Está en la página 1de 1

La responsabilidad gremial tiene su origen en el artículo 82 de la

Constitución Nacional, que establece en función de la protección de la


colectividad, la colegiación obligatoria de varias profesiones para las cuales
exista Ley, entre ellas la de la Ingeniería, Arquitectura y Profesiones Afines.
La Ley de Ejercicio de la Ingeniería, Arquitectura y Profesiones Afines
(1958), el Reglamento Interno del Colegio de Ingenieros de Venezuela
(1984), el Código de Ética Profesional (1992) y las Normas de Actuación
Gremial (1992) constituyen la normativa gremial fundamental que rige el
ejercicio de esas profesiones. La responsabilidad gremial exige del
profesional el cumplimiento de la normativa gremial antes señalada en su
ejercicio profesional y lo obliga a contribuir con el Colegio en el
cumplimiento de sus objetivos.
Se basa en los compromisos establecidos en los contratos de servicio
profesional que firme el profesional y lo establecido en el Código Civil. El
artículo 1637 establece la responsabilidad decenal: "Si en el curso de diez
años, a contar desde el día en que se ha terminado la construcción de
un edificio o de una obra importante o considerable, uno u otra se
arruinaren en todo o en parte, o presentaren evidente peligro de ruina
por defectos de construcción o por vicio del suelo, el profesional y el
empresario son responsables. La acción de indemnización debe
intentarse dentro de dos años a contar desde el día en que se ha
verificado uno de los casos mencionados". El artículo 1185 establece la
responsabilidad contra terceros "El que, con intención, o por negligencia
o por imprudencia, ha causado un daño a otro, está obligado a
repararlo".
De este mismo modo, podemos concluir con que, entonces resulta
ser el profesional encargado del proyecto bien sea el ingeniero, arquitecto o
empresario contratista el responsable, durante un periodo de diez (10)
años, de cualquier acto inesperado en la estructura de la edificación, en su
interacción con el suelo o cualquier otro fenómeno el cual tuvo que haber
sido estudiado previamente ante el proyecto o durante el proyecto. Todo
ello en correlación a los parámetros y reglamentos establecidos en la Ley
de Ejercicio de la Ingeniería, Arquitectura y Profesiones Afines y los
estatutos impuestos por el Colegio de Ingenieros de Venezuela.
Además de ello cabe destacar que, todo profesional de la ingeniería y
arquitectura está en su total libertad, cuenta con el deber y derecho de
realizar su registro en el Colegio de Ingenieros de Venezuela, con la
finalidad de contar con la necesaria autorización establecida por el gremio
de ejercer libremente su profesión de acuerdo a los caracteres que
especifique su título universitario, los programas académicos o
especializaciones, si es el caso, de manera tal que demuestre las
capacidades del profesional en el campo laboral.

También podría gustarte