Está en la página 1de 13

Magister en Educación Diferencial,

con mención en Trastornos de la comunicación,


audición y lenguaje.

SYLLABUS Nº1
PROBLEMAS DE LA AUDICIÓN.

PROFESOR: IVÁN CÁCERES

ESTUDIANTE: BELÉN MACÍAS

FECHA: 13 DE MARZO DEL 2021

1
ÍNDICE:

1. Introducción……………………………………………………………………………………………………………….Pág.3
2. Anatomía y fisiología del oído…………………………………………………………………………………….Pág.3
a. Oído externo…………………………………………………………………………………………………………….Pág.3
I. Pabellón auricular…………………………………………………………………………………………………….Pág.3
II. Conducto auditivo externo…………………………………………………………………….…………………Pág.4
b. Oído medio………………………………………………………………………………………….…..……………...Pág.6
I. Huesecillos…………………………………….………………………………………….………………..…….……..Pág.6
II. Trompas de Eustaquio…………………………………………………………………………………....……….Pág.7
c. Oído interno…………………………………………………………………………………………………………….Pág.8
I. Cóclea……………………………………………………………………………………………………………………..Pág..8
II. Sistema vestibular……………………………………………………………………………………….…………..Pág.9
d. Vía auditiva………………………………………………………………………………….………………………….Pág.10
e. Corteza auditiva……………………………………………………………………………………………….…….Pág.11
3. Conclusión…………………………………………………………………………………………………….…………..Pág.12
4. Bibliografía…………………………………………………………………………………………………….………….Pág.12

2
1. INTRODUCCIÓN:

La audición es un proceso versátil que nos permite detectar cambios en nuestro entorno, identificar con
precisión su naturaleza, las vibraciones y sonidos, siendo fundamental para poder desarrollarnos
cotidianamente. Es dado lo mencionado, que es relevante comprender las estructuras que lo componen
y sus respectivas funciones. El siguiente trabajo tiene como fin, dar a conocer de manera exacta la
anatomía y fisiología del oído, partiendo con sus tres principales partes; oído externo, oído medio y oído
interno, continuando con la vía auditiva y finalmente con la corteza auditiva.

2. ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DEL OÍDO:

a. Oído externo.

Es una cavidad o espacio que sitúa en el hueso


temporal del cráneo y se encarga de llevar los
sonidos y vibraciones del exterior
conduciéndolos a través del canal auditivo hacia
el tímpano, entre sus principales partes se
evidencian: ´

I. Pabellón auricular:

Es una estructura cartilaginosa (compuesta por


cartílago y piel) cuya función es captar las
vibraciones sonoras y redirigirlas hacia el interior
del oído (canal auditivo interno, el cual mide 2,5 cm y termina en la membrana timpánica). Sin la
existencia de esta estructura helicoidal, la que como un embudo canaliza el sonido, las ondas frontales
llegarían de forma tangencial y el proceso de audición resultaría menos eficaz, ya que se perdería:

-Parte de la vibración que penetraría en el oído


-Parte de la vibración que rebotaría sobre la cabeza y volvería en la dirección de la que provee
- Y parte de la vibración que lograría rodear la cabeza y continuar su camino (difracción).

3
Por otro lado, se puede observar que el P.A está compuesto por diversas partes, entre las cuales
se destacan:
 Hélix: Pliegue que rodea el borde de la oreja.
 Fosa navicular: Pliegue de la oreja que tiene forma de un buque.
 Antehélix: Parte un poco más hueca de la oreja delimitada por el hélix
 Trago: Saliente situada a delantera y al exterior del orificio del conducto auditivo
externo
 Lóbulo: Parte carnoso situada a la base de la oreja
 Antitrago: Pequeño tubérculo de cartílago que sobresale por encima de la parte visible
del pabellón
 Concha: Fosa profunda de la oreja externa
 Cauda helicis: Hueso que termina el hélix

II. Conducto auditivo externo:

Es la parte del oído encargada de recoger el sonido del exterior para conducirlo hasta el oído
interno. Mide aproximadamente de 25 a 30 mm de largo y 7 mm2 de diámetro, y tiene forma de “S”
aplanada, lo que hace que el tímpano esté bien protegido.

4
Comienza en la parte visible del oído, que es el pabellón auditivo y se perderían gran parte de
los sonidos, haciéndose más complicada la tarea de escuchar.

De esta manera, el conducto auditivo es el lugar por el que el sonido recorre dos o tres
centímetros antes de llegar al tímpano, también denominado membrana timpánica.

El conducto auditivo esta formado por:

Extensión de fibrocartílago del pabellón auditivo, en el que se sitúan las glándulas sebáceas, que
son las encargadas de producir la cera o el cerumen. Esta sustancia es necesaria ya que protege
al oído de la suciedad exterior e infecciones manteniéndolo así limpio.

La otra parte del conducto auditivo es ósea y está formado por el hueso del tímpano, con una
extensión de 8 mm.

La pared externa del C.A se relaciona directamente con la articulación temporomaxilar. Por este
motivo, cuando se padece una otitis, ésta se acentúa al realizar acciones tan habituales como
masticar o bostezar.

5
b. Oído medio:

Es una cavidad ubicada en el interior de la porción petrosa (peñasco) del hueso temporal y se encuentra
en la parte superior del cerebelo, entre las masas encefálicas y el tímpano. El oído medio está lleno de
aire que transforma las ondas sonoras en vibraciones y las transmite al oído interno. Está separado del
externo por el tímpano (o membrana timpánica), una fina lámina de tejido que va de lado a lado del
conducto auditivo y que está fuertemente tensada sobre él. Los sonidos golpean el tímpano, haciendo
que se mueva.

Este movimiento genera una vibración en tres huesos muy pequeños del oído medio conocidos
conjuntamente como “cadena de huesecillos” u osículos.

a. Los huesecillos son:


a. El martillo, está conectado con la membrana timpánica y transmite las vibraciones sonoras al
yunque, mediante la articulación incudomalelar.
b. El yunque, está localizado en la caja del tímpano y como ya se mencionó este acoplado al
martillo y al estribo.
c. El estribo, encargado de llevar el sonido a la parte interna y es el hueso más pequeño del
cuerpo.

6
El oído medio también contiene dos músculos diminutos. El músculo tensor del tímpano está
adherido al martillo, ayuda a la afinación y protege al oído. Por otro lado, el músculo estapedio
está unido al estribo y se contrae en respuesta a un ruido intenso, haciendo que la cadena de
huesecillos se vuelva más rígida para amortiguar el sonido transmitido, esta respuesta llamada
reflejo acústico, ayuda a proteger el delicado oído interno del daño que puede causarle el
sonido.

b. Trompas de Eustaquio:
Por otro lado, el oído medio presenta
un conducto que lo une con la parte
posterior de la nariz, este ayuda a
equilibrar la presión para obtener una
transferencia adecuada de las ondas
sonoras. Las trompas se encuentran
recubierta por mucosa, al igual que el
interior de la nariz y garganta.

7
c. Oído interno:

Está formado en un espacio que deja el hueso temporal en la región denominada hueso
petroso. Al espacio se le denomina laberinto óseo y a la estructura membranosa que existe en
su interior se le denomina laberinto membranoso. Entre el laberinto óseo y el membranoso
existe un líquido denominado perilinfa, un ultrafiltrado sanguíneo de composición similar al LCR.
En el interior del laberinto membranoso existe otro liquido denominado endolinfa, producido
por una estructura llamada estría vascular. El sistema perilinfático desemboca en el espacio
subaracnoideo a través del acueducto coclear, mientras que la endolinfa viaja a lo largo del
ducto endolinfático y se reabsorbe en un saco ciego llamado saco endolinfático, ubicado en el
espacio epidural. De igual forma, en el oído interno se encuentra el nervio auditivo también
conocido como nervio vestibulococlear o estatoacústico, el cual es el encargado de la función
auditiva y del equilibrio. El origen de este nervio se encuentra en los ganglios periféricos y está
compuesto por otros dos nervios: el coclear y vestibular.

I. Cóclea:

8
Es un tubo hueco enrollado en espiral (con forma de caracol), está llena de líquido, en su interior
se encuentra el órgano de Corti, que consiste, en parte en unas 20.000 células especializadas,
denominadas células ciliadas. Estas células tienen diminutos filamentos (cilios) que se extienden
hasta el interior hacen que el líquido y los filamentos vibren. Las células ciliadas en distintas
partes

de la cóclea producen vibración en respuesta a distintas frecuencias de sonido y convierten las


vibraciones en impulsos nerviosos, que se transmiten por las fibras del nervio coclear hasta el
cerebro. La ventana oval es una pequeña abertura con un revestimiento membranoso entre la
cóclea, llena de líquido, y el oído medio. Esta ventana ayuda a amortiguar la presión ejercida por
las ondas sonoras en la cóclea.

I. Sistema vestibular:

Esta formado por dos sacos llenos de líquido llamados sacro y utrículo y tres tubos llenos de
líquido llamados canales semicirculares. Estos sacos y tubos recopilan información sobre la
posición y el movimiento de la cabeza, y el cerebro utiliza esta información para ayudar a
mantener el equilibrio.
El sáculo y utrículo contienen células que detectan el movimiento de la cabeza en línea recta, es
decir, hacia atrás y adelante o arriba y abajo.
Los conductos semicirculares son tres tubos llenos de líquido que están en ángulo recto entre sí
y que detectan la rotación de la cabeza. El movimiento de la cabeza hace que el líquido de los
conductos se mueva, según la dirección en la que se mueva (en uno de los conductos el
movimiento del líquido será mayor que en los otros). Los conductos contienen células ciliadas

9
que responden al movimiento, de modo que pueda adoptarse la acción apropiada para
mantener el equilibrio.

Si los conductos semicirculares no funcionan bien, como puede ocurrir en una infección de las
vías respiratorias altas y en otras enfermedades, ya sean temporales o permanentes, la persona
puede perder el sentido del equilibrio o tener la sensación de vértigo.

d. Vía auditiva:

La vía auditiva es toda estructura que inicia desde el nervio que emerge de la cóclea y que va en
todo el trayecto en cadena de cinco grupos neuronales hacia la corteza, llegando al nivel 41, 42 y 22
de Brodmann y sus receptores son las células gliales externas e internas.

Los grupos neuronales se caracterizan por:

Cadena neuronal Grupos neuronales


Primera neurona Célula ganglionar de tipo I en el ganglio espiral
de la cóclea.
Segunda neurona Núcleos cocleares anterior y posterior en la
conexión entre el puente y la médula
oblongada en el receso lateral del cuarto

10
ventrículo.
Tercera neurona Núcleo central del colículo inferior en el techo
del mesencéfalo
Cuarta neurona Cuerpo geniculado medial del metatálamo
Quinta neurona Giros temporales transversos (de HESCHL), área
41 de Brodmann en el lóbulo temporal

Este concepto implica que las conexiones entre el oído y el encéfalo están construidas de forma que las
terminaciones nerviosas del encéfalo reflejan las relaciones de vecindad entre los cuerpos celulares de la
lámina (membrana) basilar.

Las vías auditivas se pueden clasificar de dos formas según su función, las cuales son:

 Vías aferentes:

A través de esta vía viaja toda la información que entra a través de las neuronas sensoriales, es decir, las
que transforman la información que recogen los sentidos y las transforman en impulsos nerviosos.

 Vías eferentes:

Son las encargadas de propagar los impulsos eléctricos que están destinados a activar o desactivar
ciertas glándulas y grupos musculares.

e. Corteza auditiva:

Esta encargada de procesar toda la información que obtenemos a través del sistema auditivo, es decir,
los sonidos que captan los oídos. Su ubicación se encuentra en el lóbulo temporal y dentro de esta zona
podemos encontrarla en el llamado área de Heschl, formado por las circunvoluciones transversas.

Otra forma de encontrar esta región es acudiendo al mapa de las áreas de Brodmann, ya que la corteza
auditiva del cerebro estaría ocupando las partes 41, 42 y una parte de la 22.

En cuando a la estructura, la corteza auditiva se puede subdividir en corteza cerebral auditiva primaria
(A1), secundaria (A2) y terciaria (A3). La primaria cuenta con un grosor de 3 milímetros,
aproximadamente.

Si la corteza auditiva no cumpliera su labor, por mucho que a nivel estructural los oídos funcionen
correctamente, no tendríamos forma de poder utilizar el sentido, pues no habría una recepción e
interpretación de los sonidos captados por dicho sistema. Por este motivo algunas lesiones cerebrales
debidas a traumatismos, enfermedades, infartos o tumores que dañen esta zona, pueden provocar una
sordera a nivel funcional, independientemente de que los oídos no se encuentren afectados, sin
embargo, aunque no se puedan interpretar los sonidos, estos sujetos todavía muestran conductas
reflejo ante algunos de ellos.

11
3. CONCLUSIÓN

Se puede concluir que es de gran relevancia reconocer e identificar las partes y estructuras de la que se
compone el oído con el fin de comprender cual es el origen de ciertos patrones o conductas, que como
docentes se debe considerar para apoyar de manera interdisciplinar a los estudiantes en este ámbito.
De igual forma, se debe considerar que actualmente muchas personas son las que quedan sordos
debido a una enfermedad o patología adquirida y poder volver a desarrollar ciertos procesos y trabajar
con las falencias o dificultadas que presenta, se requiere de tener amplio conocimiento de las funciones
de cada elemento que compone el proceso auditivo.

4. BIBLIOGRAFÍA

 Caro, J & San martín, J (2020). Anatomía y fisiología del oído. Pontificia Universidad Católica de
Chile; Escuela de Medicina. Santiago de Chile.
 Hernández, E & Poblano, A (2014). La vía auditiva: niveles de integración de la información y
principales neurotransmisores. Gaceta Médica de México (nº150) 450-460.
GMM_150_2014_5_450-460.pdf (anmm.org.mx)
 Jara, N & Délano, P (2014) Avances en corteza auditiva. Programa de Magíster, Escuela de
postgrado Universidad de Chile. (nº74) 249-258.
https://scielo.conicyt.cl/pdf/orl/v74n3/art10.pdf
 Sánchez, E & Pérez, J (2010) Fisiología auditiva. Hospital Universitario Rio Hortera, libro virtual
de formación. España (Cáp.3) 1-19.
Microsoft Word - Fisiologia libro virtual maquetado.doc (seorl.net)
 Sánchez, J (2019) Anatomía del oído [Video]. Disponible en:
https://www.youtube.com/watch?v=5VQpNffWMZM

12
13

También podría gustarte