Está en la página 1de 120

Un mito (del griego μῦθος, mythos, «relato», «cuento») es un relato tradicional que refiere acontecimientos prodigiosos,

protagonizados por seres sobrenaturales o extraordinarios, tales como dioses, semidioses, héroes o monstruos.
Los mitos forman parte del sistema de creencias de una cultura o de una comunidad, la cual los considera historias
verdaderas. Su carácter fantástico ha hecho que algunos consideren que los mitos son mentiras y por ello utilicen ambos
términos como sinónimos. Sin embargo, los mitos sólo son entendibles en su contexto. Para una persona ajena a éste,
los mitos de cierto grupo resultarán inentendibles o absurdos. Todos los grupos tienen mitos y ellos se refieren a distintas
dimensiones de la vida humana y social. Desde que en la Antigüedad grecolatina las explicaciones filosóficas y científicas
entraron en competencia con las míticas, la palabra mito se cargó en ciertos contextos de un valor peyorativo, llegando a
utilizarse de forma laxa como sinónimo de patraña, creencia extendida pero falsa, por ejemplo, la sociedad sin clases es
un mito comunista, o la mano invisible del mercado es un mito liberal. También es común el uso un tanto laxo de mito y
mítico (o leyenda y legendario) para referirse a personajes históricos o contemporáneos (o incluso a productos
comerciales) cargados de prestigio y glamour: Charlot es un mito del cine mudo; los Beatles son un grupo mítico. El
antropólogo Bronislaw Malinowski afirmaba que no hay aspecto importante de la vida que sea ajeno al mito. Por ello,
existen mitos religiosos (como el nacimiento de los dioses), políticos (como la fundación de Roma) o sobre temas
particulares (por qué el maíz se convirtió en el principal alimento de un pueblo, como sucedió con los pueblos
prehispánicos de México). Para Malinowski los mitos son narraciones fundamentales, en tanto que responden a las
preguntas básicas de la existencia humana: razón para existir, razón de lo que lo rodea, entre otras. Malinowski también
aclaró que el mito pertenece al orden de las creencias y que si bien es una explicación, no es una explicación racional,
sino cultural.

Las funciones de los mitos son múltiples. No obstante, en general, se puede aceptar tres funciones esenciales:
explicativa, de significado y pragmática. La función explicativa se refiere a que los mitos explican, justifican o desarrollan
el origen, razón de ser y causa de algún aspecto de la vida social o individual, por ejemplo, el mito griego que narra cómo
se originó el mundo del "Caos" o el Génesis que comenta el nacimiento de la mujer de la costilla de un hombre. La
función pragmática del mito implica que los mitos son la base de ciertas estructuras sociales y acciones, así, un mito
puede marcar una línea genealógica y determinar quiénes pueden gobernar o no. Gracias a esta función, los mitos
especifican y justifican por qué una situación es de una manera determinada y no de otra. La función de significado se
refiere a que los mitos no son sólo historias que brindan explicaciones o justificaciones políticas, también otorgan un
consuelo, objetivo de vida o calma a los individuos, así sucede con mitos que hablan de la muerte, el sufrimiento o la
victoria, por lo tanto, los mitos no son historias alejadas de la persona, sino que funcionan como un asidero existencial, un
motivo, de acuerdo al psicoanalista estadounidense, Rollo May. Las tres funciones se suelen combinar de manera
constante.
A la unión de diversos mitos de una cultura que se integran se les denomina mitología, entre mayor número de mitos y de
complejidad tenga una mitología, indicará mayor desarrollo de las creencias de una comunidad. La mitología sustenta la
cosmovisión de un pueblo.

Según Mircea Eliade, el mito es una historia sagrada que narra un acontecimiento sucedido durante un tiempo primigenio,
en el que el mundo no tenía aún su forma actual. Los acontecimientos de la naturaleza que se repiten periódicamente se
explican como consecuencia de los sucesos narrados en el mito (por ejemplo, en la mitología griega el ciclo de las
estaciones se explica a partir del rapto de Perséfone). Sin embargo, no todos los mitos se refieren a un tiempo "primero",
también pueden abordar sucesos acontecidos después del origen, pero que destacan por su importancia y por los
cambios que trajeron.

Según la visión de Lévi-Strauss, antropólogo estructuralista, todo mito tiene tres características:

 trata de una pregunta existencial, referente a la creación de la Tierra, la muerte, el nacimiento y similares.
 está constituido por contrarios irreconciliables: creación contra destrucción, vida frente a muerte, dioses contra
hombres o bien contra mal.
 proporciona la reconciliación de esos polos a fin de conjurar nuestra angustia.

Como los demás géneros tradicionales, el mito es de origen oral, cuyos detalles varían en el curso de su transmisión,
dando lugar a diferentes versiones. En las sociedades que conocen la escritura, el mito ha sido objeto de reelaboración
literaria, ampliando así su arco de versiones y variantes. Por ello, los mitos no han desaparecido en la época actual, sólo
se muestran y transmiten a través de diferentes medios.
EJEMPLOS DE MITO
LA MANCARITA
Es un mito folklórico que se ha extendido en Santander Norte de Santander, Boyacá y a si mismo en la República
Dominicana. Los campesinos describen la Mancarita como una especie de mujer salvaje, de cabellera larga y
desgreñada, y de un solo seno en la mitad del pecho; de cuerpo peludo como el de los animales selváticos y los pies
vueltos hacia atrás. La Mancarita habita en las regiones selváticas y boscosas de los Andes Orientales; le gusta
acercarse a las viviendas humanas. Por la noche se le oye gritar en tono lúgubre y prolongadamente. Algunos afirman
que es tímida y huye apenas percibe algún ruido de gente o de animales; otros afirman que se roba a los niños y aún a
los hombres.

En Santander dicen que la Mancarita es un salvaje que imita la voz del hombres, los gritos de la mujer y llanto de los
niños para engañar y atraer a la gente, y llevársela donde nadie puede saberlo, porque regularmente anda de noche y en
la espesura de los bosques. Los Santandereanos creen que existió una Rita manca que distraía a las gentes inventando
cuentos, haciendo chismes y atizando discordias. Esta se dedicó a vagar los montes como un salvaje, creciéndole los
cabellos y las uñas de un modo extraordinario; comía raíces y frutas silvestres y huía velozmente a la vista de la gente y
perros. Tan solo de lejos se percibían sus alaridos, que eran una extraña mezcla de llanto de mujer y aullidos de perro en
pena. Por la noche, cuando la oscuridad era intensa, la Mancarita se convertía en el terror de los desolados caminos, con
su horroroso grito que helaba la sangre de los viajeros. La Mancarita según la creencia de muchas gentes, influye en los
chismes de la gente, enredando cuentos y haciendo profundizar las discordias. Es la deidad chismosa de nuestros
campesinos.

Los campesinos boyacenses creen que la Mancarita se convirtió en espíritu maléfico por sus brujerías.

LA MADRE MONTE O LA MADRESELVA

Mito de origen indígena presente en casi todas las regiones de Colombia. La Madremonte es la divinidad de los montes,
de los montes del llano. Es una mujer alta, corpulenta, elegante, robusta y de caminar ondulante, como si la meciera un
suspiro de brisa. Sus cabellos de helechos y lianas son protegidos por un sombrero vistoso adornado con plumas y flores.
Su piel está cubierta de suave musgo y de verdes hojas. Su larga melena que cubre su rostro, deja ver solamente sus
grandes colmillos y ojos brotados y encendidos. Tiene brazos de bejucos y manos de tiernas ramas.

Es la diosa guardiana de los montes, bosques espesos y selvas. Cuando se tala un árbol su corazón sufre y de sus ojos
brotan lágrimas de rocío y es por esto que se enoja y se transforma persiguiendo a los cazadores, pescadores y
aserradores de los bosques. Sus iras y persecuciones son terribles. Produce tempestades, vientos e inundaciones que
destruyen las cosechas, ahuyentan los ganados, ahogan los terneros y causan toda clase de calamidades, hace perder a
los niños vagos y desobedientes y los esconde debajo de las cascadas en las montañas. La Madre Monte persigue con
saña a los que son dados a discutir maliciosamente por linderos y que destruyen las alambradas de sus vecinos y
colindantes; es una asidua defensora de los limites correctos de las propiedades. Castiga a los que roban, a los que
osadamente invaden el corazón de sus enmarañadas arboledas. También persigue a los hombres que andan en malos
pasos haciéndolos perder en el monte y los pone a caminar durante horas porque su influencia se manifiesta por una
especie de mareo o alucinación mediante la cual la víctima ve todos los lados del monte idénticos lo que le hace dificil
encontrar la salida. Cuando se baña en la parte alta de los ríos siembra en ellos enfermedades y plagas. Para
ahuyentarla, cuando se le encuentra de frente, hay que insultarla, no mostrarle miedo y lanzarle latigazos.

Tambien se cuenta que para liberarse de las acometidas de la Madremonte es conveniente ir fumando un tabaco o con
un bejuco de adorote o carare amarrado a la cintura o llevar pepas de cavalonga en el bolsillo o una varita recién cortada
de cordoncillo, de chicalá o guayacán, a guisa de bordón; sirve así mismo, para el caso portar escapularios y medallas
benditas o ir rezando la oración a San Isidro Labrador, abogado de los montes y de los aserríos. El mito es conocido en
Brasil, Argentina y Paraguay con nombres como: Madreselva, Fantasma del monte y Madre de los cerros

Una leyenda es una narración tradicional que incluye elementos ficticios, a menudo sobrenaturales y se transmite de
generación en generación por lo que cambian partes de la historia , lo que aporta al relato cierta verosimilitud. La leyenda
transcurre en un mismo reino de posibilidades al que pertenecen el narrador y su audiencia. Dichas posibilidades están
definidas con parámetros sumamente flexibles, que incluyen milagros percibidos como sucesos reales, pero que se
encuentran enmarcados dentro del adoctrinamiento tradicional del lugar donde la leyenda se origina. Forma parte de la
tradición oral y con frecuencia experimenta supresiones, añadidos o modificaciones.

Los hermanos Grimm definen la leyenda como un relato folclórico con la contribución de los hermanos Grimm de la
leyenda como cuento folklórico con base histórica", de acuerdo a la reseña hecha por Hans Sebald en la publicación
German studies review 13.2 (mayo 1990), p. 312.</ref> Una definición profesional moderna ha sido propuesta por el
folclorista Timothy R. Tangherlini en 1990:
"Típicamente, la leyenda es una narración tradicional corta de un solo episodio, altamente ecotipificada, realizada de
modo conversacional, que refleja una representación psicológica simbólica de la creencia popular y de las experiencias
colectivas y que sirve de reafirmación de los valores comúnmente aceptados por el grupo a cuya tradición pertenece".

Contrariamente al mito, que se ocupa de dioses, , la leyenda se ocupa de hombres que representan arquetipos
junguianos, como ocurre en la Ilíada y la Odisea de Homero, en la Eneida de Virgilio o en los anónimos Fausto, el Cantar
de mio Cid y las leyendas artúricas.

EJEMPLO DE LEYENDA
Leyenda Colombiana "La Madre de Agua"

Cuentan los ribereños, los pescadores, los bogas y vecinos de los grandes ríos, quebradas y lagunas, que los niños
predispuestos al embrujo de la madre de agua, siempre sueñan o deliran con una niña bella y rubia que los llama y los
invita a una paraje tapizado de flores y un palacio con muchas escalinatas, adornado con oro y piedras preciosas.

En la época de la Conquista, en que la ambición de los colonizadores no solo consistía en fundar poblaciones sino en
descubrir y someter tribus indígenas para apoderarse de sus riquezas, salió de Santa Fe una expedición rumbo al río
Magdalena. Los indios guías descubrieron un poblado, cuyo cacique era una joven fornido, hermoso, arrogante y valiente,
a quien los soldados capturaron con malos tratos y luego fue conducido ante el conquistador. Este lo abrumó a preguntas
que el indio se negó a contestar, no sólo por no entender español, sino por la ira que lo devoraba.

El capitán en actitud altiva y soberbia, para castigar el comportamiento del nativo ordenó amarrarlo y azotarlo hasta que
confesara dónde guardaba las riquezas de su tribu, mientras tanto iría a preparar una correría por los alrededores del
sector. La hija del avaro castellano estaba observando desde las ventanas de sus habitaciones con ojos de admiración y
amor contemplando a aquel coloso, prototipo de una raza fuerte, valerosa y noble.
Tan pronto salió su padre, fue a rogar enternecida al verdugo para que cesara el cruel tormento y lo pusieran en libertad.
Esa súplica, que no era una orden, no podía aceptarla el vil soldado porque conocía perfectamente el carácter enérgico,
intransigente e irascible de su superior, más sin embargo no pudo negarse al ruego dulce y lastimero de esa niña
encantadora.

La joven española de unos quince años, de ojos azules, ostentaba una larga cabellera dorada, que más parecía una capa
de artiseda amarilla por la finura de su pelo. La bella dama miraba ansiosamente al joven cacique, fascinada por la
estructura hercúlea de aquel ejemplar semisalvaje.

Cuando quedó libre, ella se acercó. Con dulzura de mujer enamorada lo atrajo y se fue a acompañarlo por el sendero,
iternándose entre la espesura del bosque. El aturdido indio no entendía aquel trato, al verla tan cerca, él se miro en sus
ojos, azules como el cielo que los cobijaba, tranquilos como el agua de sus pocetas, puros como la florecillas de su
huerta.

Ya lejos de las miradas de su padre lo detuvo y allí lo besó apacionadamente. Conmovida y animosa le manifestó su
afecto diciéndole: !Huyamos!, llévame contigo, quiero ser tuya.

El lastimado mancebo atraído por la belleza angelical, rara entre su raza, accedió, la alzó intrépido, corrió, cruzo el río con
su amorosa carga y se refugió en el bohío de otro indio amigo suyo, quien la acogió fraternalmente, le suministro
materiales para la construcción de su choza y les proporcionó alimentos. Allí vivieron felices y tranquilos. La llegada del
primogénito les ocasionó más alegría.

Una india vecina, conocedora del secreto de la joven pareja y sintiéndose desdeñada por el indio, optó por vengarse:
escapó a la fortaleza a informar al conquistador el paradero de su hija. Excitado y violento el capitán, corrió al sitio
indicado por la envidiosa mujer a desfogar su ira como veneno mortal. Ordenó a los soldados amarrarlos al tronco de un
caracolí de la orilla del río. Entretanto, el niño le era arrebatado brutalmente de los brazos de su tierna madre.

El abuelo le decía al pequeñín: "morirás indio inmundo, no quiero descendientes que manchen mi nobleza, tu no eres de
mi estirpe, furioso se lo entregó a un soldado para que lo arrojase a la corriente, ante las miradas desorbitadas de sus
martirizados padres, quienes hacían esfuerzos sobrehumanos de soltarse y lanzarse al caudal inmenso a rescatar a su
hijo, pero todo fue inútil.
Vino luego el martirio del conquistador para atormentar a su hija, humillarla y llevarla sumisa a la fortaleza. El indio fue
decapitado ante su joven consorte quien gritaba lastimeramente. Por último la dejaron libre a ella, pero, enloquecida y
desesperada por la pérdida de sus dos amores, llamando a su hijo, se lanzo a la corriente y se ahogó.

La leyenda cuenta que en las noches tranquilas y estrelladas se oye una canción de arrullo tierna y delicada, tal parece
que surgiera de las aguas, o se deslizara el aura cantarina sobre las espumas del cristal.La linda rubia que sigue
buscando a su querido hijo por los siglos de los siglos, es la MADRE DEL AGUA. La diosa o divinidad de las aguas; o el
alma atormentada de aquella madre que no ha logrado encontrar el fruto de su amor.Por eso, cuando la desesperación
llega hasta el extremo, la iracunda diosa sube hasta la fuente de su poderío, hace temblar las montañas, se enlodan las
corrientes tornándolas putrefactas y ocasionando pústulas a quienes se bañen en aquellas aguas envenenadas.

Una anécdota es un cuento corto que narra un incidente interesante o entretenido, una narración breve de un suceso
curioso.

Una anécdota siempre está basada en hechos reales, un incidente con personas reales como personajes, en lugares
reales. No obstante, con el correr del tiempo las pequeñas modificaciones realizadas por cada persona que la cuenta
pueden derivar en una obra ficticia, que sigue siendo contada pero tiende a ser más exagerada.

Aunque a veces sean humorísticas, las anécdotas no son chistes, pues su principal propósito no es simplemente
provocar risa, sino expresar una realidad más general que el cuento corto por sí mismo, o dar forma a un rasgo en
particular de un personaje o el funcionamiento de una institución de tal manera que se atiene a su esencia misma. Un
monólogo breve que empiece con "Un profesor pregunta a su alumno..." será un chiste. Un monólogo breve que empiece
con "Una vez un profesor preguntó a Carl Friedrich Gauss..." será una anécdota. Una anécdota, así, está más cerca de la
parábola que de la fábula, con personajes animales y figuras humanas genéricas pero es distinta de la parábola en su
especificidad histórica. Una anécdota tampoco es una metáfora ni tiene una moraleja, una necesidad tanto en la parábola
como en la fábula

EJEMPLO DE ANECDOTA
Recuerdo una noche que estaba lloviendo, hubo un corte eléctrico y tenía que desplazarme de un edificio a otro dentro de
las instalaciones. Lo curioso es que no veía ni la punta de mi nariz, por las sendas lo único que me guiaba eran los
relámpagos que alumbraban el camino, mientras mi pobre sombrilla casi cedía a la ventisca. Estaba ansiosa por llegar, al
fin llegué. Reconozco que no es fácil para los ciegos vivir en un mundo de videntes

El cuento es una narración breve de carácter ficcional protagonizada por un grupo reducido de personajes y con un
argumento sencillo. No obstante, la frontera entre cuento largo y una novela corta no es fácil de trazar. El cuento es
transmitido en origen por vía oral (escucha, lectura); con la modernización, se han creado nuevas formas, como los
audiolibros, de manera que hoy en día pueden conocerlos, como antaño, personas que no sepan leer o que ya no
puedan por pérdida de visión

Hay dos tipos de cuentos:

 El cuento popular: Es una narración tradicional breve de hechos imaginarios que se presenta en múltiples
versiones, que coinciden en la estructura pero difieren en los detalles. Tiene 3 subtipos: los cuentos de hadas, los
cuentos de animales y los cuentos de costumbres. El mito y la leyenda son también narraciones tradicionales, pero
suelen considerarse géneros autónomos (un factor clave para diferenciarlos del cuento popular es que no se
presentan como ficciones).
 El cuento literario: Es el cuento concebido y transmitido mediante la escritura. El autor suele ser conocido. El texto,
fijado por escrito, se presenta generalmente en una sola versión, sin el juego de variantes característico del cuento
popular. Se conserva un corpus importante de cuentos del Antiguo Egipto, que constituyen la primera muestra
conocida del género. Una de las primeras manifestaciones en la lengua castellana es El conde Lucanor, que reúne
51 cuentos de diferentes orígenes, escrito por el infante Don Juan Manuel en el siglo XIV.

El cuento se compone de tres partes.

 Introducción, inicio o planteamiento: La parte inicial de la historia, donde se presentan todos los personajes y sus
propósitos. Pero fundamentalmente, donde se presenta la normalidad de la historia. Lo que se presenta en la
introducción es lo que se quiebra o altera en el nudo. La introducción sienta las bases para que el nudo tenga
sentido.
 Desarrollo o nudo:Es la parte donde se presenta el conflicto o el problema de la historia, toma forma y suceden los
hechos más importantes. El nudo surge a partir de un quiebre o alteración de lo planteado en la introducción.
 Desenlace o final: Parte donde se suele dar el clímax, la solución a la historia y finaliza la narración. Incluso en los
textos con final abierto, hay un desenlace.

CARACTERÍSTICAS DEL CUENTO

El cuento presenta varias características que lo diferencian de otros géneros narrativos:

 Ficción: aunque puede inspirarse en hechos reales, un cuento debe, para funcionar como tal, recortarse de la
realidad.
 Argumental: el cuento tiene una estructura de hechos entrelazados (acción – consecuencias) en un formato de:
introducción – nudo – desenlace (ver Estructura argumental).
 Única línea argumental: a diferencia de lo que sucede en la novela, en el cuento todos los hechos se encadenan
en una sola sucesión de hechos.
 Estructura centrípeta: todos los elementos que se mencionan en la narración del cuento están relacionados y
funcionan como indicios del argumento.
 Personaje principal: aunque puede haber otros personajes, la historia habla de uno en particular, a quien le
ocurren los hechos.
 Unidad de efecto: comparte esta característica con la poesía. Está escrito para ser leído de principio a fin. Si uno
corta la lectura, es muy probable que se pierda el efecto narrativo. La estructura de la novela permite, en cambio,
leerla por partes.
 Prosa: el formato de los cuentos modernos (a partir de la aparición de la escritura) suele ser la prosa.
 Brevedad: por y para cumplir con estas características, el cuento es breve.

EJEMPLO DE CUENTO
Ladrón de sábado
[Cuento: Texto completo]
Gabriel García Márquez
Hugo, un ladrón que sólo roba los fines de semana, entra en una casa un sábado por la noche. Ana, la dueña, una
treintañera guapa e insomne empedernida, lo descubre in fraganti. Amenazada con la pistola, la mujer le entrega todas
las joyas y cosas de valor, y le pide que no se acerque a Pauli, su niña de tres años. Sin embargo, la niña lo ve, y él la
conquista con algunos trucos de magia. Hugo piensa: «¿Por qué irse tan pronto, si se está tan bien aquí?» Podría
quedarse todo el fin de semana y gozar plenamente la situación, pues el marido -lo sabe porque los ha espiado- no
regresa de su viaje de negocios hasta el domingo en la noche. El ladrón no lo piensa mucho: se pone los pantalones del
señor de la casa y le pide a Ana que cocine para él, que saque el vino de la cava y que ponga algo de música para cenar,
porque sin música no puede vivir.
A Ana, preocupada por Pauli, mientras prepara la cena se le ocurre algo para sacar al tipo de su casa. Pero no puede
hacer gran cosa porque Hugo cortó los cables del teléfono, la casa está muy alejada, es de noche y nadie va a llegar.
Ana decide poner una pastilla para dormir en la copa de Hugo. Durante la cena, el ladrón, que entre semana es velador
de un banco, descubre que Ana es la conductora de su programa favorito de radio, el programa de música popular que
oye todas las noches, sin falta. Hugo es su gran admirador y. mientras escuchan al gran Benny cantando Cómo fue en un
casete, hablan sobre música y músicos. Ana se arrepiente de dormirlo pues Hugo se comporta

tranquilamente y no tiene intenciones de lastimarla ni violentarla, pero ya es tarde porque el somnífero ya está en la copa
y el ladrón la bebe toda muy contento. Sin embargo, ha habido una equivocación, y quien ha tomado la copa con la
pastilla es ella. Ana se queda dormida en un dos por tres.

A la mañana siguiente Ana despierta completamente vestida y muy bien tapada con una cobija, en su recámara. En el
jardín, Hugo y Pauli juegan, ya que han terminado de hacer el desayuno. Ana se sorprende de lo bien que se llevan.
Además, le encanta cómo cocina ese ladrón que, a fin de cuentas, es bastante atractivo. Ana empieza a sentir una
extraña felicidad.

En esos momentos una amiga pasa para invitarla a comer. Hugo se pone nervioso pero Ana inventa que la niña está
enferma y la despide de inmediato. Así los tres se quedan juntitos en casa a disfrutar del domingo. Hugo repara las
ventanas y el teléfono que descompuso la noche anterior, mientras silba. Ana se entera de que él baila muy bien el
danzón, baile que a ella le encanta pero que nunca puede practicar con nadie. Él le propone que bailen una pieza y se
acoplan de tal manera que bailan hasta ya entrada la tarde. Pauli los observa, aplaude y, finalmente se queda dormida.
Rendidos, terminan tirados en un sillón de la sala.

Para entonces ya se les fue el santo al cielo, pues es hora de que el marido regrese. Aunque Ana se resiste, Hugo le
devuelve casi todo lo que había robado, le da algunos consejos para que no se metan en su casa los ladrones, y se
despide de las dos mujeres con no poca tristeza. Ana lo mira alejarse. Hugo está por desaparecer y ella lo llama a voces.
Cuando regresa le dice, mirándole muy fijo a los ojos, que el próximo fin de semana su esposo va a volver a salir de viaje.
El ladrón de sábado se va feliz, bailando por las calles del barrio, mientras anochece.

FIN
La novela (del italiano novella, noticia) es, según la RAE, una obra literaria en prosa en la que se narra una acción fingida
en todo o en parte y cuyo fin es causar placer estético a los lectores con la descripción o pintura de sucesos o lances
interesantes, así como de caracteres, pasiones y costumbres. La vigesimotercera edición del Diccionario de la lengua
española de la RAE la define de manera más general como una "obra literaria narrativa de cierta extensión" y como un
"género literario narrativo que, con precedente en la Antigüedad grecolatina, se desarrolla a partir de la Edad Moderna". [1]

CARACTERÍSTICAS

Las bases de una novela son las siguientes:

 Una narrativa extensa: las novelas tienen, generalmente, entre 60.000 y 200.000 palabras, o de 300 a 1.300
páginas o más.
Aquí radica la diferencia con el cuento. Existe una zona difusa entre cuento y novela que no es posible separar en forma
tajante. A veces se utiliza el término nouvelle o novela corta para designar los textos que parecen demasiado cortos para
ser novela y demasiado largos para ser cuento; pero esto no significa que haya un tercer género (por el contrario,
duplicaría el problema porque entonces habría dos límites para definir en lugar de uno).

Hay otras diferencias entre novela y cuento: el relato aparece como una trama más complicada o intensa, con mayor
número de personajes que además están más sólidamente trazados, ambientes descritos pormenorizadamente, etcétera.

 Es de ficción, lo que la hace diferente de otros géneros en prosa como la historia o el ensayo.

 En prosa, lo que la separa de los relatos ficticios extensos en forma rimada. No obstante, Eugenio Oneguin, de
Aleksandr Pushkin, se considera una novela, aunque está en verso.

EJEMPLO DE NOVELA COLOMBIANA


SINOPSIS
NOVELA LOS INFORMANTES DE JUAN GABRIEL VASQUEZ

Cuando el periodista Gabriel Santoro publicó su primer libro, no pensó que la crítica más destructiva fuera a ser escrita
por su propio padre.
 
  El tema parecía inofensivo: la vida de una mujer alemana que llegó a Colombia poco antes de la Segunda Guerra. Pero
el padre de Santoro se sintió traicionado. ¿Por qué? En el libro hay algo que Santoro no había previsto. Entre las frases
se esconde un secreto.
 
  Ahora Santoro ha empezado a descubrir cuál es. Mientras se interna en el corazón de la vida de su padre, mientras
revela los secretos del presente, otras cosas irán saliendo a la luz: las formas en que la guerra que ocurría al otro lado del
mar invadió la vida de quienes estaban de este lado; los sucesos de la década de los cuarenta, que en Colombia
«destruyeron familias, trastocaron vidas, arruinaron destinos».
 
  Los informantes es una apasionante historia de traiciones privadas y públicas, de tensiones familiares que abarcan a
toda una sociedad. Pero es, sobre todo, un examen sin concesiones de uno de los episodios más ambiguos y menos
explorados de la historia colombiana reciente

El microrrelato es una construcción literaria narrativa distinta de la novela o el cuento. Es la denominación más usada
para un conjunto de obras diversas cuya principal característica es la brevedad de su contenido. El microrrelato también
es llamado microcuento, minificción, microficción, cuento brevísimo, minicuento

La brevedad

No es falso asegurar que la brevedad, noción que también aplica al cuento, sea lo más común de este tipo de textos. Sin
embargo, es una característica bastante subjetiva, ya que existen microrrelatos de más de una página. Contar el número
de palabras es sólo una forma de ilustrar el concepto de brevedad.

Los títulos suelen ser pertinentes, porque pueden ayudar a la focalización o a completar aquello que, por la brevedad, no
se dice. En algunos casos son imprescindibles para completar el sentido.
La temática

Como otras obras literarias, los microcuentos abarcan las más diversas temáticas que van desde la ficción pura, la
inclusión de otros discursos (políticos, sociales, etcétera), hasta el uso de la intertextualidad. Tiene la particularidad de
presentar un desenlace inesperado con respecto a los sucesos narrados, es decir, quiebra las expectativas del lector
sobre su final, condicionado por los sucesos narrados antes del descenlace.

Cruce de géneros

La economía de palabras es notoria, pero a medida que el microrrelato se va haciendo popular, también la variedad de la
forma va aumentando. Esto provoca la destrucción de los géneros, hasta el punto de que resulte imposible -e inútil- tratar
de definirlo, distinguirlo o clasificarlo. Se postula entonces un género híbrido que con sus recursos estilísticos entremezcla
narración, ensayo, poesía, entre otros

LAS GALLINAS
EJEMPLO DE MINICUENTO
Esto era un gallinero en el que Vivian 12 gallinas. Un gallo que paso por allí las miraba entusiasmado y decía galante:

-están para comérmelas

Un zorro que lo oyó y también miraba entusiasmado a las 12 gallinas corroboro

-lo mismo digo

En ese momento apareció el dueño del gallinero y les dijo a ambos:

-solo yo comeré a estas gallinas cuando tenga hambre ¿entendido?

Y como el dueño pertenecía a la especie humana, la mas comilona de la creación el zorro se esfumo, mientras el gallo se limitaba a decir crestibajo :
-bueno lo mío solo era una metáfora hombre
Las gallinas que hasta entonces no habían piado, cacarearon al unisonó.

-¡Queremos metáforas!
Un chiste es un dicho corto o una muy pequeña historia , casi siempre imaginada , en casi pocas ocasiones es real, que
puede expresarse o comunicarse de manera escrita o hablada y que tiene como principal misión provocar la risa en el
oyente o en el lector de la misma.

Siempre la finalidad del chiste será de entretener y hacer reír a las personas, puede tratarse de un dicho corto que
involucra personajes y hechos tanto reales como irreales, aunque también suele ser muy común encontrarse con chistes
que presentan connotaciones o referencias políticas, sociales y de rivalidad deportiva.

Los chistes en su mayoría constan de dos partes la introducción y luego la gracia, la cual unida a la primera es la que
provocara la situación graciosa que generara la risa en los espectadores o lectores.
Existen diversos tipos de chistes incluso muchos que hasta logran trascender las fronteras de su propio origen y son
transformados y adaptados a las tradiciones de otras culturas y aun continúan generando gracia.

La clasificación regular se basa en colores para diferenciar a los chistes, por ejemplo los chistes verdes son aquellos que
presentan alusiones obscenas o sexuales, los chistes blancos, resultan ser los que no presentan ningún tipo de ofensa y
los chistes negros son aquellos que buscan hacer reír a partir de cuestiones que no son para nada graciosas sino más
bien todo lo contrario. Que rozan la tragedia.

EJEMPLO DE CHISTE

Entran tres borrachos en un bar…


Dos llevan a uno que se cae y queda tirado en el piso. Ciego de vino uno grita
-sírvame dos vinos para mi y 2 para mi amigo de la mesa…
-y al del suelo?
-pero no hombre! Ese tiene que conducir !!

Un hombre detiene a una señora por la calle y le pregunta:


-disculpe, no vio a un policía dando vueltas por aquí ?
-No , no vi a ninguno –responde la mujer
-perfecto, deme su cartera , reloj y collar.
Se levanta un tipo después de la operación y dice :
-doctor, doctor, entiendo que se vista de blanco pero ¿Por qué hay tanta luz?
-es que no soy el doctor hijo mío soy San Pedro

Nombre dado por los retóricos griegos a una ilustración literaria, cuya verosimilitud se realiza estableciendo un vínculo
entre la ficción narrada y la realidad a la que remite. Puede considerarse una forma de alegoría. Las parábolas del Nuevo
Testamento tienden a iluminar una verdad espiritual a través de un relato breve de la vida cotidiana de la época. Muchos
escritores modernos han recurrido a la parábola para comunicar un mensaje moral, reelaborando en ciertos casos
parábolas evangélicas, como ocurre con el escritor brasileño Raduan Nassar en Labor arcaica. Theodor Adorno ha
destacado el carácter parabólico de la narrativa de Franz Kafka. Basta pensar en El proceso o El castillo.
EJEMPLO DE PARABOLA
JONAS ES SALVADO POR UN GRAN PEZ

Fragmento de Jonás.

Capítulo 2.

1 Y había el Señor preparado un grande pez, para que se tragara a Jonás, el cual estuvo tres días y tres noches en el
vientre del pez. 2 E hizo Jonás oración al Señor Dios suyo desde el vientre del pez; 3 y depués dijo:

Invocado he al Señor en medio de mi tribulación, y me ha escuchado benigno: he clamado desde el seno del sepulcro, y
tú, oh Señor, has atendido mi voz. 4 Y arrojásteme a lo más profundo del mar, y me circundaron las aguas: sobre mí han
pasado todos tus remolinos y todas tus olas. 5 Y dije: Arrojado he sido lejos de la misericordiosa vista de tus ojos: pero
no; aún veré nuevamente tu santo templo. 6 Cercáronme las aguas hasta el punto de quitarme la vida; encerrado me he
visto en el abismo: el piélago ha cubierto mi cabeza. 7 He descendido hasta las raíces de los montes; los cerrojos de la
tierra me encerraron allí dentro para siempre: mas tú, oh Señor Dios mío, sacarás mi vida del lugar de la corrupción. 8 En
medio de las angustias que padecía mi alma, he recurrido a tí, oh Señor; dirigiéndome mi oración al templo santo de tu
gloria. 9 Aquellos que inútilmente se entregan a la vanidad de los ídolos, abandonan su misericordia. 10 Mas yo te
ofreceré en sacrificio cánticos de alabanza: cumpliré al Señor todos los votos que le he hecho por mi salud.
11 El Señor, en fin, dió la orden al pez, y éste vomitó a Jonás en la ribera.

OBRAS Y AUTORES
REPRESENTATIVOS DE LA
NARRATIVA COLOMBIA
CONQUISTA:
Es casi toda crónica y relatos históricos. Y los escritores de esta etapa son casi todos
clérigos y militares. La riqueza de sus obras es de valor histórico, y el valor literario que
puedan poseer es muy poco y está en lugar muy secundario. Los primeros documentos
aparecen ya en 1519, al estilo de la Suma de Geografía, de Martín Fernández de Enciso
(v.). De interés informativo, sin arte alguno, porque su intención se agota en la
descripción y en el recuento de los hechos.
      

GONZALO JIMÉNEZ DE QUESADA


Fundador de Bogotá, escribió varias obras; y entre ellas, unos Sermones para ser
predicados en las fiestas de la Virgen. Había n. en Granada, España, en 1506. M.,
leproso, en Mariquita, C., en 1579. Licenciado en leyes, como escritor se nota en él
hondo influjo del renacimiento italiano tan en boga entonces en los medios universitarios
españoles; y asimilado aún más, durante su intensa temporada en Italia, especialmente
en Florencia. La única obra suya que se conserva completa es la comúnmente conocida como El Antijovio (Bogotá 1575),
donde «se contienen todas aquellas cosas en que Paulo Jovio, obispo de Nochera, anduvo errado...». Producto típico del
humanismo ultra-reformista. Obra erudita, clásica, en ocasiones pedante; y que no se entrelaza con lo que
posteriormente habría de ser la literatura del Nuevo Mundo.

Conquistador español, fundador de Santafé de Bogotá (Córdoba o Granada, 1509 - Mariquita, febrero 16 de 1579). El
origen de Gonzalo Jiménez de Quesada es un misterio; documentalmente no se ha podido constatar si nació en Córdoba
o en Granada, y si su origen era judío. Existen pruebas fidedignas de que estudió y se licenció en Derecho en la
Universidad de Salamanca, y que ejerció como abogado en la Real Audiencia de Granada hasta el momento de
enrrolarse y viajar a América, a mediados de 1535, con la expedición de Pedro Fernández de Lugo y su hijo Alonso Luis
de Lugo, quienes habían contratado con la Corona española la gobernación de Santa Marta (sin embargo, según algunas
fuentes, antes de embarcarse hacia América, Jiménez de Quesada estuvo en Italia, como parte de las tropas españolas
que luchaban allí). Jiménez viajaba con el cargo de teniente de gobernador para administrar justicia, nombrado en
noviembre 10 de 1535, en el puerto de Santa Cruz.

En calidad de tal, participó en una expedición "pacificadora" a la Sierra Nevada de Santa Marta; sin embargo, y debido a
la precariedad que se vivía en la ciudad, Jiménez decidió, tres meses después de su llegada al puerto, organizar una
excursión hacia el interior de la gobernación, con la intención de alcanzar el Perú. En las instrucciones de la expedición
que debía emprender Jiménez de Quesada quedó estipulado que el contingente, en su ruta hacia el Perú, debía procurar
la paz con los indígenas que hallase en el transcurso y la obligación de pedirles oro para consolidar el proceso de
conquista. Si los aborígenes se negaban a pactar la paz y a colaborar con la causa española, el capitán general podría
emprender contra ellos una guerra a sangre y fuego, la llamada "justa guerra", que permitía apropiarse de los bienes de
los enemigos e incluso esclavizarlos.

El 6 de agosto de 1538 Jiménez de Quesada declaró la conquista del territorio en favor de los reyes de España. No
obstante, sólo en enero de 1539, ante la presión de las fuerzas del nuevo Zipa, llamado Sagipa, decidió construir una
ciudad de españoles, siendo elegido el sitio de Teusacá, donde hoy se asienta Bogotá. En dicha erección contribuyeron
los indígenas de Guatavita. Esta conformación, que implicó un proceso de conquista definitivo, coincidió con la llegada de
los ejércitos expedicionarios de Sebastián de Belalcázar, proveniente del Pení, y del alemán Nicolás de Federmán, que
venía de Coro (Venezuela), quienes exigieron, a nombre de Francisco Pizarro, conquistador del Perú, y los banqueros
alemanes Welser, derechos sobre los territorios recién descubiertos. Comenzaron, entonces, una serie de
conversaciones y negociaciones en las que Jiménez de Quesada mostró una nueva faceta de su carácter: la de político,
pues supo zanjar las diferencias con los capitanes invasores y llegar a un acuerdo: Federmán y Belalcázar dejaron en la
región a 222 individuos que, unidos a los 178 que poseía el licenciado, construyeron el grupo básico de colonización del
altiplano. Así mismo, los dos conquistadores le cedieron una buena cantidad de animales domésticos, aves de corral y
herramientas necesarios para consolidar el establecimiento definitivo. Tanto con Federmán, como con Belalcázar,
Jiménez llegó al convenio de que la propiedad jurídica del nuevo territorio sería establecida por la Corte de Madrid, y que
en el caserío recién construido se formaría un cabildo. Los territorios y los indígenas serían repartidos en encomienda,
entre las huestes conquistadoras y la Corona.

Finalmente, tenía el derecho de otorgar encomiendas y tierras, distribuir aguas y señalar ejidos y linderos de las
poblaciones, siempre y cuando no fueran en perjuicio de los naturales. También se le permitió introducir 500 esclavos
negros, dotar dos barcos, importar granos, reses y caballos de España. A este proyecto emprendido por Jiménez se
apuntaron varias personas, y como había un superávit de población, el enganche para la expedición fue fácil. No existe
ninguna referencia documental sobre la fecha de partida de Santafé hacia San Juan de los Llanos, lo cierto es que en
diciembre de 1571 ya se había iniciado y en 1573 ya había concluido, con un saldo totalmente negativo, pues tanto el
adelantado como sus compañeros no conocían la zona a donde iban. Una vez se conoció el fracaso de la expedición
conquistadora, los comerciantes y encomenderos que la habían financiado comenzaron a apremiar al anciano
conquistador, y sus bienes fueron embargados. Jiménez emprendió entonces otro pleito, que al igual que en ocasiones
anteriores y pese a lo avanzado de su edad, se caracterizó por su beligerancia. Perdido el litigio por el fundador, logró
obtener de la Audiencia la misión de pacificar a los indígenas Gualí, de la región aledaña a Mariquita.

Inició esta empresa hacia fines de 1573, y obtuvo relativos éxitos pues logró fundar la ciudad de Santa Agueda, pero a
costa de un gran número de vidas de españoles e indígenas. Hasta su muerte, Jiménez de Quesada permaneció en la
zona de la gobernación de Mariquita, al frente de sus innumerables pleitos, en los que siempre quiso salir bien librado y,
sobre todo, defender y legitimar el derecho que sobre las tierras conquistadas tenían los conquistadores. Otro aspecto
interesante de la vida de Jiménez de Quesada es su afición por la poesía, testimoniada por Juan de Castellanos en las
Elegías de varones ilustres de Indias, y su actividad como escritor. Su obra más conocida es El Antijovio, refutación a un
libro contra los españoles, del italiano Paulo Jovio, arzobispo de Nochera. Según consignó Jiménez de Quesada en el
prólogo, escribió esta obra, de 55 capítulos, entre el 29 de junio y el 30 de noviembre de 1567. Se conservan, además,
Indicaciones para el buen gobierno (1549), Memoria sobre los descubridores y conquistadores que entraron conmigo a
descubrir y conquistar este Nuevo Reino de Granada (1576) y algunas cartas y cláusulas de su testamento; el resto de su
obra está perdida.

EL CLÉRIGO IBAN DE CASTELLANOS


(1522-1607), de origen español pero arraigado en C., en la conventual ciudad de Tunja,
es autor de la obra más importante del periodo de la conquista: las Elegías de Varones
Ilustres de Indias (Madrid 1589), obra ambiciosa, de 124.870 versos; de ilimitado
contorno geográfico en su paisaje; con una asfiXIante multiplicidad de sucesos y
descripciones, donde la lírica y el recuento alternan indiscriminadamente; y donde la
intención épica del autor desaparece para convertirse en crónica de la Historia,
insustituible archivo de datos de toda índole.
     
PEDRO DE AGUADO

Se sabe que nació en Valdemoro y que fue bautizado el 23 de enero de 1513. También
que perteneció a una familia de importante posición social y económica. Pero no se
conoce información con respecto a cuándo se hizo sacerdote y a otros datos de su vida
antes de viajar a América.
Pedro de Aguado, franciscano, se fue al nuevo mundo en 1560. Formaba parte del
grupo de 50 religiosos que llevó fray Luis Zapata, nombrado entonces comisario-
reformador de la orden franciscana para el Perú. Arribó al Nuevo Reino de Granada, y a partir de entonces comenzó su
labor como misionero, para evangelizar a los indios.
Fue doctrinero de Cogua, Nemeza y Peza, durante dos años; y según está manifestado en un documento recientemente
encontrado, también lo fue de Bosa. Conoció la provincia de los Panche y es probable que haya visitado la ciudad de
Cartagena, pero ya como provincial de su orden.
De sus demás actividades se sabe que fue, en dos ocasiones, guardián del convento en Santafé y, tal vez, en Tunja. En
1573 fue nombrado provincial de la orden de San Francisco, dos años más tarde se volvió a su país, España.

Fue testigo de muchos de los acontecimientos sucedidos durante la conquista americana, por lo que escribió
“Recopilación Historial”, que dedicó a Felipe II.
FRAY PEDRO SIMÓN
Cronista franciscano espanol (San Lorenzo de la Parrilla, provincia de Cuenca, 1574 -
Ubate, ca. 1628). Ligado a la historia de Colombia y Venezuela por su extensa obra que
trata sobre la conquista e inicios de la colonizacion de ambas republicas, fray Pedro
Simon nacio en una pequena poblacion a orillas del rio Jucar, y vino al Nuevo Reino de
Granada en 1604, cuando contaba 30 anos de edad. Fue invitado a venir para que
estableciera formalmente los estudios en la Provincia Franciscana, mision que cumplio a
cabalidad y con gran provecho de sus alumnos, pues estuvo consagrado a la catedra
durante mas de 14 anos continuos.

De su vida en Espana antes de venir a America es muy poco lo que se sabe, y son
noticias autobiograficas sin mayor trascendencia. Se habia hecho franciscano en la
Provincia de Cartagena, a la que continuo llamando "mi madre" y por la que mantuvo un
enorme aprecio. En el Nuevo Reino de Granada, aparte de su oficio de catedratico y de
notable orador, sirvio distintos cargos de importancia, como definicion provincial,
guardian del convento de San Francisco en la capital, y visitador de la Provincia de
Santa Cruz de Caracas, cuya jurisdiccion abarcaba las islas de Santo Domingo y Puerto
Rico, hasta donde llego personalmente en el desempeno de su oficio. Anduvo por todos
los rincones del Nuevo Reino de Granada, especialmente por razon de su oficio de
ministro provincial, para el cual fue nombrado en el capitulo provincial del 3 de junio de 1623. Una de sus correrias mas
famosas fue precisamente la que tuvo lugar en el 1608, haciendo parte de la comitiva que acompanaba a don Juan de
Borja, presidente de la Real Audiencia, en su expedicion guerrera contra los indios pijaos, evento de singular importancia
dentro de sus experiencias antropologicas, geograficas y militares, de las cuales dejo pormenorizada relacion en la parte
III, noticia VII, capitulos 23 a 50. Concluido el trienio de su ministerio como provincial, fue destinado al convento de San
Diego de Ubati, donde es muy probable que le hubiera sorprendido la muerte entre octubre de 1626 y el 7 de mayo de
1628, ya que en esta ultima fecha se hacia mencion de su nombre en un libro de cuentas, donde se da a entender que ya
habia muerto, segun la expresion alli contenida: Que sea en gloria.

Fray Pedro Simon dio a su obra el titulo de Noticias historiales de las conquistas de Tierra Firme en las Indias
Occidentales, con el cual indujo a pensar en una circunscripcion geografica mucho mas amplia de la que se ocupo, pues
en realidad en ella no trato mas que las regiones que hoy corresponden de manera general a las republicas de Venezuela
y Colombia, y que en su epoca pertenecian al distrito de la Real Audiencia de Santa Fe y a la gobernacion de Venezuela.
De manera muy tangencial toco acontecimientos relacionados con las islas de Santo Domingo y Puerto Rico, que
ciertamente tuvo ocasion de visitar personalmente. El plan estructural de las Noticias historiales es bastante curioso, y en
todo caso muy original. Se hallan divididas en tres partes, cada una de las cuales se divide a su vez en siete noticias, y
cada noticia en capitulos; por lo que una correcta citacion de la obra debe cenirse a este plan: parte, noticia, capitulo, con
lo que se consigue una mas facil localizacion. La primera parte de las Noticias historiales aparecio publicada en Cuenca
en 1627. Solamente en 1819, casi dos siglos despues de publicada la primera parte, se dio una primera tentativa de
publicar completa la obra, pero no paso de algunos capitulos de la parte tercera, en la revista madrilena Continuacion al
Almacen de Frutos literarios, con tan mal sentido que los editores se atrevieron a intervenir el lenguaje, modificandolo por
parecerles inadecuado. En Inglaterra en 1848 se publicaron algunos fragmentos de la segunda parte, y asi en los aqos
sucesivos hubo dos o tres publicaciones siempre de fragmentos de la obra. Fue en la decada de 1882 1892 cuando don
Medardo Rivas acometio la publicacion completa de las Noticias historiales en Bogota. Posteriormente, en 1953 y en
1981, se han hecho dos nuevas ediciones en Bogota. La obra de Simon, apreciable por su talante critico y sincero, asi
como por su proposito deliberado de cenirse en ella a los canones de la tarea historiografica propiamente dicha,
trasciende, sin embargo, la manera entonces familiar de concebir este genero, al superar el simple nivel informativo
documental para constituirse en una fuente historica que engloba en su campo todos los aspectos del desarrollo propio
de las sociedades humanas. En ella Simon favorece e incorpora el punto de vista antropologico, linguistico, religioso y
social del medio en el que se adentra. Por ello, dentro de esta perspectiva, Simon se presenta como adelantado de la
moderna historiografia, uno de cuyos rasgos centrales radica en su sensibilidad por los problemas de la cultura y en su
interes por desentranar todo aquel conjunto de instrumentos mentales que manejaron las sociedades precolombinas de
nuestro medio geografico

LUCAS FERNÁNDEZ DE PIEDRAHITA

Nació en Santafé de Bogota el 6 de marzo de 1624. Sus primeros estudios estuvieron a cargo de los padres jesuitas del
Colegio Seminario de San Bartolomé.
De joven compuso piezas dramáticas, que se han perdido. Dedicado a la iglesia ascendió rápidamente, obtuvo por
oposición el curato de Fusagasugá y después el de Paipa. Elegido Provisor y Gobernador del Arzobispado de Chantre,
desinteligencias con un Visitador, provocaron su destitución y emplazamiento a ir a España a sustentar sus posiciones.
Debió permanecer durante seis años, el dilatado pleito finalizó con una sentencia favorable, y en tanto Piedrahita
escribió "Historia general de las conquistas del nuevo reyno de Granada", para lo que consultó manuscritos
de Quesada, Castellanos, Aguado y Medrano.
En desagravio el año de 1669 fue consagrado en Cartagena como Obispo de Santa Marta, dedicándose a reedificar en
piedra la Catedral, ya que la anterior estaba expuesta a incendios.
En 1676 fue promovido al Obispado de Panamá, pero antes de salir la ciudad fue saqueada por piratas ingleses, el
Obispo fue torturado para que confesara donde guardaba las riquezas de la iglesia, y conducido a la presencia de
Morgan en la isla de la Providencia, éste más generoso que sus compañeros, sabiendo de su nuevo nombramiento, hizo
que lo llevaran.
Allí pasó la última etapa de su vida, enseñando, predicando y trabajando en la reducción de los indios del Darien del Sur.
Falleció en Panamá en 1688, está sepultado en el Colegio de los Jesuitas de Panamá.

JUAN RODRÍGUEZ FREYLE

Escritor de cepa castiza, de los Freyles de Alcalá de Henares, nacido en Santafé de


Bogotá, el 25 de abril de 1566, muerto hacia 1642. Nacido en una familia
acomodada, era hijo de Juan Freyle y Catalina Rodríguez. Son pocos los datos que
con certeza se conocen sobre la vida de Juan Rodríguez Freyle. No tuvo acceso a
una educación completa. Se dice que aprendió a leer con el profesor García Zorro,
y sus estudios elementales los realizó en una escuelita regentada por el maestro
Segovia. Luego estudió dos años en el seminario San Luis, del que fue expulsado
por colocar el apodo de Fray Sabata al arzobispo Zapata.

.En los ratos libres de su vejez se dedicó a escribir. Se dice que Rodríguez Freyle
era un hombre culto, gran amante de la lectura, de ingenio versátil y vivaz. Su gran
obra, El Carnero, dividido en 21 capítulos y dos anexos, se considera un libro
original e insólito para su tiempo, que va más allá de la crónica de los sucesos de
Santafé de Bogotá. En él convergen de una manera singular y divertida la historia y la crónica. Rodríguez Freyle logra,
mediante la narración de sucesos políticos y de relatos de los más variados temas, crear un magnífico retrato de la
época. En el título original se explica detalladamente el contenido del libro: El Carnero. Conquista y descubrimiento del
Nuevo Reino de Granada de las Indias Occidentales del mar Océano y fundación de la ciudad de Santa Fe de Bogotá,
primera de este Reino donde se fundó la Real Audiencia y Cancillería, siendo su cabeza se hizo su arzobispado.
Cuéntase en ella su descubrimiento, algunas guerras civiles que había entre sus naturales, sus costumbres y sus gentes,
y de qué procedió este nombre tan celebrado del Dorado. Los generales, capitanes y soldados que vinieron a su
conquista, con todos los Presidentes, Oidores y Visitadores que han sido de la Real Audiencia. Los Arzobispos,
prebendados y dignidades que han sido de esta santa Catedral, desde el año 1539, que se fundó, hasta 1636 que esto se
escribe; con algunos casos que van en la historia para el ejemplo y no para imitarlos por el daño de conciencia.
Compuesto por Juan Rodríguez Freyle, natural de esta ciudad, y de los Freyles de Alcalá de Henares en los Reinos de
España, cuyo padre fue de los primeros pobladores y conquistadores de este Nuevo Reino. Dirigido a la S.R.M. de Felipe
m, Rey de España, nuestro Rey y Señor natural [Ver tomo 4, Literatura, "La prosa en la Colonia: El carnero"

se sale de los moldes anteriores. El Carnero (Bogotá 1636) es un libro sabroso y ameno, casi una crónica picaresca,
donde la narración de los hechos se ve condimentada por una gracia picante y burlona. Esa especie de fresco pictórico
social, donde los diversos personajes discurren con todos sus defectos, señalados con cierto tinte moralista del autor, que
les infunde algo perdurablemente humano, constituye, a pesar de sus deudas con la literatura peninsular, una de las más
características obras de la literatura colombiana.

COLONIA:
La Época de la Colonia o Época Hispánica estuvo influenciada culturalmente por lo religioso. Para aquel entonces,
mediados del Siglo XVI, se empezaban a establecer los primeros asentamientos urbanos, alrededor de las instituciones
gubernamentales españolas. El capital económico, político y cultural era propiedad de una pequeña élite, por lo cual la
creación de textos literarios provenía en exclusiva a las clases altas.
Empezó a ser una realidad en crónicas como la Historia de las conquistas del Nuevo Reino de Granada, del clérigo
bogotano Lucas Fernández de Piedrahita, y Conquista y descubrimiento del Nuevo Reino de Granada, más conocida por
el extraño título de El carnero, de Juan Rodríguez-Freyle. En la producción poética temprana destacan el largo poema
épico Elegías de varones ilustres de Indias (1589, primer volumen), de Juan de Castellanos, y la obra de Hernando
Domínguez Camargo, destacado seguidor de Luis de Góngora. También merece mención la Madre Castillo (Francisca
Josefa del Castillo y Guevara), prosista y poeta de inquietudes religiosas. La cultura colonial contó con algunas
manifestaciones teatrales, que permiten anotar los nombres de Fernando Fernández de Valenzuela y Juan de Cueto y
Mena.
Podría pensarse que en esta época la literatura colombiana es un apéndice de la española, pero no de la del Siglo de
Oro, que llegó a C. dos siglos y medio después, con Tomás Carrasquilla (v.). Más que el clasicismo, en la literatura
colombiana dejarán impronta el conceptualismo y el culteranismo, en la obra de Hernando Domínguez Camargo (1606-
59); y el desmañado estilo de Teresa de Ávila, en la obra de Josefa del Castillo (1671-1742). La exaltación de lo religioso,
simbolizado en una imagen de estrepitosa suntuosidad y pompa, tan en boga entonces; y la marcada influencia culterana
de Góngora (v.), explicarán una obra como es el Poema heroico de San Ignacio de Loyola (Madrid 1666), de Domínguez
Camargo, caracterizada por un barroquismo empalagoso. Más sencillo e íntimo en sus sonetos, especialmente en su
soneto inmortal dedicado a Guatavita.
      
La obra principal de Josefa del Castillo, Afectos espirituales (Bogotá 1843), es muestra única de literatura mística en la
América hispana. Su autora es, además, neto producto criollo, porque nació, vivió y murió en Tunja; y allí, también,
furtivamente leyó y ensayó todas las vanidades y las profundidades de los estilos literarios. El suyo propio, sin embargo,
no es mullidamente clásico El recargo de metáforas, la desmesurada afición al hipérbaton y al circunloquio, el abuso de la
elipsis y de la antítesis, dejan ver claramente que Josefa del Castillo no ha asimilado con buena sindéresis el cúmulo de
sus lecturas. De todos modos, tanto los Afectos espirituales como la narración de su Vida (Filadelfia 1817), dan
testimonio de una vocación literaria no despreciable, sino, por el contrario, altamente reconfortante para el lector de todas
las épocas, que puede recrearse en una poesía ingenua e intensa y en una narrativa hondamente humana.
La Época de la Colonia o Época Hispánica estuvo influenciada culturalmente por lo religioso. Para aquel entonces,
mediados del Siglo XIX, se empezaban a establecer los primeros asentamientos urbanos, alrededor de las instituciones
gubernamentales españolas. El capital económico, político y cultural era propiedad de una pequeña élite, por lo cual la
creación de textos literarios provenía en exclusiva de las clases altas.
Criollos, hijos de españoles nacidos en el Nuevo Reino de Granada, y algunos españoles inmigrantes escribieron libros
de diversas materias:desde literatura edificante hasta libros de ciencia, desde oratoria hasta historia y literatura. La
mayoría de estos libros se publicaron en diferentes partes de Europa, y unos pocos en Lima y México, ciudades que
contaban con imprenta desde el siglo XIV.
Los intelectuales españoles y criollos se enfrentaron a un nuevo mundo listo para ser retratado, por eso las primeras
manifestaciones literarias sirven mayormente como crónicas, donde se da cuenta de las tradiciones, los quehaceres
cotidianos y los hechos heroicos del nuevo continente.
Se destacan:

JUAN DE CASTELLANOS 

nació en Alanís – Sevilla – España, el 9 de marzo de 1522 y murió en Santiago de Tunja,


Colombia el 27 de noviembre de 1607, fue poeta, cronista, militar y sacerdote.
Muy joven marchó de soldado a América, En 1541 viajó a Nueva Cádiz, isla de Cubagua, desde donde incursionó en
tierras de los caribes; emigró a la isla Margarita, cuando Cubagua quedó arrasada después de una tormenta. Abandonó
las armas y se hizo sacerdote. Como militar intervino con Jiménez de Quesada en la conquista del Nuevo Reino de
Granada. Fue beneficiado de Santiago de Tunja.
La obra que le ha dado notoriedad es el largo poema histórico Elegías de varones ilustres de Indias, en cuatro partes y
con aproximadamente 113.600 versos en decasílabos agrupados en octavas reales con rima.
Más que como poeta, debe juzgarse a Castellanos como historiador, porque como tal es siempre veráz y su criterio
científico bastante exacto.
En su obra Juan de Castellanos, condena a los funcionarios venales, la desmoralización de los soldados y la injusta
distribución de las conquistas; sus ideas respecto a la conducta de los conquistadores con los indios son sensatas,
además abundan las notas arqueológicas, de historia natural y sobre costumbres de los aborígenes, todas ellas de gran
interés.
HERNANDO DOMÍNGUEZ CAMARGO 

(Santafé de Bogotá, 1606 - Tunja, 1659) Poeta y jesuita colombiano de origen español
cuya poesía se inscribe en el culteranismo barroco que inició Góngora en España.

Era hijo de Hernando Domínguez, natural de Medina de las Torres, y de Catalina


Camargo Gamboa, natural de Bogotá pero originaria de Mompós. Su padre falleció
cuando contaba doce años de edad. Domínguez Camargo estudió en el colegio de los
jesuitas; poco tiempo después, en mayo de 1621, ingresó en la Compañía de Jesús y,
transcurridos dos años, recibió los votos.

Como el colegio jesuita de dicha ciudad afrontaba numerosos problemas de


sostenimiento a causa de lo tardío de su fundación, el provincial de la orden envió a
Quito a un grupo numeroso de alumnos, entre los que figuraba Domínguez. El joven
jesuita debió recibir una gran impresión de este territorio, que recordó luego en el
poema A un salto por donde se despeña el arroyo de Chillo, y también en laInvectiva
apologética, una reflexión sobre la creación poética en la que aludió a la hacienda que la
Compañía tenía en Chillo.

Domínguez regresó posteriormente al Nuevo Reino, pero a la ciudad de Cartagena, en cuyo colegio jesuita estuvo
viviendo; allí fue donde emprendió realmente su obra poética. A modo de ejemplo puede recordarse su poema  Al agasajo
con que Cartagena recibe a los que vienen de España. Algo importante le ocurrió en esta ciudad, aunque se desconoce,
que lo impulsó a abandonar la Compañía de Jesús el año 1636.

No renunció, en cambio, a su categoría sacerdotal, pero abandonó la costa y se trasladó al interior. En 1636 fue párroco
de Gachetá, luego de Tocancipá y Paipa y en 1650 de Turmequé, un pueblecito del altiplano cundiboyacense. Más tarde
fue cura beneficiado de la iglesia parroquial de Tunja. El 18 de febrero de 1659 hizo testamento en esta ciudad y, pocos
meses después, fallecía. Fue enterrado en la capilla del Rosario de la Iglesia de Santo Domingo.

La mayor parte de las composiciones líricas de Hernando Domínguez Camargo se publicaron en el Ramillete de varias
flores poéticas, de Jacinto de Evia (1676). Allí hallamos, entre otras, A la Pasión de Cristoy la ya citada A un salto por
donde se despeña el arroyo de Chillo. Otra de sus composiciones destacadas es el soneto A don Martín de Saavedra y
Guzmán. Es curioso advertir que el exacerbado gongorismo de sus composiciones serias disminuye hasta casi
desaparecer en sus poemas satíricos, como puede observarse en el soneto A Guatavita.

Pero lo más destacado de la obra de Domínguez Camargo sigue el estilo del español Luis de Góngora, iniciador y
máximo exponente del culteranismo. En 1666 el maestro don Antonio Navarro Navarrete publicó póstumamente en
Madrid su obra más extensa y ambiciosa: San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús: Poema heroico.
Escrito en octavas reales, el poema consta de 9.600 versos organizados en 24 cantos, contenidos en cinco gruesos
volúmenes. El libro es una biografía en verso del santo: narra la vida de Ignacio de Loyola desde su nacimiento y
bautismo hasta el momento en que funda la ilustre Compañía de Jesús, tras sus campañas militares en Pamplona. El
poema relata también sus numerosas peregrinaciones, así como su conversión al cristianismo y su penitencia.

PEDRO DE SOLÍS Y VALENZUELA

Autor de El desierto prodigioso y el prodigio de desierto, considerada la primera novela


hispanoamericana.1 2

FRANCISCO ÁLVAREZ DE VELASCO Y ZORRILLA 

(Bogotá, 1647 - Madrid, 1708) era hijo de un oidor neogranadino y de la hija de un oidor


de Quito. Desde muy temprano recibió formación religiosa y ejerció la vida política. Su
obra fue recogida en el libro Rhytmica Sacra, Moral y Laudatiria. Al contrario
de Domínguez Camargo, era un gran admirador de Francisco de Quevedo y era
reticente con respecto al gongorismo, con la excepción de Sor Juana Inés de la Cruz a
quien le escribió desconociendo que había muerto. Velasco y Zorrilla asume el nuevo
lenguaje americano -sus modismos- con orgullo, por lo que se ha ganado el
reconocimiento como 'primer poeta americano'. También se le atribuye ser precursor
delneoclasicismo. Se destaca su poema Vuelve a su quinta, ah friso, solo y viudo en
donde relata el triste reencuentro del hombre viudo con su hogar y cómo la ausencia de
su amada transforma el ambiente para el que llega y para los que están.
Nace Don Francisco Álvarez de Velasco y Zorrila en Santa Fe de Bogotá en 1647, cursó sus estudios escolares en el
Colegio de San Bartolomé de donde se graduó con apenas 16 años de edad, y donde recibió una rigurosa formación
religiosa. A los 16 años también contrajo nupcias con la distinguida señora de sociedad, Doña Teresa de Pastrana y
Cabrera. Por muerte del titular, el 17 de diciembre de 1667 fue nombrado gobernador y capitán general de la ciudad y
Provincia del Valle de la Concepción de Neiva.

A la triste muerte de Doña Teresa en 1694 se debe la inspiración de: Buelve a su


Quinta Anfriso solo y viudo, poema elegiaco de hondo romanticismo, y del texto Los
Novísimos. De esta misma época datan sus poesías morales y las encomiásticas,
que fueron producto de sus mejores años en Santa Fe de Bogotá cuando fuera su
alcalde. Entre 1690 y 1692 se encuentra con la voz poética de Sor Juana Inés de la
Cruz y dedica el resto de sus días al estudio minucioso de la obra de la monja y a su
invocación como mujer. En 1703 se publico la “Rhythmica Sacra, Moral y Laudatoria”.
Es posible afirmar que la obra de Álvarez, fallecido en Madrid en 1708, es precursora
del neoclasicismo.

FRANCISCA JOSEFA DEL CASTILLO 

( Tunja, 1671 - 1742). Religiosa tunjana, reconocida como una de las autoras místicas


más destacadas de América Latina, llegando a ser comparada con sor Juana Inés de
la Cruz.
A los 18 años, luego de enfrentar la oposición de su familia, ingresó al Real Convento de Santa Clara en Tunja como
novicia, y a los 23 años hizo su profesión de monja. Por este tiempo, Francisca Josefa compró su propia celda, que tenía
una tribuna con vista sobre la capilla y, por el otro lado, daba sobre un huerto con árboles frutales. Esa celda se ha
convertido en la actualidad en un destino turístico para quienes visitan el convento de Santa Clara en Tunja.
Su vida inicial en el convento fue dura, debido a la envidia que generaba la inteligencia destacada de Francisca (pese a
los recursos académicos escasos, logró aprender latín y acceder a la lectura de la Biblia), lo cual se recrudeció tras el
fallecimiento de su padre a los pocos meses, pues este hecho la hizo caer en la miseria. En  1691 inició su noviciado y
tres años después profesó los votos de monja, con el nombre de Francisca Josefa de la Concepción.
Durante toda su vida se vio altamente influenciada por los sacerdotes que oficiaron como sus confesores, quienes la
animaron a escribir sobre los sentimientos místicos que experimentaba. Ejerció todo tipo de labores dentro su comunidad
religiosa, como sacristana, portera, enfermera, maestra de novicias, escucha, secretaria y gradera, y en cuatro ocasiones
fue elegida abadesa (1715, 1718, 1729 y 1738). Además aprendió a tocar el órgano.
El mismo año en que profesó como monja, el padre Francisco de Herrera, su confesor entre 1690 y 1695, le mandó que
escribiera los sentimientos que Dios le inspiraba; así nacieron los Afectos espirituales, una de sus más importantes obras.
Así mismo escribió una autobiografía llamada simplemente Vida, por mandato de sus confesores, y numerosas
composiciones breves en verso y en prosa.
Sus escritos fueron recopilados por Antonio María del Castillo y Alarcón, su sobrino, quien
en 1817 publicó Vida en Filadelfia (Estados Unidos), y en 1843, en Bogotá, Afectos espirituales, de la misma autora.
Ha sido estudiada por Antonio Gómez Restrepo, Elisa Mújica, José María Vergara y Vergara y Daniel Samper Ortega,
quienes la reconocen como una de las escritoras más destacadas de la literatura colombiana y de la literatura americana
de la Colonia

INDEPENDENCIA:
Los años de la independencia coincidieron con los gustos neoclásicos, que representó sobre todo el poeta y dramaturgo
José Fernández Madrid. Sobre esos gustos se superpuso el romanticismo de poetas como José Joaquín Ortiz, José
Eusebio Caro, Julio Arboleda, Gregorio Gutiérrez González, Rafael Pombo y Rafael Núñez (1835-1894).
En la novela sobresalieron Eugenio Díaz Castro, con Manuela (1866), y sobre todo Jorge Isaacs, que con María (1867)
consiguió una obra maestra. Ya al final del siglo el modernismo encontraría representantes muy destacados en los poetas
José Asunción Silva y Guillermo Valencia. Silva escribió también la novela De sobremesa, aunque como narrador no
pudo competir con el hoy casi olvidado José María Vargas Vila. Los estudios lingüísticos se desarrollaban gracias a
Miguel Antonio Caro y Rufino José Cuervo, mientras en el ensayo Baldomero Sanín Cano y Carlos Arturo Torre iniciaban
una indagación en la identidad propia que habían de continuar más tarde Germán Arciniegas y otros escritores.
El siglo **: Los gustos poéticos finiseculares habían de mantenerse firmes por mucho tiempo, a pesar del acercamiento
irónico al entorno que pronto llevó a cabo Luis Carlos López, de la parodia que intentó León de Greiff y de los matices
que en la década de 1920 incorporaron Porfirio Barba, Luis Vidales y otros poetas conocidos como “los novísmos”.
Los poetas. Fue contemporáneo de José Eusebio Caro (v.), Julio Arboleda (1818-62), autor de Gonzalo de Oyón, único
intento de épica que se ha hecho en C. Es una leyenda heroica, de asunto romántico. Quizá la falta de una acción
unificante le quite interés a la obra total que, por otra parte, quedó inconclusa. Pero cada uno de sus cantos tiene un gran
valor por las vivas descripciones, por la sostenida inspiración, por el maravilloso juego de lo fuerte y de lo blando en el
manejo de los versos heroicos y románticos. Recuerda al Tabaré de Zorrilla de San Martín.
      
 La poesía bucólica tuvo dos artífices a quienes prodigó alabanzas Menéndez Pelayo. Son Epifanio Mejía (18381913) y
Gregorio Gutiérrez González (1826-72). La obra de aquél es breve, no cuenta más de cien páginas. El pobre poeta pasó
largos años recluido en el manicomio. Gregorio Gutiérrez, en cambio, pudo escribir con sistema. Es autor de la Memoria
sobre el cultivo del maíz en Antioquia (Medellín 1866). Un poema descriptivo, presentado como ensayo científico ante los
socios de la Escuela de Ciencias y Artes de Medellín y que, según el crítico Gómez Restrepo, «marca el tránsito del
romanticismo al realismo» en las letras colombianas. Su técnica, de gran simpleza, posee acentuada versatilidad, en
medio de mesurada proyección plástica, que combina las descripciones de la exuberante naturaleza tropical y de las
usanzas sosegadas de los labriegos, con la picaresca más festiva y la más intensa poesía de lo cotidiano.
      
      Junto con Rafael Pombo (v.), José María Rivas Grot (1863-1923), autor de Las Constelaciones; José Joaquín Ortiz
(1814-92), el cantor de El Tequendama; Carlos Arturo Torres (1867-1911), traductor de Leopardi, y Diego Fallón (1834-
1905), poeta del inmortal canto a La Luna, el romanticismo (v. ROMANTICISMO IV) en C. se desarrolla fuertemente,
inspirado en el francés y en la lírica de los más característicos románticos españoles, exceptuado, desafortunadamente,
Bécquer (v.), cuyos discípulos colombianos no alcanzan a ocupar sitio de preeminencia. Más que Byron (v.), influyen
Lamartine (v.), Hugo (v.), Musset (v.); y en la técnica, Espronceda (v.), Núñez de Arce (v.) y Campoamor (v.). Un ligero
tinte becqueriano se encuentra en la obra de Julio Flórez (1867-1923). Pero éste, acaso el poeta más popular de C., nos
deja una curiosa mezcla del más agudo romanticismo afrancesado y de los leit motiv y los lamentos de los poetas
malditos, fin de siglo. Sus obras más señaladas son, sin duda, Gotas de Ajenjo (Bogotá 1843), Flores Negras (Bogotá
1943) y Fronda lírica (Bogotá 1910).
La literatura colombiana durante los convulsionados años de la Independencia, así como todas las antiguas colonias
españolas en el continente, se vio influenciada por el ánimo político, lo que determinó el pensamiento y el estilo de los
autores criollos.
La literatura colombiana no deja de ser heredera de la hispánica y aquel sabor independentista e inconforme ante el
estado de cosas coincide a la vez con el romanticismo en boga que dominaría todo el siglo XIX en  Colombia. El de la
Independencia se ha considerado como un período de transición entre el Neoclásico y el Romanticismo. Es un
Romanticismo incipiente donde aparece la glorificación de la naturaleza americana, la exaltación de la lucha por la
libertad, el canto a los héroes, la expresión de sentimientos apasionados.
Se destacan:

JOSÉ CELESTINO MUTIS 

Santafé de Bogotá, 1808) Médico y botánico español que figura entre los más destacados iniciadores del conocimiento
científico en el Nuevo Mundo.

José Celestino Mutis estudió medicina y cirugía en el Colegio de Cirugía de su ciudad natal, que fue un centro de
renovación médica a la vanguardia de la ciencia aplicada en España. Sin embargo, como dicha institución no estaba
autorizada a otorgar el grado de bachiller en Artes y Filosofía, Mutis tuvo que terminar su carrera en la Universidad de
Sevilla. Una vez concluidos sus estudios, se vinculó, durante cuatro años,
al Hospital de Cádiz.

Se interesó entonces por la astronomía y la botánica, disciplinas en las que


tuvo por maestros a Jorge Juan de Santacilia para la primera y a Domingo
Castillejo y Miguel Barnades para la segunda. En realidad, en su período
de formación, Mutis tuvo excelentes preceptores: Jorge Juan fue, junto con
Antonio de Ulloa, el gran pionero del redescubrimiento científico de
América, y Barnades fue el protagonista del renacimiento de la ciencia
botánica en la Península. Cuando Mutis recibió el título de médico del Real
Proto-Medicato de Madrid, contó con la tutela de Andrés Piquer, la mayor
eminencia de la medicina española de la época.

Mutis se desempeñó como suplente de la cátedra de anatomía del Hospital


General de Madrid y perfeccionó sus conocimientos botánicos en el Jardín
del Soto de Migas Calientes. En 1760 rechazó una beca de especialización en París y partió para América como médico
particular del recién nombrado virrey Pedro Messía de la Cerda, pues entendió que en el Nuevo Continente podría
consagrarse como científico, dedicándose especialmente al conocimiento de las quinas. Deseaba desentrañar algunas de
sus incógnitas, establecer sus reales propiedades curativas, sus limitaciones terapéuticas y sus potencialidades
económicas. En los primeros años de su vida en Santafé, abrigaba la idea de viajar a Loja, en la provincia de Quito, para
cumplir con tales investigaciones.

Desde que Mutis desembarcó en Cartagena se preocupó por adelantar observaciones astronómicas, recolectar plantas
con las que fue formando un herbario, comprobar gran parte de lo consignado en obras escritas sobre América y estudiar
la quina. Al año y 17 días de su llegada a Santafé, sentó las bases de la revolución científica e ideológica en el Virreinato
de la Nueva Granada cuando, en el discurso inaugural de la cátedra de matemáticas del Colegio Mayor del Rosario,
expuso los principios elementales del sistema de Copérnico: fue la presentación de una nueva metodología, la del
eclecticismo, y de una novedosa actitud ante el mundo y la vida, que significaba el abandono del fanatismo y la
credulidad, para entrar en los terrenos de la física de Newton.

En ese empeño por modernizar las estructuras mentales de los criollos neogranadinos, Mutis se enfrentó con los sectores
tradicionales de aquella sociedad estamental, y en especial con los dominicos. Así, en 1773, se declaró copernicano ante
el virrey Manuel Guirior, en 1774 se le siguió causa, que fue archivada, y en 1801, tuvo que volver a defenderse, todo un
escándalo para la hipócrita y pacata sociedad de la época.

Una de las consecuencias de la exposición de la teoría heliocéntrica de Copérnico fue que, después de la expulsión de
los jesuitas en 1767, la Corona tuvo que llenar de alguna manera el vacío cultural e ideológico que dejaron los padres de
la Compañía de Jesús. En ese contexto el fiscal y doctor Francisco Antonio Moreno elaboró un Plan de Estudios en el
que se creaba una universidad pública y unos estudios generales; la base ideológica para tales planteamientos fue el
discurso inaugural de Mutis en la capilla de La Bordadita.

FRANCISCO JOSÉ DE CALDAS 


Geógrafo y naturalista colombiano. Sin apenas disponer de medios adecuados
de trabajo, en las "tinieblas" que rodeaban a América, según su propia
expresión, realizó investigaciones y descubrimientos que sorprendieron a
hombres tan ilustres como Mutis y Humboldt, de los que fue amigo y compañero.

Miembro de la segunda generación de ilustrados hispanoamericanos, Francisco


José de Caldas, llamado "el Sabio", mostró desde niño gran interés por las
matemáticas, las ciencias físicas y la astronomía. Tras cursar estudios en su
tierra natal, se trasladó a Santafé y se graduó como jurista sólo para dar gusto a
su familia, pues pronto regresó a Popayán y decidió dedicarse a lo que más le
interesaba: la astronomía, las matemáticas y las ciencias físicas.

Después de diversos experimentos observó que "la temperatura del agua


destilada, en ebullición, es proporcional a la presión atmosférica", nueva ley
física que le permitió medir las alturas mediante nuevos procedimientos y que
sería utilizada después por Humboldt, quien sorprendentemente se olvidó en
este caso del inventor. El denominado hipsómetro,instrumento por él inventado,
sirve para medir la altitud de un lugar, observando la temperatura que alcanza
en ese sitio el agua cuando empieza a hervir.

En 1801 publicó "La verdadera altura del Cerro de Guadalupe" en el Correo Curioso y Mercantil. Interesado en la
botánica, Caldas se había relacionado con el sabio José Celestino Mutis y, a través de éste, con el alemán Alexander von
Humboldt, quien preparaba un viaje a Quito. El alemán quedó sorprendido de la precisión de los instrumentos del
caucano, pero rechazó su propuesta de acompañarlo en el viaje que proyectaba por América.

Con el advenimiento de la Independencia, Caldas se dedicó al estudio de la ciencia militar, ya que el presidente Nariño lo
nombró capitán del Cuerpo de Ingenieros Cosmógrafos y después se le encargó la publicación del Almanaque de las
Provincias Unidas del Nuevo Reino de Granada y otras misiones, pero la guerra contra los españoles lo contó entre sus
víctimas. Cuando la capital cayó en manos de los realistas, huyó al sur y se refugió en la hacienda familiar de Paispamba,
donde fue apresado y remitido, junto con otros patriotas, a Santafé. El primer científico colombiano fue condenado a ser
fusilado por la espalda, ejecución que se aplicó el 29 de octubre de 1816. El presidente del tribunal que lo juzgó dijo por
su cuenta aquello de que "España no necesita de sabios"; pero España se sintió más tarde avergonzada de la incultura y
crueldad de su representante y dedicó al ilustre Caldas una placa de mármol en la Biblioteca Nacional de Madrid.

Su labor científica y literaria se encuentra esencialmente recogida en el Semanario del Nuevo Reino de Granada, que se
publicó semanalmente de 1808 a 1809 y continuó en cuadernos mensuales hasta 1810, en que fue suspendido. En él
vieron la luz dos trabajos fundamentales del ilustre hombre de ciencia: Estado de la geografía del Virreinato de Santa Fe
de Bogotá con relación a la economía y al comercio y Del influjo del clima sobre los seres organizados. En sus
famosas Cartas se advierte la influencia de Rousseau, de Feijoo y de Jovellanos, y en toda su obra, una tendencia
europeizante, un esfuerzo titánico por incorporar a América la tradición cultural
europea. En su labor al frente del Diario Político, órgano de la lucha por la
independencia, en su artículo necrológico sobre Mutis, en sus informes y hasta en
sus estudios botánicos, hay una indudable calidad literaria, producto del instinto
artístico de este extraordinario hombre de ciencia neogranadino.

SIMÓN BOLÍVAR 

Caudillo de la independencia hispanoamericana (Caracas, Venezuela, 1783 - Santa


Marta, Colombia, 1830). Nacido en una familia de origen vasco de la hidalguía criolla
venezolana, Simón Bolívar se formó leyendo a los pensadores de la Ilustración
(Locke, Rousseau, Voltaire, Montesquieu…) y viajando por Europa. En París tomó
contacto con las ideas de la Revolución y conoció personalmente a Napoleón y
Humboldt. Afiliado a la masonería e imbuido de las ideas liberales, ya en 1805 se juró
en Roma que no descansaría hasta liberar a su país de la dominación española. Y,
aunque carecía de formación militar, Simón Bolívar llegó a convertirse en el principal dirigente de la guerra por la
independencia de las colonias hispanoamericanas; además, suministró al movimiento una base ideológica mediante sus
propios escritos y discursos.

En 1810 se unió a la revolución independentista que estalló en Venezuela dirigida por Miranda(aprovechando que la
metrópoli se hallaba ocupada por el ejército francés). El fracaso de aquella intentona obligó a Bolívar a huir del país en
1812; tomó entonces las riendas del movimiento, lanzando desde Cartagena de Indias un manifiesto que incitaba de
nuevo a la rebelión, corrigiendo los errores cometidos en el pasado (1812).

En 1813 lanzó una segunda revolución, que entró triunfante en Caracas (de ese momento data la concesión por el
Ayuntamiento del título deLibertador). Aún hubo una nueva reacción realista, bajo la dirección de Morillo y Bobes, que
reconquistaron el país para la Corona española, expulsando a Bolívar a Jamaica (1814-15); pero éste realizó una tercera
revolución entre 1816 y 1819, que le daría el control del país.

Bolívar soñaba con formar una gran confederación que uniera a todas las antiguas colonias españolas de América,
inspirada en el modelo de Estados Unidos. Por ello, no satisfecho con la liberación de Venezuela, cruzó los Andes y
venció a las tropas realistas españolas en la batalla de Boyacá (1819), que dio la independencia al Virreinato de Nueva
Granada (la actual Colombia). Reunió entonces un Congreso en Angostura (1819), que elaboró una Constitución para la
nueva República de Colombia, que englobaba lo que hoy son Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá; el mismo Simón
Bolívar fue elegido presidente de esta «Gran Colombia». Luego liberó la Audiencia Quito (actual Ecuador) en unión
deSucre, tras imponerse en la batalla de Pichincha (1822).

Bolívar pudo entonces ponerse al frente de la insurrección del Perú, último bastión del continente en el que resistían los
españoles, aprovechando las disensiones internas de los rebeldes del país (1823). En 1824 obtuvo la más decisiva de
sus victorias en la batalla de Ayacucho, que determinó el fin de la presencia española en Perú y en toda Sudamérica. Los
últimos focos realistas del Alto Perú fueron liquidados en 1825, creándose allí la República de Bolívar (actual Bolivia).
Bolívar, presidente ya de Colombia (1819-30), lo fue también de Perú (1824-26) y de Bolivia (1825-26), implantando en
estas dos últimas Repúblicas un modelo constitucional llamado «monocrático», con un presidente vitalicio y hereditario.

Sin embargo, los éxitos militares de Bolívar no fueron acompañados por logros políticos comparables. Su tendencia a
ejercer el poder de forma dictatorial despertó muchas reticencias; y el proyecto de una gran Hispanoamérica unida chocó
con los sentimientos particularistas de los antiguos virreinatos, audiencias y capitanías generales del imperio español,
cuyas oligarquías locales acabaron buscando la independencia política por separado.

ANTONIO NARIÑO .
Dirigente de la independencia de Colombia (Bogotá, 1765 - Leiva,
1823). Este criollo de familia acomodada estudió Filosofía y Derecho y
obtuvo varios cargos de la que entonces se llamaba Santa Fe de
Bogotá, capital del virreinato español de Nueva Granada. Reunió a su
alrededor a un círculo de adictos al pensamiento ilustrado y liberal que
procedía de Europa y Norteamérica.

En 1793 tradujo e imprimió la Declaración de Derechos del Hombre y


del Ciudadano que había proclamado la Revolución francesa, y poco
después varios panfletos con sus propias ideas revolucionarias; por
todo ello fue condenado a presidio en el norte de África, pero consiguió
escapar y refugiarse en París (1796).

Allí tomó contacto con la Revolución y probablemente se inició su


adhesión al centralismo político y administrativo. Aquel mismo año se
trasladó a Gran Bretaña, donde consiguió apoyo para un proyecto de
sublevación independentista de las colonias americanas, en el marco de
la guerra hispano-británica de 1796-97; fracasó en el intento de sublevar Venezuela y fue encarcelado (1797-1803 y
1809-10).

En 1810 estalló la rebelión independentista, aprovechando que la metrópoli estaba ocupada por el ejército de Napoleón;
Nariño no pudo participar, pero se unió a los rebeldes tan pronto como éstos le liberaron. En las confrontaciones políticas,
que enseguida degeneraron en guerra civil, Nariño representó la opción centralista frente a los federalistas, mayoritarios
en el Congreso de las «Provincias Unidas de Nueva Granada».

Consiguió hacerse con la presidencia del Estado de Cundinamarca -la actual Colombia-, autónomo desde 1811; en 1812
fue derrotado, pero al año siguiente recuperó el control de Cundinamarca y la proclamó independiente. No obstante, dejó
la presidencia para ponerse al mando del ejército que intentaba hacer frente al avance español desde el sur; los realistas
le derrotaron en 1814 y le enviaron de nuevo preso a Cádiz.
El pronunciamiento liberal del general Riego le devolvió la libertad en 1820. Volvió a América, donde Bolívar le nombró
vicepresidente de su República de Colombia (que agrupaba las actuales Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá); pero
renunció después de que sus propuestas políticas fueran desestimadas por el
Congreso de Cucutá (1821).

CAMILO TORRES 

Popayán, 1766 - Santafé de Bogotá, 1816) Abogado, político y patriota colombiano. Cuarto
hijo (primer varón) de una familia de nueve hermanos, fue su padre el español Francisco
Jerónimo de Torres, comerciante, minero y propietario de vastas extensiones territoriales al
sur de Neiva, en la costa del Pacífico y en Popayán, casado con la payanesa María Teresa
Tenorio.

Camilo Torres estudió en el Seminario de Popayán, en el que era rector el presbítero ecuatoriano Juan Mariano Grijalva y
ejercía la docencia José Félix Restrepo. En aquellos tiempos se estaban revolucionando los métodos de enseñanza, de
acuerdo con la reforma educativa propuesta por el fiscal Francisco Antonio Moreno y Escandón. Allí tomó clases de
griego, latín, retórica, matemáticas, filosofía y teología, preparación ésta, especialmente la de lenguas clásicas, que le
permitió dominar varios idiomas: italiano, francés, inglés y alemán.

Camilo Torres había estudiado en Popayán con Francisco Antonio Zea, Joaquín de Caycedo y Cuero, Francisco Antonio
Ulloa, José María Cabal, así como con su primo Francisco José de Caldas. Con algunos de ellos volvió a encontrarse en
Santafé y, al igual que la mayoría de los criollos cultos de la época, se vinculó a la actividad intelectual que por los
primeros años de la última década del siglo XVIII distinguió la capital.

Participó, entonces, en la Tertulia del Buen Gusto, organizada por doña Manuela Sanz de Santamaría y Prieto, quien
tenía un gabinete de historia natural ordenado y clasificado por ella misma. En dicha tertulia se hablaba de literatura y
cuestiones científicas, se improvisaban versos y se trataban temas frívolos al calor de un tradicional chocolate
santafereño; en ella participaron el cartagenero José Fernández Madrid, el payanés Francisco Antonio Ulloa (viejo amigo
de Torres), el timaneyo José Miguel Gutiérrez de Caviedes, el cartagenero Manuel Rodríguez Torices y el bumangés
Custodio García Rovira, personajes que desempeñaron un papel importante en la primera independencia, todos ellos
egresados del Colegio Mayor del Rosario o del San Bartolomé, los dos centros docentes más importantes de la capital.

LUIS VARGAS TEJADA 

Bogotá, 1802 - en los Llanos Orientales, 1829) Político y escritor colombiano. Fue secretario del Senado de la República
(1824). Se unió a la oposición santanderina a Bolívar (1827), a quien atacó a través de obras como  Catón de Útica (1828)
y contra el que realizó un atentado (fallido), por lo que tuvo que huir a los Llanos Orientales, donde murió ahogado al
atravesar el Casanare. Además de su obra lírica (Poesías, 1857), es autor de
comedias (Las convulsiones, 1828 y El Parnaso transferido, 1820) y dramas,
comoDoraminta (1836), en los que trata el tema indigenista.

La legendaria, intensa y corta vida política y literaria de Luis Vargas Tejada es un claro
ejemplo de la juventud granadina que nació con los albores de la república. No tuvo
formación académica, pero sí una enorme voluntad de aprender y anhelo de
superación: cuentan que componía versos en diferentes idiomas y hacía rimas con
gran facilidad; sus poesías le dieron gran fama entre sus contemporáneos, y fue
dramaturgo, fabulista y traductor. Su inquietud espiritual y su pasión por la libertad le
llevaron a asumir una clara vivencia política hasta las últimas consecuencias.

Entre sus primeras publicaciones se encuentra El anochecer, su más célebre poema.


Otros versos circularon en hojas manuscritas; muy representativo es el canto A mi lira,
en el que se evidencia un alma melancólica, dulce y solitaria. Póstumamente, en 1857,
se publicaron sus poemas completos en el volumen Poesías de Caro y Vargas Tejada,
compiladas por José Joaquín Ortiz. En el monólogo Catón de Úticacriticó indirectamente las tendencias dictatoriales de
Simón Bolívar, a quien antes había alabado como guerrero y libertador en textos como Recuerdos de Boyacá.
Cultivó también el drama neoclásico de manera académica y los temas indigenistas, a la manera afrancesada, en textos
hoy perdidos como Aquimín(pese a que la obra llegó a ser varias veces
representada), Saquesagipa, Sugamuxi y Witikindo. Pero su más famosa obra teatral, que él mismo llamó sainete, es Las
convulsiones, estrenada en 1828. En esta obra, la más lograda de sus piezas, aparece todo su humor ágil y corrosivo, y
por ende toda su capacidad de crítica a la educación y costumbres de la sociedad santafereña. Centrada en la moda de
los ataques y desequilibrios nerviosos, Vargas Tejada aseguraba que "cuando resolví escribir el asunto de esta breve
comedia, confieso que me abrumó la abundancia de la materia, pues había bastante, no ya para una piececilla en un
acto, sino para un poema de doce cantos por lo menos".

Según Carlos José Reyes, "en Las convulsiones se observa la influencia del Siglo de Oro español, en especial de la obra
de Lope de Vega El acero de Madrid, así como de la comedia italiana. Su argumento tiene afinidades con La
mandrágora, de Nicolás Maquiavelo, y en la elaboración de diálogos y de personajes, con un autor como Carlo Goldoni,
de quien el propio Vargas había traducido su pieza Il vero amico. Existe una pintura muy interesante de la sociedad de la
época, de los jóvenes de la sociedad santafereña que resultaban unos ''destapados calaveras'' y querían vivir de su
conversación y encanto, sin trabajar. También se aprecian en el texto alusiones al interés por los estudios botánicos y
naturalistas, surgidos desde el siglo anterior con la Expedición Botánica, y otras referencias a clérigos, comerciantes,
viejas alcahuetas y demás personajes de la vida social en tiempo de la independencia".  Las convulsiones es, sin lugar a
dudas, un verdadero milagro teatral que, por no haber perdido su frescura ni su capacidad para conmover al espectador,
sigue representándose, siendo la obra más veces llevada a escena de todo el teatro colombiano

De esta experiencia surgió la obra Recuerdo histórico, en el que Vargas Tejada relata pormenorizada y sesgadamente los
sucesos del frustrado intento por mantener la Gran Colombia. Fue nombrado secretario de la Convención, manteniendo
también nutrida correspondencia con el cónsul inglés James Henderson. Al regresar a Santafé, Santander lo nombró su
secretario y, cuando éste fue designado ministro plenipotenciario en los Estados Unidos, confirmó a Vargas Tejada para
que lo acompañara.

El 27 de agosto de 1828 expidió Bolívar su famoso decreto orgánico en el que se abolía la Constitución y se suprimía la
vicepresidencia. Este "arreglo provisorio", como también se le llamó, hizo que un grupo de jóvenes granadinos, reunidos
en un almacén de la calle Real, propiedad del antioqueño Wenceslao Zuláibar, constituyeran una junta revolucionaria o
"de observación", con siete vocales: Florentino González, Mariano Escobar, Juan Nepomuceno Vargas, Luis Vargas
Tejada, Wenceslao Zuláibar, Juan Francisco Arganil y el jefe del Estado Mayor de las fuerzas capitalinas, coronel Ramón
Nonato Guerra. Luego se les unirían el francés Agustín Horment y el venezolano Pedro
Carujo, militar.

JOSÉ JOAQUÍN ORTÍZ 

(Tunja, 1814 - Bogotá, 1892) Escritor colombiano que junto a José Eusebio Caro y Julio Arboleda
constituyó la tríada de mejores poetas románticos de la Nueva Granada.

Estudió humanidades en el Colegio del Rosario y cultivó el periodismo con éxito y habilidad,
en especial en temas políticos. Fundó y colaboró como redactor en El Correo de los Andes,
El Porvenir, La ciudad, El Conservador, El Día, El Cóndor, El Catolicismo y La Estrella
Nacional, éste último el primer periódico literario de Colombia, redactado con José Eusebio Caro. Defensor de la corriente
conservadora que acabaría triunfando en la promulgación de la Constitución de 1886, accedió en varias ocasiones a la
cámara legislativa de la República.

Fue un auténtico representante del romanticismo hispanoamericano; en su poesía fue clásico en la forma y romántico en
el espíritu, como puede apreciarse en sus obras Mis horas de descanso (1834) y Poesías (1880). Fue además
vulgarizador de la literatura colombiana; preparó antologías de poesía de varios autores, como Parnaso granadino y La
Guirnalda. También editó dos volúmenes con la poesía de José Eusebio Caro y Luis Vargas Tejada.

Escribió también las novelas María Dolores o la historia de mi casamiento, publicada primero por entregas folletinescas
en la prensa periódica, y Huérfanos de madre (1848). Son también suyos los dramas Sulma yEl Oidor de Santafé, dos
piezas de escasa relevancia para los gustos dramáticos actuales, pero que gozaron del aprecio del público decimonónico
al que iban destinadas.
La decisión unánime de los padres de la patria de proteger y promover el idioma español o castellano en el suelo
nacional, evidencia la gran importancia que la época daba a la palabra. De allí que sea Colombia la primera nación
hispanoamericana en fundar en 1871 la Academia Colombiana de la Lengua; Ecuador lo hará poco después en 1874 con
laAcademia Ecuatoriana de la Lengua y Venezuela en 1883 con la Academia Venezolana de la Lengua para completar el
cuadro de las naciones neogranadinas e integrarse posteriormente en lo que hoy se conoce como la  Asociación de
Academias de la Lengua Española (Panamá conformará su propia Academia Panameña de la Lengua por obvias razones
en 1923).

ROMANTICISMO
ÁNGEL SAAVEDRA:

(1791-1865), poeta y dramaturgo español romántico, más conocido por el duque de Rivas.

Pertenecía a una familia aristócrata cordobesa. Realizó sus estudios en el Seminario de Nobles de Madrid y después
ingresó en el Ejército. A pesar de su juventud se distinguió en la guerra de Independencia contra los franceses en 1808.
Su amistad con Manuel José Quintana le orientó hacia las artes y la participación política liberal. Fue condenado a muerte
por Fernando VII pero pudo huir. Marchó a Londres donde conoció la obra de Shakespeare, Walter Scott y lord Byron;
después estuvo en Francia, Italia y Malta. En 1834 regresó a España, tras la muerte del rey y participó de lleno en la vida
política; fue embajador en Francia, presidente del Consejo de Estado (1863) y director de la Real Academia Española,
desde 1862 hasta su muerte.

El duque de Rivas se inició en literatura con un libro de poemas, Poesías (1814), de corte neoclásico, tal vez por la
influencia del poeta español Manuel José Quintana. Pero, desde su estancia en Inglaterra se volvió un romántico
vigoroso, primero apasionado y original, y en sus últimos años más convencional en el uso de la aparatosa parafernalia
romántica. En su larga oda Al faro de Malta (1828) establece la simbología de la luz del faro (liberalismo, romanticismo)
que debe servir de guía y no perderse en el oscurantismo y métodos anticuados. El moro expósito (1834) sigue los
caminos de Byron y su interés reside precisamente en haber sido introductor del estilo en España.

Pero Ángel Saavedra es, ante todo, un dramaturgo; su drama Don Álvaro o la fuerza del sino (1835) sigue siendo la obra
romántica por excelencia del teatro español. Está escrita en prosa y verso y en ella se mezcla lo clásico y lo cómico al
estilo del teatro de Lope de Vega, pero en ambientes exóticos y con un argumento exagerado de muertes, pasiones y
tragedias muy del gusto de la época y que dado el éxito de la obra, tal vez, hizo que el autor siguiera escribiendo en la
misma línea. En cualquier caso la obra tuvo repercusión internacional y años más tarde el compositor italiano Giuseppe
Verdi la usó como libreto de su ópera La forza del destino.

ZORRILLA, JOSÉ

(1817-1893), dramaturgo y poeta español que fue una de las figuras más destacadas del romanticismo español.

Nació en Valladolid y estudió en las universidades de Toledo y Valladolid. Escritor enormemente prolífico, publicó
cuarenta obras, en su mayoría historias nacionales, entre 1839 y 1849. Se dio a conocer en el entierro de Mariano José
de Larra donde leyó como homenaje: A la memoria del joven literato don Mariano José Larra (1837). A partir de ese
momento el éxito le acompañó siempre, aunque, gran dilapidador, siempre vivió con estrecheces económicas. Fue
elegido miembro de la Real Academia Española en 1848, con tan solo 31 años de edad y leyó su discursó de investidura
en verso.

En 1850 se trasladó a Francia y en 1855 a México. Allí fue nombrado director del Teatro Nacional por el emperador
Maximiliano. De regreso a España, en 1866, comprobó que pese a la extraordinaria popularidad que había alcanzado su
obra no podía cobrar derechos de autor. Vivió en la pobreza hasta que finalmente obtuvo una pequeña pensión del
Gobierno. En 1889 fue coronado como poeta laureado de España en Granada por el duque de Rivas en presencia de la
reina regente Isabel II.

El genio de Zorrilla como poeta de su tiempo se advierte en la fluidez y musicalidad de sus versos y en sus temas
inspirados en leyendas medievales y de la época imperial de corte popular. Destacó más en la épica, con largos poemas
narrativos como el conocidísimo A buen juez mejor testigo inspirado en la leyenda toledana del Cristo de la Vega, aunque
la crítica señala como el mejor de este género Granada (1852), un canto a la civilización árabe que se dio en la España
medieval, tema que en la época romántica resultaba de un exotismo apasionante.
Su enorme obra poética se publica en sucesivos libros que se inician con Poesías en 1837 ampliado en posteriores
ediciones hasta la de 1840, al que le siguen otros como los Cantos del trovador (1840-1841), una serie de leyendas
españolas escritas en verso, Recuerdos y fantasías (1844), La azucena silvestre (1845) y, por último, El cantar del
romero (1886).

Pero Zorrilla es ante todo un autor dramático que consiguió el favor del público sin restricciones siguiendo los esquemas
teatrales del siglo de Oro español y manteniendo la intriga durante toda la obra que sólo se resuelve en los últimos
momentos. Todos lo directores de teatros madrileños querían piezas suyas que él satisfacía escribiendo sin descanso.
Entre sus principales obras dramáticas figuran El puñal del godo (1843), Don Juan Tenorio (1844), Más vale llegar a
tiempo que rondar un año (1845), El rey loco (1847), La creación y el diluvio universal (1848) y Traidor, inconfeso y mártir
(1849).

De su prosa, injustamente menos valorada, sobresale un libro de memorias sobre su estancia en México, La flor de los
recuerdos (1855-1859), y su autobiografía: Recuerdos del tiempo viejo aparecieron en 1880.

DON JUAN TENORIO:

Pero sin duda la obra a la que José Zorrilla debe su fama es a Don Juan Tenorio (1844), la obra teatral española más
popular y que se sigue poniendo en escena todos los años especialmente la noche del
1 de noviembre desde su estreno.

El argumento de la obra parte de la leyenda de Don Juan pero el satanismo del


protagonista no tiene el carácter metafísico del enfrentamiento entre el ser humano y
Dios sino que representa un pecador libertino y fanfarrón al que el amor puede redimir
consiguiendo que en el último extremo haga un acto de contrición, se arrepienta de sus
pecados y alcance la vida eterna, lo cual está muy cerca de la doctrina católica del
perdón y por supuesto muy lejos de la moral puritana protestante según la cual las
acciones del ser humano son las que le proporcionarán premio o castigo en la otra vida.

La obra es tan popular que muchos de sus versos se han convertido en expresiones del
lenguaje cotidiano, cantidad de estrofas forman parte del acerbo cultural español y
algunas de sus escenas constituyen tópicos representables en cualquier circunstancia, desde la llamada escena del sofá
(en la que don Juan declara su amor a doña Inés) hasta el desafío achulado entre don Juan y don Luis por ver quién ha
conseguido más conquistas en un año. Lo que no cabe duda es que el éxito de la obra se debe a que tiene un final feliz
para el espectador ya que el amor triunfa y además reconforta saber que a pesar de las barbaridades que se cometan en
la vida si uno se arrepiente en el momento adecuado no pasa nada, a pesar de que el autor haya querido mantener a su
personaje dentro de la tradición donjuanesca y su arrepentimiento lo haya hecho en condicional.

MARIANO JOSÉ DE LARRA

Escribió novelas históricas y periodísticas.

Nació en Madrid el año 1809 y desde joven se dedicó al periodismo. A los 19 años editó su primer periódico “El duende
satírico del día”. Contrajo un matrimonio prematuro y fracasado con Josefina Wetoret. Luego se enamoró de una bella
mujer casada, llamada Dolores Armijo. Colaboró en los principales diarios de Madrid, y fue un periodista admirado y
popular que firmaba todos sus escritos periodísticos, normalmente bajo el seudónimo de “Fígaro”. Comprometido con la
realidad de su época, combatió el retraso, el inmovilismo y la corrupción política. Está dentro del romanticismo liberal.
Consideró que la prensa era el mejor medio para divulgar su afán modernizador.

Obra:

Primeramente estrenó el drama titulado “Marcías” y publicó una novela histórica “El doncel de don Enrique el Doliente”.
Aunque su obra principal sean sus artículos que son breves piezas satíricas que critican la sociedad, la política y las
costumbres de la época. Su romanticismo se aprecia en la visión amarga y pesimista del amor, de la existencia humana y
del problema de españa.

GUSTAVO ADOLFO BECQUER (1836,1871)

En realidad su nombre era Gustavo Adolfo Domínguez Bastida, Becquer era el apellido de sus antepasados. Nació en
Sevilla el año 1836, ya estaba muerto el rey Fernando VII, no le dio tiempo y tuvo que ser romántico en el realismo. Se
traslado a Madrid donde trabajó como periodista y funcionario. Tuvo un matrimonio desafortunado con Costa Esteban. Se
enamoró de varias mujeres a quienes evoca en sus poemas y relatos. Vivió períodos de penurias económica y murió en
1871 a causa de una enfermedad pulmonar. Se ha convertido en el símbolo del romanticismo subjetivo e intimista. Se
trata de un poeta lírico por excelencia. Sus penurias económicas, le llevaron a componer una serie de poemas sensibles,
delicados e íntimos, de formas sencillas y conmovedoras. Su obra se publicó en revistas y diarios de la época, pero su
producción poética no vio la luz hasta después de su muerte. Fue una recopilación que hicieron sus amigos más íntimos
y publicados con el nombre de “Rimas”. Las “Rimas” son poesías breves de tono popular y gran musicalidad, centrados
en dos temas:

El amor y la poesía.

“Por una mirada, un mundo;

por una sonrisa, un cielo;

por un beso... ¡Yo no sé

que te diera por un beso!”

Por su temática, las “Rimas” suponen una honda mirada hacia el mundo interior del poeta. Los temas eran:

La desesperación, la angustia y la muerte.

En prosa escribió también, por un lado “Cartas desde mi celda” y “Leyendas”. Ambas están realizados siguiendo los
gustos románticos.

Las “Leyendas”: es un libro de cuentos, recogidos de las tradiciones populares, que el autor enriquece con elementos
fantásticos y poéticos. Becquer tenía el propósito de dar a conocer las tradiciones españolas y evitar que cayeran en el
olvido. De esas “Leyendas” las famosas son “El monte de las ánimas” y “Maese Péret el organista”. Aquí se ve que
ensalza lo castizo. Las “Leyendas” están ambientadas en la Edad Media o en lugares exóticos. Nos introduce en el
mundo de lo misterioso y lo sobrenatural, donde se confunde lo real con lo irreal. Tanto por su lenguaje como por su
lirismo, las “Leyendas” pueden considerarse verdaderos poemas en prosa.

JOSÉ DE ESPRONCEDA (1808, 1842)

Nació en 1808 en la provincia de Badajoz (Extremadura). Es el principal exponente del romanticismo revolucionario en su
país. Cuando tenía 15 años, fundo la sociedad secreta llamada “Los numantinos”, para luchar contra el absolutismo. Fue
condenado y posteriormente indultado, dada su edad. Tuvo una agitada vida política y amorosa. Tuvo que exiliarse a
varios países: Portugal, Inglaterra y Francia. Conoció directamente el romanticismo Europeo. Durante su exilio en
Portugal, se enamoró de
Teresa Mancha a la cual raptó aun estando casada. Murió en Madrid en 1842, es el poeta de los grandes efectos del
entusiasmo y de la desesperación. El pesimismo y el desengaño predominan en su obra.

Obra: cultivó la poesía narrativa (no se sabe si es prosa o poesía). “Pelayo” (fue el que inició la reconquista contra los
musulmanes). Esta obra trata sobre la reconquista. También cultivo la poesía lírica (poesía pura). Escribió poemas
amorosos, patrióticos y libertarios. Mención especial merecen los poemas dedicados a personajes marginales: mendigos,
verdugos, presos condenados a muerte y sobre todo Piratas. En todos los poemas expresa sus sentimientos de libertad y
rebeldía. Sus grandes poemas son, por ejemplo “El estudiante de Salamanca”. Es una leyenda con ecos danjuanescos a
la que se mezclan la angustia romántica con lo sobrenatural. El estudiante presencia su propio entierro y se casa con el
esqueleto de su amada. La siguiente obra es “El diablo mundo”. Es un poema simbólico sobre la existencia. Dentro de
esta obra hay una elegía tras la muerte de su amor, llamado “El canto a Teresa”.

ROSALÍA DE CASTRO

Nació en 1837 y murió en 1889. Es uno de los ejemplos más brillantes de la revitalización de las lenguas vernáculas. Era
gallega, y revitalizó el gallego y las ideas nacionalistas. En esa segunda mitad del del siglo XIX se dio en la península la
revitalización del gallego y el catalán. Se engloba dentro del movimiento del “rexurdimento”, que en Galicia se concreta en
un florecimiento de la lírica. Su producción lírica la constituyen dos libros en gallego y uno en castellano. En gallego eran
“Cantares gallegos” y “Follos novas”. En castellano era “En las orillas del Sar”. Su poesía se ritua en la linea intimista de
Becquer, aunque abarca una mayor amplitud de temas. Siempre está presente el dolor, pero no solo como sentimiento,
sino también como respuesta ante realidades de la época dado que en Galicia va haber una gran emigración o miseria
que vivía el pueblo gallego. Ofrece una imagen más sencilla de la naturaleza mediante cual lo identifica con Galicia.
Formalmente su poesía en cuanto a sencillez, rima asonantada y es antiretórica, se asemeja a la de Becquer. La
diferencia está en que Rosalía utiliza verso largo y Becquer no.

Siguiendo con el impulso de las lenguas vernáculas, esto ocurre en cataluña:

Surge un movimiento literario llamada “Rexaxenca” para reveindicar la cultura en lengua catalana. Tras la muerte de
Fernando VII, Carlos Aribau publica su obra “oda a la Patria”. Es un canto a cataluña y comienza a celebrarse “Les jocs
florals”. Representan un auge de la conciencia nacionalista. Entre esos poetas de este movimiento, destaca Jacin
Verdeguer con un poema épico “L´atlantida” y también “Canigo” (dedicada a los Pirineos). Escribió poemas de tipo
religioso como “Flores del calvari” y “Idil.lis”.

Uno de los autores más conocidos es Joan Maragall que aborda temas como el amor y la naturaleza en sus obras. Sus
obras son “Poesies”, “Oda a Barcelona” y “Cant d´Espanya”.

JOSÉ DE ESPRONCEDA

(1808-1842), poeta y revolucionario español, fue uno de las más grandes románticos, y su vida integra la rebelión moral y
la política.

Nació en Almendralejo (Badajoz) hijo de un militar, durante la guerra de Independencia contra los franceses. A los quince
años, el día en que fue ahorcado el general Riego, fundó una sociedad secreta, Los Numantinos, para vengar su muerte.
Las actividades de los jóvenes conspiradores fueron descubiertas y ellos, condenados a cinco años de cárcel, que se
redujeron a unas semanas en un convento de Guadalajara, donde Espronceda compuso el poema Pelayo. Con dieciocho
años se exilió voluntariamente a Lisboa —allí conoció a Teresa Mancha— y Londres, donde volvió a encontrarse con
Teresa, casada y con hijos; ella le inspiraría uno de sus poemas más hermosos: Canto a Teresa. Participó en las
barricadas de París, en la revolución de 1830, y entró en España con una expedición de revolucionarios, que fracasó. Fue
desterrado y durante ese periodo compuso varias poesías y la tragedia Blanca de Borbón. Raptó a Teresa y vivió la triple
embriaguez romántica del amor, la libertad y la patria. Regresó a España en 1833, y tomó parte en otros
pronunciamientos que le supusieron nuevas persecuciones. Posteriormente inició una brillante carrera literaria,
diplomática y política. Adquirió fama nacional a partir de 1836, cuando publicó La canción del pirata que, a pesar de su
discutida deuda con Lord Byron, constituye el manifiesto lírico del romanticismo español con su intensa defensa de la
libertad, la rebeldía religiosa, social y política. Ese poema y otros ya conocidos se recogieron en Poesías de don José de
Espronceda, de 1840, donde junto a poemas que reflexionan filosóficamente sobre el destino humano, aparecen otros
políticos y amorosos. Tras la muerte de Teresa (1839), realizó nuevas interpretaciones del amor, como ocurre en el
famosísimo poema A Jarifa en una orgía, donde expresa desilusión, hastío, lamentación del placer perdido y rebelión
contra la realidad de la vida, con un lirismo contenido que añade ritmos poéticos inéditos que anticipan la versificación
modernista.

En 1842, el mismo año de su muerte ocurrida en Madrid, fue elegido diputado a Cortes por el Partido Progresista, donde
dio muestras de una excelente formación política.

El estudiante de Salamanca, incluido en las Poesías, funde poesía dramática y narrativa, y es precursor del Don Juan
Tenorio de Zorrilla, que incorpora elementos de la novela gótica inglesa. Cárcel, amor, crimen, dolor y muerte también
aparecen en el inconcluso El Diablo Mundo, de 1840, un extenso poema cuyo protagonista es testigo de excepción de
todas las tragedias y los destinos humanos.

Espronceda también escribió la novela histórica Sancho Saldaña, aparecida en 1834, el relato fantástico La pata de palo,
de 1835, la sátira El pastor Clasiquillo, de 1835, y muchos artículos y obras dramáticas, que la crítica considera
decepcionantes. Sin embargo, algunas de sus poesías, como las citadas y otras más, siguen valorándose por su
sinceridad y ritmo y no se considera un demérito que estén inspiradas, tanto en temas como en ritmos, en los mejores
poetas románticos europeos.

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

(1836-1870), poeta español. Es una de las figuras más importantes del romanticismo y sus Rimas supusieron el punto de
partida de la poesía moderna española.

Nació en Sevilla, hijo de un pintor y hermano de otro, Valeriano. También él mismo practicó la pintura, pero, después de
quedarse huérfano y trasladarse a Madrid, en 1854, la abandonó para dedicarse exclusivamente a la literatura. No logró
tener éxito y vivió en la pobreza, colaborando en periódicos de poca categoría. Posteriormente escribió en otros más
importantes, donde publicó crónicas sociales, algunas de sus Leyendas y los ensayos costumbristas Cartas desde mi
celda. Obtuvo un cargo muy bien pagado, en 1864, de censor oficial de novelas. Hacia 1867 escribió sus famosas Rimas
y las preparaba para su publicación, pero con la Revolución de 1868 se perdió el manuscrito y el poeta tuvo que preparar
otro, en parte de memoria. Su matrimonio, con la hija de un médico, le dio tres hijos, pero se deshizo en 1868. Bécquer,
que desde 1858 estaba aquejado de una grave enfermedad, probablemente tuberculosa o venérea, se trasladó a Toledo,
a casa de su hermano Valeriano. Éste murió en septiembre de 1870 y el poeta el 22 de diciembre, a los treinta y cuatro
años

CONSTUMBRISMO
es una corriente literaria decimonónica (decimonónica: del siglo XIX) de carácter romántico que se manifestaba en
periódicos y revistas. Se escribe en prosa y observa las “costumbres” (de ahí su nombre) y tipismo de su sociedad. Los
autores más representativos de esta corriente son Larra (su pseudónimo: Fígaro) con sus artículos y cuadros descriptivos
en la revista Cartas Españolas y Fernán Caballero (pseudónimo de Cecilia Bölh de Faber) con sus novelas de
costumbres y Pereda y Alarcón.
El costumbrismo también puede considerarse la prosa del romanticismo, pero será precursor del realismo.

MARIANO JOSÉ DE LARRA era madrileño, tuvo una vida muy agitada, emigró a Francia por razones políticas (era
liberal) y tras la separación de su mujer se suicidó a los 28 años. Larra escribía bajo el pseudónimo de Fígaro, para
protegerse de la represión política sobre sus escritos, y publicó gran número de artículos periodísticos: su estilo es crítico,
patriótico y satírico. Observa con ironía el retraso y los defectos de la sociedad en la que vive, pero lo observa desde el
dolor de quien quisiera que fuera de otra manera. Sus artículos más importantes son “Casarse pronto y mal”, lo que le
pasó a él, “el castellano viejo”, una crítica al tradicionalismo, y “Vuelva a usted mañana”, en el que critica el
funcionamiento burocrático. Larra está considerado como un periodista referencial por su aguda visión crítica y su
independencia. Es lamentablemente asombrosa la vigencia de gran parte de sus observaciones acerca de la sociedad
española.

TOMÁS CARRASQUILLA NARANJO


(Santo Domingo, Antioquia, Colombia,17 de Enero de 1858 - Medellín Colombia, 19 de diciembre de 1940) fue un escritor
colombiano que nació en Antioquia,fue uno de los mejores escritores de la literatura Colombiana que vivió entre la
segunda mitad del siglo XIX y la primera del siglo XX en la región de Antioquia.Se dedicó a oficios muy sencillos como
sastre, secretario de un juzgado, dispensario de una mina y funcionario del Ministerio de Obras Públicas. Fue un
permanente lector y uno de los escritores más originales de la literatura colombiana, con una gran influencia en las
jóvenes generaciones de su tiempo y de las posteriores. Carrasquilla fue poco conocido en su tiempo y, como dice
Federico de Onís fue solamente después de 1936 cuando el autor antioqueño se conoció en un plano más ámplio con el
Premio Nacional de Literatura, es decir, cuando tenía ya 68 años de edad. [1] Las guerras civiles de la segunda mitad del
siglo XIX impidieron que el joven Carrasquilla terminara sus estudios en la Universidad de Antioquia[2] Amante de los
libros, organizaba tertulias literarias que en Medellín se hicieron bastante célebres durante los últimos años de su vida y
en las cuales comenzó a ser llamado "Maestro Tomás Carrasquilla". Numerosos jóvenes escritores e intelectuales
antioqueños de esa época recibieron una notable influencia de su obra, entre ellos el filósofo envigadeño Fernando
González Ochoa quien profesaba una gran admiración y afecto por Carrasquilla. [3]

Una de las razones planteada por De Onís acerca de porqué la obra de Carrasquilla fuera tan desconocida en Colombia y
en el extranjero se debe a que vivió entre dos épocas muy diferentes de la literatura latinoamericana: el costumbrismo y
el romanticismo que en Colombia tuvo representantes como José Asunción Silva, a quien Carrasquilla conoció
personalmente,[4] y el advenimiento del modernismo que fue una reacción en contra del costumbrismo. Al clasificarse a
Carrasquilla como costumbrista, la crítica modernista lo dejó por fuera. [1]

(Santo Domingo, 1858 - Medellín, 1940) Narrador colombiano cuya obra es una de las más importantes publicadas en su
país en la primera mitad del siglo XX. Por su origen antioqueño y sus múltiples viajes por las localidades mineras, pudo
novelar distintos aspectos de la historia, la cultura y la idiosincrasia de su región natal, por lo que se le ha considerado
injustamente como folclórico y costumbrista, pero en realidad su estilo recuerda más bien a la literatura del Siglo de Oro.

ALVARO MUTIS, PREMIO CERVANTES 2001

El poeta y novelista Alvaro Mutis Jaramillo, considerado uno de los grandes creadores hispanoamericanos de este siglo,
nació en Bogotá (Colombia) el 25 de agosto de 1923. Su padre, Santiago Mutis Dávila siguió la carrera diplomática y en
1925 viajó a Bélgica con su familia, como ministro consejero de la Legación en Bruselas. Mutis llegó a este país de dos
años y allí vivió hasta los nueve, cuando su padre murió repentinamente, a los 33 años.
La temprana desaparición de su padre, el primer enfrentamiento de Mutis con la muerte, determinó que su madre,
Carolina Jaramillo, decidiera abandonar Europa, permanecer en Colombia y dedicarse al manejo de la hacienda Coello,
que acababa de heredar.

Mutis no terminó sus estudios colegiales, iniciados en Bruselas en el colegio jesuita de San Michel, y cuando monseñor
José Castro Silva, rector del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, le llamaba la atención por su bajo
rendimiento académico, recordándole que era descendiente directo del hermano del sabio José Celestino Mutis,
contestaba que tenía muchas cosas que leer y no podía perder el tiempo estudiando.

A los dieciocho años Mutis contrajo matrimonio con Mireya Durán, con quien tuvo tres hijos, y empezó a trabajar en los
oficios más disímiles. Desde entonces se dio cuenta que no iba a vivir de la literatura, pero, al mismo tiempo, fue
consciente de su vocación por las letras.

Siendo locutor de la Radiodifusora Nacional de Colombia, compuso su primer poema, del que sólo queda este verso: "Un
dios olvidado mira crecer la hierba"; ahí empezó su carrera literaria, en la que había una fuerte influencia de los escritores
surrealistas.

SUS PRIMEROS ESCRITOS

Sus primeros escritos aparecieron en la revista 'Vida', de la Compañía Colombiana de Seguros, donde fue jefe de
redacción y colaborador con pequeños retratos sobre Joseph Conrad, Alexander Pushkin, Antoine de SaintExupéry y
Joachim Murat; también en 'Vida' publicó su primer poema: 'La creciente'. Otra de estas primeras composiciones es 'El
miedo', publicado en 1948 en la página literaria que dirigía Alberto Zalamea Borda en 'La Razón'.

Por esta época Mutis asistía a las sesiones del café El Molino o El Automático, donde se encontraba con dos
generaciones de poetas: los Nuevos y los de Piedra y Cielo, aunque no petenecía a ninguna de ellas. Tampoco
perteneció al grupo Mito, aunque tuvo contacto y fue amigo de algunos de sus miembros, y la revista 'Mito' publicó en
1959 'Los hospitales de ultramar', y gracias a esto Octavio Paz conoció y escribió sobre él.
La relación directa con los poetas, escritores e intelectuales de la Bogotá de esos años, fue parte fundamental de su
formación cultural. Mutis entró en contacto con Eduardo Zalamea Borda, quien quiso publicar dos de sus poemas en el
suplemento dominical de 'El Espectador'.

También por entonces hizo amistad con Casimiro Eiger, el primer lector de su obra, y gracias a cual, en coautoría con
Carlos Patiño Roselli, se publicó 'La balanza' (1948), primer libro de Mutis y Roselli, que se agotó por incineración en el
famoso 'Bogotazo' del 9 de abril de 1948. Por su parte, Ernesto Volkening fue otro de sus primeros lectores y críticos,
conocedor de antemano de todos los poemas de 'Los elementos del desastre' (1953), su segundo libro, publicado en la
colección Poetas de España y América de la Editorial Losada de Buenos Aires.

LA NOVELA COSTUMBRISTA:

". . . la novela costumbrista tuvo numerosos cultores. En parte, la novela costumbrista debe considerarse como la
hermana mayor del cuadro de costumbres, que tanta difusión alcanza en la época. Aunque en realidad lo que hacía por lo
común la novela costumbrista era disponer como fondo una sucesiín de escenas populares, de acentuado color local, a
las cuales estaba íntimamente ligada la trama de la obra.
A su vez, conviene declarar que ciertos contactos entre la novela social y la novela costumbrista se rompen al considerar
que la segunda acentúa en particular lo local, lo pintoresco que trata de justificarse precisamente por eso, en su carácter
propio, distintivo, fuera de alegatos o choques de capas sociales.
La novela costumbrista tuvo especial resonancia en algunos países. Así, en México, en Colombia, donde el costumbrismo
penetra también en el campo de otras novelas, no específicamente costumbristas. Por ejemplo, es notorio el peso que
elementos de esta naturaleza tienen en una novela sentimental como María, de Jorge Isaacs. Es evidente que el
costumbrismo no se superpone aquí al eje fundamental de relato, pero es indudable también que --aun sin fusionarse-- lo
sentimos (y evocamos) como un elemento imprescindible del relato: fondo vivo y --¿y por qué no?-- tema secundario que
sirve a menudo de necesaria, aquietadora alternancia a la historia sentimental. También, punto de referencia, ámbito de
hombre y circunstancia en que la novela nace.
En general, el costumbrismo suele hallarse como ingrediente en gran parte de las novelas hispanoamericanas de todo
tipo, de la misma manera que suele hallarse el paisaje americano. Así como a veces recurrían a épocas y tierras lejanas,
en ansías de evasión, otras veces gustaban de lo cercano y cotidiano, que --entonces, sobre todo-- despuntaba primicias
inéditas. Era esta también una manera de ganar lectores y aun de dar "sello" americano a las novelas. Por una parte,
realidad conocida (para el lector de estas tierras), y, por otra, diferenciación frente a obras más famosas que venían del
otro lado del Atlántico.
Naturalmente, resultaba común que la obra costumbrista americana, en su afán de reflejar de la manera más fiel posible
una realidad, abundara en localismos. De ahí también las notas y explicaciones en textos que aspiran a ganar lectores
lejanos.
(Emilio Carilla, El romanticismo en la América hispánica 323-25)

EL MODERNISMO EN LA NARRATIVA COLOMBIANA.

Generación de 1895. Nacidos de 1865 a 1879

Modernismo

“Surge como una reacción al romanticismo. Es un movimiento literario de fines del siglo pasado y principios de éste”7 En
1888 se publicó Azul de Rubén Darío (nicaragüense) en una prosa brillante, musical, de mucho colorido y donde se ven
imágenes exóticas y decorativas. Esta obra ofrece los primeros signos de renovación poética, renovación que ya estaba
en el ambiente.

 Los Temas

Los modernistas prefieren los temas exóticos, los sueños y la fantasía, exhibición y complacencia de los sentidos. Como
fruto de renovación buscan temas de la mitología Griega, de la China y del Japón.

 Los Personajes

Escogen personajes muy finos: Artistas y niños.


 El Lenguaje

No se contentan con la narración de un suceso, la prosa tiene que ser bella, emplean muchos adjetivos y metáforas,
palabras sonoras y raras que dan brillo y color, pretenden llegar hasta lo puramente humano despojándolo de todo
idealismo romántico. El movimiento modernista invade los ambientes y llega a todos los países de América. “Se propaga
más la escuela Antioqueña. Sus escritores se preocupan por informar sobre las reservas de la comarca, la fertilidad de
sus tierras, el valor de sus minas, la vida de sus habitantes.”

Representantes Novelistas y Cuentistas

 Samuel Velásquez (1865 - 1941)


 Poema magdalena (1882)
 Sueños y verdades (1885-1890)

 Alfonso Castro (1878 - 1943)


 Notas humanas (1901)
 Antisepsia y asepsia (1902)
 Vibraciones (1903); Hija espiritual (1903)
 Los humildes (1905); Juventud enferma (1915)
 Abismos sociales (1912); Ánima expuesta (1920)
 Juegos malabares (1926); El señor doctor: novela (1927)
 De mis libres montañas (1931); Lucerna de estudio: crónicas y estudios (1936)
 Discursos parlamentarios en los años de 1936-1937-1938 (1938)
 Clínica y espíritu novela (1940); Cuentos y ensayos; Crónicas históricas; Savia criolla

-José Asunción Silva (1865 - 1896)


 Primera comunión (1875)
 El libro de versos (editado en 1923)
 De sobremesa (1925)
POESÍAS

 A ti (Tú no sabes, más yo he soñado) 


 A veces (A veces, cuando en alta noche tranquila) 
 Adriana (Noble como cándida adorada) 
 Al oído del lector (No fue pasión aquello) 
 Armonías (Cual la naturaleza) 
 Ars (El verso es un beso santo. ¡Poned en él tan sólo) 
 Cápsulas (El pobre Juan de Dios, tras de los éxtasis) 
 Crepúsculo (En la tarde, en las horas del divino) 
 Crepúsculo (Es la hora de misterio en que el labriego)  - también conocida como "Charles Nodier"
 Crepúsculo (Junto a la cuna aún no está encendida) 
 Crisálidas (Cuando enferma la niña todavía) 
 Día de difuntos ( La luz vaga... opaco el día) 
 Diego Fallón (Es la hora en que los muertos se levantan) 
 Edenia (Melancólica y dulce cual la huella ) 
 Egalité (Juan Lanas, el mozo de esquina) 
 El mal del siglo (Doctor, un desaliento de la vida) 
 Enfermedades de la niñez (A una boca vendida) 
 Estrellas fijas (Cuando ya de la vida) 
 Filosofías (De placeres carnales el abuso) 
 Humo (Bajo los árboles viejos) 
 Idilio - 1 (Sencilla y grata vida de la aldea) 
 Idilio - 2 (Ella lo idolatró y Él la adoraba...) 
 Infancia (Con el recuerdo vago de las cosas) 
 Juntos los dos (Juntos los dos reímos cierto día) 
 La calavera (En el derruido muro) 
 La respuesta de la tierra (Era un poeta lírico, grandioso y sibilino) 
 La ventana (Al frente de un balcón, blanco y dorado) 
 Las noches del hogar (Regresar fatigado del trabajo) 
 Las voces silenciosas (¡Oh voces silenciosas de los muertos!) 
 La voz de las cosas (Si os encerrara yo en mis estrofas) 
 Las ondinas (Es la hora en que los muertos se levantan) 
 Los maderos de San Juan (Aserrín, aserrán)) 
 Luz de luna (Ella estaba con él... A su frente) 
 Madrigal (Tu tez rosada y pura; tus formas gráciles) 
 Melancolía (De todo lo velado) 
 Midnight dreams (Anoche, estando solo y ya medio dormido) 
 Muertos (En los húmedos bosques, en otoño) 
 Nocturno (Una noche) 
 Nocturno (Oh dulce niña pálida, que como un montón de oro) 
 Notas perdidas (Es media noche. –Duerme el mundo ahora) 
 Emilio Cuervo Márquez (1873 - 1937).

Novelas

 La selva obscura
 Lili
 La ráfaga
 Phinees: novela de los tiempos de Cristo
 
Ensayos - Artículos - Crónicas
 Tierra lejanas
 Ensayos y conferencias

 Clímaco Soto Borda (1870 - 1919).


 Siluetas parlamentarias (1897)
 Polvo y ceniza (1906)

 Francisco Gómez Escobar (Efe Gómez).


Cuentos:
 Guayabo negro: Primer ensayo de cuentos sicológicos hecho en Colombia, escrito en las minas de Yarumalito
y cuyos personajes vivieron en la población de Caramanta Antioquia.
 La tragedia del minero, Un padre de la patria, El paisano Álvarez Gaviria, Un zaratustra maicero, Lorenzo
colonial, Sicologías, Carne, El loco, En la selva, La orgía, En las minas, La campana del conde, El alcalde de
Río limpio, Eutanasia, El monito Fleis del revés, Un héroe de la dura cerviz, Un crimen, Un motín, La araña,
Rafael Peralonso, Opera omnia.

Libros de cuentos:
 Retorno, Almas rudas, Otros cuentos y Guayabo negro.
 Otros: Croniquillas, Escritos varios y el Diario de Pedro.

EL SIGLO XX

GENERACIÓN DE 1910. NACIDOS DE 1880 A 1894


Llamados “Generación del Centenario”, por haber publicado algunos escritores, sus primeras obras alrededor de 1910,
fecha de los primeros cien años de la independencia Patria, pero específicamente se ha llamado el Post-modernismo."
Los Postmodernistas Colombianos Descontentos del artificio modernista, estos autores buscan la sinceridad de lo
inmediato, de lo cercano, sin exotismos. No interesan temas altisonantes, sino cosas sencillas y autóctonas. Interesa lo
propio, lo personal y circundante con sencillez y romanticismo.

Estos autores se conforman en no ser modernistas y volver a una tendencia romántica que el modernismo había abolido,
aunque a veces les queden reminiscencia.

Representantes

− José Eustasio Rivera (1888 - 1938).


 Tierra de promisión (1921), libro de sonetos
 La Vorágine (1924).
− Gregorio Castañeda Aragón (1884 - 1960).
 Mascaras de Bronces (1916)
 Campanas de Gloria (1919)
 Rincones del Mar (1925); Mástiles al Sol (1945)
 Islas Flotantes (1959)
 El poeta del Mar (1994)

− Eduardo Castillo (1889 - 1938).

 El árbol que canta (1928)


 2000 Cuentos inéditos (póstumo)

− Enrique Pardo Farelo.


 “Luis Tablanca” (1883 - 1965).

El Cuento

− Julio Posada R. (1881 - 1947)


 Limalla (1909)
 Jacillas (1926)
 “El machete” (1929).

− José Félix Fuenmayor (1885 - 1966).


 “Musas del trópico”, (poesía-Barranquilla 1910).
 “Cosme” (novela, Barranquilla 1927).
 “Una triste aventura de catorce sabios, relato (relato, Barranquilla. 1928)
 “La muerte en la calle”, (cuentos., Medellín 1967). (segunda edición con el título “Con el doctor afuera" Bogotá
1973).
EL VANGUARDISMO EN LA NARRATIVA COLOMBIANA

GENERACIÓN DE 1925

Nacidos de 1985 a 1909

Se propagan las corrientes Vanguardistas, con los demás “Ismos”. Los narradores analizan los problemas que atañen a
su propio país.

• Novela:

− José Antonio Osorio Lizarazo (1909-1964)


 La casa de la vecindad (1930)
  Barranquilla (1932)
 Hombres sin presente (1933)
 El criminal (1935)
 La cosecha (1935)
 Garabato (1938)
 Hombres sin presente. Novela de empleados públicos (1938)
 El hombre bajo la tierra (1944)
  Pantano (1952).
 El día del odio (1952)

− César Uribe Piedrahita (1897-1951)


 Toá, narraciones de caucherías (novela sobre su experiencia en las selvas caucheras colombianas) (1934)
 Mancha de aceite (novela sobre la explotación petrolera en Zulia, Venezuela) (19359
 Sebastián de las Gracias (relato)

− Bernardo Arias Trujillo (1903-1939).

Las novelas:

 Cortas Luz
 Risaralda
 Por los caminos de Sodoma. 

Los poemas:

 La Balada de la cárcel
 Roby Nelson.

− Eduardo Zalamea Borda (1907-19630).


 "4 años a bordo de mí mismo" (1934)
 La batería (1952)

• Cuento:
− José Restrepo Jaramillo (1896-1945).
 La novela de los tres y varios cuentos (1923)
 David hijo de Palestina (1931)
 Veinte cuentos (1939); Dinero para los peces (1945)
 Obras completas (1980)
 Ventarrón (1984)
 Roque

− Octavio Amortegui (1901).


 Patios de luna (1924)
 Ultramar (1932)
 XIII Poemas (1943)
 Manolete (1949)
 Horas sin tiempo (1957)
 Nubes de antaño (1961)
 Cuando regresan los caminos (1962)
 Sangre votiva (1970), Versos marinos
 Poemas escritos en la arena
 Sol en las bardas
 Rondallas de sol a sol
 y Pasos perdidos.

Cuentos:

 El demonio interior (1946)


 Estampas de bruma (1952)
 Fray Simplicio y otros cuentos (1953)
 De incógnito en la vida (7969)

− Adel López Gómez (1901).


 Por los caminos de la tierra (1928)
 El niño que vivió su vida (1931)
 El fugitivo (1931)
 Las ventanas del día (1934)
 El hombre, la mujer y la noche (1938)
 Cuentos del lugar y de la manigua (1941)
 Niño que vivió su vida, una novela y un cuento (1942)
 La noche de Satanás (1944)
 Claraboya (1950)
 El costumbrismo (1959)
 El diablo anda por la aldea (1963)
 Ellos eran así (1966)
 Tres vidas y un momento (1971)
 Asesinato en la madrugada y otros cuentos para escena (1973)
 El árbol, el mundo y tú (1974)
 El retrato de monseñor (1976)
 La sandalia y el camino (1978)
 Aldea (1981)
 Comarca abierta, recinto cerrado (1981)
 Allá en el Golfo (1995).

− Tomás Vergara Osorio (1908-1941).


 Lluvia en el campo
 Hombres
 La aldea negra
 Encrucijada
 Tempestad
 El enganche

− José Francisco Socarras (1906).

Cuentos:

 Facultades de Educación y Escuela Normal Superior


 La crisis de valores en Colombia
 Coto y cretinismo en Colombia
 La alimentación de la clase obrera en Bogotá
 La alimentación, los precios y los salarios, necesidades alimenticias del pueblo colombiano

− Eduardo Arias Suárez.


 Cuentos espirituales (1928)
 Tres cuentistas jóvenes (1936)
 Ortigas de pasión (1939)
 Envejecer y mis mejores cuentos (1944)
 Guardián y yo
 El jugador de billar
 Novela bajo la luna negra (1980)
 La vaca sarda.

− Jorge Zalamea (1905-1969)

• Cuentos:

- “La grieta” (1941) (de tendencia cosmopolitista),


- “La Metamorfosis de su excelencia” (1949) (violencia partidista).

• Obras:

- “El regreso de Eva” (Teatro Cosía Rica 1927).


- “El rapto de las sobrinas” (teatro, Bogotá 1941).
- “Nueve artistas Colombianos” (crítica, Bogotá, 1941).
- “Introducción al arte antiguo” (crítica, Bogotá. 19410).
- “El Sueño de las escalinatas” (poesía Bogotá 1946).

GENERACIÓN DE 1940
Nacidos de 1910 a 1924

Se distingue por su intelectualidad y erudición, su penetrante discernir sobre actuaciones espirituales, su ansiedad de
investigar las relaciones nacionales y universales, su adiestramiento en el estudio de las técnicas poéticas y narrativas,
en ampliar su temática, en quebrantar la tradicional estructura literaria.

Se desarrollan los grupos piedra ciclistas y post-piedracielistas.

• Novela:

- Eduardo Caballero Calderón (1910).

 ¿Por qué mató el zapatero? (1941)


 El arte de vivir sin soñar (1943)
 Suramérica tierra del hombre (1944)
 El nuevo príncipe (1945)
 Ancha es Castilla (1950)
 El Cristo de espaldas (1952)
 Siervo sin tierra (1954)
 La penúltima hora (1955)
 Manuel Pacho (1962)
 Memorias infantiles (1964)
 El buen salvaje (1963), novela con la que obtuvo el Premio Nadal en 1965
 Caín (1969)
 Azote de sapo (1975)
 Historia de dos Hermanos (1977)
 Hablamientos y pensadurías (1979)
 Tipacoque de ayer a hoy (1979)
 La historia en cuentos: El Almirante niño, El Rey de Roma, El Caballito de Bolívar.
- Manuel Zapata Olivella (1920).
 El acordeón tras las rejas

Novelas
 Tierra mojada (1947)
 La calle 10 (1960)
 Detrás del rostro(1963)
 Chambacú, corral de negros (1963)
 En Chimá nace un santo (1964)
 Changó, el Gran Putas (1983)

Relato breve

 Pasión vagabunda (1948)


 He visto la noche (1952)
 China 6 a.m. (1954)
 Cuentos de muerte y libertad (1961)
 El cirujano de la selva (1962)
 ¿Quién dio el fusil a Oswald? (1967)
 Fábulas de Tamalameque: los animales hablan de paz (2003)

- Héctor Rojas Herazo


Obra literaria

     Poesía
 Rostro en la soledad (1951)
 Tránsito de Caín (1952)
 Desde la luz preguntas por nosotros (1953)
 Agresión de las Formas contra el Angel (1961)
 Antología Poética (1993)
     Novela
 Respirando el verano (1962)
 En noviembre llega el Arzobispo (1967)
 Celia se pudre (1986)
Obra periodística, 1940-1970  
 Tomo I: Vigilia de las lámparas
 Tomo II: La magnitud de la ofrenda

Obra pictórica
 Pez entre arrecifes morados (2002)
 El flautista Moro (2000)
 Arlequín enamorado (2000)
 Vendedora de sandías (1999)
 Jinete implorando la paz (1999)
 Jaulero liberando sus pájaros (1999)
 Amantes en el bosque (1999)

• Cuento:

- Antonio García (1912-1982).

 Geografía Económica de Caldas, Contraloría Naciona, 1937 (Banco de la República, 1978).


 Esquema de la Economía Colombiana, Banco Central del Ecuador, Quito, 1938.
 Pasado y presente del indio, Ediciones Centro, Bogotá, 1939.
 Régimen cooperativo y economía latinoamericana, El Colegio de México, 1944.
 Bases de la Economía Contemporánea, Revisoría Fiscal, Bogotá, 1948 (Plaza & Janés, 1984).
 Problemas de la Nación Colombiana, Nuevo Mundo, Bogotá, 1949.
 La rebelión de los pueblos débiles, Cooperativa Colombiana de Editores, Bogotá, 1950.
 Introducción crítica a la legislación indigenista en Colombia, Instituto Indigenista Interamericano, México, 1951.
 Regímenes indígenas de salariado: del salariado señorial al salariado capitalista en la historia de América, Instituto
Indigenista Interamericano, México, 1953.
 El cristianismo en la teoría y en la práctica. Fondo de Publicaciones Vicente Azuero, Bogotá, 1954.
 Gaitán y el problema de la revolución colombiana, Cooperativa Colombiana de Editores, Bogotá, 1955.
 Estructura básica del financiamiento del desarrollo Consejo Nacional de Economía, Bogotá, 1956.
 La democracia en la teoría y en la práctica, Editorial Argra, Bogotá, 1957
 Colombia, Esquema de una República Señorial, Cuadernos Americanos, México, 1959 (Cruz del Sur, Bogotá,
1977).
 Cooperativas y reforma agraria en Bolivia, FAO, Roma, 1961.
 Reforma agraria y economía empresarial en América latina, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 1967.
- Elisa Mujíca (1918).

Novelas:

 Los dos tiempos (1949)


 Catalina (1963)
 Bogotá de las nubes (1984)

Cuentos:

 Ángela y el diablo (1953)
 Árbol de ruedas (1972)
 La tienda de las imágenes (1987)
 Pequeño Bestiario (1996)

- Arturo Laguado (1919).


-La política social desde la Constitución de 1991
- ¿Una década perdida? (2004)
-Pragmatismo y Voluntad, las ideas de las elites en la construcción del Estado nacional en Colombia y Argentina
(2004)
- con Horacio Cao y Pablo Fontdevila, 40 años de informática en el Estado argentino (2008)

-Mario Franco Ruíz (1921).


- "Los Hijos de Job"

-Pedro Gómez Valderrama (1923)

 La nave de los locos.


 La raya del tigre

GENERACIÓN DE 1955

Nacidos de 1925 a 1939

Es valiosa, sobre todo ha traspasado ese cerco nacionalista, sin perjuicio de su arraigo propio, aquel que hasta hace
poco segregaba a éstas naciones, ahora, en cambio, están unidas por unos mismos ideales y preocupaciones, dentro de
un único ámbito americano.

Se señala una total disconformidad, surgida por el permanente acoso, ejercido mediante el influjo económico y político de
las llamadas potencias desarrolladas. Estos factores promueven distintas pugnas, que coadyuvan hacia la averiguación
de diversas clases de métodos, con la finalidad de hostilizar otras opresiones implícitas de los poderosos, así como
también de aquellas secuelas adheridas a la coacción impuesta al hombre contemporáneo, por el perseverante extravío
de tanta injusticia, inestabilidad y angustia al alejarlo cada vez más de poder alcanzar

La esperanza de encontrar un mundo mejor con su inalienable dignidad y demás derechos concedidos por el solo hecho
del milagro de estar sobre la tierra.

- Gabriel García Márquez (1927). Cuentos y Novela


 -“La Hojarasca” (novela, Bogotá 1955).
 “El Coronel no tiene quien le escriba” (novela, Bogotá 1958).
 “Los funerales de la mama grande” (cuentos, México 1962).
 “La mala hora” (novela, Madrid 1962).
 “Cien años de Soledad” (novela 1972)
 “Ojos de perro azul” (cuentos, Buenos Aires 1974).
 “El otoño del Patriarca” (novela! Barcelona. 1975)
 “Todos los cuentos” (Barcelona 1975).
 “Crónica de una muerte anunciada” (novela, Bogotá. 1981).
 “El amor en los tiempos de Cólera”, (novela).• Novela:

 Pedro Acosta Borrero (1927)


 Eduardo Santa (1927)
 Mario Escobar Velásquez (1928)
 Julio José Fajardo (1929)
 José Stevenson (1932)
 Fernando Soto Aparicio (1933) la rebelión de las ratas
 Flor Romero de Nohora (1934)
 Humberto Tafur (1935-1985)
 Enrique Posada (1936)
 Rodrigo Parra Sandoval (1937)
 Carlos Perozo (1939)
 Alberto Aguirre González (1939)
 Alba Lucia Ángel (1939).

• Cuento:

- Eutiquio Leal (1928)

Novelas
 Después de la Noche (1964), galardonada con el primer premio literario de la extensión cultural de Bolívar.
 El oído en la tierra (1979)
 La Hora del Alcatraz (1989)
 El tercer tiempo (Inédita)
 Guerrilla 15 (Inédita)

Cuentos

 Agua de Fuego (1963)
 Cambio de Luna (1969)
 Bomba de Tiempo (1974), laureado en el IV festival de arte de Cali.

Poesía

 Mitín de Alborada (1950)
 Ronda de Hadas (1978)
 Trinos para sembrar (1988)
 Música de sinfines (1988)
 Trinitarias (1996)

- René Rebetez (1933)

 Los Ojos de la Clepsidra (1964)


 La Nueva Prehistoria (1967)
 Ellos lo llaman amanecer y otros relatos (1996)
 La Odisea de la Luz (1997)
- Arturo Alape (1938)

Novelas:

 Noche de pájaros (1984)
 Mirando al final del alba (Beca nacional de creación, Colcultura, 1998). En esta obra hace referencias directas al
cine documental. De ella dice Luz Mary Giraldo: "Un triángulo amoroso se desarrolla en esta novela en la que
dialogan la vida, la historia y el mundo onírico con la creación literaria, el ejercicio investigativo como acto voyerista
y el cine documental. Creación, investigación, realidad, cine y fotografía se unen en la confirmación de la memoria
que rescata del olvido y contextualiza de manera sugestiva la época de la violencia al rendir homenaje a la vida de
Quintín Lame y Juan de la Cruz Varela".
 Sangre ajena (2000)
 El cadáver insepulto (2005)

- Alvaro Morales (1939)

Cine

 2000 - Ángel Negro como Gabriel Echeverría.


 2010 - Qué pena tu vida como Diego Brethauer.

Teatro

 2003 - Tus Deseos En Fragmentos


 2004 - Las Horas Previas

- Marvel Moreno (1939).

 En diciembre llegan las brisas (Novela, 1987, reedición 2005)


 Algo tan feo en la vida de una señora bien (Cuentos, 1980)
 Cuentos completos (Reedición, 2005)
 El encuentro y otros relatos (Cuentos,1992)

-Alvaro Cepeda Samudio (1926-1972)

Obras:

 “Todos estábamos a la espera” (cuentos, Barranquilla, 1954).


 “la Casa Grande (novela, Bogotá 1962)
 “Los cuentos de Juana” (relatos Barranquilla 1972).

GENERACIÓN DE 1970

Nacidos de 1940-1954

Gran dinamismo desplegado en sus descripciones, una mayor sinceridad en la manera de asumir sus variados
planteamientos y el modo riguroso y directo de enfrentar el tratamiento de los temas nacionales, con especialidad los
conflictos socioeconómicos, tal vez por la inequitativa distribución de la riqueza y la manifiesta ineptitud administrativa de
algunos gobernantes.

Asimismo se observa el empeño de procurar la eliminación de determinados gravámenes tradicionales, como aquellos
específicos relacionados con el amor, la amistad, el sexo, la religión, la muerte, la política, los hábitos de índole patrio, y
hasta con las innovaciones en el lenguaje inclusive con acepciones conceptuadas de impúdicas por los puritanos.

• Novela:

- Enrique Cabeza Rher


 Fundación Tierra de promisión. 1990.

- Alberto Duque López (1943).


 Mateo el flautista
 Mi revólver es más largo que el tuyo (1977)
 El pez en el espejo (1984)
 Alejandra (1988)
 Muriel, mi amor (1995)

- Humberto Rodríguez Espinosa (1943).


  Un ramo de nomeolvides
  La risa del muerto 
 El país de los árboles locos.

- Antonio Caballero (1944).


 Sin remedio (2006)
 Los siete pilares del torero (2006)
 No es por aguar la fiesta (2003)
 Toros, toreros y públicos (1999)

- Alonso Aristizabal (1945).

• Cuento:

- Gustavo Alvarez Gardeazabal (1945, novela).

- Luis Fayad (1945).

- David Sánchez Juliao (1945).

- Fernando Cruz Kronfly (1943).


- Carlos Orlando Pardo (1947).

- Humberto Valverde Roberto (1947).

-Roberto Burgos Cantor (1948).

- Jaime Manrique Ardila (1949).

- Marco Tulio Aguilera Garramuño (1949).

- José Luis Garcés González (1950).

- Hugo Ruiz (1941).

- Ramón Illán Bacca (1940).

- Germán Uribe (1943).

- Armando Romero (1943).

- José Chalarca (1941).

- Jaime Espinel (1940).

- Luis Ernesto Lasso (1943).

- Antonio Mora Vélez (1942).

- Carlos Bastidas Padilla (1947).

- Alvaro Hernández (1947).


- Celso Román (1947).

- Jaime Echeverri (1946).

- Roberto Montes Mathieu (1947).

- Milciades Arévalo (1948).

- Guillermo Tedio (1947).

- Julio Olacirigui (1951).

- Leopoldo Berdilla de la Espriella (1951).

- Oscar Castro García (1950).

• Autores representativos:

- Héctor Sánchez (1940).

- Jairo Mercado Romero (1941).

- Oscar Collazos (1942).

- Fanny Buitrago (1942).


 “El hostigante verano de los dioses” (novela Bogotá 1963).
 “El hombre de paja y las distancias doradas” (teatro y cuentos, Bogotá 1964)
 “Cola de zorro” (novela, Bogotá 1970)
 “La otra Gente” (cuentos, Bogotá 1973)
 “Bahía sonora” (cuentos, Bogotá 1976)
 “Los pañamanos” (novela Barcelona, 1979)
 “La casa del abuelo” (relatos infantiles, Bogotá 1979).
 “Los amores de Afrodita” (novela, corta y cuentos Bogotá 1983)
 “Libramos de todo Mal” (cuentos inéditos).

- Luis Payad (1945).

- Andrés Caicedo (1951).


 “El atravesad” (relato, Cali 1975)
 “Que viva la música” (novela Bogotá 1977)
 “Angelitos empantanados o Historias para jovencitos” (cuentos. Medellín(1977), “Berenice” (Cuentos, Bogotá 1978)
 “Destinos fatales”, (cuentos. Bogotá 1984).
 Policarpo Varón (1941).
 Germán Santamaría (1950).

GENERACIÓN DE 1985

Nacidos de 1955 a 1969

La mayoría de estos narradores se han formado en Talleres Literarios y en carreras humanísticas.

• Novela:

- Roberto Urdaneta Gómez (1955).


 El protocolo de Río de Janeiro
  Los albaceas fiduciarios,
 Apuntes sobre economía social 
  El materialismo contra la dignidad del hombre

- María Elvira Bonilla (1955).


 Jaulas
- Alberto Esquivel (1958).
 Célere (Premio Plaza y Janes, 1985)
 Amor en Guerra (Premio Jorge Isaacs, 1995)
 Ramírez Investiga ( Finalista Premio Herralde, 2002)
 Muchacha violeta (Premio Autores Vallecaucanos, 2003).

• Cuento:

- Harold Kremer (1955).


 El combate
 El enano más grande del mundo.
 La cajita cuadrada
 El prisionero de papá
 La noche más larga
 Rumor de mar.

- Consuelo Triviño (1956).


 Siete relatos
 Prohibido salir a la calle
 El ojo en la aguja
 Martí
 La casa imposible
 Una isla en la luna
 La semilla de la ira.

- Triunfo Arciniegas (1957).


 La hija del vampiro
 Las batallas de Rosalino
 El árbol triste
 Carmela toda la vida
 Yo
 Claudia y Roberto está loco
- Carlos Gustavo Álvaro (1957).
 Paisas en Bogotá
Bogotá de Memoria
La Vuelta a Bogotá
Historia de una Voluntad
Siete Lecciones Espirituales
Angelita

- Evelio Rosero (1953).

Novelas

 Mateo solo. Entreletras, Bogotá. 1984


 Juliana los mira. Anagrama, Barcelona. 1986
 El incendiado. Editorial Planeta, Bogotá. 1988
 Papá es santo y sabio. Calos Valencia Editores, Bogotá. 1989
 Señor que no conoce luna. Editorial Planeta, Bogotá. 1992
 Cuchilla. Editorial Norma, Bogotá. 2000
 Plutón. Editorial Espasa-Calpe, Madrid. 2000
 Los almuerzos. Universidad de Antioquia, Medellín. 2001
 Juega el amor. Editorial Panamericana, Bogotá. 2002
 El hombre que quería escribir una carta. Editorial Norma, Bogotá. 2002
 En el lejero. Editorial Norma, Bogotá. 2003
 Los escapados. Editorial Norma, Bogotá. 2006
 Los ejércitos. Tusquets Editores, Barcelona. 2006

Poesía

 El eterno monólogo de Llo (poema novelado). Testimonio. 1981


 Las lunas de Chía. Fondo Editorial Universidad Eafit, Medellín. 2006

Libros infantiles

 El aprendiz de mago y otros cuentos de miedo. Colcultura, Bogotá. 1992


 Cuento para matar a un perro (y otros cuentos). Carlos Valencia Editores, Bogotá. 1989
 Las esquinas más largas. Editorial Panamericana, Bogotá. 1998

-Juan Carlos Moyano Ortiz (1959).

Actor y dramaturgo en espectáculos como:

 Cuando Las Marionetas Hablaron (1975)


 El Profesor Prometeo (1976)
 La Cabeza de Gukup (1979)
 El Inventor de Sueños (1982).

Durante la década del 80 dirige los siguientes montajes:


 Simbiosis (1985, con Ensamblaje)
 Mayakovski,
 Poema Trágico para Circo y Teatro (1986, con el Circo Invisible)
 Rumipamba
 Epopeya Fantástica del Valle de Atriz (1987, con el Colectivo Teatral de Pasto)
 La Tempestad, versión libre de la obra de Shakespeare (1988, con Wilson Pico, Klever Viera y el Frente de Danza
Independiente del Ecuador).
 Los Ritos del Retorno (1989)
 El Enano (1991).

Simultáneamente, adapta y dirige la novela Cien Años de Soledad de Gabriel Garcia Márquez con el título de Memoria y
Olvido de Úrsula Iguarán (1991-92, con el Colectivo Cien Años de Soledad)
- Sergio a Vieira (1969).
 Historias de vecinos

- Gustavo Tatis (1961).


Poemas

 Conjuros del Navegante”, 1988


 “El Edén Encendido”, 1994
 “Con el perdón de los Pájaros”, 1996
 “La ciudad amurallada” (Crónicas de Cartagena de Indias)
 “Alejandro vino a salvar los peces”, Premio Nacional de Cuento Infantil Comfamiliar del Atlántico, 2002
 “Bailaré sobre las piedras incendiadas”, ensayo sobre Virginia Woolf, 2005.

- Roberto Burgos Cantor (1948).


Novela

Señas particulares: testimonio de una vocación literaria. Bogotá: Grupo Editorial Norma, 2001. 197 p.
El vuelo de la paloma. Bogotá: Planeta Editorial Colombiana, 1992. 327 p.
El patio de los vientos perdidos. Bogotá: Planeta Colombiana Editorial, 1984. 275 p.
Pavana del ángel. Bogotá: Planeta Colombiana Editorial, 1995. 305 p.

Cuento

Juegos de niños. Bogotá: Cooperativa Editorial Magisterio, 1999.


Quiero es cantar. Bogotá: Seix Barral, 1998. 175 p.
De gozos y desvelos. Bogotá: Planeta Editorial Colombiana, 1987. 177 p.
Lo amador y otros cuentos. Bogotá: Editorial La Oveja Negra, 1985. 95 p.
Lo amador. Cartagena: Colcultura - Universidad de Cartagena, 1980. 95 p.

- Ramón Illan Bacca (1940).


 Alborada
 Poesía de combate

- Leopoldo Beberdelia de la Espriella (1951).

 A golpes de esperanza (1981)
 Juan Sábalo (1983)
 Bolívar, Hombre y Guerrero (1983)
 Travesuras de tío conejo (1986)
 Kokú-yó, mensajero del sol (1988)
 Fantazoológico (1996)

- Carlos Orlando Pardo (1947).
Novela

 Los sueños inútiles (1985) o Lolita Golondrinas (1986)


 Cartas sobre la mesa (1994)
 La puerta abierta (1997)
 Obra literaria 1972-1997 (1997)
Cuento

 Las primeras palabras (1972)


 Los lugares comunes (1982)
 La muchacha del violín (1986)
 El invisible país de los pigmeos (1996)
 El último sueño (2004)
 El día menos pensado (2007)
 Un cigarrillo al frente (2011)
 El último vuelo (2011)
Ensayo

 Novelistas del Tolima Siglo XX (2002)


 El proceso creativo (2004)
 La hegemonía conservadora (2007)
 Poder y gobernantes del Tolima (2007)
 La educación en el Tolima (2007)
 La cultura popular (2007)
 Manual de Historia del Tolima (2007)
 Narrativa e historia en el sesquicentenario (2011)

Biografías

 Vida y obra de Eutiquio Leal (1984)


 Los últimos días de Armero (1985)
 Vida y obra de Eduardo Santa (1988)
 Protagonistas del Tolima Siglo XX (1995)
 Adalberto Carvajal: una vida y muchas luchas (1985)
 Palabra viva (1991)
 Ibagué, sus múltiples rostros (1997)
 Diccionario de autores tolimenses (2002)
 Pintores del Tolima Siglo XX (2002)
 Músicos del Tolima Siglo XX (2002)
 Fiestas tradicionales del Tolima (2003)
 Hazañas tolimenses (2004)
 Enciclopedia multimedia Tolima Total (2010)
 Los adelantados (2011)
Antologías
 Poetas del Tolima (1977- 1985-1987-2002)
 Nuevos cuentistas colombianos (1978)
 El Tolima cuenta (1984)
 Antología poética de Emilio Rico, 1989
 El Líbano cuenta (1993)
 Cuentistas del Tolima Siglo XX (2002)

- Fernando Cruz Kronfly (1943).



- Milciades Arévalo (1948).
 El oficio de la Adoración. Bucaramanga, Colombia: Editorial UNAB. 1988.
 Inventario de Invierno (Cuentos juveniles, 1995)
 Cenizas en la Ducha. Medellín, Colombia: Editorial Universidad de Antioquia. 2001.

- José Luis González (1950).


Cuentos:
      En la sombra. Prólogo de Carmen Alicia Cadilla. San Juan, Puerto Rico: Imp. Venezuela, 1943, 110 págs.
      Cinco cuentos de sangre. Prólogo de Francisco Matos Paoli. San Juan, Puerto Rico: Imp. Venezuela, 1945, 59 págs.
      El hombre en la calle. Santurce: Puerto Rico, Bohique, 1948, 75 págs.
      Paisa —un relato de la emigración—. Prólogo de Luis Enrique Délano. México: Fondo de Cultura Popular, 1950, 71
págs.
      En este lado. México: Los Presentes, 1954, 180 p. Hay otra edición: En este lado.Edición corregida. La Habana:
Nuevo Mundo, 1961, 123 págs.
      La galería y otros cuentos, México: Era, 1972, 144 págs.
      Mambrú se fue a la guerra (y otros relatos). México: Joaquín Mortiz, 1972, 205 págs.
      Cuento de cuentos y once más. México: Extemporáneos, 1973, 125 págs.
      En Nueva York y otras desgracias. Prólogo de Ángel Rama. México: Siglo XXI, 1973, 140 p. Hay otra edición: En
Nueva York y otras desgracias. Prólogo de Andrés O. Avellaneda. Río Piedras: Puerto Rico: Huracán, 1981, 168 p.
      Veinte cuentos y Paisa. Prólogo de Pedro Juan Soto. Río Piedras, Puerto Rico: Cultural, 1973, 203 p.
      El oído de Dios. Río Piedras, Puerto Rico: Cultural, 1984, 58 p.
      Las caricias del tigre. México, Joaquín Mortiz, 1984, 185 p.
      Antología personal. Río Piedras, Puerto Rico: Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 1990, 376 p.
      Todos los cuentos. México, U.N.A.M., 1992, 354 p.

Ensayos, memorias:

      El país de cuatro pisos y otros ensayos. Río Piedras, Puerto Rico: Huracán, 1980, 119 págs.
      La luna no era de queso. Memorias de infancia. Río Piedras, Puerto Rico: Cultural, 1988, 297 págs.
      Literatura y sociedad de Puerto Rico. De los cronistas de Indias a la Generación del 98. México: Fondo de Cultura
Económica, 1976, 246 págs.
      Nueva visita al cuarto piso. Madrid: Flamboyán, 1986, 218 págs.

- Oscar Castro García (1950).


De su obra lírica cabe destacar:

 Camino en el alba
 Viaje del alba a la noche (1940)
 Reconquista del hombre (1944)
 Rocío en el trébol
 Glosario gongorino (póstuma, 1948)
Escribió cuentos y novelas tales como:

 Huellas en la tierra
 Llampo de sangre
 Comarca del jazmín (1945)
 La vida simplemente (1951)
 Lina y su sombra
 Lucero
 El valle de la montaña (póstuma, 1967)
- Armando Romero (1944).

 El demonio y su mano (Caracas, 1975)


 Los móviles del sueño (Mérida, 1976
 El poeta de vidrio (Caracas, 1976)
 La casa de los vespertilios (Caracas, 1982)
 Las palabras están en situación (Bogotá, 1985)
 El nadaismo o la búsqueda de una vanguardia (Bogotá, 1988)
 Las combinaciones debidas (Buenos Aires, 1989)
 Gente de pluma (Madrid, 1989)
 A rienda suelta (Buenos Aires, 1991)
 La esquina del movimiento (Caracas, 1992)
 Un día entre las cruces (Bogotá, 1993)
 La piel por la piel (Caracas, 1997)
 Lenguas de juego (Caracas, 1998)
 Cuatro líneas (México, 2002)
 La rueda de Chicago (Bogotá, 2004)
 A vista del tiempo (Medellín, 2005)
 El árbol digital y otros poemas (Bogotá, 2009)

EL REALISMO
Con el término Realismo se alude a la corriente literaria que se desarrolló en la 2ª mitad del s. XIX cuya característica
principal es la representación objetiva de la realidad. En este sentido, el Realismo está muy ligado a los acontecimientos
sociales de este periodo (2ª mitad del s. XIX) y en muchos casos a la burguesía, que logró un poder económico y social, y
se convirtió en la clase dominante.

Esta corriente está basada en principios científicos y su principal método es la observación.


 PRINCIPALES ESCRITORES REALISTAS

Benito Pérez Galdós (1843-1920) 

Benito Pérez Galdós nació en Las Palmas de Gran Canaria el 10 de mayo de 1843.
Hijo de militar, tras estudiar el bachillerato se traslada a Madrid para cursar la
carrera de Derecho. Sin embargo, una vez en la capital entabla amistad con los
círculos literarios y progresistas del momento. El krausista Francisco Giner de los
Ríos será uno de sus mejores amigos.

Empieza a colaborar con el periódico “La Nación” y la “Revista del Movimiento


Intelectual de Europa”. Un tiempo después, en 1867, viaja a París con motivo de la
Exposición Universal y allí profundiza en la obra de Balzac a la vez que se introduce
en el naturalismo galo. A su regreso traduce del francés “Los papeles del club
Pickwick” de Charles Dickens -otro de sus escritores más admirados- y se inicia
como escritor con “La Fontana de Oro”.

Su continuo absentismo de las clases provoca que le expulsen de la Facultad de Derecho, pero a él poco le importan ya
sus estudios. En 1870 se convierte en director del diario gubernamental “El Debate”. Tres años después, y tras el cierre
del periódico, publica “Trafalgar” obra con la que se plantea empezar a contar la historia de España del siglo XIX de forma
novelada.

Animado por el naturalismo francés, defendió un realismo español que se alejase por completo del romanticismo:
lenguaje que excluyese la exageración, basado en la observación de las costumbres y los caracteres, con un propósito
social, etc. Esta nueva forma de narrar es la que caracteriza, a partir de 1880, sus obras a las que autodenomina
“Novelas españolas contemporáneas”. Publica “La Desheredada”, la historia de una muchacha internada en un
manicomio que se cree descendiente de un aristócrata, “Tormento” obra en la que una joven es seducida por un
sacerdote, “Miau” donde narra las vicisitudes de un cesante y critica la burocracia, “Fortunata y Jacinta”, “Tristana”,
“Misericordia” y muchas otras con las que retrata su época.

“Trafalgar”
Entre los soldados vi. algunos que sentían el malestar del mareo, y se agarraban a los obenques para no caer. Verdad es
que había gente muy decidida, especialmente en la clase de voluntarios; pero por lo común todos eran de leva,
obedecían las órdenes como de mala gana, y estoy seguro de que no tenían el más leve sentimiento de patriotismo. No
les hizo dignos del combate más que el combate mismo, como advertí después. A pesar del distinto temple moral de
aquellos hombres, creo que en los solemnes momentos que precedieron al primer cañonazo la idea de Dios estaba en
todas las cabezas.

Por lo que a mí toca, en toda la vida ha experimentado mi alma sensaciones iguales a las de aquel momento. A pesar de
mis pocos años, me hallaba en disposición de comprender la gravedad del suceso, y por primera vez, después que
existía, altas concepciones, elevadas imágenes y generosos pensamientos ocuparon mi mente. La persuasión de la
victoria estaba tan arraigada en mi ánimo, que me inspiraban cierta lástima los ingleses, y los admiraba al verlos buscar
con tanto afán una muerte segura.

Leopoldo Alas "Clarín" 

Nació en Zamora en 1852, de familia asturiana. Estudió Leyes en Oviedo y se


doctoró en Madrid. Fue catedrático de las facultades de Derecho de Zaragoza y
Oviedo. Fue un hombre culto, de sólida formación universitaria y aguda capacidad
crítica que hizo que fuese temido y respetado. Escribió una novela muy extensa que
está considerada como una de las obras fundamentales del Realismo español: La
Regenta, en la que Clarín hace un análisis minucioso y detallado del ambiente
hipócrita y corrompido de Vetusta, ciudad donde se desarrolla la acción y que puede
ser Oviedo. Satiriza a sus personajes que, bajo apariencias honradas, esconden la
hipocresía y la maldad. Clarín también destacó como uno de los mejores escritores
de cuentos de su época, en los que analiza el comportamiento de personas
malvadas y llenas de hipocresía. Entre ellos destaca ¡Adiós, cordera! En este
cuento se nos narran las peripecias de tres amigos felices e inseparables: Rosa,
Pinín y Cordera. Dos hermanos gemelos y su vaca Cordera que son felices en las montañas asturianas alejados de los
peligros del mundo. Sólo un palo del telégrafo y un tren que pasa de vez en cuando son indicios de ese mundo. Pero un
día ese mundo se llevará primero a la Cordera y luego a Pinín. Rosa se quedará sola con su dolor y sus recuerdos.
“La Regenta”

Vetusta, la muy noble y leal ciudad, corte en el lejano siglo, hacía la digestión del cocido y de la olla podrida, y
descansaba oyendo entre sueños el monótono y familiar zumbido de la campana de coro, que retumbaba allá en lo alto
de la esbelta torre en la Santa Basílica. La torre de la catedral, poema romántico de piedra, delicado himno, de dulces
líneas de belleza muda y perenne, era obra del siglo dieciséis, aunque antes comenzada, de estilo gótico, pero, cabe
decir, moderado por un instinto de prudencia y armonía que modificaba las vulgares exageraciones de esta arquitectura.
La vista no se fatigaba contemplando horas y horas aquel índice de piedra que señalaba al cielo; no era una de esas
torres cuya aguja se quiebra de sutil, más flacas que esbeltas, amaneradas como señoritas cursis que aprietan
demasiado el corsé; era maciza sin perder nada de su espiritual grandeza, y hasta sus segundos corredores, elegante
balaustrada, subía como fuerte castillo, lanzándose desde allí en pirámide de ángulo gracioso, inimitable en sus medidas
y proporciones.

Como haz de músculos y nervios, la piedra, enroscándose en la piedra, trepaba a la altura, haciendo equilibrios de
acróbata en el aire; y como prodigio de juegos malabares, en una punta de caliza se mantenía, cual imantada, una bola
grande de bronce dorado, y encima otra más pequeña, y sobre ésta una cruz de hierro que acababa en pararrayos.

 PRINCIPAL REPRESENTANTE DEL REALISMO MAGICO

GABRIEL GARCIA MARQUEZ 

Gabriel García Márquez nació en Aracataca, Colombia, el 6 de marzo de 1927.


Así al menos lo afirma su hermano, Luís Enrique. Aunque ahí mismo comienza
el misterio que rodea a la figura de "Gabo", porque un certificado y hasta él
mismo apuntan su venida al mundo en 1928.

Pero si puede haber discusión sobre su fecha de nacimiento, no la hay en


torno a su genio literario. García Márquez es reconocido como uno de los
grandes escritores del siglo XX. En 1982 recibió el Premio Nobel de Literatura.
Entre sus obras más conocidas figuran Cien años de soledad, El coronel no tiene quien le escriba, El otoño del
patriarca, Crónica de una muerte anunciada, El general en su laberinto y El amor en los tiempos del cólera.

Creció entre fantasmas en un mundo mágico de supersticiones en el que su abuela hablaba con los muertos y una de sus
tías cosía su mortaja.

"Yo me acostumbré a vivir dentro de ese mundo y he seguido siempre viviendo en el mismo. Yo soy sumamente
supersticioso y hago interpretaciones de mis propios sueños. Lo que pasa es que tengo mis propias supersticiones no la
superstición del número 13, o la de no pasar por debajo de la escalera", comentó alguna vez García Márquez.

En Aracataca, García Márquez tuvo su primer acercamiento con las letras cuando encontró por accidente en el baúl de
los abuelos un libro descuadernado y viejo. Eran Las mil y una noches. Desde entonces comenzó su intensa relación con
la literatura.

Estudió derecho, aunque su reducto favorito eran los cafés. García Márquez no terminó su carrera. Una serie de
acontecimientos y la publicación de algunos de sus cuentos en diarios colombianos, lo encaminaron por el mundo del
periodismo y la literatura.
En 1955 fue a Europa como corresponsal del diario El Espectador. Estuvo en Ginebra, París, Roma, Checoslovaquia,
Polonia, Rusia, Ucrania. En ese tiempo alternaba su trabajo de corresponsal con la preparación de su legendario cuento
largo, o novela corta, El coronel no tiene quien le escriba.

Se instaló en París y ahí tuvo que vivir de "milagros cotidianos". En la ciudad luz recogió botellas, revistas y periódicos
viejos para obtener a cambio unos cuantos francos.

Luego de su paso por Europa, García Márquez se radicó en Caracas, se casó con "su novia de siempre" Mercedes
Barcha. En Bogotá fundó la agencia cubana de noticias Prensa Latina. Más tarde, se fue a vivir a Nueva York y luego a
México, país en el que concibió lo que muchos consideran su obra maestra: Cien años de soledad.

Algunos de sus amigos destacan que Gabo es vanidoso y que le gusta estar al lado de los poderosos. Otros sostienen
que, a pesar de la fama, este "colombiano universal" sigue siendo el mismo caribeño supersticioso de antaño que
conserva el gusto por los vallenatos, el cine, la música francesa y el buen vino.
“Cien Años de Soledad”

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde
remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y
cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas,
blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para
mencionarlas había que señalarlas con el dedo. Todos los años, por el mes de marzo, una familia de gitanos
desarrapados plantaba su carpa cerca de la aldea y con un grande alboroto de pitos y timbales daban a conocer los
nuevos inventos. Primero llevaron el imán. Un gitano corpulento, de barba montaraz y manos de gorrión, que se presentó
con el nombre de Melquíades, hizo una truculenta demostración pública de lo que él mismo llamaba la octava maravilla
de los sabios alquimistas de Macedonia. Fue de casa en casa arrastrando dos lingotes metálicos, y todo el mundo se
espantó al ver que los calderos, las pailas, las tenazas y los anafes se caían de su sitio, y las maderas crujían por la
desesperación de los clavos y tornillos tratando de desenclavarse, y aun los objetos perdidos desde hacía mucho tiempo
aparecían por donde más se les había buscado y se arrastraban en desbandada turbulenta detrás de los fierros mágicos
de Melquíades. “Las cosas tienen vida propia -pregonaba el gitano con áspero acento-, todo es cuestión de despertarles
el ánima.” José Arcadio Buendía, cuya desaforada imaginación iba siempre más lejos que la magia, pensó que era
posible servirse de aquella invención inútil para desentrañar el oro de la tierra. Melquíades, que era un hombre honrado,
le previno: “Para eso no sirve.” Pero José Arcadio Buendía no creía en aquél tiempo en la honradez de los gitanos, así
que cambió su mulo y una partida de chivos por los dos lingotes imantados... Exploró palmo a palmo la región, inclusive
el fondo del río, arrastrando en voz alta el conjuro de Melquíades. Lo único que logró desenterrar fue una armadura del
siglo XV con todas sus partes soldadas por un cascote de óxido cuyo interior tenía la resonancia hueca de un enorme
calabazo lleno de piedras...
"La mala hora" es la tercera novela del escritor colombiano Gabriel García Márquez, publicada en 1962.

La guerra civil es del futuro, pero se vive una paz desagradable, que hace respirar un aire denso, donde el bando ganador,
conservador, no escatima en gestos para incomodar a los antiguos adversarios, liberales; de manera solapada los asedian
constantemente, lo que probablemente generará continuar el conflicto armado. César Montero, un vecino del lugar, acaba de
asesinar de un escopetazo a Pastor, un cantor bastante popular, supuesto amante de su mujer. La causa para tal especulación:
un pasquín que apareció pegado en la puerta de su casa. Pero es sólo otro de tantos panfletos que han venido apareciendo en el
pueblo, notas que revelan secretos de los habitantes, algunos supuestos y otros tan ciertos que no necesitaban tan burdos
mensajes. Se puede decir que los pasquines, que algunos consideran una tontería, representan la materialización inicial de esa
violencia colectiva que hace tambalear esa paz del momento, y el asesinato que se relata, probablemente el detonador para
continuar la guerra. Para este pueblo ha llegado la mala hora...
Erendira era hija bastarda de Amadís, que murió en un duelo, y
nieta de Amadís, que murió por fiebre. Su abuela, en cambio, era una
mujer a la que la vida le había dado muchas vueltas. Fue así, que
antiguamente era una prostituta que gracias a Amadis, consiguió
escaparse de su asesinato. Después de la muerte de los Amadises,
desempleo a sus criadas y convirtió a su nieta en la única sirvienta.
Con todas las tareas que tenía, la abuela le añadía más y más, hasta
que al final terminaba rendida del sueño. Medio dormida por los
quehaceres habituales, se tendió en la cama dejando un candelabro
encendido, al que después el viento conseguiría derribar.

La desgracia le llegó al día siguiente, cuando los daños eran


infinitos y no le quedaría vida para pagárselo. Así comenzó a
prostituirse, obligada por la abuela. Cuando no hubo más hombres en
el pueblo, se trasladaron a un pueblo mediante la prostitución de
Eréndira. Decidieron quedarse en el pueblo donde un cartero
transmitiría la nueva llegada, por ello esperó a nuevos clientes.

Nuevo traslado, gracias al dinero conseguido, y nuevos


clientes, incluido a Ulises. Un chico simpático que conoció una noche
y al que se entregó sin dinero alguno.
Al día siguiente, unos misioneros salvaron a Eréndira de las garras de su abuela. Estuvo varios días en el convento hasta
que llegó a ser feliz. En cambio, la abuela esperó hasta el domingo de Pentecostés, recurriendo incluso al alcalde y al
senador, en el cual los misioneros venían con concubinas embarazadas para casarlas obligatoriamente con los hombres
que las habían dejado en cinta. La abuela aprovechó y pagó a un joven para que se casara con su hija y pudiera salir del
convento. En la boda, la niña admitió que se quería ir, pero con su abuela.
En su casa, Ulises pensaba en Eréndira, cosa que se dio cuenta su madre, hasta que una noche decidió escaparse e ir a
por ella. Viajó incansablemente por muchos pueblos, los cuales no sabían nada del paradero de ésta. Pasó poco tiempo,
cuando se encontraron y decidieron fugarse. Al acostar a su abuela y al escuchar el canto de una lechuza, trampa del
joven, huyeron frente a los ojos del que no fue delator: el fotógrafo. Transcurrió poco tiempo desde que se escaparon
hasta que les alcanzaron.
Ya, en la frontera, se encontraban Eréndira y su abuela, donde las filas de hombres eran infinitas. Allí se encontraban
todos, Blacamán el Bueno, la mujer araña…la furia de las mujeres del pueblo despertó y como un perro, atada a la cama,
la sacaron a la calle desnuda, hasta que alguien la tapó. Su nuevo viaje hacia el mar, comenzó cuando la abuela
rebosaba de dinero. Al llegar al mar, comenzaron los sueños de la abuela sobre la grandeza del futuro de Eréndira. Pero
otro acontecimiento desastroso sucedió. Ella sólo quería ver a Ulises, quien sin despedirse de sus padres de muy buenas
formas, partió hacia ella. Al verle, Eréndira le pidió que matara a su abuela.
A la mañana siguiente, Ulises hizo una tarta en la cual había veneno. Se la dio a la abuela, quien, encantada, la recibió
sin preocupaciones. Después de comérsela entera, durmió como siempre. Solo cambiaron algunas órdenes y poco más.
Posteriormente, Ulises intentó otro intento nuevo: la puso una bomba en el piano. Esto sólo trajo más deuda para
Eréndira. Sin soportar el rechazo de ella, Ulises, cogió un cuchillo y en una dura batalla, después de asestarle varias
puñaladas, mató a la abuela. Y Eréndira, cogió los lingotes de oro y corrió hacia la libertad.
Relato De Un Naufrago
Autor: Gabriel García Márquez
Género: Novelas / Ficción y Literatura / Literatura Latinoamericana / Clásicos
Latinoamericanos
Idioma: Español / Idioma Original: esp
Resumen:
El 28 de febrero de 1955 cunde la noticia de que una tormenta en el mar Caribe ha
hecho naufragar al destructor Caldas, de la marina de guerra de Colombia. La
búsqueda de los náufragos se inicia de inmediato, pero al cabo de pocos días de
esfuerzos inútiles los marineros perdidos son declarados oficialmente muertos.
Sin embargo, una semana después aparece uno de ellos. Es Luis Alejandro Velasco,
que ha permanecido diez días, sin comer ni beber, en una balsa a la deriva. El
renombre inmediato rodea al náufrago, un muchacho robusto, de veinte años, "con
más cara de trompetista que de héroe de la patria".
El sobreviviente acude un día a la sala de redacción de El Espectador de Colombia.
Propone a un joven periodista narrar la verdadera historia del naufragio, sin las
deformaciones del oficialismo ni los manoseos de la propaganda.
El joven periodista se llama Gabriel García Márquez. "En veinte sesiones de seis
horas diarias -dice el futuro autor de Cien años de soledad- logramos reconstruir el
relato compacto y verídico de sus diez días de mar. Era tan minucioso y apasionante
que mi único problema literario sería conseguir que el lector lo creyera." La historia se
publica en catorce días consecutivos. El éxito es fulminante. A lo largo del diálogo
salen a la luz muchas verdades, y el relato de aventuras se convierte en denuncia
política que agita al país, cuesta la gloria y la carrera al náufrago y condena al exilio al
entonces joven periodista...
Si formalmente El olor de la guayaba es una prolongada conversación del
escritor y periodista Plinio Apuleyo Mendoza con su viejo amigo Gabriel
García Márquez -lo que da ocasión a éste para desgranar con vivacidad sus
remembranzas, juicios, opiniones y convicciones- sus contenidos van mucho
más allá: en El olor de la guayaba bien pueden encontrarse las claves de un
proceso, creador y creativo, de singular riqueza. De la mano de Mendoza,
García Márquez desvela el mundo que refleja su obra -hasta transfigurarlo-
con la magia de la palabra: la calidez y el color del Caribe, el universo mítico
de sus pobladores, la extraña mentalidad de sus extraños prohombres y
caudillos. Una obra en la que el compromiso con la emoción y el compromiso
con la razón se dan la mano, para ofrecer la más sugerente aproximación a un
ser que de puro complejo puede permitirse el lujo de ser nítido.
La aventura de Miguel Littín clandestino en Chile es un libro escrito por Gabriel García Márquez es un reportaje sobre la
visita clandestina realizada por el director de cine chileno Miguel Littín a su país natal después de 12 años en el exilio.

Después de 10 años de dictadura, Augusto Pinochet emite una lista con los nombres de los desterrados a los que ya se les
permite regresar a Chile. Miguel Littín no se encuentra en esta lista, por el contrario, él encuentra su nombre en otra lista de
personas a las cuales se les prohíbe visitar el país. Este hecho convence a Miguel que la única manera de retornar a su
querida patria es mediante el uso de una pasaporte falso, una profesión y una excusa falsas, y más aún, con una esposa
falsa.

Durante su visita, Miguel, haciéndose pasar por un hombre de negocios uruguayo, dirige tres equipos de filmación para la
realización de un documental sobre la vida en Chile bajo la dictadura. Consecuentemente, filma entrevistas con chilenos
comunes y corrientes y con gente de movimientos de la resistencia que operan clandestinamente. Miguel obtiene una
entrevista con un líder de la insurgencia cuando es conducido con los ojos vendados hacia un hospital clandestino donde el
líder se encuentra recluido después de haber sido rescatado de un hospital público por un escuadrón subversivo donde
este se reponía de la heridas causadas por un intento de asesinato orquestado por la policía secreta de Pinochet.

Miguel tiene éxito en su misión, y abandona Chile en un momento en que las autoridades chilenas habían descubierto su
presencia en el país y detectives lo vigilaban en el aeropuerto. La realización del documental tenía como propósito mostrar
al mundo la brutal represión durante la dictadura y avergonzar al régimen de Pinochet al revelar las redes de gente joven
trabajando en Chile para tumbar la dictadura.
El padre, un hombre envejecido y medio ciego que posee el título de coronel en la aldea, siente la obligación de enterrar al fallecido
doctor, a pesar del consenso que hay en Macondo de que debería pudrirse en la casa esquinera en la que él había vivido
completamente aislado durante la última década. La hija, Isabel, es obligada a acompañar a su padre, sabiendo que ella y su hijo
tendrán que hacer frente a la cólera de sus vecinos en Macondo. La narración del nieto, por otro lado, se enfoca en lo misterioso y lo
maravilloso de la muerte.

Al igual que muchas de sus historias, como El amor en los tiempos del cólera y Crónica de una muerte anunciada, Gabriel García
Márquez introduce una escena dramática al inicio de su narración y entonces se mueve al pasado, contado hechos que van a guiar
a la conclusión final. Con la narración se descubre que el eje central de la narración es un doctor que vino a Macondo. Su salvación
es una carta de recomendación del Coronel Aureliano Buendía, un personaje hecho famoso en Cien años de soledad. Esta carta
conduce al extraño a la familia que narra el drama que acontece

Luego de retirarse de la práctica de la medicina y vivir a expensas de la familia por un tiempo extraordinariamente largo, el doctor se
traslada a dos casas de distancia con Meme, la empleada indígena que vivía con la familia en ese entonces. Mientras que su actitud
aislada y su atención lujuriosa a las mujeres no lo hacen impopular con los locales, el destierro final del doctor solo ocurre cuando
cerca de una docena de hombres, heridos en una de las múltiples guerras civiles del país, son traídos en busca de atención médica.
El doctor, habiéndose retirado de la práctica de la medicina, se rehúsa a salvarlos, como también se había rehusado a ayudar a
Meme cuando estaba enferma, mientras ellos vivían con la familia.
Autor: Gabriel García Márquez

Género: Novelas / Ficción y Literatura / Literatura Latinoamericana / Novelas Románticas


Idioma: Español / Idioma Original: esp

RESUMEN:

Dos historias hay en este libro. Una de ellas, apenas esbozada, es la de un amor secreto que
culmina en la muerte elegida por un hombre que ha querido
El general ponerse a salvo
en su laberinto es una" de los tormentos
novela de colombiano y Premio Nobel
del escritor
la memoria". de Literatura Gabriel García Márquez. Se trata de una novela histórica que recrea
los últimos días de Simón Bolívar, uno de los principales líderes de los procesos de
La otra historia es la de un amor que hace de esos tormentos su alimento. Un amor acechado por
independencia política desarrollados en América del Sur en el primer cuarto del
los enemigos: el deterioro físico, la vejez, la muerte, pero que es capaz, no solo de resistirlos, si no
también de transformarlos en el ímpetu del siglo XIX.
deseo.

Una muchacha de dieciocho años rechaza Publicado


al hombreende1989,
quien el
ha relato
estadose centra en
enamorada el último
y con quien episodio protagonizado por
ha podido unirse. Mas de cincuenta años después, cuando ha muerto otro hombre con quien se ha caribeña de Colombia para
Bolívar: el viaje que le llevó de Bogotá a la costa
intentar
casado para vivir un lapso de sucedáneos abandonar
desdeñables, América
se reúne conyaquel
exiliarse en amor
primer Europa.suyo a
bordo de un barco que se llama Nueva Fidelidad.
En la novela, que se puede encuadrar en el subgénero narrativo de las novelas de
La exacerbación del deseo se alía a ladictadores,
muerte y a"la
la desesperanza, la enfermedad
enfermedad porque y la"Los
se les parece: muerte inevitablemente superan
síntomas del amor son los mismos del cólera".
al amor, la salud y la vida". [1] Rompiendo con la tradicional visión heroica de
Bolívar, ofrece un retrato del libertador cercano al patetismo y subrayando los
En este relato infinitamente seductor, Gabriel
rasgosGarcía Márquez narra
que acompañan a la
suobsesión del vejez:
prematura deseo físicamente
con un enfermo y mentalmente
arrebato que lo aparta de sus grandesexhausto.
novelas [2]
anteriores y a la vez lo acerca a ellas. A la
La novela explora los laberintos de la vida de Bolívar a través de la
circularidad del tiempo en Macondo, al enclaustramiento
narración de susdelrecuerdos.
tirano aislado en su poder demencial,
sucede ahora la vigencia imbatible del deseo ahincado en si mismo. Un deseo que avanza hacia su
origen en un movimiento del barco Nueva Fidelidad, que seguirá yendo y viniendo "toda la vida".
Luego del éxito de otras obras como Cien años de soledad y El amor en los tiempos del cólera, García Márquez decidió
escribir sobre el Gran Libertador al leer una novela inacabada de su amigo Álvaro Mutis sobre Bolívar. Tomó prestado el
escenario - el viaje de Bolívar por el Río Magdalena en 1830 - de Mutis. Tras dos años de investigaciones, que abarcaron
las extensas memorias del ayuda de campo irlandés de Bolívar, Daniel Florencio O'Leary, así como muchos otros
documentos históricos y consultas con académicos, García Márquez publicó su novela sobre los últimos siete meses de
la vida de Bolívar.

La mezcla de géneros hace que El general en su laberinto sea difícil de clasificar, y los comentaristas están en
desacuerdo respecto a dónde posicionarla en la escala entre la novela y el relato histórico. La inserción por García
Márquez de elementos interpretativos y de ficción - algunos relativos a los momentos más íntimos de Bolívar - causó
escándalo en ciertas partes de América Latina cuando la novela fue publicada. Muchas prominentes figuras
latinoamericanas creían que la novela dañaba la reputación de uno de los personajes históricos más importantes de la
región y presentaba una imagen negativa al mundo exterior. Otros vieron El general en su laberinto como un bálsamo
para la cultura latinoamericana y un reto hacia la región para que se enfrentara a sus problemas.
EL CORONEL NO TIENE QUIEN LE ESCRIBA

Autor: Gabriel García Márquez


Género: Novelas / Ficción y Literatura / Literatura Latinoamericana
Idioma: Español / Idioma Original: esp
Resumen:
El coronel no tiene quien le escriba fue escrita por Gabriel García Márquez durante su
estancia en París, adonde había llegado como corresponsal de prensa y con la secreta
intención de estudiar cine, a mediados de los años cincuenta.
El cierre del periódico para el que trabajaba le sumió en la pobreza, mientras redactaba en
tres versiones distintas esta excepcional novela, que fue rechazada por varios editores
antes de su publicación. Tras el barroquismo faulkneriano de La hojarasca, esta segunda
novela supone un paso hacia la ascesis, hacia la economía expresiva, y el estilo del
escritor se hace más puro y transparente.
Se trata también de una historia de injusticia y violencia: un viejo coronel retirado va al
puerto todos los viernes a esperar la llegada de la carta oficial que responda a la justa
reclamación de sus derechos por los servicios prestados a la patria. Pero la patria
permanece muda...
En El coronel no tiene quien le escriba hay una aura de cosas no dichas, de medias luces, silencios elocuentes y milagros secretos,
en que se define siempre o que se omite y resalta lo que quiere pasar inadvertido. Un soplo de misterio atraviesa el libro, que
apenas tiene cien páginas, pero está envuelto en sombras luminosas. Pocos personajes de la novela latinoamericana seducen tanto
como el viejo y maniático Coronel, que terminado el libro vive largo tiempo en la memoria. Es una especie de niño prodigio
envejecido, loco y cuerdo, conmovedor y humano, maravillado y tragicómico. Tiene no sólo una personalidad sino un alma.

CRONICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

Autor: Gabriel García Márquez


Género: Novelas / Ficción y Literatura / Literatura Latinoamericana
Idioma: Español / Idioma Original: esp
Resumen:
Acaso sea Crónica de una muerte anunciada la obra más "realista" de Gabriel
García Márquez, pues se basa en un hecho histórico acontecido en la tierra natal
del escritor.
Cuando empieza la novela, ya se sabe que los hermanos Vicario van a matar a
Santiago Nasar -de hecho ya lo han matado- para vengar el honor ultrajado de su
hermana Ángela, pero el relato termina precisamente en el momento en que
Santiago Nasar muere.
El tiempo cíclico, tan utilizado por García Márquez en sus obras, reaparece aquí
minuciosamente descompuesto en cada uno de sus momentos, reconstruido
prolija y exactamente por el narrador, que va dando cuenta de lo que sucedió
mucho tiempo atrás, que avanza y retrocede en su relato y hasta llega mucho
tiempo después para contar el destino de los supervivientes.
La acción es, a un tiempo, colectiva y personal, clara y ambigua, y atrapa al lector
desde un principio, a pesar de que conoce el desenlace de la trama.
La dialéctica entre mito y realidad se ve potenciada aquí, una vez más, por una
prosa tan cargada de fascinación que los eleva hasta las fronteras de la leyenda.
EL OTOÑO DEL PATRIARCA
Publicada en 1980 y ambientada en un supuesto país situado a orillas del Caribe, El otoño del patriarca relata la vida de
un dictador que muere viejísimo, llegando a conservar el poder durante más de cien años. A través de sus recuerdos, el
lector se entera de que es hijo de una mujer del pueblo, Bendición Alvarado, única persona a quien quiso de verdad; que
no supo quién fue su padre; que su primera infancia transcurrió en la miseria y que llegó a dictador, después de varias
contiendas y golpes de estado, por voluntad de los ingleses.Se relata también la historia de su doble, Patricio Aragonés,
que murió en un atentado, vengado sangrientamente; cómo su lugarteniente más fiel, el general Rodríguez de Aguilar,
acaba traicionándole, por lo que él manda que lo maten y guisen y obliga a sus ministros a que se lo coman; y cómo ya
en su ancianidad se casó con una novicia raptada, Leticia Nazareno, la única mujer que consiguió llevarle al matrimonio;
también ésta y su hijo mueren en un atentado, a cuyos autores se encarga de perseguir José Ignacio Sáenz de la Barra,
quien, como antes el general Rodríguez de Aguilar, gobierna con mano férrea y acaba cruelmente asesinado y mutilado
durante un levantamiento instigado por el mismo dictador, que le teme.

Ya en los últimos años de su vida, el endeudamiento del país le obliga a vender incluso el mar a los "gringos". Toda su
vida es una continua zozobra para conservar el poder, cosa que hace sin contemplaciones, pues "el único error que no
puede cometer ni una sola vez en toda su vida un hombre investido de autoridad y mando es impartir una orden que no
esté seguro de que será cumplida". Sus represiones son crueles y totales, ya que "todo sobreviviente es un mal enemigo
para toda la vida". Se niega a pensar en lo que vendrá después de él porque "ya lo verán, decía, se volverán a repartir
todo entre los curas, los gringos y los ricos, y nada para los pobres... porque éstos estarán siempre tan jodidos que el día
en que la mierda tenga algún valor los pobres nacerán sin culo".

Al final, "más solo que nunca", morirá de muerte natural y lo encontrarán medio comido por los gusanos. El autor intenta
transmitir a sus lectores el sentimiento de soledad que embarga al dictador y poner en evidencia las atrocidades a que
puede conducir un poder sin límites.

Los hechos se narran en primera persona, tanto por parte del dictador como por otros personajes de la novela que toman
respectivamente la palabra sin solución de continuidad. Esto y la escasez de puntos (ningún punto y aparte, excepto los
de final de capítulo), hacen que la lectura resulte muchas veces difícil. No obstante el autor, con su estilo brillante,
consigue dar vivacidad y colorido al relato y hacer llegar su mensaje al lector

VIVIR PARA CONTARLA


Autor: Gabriel García Márquez
Género: Literatura Latinoamericana / Biografías
Idioma: Español / Idioma Original: esp Resumen:
En este apasionante relato, el premio Nobel colombiano ofrece la memoria de
sus años de infancia y juventud, aquellos en los que se fundaría el imaginario
que, con el tiempo, daría lugar a algunos de los relatos y novelas
fundamentales en la literatura en lengua española.
Blacamán el Malo, era el típicoEstamos
vendedor ante la novela
estafador quede deambulaba
la vida a través conde
suscuyas páginas
productos García Márquez
“milagrosos”. Llegó al
pueblo en el que vivía un muchacho. va descubriendo
Mediante un show ecos de personajes
preparado e historias
por el vendedor (unque han poblado
antídoto obras como de
contra mordeduras
"Cien del
araña y serpientes), consiguió la confianza años de soledad",
pueblo y su dinero…"El amor en tiempos
cuando de cólera",
su espectáculo "El coronel
terminó, no un
se fijo en tiene
joven
con cara de “bobo”, quien le ayudó a quien
guardar le todos
escriba"
suso cachivaches.
"Crónica de una muerte anunciada"
De repente, el vendedory sequefijóconvierten "Vivirque
en él y pensó
para contarla"
sería un buen adivino, por eso, le compró. en unaque
El prestigio guía de era
tenía lectura para toda
inmenso, pero su
la obra,
suerteenseacompañante
le acabó en el
momento en que invento un ajedrezimprescindible para iluminar
que provoco suicidios pasajes
ilustres. Con inolvidables que, tras la
el tiempo, Blacamán el lectura de estas al
Malo desahució
memorias,
muchacho como adivino porque no acertaba enadquieren una nueva
ninguna ocasión. perspectiva.
Con los dolores causados por “el Malo” consiguió
hacer una maquina de coser. Las cosas Pero fueron bien hasta
también que se
esta obra enteraron
incluye que un
muchas capitán
más quería repetir
sorpresas. la prueba
Seguiremos los del
antídoto. Comenzó su huida. Se refugiaron
primeros pasos de García Márquez en el mundo de la creación artística,Alelver
en unas ruinas de una misión colonial, donde esperaron a la muerte.
que no llegaba, Blacamán el Malo maltrató de las formas
trabajo incansable en elmás crueles
proceso de a “el Bueno”
redacción hasta quedeseLaconvirtió
y corrección hojarasca,en un
“Santo”. Su nueva vida comenzó con los los distintos
desplazamientos para curar a la gente. Hacía tiempo que
escenarios de una juventud bohemia plagada de burdeles, bailesno veía a Blacamán
el Malo, cuando, de repente se presentó en Santade
y hoteluchos María
maladel Darién
muerte enconvencido
Barranquilla, deCartagena
morirse. Yde asíIndias
lo hizo comiéndose
y Bogotá. Y
unas hierbas venenosas. Le construyo todo aderezado con reflexiones sobre el oficio de escritor, en un entramado un
un sepulcro en el que lo resucitaría con la intención de que viviera
escarmiento para siempre. que avanza y retrocede en el tiempo con la seguridad que sólo pueden dar
cincuenta años de oficio maestro.

BLACAMAN EL BUENO, VENDEDOR DE MILAGROS


CIEN AÑOS DE SOLEDAD
Autor: Gabriel García Márquez
Género: Novelas / Ficción y Literatura / Clásicos Universales / Literatura
Latinoamericana
Idioma: Español / Idioma Original: esp
Resumen:
"Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde
remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo...", con estas palabras empieza una novela ya legendaria en los anales
de la literatura universal, una de las aventuras literarias más fascinantes de nuestro siglo.
Cien Años de Soledad es una novela clave en dos aspectos: en el que implica su exitosa aparición dentro del panorama
de la literatura contemporánea, y en el que fundamenta el advenimiento de Macondo y la saga centenaria de los Buendía
como ámbito de leyenda de referencia ineludible para compulsar la fascinante materia de los mundos novelescos.
Este ya clásico relato combina cada uno de los elementos que lo componen para revelar una dimensión estremecedora
del tiempo en que los acontecimientos ocurren y del tiempo en que se narran. Ambos convergen en la plenitud sabia de
este relato que avanza y retrocede de acuerdo con precisas y preciosas pautas narrativas, creando una correspondencia
gozosa entre el acto de inventar y escribir, y el acto de leer e imaginar una historia, una novela, una renovada y admirable
mitología.

DOCE CUENTOS PEREGRINOS


Autor: Gabriel García Márquez
Género: Cuentos / Ficción y Literatura / Literatura Latinoamericana
Idioma: Español / Idioma Original: esp
Resumen:
"El esfuerzo de escribir un cuento corto es tan intenso como empezar una
novela. Pues en el primer párrafo de una novela hay que definir todo:
estructura, tono, estilo, ritmo, longitud, y a veces hasta el carácter de algún
personaje. Lo demás es el placer de escribir, el más íntimo y solitario que
pueda imaginarse, y si uno no se queda corrigiendo el libro por el resto de la
vida es porque el mismo rigor de fierro que hace falta para empezarlo se
impone para terminarlo. El cuento, en cambio, no tiene principio ni fin: fragua
o no fragua. Y si no fragua, la experiencia propia y la ajena enseñan que en la mayoría de las veces es más saludable
empezarlo de nuevo por otro camino, o tirarlo a la basura".
"Reescribí todos los cuentos otra vez desde el principio en ocho meses febriles en los que no necesité preguntarme
dónde terminaba la vida y dónde empezaba la imaginación, porque me ayudaba la sospecha de que quizás no fuera
cierto nada de lo vivido veinte años antes en Europa. La escritura se me hizo entonces tan fluida que a ratos me sentía
escribiendo por el puro placer de narrar, que es quizás el estado humano que más se parece a la levitación.
Además, trabajando todos los cuentos a la vez y saltando de uno a otro con plena libertad, conseguí una visión
panorámica que me salvó del cansancio de los comienzos sucesivos, y me ayudó a cazar redundancias ociosas y
contradicciones mortales. Creo haber logrado así el libro de cuentos más próximo al que siempre quise escribir."

DEL AMOR Y OTROS DEMONIOS


Autor: Gabriel García Márquez
Género: Novelas / Literatura Latinoamericana
Idioma: Español / Idioma Original: esp
Resumen:
El 26 de octubre de 1949 el reportero Gabriel García Márquez fue enviado al
antiguo convento de Santa Clara, que iba a ser demolido para edificar sobre él
un hotel de cinco estrellas, a presenciar el vaciado de las criptas funerarias y a
cubrir la noticia.
Se exhumaron los restos de un virrey del Perú y su amante secreta, un
obispo, varias abadesas, un bachiller de artes y una marquesa. Pero la
sorpresa saltó al destapar la tercera hornacina del altar mayor: se desparramó
una cabellera de color cobre, perteneciente a una niña. En la lápida apenas se
leía el nombre: Sierva María de Todos los Ángeles.
"Extendida en el suelo, la cabellera espléndida medía veintidós metros con
once centímetros.El maestro de obra me explicó sin asombro que el cabello
humano crecía un centímetro por mes hasta después de la muerte, y veintidós
metros le parecieron un buen promedio para doscientos años. A mí, en
cambio, no me pareció tan trivial, porque mi abuela me contaba de niño la
leyenda de una marquesita de doce años cuya cabellera le arrastraba como
una cola de novia, que había muerto del mal de rabia por el mordisco de un
perro, y era venerada en los pueblos del Caribe por sus muchos milagros. La
idea de que esa tumba pudiera ser la suya fue mi noticia de aquel día, y el
origen de este libro." G. García Márquez
YO NO VENGO A DECIR UN DISCURSO

Autor: Gabriel García Márquez


Género: Literatura Latinoamericana / Biografías
Idioma: Español
Resumen:
'¿Qué hago yo encaramado en esta percha de honor, yo que siempre he
considerado los discursos como el más terrorífico de los compromisos
humanos?'.
Los textos que Gabriel García Márquez ha reunido en este libro fueron
escritos por el autor con la intención de ser leídos por él mismo en público,
ante una audiencia, y recorren prácticamente toda su vida, desde el primero,
que escribe a los diecisiete años para despedir a sus compañeros del curso
superior en Zipaquirá, hasta el que lee ante las Academias de la Lengua y los
reyes de España al cumplir ochenta años.
Estos discursos del premio Nobel nos ayudan a comprender más
profundamente su vida y nos develan sus obsesiones fundamentales como
escritor y ciudadano: su fervorosa vocación por la literatura, la pasión por el
periodismo, su inquietud ante el desastre ecológico que se avecina, su
propuesta de simplificar la gramática, los problemas de su tierra colombiana o
el recuerdo emocionado de amigos escritores como Julio Cortázar o Álvaro
Mutis, entre otros muchos.
El lector tiene entre sus manos el complemento indispensable a una obra
narrativa que nos seguirá hablando en un largo porvenir.

También podría gustarte