Está en la página 1de 6

¿Los descubrimientos científicos importantes se pueden derivar de la inducción?

La ciencia como método científico intenta establecer las ideas que las personas han ido cuestionando a
lo largo de nuestra existencia. La ciencia siendo una disciplina, intentara comprender el universo y la
naturaleza. Sin embargo, este conocimiento dispone de reglas que permitan el razonamiento
argumentativo con el fin de sacar conclusiones aceptables. La argumentación es fundamental para la
construcción de un conocimiento científico, de la misma manera es primordial para cualquier otra
ciencia. Es interesante señalar que, para Hawking, al nosotros hablar y discutir sobre la naturaleza del
universo tenemos que cuestionarnos; “si tuvo un principio o tendrá un final, debemos tener claro qué es
una teoría científica” [CITATION Ste15 \p 14 \l 9226 ]. Todas estas cuestiones importantes que refleja la
naturaleza son esenciales para comprenderla. La ciencia se ha convertido en un camino probado para
aclarar los secretos más intrínsecos de la naturaleza. Para los científicos, una teoría además de ser una
hipótesis (como lo pensaba Hawking) no se podía obtener como tal una verdad absoluta, por lo tanto no
se lograban demostrar con certeza. La refutación es común dentro de esa construcción social de teorías;
se presenta una teoría esperando que la siguiente la contra argumente o la contradiga. De hecho, algunos
pensadores, por no decir que todos, han propuesto una teoría en base a sus antecesores. También ha
acontecido que dos pensadores hayan tenido las misma idea. Por ejemplo, la teoría de la evolución de
Darwin y de Wallace. Por otra parte, el método científico procura reunir una serie de características que
reconozcan la creación de un nuevo conocimiento meramente científico. “El método científico, rige toda
la actividad científica, desde la gestación del problema hasta la difusión del resultado” [CITATION Ase02 \p
13 \l 9226 ]. Sin embargo, algunos de los científicos proporcionaron estos métodos para aportar una base
al pensamiento. Es más, según los científicos, el método parte de la observación y a través de esas
observaciones suponemos un determinado hecho. Pues para suponer que ese hecho sea válido o invalido
tenderemos a la experimentación. En pocas palabras, el método científico es la sucesión de etapas que
hay que recorrer para lograr un conocimiento “argumentativamente” valido desde el punto de vista
científico.

El método inductivo y deductivo: Si bien el método inductivo es conocido desde la antigüedad, en


especial desde Aristóteles. En la modernidad toma un gran auge en la ciencia gracia al reconocido libro
de Francis Bacon titulado Novum organum. Los contemporáneos tenían posiciones diferentes ante la
ciencia. Por ejemplo, Galileo investigaba principios generales o leyes que se pudiesen expresarse de
forma matemática. Cuando es así, se podrían hacer deducciones sin la necesidad de que este enfoque
requiera de una considerable experimentación: “La deducción implica predecir un hecho particular a
partir de un principio general” [CITATION Her11 \p 122 \l 9226 ]. Para Bacon, la ciencia no debía incluir
deducciones, ni matemáticas. De hecho, argumentaba que simplemente se debía incluir los datos de lo
observado. Cualquiera que investigara asumiría la naturaleza a través de esas concepciones. Además,
Bacon creía que en tanto que aceptáramos una teoría lo más seguro es que inclinaría las observaciones
proporcionadas. Con el Novum organum, el método inductivo es considerado como un método por
excelencia. Este estará apoyado por el empirismo y, en ese sentido, el conocimiento científico se
consideraba cómo el método basado en la experiencia. Las conclusiones que se podían lograr con este
método inductivo son probables y no ineludibles puesto que habrían nuevas teorías y refutaciones de las
generalizaciones. En pocas palabras, Bacon creía que después de diversas observaciones se podían
hacer generalizaciones e indicar las semejanzas y contradicciones de esas observaciones: “Estas
generalizaciones servían para describir clases de hechos o experiencias” [CITATION Her11 \p 122 \l 9226 ].
Se debe tener en cuenta que las observaciones de los hechos o los fenómenos convienen ser
bastantemente diversos respecto a los contextos que pueden ser considerados observaciones de distintos
hechos y no simples repeticiones de un mismo hecho. Por otra parte, la ciencia baconiana se pasa de la
observación a la generalización, esto es, inducción. En la ciencia galiléica y newtoniana se pasa de una
ley general a la predicción de hechos empíricos concretos, esto es, deducción. Cabe recalcar que para el
método inductivo el conocimiento científico avanzaba de forma incesante, entre más observaciones se
hagan mayor serán las generalizaciones. El pensamiento de Bacon respecto de la ciencia consistía en un
cambio o mejoramiento del mundo. Creía que la ciencia aportaría conocimiento para mejorar la
tecnología y esa tecnología renovada perfeccionaría el mundo. Por ejemplo, los tres inventos
medievales que trasformaron a Europa (o alguna parte de esta): la imprenta, la pólvora y la brújula:

- “Estos tres [inventos] han cambiado el rostro entero del mundo y las condiciones de las cosas, en
la literatura, en la guerra y en la navegación. Después de ellos se registraron innumerables
cambios, tanto que no se ha visto que ningún imperio, secta ni estrella ejerzan más poder e
influencia en los asuntos de los hombres que estos tres descubrimientos mecánicos” [CITATION
Her11 \p 123 \l 9226 ].
He aquí su interés por el conocimiento práctico y su importancia para optimizar la sociedad. Si bien, la
historia ha expuesto que el enfoque científico inductivo de Bacon de alguna manera fue ignorado. En
cambio, el enfoque de Galileo y Newton desplegó una formidable influencia. La ciencia requería una
teoría probada y de la comprobación de las hipótesis. No es malo tener creencias en relación con las
cosas; lo que sí es malo es no cambiar esas creencias cuando los datos lo requieren.

Bacon fue un gran mentor de la lógica y de la investigación científica. De hecho, “fue el primero en
distinguir entre investigación científica y razonamiento lógico” [CITATION Moy05 \p 75 \l 9226 ] . Según él,
no es suficiente con generalizar un hecho factible como una verdad inductiva, si bien, es ineludible la
formulación de una hipótesis de distintas posibilidades. De ahí que se pueda hacer deducciones a partir
de estas hipótesis para que proporcionen resultados que se comprobaran con la experiencia: “un método
hipotético-deductivo, por eliminación de lo que no es válido al contrastarlo con la experiencia”
[CITATION Moy05 \p 75 \l 9226 ]. Si utilizáramos este método en la ciencia experimental tendría una
desventaja de que el enunciado podría estar alejado de la realidad y como consecuencia forjaría que
algunas hipótesis permanezcan detenidas por un prolongado tiempo como conocimientos momentáneos
que podrían desconcertar o inutilizar otras hipótesis.

Desde otro punto, cuando hablamos de la generalización o de las proposiciones universales debemos
apuntar a dos incógnitas, primero, cómo es posible garantizar la verdad de la generalización y segundo
cómo justificaríamos su validez. La cuestión está en que, “ aunque una generalización legal nunca puede
ser completamente validada”[CITATION Ase02 \p 8 \l 9226 ]. Sin embargo, es suficiente con que
encontremos un contraejemplo o contra argumentación para hacer una refutación. Para la interrogante de
la validez se debe cuestionar respecto a cómo es posible demostrar su validez para todos las cuestiones
posibles. O sea, se trata de establecer hasta qué punto se puede predecir un hecho futuro. Un ejemplo de
una proposición universal de hecho es “todas las aves son voladoras”. Es esta la clase de proposiciones
en las que se preocupa la inducción. Encontramos cuestiones sobre cómo es posible justificar su validez
universal, esto es, cómo justificaríamos que el próximo pájaro que nazca también vuele. Luego, cómo
justificamos la validez, esto es, cómo se justifica que todo pájaro vuela. Por lo tanto, el problema de la
inducción se resumiría de cómo es posible justificar la validez de las proposiciones universales o las
verdades de las generalizaciones. Para concluir: “la exclusión de hipótesis puramente existenciales como
‘Existe un abominable hombre de las nieves’, ya que esta clase de hipótesis no pueden ser refutadas
concluyentemente por un número finito de oraciones observacionales” [CITATION Ase02 \p 16 \l 9226 ].
Uno de los filósofos que intenta resolver este problema es Hume. Sin embargo, este problema no se ha
resuelto dado que se desconoce cómo se validan las proposiciones universales y también cómo estas
pueden convertirse en una guía para el futuro.

Podemos creer que una teoría puede estar cerca de la verdad (pero solo es una creencia). El problema de
la inducción, como se mencionó anteriormente, se queda precario desde un punto de vista lógico. De
hecho, también encontramos otro problema en la inducción, y es el de haber justificado el principio de
deducción de manera inductiva, es decir, de este modo genera un razonamiento circular:

- “Por otra parte, mantener que la inducción quizás funcionará en el futuro porque ha resultado útil
en el pasado es un razonamiento circular, porque asume la misma inducción para justificarse. Por
lo que debe buscarse otro criterio, aparte de la misma inducción, para la justificación de este tipo
de proposiciones”[CITATION Moy05 \p 20 \l 9226 ].

Podrían matizar un poco su posición y decirnos que realmente no tenemos garantía de conservación de
la verdad pero que su principio sigue funcionando con probabilidad. Es decir, si tenemos premisas
verdaderas y respetamos las condiciones de la inducción muy probablemente nuestra conclusión sea
también verdadera. Así con su nuevo principio la inducción se desliga del problema lógico pero no se
desliga del problema de la circularidad de su razonamiento. Es decir, el de justificar el principio de
inducción por medio de una misma inducción. Lamentablemente para el inductivista sus problemas no
terminan ahí. Recordemos que para la inducción la observación es muy importante porque es la fuente
de donde proviene todo nuestro conocimiento: “Es a partir de nuestra observación traducida a los
enunciados observacionales que podemos obtener enunciados universales”[CITATION Ase02 \p 13 \l 9226 ] .
En tal caso: ¿cómo observamos? ¿qué observamos? ¿todos observamos lo mismo? Si, por ejemplo,
cuando observamos una imagen de un pato seguramente señalaremos que lo es en efecto, pero si nos
preguntaran qué mamífero pudimos ver probablemente hubiéramos dicho que es un conejo. Ahora
seguro vemos los dos alternándose aunque de algún modo nuestra mente nos transporte a ver la imagen
que primero captamos. Cuando se mencionó ave o mamífero se influyó sobre nuestras expectativas y
condicionar lo que estábamos viendo. También el contexto influye en nuestras percepciones. La cultura
es una parte importante de nuestro conjunto de percepciones. Por ejemplo, supongamos que decimos:
“he aquí un protesta…” pero para poder decir que observo una protesta, antes tengo que haber tenido el
concepto de protesta. Y este concepto no se encuentra aislado, sino que forma parte de teorías que por
ejemplo explican las protestas sociales. Si esto es así entonces la observación no es primera. Es decir, no
hay una observación neutral. Tenemos una teoría que condicionan aquello que observamos. De hecho, si
no hay una teoría por más rudimentaria que sea no sabríamos qué observar, qué es lo relevante a
observar.

Conclusión: El problema de la inducción radica a un nuevo escenario arraigado de la época moderna.


Uno de los pensadores que destaco frente a esta problemática fue Hume. Además, destaco también
respecto a que este era un problema irresoluble. No obstante, el mismo hume se percata que la física
newtoniana, contemporánea a su pensamiento, evidenciaba otras verdades, la teoría de la gravitación era
universal y respecto a esto su escepticismo no era concluyente. La ciencia utiliza en diversos casos el
método inductivo puesto que, indudablemente, le ha ayudado mucho a sus avances. La inducción tiene
su problema lógico pero, aun así, la ciencia como tal utiliza la inducción en sus investigaciones. Por lo
tanto, la inducción puede ser parte de los descubrimientos importantes de la ciencia. La ciencia ha
empleado el método inductivo porque le ha servido para plantear tesis que antes no se manifestaban. Por
otra parte, el éxito de Kleper, Galileo, Copérnico y Newton con la observación empírica y la deducción
matemática estímulo a los estudiosos de todos los campos y encendió el espíritu de la indagación y la
experimentación que ha permanecido hasta el presente.

No obstante, hemos visto que la ley de Newton de la gravitación universal es el resultado de una
generalización por partes. El argumento de Newton a favor de la gravitación universal es un proceso de
razonamiento cuidadoso, en el que generalizamos los datos paso a paso. Este proceder cuidadoso de
eventos particulares a "axiomas menores" y luego, finalmente, a axiomas universales corresponde a la
idea metodológica de Bacon de inducción. Esta sensibilidad de establecer axiomas universales a través
de generalizaciones y la importancia atribuida a seguir probando el principio inferido en la parte
sintética de la ciencia es claramente baconiano de inspiración.

Referencias
Asensi Artiga, V., & Parra Pujante, A. (2002). El método científico y la nueva filosofía de la ciencia. Anales de
Documentación, 19.

Hawking, S. (2015). Brevisima Historia Del Tiempo. Barcelona : Editorial Planeta S. A.

Hergenhahn, B. R. (2011). Introducción a la Historia de la Psicología. 6ª Edición. . Madrid: Cengage Learning


Editores. S.A. .

Moyano, J. R. (2005). ANÁLISIS SOBRE EL MÉTODO CIENTÍFICO. Repertorio Americano, 15-77.

También podría gustarte