Está en la página 1de 3

COLEGIO PRIVADO DIVINA ESPERANZA

FERNANDO DE ROJAS
Autor Español

Responsables:

 Benítez Mayor, Zohe Ximena.

Curso:
 Segundo, Bachillerato Técnico en Informática.

Orientador:

 Lilian Caballero.

Encarnación, Paraguay
2019
Fernando de Rojas

(La Puebla de Montalbán, España, h. 1470 - Talavera de la Reina, id., 1541) Escritor
español, autor de La Celestina. Hijo de García González Ponce de Rojas y Catalina de
Rojas. Fue criado en el seno de una familia de judíos conversos. Cursó estudios de leyes
en la Universidad de Salamanca. Fernando de Rojas procedía de una familia acomodada
de judíos conversos de cuatro generaciones que fue perseguida por la Inquisición.
Estudió derecho en Salamanca y, como todos los estudiantes salmantinos de aquella
época, debió de cursar tres años obligatorios en la Facultad de Artes, por lo que
seguramente conoció los clásicos latinos y la filosofía griega. En posesión del título de
bachiller en Leyes, para el que tuvo que estudiar nueve o diez años, comenzó a ejercer
como abogado en Talavera, de donde llegó a ser alcalde.

Se cree, casi con certeza, que escribió un solo libro, pero de una importancia
fundamental en la historia de la literatura: La Celestina. La primera edición que
conservamos fue publicada anónimamente en 1499, en Burgos, con el título de Comedia
de Calisto y Melibea. La obra está escrita como una pieza de teatro, en forma dialogada,
y dividida en actos; la primera edición tenía dieciséis actos, y las de 1502, tituladas
Tragicomedia de Calisto y Melibea, veintiuno.

Pese a este carácter de obra dramática, su extensión la hace casi irrepresentable. En


realidad, fue escrita para ser leída en voz alta en un círculo de humanistas u oyentes
cultos, los cuales pudieron haber hecho aportaciones; se sabe que el manuscrito circuló
bastante antes de que el autor lo entregase a los impresores. Se calcula que de 1499 a
1634 se publicaron 109 ediciones en castellano, no sólo en España sino también en otros
países de Europa, donde además fue traducida a diversas lenguas.

A lo largo de las sucesivas ediciones del siglo XVI, el libro sufrió innumerables
modificaciones y agregados, probablemente no debidos a la pluma de Fernando de
Rojas. Se ha discutido si son de su autoría los cinco actos que tiene de más la edición
que aparece con el título de Tragicomedia de Calisto y Melibea (1502), quizá escritos a
petición de los lectores, que querían que se prolongara la historia de amor de Calisto y
Melibea. Desde un primer momento, al parecer, el público rechazó el título de Comedia
(según Rojas dado por el primer autor). Pronto se obvió el de Tragicomedia y empezó a
llamarse Celestina o La Celestina al libro destinado a ser, con este nombre, uno de los
más famosos de la literatura universal. Menéndez Pelayo lo consideró el mejor libro
español después de Don Quijote de la Mancha.

La Celestina

La Celestina es una historia de amor trágica, compuesta según el incipit "en reprensión
de los locos enamorados [...] y en aviso de los engaños de las alcahuetas y malos y
lisonjeros sirvientes". Por su lineal simplicidad, resulta fácil trazar un resumen del
argumento de La Celestina: el joven Calisto entra en un jardín para recoger a su halcón,
se encuentra con Melibea y queda deslumbrado por su belleza. Calisto le declara su
amor, pero Melibea le rechaza. El lugar de este primer encuentro, no obstante, sólo se
conoce por los resúmenes que añadieron los impresores, y se cree que en realidad tiene
lugar en un templo, lo que explica las irreverentes hipérboles sacras con que Calisto
pondera su amor.

Calisto regresa a su casa y se abandona a la melancolía causada por el rechazo.


Siguiendo el consejo de Sempronio, Calisto decide valerse de los servicios de una vieja
alcahueta, llamada Celestina, para obtener el favor de Melibea. Celestina acepta el
encargo y le promete concertar una cita con Melibea.

Celestina informa de la buena marcha de sus tercerías a Calisto, que, contentísimo, le da


nuevos regalos. En la siguiente visita de Celestina a Melibea, la joven ya no puede
ocultar su amor por Calisto, y queda concertada una cita nocturna en el huerto de
Melibea. Celestina recibe por ello su salario final: una cadena de oro. Los criados
Pármeno y Sempronio visitan a Celestina para exigir su parte de los beneficios,
conforme a lo pactado. Pero Celestina, cegada por la codicia, se niega. Los criados la
matan y, capturados por la justicia, son decapitados.

Pese al escándalo y al público deshonor, Calisto se reúne con Melibea. Hallándose con
ella, llegan desde la calle a oídos de Calisto los gritos de su criado Sosia, que pelea con
unos rufianes. Al ir Calisto a ayudarle, cae desde el muro a la calle y se mata. Melibea
se suicida arrojándose desde lo alto de la torre. La obra termina con el impresionante
lamento de Pleberio, una desconsolada imprecación contra los males del mundo y el
poder destructor de las pasiones.[CITATION Bio13 \l 1033 ]

También podría gustarte