Está en la página 1de 2

ANGELES

Etimología y usos

La palabra "ángel" en español procede del latín angĕlus, que a su vez deriva del griego ἄγγελος
ángelos, 'mensajero'.1 Este nombre ya era usado en la antigua Grecia, según el panteón griego la
demon Angelia (Ἀγγελία) era la mensajera de los dioses,2 hija del dios mensajero Hermes.3

Ángel es nombre de pila común de género masculino y funciona de complemento en femenino como
en Mariángel. Su variante femenino se forma colocando el sufijo -a (Ángela) cuyo diminutivo es
Angelina, abreviado Angie .

Ángeles

Los ángeles han sido nuestro vínculo con la Fuente Divina, desde el comienzo de nuestra búsqueda
de los misterios de la vida y de la naturaleza de nuestra existencia. Son también un aspecto de
nuestra relación con la Fuente que representa la intención total de bondad, pureza y luz. Los ángeles
pertenecen a toda la humanidad, no a una religión en particular. Pueden servirnos como agentes de
crecimiento personal y de evolución espiritual.

Lo único que necesitan es que les dejes espacio en tu vida para que creen el contexto espiritual en
el que desarrollar una capacidad de amar y ser amados. Cuando aceptamos la existencia de los
ángeles, nuestra filosofía de vida experimenta un cambio trascendental. Lo que antes creíamos un
regalo de la suerte, o de la casualidad, resulta ser un intervención de los mensajeros alados.

Los ángeles se comunican con nosotros de un modo directo, no verbal. Pueden hablarnos de dos
maneras: desde fuera por medio de señales que hemos de ser capaces de interpretar, o desde
dentro, a través de la voz interior. Sus palabras no se entienden con la cabeza sino con el corazón.
No se razonan, se sienten. Cuando nos abrimos a la presencia angélica, y nos abandonamos a ella,
nuestra inteligencia parece amplificarse en varias dimensiones.

Cuando conectamos con nuestro Ángel Guardián, en realidad estamos conectando con lo más
íntimo y maravilloso de nuestro ser.

La creencia en los ángeles es claramente una elección personal. Habitan en el reino de lo invisible.
Sus acciones, sin embargo, se experimentan en forma de energía que se manifiesta físicamente y se
expresa como una realidad viviente. Cuando un coche evita golpear a un niño en el último instante,
o la ayuda para un problema surge de pronto de la nada, estamos teniendo que ver con lo angélico.
Cuanto más puedas abrirte a experimentar con los ángeles en tu vida, más te familiarizaras con ellos.
Los ángeles nos piden desarrollar nuestros dones intuitivos de modo que podamos entender mejor
lo que esperan enseñarnos. Confía en que conforme tu fe en los ángeles se expanda, ellos te
ayudarán a alcanzar niveles más elevados de amor y gozo.

El cielo de la forma:

Es el primero de los tres niveles del Cielo, y los ángeles de este dominio, los Arcángeles, Guardianes
y Príncipes Angélicos, son los más próximos a la humanidad. Son nuestro contacto primario con los
dominios angélicos, y nos ofrecen asistencia tanto personal como transpersonal para traer orden y
felicidad a nuestras vidas.

Su propósito es ayudarnos a comprender que la Divinidad se halla en cada uno de nosotros y en


todo lo que nos rodea. Proporcionan el espíritu de amor y protección que es vital para la
alimentación de nuestras almas en este plano terrenal.