Está en la página 1de 2

A LA SOCIEDAD COLOMBIANA

El Ejército de Liberación Nacional acudió al llamado del actual gobierno, con el propósito de firmar
un acuerdo de paz que tenga como esencia la justicia y la equidad social, la democracia y la
soberanía.

Planteamos al iniciar ese proceso la urgencia de pactar un cese al fuego bilateral para crear un
ambiente favorable al proceso de paz, y aliviar la vida y condiciones humanitarias que padecen los
habitantes sobre todo en las llamadas “zonas de conflicto” o sea los territorios donde se asientan
las fuerzas guerrilleras. El gobierno rechazó tal planteamiento e impuso la condición de “dialogar
en medio del conflicto” argumentando que “un cese al fuego beneficia a la insurgencia y
desmoraliza a las FF.AA. quienes están ganando la guerra”.

Muchas voces desde Colombia y el exterior se han pronunciado a favor del cese bilateral y hasta se
han constituido organizaciones para ello; sin embargo, el gobierno lo sigue desestimando.

El país conoce, por declaraciones del presidente Santos y otros funcionarios, así como por los
máximos jerarcas de las FF.AA., que el objetivo 1A a combatir y destruir es el ELN, aun cuando
estamos sentados en la mesa para buscar la paz.

Un alto funcionario de los EE.UU. declaró hace unos meses que “para que el ELN se siente a
negociar hay que hacerlo sangrar”.

De nuevo le decimos a la Colombia que ama la paz y a la Comunidad Internacional que se empeña
en ella, que todos los territorios donde opera el ELN están saturados por gigantescos operativos
militares, porque la guerra del Estado declarada contra el ELN, sí es de verdad y no retórica. Así
mismo, la guerra sucia y el terrorismo de Estado contra los líderes sociales y organizaciones
populares va en aumento, en lo corrido del 2017 se ha asesinado un líder popular cada dos días.

Cualquier persona, con elemental razonamiento, entenderá que, ante esta realidad el ELN debe
responder con su accionar armado contra las fuerzas atacantes para defenderse, esa es la orden
que tienen todas nuestras unidades.

En este contexto informamos:

* El pasado 19 de febrero de 2017 a las 10:20 de la mañana, en los alrededores de la plaza La


Macarena en la ciudad de Bogotá, Capital de Colombia; un comando guerrillero urbano del ELN
atacó con explosivos a una patrulla policial del ESMAD.

Resultados: 26 policías heridos.

Nuestra Fuerza se retiró sin novedad.


El ESMAD es un cuerpo de la Policía encargado exclusivamente de reprimir las manifestaciones
sociales en campos y ciudades del país, dando tratamiento de guerra a las demandas populares.
En varias jornadas represivas han sido asesinadas o heridas varias personas en total estado de
indefensión, los reclamos por ello no han trascendido más allá de compromisos del gobierno de
investigarlos o justificarlos, quedando todo en la impunidad.

Desde hace más de 10 años importantes voces en el país se han pronunciado para que este cuerpo
represivo sea disuelto; por considerar acertado este planteamiento, invitamos a la sociedad a
continuar este debate en particular hoy cuando avanza un proceso de solución política al conflicto.

Reiteramos al gobierno nacional la urgencia de un Cese bilateral al fuego de manera inmediata, tal
como lo solicitan diversas expresiones de la sociedad colombiana.

No es coherente de parte del gobierno, sentarse a la mesa a hablar de paz mientras dilata el Cese
bilateral y somete al padecimiento de la guerra a la población y a las partes que se enfrentan.

Editorial de la Revista Insurrección Nº 570

27 de enero de 2017

También podría gustarte