constituye una propuesta articulada en torno de las siguientes “ideas fuerza”: 1) la clave fundamental de la transformación, como ya se mencionó, ha de ser la incorporación de progreso técnico; 2) la competitividad a la que se aspira debe tener un carácter sistémico, reflejado en la red de relaciones entre las empresas, el sector público, los sistemas educativo y financiero, la infraestructura tecnológica, energética, comunicacional y de transportes, etcétera; 3) la estabilidad y la coherencia de la gestión macroeconómica son imprescindibles, pero no son suficientes para impulsar la transformación deseada, la que requiere además de políticas sectoriales; 4) es preciso remover las divisiones sectoriales herméticas, impulsando en particular las vinculaciones de la industria con el sector primario de la economía y con los servicios; 5) tan importante como la transformación productiva es la equidad; no se puede avanzar en una dirección sin hacerlo al mismo tiempo en la otra; 6) la integración y la cooperación en los marcos regionales son fundamentales; 7) la elaboración de políticas debe tener lugar en un contexto democrático, pluralista y participativo, donde las estrategias que se adopten puedan ser el fruto de consensos amplios; 8) el accionar estatal debe renovarse, priorizando la construcción de la

232

Problemas del Desarrollo en América Latina

competitividad que se basa en la incorporación de progreso técnico y el continuo avance hacia mayores niveles de equidad y de sustentabilidad ambiental (CEPAL, 1991, p.15). El enfoque se precisa a partir de la confrontación de las siguientes tres alternativas: i) La apertura generalizada y rápida, con irrestricta sujeción a las señales del mercado, vista como la “ortodoxia de la década de 1980”. ii) La profundización de la industrialización hacia adentro, catalogada de “ortodoxia de las décadas de 1950 y 1960”. iii) La propuesta de “transformación productiva de la década de 1990”, caracterizada sintéticamente por: la búsqueda de la competitividad auténtica y de la equidad que se basan en la incorporación de progreso técnico; la preocupación por los equilibrios macroeconómicos complementados con políticas sectoriales selectivas; la prioridad atribuida a la generación de empleo productivo y a la inversión en recursos humanos; la “concertación estratégica y transparente entre el Estado y el sector empresarial”; el fortalecimiento del “Sistema Nacional de Innovación”, y la “reorientación de la industria hacia los mercados externos” (CEPAL, 1990, p. 85). Esquematizando un tanto, podría decirse que esta tercera alternativa se presenta, frente a las anteriores, como una “industrialización hacia afuera”, con apertura gradual y controlada. La cita siguiente parece reveladora:

❘❚❚ “Distintas corrientes de pensamiento y posturas políticas concuerdan en la actualidad en que el destino económico de la región está ligado a las características de su inserción en la economía internacional. Este consenso se apoya en argumentos teóricos, históricos y prácticos. Para las corrientes neoliberales, esta postura se basa en los principios de la teoría ortodoxa del comercio internacional y su análisis de las ventajas comparativas. Para las corrientes estructuralistas, la apertura se hace necesaria pues la exportación -sobre todo de productos no tradicionales- es la etapa natural siguiente para aprovechar la plataforma industrial creada por la sustitución de importaciones” (CEPAL,

1992, p. 109). ❚❚❘

Ahora bien, no cabe identificar apertura con reinserción, si esta última ha de tener algún significado positivo; en efecto, no es difícil mostrar ejemplos de apertura completa que refuerzan la marginación. Como la propia cita lo sugiere, lo que está en juego es la construcción de ventajas comparativas que puedan sustentar una ubicación dinámica en la economía internacional, la autoexclusión de la cual parece difícilmente compatible con el progreso técnico, condición no suficiente pero sí necesaria para mejorar las condiciones de vida de las mayorías. Más aún:

❘❚❚ “La competitividad que conduce a la elevación del nivel de vida se basa en el aumento de la productividad y en la incorporación y difusión del progreso técnico. Por su carácter sistémico, requiere un grado razonable de cohesión social y de equidad. Por su parte, esta última, en un mundo que tiende hacia

233

Universidad Virtual de Quilmes

una creciente homogeneización, difusión y convergencia de las aspiraciones a acceder a bienes y servicios modernos, no se sostiene si los países no logran una auténtica competitividad” (CEPAL-UNESCO, 1992, p. 34). ❚❚❘

Subrayado lo que antecede, conviene reiterar sin embargo que la identificación entre el afianzamiento de “ventajas competitivas”, el avance técnicoproductivo y la “industrialización hacia afuera” no es evidente. Por ejemplo, pueden llegar a constituirse enclaves exportadores, dotados incluso de una gran sofisticación productiva pero de una escasa capacidad para difundirla a su alrededor. Justamente por su carácter sistémico, el desarrollo es poco viable sin estrategias que eleven el nivel técnico de un conjunto muy amplio de actividades, estrategias por ende que no pueden ser sino específicas, y que deben incluir trayectorias para la generación e incorporación de progreso técnico que se adapten a las características propias de cada sociedad. Sobre esta cuestión volveremos. No nos internaremos en las especificidades de las políticas propuestas, pues sólo apuntamos a bosquejar sus recomendaciones generales. Entre éstas se destacan las siguientes: a) El estímulo a la formación de empresas y empresarios, en el entendido de que la

❘❚❚ “[...] ampliación de la base de empresarios de un país tiene, como efecto principal, el de fortalecer la capacidad de iniciativa de la sociedad para enfrentar en forma descentralizada los desafíos que plantean el acelerado proceso de cambio tecnológico y el dinamismo de los mercados internacionales” (CEPAL,

1990, p. 126). ❚❚❘

Además:
❘❚❚ “Para que el crecimiento sea sólido y sus frutos lleguen a las grandes mayorías, la modernización debe movilizar al grueso del empresariado y de la fuerza de trabajo nacional, lo que implica incorporar en esta dinámica a la empresa pequeña y mediana (PYME), ámbito en que se forman y gestan la mayoría de las nuevas empresas, así como las nuevas generaciones de empresarios del futuro, donde se produce el grueso del valor agregado de la región, y donde se emplea la enorme mayoría de la fuerza de trabajo.” ❚❚❘

Se entiende por PYME “toda empresa que no transe en la bolsa ni tenga acceso a créditos internacionales o nacionales, salvo de corto plazo. Se trata no tanto de la microempresa o pequeña empresa informal, sino sobre todo del grueso de las empresas del sector formal que no tienen un acceso fluido al mercado de capital” (CEPAL, 1992, p. 174). b) La reivindicación, en el interior de la empresa, de la cooperación en vez de la confrontación, debiendo aquélla tratar a los trabajadores como socios colaboradores y los sindicatos incluir entre sus objetivos la productividad. La modernización de las relaciones laborales tendría como eje la vinculación entre productividad y remuneración, particularmente a través
234

Problemas del Desarrollo en América Latina

de la participación en los resultados, para lo cual se destaca el mecanismo de los “salarios participativos”. Se sostiene que ello permite además disminuir la inestabilidad laboral, al hacer menos rígidos los costos salariales. c) El énfasis en el reforzamiento de la articulación productiva, mediante políticas industriales que prioricen áreas para la intervención gubernamental, que debe afrontar “la conducción de un proceso de apertura gradual y selectivo [...] en un contexto de restricción financiera y de debilitamiento institucional del sector público” (CEPAL, 1990, p. 128), y también mediante el desarrollo de una amplia gama de servicios de apoyo al productor, los que van desde los estudios de factibilidad hasta la distribución y pueden llegar a representar el 90% del precio final, pese a lo cual -se afirmaba en el documento citado- en América Latina sigue vigente una concepción de los servicios como sector retardatario. d) La redefinición del papel del Estado, al que se atribuyen en el presente ciertas tareas cruciales -”participar en la superación de las carencias acumuladas en los ámbitos de la equidad y la competitividad internacional”- para cuyo desempeño tendrá que seleccionar y simplificar sus intervenciones, so pena de una pérdida aún mayor de incidencia real y de calidad en sus prestaciones. En particular, la reforma fiscal es vista como el eje de la reforma del Estado. Al respecto se sostiene que

❘❚❚ “[...] las comparaciones en el ámbito internacional indican que existe un importante margen para elevar la carga tributaria en varios países de la región y para modificar su estructura, sin afectar significativamente el bienestar colectivo ni la competitividad internacional” (CEPAL, 1992, p. 93). ❚❚❘

La estructura tributaria, sesgada hacia los impuestos indirectos y menos progresivos, tiene una escasa capacidad redistributiva. e) El impulso a la interacción entre los sectores público y privado, de la cual se destaca un aspecto frecuentemente olvidado, la tarea prospectiva, pues

❘❚❚ “[...] asume especial relevancia: la necesidad de conocer, aunque sea mínimamente, los escenarios futuros hacia los cuales podría evolucionar cada sociedad nacional. Esta labor de prospectiva ha sido muchas veces perjudicada durante los años ochenta, cuando los desequilibrios y ajustes de corto plazo absorbían la atención de los gobiernos. Durante el próximo decenio, surge como uno de los nuevos papeles que deberán asumir los organismos nacionales de planificación y de coordinación de políticas públicas” (CEPAL, 1990, pp.154 y 156-157). ❚❚❘

f) El desarrollo de una política de fomento a las formas de asociación cooperativa y autogestionaria. Estas han tropezado frecuentemente con obstáculos que incluyen

❘❚❚ “[...] la insuficiencia de la organización empresarial; la ausencia de personal ejecutivo y técnico; la falta de asistencia técnica; la carencia de canales

235

Universidad Virtual de Quilmes

propios de comercialización; los problemas de financiamiento y la falta de adecuación de los marcos jurídicos”. ❚❚❘

Hace falta pues actuar de modo de dar “aliento a proyectos y empresas económicas viables conforme a una noción distinta de organización y de distribución social” (CEPAL, 1990, p. 161). Tanto en su enfoque general como en sus recomendaciones de índole sectorial, los planteos que comentamos se basan en la centralidad del progreso técnico y el conocimiento, y de alguna forma también en una cierta visión de las mutaciones que se están procesando en esos ámbitos. Vale la pena pues analizar específicamente tales temas, cosa que haremos tras haber indicado las conexiones de los mismos con la temática ecológica y lo que esta última implica para la cuestión del desarrollo.

6.2.2. La dimensión ambiental de la transformación productiva
Según se anotó, el crecimiento exportador latinoamericano durante la “década perdida” se basó grandemente en la “competitividad espuria”, es decir, en la capacidad de producir bienes sin mayor valor agregado a precios comparativamente bajos, a partir de los muy bajos salarios y el uso masivo de recursos naturales, factores que tienden a perder importancia en la economía contemporánea al tiempo que acentúan la inequidad social e impulsan la degradación ambiental. Las relaciones de estos problemas, particularmente el último de los citados, con la “transformación productiva con equidad” fue tratada en un documento específico de la CEPAL de 1991, algunos de cuyos aspectos comentaremos en esta sección. Como se sabe, ciertos mecanismos empleados para incrementar rápidamente las cantidades producidas han generado serios problemas de polución, afectando la salud de los seres humanos y de los animales. Un ejemplo de ello lo constituye el uso masivo de pesticidas en la agricultura de América Central (CEPAL, 1991, pp. 35 y 37-38). En particular, el uso del DDT permitió una rápida expansión de la producción de algodón en condiciones que generaron un rápido deterioro del “capital natural”, lo cual a su vez elevó los costos y desembocó en una crisis que obligó a revisar las formas de producción para elevar su calidad. Para afrontar la crisis fue necesario prohibir los pesticidas sintéticos, volver a usar pesticidas orgánicos e introducir enemigos naturales de los causantes de las pestes así como otros métodos biológicos de control. En los últimos años se ha prestado bastante atención a la deforestación de las zonas tropicales del continente, impulsada especialmente por la expansión de la agricultura y de la ganadería. A comienzos de la década de 1990 se estimaba que América Latina y el Caribe poseían más de la mitad de las selvas tropicales del mundo entero, y también el más alto ritmo de deforestación en el mundo en desarrollo (CEPAL, 1991, p. 39). La degradación generada en los ejemplos mencionados no es ajena a las políticas públicas practicadas, incluyendo el subsidio al uso de pesticidas en el primer caso, y las ventajas fiscales otorgadas a ciertos grandes proyectos de inversión en la Amazonia, en el segundo caso. Las consecuencias contaminantes de ciertas políticas pueden detectarse no sólo en las áreas rurales sino también en las urbanas.
236

Problemas del Desarrollo en América Latina

Por ejemplo, la Región Metropolitana de la capital chilena se ha estado convirtiendo rápidamente en una de las áreas urbanas más polucionadas del mundo. Se afirma que el grado de contaminación del aire y del agua en Santiago puede ser visto como una advertencia acerca de los efectos dañinos de ciertas prácticas desregulatorias y de la aplicación de regulaciones inapropiadas, particularmente en lo que concierne al transporte. Al instalarse en 1990 el nuevo gobierno democrático, el enfoque empezó a ser revisado (CEPAL, 1991, p. 43). Los ejemplos podrían multiplicarse, aludiendo también a otros países, para mostrar el nivel alcanzado por la problemática ecológica. La misma debe ser analizada en el contexto de una de las más gravitantes transformaciones experimentadas por nuestro continente en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial: en cifras redondas, la triplicación de la población, y su desplazamiento, que convirtió a la población urbana de una minoría en las tres cuartas partes del total. Ambos procesos conjugados tienen obvias consecuencias ambientales, dramáticamente ilustradas por la ciudad de México, donde se estima que viven ya más de 20 millones de personas, mientras que en 1950 lo hacían unos 5 millones; allí la calidad del agua y la cantidad de que dispone en promedio cada habitante bajaron significativamente, al tiempo que crecían los perjuicios ecológicos debidos a la búsqueda de fuentes de abastecimiento más profundas y más lejanas; también crecieron los problemas de polución que sufre la ciudad, los que frecuentemente llegan a niveles muy alarmantes. Se estima que la primera causa de los mismos la constituye el parque automotor, compuesto ya a fines de la década de 1980 por alrededor de dos millones y medio de vehículos, a cuyas emanaciones se agregaban las de unos treinta mil establecimientos industriales en el área del Gran México (CEPAL, 1991, pp. 51-52). El incremento acelerado de la población se sumó, en su impacto sobre el medioambiente, con otros procesos ya destacados en capítulos anteriores: el crecimiento de la inversión extranjera en diversos sectores de la producción a partir de la década de 1950; el auge de esa inversión en la década de 1960 y la consiguiente expansión de ciertos tipos de gran industria en los países más grandes del área; los considerables flujos monetarios de la década de 1970; la crisis de la deuda de la década de 1980, con el agudizamiento tanto de la pobreza como de la presión para exportar. Este conjunto de factores ha alterado profundamente el uso de los recursos naturales de la región. En ello han incidido tanto las actividades en pequeña escala desplegadas por mucha gente -los pobres que se arraciman en los cinturones urbanos o queman y deforestan para plantar- como las actividades a gran escala, por ejemplo las implementadas por empresas mineras o pesqueras. Sostiene la CEPAL que la región ha sufrido una significativa e irreversible pérdida de su biodiversidad genética, así como pérdidas de suelos debidas a la erosión y de bosques nativos. En términos económicos y sociales, los problemas ambientales más serios se vinculan con la irracional expansión urbana. Se destacan asimismo los deterioros de ciertas áreas costeras y de las aguas interiores. Se afirma que el daño más directo para la población es causado por la contaminación del agua, mientras que la polución del aire, aunque seria en muchas ciudades, tendría un alcance comparativamente menor, si bien está asociada a sistemas productivos que sólo pueden ser modificados y controlados a muy alto costo.
237

Universidad Virtual de Quilmes

Varios de los ejemplos que suelen mencionarse, como apoyo para las afirmaciones precedentes, aluden a los efectos recíprocos de la pobreza y la degradación ambiental. El desarrollo escaso y los diferentes promedios de hijos por pareja según los sectores socioculturales se reflejan en un crecimiento de los estratos más carenciados superior incluso al de la población en su conjunto. La mayoría de los pobres viven en el presente en áreas urbanas; frecuentemente se instalan en las laderas de los cerros y en las riberas, agravando los riesgos de deslizamientos de tierras, la acumulación de desperdicios y la contaminación de las aguas, de todo lo cual son las primeras víctimaso. Pero también sigue siendo pobre la mayoría de la población rural, a la que resulta más difícil hoy más que ayer conseguir agua y leña, tarea por lo general reservada a las mujeres y a los niños en familias frecuentemente reducidas a la práctica de una agricultura migratoria, que agrava la deforestación y la degradación de los suelos. Este círculo vicioso de las relaciones entre miseria y medioambiente supone uno de los mayores obstáculos para el desarrollo en un continente donde la extrema pobreza afecta a gran parte de la gente. Si se tiene en cuenta, además, que la población total de América Latina, inferior en 1970 a los 300 millones de personas, orilla en el presente los 500 millones, resulta bastante claro que el urgente enfrentamiento a ese círculo vicioso no tendrá éxito a partir de procedimientos unilaterales ni de los intentos de retornar a las condiciones prevalecientes en alguna etapa del pasado. Hace falta innovar, en los más diversos ámbitos. La problemática de la “transformación productiva con equidad”, basada en la incorporación y difusión del progreso técnico, y la cuestión de la sustentabilidad ambiental del crecimiento económico se conectan entre sí por vías múltiples. En el enfoque de la CEPAL se destaca la idea de que, en el futuro, serán cada vez más estrechos los vínculos entre el avance tecnológico en lo que hace a la protección ambiental y la competitividad internacional. Se anota, en particular, que los países más prósperos son los más exigentes en materia ambiental, e imponen condiciones cada vez más severas en ese sentido a los productos que acceden a sus mercados. Las relaciones entre cambio técnico, competitividad y sustentabilidad ambiental resultan particularmente claras en el terreno de la energía. El uso de la misma incide directamente en cuestiones de alcance mundial, como el efecto invernadero, la destrucción de la capa de ozono, las lluvias ácidas y la proliferación de residuos nucleares. La polución de la atmósfera depende muy directamente de la intensidad energética de cada actividad. Se señala que un consumo equivalente al de una tonelada de petróleo implica la emisión de entre 2,4 y 4,5 toneladas de dióxido de carbono; hace falta una hectárea forestada para absorber la cantidad de ese dióxido generada por la quema de una tonelada de carbón (CEPAL, 1991, p. 86). Desde la década de 1970, en los países industrializados ha venido disminuyendo la relación entre el consumo total de energía y la producción bruta, debido al avance tecnológico y también al crecimiento mucho más lento de la industria pesada “intensiva en energía”, como las ramas del acero o del cemento, por comparación con la industria “intensiva en tecnología”, tipificada por las ramas del complejo electrónico. Se estima que el progreso técnico da cuenta de entre el 66% y el 75% de esa disminución relativa del consumo energético en los países más avanzados, lo cual representa un uso más eficiente y menos contaminante de recursos naturales. Se destaca
238

Problemas del Desarrollo en América Latina

que semejante mejora en el aprovechamiento de la energía no se registraba en la industria latinoamericana (CEPAL, 1991, pp. 82-83). La dimensión ecológica genera pues nuevas exigencias de índole técnicoproductiva y, paralelamente, da lugar a nuevas demandas, particularmente en lo que se refiere a productos y servicios para la protección ambiental. Dado que los problemas en este campo tienen frecuentemente características muy específicas y propias del lugar, ello puede constituir una oportunidad interesante para empresas locales, incluso medianas y pequeñas, en la medida en que dispongan de flexibilidad y capacidad de innovación. Se estima que la demanda latinoamericana de “equipamiento ligado al ambiente” crecerá rápidamente y, también, que parte significativa de tal demanda puede ser atendida por la propia industria de los países más adelantados de la región (CEPAL, 1991, p. 92). La importancia de la capacidad tecnológica endógena en el área de la ecología se ve subrayada por los costos involucrados. Se ha calculado que la región debe invertir no menos de dos mil millones de dólares al año en bienes y equipos destinados a prevenir o controlar problemas ambientales causados por actividades productivas, manufactureras y mineras en primer lugar. Si a ello se le agrega lo que insumiría reparar errores del pasado, la cifra indicada podría multiplicarse por cinco. Y aún ello no sería mucho si se tiene en cuenta que los países desarrollados invierten en la materia entre el 1% y el 2% de su producción total (CEPAL, 1991, p. 109). Por otra parte, se ha comprobado fehacientemente que las industrias más contaminantes y que mayor uso relativo hacen de los recursos naturales crecen más rápidamente fuera de los países desarrollados. Las corporaciones transnacionales suelen trasladar sus plantas más polucionantes desde sus países de origen a otros donde la legislación ambiental es más permisiva. Esto constituye un argumento adicional para promover la generación y la transferencia de tecnología ambiental, imprescindible para imponer controles adecuados y hacerlos realidad, así como para paliar daños y sobre todo para anticiparlos. El círculo vicioso de las relaciones entre pobreza y degradación ambiental debe ser atacado por varios flancos, entre los cuales no debe olvidarse el que dice relación con la ciencia y la técnica. El informe comentado de la CEPAL sostiene que las tecnologías que facilitan la acumulación de capital natural, las tecnologías “limpias” que posibilitan el acceso a los mercados internacionales de los productos de la región, las tecnologías eficientes que mejoran la competitividad internacional, y las tecnologías no polucionantes utilizables en actividades de pequeña escala, que suelen dar trabajo a mucha gente, son todas ellas imprescindibles para mejorar la calidad de vida de la población latinoamericana (CEPAL, 1991, p. 133). La ecología se vincula indisolublemente con la cuestión del desarrollo, ante todo porque la problemática ambiental se plantea de manera específica en el subdesarrollo. Si en los países avanzados ella tiene que ver ante todo con el consumo desenfrenado y con el despilfarro de los recursos a que induce la riqueza, en las regiones menos favorecidas esa misma problemática suele estar ligada a la carencia de recursos y, más en general, a la falta de desarrollo. Esa clara diferenciación de situaciones resulta ahondada por los intentos, ya destacados, que se realizan en el “centro” para transferir a otros ámbitos los mayores riesgos de contaminación que sus formas de producción generan, todo lo cual demanda un abordaje de la
239

Universidad Virtual de Quilmes

cuestión ecológica propio de la “periferia” e integrado a la reflexión acerca del desarrollo. Semejante abordaje exige un “esfuerzo sistémico” que tenga en cuenta dimensiones muy variadas pero estrechamente relacionadas, como el tipo de políticas económicas practicadas, el nivel y la orientación de la inversión, la gestión de los recursos naturales, la investigación y el desarrollo tecnológico, el panorama de la educación, la evolución de las instituciones, las formas y los alcances de la participación de la población (CEPAL, 1991, p. 10). En especial, tanto en el nivel de la reflexión como de la ejecución, hace falta ir más allá de los enfoques puramente sectoriales, confinados en el interior de una especialidad temática, de una repartición administrativa o de una frontera territorial, para ensayar aproximaciones más integradas, en las cuales tanto las prioridades ambientales como las de los usuarios puedan ser efectivamente tenidas en cuenta durante los procesos de adopción de decisiones (CEPAL, 1991, p. 63). Propósitos como los indicados han orientado los esfuerzos en pro de un “desarrollo sustentable”, noción cuyos antecedentes y contenidos en el nuevo enfoque cepalino resumimos para concluir este capítulo, intentando al mismo tiempo ubicarla en la evolución de la temática del desarrollo en nuestro continente. Las teorías tradicionales del crecimiento económico influyeron sobre la reflexión acerca del desarrollo de modo tal que, inicialmente, los principales problemas encarados fueron los del nivel y el ritmo de la formación de capital, en el entendido de que las carencias más importantes eran las de capital físico y financiero, mientras que se daba como un hecho la abundancia de “capital natural”. Estos puntos de vista se reflejaron en la prioridad acordada hasta comienzos de la década de 1970, en el marco de la promoción del desarrollo, a la infraestructura energética y de transporte, así como a la obtención de recursos monetarios. En los aspectos organizacionales, se prestó especial atención a las grandes empresas e instituciones estatales dedicadas a las obras y servicios públicos, y se impulsó la fundación de instituciones financieras para la promoción del desarrollo. A medida que se evidenciaban las limitaciones del crecimiento económico para superar la pobreza -especialmente cuando se registraban llamativas tasas de incremento de la producción-, las prioridades se fueron desplazando y se fue configurando una segunda etapa en las políticas para el desarrollo; en ella, la atención se focalizó directamente en el problema de la pobreza. Las estrategias ensayadas tendieron a priorizar el involucramiento directo de los beneficiarios potenciales, y la participación fue vista como un aspecto fundamental del desarrollo entendido como proceso de cambio global. Esta visión, cuya preponderancia puede ubicarse según los distintos países entre fines de la década de 1960 y comienzos de la de 1980, inspiró programas orientados, por ejemplo, al desarrollo rural integrado, la autosuficiencia alimentaria o la expansión de los servicios básicos en las áreas carenciadas. En términos organizativos, la complejidad imaginable de proyectos semejantes se vio agravada por las dificultades halladas para institucionalizar niveles significativos de participación así como por la inestabilidad de muchos gobiernos de la región. Una tercera etapa -iniciada en la década de la crisis y a su influjo- se caracterizó por la primacía acordada a la gestión de la coyuntura económica y a la implementación de los llamados programas de ajuste estructural, dirigi240

Problemas del Desarrollo en América Latina

dos a disminuir el tamaño del sector público, a impulsar las privatizaciones y a acentuar la importancia de las instituciones gubernamentales dedicadas al manejo de las políticas financieras y monetarias. Durante este período, prácticamente desapareció de la escena la cuestión del desarrollo en tanto transformación integral. Por otra parte, desde la década de 1970 fue tomando cuerpo en la región la preocupación por la sustentabilidad ambiental y por el deterioro del “capital natural”. Ello condujo, por un lado, al cuestionamiento de las ideas recibidas acerca de las formas productivas y, por otro lado, al impulso de variados programas conservacionistas. Ahora bien, si la importancia de tales programas no sabría ser cuestionada, su priorización unilateral no puede dejar de ser discutida en países donde abundan las carencias de todo tipo. En las dos últimas décadas se ha abierto camino la conciencia de que el crecimiento económico, tal como ha tenido lugar históricamente, tiende a ser insustentable, pues agrede y daña a la Naturaleza. Pero el círculo vicioso de las relaciones entre pobreza y degradación ambiental muestra que la sustentabilidad es inviable sin desarrollo. Y éste a su vez no puede ser encarado de forma unilateral, como cuando se lo asimila con el incremento de capital físico o monetario, sino que exige tener en cuenta una gran variedad de “recursos” y requisitos, naturales, humanos, institucionales, culturales, científico-técnicos, productivos. En la década de 1990 se intentó revitalizar los esfuerzos en pro del desarrollo, impulsando lo que podría llegar a constituir una cuarta etapa en la evolución de la cuestión en nuestro continente, la que estaría signada por la aspiración a compatibilizar el crecimiento económico, la equidad social y la sustentabilidad ambiental. Por vías como las apuntadas se ha ido prestando atención creciente al “desarrollo sustentable”, entendido como el que satisface las necesidades del presente sin generar el riesgo de que las futuras generaciones no puedan satisfacer sus propias necesidades. Esta noción involucra a muy diversos actores: el sector público, los empresarios, los trabajadores, distintas comunidades, la población en general. Los objetivos que esa noción incluye requieren transformaciones institucionales profundas, que sólo pueden ser el fruto de esfuerzos de largo aliento, pues las organizaciones fuertes y efectivas no se construyen en poco tiempo, y además en este caso lo que hace falta es cambiar pautas de comportamiento muy arraigadas y generalizadas.

6.2.3. Conocimiento y educación
La propuesta neoestructuralista de comienzos de la década de 1990 afirmaba que conocimiento y educación constituyen el eje de la transformación productiva con equidad. En estos temas, el punto de partida de los enfoques cepalinos lo constituye la bien conocida tesis según la cual asistimos a la conformación de un nuevo paradigma tecnológico, que “constituye una verdadera revolución [y] combina la revolución microelectrónica originada en los Estados Unidos, con el modelo flexible de organización y gestión desarrollado con mayor plenitud en el Japón” (CEPAL, 1992, p. 111).

241

Universidad Virtual de Quilmes

En la economía internacional, en el presente signada por la globalización de los mercados y por el rol decisivo del progreso técnico en la competitividad, se destacan aspectos como los siguientes: avance de la automatización; • difusión horizontal de las tecnologías de la información, que en particular favorecen el uso eficiente de los recursos naturales y, sobre todo, el ahorro de energía; • erosión de las ventajas comparativas basadas en la disponibilidad de mano de obra barata y de recursos naturales; • emergencia de un nuevo paradigma de organización y gestión empresarial; • acortamiento del ciclo tecnológico e intensificación de la flexibilidad para responder a la demanda; • heterogeneidad tecnológica y posibilidades de que los países avanzados desplieguen un proteccionismo creciente en el mercado de tecnología. Los rasgos considerados realzan la importancia de la investigación básica, de la educación y de la política pública; esta última tiene que ocuparse de las dos primeras, entre otros motivos porque “la aparición de nuevas tecnologías y los avances científicos de importancia se fundan, necesariamente, en investigaciones básicas de largo plazo, que sólo un número reducido de grandes empresas está en condiciones de realizar” (CEPAL-UNESCO, 1992, p. 31). Es en tal contexto que se sostiene que “educación y conocimiento” constituyen el “eje de la transformación productiva con equidad”, pues se “hace impostergable la transición hacia un período cuyo dinamismo y desempeño estarán marcados por el grado de centralidad que las sociedades otorguen a la educación y a la producción de conocimiento” (CEPAL-UNESCO, 1992, p. 18). En efecto, los nuevos y variados “modelos de crecimiento” desarrollados durante la década de 1980 incluyen un motor de crecimiento común: la producción endógena de conocimiento. “Las tasas de crecimiento de largo plazo de distintos tipos de países son muy diferentes, pero tienden a exhibir una estabilidad excepcional a lo largo del tiempo.” ¿Qué puede producir cambios radicales en tales tasas, como los ocurridos en el SE de Asia? A partir de decisiones posiblemente ajenas en sus orígenes al sistema económico, “la acumulación de capital humano, el aprendizaje y la especialización recibieron, en esos países, empujes iniciales que luego les permitieron entrar en trayectorias de alto crecimiento y fuerte acumulación de conocimientos” (CEPAL-UNESCO, 1992, pp. 103-104). En relación con la muy citada obra de Michael Porter, La ventaja competitiva de las naciones, se anota que su investigación

❘❚❚ “[...] deja pocas dudas de que la educación y la capacitación son factores decisivos en las ventajas competitivas nacionales. Las naciones estudiadas que invierten más en educación (Alemania, Japón y Corea) tienen ventajas en muchos sectores, las que pueden fácilmente ser atribuidas a los recursos humanos. Más aún, en todas las naciones estudiadas [Alemania, Dinamarca, Estados Unidos, Italia, Gran Bretaña, Corea, Singapur, Suecia y Suiza] las industrias más competitivas eran aquellas en que las inversiones especializadas en educación y capacitación ascendían a sumas excepcionalmente elevadas” (CEPAL-UNESCO,

1992, p. 110). ❚❚❘

242

Problemas del Desarrollo en América Latina

En lo que tiene que ver con la visión de Peter Drucker, se enfatiza que en “la sociedad del conocimiento” el concepto de educación terminada carece de sentido y que la educación no podrá permanecer confinada dentro de las escuelas. Por otra parte, no son pocos quienes creen, como André Gorz, que un nuevo tipo de empleo estable y creativo será disfrutado sólo por una minoría de la clase trabajadora, cuya segmentación y desintegración se ve acelerada por el cambio técnico. Para combatir la dualización de la sociedad, lo más eficaz es generalizar la alta calificación. El enfoque reseñado puede resumirse a partir de las siguientes conclusiones: 1. El conocimiento es el elemento central del nuevo paradigma productivo. 2. La transformación educativa deviene clave de avance. 3. La misma debe sustentarse en la descentralización, autonomía, experimentación y vinculación con la comunidad. 4. Todo ello conlleva riesgos de creciente diferenciación y segmentación. 5. “El acercamiento entre el sistema educacional, el mundo de las comunicaciones y la esfera del trabajo resulta fundamental para desarrollar personas internacionalmente competitivas y ciudadanos activos en el mundo del próximo siglo” (CCEPAL-UNESCO, 1992, p. 119). Se dibuja así una neta contraposición entre lo que debe hacer y lo que ha venido haciendo el sistema educativo en América Latina y el Caribe, dado que su evolución desembocó en

❘❚❚ “[...] una radical separación entre el sistema de formación de recursos humanos y las necesidades del desarrollo, al punto de volverlo casi impermeable a las inquietudes y desafíos que nacen del nuevo contexto socioeconómico y del debate internacional sobre el destino de la educación” (CEPAL-UNESCO, 1992, p. 77). ❚❚❘

Se entiende empero que existe una nueva oportunidad para recuperar el tiempo perdido, pues todos los países deben revisar sus sistemas educativos en función de las nuevas exigencias. A la búsqueda de caminos, se destacan ciertas experiencias internacionales que, hacia 1990, eran consideradas muy sugestivas. Entre ellas, la de Suecia. Una

❘❚❚ “[...] originalidad de la política educativa sueca es el establecimiento explícito de un continuo educación-capacitación-empresa, que permite una permanente adaptación de los programas de enseñanza a la realidad del mercado de trabajo. La apertura hacia la vida laboral como componente explícito de los programas escolares suecos desde la más temprana edad permite contrarrestar la abstracción y la tradicional distancia entre la enseñanza y el mundo de la producción. Los esfuerzos por acercar la cultura general y la cultura técnica, con programas de formación general menos teóricos que en otros países y mediante programas de capacitación técnico-profesional menos estrechos o especializados, cumplen de manera simultánea con el doble propósito de una mayor equidad y una mayor utilidad económica” (CEPAL-UNESCO, 1992, p. 239). ❚❚❘

243

Universidad Virtual de Quilmes

También se considera la tan frecuentemente invocada “estructura dual” de la educación en Alemania, la cual establece una divisoria entre los jóvenes que se orientan hacia la formación técnica -centrada en su inserción como aprendices en las empresas, las que asumen un papel fundamental en el sistema- y los que optan por una formación académica. Esta última vía, larga y selectiva, es la principal para acceder a la universidad, pero existen puentes que permiten la reincorporación posterior de los aprendices al sistema formal. Al sistema se le atribuyó tradicionalmente buena parte del éxito industrial alemán. Empero, se nota que forma mano de obra calificada, pero muy especializada y poco flexible, con dificultades para mantenerse al día. Por otra parte, la formación general goza de mayor valoración social. En lo que tiene que ver con la preparación requerida de los trabajadores, se subrayan las lecciones emanadas de la experiencia de la FIAT en Italia. La empresa se convirtió durante la década de 1980 en una de las más automatizadas del mundo, pero en la capacitación de sus trabajadores para las nuevas tecnologías se encontró con dificultades inesperadas.

“Más allá del manejo técnico, las nuevas formas automatizadas de producción requieren de los operarios una comprensión global del proceso, la capacidad de resolver problemas complejos y el establecimiento de nuevas líneas de comunicación. Las dificultades con que se ha tropezado en el uso eficiente de los nuevos equipos, aun después de tal esfuerzo de capacitación, han demostrado la importancia de considerar, ante la introducción de esas tecnologías, las modificaciones requeridas en la organización de la producción y la paralela descentralización de responsabilidades, sin las cuales la automatización no es realmente efectiva. Paradójicamente, la automatización, que fue inicialmente concebida como medio para controlar el poder relativo de los sindicatos, terminó aumentando en cierta forma su importancia como interlocutor en las relaciones industriales” (CEPAL-UNESCO, 1992, p. 253).

También la experiencia de Corea es tratada con alguna detención:
❘❚❚ “El caso coreano suele presentarse como el ejemplo más patente de la asociación entre el crecimiento económico y una buena política educativa. Con frecuencia se ha relacionado el crecimiento excepcional de la escolarización en Corea, a partir de los años cincuenta, con el desarrollo posterior de la estructura industrial y espectacular aumento del ingreso por habitante.” ❚❚❘

En especial, la “magnitud del esfuerzo coreano refleja en buena medida el concepto de que la inversión en educación debe adelantarse a las necesidades de la producción, por su tiempo relativamente largo de maduración”. Una “deficiencia del sistema educativo coreano es su escasa capacidad de investigación propia”. Sin embargo

❘❚❚ “[...] los gastos en investigación y desarrollo de las empresas privadas han aumentado de 32% del total en 1971 a 80% en 1987. Ese aumento, asociado

244

Problemas del Desarrollo en América Latina

con un mayor gasto en este rubro en el conjunto del país (de 0.3% a 1.9% del
PIB),

es indicador de una estrategia de las empresas decididas a invertir para 1992, pp. 252-255). ❚❚❘

poder seguir adelante en su evolución con tecnología de vanguardia” (CEPALUNESCO,

Se destaca también que ese país logró prácticamente quintuplicar el alumnado de la enseñanza superior entre 1975 y 1987 (ibid., p. 64). El planteo contenido en el documento conjunto de la CEPAL y de la UNESCO de 1992 -que hemos citado reiteradamente en los últimos párrafos- culmina dibujando una estrategia de transformación educativa, basada en la descentralización del sistema educativo y en una mayor autonomía de los centros de enseñanza, entendido cada uno de ellos como un proyecto con su propia identidad, “sin la agobiante dependencia burocrática de un organismo central”, con capacidad de inserción en el medio y participación de los docentes en la gestión.

“En vez de reconocer y aprovechar la diversidad de la cultura moderna, la pluralidad de sus formas y la enorme variedad de enfoques posibles sobre la formación, el sistema educativo, aferrado a las tareas y modalidades del siglo pasado, busca la uniformidad, el centralismo, las jerarquías y la rigidez. Por eso cae en la rutina y provoca rechazo y rebeldía” (CEPAL-UNESCO, 1992, p. 132).

Superar el aislamiento del sistema educativo es visto como la fuente más fértil de dinamismo y cambio. Ello requiere de la participación de la comunidad en los consejos de establecimiento, así como de la autonomía de cada centro educativo para innovar, y para concertar. Su contrapartida debe ser la capacidad del Estado para atender complejas cuestiones de regulación, certificación, evaluación, apoyo y coordinación. La transformación educativa tiene que sustentarse en la profesionalización y el protagonismo de los educadores, mediante la formación que permita su titulación, la capacitación permanente usando incluso los mecanismos de la educación a distancia, la redignificación de la docencia, la preparación especial de los directores de establecimiento. Para tales fines, y para la mejora de la educación en general, se recomienda desarrollar la cooperación regional e internacional. En lo que hace al compromiso financiero de la sociedad con la educación, se reclama: estabilidad y coherencia del financiamiento público; diversificación de las fuentes de recursos; mecanismos que estimulen el uso eficiente de los fondos estatales, incluyendo la competencia entre los establecimientos y diverso tipo de préstamos para proyectos en Ciencia y Tecnología; asignación de los recursos públicos en función de las prioridades educacionales. En materia de costos, es de resaltar que el gasto público en educación ascendía, como promedio de América Latina y el Caribe hacia 1990, a algo menos del 4,5% del PIB, mientras que el gasto total (de los gobiernos, los hogares y las empresas) se estimaba en alrededor del 7% del PIB. El documento glosado considera que la estrategia propuesta requeriría dedicar a la
245

Universidad Virtual de Quilmes

educación un monto adicional equivalente a un 3.9% del PBI (CEPAL-UNESCO, 1992, p. 218). Para ello se estima viable lograr un financiamiento privado adicional del 1% del PIB, y obtener hasta 0.5% de financiamiento externo, por lo que el sector público debería agregar como mínimo un 2.4%, lo que a su vez significa aumentar en más del 50% la inversión del sector público en educación. Recapitulando, la estrategia planteada por la CEPAL para la década de 1990 apuntaba a paliar los rezagos de la región en la emergente economía del conocimiento y presuponía un gran esfuerzo en materia educativa.

6.3. Algunos aspectos de la evolución reciente de la región
Las recomendaciones glosadas en el apartado anterior no parecen haber encontrado demasiado eco en la realidad. Una transformación productiva limitada con poca equidad está teniendo lugar en América Latina, de cuya evolución económica y social durante la década final del siglo XX nos ocupamos en este apartado.

6.3.1. La reinserción neoperiférica en la economía mundial
El título de esta sección resume una visión de lo que aconteció en América Latina entre los años de 1990 y 2000. La misma se basa en elementos de juicio como los que se presentan a continuación, tomados principalmente del capítulo 2, “El legado de los años noventa”, de un informe reciente de la CEPAL (2000), al que pertenecen, salvo mención en contrario, las citas incluidas en los párrafos siguientes. Una presentación muy interesante de la evolución económica del continente entre 1980 y 1995 es ofrecida en un informe anterior (CEPAL, 1996) Se reputa como logro sobresaliente “la estabilización de la inflación de América Latina en los niveles más bajos en medio siglo, que alcanzaron al 10% por año desde 1997 y cifras de un dígito a partir de entonces en la mayoría de los países”. Entre 1945 y 1980, durante el “crecimiento hacia adentro”, la inflación fue en promedio del 20% anual. Y, durante la década de 1980 e incluso después, el continente sufrió agudos procesos inflacionarios, que en más de un caso desembocaron en una hiperinflación. En materia de crecimiento, la evaluación es más matizada: el desempeño productivo fue mejor que durante la década de 1980, cuando la producción promedio por habitante retrocedió, pero ese incremento estuvo por debajo no sólo de lo que sería necesario para afrontar los problemas pendientes, sino también de los ritmos que la propia región conoció antes de la crisis de la deuda. En efecto, en América Latina “el ritmo promedio de expansión del producto interno bruto (PIB) supera el de la década pasada (3,2% anual entre 1990 y 2000 frente a 1% en la década de 1980, o 1,4% frente a -0,9% en términos del crecimiento del PIB per cápita)”. Sin desmedro de ello,

❘❚❚ “[...] el crecimiento promedio de la región sigue siendo inferior no sólo a lo que hace falta para cerrar la brecha que nos separa de los países más desarrollados sino también a lo que la
CEPAL

ha considerado deseable y necesario para

246

Problemas del Desarrollo en América Latina

superar los graves problemas de pobreza que aquejan a la región (6% a 7% anual). Asimismo, ha sido significativamente inferior a los ritmos que experimentó América Latina entre 1945 y 1980: 5,5% por año o 2,7% per cápita”. ❚❚❘

Ese crecimiento de la década de 1990, importante pero promedialmente no muy significativo, fue además irregular y tendió a aminorarse durante la segunda mitad de la década, pues en promedio el PIB creció un 2,5% anual entre 1995 y 2000, bastante por debajo del 4,2% registrado entre 1990 y 1994. Este último período se inició cuando, por primera vez desde 1982, el flujo de fondos hacia la región pasó a ser positivo, y concluyó cuando la crisis conocida como “efecto tequila” disminuyó o incluso hizo negativos los índices registrados en 1995 de incremento de la producción, la que sin embargo se recuperó en general más rápido de lo previsto en los años siguientes, si bien, como ya se notó, no alcanzó los niveles medios anteriores. La irregularidad del crecimiento tiene mucho que ver con la acrecentada influencia del flujo de fondos del exterior, que se hizo muy inestable en la segunda mitad de la década de 1990. En conjunto, corresponde subrayar que el “comportamiento de la actividad económica refleja […] un patrón de dependencia acentuada frente a los altibajos del financiamiento externo”, constatándose en particular una “tendencia a sustituir ahorro interno por ahorro externo que caracteriza las fases de reactivación del crecimiento asociada al ingreso de capitales”. Una vez más, préstamos e inversiones provenientes del exterior vuelven a desempeñar un papel central en un continente cuya debilidad para canalizar el ahorro interno hacia la inversión productiva constituye una tendencia perdurable de su evolución histórica, que ya hemos destacado, la que depende menos de la insuficiencia del excedente económico generado que de su amplio uso con fines de consumo conspicuo, fenómeno a su vez estrechamente ligado con los altos niveles de desigualdad que caracterizan en conjunto al continente latinoamericano. En los últimos tiempos se vuelve a registrar la alta incidencia del consumo de los sectores pudientes en el nivel general de la actividad productiva. El agotamiento del “crecimiento hacia adentro” llevó a proponer nuevas estrategias de desarrollo, basadas en la dinamización de las exportaciones y en una inserción en la economía mundial más estrecha que en la etapa pasada. Es un hecho que el comercio exterior es, en relación con el conjunto de la producción, bastante mayor que en el período anterior, lo que constituye una de las facetas de la apertura de las economías latinoamericanas. Durante la década de 1990, se registró “el crecimiento más rápido de las exportaciones reales de la historia regional (8,9% anual entre 1990 y 1999), superior, además, al que alcanzó el comercio mundial”. Es de notar que gran parte de ese incremento se debe a México, que, NAFTA mediante, en 1999

❘❚❚ “[…] concentró cerca de la mitad de las exportaciones latinoamericanas de bienes. En cambio, Brasil se destaca por el crecimiento relativamente lento de sus exportaciones (3,2% anual), inferior no sólo en relación con el promedio regional de la década, sino con su propia historia desde los años sesenta. El resto de los países muestra, sin embargo, un crecimiento dinámico, cercano al 8% por año. Aun así, la participación de América Latina

247

Universidad Virtual de Quilmes

y el Caribe en el total de exportaciones mundiales sigue siendo muy baja, sólo ligeramente superior al 5%”. ❚❚❘

Ahora bien, las importaciones han crecido aún más rápido que las exportaciones, de manera particularmente dramática en lo que hace a los bienes de capital, generando importantes déficits externos, que alcanzan en el presente “niveles similares a los de la década de 1970”. La apertura económica ha venido acompañada pues no sólo de una mayor dependencia financiera sino también de una preocupante fragilidad comercial. Esto último surge del análisis tanto de los niveles como de los contenidos de las exportaciones y las importaciones. No sólo las primeras tienden a ser menores que las segundas sino que, en líneas generales, se concentran en bienes que van perdiendo importancia relativa en el mundo de hoy, en tanto dependen relativamente menos de la incorporación de conocimientos y del uso de capacitaciones de alto nivel. Ello constituye un rasgo mayor de la incipiente reinserción de América Latina en la economía mundial. El crecimiento productivo y la relación externa se basan mucho menos en la innovación que en los recursos naturales y en la inversión externa. Se han señalado dos tipos principales de especialización. El primero es el que se destaca en México, y también en Centroamérica y algunos países del Caribe. “En lo que respecta a México, refleja el auge de las exportaciones industriales hacia Estados Unidos, que abarca un amplio conjunto de productos, incluidos aquellos asociados a actividades de ensamble (maquila).” Por otro lado, en Sudamérica “se sigue observando una alta participación de las exportaciones de bienes primarios, así como de las manufacturas de uso intensivo de recursos naturales o tradicionales.” Se dibuja así un segundo tipo de especialización, que

❘❚❚ “[…] combina el predominio de exportaciones primarias o industriales de uso intensivo de recursos naturales hacia afuera de la región, con un comercio intrarregional mucho más diversificado. Éste es el modelo que impera en los países sudamericanos y se combina, en el caso de Brasil, con algunas exportaciones de uso intensivo de tecnología y, en éste y varios otros países, con exportaciones manufactureras de uso intensivo de mano de obra y con una importante producción industrial destinada a los mercados internos”. ❚❚❘

Dentro de un panorama variado, en la relación económica externa de la región se destaca pues el peso, por un lado, de las actividades ensambladoras, y, por otro lado, del uso intensivo de los recursos naturales.

“Estos patrones de especialización han implicado que, mientras México y algunos países centroamericanos y caribeños han venido ampliando sus exportaciones en renglones que son dinámicos dentro del conjunto de las importaciones de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) [entre estos renglones se mencionan las confecciones, la industria automotriz, la maquinaria, el equipo electrónico, las computadoras y la industria químico-farmacéutica] -aunque, nuevamente, con un peso importante de las actividades de ensamble-, los países 248

Problemas del Desarrollo en América Latina

sudamericanos han hecho lo propio en bienes que tienden a perder participación en las compras de los países desarrollados”.

Un estudio cuidadoso de las economías del MERCOSUR muestra que, si bien el perfil exportador ha evolucionado de modo tal que los productos industriales tienen importancia creciente, la inserción en el mercado internacional sigue signada por la exportación de commodities que son intensivas en recursos naturales y/o energía así como en bajos salarios. Este tipo de bienes han mostrado una tendencia al bajo dinamismo y al exceso de oferta, con el consecuente estancamiento de los precios (LASTRES, 2000) En conjunto, las pautas prevalecientes del intercambio se basan esencialmente en la exportación de bienes y servicios de escaso valor agregado y la importación de bienes y servicios de alto valor agregado. Como se anotó, la gravitación creciente de la inversión extranjera constituye uno de los rasgos mayores de la integración del continente en la economía internacional. El auge de la inversión extranjera directa

❘❚❚ “[…] responde a diferentes fuerzas: la desregulación de sectores de uso intensivo de recursos naturales, la privatización de sectores tradicionalmente reservados al Estado, el aprovechamiento de acuerdos de libre comercio o de preferencias comerciales otorgadas por países o regiones más industrializadas (el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la Iniciativa para la Cuenca del Caribe, en particular) y la reestructuración de los sectores productivos en el marco del proceso de integración regional”. ❚❚❘

La gravitación de la inversión extranjera se destaca también debido a la fragilidad financiera del continente:

❘❚❚ “Dada la inestabilidad que han acusado los flujos financieros hacia la región, la inversión extranjera directa se ha constituido, además, en la fuente fundamental del retorno a una situación de transferencias netas de recursos positivas desde el exterior, revirtiendo de esta manera la transferencia negativa propia de la ‘década perdida’. Sin embargo, en 1999 la región tuvo, por primera vez en casi una década, una transferencia neta de recursos ligeramente negativa.” ❚❚❘

Dicha inversión gravitó especialmente en las transferencias de propiedad:

❘❚❚ “El auge de la inversión extranjera directa no se ha traducido en su totalidad en la ampliación de la capacidad productiva, ya que su componente más dinámico han sido las fusiones y adquisiciones de activos existentes, primero públicos (privatizaciones) y más recientemente privados. En los últimos años (19971999), en particular, los flujos asociados a las fusiones y adquisiciones han representado alrededor del 40% de la inversión extranjera directa. El rápido

249

Universidad Virtual de Quilmes

crecimiento de dicha inversión ha redundado en un aumento acelerado de la participación de las empresas extranjeras en la producción y las ventas, esepecialmente desde mediados de la década.” ❚❚❘

Se observa que, en las ventas de las 500 empresas mayores de la región, la parte de las empresas extranjeras pasó del 26,6% del total en 19901992 al 38,7% en 1998. El documento de la CEPAL que venimos glosando destaca varias causas de la debilidad promedio del crecimiento económico en la región, las que incluyen “la insuficiente recuperación de las tasas de inversión”, la “incapacidad de los distintos sectores de enfrentar la competencia externa y la ruptura de las cadenas productivas, especialmente en el sector manufacturero”, así como

❘❚❚ “[…] el predominio de estrategias ‘defensivas’ de adaptación de las empresas al nuevo contexto (reestructuraciones organizativas, productivas y de estrategia de comercialización con baja inversión) en vez de estrategias ‘ofensivas’ (en que se combinan las reestructuraciones anteriores con aumentos importantes de la inversión en nuevos equipos y tecnologías y alianzas estratégicas de todo tipo).” ❚❚❘

Se destaca que en “términos de la metáfora schumpeteriana de la ‘destrucción creativa’ típica de los procesos de reestructuración productiva, el proceso de reforma se ha caracterizado por un peso relativamente fuerte de los elementos ‘destructivos’ y una relativa debilidad de los ‘creativos’”. Particular atención merece la situación de la industria:

❘❚❚ “Entre los sectores de bienes transables, la industria manufacturera ha sido, en general, la más afectada en relación con su propia historia, especialmente las industrias más tradicionales de uso intensivo de mano de obra (confecciones, calzado y manufacturas de cuero, muebles, etc.), con excepción en este último caso de aquellas asociadas a la maquila. Entre los sectores industriales que han tenido un buen desempeño se destacan precisamente la maquila, la industria automotriz, favorecida en México por el acceso al mercado de los Estados Unidos y en Sudamérica por mecanismos especiales de protección en el marco de los procesos de integración, algunas industrias procesadoras de recursos naturales y ramas orientadas al mercado interno durante los períodos de auge de la demanda (materiales de construcción, bebidas, algunos alimentos, etc.).” ❚❚❘

Se dibuja así un panorama de transformación productiva real pero, en conjunto, poco innovadora y de resultados limitados. Resalta la comprobación de que,
❘❚❚ “[…] aun en sectores donde la productividad ha aumentado, en la mayoría de los países la brecha correspondiente en relación con las economías

250

Problemas del Desarrollo en América Latina

industrializadas -Estados Unidos, especialmente- ha tendido a ensancharse en la década de 1990. Éste es, en particular, el caso de la industria manufacturera”. ❚❚❘

La evolución despareja de la productividad conduce a ciertas conclusiones centrales para la caracterización de la evolución contemporánea de América Latina:

❘❚❚ “Este patrón heterogéneo de aumento de la productividad revela una de las características más destacadas de los procesos de reestructuración productiva que se han desarrollado en la región: el aumento de la heterogeneidad interna de los sectores productivos, de la ‘heterogeneidad estructural’, como la ha denominado tradicionalmente la
CEPAL.

Esto indica que las reestructuracio-

nes no han sido ‘neutrales’ en términos de sus efectos sobre los distintos agentes económicos. Las principales ganadoras han sido las empresas multinacionales y algunas grandes empresas nacionales, dando lugar a un proceso de concentración económica que, acorde con el patrón internacional, es evidente en casi todos los países.” ❚❚❘

Rosenthal (1997, p. 198) destaca que los segmentos más perjudicados por los cambios incluyen las empresas pequeñas y medianas, las empresas públicas como conjunto y las actividades intensivas en ingeniería. Más adelante nos ocuparemos del impacto en el empleo y la capacitación de esta diferenciación entre “ganadores” y “perdedores” de las transformaciones en curso. Notemos desde ya que los “ganadores” no parecen estar elevando sistemáticamente las capacidades para la innovación; varias experiencias en el Brasil muestran que la toma del control de las actividades de empresas locales por transnacionales tuvieron efectos negativos para esas capacidades en las empresas involucradas; más aún, sorprendentemente, incluso en varias de las empresas de alta tecnología del país, las actividades de Investigación y Desarrollo fueron disminuidas cuando las multinacionales las compraron. (CASSIOLATO, 2000). Ensayemos una recapitulación. El modelo económico prevaleciente tiene como uno de sus rasgos centrales la gravitación externa tanto en su impulso como en su orientación, debido al influjo de la inversión extranjera, directa y de portafolio, así como al peso de la dependencia en lo que hace a las finanzas y también a las políticas. La actividad productiva está altamente concentrada en el procesamiento de recursos naturales, con incorporación comparativamente escasa de tecnología avanzada, por lo general generada en el exterior y no diseñada específicamente. Por consiguiente, el crecimiento económico se basa primordialmente en la abundancia de riquezas naturales, la baratura relativa de la mano de obra, la capacidad de consumo de los sectores ricos y el ingreso de fondos externos. En suma, el estrechamiento de las relaciones con el exterior puede ser visto como una inserción neoperiférica en la economía mundial, signada por el débil papel que en América Latina tienen los procesos endógenos de generación de conocimientos, innovación y aprendizaje, que son factores fundamentales del dinamismo económico a escala global.
251

Universidad Virtual de Quilmes

6.3.2. La equidad como asignatura pendiente
La alta desigualdad sigue caracterizando a América Latina. Según el Informe sobre el Desarrollo Humano de 1997, la relación del ingreso promedio per cápita del 20% más rico de la población al del 20% más pobre era 4 a 1 en el Japón, 5 a 1 en Asia del Sur, 7 a 1 en el conjunto de los países desarrollados, 8 a 1 en el conjunto del mundo en desarrollo, y de 19 a 1 en América Latina y el Caribe. Cabe, no obstante, señalar una evolución positiva de los últimos años:

❘❚❚ “En el frente social, el avance más importante ha sido la creciente canalización de recursos públicos hacia el gasto social, que aumentó del 10,1% del PIB en 1990-1991 al 12,5% en 1996-1997, alcanzando de hecho los niveles más altos de la historia de la región” (las citas sin otra mención siguen siendo de
CEPAL,

2000). ❚❚❘

Pero la evolución reciente de la economía no ha inducido tendencias sociales más promisorias que las observadas previamente. El problema ocupacional se ha agravado:

❘❚❚ “[…] el desempleo abierto aumentó cerca de tres puntos porcentuales durante la década y se elevó súbitamente en algunos países, en particular durante las crisis del tequila y asiática. Los indicadores de deterioro de la calidad del empleo son aún más generalizados, según se aprecia en el incremento relativo del empleo en sectores de baja productividad, particularmente del sector informal -donde se han generado seis de cada diez puestos de trabajo en las zonas urbanas durante la década” [de 1990]. ❚❚❘

Más aún, un reputado experto en la materia sostiene que el empleo informal se expandió, como proporción del empleo no agrícola, del 40% a más del 50% entre 1980 y comienzos de la década de 1990, siendo de carácter informal ocho de cada diez empleos creados durante los últimos quince años (TOKMAN, 1997, p. 450). Los dos patrones predominantes en materia productiva, antes señalados, tienen consecuencias disímiles en materia laboral:

❘❚❚ “[…] el tipo de especialización internacional que ha venido surgiendo en México, Centroamérica y algunos países del Caribe es de uso más intensivo de mano de obra (en muchos casos, sin embargo, de baja calificación), en tanto que el sudamericano es, en general, de uso más intensivo de capital y recursos naturales”. ❚❚❘

Como panorama de conjunto, cabe subrayar la “débil generación de empleo y su concentración en trabajos de baja productividad”. A tales factores “se atribuye el desempeño insatisfactorio que ha mostrado la productividad laboral en los años noventa”.
252

Problemas del Desarrollo en América Latina

En términos salariales, se constata el profundo impacto de una tendencia que es mundial:

❘❚❚ “La considerable ampliación de la brecha de remuneraciones entre trabajadores calificados y no calificados -que se ha acrecentado entre el 18% y el 24% en promedio para la región- ha sido un proceso aún más extendido que el lento crecimiento del empleo, básicamente como resultado del aumento de la brecha de ingresos entre trabajadores con educación universitaria y el resto.” ❚❚❘

Esta brecha de las remuneraciones, junto con la baja calificación de la gran mayoría de los nuevos empleos, hace muy difícil revertir la alta inequidad. Recordando lo anotado antes acerca de la productividad, cabe decir que la falta de avances en materia de equidad constituye una limitación mayor para la transformación productiva. En definitiva, la pobreza sigue siendo realmente terrible en América Latina. Hacia 1950, alrededor del 50% de la población vivía por debajo de la línea de pobreza; la proporción disminuyó al 35% en 1980, y luego volvió a crecer, alcanzando el 41 % a fines de la década de 1980; disminuyó algo, a 38% en 1997, tras varios años de crecimiento, pero se incrementó en los años finales del siglo, ubicándose según ciertas estimaciones otra vez por encima del 40%. Son varios los países donde los niveles de desigualdad son menores que al término de la “década perdida”, si bien en otros, como en México, son todavía mayores. Ahora bien: “posiblemente no existe ningún país de la región donde se hayan reducido los niveles de desigualdad en relación con los imperantes hace tres décadas”. No es de sorprender que el documento glosado afirme que “la región viene enfrentando un deterioro de la cohesión social, es decir, del sentido de las personas de pertenencia a la sociedad, de identidad con propósitos colectivos y de desarrollo de lazos de solidaridad”. Si la transformación productiva en curso no está mejorando apreciablemente las condiciones medias de vida en el presente, tampoco parece garantizar las del futuro. La sustentabilidad del modelo de crecimiento no es evidente.

“El grueso de las políticas ambientales explícitas existentes, así como los instrumentos de regulación directa e indirecta en la región, es de carácter reactivo, es decir, tienen por objeto mitigar los efectos negativos que se derivan de la contaminación producida por la expansión urbana e industrial, la deforestación, la erosión de los suelos, el deterioro de los recursos del mar y la actividad minera. Las políticas ambientales de carácter preventivo y de fomento, tendientes a incrementar la excelencia ambiental vinculada a la competitividad productiva, han recibido una atención mucho menor. Más aún, en lo relativo a temas emergentes como la bioseguridad y el comercio de organismos modificados genéticamente, la dispersión institucional es particularmente grave y se enfrenta a empresas transnacionales muy bien agrupadas para defender sus intereses.”

253

Universidad Virtual de Quilmes

En consecuencia, los motivos de preocupación son varios:

❘❚❚ “[…] no hay todavía señales claras de la detención de los procesos de deterioro ambiental en la región. Aproximadamente en la mitad de los países, las tasas anuales de pérdida de bosque natural han aumentado entre 1980-1990 y 1990-1995, en tanto que en la otra mitad continúan a ritmos similares o un poco más lentos. Otros indicadores sobre degradación de los suelos y sobreexplotación de los recursos marinos son también de signo negativo. Más de 300 millones de hectáreas están afectadas por procesos de degradación en la región; en la mayor parte de los casos se trata de procesos de erosión del suelo por deforestación y sobrepastoreo y, en menor medida, por degradación química. Más del 80% de las reservas comercializables de pescado en el Atlántico sudoccidental y el 40% en el Pacífico sudoriental están explotadas, sobreexplotadas o agotadas. Al vincular los impactos ambientales con la estructura exportadora y las estrategias económicas de los países de América Latina y el Caribe, se pone de manifiesto que las ramas manufactureras basadas en recursos naturales, productoras de bienes industriales intermedios altamente estandarizados (productos básicos industriales), han logrado un buen desempeño exportador durante las últimas décadas. Se trata de industrias que forman parte de las consideradas ‘ambientalmente sensibles’” [como el hiero y el acero, productos petroquímicos, celulosa y papel, cobre y aluminio]. ❚❚❘

Dirijamos nuestra atención a las perspectivas futuras de las interacciones entre transformación de las estructuras productivas y evolución de la problemática social. El capítulo que venimos glosando de un documento cepalino concluye así:

❘❚❚ “El interrogante básico que se plantea […] es: ¿en qué sentido el nuevo ‘estilo de desarrollo’ alienta este proceso?, ¿en qué medida, en otras palabras, la penetración de las reglas de mercado y la creciente penetración del concepto del esfuerzo individual, como guía básica del ordenamiento social, terminan por erosionar el capital social que el propio modelo económico (y, obviamente, cualquier ordenamiento social) requiere? Ésta es, sin duda, la disyuntiva más paradójica que encara el modelo, una de las ‘paradojas de la modernización’. Detrás de ella subyace una gran controversia, posiblemente la más importante de comienzos del nuevo siglo: aquélla entre la visión de los elementos del desarrollo humano -la educación, la salud, el trabajo- como ‘derechos’, consagrados por lo demás como tales en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y la concepción de quienes los visualizan como bienes o mercancías que cada individuo debe adquirir con el fruto de su esfuerzo. ¿Hasta dónde llega el mundo de las mercancías y dónde comienza el de los derechos? ¿Hasta dónde, en otras palabras, llega el mundo de los consumidores y dónde comienza el de los ciudadanos? Éste es actualmente uno de los dilemas esenciales que deben dirimir las sociedades de nuestra región y del mundo entero” (CEPAL, 2000, p. 74). ❚❚❘

Las preguntas son sin duda relevantes. Pero no se plantean de la misma
254

Problemas del Desarrollo en América Latina

manera a lo largo y a lo ancho del mundo. En otras palabras, las “paradojas de la modernización” no son idénticas porque los denominados procesos de modernización son bastante diferentes. En la transición global a la “sociedad del conocimiento”, los problemas son muy distintos cuando las dinámicas socioeconómicas impulsan la profundización de los procesos individuales y colectivos de aprendizaje que cuando no lo hacen. Esta última tiende a ser la situación prevaleciente en América Latina. Recordemos que el proceso en curso ha generado, entre los diversos tipos de empresas, “ganadores” que son ante todo las transnacionales y ciertos grandes conglomerados nacionales, y “perdedores”, representados por las empresas públicas como conjunto y por gran parte de las empresas pequeñas y medianas. Se notará que los “perdedores” son fundamentales para la generación de empleos, mientras que los “ganadores” crean muy pocos puestos de trabajo. Consiguientemente, es bastante probable que la demanda de trabajo técnicamente avanzado no se incremente significativamente en el futuro próximo, con lo cual el “aprender haciendo” de nivel relativamente avanzado probablemente seguirá restringido a una fracción pequeña de los trabajadores. Por otra parte, las oportunidades de aprendizaje avanzado que ofrece el sistema educativo latinoamericano son todavía comparativamente pequeñas. En 1993, la matrícula secundaria del tramo de edad correspondiente ascendía al 53% en América Latina y el Caribe, y a 93% en los países desarrollados, mientras que en el nivel terciario las cifras respectivas eran 18% y 42% (CEPAL, 1997, p. 197). En suma, para la gran mayoría de los habitantes del continente es muy difícil acceder a una educación formal avanzada, a empleos formales modernos o a ingresos que les permitan costear por sí mismos su formación. Las consecuencias sociales de ello las ha enfatizado elocuentemente un autor al decir que no sólo se registró una “década perdida” para el crecimiento sino que podría registrarse una “generación perdida”, desprovista de habilidades básicas y de las capacidades para adquirirlas (FISHLOW, 1997, p. 414). Cuando la acumulación individual de conocimientos es escasa, resulta muy difícil escapar de la pobreza, por lo cual la desigualdad genera desigualdad. Cuando la acumulación colectiva de conocimientos es escasa, resulta muy difícil alcanzar un desempeño exitoso en las ramas económicas más dinámicas. Así, la alta desigualdad que sigue prevaleciendo en América Latina contribuye poderosamente a consolidar su situación neoperiférica.

6.4. Elementos para una recapitulación
Buscamos concluir esta monografía sobre la problemática del desarrollo en América Latina destacando su proposito central: ofrecer al hipotético lector una gama variada de elementos de juicio que puedan servirle para hacerse su propia composición de lugar. En lo que sigue se encontrará, primero, una presentación sumaria de un enfoque pionero sobre la teoría del desarrollo y de su revisión por el propio autor, lo que en conjunto tiene gran actualidad; se avanzará luego hacia una reconsideración de la noción misma del desarrollo, la que a continuación se vinculará con la temática científica y tecnológica, para concluir con una reflexión sobre la sostenibilidad de los procesos de desarrollo.

Cabe agregar que la “inserción neoperiférica” constituye el escenario tendencial, en el lenguaje habitual de la prospectiva, pero en modo alguno el destino ineluctable de América Latina. En Arocena (1997) discutimos escenarios alternativos para el futuro de las relaciones entre transformación productiva y equidad en nuestro continente.

255

Universidad Virtual de Quilmes

6.4.1. Revisitando un enfoque pionero
La visión original del desarrollo que Albert Hirschman ofreció hace ya largo tiempo, y que continuó elaborando durante décadas, sigue constituyendo un sugestivo punto de partida para repensar la temática. Como pequeña introducción a un pensamiento riquísimo, recordamos algunas de las tesis centrales de su obra clásica, La estrategia del desarrollo económico, escrita a partir de una intensa experiencia latinoamericana y publicada originalmente en 1958. La siguiente cita resume su visión del asunto:

❘❚❚ “[…] el desarrollo no depende tanto de saber encontrar las combinaciones óptimas de recursos y factores de producción dados como de conseguir, para propósitos de desarrollo, aquellos recursos y capacidades que se encuentran ocultos, diseminados o mal utilizados” (HIRSCHMAN, 1981, p. 17). ❚❚❘

Al analizar las perspectivas de avance, y a diferencia de los enfoques usuales, el autor no pone el énfasis en diversos “obstáculos para el desarrollo” sino en las visiones colectivas prevalecientes:

❘❚❚ “Nuestro diagnóstico es, simplemente, que los países no aprovechan su potencial de desarrollo debido a que, por razones relacionadas principalmente con su imagen del cambio, encuentran difícil tomar el número adecuado de decisiones para desarrollarse y hacerlo con la rapidez necesaria” (HIRSCHMAN, 1981, p. 36). ❚❚❘

Más en particular, “el desarrollo se ve frenado principalmente por el problema de canalizar los ahorros existentes o potenciales hacia las oportunidades productivas disponibles, es decir, por una escasez de la capacidad de tomar y llevar a cabo las decisiones de desarrollo” (HIRSCHMAN, 1981, p. 45). A esta última Hirschman la denomina “capacidad para invertir”. En su perspectiva, el problema central es el de expandir esa capacidad de usar recursos para el desarrollo mediante decisiones que, generando desequilibrios, necesidades o posibilidades, impulsen o incluso presionen a adoptar nuevas decisiones y a aprovechar otros recursos:

❘❚❚ “La forma en que la inversión conduce a más inversión a través de complementariedades y economías externas es una ‘ayuda’ inapreciable para el desarrollo, que debe utilizarse conscientemente durante el proceso de desarrollo. Añade una presión especial a todo un grupo de decisiones de inversión e incrementa de esta manera aquel recurso escaso e imposible de economizar de los países de escaso desarrollo: la capacidad de tomar nuevas decisiones de inversión” (HIRSCHMAN, 1981, p. 80). ❚❚❘

Por consiguiente, no se trata de impulsar procesos de crecimiento equilibrado, que exigen precisamente usar en muy diversas áreas una capacidad

256

Problemas del Desarrollo en América Latina

para adoptar decisiones que constituye el “recurso escaso” de los países subdesarrollados. “En otras palabras, si un país pudiera aplicar la teoría del crecimiento equilibrado no estaría subdesarrollado” (HIRSCHMAN, 1981, p. 61). El subdesarrollo es considerado como “un estado donde existe una disponibilidad potencial de la fuerza del trabajo, del capital, del espíritu de empresa, etc. [que] pueden combinarse, a condición de que se consiga un ‘factor de unión’ suficientemente fuerte” (ibid., p. 180). Para promover tales combinaciones, se trata de mpulsar avances generadores de desequilibrios en tanto éstos harán necesarios nuevos avances: “el desarrollo también obtiene nuevas fuerzas de las tensiones que crea” (ibid., p.180). Hirschman ilustra su punto de vista mediante un ejemplo curioso, el problema del mantenimiento.

❘❚❚ “Quizá ésta sea una de las fallas más características y extendidas del panorama económico de los países subdesarrollados. La erosión del suelo, los camiones parados, los techos con goteras, la maquinaria que se estropea prematuramente, los puentes inseguros, las presas de irrigación atascadas, todas muestran la misma característica paradójica y penetrante: una atención inadecuada al capital existente en países con escasos recursos de capital” (HIRSCHMAN, 1981, p. 144). ❚❚❘

Frente a la alternativa más obvia o sencilla -priorizar actividades con escasas exigencias en materia de mantenimiento- reivindica la opuesta: “la observación confirma nuestra hipótesis de que lo mejor que pueden hacer los países subdesarrollados es dedicarse a aquellas actividades donde el mantenimiento se impone ineludiblemente” (ibid., p. 145). La idea es que ello obligará a prestarle atención, lo cual a su vez puede enseñar a hacerlo y a tenerlo en cuenta también en otras actividades. Es decir,

❘❚❚ “[...] los países subdesarrollados bien pueden tener un éxito sorprendente acometiendo empresas con una tecnología complicada que debe mantenerse en estado óptimo de operación. En estas industrias es donde puede adquirirse el hábito del mantenimiento y de ahí extenderse al resto de la economía. Por otra parte, las industrias ‘simples’, que a menudo se aconsejan como primer paso a los países más pobres, pueden ser precisamente aquellas que exhibirán una fuerte tendencia al deterioro. Pues al mismo tiempo que la falta de mantenimiento no tiene consecuencias drásticas inmediatas (y por lo tanto es probable que se le dé rienda suelta), a un plazo más largo puede representar un fuerte golpe adverso para la eficiencia y el estado de ánimo” (ibid., pp. 145-146). ❚❚❘

Hirschman “generaliza” la solución que para el problema del mantenimiento propone, sugiriendo que lo que conviene a los países subdesarrollados no es impulsar tareas donde el margen para la ineficiencia pueda ser mayor: “Como estos países tenderían a hacer mal los trabajos que pueden hacerse o bien o mal, tendrían una ventaja comparativa en trabajos que han de hacerse bien si se hacen” (ibid., p. 147).
257

Universidad Virtual de Quilmes

Por detrás de la aparente sencillez de las formulaciones, se dibuja una concepción profunda de la problemática del desarrollo, que apunta a la estructura de las oportunidades y de las exigencias, a las motivaciones de los actores, a los factores que inducen nuevas combinaciones, a los procesos de difusión de los cambios. Ese enfoque llevó a Hirschman a introducir una noción capital, la de los eslabonamientos o enlaces. Al revisar décadas más tarde la obra glosada, dice el autor: “Los enlaces hacia atrás y hacia adelante han pasado a formar parte del lenguaje de la economía del desarrollo” (HIRSCHMAN, 1984, p. 87). Su conexión con el enfoque antes reseñado surge claramente de su caracterización misma:

❘❚❚ “He definido los efectos de enlace de una línea de productos como las fuerzas generadoras de inversiones que se ponen en movimiento, a través de las relaciones insumo-producto, cuando son inadecuadas o inexistentes las instalaciones productivas que aportan insumos a esa línea o utilizan sus productos. Los enlaces hacia atrás conducen a nuevas inversiones en instalaciones proveedoras de insumos y los enlaces hacia adelante conducen a nuevas inversiones en instalaciones usuarias del producto” (HIRSCHMAN, 1984, p. 89). ❚❚❘

Los enlaces o eslabonamientos son algo así como hilos con los que se van tejiendo los procesos de desarrollo:

❘❚❚ “Los enlaces constituyen gran parte de la experiencia del desarrollo por una razón que ya ha sido señalada: el desarrollo es esencialmente el indicador de la forma en que una cosa conduce a otra, y los enlaces son ese indicador desde un punto de vista específico. Los enlaces se centran en ciertas características inherentes a las actividades productivas que ya están en proceso en cierto momento. Dadas sus características estas actividades empujan más modestamente: invitan- a algunos operadores a asumir nuevas actividades” (ibid., p. 102). ❚❚❘

Cuando la temática de la innovación ha cobrado gran importancia, en particular en relación con el desarrollo, cabe subrayar que los enlaces constituyen asimismo verdaderos inductores de innovación: “Existe un enlace siempre que una actividad origina presiones económicas o de otra clase que conducen a la realización de una actividad nueva” (ibid., p. 103). Este enfoque puede ser entendido como una mirada a lo “micro”, desde muy cerca, que focaliza la atención en las especificidades de los procesos técnico-productivos:

❘❚❚ “El pensamiento marxista se ha centrado tradicionalmente en muy pocas constelaciones de fuerzas productivas -como los modos de producción feudal o capitalista- que dominan amplias zonas geográficas y persisten durante largos períodos; se supone que de estas macroondas derivan ciertas configuraciones sociales y políticas. El enfoque de los enlaces también parte de los

258

Problemas del Desarrollo en América Latina

rasgos característicos de la tecnología y los procesos productivos para el entendimiento de los hechos sociales, pero lo hace a escala mucho menor, en detalle mucho mayor, y en un marco temporal mucho más limitado. Por lo tanto, el ‘micromarxismo’ podría ser un término adecuado para este intento de demostración de que la forma del desarrollo económico, incluidos sus componentes sociales y políticos, puede imputarse a las actividades económicas específicas de un país” (ibid., p. 119). ❚❚❘

El lector no debería descartar el valor del enfoque de los enlaces porque la última frase pueda sugerir una interpretación “monocausal” de la evolución social. Conviene subrayar que la cita proviene de un volumen en que, justamente, el autor se propuso “traspasar” las fronteras disciplinarias, yendo “de la economía a la política y más allá”. Inicia dicho volumen un ensayo famoso sobre el ascenso y la decadencia de la economía del desarrollo, que subraya las limitaciones de un enfoque puramente económico de la cuestión:

❘❚❚ “[...] la economía del desarrollo surgió como la punta de lanza de un esfuerzo que habría de lograr una emancipación general del atraso. Para que tal esfuerzo cumpla su promesa, el desafío planteado por la política mala deberá enfrentarse, en lugar de eludirse. Ahora está fuera de duda que esto no puede hacerse sólo por la ciencia económica. Por esta razón no puede frenarse por completo la declinación de la economía del desarrollo: nuestra subdisciplina había alcanzado su considerable prestigio y atractivo gracias a la idea implícita de que podría derrotar al dragón del atraso virtualmente sola, o por lo menos que su contribución a esta tarea era decisiva. Ahora sabemos que no es así; quizás nos consuele pensar que hemos ganado en madurez lo que hemos perdido en entusiasmo” (ibid., p. 38). ❚❚❘

La revisión crítica de la teoría del desarrollo abre camino a una perspectiva que “traspase” las contribuciones disciplinarias y analice desde diversos ángulos los procesos a través de los cuales los cambios se van procesando y enlazando. A través de enlaces de distinto tipo, se originan nuevas combinaciones, se usan potencialidades previamente desaprovechadas, se vinculan actividades y se aprende a realizarlas. Es posible afirmar que los enlaces van construyendo los sistemas de innovación en las condiciones del subdesarrollo.

6.4.2. En torno del concepto de desarrollo
La recapitulación que ensayamos en este apartado lleva a reconsiderar la noción misma de desarrollo y sus conexiones con el cambio productivo, asuntos que han aparecido más de una vez, de una forma u otra, en las páginas precedentes. A esta altura, sugeriríamos al lector que vuelva al comienzo, relea la “Introducción: sobre la cuestión del desarrollo”, y la reconsidere a partir de las reflexiones que le haya suscitado la lectura de las diversas partes de este texto. La mencionada introducción concluía destacando las conexiones de la “economía política de la ciencia y la tecnología” con la cuestión del desarrollo.

259

Universidad Virtual de Quilmes

En el curso de esta recapitulación, corresponde pues retornar a la temática de la ciencia y la tecnología.

6.4.3. El cambio técnico y la investigación endógena
Nos referiremos aquí a temas antaño muy discutidos en nuestro continente, pero a los que hoy se presta una atención insuficiente, pese a que son todavía más importantes que ayer y a que deben ser reconsiderados a la luz de las dinámicas contemporáneas. Puede ser útil sugerir algunos puntos para el análisis a partir de las propuestas cepalinas, cuyos lineamientos generales fueron presentados en un apartado anterior. Dichas propuestas, según ya se destacó, plantean la incorporación del progreso técnico como columna vertebral y también como hilo conductor. En un documento al que nos hemos referido reiteradas veces, se sugieren lineamientos de acción que incluyen “impulsar la creatividad en el acceso, difusión e innovación científico-tecnológicos”. Se habla de fortalecer la oferta de tecnología, la demanda de la misma y los enlaces entre ambas, así como de vincular el sistema de Ciencia y Tecnología (CyT) con el aparato productivo. Se describen

❘❚❚ “[...] cuatro áreas clave en materia de política tecnológica y de la correspondiente infraestructura de apoyo: - adquisición de la tecnología extranjera más adecuada para reducir la diferencia entre la mejor práctica y el nivel internacional; - uso y difusión racional de la tecnología, especialmente con el fin de reducir la dispersión de la eficiencia económica entre empresas en diferentes sectores y entre sectores; - mejoramiento y desarrollo de tecnologías para mantener el ritmo de los avances más recientes; - formación de recursos humanos que estén en condiciones de realizar eficazmente las tareas señaladas” (CEPAL-UNESCO,1992, p. 169). ❚❚❘

Signficativamente, la investigación propia en CyT no es mencionada. Esa omisión luce contradictoria, por ejemplo, con el elocuente ejemplo de la siderúrgica coreana POSCO que se menciona en este contexto (ibid., p. 177) y que cuenta con un Instituto de Investigación y un Centro de educación de máximo nivel, a los que se atribuye ser una de las claves del éxito competitivo de la empresa. Se evidencia así lo que nos parece una carencia significativa de estos enfoques cepalinos, en los que no se expone con claridad la estrecha relación que existe en cada país entre la deseada incorporación de progreso técnico y el desarrollo de la investigación. Éste es un punto neurálgico para el análisis de las relaciones entre ciencia, tecnología y desarrollo, y para la reconsideración de la cuestión del desarrollo en general; requiere pues atención especial. Los planteos de la CEPAL se vertebran en torno de la incorporación de progreso técnico, su urgencia y su centralidad para la construcción de una “competitividad auténtica”. Creemos que tal proceso incluye dimensiones y requisitos que no han sido tenidos en cuenta o cuya importancia ha sido indebidamente subvaluada.

260

Problemas del Desarrollo en América Latina

El “cambio de paradigma técnico-productivo”, la “tercera revolución industrial”, o como se prefiera designar a la gran mutación en curso, tiene un eje que de una u otra manera han señalado todos los que se ocupan del tema, y que los planteos cepalinos destacan ampliamente: la centralidad del conocimiento. Pues bien, una de las principales facetas de ello es el nuevo papel de la ciencia, tanto en la producción como en la actividad económica en general. Sintetizando considerablemente, puede decirse que hasta hace unos treinta años casi todo el conocimiento científico que se aplicaba habitualmente estaba constituido por la denominada “ciencia madura”, la que ya ha obtenido su lugar en los libros de texto, si se quiere decir así. Un cambio fundamental, que tiene que ver con el acortamiento del ciclo de tantos productos y se ejemplifica notablemente en la evolución de las llamadas “nuevas tecnologías”, lo constituye el papel central que tiene hoy en el desarrollo tecnológico la “ciencia de punta”, la que se está haciendo, a un grado tal que las fronteras entre ciencia y tecnología prácticamente se esfuman en áreas relevantes. Dicho con pocas palabras, pero no mal, la capacidad de manejar la “ciencia calentita”, recién salida del horno y a veces sacada antes de tiempo, es cada vez más importante para afrontar las cuestiones de la incorporación del progreso técnico. En suma, al mismo tiempo que el cambio técnico gravita crecientemente en la sociedad en general y en la producción en particular, la actividad científica pasa a incidir de forma mucho más inmediata y poderosa sobre la generación de tecnología y sobre el conjunto de las prácticas sociales. Hoy, para los países de la periferia, es pues todavía más importante que ayer tanto la construcción de una estructura científica y tecnológica propia y sólida como el estrechamiento de sus lazos con el mundo que está afuera de las bibliotecas y los laboratorios, priorizando su relacionamiento con el sector productivo. Semejante estructura no puede dejar de lado las denominadas Ciencas Básicas, como a veces se sugiere, alegando sea que ellas no incidirían en las aplicaciones, sea que a sus resultados se accedería directamente consultando la literatura científica internacional. Lo primero es cada vez más falso; en realidad, cada nueva etapa en el avance técnico a partir de la Revolución Industrial ha estado caracterizada por un drástico incremento del papel de la ciencia fundamental en el desarrollo tecnológico, y ello, como ya se apuntó, constituye uno de los rasgos mayores del período en curso. En cuanto a lo segundo, ha sido desmentido por los economistas del cambio técnico que, al estudiar la utilidad económica de la investigación básica, subrayan que el aporte de la misma consiste sobre todo en la formación de gente con una competencia que les permite afrontar problemas nuevos y variados. Así lo destaca Keith Pavitt, en un análisis de las relaciones entre las Ciencias Básicas y la Innovación (UNESCO, 1993, p.134), donde subraya que, al revés de lo que comúnmente se cree, el beneficio económico principal de la investigación básica no es un conocimiento directamente aplicable a un conjunto estrecho de sectores, sino conocimiento de base, capacidades para la investigación, instrumentos y métodos que rinden dividendos positivos para un conjunto muy amplio de actividades. Entre otras cosas, agrega Pavitt, esto plantea un desafío para analistas y decisores políticos que siguen asumiendo que el “output” económico principal o único de la investigación básica está constituido por información cuya aplicación es fácil o virtualmente
261

Universidad Virtual de Quilmes

gratuita, en vez de un imprescindible insumo para un más complejo y costoso proceso de desarrollo tecnológico. El desarrollo de la investigación propia y de alto nivel es requisito ineludible para afrontar con perspectivas de éxito las diversas facetas incluidas en un proceso de incorporación de tecnología adecuada a las propias necesidades. Las mismas incluyen la generación, la selección, la adaptación, la transferencia por acuerdo o por apropiación; ninguna de ellas es realizable sin capacidad científica y tecnológica propia, ni siquiera la compra. La complejidad de los factores involucrados -desde las necesidades específicas del comprador hasta los poderes de persuasión de los grandes vendedores de tecnología, pasando por la creciente sofisticación de la misma- determina que incluso para saber comprar haya que tener ese grado de comprensión en la materia que sólo puede alcanzarse a partir de la realización de actividades creativas vinculadas. La historia de la transferencia de tecnología está repleta de casos de compras “llave en mano”, o sea, “sin desatar el paquete”, que supusieron fiascos productivos y despilfarros. La expresión “paquete tecnológico” fue acuñada por Jorge Sábato, quien

❘❚❚ “[...] era un gran amante del tango, y contaba que cuando comenzó a trabajar sobre el tema de la transferencia de tecnología, le vino a la memoria aquel tango de Discépolo [“Victoria”] que en una de sus estrofas dice: ¡Cuando desate el paquete y manye que se ensartó! La conclusión es obvia. Cuando se compra tecnología en forma acrítica, en ‘paquete’, el riesgo de equivocarse es muy grande” (E. Fliess y M. Posada (eds.), Cuadernos de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional de Luján, No. 1, p. 5). ❚❚❘

Ningún país puede pretender generar toda la tecnología que usa; no lo pretenden los más avanzados. Pero ningún país que aspire a lograr algo parecido a una “competitividad auténtica” puede esperar comprar toda la tecnología que ha de emplear. Tal competitividad ha de basarse en el uso inteligente de ciertas especificidades, y ello no puede sino incluir la construcción de determinadas soluciones técnicas también específicas, que sería muy difícil y/o muy oneroso obtener en el mercado mundial de la tecnología. Por otra parte, son numerosos los casos en los cuales la búsqueda de soluciones con significativo contenido endógeno a problemas propios ha constituido el punto de partida para la construcción de ventajas comparativas dinámicas, las que se basan en la permanente incorporación de trabajo altamente calificado, como bien dicen los textos de la CEPAL. Pues bien, para ello es imprescindible contar con investigación propia, original, de alta calidad. La actividad económica contemporánea es un “continuo” en el cual la eficiencia se relaciona directamente con la capacidad para innovar en todos los escalones de la cadena productiva: investigación científica básica, aplicada y tecnológica; desarrollo experimental; relaciones de trabajo y estructura de la cooperación; innovación en productos y procesos; organización y control de la producción; gestión en general; información; distribución y comercialización; relaciones con los usuarios, etc. Supone pues una grave carencia tanto la ausencia de algún eslabón de la cadena -es decir, la falta de capacidad propia a un nivel cualquiera- como la eventual desconexión de los eslabones.
262

Problemas del Desarrollo en América Latina

Por ello, en particular, deviene central toda la cuestión de la relación entre la investigación y el sector productivo, uno de los ámbitos más relevantes en los que se entreteje el tejido social de la innovación. Sin ocuparnos de sus diversas modalidades -convenios y proyectos conjuntos de todo tipo, parques tecnológicos, etc.- hoy en pleno florecimiento, notemos que las mismas constituyen vías privilegiadas para ciertos procesos en los que se encarnan las cada vez más estrechas relaciones entre ciencia y producción. Ejemplo significativo lo constituye la incorporación a las empresas más avanzadas tecnológicamente de investigadores provenientes de los laboratorios de ciencias básicas, provistos de una formación que resulta fecunda para la producción, lo cual incluye la tan destacada conversión en empresarios exitosos de investigadores también exitosos, cuya propia trayectoria materializa la transformación de una invención en innovación. Notemos todavía que sin investigación propia de alta calidad la apuesta a la educación para la innovación está destinada al fracaso. Cuando lo decisivo es despertar el gusto, la capacidad y los hábitos para poder seguir aprendiendo toda la vida, pasan a ser decisivas las vinculaciones entre formación y creación. Cada disciplina debe ser presentada como una actividad abierta y en curso de transformación permanente, con énfasis en sus desafíos y posibilidades. Por lo tanto, los docentes tienen que haber sido formados en ámbitos próximos a la investigación, y mantenerse en contacto con ellos. Si lo único que realmente se puede aprender es a seguir aprendiendo, la preocupación debe desplazarse de los contenidos informativos y de los programas uniformizados al entrenamiento para abordar nuevos problemas. Y esto se aprende y se enseña trabajando cerca de los ámbitos donde se resuelven problemas, donde se realiza tarea creativa. El saber técnico es ya un factor central -y lo será cada vez más- en la desigualdad, entre los seres humanos y entre las naciones. La educación para la innovación, ligada con la creación, no es sólo imprescindible para el avance productivo; es en sí misma clave de equidad y de democratización. Los niveles y las formas de la incorporación del progreso técnico resultan pues relevantes no sólo en relación con el crecimiento económico sino también desde el punto de vista de la democracia y en relación con la dependencia de nuestros países, tema este último más bien olvidado en los nuevos textos cepalinos. Es difícil no advertir que la capacidad para generar, dominar y utilizar la Ciencia y la Tecnología constituye un factor cada día más gravitante en la “brecha” entre el centro y la periferia. En definitiva, en lo que hace a la cuestión del desarrollo, tiene importancia primordial el fenómeno de la introducción dependiente de progreso técnico, que no sólo reproduce la subordinación a la cual debe su origen sino que además resulta poco eficiente. Ante todo, resulta más bien pasiva que activa: no favorece las apuestas propias que constituyen la raíz de la competitividad auténtica. Conviene todavía subrayar las consecuencias culturales -en el más amplio sentido de la palabra- de la incorporación dependiente de progreso técnico, es decir, de la que tiene lugar bajo modalidades que no se apoyan en el fomento a la creatividad a todos los niveles. Cabe comparar sus efectos con los de una enseñanza que, en lugar de preparar para encontrar soluciones propias a problemas nuevos, se centra en la transmisión de métodos estandarizados para encarar ejercicios conocidos. Ello genera costumbres rutinarias y actitudes dependientes, que no se circunscriben al ámbito involucrado, pues la desconfianza en las propias capacidades es expansiva.
263

Universidad Virtual de Quilmes

La dinámica de la tecnología está conformada por un conjunto de procesos cuyas especificidades fueron bastante descuidadas por el pensamiento latinoamericano “clásico” acerca del desarrollo. Las propuestas cepalinas que hemos comentado prestan especial atención al tema, pero su enfoque, en términos globales, luce excesivamente optimista en relación con lo que denomina como “progreso técnico”. Ninguna reflexión sobre el presente puede olvidar la centralidad polifacética del acontecer tecnológico, pero tampoco puede limitarse a destacar los aspectos positivos de lo que está lejos de ser sólo “progreso”. Múltiples son los problemas que suscita la evolución de la Ciencia y la Tecnología, incluyendo los de tipo ambiental -de los que algo se dijo antes- pero sin reducirse en absoluto a ellos. Quizás en ningún terreno la investigación ha recibido tanto apoyo gubernamental ni cosechado tantos “éxitos” como en lo que hace al arte de matar. La capacidad de destrucción masiva generada por la ciencia moderna, que Hiroshima y Nagasaki pusieron brutalmente de manifiesto, no se reduce a su empleo militar, como Chernobyl lo muestra más allá de toda duda. Las nuevas tecnologías ofrecen nuevas posibilidades pero también generan toda clase de nuevos problemas, particularmente en el campo de la ética. La informática amenaza la vida privada y suministra un sustento potencial a nuevas formas de discriminación. Aún más preocupantes lucen ciertos desarrollos de la ingeniería genética. Estas cuestiones pueden afectar de manera especial a los países de la periferia. Pero aquí no intentamos listar problemas sino tan sólo recordar que la ciencia y la tecnología avanzan, vertiginosamente, para bien y para mal. Una postura acrítica ante el cambio técnico conduce fácilmente a identificar progreso y modernización con imitación, impulsando en particular la compra indiscriminada, por lo general costosa y a menudo ineficiente, de las novedades técnicas disponibles en los países del “centro”. No pocas veces esa actitud convierte a los países periféricos en compradores de dispositivos en proceso de descarte, reactores u otros. Más en general, semejante postura alimenta las tendencias a imitar las pautas de consumo prevalecientes en los países más ricos, lo cual se transforma en uno de los mayores obstáculos para una auténtica “transformación productiva con equidad”. Todo lo que antecede no hace sino reforzar la urgencia de construir una capacidad propia en Ciencia y Tecnología. Ella es imprescindible en particular para afrontar los riesgos emanados del cambio tecnológico que, como siempre ha sucedido a lo largo de la historia, son mayores para quienes los viven pasivamente que para quienes los impulsan, pues los últimos disponen de mejores medios para transferir los costos a los primeros. Una capacidad propia en Ciencia y Tecnología es imprescindible para disponer de capacidad de crítica y alternativa ante la dinámica tecnológica, a defecto de lo cual se participa bastante menos en sus beneficios que en el pago de sus platos rotos.

6.4.4. Desarrollo sustentable y autosostenido
De cara al futuro, hace falta pensar en procesos de desarrollo sustentables y, más aún, en términos de desarrollo autosostenido, pues no se trata sólo de evitar que el proceso de desarrollo socave sus propios sustentos sino,

264

Problemas del Desarrollo en América Latina

además, de lograr que sea capaz de robustecer sus aspectos endógenos, las fuentes sociales y culturales de su propio dinamismo. En tal perspectiva, parecería que la confluencia (el matrimonio, si se prefiere) entre tecnología y ecología ha de constituir una preocupación central. La preservación y recuperación del ambiente es inviable sin incorporación y generación de tecnología, específicamente para tales fines y más en general para enfrentar las tendencias a la degradación ambiental que surgen de la miseria y del estancamiento económico. A la inversa, el crecimiento técnico-productivo prevaleciente en nuestra época es ambientalmente cada vez menos sustentable, por lo cual urge alterar sus lineamientos; ello supone, entre otras cosas, una reorientación de las prioridades de la investigación para impulsar la innovación técnico-ecológica, conjugando una “I+D” apropiada a los requisitos ambientales con transformaciones a nivel de la gestión y la participación. La magnitud de los problemas que se dibujan en el horizonte permite sospechar, por otra parte, que volverá a confirmarse una y otra vez una de las lecciones de la historia más firmemente establecidas: las respuestas que pueden considerarse exitosas, de pueblos y naciones confrontados a retos sustantivos, no suelen estar asociadas con la simple reproducción de experiencias ajenas sino más bien con la capacidad de adaptar con una alta cuota de originalidad y aun de hacer cosas enteramente nuevas. En esa perspectiva, parece imprescindible volver a hacer un lugar a la búsqueda de los “caminos propios” hacia el desarrollo, caminos que apunten no tanto a lo que ya existe -y a las best practices de hoy, que serán las de ayer cuando se logre eventualmente replicarlas- sino a lo que se dibuja como posible, en tanto conjunto probable de consecuencias de la dialéctica entre tendencias objetivas y necesidades percibidas. Ilustra elocuentemente este punto de vista lo que dice Christopher Freeman (1992, pp.207-209), cuando plantea la cuestión de pensar, diseñar y construir las instituciones y las tecnologías que pudieran combinarse en un nuevo paradigma técnico-económico “verde”. Obviamente, las dificultades e incertidumbres técnicas y económicas asociadas con semejante propósito no sabrían ser minimizadas: en el mejor de los casos, esa idea no puede ser más que una guía para la reflexión y la acción. Notemos, sin embargo, que a este respecto no todo es incertidumbre, en particular, porque el surgimiento de un nuevo paradigma es en gran medida un fenómeno de difusión, que incluye aplicaciones nuevas de tecnologías ya existentes. En tal perspectiva, la noción de “nuevo paradigma técnico-económico verde” puede ofrecer ciertas orientaciones a la acción informada por la reflexión prospectiva, en el entendido por cierto de que avanzar hacia su concreción “requerirá innovaciones sistémicas radicales”, al decir de Freeman, quien sostiene:

❘❚❚ “Semejante programa debiera estructurarse a partir de redes de trabajo, debido a la gran variedad de participantes. Es esencial incluir en el mismo a los usuarios potenciales de los nuevos productos y sistemas así como a los innovadores, e incluir a las universidades así como a las industrias, para asegurar que las soluciones más imaginativas y radicales sean exploradas.” ❚❚❘

265

Universidad Virtual de Quilmes

En Arocena (1993b) nos ocupamos de las posibilidades de la labor prospectiva en América Latina.

Por otra parte, “la multidisciplinariedad constituiría un rasgo esencial del programa y sería vitalmente importante incorporar al mismo desde un comienzo tanto a científicos sociales como a científicos naturales”. La expansión de las actividades científicas y tecnológicas ha llegado a constituir, en nuestro tiempo, el principal factor del crecimiento económico y uno de los grandes impulsores de los procesos de innovación en general. Todo ello supone desafíos mútiples, que no se reducen por cierto a los que se relacionan con el medio ambiente, pero que desde este punto de vista revelan toda su entidad. En efecto, la cuestión ecológica evidencia la necesidad de buscar alternativas a las formas del crecimiento económico que prevalecen en el presente. Resulta pues fundamental averiguar si semejante búsqueda de alternativas puede sustentarse en ciertas tendencias objetivas de la evolución técnico-productiva contemporánea. Lo que antecede realza la importancia de la labor prospectiva, particularmente en lo que tiene que ver con el proceso del cambio técnico y sus relaciones con la sociedad; la construcción de alternativas para el desarrollo resulta de la interacción entre tendencias relativamente objetivas y proyectos colectivos; el futuro ni está predeterminado ni puede seguir cualquier derrotero. Escudriñar las grandes tendencias de la evolución social contemporánea, intentar calibrar a tiempo peligros y oportunidades, elaborar escenarios alternativos que ayuden a prevenir los primeros y aprovechar las segundas: esos cometidos, propios de la tarea prospectiva sistemática, son parte necesaria de las políticas para la innovación. La prospectiva es pues una de las herramientas requeridas por “la era de la incertidumbre” en la que nos hemos encontrado al llegar a las décadas finales del siglo, y en la cual se agigantan algunos desafíos mayores a los que ya se hizo referencia, entre los que se destaca la tendencia a la marginación de grandes contingentes de seres humanos. Afrontar tales retos exige cultivar el potencial de creación propia: corresponde reiterarlo al reivindicar la necesaria confluencia de tecnología y ecología, elocuentemente ilustrada por la idea de apuntar a la construcción de un nuevo paradigma técnico-económico verde. Todo ello, en efecto, requiere explorar trayectorias muy dependientes de las especificidades regionales y culturales, para lo cual es imprescindible disponer, en cada país y en cada región, de un potencial propio para la innovación, tanto tecnológica y productiva como institucional y cultural. Entre los sustentos de semejante potencial, dos llamados a tener relevancia creciente han sido destacados en secciones anteriores: a) la generalización de una educación superior de calidad, susceptible de permanente renovación, cuya diversificación le permita llegar a la mayoría de la población; b) la construcción y permanente ampliación de una capacidad endógena de investigación. Ahora bien, ¿a quiénes corresponde impulsar esas y otras tareas cuya conjugación constituye el desarrollo autosostenido? Al intentar reformular la cuestión del desarrollo en el contexto de la problemática contemporánea de la innovación, es preciso reconsiderar esa interrogante central: ¿quiénes son los protagonistas del desarrollo? La propia noción de Sistema Nacional de Innovación apunta a una pluralidad de actores y a una diversificación de escenarios que desbordan los

266

Problemas del Desarrollo en América Latina

marcos más tradicionales del pensamiento acerca del desarrollo, pero que empalman de manera natural con la reflexión latinoamericana específica acerca del enfrentamiento a la dependencia tecnológica. En efecto, hace ya tiempo que entre nosotros se maneja la noción del “triángulo de Sábato”, cuyos “vértices” representan tres agentes fundamentales del desarrollo -el Estado, los empresarios, los técnicos- y cuyos “lados” simbolizan las necesarias conexiones entre ellos. Esta metáfora puede verse como una anticipación del concepto de Sistema Nacional de Innovación y, también, como el bosquejo de una concepción del desarrollo a partir de la confluencia de actores colectivos. En esta dirección parece necesario avanzar. En efecto, definitivamente superadas -en la práctica y en la teoría- han quedado las concepciones que hacían del Estado el primer actor y máximo rector del desarrollo. Nada, en la teoría como en la práctica, demuestra que el mercado pueda reemplazarlo como garante y orientador en exclusividad de un proceso de desarrollo autosostenido. Una y otra visión, simplificadoras en un grado que resulta altamente contraproducente de cara a la complejidad de nuestra época, resultan anacrónicas en el contexto de las formas del pensar contemporáneo. No se trata de seguir buscando el demiurgo del desarrollo sino de encarar la problemática de la pluralidad. El prolongado y no demasiado fructífero debate “estado vs. mercado” ha dejado empero algunas cosas en claro. Entre ellas, la importancia estratégica de la intervención gubernamental para fomentar la construcción local de capacidad tecnológica, particularmente en lo que hace al manejo de la información, a la asimilación efectiva de nuevos conocimientos, a la negociación de tecnología, a la asunción de riesgos, a la disponibilidad de crédito, a la infraestructura requerida para el funcionamiento de los mercados, a la racionalización de la industria y a la minimización de los costos sociales asociados y, en general, “a la navegación por los mares, para los que no existen mapas, de las potenciales ventajas comparativas dinámicas” (BARDHAN, 1988, p. 62). Políticas públicas, en áreas como las mencionadas, son seguramente imprescindibles. Pero también son insuficientes para impulsar el desarrollo autosostenido. Para ello hace falta avanzar hacia la conformación de un “polígono”, que amplíe el “triángulo de Sábato” mediante la inclusión de otros “vértices”: trabajadores organizados, organizaciones estudiantiles y juveniles, movimientos ambientalistas, educadores, comunicadores, una diversidad de ONGs, etc.; es preciso asimismo avanzar hacia el funcionamiento “sistémico” del “polígono” a partir de las vinculaciones entre sus “vértices”, de lo cual el hoy tan a la moda relacionamiento universidades-sector productivo-gobierno es un aspecto relevante, entre otros. No menos importante ha de ser, por ejemplo, el relacionamiento entre el sistema educativo, los institutos tecnológicos de I+D y los sindicatos. Pero semejante enfoque -que tiende a ver al desarrollo como el fruto de confluencias variadas, difíciles y hasta conflictivas, de una pluralidad de actores colectivos- es más bien parte del problema que de su solución, en la medida en que creemos asistir a una cierta fragmentación y al debilitamiento de los actores colectivos con inspiración laica, orientados hacia el futuro y con capacidad de iniciativa histórica. Así encarada, la cuestión del desarrollo es también, y fundamentalmente, la de la revitalización y renovación de los actores colectivos, en un mundo donde parece haber poco espacio para ellos entre el nivel más global, de la
267

Universidad Virtual de Quilmes

economía y las comunicaciones planetarias, y el nivel individual. Esta última observación, como otras previas, señala una de las conexiones de nuestro tema con el del “desarrollo local” y con la valorización de la “comarca”, como ámbito donde es posible que las especificidades y las identidades sean realmente tomadas en cuenta, donde las dimensiones involucradas y la trama de relaciones sociales abren posibilidades a la colaboración de agentes diversos en torno de proyectos concretos, donde tales experiencias pueden ir configurando simultáneamente una estrategia de desarrollo y una confluencia de actores en torno de ella. El problema de la acción colectiva se vincula, asimismo, con la importancia de nociones orientadoras como las que se refieren a un paradigma técnico-económico “verde”. En efecto, a la vista de la relevancia de la cuestión ambiental y de su comprensible impacto entre los jóvenes, incluyendo a muchos que tienen o aspiran a tener altos niveles de formación, cabe conjeturar que tales nociones pueden ofrecer un “horizonte de sentido” que interactúe positivamente con el surgimiento o la renovación de actores colectivos, orientados hacia formas del desarrollo autosostenido y vinculados con la educación, la generación de conocimientos, la problemática local, las formas alternativas de producción y gestión, o la revalorización de las identidades colectivas como fuentes de respuesta a los desafíos de la innovación. En última instancia, la cuestión del desarrollo desemboca en la problemática de los valores, los estilos de vida y los proyectos colectivos.

268

Referencias Bibliográficas

AMABLE, B., BARRÉ, R. & BOYER, R. (1997): Les Systèmes d’innovation à l’ère de la globalisation, Economica, París. ANDERSEN, E. S. y LUNDVALL, B. A. (1988), “Small National Systems of Innovation Facing Technological Revolutions: An Analytical Framework”, en FREEMAN, Ch. y LUNDVALL, B. A. (eds.), Small Countries Facing Technological Revolutions, Pinter, Londres, pp. 9-36. AROCENA, R. y SUTZ, J. (2000), La universidad latinoamericana del futuro, Ediciones de la Unión de Universidades de América Latina, en prensa. AROCENA, R. (1993a), Cambio tecnológico y desarrollo, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. (1993b), “Acerca de la prospectiva desde algunos países de América Latina”, en E. Martínez (ed.), Estrategias, planificación y gestión de ciencia y tecnología, Nueva Sociedad, Caracas. (1995), La cuestión del desarrollo vista desde América Latina, EUDECI, Montevideo. (1997), “¿Transformación productiva sin equidad?”, en SUTZ, J. (ed.). BANCO MUNDIAL (1990), Informe sobre el Desarrollo Mundial. La pobreza, Washington. BARDHAN, P (1988), “Alternative Approaches to Development Economics”, en . CHENERY, H. B. y SRINIVSAN, T. N., vol. 1. BEN-DAVID, J. (1984), The Scientist’s Role in Society, The University of Chicago Press, Chicago. BECK, ULRICH (1998): La sociedad del riesgo. Hacia una nueva modernidad, Paidós, Barcelona. BERETTA, A. (1998), El imperio de la voluntad. Una aproximación al rol de la inmigración europea y al espíritu de empresa en el Uruguay de la temprana industrialización, 19875-1930, Ed. Fin de Siglo, Montevideo. BERETTA, A. y GARCÍA ETCHEVERRY, A. (1998), Empresarios y gremiales de la industria, Cámara de Industrias del Uruguay, Montevideo. BERNAL, John D. (1979), Historia Social de la Ciencia, Ed. Península, Barcelona. BETHELL, L. (ed.) (1991a), Historia de América Latina, vol. 6: América Latina independiente, 1820-1870, Crítica, Barcelona. (ed.) (1991b), Historia de América Latina, vol. 7: América Latina: economía y sociedad, c. 1870-1930, Crítica, Barcelona. (ed.) (1997), Historia de América Latina, vol. 11: Economía y sociedad desde 1930, Crítica, Barcelona. BLOMSTRÖM, M. y HETTNE, B. (1990), La teoría del desarrollo en transición, FCE, México. BRAUDEL, Fernand (1979), Civilisation matérielle, économie et capitalisme, XVeXVIIIe siècle, tomo 3: Le temps du monde, Armand Colin, París. (1985): La dinámica del capitalismo, Alianza Editorial, Madrid. BRAVERMAN, Harry (1975), Trabajo y capital monopolista, Ed. Nuestro Tiempo, México. BULMER-THOMAS, VICTOR (1994): The Economic History of Latin America Since Independence, Cambridge University Press. CARDOSO, F. H. y E. FALETO (1978), Dependencia y desarrollo en América Latina, Siglo XXI, México.
269

Universidad Virtual de Quilmes

CASSSIOLATO, Jose (2000), “National Systems of Innovation in the South”, presentado al South- South- South Workshop, University of Western Sydney. CASTELLS, M. (2000): La era de la información. Vol. 1 La sociedad red (segunda edición), Alianza Editorial, Madrid. CASTELLS, M. (1996), The Information Age: Economy, Society and Culture, vol. I: The Rise of the Network Society, Blackwell. (1997), The Information Age: Economy, Society and Culture, vol. II: The Power of Identity, Blackwell. (1999), The Information Age: Economy, Society and Culture, vol. III: End of Millenium, Blackwell. CEPAL (1990), Transformación productiva con equidad. La tarea prioritaria del desarrollo de América Latina y el Caribe en los años noventa, Santiago de Chile. (1991), El desarrollo sustentable: transformación productiva, equidad y medio ambiente, Santiago de Chile. (1992), Equidad y transformación productiva: un enfoque integrado, Santiago de Chile. CEPAL-UNESCO (1992), Educación y conocimiento: eje de la transformación productiva con equidad, Santiago de Chile. CEPAL (1996), América Latina y el Caribe. 15 años de desempeño económico. 1980-1995, Santiago. (1997), La brecha de la equidad, Santiago de Chile. (2000), Equidad, desarrollo y ciudadanía, Santiago de Chile. CHENERY, H. B. y SRINIVASAN, T. N. (eds.) (1988-1989), Handbook of development economics (2 vols.), North Holland, Amsterdam. CIPOLLA, Carlo M. (1978), Historia económica de la población mundial, Ed. Crítica, Barcelona, 1978. CLARK, Burton R. (1997), Las universidades modernas: espacios de investigación y docencia, Coordinación de Humanidades, Universidad Nacional Autónoma de México. (1985), The Political Economy of Science and Technology, Basil Blackwell, Londres, 1985. Crónica de la Técnica, Plaza & Janés, Barcelona, 1989. DERAIME, Sylvie(1993), Economie et Environment, Le Monde-Editions, París. EDQUIST, C. (ed.) (1997), Systems of Innovation. Technologies, Institutions and Innovations, Pinter, Londres. EMMERIJ, Louis (ed.) (1997), Economic and Social Development into the XXI Century, BID, Washington. FAJNZYLBER, F. (1983), La industrialización trunca de América Latina, Ed. Nueva Imagen, México. FISHLOW, A. (1997), “Latin America in the XXI Century”, en EMMERIJ, L. (ed.), pp. 405-418. FREEMAN, C. & LOUCA, F. (2001): As Time Goes By. From the Industrial Revolutions to the Information Revolution, Oxford Univ. Press, Oxford. FREEMAN, C. y SOETE, L. (1997), The Economics of Industrial Innovation, 3ª ed., MIT Press, Cambridge. FREEMAN, C. (2000), “Social Inequality, Technology and Economic Growht”, en S. WYATT et al. (eds.), Technology and Inequality. Questioning the Information Society, Routledge, Londres. FREEMAN, Ch. (1992), The Economics of Hope. Essays on Technical Change, Economic Growth and the Environment, Pinter, Londres.
270

Problemas del Desarrollo en América Latina

FREEMAN, C. (1987), Technology Policy and Economic Perfomance: Lessons from Japan, Pinter, Londres. (1982), The Economics of Industrial Innovation, 2a. ed., Pinter, Londres. FURTADO, C. (1973), La economía latinoamericana desde la Conquista Ibérica hasta la Revolución Cubana, Siglo XXI, Buenos Aires. HALPERIN DONGHI, T. (1993), Historia contemporánea de América Latina, Alianza Editorial, Madrid. HELD, D., MCGREW, A., GOLDBLATT, D., & PERRATON, J. (1999): Global Transformations. Politics, Economics and Culture, Stanford Univ. Press, Stanford, California. HIRSCHMAN, A.( 1984), De la economía a la política y más allá, FCE, México. ( 1981), La estrategia del desarrollo económico, FCE, México. HOBSBAWM, E. (1997), La era de la revolución, 1789-1848, Crítica, Buenos Aires. (1998), La era del capital, 1848-1875, Crítica, Buenos Aires. JAMISON, A. (1982), National Components of Scientific Knowledge. A Contribution to the Social Theory of Science, Research Policy Institute, University of Lund. JONES, H.G. (1975), Una introducción a las teorías modernas del crecimiento económico, Antoni Bosch, Barcelona. KAPLINSKY, R. (1990), “Post-fordist industrial restructuring: policy implications for an industrially advanced economy”, ponencia presentada en la conferencia “Canadian Political Economy in the Era of Free Trade”. KATZ, J. y BERCOVICH, N. (1993), “National Systems Supporting Technical Advance in Industry: The Case of Argentina”, en NELSON (ed.). (1994), “Technology, economics, and late industrialization”, en SALOMON, SAGASTI y SACHS (eds.), The uncertain quest: Science, technology and development, United Nations University Press, Tokio. KENNEDY, Paul (1993), Hacia el siglo XXI, Plaza & Janés, Barcelona. LANDES, D. S. (1979), Progreso Tecnológico y Revolución Industrial, Ed. Tecnos, Madrid (título original: The Unbound Prometheus). (1998), The Wealth and Poverty of Nations, Norton, Nueva York. LASTRES, H. (2000), “Policy requirements for promoting systems of innovation in the South: the Brazilian experience”, presentado al South-SouthSouth Workshop, University of Western Sydney. LEBORGNE, D. y A. LIPIETZ (1987), “New technologies, new modes of regulation: some spatial implication”, ponencia presentada en seminarios en Dubrovnik y Samos. LECHNER, N. (1992), “El debate sobre Estado y Mercado”, Revista Nueva Sociedad, Nº 121, pp. 80-89. LEWIS, W. A. (2000), “The Roots of Development Theory”, cap. 2 de CHENERY y SRINIVASAN. LINGARDE, S. y TYLECOTE, A. (1998), Resource Rich Countries’ Success and Failure in Technological Ascent, 1870-1970: the Nordic Countries versus Argentina, Uruguay and Brazil, presentado al 12º Congreso Internacional de Historia Económica. LÓPEZ CEREZO, J.A. Y LUJÁN, J.L. (2000): Ciencia y política del riesgo, Alianza, Madrid. LUNDVALL, B. A., JOHNSON, B., ANDERSEN, E. S. and DALUM, B.: “National systems of production, innovation and competence building”, Research Policy 31 (2002), 213-231.
271

Universidad Virtual de Quilmes

LUNDVALL, B. A (ed.) (1992), National Systems of Innovation-Toward a Theory of Innovation and Interactive Learning, Pinter Publishers, Londres. MANN, M. (1986), The Sources of Social Power, vol. I: A history of power from the beginning to A.D. 1760, Cambridge University Press, Cambridge. (1993), The Sources of Social Power, vol. II: The rise of classe and nation-states, 1760-1914, Cambridge University Press, Cambridge. MARX, K. (1979), El Capital, tomo I, Siglo XXI, México. MEIER, G.M. AND STIGLITZ, J.E. edits. (2001): Frontiers of Development Economics, Oxford University Press, N. York. MERTON, R. (1984), Ciencia, tecnología y sociedad en la Inglaterra del siglo XVII, Alianza Universidad, Madrid. MUÑOZ, E. (2001): Biotecnología y sociedad. Encuentros y desencuentros, Cambridge University Press, Madrid. NELSON, R. R. (ed.) (1993), National Innovation Systems. A Comparative Analysis, Oxford Univiversity Press, Nueva York. NORTH, D. C. (1984), Estructura y cambio en la historia económica, Alianza Universidad, Madrid. ODAGIRI, H. y GOTO, A. (1993), “The Japanese System of Innovation: Past, Present and Future”, en NELSON (ed.). PÉREZ, CARLOTA (2002): Technological Revolutions and Financial Capital. The Dynamics of Bubbles and Golden Ages, Edward Elgar. PÉREZ, C. (1990), “El nuevo patrón tecnológico: microelectrónica y organización”, trabajo presentado en la Universidad Central de Venezuela. (2000), “El cambio tecnológico y las oportunidades de desarrollo como un blanco móvil”, trabajo preparado para la UNCTAD. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (1997, 1999), Informe sobre el desarrollo humano. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo: Informes sobre el Desarrollo Humano, años 1999, 2001 y 2002. PREBISCH, RAÚL (1981): Capitalismo periférico, crisis y transformación, Fondo de Cultura Económica, México. RAY, DEBRAJ: Development Economics. Princeton University Press. 1998. REICH, Robert (1993), El trabajo de las naciones, Vergara, Buenos Aires. RIBEIRO, D. (1974), El dilema de América Latina (estructuras del poder y fuerzas insurgentes), Siglo XXI, México. RODRÍGUEZ, Octavio (1980), La teoría del subdesarrollo de la CEPAL, Siglo XXI, México. RODRÍGUEZ, Octavio, en colaboración con Burgueño, Oscar, Hounie, Adela y Pittaluga, Lucía (1994), “CEPAL: viejas y nuevas ideas”, Quantum, Nº 2, pp.37-63. ROSALES, Osvaldo (1988), “Balance y renovación en el paradigma estructuralista del desarrollo latinoamericano”, Revista de la CEPAL Nº 34, pp.19-35. ROSENBERG, NATHAN (1979): Tecnología y Economía, Ed. Gustavo Gili, Barcelona. ROSENTHAL, G. (1997), “Development Thinking and Policies in Latin America and the Caribbean: Past and Future”, en EMMERIJ, L. (ed.), pp. 189-206. SÁBATO, J. y MACKENZIE, M. (1982), La producción de tecnología. Autónoma o transnacional, Ed. Nueva Imagen, México. SÁBATO, JORGE editor (1975): El pensamiento latinoamericano en la problemática ciencia-tecnología-desarrollo-dependencia, Paidós, Buenos Aires. SALOMON, J.J., Sagasti, F. & Sachs, C.. Eds (1996): Una búsqueda incierta. Ciencia, tecnología y desarrollo, FCE, México.
272

Problemas del Desarrollo en América Latina

SAMUELSON, Paul (1967), Curso de economía moderna, Aguilar, Madrid. SCHUMPETER, J. (1957), Teoría del desenvolvimiento económico, FCE, México [versión original: 1911]. SEN, A. (1988), “The Concept of Development”, cap. 1 de CHENERY & SRINIVASAN. SEN, AMARTYA (2000): Desarrollo y libertad, Editorial Planeta, Barcelona. STIGLITZ, JOSEPH (2002): El malestar en la globalización, Taurus, Madrid. SONNTAG, H. (1988), Duda / Certeza / Crisis. La evolución de las ciencias sociales de América Latina, UNESCO, Ed. Nueva Sociedad, Caracas. SUNKEL, O & P PAZ (1970), El subdesarrollo latinoamericano y la teoría del de. sarrollo, Siglo XXI, México. SUTZ, J. (1984): “Informatique et société: quelques réflexions à partir du Tiers Monde”, Thèse Université de Paris I - IEDES. SUTZ, J. (1994), “Los cambios tecnológicos y sus impactos. El largo camino hacia la construcción solidaria de oportunidades”, en VESSURI, H. (comp.), Ciencia, Tecnología y Sociedad en América Latina, Ed. Nueva Sociedad, Caracas, pp. 11-34. (ed.) (1997), Innovación y desarrollo en América Latina, Ed. Nueva Sociedad, Caracas. (1998), “La innovación realmente existente en América Latina: medidas y lecturas”, presentado al Segundo Seminario del Proyecto “Globalización e innovación tecnológica localizada”, Mangaratiba, diciembre de 1998. TATON, R. (dir.) (1972), Historia General de las Ciencias, vol. II: La Ciencia Moderna, Ediciones Destino, Barcelona. (1973), “Condiciones del progreso científico en Europa Occidental”, en Historia General de las Ciencias, vol. III: La Ciencia Contemporánea, El Siglo XIX, Ediciones Destino, Barcelona, pp.683-698 THORP, R. (1998), Progreso, pobreza y exclusión. Una historia económica de América Latina en el siglo XX, Banco Interamericano de Desarrollo, Washington. TOKMAN, V., “Jobs and Solidarity: Challenges for Post-Adjustment in Latin America”, en EMMERIJ, L. (ed.), pp. 449-471. TOYE, J.( 1987), Dilemmas of Development, Basil Blackwell, Oxford. UNESCO (1993), World Science Report. VILLASCHI, A. (1994), The Newly Industrialized Countries and the Information Technology Revolution: The Brazilian experience, Avebury, Aldershot.

273

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful