Ciencia y Tecnología en América Latina

Ciencia y Tecnología en América Latina
Manuel Marí Hernán Thomas

Carpeta de trabajo

© Universidad Nacional de Quilmes Maestría en Ciencia, Tecnología y Sociedad: Ciencia y Tecnología en América Latina Primera edición: agosto de 2000 Diseño de Tapa: Lorenzo Shakespear Diseño de Interior: Claudio Puglia / Marcelo Aceituno / Hernán Morfese Procesamiento Didáctico: María Inés Silberberg / Marina Gergich
La Universidad Nacional de Quilmes se reserva la facultad de disponer de esta obra, publicarla, traducirla, adaptarla o autorizar su traducción y reproducción en cualquier forma, total o parcialmente, por medios electrónicos o mecánicos, incluyendo fotocopias, grabación magnetofónica y cualquier sistema de almacenamiento de información. Por consiguiente, nadie tiene facultad de ejercitar los derechos precitados sin permiso escrito del editor.

Impreso en Universidad Nacional de Quilmes Roque Sáenz Peña 180 - Bernal - Pcia. De Buenos Aires (5411) 4365-7100 http://www.cvq.edu.ar Impreso en Argentina

Íconos

Bibliografía obligatoria

Actividades

Leer con atención

Para reflexionar

Índice

Introducción........................................................................................13 1. Visión general de las actividades científicas y tecnológicas en América Latina ........................................................21 1.1. Evolución y situación actual de la ciencia y la tecnología en América Latina ................................................................................21 1.1.1. Introducción ..........................................................................................21 1.1.2. Antecedentes ........................................................................................21 1.1.2.1. La ciencia periférica .........................................................................21 1.1.2.2. ¿Cientificismo o ciencia elitista? .....................................................21 1.1.3. Nudo del problema: discusión de la bibliografía ..............................22 1.1.3.1. La evolución de la ciencia y la tecnología en América Latina en los últimos 50 años........................................................22 1.1.3.2. Los inicios de la política científica y tecnológica en América Latina.......................................................................22 1.1.3.3. Los inicios de la política científica y tecnológica en América Latina.......................................................................23 1.1.4. Caracterización general de la ciencia y la tecnología en la región desde 1960................................................................................24 1.1.4.1. Instituciones y actores......................................................................24 1.1.4.2. Aumento relativo, pero limitado, de recursos: falta de compromiso político..........................................................................25 1.1.4.3. Causas del fracaso relativo: el modelo de subdesarrollo de la periferia y la brecha tecnológica .................................26 1.1.4.4. La falta de demanda de desarrollos tecnológicos locales por parte de la empresa ...................................................................27 1.1.5. Aspectos institucionales de las políticas de ciencia y tecnología ...................................................................................28 1.1.6. La situación actual...............................................................................29 1.1.6.1. Dimensión de los esfuerzos en CyT entre países y subregiones.......................................................................................29 1.1.6.2. Intensidad del esfuerzo ....................................................................29 1.1.6.3. Aspectos estructurales .....................................................................30 1.1.6.4. Los institutos tecnológicos...............................................................30 1.2. Visión general de la evolución y la situación actual de la ciencia y la tecnología en algunos países de la región............................31

7

Universidad Virtual de Quilmes

1.2.1. Introducción ..........................................................................................31 1.2.2. Nudo del problema: discusión de la bibliografía ..............................31 1.2.2.1. La infraestructura de recursos humanos de la región .................31 1.2.2.2. La reproducción de la base de recursos humanos de la región.....................................................................................32 1.2.2.3. Fortalezas y debilidades en las distintas disciplinas científicas ......................................................................................32 1.2.2.4. Puntos de luz en la ciencia y la tecnología de América Latina ...........................................................................................36 1.2.2.5. La cooperación latinoamericana.....................................................37 Referencias bibliográficas.....................................................................40

2. Historia del pensamiento latinoamericano en ciencia y tecnología ...................................................................43 2.1. El pensamiento latinoamericano en ciencia y tecnología para el desarrollo. Contexto histórico (1960-1970): las estrategias de industrialización sustitutiva en América Latina. El papel de la CEPAL en la industrialización sustitutiva............................................43 2.1.1. Introducción ..........................................................................................43 2.1.2. Antecedentes ........................................................................................44 2.1.3. Nudo del problema: discusión de la bibliografía ..............................44 2.1.3.1. El contexto histórico mundial y latinoamericano que hizo posible el surgimiento de la Escuela: los orígenes de la industrialización de América Latina (Proceso ISI)........................................44 2.1.3.2. Los dos problemas básicos del subdesarrollo ..............................48 2.1.3.3. La industrialización de América Latina: breve cronología y causas de su fracaso................................................................49 2.1.3.4. El papel de la CEPAL en el ISI.........................................................52 2.1.3.5. ¿Es aplicable el diagnóstico realizado en este módulo a la situación actual de América Latina? .....................................................52 2.2. Orígenes y desarrollo de la Escuela de Pensamiento Latinoamericano en Ciencia, Tecnología y Desarrollo. Ideas y logros principales.................................................................54 2.2.1. Introducción ..........................................................................................54 2.2.2. Nudo del problema y discusión de la bibliografía ............................54 2.2.2.1 Bibliografía utilizada ..........................................................................54 2.2.2.2. Ambiente en el que surgen las ideas de la Escuela Latinoamericana en el marco de la ISI ........................................................54 2.2.2.3. Etapas principales del desarrollo de la Escuela ...........................56 2.2.2.4. Autores principales de la escuela ...................................................57

8

Ciencia y Tecnología en América Latina

2.2.2.5. Ideas centrales de la Escuela .........................................................58 2.2.2.6. Otros conceptos de otros autores de la escuela ..........................64 2.3. Una interpretación política de la trayectoria de la reflexión sobre Política Científica y Tecnológica en América Latina (y en la Argentina) ..........................................................65 2.3.1. Introducción ..........................................................................................65 2.3.2. La difusión del modelo lineal de innovación y su crítica antidependentista (‘60-‘70)............................................................................66 2.3.2.1. Dinámicas de contexto.....................................................................66 2.3.2.2. Política de Ciencia y Tecnología (‘60-‘70).......................................68 2.3.2.3. Reflexión (‘60-‘70).............................................................................71 2.3.3. Las décadas de los ´80 y los ´90: cambios de contexto y nuevas vías de reflexión ..............................................................................79 2.3.3.1. Dinámica del contexto......................................................................79 2.3.3.2. Política de Ciencia y Tecnología (‘80-‘90).......................................82 2.3.3.3. Reflexión de los ‘80-’90 ...................................................................84 2.3.4. A modo de epílogo................................................................................91 Referencias Bibliográficas.....................................................................95

3. La evolución de los procesos de cambio tecnológico en América Latina .............................................................................101 3.1. Caracterización y análisis de los procesos de innovación tecnológica en América latina....................................101 3.1.1. Introducción........................................................................................101 3.1.2. Actividades tecnológicas de aprendizaje e innovación en firmas latinoamericanas productoras de bienes y servicios ..............101 3.1.3. La copia de tecnología ......................................................................110 3.1.4. Apropiación social de tecnologías ....................................................112 3.1.5. Características del estilo de cambio tecnológico basado en operaciones de resignificación y copia .................................................115 3.1.6. Racionalidad interna del estilo tecnológico de innovación local .......................................................................................117 3.2. Cronología tentativa de la dinámica innovativa local .................119 3.2.1. Introducción........................................................................................119 3.2.2. Desde los ‘30 hasta los ‘80: auge del estilo tecnológico basado en resignificación y copia...............................................................119 3.2.3. De los ‘80 a los ‘90: crisis del estilo de innovación basado en resignificación y copia de tecnologías...................................................125 3.2.4. Los ‘90: alteraciones macroeconómicas y dinámica innovativa diversificada ................................................................................132

9

Universidad Virtual de Quilmes

3.2.5. Síntesis................................................................................................142 Referencias bibliográficas...................................................................144

4. Situación de la ciencia y la tecnología en América Latina en algunos sectores específicos ........................................................153 4.1. Ciencia y tecnología agrícola e informática ...............................153 4.1.1. Introducción........................................................................................153 4.1.2. Antecedentes......................................................................................154 4.1.3. Ciencia y tecnología agropecuaria en América Latina...................154 4.1.3.1. Introducción ....................................................................................154 4.1.3.2. Características de la tecnología agropecuaria ............................155 4.1.3.3. Visión histórica de los principales hechos tecnológicos ..................156 4.1.3.4. Cuál es la situación actual de América Latina............................157 4.1.3.5. Situación particular de la Argentina .............................................160 4.1.4. La informática en América Latina....................................................161 4.1.4.1. Nota introductoria...........................................................................161 4.1.4.2. Aclaraciones conceptuales ...........................................................161 4.1.4.3. Algunas consideraciones sobre la industria ................................162 4.1.4.4. Informática en América Latina: la Argentina y el Brasil .....................163 4.1.4.5. Un caso particular: el caso FATE ..................................................164 4.2. La Biotecnología.....................................................................165 4.2.1. Introducción........................................................................................165 4.2.2. Antecedentes......................................................................................165 4.2.3. Nudo del problema: Discusión de la bibliografía ...........................166 4.2.4. Características de la Biotecnología..................................................166 4.2.4.1. La ovejita Dolly y Business Week: ciencia y negocios ................166 4.2.4.2. ¿Qué es la Biotecnología? .............................................................167 4.2.4.3. Biotecnología y ética ......................................................................170 4.2.4.4. Otro desarrollo importante: la bioinformática .............................170 4.2.4.5. El Proyecto Genoma humano........................................................170 4.2.4.6. Los problemas legales de la Biotecnología .................................171 4.2.4.7. Sobre las nuevas empresas de biotecnología .............................172 4.2.4.8. La situación de la Biotecnología en América Latina ..................172 4.2.4.9. Potencialidades de la Biotecnología.............................................177 Referencias Bibliográficas...................................................................178

5. Análisis crítico de iniciativas puntuales orientadas al desarrollo de una capacidad tecnológica local ...................................181 5.1. La política brasileña de reserva de mercado informático ..........182 5.2.1. Introducción........................................................................................182

10

Ciencia y Tecnología en América Latina

5.2.2. La reserva de mercado .....................................................................183 5.2.3. Alianzas en pro y en contra ..............................................................183 5.2.4. Viraje en la política de reserva de mercado ...................................185 5.2. El Programa Nacional del Alcohol (Pro-álcool)............................186 5.2.1. Introducción........................................................................................186 5.2.2. Iniciación del Programa Nacional del Alcohol (Pro-álcool).............187 5.2.3. Viraje en la implementación del Programa .....................................188 Referencias bibliográficas...................................................................189

11

Introducción
El curso sobre “Ciencia y Tecnología en América Latina” es una de las seis disciplinas correspondientes al primer año de la Maestría en Ciencia, Tecnología y Sociedad. Responde al objetivo de introducir al cursante de la maestría en la problemática del desarrollo científico y tecnológico de América Latina, a partir de dos ejes de análisis: a) la evolución de las actividades e instituciones científicas y tecnológicas locales (desde fines de los años ‘50 hasta la actualidad), y b) la evolución de la reflexión latinoamericana sobre el desarrollo científico y tecnológico. Por tal motivo, esta Carpeta de trabajo resulta complementaria de los cursos de “Política y gestión de la Ciencia y la Tecnología” y del de “Historia de la Ciencia”. Como se observará a lo largo del texto de esta Carpeta, se ponen en práctica algunas de las nociones y abordajes teórico-metodológicos propuestos en los cursos de “Estudios sociales de la Ciencia y la Tecnología” y “Economía de la Innovación”. De hecho, algunos de los contenidos descriptivos de este último curso son retomados, a fin de explicar la dinámica del cambio tecnológico desarrollada en América Latina desde la aplicación de estrategias de la denominada segunda fase de sustitución de importaciones (a partir de fines de la década del ‘50) hasta nuestros días. Dada la riqueza y diversidad de las actividades científicas y tecnológicas desarrolladas en los distintos países de la región, resulta imposible abarcar la multiplicidad de acciones realizadas. Por ello, el relevamiento de las actividades e instituciones científicas y tecnológicas latinoamericanas se restringirá a describir y analizar algunos de los principales hechos e instituciones. Frente a la alternativa de realizar una revisión país por país, hemos preferido optar por una perspectiva a escala regional, lo cual no implica que se ha dejado de lado todo detalle en el nivel nacional. Por el contrario, en el contexto regional se analizan tanto las trayectorias nacionales más generalizadas como los casos excepcionales que juzgamos de particular interés. Por otra parte, el curso no se limita a una mera revisión de acciones, sino que también aspira a brindar un panorama de la evolución de la reflexión latinoamericana sobre el desarrollo científico y tecnológico, con el fin de comprender las diferentes racionalidades que dieron lugar a esas acciones. En otras palabras, a lo largo de las diferentes unidades (con especial énfasis en la Unidad 2, “Historia del pensamiento latinoamericano en ciencia y tecnología”) hemos intentado sintetizar las principales tendencias que han estado vigentes en la reflexión latinoamericana y su relación con su contexto sociohistórico a lo largo de los últimos 40 años. No se trata, es necesario aclarar, de un simple relato lineal de hechos e ideas. El curso propone una perspectiva sociohistórica de análisis, que intenta superar la mera enumeración cronologizada de instituciones, acciones y

13

Universidad Virtual de Quilmes

concepciones de C&T mediante un abordaje que relaciona las iniciativas científicas y tecnológicas con el particular contexto social, económico, político e ideológico en el que se generan y desenvuelven. El abordaje utilizado tiende a integrar diferentes herramientas de análisis, correspondientes a diferentes disciplinas académicas. En líneas generales, se ponen en práctica en los diferentes análisis nociones de historia y sociología (de la ciencia, de la tecnología, de las ideas), economía de la innovación y análisis de políticas. El resultado es, por lo tanto, un abordaje interdisciplinar orientado a la construcción de explicaciones pertinentes del grado de extensión, integración y competencia de la actividad científica y tecnológica regional, partiendo de la consideración de que se trata de un conjunto de fenómenos sociohistóricos complejo. Precisamente por este motivo, consideramos que un tratamiento monodisciplinar hubiera resultado insuficiente. Este abordaje, que articula lo regional con lo nacional, lo general con lo sectorial o disciplinar, las acciones específicas con su contexto social, y las actividades con la reflexión sobre las mismas, resulta de utilidad para la comprensión de los singulares procesos de evolución de la Ciencia y la Tecnología en el ámbito regional. Una de las mayores dificultades que enfrentamos a la hora de articular los contenidos y seleccionar la bibliografía básica de este curso fue la escasez de textos concebidos a escala regional. De hecho, la mayoría de las fuentes asequibles se restringe al análisis de casos institucionales o estudios sectoriales, en una escala nacional. El trabajo de integración de estos estudios en un panorama “latinoamericano” fue arduo y no siempre nos ha dejado plenamente satisfechos. Desde ya nos disculpamos por las asimetrías en las que hemos incurrido -a veces voluntaria, otras involuntariamente- en algunos pasajes de este texto. Pero, por otra parte, la escasez de fuentes puede ser interpretada -y ésta es la primera observación respecto de las actividades C&T en la región- como un dato de la limitación de los registros, la escasa atención que ha recibido este campo por parte de las ciencias sociales hasta la actualidad y, fundamentalmente, la debilidad de los mecanismos de integración regional. El curso fue concebido para responder al interés de profesionales e investigadores de las políticas de ciencia y tecnología, teniendo en vista la existencia de dos tendencias: a) el desarrollo socioeconómico aparece cada vez más relacionado con la generación de capacidades propias (tanto a escala nacional como empresarial) en conocimientos científicos y tecnológicos; y b) la dinámica actual de la investigación científica se orienta, cada vez más, hacia el camino de la cooperación internacional. De hecho, una de las principales aspiraciones de este curso es aportar elementos para un mejor conocimiento de la dinámica de las actividades científicas y tecnológicas latinoamericanas, en tanto insumo para mejorar nuestras políticas de desarrollo, en la convicción de que muchos de los problemas que aquejan a los distintos países de la región -si no a su totalidad- sólo podrán solucionarse mediante acciones de cooperación intrarregional. Es necesario agregar finalmente, sin que esto sea contradictorio con las consideraciones precedentes, que dado que para realizar propuestas es adecuado conocer la realidad más próxima, a lo largo del curso se ha dado un particular espacio a la descripción de las acciones y reflexiones realizadas en la Argentina.

14

Ciencia y Tecnología en América Latina

Objetivos
Este curso sobre Ciencia y Tecnología en América Latina responde a la intención de generar en los cursantes capacidades para: 1. Describir la trayectoria de las actividades científicas y tecnológicas en América Latina (en un nivel general e introductorio). 2. Describir las principales tendencias en la reflexión sobre política científica, tecnológica y de innovación vigentes durante las últimas cuatro décadas. 3. Analizar la trayectoria de la ciencia y la tecnología latinoamericanas en el contexto sociohistórico. 4. Reflexionar sobre la problemática del desarrollo científico y tecnológico de América Latina. 5. Proponer acciones de ciencia, tecnología e innovación orientadas al objetivo de desarrollo económico y social nacional y regional.

Estructura de los contenidos
Los contenidos del curso sobre Ciencia y Tecnología en América Latina han sido estructurados en tres grandes áreas:

Primera área: Visión general de la evolución y situación actual de la ciencia y la tecnología en la región
Los contenidos de esta área, en particular, responden al objetivo de realizar una rápida inmersión en la dinámica de las actividades de C&T desarrollada en América Latina a lo largo de las últimas cuatro décadas. Al mismo tiempo que se describen los principales hechos de la evolución de los complejos institucionales, se analiza la forma en que este desarrollo se vincula con cambios políticos, económicos y sociales (observando, por ejemplo, correlaciones entre la adopción de políticas desarrollistas y generación de grandes institutos nacionales, o entre procesos de reforma del Estado y reestructuración de presupuestos de C&T y unidades de investigación). Se focalizarán, en particular, algunos procesos relacionados con la constitución y evolución de la comunidad científica latinoamericana: creación de institutos, consolidación de disciplinas, priorización de actividades, adopción y difusión de prácticas, cambios en las formas de organización, de evaluación, de relación entre instancias académicas y gubernamentales, etcétera. A fin de percibir la diversidad y los rasgos comunes entre diferentes procesos nacionales desarrollados en la región, se analizarán las dinámicas de algunos países seleccionados (Brasil, México, Venezuela, Argentina). La organización de estos contenidos da origen a la primera unidad del programa: Unidad 1. Visión general de la evolución y la situación actual de la ciencia y la tecnología en la región El texto correspondiente a esta unidad se desarrolla alrededor de cuatro ejes: a) la evolución de los sistemas (o complejos, siguiendo la conceptualización de Enrique Oteiza) de Ciencia y Tecnología regionales. Se describe, en

15

Universidad Virtual de Quilmes

particular, la generación y la trayectoria de la organización de las instituciones de coordinación de los sistemas, en contexto sociohistórico; b) la evolución de las comunidades científicas locales, sus instituciones, la aparición y consolidación de nuevas disciplinas, el desarrollo de prácticas y actividades, etc.; c) la evolución de las actividades tecnoproductivas, considerando, en particular, la vinculación entre instituciones de investigación y desarrollo y el sector productivo local; y d) la descripción y análisis de la situación en algunos países seleccionados, tomando en consideración indicadores de actividad científica y tecnológica hoy disponibles.

Segunda área: Historia del pensamiento latinoamericano en ciencia y tecnología desde la década de 1960 hasta la actualidad
A inicios de los años ‘60, comienza a gestarse en América Latina una actividad, relativamente intensa, de reflexión acerca del desarrollo científico y tecnológico, que dio lugar a críticas y propuestas alternativas para la orientación de las actividades y políticas científicas y tecnológicas locales. En este contexto, se desarrolló durante dos décadas un enfoque original sobre Ciencia, Tecnología y Desarrollo, orientado al aumento de los márgenes de autonomía tecnológica y la satisfacción de necesidades sociales de la región. Este enfoque alcanzó tal grado de afinidad y difusión que llevó a que algunos investigadores lo caracterizaran como una “escuela” de pensamiento. Desde mediados de los ‘70, y durante la década del ‘80, este proceso de reflexión se quiebra y problematiza. Hacia fines de los ‘80, y con mayor profundidad durante los ‘90, es posible registrar una intensificación de la reflexión -y la generación de iniciativas políticas- en C&T. El objetivo de esta área es analizar el proceso de construcción de una reflexión latinoamericana en C&T, su problemática evolución a lo largo de las últimas cuatro décadas y su relación con el contexto sociohistórico en que se enmarca. Se observará, en particular, la secuencia de “modelos de innovación”, adoptados por esta reflexión, que orientaron los procesos de policy making en la región. La organización de estos contenidos da origen a la segunda unidad del programa: Unidad 2. Historia del pensamiento latinoamericano en ciencia y tecnología A lo largo de esta unidad se desarrolla un análisis de la reflexión sobre estrategias y políticas científicas, tecnológicas y de innovación en el marco de su particular contexto sociohistórico (la industrialización sustitutiva, las políticas de apertura y desregulación, los procesos de privatización, las fases de inestabilidad institucional, los procesos de restauración democrática, etc.). La unidad se estructura en torno de tres ejes: a) la gestación de un pensamiento latinoamericano alternativo en C&T: los “clásicos de la escuela latinoamericana de pensamiento en Ciencia, Tecnología y Desarrollo” (J. Sábato, A. Herrera, O. Varsavsky, F. Sagasti, M. Halty, entre otros); b) tendencias recientes de la reflexión sobre ciencia, tecnología e innovación; y c) la evolución de los modelos de innovación utilizados en estas reflexiones: lineal ofertista, demand pull, “escuela latinoamericana”, interactivo, sistemas locales de innovación.

16

Ciencia y Tecnología en América Latina

Tercera área: El desarrollo científico y tecnológico de América Latina en disciplinas y sectores específicos
El análisis de estas dinámicas generales -de las actividades de C&T y de reflexión, a escala regional- resulta insuficiente para comprender la evolución de las actividades de C&T en América Latina. Es conveniente complementar esta visión macro con algunos análisis focalizados en los niveles sectorial, disciplinar o, aun, microinstitucional. A tal fin, tres abordajes pueden resultar de utilidad, no para agotar la cuestión, evidentemente, sino para enriquecer la visión general y aportar nuevos elementos de juicio. Por una parte, es necesario analizar la evolución de los procesos de cambio tecnológico en la producción industrial de América Latina, a fin de comprender la naturaleza de las actividades de C&T desarrolladas por las empresas locales y la problemática vinculación entre unidades productivas y unidades de investigación. Por otra, resulta conveniente revisar la evolución de algunas actividades sectoriales específicas, intensivas en investigación y desarrollo (nueva producción agrícola y tecnologías industriales science based). Finalmente, parece adecuado realizar un análisis crítico de la evolución de algunas iniciativas tecnoproductivas puntuales, generadas en la región, orientadas al desarrollo de capacidades tecnológicas nacionales. En tanto cada una de las dos primeras áreas dio lugar a una unidad temática correspondiente, es conveniente subdividir la tercera área en tres unidades temáticas, sintetizadas a continuación: Unidad 3. La evolución de las dinámicas de innovación tecnológica en América Latina El contenido de la tercera unidad temática se focaliza en la evolución de las dinámicas de innovación tecnológica en los países de la región en los que se verificaron procesos de industrialización significativos (México, Brasil, Venezuela, Chile, Argentina). Abarca un período de aproximadamente 50 años, desde el inicio de la denominada segunda fase de sustitución de importaciones, a fines de los ‘50, hasta los procesos de inserción de las empresas productivas locales en redes globales de producción y comercialización, en los ‘90. En este apartado se intenta sintetizar: a) los cambios en los patrones tecnoproductivos operados durante ese lapso; b) los procesos de acumulación de capacidad productiva y aprendizaje tecnológico en las empresas locales; c) los procesos de desestructuración regresiva de la industria local, especialización productiva y alineamiento en patrones tecnológicos exógenos. Al mismo tiempo, se analizan los estilos locales de innovación y cambio tecnológico vigentes en el marco de la evolución de la dinámica sociotécnica y alteraciones en los patrones de cambio tecnológico. En dicho análisis se proponen algunos argumentos para explicar la débil vinculación entre instituciones de I&D y sector productivo que caracteriza a la región. Unidad 4. Evolución y situación actual de sectores y disciplinas específicos Como complemento del panorama general trazado en la primera unidad, y con el fin de observar con mayor detalle algunos fenómenos de dinámicas sectoriales, en esta unidad se describen: a) actividades de investigación y desarrollo de tecnología agrícola; b) dinámicas de algunos sectores tecnológicos

17

Universidad Virtual de Quilmes

basados en ciencia (biotecnología, informática, nuevos materiales), y c) situación de disciplinas seleccionadas de ciencia básica. Antes que exhaustiva, esta selección intenta ser ilustrativa, al focalizarse en experiencias que alcanzaron un grado significativo de desarrollo en algún período del lapso analizado. Unidad 5. Análisis crítico de iniciativas puntales orientadas al desarrollo de una capacidad tecnológica local La última unidad temática apunta a observar algunas experiencias puntuales de desarrollo científico y tecnológico llevadas adelante en la región. La muestra de casos seleccionada intenta registrar las tentativas que alcanzaron mayor relevancia. Se describen brevemente y se analizan, en particular, las experiencias de energía nuclear y metalurgia (en la Comisión Nacional de Energía Atómica), y de desarrollo de una empresa siderúrgica, en la Argentina); y el programa Proálcool y el Plan de Desarrollo Informático, en el Brasil. Nota: al final de cada una de las unidades, el cursante encontrará una breve guía de trabajos prácticos, orientada a sistematizar y realizar un análisis crítico de las lecturas, la lista de lecturas correspondiente a ese apartado y las fuentes bibliográficas utilizadas en la redacción de la unidad.

Modalidades de trabajo
Durante el curso, se pondrán en práctica metodologías usuales de enseñanza virtual, utilizando, en particular: • Documento de base (esta Carpeta), orientador para el desarrollo del curso y el análisis de las lecturas (organizado de acuerdo con la división en 5 unidades). Este documento contendrá una síntesis de los principales contenidos de la materia y cinco guías de trabajo (correspondientes a cada una de las unidades), constituidas por propuestas de reflexión, ejercicios de relación y cuestionarios orientados a profundizar las lecturas y ejercitar la capacidad de análisis. • Selecciones de bibliografía (artículos, documentos, capítulos de libros), adecuada al contenido de las distintas unidades. Los materiales se administrarán teniendo en cuenta un régimen de lectura adecuado al cursado de una clase semanal. • Guías para orientación de las lecturas (una por cada clase semanal). Las guías estarán compuestas por cuestionarios destinados a dirigir el análisis de los textos hacia el objetivo general del curso y podrán ser utilizadas como mecanismo de evaluación. • Actividades de orientación y asesoramiento individual. Este mecanismo permitirá canalizar las iniciativas de los cursantes, las consultas sobre las lecturas y la orientación para la elaboración del trabajo monográfico individual. Deseamos llamar la atención sobre el papel de las lecturas en este curso. La tentativa de síntesis derivada del alcance latinoamericano de los contenidos obligó a realizar grandes generalizaciones, donde las diferencias locales debieron ser postergadas en aras de una visión de conjunto. Los diferentes textos seleccionados para este curso permiten salvar, al menos parcialmente, este problema de enfoque. Para que el bosque no nos impida ver los árboles, hemos

18

Ciencia y Tecnología en América Latina

confiado la cobertura de algunos panoramas nacionales y sectoriales a estas lecturas. Así, la lectura de la Carpeta de trabajo no sustituye, en modo alguno, la lectura de la bibliografía. Por lo tanto, sugerimos al cursante que contemple una estrategia de estudio tal que le permita acompañar la totalidad de las lecturas propuestas para cada una de las unidades.

Formas de evaluación
La metodología de evaluación adoptada para este curso contempla la puesta en práctica de las siguientes actividades: • Realización de los trabajos prácticos propuestos para cada una de las unidades. El cursante enviará estos trabajos en las fechas indicadas por el coordinador del curso. En estos trabajos se evaluará, particularmente, la comprensión de las lecturas y la capacidad de análisis del cursante. • Realización de un trabajo monográfico individual, que será presentado al finalizar el curso. El estudiante podrá optar entre temas correspondientes a las unidades temáticas del programa. La estructura de estas monografías será semiabierta: un pautado de cuestiones puntuales, a proponer por el coordinador, orientará la realización de cada monografía.

19

1

Visión general de las actividades científicas y tecnológicas en América Latina
1.1. Evolución y situación actual de la ciencia y la tecnología en América Latina
1.1.1. Introducción
En esta unidad se ofrece una visión panorámica e introductoria de la región: cifras generales, evolución de los sistemas de ciencia y tecnología regionales en un contexto sociohistórico, evolución de las comunidades e instituciones científicas locales, evolución de las actividades tecnoproductivas, estudios de caso de países o instituciones. Esto permitirá al estudiante ejercitar en la práctica su capacidad de análisis de la realidad de la ciencia y la tecnología, utilizando todas las herramientas de análisis que la Maestría le ha ido ofreciendo hasta el momento. Aunque se limitará a la historia reciente, el análisis, que será evolutivo, partirá de los primeros esfuerzos de estructuración desde el Estado de una política científica y tecnológica, en los años 1950.

1.1.2. Antecedentes 1.1.2.1. La ciencia periférica
Como la materia Historia de la Ciencia y la Tecnología muestra, los países llamados periféricos se han caracterizado por seguir, desde el tiempo de la colonia, el paso de los países centrales. En los siglos que siguieron a la conquista, los países de América Latina ofrecieron a la ciencia mundial, fundamentalmente a las ciencias de la naturaleza, un riquísimo material para la observación. Particularmente en los siglos XVII, XVIII y comienzos del XIX, científicos europeos, entre otros el mismo Darwin y Humboldt, se dedicaron a observar la naturaleza de la región, enriqueciendo así el acervo de la ciencia universal, particularmente de la Botánica, la Zoología, la Biología evolutiva, la Geología y otras. Cuando la ciencia pasó al laboratorio, reproduciendo en él los procesos naturales y descubriendo las raíces de la vida, la ciencia latinoamericana dejó de tener el carácter de un laboratorio para la ciencia universal y se convirtió en cambio en una seguidora de las teorías y métodos con que se iba enriqueciendo la historia universal. Hebe Vessuri (1995) ha analizado bien estas características de la ciencia periférica.

1.1.2.2. ¿Cientificismo o ciencia elitista?
Suele decirse que la ciencia en América Latina ha sido elitista, practicada por profesionales o eruditos procedentes de las clases adineradas que podían enviar a sus hijos a estudiar en Europa, ligada a la ciencia universal

21

Universidad Virtual de Quilmes

y sin aplicación a la problemática productiva propia. Con todo, en América Latina hubo a fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX un crecimiento de algunas actividades científicas y tecnológicas ligadas a la actividad productiva: la minería, sobre todo en Escuelas de Ingeniería de Minas, en Chile, México, el Brasil y el Perú; la agricultura, con el manejo de especies vegetales, y la salud. Esto suele olvidarse cuando se afirma que la ciencia latinoamericana ha sido siempre cientificista, un movimiento que en realidad comenzó recién en los años ‘50, como veremos luego. Podemos, sí, decir que tuvo un carácter elitista, pero no cientificista. Como veremos, el cientificismo es un fenómeno posterior que surge en el momento en que la infraestructura científica y tecnológica de América Latina estuvo más desarrollada (mediados del siglo XX). En ese momento la ciencia y la tecnología se convierten en asunto de Estado y comienzan a ponerse en práctica políticas y estrategias para el desarrollo de la ciencia y la tecnología. El cientificismo, como se verá más adelante, vendría a ser el espíritu que animaría al ofertismo y al modelo lineal de innovación.

1.1.3. Nudo del problema: discusión de la bibliografía
En esta sección se presenta un cuadro general de situación de la ciencia y la tecnología en América Latina en los últimos 50 años; esta presentación se hace en forma sucinta, simultáneamente con una introducción a la bibliografía de la unidad, en la que el estudiante encontrará desarrollados los temas.

1.1.3.1. La evolución de la ciencia y la tecnología en América Latina en los últimos 50 años
En este apartado presentamos una primera síntesis del debate que dio origen a las ideas sobre política científica y tecnológica en América Latina y que, por tanto, inicia un nuevo período en el desarrollo de la ciencia y la tecnología en la región. En la Unidad 2 se encuentra un análisis conceptual más pormenorizado de este debate y de su evolución histórica. Para esta síntesis nos hemos basado en la bibliografía de la Unidad 2, particularmente en M. Marí (1982) y L. Vaccarezza (1998). La ciencia latinoamericana cobra un nuevo impulso en los años ‘50. Este movimiento se nutre del debate y la preocupación de los países entonces avanzados por fomentar desde el Estado, y no sólo en las universidades, la ciencia y la tecnología.

Véase, a este respecto, de Vannebar Bush -el impulsor de la política científica en los Estados Unidos- “Ciencia, la frontera sin fin”, en: REDES. Revista de Estudios Sociales de la Ciencia, No. 14, Dossier, noviembre de 1999, pp. 97-137.

Dos elementos son fundamentales en el debate: a) la importancia de la ciencia básica, impulsada por los Estados Unidos y por la Unión Soviética y puesta de relieve en las carreras nuclear y espacial entre los dos países, la “Big Science” (en la expresión de uno de los pioneros de la política científica, Derek de Solla Price, de la Universidad de Princeton y conocedor de América Latina); b) la constatación de los europeos de que las aventuras espacial, militar y nuclear estaban otorgando a las empresas de los Estados Unidos, a raíz del efecto de derrame de esas investigaciones, una ventaja competitiva desleal, subsidiada desde el Estado. Surge entonces la idea de la necesidad de

22

Ciencia y Tecnología en América Latina

una política científica para Europa, término que aparece por primera vez en 1963, en una publicación de la OCDE.

1.1.3.2. Los inicios de la política científica y tecnológica en América Latina
En 1951 se creó el Consejo Nacional de Investigaciones (CNPq) del Brasil y en 1958 el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Argentina (CONICET). Pero ya en 1951 se había creado la Comisión Nacional de Energía Nuclear argentina (CNEA), con una fuerte vocación científica, aunque orientada al desarrollo de la tecnología nuclear (el CNPq del Brasil, que también había nacido con una fuerte impronta nuclear, tuvo como una de sus funciones el control de las exportaciones de material radioactivo). En México se creó en 1950 el Instituto Nacional de la Investigación Científica (INIC), que reconoce su antecedente en una Comisión de Investigación creada en 1942, precursora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT, creado en 1968) (véase en Bibliografía de Unidad 2, Manuel Marí [1982]).

1.1.3.3. Los inicios de la política científica y tecnológica en América Latina
Los primeros esfuerzos para promover la ciencia y la tecnología en la región residen en lo que se ha llamado la línea del “ofertismo”, es decir, el apoyo a la investigación, tanto básica como aplicada. La finalidad última era el desarrollo productivo de los países, pero el medio era la investigación, con la confianza, en expresión de Houssay, de que “la mejor manera de tener desarrollos en ciencia aplicada es intensificar la investigación científica fundamental”. Es lo que se llama “el modelo lineal”, es decir, hay una relación lineal y determinística entre “ciencia básica”, que lleva a “desarrollos tecnológicos”, y los inventos e innovaciones que éstos generan. Ya por los años ‘50, desde los Estados Unidos y luego en los organismos especializados de las Naciones Unidas, que habían tomado la iniciativa de promover la política científica en los países subdesarrollados, se difundió la idea de los Institutos Tecnológicos, especialmente los Institutos Tecnológicos Agrícolas e Industriales. Si bien subyacía a ellos la idea de ciencia aplicada y de desarrollo tecnológico, se trató también de un movimiento “ofertista” en el sentido arriba aludido, lo que resulta especialmente claro en los institutos agrícolas, que dan origen a estas tendencias (no hay que olvidar que la investigación agrícola es un caso muy especial en el que sí se podría hablar de una cierta linearidad entre investigación e innovación -por ejemplo, en la creación de variedades, que era el modelo tecnológico por esos años-). Pero ya a fines de los años ‘50 y sobre todo en los ‘60 surge un movimiento crítico del modelo lineal, un movimiento que pondrá el acento en el “desarrollo tecnológico” (la que llamamos la “Escuela Latinoamericana de Pensamiento en Ciencia y Tecnología para el Desarrollo”-ELAPCYTED), como se presentará en detalle en la Unidad 2. Esta línea de pensamiento, que surgió de una práctica más que de teorías y que reconoció un liderazgo indiscutido en la figura de Jorge Sábato y en la CNEA argentina, surgió en parte de

Bernardo Houssay, “Importancia del adelanto científico para el desarrollo y prosperidad de las Américas”, Ciencia Interamericana, OEA, Washington, enero-febrero de 1960. Naciones Unidas organizó en 1963 su primera Conferencia “sobre la Aplicación de la Ciencia y la Tecnología al Desarrollo”, seguida por la organizada por UNESCO para América Latina, CASTALA, en 1965, y otras similares en distintas regiones del mundo.

23

Universidad Virtual de Quilmes

algunos institutos tecnológicos, pero sobre todo de algunas empresas públicas comprometidas con la creación de una capacidad tecnológica local o nacional: los casos de la CNEA, la Empresa Aeronáutica de Brasil (EMBRAER), el Programa Alcohol y las empresas surgidas al amparo de la política informática del mismo país en los años ‘80, empresas públicas en siderurgia (México, Argentina, Brasil), Petróleo (en los mismos países y en Venezuela), algunos de los cuales serán analizados durante el curso. Entre ellos también podríamos ubicar el caso de la Biotecnología en Cuba, en las décadas del ‘80 y del ‘90.

1.1.4. Caracterización general de la ciencia y la tecnología en la región desde 1960 1.1.4.1. Instituciones y actores
Es posible caracterizar entonces varias tendencias en la ciencia y la tecnología de la región a partir de los años ‘60:

a) Un esfuerzo por promover la investigación básica y aplicada según el modelo ofertista, a partir de la acción de los Consejos Nacionales de Ciencia y Tecnología, que se fueron creando, fundamentalmente siguiendo el modelo europeo, algunos en los años ’50, como ya se ha mencionado, y el resto en los años ‘60 (con excepción del caso de Costa Rica, en 1972, y los demás países latinoamericanos, en los años ‘90). En muchos países se estableció lo que se llamó la carrera del investigador, semejante a la del CONICET. También se crearon programas de becas, expandiéndose así en forma notable la base de científicos y tecnólogos. Finalmente, se popularizó también la financiación de subsidios a proyectos de investigación. b) Un esfuerzo paralelo de las universidades, que fueron mejorando sus condiciones a raíz de las políticas de expansión universitaria de la década del ’60, orientadas cada vez más a la investigación. Gran parte de la comunidad científica que impulsó la creación de los Consejos procedía de la Universidad. A su vez, una gran cantidad de científicos de las universidades fueron los receptores naturales de los instrumentos mencionados en el punto a): la carrera de investigador fue para muchos un complemento de sus salarios universitarios y muchos de ellos fueron los beneficiarios de los proyectos financiados, como ocurrió en el CONICET, donde además muchos institutos y programas son auspiciados por convenios entre CONICET y las universidades. c) La acción de los Institutos tecnológicos sectoriales, exitosos en el caso de los agrícolas, más problemáticos los industriales, pero que fueron acumulando una buena cantidad de recursos humanos y materiales. De hecho, en América Latina prácticamente la mitad de los recursos financieros destinados por los gobiernos a ciencia y tecnología tienen por destinatarios a estas instituciones públicas sectoriales.

24

Ciencia y Tecnología en América Latina

d) Una serie de casos exitosos de desarrollos tecnológicos propios en sectores estratégicos (siderurgia, petróleo, energía nuclear, aeronáutica, energía) liderados por programas y empresas estatales. Aunque se ha sostenido que en general fueron enclaves, no cabe duda de que en muchos casos hubo un efecto importante de derrame (como es el caso de la influencia que la CNEA ejerció sobre el sector metalúrgico y metalmecánico argentino).

1.1.4.2. Aumento relativo, pero limitado, de recursos: falta de compromiso político
Los recursos, financieros y humanos, destinados a ciencia y tecnología en América Latina han ido aumentando continuamente en las últimas cuatro décadas, como puede apreciarse en el cuadro siguiente, y no sólo por lo que respecta al monto de los recursos financieros (medidos en el cuadro en dólares corrientes), sino en sus porcentajes respecto al PBI, el gasto per cápita y su relación con el gasto per cápita de los Estados Unidos.

Cuadro 1.1. Gasto en Investigación y Desarrollo en América Latina y comparación con los Estados Unidos

1963(1) 1974(1) 1990(2) 1997(2) Gasto total en I&D en América Latina (en millones de dólares) Gasto en I&D de América Latina como % del PBI Gasto en I&D per cápita de América Latina (en dólares) Gasto en I&D per cápita de Estados Unidos (en dólares) Gasto en I&D de América Latina como % del gasto en I&D de Estados Unidos 1,1% 2,5% 3,5% 5.0% 87 154 650 686 0.7 3.3 13.0 19.0 0.20% 0.29% 0.45% 0.50% 200 927 5.656 9.144

(1) Fuente: F. Sagasti, F. Chaparro, C. Paredes y H. Jaramillo, “Un decenio de transición: Ciencia y Tecnología en América Latina durante los 70”, Lima, GRADE, Abril 1983, elaboración de F. Sagasti y J. Escobal, en “Proyecciones del gasto en investigación y desarrollo en América Latina hasta el año 2.000”, Lima, GRADE, diciembre de 1983; informe realizado para la OEA. (2) Fuente: RICYT.

25

Universidad Virtual de Quilmes

Véase publicación anual “Indicadores Regionales de CyT”, RICYT, Universidad Nacional de Quilmes.

En los 34 años que van de 1963 a 1997 el gasto en dólares en América Latina aumentó 27 veces, mientras que en los Estados Unidos sólo aumentó 10 veces y media; a su vez, el gasto total de América Latina en I&D, que en 1963 era el 1,1% respecto del de los Estados Unidos, en 1997 era ya del 5%. Sin embargo, 40 años después aún sigue sin cumplirse la meta propuesta en 1960 por la UNESCO de llegar en el corto plazo a un gasto en CyT del 1% del PIB. Es por eso que se ha caracterizado la planificación científica de aquellos años como “la planificación ilusoria” (título del libro escrito por Ignacio Ávalos en Venezuela en 1980); después de muchos esfuerzos y a pesar del continuo lobby ejercido por la comunidad científica, nunca se logró concientizar a los poderes públicos en forma efectiva acerca de la importancia de la ciencia y la tecnología, como sí lo hicieron los países europeos y posteriormente Corea, que lograron acercarse a la meta del 3% que por aquellos años exhibían los Estados Unidos y la Unión Soviética. Los mismos esfuerzos pueden apreciarse en lo que respecta a la cantidad de recursos humanos dedicados a la ciencia y la tecnología, que se incrementó permanentemente. Según las fuentes del Cuadro 1.1, se calcula que de los 30.000 investigadores que había en la región a mediados de los ‘60, se llegó a 55.000 a mediados de los ‘70, a 80.000 a comienzos de los ‘80, según la estimación de Sagasti (1988), a 146.000 en 1997 (125.000 equivalentes a jornada completa, EJC), lo que significa que de 230 investigadores por cada millón de habitantes en 1980 se llegó a 307 (o 263 EJC) en 1997. La producción científica, medida por la base de datos del ISI -el Science Citation Index- también aumentó relativamente: en 1981 era del 1,3% de la producción mundial, mientras que en 1994 llegó al 1,8%. Pero la contracara de esta mejoría relativa es que en términos absolutos las diferencias son cada vez mayores, y estas diferencias residen en la dificultad de conseguir en América Latina masas críticas suficientes para crear centros de excelencia en la cantidad necesaria como para que puedan tener impactos significativos y acerquen a la región a la frontera mundial del conocimiento. Estos esfuerzos nunca lograron el despegue del sector científico tecnológico en América Latina, con la excepción de islas de excelencia. En consecuencia, nunca llegó a ser un sector atractivo para la demanda de tecnología del sector productivo, como veremos a continuación.

1.1.4.3. Causas del fracaso relativo: el modelo de subdesarrollo de la periferia y la brecha tecnológica
Es posible que esta incapacidad de colocar en la agenda pública en forma decisiva la preocupación tecnológica y científica de los países latinoamericanos haya tenido relación con las características mismas del desarrollo periférico. Ya a fines de la década del ‘60 Amílcar Herrera había elaborado un modelo de la ciencia y la tecnología periférica en su relación con la sociedad y sus pautas de desarrollo. Este modelo será presentado más adelante, sobre la base de la siguiente bibliografía: M. Marí (1985), de la bibliografía obligatoria de la Unidad 1, y A. Herrera, (1970) y (1971) de la bibliografía complementaria de la Unidad 2. Según este modelo, la ciencia latinoamericana, elitista y sin contacto con su sociedad ni con su sector productivo, está relacionada con la ciencia y la comunidad científica universal, mientras que su sector productivo, al contrario

26

Ciencia y Tecnología en América Latina

de lo que ocurre en los países centrales, está desvinculado de la ciencia propia y recibe sus insumos tecnológicos de los países centrales, principalmente por medio de la compra de equipos o de tecnología desincorporada. Este diagnóstico está también implícito en la propuesta del Triángulo de Sábato. La brecha tecnológica, tema central de la Reunión de Presidentes de las Américas en Punta del Este en 1967 y que dio origen al Programa Regional de Desarrollo Científico y Tecnológico de la OEA (véase Declaración de la Reunión, OEA, Washington, 1967), nunca logró acortarse, con excepción de los sectores mencionados más arriba. Sólo Brasil en un sentido logró desarrollar su sector de Bienes de Capital, clave del desarrollo tecnológico. El Brasil logró alcanzar con esto lo que se ha llamado la tercera etapa en el proceso de industrialización por sustitución de importaciones (ISI) Gracias a ello, entre otros factores, como la dimensión de su mercado interno -un hecho siempre atractivo para la inversión extranjera directa (IED)pudo librarse de muchas de las crisis ocasionadas en el agotamiento del modelo, que sacudieron al resto de América Latina.

Véase Sábato, J. y Botana, N. (1968) “La ciencia y la tecnología en el desarrollo de América Latina”, recopilado en: Sábato (1975), en Bibliografía de la Unidad 2.

La primera fue la de bienes de consumo no duradero, la segunda de bienes de consumo duradero, la última de bienes de capital. La que no llegó a obtener el Brasil es la más profunda, de tecnología.

1.1.4.4. La falta de demanda de desarrollos tecnológicos locales por parte de la empresa
Finalmente, el problema principal de la región ha consistido y consiste en que no hay una demanda real de desarrollos tecnológicos propios por parte del sector productivo (la empresa), ni hacia sus laboratorios de investigación ni hacia los centros de investigación públicos o universitarios. Su demanda, de la que en muchos casos no es consciente, es satisfecha por el proveedor de tecnologías, generalmente desde el extranjero y a través de la venta de equipos o de plantas “llave en mano”. Esto hace que la relativamente escasa oferta de conocimientos no se encuentre con la todavía más escasa, por no decir nula, demanda. Ya desde 1986 se halla explicitado en los documentos de política que el agente y el locus principal de la política tecnológica y de innovación es la empresa. Pero con anterioridad, en la década del ‘70, aparece la preocupación por el tema del desarrollo tecnológico en la empresa, como lo muestran diversos estudios, auspiciados, entre otros, por la OEA en diversos países, sobre la actitud del empresario latinoamericano frente a la innovación, así como sobre la vinculación entre oferta y demanda. Un proyecto dirigido a la acción en este sentido fue el Proyecto Piloto de Transferencia de Tecnología de la OEA, dirigido por el Ing. Carlos Martínez Vidal, procedente de la CNEA, donde había sido un estrecho colaborador de Jorge Sábato. El proyecto pretendía ayudar al empresario a definir sus demandas y necesidades tecnológicas y, en un paso posterior, buscar y seleccionar las tecnologías existentes, abrir el paquete tecnológico y decidir los elementos que iba a comprar, adaptar o generar. Desde hace unos años el de la “vinculación con la industria” se convirtió en el tema central de la política científica y tecnológica. Actualmente, un nutrido grupo de académicos de muchos países ha ideado la figura de la “Triple Hélice”, la Triple Helix, una manera de reciclar el viejo concepto del triángulo de Sábato, que, además, era para él no sólo una preocupación teórica, sino una política práctica, como mencionábamos en el párrafo anterior.
Este elemento del diagnóstico sigue válido hoy día, como lo muestra la Encuesta de Innovación de la industria en Argentina, reseñada en el “Plan Nacional Plurianual de Ciencia y Tecnología 1999-2001”, de la Secretaría de Ciencia y Tecnología (SECYT), 1999. Un análisis bibliométrico del Stanford Research Institute (SRI) encargado por el Congreso de los Estados Unidos sobre la cooperación entre ese país y América Latina en CyT, muestra que, sobre las 37.003 áreas temáticas en que un estudio bibliométrico desagregó todas las disciplinas científicas, la Argentina cubre sólo un 4,6% y el Brasil 6,1%, mientras que los Estados Unidos cubre un 94% y los países europeos alrededor del 50%. El profesor David Moravzik, conocido físico europeo radicado en los Estados Unidos, presentó un símil ilustrativo al respecto, en una reunión de la OEA: el que se encontraran la oferta y la demanda de tecnología en América Latina sería un fenómeno tan raro como que lo hicieran dos naves saliendo de dos puntos cualquiera, una de Europa y otra de Norteamérica en dirección contraria.

27

Universidad Virtual de Quilmes

1.1.5. Aspectos institucionales de las políticas de ciencia y tecnología

Para un análisis de los aspectos institucionales de la ciencia y la tecnología puede resultar conveniente comparar dos textos: M. Marí (1982, bibliografía de la Unidad 2), con las descripciones de los sistemas nacionales por país del libro de Indicadores de RICYT mencionados en el párrafo anterior. Los mismos se desarrollan también en el Curso sobre Política CyT. Véase también en la bibliografía de la unidad el tema de los aspectos institucionales de la comunidad científica, que por lo demás se analizará en el curso sobre Sociología de la Ciencia, en Dagnino, Renato y Thomas, Hernán (1998).

Para las dos primeras etapas, véase Josette Brawerman y Silvia Novick de Senén González, “Los organismos centrales de política científica y tecnológica en América Latina”, Estudios sobre el desarrollo científico y tecnológico, No. 38, OEA, Washington, DC, 1980.

En síntesis, hubo diversas etapas en el desarrollo de los sistemas nacionales de CyT: • En los años ‘50 se crearon los Consejos Nacionales de Ciencia y Tecnología, según el modelo de los países europeos, impulsado en nuestra región por la UNESCO. Estos Consejos, cuya finalidad fue promover la ciencia y la tecnología, correspondieron a la etapa que la OCDE llamó “política para la ciencia” y fueron organismos de promoción. • Posteriormente, se crearon organismos de política, es decir, organismos con la finalidad de proponer políticas de ciencia y tecnología, incluyendo la regulación. Siempre según la OCDE, esta etapa corresponde a la etapa de “política por la ciencia”. En algunos casos, como en México, Colombia, Chile y el Perú, fueron los organismos de promoción de la primera etapa, los Consejos, los que asumieron las nuevas funciones de política y regulación, aunque no estaban preparados para ellas, por lo que en la práctica siguieron siendo organismos de promoción y la función de regulación y de coordinación del sistema quedó vacante. La Argentina y el Brasil crearon secretarías, con una capacidad mayor para la coordinación institucional. Posteriormente, en 1984, el Brasil creó un ministerio, al igual que Venezuela y, en el período 1988-1994, Costa Rica. En los años ‘70, por recomendación del Ing. Roque Carranza, la OEA promovió en los países de Centroamérica y el Caribe la constitución de Unidades o Divisiones de Planificación de Ciencia y Tecnología dentro de los Ministerios o Secretarías de Planificación. La lógica que subyace a este modelo era la de insertar la política científica y tecnológica en la planificación del desarrollo. Lamentablemente, en la década siguiente, con la vigencia del neoliberalismo, la planificación misma entró en descrédito. De hecho, en los años ‘90 los países centroamericanos constituyeron sus Consejos Nacionales de Ciencia y Tecnología. La intención al crear estos consejos, tal como ocurrió con los primeros consejos latinoamericanos, fue tener a) una representación de los sectores público, privado y académico, a fin de definir prioridades desde la demanda y b) la capacidad de articular y coordinar las actividades de ciencia y tecnología de los distintos sectores. Esta articulación, para la que en Europa existen comisiones interministeriales, es uno de los aspectos

En Chile, el organismo de Planificación Económica y Social ha tenido siempre una ingerencia en las políticas de ciencia y tecnología, en una difícil convivencia con CONICIT.

28

Ciencia y Tecnología en América Latina

más difíciles de las políticas de ciencia y tecnología debido a que en los países avanzados, que dependen de su capacidad de innovación para mantenerse competitivos, esta coordinación es algo natural, mientras que en los países en desarrollo no lo es. • De una u otra forma, en la actualidad los organismos de ciencia y tecnología tratan de armonizar las funciones de promoción con las de política. De hecho, la Secretaría de Tecnología, Ciencia e Innovación Productiva (nueva denominación -con la sigla STCIP- de la antigua Secretaría de Ciencia y Tecnología –SECYT– de la Argentina, que ahora es una secretaría dependiente de la presidencia) de la Argentina y el Ministerio de Ciencia y Tecnología del Brasil definen las prioridades de política de investigación, desarrollo tecnológico e innovación productiva de los organismos de fomento (CONICET y Agencia Nacional de Promoción de CyT en la Argentina, CNPq en el Brasil).

1.1.6. La situación actual
El análisis de la situación actual de la ciencia y la tecnología en América Latina hecho en RICYT (1999, bibliografía de la Unidad 1, pp. 19 a 33, “La ciencia y la tecnología en América Latina y el Caribe”), sobre la base de indicadores se puede resumir en algunos puntos, ya señalados en la sección anterior, como característicos de la evolución de la región en los últimos 50 años. El estudiante podrá hacer un análisis comparativo con un corte en el tiempo, a mediados de los ‘70, en Sagasti (1988, bibliografía complementaria para la Unidad 2) y compararlo con la situación actual.

1.1.6.1. Dimensión de los esfuerzos en CyT entre países y subregiones
En primer lugar, hay que tener en cuenta la dimensión de los esfuerzos en ciencia y tecnología en la región. Comparativamente con el resto del mundo, América Latina tiene el 6% de la población, el 2% del PBI y el 1% del gasto mundial en ciencia y tecnología, aunque tiene el 3% del personal mundial dedicado a la I&D. Estados Unidos tiene un PIB cuatro veces mayor que el de América Latina, pero gasta 24 veces más en I&D y tiene casi 10 veces más personal dedicado a estas actividades. Dentro de América Latina, se puede comprobar la concentración en los tres grandes países, Argentina, Brasil y México. De interés para el MERCOSUR son las siguientes cifras (véase M. Marí, [1998] en la Bibliografía de la Unidad 1): el MERCOSUR (incluyendo Bolivia y Chile) concentra alrededor del 48% de la población de América Latina, 64% del PIB, 64% de los investigadores y tecnólogos y el 71% del gasto en C&T, si bien ello se debe a la dimensión extraordinaria del Brasil. Los datos para este país son, por comparación con los de América Latina, el 35% de su población, 40% del PIB, 40% del personal dedicado a I&D, y 56% del gasto en I&D.

1.1.6.2. Intensidad del esfuerzo
En cuanto a la intensidad del esfuerzo en ciencia y tecnología, ya hemos comentado que, con la excepción de Costa Rica y Cuba, nunca se ha llegado a la meta “mágica” del 1% del PIB propuesta hace más de 30 años. El Brasil se ha acercado (actualmente está en 0,8%), Chile avanzó (0.6%), pero el resto oscila en torno del 0,4%.

29

Universidad Virtual de Quilmes

1.1.6.3. Aspectos estructurales
Como rasgo estructural más importante, encontramos la escasa participación de la empresa en el esfuerzo nacional en ciencia y tecnología, medida en porcentaje sobre el total en el gasto y en el número de personal dedicado a I&D. En este sentido, toda la región muestra las mismas tendencias. En los últimos años a través de RICYT se ha iniciado un esfuerzo cooperativo para medir los esfuerzos en innovación y se han ajustado las cifras al alza. En los estudios de décadas anteriores se asumía que el porcentaje del gasto en I&D de las empresas no llegaba al 20% del total. Actualmente los nuevos estudios dan porcentajes superiores, pero siempre inferiores a los de los países avanzados: las empresas de los Estados Unidos y el Japón ejecutan entre el 70 y el 75% de la I&D. En España, que no ha alcanzado aún el 1% (0,89%) de gasto en I&D por relación al PIB, las empresas ejecutan ya el 50%. Las empresas de la Argentina y México ejecutan entre el 20 y el 25%. El caso del Brasil está envuelto en la polémica, porque los datos del gasto en I&D de empresas (45.5% del total), que provienen de la Asociación Nacional de Investigación Industrial (ANPEI), han sido cuestionados recientemente por Renato Dagnino en un polémico documento. El proceso de apertura y transnacionalización de la economía ha traído consigo una consecuencia que será analizada en detalle en la Unidad 3. Con la apertura de la economía, las empresas tienden a importar paquetes tecnológicos completos de última generación, con lo que muchos equipos de investigación industrial pierden su razón de ser: no se practican adaptaciones de procesos ni de productos (como ocurría, por ejemplo, con los modelos de automotores propios de algunos países de la región o adaptados en ellos). Con la transnacionalización creciente, este proceso se ha acelerado, pues en general las transnacionales llevan a cabo la investigación en sus centrales o en países que son elegidos por la disponibilidad de científicos de altísimo nivel: Israel, India, últimamente Irlanda, etc. Recientemente Costa Rica y el Brasil fueron seleccionados por INTEL para sus plantas de producción de “chips” en la región, lo que implica que los países que han hecho un gran esfuerzo por aumentar su capacidad científica, como ha ocurrido con los mencionados, y en cierto modo con México y Chile, cuentan con ventajas competitivas dinámicas frente a los demás para atraer a las multinacionales y negociar con ellas.

Según Dagnino, aceptar la cifra de gasto de las empresas en I&D, que según eso ejecutarían más del 45% del total nacional, llevaría a aceptar que las empresas gastan por investigador unos 140.000 u$s, más del doble que los Estados Unidos.

1.1.6.4. Los institutos tecnológicos
El mismo efecto se ha hecho sentir en los institutos tecnológicos, que ya sufrían una crisis de larga data, con distintas características según de qué sector se trate: en la Unidad Temática 3 se analizará el caso de los institutos industriales, globales o sectoriales, y en la 4 el caso de los Institutos agrícolas. El primero reviste más gravedad y es más persistente en el tiempo, por ser estos institutos más sensibles a las políticas económicas y de industrialización. Pero la ola de privatizaciones más transnacionalización de la última década ha traído una consecuencia dramática: hay una demanda mucho menor por parte de las empresas transnacionalizadas, particularmente para mejorar procesos, cuanto más para el desarrollo de productos. Este es un hecho generalizado en la región, frente al cual los institutos se

30

Ciencia y Tecnología en América Latina

encuentran en un dilema: o dedicarse a servicios rutinarios (pruebas, ensayos), necesarios pero que los llevan a veces a competir con laboratorios privados, o seguir en investigación tecnológica que no es utilizada. Esta problemática se analizará en el curso sobre Gestión de la ciencia y la tecnología, pero cabe señalarlo aquí por haber sido causa de crisis e ineficiencias en estos institutos, donde los países invierten aproximadamente la mitad de sus recursos en ciencia y tecnología.

1.2. Visión general de la evolución y la situación actual de la ciencia y la tecnología en algunos países de la región 1.2.1. Introducción
En el apartado anterior se comenzó a presentar una visión general y preliminar de la ciencia y la tecnología en América Latina, en particular la evolución de los últimos cuarenta años: las primeras orientaciones de las políticas de C&T, algunas cifras generales, sobre todo de la inversión en ciencia y tecnología, algunos rasgos estructurales del gasto, así como una primera visión de las dificultades encontradas para que los esfuerzos por desarrollar la ciencia y la tecnología fructificaran en una efectiva utilización del conocimiento para los objetivos del desarrollo económico y social. Entre esas dificultades, se señaló como una de las fundamentales la separación entre ciencia, tecnología y producción. En este apartado se tratarán los siguientes puntos: • • • • • La infraestructura de recursos humanos de América Latina La reproducción de la base de recursos humanos Fortalezas y debilidades en las distintas disciplinas científicas Puntos de luz en la ciencia y la tecnología de América Latina La cooperación latinoamericana.

1.2.2. Nudo del problema: discusión de la bibliografía
Este apartado está basado en el Libro de Indicadores Regionales de la RICYT, ya comentado anteriormente. Se irá indicando la bibliografía adicional.

1.2.2.1. La infraestructura de recursos humanos de la región
Una comparación internacional, que incluye a algunos países externos a la región, nos brinda las siguientes cifras sobre la cantidad de personal en I&D (en equivalente a Jornada Completa): • Argentina • Brasil • Canadá • Chile • Cuba • España • México • Estados Unidos 28.500 (1996, EJC) 49.702 (1995, EJC) 82.240 (1995, EJC) 7.550 (1997, PF) 7.512 (1997, PF) 51.633 (1996, PF) 19.434 (1995, EJC) 962.700 (1994, EJC)

Este tema está tomado del análisis realizado en la publicación de la Secretaría de Ciencia y Tecnología (SCYT) de la Argentina, “La investigación científica y tecnológica argentina. Diagnóstico de sus áreas de vacancia”, Buenos Aires, octubre de 1999. Datos de RICYT, Indicadores Regionales Iberoamericanos/Interamericanos, 1996. Personal equivalente a jornada completa (EJC).

31

Universidad Virtual de Quilmes

Comparativamente con la población económicamente activa (PEA), la Argentina tiene el mayor número de investigadores por relación a la PEA en América Latina, excepto Cuba: 1,89 investigadores y becarios EJC por 1.000 de la PEA, contra 0,55 del Brasil, 1,20 de Chile, 0,74 de México, 0,68 del Uruguay. Pero es inferior a Portugal (3,17), España (3,07), Canadá (5,22), Cuba (5,85) y los Estados Unidos (7,43). En cambio, la Argentina tiene un gasto por investigador tres veces inferior al del Brasil y España, la mitad del de Chile, 2/3 del de México, y menos de cinco veces el de los Estados Unidos (30 u$s frente a 100 del Brasil, 68 de Chile, 45 de México, 171 de los Estados Unidos). Es similar al del Ecuador y sólo es muy superior al de Cuba (5,74 u$s). Este último indicador, por supuesto, tiene una doble interpretación: por un lado nos está indicando que la infraestructura del investigador argentino es precaria, lo que atenta, sobre todo a largo plazo, contra la calidad. Sin embargo, ceteris paribus (es decir, a igual producción), mostraría una gran eficiencia. Y, efectivamente, la producción de artículos en revistas internacionales por investigador (0,16) es similar a la del Brasil (0,14) y México (0,17), y superior a la de Corea, aunque inferior a la de Chile (0,20) y a la de otros países industrializados (de 0,27 para arriba).
Este tema está tomado del análisis realizado en la publicación de la Secretaría de Ciencia y Tecnología (SCYT) de la Argentina, “La investigación científica y tecnológica argentina. Diagnóstico de sus áreas de vacancia”, Buenos Aires, octubre de 1999.y M. Marí (1998), de la Bibliografía obligatoria.

1.2.2.2. La reproducción de la base de recursos humanos de la región
En las últimas décadas se ha incrementado notablemente en la región el número de postgrados, elemento fundamental para la formación de investigadores. En una comparación internacional, en la Argentina se otorgaron en 1995 alrededor de 350 doctorados, en México 488, en el Brasil 1.525, en Canadá 2.555, en España 4.458 y en los Estados Unidos 39.754. Comparadas estas cifras con las de personal investigador reportadas por cada uno de los países antes mencionados, resultarían las siguientes proporciones entre doctorandos anuales e investigadores (en miles), lo que se podría denominar “una tasa teórica de crecimiento de la población de investigadores”: • • • • • • Argentina México Brasil Canadá España Estados Unidos 12,3 25,1 30,7 31,1 86,3 41,3

Este tema está tomado del análisis realizado en la publicación de la Secretaría de Ciencia y Tecnología (SCYT) de la Argentina, “La investigación científica y tecnológica argentina. Diagnóstico de sus áreas de vacancia”, Buenos Aires, octubre de 1999.y M. Marí (1998), de la Bibliografía obligatoria. Los datos están tomados de Braun, T. y otros, “The Scientometric Weight of 50 nations in 27 Science Areas, 1989-93”, Scientometrics, Vol. 34, No. 2, octubre de 1997. Véase también el análisis de M. Marí (1998), de la Bibliografía obligatoria.

Estas cifras revelan para la Argentina una situación preocupante, que va a la par con el “envejecimiento” de la población investigadora del país, ya constatado por los diagnósticos de la base científica y tecnológica.

1.2.2.3. Fortalezas y debilidades en las distintas disciplinas científicas Un análisis bibliométrico citado en el libro de Indicadores de C&T de Venezuela de 1997 sugiere algunas conclusiones sobre fortalezas y debilidades de los países con más desarrollo científico de la región:
• la fortaleza relativa del Brasil en Matemáticas, en Ingeniería Electrónica (un subproducto nada despreciable del período de su reserva de mercado informático), Salud Pública y Tecnología Médica;

32

Ciencia y Tecnología en América Latina

• la de la Argentina en Química (34% del total de los países en Química, por 28% del Brasil), sobre todo en Química Inorgánica (41.61% del total) y en Medicina General (60.9%); • la fortaleza relativa de Venezuela en Matemáticas, Ingeniería electrónica y Química analítica; • La fortaleza de Chile en Química, sobre todo inorgánica, Ciencias de alimentos y medicina reproductiva y en Astronomía y • el nivel relativamente parejo de México en todas las disciplinas, con un punto de mayor desarrollo relativo en Neurociencias. Un análisis parecido es el efectuado con datos de 1985 por el Stanford Research Institute de Stanford, California, para un estudio solicitado por el Congreso de los Estados Unidos a la National Science Foundation sobre las posibilidades de cooperación científica y tecnológica entre ese país y América Latina (SRI International, “New directions for U.S.-Latin American Cooperation in Science and Technology”, Washington DC, 1988). Los datos han sido tomados de un modelo mundial realizado por el Center for Research Planning de los Estados Unidos. Este modelo definió 37.003 áreas temáticas de investigación sobre la base de pautas de citas en la literatura científica mundial. Para cada país se definió el porcentaje general de participación en la literatura mundial y sobre la base de ese índice se definió después el énfasis que cada país tiene en cada área temática y disciplinar, según varíe por encima o por debajo de su promedio general. De acuerdo con esta metodología, el estudio señala las siguientes fortalezas relativas dentro del mismo grupo de países –Argentina, Brasil, Chile, México y Venezuela–: • la Argentina se encuentra en primer lugar en América Latina por su énfasis relativo en Biología general y Química, segundo en Física y tercero en Física del estado sólido; • el Brasil se encuentra primero en Física, Física del estado sólido e Ingeniería, segundo en Matemáticas, tercero en Astronomía; • Chile primero en Astronomía y Medicina Clínica, segundo en Biología general; • México es segundo en Medicina clínica y Astronomía, tercero en Física, Física del estado sólido, Química y Biología general; • Venezuela se encuentra en primer lugar en Biología general y Matemáticas, segundo en Ingeniería. Hay que ser cuidadoso con la interpretación de los datos del SCI. En general, los países de habla no inglesa están subrepresentados en dicha base de datos, en particular América Latina. Se ha señalado también que en algunos campos, de carácter más aplicado, como la agronomía y algunas ingenierías, el SCI presenta un sesgo aún mayor. Pero para disciplinas más básicas, como las que entran en discusión aquí, y especialmente para una comparación entre países latinoamericanos, se pueden aceptar los datos. De los dos estudios mencionados es posible extraer las siguientes conclusiones sobre la ciencia y la tecnología en los cinco países: La Argentina tiene una fortaleza tradicional en Química, en particular en Química inorgánica, así como en Ingeniería química, a pesar de que se han señalado debilidades

Véase en el Cuadro 1.2. la participación de cada uno de los países de América Latina en la producción científica mundial en algunas disciplinas, comparada con la de otros países avanzados.

Véase a este respecto el libro La investigación científica y tecnológica en Argentina: diagnóstico e identificación de áreas de vacancia, Secretaría de Ciencia y Tecnología, Ministerio de Cultura y Educación, República Argentina, 1999. Este libro es una fuente que se recomienda al estudiante para el conocimiento de las disciplinas científicas en la Argentina.

33

Universidad Virtual de Quilmes

en las áreas temáticas de síntesis de compuestos inorgánicos novedosos, síntesis de polímeros de uso industrial y sobre todo en química computacional. Es también fuerte en Medicina general y Biología básica, con una gran tradición en los comienzos de la Biotecnología, en la que hay centros de excelencia, pero en cantidad insuficiente para las nuevas demandas. Cuadro 1.2. Participación de algunos países latinoamericanos y de otros países en el total de 37.003 áreas científicas (en algunas disciplinas seleccionadas)
PAÍS ARG BRA CHI MEX VEN LAT.A S.KOR TAIW IND FRA JAP USA TOTAL 4,6 6,1 2,8 3,8 1,3 16,7 2,0 2,9 15,4 49 47,6 96 Biolog. general 3,7 5,9 3,2 4,1 2,8 20,1 1,0 2,9 21,1 34,1 31,5 92,4 Cs. médicas 5,6 5,9 2,8 4,1 1,5 17,9 0,7 2,3 13,4 57,8 59,0 98,5 Geociencias 2,5 7,2 2,6 4,2 0,8 17,6 1,1 0,9 18,8 49,1 36,2 95,6 Física 8,3 13,4 3,2 6,2 0,7 24,9 7,3 5,4 31,7 62,6 62,2 97,0 Materiales 5,4 10,2 1,3 4,4 1,6 18,8 4,2 4,7 27,6 59,3 67,7 91,9 Ingeniería 3,1 6,2 1,2 1,7 1,0 11,8 4,8 5,4 22,8 30,1 42,4 87,8 Astronomía 11,9 18,1 23,7 14,0 0,9 n.d. n.d n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.

Fuente: “Indicadores Regionales de C y T”, RICYT. Univ. Nac. de Quilmes. Las áreas temáticas fueron definidas por el Modelo Mundial del Center for Research Planning y fueron aplicadas a los datos de 1985 del SCI.

Sobre el tema del éxodo de cerebros, la autoridad máxima en la Argentina es Enrique Oteiza. Véase su artículo “Drenaje de cerebros, marco histórico y conceptual”, en: REDES, No. 7, septiembre de 1996, pp. 101-120. En este artículo, Oteiza calcula que existen entre 30.000 y 50.000 científicos argentinos de nivel universitario en el exterior.

La Argentina también es fuerte en Materiales y Metalurgia, áreas que la Comisión Nacional de Energía Atómica llevó a un grado de excelencia que aún conservan (como se reseñará en el estudio de caso de la CNEA en la Unidad Temática 5) y Física del estado sólido. En el estudio de Vessuri (1995) se señala que en muchas áreas temáticas en que la Argentina estaba en situación privilegiada por relación a otros países de América Latina, ha habido un deterioro notable en las últimas décadas. Entre las áreas más deficitarias en la actualidad se encuentran: Informática, algunas áreas de la Física, varias ingenierías (de alimentos, electrónica, de materiales poliméricos y mecánica). No cabe duda de que el hecho fundamental que golpeó a la ciencia argentina fue la persecución ideológica iniciada en 1966, con la Noche de los bastones largos en la Universidad de Buenos Aires. Este hecho fue la causa principal del éxodo de científicos argentinos que continuó durante el sangriento Proceso (1976-83) y que no pudo detenerse después por falta de recursos. La única excepción a esta situación fue la de la Comisión Nacional de Energía Atómica. En particular, los años posteriores 1989 constituyeron el último asalto a la ciencia argentina, debido a las consecuencias del modelo económico neoliberal y a la ausencia de una política científica adecuada (hay que exceptuar el período 1996-1999, de la gestión del secretario J. C. del Bello, en que se hizo un serio esfuerzo por revertir el deterioro anterior de la ciencia argentina).

34

Ciencia y Tecnología en América Latina

El Brasil, en cambio, ha mantenido durante varias décadas, con gobiernos militares y civiles (salvo el breve interregno del gobierno ultraliberal y anticientífico de Collor de Mello al comienzo de los noventa), una política de apoyo continuo a la ciencia y la tecnología, que se ha traducido en un incremento notable de su presupuesto y su gasto nacional en ciencia y tecnología, que se acerca al 1% de su PIB. Se ha hecho un gran esfuerzo en la formación y conservación de recursos humanos. En muchas áreas en las que el Brasil era inferior a la Argentina, actualmente la ha superado en cantidad y aun en calidad. Tiene una base muy sólida en Matemáticas, Informática e Ingeniería electrónica, así como también en las ingenierías en general, en las que la Argentina tiene deficiencias. También ha hecho grandes progresos en Biotecnología y Microbiología y es fuerte también en Tecnología médica. Finalmente, ha desarrollado mucho la Física, como lo muestra la construcción durante la pasada década del Sincrotón de luz (véase punto siguiente). Chile ha podido conseguir un lugar de excelencia en Astronomía, gracias a los dos observatorios construidos por los Estados Unidos en el desierto norte de su territorio: este hecho le ha dado a sus astrónomos la posibilidad única de tener tiempo en los mejores observatorios del mundo, con lo que ha podido desarrollar investigaciones que se reflejan en publicaciones en las revistas científicas internacionales. También es fuerte en Medicina general y reproductiva, y en Química inorgánica. También Chile, como el Brasil, ha gozado de décadas de apoyo continuo a la ciencia y a la universidad. Los científicos argentinos consultados en el Diagnóstico antes mencionado de las Áreas de Vacancia consideran que Chile ha superado a la Argentina en muchas disciplinas. México es otro de los países que ha podido desarrollar su ciencia en las últimas décadas gracias a una política continua y bastante estable de apoyo a la formación de recursos humanos, a pesar de que su presupuesto no es elevado comparativamente con de otros países de América Latina. De esta forma, ha conseguido excelencia en algunos campos, gracias a algunas instituciones de excelencia, como CINVESTAV, de la Escuela Politécnica Nacional, y en Biología marina, donde un centro de excelencia en California mantiene relaciones continuas con el Laboratorio de La Jolla de San Diego. Es fuerte en áreas como Medicina clínica, Neurología, Biología general, Astronomía, con un nivel bueno en otras como Física y Química, que le han valido al país una serie de premios interamericanos en la última década. Venezuela, finalmente, ha tenido un desarrollo reciente en muchas ramas de la ciencia, pues supo aprovechar bien los años de la bonanza económica del petróleo que utilizó para formar recursos humanos, con un famoso Programa de Becas Mariscal de Ayacucho. Además, contó con la afluencia de científicos de muy buen nivel del Cono Sur del continente, que se refugiaron en Venezuela para huir de la persecución política. Venezuela tiene un centro de excelencia en Biología (IVIC) creado por Marcel Roche, uno de los pioneros de la política científica y tecnológica en América Latina. Es fuerte también en Matemáticas e Ingeniería, en particular en Ingeniería electrónica. Tiene además otros dos centros de excelencia: la Fundación Polar, de la empresa cervecera del mismo nombre, que ha sido origen de desarrollos importantes en Biotecnología, y la Dirección de Investigaciones de la Empresa “Petróleos de Venezuela”. Con una política nacional que se mantiene hasta la actualidad, esta empresa ha generado muchas innovaciones en el campo petrolero, como el proceso conocido como “orimulsión” (véase el mencionado artículo de Hebe Vessuri).

35

Universidad Virtual de Quilmes

1.2.2.4. Puntos de luz en la ciencia y la tecnología de América Latina
En la Unidad 5 se reseñan algunos de los logros tecnológicos conseguidos en la región, la mayor parte inspirados en el movimiento que llamamos “Escuela de pensamiento latinoamericano de Ciencia y Tecnología para el desarrollo”. El artículo de la revista Science del 10 de febrero de 1995, incluido en la Bibliografía de esta Unidad, constituye un repaso interesante de otros logros de instituciones de la región: • Las investigaciones iniciadas hace 91 años por Carlos Chagas en el Brasil sobre la enfermedad que lleva su nombre, que han dado impulso a instituciones de excelencia como INGEBI en la Argentina, la Escuela Paulista de Medicina y el Instituto Oswaldo Cruz en Río de Janeiro (dirigido en su vida por Chagas). • El Syncrotrón inaugurado en Campinas en 1996, a un costo de más de 50 millones de dólares y, como dice el artículo de Science, construido casi a mano, en un alarde de ingenio de los físicos e investigadores brasileños, que tuvieron que luchar con dificultades presupuestarias. Se trata de un Syncrotrón de luz de rayos “X” de mediano poder, comparable a un puñado de máquinas semejantes en el mundo. Científicos de todo el mundo, incluyendo grupos de la Argentina (Universidad de Córdoba sobre todo) están desarrollando allí observaciones dirigidas a la disección de nuevos materiales y a experimentos en biología molecular y cristalografía. Se trata de un instrumento poderoso para el análisis de materiales para la industria. • Los trabajos sobre la Amazonía en el Brasil, sobre todo en el Instituto Nacional de Investigaciones de la Amazonía (INPA), en Manaus. • El Centro Atómico de Bariloche, el Instituto Balseiros y la CNEA en la Argentina (vése Unidad 5). • La Paleontología en la Argentina • La Astronomía en Chile. • La investigación sobre amebas en CINVESTAV, centro de excelencia de México. • La investigación sobre el maíz y otros productos básicos realizados por CINVESTAV y el Centro Internacional para el mejoramiento del maíz y el trigo (CIMMYT) en México. • El artículo menciona también como hecho auspicioso el que, si bien la producción de artículos de Latinoamérica (medida por la base de datos del ISI) es sólo de 1,8% de la producción mundial, en 1981 era sólo de 1,3%, lo que significa un progreso. • Finalmente, el artículo analiza también casos de colaboración internacional, con sus ventajas y sus inconvenientes. Ventajas como la de la colaboración en Astronomía en Chile y desventajas por el carácter marginal en algunos casos de los científicos latinoamericanos, que son utilizados para recolección de datos, sin tener capacidad de decisión sobre las investigaciones ni sobre los mismos datos aportados por ellos. Entre estas iniciativas de cooperación internacional, hay que mencionar: • La colaboración con los Estados Unidos a través del Instituto de Cambio Global para la evaluación del cambio climático global. • La colaboración, en el mismo tema, para medir el efecto invernadero, en el marco de las negociaciones internacionales COP Esta colaboración es .

Véase también la tesis doctoral “Ciencia e Tecnologia no Brasil: o caso do Laboratorio Nacional de Luz Sincrotron”, de Marcelo Baumann Burgos, 3 de marzo de 1997.

36

Ciencia y Tecnología en América Latina

financiada en cada país por PNUD, para la elaboración de estudios nacionales de cambio climático y para el seguimiento de los factores que inciden, positiva o negativamente (sobre todo el dióxido de carbono), en el efecto invernadero. A través de esta iniciativa hay una colaboración bastante intensa para discutir metodologías de medición y de evaluación del impacto.

1.2.2.5. La cooperación latinoamericana
En 1959, en la I Reunión de la Comisión Interamericana de Energía Nuclear (Washington, 20-24 de octubre de 1959) el Dr. José A. Mora veía en esa Comisión los gérmenes de un “mercado común de la ciencia y la tecnología” para América Latina (Ciencia Interamericana, OEA, Washington DC, I, 1, p. 27), en obvia alusión a la cooperación europea, que ha sido, y es hasta nuestros días, un modelo para la cooperación latinoamericana. La cooperación Sur-Sur ha tenido que ir siempre contra la corriente natural de la cooperación, que es Norte-Norte (Véase Marí, Estébanez y Suárez [1998]; también Velho [1998]), como se indicó anteriormente, sobre la ciencia periférica. No es extraño por tanto que primara lo que se ha llamado asistencia técnica sobre la cooperación horizontal. Así se entendió la cooperación iniciada por los países desarrollados, a raíz del nacimiento del concepto de desarrollo, por ejemplo, a partir de la acción de UNESCO y de Naciones Unidas. Una excepción a la regla la constituyó el Programa Regional de Desarrollo Científico y Tecnológico de la OEA, iniciado en 1968. En el nacimiento de este programa confluyeron las dos corrientes mencionadas en el punto 3.2: la corriente del ofertismo y la Escuela de pensamiento ELAPCYTED. Justamente, sus dos representantes principales fueron figuras predominantes en el nacimiento de dicho Programa. Bernardo Houssay fue el Presidente de la Comisión que le dio origen, pero Jorge Sábato y los que compartían sus ideas lograron orientarlo en una dirección opuesta: la creación de una capacidad tecnológica local, lo que culminó en la Conferencia de Ministros CACTAL, celebrada en Brasilia en 1972, y en el Proyecto Piloto de Transferencia de Tecnología, mencionado anteriormente. De todas formas, la tendencia de Houssay de apoyo a la investigación básica y aplicada consiguió mantenerse, por lo que en realidad el Programa de la OEA fue lo que se ha venido a llamar un modelo híbrido. Se debe reconocer además que esta acción de apoyo a la infraestructura fue muy importante en su momento, pues consiguió consolidar o crear muchas instituciones científicas. El Programa constituyó en sus comienzos prácticamente la única iniciativa de cooperación existente en la región, más allá de las reuniones periódicas y alguna otra actividad organizadas por UNESCO. Se crearon de esta forma redes de cooperación horizontal, en temas como Metalurgia, Genética (los precursores de la redes actuales de Biotecnología), Alimentos, Recursos marinos y Política científica y tecnológica. Sin embargo, la falta de interés real en la cooperación por parte de las cancillerías latinoamericanas hizo que ya entre 1973 y 1975 el Programa perdiera su carácter multinacional, salvo en las redes recién mencionadas, que pudieron mantenerse, y se convirtiera en un conjunto de bolsas nacionales de subsidios a proyectos de investigación, que de multinacional tenían en la mayor parte de los casos apenas el nombre y el tema (temas, por lo demás, muy generales, que respondían a las líneas prioritarias de investigación definidas en las reuniones ministeriales anuales).

Es muy frecuente la confusión respecto del término de cooperación técnica: muchas veces se ha llamado así a la asistencia técnica, que no es en realidad cooperación, sino ayuda, en forma de expertos, inversiones, etc. La cooperación propiamente dicha reside en lo que se llama cooperación horizontal, que se da entre socios con un nivel de desarrollo científico y tecnológico comparable, los que se ponen de acuerdo para realizar investigación u otras actividades científicas y tecnológicas, compartiendo metodologías y actividades.

37

Universidad Virtual de Quilmes

Esta iniciativa es interamericana, es decir, incluye a los Estados Unidos y al Canadá. Pero, tal como ocurrió con el Programa Regional de la OEA, es una iniciativa pensada para responder a las necesidades de América Latina y del Caribe. En el caso del Programa de la OEA, el rol de los Estados Unidos fue de donante principal. En la Iniciativa para las Américas, los Estados Unidos se han involucrado más en las negociaciones y en las propuestas de programas, pero en general atendiendo a apoyar necesidades latinoamericanas, excepto en temas comunes como el Cambio Global y las Normas Técnicas.

Debido a la misma competencia entre países, las cancillerías decidieron acabar con una modalidad importante con la que había nacido el Programa, como eran los centros de excelencia. Elegidos entre las instituciones científicas más relevantes de la región, esos centros, que eran un punto central de la estrategia, estaban destinados a ser centros de difusión de ciencia y tecnología, y eran piezas claves de la cooperación horizontal. Al mismo tiempo, los Estados Unidos cancelaron su apoyo al Proyecto Piloto de Transferencia de Tecnología cuando advirtieron que desde él se difundían los conceptos de dependencia tecnológica y se promovía una real autonomía. Más tarde, la escasez creciente de recursos de la OEA, el surgimiento de programas como los del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC) de Canadá y sobre todo el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), sin duda el aporte más importante de fondos para la región en ciencia y tecnología, hicieron perder importancia al Programa de OEA. Pero la acción del BID no es propiamente de cooperación horizontal, sino de asistencia, salvo en algunos casos limitados, y está orientada a apoyar fuertemente Programas Nacionales con créditos relativamente blandos. En la última década la acción más relevante de cooperación ha sido la del Programa Iberoamericano CYTED, que ha conseguido crear un número importante de redes en todas las áreas del conocimiento, en las que participan una cantidad importante de investigadores de calidad (más de 1.000 en la Argentina, de casi todas las universidades nacionales). Más aún, mucho de la cooperación entre latinoamericanos en la última década ha sido originado por la acción de las redes CYTED y del Programa europeo ALFA, a través de las cuales han podido tomar contacto muchos investigadores de la región. Este último hecho ilustra las dificultades de la cooperación Sur-Sur. En 1996, a raíz de la iniciativa del presidente Clinton de Cooperación para las Américas, se reunieron los ministros responsables de Ciencia y Tecnología de la región y elaboraron un Plan de Acción. Después de 4 años, ningún Programa se ha concretado. En el MERCOSUR existe la Red de Ciencia y Tecnología (RECYT), formada por los organismos nacionales responsables de la política. En la actualidad RECYT se encuentra en la etapa de definir estrategias conjuntas y líneas comunes de trabajo. También hay un componente científico y tecnológico en varios de los Grupos de Trabajo del Mercosur, como en el de Industria y el de Normas técnicas. Este último ha avanzado bastante en definir normas Mercosur, pero en general no ha habido coordinación entre RECYT y estos grupos de trabajo que permita una estrategia MERCOSUR en ciencia y tecnología. Sin embargo, un trabajo sobre cooperación científica y tecnológica en el Mercosur (M. Marí, M. Estébanez y D. Suárez [1998], de la Bibliografía de la Unidad 1) realizado entre 1997 y 1998 señala que se ha registrado un incremento notable de la cooperación en el MERCOSUR en los últimos 10 años, sobre todo entre grupos académicos y ONG, y ello debido a causas espontáneas más que a la acción concertada de los gobiernos. Ha habido, sin embargo, algunas iniciativas de cooperación en el ámbito del MERCOSUR, pero mayormente a nivel bilateral entre la Argentina y el Brasil. Entre éstas cabe mencionar: • El Centro Argentino-Brasileño de Biotecnología (CABBIO), con un aporte anual de un millón de dólares de cada país. Son sobre todo muy valoradas por las empresas de uno y otro país las actividades de capacitación de

38

Ciencia y Tecnología en América Latina

CABBIO, canalizadas a través de las Escuelas de Biotecnología (EABBIO). También existe una Escuela Argentino-Brasileña de Informática (EABI), paralela a la Escuela Latinoamericana ESLAI. • La cooperación argentino-brasileña en el área espacial, por el que el Brasil está lanzando satélites argentinos. • Hay también cooperación en el marco de la Cuenca del Plata entre los institutos de recursos hídricos de los cuatro países del MERCOSUR, para el manejo de recursos hídricos, con redes informáticas que anuncian el nivel de los ríos y los efectos de las múltiples represas en los cursos de agua. En otros ámbitos latinoamericanos también ha habido esfuerzos de cooperación, como en el G-3 (Colombia, México y Venezuela), en Centroamérica (Comisión de Ciencia y Tecnología para Centroamérica y Panamá) y el Caribe. Pero apenas están en etapas de definir prioridades conjuntas. La historia del Grupo Andino es reveladora. En los años ‘70, fueron pioneros en la denuncia de los excesos de las empresas transnacionales (ET) en sus actividades de transferencia de tecnología. Sobre la base de dicha denuncia, el Grupo Andino introdujo el control de los contratos de transferencia (la famosa Decisión 24 de la Junta del Acuerdo de Cartagena), que otros muchos países también adoptaron en esos años, poniendo límites a las regalías y estableciendo cláusulas que favorecieran la absorción local de la tecnología. Es menos conocido su esfuerzo de programación tecnológica ligada a los acuerdos del Grupo Andino en algunos sectores de producción (automotriz, por ej.). Esta actividad terminó por supuesto con la adopción por parte de todos los países de políticas neoliberales y el Grupo Andino prácticamente está desintegrado.

1. Redactar en forma de resumen ejecutivo (máximo dos páginas) un diagnóstico de la situación de la ciencia y la tecnología en América Latina, como fundamentación para un hipotético “Programa de cooperación en Ciencia y Tecnología”. Para ello utilizarán los indicadores (máximo de 4) que les parezcan más relevantes para describir la situación de la ciencia y la tecnología latinoamericana, comparando a los países entre sí y con países de la OCDE.

Lecturas obligatorias Punto 1.1. Marí, Manuel (1982), Evolución de las concepciones de política científica y tecnológica en América Latina, Serie “Estudios sobre el desarrollo científico y tecnológico”, OEA, Washington, DC, 1982. Vaccarezza, Leonardo (1998), “Ciencia, Tecnología y Sociedad en América Latina. El estado de la cuestión”, Revista Iberoamericana de Educación, No. 18, pp. 13-40. Marí, Manuel (1998), “Dimensiones de la ciencia y la tecnología en América Latina”, Indicios, Mayo 1998. RICYT, Principales Indicadores Regionales de Ciencia y Tecnología, RICYT, OEA/CYTED, Buenos Aires, 1999. En: www.unq.edu.ar/ricyt.

39

Universidad Virtual de Quilmes

Punto 1.2. Marí, Manuel, Estébanez, María Elina y Suárez, Daniel (1998), La cooperación en ciencia y tecnología entre los países del MERCOSUR, Informe final del proyecto del mismo nombre, IEC/UNQ, 1998.

Referencias bibliográficas
Bush, Vannebar (1945), “Ciencia, la frontera sin fin”, REDES. Revista de Estudios Sociales de la Ciencia, Dossier, No. 14, noviembre de 1999, pp. 97-137. Dagnino, Renato y Thomas, Hernán (1998), “Os caminhos da política científica e tecnológica latino-americana e a comunidade de pesquisa: ética corporativa ou ética social?”, Avaliação, Año 3, vol 3, No. 1. Licha, Isabel (1996), La investigación y las universidades latinoamericanas en el umbral del siglo XXI : Los desafìos de la globalización, UDUAL, México. Lovizolo, Hugo (1996), “Comunidades científicas y Universidades en Argentina y Brasil”, REDES. Revista de Estudios Sociales de la Ciencia, No. 6, pp.47-95. Lavados, Iván (1992), “Características de la Universidad en América Latina”, Anexo I, en: Rol de las Universidades, OEA/MERCOCYT. Marcovitch, Jaques y Silber, Simão (1996), “Inovação tecnológica, competitividade e comércio internacional”, mimeo, Reunión Preparatoria de la Reunión Hemisférica de Ministros de Ciencia y Tecnología, OEA, Washington. Marí, Manuel (1998), “Dimensiones de la Ciencia y la Tecnología en América Latina”, Indicios, Mayo 1998 Marí, Manuel, Estébanez, María Elina y Suárez, Daniel (1998b), La cooperación en Ciencia y Tecnología entre los países del Mercosur, Informe final del proyecto del mismo nombre, IEC. Myers, Jorge (1992), “Antecedentes de la conformación del complejo científico y tecnológico, 1850-1958”, en: Oteiza, Enrique y otros (1992), La política de investigación científica y tecnológica argentina - historia y perspectivas, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. Oteiza, Enrique (1992a), “Introducción”, en: Oteiza, Enrique y otros, La política de investigación científica y tecnológica argentina - historia y perspectivas, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. Papon, Pierre y Barré, Rémi (1996), “Los sistemas de ciencia y tecnología: panorama mundial”, en Informe Mundial sobre la Ciencia 1996, UNESCO.

40

Ciencia y Tecnología en América Latina

RICYT (1999), “Principales Indicadores Regionales de Ciencia y Tecnología Iberoamericanos/Interamericanos 1990-1997”, IEC/UNQ, Buenos Aires, 1999. También en www.unq.edu.ar/ricyt/. Ruiz Calderón, Humberto y otros (1992), La ciencia en Venezuela, pasado, presente y futuro, Lagoven S. A., Caracas. Sáenz, Tirso (1996), Ciencia e innovación tecnológica en Cuba: Situación actual y perspectivas, UNICAMP 1996 , Sagasti, F., Chaparro, F., Paredes, C. y Jaramillo, H. (1983), “Un decenio de transición: Ciencia y Tecnología en América Latina durante los 70”, Lima, GRADE, Abril 1983, elaboración de F. Sagasti y J. Escobal, en: Proyecciones del gasto en investigación y desarrollo en América Latina hasta el año 2.000, Informe realizado para la OEA, GRADE, Lima. Science (1996), “Points of Light in Latin American Science”, April 1996. Velho, Lea (1998), Cooperaçao en Ciencia e Technologia no Mercosul, Sintese final (proyecto del mismo nombre), OEA/Ministerio de Ciencia e Tecnología de Brasil. Vessuri, Hebe (1995), “Science in Latin America”, en: Science in the XXth Century, John Kriege & Dominique Pestre (ed.), cap. 43, CREST, Harwood Academic Publishers, París.

41

2

Historia del pensamiento latinoamericano en ciencia y tecnología
2.1. El pensamiento latinoamericano en ciencia y tecnología para el desarrollo. Contexto histórico (1960-1970): las estrategias de industrialización sustitutiva en América Latina. El papel de la CEPAL en la industrialización sustitutiva

2.1.1. Introducción
En la Unidad 1 se hizo una presentación general de la situación y evolución de la ciencia y la tecnología en América Latina en los últimos 50 años, así como de las primeras ideas sobre política científica. En la Unidad 2 se presentarán dos visiones diferentes de lo que fue la Escuela Latinoamericana de Pensamiento sobre Ciencia, Tecnología y Desarrollo (ELAPCYTED) y del desarrollo posterior de las ideas sobre política científica y tecnológica (sobre todo en las décadas del ‘80 y del ‘90). En el primer apartado de esta Unidad se presentan los orígenes y contexto histórico en que nace la ELAPCYTED. Se analizará en particular el rol que jugó en su nacimiento el proceso de Industrialización por Sustitución de Importaciones (ISI) y el pensamiento de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) de Naciones Unidas. En el apartado siguiente se analiza el origen de la aparición de la Escuela, sus principales ideas y sus primeras realizaciones, desarrolladas fundamentalmente hasta 1975. El último apartado de esta Unidad, presenta un estudio crítico de las diferentes líneas de reflexión sobre política científica y tecnológica que han tenido vigencia en América Latina, desde la perspectiva del análisis de política. Como suele ocurrir en las ciencias sociales, el análisis de los hechos puede dar lugar a interpretaciones divergentes. Más allá del consenso general que existe entre los autores de esta carpeta de trabajo, encontramos algunos puntos en los cuales no concordábamos. Frente a la posibilidad de forzar una síntesis problemáticamente integrada, o a la incorporación de soluciones de compromiso, preferimos incluir en este apartado nuestras dos visiones sobre el mismo proceso. Así, los dos primeros apartados fueron preparados por el Lic. Manuel Marí. Se basan en los trabajos realizados en el marco del Proyecto sobre la Escuela (ELAPCYTED). El apartado 2.3 ha sido elaborado por el Dr. Hernán Thomas, sobre la base de investigaciones realizadas durante los últimos cinco años. Entre los puntos de divergencia se pueden señalar en particular dos, de mayor relevancia: la posición de la ELAPCYTED respecto del “ofertismo” y de la “transferencia de tecnología”. En los puntos correspondientes se hará referencia a estos disensos. Es posible que las divergencias se originen, al menos en parte, en diferencias de enfoque.

Hay una relación estrecha y directa entre desarrollo científico y tecnológico y desarrollo económico y social; de igual modo, para hacer un diagnóstico de lo que ha pasado en América Latina en ciencia y tecnología en la segunda mitad del siglo XX es necesario conocer la estructura económica de la región y en particular (lo que señaló claramante la escuela de la CEPAL), la estructura social y de distribución del ingreso: en efecto, sostenemos y es una de las tesis de la ELAPCYTED, que la estructura desigual del ingreso de América Latina ha sido determinante de su bajo nivel tecnológico y de su atraso científico. El proyecto ELAPCYTED está inspirado en una idea del Dr. Ing. Carlos Martínez Vidal, estrecho colaborador de Jorge A. Sábato en la CNEA y Director en la OEA del Proyecto Piloto de Transferencia de Tecnología para América Latina (19721975). El proyecto se orienta a la preparación de materiales para una historia del pensamiento latinoamericano, en base a revisión de la bibliografía de los autores de la Escuela y entrevistas a los autores vivos de la misma. El proyecto está dirigido por el Lic. Manuel Marí. Algunos trabajos preparados como monografías por los alumnos sobre los autores principales de la Escuela podrán formar parte de los materiales del estudio. Estas investigaciones fueron realizadas en colaboración con el profesor Dr. Renato Dagnino, Departamento de Política Científica y Tecnológica, Universidad Estadual de Campinas.

43

Universidad Virtual de Quilmes

El apartado 2.3 ha sido concebido desde la perspectiva del análisis político; la presentación hecha en los dos primeros módulos, en cambio, presenta un enfoque basado en las teorías del desarrollo, y el análisis de las publicacciones y de las realizaciones concretas de miembros de ELAPCYTED.

De cualquier forma, los autores entendemos que la confrontación de enfoques y puntos de vista diferentes permitirá a los cursantes profundizar la comprensión de la temática. Nosotros, entretanto, continuaremos discutiendo en busca de consenso.

2.1.2. Antecedentes
Como antecedentes para el apartado 2.1 se aconseja repasar los apartados “Antecedentes” y “La evolución de la ciencia y la tecnología en América Latina en los últimos 50 años” (en particular sus primeros dos puntos).

2.1.3. Nudo del problema: discusión de la bibliografía
Para la presentación del tema se seguirá fundamentalmente la bibliografía obligatoria, que será la base principal de trabajo del estudiante. En el mismo texto de la presentación se irán haciendo comentarios sobre literatura complementaria u otra opcional. Se comenzará por un breve repaso de la historia económica de América Latina, para ubicar allí las raíces de su estructura económica y social. En este análisis seguiremos a los autores de la CEPAL, en particular a Cardozo y Faleto (1969) y a Raúl Prebisch (1981). A continuación, se presentará el marco histórico del proceso de industrialización por sustitución de importaciones (ISI) que tuvo lugar en el presente siglo y se discutirá el rol de la CEPAL en la promoción de estas políticas. En este análisis se seguirá igualmente a los autores del punto anterior, así como a Hodara (1998) y Fajnzylber (1985).

2.1.3.1. El contexto histórico mundial y latinoamericano que hizo posible el surgimiento de la Escuela: los orígenes de la industrialización de América Latina (Proceso ISI) Antecedentes históricos En la literatura dedicada al desarrollo de la región (F. H. Cardoso y E. Faletto, Ec., op. cit.) se ha señalado abundantemente la orientación hacia el exterior de sus economías, desde la colonia hasta el presente siglo, orientación dada por la abundancia de recursos naturales, que la hizo presa de la codicia de los primeros conquistadores y de negocios fáciles para las clases terratenientes locales, antes y después de la independencia.
véase F. H. Cardoso y E. Faletto, “Dependencia y desarrollo en América Latina”, en particular su análisis de las “economías de enclave” y la transición hacia la industrialización -particularmente capítulo IV, “Desarrollo y cambio social en el momento de transición”, pp. 54-102

Resumen cronológico: de la economía agroexportadora a la industrialización Suele aceptarse la siguiente cronología, útil para ubicar el contexto histórico inmediato y contemporáneo al nacimiento de la Escuela:
• Desde la colonia a la independencia: economías de enclave mineras y agroexportadoras. • Independencia hasta 1930 (con diferencias según países): continúan las economías de enclave, intensificándose el modelo extractivo y agroexportador.

44

Ciencia y Tecnología en América Latina

• 1930-1953: en los países mayores de América Latina, primera industrialización sustitutiva de manufacturas ligeras (bienes de consumo no duradero). • 1953-1958: primeras crisis de la industrialización: crisis del sector externo ocasionadas por los requerimientos de la industria nacional de bienes de capital e insumos críticos del exterior al profundizarse la industrialización. • 1958-1973: segunda fase de la industrialización sustitutiva: sustitución de bienes de consumo duraderos. Entrada masiva de capitales extranjeros (industria automotriz, farmacéutica, de electrodomésticos, etc.). Alianza para el Progreso. También el Brasil inicia poco después la tercera sustitución de importaciones de bienes de capital (sólo muy parcialmente de tecnología). Países de menor desarrollo relativo inician en esta fase su primera sustitución. • 1974 : crisis del petróleo. Inicio de la crisis del modelo. • 1980 : crisis de la deuda. Preparación del camino a los... • 1990 : el modelo antagónico: el Neoliberalismo.

Conflictos económicos de intereses desde la Colonia hasta la industrialización sustitutiva: la transición La historia latinoamericana ha estado signada por dos conflictos económicos básicos:
• el que ha enfrentado, hasta el siglo XIX inclusive, por un lado a los intereses agroexportadores y a los grupos que dominaban los centros exportadores (los puertos, generalmente las capitales), con, por otro lado, los sectores orientados al mercado interno y/o el interior, las provincias; • en el siglo XX este conflicto se ha centrado en el que enfrentó a los intereses agroexportadores y a los industrializantes. La historia revisionista latinoamericana ha tratado de mostrar que ya los primeros conflictos, en el siglo XIX, entre los tradicionales dueños de las tierras y de las minas, cuyo interés residía en el comercio exterior, y los sectores orientados al mercado interno, eran conflictos entre librecambistas agroexportadores e industrializadores, y que luego se trasladaron a la lucha por el poder, sobre todo desde mediados de siglo. Aún se discute mucho hasta qué punto éstos y otros conflictos (las luchas entre unitarios y federales en la Argentina, por ejemplo) reflejaban ya oposiciones claras entre los modelos industrialista y librecambista, o eran fundamentalmente simples luchas por el poder, al estilo de los primeros caudillismos, que siguieron en la región a las declaraciones de Independencia. Es posible afirmar que más de un historiador “revisionista” se ha visto tentado por la versión más simplista de ese modelo, que ha tendido a ver los conflictos como “luchas por modelos económicos excluyentes”. De igual forma, ya en el siglo XX en ocasiones se ha tendido a exagerar la oposición entre intereses terratenientes e industrializantes como si se tratara de clases absolutamente opuestas y enfrentadas. En la realidad, muchas veces un sector importante de los tradicionales dueños de las tierras y los recursos, que podríamos caracterizar como los sectores más modernizantes y, en ese sentido, progresistas, ha tendido, por un proceso de diversificación, a invertir en la industria, aunque lo hayan hecho más en los servicios (comercio, finanzas).

El caso clásico es la guerra del Paraguay: este país habría iniciado un proceso propio de industrialización, que fue quebrado por la Triple Alianza. La invasión de las fuerzas de la Alianza, se asegura, habría sido promovida por el Imperio británico -que no podía tolerar políticas proteccionistas e industrializantes que frenaran su expansión imperial -con el apoyo de los exportadores de los países vecinos. Interpretaciones parecidas se han dado de conflictos de intereses en el Perú y entre el Perú y Chile que llevaron a la Guerra del Pacífico. E. Amayo, La política británica en la guerra del Pacífico, Ed. Horizonte, Lima, 1988, y “Guerras Imperiais na America Latina”, en: Guerra do Paraguai. 130 Anos depois, Relume Dumará, Río de Janeiro, 1995, pp.151-165.

Éste, se arguye, sería el caso del mariscal Francia y de los López en el Paraguay, así como el del mariscal Castilla en el Perú y el de Rosas en la Argentina. Esta simplificación se ha visto sin duda reforzada por el esquematismo dogmático de algunos historiadores que se pretenden marxistas, demasiado ansiosos por establecer clases sociales bien delimitadas y por atribuir todos los conflictos políticos a luchas entre clases. Esta visión está bien lejos de la finura de los análisis que el

45

Universidad Virtual de Quilmes

propio Marx hizo en su tiempo. Sin dejar de utilizar su marco conceptual bien conocido, los análisis de las luchas políticas que vemos en El 18 de Brumario, por ejemplo, son todo lo contrario de los esquemáticos análisis de muchos que se han llamado “marxistas”. Véanse también los análisis de Eric Hobsbawm.

Es probable que eso se haya dado con el proyecto que para la Argentina tenía la Generación del ‘80, cuando, unificado el país, se inició una etapa de crecimiento que, aunque basada en la exportación de recursos naturales, posibilitó el crecimiento de una clase media urbana. Sin embargo, esa clase pronto generó una puja distributiva que más tarde se combinaría con los conflictos de intereses creados al albor de la primera industrialización de la década de 1930. Por ejemplo, como los descritos en el apartado “Conflictos económicos de intereses desde la Colonia hasta la industrialización sustitutiva: la transición”

Cada país muestra modalidades y situaciones distintas, algunas de las cuales se acercan más que otras al modelo simplista que criticamos aquí. Pero resumiendo la polémica revisionista podemos afirmar que, efectivamente, la historia latinoamericana ha estado signada por conflictos no resueltos entre intereses económicos opuestos, tanto en el siglo pasado como en el presente, si bien ellos no siempre son fácilmente identificables con actores, grupos o clases definidas y excluyentes. Estos conflictos asumieron múltiples formas, que determinaron desfasajes y alianzas entre grupos, según se sintieran más identificados con unos u otros intereses. También es claro que debido a ese conjunto de intereses entrecruzados, y excepto en determinados momentos, no hubo un grupo o clase social que empujara coherentemente un proyecto nacional y que concitara el consenso de vastos sectores sociales. Salvo esas excepciones, y en algún sentido en el caso del Brasil, no se han dado grandes consensos ni proyectos nacionales. Las alianzas siempre han sido frágiles, probablemente debido a la violencia y al entrecruzamiento de los conflictos de intereses. Y, desde luego, tampoco se han dado para acometer los procesos de industrialización.

Conflictos distributivos A los conflictos entre intereses económicos de las clases o grupos dominantes, que organizaron la producción y el gobierno, se sumaron los conflictos que hoy llamaríamos distributivos. En realidad, todo conflicto de intereses sectoriales (entre agricultura e industria) implica una puja distributiva. Aquí nos referimos particularmente a la existente entre los grupos propietarios de los recursos y las empresas y los trabajadores, aunque también se verificaron entre los grandes propietarios y los pequeños de empresas. Durante toda la etapa colonial, la dominación cuasi feudal que caracterizó la organización de la economía hacia la exportación mantuvo a la población indígena y a los criollos pobres sin posibilidad de establecer mínimas reivindicaciones, con la excepción de algunas revueltas aisladas -como la rebelión de Túpac Amaru y los movimientos mesiánicos en el Brasil-. Esta situación se mantuvo sin grandes variaciones durante el primer siglo posterior a la independencia. Pero ya desde inicios del siglo XX, la ampliación de los mercados internos y la creación de industrias a comienzos del período de sustitución de importaciones trajo consigo, naturalmente, la irrupción de nuevos actores en las escenas nacionales: los trabajadores industriales en algunas zonas, y en otras las masas campesinas o los trabajadores vinculados con la explotación y la exportación de materias primas, actores que asumieron muchas veces un rol reivindicativo al ser animados por las incipientes ideas socialistas o simplemente “distribucionistas” y por la organización de los movimientos sindicales traídos de Europa por las sucesivas olas de inmigrantes. Se registran entonces por primera vez movimientos sociales organizados tras la exigencia de una mejor distribución: así, los conflictos de los trabajadores del quebracho y las lanas de la Patagonia en la Argentina, la profundización de la Revolución mexicana, el surgimiento del movimiento laborista en el Brasil, el Aprismo en el Perú y Acción Popular en Venezuela. En Centroamérica, los conflictos iniciados con la guerra de Sandino contra la invasión americana en Nicaragua tenían todavía una base agraria y campesina que se mantuvo aún después de la contienda mundial.

46

Ciencia y Tecnología en América Latina

Estos movimientos distribucionistas fueron duramente reprimidos en los años ‘30. Como se sabe, en tiempos de crisis no hay posibilidad de distribución de la riqueza, por lo que el único camino posible es la represión. Con la superación de la crisis y el boom de la Segunda Guerra Mundial y de su posguerra, estos movimientos tomaron fuerza y se organizaron en partidos políticos en torno de líderes carismáticos: Cárdenas, Perón, Vargas, Haya de la Torre (aunque este último murió antes de llegar al poder), Acción Popular de Venezuela (emparentado con el APRA de Haya de la Torre), Paz Estenssoro en Bolivia. Los gobiernos que surgieron de estos movimientos reivindicatorios de una mejor distribución de la riqueza fueron bautizados como “populistas” por sus opositores, calificativo que incluyó gobiernos autoritarios demagógicos e intentos serios de mejorar la distribución del ingreso.

Los movimientos antiimperialistas Finalmente, un conflicto que adquirió una forma única en América Latina, por comparación con otros países del llamado Tercer Mundo, es el que puede caracterizarse como de oposición frente a los imperios mundiales dominantes: primero el británico y posteriormente el norteamericano. Sin duda, el sentimiento antiimperialista se vio incrementado por las influencias socialistas y comunistas europeas (las respectivas Internacionales), que aparecen desde la Reforma Educativa de Córdoba en 1918, y desde luego en la Revolución mexicana, en el APRA, el Sandinismo en Centroamérica y las luchas independentistas en Cuba. Es decir, muchos de los movimientos redistribucionistas y reivindicatorios de los intereses de las clases subordinadas también asumieron un matiz antiimperialista. La teoría de la dependencia y la distribución del ingreso Hemos presentado tres tipos de conflictos que han signado el desarrollo económico de América Latina con anterioridad a la industrialización: por un lado, el conflicto entre intereses económicos; por otro lado, el conflicto entre diferentes grupos y/o clases sociales, representantes de los distintos intereses económicos, en su puja distribucionista. Finalmente, el conflicto que oponía al país frente a las potencias imperialistas y que originó la teoría de la dependencia. Estos cruces de conflictos dieron sustento a aquellos movimientos sociales que, en algunas épocas, impusieron en la región políticas nacionalistas y redistributivas. También dieron origen a explicaciones contradictorias sobre los orígenes del subdesarrollo, en particular la tesis dependentista, a la que nos referiremos a continuación. Según los dependentistas, el subdesarrollo no es la falta de desarrollo sino un tipo de desarrollo dependiente, por el que el país subdesarrollado se especializa en la exportación de materias primas, y se hace dependiente de los países industrializados para el aprovisionamiento de insumos críticos y básicos, bienes de producción y tecnología, eternizando así ese subdesarrollo. En torno de la teoría de la dependencia se generó un diálogo de sordos, que ha caracterizado la lucha política e ideológica en la región en los últimos 40 años, acerca del subdesarrollo y de su relación con la dependencia: por un lado, y aunque desde ángulos distintos, tanto la izquierda marxista como la derecha criticaron a los “dependentistas” el hecho de que atribuyeran todos los males del subdesarrollo a un “demonio” externo (causalidad externa del

En forma única porque las luchas antiimperialistas del resto del Tercer Mundo fueron luchas militares y políticas, dirigidas a terminar con la dominación de sus territorios por las potencias imperiales. Pero una vez terminada esta dominación, se restablecieron, muchas veces no sin dificultades, relaciones económicas normales con dichas potencias, que en muchas ocasiones siguieron siendo cuasi protectoras de las antiguas colonias. En América Latina, en cambio, la multiplicidad de conflictos que hemos descrito brevemente y la presencia, real muchas veces y sospechada otras, de intereses de las potencias mencionadas, hizo crecer en muchos movimientos sociales un marcado sentimiento antiimperialista.

El modelo industrializante/dirigido al mercado interno/proteccionista, frente al modelo de base agraria/exportador/librecambista.

En la terminología de Marx, hay una relación entre desarrollo y subdesarrollo por la que los países subdesarrollados no tienen la sección I, de producción de medios de producción, que es provista por los países avanzados. Son, por tanto, economías descentradas, sin autonomía en su reproducción ampliada.

47

Universidad Virtual de Quilmes

En un sentido los dependentistas tienen razón: rara vez ha habido en la historia un grupo dominante nativo que organizara la economía de un país subdesarrollado para el intercambio de sus materias primas con los centros mundiales dominantes sin una conquista (o amenaza de conquista) previa: América Latina, el África, la India, Indonesia. China (hasta cierto punto) y Japón son excepciones.

subdesarrollo); por otro lado, el movimiento “dependentista” no siempre advirtió que la dependencia de la economía latinoamericana respecto del exterior se articula a través de causas internas: según esta teoría, son los dueños de los recursos -primero una potencia externa, España, y luego de la independencia los criollos- quienes organizaron la economía nacional hacia los mercados externos. Más que de dependencia debería hablarse (como un artículo de F. H. Cardoso de 1975 lo sugería ya en su título, “El Capitalismo Asociado”) de una asociación entre los intereses agroexportadores locales y las economías de los países centrales, demandantes de nuestras materias primas, que llevó a una especialización de la estructura económica en favor de esa asociación y a una dependencia de bienes de capital, insumos críticos y tecnología.

2.1.3.2. Los dos problemas básicos del subdesarrollo
De la discusión anterior rescatemos como resumen los dos problemas básicos del subdesarrollo, íntimamente relacionados con el rezago tecnológico y científico.

Parafraseando Alicia en el país de las maravillas podría decirse que “hay que seguir caminando para estar en el mismo sitio”.

La especialización de las economías dependientes en la producción primaria Contra lo que afirma la teoría ricardiana de las ventajas comparativas, esta especialización fue perjudicando a las economías latinoamericanas y constriñéndolas a la restricción continua de su comercio exterior y a crisis periódicas, debido al deterioro de los términos de intercambio: cada vez hay que producir y exportar más para poder importar menos. Éste fue el gran descubrimiento de Raúl Prebisch en su obra seminal de 1949 (CEPAL, The economic development of Latin America and its principal problems, Lake Success, 1950. La edición en español es de 1949), que desencadena toda la polémica sobre el desarrollo desigual y el subdesarrollo, como se analizará en el capítulo sobre el aporte de la CEPAL. La distribución inequitativa del ingreso Además de la especialización productiva del subdesarrollo dependiente, juega un papel crucial y complementario el tema de la distribución desigual del ingreso que caracterizó a nuestros países. La condición de posibilidad del modelo agroexportador, con la que se acometió la tarea de la industrialización sustitutiva (y, a nuestro parecer, se la condenó al fracaso), fue la distribución desigual del ingreso, que hizo que el consumo monetarizado fuera mayoritariamente el consumo de las clases dominantes y las escasas clases medias subalternas. Un modelo que une la especialización productiva, la estructura social (distribución del ingreso) y la estructura tecnológica y científica El modelo que se presenta a continuación está basado en las ideas de CEPAL, en particular en la última obra de Raúl Prebisch, así como en las de Amílcar Herrera: el estudiante encontrará un resumen del modelo en M. Marí (1985) de la Bibliografía obligatoria de la Unidad 1. La macroeconomía clásica considera la distribución del ingreso como un dato técnico que se desprende automáticamente de la función de producción, que determina las retribuciones del capital y del trabajo según sus productividades

Complementario porque las estructuras semifeudales tipo “colonia” o “plantación” permitieron costos muy bajos que formaron parte de las famosas ventajas comparativas de nuestras exportaciones.

Capitalismo Periférico. Crisis y Transformación, Fondo de Cultura Económica, México, 1981. Véase en el Módulo 4 una discusión sobre el papel de la CEPAL (y la responsabilidad que muchos le atribuyen) en el proceso ISI y en el fracaso de sus políticas.

48

Ciencia y Tecnología en América Latina

marginales. Esta concepción ha sido destruida por la contundente crítica de los representantes de la Escuela Neomarxista de Cambridge (Inglaterra) en las décadas del ‘60 y del ‘70, en particular Piero Sraffa, Joan Robinson y Luigi Pasinetti. Sin entrar con detalle en esa polémica, es importante mencionarla porque da sustento al análisis ofrecido aquí de la relación entre distribución del ingreso, mercado interno y crecimiento y desarrollo. El modelo que presentamos se puede resumir así: • La distribución desigual del ingreso (heredada de las relaciones sociales coloniales) determina una demanda sesgada hacia el consumo de las clases altas y medias, predominantemente de bienes de consumo duradero (en la terminología de Kalecki) (autos, electrodomésticos, etcétera). • Ello tiene dos consecuencias tecnológicas: a) un sobredimensionamiento de la producción (o importación) de bienes de consumo duraderos (BCD), de tecnología más difícil y compleja, lo que impide la formación equilibrada de nuestros sectores tecnológico y de medios de producción; b) una reducción relativa de la demanda de bienes de consumo no duraderos (BCnD) o bienes salario, donde se podría dar más fácilmente la generación local de tecnologías y de equipos diseñados y producidos localmente. • A su vez, la carencia del sector productor de medios de producción y de tecnología, propia de un país subdesarrollado, tiene una consecuencia directa en el empleo: el sector (inexistente) productor de tecnología, bienes de equipo e insumos básicos y críticos es el que podría absorber la mano de obra excedente producida por el aumento de la productividad, como ocurre en los países desarrollados. El desempleo tecnológico temporal de esos países se convierte en los nuestros en un desempleo crónico y estructural, lo que constituye una característica constitutiva del subdesarrollo. Por el contrario, el empleo que no va a nuestro sector (inexistente) de medios de producción crea superempleo en los centros que nos abastecen de los medios de producción y de la tecnología de la que carecemos. • Finalmente, con lo que cierra el modelo, la existencia del desempleo estructural tiene dos efectos: la caída relativa del salario y un mercado interno reducido y sesgado hacia el consumo de las clases medias y altas. En realidad, ambos son dos aspectos de una misma realidad, que es la distribución desigual del ingreso. • Curiosamente, la caída del salario, que según la teoría económica convencional debería representar un aliciente para las tecnologías intensivas en trabajo, por razones bien conocidas, incrementadas en tiempos de la ISI por medidas supuestamente nacionalistas (incentivos arancelarios a la importación de equipos para favorecer la industria local), no tuvo el efecto esperado, con lo que todo el sistema se realimenta en sus vicios y sin las válvulas de ajuste automáticas prometidas por los teóricos y que en realidad se dan, con ciertos límites, en los países desarrollados.

Este punto ha sido puesto de relieve recientemente en la Argentina como uno de los puntos críticos del modelo neoliberal: una distribución del ingreso sesgada hacia las clases altas, como en la Argentina de la última década y en buena parte del mundo, lleva a una disminución del mercado interno, y, por tanto, atenta en el mediano y corto plazo contra las posibilidades de expansión de la economía. Ésta es la tesis marxista de la realización de la plusvalía, también analizada por Lenin en su teoría del imperialismo.

2.1.3.3. La industrialización de América Latina: breve cronología y causas de su fracaso Cronología de su origen y desarrollo
Para esta sección, se remite al estudiante a la bibliografía obligatoria, Fajnzylber (1985) y Hodara Joseph (1998).

49

Universidad Virtual de Quilmes

Los efectos de la crisis mundial iniciada en 1929, particularmente nocivos en la región, ocasionaron también, al menos en varios países (Argentina, Brasil, México, Chile) y ante la ola mundial de proteccionismo con que se enfrentó la crisis, un proceso de industrialización por sustitución de importaciones (ISI). En un primer momento ésta tuvo lugar en las ramas de manufacturas ligeras (bienes de consumo no duraderos, como textiles, alimentos, algunas ramas metalmecánicas, etc.), proceso posibilitado en sus inicios por la dimensión que habían empezado a tomar los mercados internos y por la presencia de una abundante mano de obra calificada, procedente de las migraciones del sur de Europa. La Segunda Guerra Mundial consolidó el proceso en dos sentidos: por un lado, la dificultad de aprovisionamiento desde los grandes centros mundiales (Europa y aun los Estados Unidos) llevó a profundizar, al menos en varios países, el proceso sustitutivo. Por otro lado, la misma guerra generó un aumento en el volumen y en los precios de las materias primas exportadas por la región, provocando un importante boom para sus economías que facilitó el proceso de industrialización sustitutiva. Poco después, la guerra de Corea (1950-53) provocó otro aumento importante en los precios de las materias primas, lo que llevó a la región a participar de alguna manera en la bonanza que la posguerra trajo al mundo occidental.

Conclusión: ¿por qué la industrialización sustitutiva estaba condenada al fracaso? El papel de la tecnología y de la distribución del ingreso Como se discutió en el modelo presentado en el apartado “Un modelo que une...” la industrialización sustitutiva se basó en inversiones altamente dependientes de bienes de equipo e insumos críticos importados. La razón de ello reside en que, al ser el consumo mayoritariamente el de las clases altas, por la desigual distribución del ingreso, era muy difícil sustituir las importaciones de bienes de consumo duradero con medios de producción locales: las materias primas debían ser exportadas para luego reimportarlas en forma de insumos más elaborados para la producción. Esto se hizo más evidente cuando se profundizó el proceso sustitutivo para cubrir los bienes de consumo duraderos (electrodomésticos, automóviles, etc.) y a medida que se extendió la diversificación de productos como estrategia competitiva de las empresas a nivel mundial. Por otro lado, las inversiones fueron en gran parte de capital extranjero, o de capital nacional asociado al extranjero, y dependiente de él para la tecnología y los diseños, estos últimos dictados por el gusto de las clases medias altas y altas locales. Una producción masiva de bienes salarios, que hubiera resultado de una distribución del ingreso más equitativa, como ocurría en Taiwán y en Corea del Sur al comienzo de su industrialización, hubiera podido dar las bases para una industrialización más eficiente, con una mayor capacidad de colocar sus productos en el exterior e iniciar un ascenso equilibrado a niveles de consumo y tecnológicos superiores. Pero el tamaño de las escalas de producción instalado para abastecer al reducido mercado de las clases medias y altas, sumado a la situación de monopolio/oligopolio que se concedió a la industria naciente (buena parte de la cual, como la transnacional, no era absolutamente naciente, sino obsoleta en sus países de origen), no permitía costos competitivos. La CEPAL, como bien lo testimonia Raúl Prebisch en su última obra última (Capitalismo Periférico. Crisis y Transformación, Fondo de Cultura Económi-

50

Ciencia y Tecnología en América Latina

ca, México, 1981) insistió repetidamente en la necesidad de corregir los problemas de distribución del ingreso y de promover las exportaciones. Nada de eso se atendió. Sólo se escuchó lo que querían los intereses dominantes: la necesidad de promover la nueva industria. El tipo de industria promovido por las grandes transnacionales y por la industria nacional asociada no podía menos que provocar conflictos con los intereses agrícolas, a pesar de que individualmente los capitalistas agrícolas pudieran estar interesados en el tipo de industrialización suntuaria que se estaba promoviendo. Pero el grado de apoyo requerido por esa industrialización sólo podía provenir de gravámenes a la agricultura. Con esto estaba abonado el terreno para las continuas idas y venidas (stop and go) de políticas proindustrialistas y proagroexportadoras. De esta forma, el proceso ISI, tal como fue acometido, socavó sus bases sociales. Los conflictos sectoriales y la ausencia de un consenso nacional en torno de una politica industrializadora desacreditaron la empresa. Es cierto que el Japón y antes que él otras potencias habían financiado la industrialización con los surplus de la agricultura, pero no en la forma desequilibrada y antagónica en que se realizó en el modelo estructural de América Latina, impuesto por un imperio colonial y conservado después de la independencia. En un curso sobre Subdesarrollo y Dependencia, dictado en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica, marzo-mayo de 1972), como también en otros trabajos, André Gunder Frank se planteaba por qué la Argentina no se había desarrollado como Australia, Nueva Zelandia y Canadá, teniendo características tan similares. La respuesta reside, a nuestro entender, en esa estructura fundante heterogénea heredada de la colonia, a pesar de que es tal vez el país de América Latina que por la proporción de su población inmigrante podría haber creado una estructura nueva. Y no se trata de un problema cultural o étnico -las razas latinas como causantes del subdesarrollo-: las clases dominantes del sur de los Estados Unidos, con una estructura colonial heterogénea (por cierto distinta de la argentina, ya que aquélla era una economía de plantación y esclavista), hubieran corrido la misma suerte si no hubieran sido absorbidas por el poderoso Norte industrializador. Las economías de Australia, Canadá o Nueva Zelandia eran economías de colonizadores (settlements), como lo había sido el Nordeste de los Estados Unidos, no de colonias. Esa homogeneidad básica (sin entrar en el tema de la extinción de las poblaciones nativas) fue la que permitió una industrialización paulatina y equilibrada.

¿Se puede atribuir el fracaso de la ISI a su proteccionismo? Es la lectura a la que el nuevo credo neoliberal nos ha acostumbrado. Pero si analizamos las causas inmediatas del fracaso, estas se encuentran en los déficits crecientes de cuenta corriente y de Balanza de Pagos provocados en toda América Latina por el modelo emprendido, que provocaron ya desde alrededor de 1975, crisis del petróleo mediante, ajustes capitaneados por el Fondo Monetario Internacional, que hacía de esta forma su entrada en escena. Y los déficit fueron consecuencia del modelo de desarrollo implantado, como se expuso más arriba: la importación de bienes de capital, insumos críticos y tecnología, que el modelo basado en el consumo de las clases medias y altas exigía.

51

Universidad Virtual de Quilmes

A raíz del triunfo del Norte del país en la Guerra de Secesión, el presidente Ulysses Grant, por cierto del Partido Republicano, es conocido por sus discursos en favor del proteccionismo, donde se documenta bien una especie de bench-marking de las prácticas proteccionistas en Europa.

Finalmente, la suma de los ajustes (que no pudieron resolver los déficits externos, pero sí debilitaron los mercados internos y a los estados), más los nuevos déficits causados por los últimos coletazos del ISI y la segunda crisis del petróleo, provocaron la crisis de la deuda, que arrojó a la mayoría de los países latinoamericanos en manos de sus acreedores (los bancos, apoyados por sus agentes, el FMI y el Banco Mundial, al que ya el presidente Reagan había depurado de las veleidades redistribucionistas de su anterior presidente McNamara y del ideólogo de éste, Hollis Chennery), y finalmente a cancelar el modelo ISI y abrazar el dogma neoliberal. Para este entonces, las ET disponían ya de los medios necesarios para modificar su estrategia: ya no necesitaban del proteccionismo: ahora podían -y les convenía- operar con mercados abiertos para su nueva estrategia de trabajar en sus redes globales de producción y comercio. Finalmente, no fue el fracaso del proteccionismo lo que provocó la caída del ISI, sino el proteccionismo el que fue dejado caer por las ET, pues ya no lo necesitaban. Por otro lado, cuando se acusa al proteccionismo de ser la causa del fracaso de la ISI, es preciso recordar que un proteccionismo a ultranza dominó el mundo a partir de la década del ‘30, como respuesta a la depresión mundial –que, por cierto, resultó agravada-. En realidad, desde comienzos de la industrialización en Inglaterra, todos los países que le siguieron han sido proteccionistas. La tesis de la protección a la industria naciente (infant industry protection) fue teoría y práctica de todos los países, excepto de la primera potencia industrial, el Reino Unido y, poco después, de un grupo muy reducido de países, las primeras potencias industriales (Holanda y Francia). Es bien sabido que los Estados Unidos fueron proteccionistas hasta que pudieron convertirse en la mayor potencia industrial del mundo, momento en que devinieron el adalid del libre cambio, a través del GATT (Acuerdo General de Comercio y Tarifas), consiguiendo forzar a todo el mundo a abrir sus fronteras y a someterse a una autoridad mundial bajo su dominio (la Organización Mundial del Comercio, fruto final del GATT).

2.1.3.4. El papel de la CEPAL en el ISI
Las políticas de industrialización por sustitución de importaciones de la época recibieron un fuerte impulso de las nuevas teorías sobre el desarrollo y el subdesarrollo, que habían tomado forma en los países desarrollados a raíz de los procesos de descolonización que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, así como de las ideas impulsadas, sobre todo desde Europa, sobre la planificación. Las Naciones Unidas acogieron estas ideas y las difundieron, tanto en los países recientemente descolonizados, como en América Latina. Fue justamente en esta región, a raíz de la obra pionera de Raúl Prebisch (véase J. Hodara, 1998) como primer secretario general de la CEPAL, donde se plasmaron ideas fundamentales sobre la industrialización y su importancia para el desarrollo, sobre la base de su análisis sobre el deterioro secular de los términos de intercambio en los países productores de materias primas en favor de los países especializados en productos industriales, lo cual estaba a la base del fenómeno del subdesarrollo. En todos los países se pusieron en marcha programas y regímenes industriales. Incluso economistas del gobierno de los Estados Unidos, como Hirschman, Rostow, y el mismo Banco Mundial, defendían por entonces estas tesis.

52

Ciencia y Tecnología en América Latina

Sin embargo, como ya se insinuó anteriormente, suele atribuirse una importancia exagerada a la influencia de las doctrinas de la CEPAL, tanto en el impulso a los procesos de industrialización, como en los excesos del proteccionismo; también se responsabiliza a dicho organismo por los fracasos del modelo de sustitución de importaciones. Pero el determinante principal de la intensificación de los procesos de industrialización, junto con la continuidad de los iniciados ya en la década del ‘30, fue el cambio en las estrategias de las grandes empresas transnacionales (ET). Hasta entonces, éstas se relacionaban con las periferias del tercer mundo en una estrategia de comercialización de sus productos. Los avances en las comunicaciones y transportes, y muy principalmente en las técnicas de administración como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial posibilitaron una expansión basada en la instalación de filiales en aquellos países. Las ET aprovecharon los mercados protegidos del Tercer Mundo para explotar sus mercados internos sin el temor de la competencia externa: ellas fueron las principales impulsoras del proteccionismo y de los regímenes industriales. Son aquéllos los años de la instalación de las grandes empresas automotrices, farmacéuticas, de electrodomésticos, entre otras. Como afirma Prebisch en su última obra, Capitalismo periférico: crisis y transformación (1981), la CEPAL consideraba la protección a la industria naciente como un paso transitorio, y al mismo tiempo proponía la necesidad de orientarse a la exportación no tradicional. Pero los gobiernos de la época sólo tomaron de la CEPAL lo que convenía a las estrategias de las ET y de los industriales nacionales asociados a ellas. Sólo cuando con los avances tecnológicos de los años ‘80 y ‘90 les fue posible a aquéllas cambiar sus estrategias y producir para un mercado global a través del armado de grandes redes globales y regionales de producción, abandonaron sus antiguas estrategias de dominar los mercados internos de la periferia y cobraron nuevo vigor las doctrinas librecambistas en todo el mundo.

2.1.3.5. ¿Es aplicable el diagnóstico realizado en este módulo a la situación actual de América Latina?
El diagnóstico realizado del atraso científico y tecnológico latinoamericano (íntimamente relacionado con la estructura económica y social heredada de la colonia y mantenida durante el ISI) es un diagnóstico evolutivo que señala las causas del subdesarrollo. Las condiciones del contexto económico internacional han variado mucho en los últimos cuarenta años, junto con la profundización de la interdependencia (asimétrica, es decir, dependencia) global a través de redes de producción mundiales complejas. Las privatizaciones y la extranjerización de las economías de América Latina, y en general de los países de la periferia, que han tenido lugar sobre todo desde 1990, son hechos que han modificado totalmente la situación de nuestra época respecto de la que caracterizó los inicios de la industrialización sustitutiva. Los grados de libertad que se abren a las políticas industriales y tecnológicas parecen ser menores y ya no es posible repetir el milagro coreano. Sin embargo, la relación entre distribución del ingreso, especialización productiva (ahora la llamamos “en commodities”) y el desarrollo tecnológico siguen estando en la base del concepto y del diagnóstico del subdesarrollo y de cualquier estrategia de desarrollo que quiera plantearse el desarrollo de ventajas comparativas dinámicas.

53

Universidad Virtual de Quilmes

2.2. Orígenes y desarrollo de la Escuela de Pensamiento Latinoamericano en Ciencia, Tecnología y Desarrollo. Ideas y logros principales
2.2.1. Introducción
Hemos descrito en el punto anterior el contexto histórico de los años ‘50‘70, especialmente las políticas de industrialización por sustitución de importaciones (ISI). Este apartado presenta, en forma evolutiva, las ideas de lo que llamamos la Escuela de Pensamiento Latinoamericano en Ciencia, Tecnología y Desarrollo (ELAPCYTED), surgidas en ese contexto entre 1955 y 1975. Como el anterior, también éste se basa en los trabajos iniciados en el marco del Proyecto sobre la Escuela (ELAPCYTED) del Instituto de Estudios de la Ciencia y la Tecnología (IEC) de la Universidad Nacional de Quilmes.

2.2.2. Nudo del problema y discusión de la bibliografía 2.2.2.1 Bibliografía utilizada
Como en módulos anteriores, iremos desarrollando el nudo del problema sobre el que se basa el contenido del presente simultáneamente con la introducción de la bibliografía.

La bibliografía básica es la siguiente: M. Marí (1982) para el desarrollo de las ideas sobre política científica y tecnológica. Ariel Barrios Medina (1997), quien, a través de una conversación con el Dr. Ing. Carlos Martínez Vidal, describe las ideas tal como fueron surgiendo a través de la práctica de la Comisión Nacional de Energía Atómica argentina (CNEA). L. Vaccarezza (1998), Sábato (1994), “El origen de algunas de mis ideas”, recopilado en ocasión de un Seminario en que se conmemoró el décimo aniversario de su muerte. Finalmente, textos elegidos de los principales autores de la escuela: A. Herrera (1970) y (1971), O. Varsavsky (1974 a y b) y (1975), Sábato (1994), F. Sagasti (1974).

2.2.2.2. Ambiente en el que surgen las ideas de la Escuela Latinoamericana en el marco de la ISI
La Escuela Latinoamericana de pensamiento sobre Ciencia, Tecnología y Desarrollo surge en el contexto de industrialización y de protección a la industria naciente descripto en el módulo anterior, industrialización impulsada, como hemos afirmado ya, por varias fuerzas: • la pequeña industria local que había ido prosperando al abrigo de la protección natural proporcionada por la crisis y por la Segunda Guerra Mundial; • la inversión extranjera de las primeras transnacionales (ET), que fueron instalándose en la región, liderada, como ya hemos dicho, por la industria automotriz en la segunda mitad de la década del ‘50;

54

Ciencia y Tecnología en América Latina

• el apoyo de los organismos internacionales, que, al abrigo de la “descolonización”, promovieron el desarrollo de los países nacientes y de los “subdesarrollados”: Naciones Unidas declaró la década del ‘60 como la “década del desarrollo”, e incluso organismos como el Banco Mundial aceptaron las ideas de Rostow y Hirschmann favorables a la industrialización de la región. En 1961, el Presidente Kennedy lanzó la Alianza para el Progreso en la Reunión de Presidentes de Punta del Este, consistente en préstamos favorables para la creación de infraestructura y la industrialización de América Latina. Poco después, pensadores de la CEPAL advierten que junto con las inversiones sobreviene una invasión de tecnologías desconocidas para la región. Ya en 1962, Víctor Urquidi (“El desarrollo latinoamericano, el capital extranjero y la transmisión de la tecnología”, en El Trimestre Económico, No. 11, 1962, p. 25) observaba que el proceso de sustitución de importaciones y sus excesos proteccionistas habían traído una consecuencia: el capital extranjero estaba sustituyendo al capital local. Existía el peligro de que la región pudiera caer en “una especie de colonialismo tecnológico”. Urquidi critica el tipo de transferencia tecnológica realizado a través de las subsidiarias de las empresas transnacionales (ET). En 1963, un artículo de CEPAL señala la necesidad de la intervención de los gobiernos en apoyo a la investigación tecnológica. Poco después, en 1964, la I UNCTAD, presidida por Raúl Prebisch, señala la necesidad de fomentar el desarrollo tecnológico y se redacta una resolución sobre transferencia de tecnología, donde se propone el estudio de las leyes referidas a patentes y a tecnología propietaria (M. Marí, 1982 de Bibliografía obligatoria, pp. 33-39). La Resolución final de la II UNCTAD (1968) declara que los países en desarrollo deberían “asociar a sus científicos y tecnólogos desde sus primeras fases en el proceso de transferencia de tecnología, para que la tecnología pueda ser absorbida dentro del esfuerzo local de I+D y utilizada en la forma más eficiente y económica”(M. Marí, ibid., p. 37). En el mismo año de 1964, en una reunión organizada por la OEA uno de los miembros de la nómina de los Nueve -un Comité Consultivo de la OEA- se refirió a la necesidad de “el establecimiento de una política del Estado en materia de Ciencia y de Tecnología”. Al mismo tiempo, propuso el establecimiento de un sistema de preinversión, “que guíe y reciba el beneficio de la posible transferencia de conocimientos que se importa mediante la ayuda técnica [para] equipar al país con una capacidad permanente en estas materias [y así] sustentar su desarrollo autosuficiente”. Se percibe aquí el inicio de una serie de ideas que estarán en la base de la conceptualización posterior de la Escuela sobre desarrollo tecnológico. En 1967, la Declaración de los Presidentes de América reunidos en Punta del Este, donde se decidió crear el Programa Regional de Desarrollo Científico y Tecnológico, anuncia que su programa “promoverá la transferencia y adaptación a los países latinoamericanos del conocimiento y las tecnologías generadas en otras regiones”. Es decir que se estaba generando un ambiente que reclamaba, junto a la industrialización, una “endogeneización” de la tecnología, es decir, la creación de una capacidad local para absorber la tecnología importada y para adaptarla y generar tecnología localmente. Recordemos que un año después de la Reunión de los Presidentes Americanos de 1967 en Punta del Este, que consagraba estas ideas, Jorge Sábato

I Reunión Interamericana de Ciencia y Tecnología, Washington, 610 de enero de 1964.

55

Universidad Virtual de Quilmes

publica su artículo “La ciencia y la tecnología en el desarrollo futuro de América Latina”, donde propone su famoso esquema del triángulo: allí aparece ya en plenitud el marco teórico y el programa de la Escuela Latinoamericana de Pensamiento (ELAPCYTED). ¿Cómo se había ido formando este pensamiento en la práctica?

2.2.2.3. Etapas principales del desarrollo de la Escuela
La Escuela Latinoamericana de Pensamiento en C, T y Desarrollo no es una escuela en el sentido académico del término: se trata de un conjunto de personajes que en el contexto latinoamericano y mundial descripto en el punto anterior, en muy distintos lugares, tiempos y circunstancias, inician actividades y desarrollan las ideas que fecundarán en un cuerpo coherente, aunque no idéntico, de doctrina sobre el desarrollo tecnológico autónomo. Algunos de ellos, tal vez los más influyentes, están relacionados con la práctica productiva y tecnológica; otros son ingenieros, economistas o científicos sociales, cercanos a la CEPAL o pertenecientes a la misma CEPAL, que habían empezado a reflexionar sobre el cambio. Podemos establecer las siguientes etapas en el desarrollo de la Escuela:

Origen y primeras realizaciones (aproximadamente 1955-1965) Es obra de grupos de tecnólogos, que inician una serie de realizaciones en sectores estratégicos de tecnología de punta o moderna, al tiempo que van reflexionando sobre sus estrategias de desarrollo de una capacidad tecnológica propia y proponen su aplicación al conjunto de las políticas tecnológicas del país:
• La Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) en la Argentina • El Instituto de Tecnología Aeronáutica y la Empresa de aviación EMBRAER en el Brasil • Diversas realizaciones en la industria siderúrgica, como en México • Trabajos en algunas empresas estatales petroleras, como PEMEX en México y PNV en Venezuela

Desarrollo del pensamiento (aproximadamente 1962-1975) Podemos señalar los siguientes hitos del mismo:
• 1962: Cursos Panamericanos de Metalurgia de la CNEA: a través de estos cursos y de la formación de la Red Latinoamericana de Metalurgia, se extienden por la región las ideas de desarrollo tecnológico propio • 1963: Conferencia de Naciones Unidas sobre Aplicación de la Ciencia y la Tecnología al Desarrollo • 1964: Conferencias de OEA sobre Política y Planificación CyT I Conferencia UNCTAD (presidida por Raúl Prebisch): acento en desarrollo tecnológico y transferencia de tecnología • 1967: Reunión de Presidentes de América en Punta del Este: acento en la brecha tecnológica

Consolidación del pensamiento de la Escuela (1968-1975) • 1968: Triángulo de Sábato • 1969: Conferencia de OEA de Viña del Mar: origen del Proyecto Piloto de Transferencia de Tecnología

56

Ciencia y Tecnología en América Latina

• 1972: en adelante Cursos Panamericanos de OEA sobre Política Científica y Tecnológica (ECLA, Buenos Aires): se desarrolla la conceptualización de la Escuela y se vinculan muchos de sus propulsores • 1972: Conferencia de Aplicación de la Ciencia y la Tecnología al Desarrollo de América Latina (CACTAL): Síntesis final de pensamiento y acción • 1971-1975: Junta del Acuerdo de Cartagena: Transferencia de Tecnología y apertura del paquete tecnológico

Crisis (1975-1994): Agotamiento del modelo ISI y comienzo de la implantación del modelo neoliberal • 1973-1976: instauración del modelo neoliberal en Chile y la Argentina • 1978-1982: Crisis en México y crisis de la deuda • 1979: Conferencia de Naciones Unidas en Viena: fin del sueño • 1994: Efecto Tequila: comienzo del fin del sueño neoliberal 2.2.2.4 .Autores principales de la escuela

Distinguimos dentro de la Escuela tres categorías de actores: Autores intelectuales, operadores, instituciones, otros. Consideramos actores intelectuales a los principales pensadores que iniciaron o fortalecieron el movimiento y que le aportaron sus ideas y orientaciones básicas, constituyéndola en los hechos en una “escuela”. Varios de ellos también fueron “operadores”, porque crearon instituciones o impulsaron proyectos importantes de investigación, pero a partir de esas acciones plasmaron un cuerpo de pensamiento que influyó en las ideas de la región sobre ciencia, tecnología y desarrollo. Llamamos operadores a quienes pusieron en práctica ese cuerpo de pensamiento impulsando a partir de él un conjunto de actividades de desarrollo tecnológico. El listado también incluye un gran conjunto de otras personalidades que sin tener características tan marcadas como las dos categorías anteriores, formaron el cuerpo de la escuela. Sin ellas, las ideas de los iniciadores nunca hubieran tomado cuerpo. Finalmente, las instituciones, como organismos nacionales latinoamericanos y organizaciones internacionales, así como algunos eventos (conferencias y reuniones internacionales, sobre todo), son también muy importantes como lugares donde se plasmó y difundió el pensamiento de la escuela.

Los autores principales, por país, son los siguientes: Argentina: Enrique Oteiza, Aldo Ferrer, Marcos Kaplan, Carlos Martínez Vidal (ya realizada), Gerardo Gargiulo, Jorge Katz, Eduardo Amadeo, Alberto Aráoz, Natalio Botana, Daniel Chudnovsky, Floreal Forni, Joseph Hodara, Mario Kamenetzky, Mario Krieger, Gustavo Malek, Guillermo O’Donnell, Martín Piñeiro, Manuel Sadosky, Francisco Sercovich, Francisco Suárez, Ricardo Soiffert, Simón Teitel, Víctor Tokman, Eduardo Trigo. Bolivia:Carlos Aguirre, Arturo Castaños. Brasil: Bautista Vidal, Francisco Biato, Luiz Candiota, Fernando H. Cardoso, Luciano Coutinho, Renato Dagnino, Amílcar Ferrari, Celso Furtado, Helio Jaguaribe, José Leite Lopes, Kurt Politzer, Henrique Rattner, Phactuel Rego, Theotonio dos Santos, Israel Vargas

57

Universidad Virtual de Quilmes

Chile: Carlos Contreras, Joaquín Cordua, Enrique D’Etigny, Iván Lavados, Aníbal Pinto, Guillermo Ramírez, Patricio Rojas, Luis Soto Krebs, Oswaldo Sunkel, Mario Waissbluth. Colombia: Pedro Amaya, Jaime Ayala, Fernando Chaparro, Luis Javier Jaramillo, Félix Moreno Posada, Alejandro Moya. Centroamérica: Mariano Ramírez, Rodrigo Zeledón, Gert Rosenthal. México: Jaime Álvarez Soberanis, Gerardo Bueno, Mauricio de María y Campos, José Antonio Esteva, Guillermo Fernández de la Garza, Ignacio Gutiérrez Arce, Alejandro Nadal, Víctor L. Urquidi, Miguel Wionczek.. Perú: Sergio Barrio, Isaías Flit, Gustavo Flores, Francisco Sagasti. Venezuela: Ignacio Ávalos, Luis Matos Azócar, Carlota Pérez, Dulce de Uzcátegui, Marcel Roche. Otros: Charles Cooper, Nicolás Jéquier, Pierre Gonod, Geff Oldham, Ignacy Sachs, Constantino Vaitsos.

2.2.2.5. Ideas centrales de la Escuela
Caracterizaremos en forma muy sintética las ideas centrales de la Escuela: a) Es un pensamiento que surge de una práctica: El caso de la CNEA en la Argentina es paradigmático y será estudiado en detalle en la unidad 5 del curso. En 1955 Jorge A. Sábato es contratado por la CNEA y decide crear el laboratorio de Metalurgia, como elemento fundamental “para resolver los problemas de los materiales expuestos a las tensiones [...] de los reactores nucleares”. En 1957 se toma la decisión fundamental de no adquirir los reactores de investigación en el extranjero, sino construirlos en la Argentina (véase M. Mari, “Evolución de las concepciones de política y planificación científica y tecnológica”, OEA, Washington DC., 1982, p. 20). Poco después se decide fabricar los elementos combustibles de ese reactor: ahí estaba la clave de todo el desarrollo posterior. “Yo creo que fue la decisión más importante en toda la historia de la comisión ya que sus consecuencias filosóficas señalaron el camino a seguir”, recordó después Jorge Sábato (en Ariel Barrios Medina, op. cit., p. 11, nota 26). Esto ocurría años antes de la primera conferencia de Naciones Unidas sobre la aplicación de la Ciencia y Tecnología al Desarrollo, antes aún de la creación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONICET) en la Argentina. Es decir que cuando aún se estaban iniciando los primeros pasos de las doctrinas ofertistas, cuando los científicos básicos trataban de convencer a los gobiernos de la conveniencia de dar un cheque en blanco a la investigación científica (lo que sólo parcialmente consiguieron) ya se estaba iniciando en la práctica una orientación nueva, centrada no en la generación de ciencia sino en el desarrollo tecnológico. Lo mismo estaba ocurriendo por esos años en otras latitudes (véanse los ejemplos mencionados en el punto anterior), particularmente en el Brasil, con la decisión del Instituto Tecnológico Aeronáutico de San José dos Campos de diseñar y construir un avión propio.

Ariel Barrios Medina, La escuela latinoamericana de pensamiento en ciencia, tecnología y desarrollo (CTD) a través del Dr. Ing. Carlos Martínez Vidal, Universidad Nacional de Quilmes, mimeo, 1997, p. 10.

Esta estrategia era lógica dentro del espíritu de sustitución de importaciones: se trataba no de la estrategia de las transnacionales, sino de la de grupos nacionales, en

58

Ciencia y Tecnología en América Latina

particular de sus primeros tecnólogos, consistente en subir la cadena de la sustitución hasta llegar a la tecnología misma. Pero sólo después se reflexionaría sobre estos principios. Su puesta en práctica precede a la teorización: ésta es una clave de la Escuela.

En palabras de Sábato, “Una de las características más singulares del proceso vivido en Latinoamérica alrededor de la problemática Ciencia-TecnologíaDesarrollo-Dependencia fue la estrecha relación entre pensamiento y acción, es decir, entre la producción de trabajos académicos referidos a distintos aspectos de la problemática y las medidas puestas en ejecución por instituciones nacionales y regionales para operar sobre la realidad en base a esos estudios” (J. Sábato, “15 años de metalurgia en la CNEA”, Ciencia Nueva, No. 15, 1972, pp. 7-15).

Por esto, no tiene sentido ninguno comparar, como a veces se hace, el pensamiento de lo que llamamos la Escuela, con el movimiento posterior de los llamados Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología, surgido en las últimas dos décadas de la academia y con marcos teóricos y métodos de investigación propuestos en la mayor parte de los casos por investigadores de los países centrales (sin que esto signifique una crítica, sino sólo una diferenciación más con la Escuela ELAPCYTED) y generalmente sin preocupación inmediata por sus aplicaciones prácticas (por más que muchos investigadores en algún momento sean activos proponentes de políticas de ciencia y tecnología en sus países). b) Ruptura con el modelo lineal ofertista. Como se dijo más arriba, el pensamiento de la que llamamos la Escuela Latinoamericana de Pensamiento sobre Ciencia, Tecnología y Sociedad nace en forma pragmática, casi al mismo tiempo que los primeros científicos que propusieron una política científica para América Latina, como, por ejemplo, Bernardo Houssay en la Argentina y Marcel Roche en Venezuela. Houssay era un convencido de que “la mejor manera de tener ciencia aplicada es intensificar la investigación científica fundamental, pues de ella derivarán abundantes aplicaciones”(Houssay, “Importancia del adelanto científico para el desarrollo y prosperidad de las Américas”, Ciencia Interamericana, enero-febrero de 1960, p. 11), sin cuestionarse en qué contexto ni en qué condiciones pueden darse esas aplicaciones. Por tanto, plantearon como políticas aumentar los presupuestos de investigación: esa oferta crearía su propia demanda. La escuela latinoamericana rompe con ese esquema en su práctica. Sin embargo, la CNEA desarrolló una bien conocida labor de excelencia científica en física nuclear, pero fue a partir de la tecnología, podríamos decir, a partir de la demanda. Es frecuente escuchar que las políticas científicas y tecnológicas de América Latina han estado signadas hasta ahora por el ofertismo, como si sólo recientemente, y gracias al modelo neoliberal, se hubiera empezado a

C. Martínez Vidal recuerda que cuando entró en la CNEA en 1955 Sábato le aconsejó: “[...] que [...] deje [...] la física y vuelva a los fierros de la ingeniería”; en Ariel Barrios Medina, op. cit., p. 7.

59

Universidad Virtual de Quilmes

Véase la introducción al módulo 2.1, donde se mencionan los diferentes puntos de vista respecto de la ELAPCYTED presentados en los módulos 2.1 y 2.2 respecto del 2.3. Se recomienda una lectura comparada de los párrafos completos aquí mencionados del apartado siguiente.

poner el énfasis en la innovación y en partir de la demanda, lo cual significa desconocer la historia de las últimas décadas de las políticas de ciencia y tecnología de la región. El conflicto entre el modelo ofertista lineal cientificista y el modelo de desarrollo tecnológico de la Escuela ELAPCYTED se dio en forma notoria con ocasión de la creación del Programa Regional de Desarrollo Científico y Tecnológico de la OEA en la reunión de los Presidentes de América en Punta del Este en 1967. Houssay fue nombrado Presidente de la Comisión que elaboró el Programa, pero Jorge Sábato, junto con muchos otros, consiguió introducir las ideas de la Escuela, por lo que la Declaración de los Presidentes enfatizó la brecha tecnológica, la transferencia de tecnología y el desarrollo tecnológico. Aunque la Conferencia CACTAL, también de OEA (Brasilia, 1972) significó el triunfo definitivo de las ideas de la escuela, por distintos motivos estas ideas pronto entrarían en un impasse al chocar con el avance de lo que un feroz barbarismo llama “las ideas de la corriente principal” (mainstream), el neoliberalismo. En el apartado “Comparación entre los planteos alternativos y PCT oficial” encontramos un punto de divergencia con la afirmación que acabamos de hacer respecto del “anti-ofertismo” de ELAPCYTED: “ELAPCYTED no cuestionaba en términos generales el ofertismo oficial. Concretamente, ELAPCYTED no cuestionaba la existencia de iniciativa estatal [....]”. En nuestra opinión, la diferencia entre nuestras afirmaciones y la cita del apartado siguiente radica en cuál sea el concepto de ofertismo que se utilice. Para el apartado siguiente la definición de ofertismo incluye la intervención estatal. En ese caso, si en la definición de ofertismo se incluye la intervención estatal, dado que muchos de los emprendimientos de autores que aquí vinculamos con ELAPCYTED proceden de empresas u organismos del sector público, sin duda la doctrina de ELAPCYTED es ofertista. Aquí, en cambio, definimos ofertismo como la creación de programas o instituciones que generan una oferta de conocimientos que no responde a una demanda específica. En el caso de ELAPCYTED, todo partió de la demanda: se iniciaron emprendimientos productivos (muchos de ellos, pero no todos, por iniciativa estatal), los que generaron una demanda “aguas arriba” de desarrollos tecnológicos y programas de investigación básica (véase Unidad Temática 5, en particular el ejemplo de la CNEA). Exactamente lo opuesto de lo que definimos como ofertismo.

Otra es la problemática, que plantea un artículo de R. Dagnino, H. Thomas y A. Davyt (1996), publicado en el No. 7 de REDES, mencionado en el “Comparación entre los planteos alternativos y PCT oficial” citado más arriba, de las limitaciones planteadas a ELAPCYTED y al modelo de intervención estatal vigente en la época y sobre todo las dificultades encontradas para que el sector empresarial privado generara una demanda de desarrollo tecnológico local. Es un tema importante, que tiene que ver con las causas del fracaso del ISI y del abandono de las políticas propuestas por ELAPCYTED.

60

Ciencia y Tecnología en América Latina

c) El punto central del pensamiento de la Escuela: el desarrollo tecnológico propio Desarrollar tecnología propia, como vimos en el caso de la CNEA, fue el eje central de las ideas de la escuela. En la práctica, esto significaba: • Seleccionar la tecnología más adecuada sobre la base de una búsqueda de información interesada en la demanda. El Proyecto Piloto de la OEA sobre Transferencia de Tecnología (PPTT) antes mencionado antes desarrolló los conceptos de inteligencia tecno-económica y diplomacia tecnológica • La apertura del paquete tecnológico o desagregación de tecnología: en este punto es ilustrativo el proceso de selección y negociación desarrollado por la CNEA (véase Unidad Temática 5). La junta del Acuerdo de Cartagena tomó este concepto y lo desarrolló en sus trabajos teóricos y de programación sectorial en los años ‘70. En resumen, significa no comprar llave en mano, sino desagregar de antemano los componentes que se podrían ir sustituyendo (tomamos la definición de desagregación de tecnología de Carlos Aguirre B., Glosario de términos de política científica, tecnológica e innovación, Academia Nacional de Ciencias de Bolivia, La Paz, 2000, p. 53): “El desglose de cada una de las etapas y componentes de un paquete tecnológico para la producción de un bien, la realización de un proceso o la presentación de un servicio. La desagregación facilita clasificar la tecnología en medular y periférica, con el objeto de mejorar el poder de negociación de los adquirientes, generar demanda de servicios o bienes nacionales y ayudar al proceso de difusión y asimilación, entre los aspectos más importantes. El concepto opuesto a desagregación es el de tecnología empaquetada.”

Véanse las declaraciones de su Director, el Dr. Ing. Carlos Martínez Vidal, en: Ariel Barrios Medina (1997), pp. 17-22.

• Tratar luego de sustituir paulatinamente las importaciones de equipos y tecnología, y aumentar la proporción de componentes nacionales. Por ejemplo, en la CNEA se planteó para la primera central nuclear de Atucha una proporción de componente nacional de 38%, se llegó a 42% y para la segunda central llegó a casi el 50%. • Hacer ingeniería reversa, esto es, copiar a partir de productos terminados, lo que supone una asimilación muy grande de la tecnología. También supone la capacidad de abrir un producto o una máquina y armarla de nuevo. • La ELACYTED también tomó el concepto de Aprendizaje tecnológico como uno de los componentes centrales de la estrategia. Jorge Katz analizó después ese elemento en sus estudios sobre la industria latinoamericana, a partir del concepto económico de la curva o función de aprendizaje. Está muy ligado a los conceptos de mejoras continuas e innovaciones incrementales. • Más que en el desarrollo de una tecnología propia, que se pretende caricaturizar cuando se critica a la escuela utilizando el concepto “autarquía”, el concepto central de la escuela es tal vez el de crear una capacidad tecnológica propia, lo que significa: - En primer lugar capacidad para manejar la tecnología; - Después capacidad de asimilación;

61

Universidad Virtual de Quilmes

- Capacidad de abrir el paquete tecnológico para poder después decidir y seleccionar tecnología; y volver a armar el paquete; - Capacidad para comprar y negociar; - Capacidad para adaptarla, y - Finalmente, capacidad para, donde fuera posible, generarla, al menos en componentes del paquete; • Un grado superior de capacidad tecnológica es la producción de tecnología, concepto que Sábato desarrolló como las fábricas de tecnología y que Carlos Aguirre (op. cit., p. 71) define de la forma siguiente: “El laboratorio de investigación que no se limita a investigar sino que tiene como objetivo la venta de sus productos, la tecnología. Aunque la diferencia entre laboratorio de investigación (en el sentido tradicional) y fábrica de tecnología parece sutil, en realidad es de fondo. Una fábrica de tecnología no hace investigación por el afán de avanzar la ciencia, sino como un negocio que debe ser rentable, en términos privados o sociales y que debe vender a otras empresas un producto, como cualquier empresa productora de bienes tangibles. La idea de Sábato ha sido muy útil para reorientar las políticas de investigación básica y de investigación aplicada en América Latina.”

Lamentablemente, el control de la transferencia de tecnología ejercido a través de los registros que se crearon en toda América Latina, más o menos influidos por la Decisión 24 de la Junta del Acuerdo de Cartagena, quedaron, por diversos motivos, en el mero control de los contratos, sin que pudiera generarse una capacidad negociadora real. Originalmente apareció en Jorge A. Sábato, N. Botana, “La ciencia y la tecnología en el desarrollo futuro de América Latina”, en: Revista de la Integración, INTAL, Buenos Aires, Año 1, No. 3, Noviembre de 1968, pp. 15-36. Véase también en la compilación de A. Herrera (1975).

• Negociar la transferencia de tecnología, de forma que deje al país un saldo positivo de capacidad tecnológica. • Finalmente, el triángulo de Sábato, tal vez el aporte conceptual más conocido de la Escuela: la necesidad de vincular en proyectos estratégicos de desarrollo tecnológico a los tres vértices del triángulo: el sector productivo, el sector gobierno (políticas/regulaciones) y el sector científico-tecnológico. En el apartado “Comparación entre los planteos alternativos y la política científica y tecnológica oficial”, se dice: “Las visiones macro y relativamente lineales utilizadas durante el período parecen haber ocasionado problemas de visibilidad sobre algunos fenómenos de generación de tecnología que sólo teorizaciones de naturaleza microeconómica permitieron comprender posteriormente. En particular, los procesos de learning pasaron desapercibidos, tanto para la PCT oficial como para la mayoría de los autores de ELAPCYTED. En primer lugar, no formaron parte de la política.”

Nota de la cita de Dagnino, R. y otros: “La preocupación por el learning aparece tardíamente en ELAPCYTED (Sábato y Mackenzie, 1982). Sin embargo, es interesante observar que ya en los ‘70 se generan paralelamente a ELAPCYTED investigaciones latinoamericanas acerca del fenómeno (Katz et al., 1972; Katz y Cibotti, 1976; Katz y Ablin, 1977). Es de notar que estas investigaciones eran de conocimiento de los miembros de ELAPCYTED”.

En el artículo mencionado del número 7 de REDES (R. Dagnino, H. Thomas y A. Davyt, 1996) se dice también: “Detrás de la crítica de PLACTS (ELAPCYTED) a la política de trasferencia es posible observar una visión mecanicista del cambio tecnológico: el desarrollo local de tecnología era visto como un sustitutivo de la transferencia de tecnologías. No se percibía de forma suficientemente clara, más allá de la idea de ‘mix tecnológico’, la complejidad de los procesos de innovación.”

62

Ciencia y Tecnología en América Latina

Como se ha indicado más arriba al comienzo de este párrafo (“Seleccionar la tecnología más adecuada”), no creemos que ELAPCYTED tuviera una visión mecanicista del cambio tecnológico: hay que tener en cuenta que en estos autores la práctica precedió a la teorización. Y su práctica consistió en desarrollar una tecnología y crear empresas. Fueron sumamente pragmáticos al combinar tecnología importada con adaptación y generación local, exigiendo de los proveedores transferencia de tecnología. El Proyecto Piloto de Transferencia de Tecnología de la OEA, mencionado más arriba, es una prueba de esto. Por lo mismo, tampoco creemos que pueda afirmarse que los procesos de learning pasaran desapercibidos; por el contrario, fueron puestos en práctica. Las investigaciones de Jorge Katz fueron bien conocidas y apreciadas. Jorge Katz es considerado como parte de la ELAPCYTED, que agrupa personalidades muy disímiles, pero con un fondo común. Este autor fue un presentador obligado en los cursos de Política Científica y Tecnológica que organizó anualmente entre 1972 y 1978 el Instituto ECLA (Estudio de la Ciencia Latinoamericana) de la Universidad del Salvador. Este Curso, a falta de práctica académica, fue el lugar de encuentro de la Escuela durante varios años, lugar de divulgación de sus experiencias e ideas. En cuanto a la transferencia de tecnología, ha quedado en la memoria colectiva de los años noventa la idea de que para ELAPCYTED la transferencia de tecnología consistió en el control de los contratos de transferencia de tecnología del exterior. Ésa no fue la práctica de las experiencias de la escuela, ni tampoco su teoría, como lo muestra también el Proyecto Piloto de Transferencia de Tecnología, basado en la identificación de la demanda y la búsqueda y selección de tecnologías (la inteligencia tecno-económica). Si bien hubo un diagnóstico y una propuesta inicial, que partió en buena parte de economistas (C. Vaitsos entre otros), para controlar la transferencia de regalías al exterior generadas en aquellos contratos de transferencia, sus estrategias combinaban estas medidas con otras dirigidas a la absorción de la tecnología transferida, por ejemplo, la negociación con las transnacionales para la desagregación tecnológica y para que capacitaran a los técnicos de sus filiales en el dominio y eventual adaptación de las tecnologías. Lamentablemente, lo único que quedó en muchos casos en América Latina es ese aspecto de control, mucho más fácil de llevar a la práctica que la negociación continua. Pero esto tiene que ver con la dificultad que tuvo la Escuela para imponer sus puntos de vista en las políticas científicas y tecnológicas: las políticas llamadas explícitas estaban dominadas por científicos ofertistas, las implícitas por economistas, que en muy pocos casos pudieron superar su estrecha formación en la economía ortodoxa; ya se dijo en el módulo anterior que a pesar del predicamento de que gozó la CEPAL, las políticas industriales ISI tuvieron más que ver con la industrialización que convenía a las transnacionales de la época que con las doctrinas de CEPAL y de ELAPCYTED. Y ya desde 1975 irrumpieron las recetas de ajuste del FMI.

No se trata de glorificar a la Escuela de Pensamiento Latinoamericano. Pero sí hay que tener en cuenta que la ELAPCYTED es algo muy distinto de una tradición académica y menos aún se trata de un cuerpo completo de teoría o de doctrina. Es una combinación de

63

Universidad Virtual de Quilmes

estrategias empresariales e ideas que surgen de esas estrategias, que tuvo lugar como por generación espontánea, simultáneamente en muchos lugares y con una coincidencia notable entre ellas. Ellas fueron expresadas principalmente en la acción: cuando llegaron a plasmarse en artículos o en libros lo fueron en forma circunstancial; algunos de estos textos pueden haber dado lugar a interpretaciones opuestas y negativas. Las ideas de la Escuela deben verse más en sus realizaciones que en sus escritos, lo cual hace necesaria una tarea de interpretación. Éste es el objetivo del proyecto de investigación del que hemos hecho mención al comienzo de esta Unidad Temática y que constituye la base de los análisis presentados en estos dos primeros módulos.

2.2.2.6. Otros conceptos de otros autores de la escuela
• Amílcar Herrera desarrolló el concepto de políticas implícitas y políticas explícitas. Como es fácil de suponer, políticas explícitas son las políticas del gobierno para favorecer explícitamente el desarrollo de la ciencia y de la tecnología, generalmente propuestas e implementadas por lo que se llama el sector ciencia y tecnología (ministerios, secretarías, pero también secretarías de tecnología industrial). Políticas implícitas son las políticas generadas en otros sectores del gobierno que tienen efectos generalmente no buscados y no previstos (de ahí el adjetivo “implícito”, que ha sido bastante discutido), sobre todo en el desarrollo de la tecnología. El ejemplo clásico son medidas de protección o de apertura aduanera que, al permitir, por ejemplo, la importación de bienes de equipo para favorecer a la industria nacional, implícitamente impiden el desarrollo de una industria local de bienes de equipo. O, por el contrario, la protección indiscriminada de importaciones de equipos impide el equipamiento de los laboratorios o de una determinada industria. • Amílcar Herrera (1970 y 1971) desarrolló también un sencillo modelo que distinguía el sector tradicional del sector moderno de la economía y de la sociedad. En el sector moderno, la ciencia está ligada a la ciencia universal y no a la tecnología, ni del sector moderno ni del sector tradicional. El desarrollo de tecnología en el sector moderno de la sociedad está aislado, tanto de la ciencia como de su sector productivo, al que supuestamente podría proveer, y más aún del sector tradicional, al que fácilmente podría abastecer con tecnologías adecuadas. Gran parte de los problemas de un país subdesarrollado reside en esta separación entre sector moderno y sector tradicional. Este concepto de Amílcar Herrera no debe confundirse con el concepto de dualismo propuesto por algunos autores anglosajones estudiosos del fenómeno del subdesarrollo. Por el contrario, más bien debe ser vinculado al concepto de “heterogeneidad estructural” cepalino. • Oscar Varsavsky (1975) popularizó el término cientificismo, utilizado frecuentemente contra la corriente de política científica conocida también como ofertismo, caracterizado por su modelo lineal ciencia-tecnología-innovación, ya discutido. • Oscar Varsavsky también popularizó (1974) el concepto de ciencia nacional, con lo que no quería significar que hubiera conceptos o teorías cien-

64

Ciencia y Tecnología en América Latina

tíficas diferenciadas según intereses económicos, por ejemplo, distintos entre los países centrales y los periféricos, aunque se ha caricaturizado el concepto en ese sentido. Más bien se refería a la necesidad de orientar y articular las actividades científicas y sobre todo las tecnológicas en torno de un “proyecto nacional”. Esto crearía “estilos tecnológicos” diferenciados, lo que de alguna forma influiría (lo que es más discutido) no sólo en la selección de temas y enfoques, sino en aspectos más profundos del método y de los conceptos científicos. Esto, que Eliseo Verón y otros muchos plantearon respecto de las ciencias sociales (la famosa polémica de la “ciencia valorativa”) se ha pretendido extender, y no sólo en América Latina, a las “ciencias duras”.

2.3. Una interpretación política de la trayectoria de la reflexión sobre Política Científica y Tecnológica en América Latina (y en la Argentina)
2.3.1. Introducción
A lo largo de los dos primeros apartados de la Unidad 2 se describieron algunos de los principales contenidos del pensamiento latinoamericano en Ciencia, Tecnología y Desarrollo. En este apartado se intentará caracterizar brevemente, desde una perspectiva de análisis político, la trayectoria de la reflexión sobre Política Científica y Tecnológica en América Latina, y en la Argentina en particular. La política científica y tecnológica (PCT), como toda política pública, no se restringe a las iniciativas efectivamente implementadas, sino que abarca también aquéllas no llevadas a la práctica, y, aun, las que nunca entraron en la agenda gubernamental. Por otra parte, el proceso de policy making incluye -de modo diverso- las perspectivas y racionalidades de distintos autores. Normalmente, la política de C&T excede el marco de las medidas explícitas, directamente vinculadas con la actividad. Por ello, lo que llamamos política de C&T suele ser una reconstrucción de un conjunto de medidas, que afectan directa e intencionalmente, pero también de modo indirecto y no intencional, a la actividad: “Las relaciones entre los científicos y el Estado se manifiestan a través de diversos mecanismos, pero en lo fundamental, ésta se produce a través de la financiación y el asesoramiento. Una modalidad dominante de esta interacción es la denominada ‘política científica y tecnológica’ que reagrupa (o reconstruye) las intervenciones estatales sobre el sistema de incentivos y recursos que los actores y operadores del sistema de investigación abordan en el desarrollo de su actividad de producción del conocimiento.” (Gummet, 1992)

A veces las políticas científicas y tecnológicas son un conjunto de acciones explícitas, ordenadas y jerarquizadas, pero con mayor frecuencia son reconstrucciones analíticas, ex post, y la agregación de un conjunto de medidas dispersas del Estado, la definición de cuyas fronteras es específica de cada país (Sanz y Santameses, 1996, p. 3).

65

Universidad Virtual de Quilmes

Este recorrido presenta un punto de interés suplementario: la reflexión de algunos intelectuales argentinos sobre la temática se difundió por distintos países de América Latina, y, en algunos casos, su influencia se extendió hasta España. Tal es el caso, por ejemplo, de la producción de J. A. Sábato. Su triángulo de relaciones (Sábato y Botana, 1968) se incorporó a la refexión sobre PCT en todo el territorio iberoamericano: “Uno de los puntos de partida clásicos para efectuar el análisis de la situación del ‘sector C&T’y formular así una política era el modelo conceptual conocido como el ‘triángulo de Sábato’, posteriormente transformado en polígonos de cuatro o más vértices y luego en sistemas con articulaciones múltiples” (Oteiza, 1996, p. 78). Resulta dificultoso definir un momento inicial de esta trayectoria. Por ejemplo, en sentido amplio, la reflexión sobre política tecnológica podría remontarse a las discusiones entre librecambistas y proteccionistas a comienzos de la consolidación de la Argentina como estado-nación, durante la segunda mitad del siglo XIX. La correspondiente a política científica podría tomar como momento inicial las primeras décadas del siglo XX. Si bien algunos elementos de esa reflexión podrían ser útiles para comprender ideas más recientes, resulta conveniente restringir este apartado al análisis de las ideas relacionadas con la aparición de las grandes instituciones, a fines de los ‘50 y principios de los ‘60.

Resulta, entonces, conveniente intentar reconstruir la trayectoria de la reflexión local de la PCT, no sólo para intentar comprender lo “pensado”, sino también lo “pensable” en distintos momentos del proceso. Intentar reconstruir lo “existente”, lo “bueno” y lo “posible” -en términos de G. Therborn (1992)- para las diferentes racionalidades de los actores (o, aun, de los sujetos ideológicos) involucrados en la concepción e implementación de la PCT. A lo largo de este punto se revisarán las tendencias más significativas en la reflexión latnoamericana en PCT, tanto oficiales (las que llegaron a transformarse en políticas públicas) como los pensamientos alternativos en contexto histórico. El punto de partida de este ejercicio es la década del ’60. En esta interpretación se relacionarán las estrategias de industrialización sustitutiva en América Latina, el pensamiento latinoamericano alternativo en C&T (Sábato, Herrera, Varsavsky, Sagasti, Halty, etc.), las políticas de apertura y desregulación (años ‘80 y ‘90) y las tendencias recientes de la reflexión sobre ciencia-tecnología-desarrollo. Asimismo, se observará la evolución de los modelos de innovación adoptados: lineal ofertista, demand pull, “independentismo latinoamericano”, interactivo, sistemas locales de innovación.

Con el fin de ordenar este análisis se adoptó la siguiente estructura expositiva. En la trayectoria de la reflexión se diferenciaron dos períodos: el primero comprende las décadas del ‘60 y del ‘70, el segundo, los ‘80 y los ‘90. Por otra parte, dentro de cada período se han diferenciado tres niveles: a) dinámica de contexto, b) política de C&T y c) reflexión. En el nivel de “dinámica de contexto” se sintetizan algunos aspectos considerados relevantes para la compresión de la situación de reflexión, diferenciados en tres subniveles: a) externo: política y economía internacional; b) interno: política y economía latinoamericana; c) patrón tecnológico: tendencias dominantes en tecnología de producto, procesos y organización. En el nivel de “política de C&T” se sintetizan los principales aspectos del accionar del estado en esta área: naturaleza de las medidas adoptadas, orientación de las estrategias, modos de cooptación, etcétera. En el nivel de “reflexión” se resumen las posiciones adoptadas por distintos autores que tuvieron vigencia en América Latina durante las cuatro décadas observadas: su origen, motivaciones, alcance y restricciones. En este nivel se hace particular referencia a la evolución de la reflexión argentina, en contexto con la reflexión regional.

2.3.2. La difusión del modelo lineal de innovación y su crítica antidependentista (‘60-‘70) 2.3.2.1. Dinámicas de contexto Dinámica externa A partir de la Segunda Guerra Mundial, comienza a desarrollarse un período de internacionalización de la dinámica económica mundial: rápida

66

Ciencia y Tecnología en América Latina

expansión de países de economía de mercado, caracterizado por la acumulación y centralización de los recursos, al mismo tiempo que se expande el volumen y la cantidad de actores económicos del mercado internacional de bienes y servicios. La etapa se desenvuelve a través de la maximización de la productividad, de los skills y de los modelos organizativos gestados dentro del patrón “fordista”. El período también se caracteriza por la transnacionalización de la actividad económico-productiva: expansión y proliferación de conglomerados transnacionales, lo que genera nuevas formas de organización de la sociedad y mutaciones en la división internacional del trabajo. Desde fines de los años ‘50 se genera una oleada de radicaciones de subsidiarias de transnacionales en países de América Latina. A diferencia de las anteriores radicaciones, realizadas fundamentalmente con fines extractivos, las filiales están orientadas a la producción para los mercados internos de los países receptores. Este patrón de inserción de las empresas transnacionales implicó el inicio de un proceso de homogeneización de los espacios económicos, basado en la difusión de las “mejores prácticas” y de los medios de producción, de los cuales eran portadoras (carriers).

Dinámica interna A partir de la crisis de 1929, y la recesión subsecuente, comienza a alterarse el comportamiento productivo de algunos países periféricos (incluyendo los principales países latinoamericanos: el Brasil, la Argentina, México) que, a partir de la iniciativa del Estado, encaran procesos de industrialización por sustitución de importaciones (ISI). Durante y después de la Segunda Guerra Mundial se profundiza esta estrategia, cuyo principal motor era el capital nacional, con una mayor intervención del Estado en la producción. A partir de los ‘60 se complejiza el modelo sustitutivo al incentivarse la integración de un nuevo actor económico: las empresas transnacionales. A través de políticas de desarrollo económico e industrial, el Estado implementa, a partir de este momento, una política “modernizante”, de características anticipatorias y estructurantes. Su objetivo era la articulación de capital nacional y transnacional (del cual se esperaba una contribución en cuanto a inversión directa y tecnología) a través de la protección del mercado interno e incentivos directos e indirectos a las exportaciones. El Estado avanzó en el aspecto productivo, responsabilizándose no sólo por la infraestructura de transporte, energía y comunicación, sino también por el desarrollo de algunas industrias básicas. La protección excesiva, la ineficaz implementación de la legislación “compre-nacional”, la concesión indiscriminada de subsidios y el insuficiente desarrollo tecnológico, determinaron una situación caracterizada por productividad, calidad y competitividad de los productos y procesos locales inferiores a la media mundial. Más allá de algunas excepciones, la producción generada a través de ISI resultó inadecuada –al menos inicialmente, como veremos más adelante- para su colocación en los mercados internacionales. Dinámica tecnológica El desarrollo tecnológico de posguerra de los países llamados “avanzados” se gestó a partir de la explotación de un stock de innovaciones mayores generadas desde mediados de la década del ‘30 hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial, que permitió el despliegue de un intenso período de

67

Universidad Virtual de Quilmes

Más allá de afirmaciones de carácter general, pocos estudios analizan en particular el fenómeno. Para el caso argentino, la referencia más concreta es Bisang (1994 y 1995) y Nochteff (1994). Acerca de la incidencia de la comunidad científica sobre la orientación de las políticas de C&T, véase, por ejemplo, Dagnino (1985).

innovaciones incrementales que facilitaron una alta productividad marginal, en el marco de un patrón tecnológico relativamente estable. La tecnología generada se caracterizó por cumplir con condiciones de: universalidad de uso, capacidad de modificación del perfil productivo y capacidad de permitir constantes reducciones de costos de insumos y productos. En tanto estrategia productiva, el modelo sustitutivo (ISI) adoptado en América Latina llevaba implícitas ciertas determinaciones tecnológicas. Por una parte, se estableció un condicionamiento funcional en la dinámica de expansión de la industria local, que tendió a demandar crecientes cuotas de importación de tecnología. Por otra, la adecuación de la tecnología importada a las condiciones locales implicó, en numerosos casos, la realización de modificaciones o innovaciones menores, buscando realizar ajustes de escala, diferencias en los insumos o condiciones de uso de los bienes producidos. Como se desprende de la información generada por el Programa de Investigaciones sobre Desarrollo Científico y Tecnológico en América Latina de la CEPAL, coordinado por Jorge Katz, la ISI generó un proceso de aprendizaje tecnológico importante, si bien limitado. Dado que esta estrategia no implicaba una lógica de producción de nuevos productos y procesos, resultó innecesaria la realización de innovaciones mayores (véanse, sobre el particular, Bisang, 1994; Nochteff, 1994, y Thomas, 1994 y 1995). Volveremos más adelante sobre este tema. En una suerte de división internacional del trabajo innovativo, ISI no implicó la necesidad de ampliar y diversificar la base científica y tecnológica local. El sector productivo, sometido a la lógica económica de importación de tecnología, no internalizó una dinámica de generación de tecnología significativa (afín al comportamiento de un empresariado schumpeteriano). La actividad de investigación, casi exclusivamente desarrollada por el Estado, no alcanzó el objetivo de formación de una dinámica endógena de innovación, que condujese a un patrón de desarrollo industrial autónomo -más allá de algunos éxitos parciales-. Si bien el período es caracterizable como de creación y expansión de instituciones de I&D, en la mayoría de los países de la región, parece al menos problemático afirmar la funcionalidad de esas instituciones para el modelo de industrialización sustitutivo. La actividad de investigación aplicada existente se concentró en áreas vinculadas con la salud humana y la actividad agraria; raramente se relacionó con el sector industrial. La dinámica de la investigación local no parece poder explicarse por motivos económicos. Antes bien, las explicaciones adecuadas parecen ser políticas, derivadas del papel anticipatorio e intervencionista del Estado o vinculadas con la influencia de la comunidad científica en la estructuración y orientación de las instituciones de I&D

2.3.2.2. Política de Ciencia y Tecnología (‘60-‘70)
En la región, las políticas de C&T del período parecen haberse sustentado en cuatro elementos principales: ofertismo, vinculacionismo, transferencia de tecnologías y autonomía restringida.

Desde fines de la década del ‘50, algunos países de América Latina intentaron generar una base científica y tecnológica en áreas consideradas estratégicas. Es interesante observar que los gobiernos que se dieron a

68

Ciencia y Tecnología en América Latina

esta tarea fueron tanto democráticos como de facto, civiles o militares, populistas o conservadores. Esto implica que la percepción de la necesidad de disponer de una “comunidad científica local” atravesaba las fronteras ideológicas de los diferentes regímenes políticos. No parece arriesgado afirmar que esto formaba parte del “sentido común” acerca de la misión del Estado durante el período. Las diferencias perceptibles en este plano son fundamentalmente de implementación y direccionamiento de los recursos. Inspirados en las recomendaciones de UNESCO, se generan, en forma centralizada, consejos nacionales de C&T, percibidos como el núcleo a partir del cual se organizarían los sistemas respectivos.

La política explícita de C&T apuntaba a objetivos de largo plazo: lograr mayor autonomía en el proceso de toma de decisiones, montar un sistema científico y tecnológico que internalizase -a nivel nacional- la cadena lineal de innovación (investigación básica, investigación aplicada, desarrollo tecnológico, producción, consumo, o sus variantes), lo que llevaría, idealmente, al desarrollo global del país. El accionar de estas instituciones respondía a una visión caracterizable como ofertista: la generación de conocimientos se realiza a partir de prioridades definidas internamente por las instituciones de I&D, sin participación de agentes de la producción. Esos conocimientos eran entendidos como conformadores de un stock ofertable, automáticamente transferible al campo productivo. Las limitaciones derivadas de las trayectorias tecnológicas de las empresas locales (“la falta de demanda” sobre el sistema de C&T) llevaron a que se planteara, como complemento del ofertismo y como mecanismo de aceleración del proceso de “modernización”, el vinculacionismo. Este elemento de política procuraba la generación de lazos entre las instituciones de I&D y el sector productivo, tarea cuya responsabilidad recaía sobre unidades de investigación y transferencia creadas a este efecto. La combinación ofertismovinculacionismo constituye el núcleo de un planteo lineal que considera a la producción científica y de prototipos tecnológicos como condición, no sólo necesaria, sino suficiente, para generar procesos de innovación. Para comentar el tercer elemento, la transferencia de tecnologías, es conveniente tener en cuenta el proceso por el cual, en mayor o menor grado, pasaron los países latinoamericanos. Este proceso se caracterizó por la incoherencia entre la política explícita de C&T (medidas, leyes y normas verbalizadas por unidades gubernamentales) y la política implícita (determinación real del comportamiento de los actores derivada de las políticas económicas, industriales, etc., llevadas a la práctica). Las políticas implícitas, generalmente cortoplacistas, apuntaban a un estilo de desarrollo cuya dimensión productiva implicaba una considerable dependencia tecnológica. El objetivo de generar rápidamente “desarrollo económico” y “modernización” era visto como preferentemente realizable a través del flujo de capital y transferencia de tecnologías que la radicación de las empresas transnacionales implicaría.

Parece necesario hacer una revisión del concepto transferencia de tecnologías. Su aplicación generalizada a todo fenómeno que implique incorporación de

69

Universidad Virtual de Quilmes

técnicas o medios de producción provoca un ocultamiento o distorsión de la realidad que intenta describirse (como fue señalado por Sábato y Mackenzie, 1982). Por una parte, en la importación de medios de producción, el énfasis está dado en el aspecto mercadería de la transacción antes que en el aspecto conocimiento. Llamar a esta operación “importación de tecnología” parece más adecuado. Por otra parte, se ha extendido el alcance del término transferencia al “traspaso de tecnología intramuros” entre la casa matriz y sus subsidiarias. Si bien, en una visión compleja, este traspaso de tecnologías por parte de las transnacionales generó algunos cambios tecnológicos locales, adjudicarles el carácter de transferencia otorga al fenómeno una dimensión simplista y al mismo tiempo exagerada. La distinción de planos entre transferencia, traspaso intramuros e importación de tecnología resulta de utilidad para explicar los diferentes modos en que las subsidiarias locales de las transnacionales han incidido sobre los procesos autóctonos de cambio tecnológico. En particular, la política de transferencia implementada durante el período parece haber adolecido de este problema conceptual.

Esta vía de desarrollo tecnológico generó la posibilidad de que tanto las empresas extranjeras como las locales prescindieran de necesidades de vinculación con las instituciones locales de C&T. De este modo, ofertismo y transferencia de tecnologías resultaron elementos mutuamente excluyentes que en la práctica impidieron la generación de mecanismos de retroalimentación o, en otros términos, “irracionalizaron” la gestación de una estrategia de desarrollo tecnológico integral. Ofertismo y transferencia constituyeron así las premisas de una lógica perversa. El cuarto elemento, la autonomía restringida, es conceptualizable en dos dimensiones. Una primera, de alcance nacional: frente a las limitaciones locales, es utópica la realización de una estrategia regida por el principio de autarquía. Una segunda, de alcance sectorial: la visión de autonomía puede y debe restringirse a algunos sectores productivos, ya sea por motivos de prioridad, subsidiaridad o geopolítica. En la práctica, sólo en escasos sectores productivos llegó a gestarse una estrategia de desarrollo tecnológico. Los sectores de telecomunicaciones, informática, energía nuclear, armamentos y petróleo de algunos países de la región constituyen algunas de estas contadas excepciones. Todas estas iniciativas contaron con una fuerte participación del Estado. Interesa resaltar que estas estrategias sectoriales tuvieron como resultado la puesta en práctica de un enfoque diferenciado del de autonomía nacional plena, planteado por algunos grupos (militares, nacionalistas) durante la primera fase de ISI. Este nuevo enfoque posee dos componentes fundamentales. El primero, de naturaleza “técnica”, se refiere a la creación de una capacidad de “ingeniería de sistemas”: habilidad para combinar de forma eficiente y creativa soluciones, componentes e insumos, de procedencias y “edades” tecnológicas variadas, con el acervo tecnológico y científico local, obteniéndose así un mix apropiado a finalidades específicas. El segundo componente se refiere a la vinculación entre los aspectos económico-comerciales y

70

Ciencia y Tecnología en América Latina

los de carácter técnico. El aprovechamiento de la creación de habilidad supuso la identificación de tecnologías específicas, que presentaban mejores resultados potenciales, tanto en términos de objetivos tecnoproductivos como comerciales y económicos. La limitación sectorial de este accionar hizo que no incidiera de manera significativa sobre la dinámica dominante a nivel global basada en la transferencia. Esos sectores tenían un alto grado de integración vertical y un carácter subsidiario para la ISI. El eventual impacto de un aumento de eficiencia sectorial derivado de la aplicación de la estrategia de autonomía restringida afectaría positivamente –en teoría- a los demás sectores por la vía económica. No parecía necesario generar una instancia de integración intersectorial basada en la difusión de innovaciones y conocimientos tecnológicos. Paradójicamente, la existencia de estas politicas sectoriales restringidas fue funcional para la no-aparición de una estrategia tecnológica global, para la no-articulación de sus actividades de C&T con el resto del aparato. Esos sectores, que en los países centrales funcionaron (y fueron por eso así conceptualizados) como innovation carriers, no desempeñaron el mismo papel en los sistemas productivos de las economías subdesarrolladas latinoamericanas, dada la no-existencia previa de lazos tecnológicos entre ellos y los demás sectores. La autonomía restringida, así, no alcanzó a redireccionar la dinámica de mutua exclusión entre ofertismo y transferencia. Si bien utilizó una parte de la primera y viabilizó la generación de infraestructura productiva de las empresas beneficiadas por la segunda, la estrategia de autonomía restringida fue implementada con tales limitaciones fácticas que terminó siendo un accionar aislado. Una expresión de la autonomía restringida fue el intento, por parte de algunos estados latinoamericanos, de establecer controles sobre el flujo de tecnología mediante la generación de instituciones creadas a tal efecto. El espíritu de tal operatoria estaba inspirado en una idea de proteccionismo tecnológico que, en la práctica, resultó limitado al registro de esos flujos, al dejar librada la toma de decisiones acerca de las necesidades de la transferencia y la selección de tecnologías a los agentes microeconómicos. Contra lo que normalmente se supone, y a pesar de la inexistencia de políticas explícitas en ese sentido, el accionar de las universidades durante el período estuvo direccionado, en gran medida, por el vinculacionismo. Del relacionamiento exitoso con las unidades de producción derivaría, se suponía, un desarrollo tecnológico autogenerado, coherente con el deseo de autonomía restringida. Sin embargo, así como, en general, ofertismo y transferencia resultaron mutuamente excluyentes, en particular, el vinculacionismo chocó contra las lógicas de las trayectorias tecnológicas de los sectores productivos locales.

2.3.2.3. Reflexión (‘60-‘70) Concepción e implementación de un Modelo Institucional Ofertista Lineal A partir de la acción de instituciones internacionales como la UNESCO y el Departamento de Asuntos Científicos de la OEA se difundió en América Latina -y llegó a la Argentina- una particular preocupación por el desarrollo de la PCT en países subdesarrollados:

71

Universidad Virtual de Quilmes

“Si bien el modelo institucional era ‘encontrable en el mercado’, existía una carencia de agentes aptos para tornar viable la ‘transferencia’. Este papel fue desempeñado por las oficinas correspondientes de la OEA y la UNESCO, las que organizaron una serie de reuniones en las que se planteó la necesidad de implementar políticas científicas nacionales. La OEA estimuló el desarrollo de programas para el diseño de políticas de C&T. La UNESCO enfatizó la necesidad del establecimiento de instituciones de planificación centralizada, en el máximo nivel gubernamental (ministerios o secretarías de estado).” (Kreimer, 1996, p. 227)

El mecanismo de las reuniones internacionales fue una de las vías privilegiadas de difusión: “Tanto la UNESCO como la OEA desarrollaron una actividad intensa en América Latina, respaldando los esfuerzos institucionalizadores, financiando los estudios de base, los diagnósticos y estimulando la difusión amplia de los temas de política científica y tecnológica [...] Entre 1965 y 1974, por ejemplo, el promedio es de una conferencia regional por año, convocadas alternativamente por la UNESCO y la OEA.” (Albornoz, 1990b, p. 189)

Comenzó a desarrollarse en América Latina -y en la Argentina- una normativa a escala regional en PCT: “Del brazo de la creciente preocupación por el desarrollo científico y tecnológico comenzó, durante aquel período de los sesenta, a tomar cuerpo doctrinario el campo de la política científica, entendido como un corpus de conocimientos e instrumentos dirigidos a regular los procesos de producción, transmisión y aplicación del conocimiento científico.” (Albornoz, 1990a, p. 25)

En términos históricos, este proceso implicó la difusión -a escala planetaria- de un modelo institucional derivado de las experiencias de reconstrucción de posguerra de los sistemas de C&T de algunos países europeos. La racionalidad de esta iniciativa consideraba el desarrollo científico y tecnológico como una condición necesaria y suficiente para generar el desarrollo económico y social de los países periféricos. Esta forma de plantear la funcionalidad de la investigación científica resutó afín a la visión de la fracción de la elite de la comunidad científica.

“[...] durante mucho tiempo [...] se trató a la tecnología como si fuera el extremo ‘aplicado’ de un continuo, en cuyo extremo opuesto se encontraría la investigación básica. Este modo de ver

72

Ciencia y Tecnología en América Latina

las cosas es consecuencia de que en la tematización social (destacado en el original) de la política científica y tecnológica tuvo mayor peso inicial la corriente académica, sustentada por los propios investigadores.” (Albornoz, 1990a, p. 21)

En términos teóricos, la estrategia de desarrollo respondió -como se ha planteado previamente- a la intención de reificación del modelo lineal de innovación, emulando la trayectoria sociotécnica y económica de los países centrales al menos, según se interpretaba desde este modelo.

Aparición de una reflexión crítica alternativa A partir de la década del ‘60, como respuesta a la racionalidad del modelo MIOL, se generó una reflexión alternativa que ha recibido diferentes denominaciones: Pensamiento Latinoamericano en Ciencia, Tecnología y Sociedad (PLACTS) (Dagnino, Thomas y Davyt, 1996), Escuela Latinoamericana de Pensamiento en Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (ELAPCYTED), por ejemplo.

“[...] a partir de finales de los cincuenta, se produjo en América Latina un pensamiento bastante creativo sobre Política Científica y Tecnológica, resultado de una nueva síntesis basada en la reformulación de la experiencia innovadora realizada en las últimas cuatro décadas -sobre todo en los países de Europa Occidental.” (Oteiza, 1996, p. 76)

Esta concepción del desarrollo tecnológico encontraba un correlato en la teoría económica contemporánea en el modelo lineal acumulativo de desarrollo por etapas, cuyo principal exponente fue W.W. Rostow. El “etapismo” excedió el estado de mera teoría; respaldado materialmente por los recursos y promesas de la Alianza para el Progreso, se convirtió en una política de cooperación Norte-Sur que prometía viabilizar el desarrollo de América Latina.

En algunos textos, finalmente, esta reflexión aparece también denominada bajo el rótulo de “ciencia de la ciencia”:

“Desde mediados del decenio de los sesenta un creciente número de investigadores, provenientes de variados campos de las ciencias sociales y la ingeniería, comenzó a preocuparse por los problemas vinculados con la generación, la transmisión y el uso del conocimiento científico en los países subdesarrollados, en especial los latinoamericanos. Poco a poco se fue formando un cuerpo de conocimientos de límites imprecisos que alguien dio en llamar genéricamente ‘ciencia de la ciencia’.” (Amadeo, 1978, p. 1439)

Es posible distinguir dos líneas conductoras que, en distinto grado, funcionaron simultáneamente, diferenciando esta corriente de otros planteos vigentes en la época: un diagnóstico crítico del modelo institucional, y una explícita intención de cambio social para los países latinoamericanos. Uno de sus principales “blancos” fue la crítica al modelo lineal de innovación. Esta posición fue combatida, por ejemplo, por Jorge Sábato, quien señalaba que el conocimiento tecnológico responde a diversos orígenes (Albornoz, 1990b, p. 193).

73

Universidad Virtual de Quilmes

Es particularmente interesante que estos conceptos hayan sido formulados como herramientas que permitían comprender el cambio en términos globales (mundiales), y no solamente explicar la situación local (nacional o regional).

Como se desprende claramente del título de estas compilaciones: Suárez et al. (1975), Autonomía nacional o dependencia: la política científico-tecnológica; o Sábato, Jorge A. (comp.) (1975), El pensamiento latinoamericano en la problemática Ciencia-Tecnología-Desarrollo-Dependencia. La difusión alcanzada lleva a M. Albornoz (1990) a afirmar que los supuestos comunes del pensamiento latinoamericano en ciencia y tecnología eran: Teoría del desarrollo (y, posteriormente, teoría de la dependencia), al estilo CEPAL, como marco histórico-político; Teoría de sistemas, como aparato analítico y útil metodológico y Concepción del proceso de conocimiento como un “continuum” desde la investigación bási-

Al mismo tiempo, rechazaban en sus fundamentos el desarrollismo rostoviano (al estilo de la Alianza para el Progreso, motorizada por los Estados Unidos a fines de los ‘50), al enfatizar los aspectos históricos y políticos que explicaban la génesis dialéctica de la situación entonces existente. Se proponían a tal fin instrumentos analíticos alternativos como “proyecto nacional”, “demanda social por C&T”, “política implícita y explícita”, “estilos tecnológicos”, “paquetes tecnológicos”. Algunos intelectuales argentinos integraron esta corriente de pensamiento (Amílcar Herrera, Jorge Sábato y Oscar Varsavsky son algunas de las figuras más conocidas), extendida por toda América Latina (por ejemplo: José Leite Lopes en el Brasil; Miguel Wionczek en México; Francisco Sagasti en el Perú; Máximo Halty Carrere en el Uruguay; Marcel Roche en Venezuela, entre otros). Contraponiéndose a la postura optimista-idealista de considerar a la ciencia como algo intrínsecamente positivo, ELAPCYTED enfatizaba su carácter relativo y destacaba que una orientación utilitaria destinada al desarrollo social local debería dar sentido a la actividad científica y tecnológica. En este nivel, se oponía al discurso “corporativo” y “universalista” de la comunidad científica (caracterizado como “cientificismo” por Varsavsky, 1975). En tanto ELAPCYTED resulta llamativamente consensual en el aspecto descriptivo del análisis, es posible encontrar divergencias en el plano normativo. Desde el “radicalismo” de Varsavsky hasta el “pragmatismo” de Sábato, ELAPCYTED presenta un amplio espectro de estrategias de cambio y de futuros deseados. Ello parece deberse, en primera instancia, a la diferente constitución ideológica de los miembros de esta corriente. En tanto para algunos la política de C&T se constituía en una herramienta para la realización de las tareas revolucionarias y la consolidación del estado socialista, para otros era un aspecto integrante de una estrategia de afirmación nacional. Así como anteriormente se estableciera un interjuego entre el pensamiento oficial en C&T (y las influencias cepalianas) y el desarrollismo rostoviano de la Alianza para el Progreso, es aún más clara y explícita la vinculación entre ELAPCYTED y las elaboraciones generadas en la CEPAL, primero y posteriormente, de la Teoría de la Dependencia. A diferencia del pensamiento oficial, donde lo social ocupa un espacio secundario, en ELAPCYTED la reflexión se hace pertinente a partir del “escenario social actual”. El objetivo de “acoplar la infraestructura científicotecnológica a la estructura productiva de la sociedad” (como se plantea, por ejemplo, en Herrera, 1971) constituye una clara expresión de esta corriente de pensamiento: nada es correctamente pensado fuera de su marco social. La influencia de ELAPCYTED sobre los procesos de policy making latinoamericanos es heterogénea y, en cierto sentido, fragmentaria (en particular, dada la implementación parcial de las políticas explícitas y sus limitaciones estructurales). En el plano de las agencias internacionales, durante su participación en la OEA Francisco Sagasti impulsó la adopción de un modelo basado en el enfoque de sistemas aplicado a los problemas de C&T del subdesarrollo (cuya explicitación más difundida fue Sagasti, Francisco [1974], A systems approach to Science and Technology policy making and planing). En este planteo, “sistema de C&T” era definido como un “conjunto de entidades y acciones interrelacionadas que generan y transforman el bien intangible conocimiento” (Sagasti, 1978, p. 13). El accionar de la OEA -como ente financiador de iniciativas y organizador de eventos- favoreció que esta concepción se difundiera por toda la región e influyera en algunas acciones de gobierno y, fundamentalmente, en el discurso de la PCT de la época:

74

Ciencia y Tecnología en América Latina

“[...] prácticamente todas las acciones de política de CT sugeridas y financiadas por el Programa Regional de la OEA, así como por muchas otras instituciones, se basaron en las premisas básicas de este enfoque. Asimismo, en los objetivos asignados a la mayoría de los consejos [de C&T] en América Latina y en las declaraciones gubernamentales sobre este tema, la consolidación del ‘sistema científico’ es considerada clave para una política venturosa en esta área.” (Amadeo, 1978, p. 1440) “Los organismos internacionales contribuyeron en gran medida a la difusión de este enfoque. Máximo Halty representaba el accionar del Departamento de Asuntos Científicos de la OEA [...] La UNESCO, por su parte, desde finales de los sesenta ya había propuesto la vinculación explícita del análisis de sistemas y la política científica.” (Albornoz, 1990b, p. 193)

ca hasta la tecnología, como supuesto epistemológico. En tanto es posible coincidir con la primera y, parcialmente, con la tercera afirmaciones, es de notar que la segunda se restringe a un grupo más acotado de autores.

Este enfoque “de sistemas” recibió posteriormente numerosas críticas. En particular, porque no superaba algunas de los errores de concepción que cuestionaba. La crítica de M. Albornoz es un claro ejemplo: “[...] lo típico de este enfoque [de sistemas] de oferta es que sigue siendo ‘científico-céntrico’. Las necesidades sociales entran como objeto. Los actores siguen siendo los científicos, con la única inclusión de un nuevo grupo: el de los ‘políticos-cientificólogos’.” (Albornoz, 1990a, p. 25)

En la práctica, esta concepción de “sistema de C&T” parece haber resultado funcional para la evolución del modelo MIOL oficial: lejos de superarlo, aportó un nuevo plano de legitimación y viabilizó la aparición de una tecnoburocracia que lo reforzó como concepción hegemónica de la PCT local. Otra de las influencias de ELAPCYTED -a escala regional- es la creación de los registros nacionales de contratos de transferencia de tecnología en distintos países de la región, durante los ‘70. Estos registros fueron promovidos por el Pacto Andino, por ejemplo, como respuesta a las advertencias y sugestiones contenidas en los trabajos de Constantino Vaitsos. En el plano de la PCT argentina, es apreciable un significativo gap entre reflexión y realización, entre la producción intelectual generada por ELAPCYTED y su incorporación en la agenda gubernamental: “Hay, sin embargo, un aspecto chocante en el fracaso de las políticas en ciencia y tecnología, sobre todo si se lo compara con la abundante teorización [subrayado en el original] que la región ha producido sobre el particular y que dio lugar a lo que hoy se denomina como ‘pensamiento latinoamericano en ciencia y tecnología’, cuyo auge se alcanzó durante las décadas del sesenta y setenta. Este aspecto atañe al contenido mismo de las políticas en cuestión.” (Albornoz, 1990a, p. 20)

75

Universidad Virtual de Quilmes

Términos como “elite subversiva”, “infiltración”, “guerrilla antidependentista” son creaciones de Emmanuel Adler en un estudio sobre ideología y política de C&T, y carecen de correlato directo con su acepción “política” común.

El avance en la concepción de políticas de C&T por parte de intelectuales locales no logró incidir de manera significativa en la cultura política de las elites de poder ni en las políticas reales. Durante el período 1969-1976 es posible registrar, sin embargo, una cierta influencia. E. Adler rescata algunos testimonios respecto de la participación de miembros de ELAPCYTED “infiltrados” en la PCT local durante el período 1969-1972: “Ferrer da crédito a la elite subversiva por el cambio político: ‘El papel desempeñado por investigadores como Vaitsos, Sábato, Wionczec, y otros en este proceso constituye uno de los más notables ejemplos contemporáneos de aplicación de la imaginacion y el talento en el manejo de nuestros países’. Marcelo Diamand, industrial y economista, acuerda en que la literatura de la ECLA y estudiosos como Katz y Wionczek fueron influyentes. Juan Valeiras, primer director del Registro, argumenta que las políticas nacionalistas, leyes y regulaciones derivaron de un proceso de autoafirmación, por el cual éxitos pasados (por ejemplo, la CNEA y la gestión de Sábato en SEGBA [Servicios Eléctricos del Gran Buenos Aires] afirmaron los esfuerzos siguientes en alcanzar mayor ‘argentinización’ e independencia.” (Adler, 1987, pp.141-142)

Durante el período 1973-1976, la participación es aún más explícita. La convergencia ideológica entre el antidependentismo de ELAPCYTED y el proteccionismo nacionalista gubernamental viabilizó la integración: “La ideología dominante entre muchos intelectuales argentinos combinaba con la visión del gobierno en asuntos de C&T. No hubo necesidad de una alianza pragmática ad hoc: lo que en otros regímenes era una elite subversiva devino en este régimen parte de la elite. El gobierno buscó su asesoramiento, y sus miembros lo brindaron complacientemente.” (Adler, 1987, p.143)

Otras visiones ELAPCYTED más idealistas, que propugnaban un desarrollo tecnológico, ya sea más “humanista” (A. Herrera) o más funcional para la reestructuración de las relaciones sociales de producción (O. Varsavsky; véanse, en particular, sus textos: 1974a, “Proyectos nacionales- planteo y estudios de viabilidad”, o 1974b, “Estilos tecnológicos-propuestas para la selección de tecnologías bajo racionalidad socialista”), tuvieron menor incidencia en el plano político-económico.

Aunque, en realidad, tal convergencia entre miembros de ELAPCYTED y decision makers sólo se prolongó durante 18 meses, hasta mediados de 1974. Así, el escaso tiempo transcurrido permite explicar la poca visibilidad de los resultados de esta intervención. La visión más pragmática respecto del desarrollo científico-tecnológico, entre las elaboradas por ELAPCYTED, y la que tuvo mayor incidencia sobre las políticas de C&T locales, fue presentada por J. A. Sábato. Lejos de plantear una plena autonomía tecnológica regional, la condición de dominio sobre la tecnología era dada por el grado de intervención en la configuración del mix tecnológico más adecuado a las condiciones locales (Sábato, 1973). La necesidad de acumulación de saber tecnológico debería ser satisfecha a través de la optimización de los criterios de selección de tecnologías. Para la adquisición de capacidades productivas podía ser tan importante generar la misma en términos locales a través de actividades de I&D, como adquirirla en el exterior, o, aun, copiarla sin licencia. La soberanía

76

Ciencia y Tecnología en América Latina

nacional estaría dada por la integración del desarrollo tecnológico así generado en un proyecto nacional determinado, en primera instancia, en el plano político (Sábato, 1971). No se trataba, es necesario aclarar, de seleccionar siempre las tecnologías más “avanzadas” o las best practices que se presentaban en el estado del arte internacional, sino aquellas tecnologías que respondieran al mayor grado de adecuación a la estrategia de desarrollo. La construcción de una capacidad científica local debía ser diseñada en función de la capacidad local de producción del mix (Sábato, 1972).

Comparación entre los planteos alternativos y PCT oficial La comparación entre los planteos de ELAPCYTED y las políticas efectivamente implementadas resulta al menos problemática. El peso del papel de las instituciones de I&D del Estado y su orientación se alteran a lo largo del período:
“Progresivamente, el eje o peso preponderante de las políticas ensayadas se fue trasladando de un actor a otro. Así, inicialmente, la política científica pareció patrimonio exclusivo de los científicos; luego adquirió relevancia el Estado, como actor principal, al tiempo que el núcleo problemático incorporaba centralmente a la tecnología. Sin embargo, todavía no se había introducido al tercer actor: el sector productivo.” (Albornoz, 1990a, p. 22)

De hecho, esta ampliación del papel del Estado parece ser el primer punto de coincidencia entre ELAPCYTED y la PCT oficial. Los teóricos de ELAPCYTED otorgaban un peso fundamental al papel del Estado: el “triángulo de Sábato” le concedía al Estado el vértice superior (dedicándole la mayor parte de la reflexión). El modelo de Halty Carrere estaba basado en la concepción de un Estado que se desempeñaba como actor de iniciativa (Albornoz, 1996, p. 41). Otros autores involucrados en esta corriente otorgaban al Estado algunas funciones clave para el desarrollo tecno-ecnómico. Alberto Aráoz y Javier Jaramillo, por ejemplo, plantearon la posibilidad de utilizar el poder de compra del Estado para la generación de una demanda de C&T local. Existe, aparentemente, un punto de convergencia entre la política oficial desarrollista de “transferencia de tecnologías” y el planteo de ELAPCYTED acerca de la “selección de tecnologías”. Sin embargo, en tanto la política oficial dejaba librada la selección de tecnologías a la decisión de los agentes microeconómicos, ELAPCYTED consideraba imprescindible una posición activa por parte del Estado, en la cual esa selección debería darse de manera relativamente centralizada, a partir de criterios macroeconómicos. Corrobora esta diferencia el hecho de que cuando algunos integrantes de ELAPCYTED lograron cierto grado de inserción en el aparato del Estado, tendieron a redireccionar la política de transferencia oficial centralizando -en instancias calificadas, como el INTI o el Banco Nacional de Desarrollo (BANADE)- la adjudicación de autorizaciones de contratación. Las visiones macro y relativamente lineales utilizadas durante el período parecen haber ocasionado problemas de visibilidad sobre algunos fenómenos de generación de tecnología que sólo teorizaciones de naturaleza microeconómica permitieron comprender posteriormente. En particular, los

Sin embargo, detrás de la crítica de ELAPCYTED a la política de transferencia es posible observar una visión mecanicista del cambio tecnológico: el desarrollo local de tecnología era visto como un sustitutivo de la transferencia de tecnologías. No se percibía de forma suficientemente clara, más allá de la idea de “mix tecnológico”, la complejidad de los procesos de innovación.

77

Universidad Virtual de Quilmes

La preocupación por el learning aparece tardíamente en ELAPCYTED (Sábato y Mackenzie, 1982). Sin embargo, es interesante observar que ya en los ‘70 se generan paralelamente a ELAPCYTED investigaciones latinoamericanas acerca del fenómeno (Katz et al., 1972; Katz y Cibotti, 1976; Katz y Ablin, 1977). Es de notar que estas investigaciones eran de conocimiento de los miembros de ELAPCYTED.

En tanto para algunos autores las instituciones estatales de C&T deberían vincularse con las empresas estatales de bienes y servicios para generar un círculo virtuoso en este sentido, para otros la fusión de saber científico con tecnologías tradicionales permitiría alcanzar un grado de adecuación de productos tecnológicos a la concreta realidad regional. No se trata de visiones mutuamente excluyentes; a la distancia, estos planteos resultan complementarios.

procesos de learning pasaron desapercibidos, tanto para la PCT oficial como para la mayoría de los autores de ELAPCYTED. En primer lugar, no formaron parte de la política oficial, no fueron un efecto buscado; no es posible registrar en la política vinculacionista de los ‘70 referencias a estos procesos. En segundo lugar, en el plano de la reflexión, los fenómenos intraplanta excedían la agenda de ELAPCYTED. El desarrollo tecnológico deseable era entendido como el resultado de la agregación del conocimiento científico generado previamente en universidades e institutos de investigación más la experiencia productiva de las empresas. La idea de crear “fábricas de tecnología” (Sábato, 1972), en las que se llevara a la práctica esta agregación, grafica el grado de disociación existente en ELAPCYTED entre innovación y producción en planta. ELAPCYTED no cuestionaba en términos generales el ofertismo oficial. Concretamente, ELAPCYTED no cuestionaba la existencia de iniciativa estatal. Este aspecto era considerado positivo, dado que tornaba viable la realización de un viraje estratégico de las instituciones creadas, difícil de generar si éstas hubieran estado incluidas en el ámbito privado. Si algún cuestionamiento es posible detectar, se restringe al proceso de toma de decisiones realizado por esas instituciones. Para ELAPCYTED, el ofertismo parece haber sido condición necesaria pero no suficiente para desencadenar un proceso de innovación orientado a satisfacer las necesidades sociales. Parece posible afirmar una convergencia relativa entre el pensamiento dependentista, sustrato de ELAPCYTED, y algunos aspectos centrales del elemento estratégico de autonomía restringida de la política desarrollista oficial. El “interés nacional” que orientó la estrategia de autonomía restringida del Estado representa el punto de convergencia ideológica que permitió -entre 1969 y 1976, pero en particular entre los años 1973 y 1974- la inserción de voceros de ELAPCYTED en el aparato del Estado. Es allí donde el sentido antidependentista de ELAPCYTED podía encontrar cierto grado de realización. Es allí donde, por otra parte, las estrategias de desarrollo científico y tecnológico de ELAPCYTED podían resultar útiles a la postura nacionalista. La diferencia más evidente se refiere al modo de restricción de esa autonomía. En tanto para la política oficial la restricción era sectorial y subsidiaria, en ELAPCYTED era estratégica: el deseo de autonomía sólo estaba limitado por las restricciones actuales en términos de “masa crítica”, estructura económica, disponibilidad de capital, etcétera. Resulta ineludible vincular históricamente la aparición y difusión de ELAPCYTED con la profundización del modelo ISI. Así como el “interés nacional” favoreció la convergencia en términos ideológicos, ISI favoreció la convergencia en términos tecnoproductivos. El desarrollo de una industria local diversificada parecía -en aquel momento- demandar grados crecientes de I&D y concretas soluciones tecnológicas de corto plazo, compatibles con los planteos de ELAPCYTED. Como contrapartida, ELAPCYTED aportaba un tipo de pensamiento que justificaba y legitimaba algunos aspectos políticos de la estrategia ISI. Si bien ELAPCYTED anhelaba constituirse en pensamiento rector de la política productiva nacional y cooptar a los agentes económicos dinámicos, logró, casi paradójicamente, un grado de inserción que contradecía algunas de sus aspiraciones sociales: fragmentos (ideologemas) del discurso de ELAPCYTED fueron utilizados por grupos industriales locales para proteger -vía legitimación ideológica- las condiciones de privilegio (proteccionismo suntuario, en términos de Fajnzylber) que la implementación de ISI generó en los sistemas de acumulación locales.

78

Ciencia y Tecnología en América Latina

De la intención de desarrollo social de ELAPCYTED derivaron algunas percepciones que, sólo años después, aparecieron en la literatura sobre economía de la innovación: preocupación por consolidar sistemas nacionales de innovación, relaciones universidad-sector productivo, redes, crítica a los modelos lineales de innovación, preocupación por la diferencia entre capacidad productiva y acumulación tecnológica (Dagnino, 1994). El modelo de análisis global de ELAPCYTED parece haber encontrado precisamente en uno de sus puntos más fértiles, la “contextualización” (entender ciencia y tecnología como procesos sociales), una de sus limitaciones principales. Al subordinar los cambios en actividades de C&T a modificaciones sustanciales en el contexto político, social y económico latinoamericano, los sectores más idealistas de ELAPCYTED arribaron a un punto crítico en la estrategia: sin cambio social global no se generaría una demanda social explícita por C&T, un proyecto nacional, etc., que orientara el rumbo del cambio. En última instancia, la base teórica dependentista de ELAPCYTED generó un círculo vicioso que devino en una suerte de “cuello de botella” político. De hecho, la debacle de las esperanzas de cambio estructural -y la consolidación de regímenes de facto de sesgo neoliberal- parece ser un factor explicativo de la pérdida de vigencia de la reflexión de ELAPCYTED a escala regional. Si bien participaban en múltiples reuniones (nacionales e internacionales) y publicaban en compilaciones conjuntas, los miembros de ELAPCYTED no alcanzaron a constituir una comunidad en sentido estricto ni emitieron un discurso homogéneo y monolítico. Durante las décadas de ‘60 y ‘70, ELAPCYTED se restringió a un grupo de voces relativamente aisladas que a partir de diferentes experiencias (científicos “duros”, ingenieros, etc.) cosechadas en lugares diversos (universidades, empresas públicas, instituciones gubernamentales), dedicaron parte de su tiempo a pensar en la problemática PCT. Si bien sus ideas alcanzaron durante la primera mitad de los ‘70 cierto nivel de difusión, no generaron programas académicos. En el caso argentino, el golpe militar del año 1976 supuso una abrupta interrupción de este proceso de elaboración política, profundización crítica y generación de alternativas. “La violencia política instaurada durante décadas en la Argentina, los golpes militares reaccionarios y los consiguientes avasallamientos al orden constitucional, truncaron también el proceso de transformación crítica del sistema científico y la búsqueda de nuevas formas de inserción en la sociedad. Produjo, en consecuencia, una fuerte rebaja en los contenidos políticos de lo que ya entonces comenzaba a ser homologado como ‘política científica y tecnológica’.” (Albornoz, 1990b, p. 194)

No se trata, evidentemente, de una precoz lucidez, menos aún de acertados vaticinios. Tampoco de un anacronismo. Lejos de ello, es lógico que un observador atento, preocupado por el desarrollo social e influido por la teoría de la dependencia, analizara algunas de esas cuestiones como un problema nacional, en la que se vincularan aspectos científico-técnicos con niveles culturales de la población, políticas gubernamentales con racionalidades de los microactores, etcétera.

Con la única excepción de Amílcar Herrera y el Núcleo de Política Cientifica y Tecnológica de UNICAMP (inicialmente dedicado a la investigación, posteriormente la experiencia derivó en una unidad de enseñanza de nivel de posgrado). Aun en este caso, resulta problemático percibir una continuidad directa entre el pensamiento ELAPCYTED de Herrera y la orientación del resto de las producciones de esta institución.

2.3.3. Las décadas de los ‘80 y los ‘90: cambios de contexto y nuevas vías de reflexión 2.3.3.1. Dinámica del contexto Dinámica tecnológica La situación de relativa estabilidad tecnológica se vio radicalmente alterada en la década de los ‘80. Uno de los aspectos más notables del cambio

79

Universidad Virtual de Quilmes

es el surgimiento y difusión de un conjunto de innovaciones centradas en la informática (aunque también comprenden biotecnología y nuevos materiales, entre otras). Basadas en conocimientos científicos ya difundidos en los ‘60 y ‘70, estas nuevas tecnologías tienden a generar, dada su aplicabilidad múltiple y diversa, un nuevo patrón tecnológico, que implica, potencialmente, la conformación de una nueva base tecnoeconómica y nuevas formas de organización socioinstitucional. El nuevo patrón tecnológico potencializó el proceso de acumulación y centralización de recursos, protagonizado por los conglomerados transnacionales a escala mundial. Al mismo tiempo, la aceleración del ritmo de cambio y la aparición de alternativas tecnológicas, tanto de productos como de procesos, aumentó el nivel general de incertidumbre de la economía. El patrón de crecimiento de la economía mundial se altera en el mismo sentido. Frente a la dinámica anterior, signada por la aplicación de innovaciones incrementales sobre dotaciones tecnológicas relativamente estables, la de los ‘80-‘90 es motorizada por la inserción constante de innovaciones intensivas en conocimiento científico al proceso productivo y por la disminución de la brecha que separa el momento de concepción de la innovación de su momento de aplicación.

Dinámica externa Frente al agotamiento del modelo de crecimiento de posguerra, basado en un patrón tecnológico y una estructura de producción llevados a su límite por los procesos de internacionalización y multinacionalización, los países centrales tienden a adoptar políticas orientadas a revertir el desajuste entre la base productiva internacionalizada y la circulación financiera. Más allá de las especificidades de la evolución de cada país, es evidente en todos ellos un intento de adaptación a las nuevas tendencias económicas y al proceso de globalización de la economía mundial. Este proceso, como el de multinacionalización que lo precedió, es impulsado por la acumulación y centralización de recursos y, ahora más acentuadamente, por el intenso ritmo de innovación protagonizado por los conglomerados transnacionales. Su resultado es una reorganización de la producción (flujos de tecnologías e insumos, estructuras de decisión y control), de la comercialización (estrategias de mercados supranacionales, regulados por normas mundiales) y de consumo (generalización de patrones de consumo, y, al mismo tiempo, explotación de la posibilidad de atender a diferencias y preferencias regionales) en bases mundiales, y una radical disminución de la importancia de las fronteras nacionales. El proceso de multinacionalización anterior tropezaba con los límites nacionales. La inexistencia de mecanismos institucionales reguladores, capaces de lidiar con una estructura supranacional cada vez menos compatible con el proceso de toma de decisiones de los centros nacionales de poder, termina por forzar una reformulación del papel del Estado. Éste actúa cada vez más como un facilitador de las acciones de las empresas transnacionales, en dirección a la profundización de la mundialización: a) remoción de los límites nacionales, tanto externos (esfera diplomática, formación y consolidación de bloques económicos) como internos (atenuación de la presión de los actores perjudicados por los efectos de la globalización, inclusive a través del gasto social); y b) presencia del estado en la generación de condiciones financieras y humanas que demanda el desarrollo científico y tecnológico.

80

Ciencia y Tecnología en América Latina

Dinámica interna Los impactos que producen las nuevas tecnologías en los países latinoamericanos pueden ser clasificados en: a) “exógenos”: que afectan a la economía de la región debido a su difusión desde los países centrales; y b) “endógenos”: devenidos de su difusión en el interior de las economías nacionales. La pérdida de las ventajas comparativas, determinada por los efectos exógenos, tiende a causar una disminución de los ingresos y una limitación del rango de los productos exportables. El establecimiento de una nueva división internacional del trabajo tiende a anular ventajas comparativas estáticas (al independizar la actividad productiva de las materias primas naturales y al aumentar el contenido científico y tecnológico de los productos y procesos) y lleva, durante los ‘80, a una reversión del flujo de capital entre el norte y el sur. Sin embargo, durante los años ‘90, los flujos de inversión extranjera directa han crecido sostenidamente hacia los países en desarrollo, al ritmo de la aceleración de procesos de apertura económica, desregulación, privatización y take over de las empresas locales más dinámicas. El estado de crisis permanente de las economías de la región generó, al mismo tiempo, una sensación de necesidad de estabilización macroeconómica. En ese contexto, la realización de grandes inversiones por parte del Estado en obras de infraestructura pareció, si no imposible, contraindicada. Las dificultades “de caja” de las economías de la región implicaron la necesidad de fuertes ajustes presupuestarios focalizados en la reducción del gasto público. La necesidad de acceder a fuentes externas de financiación condicionó la orientación socioeconómica del ajuste. Frente a la crisis de la balanza de pagos, el aumento de las exportaciones pasó a ser la vía privilegiada de salida. Durante la década de los ‘80 -conocida como la “década perdida”- el hecho más significativo fue el crecimiento de las exportaciones -de commodities- en algunas de las principales economías de la región. Fue tan notable este fenómeno que pasó a ser interpretado como síntoma de un proceso de características estructurales, que marcaba una superación del modelo de desarrollo vía ISI. Por lo tanto, se dedujo, la continuación del proceso de desarrollo debería efectuarse teniendo como base la explotación de las posibilidades de inversión abiertas por las nuevas tecnologías, a partir de una agresiva política de promoción de exportaciones, a semejanza de lo que parecía haber ocurrido en los NICs del sudeste asiático. El nuevo modelo de crecimiento buscado permitiría, en teoría, la expansión de las exportaciones y la integración competitiva en el mercado internacional. Esta política respondió, por otra parte, a la postura de los gobiernos latinoamericanos de cumplir con los compromisos de la deuda externa, la cual funcionó así como un elemento inductor de esa estrategia de desarrollo. La producción para la exportación fue privilegiada en detrimento de la orientada al mercado interno. La liberalización del comercio, el reajuste estructural, la competitividad, tienden a ser adoptados como conceptos directrices, integrándose, dado su nivel de generalización, en un nuevo sentido común. Tanto el surgimiento, consolidación o diversificación de grandes grupos económicos de la región como el cambio de estrategia de las transnacionales determinaron, en las dos últimas décadas, un aumento del grado de concentración de la economía latinoamericana. Las nuevas reglas de juego facilitaron e incentivaron este proceso. Los estados nacionales aparecen así como garantes y viabilizadores de la concentración.

Aun sin ser los receptores principales, algunos países latinoamericanos como México y la Argentina han recibido una corriente significativa. En su mayor parte han estado dirigidos al aprovechamiento de ventajosas condiciones ofrecidas por los programas de privatizaciones de estos países (Chudnovsky et al., 1995).

Podría plantearse que esto significa la inexistencia de políticas económicas, en general, e industriales, en particular, de largo plazo. Es, en cambio, más adecuado precisar que la política neoliberal es en sí una estrategia de largo plazo, dado que implica concretas reglas de juego, sistemas de premios y castigos, para el capital. La implementación del enfoque neoliberal lleva implícita una política industrial, y, por derivación, como se verá más adelante, una política tácita de C&T.

81

Universidad Virtual de Quilmes

Bonefeld y Holloway (1995) describen esta transformación del papel del Estado, y sus implicaciones político-sociales.

Parece erróneo interpretar este nuevo papel del Estado-neoliberal como pasivo. Si bien se retrotrae de su rol intervencionista-productivo en la economía, el nuevo papel se orienta a la concertación de intereses corporativos y, fundamentalmente, a la “seducción” del capital financiero, nacional e internacional, a fin de lograr su radicación local, al menos en términos coyunturales. La búsqueda de una “integración competitiva” al mercado internacional supone el crecimiento de sectores productores de bienes de contenido tecnológico relativamente alto, destinados a la exportación. Las características y especificaciones de estos bienes torna prácticamente ineludible la utilización de tecnologías semejantes a las empleadas por las empresas transnacionales de los países capitalistas avanzados. La percepción de la imposibilidad de realizar ese desarrollo a partir de esfuerzos endógenos motivó que se otorgara, una vez más, un papel central en las estrategias de desarrollo a la radicación de subsidiarias de transnacionales.

2.3.3.2. Política de Ciencia y Tecnología (‘80-‘90)
El abandono de las estrategias ISI implicó, en términos de política de C&T, dejar de lado la intención de autonomía tecnológica, a partir de la justificación de que el gap entre los aparatos productivos locales y los de los países desarrollados no podía salvarse mediante esfuerzos locales. Esto significó una reformulación sustantiva del patrón de intervención del Estado en el área de C&T.

“Las políticas para la ciencia impulsadas en la región latinoamericana desde principios de los noventa obedecen a una nueva lógica expresada en las llamadas ‘agendas para la competitividad’. Con ellas nace una narrativa, según la cual, las necesidades del sector privado de la economía requieren un nuevo rol de la investigación académica y de las universidades, mucho más activo y comprometido en el logro de la competitividad empresarial.” (Licha, 1997, p. 135)

Durante el período ‘80-‘90 la inversión en actividades de I&D en los países de la región se mantuvo relativamente estable, manteniéndose también, más allá de algunos aumentos menores, el déficit estructural denunciado por los estudios al respecto de las agencias internacionales. La necesidad, planteada por la crisis, de obtener rápidos aumentos de las exportaciones, indujo la desregulación de la transferencia de tecnologías, al mismo tiempo que se incentivó la radicación de capital extranjero, tanto en términos financieros como productivos. El Estado promovió las asociaciones de capital nacional y extranjero a fin de facilitar rápidas transferencias de tecnología. La profundidad de la crisis se presentó como justificación de este comportamiento, que permitiría, se postuló, significativos crecimientos del PBI y las exportaciones, a corto plazo. El modelo de “integración competitiva al mercado internacional”, en su reduccionismo pragmático, parece haber dejado de lado el caudal de capacidades científicas y tecnológicas acumuladas durante el período anterior (volveremos sobre este punto en los apartados siguientes). El desarrollo local de tecnología aparece, en esta lógica, como una vía inadecuada, por su “lentitud”,

82

Ciencia y Tecnología en América Latina

“ineficacia” y “mayores costos” para satisfacer las demandas del aparato productivo. La transferencia de tecnologías queda así planteada como la vía excluyente de obtención de tecnología avanzada. Aun la capacidad de compra local, en términos de selección de tecnologías, es relativamente desvalorizada, al adoptarse -en algunos países de la región- modalidades de implementación de privatizaciones donde el socio extranjero se encarga de los aspectos tecnológicos de las operaciones y de la adquisición de equipamientos. Más allá de la enunciación de intenciones de dinamizar el área de C&T, en la práctica la implementación de las políticas explícitas se subordinó a la racionalidad general de la política económica de ajuste y apertura. Discurso y acción circularon por carriles divergentes. La adopción del “mercado” como criterio básico para la definición de necesidades y prioridades generó una situación tal, que el argumento de la “eficiencia” de una institución o una línea de investigación no resulta ya suficiente para continuar apoyándola. Ahora es la “funcionalidad” de esa actividad, definida por la colocación de su output en el mercado, el principal criterio para determinar la justificación de la continuidad del financiamiento. Coherentemente con las determinaciones globales del modelo neoliberal de Estado que implican la restricción del papel subsidiario del mismo a las áreas de seguridad, salud y educación- la función de promover la generación de saber científico e innovaciones tecnológicas escapa del ámbito estatal para insertarse en una problemática esfera público-privada. Más allá del deficitario ejercicio de las funciones de salud y educación, el Estado latinoamericano avanzó en la última década en la línea de restricción de su función de C&T. Tres indicadores muestran esto claramente: a) no se tendió a la creación de nuevas instituciones; b) la participación estatal en el presupuesto de los sistemas de I&D nacionales se encuentra en estado estacionario; c) se están instrumentando políticas de desestatización de unidades de I&D. El cambio global en el patrón de intervención del Estado refleja y provoca una crisis de legitimación de la realización de actividades de C&T sostenidas por el Estado en el ámbito nacional. Frente al sentido común del período anterior, donde el deseo de autonomía justificaba la inversión en instituciones y recursos humanos, en los ‘90 la actividad se enfrenta al desafío de justificar el destino del gasto. A partir de los ‘80 parece claro que, para el nuevo patrón de intervención, ya no son los institutos públicos de investigación, los centros de I&D de las empresas estatales, etc., los elementos que irían a propiciar, mediante su acción de interfase, la anhelada vinculación entre universidad y empresa. En la teoría económica, por lo menos, el nuevo locus de la innovación es la empresa misma, eximiendo así al Estado de realizar políticas activas de C&T. Por otra parte, de modo problemáticamente convergente con esta concepción, se promueven instituciones vinculacionistas (entre universidad y empresa) como oficinas de transferencia de tecnologías, incubadoras de empresas y parques tecnológicos. Esta estrategia emuladora intenta reiterar en el nivel local algunas exitosas experiencias de los países centrales, o, lo que tal vez sea aún más significativo, implementar en el plano local las idealizaciones de esas experiencias. El Estado no va a continuar subsidiando el vinculacionismo, y terceriza la iniciativa tecnológica hacia los microactores. Por una parte, la crisis del “Estado intervencionista” transforma la política vinculacionista en no deseable o no posible; por otra, la racionalización de raíz neoliberal plantea que no es necesaria.

En particular éstas últimas reflejan con claridad el nuevo sentido común que orienta al patrón de intervención. Las instituciones desestatizadas que resulten funcionales al sistema lograrán una exitosa vinculación con las unidades productivas, que, como contrapartida, financiarán su actividad, y por lo tanto sobrevivirán. En el caso de aquellas que no logren hacerlo, se deberá interpretar que si el mercado no las sostuvo, se debió a que no eran funcionales y, si no eran funcionales, no existía justificación para continuar gastando en ellas. El Estado aparece así como un protector del dinero de los contribuyentes. Esta lógica -por simplista, poderosa- resulta difícil de responder en sus propios términos. El traslado mecánico de estos nuevos modelos, justificado por el viraje ideológico librecambista de los ‘80, deja sin responder -o delega a las “fuerzas naturales” del mercado- cuestiones ya abiertas en el modelo ofertista-vinculacionista de los ‘60-‘70. ¿La racionalidad de los actores económicos locales admite hoy lo que rechazaba en otro formato?, ¿la sola presencia de las incubadoras es condición suficiente para generar un ciclo de innovaciones autosustentado?, ¿las experiencias son compatibles con la lógica

83

Universidad Virtual de Quilmes

del contexto socioeconómico? O, de otro modo: ¿son viables los experimentos vinculacionistas latinoamericanos fuera, o aun en contra, de una política sectorial, industrial o económica que los ampare? Acerca de la idea de la nueva versión de vinculacionismo, véase Dagnino y Davyt (1995).

El límite pasa, así, de externo, presupuesto, a interno, adjudicación de recursos disponibles. De este modo la comunidad internaliza parte del costo político del presupuesto estancado, y el gobierno se beneficia con algunas justificaciones para su política restrictiva. Financiar un poco de ciencia resulta políticamente funcional al modelo: lejos de aparecer como “anticientífico”, el gobierno se presenta como defensor de la “buena ciencia”.

La implementación de esta nueva versión del vinculacionismo implica, en la práctica, la aparición de dos epifenómenos: a) la supuesta existencia de una nueva fuente de financiación para la investigación universitaria es utilizada como argumento por parte de los gobiernos, para no realizar mayores inversiones; b) frente a la indefinición de políticas globales de investigación generadas por las propias universidades, la demanda de las empresas implica el direccionamiento de las mismas hacia objetivos de corto plazo y escasa trascendencia. Es necesario observar que esta política -nuevo dogma del planeamiento universitario- tiende a presentarse como única alternativa viable al viejo problema de la utilidad social de la investigación universitaria y torna a la universidad única responsable de una relación que, en realidad, la excede largamente. Dentro de la comunidad científica el cambio de patrón de intervención parece haber generado, en algunos sectores, una suerte de “retirada táctica” (defensiva y en general corporativa) en dirección a las ciencias básicas. Este accionar responde a dos líneas de argumentación, no necesariamente excluyentes: a) la necesidad cultural de los saberes científicos básicos en cualquier sociedad moderna que se precie de tal; b) el papel dinamizador de las ciencias básicas en la cadena lineal de innovación. Algunos rasgos de estos planteos parecen resultar funcionales para la legitimación del nuevo patrón de intervención: el autocontrol ejercido por la propia comunidad en términos de “calidad” de la producción tiende a evidenciar un “gasto excesivo” en la base de la pirámide de la comunidad científica. La elite científica, en su intento de supervivencia, se somete a políticas de optimización del gasto.

2.3.3.3. Reflexión de los ‘80-‘90
En rigor, a partir de mediados de los ‘70 parece interrumpirse el proceso de construcción de consensos vigente durante la década anterior. En adelante, la trayectoria de la reflexión se vuelve más discontinua y diversificada. Resulta dificultoso realizar un seguimiento a escala latinoamericana, debido a la diversidad de trayectorias nacionales. Tomando como pauta la trayectoria de la reflexión argentina, se analiza este proceso diferenciando tres períodos, de quiebre (1976-1983); retomada diversificada (1983-1990), y reconfiguración (1990-1995). Más allá de las diferencias nacionales, y las consecuentes diferencias cronológicas, parece posible plantear que, en términos generales, el proceso alcanzó escala regional.

1976-1983: el quiebre de la reflexión Durante la dictadura militar argentina se produce la restauración del laissez faire como principio rector de la PCT, abandonándose las concepciones intervensionistas del período anterior. Consecuentemente, el ofertismo vuelve a constituirse en el principal elemento de la política institucional. Las restricciones a los derechos civiles, las persecuciones ideológicas y la violación de los derechos humanos constituyeron un contexto tal que imposibilitó la existencia de diálogo político y crítica institucional. Así, frente a la creciente actividad anterior, durante este período sólo es posible registrar la existencia de una PCT oficial -por otra parte, sumamente restringida tanto en términos de su alcance como de su elaboración-. Si bien poco es lo que hay para decir de este período en términos de reflexión sobre PCT, el quiebre del proceso de acumulación y aprendizaje anterior resulta un hecho clave para la comprensión de la dinámica posterior.

84

Ciencia y Tecnología en América Latina

1983-1990: gestión y diversificación A partir del fin del período dictatorial es posible percibir una reactivación de la reflexión sobre PCT en la Argentina. Pero, a diferencia del período 19581975, resulta dificultoso definir con claridad las líneas en las que se desenvuelve esta actividad. A diferencia de las trayectorias de reflexión en PCT de otros países latinoamericanos, donde ELAPCYTED fue sustituido por otras concepciones sin mayores debates al respecto -como en el caso brasileño (Dagnino, Thomas y Davyt, 1996)- es posible observar en la Argentina una problemática continuidad. Es tan inadecuado hablar de una acumulación lineal basada en ELAPCYTED como plantear una disrupción absoluta. Por una parte, un conjunto de iniciativas adoptadas por la SECyT y el CONICET reflejan la intención de llevar a la práctica algunas de las ideas de ELAPCYTED. En particular, la influencia del pensamiento de J. A. Sábato no se restringe al período 1969-1976, sino que se extiende hasta los procesos de concepción de la PCT correspondientes al período 1983-1989. Prácticamente al mismo tiempo, es posible encontrar algunas iniciativas micropolíticas que revelan, por una parte, una tentativa de continuar la evolución de estas ideas, incorporando nuevos contenidos, ejes problemáticos y soluciones. En parte, esta actividad se refleja en la reestructuración del área de C&T de la Universidad de Buenos Aires y en la creación de UBACYT y UBATEC. Como derivación de los desarrollos de ELAPCYTED aparece en los ‘80 la generación de unidades académicas que, al menos parcialmente, intentan responder a algunas de las inquietudes centrales planteadas en los ‘60-‘70. En el plano del discurso de la PCT, de modo complejo, algunos ideologemas o fragmentos del discurso de ELAPCYTED (y aun de la Teoría de la Dependencia) permanecen, mezclados -en distintas proporciones según los discursos- con elementos de economía de la innovación, administración de empresas, etcétera. Por otro lado, se difunden en la Argentina teorías económicas que explican el cambio social y productivo en términos de innovación tecnológica, lo que motiva la aparición en la región de economistas “evolucionistas” y “neoschumpeterianos”. La influencia francesa de los “regulacionistas” también es perceptible. Es de notar que, tempranamente, autores enrolados en ELAPCYTED habían percibido la utilidad de estos desarrollos teóricos para el análisis de los procesos locales:

Sábato participó del Encuentro organizado por la Unión Cívica Radical, en 1983, con el documento “Propuesta de política y organización en Ciencia y Tecnología” (Sábato, 1983). Es necesario recordar, por otra parte, que la primera intención de la gestión que asumiera la SECyT en 1983 fue llevar a la práctica su concepción de “régimen de tecnología”.

“En el curso de la década de los años 1970 varios autores de tradición no neoclásica efectúan aportes importantes para la construcción de una teoría endógena del cambio tecnológico. Entre ellos Rosenberg, Freeman, Nelson y Winter. Pese al enorme interés que revisten estos trabajos y dado que, básicamente, los mismos toman como punto de partida de sus respectivos razonamientos el escenario tecnológico de países desarrollados, hemos preferido dejar fuera del marco de esta monografía su consideración de detalle a fin de concentrarnos en otro tipo de literatura sobre el cambio tecnológico ‘adaptativo’, que ha comenzado a emerger en fecha reciente y que por definición es más cercana al caso de países de industrialización tardía que viven claramente a la zaga del progreso tecnológico internacional.” (Katz, 1990, p.138)

85

Universidad Virtual de Quilmes

Algunos economistas (el propio J. Katz, D. Chudnovsky y R. Bisang, entre otros) continúan profundizando esta vía de análisis en los ‘80 y ‘90. Sus marcos de referencia para el tratamiento de la relación entre cambio económicosocial y cambio tecnológico los colocaron, por una parte, en disputa con sus colegas ‘neoclásicos’ y, por otra, los acercaron paulatinamente a grupos orientados a los estudios sociales de la ciencia y la tecnología. Ya en los ‘90, aunque en un proceso no lineal, la evolución de la reflexión en economía de la innovación se refleja -en el plano macro-político- en la aparición de legislación sobre innovación, y posteriormente, en la implementación de una serie de iniciativas -tanto macro como micro políticas-, fenómeno descripto por M. Albornoz del siguiente modo:

“En esta etapa se comprendió que la racionalidad de la ciencia es diferente a la racionalidad de la tecnología. Se requieren, por lo tanto, políticas diferentes. Surgió, así, el campo de la economía de la innovación y el diseño de políticas de estímulo a la innovación. Lo propio de este nuevo enfoque es el cambio de perspectiva, centrada ahora no en la oferta sino en la demanda. En el plano teórico revaloriza a Schumpeter y su descripción del ciclo invención-innovación. El nuevo actor de moda es el empresario innovado.” (Albornoz, 1990a, p. 26)

Este último cambio en la orientación de la reflexión implica una serie de alteraciones tanto en el plano teórico como institucional. La nueva orientación se presenta como un nuevo balizamiento para la concepción e implementación de la PCT, que tiende, por un lado, a sustituir, al menos nominalmente, el ofertismo/vinculacionismo de la política oficial previa y, por otro, a superar las limitaciones del vinculacionismo antidependentista estatista de ELAPCYTED. Dado que esta concepción pretende plantearse como una ruptura respecto del modelo institucional anterior (MIOL), resulta adecuado dedicar el punto siguiente a su análisis.

1990-1995: políticas de innovación Para comprender esta disrupción en la trayectoria de la reflexión latinoamericana (y argentina) es necesario contextualizar geográfica y temporalmente el fenómeno. Así como en los ‘60 se consolidó la relación entre sociología y actividad científica como tendencia dominante en los estudios sociales sobre C&T –legitimada dentro de la configuración lineal del modelo science push–, desde los ‘80 se expande y fortalece, tanto en Europa como en los Estados Unidos, la generación de estudios dominados por la vinculación economía-tecnología (Dickson, 1988; Elzinga y Jamison, 1996). La primera manifestación de esta vinculación fue expresada, ya en los ‘60, dentro de la matriz del modelo, aún lineal, demand pull (proceso sintetizado por J. Ronayne, 1984), para luego complejizarse a partir de estudios de innovaciones intraplanta (cuyos ejemplos más conocidos son los trabajos de N. Rosenberg y C. Freeman) y arribar, a fines de los ‘80, a modelos sistémicos, interactivos. El potencial de transformación del nuevo patrón tecnológico suscitó una revisión de las contribuciones de Kondratiev y, fundamentalmente, de Schumpeter.

86

Ciencia y Tecnología en América Latina

La aparición del Japón y luego los NICs como fuertes competidores en el mercado internacional y la eclosión de procesos económicos de rápido cambio tecnológico constituye el principal motivo que explica la vigencia y profundización de estos planteos por parte de teorizaciones evolucionistas. En los ‘70, se inició la generación -y paulatina expansión- de grupos de investigación y, posteriormente, de unidades académicas, orientados a estudios en economía de la innovación. Esta actividad dio origen a publicaciones periódicas exclusivamente ligadas con la temática PCT (Elzinga y Jamison, 1996), así como a distintos cursos de posgrado. Por otra parte, dio lugar a la creación de nuevas instituciones orientadas a viabilizar y acelerar procesos de innovación y a la gestación de nuevos abordajes descriptivo-normativos para las instituciones de I&D. En América Latina, la difusión de estos conocimientos converge con algunos desarrollos y acumulaciones previas que responden a distintos orígenes y líneas de actividad académica: • ya en los ‘70 la preocupación por la necesidad de planificar el desarrollo se expresó a través de la generación de algunas unidades de estudios académicos en universidades locales; • a principios de los ‘80 comienzan a extenderse cursos orientados a la optimización de los aparatos administrativos y se generan carreras de administración de empresas; • los posgrados sobre política y gestión de C&T incorporan en sus programas contenidos de economía de la innovación. La influencia de la economía de la innovación generó un cambio conceptual fundamental en el nivel de reflexión en PCT, reflejado en la transformación del término restrictivo “política de C&T” al sistémico “política de innovación” (alteración planteada por J. Sutz, 1995). Incorporado desde los ‘80 en la reflexión local, este cambio se incluyó en la agenda gubernamental de PCT argentina a partir de mediados de los ‘90 (tardíamente respecto del Brasil y, aun, de Venezuela). La cuestión de la innovación pasa a tornarse un objetivo explícito en la nueva agenda de la PCT local. La más clara expresión en este sentido es la publicación del Proyecto de Plan Plurianual de Ciencia y Tecnología 1998-2000, firmado por el Gabinete Científico Tecnológico en el año1997. Un fragmento de su introducción permite apreciar el grado de internalización del discurso de economía de la innovación en la reflexión de la SECyT:

“El enfoque lineal tradicional sólo se preocupaba por incentivar los gastos de investigación y desarrollo que hacían las instituciones públicas, asumiendo que luego sus resultados fluían automáticamente a los sectores productivos y sociales. En contraste, el enfoque del Sistema Nacional de Innovación claramente sugiere que no hay un solo camino de abordar esta compleja problemática y que es tan importante generar conocimientos, como facilitar su difusión y absorción [...] La configuración de un Sistema Nacional de Innovación es una responsabilidad compartida de las instituciones públicas y privadas. El objetivo común debería ser la detección y corrección de las fallas sistémicas, proporcionando un

87

Universidad Virtual de Quilmes

marco de largo plazo que garantice el adecuado desarrollo de los recursos humanos y contribuya al posicionamiento competitivo de la Argentina en el escenario internacional, reduciendo la brecha que nos separa de los países industrializados. La intervención del Estado debe jugar un papel catalizador en materia de Ciencia, Tecnología e Innovación, potenciando la cultura innovativa tanto en el sector público como privado, promoviendo una concertación de esfuerzos que asegure una infraestructura adecuada y generando un marco de incentivos que estimule las interacciones entre los distintos agentes e instituciones que participan de un Sistema Nacional de Innovación.” (GACTEC, 1997, s. 1, p.4)

Es necesario tener en cuenta que este viraje en la PCT oficial se gestó en el contexto de una reformulación del papel del Estado de orientación neoliberal, y, simultáneamente, de aplicación de una política de ajuste presupuestario que estancó los recursos destinados a actividades de I&D. En particular, la intención neo-regulacionista de este viraje resulta en la práctica restringida al ámbito de las instituciones públicas. Lejos de haberse transformado en una nueva percepción de la función del Estado, configura, simplemente, una nueva política sectorial, desintegrada, por otra parte, de la política económica. Esta “actualización conceptual” de la PCT oficial ha generado polémicas en la comunidad científica local. En algunos casos, porque al cuestionar el modelo ofertista (en particular, en el terreno de la financiación de I&D) genera una desestabilización institucional. En otros, se critica la forma en que los cambios fueron concebidos y están siendo implementados: “En un marco de ‘verdades’ cuyo sentido se procura establecer más allá de toda crítica, tales como la mundialización y la competitividad, la cuestión central de la política científica y tecnológica es definida como el despliegue de las capacidades de innovación de la sociedad mediante la vinculación entre actores diversos (fundamentalmente, el gobierno, los individuos e instituciones científicas o académicas y las entidades del sector productivo, o, menos eufemísticamente, las empresas). Esta cuestión parece tomar un único sentido y los pasos a dar para el logro de objetivos que se establecen casi por sí mismos jalonan un sendero predeterminado en el que la eficacia se antepone a la capacidad de elegir.” (Albornoz, 1997, p. 96)

Al mismo tiempo que asumía este cariz economicista, la PCT oficial se tornó crecientemente eficientista. En el transcurso de los ‘90, mucho más marcadamente que durante las fases anteriores, la gestión tiende a desplazar a la política: “La tendencia a plantear las cosas en estos términos ha producido en América Latina el desplazamiento de las problemáticas de interés social, desde la política hacia la gestión, ya que a ella compete fundamentalmente el valor de la eficacia.” (Albornoz, 1997, p. 97)

88

Ciencia y Tecnología en América Latina

“El resultado de esto es un repliegue de la dimensión política y su reemplazo por concepciones que privilegian la ‘eficiencia’ administrativa y la optimización de la gestión. Se da, entonces, la paradoja de que no hay espacio para la política en la política científica. Esto se refiere, fundamentalmente, a que dentro de lo que se denomina ‘política científica’ no hay un nuevo paradigma teórico que incluya al Estado, y es obvio que no existe el campo de la política sin una teoría y práctica del Estado.” (Albornoz, 1996, p. 40)

Como parte de esa búsqueda de optimización de la distribución de recursos, progresivamente, tienden a adoptarse mecanismos institucionales de evaluación basados en la “evaluación por pares”.

“Para que los fondos institucionales y competitivos se asignen a grupos de investigación de calidad y excelencia, un lineamiento estratégico del Plan es la evaluación de la calidad por el sistema de pares. Es mandatorio para el CONICET (Decreto 1661/96), el organismo de C y T con mayores antecedentes en evaluación de la calidad aunque no siempre aplicó la evaluación por pares; está siendo implementado en el Programa de Incentivos a los Docentes Investigadores y, desde su inicio, se va a aplicar en el FONCyT. Pero la intención es que esa práctica se extienda a todas las instituciones sectoriales de investigación científica y tecnológica.” (GACTEC, 1997, p. 20)

Las alteraciones en la reflexión local durante la última década superan los límites disciplinares de la economía. Es posible verificar la existencia de crecientes puntos de convergencia entre distintas disciplinas. Se genera no sólo un diálogo entre enfoques, sino un incipiente grado de institucionalización de esa convergencia mediante la generación de redes específicas en la temática. La existencia de distintas visiones disciplinares (economía de la innovación, sociología e historia de la ciencia, sociología del trabajo, sociología de la tecnología, etc.) volcadas sobre un objeto relativamente unitario ha permitido el enriquecimiento de los análisis, particularmente la sofisticación de las descripciones. Paradójicamente, la profundidad y capacidad de propuestas normativas no ha alcanzado a desarrollarse en la misma proporción que la calidad descriptiva. Es notable, al comparar este proceso con el período anterior, una notoria diminución de la capacidad creativa de esta reflexión. A diferencia de ELAPCYTED, que respondía a una dinámica endógena, gestada a partir de la matriz de la teoría de la dependencia, se tiende a operar a partir de la simple aplicación a la realidad local de instrumental analítico generado fuera de la región.

A excepción de propuestas centradas en la “optimización de la gestión” de C&T. Esto, tal vez, antes que el signo de un progreso, evidencia aún más el desbalance.

“Un cuarto de siglo después de haber producido aquello que fue denominado como ‘pensamiento latinoamericano en ciencia y tecnología’, es posible afirmar que la región exhibe hoy un vacío de

89

Universidad Virtual de Quilmes

reflexiones acerca del tema. Este vacío es llenado por la producción de ideas de los países europeos.” (Albornoz, 1996, p.37)

Así como, en general, tendió a normalizarse el funcionamiento de la investigación de la universidad latinoamericana en términos de producción orientada a publicaciones académicas, esta lógica permeó los estudios sobre PCT, derivando en un proceso de paulatina “academización” de la reflexión. La creación de carreras de posgrado es uno de los ejes centrales de esta academización. Se crean posgrados en Política y Gestión de C&T y Ciencia, Tecnología y Sociedad en diversas universidades del Brasil, Venezuela, Colombia y la Argentina. La reflexión adquiere un grado de formalidad del que antes carecía. El desarrollo del saber se ve influido por las reglas de juego de las disciplinas académicas. Donde antes se opinaba, ahora es necesario justificar según las reglas del arte. La comunicación se amoldó al formato paper (paradójicamente denunciado por ELAPCYTED). Surge un interlocutor privilegiado: otro académico. Se generan principios de autoridad: jerarquía, antecedentes, trayectorias, pares. La consolidación se refleja en el aumento exponencial del número de investigadores en la temática y la multiplicación de los ámbitos de pertenencia. Los posgrados posibilitan la autorreproducción de profesionales CTS, la reproducción ampliada de trabajos en y para el área. La dinámica de la reflexión latinoamericana en el período ‘80-‘90 parece responder, en gran medida, a la consolidación de los estudios CTS en los países centrales. En el plano de elaboración teórica, la producción académica regional tiende a alinearse con la producción internacional. Aunque esto no implica, necesariamente, que disminuya su tono crítico respecto de las políticas locales. De hecho, es posible registrar, tanto en ELAPCYTED como en la reflexión de los ‘90, una visión crítica del accionar del estado en C&T. El primero, a través del planteo de una normatividad alternativa, el establecimiento de objetivos nacionales, del que se deducían acciones necesarias. El segundo, en cambio, a través de estudios descriptivos de ese accionar, de los que se deducen disfuncionalidades, deseconomías, fallas de implementación, etcétera. La iniciativa personal de algunos “especialistas” en PCT motiva la existencia de propuestas políticas sectoriales o fragmentarias. La “aspiración subversiva” (Adler, 1987) de ELAPCYTED aparece en los ‘90 moderada a “asesoramiento ad hoc” o a intervenciones puntuales en colegiados de experts.

“[...] pareciera que no funciona hoy el mínimo de utopía. Hemos aprendido a ser ‘gente sensata’. Sábato, Halty, nuestros maestros, eran formidables utópicos. Creían, en serio, en una América Latina mejor. Creían, en serio, en la viabilidad de un modelo de desarrollo endógeno.” (Albornoz, 1996, p. 42)

Es de notar que este estilo de intervención política resulta compatible con la lógica incremental del Estado conciliador de intereses corporativos, neoliberal.

90

Ciencia y Tecnología en América Latina

La propia complejidad de esta tentativa de reconstrucción de la trayectoria de la reflexión en los ‘80 y ‘90 es, finalmente, un dato significativo que refleja el nivel de confusión del debate sobre alternativas para la PCT. Tal confusión es perceptible tanto del lado de la concepción de políticas -y de las múltiples y discontinuas iniciativas- efectivamente implementadas como del lado de la crítica y la propuesta de alternativas. Causa y efecto de esta confusión es la inexistencia de instancias democráticas de coordinación y de escenarios de debate y construcción de consensos.

2.3.4. A modo de epílogo
Una aclaración es necesaria: resulta inadecuado caracterizar a ELAPCYTED como una teoría. Por derivación, es erróneo realizar comparaciones del tipo ‘ELAPCYTED vs. teoría de la innovación’. Una lectura de ese tipo llevaría a groseras distorsiones, tanto en el plano epistemológico como en el nivel más restringido de interpretación política de los hechos. Una afirmación común, de naturaleza metodológica, atraviesa la reflexión sobre PCT desde los ‘60 hasta los ‘90: las características propias del objeto complejo tornan inadecuados, por insuficientes, los abordajes disciplinarios. En las realizaciones prácticas, sin embargo, no siempre es posible encontrar la implementación de este principio metodológico: las disciplinas, sobre todo en el período ‘80-‘90, aún parecen dominar sobre los abordajes interdisciplinarios. Observada hoy, desde una perspectiva académica, la reflexión correspondiente al período de las décadas ‘60 y ‘70 resulta inacabada, primaria, poco sofisticada. Los conceptos generados: “política explícita e implícita”, “proyecto nacional”, “demandas sociales”, por ejemplo, desde el punto de vista de la ciencia política serían caracterizables como propios del ‘sentido común’, antes que como categorías analíticas. Esta debilidad teórica parece haber incidido sobre la dinámica de la reflexión de un modo paradójico. El bajo grado en que utilizaba categorías provenientes de teorías establecidas -y por derivación de censura interna- abrió para ELAPCYTED un amplio espectro de relaciones. En particular, posibilitó realizar fluidas -a veces audaces- vinculaciones entre los objetos analizados. Esto facilitó, por otra parte, la integración de los intereses ideológico-políticos de los análisis. De la intención de desarrollo social de ELAPCYTED derivaron algunas percepciones que, sólo años después, aparecieron en la literatura main stream sobre la temática: preocupación por el sistema nacional de innovación, relaciones universidadsector productivo, redes, crítica a los modelos lineales de innovación, preocupación por la diferencia entre capacidad productiva y acumulación tecnológica (véase, sobre el particular, Dagnino, 1994). No se trata, evidentemente, de una precoz lucidez, menos aún de acertados vaticinios. Tampoco de un anacronismo. Lejos de ello, es lógico que un observador atento, preocupado por el desarrollo social e influido por la teoría de la dependencia, analizara algunas de esas cuestiones como un problema nacional, en el que se vincularan aspectos científico-técnicos con niveles culturales de la población, políticas gubernamentales con racionalidades de los microactores, etcétera. En tanto la propuesta de ELAPCYTED puede caracterizarse como relativamente simple, la producción observable en el período ‘80-‘90 resulta más compleja. Frente a las certidumbres respecto de lo bueno y lo malo, lo deseable y lo indeseable, lo útil y lo contraproducente, afirmadas por ELAPCYTED,

91

Universidad Virtual de Quilmes

una de las principales características de la producción actual es la conciencia de incertidumbre, derivada, al menos en parte, de la conciencia de complejidad. En tanto el objetivo “desarrollo” era claro -y, en cierto modo, lineal- los cuestionamientos actuales acerca de la sustentabilidad tornan la cuestión problemática. Visto a la distancia, ELAPCYTED parece un pensamiento monolítico, donde las múltiples coincidencias entre los actores resultan más salientes que las diferenciaciones ideológicas o de implementación. En ECTSAL, el campo está caracterizado por la diversidad. La reflexión de ELAPCYTED no alcanzó a dar forma a una metodología de análisis con una fuerte consistencia teórica interna. Éste es uno de los motivos que se aduce como causa de la falta de continuidad, de la existencia de una herencia coherente del pensamiento de los ‘60-‘70 en las dos últimas décadas. Lejos de ello, parece existir una instancia en la reflexión en que ECTSAL resulta incompatible con las afirmaciones de ELAPCYTED. Es como si ELAPCYTED constituyera una “camisa de fuerza” de la que es necesario desembarazarse para emprender nuevos desarrollos.

Pero, curiosamente, tampoco aparecieron refutaciones a ELAPCYTED. Una vía de explicación -no la única- de este fenómeno se deriva de la pérdida de vigencia de la teoría de la dependencia. Al ser ésta el marco teórico de sustentación, el potencial explicativo y normativo de ELAPCYTED, en un efecto cascada, se percibió radicalmente disminuido.

Claro que, por otra parte, constituirse como marco teórico o instrumental heurístico no fue la preocupación central de ELAPCYTED. Aun en los desarrollos de Varsavsky (tal vez uno de los intentos teóricos más integrales), el objetivo principal fue transformar la realidad. ELAPCYTED surgió, en el marco de la teoría de la dependencia, como una visión policy oriented destinada a generar instrumental normativo, a partir de explícitos compromisos ideológicos. La relación de ECTSAL entre teorías y producción intelectual responde a otros objetivos y se desenvuelve por otras vías. De allí que el acento en temas como la inclusión social, el desarrollo generalizado y las tecnologías apropiadas haya sido reemplazado por el énfasis en los efectos de la globalización, la inserción internacional y la competitividad. En la dinámica global, el “voluntarismo” sesentista fue sustituido por el “profesionalismo” de los ‘80, el “compromiso militante” por el “ethos académico”. El ámbito dominante de la reflexión latinoamericana en CTS ha sido, durante los últimos cuarenta años, la universidad. Sin embargo, tras esta característica común a los dos períodos analizados, subyacen diferencias tales que permiten explicar distintos comportamientos. En relación con las instituciones, es de notar que la universidad latinoamericana de los ‘60-‘70 excedía a la academia. La universidad de los ‘80-‘90 resulta, en comparación, coextensiva con la academia. Inevitablemente, este cambio se vincula con el accionar y los actores. Parece posible diferenciar dos tipos de compromiso ético: político-social en los ‘60 y ‘70, académico-disciplinar en los ‘90. Lo dominante hoy, aparentemente, es intentar presentar la producción científica y la actividad docente como independientes de definiciones personales, “ideológicas”.

92

Ciencia y Tecnología en América Latina

Parece posible afirmar que la temática CTS ha tenido una inserción relativamente exitosa en el ámbito universitario. Ese éxito se refleja en una expansión de la base material sobre la que se desenvuelve. En las décadas del ‘60 y del ‘70, la reflexión sobre PCT era una cuestión de individuos, con carreras relativamente consolidadas en distintas disciplinas “duras”, que dedicaban parte de su “tiempo libre” a una temática que los inquietaba. Hoy es una actividad de “dedicación exclusiva” desarrollada por grupos cuyos integrantes son de origen disciplinar diverso. La consolidación se refleja en el aumento exponencial del número de investigadores en la temática y la multiplicación de los ámbitos de pertenencia. Los posgrados posibilitan la autorreproducción de científicos CTS, la reproducción ampliada de trabajos en y para el área. La orientación disciplinar (tanto devenida de la formación personal previa como la recibida en los estudios realizados en el exterior) parece reflejarse en la producción de los ‘90. La normatividad de diferentes disciplinas (por ejemplo: sociología de la ciencia, economía de la innovación, demografía, etc.) permea el discurso de ECTSAL. La integración interdisciplinaria parece pertenecer aún al plano de los objetivos, antes que al de las realizaciones. Una nueva generación, formada en los posgrados latinoamericanos creados en el período ‘80-‘90, está entrando en escena. Del análisis de la reflexión CTS del período ‘60-‘90 se desprende una sensación de ruptura. Las primeras producciones no podrían considerarse el inicio de una tradición que se continúa hasta nuestros días. Esto se debe, en parte, a que ELAPCYTED no se institucionalizó, ni generó publicaciones propias. En derredor de ELAPCYTED no surgió una comunidad. La agenda de los ‘60 no fue apropiada por las generaciones ulteriores. No puede interpretarse, entonces, el proceso como una continuidad lineal, acumulativa, cuyo núcleo inicial fue el pensamiento de ELAPCYTED. Tampoco puede entenderse la reflexión de los ‘90 como una respuesta, una contradicción dialéctica a ELAPCYTED. Si existen algunas convergencias, éstas son parciales, puntuales. A diferencia de ELAPCYTED, donde sería posible detectar una agenda dominante, las líneas de reflexión de los ‘90 parecen estar orientadas por diferentes agendas. Es en este sentido que hablar de una comunidad CTS latinoamericana en los ‘90 resulta dificultoso. La realización de actividades de diálogo e integración (reuniones, revistas periódicas, redes, etc.) permitirá, probablemente, su constitución futura. De hecho, a pesar de las limitaciones antes enunciadas, nunca, durante los últimos 40 años, se estuvo tan cerca de generar esta comunidad. Desde una perspectiva política, es posible registrar un común denominador entre ELAPCYTED y ECTSAL. A pesar de los diversos intentos, estilos y objetivos, la reflexión latinoamericana en CTS nunca alcanzó a determinar las políticas globales de ciencia y tecnología de los estados. Así como las actividades de ciencia y tecnología no se constituyeron en objetivos centrales de las estrategias de desarrollo económico y/o social de los gobiernos de la región, los conocimientos sobre esas actividades no influyeron de forma relevante sobre el proceso de toma de decisiones. Ambos han sido hasta hoy subutilizados. Paradójicamente, la propia dinámica de la reflexión actual ha restado importancia a las pioneras y originales producciones locales. Los planteos de ELAPCYTED han sido dejados de lado sin haber merecido, hasta el momento, mayores revisiones ni refutaciones.

La preferencia por líneas de análisis institucionalistas de algunos economistas latinoamericanos de la innovación podría interpretarse como una continuidad parcial de ELAPCYTED.

93

Universidad Virtual de Quilmes

1. Discuta, en un máximo de dos páginas, las ideas principales del modelo de Amílcar Herrera y CEPAL (véase punto 2.1.3.2, en particular el apartado “Un modelo que une la especialización productiva, la estructura social (distribución del ingreso) y la estructura tecnológica y científica”) que relacionan estructura económica productiva, estructura social (distribución del ingreso) y estructura o capacidad tecnológica. Haga referencia a las ideas de algunos de los autores que se presentan en el punto 2.2. Concluya con una consideración sobre la aplicabilidad del modelo a la situación actual de América Latina (punto 2.1.3.5) 2. Compare las dos visiones sobre evolución de la reflexión sobre Política Científica y Tecnológica (correspondientes a los apartados 2.1-2.2, por una parte, y 2.3., por otra). Identifique coincidencias y disidencias. Sintetice la comparación en un cuadro de doble entrada, de no más de dos páginas.

Lecturas Obligatorias Punto 2.1 Marí, Manuel (1985), “Perspectivas de los modelos de Política Científica y Tecnológica en América Latina”, Ciencia, Tecnología y Desarrollo, Vol. 9, pp.143-160. Fajnzylber, Fernando (1985) (1989), “La industrialización de América Latina”, en Corona, Leonel (coord.), Prospectiva Científica y Tecnológica en América Latina, UNAM, México. Punto 2.2 Sábato, Jorge (1994), “El origen de algunas de mis ideas”, en: Ciapuscio, H. (coord.), Repensando la política tecnológica. Homenaje a Jorge A. Sábato, Nueva Visión, Buenos Aires, pp. 103-114. Herrera, Amílcar (1970), América Latina: Ciencia y Tecnología en el desarrollo de la sociedad, Colección Tiempo latinoamericano, Editorial Universitaria SA, Santiago de Chile, pp. 11-76 y 140-174. Punto 2.3 Bastos, María Inés y Cooper, Charles (1995), “A political approach to science and technology policy in Latin America”, en: Bastos, María Inés y Cooper, Charles (eds.), Politics of Technology in Latin America, UNU/INTECH, Londres. Chudnovsky, Daniel y López, Andrés (1996), “Política tecnológica en la Argentina: ¿hay algo más que laissez faire?”, REDES, No. 6. Licha, Isabel (1997), “Las nuevas políticas científicas y tecnológicas para la competitividad. El caso latinoamericano”, en: Sutz, J. (ed.), Innovación y desarrollo en América Latina, Nueva Sociedad, Caracas.

94

Ciencia y Tecnología en América Latina

Dini, Marco y Katz, Jorge (1997), “Nuevas formas de encarar las políticas tecnológicas en América Latina”, REDES, No. 10, pp. 13-58. Dagnino, Renato y Thomas, Hernán (1999), “La política científica y tecnológica en América Latina: nuevos escenarios y el papel de la comunidad de investigación”, REDES, No. 13.

Referencias bibliográficas
Adler, Emanuel (1987), The Power of Ideology - The Quest for Technological Autonomy in Argentina and Brazil, University of California Press, Los Ángeles. Albornoz, Mario (1990a), “La ciencia y la tecnología como problema político”, en: Albornoz, M. y Kreimer, P (comps.), Ciencia y tecnología: estrategias y . políticas de largo plazo, EUDEBA, Buenos Aires. — (1990b), “Consideraciones históricas sobre la política científica y tecnológica en la Argentina”, en: Albornoz, M. y Kreimer, P (comps.), . Ciencia y tecnología: estrategias y políticas de largo plazo, EUDEBA, Buenos Aires. — (1996), “La ciencia política ignora la política de la ciencia”, en: Albornoz, M; Kreimer, P y Glavich, E., Ciencia y sociedad en América Latina, Universidad . Nacional de Quilmes, Bernal. — (1997), “La política científica y tecnológica en América Latina frente al desafío del pensamiento único”, REDES, vol. 4, No. 10. Alic, J. et al. (1992), Beyond Spin Off: Military and Comercial Techonologies in a Changing World, Harvard Business School Press, Boston. Amadeo, Eduardo (1978), “Los consejos nacionales de ciencia y tecnología en América Latina. Éxitos y fracasos del primer decenio”, Comercio Exterior, vol. 28, No.12, pp.1439-1447. Argumedo, Alcira (1987), Un horizonte sin certezas. América Latina ante la revolución científico-tecnológica, Puntosur, Buenos Aires. Aspiazu, Daniel y Bramuglia, Cristina (1992), “Indicadores económicos de las actividades científico-tecnológicas: comparación internacional”, en: Oteiza, E. y otros (1992), La política de investigación científica y tecnológica argentina. Historia y perspectivas, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. Barrios Medina, Ariel (1997), “La escuela latinoamericana de pensamiento en ciencia, tecnología y desarrollo (CTD) a través del Dr. Ing. Carlos Martínez Vidal”, mimeo, Universidad Nacional de Quilmes. Bastos, María Inés y Cooper, Charles (1995), “A political approach to science and technology policy in Latin America”, en: Bastos, M. I. y Cooper, Ch. (eds.), Politics of Technology in Latin America, UNU/INTECH, Londres. Bisang, R., Bercovich, N., Chprintzer, A. y Ramos, A. (1995), “Las actividades de investigación en las Universidades Nacionales”, mimeo, CENIT, Proyecto PNUD ARG/93/026, Buenos Aires. Bush, Vanevar (1945), Science, the Endless Frontier, National Science Fundation, Washington. CACTAL (Conferencia sobre Ciencia, Tecnología y Desarrollo) (1972), Consenso de Brasilia, Declaración de la Conferencia, Washington, D.C.

95

Universidad Virtual de Quilmes

Caldelari, María, Casalet, Mónica, Fernández, Eduardo y Oteiza, Enrique (1992), “Instituciones de promoción y gobierno de las actividades de investigación”, en: Oteiza, E. y otros (1992), La política de investigación científica y tecnológica argentina. Historia y perspectivas, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. Callon, Michel (1992), “The dynamics of Techno-economic Networks”, en: Coombs, R., Saviotti, P y Walsh, V., Technological Changes and Company . Strategies: Economical and Sociological Perspectives, Harcourt Brace Jovanovich Publishers, Londres. Cardoso, Fernando H. y Faleto, Enzo (1969), Dependencia y Desarrollo en América Latina: ensayo de interpretación sociológica, Siglo XXI, México, D.F. Carranza, Roque (1984), “Requerimientos del Desarrollo Tecnológico”, en: Ciencia, Tecnología y Desarrollo. Encuentro Nacional, Unión Cívica RadicalCentro de participación política, Buenos Aires. Cassano, Alberto (1989), “Un modelo tetraédrico representativo del sistema de actores para la producción de tecnología en la Argentina”, en: Política Científica, No. 3, La Plata, pp. 13 a 38. Chubin, D. y Connolly, T. (1982), “Research Trails and Science Policies: Local and Extra-local Negotiation of Scientific Work”, en: Elias, N., Martins, H. y Whitley, R. (eds.), Sociology of the Science, vol. VI, Reidel Publishing Company, Londres. Chubin, D. y Hackett, E. (1990), Peerless Science. Peer Review and U. S. Science Policy, State University of New York Press, Albany. Chudnovsky, Daniel y López, Andrés (1995), Promoción y fomento de la innovación tecnológica desincorporada en la industria manufacturera. El caso argentino, CENIT, Buenos Aires Chudnovsky, Daniel y López, Andrés (1996), “Política tecnológica en la Argentina: ¿hay algo más que laissez faire?”, REDES, No. 6. CONICET-Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (1989b), Apuntes para una memoria (enero 1984-julio 1988). Transferencia de tecnología, Buenos Aires. Correa, Carlos (1994), “La transferencia de tecnología”, en: Ciapuscio, H. (coord.), Repensando la política tecnológica. Homenaje a Jorge A. Sábato, Nueva Visión, Buenos Aires. Dagnino, Renato (1994), “¿Cómo ven a América Latina los investigadores de política científica europeos?”, REDES, vol. 1, No. 1. Dagnino, Renato y Thomas, Hernán (1998a), “Latin American science and technology policy: new scenarios and the research community”, presentado para su evaluación a Science, Technology and Society. Dagnino, Renato y Thomas, Hernán (1998b), “Os caminhos da política científica e tecnológica latino-americana e a comunidade de pesquisa: ética corporativa ou ética social?”, Avaliação, Año 3, vol 3, No. 1. Dagnino, Renato; Thomas, Hernán y Davyt, Amílcar (1996), “El pensamiento latinoamericano en Ciencia, Tecnología y Sociedad. Una interpretación política de su trayectoria”, REDES, No. 7. Davyt, Amílcar (1997), “A construção de excelência nos processos de avaliação da pesquisa”, disertación de maestría, DPCT/IGE/UNICAMP Brasil. , Elzinga, Aant y Jamison, Andrew (1996), “El cambio de las agendas políticas en ciencia y tecnología”, Zona Abierta, No. 75/76. Etzkowitz, Henry (1989), “Entreprenurial science in the academy: a case of transformation of norms”, Social Problems, vol. 36, No. 1.

96

Ciencia y Tecnología en América Latina

Etzkowitz, Henry (1994), “Academic-Industry relations: a sociological paradigm for economic development”, en: Leydersdorff, Loet y Van den Besslaar, P Evolutionary Economics and Chaos Theory: New directions in technology ., studies, Pinter Publishers, Londres. Etzkowitz, Henry y Leydesdorff, Loet (1995), The Triple Helix University-IndustryGovernment Relations: A Laboratory for Knowledge Based Economic Development, Theme paper, Amsterdam. Fajnzylber, Fernando (1983), La Industrialización Trunca de América Latina, Nueva Imagen, México. Fajnzylber, Fernando (1989), La industrialización de América Latina, en: Corona, Leonel (coord.), Prospectiva Científica y Tecnológica en América Latina, UNAM, México. Ferreira, José Pelusio (1980), Desenvolvimento Científico e Tecnológico: A experiencia brasileira, IEI-UFRJ/OEA, Washington, D.C. Ferrer, Aldo (1995), “Nuevos paradigmas tecnológicos y desarrollo sostenible: perspectiva latinoamericana”, en: Minsburg, Naum y Valle, Héctor (eds.), El impacto de la globalización. la encrucijada económica del siglo XXI, Letra Buena, Buenos Aires. Fuchs, Jaime (1971), “Ideología y desarrollo industrial”, Polémica, No. 53, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. GACTEC-Gabinete Científico Tecnológico (1997), Proyecto de Plan Plurianual de Ciencia y Tecnología 1998-2000, Poder Ejecutivo Nacional, Buenos Aires. García de Fanelli, A. (1993), “Cambios en la relación entre universidades públicas y el sector productivo en la Argentina”, mimeo, CEDES, Buenos Aires. Herrera, Amílcar (1971 [1995]), “Los determinantes sociales de la política científica en América Latina. Política científica explícita y política científica implícita”, REDES, No. 5. Herrera, Amilcar et al. (1994), Las nuevas tecnologías y el futuro de América Latina - riesgo y oportunidad, UNU-Siglo XXI, México. Herrera, Amílcar O. (ed.) (1970), América Latina: Ciencia y Tecnología en el desarrollo de la sociedad, Colección Tiempo latinoamericano, Editorial Universitaria SA, Santiago de Chile. Herrera, Amílcar O. (ed.) (1971), Ciencia y Política en América Latina, S. XXI, México, DF. Hodara, Joseph (1998), “Las Confesiones de Don Raúl (Prebisch)”, Desarrollo Económico, vol. 38, No. 150, pp. 643-653. IDRC (1978), Informe Central Comparativo, Proyecto STPI (Instrumentos de Política Científica y Tecnológica), cap. 3: “El proceso de ejecución de política científica y tecnológica”, Otawa. Katz, Jorge (1990), “La teoría del cambio tecnológico y su adecuación al caso de los países de industrialización tardía”, en: Albornoz, M. y Kreimer, P . (comps.), Ciencia y tecnología: estrategias y políticas de largo plazo, EUDEBA, Buenos Aires. Katz, Jorge y Bercovich, Nestor (1993), “National Systems of Innovation Supporting Technical Advance in Industry: The Case of Argentina”, en: Nelson, Richard (ed.), National Innovation System - A Comparative Analysis, Oxford University Press, Nueva York. Kreimer, Pablo (1996), “Science and Politics in Latin America: The old and New Context in Argentina”, Science, Technology and Society, vol. 1, No. 2, pp.267-289.

97

Universidad Virtual de Quilmes

Kreimer, Pablo (1998), “Publicar y castigar. El paper como problema y la dinámica de los campos científicos”, REDES, vol. 5, No.12. Licha, Isabel (1997), “Las nuevas políticas científicas y tecnológicas para la competitividad. El caso latinoamericano”, en: Sutz, J. (ed.), Innovación y desarrollo en América Latina, Nueva Sociedad, Caracas. Marí, Manuel (1982), Evolución de las concepciones sobre política y planificación científica y tecnológica, OEA, Washington, D.C. Marí, Manuel (1985), “Perspectivas de los modelos de política Científica y Tecnológica en América Latina”, Ciencia Tecnología Y Desarrollo, vol. 9, Bogotá, 1985, pp. 143-160. Marí, Manuel (1999), “Introducción al Proyecto ‘La escuela de pensamiento latinoamericana en ciencia, tecnología y desarrollo’ (ELACYTED)”, mimeo, Buenos Aires. Marschoff, Carlos (1992), La organización de las relaciones entre el sistema científico académico y el sector productivo en la Argentina: perspectivas según la experiencia de la universidad de Buenos Aires”, Revista de Derecho Industrial, No. 40, Buenos Aires. Martínez Vidal, Carlos (1993), Esbozo biográfico y Bibliografía de Jorge Alberto Sábato, ADEST, Buenos Aires. Mora y Araujo, Manuel (comp.) (1983), Política tecnológica y países en desarrollo, Del Instituto, Buenos Aires. Notcheff, Hugo (1994), “Patrones de crecimiento y políticas tecnológicas en el siglo XX”, CICLOS, Año IV, No. 6. Nun, José (1995), “Argentina: El estado y las actividades científicas y tecnológicas”, REDES, No. 3, Buenos Aires. OEA (1967), Declaration of the Presidents of America, Meeting of American Chiefs of State, Punta del Este, Uruguay, 1967 Oro, Luis A. y Sebastián, Jesús (ed.) (1993), Los sistemas de ciencia y tecnología en Iberoamérica, EUDEBA, Buenos Aires. Oszlak, Oscar (1976), “Política y organización estatal de las actividades científico-técnicas en la Argentina”, mimeo, CEDES, Buenos Aires. Oteiza, Enrique (1992), “Introducción”, en Oteiza, E. y otros, La política de investigación científica y tecnológica argentina - historia y perspectivas, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. Oteiza, Enrique (1992b), “El complejo científico y tecnológico argentino en la segunda mitad del siglo XX: la transferencia de modelos institucionales”, en: Oteiza, E. y otros, La política de investigación científica y tecnológica argentina - historia y perspectivas, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. Oteiza, Enrique (1996), “Dimensiones políticas de la ‘política científica y tecnológica’”, en: Albonoz, M., Kreimer, P y Glavich, E., Ciencia y sociedad . en América Latina, Universidad Nacional de Quilmes, Bernal. Papon, Pierre y Barré, Rémi (1996), “Los sistemas de ciencia y tecnología: panorama mundial”, en Informe Mundial sobre la Ciencia 1996, UNESCO. Parker, Linda E. (1992), “Industry-University Collaboration in Developed and Developing Countries”, Banco Mundial, Documento No. PHREE/92. Petrella, Ricardo (1994), “Ciencia y Tecnología para 8 mil millones de personas”, REDES, No. 2, diciembre de 1994, pp. 5-40. Piva, María Laura (1998), “La ciencia en la Universidad Necesaria de Darcy Ribeiro”, Monografía para el curso (presencial) “Ciencia y Tecnología en

98

Ciencia y Tecnología en América Latina

América Latina”, Maestría Ciencia, Tecnología y Sociedad, Universidad Nacional de Quilmes. Prebisch, Raúl (1981), Capitalismo periférico: Crisis y transformación, Fondo de Cultura Económica, México. Ravizzini, Luis Alberto (1992), “Una ventana a la importación de tecnología de la República Argentina, informe del periodo 1977/1991”, mimeo, INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) Registro de Transferencia de Tecnología. Ronayne, J. (1984), Science in Government, Edward Arnold, Baltimore. Sábato, Jorge (1972), El Comercio de Tecnología, OEA, Washington, D.C. Sábato, Jorge A. (1972), ¿Laboratorios de investigación o fábricas de tecnología?, Ciencia Nueva, Buenos Aires, pp. 9-45. Sábato, Jorge A. (1973), Bases para un régimen de tecnología, Comercio Exterior, No. 12, diciembre, pp 1212-1219; reproducido en: REDES, vol. 4, No. 10, 1997. Sábato, Jorge A. (1983), “Propuesta de política y organización en Ciencia y Tecnología”, en: Unión Cívica Radical, Ciencia,Tecnología y Desarrollo Encuentro Nacional, Unión Cívica Radical-Centro de Participación Política, Buenos Aires. Sábato, Jorge A. (1994), “El origen de alguna de mis ideas”, en: Ciapuscio, H. (coord.), Repensando la política tecnológica. Homenaje a Jorge A. Sábato, Nueva Visión, Buenos Aires. Sábato, Jorge A. (comp.) (1975), El pensamiento Latinoamericano en la problemática Ciencia-Tecnología-Desarrollo-Dependencia, Paidós, Buenos Aires. Sábato, Jorge A. y Botana, Natalio (1968), “La ciencia y la tecnología en el desarrollo futuro de América Latina”, Revista de la Integración, Año 1, No. 3, Buenos Aires. Sábato, Jorge A. y Mackenzie, Michael (1982), La producción de tecnología autónoma o transnacional, ILET/Nueva Imagen, México. Sábato, Jorge A.(1971), Ciencia, tecnología, desarrollo y dependencia, Universidad Nacional de Tucumán, Tucumán. Sábato, Jorge y McKenzie, Michael (1981), “La tecnología en los países subdesarrollados”, en: La producción de tecnología: Autónoma o Transnacional, Ed. Nueva Imagen Sagasti, Francisco (1974), A systems approach to Science and Technology policy making and planing, OEA, Washington. Sagasti, Francisco (1978), Science and Technology for Development: Main Comparative Report of the Science and Technology Policy Instriments Project (STPI), IDRC, 57, Otawa Sagasti, Francisco (1988), Conocimiento y desarrollo: ensayos sobre ciencia y tecnología, caps. IV y V: “Ciencia y tecnología en América Latina a principios del siglo XX” y “Un decenio de transición: ciencia y tecnología en América Latina durante los años setenta”, GRADE, Mosca Azul, Lima. Secretaría de Ciencia y Tecnología (SCYT) de la Argentina (1999), La investigación científica y tecnológica argentina. Diagnóstico de sus áreas de vacancia, Buenos Aires, octubre de 1999. Véase también en www.secyt.gov.ar. SECyT (1989), Memoria crítica de una gestión 1983-1989, Secretaría de Ciencia y Técnica, Buenos Aires. Suárez, F; Sciapuscio, H. et al. (1975), Autonomía nacional o dependencia: la política científico-tecnológica, Paidós, Buenos Aires.

99

Universidad Virtual de Quilmes

Sutz, Judith (1994), Universidad y sectores productivos, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. Sutz, Judith (1996), “The Third Role of the University in the New AcademiaGovernment-Productive Sector Relations”, ponencia presentada en The Triple Helix University-Industry- Government Relations: A Laboratory for Knowledge Based Economic Development, Amsterdam, enero 1996. Thomas, Hernán; Dagnino, Renato; Gomes, Erasmo y Davyt, Amílcar (1997), “Racionalidades de la interacción universidad-empresa en América Latina y el Caribe (1955-1995)”, Educación Superior y Sociedad, UNESCO/CRESALC, vol 8, No. 1, 1997, pp. 83-110. Unión Cívica Radical (1983), Ciencia,Tecnología y Desarrollo-Encuentro Nacional, Unión Cívica Radical-Centro de Participación Política, Buenos Aires. Vaccarezza, Leonardo (1990), “Reflexiones sobre el discurso de la política científica”, en: Albornoz, M. y Kreimer, P (comp.), Ciencia y tecnología: . estrategias y políticas de largo plazo, EUDEBA, Buenos Aires. Vaccarezza, Leonardo (1994), “Los problemas de la innovación en la gestión de la ciencia en la universidad: los programas especiales de investigación en la UBA”, REDES, No. 2, Buenos Aires. Vaccarezza, Leonardo (1998), “Ciencia, Tecnología y Sociedad en América Latina, El estado de la cuestión”, Revista Iberoamericana de Educación, No. 18, pp. 13-40. Vaitsos, Constantino (1973), Comercialización de Tecnología en el Pacto Andino, Instituto de Estudios Peruanos, Colecc. América Problema, No.6, Lima. Varsavsky, Oscar (1974a), Proyectos nacionales. Planteo y estudios de viabilidad, Periferia, Buenos Aires. Varsavsky, Oscar (1974b), Estilos tecnológicos. Propuestas para la selección de tecnologías bajo racionalidad socialista, Periferia, Buenos Aires. Varsavsky, Oscar (1975), Ciencia, política y cientificismo, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. Versino, Mariana (1998), “Las incubadoras de empresas de origen universitario en Argentina. Dos estudios de caso”, borrador de tesis de maestría, CEA-UBA, Buenos Aires. Vessuri, Hebe (1991), “Perspectivas recientes en el estudio social de la ciencia”, Interciencia, Caracas, vol. 16, No. 2. Vessuri, Hebe (comp.) (1995), La academia va al mercado. Relaciones de Científicos Académicos con Clientes externos, Fintec-Monte Ávila, Caracas. Vessuri, Hebe et al.(1984), La ciencia periférica: ciencia y sociedad en América Latina, Monte Ávila, Caracas.

100

3

La evolución de los procesos de cambio tecnológico en América Latina
3.1. Caracterización y análisis de los procesos de innovación tecnológica en América latina
3.1.1. Introducción

A lo largo de esta unidad temática se analiza la evolución de los procesos de cambio tecnológico en la producción industrial de América Latina, a fin de comprender la naturaleza de las actividades de C&T desarrolladas por las empresas locales y la problemática vinculación entre unidades productivas y unidades de investigación. Esta unidad se focaliza en el análisis de dinámicas de cambio tecnológico, intentando describir y explicar: • actividades y estilos locales de aprendizaje e innovación tecnológica; • procesos de acumulación de capacidad productiva y aprendizaje tecnológico en las empresas locales durante las últimas décadas; • cambios en la dinámica sociotécnica y alteraciones en los patrones de cambio tecnológico; • desestructuración regresiva de la industria, especialización productiva y alineamiento en patrones tecnológicos exógenos; • el contexto mundial: de la sustitución de importaciones a la inserción en redes globales de producción y comercialización: cambios en los “paradigmas tecnoeconómicos”. En la primera parte de esta unidad se intentará caracterizar el tipo de actividades tecnológicas de aprendizaje e innovación que se realizan en distintas firmas latinoamericanas productoras de bienes y servicios, intentando definir las formas más comunes de intervención tecnológica local. En la segunda parte, se propone una cronología de estas actividades y se intenta observar la evolución de las mismas a lo largo de las últimas cuatro décadas.

3.1.2. Actividades tecnológicas de aprendizaje e innovación en firmas latinoamericanas productoras de bienes y servicios
Una imagen presente en el sentido común reside en que en los países periféricos la actividad tecnológica es escasa y con un bajo contenido innovador;

101

Universidad Virtual de Quilmes

el grueso de la tecnología socialmente en uso proviene, según esta visión, del exterior; la intervención tecnológica local sobre los productos y procesos importados se restringe a realizar pequeñas adaptaciones a las condiciones locales de: materia prima, insumos, nivel de la calificación de la mano de obra, dotación tecnológica previa, modificaciones del lay out de las plantas productivas frente a la incorporación de nuevos equipos, o, simplemente, debugging -etapa inicial de ajuste de una tecnología a las condiciones reales del sistema productivo (Sábato, 1982, p. 33)-. La intervención local, según esta imagen, es mínima, y la creatividad, prácticamente inexistente. Pero... ¿esto es así?... ¿simplemente así?... ¿siempre ha sido así? Hoy es posible disponer de una serie de estudios de caso y sectoriales, correspondientes a diferentes ramas de la producción local que, aunque no es exhaustiva, cubre algunos de los principales sectores productivos y de las empresas tecnológicamente más dinámicas de la región. Es posible encontrar en estos estudios profusa información de base empírica acerca de la realización de una amplia variedad de operaciones tecnológicas, que presentan un diverso grado de creatividad. Los ejemplos son múltiples, y corresponden a diferentes sectores productivos. A continuación se citan algunos, a fin de ilustrar esta idea:

Fabricación de máquinas-herramienta
“La transición hacia el diseño y la producción de tornos de control numérico comenzó 4 años antes de forma gradual. El primer paso fue comprar una MHCN, estudiarla y aprender cómo se usaba. Durante este tiempo, la firma envió personas a aprender programación. En el actual desarrollo de producto es posible distinguir partes mecánicas y electro-electrónicas. Las primeras, todas producidas in house, no presentan problemas. Sólo el 40% (en valor) de las partes mecánicas es similar entre los tornos de control numérico y los tornos convencionales. El restante 60% es realmente diferente. La facilidad para resolver problemas se debió a dos factores: a) las dos personas responsables por las partes mecánicas tenían entre 20 y 25 años de experiencia de diseño, y b) la firma producía tornos convencionales de alta calidad.” (Jacobsson, 1980, pp.26-27) “La firma eligió desarrollar un tipo relativamente simple de torno de control numérico, el cual, y esto es muy importante, puede ser producido con el mismo equipamiento y organización que el estándar. Esta es una considerable ventaja cuando el mercado es inseguro y sólo es posible un crecimiento gradual de las MHCN en el total de la producción.” (Jacobsson, 1980, p. 28) En el período en que la firma era un taller artesanal, cuando se decidía la elaboración local de un producto extranjero se procedía a su producción tratando de imitar en lo posible cada parte. Pero como el original había sido concebido a partir de una determinada calidad de materias primas, equipamiento, lay out, etc., muy distintos a los poseídos en el taller, el cual había sido creado de una manera muy pragmática sobre la base de equipos usados y adiciones posteriores de máquinas nuevas, el resultado final era la obtención de un producto que cumplía las mismas funciones que el original pero poseía una menor calidad. Al desarrollar su capacidad de diseño es posible modificar el paquete de información tecnológica asociado

102

Ciencia y Tecnología en América Latina

con el producto importado a los fines de adecuarlo al proceso de producción propio. (Síntesis de un estudio de caso realizado por Castaño, Ángel; Katz, Jorge y Navajas, Fernando, 1981 y 1986)

Industria siderúrgica
Dos empresarios decidieron encarar la producción local de acero. La propuesta era la producción de hierro redondo destinado a la construcción a partir del uso de chatarra local, utilizando un horno Siemens Martin y un tren de laminación en caliente. El tren de laminación lo suministró el socio externo. No existía disponibilidad local ni internacional del horno. La empresa decidió construir su propio horno a partir de: a) los planos de un equipo similar suministrado por la Dirección General de Fabricaciones Militares (DGFM), con una capacidad de 15 toneladas, utilizando fuel como combustible; b) un grupo de ingenieros con experiencia operativa en un equipo similar en otra empresa local (La Cantábrica); y c) la mano de obra calificada existente en las zonas aledañas a Rosario provenientes de la reparación de equipos ferroviarios. El horno se copió y se modificó el sistema energético a fin de utilizar carbón. Se construyó en ocho meses con una capacidad de 30 toneladas. (Síntesis de un estudio de caso: Bisang, 1989. Referencias similares sobre el mismo caso en Maxwell; 1977 y 1978)

Producción de sembradoras
“La primera sembradora de tracción mecánica se asemejaba mucho a la de tracción a sangre. En 1974 se introduce otro modelo con el objeto de aumentar la velocidad y la calidad de distribución. Se bajaron las tolvas y la caída del grano se hizo más vertical, para evitar los rebotes de la semilla y uniformizar la siembra, y los tubos pasaron a ser de sección rectangular para evitar la formación de turbulencias Se incorporó un tubo de descarga de semillas lateral, nuevas compactadoras de semillas y una caja de velocidades para variar la densidad de la siembra. Este modelo, más complejo, requería mayor mantenimiento. En 1979 se simplificó el modelo (decisión adoptada a partir de la realización de encuestas entre los usuarios). En 1980, a través del acuerdo con una firma francesa, se introdujo al modelo anterior un dosificador neumático. Otra novedad de este modelo es un equipo adicional que permite transformarlo en sembradora de granos finos, posibilitando al productor de pequeñas extensiones aumentar el grado de utilización de la máquina.” (Berlinsky, 1982e y 1986a)

Producción de maquinaria agrícola
“Todo comenzó en un pequeño garaje, cuando un grupo de ex empleados de una fábrica de implementos fundaron una tornería para proveer repuestos agrícolas. En 1983 se constituye una sociedad familiar que inicia la fabricación de sembradoras de cinco y siete surcos y cultivadores [...] Este camión agrícola es un producto único. Fue una iniciativa del ingeniero Carlos Powell y surgió como una necesidad de los contratistas. En

No se trata, en esta ocasión, de una cita de un estudio de caso, sino de una información aparecida en el “Suplemento Rural” del diario de mayor tirada de la Argentina.

103

Universidad Virtual de Quilmes

la Expochacra de 1997 F... vendió varios acoplados autodescargables para montar sobre camiones, y, según Morales, ‘nos preguntamos por qué nosotros no hacemos un camión agrícola’. En junio de ese año comenzaron el desarrollo y en marzo de este año [1998] lo presentaron en Arrecifes. Se trataba del primer camión agrícola del mundo, multipropósito y con una gran adaptación a las necesidades del campo [...] El Agro Truck puede cumplir todas las labores del campo, reemplazar en ocasiones al tractor, suplir dos o tres camiones a la hora de la carga, desplazarse con seguridad por terrenos irregulares e incluso en ruta.” (Clarín, “Suplemento Rural”, 12/9/1998, p. 14) “Se trata de un vehículo autodescargable y autopropulsado diseñado con la más alta tecnología, equipado con motor Cummins 6 BT turboalimentado de 160HP y caja FAE de cinco velocidades con diferencial Eaton de alta y baja. Su capacidad de carga es de hasta 17 toneladas. Posee balanza digital, cabina totalmente hermética y panorámica con aire acondicionado, radio, asiento con apoyabrazos y cinturón de seguridad regulable. El Agro Truck viene provisto con dirección hidráulica y alcanza una velocidad máxima de 60 km/h, partiendo de una mínima para trabajo de 2 km/h. Sus dimensiones le permiten desplazarse por las rutas argentinas.” (Clarín, “Suplemento Rural”, 12/9/1998, p. 15) “Equipos de F... se encuentran operando en los distintos países del Mercosur. Uruguay fue históricamente, el mejor comprador, aunque han logrado penetrar otros mercados adaptando sus productos a las características de cada territorio.” (Clarín, “Suplemento Rural”, 12/9/1998, p. 15)

Industria de fabricación de cigarrillos

“El mercado argentino de cigarrillos ha mostrado un particular dinamismo a partir de la segunda mitad de la década de los sesenta al verificarse no sólo altas tasas de crecimiento en las ventas sino también, y en forma muy elocuente, la introducción de nuevas formas y tipos de cigarrillos [...] esto ha desembocado en la asimilación de pautas de consumo semejantes a las de los países desarrollados y también en una aceleración en el tiempo de difusión de las nuevas formas de productos. En lo que respecta a los procesos productivos no se observa, en cambio, el mismo dinamismo. La industria local se encuentra rezagada en lo que hace a la frontera tecnológica de procesos, ya que existe un desfasaje de alrededor de 20-25 años respecto de los procesos de fabricación [...] En realidad, la industria argentina del cigarrillo presenta -desde el punto de vista tecnológico- una rara paradoja ya que el movimiento de acercamiento a la frontera tecnológica de productos no fue acompañado por un movimiento similar en los procesos de producción.” (Fidel y Lucángeli, 1978, p. 1) “[...] la frontera internacional de procesos está representada por los equipos de quinta generación que surgen en 1971. Las elaboradoras tienen un rendimiento de 4.000 cigarrillos por minuto y las empaquetadoras de 250 paq/minuto. Otras de las características son la alta automaticidad e integración entre los distintos procesos y la posibilidad de elaborar cualquier forma de cigarrillo. El perfil de la industria argentina se sitúa entre la 3ra. y la 4a. generación, con velocidades promedio de 2.000 cig/minuto en elaboradoras y 160 paq/minuto en las empaquetadoras, con capacidad para

104

Ciencia y Tecnología en América Latina

fabricar hasta cigarrillos de 100 mm. con algunas elaboradoras de 4ta. generación, según los diseños originales.” (Fidel y Lucángeli, 1978, p. 19) “[...] las empresas optaron por introducir innovaciones a los equipos existentes de manera tal que pudieran elaborar aquellas formas de producto que los diseños originales no permitían. Evidentemente, la existencia de una capacidad ingenieril local fue el requisito previo para que tal opción pudiese ser elegida. La diferenciación de producto se basó, por lo tanto, en el lanzamiento con una misma marca de distintas formas de cigarrillos para minimizar el costo fijo inicial- y a su vez avanzar en aquellas nuevas formas que las maquinarias existentes con adaptaciones así lo permitían, de manera de reducir al máximo la inversión en equipos.” (Fidel y Lucángeli, 1978, p. 20)

Fabricación de rastras

En 1965 la empresa lanza un modelo de rastra donde reemplaza los bujes por rodamientos de bolillero (patentado). En 1974, como consecuencia de exportaciones al Paraguay donde las condiciones del suelo exigen un trabajo rudo, se introdujeron amortiguadores individuales en el tren de discos, que anteriormente era rígido. En 1975 se lanza al mercado un modelo de rastra mediana que también pudiera desempeñarse como pesada. Como en determinadas condiciones de trabajo los discos se rompían se aumentó el diámetro de los soportes de los carreteles para que aquéllos tuvieran mayor base de apoyo. Al soportar los discos mayores esfuerzos fue necesario reforzar el resto de la máquina. (Berlinsky, 1982e y 1986a)

Fabricación de motores
“La capacidad de diseño de maquinaria de ingeniería local fue utilizada con diferentes características. Dentro de las más importantes se encuentran la modificación de máquinas y las construidas externamente, ambas bajo su dirección. La empresa poseía un parque de máquinas en desuso de distintas procedencias, el mismo estaba compuesto por máquinas obsoletas de la línea de blocks de un motor de 6 cilindros reemplazado a principios de los años ‘70. Contaba también con un lote de máquinas usadas anteriormente por otra firma para la fabricación del motor Hanomag. [...] De esa forma, fueron incorporadas en la línea de blocks un número significativo de máquinas modificadas por proveedores externos con diseño y dirección de la ingeniería de planta. Las modificaciones se originaron en la producción del motor fase IV y representan sólo una parte de las tareas similares realizadas en otras líneas y épocas. Se observó que en los casos analizados se partió de las bases, guías, columnas y bancadas de las máquinas originales, construyéndose en la mayor parte de los casos perforadoras múltiples.” (Berlinsky, 1982a, p. 30; 1982b, p. 23) “Las modificaciones realizadas fueron diversas. Utilizando distintos elementos de las máquinas disponibles (bases, guías, motores, mesas de perforación y columnas):

105

Universidad Virtual de Quilmes

• incorporación de husillos cabezales y dispositivos para perforar o agregado de un cabezal perforador múltiple a fin de convertir perforadoras simples en perforadoras múltiples, • agregado de cabezales de otra máquina para convertir una roscadora simple en roscadora múltiple de tres vías, • colocación de una unidad perforadora Huller en el cabezal derecho y de un cabezal roscador en la parte trasera para convertir una perforadora simple universal en una perforadora y roscadora especial, • agregado de una unidad extraída de otra máquina al cabezal trasero a fin de obtener una perforadora múltiple radial de dos vías.” (Berlinsky, 1982b, p. 29)

Producción de automotores
“Lanzamiento de un modelo en la filial argentina: el Ford Taunus ha sido lanzado un año y medio después de su introducción al mercado europeo por parte de la subsidiaria alemana. Previamente a su lanzamiento se requirieron 230.000 horas de esfuerzos internos de ingeniería de adaptación, rediseño, modificaciones de maquinaria, etc. El aporte tecnológico fue realizado enteramente por técnicos argentinos de la filial local.” (Katz, 1978, p. 23) “Una particular mención merecen -por su relevancia y perfil- las empresas centrales que conforman los grupos Antelo y SOCMA. Las plantas industriales iniciales provienen de la década de los años sesenta; fusiones -Fiat/Peugeot- y ampliaciones si bien modificaron el espectro están lejos de conformar ‘greenfield’ ideados dentro de la lógica moderna de la industria automotriz -líneas de montajes con elevados y aceitados mecanismos de subcontratación coordinados desde una central de gran capacidad de modificar el mix de producción con mínimos tiempos- sino más bien adaptaciones a algunos de estos conceptos sobre la base de equipos de más de tres décadas de antigüedad. En lo sustantivo, si bien efectuaron inversiones e incorporaciones de tecnologías blandas, en general operan dentro del perfil de plantas alejadas de la escala óptima de producción, más orientadas hacia la diversificación.” (Bisang, 1996, pp. 441-442)

Industria celulósica-papelera
“Los esfuerzos de modernización del parque instalado han implicado una cierta intensificación de las actividades de naturaleza tecnológica en las firmas. Más allá del rol jugado por proveedores y/o consultoras, el personal técnico propio ha participado activamente en tareas tales como modificaciones de máquinas, incorporación de controles automáticos, cambios de distinto tenor en los procesos (composición del empaste, finishing, blanqueo, tratamiento de efluentes, etc.). Un indicador del esfuerzo tecnológico desplegado es el mantenimiento de sus planteles técnicos en el marco de una fuerte reducción del personal total. En efecto, se ha podido comprobar que entre 1988-1992, la participación de ingenieros y técnicos sobre el total del empleo ha aumentado en las principales firmas.” (Bercovich y Chidiak, 1996, p. 298)

106

Ciencia y Tecnología en América Latina

No sólo son numerosos. Tal vez lo más significativo es que estas operaciones están presentes en la mayoría de los estudios de caso y sectoriales. En otros términos, la presencia de estas actividades parece ser absolutamente generalizada. B. Kosakoff (1996) calcula que alrededor de 25.000 empresas argentinas -o sea, la mayoría de las plantas productivas localessostienen estrategias defensivas basadas en esta operatoria:

“Básicamente, lo que se hace es operar sobre máquinas y equipos adquiridos en los años 50 o 60, por lo que una típica planta industrial posee un gran desbalance, con grandes cuellos de botella, y en donde coexisten una gran cantidad de tecnologías de distinta generación. Cuando el nivel de actividad crece, lo que se verifica es una inversión puntual que intenta solucionar algunos de esos problemas específicos. [...] no se modifica la estructura de la planta, sino, se efectúa una inversión puntual y selectiva que impacta en la productividad de la empresa. Pero esas plantas industriales siguen teniendo los rasgos básicos que tenía un taller de la sustitución de importaciones. Son plantas fuera de escala; en promedio, en la industria argentina, tienen el 5% o 10% de la escala óptima que se observa en la frontera internacional, y tienen pocas economías de especialización. El tramado industrial argentino sigue caracterizado por un escaso desarrollo de proveedores especializados y de subcontratistas, con lo cual las plantas son excesivamente integradas y de escala reducida.” (Kosakoff, 1996, p. 6)

Sin contar los talleres, restaría según sus cálculos un conjunto de aproximadamente 400 empresas que ejecutan estrategias ofensivas. Como se verá más adelante, en estos casos el cambio tecnológico se basa en una intensiva inversión en importación de tecnologías.

Es posible sostener que no podría ser de otro modo, dado que todas las plantas productivas requieren algunas intervenciones intra-planta para su funcionamiento, pero lo particular de esta forma de intervención tecnológica en el contexto local es que su incidencia sobre la trayectoria tecnológica de la firma permite explicar no sólo la adecuación de equipos adquiridos a particulares, condiciones de puesta en marcha y funcionamiento, sino la aparición de nuevos productos o procesos en la estructura productiva. En términos de descripción de operaciones tecnológicas, éstas implican sin intenciones de realizar un listado exhaustivo-: • utilización de maquinaria de segunda mano; • utilización/conversión de maquinaria universal como maquinaria especializada; • prolongación de la vida útil de bienes de capital más allá de las especificaciones de su diseño; • modificación de maquinaria para la realización de operaciones alternativas (no contempladas o contempladas sólo parcialmente en su diseño); • modificación de maquinaria para aumentar la capacidad cuantitativa de producción; • modificación de productos para que puedan ser realizados con la maquinaria disponible; • modificación de productos para que puedan ser realizados con la materia prima o los insumos disponibles a nivel local; • modificación de productos para que puedan responder a particulares condiciones de la demanda local, o para mercados específicos; • modificación de productos a fin de estandarizar su producción;

Estandarizar: diseñar de acuerdo con patrones fijos, buscando utilizar elementos disponibles en el mercado o partes normalizadas. Por su naturaleza, esta operación depende de la diversidad y el nivel de organización del mercado proveedor. En el caso sudamericano Este factor limita su aplicabilidad. La aplicación de operaciones de estandarización posibilita la reducción de costos internos, vía externalización y simplificación de la producción, al permitir una reducción de la verticalización. Estas operaciones no significan, más allá de las modificaciones en los equipos para dar cabida a los nuevos componentes, un alto grado de creatividad. Sin embargo, su repercusión a nivel costos puede alcanzar gran importancia.

107

Universidad Virtual de Quilmes

Unificar: diseñar para lograr intercambiabilidad entre partes comunes de diferentes artefactos producidos. Es una operación técnica normalmente realizada en planta. Tiene un fuerte impacto sobre el proceso productivo, ya que el aumento de los lotes de las diferentes partes justifica el aumento de las inversiones relativas en dispositivos y la realización de estudios de tareas para reorganizar (simplificar) el montaje. Es posible diferenciar dos pasos en las operaciones de unificación: a) diseño modular: reducción en la variedad de los elementos, y b) diseño de subconjuntos: reducción en la variedad de los dispositivos. Implica un alto grado de creatividad y de conocimiento del proceso y del producto.

• modificación de productos a fin de unificar su producción; • realización de diversas operaciones de reparación de productos, para prolongar su vida útil más allá de los supuestos originales de su diseño (y aun de sus posibilidades supuestas de reparación); • modificación de procesos, diseñados originalmente “en línea”, para que puedan ser realizados “en islas” o “en taller”; • modificación de procesos para ser realizados con los medios de producción disponibles; • modificación de procesos para ser realizados con insumos disponibles a nivel local; • reactualización de unidades de producción declaradas obsoletas; • puesta en marcha de unidades en desuso; • producción, mediante procesos novedosos, de bienes de consumo previamente declarados obsoletos; • reactualización de técnicas productivas aparentemente obsoletas; • compatibilización de maquinaria mecánica con sistemas computarizados de control. No son pocas operaciones. Tampoco constituyen acciones simples. La realización de muchas de ellas implica un grado de conocimiento técnico equivalente al necesario para su diseño original:

De hecho, será necesario definir el contenido innovativo de las adaptaciones. Según de Gregori, “El proceso de adaptación del ‘préstamo tecnológico’ es en sí mismo una forma de actividad inventiva” (de Gregori, 1988, p. 56).

“Los mismos procedimientos que se pueden utilizar para modificar un sistema son los que hay que utilizar para producir un artefacto en sentido estricto a partir de sus componentes. Los componentes de un artefacto son, al fin y al cabo, sistemas que, para ser ensamblados en un nuevo sistema, requieren de modificaciones de su estado, de su comportamiento o de su estructura.” (Quintanilla, 1991, p. 68)

Sí es pertinente, en cambio, la distinción entre innovaciones mayores y menores: a) innovaciones mayores, o básicas, o radicales, o break-throughs: consisten en la introducción de un producto o proceso verdaderamente nuevo. No son el resultado de esfuerzos por mejorar una tecnología existente. Implican grandes saltos cualitativos, discontinuidades, rupturas capaces de iniciar un rumbo tecnológico nuevo. b) innovaciones menores, o incrementales: son cambios téc-

Muchas de estas operaciones ni siquiera quedan englobadas en el término “adaptaciones”. De hecho, “adaptaciones” parece connotar menos que “rediseño”, término que tal vez se adecuaría más a algunas de las operaciones tecnológicas enunciadas. Pero, por otra parte, no todas esas operaciones son rediseños. En la práctica, la distinción/contradicción entre “innovaciones” y “adaptaciones” parece innecesaria, y hasta se presta a confusiones. Todo proceso de adaptación implica la introducción de innovaciones en un producto o mecanismo dado.

Tal vez sea pertinente introducir, en el nivel teórico, un concepto: “renovación”, diferenciado de “innovación”. En tanto el segundo se remite a la aparición de algo previamente inexistente, “renovación” aludiría a la posibilidad de establecer nuevos usos de lo mismo, o, en sentido más restringido, teniendo en cuenta la definición de tecnología aquí propuesta, la posibilidad de actualizar lo ya existente a partir, por ejemplo, de reparaciones.

108

Ciencia y Tecnología en América Latina

Si bien las innovaciones radicales aparecen como las “estrellas” de la evolución tecnológica y las incrementales carecen de brillo, son las segundas las que posibilitan la realización efectiva de procesos de desarrollo industrial. Una innovación adquiere significación económica solamente a través de un largo proceso de rediseño, modificación y mejoras que la adecuan a un mercado masivo (Rosenberg, 1976). Es más: mejoramientos técnicos anónimos, no patentados e incrementales, así como invenciones menores patentadas, han tenido consecuencias muy importantes y en muchos casos muy superiores a las invenciones mayores (Schmookler, 1966). Es de notar, en particular, el alto grado de creatividad comprometido en algunas de las operaciones tecnológicas locales. El gradiente de innovación implicado impide designar a algunas de estas operaciones como meros fenómenos de “difusión” o “transferencia mecánica” (o, en todo caso, como veremos más adelante, la “difusión tecnológica” es una operación más compleja, en algunas circunstancias, que una traslación directa de tecnologías). Algunas operaciones tecnológicas pueden ser al mismo tiempo “rediseño”, “adaptación” y “modificación”. El conocimiento requerido es de la misma índole que el que exige, por ejemplo, la fabricación de la maquinaria original, y es similar en sus condiciones y características a la actividad de diseño básico. Ese “estilo tecnológico” sólo es realizable dadas ciertas condiciones de interjuego entre las dotaciones tecnológicas, las condiciones sociales, las condiciones político-económicas, las constituciones ideológicas de los actores sociales, etcétera. Algunos conceptos resultan de utilidad para definir este estilo: “actividad inventiva de adaptación”, acuñado por Jorge Katz y Eduardo Ablin (1977), que se define como “el flujo acumulado de innovaciones menores surgidas de un conjunto de actividades científico-técnicas cuyo producto son tecnologías sustancialmente modificadas respecto de las originales” (1977, p. 91); y también, “I-D implícito” (o I-D informal): “operación de modificación y adaptación de los paquetes tecnológicos importados realizadas en las empresas, efectuada en forma asistemática, a medida que lo exigen las circunstancias. Actividad no autónoma, no diferenciada netamente de otras que se realizan en las empresas, no planificada con anticipación” (Sábato,1982, p. 223). También se ha propuesto el concepto de “Reciclaje Tecnológico” (/RE/ preposición que denota reiteración, repetición, /CICLO/, período de tiempo que, una vez transcurrido, se empieza a contar de nuevo) (Thomas, 1995; 1999) para denominar operaciones de reutilización o sobreutilización de cierta tecnología o técnica previamente disponible. Estas operaciones suponen una resignificación de esa tecnología y de su medio de aplicación. No se limitan a realizar una mera reutilización de partes, sino que, en algunos casos, se refuncionaliza, o, aun, se encuentra un nuevo sentido, dando lugar a una utilización creativa de tecnología ya disponible. Es posible proponer una tipología de estas operaciones a partir del tipo de alteraciones que se producen en las tecnologías o artefactos originarios. Como suele ocurrir con toda tentativa taxonómica, resulta dificultoso establecer divisiones taxativas. En la práctica, la clasificación de ciertas alteraciones implicará, necesariamente, la aparición de participaciones múltiples.

nicos surgidos de la acumulación de experiencia en la planta, así como de las mejoras de productos o procesos introducidas con posterioridad a la innovación mayor. Son las mejoras sucesivas a las que son sometidos los productos y procesos: aumentos en la eficiencia técnica, productividad, precisión, calidad, reducción de costos, etcétera.

Se engloban en este concepto acciones tales como la creación del colectivo (inicialmente un coche de alquiler con un régimen de explotación alternativo, luego un camión corto precariamente carrozado), una recomendación para el uso del dirigible para transporte de cargas en Bolivia, la utilización de aviones Douglas DC-3 de la Segunda Guerra Mundial para vuelos de cabotaje en Venezuela (Carranza, 1984, p. 34), el “revival” del ventilador de techo como sistema de aireación de viviendas, la fabricación de vacunas anti-fiebre amarilla mediante una técnica que data de los años ‘30 en Dakar, la modificación de maquinaria agrícola según la naturaleza del suelo, la alteración de la boca del carburador del Renault 12 en Venezuela para responder a distintas alturas, la colocación de válvulas de gas en encendedores descartables, la electrificación de máquinas de coser a pedal, la generalización de talleres de reparación, entre cientos de ejemplos más.

109

Universidad Virtual de Quilmes

Technology blending o mezcla de tecnologías: operación que consiste en insertar componentes de tecnología avanzada en las actividades productivas convencionales y tradicionales a fin de aumentar su productividad y mejorar su desempeño (concepto citado en Sagasti, 1986, p. 433).

Tipología de operaciones de resignificación de tecnologías
cualitativas de producto • cambio de función • cambio de utilidad • alterac. de parámet. resistencia • resignificación • tecnology blending de proceso • technology blending • retrofitting • compatibilización • conversión maq. universal a especializ. • adaptación a insumos alternativos • cambio en cantidad cuantitativas • reparación con modificación • cambio de tamaño • cambio de formato • estandarización • unificación • debugging • normalización • cambio en aceleración • cambio en duración

Retrofitting: Aplicación de control numérico a máquinas preexistentes (Soifer, 1986, p. 314). Las características mecánicas de las máquinas-herramienta convencionales hechas en los ‘50-‘60 eran a veces indecuadas para el uso con control numérico; las operaciones de retrofitting aún son comunes en las máquinas más simples y baratas (Jacobsson, 1980, p. 6). Toda operación de retrofitting es una “mezcla de tecnologías”. Un ejemplo de esta operación puede verse en Castaño, Katz y Navajas (1981 y 1986): producción de un torno a control numérico (modelo TCN-300) mediante la incorporación del sistema electrónico a un torno paralelo ya fabricado por la empresa. La noción de copia en sentido amplio incluye una variedad de posibilidades. A veces se establece un contrato de licencia con una firma extranjera, normalmente líder en el sector, el que luego se discontinúa y la firma permanece produciendo el producto licenciado. Otras, la firma local funciona como comercializadora del equipamiento y oferente de servicios posventa. Cuando cesa la relación contractual, es posible detectar una marcada influencia de las características tecnológicas de la licenciadora en los productos de la ex licenciataria (véase, por ejemplo, Katz, 1985).

La distinción cualitativo/cuantitativo supone la posibilidad de diferenciar entre a) operatorias tecnológicas que implican resignificación de productos o procesos, creando nuevos sentidos o funciones para los mismos y b) intervenciones realizadas para mantener, ampliar o prolongar el sentido o función originales. La aplicación de conceptos como “innovaciones menores” o “adaptaciones” tiende a ocultar estas diferencias porque genera un agregado que impide observar grados de creatividad.

3.1.3. La copia de tecnología
¿Por qué incluir a las operaciones de copia dentro de una descripción de las formas locales de generar innovaciones? La realización de copias implica la necesidad de encontrar nuevas relaciones entre las materias primas, los insumos y la tecnología previamente disponibles para lograr el producto mimético deseado. Es inevitable introducir modificaciones novedosas en lo ya existente. Para los técnicos que la realizan, La copia suele implicar la elaboración de innovaciones:

“El propio avance tecnológico facilita la copia de las obras protegidas por el derecho industrial y autoral. Así, por ejemplo, la drástica reducción del costo y las oportunidades del acceso a equipos pequeños facilita la reprografía. [...] La tecnología favorece también, aunque requiere mayores esfuerzos y competencia, la imitación mediante la ingeniería inversa o la búsqueda de soluciones técnicas equivalentes a partir de las especificaciones funcionales. En suma, la copia se ha hecho más barata y personas privadas pueden efectuarla más rápidamente, al mismo tiempo que compañías y países con cierto grado de capacidad técnica y económica pueden recurrir a otras vías de imitación.” (Correa, 1989, p. 1070)

Un problema particular, en el nivel teórico, es el de la determinación de originalidad para definir la existencia de una innovación. En términos de

110

Ciencia y Tecnología en América Latina

originalidad universal podría considerarse innovación a la primera oportunidad en que se diseña un producto o proceso. Pero en términos de procesos productivos concretos, la introducción local de innovaciones generadas en otra parte que la copia implica (de productos, procesos u organización) también puede ser considerada innovación, pese a no ser original. Esto no significa confundir copia con “transferencia de tecnología”. La copia no constituye un mecanismo de transferencia de tecnología si ésta es definida en sentido estricto: proceso de difusión de tecnologías incorporadas o desincorporadas mediante operaciones contractuales. Implica un proceso de apropiación de conocimiento tecnológico estructuralmente distinto a la cesión por compra de patente o licenciamiento. En estos últimos casos, el know how es comunicado por el cedente, incluyendo precisas instrucciones, asesoramiento y, como veremos más adelante, hasta limitaciones sobre posibles desarrollos futuros. En el caso de la copia, el know how debe ser recreado, cuando no directamente creado, por el copiador. La diferencia entre copia y transferencia tecnológica no se restringe entonces al campo jurídico de la propiedad intelectual. Es también, y centralmente, una diferencia sociotécnica que implica creatividad local. Esto puede observarse claramente en un estudio de caso sobre industria metalmecánica:

“En su historia, la firma ha optado por la copia directa o por el desarrollo propio de sus productos, recurriendo sólo en dos ocasiones al licenciamiento externo: la agujereadora radial, en 1960, y el torno copiador ‘Heycomat’, en 1968, que no llegó a producirse. Esta opción, que evita la adquisición de licencias, tiene relación con el temprano desarrollo de la capacidad de diseño, conducta que parece ser común en el resto de los constructores, salvo alguna excepciones, fundamentalmente entre las firmas de mayor tamaño relativo, que son, por lo general, filiales de empresas extranjeras.[...] Para esta firma, el diseño local es posible por el menor costo interno del proyecto, debido a la disponibilidad de personal técnico, con skills desarrollados en un largo proceso de aprendizaje.” (Castaño; Katz y Navajas, 1981 y 1986)

Normalmente, para copiar es necesario efectuar diversas operaciones de “ingeniería inversa” dado que el copiador no dispone, en la normalidad de los casos, de la misma maquinaria, ni de los mismos insumos o materias primas. Por ello, el resultado final de las operaciones de copia puede ser considerado como un producto “nuevo” en relación con el original. El saber implicado es, generalmente, equivalente (no “igual”) al necesario para el diseño original. Es prácticamente imposible cuantificar los productos realizados mediante copia; evidentemente, no es una actividad declarada ni explícitamente cuantificada por la firma, y, menos aún, existen registros nacionales de la misma. Una forma de observar la importancia de la copia en la trayectoria tecnológica de las firmas es detectar su presencia en estudios de caso. En algunos casos analizados, la incidencia de la copia es tal que la trayectoria de la firma sólo parece viable a partir de la realización de copias de producto, que a su vez explican cambios de proceso, dotación de maquinaria y personal, etcétera.

Ingeniería inversa: operación de copiado de un producto, desarmándolo para observar sus partes constitutivas y sus mecanismos de funcionamiento, y deducir cómo es su proceso de fabricación.

111

Universidad Virtual de Quilmes

Si bien no son disponibles indicadores directos del fenómeno, un indicador indirecto resulta particularmente significativo: la insistencia (rayana en la coerción económica) de los países desarrollados (en particular los Estados Unidos) por la adopción en la región de mecanismos orientados a garantizar el derecho de propiedad intelectual sobre la tecnología. De acuerdo con este indicador, el sector farmacéutico aparece como el más evidente realizador de operaciones de copia. En particular, en el caso argentino, esta presión indujo la modificación de la Ley de Patentes y un proceso de negociaciones internacionales que se prolonga hasta la actualidad. Una encuesta realizada por la U.S. International Trade Commission (USICT) sobre una muestra de 193 empresas estadounidenses (USICT, 1988) señala que las compañías encuestadas denunciaron pérdidas en 1986 superiores a 100 billones de dólares en 14 países. Los cuatro primeros lugares corresponden a países asiáticos y latinoamericanos que han tenido éxito en sus estrategias recientes de exportación. En un estudio comparativo sobre derechos internacionales de propiedad intelectual, Michael Gadbow y Thimothy Richards (1988) atribuyen a la India el primer puesto en un ranking (de copiadores no autorizados), seguida por el Brasil, Taiwán, Corea del Sur, la Argentina, México y Singapur según el volumen de ventas “pirateadas”. De acuerdo con el citado artículo de la USITC, las mayores pérdidas corresponderían a las industrias de equipos científicos y fotográficos (5.000 millones), de computadoras y programas (4.100), electrónica (2.300), de motores y partes de vehículos (2.000), de entretenimientos (2.100), farmacéutica (1.900), químicos (1.300), y de productos de la refinación del petróleo y seleccionados, incluyendo plásticos (1.300 millones) (Correa, 1989, p. 1062). Finalmente, algunas informaciones a escala sectorial pueden aportar nuevos elementos de juicio acerca de la extensión del fenómeno de copia. En la Argentina, por ejemplo: “Argentina tiene alrededor de 100 firmas de máquinas-herramienta. La mayoría es de pequeñas dimensiones y se encuentra aún en un estadio rudimentario de desarrollo tecnológico. Existe un número limitado de firmas de mayor desarrollo. Sólo 8 firmas alcanzaron un estadio donde el diseño no es realizado mediante la copia de equipo importado.” (Jacobsson, 1980, p. 25)

Tanto la extensión como la incidencia de la operatoria varían de acuerdo con diferentes situaciones sectoriales, de naturaleza de los productos o procesos, legales, de política de comercio exterior, etc. Lo significativo de la información disponible, en términos del presente análisis, es que en el caso latinoamericano las operaciones de copia parecen explicar la aparición de líneas de productos, firmas, sectores productivos, así como tornan comprensible la trayectoria tecnológica y la curva de aprendizaje de muchas empresas locales.

3.1.4. Apropiación social de tecnologías
La apropiación social de tecnologías es un proceso acumulativo, cuyos pasos, si bien pueden acelerarse, no pueden ser evitados. La adquisición “llave

112

Ciencia y Tecnología en América Latina

en mano” de plantas productivas crea -creó durante años en los países subdesarrollados- la falsa ilusión de que el título de propiedad de la planta incluye la apropiación de la tecnología. El hecho de saber operar maquinaria no implica la capacidad de producirla, ni siquiera implica la comprensión de su funcionamiento. Poseer cierta maquinaria, operar cierto proceso, no significa poseer la tecnología que posibilitó su diseño. Es más, de acuerdo con lo señalado por E. Sercovich (1978), el mero saber operativo no basta para alcanzar mayor eficiencia ni para la elección entre tecnologías alternativas: para realizar las elecciones adecuadas de tecnología no basta con operar las plantas; es necesario desarrollar también actividades tendientes a mejorar los conocimientos sobre ingeniería de procesos. A. López y S. Chidiak coinciden con esta posición: “Las firmas consultadas que abrieron plantas durante los años 80 y ya operaban en mercados similares anteriormente coincidieron en que la experiencia ganada en la operatoria de las viejas plantas resultó muy útil para la mejora en las condiciones de compra de las nuevas instalaciones. [...] Además de los ejemplos que presentaba Sercovich, las dificultades observadas en algunas experiencias más recientes avalarían su hipótesis (el complejo de oxoalcoholes de PGM abierto en 1990, Maleic, Indupa).” (López y Chidiak, 1996, p. 386)

En el nivel de la estructura productiva, apropiarse una tecnología es algo más que saber cómo funciona; es alcanzar un grado de calificación tal que posibilita -permitiría- producirla. Productivamente hablando, es diferente poseer el conocimiento técnico de una tecnología determinada que contar con la efectiva posibilidad de producirla. En otros términos: o no-basta con el know how, o el know how es algo mucho más complejo que un simple saber teórico. El know how incluye a) el conjunto de acciones que se pueden realizar en las diversas situaciones o estados de cosas para los que es relevante una tecnología y b) el conjunto de instrucciones ordenadas que hay que seguir para obtener un resultado a partir de una situación dada.

“En realidad lo que llamamos ‘saber hacer’ [know how] no es saber, es poder, no es conocimiento, es capacidad para actuar, mientras que lo que llamamos ‘saber cómo’ hacer algo [know that] sí es conocimiento, pero no garantiza la capacidad para hacer.” (Quintanilla, 1991, p. 53)

Las operaciones que implican “ingeniería inversa” facilitan el aprendizaje del know that y del know how. Realizar las operaciones sobre artefactos concretos permite la aparición de la posibilidad de fabricación local, no garantizada por transferencias de mero saber teórico, ni siquiera cuando ese saber se plantea en términos de saber científico. Es más: la ejecución de operaciones de copia y resignificación de tecnologías en un rubro determinado favorece la comprensión de sistemas productivos, lo que facilita la realización de

113

Universidad Virtual de Quilmes

nuevas incorporaciones de saber tecnológico. A diferencia de las transferencias de saber teórico, que no garantizan la transferencia de capacidad para hacer, las operaciones de copia con resignificación permiten a) una plena apropiación de las potencialidades productivas de una tecnología determinada y b) maximizar su explotación. La transferencia real de tecnología es un contacto entre culturas (Fuenzalida, 1972, pp. 214-215). No todos los elementos de una cultura pueden ser absorbidos por otra con la misma facilidad ni en el mismo grado. En este sentido, pueden diferenciarse cuatro grados de asimilación: 1. utilización de un elemento cultural extraño para un fin distinto de aquél que le es asignado en su cultura de origen; 2. utilización del elemento cultural extraño para el fin que le es asignado en su cultura de origen, pero de una manera estereotipada, sin considerar las posibilidades adicionales que el elemento contiene; 3. uso no estereotipado; 4. producción de una nueva combinación de los elementos constitutivos del elemento cultural extraño para hacerlo útil a las peculiares necesidades de la cultura receptora. Nótese que sólo el cuarto grado se relaciona con la generación local de tecnología, los otros tres sólo se refieren al modo de uso de una tecnología extraña. Sin embargo, a veces cobra importancia esa evolución en el uso, en términos de apropiación plena de una tecnología. En otras palabras, parece inadecuado independizar los procesos de uso y producción para la comprensión de los procesos de generación de tecnología. Los grados 1 y 2 -uso para una finalidad diferente y uso estereotipado- implican la posibilidad de que el azar, en particular el error o el uso “inadecuado”, abran la posibilidad de innovaciones menores. En una forma de serendipia tecnológica, el error puede abrir nuevas posibilidades tecnológicas. Por otra parte, es necesario tener en cuenta que las transferencias mecánicas, “puras”, son históricamente raras, tal vez sólo propias de estas últimas décadas. Tal vez una de las mejores pruebas de esta característica y su potencialidad sea la introducción de una serie de cláusulas en los contratos de transferencia que tienden a impedir o, al menos, inhibir, la realización de este tipo de operaciones: • obligación de ceder toda mejora o invento, libre de cargo, al cedente de la licencia; • imposición de limitar la investigación y el desarrollo que pueda emprender el licenciatario; • obligación de adquirir equipo y materia prima o insumos al cedente; • prohibición del uso de tecnología complementaria, o la utilización de conocimientos provenientes de otras fuentes; • impedimento de fabricar productos distintos, similares a los especificados en el contrato. No debe desprenderse de las aclaraciones previas que la transferencia de tecnología en las condiciones “ortodoxas” es indeseable, por inhibitoria. De hecho, en esta vía de análisis, todo proceso de transferencia de tecnología

114

Ciencia y Tecnología en América Latina

resulta potencialmente beneficioso para la generación de tecnología a nivel local. Las compras de maquinaria importada han dado origen a no pocos de los desarrollos locales. Toda importación de tecnología, aun aquellas denominadas “llave en mano”, introduce un potencial de apropiabilidad. Sobre este particular se ha observado, además, que a mayor grado de saber tecnológico local se verifica una menor tendencia a la adquisición “llave en mano” o “en paquete”. Antes bien, el comprador local “calificado” tiende a seleccionar sus compras de acuerdo con la tecnología de que ya dispone o en relación con claros objetivos productivos, deducidos de sus realizaciones previas. La realización de operaciones de resignificación y copia parece constituir un mecanismo de formación de adquirentes activos, conscientes y, en algunos casos, creativos, de tecnología.

3.1.5. Características del estilo de cambio tecnológico basado en operaciones de resignificación y copia
Del análisis de una serie de estudios de caso y sectoriales disponibles se desprenden algunas coincidencias sugestivas: • Son muy contados los estudios de caso en los que se registran desarrollos completos locales y, más escasos aún, los que relatan innovaciones mayores. • Son distinguibles en la trayectoria innovativa de la mayoría de las firmas dos etapas: una primera en la que se selecciona un modelo extranjero de aceptación en el mercado local, se lo copia y se realiza un producto similar que, dadas las limitaciones de maquinaria, insumos, materia prima y know how, resulta de menor calidad que el original; y una segunda en que el aprendizaje acumulado aumenta la capacidad de diseño local y se realiza una mayor adaptación al/del proceso de producción propio, que a su vez tiende a aumentar la calidad del producto final. • El nivel técnico de los productos y procesos de producción es de baja complejidad inicial en la mayor parte de los casos. La tendencia al aumento en la complejidad, sofisticación, calidad y capacidad de los productos mediante operaciones de resignificación y copia es común a todos los casos. Según estos parámetros de evaluación, disminuye tendencialmente la distancia que separa los productos locales de los importados. • La sucesión de operaciones posibilitó realizar una trayectoria de calificación tecnológica que, partiendo de operaciones de baja complejidad, permitió alcanzar, en algunos casos (siderurgia, máquinas-herramienta, maquinaria agrícola, alimentos), estándares productivos cercanos a los alcanzados por aparatos productivos de países desarrollados. • En la mayoría de los casos, la empresa comenzó su gestión con una estructura de pequeño taller, normalmente de reparaciones, a partir de un núcleo familiar, no constituido por técnicos sino por personal de formación empírica, produciendo a nivel artesanal. • Es de notar que la mayoría de las empresas estudiadas comenzaron su gestión a partir de una baja inversión inicial, donde el proceso acumulativo viabilizó nuevas operaciones de optimización de procesos y cambio y diversificación de productos. • Es posible registrar operaciones de resignificación de tecnologías aun en empresas transnacionales. No se trata, en este caso, sólo de operaciones de debugging, sino también de respuestas de mayor complejidad a

115

Universidad Virtual de Quilmes

“Con mercados pequeños, una elaborada división del trabajo es imposible y las partes y componentes deben ser importados, con problemas de costos y disponibilidad, o producidos in house con problemas de pérdida de ventajas de escala. Con un elevado grado de integración, la escala deviene crítica para alcanzar un precio bajo” (Jacobsson, 1980, p. 30).

problemas planteados por múltiples factores: calificación de la mano de obra disponible, adaptaciones para producir a escala reducida, utilización de insumos alternativos, mayor integración vertical local, etc. El cuerpo técnico local de algunas transnacionales ha generado innovaciones, en algunos casos aplicadas posteriormente a nivel internacional por las empresas (Ford, IBM, por sólo citar algunos casos). La incidencia de estas operaciones coincide con un alto grado de integración vertical de la producción a nivel local. A diferencia de lo ocurrido en los países desarrollados -donde la diversidad y complejidad del aparato productivo viabilizó la tercerización de la producción de insumos y parteslas carencias locales obligaron a la realización intraplanta de la mayor parte del proceso, y, aun, a la producción de algunos insumos. En algunos casos la tendencia a la integración vertical se revierte a partir de mediados de los ’60; en otros, más tardíamente. El viraje estratégico coincide, por una parte, con los cambios en la gerencia ya señalados, y, por otra, con las alteraciones en el marco regulatorio. En casi todos los casos aparece el uso de maquinaria universal para la producción. Los requerimientos de maquinaria especializada, sobre todo en las etapas iniciales de la firma, son satisfechos a través de modificaciones realizadas en las propias plantas por los técnicos y operarios de las mismas (actualización de maquinaria de segunda mano, modificaciones en máquinas universales, adaptaciones para sustituir insumos, etcétera.). En particular en los casos de producción de maquinaria agrícola se verifica la presencia del “usuario activo” como parte constitutiva del mecanismo de innovación. En el caso de la industria metalmecánica, en particular en el sector de máquinas-herramienta, es normal la producción en series reducidas, adaptada a las necesidades de pequeñas franjas de usuarios. Las firmas estudiadas que realizaron adquisiciones de tecnología en el exterior no adoptaron, durante el período sustitutivo, el criterio “llave en mano” para la compra de sus instalaciones productivas. En general, además, se ha podido establecer que diversificaron la nacionalidad de sus compras. Alcanzado cierto grado de madurez productiva, algunas de estas firmas realizan exportaciones (a países limítrofes, casi todas), sin abandonar la prioridad de los mercados locales. Si bien gran parte de las operaciones de resignificación y copia se han realizado por parte de empresas que operaron en mercados protegidos, la competencia con productos importados no aparece claramente inhibitoria, al menos en los casos estudiados, de la continuidad de las operaciones orientadas a la incorporación de innovaciones (antes bien, a corto plazo, en algunos casos, parece haberlas estimulado). La posibilidad de realizar este tipo de operaciones no es homogénea en las distintas estructuras productivas, según se desprende de los casos estudiados. La aparición de éstas es más frecuente en los sistemas de lay out discontinuo. La fragmentación del proceso, que facilitaría la introducción de cambios parciales, parece explicar la diferencia. La comparación de los distintos casos latinoamericanos de industrialización tardía (o incluso los asiáticos) deja traslucir paralelismos significativos en el comportamiento tecnológico. Parece pertinente afirmar entonces una cierta identidad regional en cuanto al proceso de gestación y características del estilo tecnológico de innovación basado en resignificación de la dotación disponible y copia de tecnologías.

116

Ciencia y Tecnología en América Latina

3.1.6. Racionalidad interna del estilo tecnológico de innovación local
Los modelos lineales de análisis tradicionalmente aplicados al estudio de la producción local de tecnologías parten del supuesto de la necesidad de fluidas vinculaciones entre instancias secuenciales de investigación, desarrollo y producción. El estilo tecnológico basado en resignificación y copia, en cambio, implica una forma de generación de tecnología practicada de manera asistemática, “sintomáticamente”, de acuerdo con necesidades coyunturales. Lejos de requerir elevados estándares de saber científico, funciona a partir de saberes técnicos y empíricos ya disponibles. Dado su alto grado de pragmatismo, permite llevar adelante procesos de innovación intraplanta, y es allí donde encuentra, complementariamente, su “materia prima”: en los propios artefactos y procesos. Por esto mismo es lógico que su escenario fundamental sea la industria o el taller. Tal estilo constituye un tipo de respuesta tecnoproductiva que facilita la introducción de innovaciones a un bajo costo operativo. Dado que se basa en tecnologías ya disponibles, ahorra o evita la realización de inversiones en I&D para el desarrollo de nuevos productos y procesos y reduce en términos absolutos los riesgos de innovación. El carácter incremental de las operaciones -asociado con el hecho de que es posible combinarlas con incorporaciones de nueva tecnología (en forma de insumos o bienes de capital)- torna dificultoso el cálculo de su incidencia cuantitativa sobre la producción (Berlinsky, 1982a, p. 37; también en 1982b, p. 42). Si bien estas innovaciones desincorporadas son inducidas por las incorporadas (en los bienes de capital y en los blue prints de productos y procesos), su efecto acumulativo sobre la productividad puede ser de similar importancia, aunque resulte difícil separar cada efecto (Berlinsky, 1981, p. 82). El ejercicio de operaciones continuadas de resignificación parece constituir una “tradición” intraplanta (de learning by doing a learning by learning) que viabiliza en las empresas trayectorias de actualización relativa de la dotación tecnológica en plazos cortos y con crecientes niveles de sofisticación. Sin embargo, no todas son ventajas. Este estilo de innovación supone la existencia de un horizonte acotado. Permite alcanzar, pero no superar, los estándares de los aparatos productivos de los países desarrollados (con la excepción, tal vez, de algunas prestaciones puntuales, debido al mayor grado de adecuación a determinadas situaciones productivas o de mercado). Posibilita, entonces, la competencia con esas producciones pero no implica una ventaja competitiva sustancial, dado que conduce, en el mejor de los casos, a un “empate” tecnológico. Si bien presenta un alto grado de elasticidad y adecuación, por el hecho de ser un estilo de innovación tributario de tecnología generada por “otro”, su autonomía y potencialidad es restringida.

“Dado esto, es elemental que la tecnología en uso sea la que corresponde a, e impulsa, el patrón de crecimiento del centro, y que la estructura productiva de la periferia, aun de la extensamente industrializada [...] el ingenio local tienda a reproducir tardíamente la tecnología del centro, o a adaptar, creativamente pero a adaptar, las innovaciones del centro a las condiciones locales de

117

Universidad Virtual de Quilmes

producción y mercado [...] Las contribuciones de Jorge Katz muestran por un lado una notable creatividad en ese plano pero, por el otro, que ella suele limitarse a adaptaciones de innovaciones de productos, procesos o equipos generados en el centro. No suele tratarse ni de pura réplica pasiva ni, tampoco, de ir más allá de, a veces, creativas adaptaciones.” (O’Donnell, 1996, p. 33)

En los estudios de caso analizados, el comportamiento derivado parece eficaz durante períodos tecnológicamente estables. Sin embargo, en rubros productivos de evolución acelerada no parece haber sido considerado, por parte de las firmas locales estudiadas, como una fuente de respuestas competitivas. El tipo de aprendizaje que implica este estilo requiere tiempos largos. Parece, en consecuencia, poco compatible con una sucesión de rápidos cambios de patrón tecnológico. Los saltos tecnológicos mayores fueron salvados, en los casos estudiados, mediante la importación de tecnología (tanto de producto como de proceso). Por lo tanto, parece haber resultado insuficiente para generar una dinámica innovativa autosustentada. La “tradición” intraplanta de obviar inversiones en I&D inhibe la posibilidad de aparición de productos y procesos originales y el consecuente logro de ventajas monopólicas de mercado. En un nivel de generalización mayor, la aplicación extendida y dominante de este estilo de innovación atenta contra la vinculación entre empresas productivas y sistemas de generación de saber científico. Sólo en contados casos analizados se menciona vinculación entre las firmas y unidades de I&D extrafirma universidades, laboratorios, etcétera). Por otra parte, es necesario tener en cuenta que la debilidad del tejido industrial local, con el consecuente escaso desarrollo de proveedores y subcontratistas, generó pérdidas en términos de economías de especialización (Kosakoff y Bezchinsky, 1993; Kosakoff, 1993a). El carácter ad hoc -“internista”- de estas innovaciones implica, por el contrario, que, en la mayoría de los casos, las soluciones productivas alcanzadas por una firma no son de utilidad para otra, o que su escasa codificación las torna difícilmente transferibles. La imposibilidad de patentamiento (o la escasa rentabilidad de registrarlas como “modelos” de utilidad) de este tipo de innovaciones, por otra parte, torna innecesaria la codificación. Los resultados son de difícil conversión a valores de cambio, si bien el know how acumulado, en tanto bienes de uso, puede representar ventajas cualitativas para las firmas que lo realizan. La racionalidad interna de este estilo tecnológico de innovación parece haber sido adecuada a la racionalidad económica de las empresas locales. El carácter especulativo de algunos emprendimientos empresarios, el hábito de subsistir bajo el amparo de la protección arancelaria, y la propia “tradición” tecnoproductiva determinaron un patrón de conducta reacio a asumir riesgos tecnológicos mayores.

El estilo tecnológico de innovación basado en copia y resignificación aparece, entonces, con un doble sentido: dinamizador, por una parte, pues permite el desarrollo

118

Ciencia y Tecnología en América Latina

tecnológico (con un alto grado de especificidad de respuestas productivas) a bajo costo relativo, y paralizante, por otra, porque viabiliza la aparición de conductas, en última instancia, antiinnovativas y no integradoras de los saberes y potencialidades disponibles a nivel local. Si bien la copia de tecnologías resulta dinamizadora a corto plazo -al posibilitar la realización de desarrollos locales sobre la base del aprovechamiento de desarrollos ajenos, con los ahorros que esto implica-, en el largo plazo, constituyéndose como “tradición”, supone una limitación de la dinámica innovativa. La consolidación de una trayectoria imitativa tiene por techo los desarrollos de terceros e induce un movimiento de alineamiento tecnológico, en virtud de la convergencia del aparato productivo local hacia los parámetros internacionales y la producción de productos escasamente diferenciados. Frente a coyunturas de rápido cambio técnico, innovar mediante copia puede significar la internalización de la desventaja de un desfasaje temporal, entre la trayectoria tecnológica local y la internacional. El grado de extensión e incidencia de este estilo de innovación sobre la dinámica general de cambio tecnológico ha variado significativamente a lo largo de las últimas décadas. En el apartado siguiente se propone una cronología de esta evolución.

3.2. Cronología tentativa de la dinámica innovativa local
3.2.1. Introducción

A lo largo de este punto desarrollaremos una cronología de la dinámica innovativa local. Frente a la dificultad que implica realizar una generalización a escala latinoamericana, hemos optado por hacer eje en la trayectoria sociotécnica argentina y, sobre esta línea de tiempo, establecer algunas comparaciones con las dinámicas registradas en otros países de la región. Es necesario hacer notar, por otra parte, que la atención se centrará aquí más en la realización de actividades de innovación en sentido estricto que en los procesos de cambio tecnológico en general (que incluyen adquisición de tecnología incorporada y desincorporada, importación de tecnologías, transferencia de tecnologías intra-firma, etc.), aunque, como no podría ser de otro modo, el escenario general de cambio tecnológico nos acompañará a lo largo de todo este apartado.

3.2.2. Desde los ‘30 hasta los ‘80: auge del estilo tecnológico basado en resignificación y copia
A partir de los años ‘30 comienza en algunos países de América Latina (la Argentina, México, el Brasil, en particular) un proceso de lenta y gradual acumulación tecnológica que acompaña el desarrollo del sector industrial. Esta

119

Universidad Virtual de Quilmes

acumulación se gestó durante la primera fase de sustitución de importaciones en los sectores más favorecidos por las políticas proteccionistas del período: artículos electrodomésticos, industria metalmecánica de baja complejidad, industria de producción de alimentos y textiles. Este proceso se acelera y complejiza en las décadas del ‘40 y del ‘50, con el inicio de la producción automotriz local y el creciente desarrollo de actividades metalmecánicas. Las limitaciones a la importación que suponía la aplicación de políticas sustitutivas generaron espacios económicos ocupados paulatinamente por firmas locales. La base tecnológica de estas firmas se constituyó a partir de una dotación de bienes de capital importados, sobre los que se realizaron distintas operaciones de resignificación de tecnologías a fin de adecuarlos a los cambios en los flujos de demanda. El modelo de acumulación de la primera fase sustitutiva entra en crisis a mediados de los ‘50. Sobre esta acumulación previa, que fue consolidando el comportamiento de algunos sectores y firmas, se inicia el segundo período de sustitución de importaciones. En términos generales, a fines de los ‘50 e inicios de los ‘60 se inicia el segundo subperíodo de la ISI, que se extiende hasta mediados de los ’70 en la Argentina y hasta los ‘80 en otros países de la región. A diferencia del modelo sustitutivo anterior, donde la iniciativa estatal constituía el principal motor de desarrollo, el nuevo modelo incorpora un nuevo actor económico: las empresas transnacionales. Articulado, en general, en los complejos petroquímico y metalmecánico (dentro de este último la industria automotriz fue el sector más representativo), la industria tuvo su desempeño más destacado, convirtiéndose en el motor del crecimiento. Con la masiva participación de filiales de empresas transnacionales se ocuparon progresivamente los casilleros vacíos de la matriz insumo-producto, en el marco de una economía altamente protegida, con el objetivo de lograr un mayor nivel de autoabastecimiento. La entrada de las transnacionales orientadas al abastecimiento del mercado interno no alteró completamente la trayectoria sociotécnica de la industria regional. Aunque produjeron profundas modificaciones en los sectores en que se insertaron, al no contemplar los mercados externos como objetivo comercial, tendieron a adecuar su lay out al mercado local, menor en volumen y poder adquisitivo.

“Estos cambios generaron un acelerado proceso de desarrollo tecnológico basado en la incorporación de tecnologías de los países desarrollados, con significativas adaptaciones al medio local, que determinaron la réplica de las producciones ‘fordistas’ con un fuerte contenido localista. La producción de series cortas en plantas orientadas al mercado interno (con escalas de producción en promedio diez veces menor que una similar en la frontera técnica), el elevado nivel de integración de la producción (por el escaso desarrollo de proovedores y subcontratistas especializados) y el alto grado de apertura del ‘mix’ de producción eran algunos de los problemas de competitividad internacional.” (Kosakoff, 1993a, p. 6)

“El proceso de industrialización que estamos describiendo presenta una serie de rasgos idiosincráticos en relación con el tamaño y

120

Ciencia y Tecnología en América Latina

naturaleza de las firmas, así como en términos de la estructura de mercado y performance. Por una parte, el tamaño de las plantas nunca superó el 10% de plantas comparables de los países europeos. Por otra parte, debido al bajo grado de estandarización y normalización prevaleciente en los mercados locales, así como a la ausencia de subcontratistas, las plantas manufactureras iniciaron sus operaciones locales con un grado de verticalización de la producción mucho mayor que el correspondiente a sus plantas europeas.” (Katz y Bercovich, 1993, p. 455)

Dadas estas limitaciones, la dotación tecnológica registraba un retraso relativo respecto de los estándares productivos y best practices de las plantas de la matriz.

“[...] la mayor parte de las industrias se instalaron en la Argentina con varias décadas de atraso respecto de las major innovations. Por ejemplo, mientras que el complejo automotriz norteamericano ya había perfeccionado los sistemas de montaje a principios de los veinte, en la Argentina se inicia la producción seriada recién en los cincuenta, y no se consolida hasta los sesenta. En la Argentina la primera empresa siderúrgica de ciclo integrado se puso en marcha en 1962, aproximadamente sesenta anos después de que este tipo de producción avanzase en Estados Unidos y Europa. La producción de aluminio se inició en 1974, cuando los actuales sistemas de producción, con modificaciones no demasiado significativas, se usaban ya en los treinta en los países industrializados.” (Nochteff, 1994a, p. 45)

Esto implica un doble movimiento de cambio: a) las terminales de las transnacionales adecuan su dotación tecnológica a las condiciones de mercado. En un contexto de mercados internos protegidos (y, por tanto, con dificultades para ser abastecidos vía exportaciones), las terminales explotaron sus ventajas de propiedad a través de procesos y productos provenientes de sus casas matrices, pero que, en algunos casos, fueron adaptados a las peculiaridades de los mercados locales (menores escalas, diferente grado de integración vertical y nacional, diferentes gustos y requerimientos) (Chudnovsky y López, 1998).

Estas operaciones de adaptación siguieron la trayectoria de fenómenos caracterizables dentro del estilo tecnológico anteriormente descrito: “La instalación de las ET en la Argentina durante la etapa sustitutiva tuvo la característica distintiva de que, dada la reducida dimensión de un mercado local altamente protegido, las plantas tuvieron que ser adaptadas para producir en escalas mucho menores que aquellas para las

121

Universidad Virtual de Quilmes

cuales habían sido concebidas en los países de origen, y con un grado de integración mucho más elevado. Su conducta tecnológica estaba fundamentada en la introducción de productos y procesos ya desarrollados en las sociedades más avanzadas, pero que requerían adaptación a las condiciones imperantes en el escenario doméstico. Esto dio lugar a importantes esfuerzos de ingeniería y de investigación y desarrollo que, sin embargo, siguieron un sendero muy localista y divergente del de las mejores prácticas internacionales.” (Kosakoff y Bezchinsky, 1993, PP 284-285) .

b) las características y composiciones de los grupos sociales relevantes locales se alteran, a su vez, en virtud de la inserción de este nuevo actor.

“Si bien la ET incorporaron equipamientos y prácticas productivas y tecnológicas generadas en sus casas matrices, su radicación impulsó el desarrollo gradual de planteles de ingeniería destinados a adaptar productos y procesos a las condiciones locales.” (Chudnovsky y López, 1998, p. 79)

La aceleración del proceso de cambio, si bien tiene efectos suficientes como para generar alteraciones sistémicas en la economía, no resulta tan impactante, dado que la tecnología de la transferencia intramuros mantenía un cierto gap respecto de los estándares de la matriz,

“Aunque el desempeño de estas firmas se destacaba en comparación con el de las empresas de capital nacional, las filiales locales se hallaban, tanto en términos tecnológicos como de escala, lejos de la frontera internacional, y su importancia en el seno de las operaciones globales de la corporación era marginal.” (Chudnovsky y López, 1998, p. 79)

Resulta conveniente diferenciar el papel tecnológico desempeñado por las transnacionales cuyas terminales locales producían para el mercado interno a partir de tecnología madura, del desempeñado por las plantas correspondientes a los modelos extractivo, factoría o ensambladora. (Katz y Ablin, 1977). En el primer caso, el efecto de difusión de tecnología parece haber sido mayor, aunque la tecnología transferida no haya sido de última generación.

En términos tecnológicos, el hecho de que el principal motor de cambio fueran empresas transnacionales resulta particularmente significativo. Ese efecto dinamizador responde en cuanto a su direccionamiento y alcance al pautado material establecido por la dotación tecnológica de la matriz y de la estrategia de desarrollo de la subsidiaria local.

“A pesar de los obvios impactos beneficiosos obtenidos a través de este proceso, es también necesario tener en cuenta que claramente se restringió el espectro de las actividades de búsqueda de tecnologías llevadas adelante por ingenieros y tecnológos, limitados éstos a esfuerzos tecnológicos de adaptación dentro de los límites de la tecnología importada original.” (Katz y Bercovich, 1993, pp. 455-456)

122

Ciencia y Tecnología en América Latina

Aun dentro de estas limitaciones, en las condiciones del modelo sustitutivo y de su aislamiento relativo se abren espacios para crecientes intervenciones innovativas. A medida que se eleva la curva de aprendizaje aumenta el grado de intervención y autonomía relativa de los grupos de ingeniería locales.

En términos generales, las peculiares condiciones creadas por las regulaciones locales sumadas a las “tradiciones” previamente generadas durante la primera fase sustitutiva consolidaron aún más un particular “estilo tecnológico” basado en la multiplicación de operaciones de resignificación y copia de tecnologías para solucionar los problemas productivos.

“A nivel privado, y enfrentando un mercado internacional de tecnología con serias restricciones en lo atinente a las técnicas que sustentaban las producciones claves en el paradigma fordista, las ‘soluciones de mercado’, desde la perspectiva empresaria, fueron el desarrollo de un ‘sendero’ altamente idiosincrásico de aprendizaje y generación/adaptación -cambios menores mediante- de tecnologías menores. Operando exclusivamente para el mercado local, cuyo tamaño era sensiblemente menor al requerido por la tecnología óptima, con una elevada protección y un nutrido sistema de promoción económica, pero con un difícil acceso al mercado tecnológico externo, el tamaño reducido de las firmas direccionó a la actividad tecnológica hacia los cambios menores.” (Bisang, 1995, pp. 20-21)

Dado el tamaño relativamente reducido de los mercados domésticos -y el hecho de que pocas de las firmas orientadas al mercado interno tuvieron originalmente expectativas de exportar- la amplitud de output mix rápidamente resultó mayor que la de firmas comparables. Por lo tanto, la organización y la división social del trabajo no se desarrollaron como una copia de las prevalecientes en sociedades más maduras. Por el contrario, para producir los mismos productos debieron realizarse alteraciones de los procesos. Como consecuencia de lo anterior, muchas de las nuevas firmas desarrollaron gradualmente “in house” capacidades tecnológicas en áreas como diseño de producto, ingeniería de producción, planificación industrial y organización, donde la tecnología original no resultaba adecuada, de acuerdo con lo que Jorge Katz denomina “la naturaleza altamente idiosincrática” de la estructura de producción. En el plano de innovaciones en productos y procesos, los sectores que lideraban el proceso de industrialización no eran los que presentaban trayectorias innovativas más significativas, sino los conducidos por algunos entrepreneurs con menor peso económico y político. Por ejemplo, en el caso argentino:

“Si bien no se ha hecho una historia sistemática de estos entrepreneurs -que sería muy importante para comprender el funcionamiento de la economía- no hay dudas de que existieron. Incluso, a

123

Universidad Virtual de Quilmes

partir de las investigaciones de Katz y otros, es posible identificar a algunos de ellos, como Vasalli (en maquinaria agrícola), Diamand (en electrónica de consumo), Di Tella (en automotriz, bienes de consumo durable y de capital), o Turri (en máquinas herramienta). Pero si bien hubo entrepreneurs, éstos no formaron parte de la élite económica, salvo de manera esporádica o marginal, y las estrategias de la élite y las políticas gubernamentales no sólo no fomentaron su actividad sino que los ignoraron o los perjudicaron. De hecho, casi todas las empresas creadas por ellos tuvieron un periodo de crecimiento acelerado seguido del achicamiento o desaparición inducida por las condiciones de contexto.” (Nochteff, 1994a, p. 46)

En realidad, se trata de la diversificación de una empresa de capital nacional productora de neumáticos (FATE-Fábrica Argentina de Telas Engomadas) hacia el sector de microelectrónica, mediante la creación de una división electrónica que producía con su propia marca (CIFRA). Dado que esta empresa ya competía con éxito en el mercado interno con filiales productoras de neumáticos, esta diversificación constituye per se otra evidencia de una trayectoria de upgrading sistémico local durante el período.

Las empresas del Estado también siguieron una curva ascendente de aprendizaje, tal vez aún más aguda que la desarrollada por las empresas privadas. Sobre la base de una dotación tecnológica importada a través del establecimiento de laboratorios de control de calidad, que en el caso de las grandes empresas -Obras Sanitarias de la Nación, SEGBA, FFCC y principalmente YPF- se realizan crecientes operaciones tecnológicas locales (Bisang, 1995). Durante los ‘60 es posible registrar diferentes tentativas de generar desarrollos tecnológicos autóctonos en distintas empresas del Estado de diferentes países latinoamericanos. Los casos más notables en este sentido corresponden a Petrobras y Embraer, del Brasil, y PEMEX, de México. Hacia mediados de los ‘70, la dinámica innovativa local presenta un perfil crecientemente acelerado. Tomando las 200 mayores firmas industriales de la Argentina, J. Katz (1974) muestra que son gastados u$s 20 millones por año por las firmas examinadas en “I&D adaptativa” y actividades de ingeniería, así como en planificación de la producción y organización. Cerca de la mitad de las firmas emplea entre 5 y 50 personas en actividades de diseño de producto y/o en departamentos de ingeniería de proceso, cuya función es debugging y adaptación de diseños de producto y procesos de producción al ambiente local, bajo algunas formas de contrato de licenciamiento. Aun en estos casos en los que no pueden identificarse departamentos formales de I&D -tal es el caso de muchas firmas familiares medianas-, las actividades de generación de conocimiento eran llevadas a cabo por grupos ad hoc o por personal de producción part-time. Firmas locales realizaban hacia mediados de los ‘70 trabajo en plantas piloto y construcción de prototipos (Katz y Bercovich, 1993). Este movimiento de upgrading innovativo no se restringió a la trayectoria de firmas individuales. Al mismo tiempo, se incorporaron al espectro productivo local sectores crecientemente intensivos en conocimiento. El desarrollo de un complejo electrónico (de producción de bienes de consumo, de capital y componentes) constituye una de las “cimas” de esta dinámica acumulativa (Aspiazu, Basualdo y Nochteff, 1988). Un caso paradigmático en este sentido es la aparición en la Argentina de una firma nacional de producción de calculadoras electrónicas y computadores.

“Hacia mediados de 1975 la firma había alcanzado el liderazgo en el mercado interno de máquinas de calcular -partiendo del 1% en

124

Ciencia y Tecnología en América Latina

1971 y alcanzando el 55% en 1975; había avanzado desde una participación de partes y componentes importados en el costo total de los bienes intermedios de 70% en 1971 a 40% en 1975; había iniciado el armado local de circuitos integrados y la producción de circuitos impresos de tipo profesional; había logrado un valor de exportación anual de calculadoras electrónicas de escritorio del orden del millón de dólares (casi exclusivamente dirigidas al mercado latinoamericano); había lanzado al mercado una computadora de prestaciones equivalentes a la National 399; y estaba avanzando en el proyecto de lanzamiento, para 1977, de una computadora de prestación equivalente a la IBM 370.” (Aspiazu, Basualdo y Nochteff, 1988, p. 101)

La profundización de las trayectorias innovativa y de aprendizaje, generadas vía operaciones de resignificación tecnológica cualitativa, permitió una acumulación tecnológica tal que algunas firmas encararon estrategias no ya de exportación de productos industriales -proceso iniciado durante la segunda mitad de los ‘60 (Ablin y Katz, 1976)- sino de exportación de tecnología, plantas industriales y obras de ingeniería (Katz y Ablin, 1985). Su evolución a lo largo de varias décadas derivó, en algunos casos, en la generación de acervos tecnológicos capaces de sustentar cierta competitividad en economías de menor o similar desarrollo. A lo largo de estos años aparecen las ventas de tecnología doméstica al exterior por parte de empresarios argentinos que, después de recorrer con éxito el sendero del aprendizaje tecnológico “adaptativo” (las comillas corresponden al original), encuentran factible vender tecnología “adaptada” a empresarios con necesidades parecidas en Colombia, México, Chile, Ecuador, etc. (Katz y Ablin, 1985).

E. Adler también aporta algunas cifras en este sentido: “Entre 1973 y 1980 Argentina exportó diez proyectos de infraestructura por un total de 247 millones de dólares y 61 proyectos de planta, algunos de ellos llave en mano valuados en 160 millones” (1987, p. 133).

3.2.3. De los ‘80 a los ‘90: crisis del estilo de innovación basado en resignificación y copia de tecnologías
La década del ‘80 representa un cambio significativo, tanto en el escenario económico de la región como en la orientación de las políticas adoptadas. La dificultad de acceso al financiamiento internacional tras la moratoria mexicana de 1982, el aumento a escala internacional de la tasa de interés y la caída de los términos de intercambio de la producción latinoamericana generaron un fuerte desequilibrio en las cuentas externas, que afectó prácticamente a todos los países de la región. Las repercusiones, de todos modos, resultaron diferentes. Algunos países tuvieron mayor capacidad para amortiguar el impacto de la crisis mediante instrumentos de política fiscal y monetaria. Por un lado, Colombia resultó uno de los países menos afectados, por otro, la Argentina y el Brasil sufrieron procesos hiperinflacionarios y fuertes ajustes recesivos (Katz y Stumpo, 1996). Los cambios político-económicos ocurridos entre 1976 y 1978 alteran considerablemente la dinámica innovativa hasta entonces desarrollada en la Argentina. Los cambios alteraron el comportamiento de los actores tecnológicos, impulsándolos a una nueva percepción de lo bueno y lo posible en términos de cambio tecnológico. La política económica implementada durante la dictadura militar afectó el sistema de premios y castigos constituido durante la última etapa de la ISI. Un

125

Universidad Virtual de Quilmes

simple ejemplo del sector metalmecánico parece suficientemente evidente: “Debido a una extraordinaria política del gobierno para sobrevaluar el peso ha habido un cambio tremendo en los precios relativos. Información detallada acerca de una firma de máquinas-herramienta -confirmada por datos acerca del sector metalmecánico en conjunto- muestra que entre 1975 y 1980 los precios relativos cambiaron 220% (!) a favor de los equipos importados!!.” (los signos de admiración son del texto original) (Jacobsson, 1980, p. 15)

Frente a estas alteraciones, las firmas disminuyeron la intensidad de sus actividades productivas e innovativas. En particular, las alteraciones en el régimen de acumulación tornan irracional la realización de mayores esfuerzos sobre la tecnología de producto. Las intervenciones tecnológicas cualitativas resultan más afectadas. Por ello, parece posible afirmar dos fenómenos paralelos: una reducción cuantitativa de las operaciones de resignificación y copia en general y una degradación cualitativa de las mismas.

La simultaneidad de los dos fenómenos afectó directamente el proceso de acumulación tecnológica generado a partir de los años ‘30. Por primera vez la curva de aprendizaje tecnológico adquiere un cariz negativo, percibido claramente durante el período. El fenómeno también se expresa en el aumento de la verticalización (o la re-verticalización) de la producción registrado durante el período, un retroceso respecto de la dinámica de creciente especialización y gestación de redes de proveedores generada durante la última fase de la ISI. El impacto sobre las dotaciones tecnológicas acumuladas no se restringe a los fenómenos de red inter-institucional; en el interior de la firma aparecen otros fenómenos de downgrading de la dinámica sociotécnica: “La caída del volumen físico de la producción trae aparejada una creciente incapacidad para mantener los gastos indirectos de la producción, entre los que se incluyen los gastos destinados a la financiación de los departamentos de ingeniería -de diseño de productos, de organización y métodos de producción, de planeamiento y desarrollo de subcontratistas, etc. Esto es lo que explica la reducción -y en muchos casos el cierre- de las oficinas técnicas de la empresa, que son las que tuvieron a su cargo la ‘producción’ de los conocimientos tecnológicos requeridos para diseñar nuevos productos, para adaptar al escenario doméstico productos y procesos traídos del exterior y, de manera más general, para aumentar la productividad y eficiencia del personal directo de producción.” (Katz y Kosakoff, 1989, p. 65)

126

Ciencia y Tecnología en América Latina

En el mismo sentido se expresa E. Adler: “En tanto en 1976 la participación de la industria en el PBI representaba un 36,7%, en 1980 fue sólo de 25,4%. Otros signos incluyen el desmantelamiento de los departamentos de I&D y exportaciones, migración de la mano de obra calificada, y aun de directores y empresarios, reducción del mercado local y estancamiento de la inversión.” (Adler, 1987, p. 148)

En toda América Latina, con especial énfasis en los casos de Chile y México, y, más moderadamente, en los casos del Brasil y Colombia, es posible observar un retroceso en el sector metalmecánico, concomitantemente con la apertura de las importaciones de bienes de capital y durables (con la necesaria mención del comportamiento diferenciado del sector automotriz, protegido en los distintos países por regímenes especiales).

Pero más allá de estas diferencias, la dinámica innovativa general alcanzó un bajísimo perfil en los ‘80. Como un indicador en este sentido, es posible observar la evolución del número de patentes depositadas en los Estados Unidos por países subdesarrollados entre los años 1962 y 1992. En tanto Corea del Sur y Formosa, partiendo de una situación nula a fines de los ‘60, depositan más de 500 patentes por año en los ‘90, el Brasil y México no presentan ninguna aceleración a lo largo del período, obteniendo en 1992 sólo 40 patentes. En el caso argentino, Katz y Bercovich sintetizan la situación general, y su reflejo en el sector metalmecánico, motor de la dinámica innovativa del periodo anterior: “Con la contracción de las ventas, muchas metalmecánicas procedieron a reducir sus departamentos de ingeniería, particularmente aquellos relacionados con las actividades de diseño de producto. Por otro lado, la producción de commodities industriales en plantas tecnológicamente actualizadas -muchas de las cuales fueron adquiridas a través de operaciones ‘llave en mano’requieren escasas actividades de I+D y de ingeniería de proceso por parte de las compañías locales. [...] Además, la sobrevaluación de la tasa de cambio que existió durante el periodo 19791981 indujo a muchas firmas a adquirir maquinaria y equipos importados en la expectativa de que la recesión vigente fuera de corto plazo y que la demanda retornaría rápidamente a los niveles habituales. Estas expectativas nunca se materializaron, y la capacidad ociosa se extiende por todo el espectro industrial durante mediados y fines de los ‘80.” (Katz y Bercovich, 1993, p. 461)

127

Universidad Virtual de Quilmes

El sector de productos electrónicos sufrió alteraciones similares: “En los subsectores de mayor peso cuantitativo del Complejo Electrónico argentino se verifica un marcado retroceso de la integración productiva y tecnológica, la transferencia al exterior de las actividades con mayor valor agregado, la tendencia hacia procesos de ensamble, la pérdida de autonomía [...] la tendencia global puede resumirse como una conversión de la industria generada durante el período de sustitución de importaciones en un conjunto de ‘enclaves’ en la medida en que las modalidades de producción hegemónicas no tienen encadenamientos significativos (ni inter ni intra-sectoriales) con el conjunto del sistema industrial y tecnológico local y, en cambio, están estrechamente eslabonados con el exterior.” (Aspiazu, Basualdo y Nochteff, 1988, p. 209)

Los cambios también afectaron a la filial local de Olivetti -más allá de los problemas de esta corporación a escala mundial. En 1979 redujo sus empleados a una tercera parte (600) y en 1980, a 150. En 1981, finalmente, cesó su actividad industrial vendiendo su planta a una empresa productora de cigarrillos. La actividad de IBM resultó menos afectada. La operatoria de esta filial, productora especializada de bienes terminados que sólo pueden ser utilizados como parte de los sistemas IBM, conformando un emprendimiento con características de enclave exportador, explica esta diferencia. Si bien esta suspensión data de fines del año 1975, forma parte integral de la crisis que signó el final del modelo sustitutivo. Por otra parte, las condiciones negativas generadas por este cambio en la regulación sobre el sector electrónico se agudizaron a partir del nuevo sistema de premios y castigos, vigente desde 1976.

En el subsector de productos electrónicos de consumo, las empresas nacionales líderes, que durante los ‘70 operaban con tecnología de origen local, pasaron a operar con tecnología importada. La crisis afectó, en particular, al anteriormente citado caso de desarrollo de una estrategia de creciente autonomía tecnológica en micro-electrónica.

“El Estado suspendió la vigencia del Decreto 4384 del año 1971, que concedía a FATE ciertos beneficios [...] El resultado fue la suspensión progresiva pero acelerada se sus planes de integración productiva y desarrollo tecnológico, y -finalmente- el abandono de la producción. Cabe enfatizar que esta involución comportó la disolución del equipo de I&D de ingeniería de mayor envergadura focalizado en una empresa electrónica en la Argentina y -por lo menos hasta fines de la década de 1970- en América Latina.” (Aspiazu, Basualdo y Nochteff, 1988, p. 101)

Estas alteraciones en la dinámica innovativa del sector se confirman al observar la cantidad de ingenieros electrónicos ocupados por el sector. Este grupo, clave para la implementación de estrategias innovativas en este tipo de productos, cayó de 915 en 1978 a 467 en 1983. La caída, cercana al 50%, fue más intensa en los sectores de bienes de consumo y computación. Es de notar que esta dinámica del sector microelectrónico no es común a toda la región. Al mismo tiempo que decae la dinámica sectorial argentina, el Brasil lanza un plan de desarrollo informático, protegido por una estrategia de reserva de mercado (con fuertes barreras arancelarias y fomentado por una sólida iniciativa estatal) en el marco de una filosofía sustitutiva que contemplaba, en el largo plazo, la consolidación de un market share externo. Los cambios en el régimen de acumulación afectaron asimismo la realización de operaciones de copia. Al levantarse las barreras a

128

Ciencia y Tecnología en América Latina

la importación de productos terminados (en particular de bienes de consumo y de producción), los sectores que atendían esta demanda percibieron como irracional la tentativa de intensificar las operaciones de copia. La desventaja relativa en términos de costos de la producción industrial local frente a los productos importados y la diferencia tecnológica entre éstos y los generados por los productores locales que la propia dinámica anterior había creado hicieron que este tipo de operaciones se hiciera inútil. El beneficio directo a las operaciones de importación que implicó la sobrevaluación de la moneda local tornó irracionales a la mayoría de las operaciones de copia: ¿para qué copiar si resultaba más ventajoso ser agente comercial importador del producto original?

Al mismo tiempo, el cambio tecnológico incorporado en los productos importados, y el abaratamiento de los precios a partir de la aplicación de nuevas tecnologías de producción ampliaron la distancia a recorrer para plantear una posibilidad de competencia.

Sólo el sector farmacéutico local, protegido por una implementación permisiva de la legislación de patentes, parece haber continuado con este tipo de operaciones. Las particularidades del sector explican este comportamiento diferenciado.

Principales cambios tecnológicos entre los ‘70 y los ‘80
a) Aparición de la electrónica aplicada al almacenamiento, el procesamiento y la transmisión de datos en tiempos y costos descendentes (Coriat; 1992, OECD, 1991; Aspiazu, Basualdo y Nochteff, 1989). b) Lanzamiento de nuevos productos (y materiales) de consumo masivo. c) sistematización y aplicación de técnicas organizacionales alternativas a la producción, que en términos simplificados puede expresarse como el pasaje de la producción masiva, inflexible y homogénea (“fordismo”) a esquemas productivos flexibles -en términos de productos y calificación de la mano de obra- orientados a segmentos específicos de la demanda (“toyotismo”) (Coriat, 1982; Boyer, 1991; Best, 1989; Piore y Sabel, 1984). Un caso especial dentro de esta categoría es el desarrollo de nuevas tecnologías de procesos utilizados para la elaboración de bienes ya conocidos (Bisang, 1995).

Paradójicamente, la caída de la inversión en equipamiento parece haber repercutido positivamente sobre la realización de intervenciones cuantitativas de proceso. Al renovarse el stock de capital a un ritmo inferior al de su “obsolescencia técnica”, gran parte de la industria local operó sobre una dotación tecnológica “envejecida”. Luego del pico de desarrollo de los ‘70 muchas firmas -en particular aquellas no beneficiadas por regímenes de promoción industrial- mantuvieron su dotación durante más de una década. Las pequeñas y medianas empresas, acotadas financieramente y perjudicadas por la política gubernamental, tendieron a reducir sus inversiones en bienes de capital (Delgobbo, 1993) La desinversión en las PyMES registró condiciones particulares, demandando, por una parte, operaciones de adaptación de tecnologías, al tiempo que disminuían las espectativas respecto de comportamientos innovativos más francos.

“[...] se manifiestan en una importante antigüedad promedio del equipo de capital -caracterizado por máquinas de distintas generaciones tecnológicas acumuladas en el tiempo-, en la escasa difusión

129

Universidad Virtual de Quilmes

de tecnologías organizacionales, en los desbalances, desequilibrios y cuellos de botella y en la muy reducida formalización de los procesos productivos [en los ‘80 las inversiones sólo alcanzaban a un 2% de la facturación].” (Yoguel, 1998, p. 180)

Las escasas inversiones realizadas -que no respondían a acciones programadas- aprovecharon líneas de financiamiento subsidiadas o equipamiento usado de bajo precio (Gatto y Yoguel, 1993, p. 214). Como consecuencia, la mayor parte de las PyMES tenía en el momento de la apertura un elevado grado de desactualización tecnológica (Gatto y Yoguel, 1993). Las intervenciones tecnológicas “cuantitativas” permitieron mantener la producción en funciones: “[...] cabe resaltar que el desbalance de la inversión en equipos fue contrarrestada parcialmente con conocimientos formales y aprendizajes adquiridos a través de su propia dinámica y a partir de la incorporación de innovaciones, menores y adaptativas en forma permanente. Este proceso se vio agravado por las dificultades de acceso de las firmas al financiamiento bancario.” (Yoguel, 1998, p. 180).

Además de las actividades orientadas a prolongar la vida útil de los equipamientos se ejercieron algunas limitadas intervenciones sobre los productos. El nivel de interacción de las PyMES con instituciones de I&D locales es poco significativo. Un estudio que relevó el grupo de PyMES más dinámicas del sector metalmecánico (en el que se incluyen firmas de fabricación de equipo profesional y científico) concluye:

“[...] incluso, no se organizaron, en estos años de escasez de recursos, grupos de trabajo orientados a programar una mejor utilización de las instituciones y mecanismos existentes (INTI, Universidades, etc.), ya sea en aspectos de asistencia técnica, administración y gestión financiera, etc. Por el contrario, al ser consultados sobre posibles acciones de colaboración por parte de las universidades o de organismos de Ciencia y Técnica o de Investigación y Desarrollo en la Provincia, hubo mayormente respuestas negativas o indiferentes por parte de los empresarios.” (Quintar, 1991, p. 74)

Por su parte, las firmas beneficiadas por las políticas de promoción tendieron a actualizar su dotación tecnológica mediante importación de maquinaria y equipos y contratación de asesoramiento tecnológico en el exterior. Los grandes grupos económicos locales, en particular, adoptaron esta vía de cambio tecnológico (Aspiazu, Khavisse y Basualdo, 1988; Acevedo, Basualdo y Khavisse, 1990; Basualdo y Aspiazu, 1990).

130

Ciencia y Tecnología en América Latina

Estilización del proceso de cambio tecnológico de los grandes grupos económicos locales
a) El núcleo de la tecnología -el diseño de la función de producción, los equipos y una mínima asistencia inicial- proviene del exterior. Por lo general, se trata de tecnologías altamente probadas adquiridas a operadores internacionales de primera línea. A grandes rasgos y en proporciones variables, la capacidad local se circunscribió a las obras de infraestructura y en algunos casos al despiece de las compras y su complementación en la nueva planta. En varios casos -especialmente en las empresas petroquímicas- la forma de acceso a estas tecnologías fue la asociación con empresas internacionales que operaban en dichas actividades. b) Luego de la instalación, varias de estas plantas efectuaron esfuerzos tecnológicos -catalogados como menores desde la perspectiva global- tendientes a obtener los parámetros internacionales de productividad indicados en los equipos originales, mejorarlos y/o ampliar el mix de producción. Para ello las empresas se basaron principalmente en algunos grupos propios de desarrollo -siempre muy emparentados con la actividad diaria de las firmas y a menudo alejados de las tareas de investigación asociadas con nuevos procesos y/o productos- y en medida mucho menor en la asistencia de los organismos de C&T del sector público. En este último plano, el caso de mayor relevancia fue la experiencia de la Planta Piloto Química y el Polo Petroquímico. c) Los mercados externos son (o han sido en un pasado reciente) el destino obligatorio de una parte sustancial de la producción. Por tratarse de insumos industriales de uso difundido o de commodities de origen primario, estos productos rápidamente alcanzaron los estándares internacionales. (Referencia: Bisang, 1996, pp. 446-447)

En términos del tamaño de planta, es posible encontrar distintos comportamientos. En tanto algunas plantas alcanzan escalas comparables a los niveles internacionales, en otros casos existe una notable diferencia (aun incluso en producciones asociadas con el sector primario, potencial o efectivamente exportables). Diferencias de tamaño de más de 10 veces, ubicadas en sectores dominados por las escalas, y equipamientos con varias décadas de antigüedad inducen a suponer la existencia de fuertes desventajas iniciales respecto de los parámetros internacionales (Katz y Kosakoff, 1989; Bisang, 1996). Estas compras ocasionaron, evidentemente, la realización de operaciones de debugging. La compatibilización de estos nuevos equipos con la dotación previa implicó la realización de intervenciones “cuantitativas” de proceso. El grado de intervención sobre esta dotación importada fue, en general, reducido (Bisang, 1996). El Estado se constituyó en uno de los principales consumidores de algunos equipos de producción local -de modo casi paradójico, dado que se había abandonado la política de compre nacional-. Otro factor explica la reducción en términos absolutos de las intervenciones tecnológicas locales: la desaparición de empresas productivas que las realizaban. Durante el período, disminuye la producción industrial y la cantidad absoluta de unidades productivas. En tanto algunas empresas dejaron de existir, en un proceso caracterizado como de “desindustrialización”, otras relegaron las actividades de producción a un segundo plano,

El grado de intervención varía, en realidad, de una empresa a otra. En el sector siderúrgico, por ejemplo, es posible registrar, a continuación del período de instalación, la realización de significativos esfuerzos in house. (Bisang, 1989; Maxwell 1977 y 1978). Aunque estas compras no promovían innovación tecnológica local. De hecho, “[...] el estado orientaba el poder de compra del sector público hacia las empresas transnacionales, dentro de un marco en el que el prestigio de marca, la seguridad del abastecimiento y el precio

131

Universidad Virtual de Quilmes

de adquisición eran los criterios dominantes” (Aspiazu, Basualdo y Nochteff, 1988, p. 259)

priorizando actividades de comercialización de productos importados, normalmente aprovechando la red de distribución y el conocimiento del mercado local alcanzado durante la ISI. Este factor parece alcanzar al conjunto de los países latinoamericanos. La “década perdida” afectó tanto a la Argentina como a México o al Brasil. Es de notar, sin embargo, que otros factores hicieron que la incidencia de esta estagnación sobre las dinámicas innovativas nacionales tuviera repercusiones diferenciadas. Un nuevo período, moderadamente proteccionista, iniciado por el conflicto de Malvinas y continuado durante la restauración democrática 19831989, no parece haber planteado alteraciones significativas en los patrones de aprendizaje locales. Si bien es posible registrar algunas iniciativas en el sentido de optimizar algunos mecanismos de promoción industrial, las limitaciones macro-económicas parecen haber sido lo suficientemente significativas como para no alterar el comportamiento tecnológico de las firmas. El panorama regional no es homogéneo durante este período. En tanto la Argentina fue país pionero en la adopción de políticas de apertura y desregulación, otros países de la región siguieron estrategias más moderadas, mezclando, en algunos casos, medidas proteccionistas con iniciativas aperturistas sectoriales. En algunos casos, como el mexicano, se favorece la inserción de plantas productivas en un sistema de enclave (las “maquiladoras”) que otorgan a sectores completos (por ejemplo, el automotriz) una dinámica diferenciada del resto del sector industrial local.

3.2.4. Los ‘90: alteraciones macroeconómicas y dinámica innovativa diversificada
La dinámica tecnoeconómica de las empresas se altera significativamente a partir de los cambios macroeconómicos introducidos por nuevas políticas económicas gubernamentales. La adopción de políticas de liberación de mercados alcanza escala regional. Aun el Brasil, que había mantenido durante la fase anterior gran parte de su aparato protectivo adopta una estrategia de apertura comercial progresiva. México, a su vez, se integra a los Estados Unidos y Canadá en una zona de libre comercio (NAFTA). Es posible, asimismo, encontrar en la región diferentes comportamientos en el plano sectorial. Ha ido creciendo a lo largo de los ‘90 el grado de heterogeneidad estructural -inter-ramas productivas e inter-firmas de diferente tamaño y nacionalidad-. Algunas ramas industriales parecen haber reaccionado con estrategias “hacia delante” (buscando nuevos modelos de organización del trabajo y estilos de gestión empresaria), en tanto que otras no consiguen reactivarse y enfrentan una clara amenaza de desaparición. Varios de los conglomerados locales han pasado a ser global players en la economía crecientemente globalizada, por ejemplo: Vitro, en México, Techint, en la Argentina, CMPC en Chile, Klabim en el Brasil o Santo Domingo, en Colombia. (Katz y Stumpo, 1996). En líneas generales, parece posible afirmar que las principales economías de la región han seguido un sendero convergente, reestructurando su base industrial en función de una expansión relativa de actividades intensivas en recursos naturales y, al mismo tiempo, con menor valor agregado local. La tendencia general parece ser hacia la especialización en industrias de proceso, productoras de commodities industriales de uso difundido y de alimentos

132

Ciencia y Tecnología en América Latina

(petroquímica, celulosa y papel, aluminio, aceites vegetales, harina de pescado, jugo de naranja, etc.). El Brasil logró conservar su sector metalmecánico, en tanto es posible observar un claro retroceso en Chile y la Argentina. Las diferencias estructurales entre los diferentes países de la región parecen haberse ampliado, en este sentido. Algunas empresas encararon la nueva dinámica económica de los ‘90 con mayor iniciativa que otras. El proceso de reestructuración industrial ha implicado también el cierre de fábricas, la fusión de empresas, la realización de take overs. Al mismo tiempo, es posible registrar la radicación de filiales de empresas japonesas (con mayor intensidad en Colombia y México, y en menor escala en el Brasil y en la Argentina), modificando la morfología de la Inversión Extranjera Directa en la región y alterando la inserción internacional de las economías locales. Durante este período continuó produciéndose la contracción de actividades intensivas en valor agregado doméstico, esfuerzos de ingeniería en planta y de mayor incidencia de la capacidad tecnológica local, afectando particularmente las ramas de bienes de capital y química fina.

“Los gastos de investigación y desarrollo de productos y procesos productivos nuevos han disminuido, y las firmas locales de estas ramas productivas aparecen ahora como más proclives a operar como representantes y licenciatarios de marcas internacionales que lo que lo hicieron décadas atrás.” (Katz y Stumpo, p. 123)

En el caso brasileño, según J. Cassiolato y H. Lastres (1997), la respuesta al escenario de apertura con estabilidad económica fue la reducción de personal, de costos fijos y administrativos, la racionalización de la producción y la tercerización de actividades y segmentos auxiliares, siendo suplida esta actividad por el mercado externo. Como consecuencia, se registran algunas ganancias en productividad, achicamiento de estructuras administrativas y adopción de procedimientos gerenciales más eficientes. Como contrapartida, se agravó la situación de rarificación de los esfuerzos innovativos por parte del sector productivo. La formación de redes implicó un efecto negativo para los proveedores nacionales, en una dinámica general de desnacionalización y desindustrialización. La estructura de los grandes grupos nacionales no se orientó hacia un proceso de modernización de actividades intensivas en tecnología ni creció el tamaño de las filiales de los grupos brasileños que operan en el exterior, lo que contribuyó a aumentar el desfasaje entre el tamaño de los grupos nacionales y la escala necesaria para operar y competir globalmente. Con excepción de algunas grandes empresas estatales, como Petrobrás, Telebrás y CVED, el Brasil no dispone de empresas o grupos de porte global. Como resultado de la política vigente durante el periodo de Collor de Melo se generó un proceso de desindustrialización y desnacionalización de varios sectores de la economía brasileña, tendencia no revertida significativamente en la gestión siguiente. Aunque el perfil de las exportaciones brasileñas evolucionó a favor de una mayor participación de productos industrializados, la inserción actual en el mercado internacional se caracteriza por la exportación

133

Universidad Virtual de Quilmes

de commodities intensivas en recursos naturales y/o energía barata y de bienes intensivos en mano de obra barata (celulosa, papel, jugo de naranja, soja, minerales semi-procesados, productos químicos básicos). Desde el punto de vista de su trayectoria tecnológica, la industria brasileña se caracteriza por (Cassiolato, 1996): a) utilización de tecnología extranjera durante el período de sustitución de importaciones sólo acompañada por adaptación de estas tecnologías a condiciones locales y pequeñas mejoras técnicas; esfuerzo innovativo reducido, conocimiento limitado y parcial de los propios procesos productivos; c) escasas relaciones entre empresas y universidades e instituciones de investigación; d) la excesiva heterogeneidad tecnológica de la industria dificulta estas relaciones. En el caso argentino, la adopción de una política comercial aperturista y la fijación de una paridad cambiaria fija impactan sobre las estrategias empresariales alterando su percepción del presente -visto ahora como más estable y, por lo tanto, más previsible- y del futuro -visto ahora como más predictible-, en otros términos, con una disminución de la incertidumbre. En este nuevo escenario las empresas centran sus esfuerzos en la reducción de sus costos medios, siendo aspectos clave el mantenimiento del nivel de actividad, la mayor penetración en segmentos de los mercados y el replanteo de sus proveedores. Por otra parte, la expansión de la demanda interna, generada por la estabilidad y la reaparición del crédito para consumo, creó, a su vez, un entorno favorable para la introducción de algunas mejoras en las firmas manufactureras. Si bien la mayor demanda parece haber sido atendida utilizando el amplio margen de capacidad ociosa existente al principio del período, en algunos casos se ha dado una gradual modernización del equipamiento utilizado, de los métodos de gestión y de tecnología de procesos y de productos (Chudnovsky, López y Porta, 1995). Durante este período los sectores “intensivos en tecnología” (farmacoquímica, bienes de capital, electrónica y telecomunicaciones) sufrieron un retroceso productivo (Nochteff, 1991, Chudnovsky et al., 1994). Una estrategia de cambio tecnológico que se observa crecientemente es la desverticalización de la producción, a través de la incorporación de una mayor parte de componentes y piezas importadas en la función de producción de las plantas (Bisang et al., 1996). Esta tendencia, que ya aparecía hacia fines de los ‘80 en el sector automotriz, se extiende en los ‘90 en diferentes sectores: industrias básicas (acero, aluminio y petroquímica), producciones metalmecánicas (tractores, maquinarias agrícolas, textiles y calzado). Por otra parte, tiende a complementarse la línea de productos terminados producida en la propia planta con bienes finales importados por las propias empresas industriales. En consecuencia, a diferencia del modelo sustitutivo, en el cual la empresa industrial típica producía con un grado de integración nacional cercano al 100%, el comportamiento empresarial de los ‘90 está caracterizado por una creciente incorporación de insumos y partes importados y por la inclusión simultánea de comercialización de productos no elaborados en sus establecimientos en la gestión empresaria. Esta tercerización importadora no implicó, por lo tanto, un mayor desarrollo de redes de subcontratación locales (Bisang et al., 1996). Por el contrario, las nuevas condiciones regulatorias, la existencia de articulaciones interempresarias con el exterior y la existencia de una oferta ampliada conducen

134

Ciencia y Tecnología en América Latina

a que la desverticalización de la producción sea realizada crecientemente mediante de la importación de partes e insumos. La dinámica de integración intra-corporativa de las empresas transnacionales muestra claramente esta profunda alteración. Un 60% de las exportaciones y un 78% de las importaciones efectuadas por un número representativo de filiales de transnacionales en la Argentina se realiza dentro de la propia red corporativa; el 56,6% de las importaciones corresponde a insumos y un 40,4% a bienes finales (Kosakoff y Bezchinsky, 1994). La importación afectó en particular a sectores orientados a la producción local de bienes intensivos en trabajo y conocimientos, en particular al sector de producción de bienes de capital. Como resultado de estos cambios, las intervenciones “cualitativas” en los sectores tecnológicamente más dinámicos de la fase sustitutiva parecen haber disminuido, aun respecto del período 1978-1990. Para muchos sectores y, fundamentalmente, firmas locales, la participación en estos technological frames (Bijker, 1995) internacionales como usuarios pasivos resulta de la mayor incidencia sobre su racionalidad tecnoproductiva que su localización geográfica. Esta forma de vinculación atenta contra la consolidación de dinámicas innovativas locales al inhibir la generación de dinámicas de learning by interacting. Finalmente, es de tener en cuenta que los mayores aumentos en producción se verificaron en el sector de producción de commodities. El hecho resulta particularmente significativo para este análisis, dado que las commodities demandan y/o justifican un grado de intervención tecnológica local -no sólo sobre productos sino también sobre procesos- significativamente menor que los productos diferenciados.

Las importaciones de partes y materias primas representan aproximadamente un 66% de las importaciones. Mientras que a inicios de los ‘90, los bienes para comercializar explicaban el 14% de las importaciones de las firmas industriales, en 1992 alcanzaban casi el 30%.

“Las firmas metalmecánicas reaccionaron frente a la disminución del nivel de actividad realizando recortes en las actividades de diseño de producto y organización de producción. Las industrias de procesamiento de materias primas, por otra parte, no expandieron sus divisiones de I+D. Por lo tanto el hecho de que Argentina produce ahora cerca de la mitad del número de autos, maquinas herramienta y tractores que hace diez años atrás y que las fábricas capital-intensivas de producción de commodities han asumido el liderazgo parece haber producido una contracción absoluta de los esfuerzos de ingeniería e I+D industriales.” (Katz y Bercovich, 1993, pp. 460-461)

En otros términos, durante el período se verificaría un downgrading de las intervenciones sobre las dotaciones tecnológicas disponibles. En forma muy simplificada se puede señalar que mientras en el modelo sustitutivo el industrial estaba centrado en la producción, en la actualidad se verifica una transición hacia un “empresario” que debe articular un negocio que va mucho más allá que la manufactura. En algunos casos esta conducta está asociada a una búsqueda de especialización productiva que permita superar los problemas de escala y de división del trabajo con ganancias de eficiencia e incremento del comercio intra-industrial. Sin embargo, en la mayoría de los casos no existen inversiones suficientes para esas transformaciones. Este

135

Universidad Virtual de Quilmes

comportamiento parece estar fundado en la reducción de costos para permanecer en los mercados antes que en una búsqueda de especialización productiva (Kosakoff, 1995). Las actividades industriales han sufrido un conjunto de profundas transformaciones estructurales, que B. Kosakoff (1993a) caracteriza como un proceso de “reestructuración regresiva” y de “creciente heterogeneidad estructural”. Esta creciente heterogeneidad adquiere dos formas. Una, en el sentido señalado por B. Kosakoff: diferenciación de ritmo de cambio tecnológico inter-sectorial (los sectores orientados a la producción de commodities parecen estar modernizando su dotación a un ritmo más rápido) e inter-firmas (los movimientos de concentración de la última década aumentaron las asimetrías entre las dotaciones tecnológicas de firmas de un mismo sector. Otra, dentro de las propias firmas. Aun en los sectores de commodities beneficiados durante el período anterior por políticas de promoción industrial es posible verificar una creciente diversificación productiva. En una misma planta conviven tecnologías “obsoletas” y “nuevas”, en dependencia de la estrategia de diferenciación de producto y de la movilidad de la frontera tecnológica de proceso y producto. En tanto la inversión en maquinaria y equipamientos obedece a estrategias diferenciadas por sector y firma, la atención sobre el cambio tecnológico parece haber adquirido un nuevo punto de atracción. Lo que aparece señalado por numerosos autores, basándose en distintos estudios empíricos, es que se han realizado cambios sustanciales en la organización de las firmas productivas y de servicios locales (Kosakoff, 1993a; Chudnovsky, López y Porta, 1995; Bercovich y Chidiak, 1996; Bisang et al., 1996, etcétera). La difusión de nuevas tecnologías de gerenciamiento y la automación de procesos administrativos han permitido significativos cambios en la productividad laboral. Este fenómeno acompañó, pari-pasu, el aumento de la desocupación industrial y contribuye a explicar la creciente productividad del trabajo local. Las filiales locales de empresas transnacionales, históricamente sujeto de iniciativas en este sentido, han sido pioneras en este tipo de operaciones tecnológicas (Chudnovsky, López y Porta, 1995, p. 55). Las empresas locales, aun las de porte mediano o pequeño han realizado esfuerzos para optimizar su organización interna a través de la vía de reingeniería y aplicación de nuevas técnicas de gerenciamiento (Bisang et al., 1996, p. 207). Se ha reforzado durante la última década la participación en el mercado argentino de firmas de asesoramiento, tanto locales como internacionales, en este tipo de cambio tecnológico (Vispo, 1994; Ramos, 1995; Bisang et al., 1996; Chudnovsky, 1997). Dado que estos esfuerzos no aparecen acompañados por esfuerzos in house equivalentes en producto y, fundamentalmente, en tecnología de proceso, parece posible proponer una lectura del fenómeno. La realización de cambios blandos ha permitido a numerosos agentes económicos optimizar la relación producto-mano de obra sin incurrir en inversiones en I&D. La implementación de cambios tecnológicos “blandos” permite realizar optimizaciones a corto plazo, con escaso riesgo, a un costo relativamente bajo, obteniéndose una mayor rentabilidad sin necesidad de invertir en innovación “dura”. Así, a escala de la firma, esta opción por la priorización de los cambios “blandos” sobre los “duros”, parece vinculable, al menos parcialmente, a la racionalidad del estilo de innovación anterior.

136

Ciencia y Tecnología en América Latina

En este sentido, puede plantearse que la realización de cambios “blandos” constituye una solución tecnológica que exime de inversiones sustantivas en desarrollo de producto y proceso, un cambio a escala de la firma (no ya de un proceso productivo o una línea de productos) para optimizar lo ya existente, para resignificar la dotación existente. La posibilidad de realizar estas operaciones “blandas” puede ser interpretada, entonces, como una salida tecnológica que, si bien significa una iniciativa tendiente a la incorporación de cambios modernizantes en las firmas, puede resultar, en determinados contextos, una conducta anti-innovativa: esfuerzos mayores en innovación de procesos pueden ser postergados dado que aún es posible obtener beneficios a partir de la dotación de maquinaria y equipos existente. Las empresas de asesoramiento locales no han sido analizadas en tanto agentes difusores de innovación. En particular, no está disponible ningún tipo de información acerca del grado de intervención de estos agentes sobre la tecnología que transfieren, en particular, acerca de si estas empresas generan innovaciones en las tecnologías de organización que difunden. Sin embargo -de acuerdo con algunas opiniones relevadas mediante entrevistas realizadas durante el transcurso de esta investigación- es posible señalar que, en líneas generales, sus recomendaciones responden a un alto grado de ortodoxia respecto de la literatura main stream en la temática, limitándose a adecuar la implementación de las mismas al tipo de organización del cliente. En este plano de implementación, por tanto, aparecen algunas operaciones, comparables con operaciones de debugging, de realización de alteraciones menores en las tecnologías transferidas. Si bien la política aperturista está orientada a estimular las inversiones extranjeras directas (IED) y ha conseguido éxito en ese sentido, esto no implica que exista un reflejo, al menos inmediato, sobre la dinámica tecnológica local. La contribución de la IED difiere según los sectores de aplicación. La introducción de nuevos productos depende, en general, de la tecnología aportada por la casa matriz. El gasto en actividades de I&D de las filiales argentinas de empresas transnacionales es históricamente bajo: a principios de los años ‘90, un grupo de 39 filiales que operaban en diversos sectores industriales tenían un gasto promedio de I&D sobre ventas del orden del 1% (Kosakoff y Bezchinsky, 1993), cifra sólo levemente superior a la estimada para el conjunto del sector manufacturero argentino. Una serie de trabajos, entre los que se destaca el producido por D. Chudnovsky y A. López sobre las estrategias de las empresas transnacionales en los ‘90, permite aportar mayores precisiones sobre la incidencia de este tipo de empresas en la dinámica sociotécnica local. A diferencia de la dinámica generada durante la primera entrada de las ET, durante los ‘60 y ‘70, el impacto sobre el sector de bienes de capital local ha sido negativo. Es sintomático en este sentido que, tanto en el Brasil como en la Argentina, la producción doméstica de ese tipo de bienes ha tenido un pobre desempeño en los años ‘90 (Chudnovsky y López, 1998). Esto es observable en diferentes planos relacionados con la política de incentivo a la IED: liberalización de la importación de plantas “llave en mano”, privatizaciones, liberalización de la importación de tecnología incorporada y desincorporada Es de destacar que los nuevos marcos regulatorios de los ‘90 no han previsto prácticamente ninguna política industrial o tecnológica en esta

En un estudio sobre 39 subsidiarias durante el año, 9 declararon que no realizan este tipo de gastos, 24 que gastan menos del 2% de sus ventas, sólo 6 que gastaban más del 2% (Kosakoff y Bezchinsky, 1993).

137

Universidad Virtual de Quilmes

dirección (Chudnovsky et al., 1996). Aun en el área de producción automotriz, donde se implementaron instrumentos de regulación “proteccionistas”, los productores locales de autopartes resultan relativamente desplazados por proveedores internacionales (Porta, 1997). Frente a planteos optimistas acerca de la dinamización de la innovación local a partir de un cambio de estrategia de las ET, que induciría la incorporación de esfuerzos locales, descentralizando en los países con nivel profesional adecuado las actividades de investigación y desarrollo, el estudio ha encontrado evidencias en contrario. El resultado es negativo tanto en el plano de las vinculaciones inter-institucionales cuanto en el plano intra-institucional, insertando a las filiales argentinas en tareas de desarrollo de productos en el nivel corporativo globalizado. Esto parece constituir un fenómeno a escala regional:

“[...] la descentralización de actividades de innovación y gestión estratégica, o la definición de estrategias de world product mandate, que implican tanto un grado de autonomía para las filiales como la generación de importantes externalidades para las economías receptoras, están ausentes en la región.” (Chudnovsky y López, 1998, p. 100)

La naturaleza de los productos generados por las subsidiarias locales no justifica esperar mayores inversiones en I&D en las filiales ni una vinculación con instituciones de I&D locales. Un trabajo de R. Bisang (1996) sobre el perfil tecnoproductivo de los grandes grupos económicos argentinos permite analizar aspectos centrales de su dinámica sociotécnica. El primer rasgo sobresaliente es que los grupos económicos también tienden a abastecerse de tecnología en los mercados externos. El proceso de privatizaciones reforzó la tendencia a establecer acuerdos societarios (como una de las formas de captación de tecnología) con firmas de capital extranjero. La interacción constante con proveedores extranjeros ha implicado un proceso de learning by buying, que ha convertido a los grupos económicos en compradores altamente calificados. Los grupos económicos no presentan, en el caso argentino, dinámicas innovativas proporcionales a la dimensión de su volumen de negocios. Su actividad innovativa se restringe a operaciones de adaptación y optimización de los procesos y/o a los cambios menores en los productos. Si bien, en general, todos los grupos económicos cuentan con pequeños equipos de I&D (formalizados de diversas maneras), éstos son reducidos (la mayoría oscila entre 30 y 50 integrantes). Así, no resulta arriesgado afirmar un bajísimo perfil innovativo para los grupos económicos locales. Aun el ritmo de cambio tecnológico (mediante importación de tecnología) parece relativamente menos acelerado que el esperable en una estrategia de catching up (Bisang, 1996). Durante los últimos años, invirtieron en la incorporación de tecnologías blandas -de libre difusión y escaso requerimiento de capital- con el objetivo de optimizar el funcionamiento de conjunto de las actividades de las empresas de los grupos. Repitiendo la racionalidad aplicada a la adquisición de

138

Ciencia y Tecnología en América Latina

bienes de capital, las preferencias se volcaron hacia asesores externos. Como sería de esperar en este cuadro, el nivel de interacción con unidades de I&D públicas es poco significativo. A excepción de un par de casos aislados -relacionados con la petroquímica, la siderurgia y en menor medida el papel- no existen contactos permanentes y de gran significación entre estos conglomerados de firmas y los entes oficiales encargados de la generación/difusión de tecnología; por el contrario, todo indica que para este perfil de agente económico -habituado a operar en mercados de bienes y capitales internacionales- los interlocutores válidos son los grandes proveedores internacionales de tecnología (Bisang, 1996). Los grupos económicos se desarrollan prioritariamente en producciones de commodities o en sectores dominados por el proveedor. En cambio, no se orientan hacia producciones intensivas en tecnología: electrónica, farmacoquímica y bienes de capital, sectores que lideran la dinámica económico-productiva en los países desarrollados (Bisang, 1998). En un estudio sobre la respuesta estratégica de las PyMES al proceso de apertura, Gabriel Yoguel (1998) afirma que la dinámica sociotécnica de las PyMES también resultó afectada a partir de inicios de los ‘90 (afirmaciones en el mimo sentido pueden encontrarse en Gatto y Yoguel (1994) y Yoguel (1996), en especial sobre aquéllas intensivas en trabajo y conocimiento (con un impacto negativo sobresaliente en el caso de las firmas proveedoras de partes y piezas y equipos de capital).

“Por un lado, asociado a cambios organizacionales conducentes a un aumento de la productividad y a avances en tecnología de producto, una proporción considerable de firmas industriales incorporó maquinaria y equipo importado. Sin embargo, dado que se realizaron cambios adaptativos menores, los equipos de ingeniería de planta y de investigación y desarrollo se fueron reduciendo y los esfuerzos de calificación de recursos humanos se centraron fundamentalmente en el área comercial. Este conjunto de cambios afectó considerablemente a las PyMES proveedoras de equipos y partes. Por otro lado, los menores requerimientos en tecnología de proceso asociados a los aprovisionamientos externos de partes y subensambles fueron disminuyendo los esfuerzos necesarios de ingeniería doméstica y el desarrollo de proveedores, entre los cuales las PyMES industriales tenían un rol destacado en el período previo a la apertura.” (Yoguel, 1998, p. 184)

Sin embargo, este impacto negativo no eliminó totalmente el estilo de innovación consolidado durante el período ISI. Operaciones de adaptación y copia posibilitaron reorientar productos y procesos en una tentativa de acercamiento a parámetros prevalecientes a escala internacional (Gatto, 1994; Moori-Koenig y Yoguel, 1995). Según el citado estudio, menos del 1% de las PyMES argentinas sostiene una estrategia que incorpore la innovación como un elemento constitutivo durante este período. Sólo firmas pertenecientes a este limitado grupo tienden a establecer interacciones estables en el plano tecnológico con otros actores tales como

139

Universidad Virtual de Quilmes

centros de investigación, clientes, proveedores, centros de servicios, consultores, etc. (Boscherini y Yoguel, 1996). Aproximadamente dos tercios de las Pymes habrían encarado procesos de racionalización y reestructuración. En una proporción elevada de firmas, este proceso de racionalización tuvo un carácter indiscriminado señala H. Kantis (1996) que ha significado desprenderse de importantes activos intangibles, en tanto sólo en un número reducido de firmas las acciones de racionalización constituyeron una etapa para acondicionar sus activos tangibles e intangibles para un relanzamiento posterior. Los esfuerzos para mejorar la calidad de sus productos han sido escasos y tienen una muy reducida proporción del personal involucrado en cursos de capacitación, reflejándose en una baja calificación de sus recursos humanos. En algunas PyMES, esta reestructuración implica el abandono de las actividades de producción industrial (Yoguel, 1998, p. 191). El tercio restante del total de PyMES presenta un desempeño escasamente expresivo en términos de dinámica innovativa. Finalmente, es de destacar otro fenómeno que impacta sobre la dinámica innovativa local: algunas de las empresas de mejor posicionamiento competitivo están transfiriendo la totalidad o parte de su capital a firmas de mayor tamaño, en general transnacionales (Yoguel, 1998, p. 194). Se trata, precisamente, de empresas pertenecientes al grupo proactivo. Su integración a grupos económicos locales o a corporaciones transnacionales implica el pasaje de una situación innovativamente activa a otra de menor autonomía y dinamismo. Como se ha observado previamente, los conglomerados locales presentan trayectorias sociotécnicas vinculadas directamente a la importación de tecnología y las filiales se restringen a la estrategia de la corporación, que no incluye desarrollos locales en su trayectoria innovativa. En otras palabras, los innovadores PyMES locales exitosos son (o pueden ser) reconvertidos en unidades productivas tecnológicamente pasivas. El impacto de las políticas de privatización sobre la dinámica sociotécnica de las ex empresas estatales también resultó significativo. Las actividades de gran parte de los laboratorios de I&D existentes, que durante décadas acumularon conocimientos tecnológicos, fueron discontinuadas. En algunos casos, las instalaciones fueron cedidas al Estado, el que a su vez las dejó a cargo de instituciones universitarias (aunque sin acompañar esta cesión con recursos para su mantenimiento y funcionamiento). En otros, las unidades de I&D fueron, simplemente, desmanteladas. Dado que estas empresas constituían el principal interlocutor de las unidades públicas de I&D, los efectos de las privatizaciones sobre la interacción investigación local-producción resultan particularmente significativos. Las regulaciones incluidas en los pliegos de las licitaciones obligaban a la inserción de socios extranjeros encargados de los aspectos tecnológicos de los consorcios emergentes, lo que limitó el aprovechamiento del aprendizaje tecnológico acumulado por los socios locales, en algunos casos proveedores de las empresas privatizadas. A partir de la privatización crecieron fuertemente las importaciones de equipos, insumos y servicios técnicos, alterándose la estructura de proveedores del sector. Este cambio no implicó, como contrapartida, spin off alguno, dado que, en general, el ingreso de nuevos proveedores extranjeros no implicó tranferencia de know how hacia los poveedores locales (Chudnovsky, López y Porta, 1995). Los principales cambios tecnológicos se hicieron mediante la introducción de tecnologías blandas, lo que a su vez introdujo drásticos cambios de gestión

140

Ciencia y Tecnología en América Latina

en las empresas de servicios públicos: técnicas organizativas modernas, incorporación masiva de equipos y rutinas de informatización. Los factores que favorecen la globalización del mercado mundial parecen atentar, al mismo tiempo, contra la realización de innovaciones locales basadas en adaptación creativa y copia: a) aparición de mercados externos relativamente más homogéneos, como resultado de la dilución de diferencias en las demandas nacionales y la aceptación de bienes estandarizados de características universales. La estandarización atenta contra la diferenciación de producto -gestada mediante actividades formales de I&D o por la propia dinámica de intervenciones “cualitativas”, y contra la copia con modificaciones. Los consumidores y usuarios participan de este proceso al sesgar la demanda en favor de productos importados “originales” o normalizados; b) reducción creciente, a partir de los años ‘50, de las barreras al comercio de manufacturas. En los ‘80, los programas de ajuste económico en países endeudados favorecieron este proceso, tanto porque desmantelaron o redujeron sus aparatos protectivos como porque adoptaron modelos más orientados a la exportación. Acerca de la adopción de modelos orientados a la exportación, es de interés consignar que la respuesta a favor de la exportación de commodities parece haber implicado un downgrading de las intervenciones tecnológicas y una pérdida de sentido de las operaciones de copia; c) mejora significativa y disminución de los costos de los sistemas de comunicaciones y de transportes, favoreciendo el establecimiento de nuevas formas de organización de la producción a escala internacional. Esto fue acompañado por un cambio en la estrategia productiva de empresas transnacionales, buscando obtener ventajas comparativas mediante la especialización y complementación de plantas ubicadas en distintos países. Con la alteración del patrón de la ISI, las filiales de aquellas transnacionales que orientaban su producción al mercado interno, realizando operaciones de adaptación de su dotación tecnológica a las condiciones locales, abandonaron esta conducta en favor de la normalización a escala internacional de sus tecnologías de producto y proceso y de la estandarización de sus patrones de calidad; d) intenso proceso de liberalización de las importaciones y la generación de políticas de IED (programas de ajuste, compensación de la reducción de la IED y aumento de la deuda externa), lo que se retroalimenta con la operación en escala global de las transnacionales. La verticalización de la producción, lógica por las limitaciones del mercado de proveedores del proceso de industrialización tardía, es ahora abandonada en favor de facilidades para la adquisición de insumos y partes en el exterior. Se optimiza la matriz insumo producto mediante importaciones; e) exigencia de acceso a porciones del mercado mundial para amortizar gastos crecientes en I&D: por ejemplo, en el sector telecomunicaciones se calcula que el costo de desarrollo de una nueva central requiere controlar de 6% a 10% del mercado mundial (Borrus, M. et al., “Telecommunications Development in Comparative Perspective: The New Telecommunications in Europe, Japan and the U.S.”, BRIE, Documento de Trabajo No. 14, Berkeley). Esta alteración adquiere diferentes dimensiones. Por una parte, aumenta la presión de las “empresas innovadoras” para que sus derechos de propiedad intelectual sean respetados (el derecho de propiedad aparece aquí como una forma de reserva de mercado). Como resultado de esta presión se producen cambios legislativos que atentan contra la realización de copias. Por otra parte, los crecientes gastos en I&D

141

Universidad Virtual de Quilmes

tornan crecientemente irracional la realización de acciones de adaptación local como forma de obtención de market share en mercados locales abiertos o en mercados internacionales competitivos. Así, al menos en parte, los efectos favorables a la innovación que podría implicar la apertura parecen ser contrarrestados por la inhibición legal. La estrategia de fast second con copia tendrá menos espacio en el futuro, a partir de la puesta en práctica de los acuerdos de comercio del GATT (Correa, 1989).

3.2.5. Síntesis
Es posible diferenciar tres períodos en la dinámica sociotécnica latinomericana entre los años ‘50 y los ‘90. Una primera (1950-1980), en la que se amplían y profundizan las dinámicas innovativas de los productores locales (nacionales y transnacionales) mediante intervenciones tecnológicas “cuanti y cualitativas” y copia. Estas operaciones parecen generalizadas tanto en distintos sectores como en diferentes países de la región. Una segunda (1980-1990), en la que se produce una problematización de la actividad innovativa, un downgrading de las intervenciones tecnológicas “cualitativas” -ahora sólo activas en algunos sectores específicos- y una restricción de las operaciones de copia. En el caso argentino, la desindustrialización registrada en el período parece haber implicado una pérdida de skills y conocimientos tecnológicos acumulados en las firmas. Sin embargo, esto no puede ser generalizado a escala regional. La curva de aprendizaje parece acompañar la expansión industrial brasileña y mexicana, y, en otro plano, el crecimiento de las exportaciones chilenas. Finalmente, una tercera (1990-1995), en la que se diversifican las conductas tecnológicas, no sólo por país, sino también por sector y firma. En líneas generales, continúa el downgrading de la dinámica innovativa, aunque es posible registrar casos virtuosos aislados (Petrobras, Compañía Venezolana de Petróleo, Pemex). Las formas de intervención de los actores locales sobre la dotación tecnológica parecen haber disminuido, tanto en términos cuantitativos como cualitativos, en favor de la importación de tecnologías, partes, subensambles e insumos por parte de las firmas locales y la transferencia intramuros por parte de las empresas transnacionales.

En tanto la actividad intrafirma, motor de la innovación local desde los años ‘30, parece haber disminuido, no parecen haberse registrado cambios que confirmen una hipótesis de aumento de operaciones de I&D extrafirma que impliquen un upgrading de la interacción entre empresas y unidades de I&D. Si bien existen excepciones que escapan a la tendencia al downgrading por ejemplo, en el caso argentino: producción de instrumental de uso médico, de radioisótopos, ingeniería genética aplicada- éstas no alcanzan una repercusión sistémica suficiente, tal como para alterar la tendencia de la dinámica innovativa general. La escasez de estudios disponibles impide establecer aún un juicio sobre el desarrollo derivado de la expansión del comercio electrónico y su repercusión sobre la dinámica innovativa local.

142

Ciencia y Tecnología en América Latina

Este downgrading en la dinámica innovativa no debe ser confundido con un downgrading en las capacidades productivas nacionales. De hecho, en algunos sectores y firmas es posible encontrar una fuerte correlación entre aumento de la capacidad productiva y disminución del grado de intervención local sobre la dotación tecnológica.
1. Construya un cuadro de doble entrada de no más de una página. Compare los diferentes períodos cronológicos de la dinámica innovativa latinoamericana, en sus rasgos más destacados. 2. Responda, en no más de 15 líneas, a la pregunta ¿Cuál ha sido el impacto de las políticas de apertura económica sobre la dinámica innovativa regional? ¿Por qué? (para construir su respuesta, utilice la bibliografía correspondiente a las lecturas de esta unidad).

Lecturas Obligatorias Sutz, Judith (1997), Innovación y desarrollo en América Latina, CLACSO-Nueva Sociedad, Caracas. Notcheff, Hugo (1994), “Patrones de crecimiento y políticas tecnológicas en el siglo XX”, CICLOS, Año IV, No. 6. Katz, Jorge y Stumpo, Giovanni (1996), “La reestructuración industrial de Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México en el curso de las dos últimas décadas”, en: Katz, Jorge (ed.), Estabilización microeconómica, reforma estructural y comportamiento industrial. Estructura y funcionamiento del sector manufacturero latinoamericano en los años 90, CEPAL/IDRC-Alianza, Buenos Aires. Kosacoff, Bernardo (1995), “La industria argentina, un proceso de reestructuración desarticulada”, en: Bustos, Pablo (comp.), Más allá de la estabilidad. Argentina en la época de la globalización y la regionalización, Fundación Friedrich Ebert, Buenos Aires. López, Andrés y Lugones, Gustavo (1997), “El proceso de innovación tecnológica en América Latina en los 90”, REDES, No. 9. Fajnzylber, Fernando (1989), “La industrialización de América Latina”, en: Corona, Leonel (coord.), Prospectiva Científica y Tecnológica en América Latina, UNAM, México. Bisang, Roberto (1998), “Apertura, reestructuración industrial y conglomerados económicos”, Desarrollo Económico, Número Especial, vol. 38. Yoguel, Gabriel (1996), “Reestructuración económica, integración y PyMES: el caso de Brasil y Argentina”, en: Katz, Jorge (ed.), Estabilización microeconómica, reforma estructural y comportamiento industrial. Estructura y funcionamiento del sector manufacturero latinoamericano en los años 90, CEPAL-IDRC-Alianza, Buenos Aires.

143

Universidad Virtual de Quilmes

Referencias bibliográficas
Ablin, Eduardo et al. (1985), Internacionalización de empresas y tecnología de origen argentino, CEPAL-EUDEBA, Buenos Aires. Acevedo, Manuel; Basualdo, Eduardo y Khavisse, Miguel (1990), ¿Quién es quién? Los dueños del poder económico (Argentina 1973-1987), Editora 12Pensamiento Jurídico Editora, Buenos Aires. Adler, Emanuel (1987), The Power of Ideology-The Quest for Technological Autonomy in Argentina and Brazil, University of California Press, Los Ángeles. Aspiazu, Daniel; Vispo, Adolfo y Fuchs, Mariana (1993), La inversión en la industria argentina. El comportamiento heterogéneo de las principales empresas en una etapa de incertidumbre macroeconómica (1983-1988), CEPAL, Documento de Trabajo No. 49, Buenos Aires. Azpiazu, Daniel; Basualdo, Eduardo M. y Nochteff, Hugo (1988), La revolución tecnológica y las políticas hegemónicas. El complejo electrónico en la Argentina, Legasa, Buenos Aires. Azpiazu, Daniel; Basualdo, Eduardo y Khavisse, Miguel (1988), El nuevo poder económico en la Argentina de los años ‘80, Hyspamérica, Buenos Aires. 1a. ed. (1985) Legasa, Buenos Aires. Barsky, Osvaldo; Ciafardini, Horacio y Cristiá, Carlos (1971), Producción y tecnología en la región pampeana, Polémica, No. 55, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. Basualdo, Eduardo y Aspiazu, Daniel (1990), Cara y contracara de los grupos económicos. Estado y promoción industrial en la Argentina, Cántaro, Buenos Aires. Bercovich, Nestor y Chidiak, Martina (1996), “La industria celulósica-papelera”, en: Chudnovsky, D.(coord.), Los límites de la apertura. Liberalización, reestructuración productiva y medio ambiente, CENIT/Alianza, Buenos Aires. Bercovich, Néstor y Katz, Jorge (1990), Biotecnología y Economía Política: estudios del caso argentino, Centro Editor de América Latina-CEPAL, Buenos Aires. Berlinski, J.; Nogueira Cruz, H.; Sandoval, D. y Turkieh, M. (1982), Basic issues emerging from recent research on technological behaviour of selected Latin American metalworking plants, CEPAL, Buenos Aires. Berlinski, Julio (1981), Productividad, escala y aprendizaje en una planta argentina de motores, CEPAL, Buenos Aires. Berlinski, Julio (1982a), Innovaciones en el proceso y aprendizaje (El caso de una planta argentina de motores), CEPAL, Buenos Aires. Berlinski, Julio (1982b), Cambios en la información técnica y aprendizaje en una planta argentina de motores, CEPAL, Buenos Aires. Berlinski, Julio (1982c), Innovaciones en productos y aprendizaje (El caso de una planta argentina de motores), CEPAL, Buenos Aires. Berlinski, Julio (1982d), Innovaciones en el proceso y aprendizaje en una planta argentina de fundición, CEPAL, Buenos Aires. Berlinski, Julio (1982e), Innovaciones en productos y aprendizaje (El caso de una planta argentina de implementos agrícolas), CEPAL, Buenos Aires Berlinski, Julio (1986a), “Una planta argentina de equipo agrícola”, en Desarrollo y crisis de la capacidad tecnológica latinoamericana, CEPAL, Buenos Aires. Berlinski, Julio (1986b), “Una planta argentina de motores diésel”, en: Desarrollo y crisis de la capacidad tecnológica latinoamericana, CEPAL, Buenos Aires. Bielschowsky, Ricardo y Stumpo, Giovanni (1996), “Empresas transnacionales

144

Ciencia y Tecnología en América Latina

manufacturereas en cuatro estilos de reestructuración en América Latina. Argentina, Brasil, Chile y México después de la sustitución de importaciones”, en: Katz, Jorge (ed.) Estabilización microeconómica, reforma estructural y comportamiento industrial. Estructura y funcionamiento del sector manufacturero latinoamericano en los años 90, CEPAL-IDRC-Alianza, Buenos Aires. Bisang, R.; Bercovich, N.; Chprintzer, A. y Ramos, A. (1994), Las actividades de investigación en las Universidades Nacionales, Ministerio de Cultura y Educación, Buenos Aires. Bisang, R.; Bercovich, N.; Chprintzer, A. y Ramos, A. (1995), Las actividades de investigación en las Universidades Nacionales, mimeo, CENIT, Proyecto PNUD ARG/93/026, Buenos Aires. Bisang, Roberto (1989), “Maduración tecnológica, acumulación económica y generación de ventajas comparativas (Un análisis microeconómico en la economía argentina), mimeo, SPRU, Sussex. Bisang, Roberto (1994), Industrialización e incorporación del progreso técnico en la Argentina, CEPAL, Buenos Aires. Bisang, Roberto (1996), “Perfil tecno-productivo de los grupos económicos en la industria argentina”, en: Katz, J. (ed.), Estabilización macroeconómica, reforma estructural y comportamiento industrial. Estructura y comportamiento del sector manufacturero latinoamericano en los años 90, CEPAL/IDRC-Alianza, Buenos Aires. Bisang, Roberto (1998), “Apertura, reestructuración industrial y conglomerados económicos”, Desarrollo Económico, número especial, vol. 38. Bisang, Roberto y Chidiak, Martina (1996), “La industria siderúrgica”, en: Chudnovsky, D.(coord.), Los límites de la apertura. Liberalización, reestructuración productiva y medio ambiente, CENIT/Alianza, Buenos Aires. Bisang, Roberto y Malet, Nuria (1997), “El sistema nacional de innovación de la Argentina”, mimeo, Universidad de Gral. Sarmiento, San Miguel. Bisang, Roberto; Bonvecchi, Carlos; Kosakoff, Bernardo y Ramos, Adrián (1996), “La transformación industrial en los ‘90. Un proceso con final abierto”, Desarrollo Económico, número especial, vol. 36. Bonvecchi, Carlos (1995), Las filiales argentinas de las empresas transnacionales de EE. UU. Rasgos centrales y desempeño reciente, CEPAL, Documento de trabajo No 62, Buenos Aires. Boscherini, F. y Yoguel, G. (1996), La capacidad innovativa y el fortalecimiento de la competitividad de las firmas: El caso de las Pymes exportadoras argentinas, Documento de Trabajo No. 71, CEPAL, Buenos Aires. Cassiolato, José E. (1996), “As novas políticas de competitividade: a experiencia dos principias países da OCDE”, Texto para discussao No. 267, IE/UFRJ, Río de Janeiro. Cassiolato, José E. y Lastres, Helena (1997), “Innovación y competitividad en la industria brasileña de los noventa”, en: Sutz, J. (ed.), Innovación y desarrollo en América Latina, Nueva Sociedad, Caracas. Castaño, Angel; Katz, Jorge y Navajas, Fernando (1981), Etapas históricas y conductas tecnológicas en una planta argentina de máquinas herramienta, CEPAL, Buenos aires. Castaño, Angel; Katz, Jorge y Navajas, Fernando (1986), “Una empresa argentina productora de máquinas-herramienta”, en: Desarrollo y crisis de la capacidad tecnológica latinoamericana, CEPAL, Buenos Aires.

145

Universidad Virtual de Quilmes

Coriat, Benjamín (1992), El taller y el robot. Ensayos sobre el fordismo y la producción en masa en la era de la electrónica, Siglo XXI, México. Correa, Carlos María (1989), “Propiedad intelectual, innovación tecnológica y comercio internacional”, Comercio Exterior, vol.39, No. 12, pp. 1059-1082. Chudnovsky, Daniel (1985), La transferencia internacional de tecnología y las empresas transnacionales, CET/IPAL, D/85/e, Buenos Aires. Chudnovsky, Daniel (coord.) (1997), Los límites de la apertura. Liberalización, reestructuración productiva y medio ambiente, CENIT/Alianza, Buenos Aires. Chudnovsky, Daniel y López, Andrés (1995), Promoción y fomento de la innovación tecnológica desincorporada en la industria manufacturera. El caso argentino, CENIT, Buenos Aires Chudnovsky, Daniel y López, Andrés (1998), “Las estrategias de las empresas transnacionales en la Argentina y Brasil ¿Qué hay de nuevo en los noventa?”, Desarrollo Económico, número especial, vol. 38. Chudnovsky, Daniel; López, Andrés y Porta, Fernando (1992), Ajuste estructural y estrategias empresariales en la Argentina. Un estudio de los sectores petroquímico y de máquinas herramientas, CENIT, Documento de Trabajo No.10, Buenos Aires. Chudnovsky, Daniel; López, Andrés y Porta, Fernando (1994), “Industrias petroquímica y de máquinas herramientas: estrategias empresariales”, Revista de la CEPAL, No. 52. Chudnovsky, Daniel; López, Andrés y Porta, Fernando (1995), “Más allá del flujo de caja. El boom de la inversión extranjera directa en la Argentina”, Desarrollo Económico, vol 35, No. 137. Chudnovsky, Daniel; López, Andrés y Porta, Fernando (1996), “El boom de la inversión extranjera directa”, en: Chudnovsky, D.(coord.), Los límites de la apertura. Liberalización, reestructuración productiva y medio ambiente, CENIT/Alianza, Buenos Aires. De Gregori, Thomas R. (1988), Teoría de la tecnología - Continuidad y cambio en el desarrollo de la humanidad, Fraterna, Buenos Aires. Delgobbo, Alberto (1993), Las empresas de implementos agrícolas del sur de Cordoba y Santa Fe frente al proceso de apertura e integración subregional, CFI-CEPAL, Documento de Trabajo No. 33, Buenos Aires. Di Benedetto, Luis y Herrera, Alejandra (1992), “Telecomunicaciones”, en: Oteiza, E. y otros (1992), La política de investigación científica y tecnológica argentina. Historia y perspectivas, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. Dorfman, Adolfo (1986), Historia de la industria argentina, Hyspamérica, Buenos Aires. Dorfman, Adolfo (1993), “Tecnología e innovaciones tecnológicas. Algunas acotaciones”, en: Realidad Económica 116, Instituto Argentino para el Desarrollo Económico, Buenos Aires. Ensinck, Alfonso y Salatino, Carlos (1989), Los impactos de la revolución científico tecnológica en los países de América Latina y el Caribe, CFI, Buenos Aires. Erber, Fabio S. (1980), “Desenvolvimento Tecnológico e Intervencao de Estado: Um confronto entre a experiencia brasileira e a dos paises capitalistas centrais”, Revista Administraçâo Publica, Río de Janeiro, octubre-diciembre de 1980, pp.10-72. Fidel, Julio y Lucángeli, Jorge (1978), Costo y beneficio de distintas opciones tecnológicas en el marco de un oligopolio diferenciado: el caso de la industria argentina del cigarrillo, CEPAL, Buenos Aires.

146

Ciencia y Tecnología en América Latina

Fidel, Julio; Lucángeli, Jorge y Sheperd, Phil (1976), Perfil y comportamiento tecnológico de la industria del cigarrillo en la Argentina, CEPAL, Buenos Aires. Fidel, Julio; Lucángeli, Jorge y Sheperd, Phil (1978), The Argentine cigarette industry: Technological profile and behaviour, CEPAL, Buenos Aires. Fuenzalida Faivovich, Edmundo (1972), “Subdesarrollo e investigación científica: una teoría sociológica”, en: Teoría, metodología y política del desarrollo de América Latina, FLACSO, Buenos Aires. Gadbow, Michael y Richards, Thimothy (1988), Intellectual Property Rights, Global Consensus, Global Conflict?, Westview Press, Colorado. GADIS (1997), “Fondos privados, fines públicos”, mimeo, Buenos Aires. Gargiulo, Gerardo y Melul, Sara (1992), “Análisis de los Programas Nacionales de Investigación de la Secretaría de Ciencia y Técnica”, en: Oteiza, E. otros (1992): La política de investigación científica y tecnológica argentina. Historia y perspectivas, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. Gatto, Francisco (1990), “Cambio tecnológico neofordista y reorganización productiva. Primeras reflexiones sobre sus implicaciones territoriales”, en: Alburquerque Llorens, Francisco et al. (eds.), Revolución tecnológica y reestructuración productiva: impactos y desafíos territoriales, Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires. Gatto, Francisco (1994), Exportaciones Pymes industriales a fines de los años ochenta, CEPAL, Buenos Aires. Gatto, Francisco (1995), Pequeñas y medianas empresas industriales exportadoras argentinas, CEPAL, Buenos Aires. Gatto, Francisco y Kosacoff, Bernardo (1985), “Los servicios de consultoría en la Argentina: oferta local y experiencia exportadora”, en: Ablin, Eduardo et al., Internacionalización de empresas y tecnología de origen Argentino, CEPALEUDEBA, Buenos Aires. Gatto, Francisco y Yoguel, Gabriel (19943), “Las PyMES argentinas en una etapa de transición productiva y tecnológica”, en: Kosakoff, B. (ed.), El desafío de la competitividad, CEPAL-Alianza, Buenos Aires. Gutman, Graciela y Gatto, Francisco (comps.) (1990), Agroindustrias en la Argentina. Cambios organizativos y productivos (1970-1990), Centro Editor de América Latina-CEPAL, Buenos Aires Jacobsson, Staffan (1980), The use and production of numerically controlled machine tools in Argentina, CEPAL, Buenos Aires. Jacobsson, Staffan (1982), Technical change and technology policy - The case of numerically controlled lathes in Argentina, CEPAL, Buenos Aires. Jones, Graham (1982), Ciencia y tecnología en los países subdesarrollados, Fondo de Cultura Económica, México. Kantis, H. (1996), Inercia e innovación en las conductas estratégicas de las PyMES. Elementos conceptuales y evidencias empíricas, Documento de Trabajo No.73, CEPAL, Buenos Aires. Kantis, H. y Yoguel, Gabriel (1989), Eslabonamientos productivos y restricciones para el desarrollo de las Pymes metalmecánicas del Gran Buenos Aires, Documento de Trabajo No. 22, CFI-CEPAL, Buenos Aires. Kassai, Lászlo (1995), Cambios innovativos en sectores tradicionales de países en desarrollo. El caso de la industria del calzado en la Argentina, CEPAL, LC/R. 1506, Buenos Aires. Katz, Jorge (1976), Creación de tecnología en el sector manufacturero argentino, CEPAL, Buenos Aires.

147

Universidad Virtual de Quilmes

Katz, Jorge (1980), Domestic technology generation in LDCs: A review of research findings, CEPAL, Buenos Aires. Katz, Jorge (1982), Cambio tecnológico en la industria metalmecánica latinoamericana - Resultados de un programa de estudios de casos, CEPAL, Buenos Aires. Katz, Jorge (1990), “La teoría del cambio tecnológico y su adecuación al caso de los países de industrialización tardía”, en: Albornoz, M. y Kreimer, P . (comps.), Ciencia y tecnología: estrategias y políticas de largo plazo, EUDEBA, Buenos Aires. Katz, Jorge (1996), “Régimen de incentivos, marco regulatorio y comportamiento microeconómico”, en: Katz, J. (ed.), Estabilización microeconómica, reforma estructural y comportamiento industrial, CEPAL/IDRC-Alianza, Buenos Aires. Katz, Jorge y Ablin, Eduardo (1977), “Tecnología y exportaciones industriales: un análisis microeconómico de la experiencia argentina reciente”, en: Desarrollo Económico, No 65, Buenos Aires. Katz, Jorge y Ablin, Eduardo (1978a), De la industria incipiente a la exportación de tecnología: La experiencia argentina en la venta internacional de plantas industriales y obras de ingeniería, CEPAL, Buenos Aires. Katz, Jorge y Ablin, Eduardo (1978), Technology and industrial exports - A microeconomic analysis of Argentina’s recent experience, CEPAL, Buenos Aires. Katz, Jorge y Ablin, Eduardo (1985), “De la industria incipiente a la exportación de tecnología: la experiencia argentina en la venta internacional de plantas industriales y obras de ingeniería”, en: Ablin, E. et al., Internacionalización de empresas y tecnología de origen argentino, EUDEBA, Buenos Aires. Katz, Jorge y Bercovich, Nestor (1993), “National Systems of Innovation Supporting Technical Advance in Industry: The Case of Argentina”, en: Nelson, R. (ed.), National Innovation System - A Comparative Analysis, Oxford University Press, Nueva York. Katz, Jorge y cols. (1986), Desarrollo y crisis de la capacidad tecnológica latinoamericana, Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Buenos Aires. Katz, Jorge y Kosacoff, Bernardo (1985), “Inversiones directas en el exterior de empresas industriales argentinas”, en: Ablin, E. et al., Internacionalización de empresas y tecnología de origen argentino, CEPAL-EUDEBA, Buenos Aires. Katz, Jorge y Kosacoff, Bernardo (1989), El proceso de industrialización en la Argentina: evolución, retroceso y prospectiva, CEAL-CEPAL, Buenos Aires. Katz, Jorge y Stumpo, Giovanni (1996), “La reestructuración industrial de Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México en el curso de las dos últimas décadas”, en: Katz, J. (ed.), Estabilización microeconómica, reforma estructural y comportamiento industrial. Estructura y funcionamiento del sector manufacturero latinoamericano en los años 90, CEPAL/IDRC-Alianza, Buenos Aires. Katz, Jorge; Gutkowski, Mirta; Rodríguez, Mario y Goity, Gregorio (1978), Productividad, tecnología y esfuerzos locales de investigación y desarrollo, CEPAL, Buenos Aires. Katz, Jorge; Mallman, Carlos y Becka, Leopoldo (1972), Investigación, tecnología y desarrollo, Ciencia Nueva, Buenos Aires. Kosacoff, Bernardo (1993), La industria argentina, un proceso de reestructuración desarticulada, CEPAL, Documento de Trabajo No. 53, Buenos Aires. Kosacoff, Bernardo (1995), “La industria argentina, un proceso de reestructuración desarticulada”, en Bustos, P (comp.), Más allá de la estabilidad. Argentina .

148

Ciencia y Tecnología en América Latina

en la época de la globalización y la regionalización, Fundación Friedrich Ebert, Buenos Aires. Kosacoff, Bernardo (1996), “La industria argentina, de la sustitución de importaciones a la convertibilidad”, en: Katz, J. (ed.), Estabilización microeconómica, reforma estructural y comportamiento industrial. Estructura y funcionamiento del sector manufacturero latinoamericano en los años 90, CEPAL-IDRC-Alianza, Buenos Aires. Kosakoff, Bernardo (1996), Estrategias empresariales en la transformación industrial argentina, CEPAL, Documento de Trabajo No. 67, Buenos Aires. Kosakoff, Bernardo y Bezchinsky, Gabriel (1993), “De la sustitución de importaciones a la globalización. Las empresas transnacionales en la industria argentina”, en Kosakoff, B. et al., El desafío de la competitividad, Alianza-CEPAL, Buenos Aires, también en CEPAL, Documento de Trabajo No. 52, Buenos Aires. Kosakoff, Bernardo y Bezchinsky, Gabriel (1994), “Nuevas estrategias de las empresas transnacionales en la Argentina”, Revista de la CEPAL, No. 52, Santiago de Chile. Kosakoff, Bernardo; Todesca, J. y Vispo, Adolfo (1991), La transformación de la industria automotriz argentina. Su integración con Brasil, CEPAL, Documento de Trabajo No. 40, Buenos Aires. López, Andrés y Chidiak, Martina (1996), “La industria petroquímica”, en: Chudnovsky, D. (coord.), Los límites de la apertura. Liberalización, reestructuración productiva y medio ambiente, CENIT/Alianza, Buenos Aires. Marcovitch, Jaques y Silber, Simão (1996), “Inovação tecnológica, competitividade e comércio internacional”, mimeo, Reunión Preparatoria de la Reunión Hemisférica de Ministros de Ciencia y Tecnología, OEA, Washington. Martínez, Ernesto (1978), Introducción al estudio del papel de la tecnología en el desarrollo argentino, Quipo, Buenos Aires. Maxwell, Philip (1977), Learning and technical change in the steel plant of Acindar S.A. in Rosario, Argentina, CEPAL, Buenos Aires. Maxwell, Philip (1978), Implicit R&D strategy and investment-Linked R&D - A Study of the R&D Programme of the Argentine Steel Firm, Acindar S.A., CEPAL, Buenos Aires. Maxwell, Philip (1982), Steelplant technological development in Latin America. A comparative study of the selection and Upgrading of technology in plants in Argentina, Brasil, Colombia, Mexico and Peru, CEPAL, Buenos Aires. Maxwell, Philip y Teubal, Morris (1980), Capacity-stretching technical change: Some empirical and theoretical aspects, CEPAL, Buenos Aires. Moori-Koenig, Virginia y Yoguel, Gabriel (1995), Perfil de la inserción externa y conducta exportadora de las pequeñas y medianas empresas industriales argentinas, CEPAL, Documento de Trabajo No. 65, Buenos Aires. Myers, Jorge (1992), “Antecedentes de la conformación del complejo científico y tecnológico, 1850-1958”, en: Oteiza, E. y otros (1992), La política de investigación científica y tecnológica argentina. Historia y perspectivas, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. Neffa, Julio C. (1990), “El impacto de las nuevas tecnologías de información en las empresas y organizaciones argentinas”, en: Alburquerque Llorens, Francisco et al. (eds.), Revolución tecnológica y reestructuración productiva: impactos y desafíos territoriales, Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires.

149

Universidad Virtual de Quilmes

Nochteff, H. (1994a), “Patrones de crecimiento y políticas tecnológicas en el siglo XX”, CICLOS, Año IV, vol IV, No. 6. Nochteff, Hugo (1985), Desindustrialización y retroceso tecnológico en la Argentina. La industria electrónica de consumo 1976-1982, FLACSO-GEL, Buenos Aires. Nochteff, Hugo (1992), Evolución reciente del complejo electrónico en la Argentina y lineamientos para su reestructuración, CEPAL, Documento de Trabajo No. 42, Buenos Aires. Obschatko, Edith (1988), La transformación económica y tecnológica de la agricultura pampeana, Ediciones Culturales Argentinas, Buenos Aires. OECD (1971), Conditions du succès de l’innovation technologique, París. OECD (1992), Technology and the Economy, OECD, París. O’Donnell, Guillermo (1996 [1982]), El estado burocrático autoritario: Triunfos, derrotas y crisis, Editorial Belgrano, Buenos Aires. Pearson, Ruth (1976), Technology, innovation and transfer of technology in the cement industry, CEPAL, Buenos Aires. Pearson, Ruth (1978), The Argentine cement industry. Technology, market structure and growth, CEPAL, Buenos Aires. Piore, Michael y Sabel, Charles (1990), La segunda ruptura industrial, Alianza, Madrid. Porta, Fernando (1997), La inversión extranjera directa en la Argentina en los años ‘90. Factores de atracción y estrategias empresarias, mimeo, CENIT, Buenos Aires. Quintanilla, Miguel Angel (1991), Tecnología: un ensayo filosófico, EUDEBA, Buenos Aires. Quintar, Aída (1991), La incidencia de las características de los empresarios en el desarrollo de las PyMES. El caso de la metalmecánica en el Gran Buenos Aires, CFI-CEPAL, Documento de Trabajo No. 23, Buenos Aires. Ramos, Adrián (1995), Hacia la calidad total: la difusión de las normas I.S.O. de la serie 9000 en la industria argentina, CEPAL, Documento de Trabajo No 66, Buenos Aires. Ramos, Adrián (1995), Participación de las empresas transnacionales en las exportaciones argentinas, CEPAL, Documento de Trabajo No. 61, Buenos Aires. Roiter, M. (1996), La razón social de las empresas, CEDES, Documento No.115, Buenos Aires. Rosenberg, Nathan (comp.) (1979), Economía del cambio tecnológico, Fondo de Cultura Económica, México D.F. Schmookler, Jacob (1966), Invention and Economic Growth, Harvard University Press, Cambridge, Massachussets. Schvarzer, Jorge (1991), Empresarios del pasado. La Unión Industrial Argentina, CISEA-Imago Mundi, Buenos Aires. Schvarzer, Jorge (1993), “Expansión, maduración y perspectivas de las ramas básicas de procesos en la industria argentina. Una mirada ex post desde la economía política”, Desarrollo Económico, vol. 33, No. 131. Schvarzer, Jorge (1996), La industria que supimos conseguir. Una historia políticosocial de la industria argentina, Planeta, Buenos Aires. Schvarzer, Jorge, (1997), La estructura productiva argentina a mediados de la década del noventa. Tendencias visibles y un diagnóstico con interrogantes, Centro de Estudios de la Empresa y el Desarrollo-UBA, Buenos Aires. Sercovich, Francisco (1977), Desarrollo de la capacidad de ingeniería en el sector químico-petroquímico, CEPAL, Buenos Aires.

150

Ciencia y Tecnología en América Latina

Sercovich, Francisco (1978), Ingeniería de diseño y cambio técnico endógeno - Un enfoque microeconómico basado en la experiencia de las industrias química y petroquímica argentinas, CEPAL, Buenos Aires. Snoeck, Michele, Judith, Sutz y Vigorito, Andrea (1993), “Tecnología de punta en un pequeño país subdesarrollado: la industria electrónica en el Uruguay”, en: Desarrollo Económico, Vvl. 33, No. 129, abril-junio, Buenos Aires. Soete, L. (1987), “The Impact of Technological Innovation on International Trade Patterns: The Evidence Reconsidered”, Research Policy, No.16, pp.101130. Soifer, Ricardo J. (1986), “La producción metalmecánica: un análisis de la frontera técnica mecánica y electrónica mundial”, en: Desarrollo y crisis de la capacidad tecnológica latinoamericana, CEPAL, Buenos Aires. Squiglia, Eduardo (1988), Los grandes grupos industriales en la Argentina actual: estado y sociedad, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. Thomas, Hernán (1993), “Reciclaje tecnológico y Surdesarrollo. Una perspectiva de abordaje al fenómeno de producción de tecnología en países subdesarrollados”, Cuadernos de Ciencia y Tecnología, Luján. Thomas, Hernán (1994), “Tecnología y escasez. Una racionalidad productiva diferenciada”, DOXA, Buenos Aires, Año 5, No. 11/12. Thomas, Hernán (1995a), “Tecnología y escasez. Los instrumentos en tiempo y espacio”, DOXA, Buenos Aires, Año 6, No. 13/14, octubre. Thomas, Hernán (1995b): Sur-Desarrollo, acerca de la producción de tecnología en países subdesarrollados, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. Thomas, Hernán (1999), “Dinâmicas de inovação na Argentina (1970-1995) Abertura comercial, crise sistêmica e rearticulação”, tesis de doctorado, DPCT, UNICAMP Campinas. , USICT (1988), Foreign Protection of Intellectual Property Rights and the effect on U.S. Industry Trade, public. No. 2065, Washington. Vispo, A. (1994), Tecnologías de organización y estrategias competitivas, CEPAL, Documento de Trabajo No. 58, Buenos Aires. Vitelli, Guillermo (1978), Cambio tecnológico, estructura de mercado y ocupación en la industria de la construcción argentina, CEPAL, Buenos Aires. Waisbluth, Mario y Said, Javier (1995), La competitividad tecnológica de las Empresas en América Latina y el Caribe: Una revisión de la situación regional, OEA/MERCOCYT, Washington,D.C. Yoguel, Gabriel (1996), “Reestructuración económica, integración y PyMES: el caso de Brasil y Argentina”, en: Katz, J. (ed.), Estabilización microeconómica, reforma estructural y comportamiento industrial. Estructura y funcionamiento del sector manufacturero latinoamericano en los años 90, CEPAL-IDRC-Alianza, Buenos Aires. Yoguel, Gabriel (1998), “El ajuste empresarial frente a la apertura: la heterogeneidad de las respuestas de las PyMES”, Desarrollo Económico, número especial, vol. 38. Yoguel, Gabriel y Gatto, Francisco (1989), Primeras reflexiones acerca de la creciente importancia de las plantas pequeñas y medianas en las estructuras industriales. Crisis productiva, cambio tecnológico y tamaños de plantas, CFI-CEPAL, Documento de Trabajo No. 17, Buenos Aires.

151

4

Situación de la ciencia y la tecnología en América Latina en algunos sectores específicos
4.1. Ciencia y tecnología agrícola e informática
4.1.1. Introducción
Después de haber analizado en la Unidad anterior el desarrollo de la industria de América Latina en general, en ésta trataremos la situación en sectores específicos. Se analizarán dos áreas o sectores muy disímiles: una de amplia tradición en la región, aunque cada vez más basada en ciencia, en particular en la biotecnología, como es el caso de las ciencias y tecnologías agrarias; la otra, moderna y con una serie de intentos y frustraciones a lo largo de su corta historia. Trataremos en primer lugar la situación y la problemática de la ciencia y la tecnología agropecuaria, que presenta características muy especiales. Se trata de un sector en el que, a diferencia de otros, la investigación tiene efectos directos, casi podría decirse que en él funciona el modelo lineal. Los resultados de la investigación son directamente aplicables, con tal de que haya unas instituciones efectivas de extensión, lo que también ha existido en América Latina -y en otras partes del mundo- en forma relativamente satisfactoria, a diferencia de lo que ocurre en el sector industrial. El capítulo sobre la investigación agrícola se extenderá sobre éstas sus características propias. El punto de Informática se tratará más brevemente, con una caracterización general de la problemática de la región y un relato de un intento argentino por desarrollar el sector de computación en la década del ‘70. En la Unidad 5 se tratará, entre otros casos, el de la Política Informática del Brasil durante las décadas del ‘70 y del ‘80.

Estas presentaciones se basarán fundamentalmente en las clases dictadas para este mismo curso en su modalidad presencial, en el I Semestre de 1999. Por tanto, están orientadas a la discusión de la problemática básica que se le presenta a América Latina para el desarrollo de la investigación y el desarrollo tecnológico en estos sectores, más que a una presentación completa de la situación, datos estadísticos, detalle de instituciones e instrumentos de política. Algunos de estos detalles se encuentran en la bibliografía que se propondrá, tanto en la obligatoria, que es parte del curso, como en la recomendada, para quien desee profundizar los temas. Pero se piensa que lo fundamental en esta materia es brindar al estudiante una

153

Universidad Virtual de Quilmes

visión general de los problemas, que le ayude a desarrollar una capacidad de análisis para el diagnóstico de las situaciones y la discusión de posibles políticas y estrategias alternativas.

4.1.2. Antecedentes
El estudiante deberá haber trabajado todos los materiales del curso, en particular Los de la Unidad 1, en que se brindó una caracterización general de la región, y la Unidad 3, que trató la evolución del cambio tecnológico en América Latina en las últimas décadas, en particular respecto de la situación industrial, lo que le permitirá comparar con las características propias de los dos sectores, muy disímiles por cierto, que se analizarán en este módulo.

4.1.3. Ciencia y tecnología agropecuaria en América Latina 4.1.3.1. Introducción
Este punto se basa en la desgrabación de la clase especial dictada por el Dr. Martín Piñeiro para este mismo curso, en la modalidad de la Maestría presencial, en el I Semestre de 1999, si bien los autores asumen la responsabilidad de esta presentación. También se propone la lectura del siguiente material:
• Documento de Martín Piñeiro preparado para un seminario; • Documento del BID sobre política regional.

La primera pregunta a formularse es cuáles son las diferencias entre política científica y tecnológica y política científica y tecnológica agropecuaria (PCTA). Ellas residen en: • El sector destinatario • El instrumento central de la PCTA es de carácter institucional: las organizaciones y el financiamiento de las instituciones que hacen ciencia y tecnología. • La diferencia principal reside en la importancia que han tenido los organismos tipo INTA. Plan de esta presentación La presentación tendrá cuatro partes: • Característica especial de la tecnología y la innovación agrícola. • Historia de los principales hechos tecnológicos ocurridos en América Latina. • Descripción del sistema institucional actual (el instrumento central de la PCTA). • Situación de la Argentina, especialmente de la integración con los instrumentos de PCTA.

154

Ciencia y Tecnología en América Latina

4.1.3.2. Características de la tecnología agropecuaria
a) A diferencia del sector industrial, la tecnología agropecuaria se concentra en el aumento de la producción por unidad de superficie y por la reducción de los costos y precios. Por el contrario, la tecnología industrial busca la creación de nuevos productos: la competencia industrial no se basa tanto en los precios, sino en la creación continua de nuevos productos, con nuevas características. En agricultura, donde se producen “commodities”, es decir bienes primarios homogéneos, aunque haya variedades, la competencia básica es por precios. b) En la industria, los factores son capital, trabajo y tecnología. Salvados los límites de escala, uno puede aumentar la producción a costos constantes. En agricultura está, además, el factor tierra, que es un factor fijo. Existen los rendimientos decrecientes, lo que significa que es más costoso producir cada unidad adicional. Por tanto, la tecnología es más importante. Si no hubiera tecnología, los costos unitarios aumentarían permanentemente. La tecnología permite aumentar la producción con costos unitarios iguales o decrecientes. Históricamente, la tecnología ha sido efectiva para proveer una productividad creciente, a un ritmo de 3% anual, con lo que han ido bajando los costos unitarios. En la industria, la tecnología favorece a los productores; en el sector agrícola, a los consumidores: si la tecnología no cambiara en absoluto, los precios subirían. c) Hay cinco categorías de tecnologías: • agronómicas, o tecnología de procesos: cómo se organizan los insumos para lograr cierto producto (cómo se ara, cómo se siembra, se siega...). • biológicas, tienen que ver con la ciencia de la producción (mejoramiento genético) • mecánicas: Bienes de capital, tractores... • químicas: fertilizantes, pesticidas • biotecnológicas: vinculadas con el mejoramiento genético, pero también con las vacunas, etcétera. Estas tecnologías han tenido una concatenación histórica, sobre todo en América Latina y en la región pampeana. Cada una puede ser identificada como la central o principal pues define una determinada etapa en el proceso científico y tecnológico. En los ‘60 fue la tecnología agronómica (procesos de arado, sembrado...). En los ‘70 la biológica (mejoramiento de semillas). Casi al mismo tiempo la mecánica, luego la química y en los ‘90 las biotecnológicas. En cada época hay un elemento que es el predominante. Cada uno, a su vez, necesita que se haya cubierto la etapa anterior. d) En la tecnología agropecuaria, la mayoría de las empresas son PyMES. En el sector industrial hay muchas, pero en casi todos los sectores, un porcentaje superior del PBI es producido por empresas medianas y grandes. En agricultura, 1 millón de pesos en ventas es mucho, en la industria no es nada. En el sector industrial, las tecnologías de procesos se hacen en la empresa; en los laboratorios de I&D; la investigación es secreta. En cambio, las empresas agrícolas no tienen la dimensión para hacer investigación,

155

Universidad Virtual de Quilmes

requieren del sector público. Además, no se compite con el vecino. Los dos venden lo mismo. De ahí la posibilidad de que se colabore en I&D. La tecnología es un bien público. Esto explica los grupos CREA (Consorcios Regionales de Extensión Agropecuaria). Hay que añadir que esto se ha ido perdiendo a medida que las etapas han ido perdiendo importancia, sobre todo la mecánica y la química. De ahí que la I&D de esas empresas se ha hecho más importante en el conjunto del desarrollo tecnológico.

4.1.3.3. Visión histórica de los principales hechos tecnológicos
Si uno observa la agricultura latinoamericana y excluye sectores como el café en Colombia y Costa Rica y el banano en Ecuador y en Centroamérica, en general el sector tenía una imagen de atrasado o improductivo, incluso en la Argentina. En América Latina, en las discusiones sobre economía política, se decía que el sector agrícola era atrasado y el país fundamentalmente agrícola también lo era. Esto se explica porque todos los países de América Latina adoptaron la estrategia de Industrialización por Sustitución de Importaciones (ISI), privilegiando el sector industrial y castigando al agrícola, como incapaz de acumulación y de convertirse en eje del dinamismo económico. En cuanto a la institucionalización de las políticas, en 1958 en la Argentina se crea el INTA, el primero de una larga serie. Hasta los ‘90, todos los países de la región menos Haití, Paraguay, Honduras y Costa Rica tienen organismos parecidos en su estructura organizacional, el mandato y hasta en el nombre, lo cual respondía a una lógica: • Es coherente con el ISI y el rol predominante del Estado, que impulsa y dirige. En los Estados Unidos el elemento central fueron las universidades, que son autónomas. • Las dos primeras categorías de tecnologías (agronómicas, biológicas) son bienes públicos, de ahí que corresponda al Estado su generación. • También predominaba entonces la concepción de que el desarrollo científico y tecnológico es obra de la oferta. Los agricultores no adoptaban tecnología porque no había oferta. Estas instituciones tuvieron un impacto importante. Otro hecho importante de las políticas institucionales a nivel mundial fueron los Centros Internacionales de Investigación Agrícola, una creación de los países desarrollados a través de Fundaciones -Ford, Rockefeller, etc.-, quienes apoyaron y financiaron la idea. Señalemos como los más importantes el CIMMYT en México (maíz y trigo), IRRI en investigaciones genéticas sobre el arroz en Filipinas, y otros 14. Son entidades autónomas, financiadas por consorcios de donantes. Ahora Colombia y el Brasil son miembros del club. A nivel financiero son pequeños relativamente, con un presupuesto de 350 millones de US$ (el INTA sólo tiene 150 millones). Pero tienen importancia porque son los que generaron la “Revolución verde”. La Revolución verde consistió en paquetes integrados en torno del núcleo de las nuevas variedades, pero que incluían condiciones de producción, fertilizantes, riego. Permitieron duplicar la producción agrícola. También permitieron que la India, China y Pakistán, que habían tenido siempre problemas

156

Ciencia y Tecnología en América Latina

de seguridad alimentaria, pasaran a ser exportadores. La mitad de la población hubiera pasado hambrunas sin la revolución verde. El mundo sería muy distinto hoy. La revolución verde no fue sólo obra de estos centros. Los INTA tuvieron también un papel importante. Esa revolución productiva estuvo apoyada centralmente sobre tecnología de biología y genética, complementadas con tecnologías químicas. En la Argentina hubo un componente importante de mecanización, pero en China, la India, Vietnam, fue todo manual: las explotaciones eran de 1 y 1,5 hectáreas: no hubo mecanización. Los años ‘90 en América Latina trajeron paquetes de reformas económicas importantes que tuvieron el mérito de estabilizar las economías y detener la inflación. Además, debido a la apertura hubo una modificación de los precios relativos de los productos con relación a los insumos, que permitió una expansión productiva. Esta expansión de la producción, que ocurrió por igual en toda América Latina, ha estado apoyada por un mayor uso de insumos tecnológicos, debido a la profundización de las siguientes dos etapas. Desde el punto de vista de la política científica y tecnológica agrícola, hubo un impacto dramático. Una vez que las tecnologías dominantes dejaron de ser las mecánicas y pasaron a serlo las biotecnológicas (concentradas en las empresas transnacionales -ET-), la tecnología deja de ser un bien público y empieza a ser apropiada privadamente: los agentes principales son empresas y laboratorios privados. En los últimos años, los INTA/INIAs han pasado a ser oferentes relativamente menores, mientras que eran relativamente mayores en los ‘60. Los asesores tecnológicos de las empresas agronómicas (intermediarios, vendedores o concesionarios) son los agentes principales.

4.1.3.4. Cuál es la situación actual de América Latina
Se está conformando bastante rápidamente un sistema institucional de oferta tecnológica de muchos actores, bastante heterogéneos. Las universidades fueron importantes en algunos países, luego desaparecieron, ahora lo vuelven a ser: en el Brasil lo son y en la Argentina empiezan a serlo. La evidencia sugiere que la investigación CyT es aún muy baja: 0,5% del PBI agropecuario (recordemos que la meta de UNESCO era al menos 1%). Los competidores de la Argentina (Canadá, Australia, Nueva Zelandia) gastan 3%, los Estados Unidos 2%. En América Latina, de esa inversión el sector público es el que más aporta (70% a 80%). En la OCDE es sólo 50%. Esto, que marca una primera diferencia, es notable, porque a pesar de la importancia mencionada del sector privado, el sector privado invierte poco: es que la tecnología que usan en América Latina se desarrolla en Montpellier o en la Universidad de California. Esto es más notorio aún en el sector agroindustrial, donde las nuevas tecnologías se introducen a través de la inversión extranjera directa (transnacional), que invierte muy poco aquí en I&D. Es decir que hay una asimetría entre quién hace el gasto y quién es el actor en las etapas finales del proceso del cambio tecnológico agropecuario. Otro elemento: la inversión pública empieza a ser bastante ineficaz. La inversión de la universidad también lo es, relativamente. En primer lugar no es mucha, no tiene economías de escala y está desarticulada de las necesidades reales de la economía. Esto tiene que ver con la organización de las universidades. Hay pocas que tengan programas de investigación y estén gobernadas por intereses de la propia comunidad científica. Esto hace que sea

157

Universidad Virtual de Quilmes

una comunidad desarticulada y con pocos recursos, y que llega a pocos resultados tecnológicos y aun científicos. Un segundo punto tiene que ver con el hecho de que la mayor parte del gasto se hace en las instituciones públicas. En la Argentina, el Brasil, Colombia y el Uruguay, la mitad del gasto nacional va al INTA (y similares). Tal vez no en Chile y tampoco en Costa Rica, donde la Universidad es el elemento central. ¿Qué pasa con los INTA/INIAS? Han tenido un proceso de envejecimiento institucional y se han quedado sin mandato. Quedaron en las etapas agronómica y genética. Pero el dinamismo ahora está en los insumos. Y, finalmente, a través de los insumos se hace agronomía. Ahora voy a Carhill, donde te dan el paquete completo. O sea, que aun en lo agronómico el INTA se queda sin libreto. Y ahí ocurre que empieza a perder la orientación. El gasto de 150 millones del INTA, 350 millones de EMBRAPA del Brasil, 10 millones del Uruguay y Costa Rica, se podría poner en otras instituciones. Es necesaria una reingeniería institucional que permita definir con mayor claridad qué es lo que el sector público puede hacer en forma directa. Hay muchas cosas que el mercado o los productores privados de tecnología no van a poder hacer. Éstos van a mercados reales, donde hay muchos usuarios y con capacidad tecnológica: los mercados de cereales, banano, y algunas frutas. Pero hay sectores pequeños y en áreas marginales de los que el sector privado no se va a ocupar. Otra novedad de los años ‘90 es que han aparecido iniciativas de cooperación regional y/o subregional. Los organismos internacionales se han dado cuenta de que hay problemas que se pueden resolver mejor en esa forma. Se han creado redes e instituciones de carácter regional o subregional, que ocupan espacios entre centros internacionales. Por ejemplo, FONTAGRO, creado por el BID: un Fondo al que los países aportan capital, y los intereses se usan para financiar proyectos de carácter regional. Esto permitirá ir conformando un esfuerzo de carácter latinoamericano con dimensión y masa crítica que pueda dar tratamiento a algunos problemas de interés regional. Por tanto, como orientaciones de política CTIA, teniendo en cuenta: • • • • la necesidad de una reingeniería de los sistemas nacionales; la existencia de iniciativas regionales y subregionales tipo FONTAGRO, los Centros Internacionales y la creciente importancia de la empresa privada, en buena parte dominada por la IED de las ET, se requiere mirar el problema desde el punto de vista de la innovación tecnológica. Se requiere de una política que integre la inversión pública, mecanismos de incentivos centrados en la empresa privada e integración internacional.

Hay un conjunto de elementos importantes a subrayar: 1) El rol del Estado, como regulador y financiador. Aun en países con fuerte inversión privada, el Estado todavía participa con el 50% del financiamiento. Existen áreas de investigación como la ciencia básica, la conservación de los recursos naturales, los bienes públicos y la atención a problemas que requieren soluciones tecnológicas a las que no se llega por el mercado. Las reglas y normativas tienen que ser claras y patentes, la financiación tiene que ser tal que pueda orientar el gasto.

158

Ciencia y Tecnología en América Latina

2) El financiamiento debe venir no sólo del tesoro, sino de otras fuentes: tasas a exportación, fondos, etcétera. Debe distribuirse a través de fondos competitivos basados en la calidad y en la pertinencia 3) En la estructura institucional, hay que hacer una reingeniería. Vincular más los INTA a las Universidades. El Brasil está yendo por este camino. 4) Tiene que haber incentivos económicos a los utilizadores de la tecnología: crédito fiscal, créditos blandos, subsidios. Es necesario incentivar a las empresas a través de esto a que hagan I&D y adopten tecnología.

Sobre la reingeniería institucional. El Estado debe tener un fuerte papel financiero y normativo, pero no ejecutar. Los ejecutores tienen que hacer ejecución y no política, y a la inversa. De lo contrario se crean corporativismos, que es el problema de CONICET. No hay capacidad de evaluar la propia acción. ¿Cuál fue el problema de los INTA? Se crearon como instituciones semiautónomas, lo que generó una fuerte cultura institucional. Por su tamaño requirieron una estructura vertical, con 3 o 4 niveles de gerencia. Pero resulta que un buen investigador no puede tener un jefe. Las instituciones obligan a una estructura institucional homogénea y monolítica. Además, no es lo mismo I&D que extensión, ni los cereales son lo mismo que las frutas. Los INTA/INIA fijan prioridades ellos mismos. Pero se hace mal, con enormes rigideces. Las instituciones tienen que ser pequeñas, flexibles, homogéneas, por rama, para que la iniciativa del investigador no se ahogue. Chile quiso privatizar, pero hicieron al revés de lo que se debe hacer: privatizaron el financiamiento e hicieron estatal la ejecución. Otro error lo cometió Inglaterra: todo el financiamiento fue a fondos competitivos. Pero esto crea muchos baches, y existe el problema de la formación de los recursos humanos, que esos fondos no pueden resolver. Debe haber tres bolsillos: • instituciones pequeñas y regionalizadas y autónomas en lo posible desde el punto de vista legal; • un acuerdo para destinar un 30 o 40% de los fondos estatales totales al funcionamiento de las instituciones; • otra parte de los fondos competitivos, tipo la Agencia (FONCYT), orientado a la satisfacción de las necesidades del sector privado y de los usuarios. En Colombia ha habido otra experiencia interesante: privatizaron su INTA, creando una corporación con un Consejo Directivo con participación pública y privada. Pero no aseguraron el financiamiento institucional. Viene de año en año. Pero inventaron algo ingenioso, fondos parafiscales o tasas (no impuestos), con el acuerdo de los contribuyentes. Estos fondos son por producto agrícola y los contribuyentes participan en evaluar cómo se gasta. El Uruguay tiene un mecanismo especial, inspirado en la tasa que tenía antes el INTA de la Argentina (1,5% de las exportaciones agrícolas): en el Uruguay es el 0,5% de las ventas y el Estado se compromete a poner otro tanto. En la Argentina, dicho sea de paso, la tasa fue suprimida por Cavallo, quien impuso la caja única. Pero es un buen método, porque da compromiso y derechos a los productores.

159

Universidad Virtual de Quilmes

4.1.3.5. Situación particular de la Argentina
En la década del ‘90 hubo un proceso de modernización muy profundo, particularmente en la pampa, pero también en vino, arroz, poroto (Salta). La producción pasó de 30 millones a 60 millones de toneladas. La Reforma también sacó aranceles a la importación. Esta modernización implicó una caída de precios. Luego aumentaron a fines de 1996 hasta mitad de 1998, y cayeron al final del 98 y 99. Se estabilizaron y hubo un ligero aumento en 1999. Simultáneamente, la modernización trajo consigo un aumento dramático de la productividad del trabajo. Pero esto se hizo en ausencia de una política C&T. Fue un correctivo del marco económico y se hizo sobre la base de conocimiento disponible en el país y tecnología disponible afuera, lo que comienza a agotarse ahora, por lo que es importante que haya una política C&T que genere conocimientos autónomos. Lo que hizo el Plan Nacional (Plurianual) de Ciencia y Tecnología de la gestión del secretario Del Bello, y en particular el componente agroindustrial, es precisar, en tres o cuatro propuestas específicas: • Apoyar la reingeniería institucional, incluyendo a las universidades (véase punto 3) y la estructura de financiamiento, sobre la base de dos componentes principales: un apoyo institucional y fondos competitivos (los que incluyen además el FOMEC, importante por el apoyo que brindó a las universidades, y también porque las ayudó a aprender a formular proyectos); • Definir prioridades nacionales: formalmente, se seleccionaron 8 (luego 11) cadenas agroindustriales. La idea central residía en que el país tiene baja capacidad de invención y hay unas tecnologías que podemos adoptar. Pero el sistema productivo tiene características especiales, con problemas específicos. Por ejemplo, el sistema lácteo no es como Nueva Zelandia (todo pasto) ni como el de los Estados Unidos (granos); es mixto, granos y pastos. Los problemas específicos dados por esto nadie los va a resolver más que nosotros. Alguien tiene que tratar de identificar los problemas que hacen a la producción nacional. • Crear el sistema de CTI institucionalmente: armar la coordinación de instituciones CTI y del sector privado. • Finalmente, una propuesta de incentivos económicos, que es común a todo el conjunto institucional creado en el marco del Plan (Agencia).

Comentarios finales sobre la situación argentina y el Plan. La Argentina está a la cabeza de América Latina en cuanto a ideas sobre reingeniería. El Plan ha mostrado que hay un compromiso de la comunidad para que se siga en esa dirección. La sola participación del sector privado es insuficiente, y ésa es la debilidad principal del Plan. El secreto de Chile fue una gran inteligencia en organizar mercados internacionales, definir productos para exportación, sobre la base de lo cual restructuraron el sistema productivo para satisfacer la demanda. A continuación intervinieron los organismos responsables, y desde ahí demandaron la tecnología. Hicieron convenios

160

Ciencia y Tecnología en América Latina

con la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA, el líder tecnológico mundial, junto con Montpellier). Conclusión: Casi todos los ejemplos de éxito arrancan con la demanda. FIN ICONO

4.1.4. La informática en América Latina 4.1.4.1. Nota introductoria
Este apartado está basado en la desgrabación de la clase especial dictada por el Ing. Roberto Zubieta para este mismo curso, en la modalidad de la Maestría presencial, en el I Semestre de 1999. La responsabilidad de esta presentación es de los autores del apartado. Se presentará el tema a partir de la experiencia del autor en el desarrollo de la informática en la Argentina, y a continuación se hará una comparación entre los casos de la Argentina y el Brasil. La óptica será por tanto la de quien ha participado en el desarrollo de la industria y la tecnología nacional, implementando políticas, y posteriormente, en esta década, trató de formular las políticas en las nuevas y difíciles situaciones que le ha tocado transitar a este país.

4.1.4.2. Aclaraciones conceptuales
La informática es parte de una disciplina más general: la electrónica, es decir la utilización de corrientes eléctricas muy débiles a efectos de comunicar y procesar información. Lo que se va a decir aquí estará aplicado al todo. Ahora, en Francia se llama Informática a algo muy general: el procesamiento de datos puros. En un momento determinado se va confundiendo con la comunicación. Ahora se hace ya muy difícil separar las dos cosas. Por ejemplo, en las redes como Internet, se mezcla todo. Estamos viviendo los coletazos de departamentos estancos en los que se quiso encasillar las disciplinas y que ahora dejan de serlo. La física, el electromagnetismo y la física de sólidos no hacen distingos en esto. El teleprocesamiento significa precisamente esto: traer de la distancia. Esta convergencia tuvo lugar hace 5 ó 6 años con la radiodifusión: con cable y sin cable. Ahora viene la tercera: se va a poder hablar desde su escritorio con un celular y enviar datos. Estas convergencias han tenido lugar en los últimos 15 a 20 años. Las fronteras ahora se han desdibujado. Lo primero que existió fueron los inventos de Marconi: existía la red telefónica, que era mecánica, a través de una centralita. La radio aportó la posibilidad de que ya no hicieran falta cables, lo que se consigue con una primera generación, la válvula, que permite dominar la fuerza de la materia: mandar información de un lugar a otro (información es también la palabra hablada, un código, etcétera.). El morse se podría hacer en forma más eficiente si se aplican las características de las cargas eléctricas, de un lado a otro: los electrones de dentro de las ampollas las utilizan para reproducir en otra parte la información, a través de un código. En aquel entonces había límites, sobre todo el del tamaño: aún no se podía comprimir. Además, las lámparas se rompían, fallaban y consumían mucha energía.

El Ing. Zubieta, quien se recibió hace 38 años, hizo investigación en la Facultad de Ingeniería de la UBA, en el área de microelectrónica. En el año ‘66 dejó la Universidad y trabajó en la actividad privada en fábricas. Participó de la experiencia electrónica de FATE, para el desarrollo de equipos de computación. Posteriormente, en EL Brasil trabajó en EBRA, también una empresa de comunicaciones e informática. Ahora es profesor en los temas Política de comunicaciones y desarrollo industrial.

161

Universidad Virtual de Quilmes

El segundo paso es en 1946, con el transistor. Consume menos, es más pequeño, puede hacer mucho más que la válvula. Siguió rigiendo por 15 años. En 1961 aparecieron los circuitos integrados: se pudieron meter muchos transistores en una pastilla que se empaqueta en un semiconductor. La primera computadora, ENAT, tenía 100.000 válvulas. Hay un efecto de compactación, se hacen más confiables (se descomponen menos) y aumentan los parámetros (frecuencia, inmunidades). La cuarta generación aparece en 1971. Se ponen millones de bytes: un celular es mil veces mas fuerte que los 10.000 bytes de la primera computadora. La PC doméstica tiene 4.000 millones. Hay una loca carrera de la informática (electrónica). Es una especie de blanco móvil. Otro hecho tecnológico: no son sólo los componentes activos los que generan procesos. También está la optoelectrónica. Primero por la fibra óptica: es como el cable de cobre, pero tiene tres características: menos desgaste (atenuación), más velocidad (se pueden enviar muchas más comunicaciones que con el cobre): el ancho de banda del cobre es muy pequeño. Hay también menor costo. El cable óptico no se maneja con electrones, sino con fotones: la capacidad de procesamiento pasó de 10 millones de operaciones por segundo a mil millones, lo que va a generar una serie de revoluciones y mayores capacidades de operar con las máquinas. Estamos además en el borde de la inteligencia artificial, para lo que la informática está en la necesidad de generar nuevas estructuras, nuevas arquitecturas. Se vienen además nuevos “break-throughs”, como la fusión de biotecnología y microelectrónica, la utilización de DNA, que ampliará en órdenes de dimensión impensados la capacidad y velocidad de la computación. El software y las arquitecturas tendrán que ponerse al día, como hasta ahora se han ido complementando los distintos aspectos que hacen a esta rama de actividad: hardware, software, materiales, miniaturización...

4.1.4.3. Algunas consideraciones sobre la industria
Un análisis de la historia de esta industria, desde la telefonía (telégrafo, radiotelegrafía, etc.) y su mezcla con la electromecánica, luego reemplazada por sistemas electrónicos, nos muestra como una constante la necesidad de bajar costos. Ha habido por eso una lucha, facilitada por el rápido cambio tecnológico, y un cambio de empresas. Unas pocas son las que continúan: Siemens, Ericson, GE inglesa, Marconi, IBM, Westinghouse, RCA. Lo han podido hacer porque han atendido las necesidades del cliente. Las que pierden la oportunidad de dar el cambio tecnológico caen, como Olivetti, que dominaba muchos mercados. Perdió el tren en el paso de la electromecánica a la electrónica. En contraste, se generan nuevas empresas gracias a la afluencia de capitales. La mayoría de las empresas que hacen componentes, tienen menos de cuarenta años. Hay pues un proceso de creación/desaparición de empresas que surgen más por “break-throughs” tecnológicos que por manejo empresarial. Más bien, de esta industria surgen en la práctica (ya desde los ‘60) muchos “break-through” organización ales: “Just in time”, Calidad Total (Total Quality Management, TQM). Se acortan los tiempos de desarrollo y los ciclos de vida de los productos, con lo que empresas con políticas comerciales que no se adaptan al cambio (IBM con su política de “ella o nadie más”) se irán agotando.

162

Ciencia y Tecnología en América Latina

Seguirá siendo importante la interacción con los gobiernos. En Occidente siempre ha sido muy fuerte, aun en los Estados Unidos, donde el Departamento de Defensa y la NASA a través de sus compras y contratos han subsidiado el sector. Un ejemplo de esto es el consorcio SEMATEC, creado entre la industria de semiconductores, el Pentágono y otra agencia del gobierno, para desarrollar procesos de fabricación. Se atribuye a los trabajos de este consorcio la capacidad de la industria americana para reconquistar el primer puesto como productor mundial de semiconductores, que le había sido arrebatado por el Japón durante unos años a fines de los ‘80. En Alemania, los Länder y los Bancos se unen para apoyar a la industria. Es importante la experiencia del Japón y de Corea: arrancaron produciendo primero por licencia o por ingeniería reversa (copia), en los primeros años además con mano de obra muy barata, con lo que adquirieron tecnología de producción. Además, comenzaron con los productos más simples (la grabadora) y de ahí pasaron a productos de mayor complejidad, hasta los semiconductores: ahí pararon. A partir de lo más fácil, generaron capacidades y acumulación para lo siguiente. Y lo hicieron con ayuda del Estado: el Japón con el MITI y Corea con el KIST. Hong Kong y Singapur se quedaron en la reverse engineering y algún tipo de productos. La estrategia del Japón y de Corea de empezar por lo más fácil y desde allí pasar a productos más complejos fue la estrategia seguida por Texas Instruments y que intentaron imitar el Brasil y sobre todo la Argentina, en el caso que analizaremos a continuación.

4.1.4.4. Informática en América Latina: la Argentina y el Brasil
En la Argentina hay una larga tradición de la industria electrónica, que, por avatares de la historia, ha llegado a la extinción. En la década del ‘30, dentro del proceso de industrialización, hubo en América Latina un desarrollo de lo que se llamó electrónica industrial: control de motores, soldaduras, válvulas, con la influencia de Siemens, especialmente en lo que se llama producción electromecánica. Durante y después de la Segunda Guerra, Siemens quedó fuera del mercado, dejando el paso a Standard Electrics y RCA. Con Phillips ocurrió algo que la trajo a playas americanas. Los nazis invadieron Holanda, dispersando a los investigadores de sus laboratorios en Eindhoven, algunos de los cuales vinieron a la Argentina, donde se contrató a algunos de sus mejores matemáticos, así como los que podríamos llamar “protoelectrónicos”. Durante la guerra, generaron productos y patentes. Luego ese intento fue destruido y estas personas fueron a otros sectores o regresaron a su país. Cuando Siemens se recupera, ha aparecido ya la electrónica de consumo: radios, grabadoras, etc. Hasta fines de los ‘60 en este sector la Argentina superaba al Brasil, con firmas como Winco, Noblex, Tonomac, que hicieron desarrollos propios. Había también electrónica industrial para equipos, control, etc. Era un camino que funcionaba. En procesamiento de datos, IBM era líder, con otra empresa inglesa, la Lawson. Más adelante se hará referencia al intento del Proyecto FATE 69, truncado por la política de Martínez de Hoz y del Proceso. En comunicaciones siguió habiendo industria, hasta su derrumbe en el ’90, con la excepción de Siemens, con una planta que ahora es muy competitiva a escala mundial.

Lectura recomendada Para Argentina se recomienda leer el libro de Daniel Azpiazu, Hugo Notcheff y Alejandra Herrera, La industria electrónica en Argentina”, FLACSO. También el de Azpiazu, Daniel; Basualdo, Eduardo y Nochteff, Hugo, La revolución tecnológica y las políticas hegemónicas. El complejo electrónico en la Argentina, Legasa, Buenos Aires, 1988. Tanto para la Argentina como para el Brasil, se recomienda la lectura de Adler (1987), de la bibliografía complementaria, capítulos 9 (“Argentina´s Aborted Venture into Computers in the Mid-1970s”, pp. 223237) y 10 (“Brazil´s Domestic Computer Industry”, pp. 238279).

Durante la guerra, se reunieron en Madrid las grandes empresas del sector de los dos bandos y acordaron no bombardear sus instalaciones.

163

Universidad Virtual de Quilmes

En el Brasil la evolución ha sido más caótica. En comunicaciones, el nivel ha sido semejante al de la Argentina. Hubo poco desarrollo en electrónica industrial. En electrónica de consumo, en cambio, hubo desarrollos, pero por parte de las transnacionales. Ahora, en cambio, la producción del Brasil debe ser cinco veces mayor que la de la Argentina. En los años ‘70, hubo una política industrial, como en la Argentina con FATE, pero a nivel país. En la Unidad siguiente, se hará una referencia más detallada al “Parque Informático Brasileño”. Como en la Argentina, en aquellos años, la brecha informática con la frontera mundial (el gap) era de 5 ó 6 años y había posibilidades de ir acortándola. El seguimiento de la literatura permitía hacerlo. También como en la Argentina, la industria y la política informática se nutrió de investigadores que salían de la Universidad, que fue un centro de concepción tecnológica y estratégico de gran importancia. En el Brasil, los graduados del ITA (Instituto Tecnológico Aeronáutico) fueron quienes iniciaron el proceso de Informática. Salieron al exterior a perfeccionarse y volvieron -algo muy común en el Brasil- para seguir trabajando. Un aspecto importantísimo del Brasil fue la clase dirigente: la oligarquía agroexportadora “se puso la camiseta” industrial e impulsó la industrialización y el desarrollo de este sector. En la actualidad, al cancelarse la política informática, el desarrollo local de la microelectrónica se ha desplomado: se cortó la protección a una velocidad que la industria local no pudo soportar, como ocurrió en la Argentina en el caso FATE, que veremos a continuación. Un problema importante para el desarrollo de la microelectrónica en América Latina y en el MERCOSUR es que no hay complementariedad productiva entre el Brasil y la Argentina. Las empresas transnacionales (ET) tienen internas que hacen muy difícil que funcione una cierta complementariedad, como ocurrió, aun con todas las dificultades, en la industria automotriz.
Lectura recomendada Dr. Roberto Zubieta, clase dictada en la Maestría Presencial en la que se basan los puntos anteriores Adler (1989), capítulo “Argentina´s Avorted Venture into Computers in the Mid1970´s”.

4.1.4.5. Un caso particular: el caso FATE
FATE siguió la estrategia adoptada anteriormente por Texas Instruments, el gran líder de los circuitos integrados durante 20 años: ir de lo más simple a lo más complejo. De la calculadora de mesa a productos más sofisticados. También se decidió no recurrir a empresas extranjeras, a excepción de casos muy particulares. Por otro lado, hubo una inversión notable. Asimismo, se decidió tomar una línea y no salirse de ella, desarrollando todo en una estrategia de integración vertical por etapas sucesivas. Con respecto a la distribución también se optó por una estrategia de distribuirse escalonadamente y poco a poco por todo el país, y descentralizar la distribución y los servicios a través de distribuidores. Finalmente, se llegó a exportar hasta el 30% de la producción. FATE tuvo facilidades gracias a la política de promoción industrial, que permitió la importación de componentes sin recargo. En el sector de calculadoras de mesa y en el de calculadoras de mano -el break-through de los ‘70 y precursor de la computadora personal (por la tendencia que inició a la miniaturización)- FATE llegó a vender 70 millones, lo que le permitió dominar el 60% del mercado nacional. La calculadora, pieza clave de la estrategia, estaba pensada como una PC: se encontraban 6 meses o un año detrás de la frontera mundial, mientras el

164

Ciencia y Tecnología en América Latina

Brasil, con un desarrollo más abarcativo a nivel de política sectorial, tenía un rezago de 3 o 4 años. En FATE el rezago mayor era en sistemas de documentación (“Engineering change orders”). En sistemas de calidad estaban “state of the art”. En sistemas de producción estaban también un poco alejados (de 2 a 3 años), aunque habían desarrollado un cierto nivel de automatización. En el aspecto comercial, se seguían las mismas técnicas del resto del mundo. FATE tenía una oficina en los Estados Unidos, donde diseñaba sus propios circuitos integrados. En un año redujeron de 150 a 7 la cantidad de circuitos integrados que se usaban en la calculadora (ya se utilizaba el CAD). La pieza maestra de la estrategia residía en el paso a la computadora personal. Comenzó a desarrollarse, y cuando faltaba la prueba Alpha, cuando apenas faltaba un 20% del Programa, ocurrió la catástrofe: con el Proceso, y aún un poco antes, pero ante la ola neoliberal que se acercaba y se puso en marcha finalmente durante el proceso, los dueños de la fábrica decidieron abortar el programa.

4.2. La Biotecnología
4.2.1. Introducción
En este apartado se tratará otro sector de importancia en América Latina: el de la Biotecnología, cuya potencialidad hoy nadie pone en duda por las posibilidades que estas técnicas ofrecen para dar valor agregado a los productos primarios de la región y con una buena base científica y académica en ella, por la tradición de las ciencias biológicas y de la salud. Este apartado, como el anterior, que trató de la situación de América Latina en otros dos sectores importantes (agropecuario e informático), y como también se dijo en la Introducción respectiva, trata de ofrecer una introducción a la problemática básica que se le presenta a América Latina para el desarrollo de la investigación y el desarrollo tecnológico en este sector. No pretende ser, por tanto, una presentación completa de la situación: no hay datos estadísticos ni detalle de instituciones e instrumentos de política. Algunos de estos detalles se encuentran en la bibliografía que se propondrá, tanto en la obligatoria, que es parte del curso, como en la complementaria. Pero se piensa que lo fundamental en esta materia es brindar al estudiante una visión general de los problemas, que le ayude a desarrollar una capacidad de análisis para el diagnóstico de las situaciones y la discusión de posibles políticas y estrategias alternativas.

4.2.2. Antecedentes
El estudiante deberá haber trabajado todos los materiales del curso, en particular de la Unidad 1, que dio una caracterización general de la región, y la Unidad 3, que trató la evolución del cambio tecnológico en América Latina en las últimas décadas y en particular de la situación industrial, que se podrá comparar con las características propias de los dos sectores, muy disímiles por cierto, que se analizarán en este apartado.

165

Universidad Virtual de Quilmes

4.2.3. Nudo del problema: Discusión de la bibliografía
La introducción al tema ofrecida en el apartado está basada en la desgrabación de la clase especial dictada por el Dr. Alberto Díaz (Director de la Carrera de Biotecnología de la Universidad Nacional de Quilmes) para este mismo curso, en la modalidad de la Maestría presencial, en el I Semestre de 1999. La responsabilidad del contenido es de los autores del apartado. El apartado presenta en su primer capítulo las características de la Biotecnología, con sus efectos sociales, económicos y políticos. Hemos considerado necesario hacer primero esta caracterización, aunque sea muy elemental, porque se juzga que es imposible estudiar la situación de América Latina en Biotecnología y analizar posibles estrategias y políticas para la región sin tener alguna noción de la tecnología misma.

Este libro es el resultado de una investigación financiada por un proyecto de IDRC del Canadá, sobre la base de encuestas. La investigación se centró en cinco países: Colombia, Brasil, Chile, Argentina, y Uruguay y trató los temas legales, el estado de las ciencias biológicas en estos países y una descripción de las empresas de biotecnología.

En el segundo capítulo se analiza la situación en América Latina, haciendo hincapié en algunos puntos; información más específica y algunos datos cuantitativos se encuentran en el capítulo que figura como bibliografía obligatoria. Se trata del capítulo I del libro Biotecnología en América Latina (1996), de Bibliografía obligatoria), un trabajo de investigación coordinado por Carlos Correa y Alberto Díaz. El capítulo hace un análisis de la situación de los países latinoamericanos en Biotecnología

Aunque el trabajo es del año 1996, la situación actual es básicamente semejante a la de entonces.
Se recomienda la lectura del conocido libro de J. Rifkin, The Biotech Century.

4.2.4. Características de la Biotecnología 4.2.4.1. La ovejita Dolly y Business Week: ciencia y negocios
Lo mismo que la informática, la biotecnología es importante no tanto por el interés de los productos que hoy se caracterizan como del “sector biotecnología”, sino por su impacto en otros muchos sectores y en nuestra vida misma. Una parte importante de esta presentación se centra en la industria farmacéutica (corresponde a la especialidad y a la experiencia en la industria del Dr. Alberto Díaz) y de la salud, pero también se hará referencia a otros campos, sobre todo la industria agroalimentaria, que en la Argentina tiene más peso y que ha adquirido un peso internacional muy fuerte. Hay algunos países, como Cuba, en que la biotecnología está más orientada al campo de la industria farmacéutica y de la salud. En otros casos, como en Venezuela, la industria farmacéutica no tiene el peso que tienen otras aplicaciones, como las de una empresa importante de biotecnología de ese país -la empresa Polar-, tradicional empresa cervecera pero que se ha extendido a otros productos. En Venezuela la empresa Polar es más que cerveza. Recientemente, el tema de la biotecnología hizo irrupción en el espacio público con la noticia de la ovejita Dolly, que nace como punto de inflexión entre lo que es la investigación y lo que es la aplicación pues ejemplifica que la investigación no es gratuita, que no se investiga porque sí, por cualquier razón;

Se recomienda la lectura del libro publicado por CAMBIOTEC (proyecto apoyado por el IDCR) sobre Prioridades de investigación en Biotecnología en América Latina.

166

Ciencia y Tecnología en América Latina

esto está financiado por una empresa. Cuando se hizo el anuncio de la ovejita, subieron las acciones fuertemente y se logró capital para seguir investigando. Pensar que la ciencia está separada de la producción y de la sociedad es una idea de país subdesarrollado. En ninguna parte se lo considera así. Un síntoma de la importancia de la biotecnología en el mundo moderno es que las noticias importantes del sector se pueden leer cada vez más en Business Week y menos en Science (hay que seguir leyendo Science, por supuesto, pero los alumnos que estudian tecnología deberían leer más el Bussines Week). Hoy no hay ya separación entre ciencia, tecnología, industria, política, negocios, y aunque resulta más fácil percibirlo en las ciencias sociales, en las demás ciencias ocurre lo mismo. Un artículo de Business Week de abril del ‘99 compara la Biotecnología con la Revolución Verde.

4.2.4.2. ¿Qué es la Biotecnología?
Si hablamos, como en el caso de Dolly, del impacto que tiene la Biotecnología en la producción agropecuaria, en los alimentos, o en la producción de alimentos, drogas y materiales, su importancia reside en que, gracias a ella, las plantas no serán sólo plantas para comer, como estamos acostumbrados. Van a ser plantas para fabricar cualquier cosa; grosso modo, y como aproximación, esto es la biotecnología. La Biotecnología es vieja porque es hacer yoghurt, vino, cerveza. Pero es nueva porque el cambio fuerte se da después de mediados de los ‘70, cuando se comienza a manejar la información genética, que es la base de la nueva biotecnología. Esta información genética puede ser aislada, puede ser conocida, puede ser mezclada; la evolución de esta técnica ha hecho que nosotros, desde moléculas independientes, lleguemos a hacer organismos animales, desde los más simples a otros cada vez más complejos. No hay en la naturaleza una materia que produzca, por ejemplo, proteínas animales, proteínas nuestras. En cambio, con el manejo de información genética nos vamos hacia atrás en la cadena de la vida y podemos alterar la evolución. Históricamente, el primer gran producto de la biotecnología desde el punto de vista industrial fue cuando se combinó un gen humano con una bacteria -que es algo muy lejano a nosotros en la escala evolutiva- y de esta forma se produjeron proteínas nuestras. Eso fue una revolución desde el punto de vista productivo. Es lo que se llama biotecnología nueva. Ahora se aplica la biotecnología nueva a la “biotecnología vieja”. Pero es muy importante saber cómo hacerlo; a veces no vale la pena meterse, porque si vamos a cambiar la cerveza con cosas genéticas, lo probable es que terminemos con una cerveza mucho peor respecto de la que el hombre viene haciendo hace millones de años. Pero esto es así, la biotecnología puede lograr una mejor producción. Ése sería el concepto. El cambio de los años ‘70 surge después de años y años de investigación en ciencias biológicas, específicamente en biomedicina y especialmente en los Estados Unidos, aunque no sólo allí. Esto comenzó en los años 1952 y 1953, con una revolución de las ciencias biológicas y de la biomedicina en investigación, en la que los Estados Unidos estaban invirtiendo cifras siderales, sobre todo en los Institutos Nacionales de Salud (NIH), como lo sigue haciendo. La base fue el descubrimiento del ADN recombinante, que es lo que maneja la información genética. “Recombinante” quiere decir que se juntan los pedazos de un gen, o de una bacteria o de una célula, y se hace lo que se necesita: se

167

Universidad Virtual de Quilmes

Actualmente hay una resistencia y un debate internacional sobre el tema de los transgénicos: la gente se resiste a esto, porque se resiste al uso de algo tratado de esta manera, por el que la leche deja de ser leche, etc. Pero también está el problema de quiénes podrían utilizar esto porque carece de facilidades de producción.

pone en una planta un gen de un insecticida que se saca de algún otro lado, de modo tal que repela a los insectos. Ese manejo -el traspaso de un gen de un lado a otro- se llama tecnología de ADN recombinante, y es lo que provocó el cambio esencial en lo que hoy llamamos Biotecnología. Después vino el descubrimiento de los anticuerpos “monoclonales”, por el que César Milstein sacó su premio Nobel hace 15 años. Básicamente es lo mismo; lo que hizo Milstein fue tratar de sacar un pedazo de DNA de un lado y otro pedazo de DNA de otro y combinar células que combinarán los DNA. Pero en este caso lo que produjo fue un anticuerpo, que es lo que nosotros producimos espontáneamente cuando nos infectamos. Estos anticuerpos se producen en animales y es una mezcla rara de anticuerpos; los que se trabajan en la industria son más complicados. Se producen en un calentador, en un aparato industrial, no en un animal, de modo que se los pueda usar en la medida en que se los necesita; esto es una revolución enorme, tan es así que actualmente está siendo aplicada extensivamente en el diagnóstico médico. Es además un negocio de cientos de miles de millones de dólares. La Biotecnología es una de las tecnologías más integrales (como la informática), es una tecnología multidisciplinaria. En ella confluyen disciplinas técnicas con temas de las ciencias sociales, como el derecho, las patentes, la ética y la gestión, fundamentalmente. Para mostrar con dos ejemplos la complejidad de la biotecnología industrial: las moléculas que maneja la industria farmacéutica tradicional, por ejemplo las que bajan el colesterol, los antihipertensivos o la aspirina, son moléculas pequeñas y simples, fáciles de hacer para un químico. Las que hace la biotecnología son proteínas. Para que tengan una idea de la dimensión, si una aspirina tiene un peso de 0,500, las proteínas más chicas son de 5.000. Son relaciones de dimensión de 10, a 20, a 50, a 100 veces más grandes: esto da una idea de la complejidad de la Biotecnología. En la insulina podemos ver otra de las diferencias entre la producción tradicional y la biotecnológica. La insulina se fabricó siempre, desde los años ‘20 en que se la estudió, en el páncreas de animales (chanchos y vacas); la Argentina sigue produciendo así y otros países del mundo también. Eso depende de que uno tenga esos animales y la capacidad de producción está regulada por la cantidad de animales que tengamos. Además, es insulina animal, no humana; hay diabéticos que no se pueden inyectar la insulina de vaca, deben inyectarse la del cerdo, que es más parecida a la nuestra que la bovina. Con la biotecnología fabrico la cantidad que yo quiero: si tengo una población de 30 millones de habitantes hago un fermentador de 1.000 litros y si tengo una población de 100 millones hago 10.000 litros y así me independizo y además lo hago humano, igual a la que ya tengo, lo que antes no se podía hacer. Es un cambio radical. Desde ahí podemos fabricar todas las proteínas que queramos. Esto es como lo elemental de la biotecnología, de fines de los ‘70. En diagnóstico pasa lo mismo: todos los diagnósticos que se van a hacer en laboratorios de análisis clínicos van a usar anticuerpos monoclonales. Todo lo que hemos dicho de la salud humana ocurre también en la salud animal, por ejemplo una hormona de crecimiento del bovino, que provoca que en la vaca lechera la producción de leche aumente un 30%, con lo que esto implica en el costo de producción, etc. A esto se añade el tema de los animales y plantas transgénicos. Por ejemplo, respecto de los peces, hay peces transgénicos, peces más grandes, salmones más grandes, o con características nuevas.

168

Ciencia y Tecnología en América Latina

En agricultura, la revolución de este momento, la Argentina hoy tiene una producción de soja de 70% de plantas transgénicas, plantas a las que se les introdujo un gen que no tenían y que las hace resistentes a los herbicidas. En el Canadá está pasando lo mismo. Esto tiene un impacto muy grande en la economía y en la producción. El que tenga la tecnología va a dominar los procesos de producción, y esto está ligado con el tema de los alimentos y las semillas. Otro ejemplo: las enzimas son proteínas usadas como fármacos en la industria, por ejemplo en la industria de la leche, para hacer quesos y yoghurt. Antes teníamos el cuajo, la biotecnología permitió producir la enzima sola, sin mezclas; ya no se necesita usar el cuajo, con todo lo diferencial que trae consigo. Eso permite trabajar en normas de calidad, tomar controles y tener así los procesos normalizados (“estandardizados”) y sistematizados. La biotecnología coloca a la biología casi en el rango de una ciencia exacta como la química, medida, reproducible, etc. La biotecnología se usa en muchas industrias, en jabón de lavar, detergente (porque tienen características resistentes a altas temperaturas, a altas presiones como antes no se podían hacer), en materiales, en minería, en química, en energía: por esto se la llama una tecnología horizontal, porque atraviesa todos los sectores de la producción.

En resumen, la biotecnología pasó por dos etapas básicas: 1) Reemplazo del método de producción: por ejemplo, el logro de la insulina humana. La insulina es un medicamento que existía, se mejoró la producción (en lugar de producirla en los animales se produce en la fábrica); además, se obtuvo insulina humana, que nos permite trabajar médicamente mejor que con la animal. 2) Producir medicamentos (productos en general) que antes no existían. Un ejemplo es la eritropoyetina, que permite aumentar la presión de glóbulos rojos, muy importante para la anemia y para los enfermos renales, los que se dializan, que tienen afectado su riñón y no llevan una vida normal porque están anémicos. La eritroproyetina les permite hacer vida normal, no están curados pero hacen una vida normal hasta que tengan un transplante. Hay muchas más aplicaciones, pero ésa no existía, es una molécula muy difícil de hacer.

Por ejemplo, producir copias de la tela de araña o del gusano de seda, polímeros. Hubo recientemente un concurso de la Dupont, que habían clonado tela de araña, para producirla masivamente. También se están desarrollando adhesivos clonados de los moluscos (aunque todavía no se producen porque faltan aspectos de costo y comercialización). También en envases biodegradables, hechos con biopolímeros: se introduce un gen en una planta. Monsanto los produce para el shampoo y en el Brasil COPERSUCA.

Hay una gran cantidad de medicamentos, de vacunas, etc., que no se podían producir o que se producían con riesgos (por ejemplo, la vacuna de la hepatitis, que se producía sacando sangre a los enfermos, aislando el virus y luego inyectándolo, y esto era antes del SIDA, con el SIDA el tema es aún más grave). En cambio, con las técnicas de ingeniería genética se aísla el virus, se le saca el DNA o el RNA y con eso se tiene la información genética que permite producirlo en laboratorio y sin riesgo, lo cual sirve para cualquier vacuna, si bien esto no es tan fácil como parece. Otro tipo de posibilidades son las terapias genéticas: usar el DNA como medicamento. Hasta ahora habíamos visto que pueden usarse las proteínas como medicamentos. Pero puede empezar a usarse también el DNA: poner a la persona que tiene una enfermedad genética el gen que le falta o que tiene transmutado: eso es ingeniería genética, algo así como una especie de

La Argentina tuvo un papel importante en los primeros desarrollos de la eritropoyetina. El primer patrón de medida internacional se hizo con orina de pacientes de Corrientes, que sufrían anemia por una parasitosis propia de esa región. Por supuesto, el desarrollo se hizo en otras partes. Pero en esos momentos había en la Argentina grupos de excelencia trabajando en estos temas. Se perdió una gran oportunidad.

169

Universidad Virtual de Quilmes

transplante de DNA, a nivel molecular, como dijimos que se hace cuando se introducen al cerdo genes humanos para que produzcan tejidos que sean más aptos para la medicina humana. Esto sirve también para los diagnósticos antes de nacer: a nivel de embriones, se pueden producir marcadores, lo cual sirve y se utiliza para diagnosticar enfermedades genéticas durante el parto y se utiliza para que los padres puedan elegir tempranamente el aborto.

4.2.4.3. Biotecnología y ética
Surge una cantidad de cuestiones en relación con la ética. Por ejemplo, con los transplantes desde animales, en órganos más complejos. Actualmente se piensa hacerlos con órganos de los cerdos, que tienen parecido con los humanos. Esto se hace con válvulas cardíacas. Pero en órganos más complejos, hay temor a reproducir una “bomba biológica”: que un virus que es endógeno de un cerdo pase al ser humano produciendo algún daño terrible. Las terapias genéticas están todavía en pañales, falta mucho conocimiento científico para hacer estas cosas, aunque se está trabajando en ello en nuevas empresas y en universidades. El primer ejemplo exitoso de esto es el de la enfermedad de la burbuja. Hay 4 ó 5 enfermos que están siendo tratados con este tratamiento. Son chicos a los que les falta una enzima que es la que permite producir todo ese mecanismo. Se les inyecta esa enzima, pero además a sus glóbulos blancos se les da el DNA que codifica. El tema de la hemofilia es relativamente fácil. Las cosas son más difíciles cuando las enfermedades son más complejas. Otro problema es que las enfermedades genéticas son de bajo mercado. En todo esto hay otro problema ético: ¿qué derecho tenemos a cambiar el gen de alguien que nació así? ¿Vamos hacia una generalización de la selección (por ejemplo, aceptar un nacimiento según el seco, o si no padece tal enfermedad cardiovascular)? ¿Vamos hacia un eugenismo molecular? Hay muchas cuestiones por discutir y resolver, pero acá estamos, en otra etapa revolucionaria de la medicina.

4.2.4.4. Otro desarrollo importante: la bioinformática
Alvin Toffler plantea que la cuarta ola es la unión de la biología y la informática. Los que trabajan en el laboratorio ya veían esto, porque cada vez más los equipos y las formas de trabajar se basaban en la ligazón entre estas dos tecnologías, donde cada vez es más importante lo que se llama la nanotecnología, que consiste en trabajar a un nivel mil millones de veces más pequeño que un metro. A esa escala se junta la informática, la biología con la ingeniería.

4.2.4.5. El Proyecto Genoma humano
Hoy hay un gran debate público en torno al proyecto del Genoma humano, un proyecto que está en estado muy avanzado; se calculaba que podría terminarse hacia el 2003, aunque ahora parece que podría hacerse en el 2001: se trata de conocer todos los genes humanos y esto permitirá conocer el origen genético de muchas enfermedades. También se está avanzando en el conocimiento del mapa genético del tripanosoma crucis, el parásito causante del mal de Chagas, así como de otras

170

Ciencia y Tecnología en América Latina

bacterias, lo que permitirá inhibir estas enfermedades, con alguna molécula que las frene, lo que sería toda una revolución, nuevos productos biológicos, nuevas sustancias farmacológicas combinando proteínas, etcétera. Están también los genomas de otros organismos, como las plantas. Ya se tiene la secuencia de la primera planta, una cosa cercana entre los microorganismos y las plantas, lo que nos permite observar todo lo que ocurre en nuestro sistema nervioso.

4.2.4.6. Los problemas legales de la Biotecnología y de la investigación genómica
Un aspecto importante de la investigación genómica y que está a la orden del día es el de las patentes. La discusión reside en si se puede patentar lo que está en la naturaleza. Nuestra ley, en teoría, lo prohíbe. La primera vez que se patentó, se patentó una bacteria que se come el petróleo, muy útil para derrames petroleros: sirve para degradar petróleo. Es lo que marca la jurisprudencia, en el nombre del científico que solicitó la patente. A partir de allí se originó la discusión de si se puede patentar lo que está en la naturaleza. El primer planteo es que no, pero si hubo intervención del hombre, ingenierización, sí; de ahí siguió la polémica que dura todavía. Hubo una lucha por las patentes a partir del hecho de que secuenciar y descubrir genes se convirtió en una rutina de todos los días. De hecho, se sabe que hay gente que quiere patentar genes aunque se piense que no tienen utilidad alguna, por las dudas algún día alguien descubre una utilidad. Por ejemplo, yo no tengo recursos tecnológicos para estudiar una secuencia pero por lo menos tengo patentado el gen y puedo sacar provecho de él cuando otros lo fabriquen. Al comienzo de la investigación genómica, un investigador, llamado Clay Bender, investigador de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, empezó a hacer secuencias y a patentarlas, aunque todavía no sabía para qué servían. Se armó un escándalo nacional. Watson, que era el director del proyecto, renunció porque dijo que no era ético, ni legal. Los ingleses empezaron a hacer lo mismo, lo que complicó las cosas; luego tuvieron que frenar y no pudieron seguir con ese sistema. El investigador se fue entonces a una empresa privada y patenta genes que sabe para qué sirven. Hoy está en plena discusión la propuesta del presidente de los Estados Unidos y del primer ministro inglés, Clinton y Blair, respectivamente, de que se publiquen todas las secuencias que se vayan descubriendo. El principio parece establecer que sólo deberían patentarse los productos y los procesos en que se utilicen los genes descubiertos, pero no los genes mismos, que son producto de la naturaleza: es decir, sólo el descubrimiento. Pero el hecho es que se patenta todo, se patentan animales, hay varios patentados. Hay uno primero, el clásico oncomouse, el ratón oncológico que tiene un gen que cuando uno le da una sustancia cancerígena se dispara y el ratón hace cáncer, cierto tipo de tumor. Para la investigación en medicina, es algo muy importante. Los animales genéticamente modificados sí se pueden patentar. En algunos sitios se patentan a pesar de que no hay una manipulación, simplemente por descubrirlos. Eso es una gran discusión. Muchos abogados dicen que no patentan el gen sino el resultado de lo que va a ser ese gen, la finalidad de ese gen, pero terminan patentando. De hecho, si se va a usar un gen para algo se tiene que pagar, si es que tiene aplicación industrial. Si se usa para investigación no se paga, pero se patenta, se sigue patentando.

Para estos temas véanse los capítulos correspondientes del libro de C. Correa y otros (1996), de donde está tomada la bibliografía obligatoria.

171

Universidad Virtual de Quilmes

4.2.4.7. Sobre las nuevas empresas de biotecnología
Un efecto importante de la investigación genómica es que está provocando un cambio muy grande en la investigación y en la producción. Cuando hablamos de lo genómico, como son genes, el producto es el gen, y el gen puede ser aplicado o transferido a cualquier parte: entonces se empiezan a borrar las fronteras entre la farmacéutica y la industria agrícola, la química o la que sea. Mi unidad es el gen y lo puedo mantener en una planta, una bacteria, producir química, alimentos, medicamentos o cualquier cosa. Por ejemplo: Monsanto y Novartis están en biotecnología agrícola, farmacéutica y química. Éstas ya empiezan a llamarse, no empresas de biotecnología, sino empresas de ciencias de la vida, donde juntan toda la biología con la química, con la informática, con la sociología, todo. Éste es un campo donde ha habido empresas pequeñas, surgidas del mundo académico, que han revolucionado la biotecnología. Muchas de ellas después han sido absorbidas por grandes empresas, como Monsanto. En el caso agrario no se dio -o se dio en forma más restringida que en otras aplicaciones- el fenómeno de múltiples empresas medianas o pequeñas de alto grado de innovación, como ocurrió en los Estados Unidos y en otros países en el campo de la salud. En el campo agrario surgieron unas cuantas empresas de este tipo pero las grandes reaccionaron a tiempo; además, sometieron todas las pruebas a campo y las fueron tomando ellas y prácticamente el negocio y los desarrollos están en las empresas más grandes, por ej. Monsanto con las plantas transgénicas. Monsanto también compró la empresa que desarrolló el gen terminator, un gen aplicado a las semillas que hace que cuando ésta se resiembra se dispare (como un virus de computadora) y se anule, de forma que hay que comprarla de nuevo. Es el mismo principio de las semillas híbridas. Algunas cifras para ver cómo evoluciona el mundo de la biotecnología en 5 años. Los genes presentados a patente en el año ‘91 fueron 4.060, 5 años después fueron 100 veces más. Los riesgos de las empresas son muy fuertes. Las empresas deben: a) recuperar la inversión (muchas veces no se recupera porque no tienen éxito) b) tener presentes las regulaciones, especialmente los que trabajan en transgénicos, especialmente en alimentos y cosméticos; porque si hacemos un transgénico como en la curación de la enfermedad de los chicos que están en la burbuja, todo el mundo va a aplaudir, pero con la comida (el tomate transgénico) es distinto: la gente no lo compra, de hecho Londres lo retiró del supermercado. En las encuestas de opinión, en Europa hay un 50 a 60% de desaprobación de los transgénicos, los americanos están en un 60%.

En una reunión en Cartagena, Colombia, 145 países votaron que hay que regular el mercado de transgénicos, y sólo 5 países votaron en contra: los Estados Unidos, Inglaterra, Canadá, Chile y la Argentina. La delegación argentina estaba compuesta por empresas, funcionarios e investigadores.

4.2.4.8. La situación de la Biotecnología en América Latina Introducción y bibliografía Hemos dicho en la Introducción general sobre la situación en América Latina que se trata de ofrecer una introducción a la problemática básica que se le presenta a la región para el desarrollo de la Biotecnología. Como también se dijo, el alumno encontrará detalles específicos sobre la situación de la biotecnología en América Latina, particularmente en la Argentina y en el Brasil, en el capítulo I del libro mencionado de Correa y otros (1996), como bibliografía obligatoria. Aunque el libro es de 1996, la situación al día de hoy es prácticamente la misma.

172

Ciencia y Tecnología en América Latina

Algunas cifras generales A continuación presentamos algunas cifras generales sobre la investigación biotecnológica en América Latina y en el mundo, tomadas de una monografía presentada para este mismo curso en el I semestre de 1998.

Alberto Onna y Daniel Molina, “Biología Molecular y Biotecnología. Los nuevos Prometeos”.

“América Latina, según datos oficiales, de las 2.167 compañías más importantes en biotecnología del mundo participa con 62 empresas, es decir con tan sólo menos del 3%, una proporción ínfima si se tiene en cuenta el potencial de riqueza vegetal y mineral con que cuenta, y que la agricultura regional es prácticamente su principal sustento económico. Si se sigue obedeciendo a estos porcentajes, de los u$s 9.300 millones por ventas de productos y servicios que procedieron, en 1995, directamente de la biotecnología, a Latinoamérica, con su escaso 3%, le debe haber correspondido de este monto una cifra inferior a los u$s 279 millones. Asimismo, la inversión acumulada en I&D para biotecnología en todo el mundo, en ese mismo año, fue de u$s 7.700 millones, lo que daría menos de u$s 231 millones en el mismo rubro para América Latina. El capital utilizado en biotecnología en igual año, fue en el ámbito mundial de unos u$s 52.000 millones, otorgándole así a Latinoamérica menos de u$s 1.560 millones. Paralelamente, también en 1995, los puestos de trabajo que originó la biotecnología a escala mundial fueron del orden de los 108.000, de los cuales quedarían en América Latina, menos de 3.240 lugares. Ya para 1996 la generación de fuentes de trabajo derivadas de la biotecnología alcanzó los 140.000 empleos, cifra de la que desglosado su correspondiente porcentaje latinoamericano, llegaría a menos de 4.200 puestos. Para el 2000 se estima que las ventas mundiales por bienes y servicios biotecnológicos treparán a los u$s 80.000 millones, de los cuales a Latinoamérica le tocarían algo menos de u$s 2.400 millones. Pero otras fuentes son mucho más pesimistas, ya que hablan del Sector Diagnóstico de la salud pública como un mercado que obtuvo por ventas en todo el mundo unos u$s 22.500 millones, correspondiéndole puntualmente a Latinoamérica, unos u$s 500 millones, es decir bastante menos del 3% que se viene manejando, que sería de u$s 675 millones. La interrelación de estos datos no trasluce en toda su magnitud la profundización de la zanja condicionante de dependencia y subdesarrollo en la que lentamente América Latina se sigue sumergiendo, a comparación con otras naciones subdesarrolladas que evolucionan en su competitividad en ámbitos científico-tecnológicos e industrias no tradicionales, y que gracias a esto, poco a poco van abandonando esa condición.”

Se hace a modo de ejercicio comparativo, dado que el que se participe con tan sólo el 3% de las empresas, no necesariamente significa que se obtenga el mismo porcentaje en la actividad económicacomercial e inversión, como sería el caso de que el mercado biotecnológico mundial de vacunas y productos biológicos movió en 1996 u$s 2.200 millones, de los cuales América Latina participó con el 11%, es decir, u$s 242 millones.

Un problema que aqueja a la Argentina –y que se repite en América Latinaes el relacionado con el grado de desarrollo que se requiere de las empresas de biotecnología, lo que provoca que las típicas empresas latinoamericanas de biotecnología se reduzcan, en el mejor de los casos, a nivel del diagnóstico, sin poder alcanzar el nivel terapéutico. La barrera fundamental para alcanzar este úl-

173

Universidad Virtual de Quilmes

timo nivel reside en la necesidad de contar con capitales y tiempo para los largos períodos de prueba y de aprobación de los medicamentos (que, en general, deben hacerse según la FDA de los Estados Unidos), proceso que es mucho más rápido por lo que respecta al diagnóstico.

La creación de ELEA tiene una historia muy peculiar. Hubo una epidemia de meningitis que no se pudo cubrir con las vacunas existentes, porque eran de distinta cepa. Cuba ofreció su vacuna, pero el gobierno no permitió la importación, por tratarse de ese país. ELEA fue entonces a Cuba y propuso un acuerdo: importar y vender aquí como producto de ELEA. Más tarde se permitió la importación.

La situación en la Argentina La industria farmacéutica argentina es importante debido a su gran envergadura en términos de producción: por su producto, el mercado argentino ocupa mundialmente el lugar número 10 (hay que destacar que se trata sobre todo del mercado interno, pues la exportación es baja, y que esto se relaciona con nuestra historia, con el tipo de desarrollo de nuestro país y con la “viveza argentina”). Hay un alto consumo y un alto precio. A diferencia de otros países de América Latina, la industria farmacéutica nacional argentina representa el 50%, y ésa es la razón de que la Ley de Patentes aprobada no respondiera a las exigencias de los Estados Unidos, e incluso de que se intente ahora prorrogar los plazos, con el fin de que la industria de origen nacional pueda prepararse para una competencia abierta absoluta. A diferencia de lo que ocurre en la Argentina, en otros países de América Latina -como el Brasil, Chile o México- la industria nacional representa el 20 o 25% de la producción. Las empresas nacionales argentinas producen bien. Los medicamentos son de buena calidad, al menos en las 30, 40 ó 50 empresas mayores y también en algunas pequeñas. Sin embargo, la Argentina tiene en promedio precios que representan el doble que en el Brasil, Chile, México u otros países, lo que significa que nuestra industria farmacéutica ha ido perdiendo su carácter de asistencia social, si bien esto no ocurre sólo en la Argentina, sino también en el Brasil y en general en todas partes. Los laboratorios nacionales afirman que cuando se establezcan las patentes los medicamentos aumentarán el 300%. Es evidente que aunque están vendiendo menos lo hacen con un precio mucho más alto, lo que les resulta conveniente porque obtienen una ganancia mayor. Y esto es posible porque en lo que respecta a los precios de los medicamentos no se trata sólo de una cuestión industrial, sino de la necesidad de modificar la estructura sanitaria en tanto se trata de un mercado cautivo en que están comprometidos los laboratorios y los médicos, y en el que hay un problema de corrupción muy fuerte, tanto en el sector nacional como en el transnacional. Una empresa argentina importante en Biotecnología es SIDUS, que compró a Biosidus (empresa pequeña) y comercializa sus productos. Otra de las empresas nacionales, ELEA, eligió una estrategia distinta: importa productos cubanos, entre otros la vacuna contra la meningitis, y los comercializa en el país. También importa y comercializa otros productos, si bien actualmente está haciendo investigación, pero sólo en algunos rubros. Son éstas las dos únicas empresas que se asemejan al modelo de las empresas biotecnológicas del Norte, aunque no tienen una producción totalmente original; sin embargo, están bastante activas en investigación, con fuertes contactos en las universidades, la UBA, CONICET, etcétera. En el campo diagnóstico, como se dijo, la innovación es más rápida porque no es necesario traer regulaciones, si bien se presentan dificultades crecientes debido a que las grandes empresas juntan la técnica del reactivo en sí con los

174

Ciencia y Tecnología en América Latina

aparatos. Existen algunas empresas argentinas bastante avanzadas (PolyChaco, Wiener y Gador) y otras más pequeñas (véase la bibliografía obligatoria). En el sector alimentos existen más posibilidades; por su tamaño, hay empresas del sector que pueden ingresar en nuevos mercados e introducir tecnologías para obtener nuevos productos. Además de vender commodities, como leche, yogurt, etc., pueden vender nuevos productos; a partir de la leche pueden sacar enzimas que se usan en dentífricos, tratamiento bucal; o se pueden hacer vacunas. Pero si tenemos en cuenta el modelo de la biotecnología tradicional, casi no tenemos nada, aunque hay una gran potencialidad por la riqueza agrícola argentina.

La situación en el Brasil En el Brasil ha habido más iniciativas, pero hay poca producción. Existe Biobras, una empresa que comenzó a trabajar desde la insulina y produjo desarrollos interesantes. Surgió cuando los gobiernos favorecían el desarrollo tecnológico: hubo una especie de concurso para ver quién iba a producir insulina que ganaron unos profesores de la Universidad de Minas Gerais que crearon una empresa que vende muy bien y que luego inició otros desarrollos, tales como productos enzimáticos y farmacéuticos. Hay una empresa pequeña en Curitiba. Resulta un caso interesante porque produce con biotecnología de los setenta, y aunque no es recombinante, produce nuevos productos. Existe otra más ligada con el servicio a empresas, el diagnóstico y la identificación de personas con DNA o algunas otras aplicaciones para conocer razas animales y especies vegetales. Si se comparan la Argentina y el Brasil por su nivel industrial en la industria farmacéutica, la Argentina está mejor. En el campo agrícola-alimentario, en alguna medida también sobresale la Argentina porque se abrió a las plantas transgénicas. El Brasil se ha ido haciendo muy fuerte en el campo académico, donde está superando a la Argentina. Si se tienen en cuenta algunos sectores, el Brasil está muy adelantado en enfermedades infecciosas, en que ha habido una importante intervención del Estado (en parásitos, por ejemplo, el Chagas fue vencido en algunos estados, como es el caso de San Pablo). A pesar de la apertura a la globalización, el Estado brasileño sigue dando a la biotecnología un apoyo mucho más importante que el que se verifica en la Argentina. La situación de la Biotecnología en otros países El caso más paradigmático de desarrollo en América Latina es el de Cuba, debido a una decisión política en que Fidel Castro jugó un rol determinante. Hay que pensar que la decisión de invertir (aproximadamente 1.500 millones de dólares) se tomó en 1992, justo en lo que allí se llama “el período especial”, el peor momento de la economía cubana debido al colapso del sistema soviético. Tienen un complejo de once institutos que hacen investigación y producción en el Oeste de La Habana; no están en la frontera, no pueden competir con los Estados Unidos en lo que hace a innovación, pero sí en la reproducción y en la copia. Hay, particularmente, cinco institutos que dominan la tecnología de que nosotros carecemos: uno produce Interferón y hepatitis B, otro cultiva células para hacer anticuerpos monoclonales, además de investigación clínica y biológica. Venden y exportan por valor de aproximadamente 300 millones de dólares anuales.

175

Universidad Virtual de Quilmes

Se vieron obligados a aprender de patentes, sobre todo de España y de Canadá, cuando se fueron los rusos. Hasta ahora han estado copiando para fabricar productos que exportan a países con leyes de patentes, como es el caso de la Argentina, en que hay un período de transición hasta la entrada en vigor de las patentes. Pero se han estado preparando para la nueva situación, para cuando comiencen a regir las patentes en esos países e incluso actualmente ya están patentando, sobre todo técnicas y reactivos. Venden bastante a la Argentina En el campo agroganadero (incluyendo peces) también han desarrollado la tecnología. Tienen peces transgénicos más grandes. Aunque los investigadores cubanos no publican mucho, todos los años realizan un congreso de biotecnología al que invitan a los mejores investigadores del mundo. Reciben ayuda de UNESCO, o de quien sea, y la usan. Recaban información de todo el mundo, por ejemplo del instituto Finley, una de las plantas de vacunas más modernas a nivel internacional. Han hecho un acuerdo con Smith Klein, una de las 5 más grandes empresas farmacéuticas del mundo que produce vacunas, para transferir la vacuna meningo B. En el campo agrario, también organizan un congreso anual: tienen un crecimiento fuerte de plantas transgénicas. Han trabajado mucho en la caña de azúcar, a partir de lo cual van a producir hasta fármacos.

Situación en otros países: comparación general entre los países de América Latina
En resumen, si se considera a toda América Latina, exceptuando a Cuba, la Argentina está más desarrollada en el campo farmacéutico, en la salud, mientras que el resto de América Latina está tal vez mejor en el campo de la agrohorticultura. Por ejemplo, Colombia, que ha trabajado mucho en floricultura, se ha convertido en un gran exportador en este rubro. En México hay una gran empresa de tabacos, que se diversificó cuando consideró que se iban a plantear problemas en ese rubro. Decidieron entonces abrirse al campo de la alimentación y compraron una empresa en Filadelfia, una de las principales empresas estadounidenses en el campo agrario, donde comenzaron a fabricar productos y a venderlos. Hoy es la principal empresa del mundo en venta en semillas de frutas de horticultura. Esto es un ejemplo de lo que se puede hacer en América Latina con un poco de cultura de integración y de competencia internacional, pues tenemos la capacidad y el conocimiento en las universidades, es decir que nos falta gestión empresaria.

Sobre cooperación en América Latina Existe un proyecto financiado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para el estudio del genoma del tripanosoma crucis, el parásito del mal de Chagas (un parásito es más complejo que un virus). Se trata de un buen proyecto, dirigido por el Dr. Frash, de la Universidad de San Martín, en Buenos Aires, y en el que colaboran investigadores de la Argentina, el Brasil y Venezuela. En México, el centro de biotecnología de la UNAM y la revista Nature crearon una red virtual, un centro virtual de biotecnología por INTERNET donde

176

Ciencia y Tecnología en América Latina

uno tiene información de lo que ocurre en las empresas, los congresos, los eventos científicos y tecnológicos, bibliografía, etc., y que es muy útil. Finalmente, la Argentina y el Brasil crearon el Centro Argentino-Brasileño de Biotecnología (CABBIO), dotado por cada país con un millón de dólares. El Programa ha sido exitoso en la tarea de promover la cooperación entre instituciones académicas, no así entre las empresas: el problema principal reside en que al no ser un ente supranacional, depende de las contribuciones de cada país; basta una demora burocrática en la asignación de fondos o un desfase entre los dos países para que la empresa pierda interés, pues las empresas necesitan agilizar los tiempos. Sin embargo, CABBIO ha sido muy exitoso en los cursos, a los que las empresas envían a muchos técnicos, con resultados muy satisfactorios. Es posible afirmar que, a pesar de las expectativas creadas por el MERCOSUR, la cooperación entre empresas está en sus comienzos. Lo mismo ocurre con otros países. Hemos citado ya el caso de la empresa argentina que tiene un acuerdo con un laboratorio cubano. Sin embargo, la cooperación de empresas brasileñas con empresas cubanas encontró muchos tropiezos por parte de las primeras y no hay resultados concretos.

4.2.4.9. Potencialidades de la Biotecnología
Muchas posibilidades se abrirían para América Latina si incorpora tecnología de innovación en sus productos primarios. Tenemos materia prima, tenemos empresas, tenemos capacidad de producción, conocimientos; para integrar todo eso hacen falta políticas que permitan incorporar valor agregado, y una manera de hacerlo es con la biotecnología. Si en el complejo aceitero argentino (el 40 ó 50 % de nuestras exportaciones son aceites), pudiéramos hacer soja o maíz incorporándoles ciertas características, pero con desarrollos propios, podríamos competir mucho más (por ejemplo, si se incorporaran aminoácidos que el organismo humano no produce en una arveja común). Esto se hace, pero no está a la venta en la Argentina. En América Latina tenemos una buena tradición en el campo académico y de investigación, tanto en el sector agropecuario como en el de salud. La Argentina es muy fuerte en salud, y otro tanto ocurre con el Brasil y Chile. El problema en este caso es practicar políticas adecuadas y reunir al empresariado para que invierta a mediano y a largo plazo con empresas de varios países, aun del primer mundo, e incluso inviertan capital de riesgo, que en los países avanzados ha sido determinante en el desarrollo de la biotecnología. Quizás no podamos llegar a innovaciones mayores, pero podemos empezar a hacer cosas y a relacionarnos con empresas e institutos del exterior, a establecer una triangulación entre empresas nacionales, universidades nacionales y organismos del exterior, porque el mercado es el mundo. Tenemos capacidad, pero nos falta capacidad empresarial, y esto no puede hacerlo el investigador de la universidad aisladamente, tiene que hacerlo con las empresas y con el Estado. Es el triángulo de Sábato, un modelo que, pese a que han pasado más de 30 años desde su formulación, resulta cada vez más válido. Hay que presionar, así como se hizo con el régimen automotor; para que las empresas lácteas empiecen a incorporar nuevos productos y se relacionen con los institutos y centros de investigación. Hay nichos de mercado que podemos compartir con los grandes mercados que dominan las

Sobre capital de riesgo, puede consultarse el material ofrecido por el Proyecto del IDRC del Canadá sobre Capital de riesgo, que desarrolla el Instituto de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología (IEC) de la Universidad Nacional de Quilmes, bajo la coordinación del Ing. Juan C. Carullo.

177

Universidad Virtual de Quilmes

ET. No vamos a estar compitiendo en lo genómico o en cosas nuevas, pero va a haber cosas para copiar, alguna cosa innovadora. Y si hacemos algo exitoso es posible que nos vengan a comprar, y ésta es una forma de avanzar. Pero para todo esto se necesita una política de Estado. Hay motivos para el optimismo. Además, tampoco se trata de competir con ninguna de las empresas de los Estados Unidos, que cada vez más son otro mundo, tienen una velocidad distinta en lo que hacen. El Japón va acercándose lentamente: ya están cerca de la frontera en la clonación (en los diarios se anunció que habían clonado vacas), lo cual fue posible porque el Estado invirtió durante tiempo para que los veterinarios hicieran buenas razas bovinas debido a que necesitaban alimentos.

El alumno deberá responder a las siguientes preguntas: 1. Para el sector agropecuario: Enuncie brevemente algunas de las principales restricciones para el desarrollo de la I&D agropecuaria en América Latina (máximo de 3, con 2 líneas para cada una). 2. Para el sector informático: Respecto de los cambios de la industria informática en los últimos 20 años, ¿cómo han impactado en las posibilidades del desarrollo de una industria o de nichos de mercado en América Latina? (Un párrafo de 10 líneas como máximo). 3. Para el sector biotecnológico: Enuncie brevemente algunas de las principales restricciones para el desarrollo de la Biotecnología en América Latina (máximo de 3, con 2 líneas para cada una). Responda a las siguientes preguntas: ¿Qué posibilidades ofrece la Biotecnología para el desarrollo de la Biotecnología? (párrafo de 5 a 10 líneas) ¿Qué campos o áreas de trabajo en Biotecnología piensa que se podrían hacer en cooperación entre los países latinoamericanos? (máximo de 3 campos, dos líneas cada uno).

Lecturas Obligatorias Punto 4.1 BID (1996), Hacia un Sistema Regional de Innovación Tecnológica para el Sector Agroalimentario (preparado por Martín Piñeiro y Eduardo Trigo), BID, Washington, D.C. Punto 4.2 Correa, Carlos M. y cols. (1996), Biotecnología: Innovación y producción en América Latina. Universidad-Empresa-Propiedad intelectual-Bioseguridad, Introducción y Capítulo 1 (“Difusión de la Biotecnología en América Latina”, pp. 17-58), CBC-UBA, Buenos Aires.

Referencias bibliográficas
Azpiazu, Daniel, Notcheff, Hugo y Herrera, Alejandra, “La industria electrónica en Argentina”, FLACSO.

178

Ciencia y Tecnología en América Latina

Azpiazu, Daniel; Basualdo, Eduardo M. y Nochteff, Hugo (1988), La revolución tecnológica y las políticas hegemónicas. El complejo electrónico en la Argentina, Legasa, Buenos Aires. Banco Interamericano de Desarrollo, (1996), Hacia un sistema regional de innovación tecnológica para el sector Agroalimentario, Washington, D.C. Botelho, Antonio J. (ed.) (1985), The Computer Question in Brazil: High Technology in a Developing Society, Center for International Studies, MIT, 1985. CAMBIOTEC, “Prioridades de investigación en Biotecnología en América Latina”. Correa, Carlos M. y cols. (1996), Biotecnología: Innovación y producción en América Latina. Universidad-Empresa-Propiedad intelectual-Bioseguridad, CBC-UBA, Buenos Aires. Dellacha, Juan M. (ed.) (1996), Gestión en Biotecnología: Propuestas de Base para Iberoamérica, CYTED, 1996. Erber, Fabio E. (1985), “Paradigma tecnológico, complejo industrial y política económica en la microelectrónica”, Ciencia, Tecnología y Desarrollo, vol. 9, 1985, Bogotá, pp. 129-142. Gómez, Hernando y Jaramillo, Hernán (1997), 37 modos de hacer ciencia en América Latina, Tercer Mundo Editores-Colciencias, Bogotá. Herrera, Amilcar et al. (1994), Las nuevas tecnologías y el futuro de América Latina. Riesgo y oportunidad, UNU-Siglo XXI, México. Onna, Alberto y Molina, Daniel (1998), Biología molecular y Biotecnología: los nuevos Prometeos, Monografía para el curso (presencial) “Ciencia y Tecnología en América Latina”, Maestría Ciencia, Tecnología y Sociedad, Universidad Nacional de Quilmes. Orrego, Cristián (1989), Excellence Under Adversity (Life Sciences and Biotechnology in LA), AAAS/NSF, Washington, D.C. Piñeiro, Martín (1998), “Implicaciones para la Demanda Tecnológica de los cambios en el sector agrícola”, en las Memorias del Seminario Internacional “Integración de demandas agroindustriales y ambientales en la investigación agrícola para el siglo 21”, INIAs/BID/ISNAR, Santa Fe de Bogotá, noviembre de 1998. Piñeiro, Martín (1998), “El desarrollo del sector agrícola y las demandas tecnológicas”, en las Memorias del Seminario Internacional “Integración de demandas agroindustriales y ambientales en la investigación agrícola para el siglo 21”, INIAs/BID/ISNAR, Santa Fe de Bogotá, noviembre de 1998. Rifkin J., “The biotech Century”. Vessuri, Hebe (comp.) (1995), La academia va al mercado. Relaciones de científicos académicos con clientes externos, Fintec-Monte Ávila, Caracas.

179

5

Análisis crítico de iniciativas puntuales orientadas al desarrollo de una capacidad tecnológica local
Introducción
La Comisión Nacional de Energía Atómica de Argentina, la política informática brasileña, así como otros casos que podrían citarse del Brasil (la empresa aeronáutica EMBRAER y el Programa Pro-álcool) constituyen casos paradigmáticos de los logros de lo que se ha dado en llamar Escuela Latinoamericana de Pensamiento de Ciencia, Tecnología y Desarrollo (ELAPCYTED), sobre cuyas ideas y realizaciones ha girado buena parte de las presentaciones de este curso. Por eso, esta última Unidad presentará estos casos para inducir una discusión crítica acerca de cómo fueron posibles esos logros tecnológicos y qué enseñanzas pueden surgir de ellos para el diseño de políticas tecnológicas en un momento como el presente, tan distinto del de décadas atrás en aspectos claves: el contexto internacional, el desarrollo de las nuevas tecnologías y la destrucción de muchas capacidades locales por la aplicación de políticas de ajuste.

La Comisión Nacional de Energía Atómica de Argentina (CNEA)
Aquí podrán ver con más detalle -como uno de los casos particulares- la evolución de la CNEA, lo que permitirá apreciar en la acción las ideas de la ELAPCYTED. Como decíamos en la Unidad 2, las ideas de sus principales exponentes surgieron de sus realizaciones concretas, y tal vez la principal es ésta que presentamos aquí y de la que surgieron muchas conceptualizaciones sobre el desarrollo de la capacidad tecnológica autónoma: la desagregación del paquete tecnológico, la inteligencia tecno-económica, la transferencia de tecnología y finalmente el mismo triángulo de Sábato, quien fuera uno de los impulsores de la política de la CNEA tendiente a la autonomía nacional. Tomar este caso como paradigmático de los logros de América Latina en tecnología no implica tomar partido en la discusión acerca de la política energética y nuclear en sí. Aunque tampoco implica ser indiferente al hecho de que se pretenda destruir una institución de excelencia. Se recomiendan también los siguientes documentos: “La escuela latinoamericana de pensamiento en ciencia, tecnología y desarrollo (CTD) a través del Dr. Ing. Carlos Martínez Vidal”, del Dr. Ariel Barrios Medina, Buenos Aires, 1997, documento que forma parte de los materiales para el Proyecto Historia de la Escuela Latinoamericana de Pensamiento en Ciencia, Tecnología y Desarrollo (ELAPCYTED), del Instituto de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología (IEC) de la Universidad Nacional de Quilmes; el Anexo C: “La Comisión Nacional de Energía Atómica: su evolución” del Dr. Carlos Martínez Vidal, en el libro publicado por CEA (Centro de Estudios Avanzados) de la UBA, Análisis de instituciones científicas y tecnológicas. La Comisión
La presentación del caso se encuentra en el documento Comisión Nacional de Energía Atómica, del Dr. Ing. Carlos Martínez Vidal, escrito especialmente para esta Maestría.

181

Universidad Virtual de Quilmes

Nacional de Energía Atómica, publicaciones del CBC/UBA, Buenos Aires, 1995 (la responsabilidad del contenido es de los redactores de la Carpeta de trabajo). Además, se recomienda como bibliografía complementaria: • CIAPUSCIO H., (comp.) “Jorge A. Sábato: Pensamiento y Acción”, en: Repensando la política tecnológica. Homenaje a Jorge Alberto Sábato, Nueva Visión, Buenos Aires, 1994. • ARÁOZ, A. Y MARTÍNEZ VIDAL, C. (1974), “Ciencia e Industria. Un caso argentino”, en: OEA, Estudios sobre el desarrollo científico y tecnológico, Nro. 19, Washington, D.C.

5.1. La política brasileña de reserva de mercado informático
5.1.1. Introducción
A partir de la segunda mitad de la década del ´60, se inicia en Brasil la puesta en marcha de algunos sectores tecnológicos de punta: la informática, la aeronáutica, las telecomunicaciones y la energía nuclear. Esta política fue el resultado de la iniciativa de algunos estamentos del Estado, especialmente de las fuerzas armadas y las agencias de desarrollo del Ministerio de Planificación. Asimismo, fueron objeto del apoyo de importantes grupos de la comunidad científica y técnica, de los profesionales de procesamiento de datos y luego de capitalistas locales. Estos sectores presentan algunas características en común. Se trata de sectores cuya base técnica es muy dinámica, basada en ciencia, y que necesitan de inversiones relativamente altas en I&D. Éstos son los sectores privilegiados por las políticas científicas y tecnológicas de los países centrales. En su desarrollo sobresale la presencia de empresas multinacionales al lado de la intervención del Estado, en los países avanzados. En la competencia internacional, el desarrollo tecnológico es uno de los elementos importantes, aunque no el único. La implantación de estos sectores en Brasil se caracteriza por intervenciones directas del Estado; más precisamente, de algunos aparatos específicos. Esta intervención tiene algunas características definidas: en primer lugar, se realiza por consideraciones estratégicas o de carácter económico, como por el papel que estas actividades desempeñan en la estructura productiva o por consideraciones de soberanía nacional en términos de control de decisiones y seguridad. Estas consideraciones probablemente explican características importantes de estas políticas: largo plazo y capacidad de resistencia frente a las considerables presiones internacionales y locales que debieron enfrentar. Las políticas para estos sectores se diferencian en el patrón de industrialización brasileño por una decisión explícita y a priori de mantener el control de la producción en manos nacionales y buscar la extensión de este control a las actividades tecnológicas. La extensión del control nacional en términos de variedad de productos y de tipo de actividad tecnológica cambia de un sector a otro, lo mismo ocurre con los medios utilizados para lograr ese control, aunque en todos los casos ha sido utilizado el control de importaciones, instrumento clásico de la industria brasileña. En el sector de informática, la política fue dirigida a una franja específica de productos: sistema de computación de pequeño y mediano tamaño.

182

Ciencia y Tecnología en América Latina

Se advierten estratégicas tecnológicas mixtas en donde se combina el desarrollo local y la exportación tecnológica, con un uso frecuente de copia y adaptación.

5.1.2. La reserva de mercado
El caso de la informática es interesante a causa de las rupturas que introdujo en la estrategia industrial. Con la decisión, en 1977, de hacer la reserva del mercado interno de minicomputadoras para las firmas bajo control brasileño, se hace por primera vez en la industria manufacturera una discriminación abierta contra los capitales extranjeros. Al mismo tiempo, el desarrollo de una capacidad tecnológica autónoma es incorporado como un objetivo principal en la política sectorial. La discriminación fue solamente parcial, toda vez que las áreas ya ocupadas por las sucursales (computadoras grandes) fueron respetadas, pero para las firmas nacionales se reservaron las líneas de producto con mayor crecimiento (mini y micro computadoras). Es importante notar que en los criterios que determinaron esta decisión los joint ventures no estaban excluidos, bajo condición de transferencia total de tecnología para los patrones locales. Para esto, los productores extranjeros, especialmente las firmas líderes no mostraron interés. Así, el resultado final de la política no repercutió solamente en las condiciones internas, sino también en la estrategia del capital internacional. La estrategia adoptada por el gobierno fue suavizar el conflicto generado con una política de mercado, aunque la reserva de las etapas más dinámicas para los productos nacionales limitó el alcance de la conciliación. Las ofertas de joint ventures entre capitales nacionales y extranjeros fueron rechazadas primero y aceptadas con oposición después y fue incorporado el uso de licencias tecnológicas. El conflicto fue acentuado por la rigidez estratégica de las firmas multinacionales. Inicialmente restringido a un segmento del complejo electrónico, el patrón fue extendiéndose progresivamente siguiendo las interdependencias del complejo hacia otros estratos, tales como componentes, semiconductores y equipos automáticos. Asimismo, la política de reserva de mercado pasó también a ser considerada como estrategia de desarrollo de otros sectores de alta tecnología, tales como las industrias de especialidades químicas, basadas en la biotecnología. El hecho de que la política quedara restringida a los productos que las subsidiarias no estuvieran produciendo en el mercado local fue, probablemente, esencial para el éxito inicial de la política. El gobierno no tuvo así que excluirlos de un mercado en el que ya estaban establecidas, de hecho, ya era propósito de IBM producir minicomputadoras en el Brasil, la política de reserva apresuró su decisión en 1977.

5.1.3. Alianzas en pro y en contra
Los programas de informática y energía nuclear generaron una fuerte movilización con la intervención de los medios de comunicación masivos y la participación de intereses involucrados en forma directa. Esta movilización refleja, en parte, la transformación de las condiciones políticas del país, expresada en la discusión y aprobación por el congreso de la Ley de Informáti-

183

Universidad Virtual de Quilmes

ca de 1984, que consagró la reserva de mercado y articuló una serie de herramientas promocionales. Se crearon fondos especiales para I&D. Las políticas del estado se basaron en la disponibilidad de un acervo de recursos humanos de buena formación técnica, desarrollados en centros universitarios financiados tanto por el gobierno federal como por los gobiernos estatales (destacándose San Pablo). Esta masa crítica fue indispensable en la implantación de la política informática en nivel técnico, constituyéndose en una de las grandes fuerzas políticas de apoyo, tanto por razones profesionales como ideológicas. Al crear un mercado protegido para una amplia gama de productos y servicios, tanto de bienes finales como de piezas y componentes, los programas generaron otra “masa crítica” de intereses empresariales favorables que lucharon por mantenerse y ampliarse. Pero, por otro lado, las multinacionales de computadoras que actúan en Brasil encontraron fuertes aliados en sus pares tanto dentro del complejo electrónico (por ejemplo, los productores de bienes de consumo), como en otros sectores (por ejemplo, la industria automotriz). Recibieron también el apoyo de los gobiernos de países industrializados, bajo la bandera de “libre comercio” y a la sombra de la deuda externa brasileña. La política de reserva de mercado fue también criticada por los consumidores locales, los que se encuentran con una línea restringida de productos nacionales de alto costo y con otra de productos externos de menor precio. Como contrapartida, es posible señalar que a) usuarios sofisticados, por ejemplo universidades, se expresaron satisfechos con los productos locales; b) comparados con los productos vendidos en EEUU, el precio era menor para algunos productos, por ejemplo, microcomputadores, en tanto que para las impresoras era alto; c) no existió evidencia de pérdidas serias en términos de productividad causada por los productos locales; d) no se registraban diferencias significativas entre productos locales de industria nacional o producidos por filiales de multinacionales respecto del patrón de precios internacional (los mayores precios parecen explicarse por condiciones generales de la industria antes que por la política de reserva de mercado). Uno de los principales motivos de la elevación local de los precios era el atraso de los proveedores de piezas y componentes, aunque las sucursales de computadoras habían estado produciendo en el país muchos años antes del inicio de esta política. El desarrollo de estos proveedores, estimulados por las restricciones a la importación, es, en parte, resultado de esta política. Hacia 1985, existían casi 100 firmas brasileñas en la industria del procesamiento de datos, controlando cerca del 50% del ingreso industrial (2.300 millones de dólares). Empleaban 30 mil personas, de las cuales casi el 30% provenían de las universidades brasileñas. Aunque los inicios de la década del ´80 se caracterizaron por una gran recesión, la tasa de crecimiento del sector informático brasileño fue del 59% anual. Estas empresas gastaban un promedio del 11% de sus ventas en I&D (mayor al promedio de EEUU). En la implementación de la ley no fueron establecidos mecanismos de coordinación. En su versión final, la ley limitó el control de la reserva de mercado por 8 años, hasta 1992, sin establecer el proceso subsiguiente. Esta ambigüedad generó la impresión de que después del 92 cesaría la reserva de mercado.

184

Ciencia y Tecnología en América Latina

5.1.4. Viraje en la política de reserva de mercado
Al sumir el gobierno civil, en 1985, la política informática fue confiada al nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología. La coordinación política se deterioró, en el ámbito del gabinete. El retraimiento del poder militar implicó un debilitamiento de la política informática. Fuera del gobierno, aquéllos que se había expresado favorablemente en el momento del establecimiento de la ley se desmovilizaron, en tanto que los opositores se fortificaron y montaron una campaña de prensa en contra. El frente opositor ganó nuevos aliados en otros sectores de alta tecnología, hasta ese entonces poco desarrollados. El alcance y extensión de la política de reserva de mercado se vio así aún más debilitado. En setiembre de 1985, el gobierno de los EEUU anunció, por primera vez, el comienzo de una investigación de la política de informática brasileña, considerando la posibilidad de adoptar represalias económicas si se detectaban prácticas discriminatorias que lesionaran intereses estadounidenses. La posibilidad de restricción de exportaciones tradicionales brasileñas aumentó la oposición de otros sectores empresariales locales a la política. Dentro del gobierno brasileño, la aparición de un conflicto externo en un momento de deterioro de la balanza de pagos y la complejización de la deuda externa repercutió en la posición de los ministerios de Economía y Relaciones Exteriores. En 1986, la Secretaría Especial de Informática fue reorganizada con el objetivo de obtener mayor eficiencia administrativa, a fin de responder parcialmente a las críticas. El proceso de deterioro se acentuó a partir de 1987, cuando la facción nacionalista del partido oficial se debilitó y empeoraron las condiciones económicas del país. Se dio lugar a algunas de los reclamos estadounidenses y el congreso aprobó una legislación sobre software que reflejaba un claro compromiso con los intereses de EEUU. Se abandona la intención de extender la reserva de mercado hacia otros sectores de alta tecnología. Muchas de las firmas líderes de informática brasileña alteraron su estrategia, fortaleciendo sus vínculos tecnológicos con proveedores extranjeros y preparando el terreno para potenciales joint ventures. Tendió a generalizarse la práctica del contrabando de componentes, deteriorando la dinámica de los efectos de la reserva de mercado, lo que perjudicó, precisamente, a las empresas emprendedoras más comprometidas con el desarrollo local de tecnología. El aparato de policy making que apoyaba la ley perdió iniciativa, el Consejo de Informática no fue capaz de presentar un segundo plan para el sector, lo que llevó a la extensión del primer plan debilitado por la crítica. En 1989, el ministerio de Ciencia y Tecnología fue absorbido por el de Industria, debilitando aún más la política de informática. La gestión de Collor de Melo significó la adopción de una política de neto corte neoliberal: reducción de la intervención estatal y apertura de la economía a las importaciones y al capital extranjero. El grupo de apoyo a la política informática fracasó en su tentativa de construir un consenso favorable a la conservación de la reserva de mercado. En 1990, el ejecutivo redujo el número de productos sujetos al control de importaciones y extinguió la Secretaría Especial de Informática. En 1991 fue aprobada una nueva Ley de Informática, reduciendo el concepto de empresa nacional a un requisito de mayoría de capital nacional. El

185

Universidad Virtual de Quilmes

control tecnológico pasaba así a los socios extranjeros. El Consejo de Informática fue degradado. Se reemplazó el control administrativo de importaciones por tarifas (con un cronograma de reducción gradual hasta 1994). Hacia 1995 aún no habían sido implementados los mecanismos de promoción previstos por la esta ley. La industria entró en una profunda crisis. Siguiendo el argumento de aprovechar los beneficios del desarrollo tecnológico externo y la reducción de costos se aumentó la integración de componentes importados. Hacia 1992 los ingresos netos en el sector se redujeron un 47%, el empleo un 60% y las inversiones en I&D un 69%. Los más afectados fueron los productores de componentes y periféricos. Los proveedores de cajeros automáticos y computadoras fueron relativamente menos afectados, los primeros, dada su posición de mercado y ciertas ventajas tecnológicas de localización, y los segundos debido a su asociación con compañías extranjeras. Durante los ´90 quedan, de todos modos, empresas brasileñas que se desempeñan dentro de los parámetros de la política de informática. Aparecen, por otra parte, algunas iniciativas (como SOFTEX- software para exportación) que intentan revitalizar algunos aspectos de la propuesta originaria.

5.2. El Programa Nacional del Alcohol (Pro-álcool)
5.2.1. Introducción
La primera noticia que se tiene sobre investigaciones sobre alcohol de azúcar como sustituto del petróleo provienen de Francia, poco después de la Primera Guerra Mundial. En el Brasil, aunque conste que se iniciaron experiencias desde 1917, el estudio sistematizado del asunto data de 1923, en la Estación Experimental de Combustibles y Minerales de Río de Janeiro, por iniciativa del Ministerio de Agricultura. Fueron hechas investigaciones para estudiar la corrosión en los motores de alcohol, su consumo y rendimiento. Uno de los ingenieros implicados en el proyecto intentó demostrar la viabilidad del alcohol sin impurezas como combustible de una forma curiosa: corrió con un vehículo de este tipo en la primera carrera automovilística de Gávea, en 1923. A lo largo de estas investigaciones se verificó que el agregado de alcohol a la gasolina era mejor de lo que preveía la teoría, aunque presentaba dificultades en el nivel de la mezcla, debido al uso de alcohol de 96º. En esa época, fue lanzada una mezcla de alcohol con éter, experiencia que se prolongó durante un breve lapso. Con la llegada de Vargas la situación se altera. En 1930 se estudia la aplicación del alcohol a los motores de explosión en la Escuela Politécnica de San Pablo, en convenio con la Secretaría de Agricultura. En el año 1937 se publica el libro Alcohol Motor y Motores de Explosión. Paralelamente, ya en 1931 el gobierno de Vargas obligaba a los importadores de gasolina a comprar y adicionar 5% de alcohol nacional. Fue creada la Comisión de Estudios del Alcohol Motor, antecesora del Instituto del Azúcar y del Alcohol, gestada en 1933. La producción de alcohol puro (anhidro) subió de 5 mil litros por día en 1933 a 225 mil litros por día en 1937. Las investigaciones desarrolladas en el Instituto Nacional de Tecnología mostraron que la mezcla de 90% de gasolina y 10% de alcohol anhidro no requerían de una regulación especial. Estas

186

Ciencia y Tecnología en América Latina

investigaciones verificaron también que era posible diseñar un carburador y un sistema de alimentación que tornaran viable el uso de alcohol anhidro puro, sin causar corrosión y se sugirió la agregación de un tanque auxiliar de gasolina para el encendido en frío, solución que sería ampliada mucho más adelante. Como derivación de estas investigaciones el gobierno introdujo la obligatoriedad de adicionar un 20% de alcohol anhidro a la gasolina, en el territorio del Distrito Federal. Esta medida se mantuvo vigente hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Durante la Segunda Guerra Mundial había autos movidos a alcohol de mandioca en el Estado de Minas Gerais. En 1946 se publicó un artículo al respecto basado en investigaciones realizadas en el Laboratorio de Tecnología de la Bolsa de Mercancías de San Pablo. Para transformar la mandioca en azúcar, se optaba por la hidrólisis del bagazo con ácido sulfúrico. Finalmente se concluyó que el alcohol de mandioca resultaba menos económico que el de caña de azúcar; su explotación solamente se justificaba en usinas que operaban con restos de la fabricación de harina de mandioca. En la década del ´60 el Consejo Nacional del Petróleo autorizó la adición de un 10% de etanol a la gasolina, como una medida paliativa para la crisis de superproducción de azúcar entonces existente. La empresa petrolera estatal (Petrobrás) defendió el límite de 20% de adición, pero sin admitir el alcohol como alternativa adversaria de la gasolina, dado su recelo de perder márgenes de lucro. La Secretaría de Tecnología e Industria, del Ministerio de Industria y Comercio quería, sin embargo, crear un motor nacional a alcohol hidratado, como base para el desarrollo de una industria automovilística de capital y tecnología genuinamente nacionales. Con este propósito, la Secretaría apoyó la creación de usinas de alcohol de tamaño mediano, con base en la mandioca, que podían ser fácilmente reconfiguradas a otros cultivos. Si bien el contenido energético del alcohol de mandioca era inferior, el proyecto significaría, en términos políticos, una limitación del dominio de los usineros de azúcar, grandes latifundistas. El motor a alcohol fue desarrollado en el Centro Tecnológico de la Aeronáutica. En 1975, una caravana de autos equipados con este sistema de propulsión recorrió el país con objetivos propagandísticos.

5.2.2. Iniciación del Programa Nacional del Alcohol (Pro-álcool)
En 1975, también el General Geisel creó el Programa Nacional del Alcohol (Pro-álcool). En esta coyuntura política predominó la elección del alcohol de azúcar, debido a la presión de los usineros amenazados por la caída del precio internacional del azúcar. Petrobrás continuó hasta 1985 un proyecto de destilación de alcohol de mandioca. El Centro Tecnológico de la Aeronáutica, en una decisión política, transfirió la tecnología de su motor a alcohol a las empresas multinacionales automovilísticas, renunciando a la percepción de royalties. Las montadoras de vehículos despreciaron las dificultades tecnológicas aún existentes como el encendido en frío, la corrosión, el alto consumo, y la necesidad de regulación de los carburadores. Por este motivo, el lanzamiento en 1980 del auto a alcohol fue un fracaso que se prolongó hasta 1983, momento en que estos problemas fueron subsanados. Por otro lado, el precio real del alcohol cayó el 50% durante la década del ´80, efecto que fue parcialmente compensado por un aumento en la productividad, durante el mismo periodo, del 33%.

187

Universidad Virtual de Quilmes

Para administrar el Pro-álcool fue creada en 1975 la Comisión Nacional del Alcohol (luego sustituida por la Comisión Ejecutiva Nacional del alcohol, compuesta por el Ministerio de Industria y Comercio y el Consejo Nacional del Petróleo). Se resolvió aumentar la adición de alcohol anhidro de 10 a 20 % en la gasolina, lo que resultó en una menor polución ambiental. En la Universidad de San Pablo se investigó el aprovechamiento del residuo de la fermentación de caña. Asimismo se estudió el desarrollo de micro y minidestilerías de alcohol, que finalmente se develaron poco eficientes, aunque relevantes para una política de desarrollo social de pequeños y medianos productores.

5.2.3. Viraje en la implementación del Programa
El Programa Nacional del Alcohol fue desacelerado en 1985, en una coyuntura en la que convergieron la caída del precio del petróleo y el aumento del precio de exportación del azúcar. Sin el control del gobierno, los usineros optaron por disminuir la oferta de alcohol; en consecuencia, el gobierno se vio obligado a importar etanol de uva de Europa y metanol de los Estados Unidos. Es de notar que un investigador brasileño, Eduardo Sabino de Oliveira, supervisó entre los años 1952 y 1955 una investigación europea realizada para la empresa brasileña Votorantim en la que se concluyó que era económicamente viable la producción de metanol y amonio a partir de la gasificación del eucalipto. En los ´90 la capacidad de producción del Pro-álcool es de 16 mil millones de litros al año, lo suficiente como para abastecer 4 millones de automóviles (el Estado de San Pablo responde por alrededor del 75% de esta producción). Existen unas 700 plantas de destilación. El Pro-álcool ha recibido numerosas críticas, a pesar de haber representado durante su vigencia una economía de 12 mil millones de dólares en importación de petróleo, contra un costo de 7,5 mil millones. Se objeta que los diversos subsidios concedidos acentuaron los efectos inflacionarios y crearon una relación de precio versus desempeño artificial respecto de la gasolina. Se critica el efecto de desplazamiento y sustitución de importantes cultivos alimenticios, como maíz, arroz, algodón y forrajeras. La estructura agronómica de explotación adoptada, la plantación, como una intersección de los proyectos agrícola e industrial, la existencia de grandes latifundios, el empleo de mano de obra intensiva estacional tendieron a aumentar la concentración de la renta y la tenencia de tierra en el país. Como derivación, se intensificó la pobreza rural, con inevitables repercusiones sobre los centros urbanos (aunque este efecto negativo puede haber sido atenuado parcialmente, por una mayor circulación de riquezas a escala regional). El costo real de la producción del alcohol ha sido un tema discutido y manipulado. Sin embargo, parece posible afirmar que la diferencia de precios con la gasolina ha ido disminuyendo en virtud de aumentos en la productividad. En términos tecnoproductivos, la conveniencia del alcohol vegetal es aún un tema abierto. Parecen viables aumentos en la productividad mediante la duplicación de las cosechas anuales de caña. La mandioca, al no ser tan sensible al clima como la caña, podría aportar ventajas complementarias anticíclicas. Aún es posible explorar otras alternativas para la obtención de alcohol, dependiendo de la región: madera (reforestación de tierras consideradas

188

Ciencia y Tecnología en América Latina

desfavorables para el cultivo de alimentos) y sorgo sacarino (cultivable en regiones semiáridas). También parece viable el uso del bagazo de caña para alimentar calderas y generar energía eléctrica. En el caso brasileño, la tentativa de desarrollar una alcohoquímica se reveló económicamente inferior a la petroquímica y técnicamente inferior a la carboquímica. Es de notar que, durante la Segunda Guerra Mundial, un gran número de vehículos fue energizado con gas en el Brasil. Este gas se producía mediante la combustión de carbón vegetal en gasificadores rudimentarios, en algunos casos de fabricación doméstica.

1. Realice una breve monografía, no mayor a dos páginas, sobre el siguiente tema: - ¿Qué puede enseñar la experiencia de la CNEA para el diseño de una política tecnológica para los países de América Latina?

Lecturas Obligatorias Martínez Vidal, Carlos (1995), Anexo C: “La Comisión Nacional de Energía Atómica: su evolución”, en: Análisis de instituciones científicas y tecnológicas. La Comisión Nacional de Energía Atómica, CEA (Centro de Estudios Avanzados), UBA, publicaciones del CBC/UBA, Buenos Aires, pp. 177-199. Tapia, Jorge Rubem (1995), A Trajetória da política informática brasileira, Papirus-UNICAMP, Campinas. De Castro Santos, Maria Helena (1993), Política e políticas de uma energia alternativa. O caso do Proácool, ANPOCS-Notrya, Río de Janeiro.

Referencias bibliográficas
Adler, Emanuel (1987), The Power of Ideology - The Quest for Technological Autonomy in Argentina and Brazil, University of California Press, Los Ángeles. Aráoz, Alberto y Martínez Vidal, Carlos (1974), Ciencia e Industria. Un caso argentino, OEA, Estudios sobre el Desarrollo Científico y Tecnológico, No. 19, Washington, D.C. CEA (1995), Análisis de instituciones científicas y tecnológicas. La comisión Nacional de Energía Atómica, Publicaciones del CBC/UBA, Buenos Aires. Ciapuscio, Héctor (1994), I Parte: “Jorge A. Sábato: pensamiento y acción”, en: H. Ciapuscio (comp.), Repensando la política tecnológica. Homenaje a Jorge Alberto Sábato, Nueva Visión, Buenos Aires, 1994 CNEA-Comisión Nacional de Energía Atómica (1974), Centrales nucleares en la República Argentina, su tecnología y su impacto regional , Buenos Aires. Coutinho, Luciano y Feraz, Joao Carlos (coord.), Estudo da competitividade da industria brasileira, Papirus-UNICAMP-MCT, Campinas. De Castro Santos, Maria Helena (1993), Política e políticas de uma energia alternativa. O caso do Proácool, ANPOCS-Notrya, Río de Janeiro.

189

Universidad Virtual de Quilmes

Magalhaes, Gildo (1994), “Energia e tecnología”, en: Vargas, Milton (org.), História da técnica e da tecnología no Brasil, UNESP-CEETEPS, San Pablo, pp. 343-374. Martínez Vidal, Carlos (1995), “La Comisión Nacional de Energía Atómica: su evolución”, en: CEA, Análisis de instituciones científicas y tecnológicas. La comisión Nacional de Energía Atómica, Publicaciones del CBC/UBA, Buenos Aires. Motoyama, Shozo y Marques, Paulo (1994), “Informática no Brasil. Apontamentos para o estudo da sua história”, en: Vargas, Milton (org.), História da técnica e da tecnología no Brasil, UNESP-CEETEPS, San Pablo, pp. 375-398. Sábato, Jorge A., Wortman, Oscar y Gargiulo, Gerardo (1978), Energía Atómica e Industria Nacional, OEA, Washington, D.C. Tapia, Jorge Rubem (1995), A Trajetória da política informática brasileira, PapirusUNICAMP Campinas. , Vessuri, Hebe (comp.) (1995), La academia va al mercado. Relaciones de Científicos Académicos con Clientes externos, Fintec-Monte Ávila, Caracas.

190

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful