Está en la página 1de 4

ESTÁNDARES EBAU BLOQUE III (Reyes Católicos y los Austria)

1. Explica las causas y consecuencias del descubrimiento de América y menciona los


otros hechos más relevantes de 1492.
Durante la segunda mitad del siglo XV, Europa vive un periodo de expansión
económica pero las rutas comerciales con Oriente se cierran por la caída de Constantinopla
en 1453, además de la necesidad de buscar oro y plata, cuyas minas se estaban agotando en
Europa. Ante esto, se buscan rutas alternativas para llegar a las Indias Orientales, se
aprovecharán nuevos avances científicos como un nuevo navío, la carabela, y utensilios de
navegación como el astrolabio, el cuadrante, la ballestilla o la generalización del uso de la
brújula. Además, con las nuevas teorías de Galileo o Copérnico, se cree en la esfericidad de
la Tierra y que se puede avanzar por el Atlántico hacia el oeste, a donde se lanzan
aventureros y exploradores, movidos por el deseo de enriquecerse y de convertir y recuperar
territorios para el cristianismo frente a los infieles, el llamado espíritu de cruzada. Dentro de
este espíritu se sitúa además la unificación religiosa por parte de los Reyes Católicos, con la
toma de Granada y la expulsión de los judíos de la Península Ibérica.
Todas estas causas facilitarán que el 12 de octubre de 1492, Cristóbal Colón llegue al nuevo
continente americano, cambiando tanto al Nuevo Mundo como al Viejo Continente.
En América, la población indígena descendió drásticamente por las epidemias de
enfermedades traídas por los europeos, frente a las que carecían de defensas inmunológicas
los aborígenes. Este descenso se vio compensado con la llegada de emigrantes de todos los
reinos de la Corona Hispánica, aunque el grueso fueron castellanos, a los que se unieron
esclavos de origen africano, pero cuya relevancia fue menor en las colonias españolas que
en las portuguesas, francesas o británicas. Lo que sí se produce en los territorios españoles
es un mestizaje entre la población de origen europeo y los indígenas, dando lugar a una
población con fuerte mestizaje, con criollos, mulatos, zambos, etc. Junto a este proceso de
mestizaje racial, también se produce una aculturación por parte de los indígenas americanos
del estilo de vida, las mentalidades y la religión de los conquistadores, aunque no se puede
hablar de una sustitución de las creencias, sino que se adaptan las creencias propias a la
nueva realidad, apareciendo un gran sincretismo religioso y cultural.
Para controlar el nuevo territorio, se produjo un control directo con la creación de una nueva
administración en América, con los primeros virreinatos en México y Perú, expandiendo el
dominio desde ambas zonas hacia el norte y el sur. De esta forma se crea un gran imperio
español y que chocará con los intereses de otras potencias, como Inglaterra o Francia, por lo
que habrá conflictos por el control de los mares y las comunicaciones con la América
Española, recurriéndose muchas veces a la piratería y el saqueo. Se atacaba a las armadas
españolas porque desde las nuevas colonias llega un cantidad ingente de metales preciosos,
sobre todo plata, pero también oro, de las minas de Zacatecas y Potosí, pero también Europa
conoce nuevos productos como la papa, tomate, maíz o cacao.
Por tanto, podemos concluir que 1492 fue un punto de inflexión en la historia de los reinos
peninsulares, donde el hecho principal será el descubrimiento de América y sus
consecuencias a todos los niveles.
2. Explica los principales proyectos de reforma del conde duque de Olivares.
Con la llegada al trono de Felipe IV, cambia la política de neutralidad de España, que
vuelve a las guerras europeas, en el contexto de la Guerra de los Treinta Años, intentando
restablecer el poder de la monarquía hispánica en Europa. El resultado será ruinoso para la
Corona española pues termina por perder los territorios que le quedaban en Europa y
entregar a Francia el dominio continental, en las paces de Westfalia (1648) y de Los
Pirineos (1659).
Esta nueva política será diseñada por el Conde Duque de Olivares y se logra gracias a las
peticiones de dinero y soldados a los diferentes reinos de la monarquía hispánica, y lo hará
con la aprobación de la Unión de Armas, que planteaba la creación de un gran ejército con
la aportación de hombres y de financiación por parte de todos los territorios de la Corona,
rompiendo así los fueros tradicionales de la Corona de Aragón, pues tradicionalmente era
Castilla la que más aportaba.
Este cambio en la concepción de la monarquía de los Austria, que se acercaba más hacia el
absolutismo, significó rápidamente el levantamiento de algunos territorios contra el
gobierno del Conde Duque de Olivares, y que se materializó en la crisis de 1640, con las
sublevaciones de Cataluña y Portugal, con lo que a la guerra en Europa se unió una guerra
civil en la Península.
En Cataluña, tras comenzar la guerra con Francia, llegaron muchos soldados reales que
provocaron el malestar entre la población, estallando la situación en junio de 1640 en el
llamado Corpus de Sangre, donde fue asesinado el virrey y perseguidos los funcionarios
reales. Ante esto, el Conde Duque de Olivares envía al ejército real y los catalanes piden
ayuda a Francia, con lo que crean un estado independiente pero protegido por la corona
francesa. Al final, las autoridades catalanas ven que el centralismo francés de los Borbones
es aún más fuerte que el de los Austrias, por lo que se rompen poco a poco los lazos con
Francia y Barcelona es tomada por las tropas reales españolas en 1652, terminando la
rebelión.
Esta inestabilidad en Cataluña será aprovechada por el reino de Portugal para separarse de la
monarquía española. La nobleza y la burguesía portuguesa ya habían mostrado su rechazo a
las medidas unificadoras del Conde Duque de Olivares, y además veían preocupados el
declive español para la protección de sus colonias de ultramar. Por esto, aprovechan los
problemas en las guerras en Europa y en Cataluña para declarar la independencia, nombrar
rey al Duque de Braganza como Juan IV y buscar el apoyo de los enemigos de España,
sobre todo Francia e Inglaterra para consolidar la revuelta. Al final, se produjo la
independencia sin apenas oposición y todos los intentos militares y diplomáticos de España
por evitarlo fracasaron.
Se puede concluir de esta manera, que tras el gobierno de Felipe IV, se confirmó el declive
de la monarquía hispánica, que pasó a un segundo plano internacional a nivel europeo, y
cuya estructura política quedó ya muy debilitada hasta la llegada de los Borbones a
principios del siglo XVIII.
3. Observa la imagen y explica en qué consistió la Unión Dinástica aplicado a Castilla y
Aragón en tiempos de los Reyes Católicos y define las características del nuevo Estado.

El mapa

representa la unificación territorial de la Península Ibérica iniciada por los Reyes Católicos.
Como podemos observar, la primera unión se produce en 1479 cuando sube al trono Isabel I
de Castilla y por medio del matrimonio con Fernando de Aragón, se produce la Unión
Dinástica. Sin embargo, esta unión no debe entenderse como la formación de un nuevo
estado, sino que cada reino siguió manteniendo sus leyes e instituciones, apareciendo un
estado plural formado por cuatro grandes territorios (Castilla, Aragón, Cataluña y Valencia),
donde se mantuvieron sus leyes, monedas e instituciones, se mantuvieron las diferentes
Cortes, las fronteras entre los territorios y el pago de impuestos y aranceles. Sin embargo, lo
que sí se producirá es una paulatina castellanización de los territorios aragoneses, por el
mayor peso político, demográfico y económico de Castilla sobre la Corona de Aragón.
Tras esa unión se van unificando los demás territorios peninsulares, con la conquista de
Granada en 1492, la ocupación de Navarra en 1512 y su anexión definitiva en 1515, y la
política matrimonial con Portugal para unirlo a la monarquía hispánica. Además, el mapa
también refleja la continuación del ideal de Cruzada fuera del territorio peninsular con la
ocupación de ciudades del norte de África como Tánger, Ceuta, Melilla u Orán, y la
expansión atlańtica con la ocupación entre 1483 y 1496 de las islas de Realengo en
Canarias.
Esta unificación territorial vino unida a la creación de una monarquía autoritaria, con nuevas
instituciones que garantizaban el control real del territorio y evitaban nuevas sublevaciones
de los nobles o las ciudades, las más importantes fueron las siguientes:
- Un ejército permanente que ya no dependía del poder señorial.
- Un cuerpo de embajadores para controlar la política exterior.
- El nombramiento de corregidores en las ciudades, que representaba a los reyes frente al
poder local.
- El Consejo Real para ayudarles en el gobierno, donde va desapareciendo la gran nobleza y
entran profesionales como los secretarios o letrados.
- Las Cortes van perdiendo importancia, solo serán convocadas cuando la monarquía
necesitaba más dinero o para nombrar al nuevo rey.
- Se crean diferentes audiencias para la administración de la justicia, controlada ya por el
rey y no por los señores.
- Creación de la Santa Hermandad, que tenía funciones de policía y de justicia, que sirvió
para controlar las zonas rurales y terminar con la inseguridad y el bandolerismo, lo que
además favoreció el comercio interior en la Península.
Por último también llevaron a cabo la unificación religiosa, que se materializó en la
expulsión de los judíos en 1492, lo que permitió ingresos extras a la corona, y un mayor
control sobre los conversos y los moriscos gracias al Tribunal del Santo Oficio o
Inquisición, que será utilizado como instrumento de control ideológico y de unidad
religiosa.