Está en la página 1de 3

UNIVERSIDAD METROPOLITANA DE EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA

UMECIT
LIC. EN DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

DERECHO ADMINISTRATIVO

PROFESORA:
TIARA VILLARREAL CALDERÓN

PRESENTADO POR:
MARLA PEDRESCHI 8-746-1461

UNIDAD V

TEMA
ANÁLISIS DEL PRESUPUESTO GENERAL DE LA NACIÓN

MARTES, 2 DE MARZO DE 2021


Análisis
El Presupuesto General de la Nación

El Presupuesto General de la Nación es la estimación de todos los ingresos


que la Administración Pública Gobierno Central y todas las entidades
descentralizadas recibirá durante el año y la autorización de todos los gastos
que la misma Administración Pública podrá efectuar en ese mismo lapso.

En Panamá el ciclo presupuestario es de un año y coincide con el año


calendario, o sea que corre de enero a diciembre.

La tendencia normal es que los ingresos públicos aumenten todos los años,
pues la población aumenta, al igual que la actividad económica. Por ello,
también es lógico que cada nuevo presupuesto sea superior a los precedentes.
Y, por eso, extraña la relevancia negativa que varios medios de comunicación
han hecho del monto del Presupuesto para el año 2004.

Al confeccionar el Presupuesto, es ineludible incluir entre los gastos los


compromisos derivados de obligaciones contractuales del Estado, como son,
por ejemplo, los aumentos acordados por ley a los servidores públicos
(médicos, maestros y profesores, enfermeras, etc.) y, especialmente, el
servicio de la deuda. Si los montos asignados para este último propósito son
altos, esto se debe a que arrastramos una deuda pública muy alta, como
producto de la herencia nefasta que le dejaron al país el gobierno militar y sus
aliados políticos.

Lamentarse de que se dedican demasiados recursos al pago de la deuda


pública, como si ésta fuera una novedad en los Presupuestos del Estado, es
una manera sesgada de ignorar responsabilidades que tienen autores
plenamente identificados y comprobables.

En los dos últimos años, el Presupuesto General del Estado se ha aprobado sin
sobresaltos y a tiempo. Es decir, sin correderas a la terminación del año. Ello
garantiza que las partidas previstas en el Presupuesto se podrán comenzar a
ejecutar desde el mismo primer día del año. Esto, por todos los conceptos, no
es poca cosa. Cuando el Presupuesto se aprobaba en los últimos días del año,
el inicio de la ejecución se retrasaba hasta los meses de febrero o marzo, con
perjuicio, especialmente, para las obras de inversión.
Las diferentes bancadas de la Asamblea Legislativa actuaron con
responsabilidad y llegaron a acuerdos razonables que permitieron ese
resultado, que contribuye a mejorar nuestra imagen frente a la comunidad
financiera internacional.

La disposición y responsabilidad del Órgano Legislativo contribuyó a


materializar ese logro, pero el mérito principal le corresponde al Ejecutivo,
que en esa materia ha venido actuando con estricto cumplimiento del marco
normativo que dan los artículos del 264 al 274 de la Constitución.

Es precisamente la existencia de ese marco jurídico el que ha evitado que el


tema presupuestario se descarrile y que el Presupuesto se convierta el botín
político. Por ello, preocupa sobremanera que algunas iniciativas sobre
reformas constitucionales incluyan su revisión. Esas normas constituyen una
salvaguarda y su reforma tendría efectos desastrosos para el funcionamiento
de las finanzas públicas.

También podría gustarte