Está en la página 1de 3

Este es un aparte del diálogo Cratilo.

Esta es una obra atribuida al filósofo


griego Platón.
(Por favor, imprimirlo, para la clase de hoy 20 de febrero)

SÓCRATES

He aquí lo que sospecho. Los primeros hombres que


habitaron la Grecia no reconocieron, a mi parecer, otros
dioses que los que hoy día admiten la mayor parte de los
bárbaros, que son el sol, la luna, la tierra, los astros y
el cielo. Como los veían en un movimiento continuo, y
siempre corriendo (zeonta), a causa de esta propiedad
de correr (zein) los llamaron (zeoi). Con el tiempo, las nuevas
divinidades que concibieron fueron designadas con el mismo
nombre. ¿Te parece que esto que digo se aproxima a la verdad?

HERMÓGENES

Me parece que si.

SÓCRATES

¿Qué deberemos examinar ahora? Evidentemente los demonios, los


héroes y los hombres.

Desde que la Parca ha extinguido la primera raza de hombres de


la era de oro,
se los llama demonios, habitantes sagrados de la tierra,
bienhechores, tutores y guardianes de los hombres mortales.

Si Hesiodo los llamó demonios, fue porque


eran sabios y hábiles (daeemones), palabra que
pertenece a nuestra antigua lengua. Lo mismo Hesiodo
que todos los demás poetas tienen mucha razón para decir
que en el instante de la muerte el hombre verdaderamente
bueno alcanza un alto y glorioso destino, y recibiendo
su nombre de su sabiduría, se convierte en demonio.
Y yo afirmo a mi vez que todo el que es daeemon,
es decir, hombre de bien, es verdaderamente
demonio durante su vida y después de la muerte, y que
este nombre le conviene propiamente.
II

SÓCRATES

¿Quieres que examinemos cómo el alma ha merecido


que se la llame psujee, y que enseguida veamos lo relativo
al cuerpo?

HERMÓGENES

Sí.

SÓCRATES

A juzgar por lo que a primera vista me parece, he


aquí cuál pudo ser el pensamiento de los que han creado
el nombre de alma (psujee). Mientras el alma habita
en el cuerpo, es causa de la vida de este; es el principio
que le da la facultad de respirar, y que le refresca,
(anapsujon);
y tan pronto como este principio refrigerante le abandona,
el cuerpo se destruye y muere.

HERMÓGENES

Ahora, ¿cómo explicaremos la palabra que sigue?

SÓCRATES

¿La palabra sooma?

HERMÓGENES

Si.

SÓCRATES

Puede hacerse de muchas maneras; ya modificándola


un tanto, ya tomándola como es. Algunos dicen que el
cuerpo es la tumba (seema) del alma, y que está
allí como sepultada durante esta vida. Se dice también,
que por medio del cuerpo el alma expresa todo lo que
expresa (seemainei a an seemainee); y
que a causa de esto se le llama justamente seema.
Pero, si no me engaño, los partidarios de Orfeo aplican
esta palabra a la expiación de las faltas que el alma ha
cometido. Ella está encerrada en el recinto del cuerpo,
como en una prisión, en que está guardada
(soodseetai). El cuerpo, como lo indica la palabra, es para
el alma, hasta que esta ha pagado su deuda, el guardador
(sooma), sin que haya necesidad de alterar una
letra.

También podría gustarte