Está en la página 1de 15

1.

LOS APORTES EN LA SOCIEDAD POR CAPITALES1

Introducción

En presente artículo se presentará a los aportes en una sociedad de capitales. Los


aportes son conocidos como una alternativa para el aumento de capital, por el cual los mismos
socios pueden realizar aportaciones a la empresa o sus propios fondos, sin que se registre o se
considere un aumento de su capital social representado por acciones nominativas.
Los aportes por capitales son aquellos medios por el cual los socios asumen una
responsabilidad limitada ya que se contrajo deudas a la sociedad. Su capital social de una
sociedad es importante, ya que, para los acreedores, y la identidad de los socios seria
irrelevante. La sociedad de responsabilidad limitada es una sociedad de capital, cuya
estructura es inferior a la sociedad anónima, cobrando predominio en su configuración
personal. Su elemento diferenciador entre las sociedades capitalistas y las personalistas 2.
Conviene efectuar una breve revisión de los principios que configuran el capital social,
así como de las medidas legales adoptadas, en la doctrina con una connotación económica y
jurídica, siendo así la primera conformada por el capital aportado por los socios, y esta pueda
desarrollarse en el mercado a través de negocios y operaciones como parte de su objeto social,
y cumpliendo su motivación principal obtener ganancias, sobre la inversión generada y
cumpliendo, la finalidad para la que fue creada. Pues así lo expresa [ CITATION Lar15 \l 3082 ],
en su libro Derecho Societario Peruano que dice: (…), ”El ejercicio en común de actividades
económicas “(..), “aquellos negocios u operaciones lícitos cuya descripción detallada
constituyen un objeto social”,. (…) “para un fin común de carácter económico. (Pag. 39).
Respecto a su contenido jurídico y como parte de las relaciones jurídicas, allí podría
decirse que hay una función de garantía y una función organizativa, referente a la garantía,
este sería un capital, de retención y de garantía para los acreedores, y los socios no puedan
disminuir su cobertura patrimonial. En cuanto a la función organizadora, dentro de una
sociedad, los accionistas cumplen una condición de socios que deriva de una consecuencia de
sus aportes y su participación en acciones, es de acuerdo a la proporción aportada, dando así
una mayor o menor participación.
Convirtiendo así el capital social, como un instituto de mayor importancia dentro de
una sociedad amparada conforme a la nueva Ley General de Sociedades.

1
Paul Ricardo Rodríguez Achulle, Elida Eulalia Quispe Ticona, Navar Raimon Rodríguez Andrade,
estudiantes de Maestría en Derecho Civil y Comercial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos
2
Wolters Kluwer, articulo - https://guiasjuridicas.wolterskluwer.es/Content/Inicio.aspx
1.1. El Patrimonio Social
La palabra patrimonio en el lenguaje común se utiliza de 2 maneras, en el diccionario
de la lengua española: La primera es “un conjunto de bienes" ("un patrimonio"), sean de una
persona, de un grupo de personas o de una herencia ("el patrimonio que heredaron"). La
segunda comprende no solamente al conjunto de bienes activos sino también a las deudas que
pueden acompañarlos.
En el campo jurídico el patrimonio de una sociedad o "patrimonio. social" viene a ser el
conjunto de todos los activos y pasivos de la sociedad, que varían constantemente durante la
vida social.
Para (Planiol y Ripert), "El patrimonio es el conjunto de los derechos y de las cargas de
una persona, apreciables en dinero, considerado como formando una universalidad de
derecho. El patrimonio constituye una unidad abstracta, distinta de los bienes y de las
cargas que lo componen, los que pueden cambiar, disminuir, desaparecer
completamente, pero no el patrimonio, que existe por sí mismo durante la vida de la
persona" (pag. 1926)
[ CITATION Maz59 \l 3082 ], lo define como: "EL conjunto de los derechos y
obligaciones de una persona se integra en su patrimonio. El patrimonio es lo que
contiene ésos derechos y obligaciones. El continente, que es el patrimonio, aísla en
cierto modo, del mundo exterior, los derechos que contiene, los reúne en un todo”.
La corriente doctrinaria considera que el concepto de patrimonio comprende todos
los derechos y obligaciones de una sociedad (bienes y cargas, activos y pasivos) que varían
constantemente durante la vida social, es mayoritaria en el campo del Derecho Societario. Sin
embargo, hay autores, como [CITATION Bor88 \l 3082 ], que han sostenido que el patrimonio
es el conjunto de los bienes, sin considerar las deudas o cargas, confundiéndolo con el
"patrimonio activo". Otros, como [ CITATION Gar15 \l 3082 ]; llegan a considerar al patrimonio
como el monto efectivo de todos los bienes y deudas a una fecha determinada,
confundiéndolo así con "patrimonio neto o líquido".
Se entiende por patrimonio neto a la diferencia efectiva entre el valor de los activos y el de
los pasivos a una fecha determinada. En cambio, el patrimonio líquido se expresa en el balance de la
sociedad a través de las cuentas de capital, beneficios, reservas, primas y en general todo aquello que
la sociedad adeuda a sus socios en condición de tales. Como puede apreciarse, hay una importante
diferencia conceptual entre el patrimonio y el patrimonio líquido. Llamar también patrimonio al neto
de activos y pasivos solo puede conducir a una confusión.

2.1. Diferenciación Con El Capital Social


El término "capital" o "un capital” en el lenguaje coloquial, significa una suma de dinero, un
caudal, un bien patrimonial, un monto que se invierte o aporta. En la terminología de las sociedades
se dice que la "sociedad recibió capital de sus socios", haciendo alusión a una o más sumas de dinero,
un bien o un conjunto de bienes. Es un concepto de bienes patrimoniales, de activos que recibe la
sociedad.
Sin embargo, en términos jurídicos "capital social" significa algo totalmente diferente. No
es un concepto que exprese activos. Es, por el contrario, una cifra del pasivo de la sociedad que
indica, simplemente, una deuda de la sociedad frente a sus socios. Efectivamente, desde el punto de
vista societario el capital debe ser devuelto, algún día, por la sociedad a sus socios. Mientras tanto, se
los debe. Es una obligación diferida. Sobre el concepto jurídico de capital social no hay
discrepancias en la doctrina.
Para [ CITATION Rub74 \l 3082 ]: "El patrimonio significa el conjunto de los bienes de
la sociedad (...) El capital constituye, en cambio, una cifra matemática. No representa bienes o
cosas, sino un dato de valor inmutable, y por ello solo puede modificarse formalmente,
jurídicamente. Su volumen no tiene nada que ver con las oscilaciones prósperas o adversas
del negocio. El patrimonio crece o disminuye y el capital sigue invariable. Viceversa, las
modificaciones que pueden introducirse en el capital son independientes del éxito de la
empresa: unas veces se aumenta el capital porque la situación del negocio es próspera; otras,
en cambio, porque es adversa.

Los Aportes

Los aportes en nuestra legislación peruana lo encontramos a partir del artículo 22 de la ley
General de Sociedades.

En nuestra legislación se ponen en práctica a los aportes, a través de los diversos tipos de
sociedades de personas jurídicas, conformadas por dos o más personas. Estas personas
pueden individualizar sus respectivos patrimonios, ya que cada sociedad cuenta con su propio
patrimonio que es distinto al patrimonio de cada socio fundador o cualquier socio que forme
parte de la sociedad.

Su origen contractual de cada sociedad se encuentra relacionada a un determinado fin


económico, en que se desarrolla su actividad económica. Para desarrollar esta actividad
económica o fin económica, necesitamos contar con dinero o bienes de valor económico, que
vienen hacer las aportaciones de cada socio a la empresa o a cada tipo de sociedad según sus
características.
En el artículo 1 de la Ley General de Sociedades, nos habla de quienes constituyen una
sociedad convienen aportar bienes o servicios para el ejercicio de una actividad económica 3.

Podemos afirmar que los aportes se pueden realizar desde varios puntos de vista, ya que es
una obligación que tienen los socios frente a la sociedad, otros en su relación con el capital
social y la contraprestación que recibirá el socio al realizar el aporte. 4

Según Galgano establece que “Los aportes son prestaciones a que se obligan las partes del
contrato de sociedad” y que hay diferencia en cuanto a las prestaciones propias de este
contrato, y es una diferencia que atañe a la esencia del contrato social, que en el caso de las
partes aportan bienes y servicios para la explotación de una actividad económica 5.

Según Roberto Forzati, establece que los aportes consisten en la prestación que en el acto
constitutivo o posteriormente, el socio se obliga a cumplir a favor de la sociedad, para que esta
cuente con los medios necesarios para la realización de su objeto 6.

Entre las formas de aportes tenemos:

Aportes Dinerarios Son aportaciones típicas de dinero, que son depositadas a nombre
de la sociedad en una empresa bancaria o financiera al momento de
otorgarse la escritura pública de constitución.
A Título De Dominio El objeto de la aportación se transfiere en propiedad a la
sociedad.
A Título Distinto De La sociedad adquiere sólo el derecho transferido a su favor por el
Dominio socio aportante.
De Bienes La entrega de bienes inmuebles aportados a la sociedad se reputa
Inmuebles efectuada al otorgarse la escritura pública en la que conste el
aporte.
El Reglamento del Registro de Sociedades señala, si el aporte es de
bienes registrados, se deberá inscribir la transferencia a favor de la
sociedad en el registro respectivo; si el aporte es de inmuebles no
registrados, bastará la indicación contenida en la escritura pública
que son transferidos a la sociedad.

De Títulos Valores Su aportación está subordinada a la aprobación por los de

3
Ley General de Sociedades – Art.1: Quienes constituyen la sociedad convienen en aportar bienes o
servicios para el ejercicio en común de actividades económicas.
4
Oswaldo Hundskopf Exebio, Comentarios a la Ley General de Sociedades, Tomo 1, página 119.
5
Galgano, Francesco. Derecho Comercial: Las Sociedades. Volumen II.
6
Forzati, Roberto Jorge y Casas, Carlos Mario., “Aportes societarios: Tratamiento”. En: Eleve.
más socios.
La ley señala que sí se admite el aporte mediante títulos valores,
éste no se considera efectuado hasta que el respectivo título o
documento sea íntegramente pagado.
Si el pacto social contempla que el aporte esté representado por
títulos valores o documentos de crédito en los que el obligado
principal no es el socio aportante, el aporte se entenderá cumplido
con la transferencia de los respectivos títulos o documentos, con el
endoso de los respectivos títulos valores o documentos y sin
perjuicio de la responsabilidad solidaria prevista en la ley.
De Servicios Este tipo de aportaciones son muy usadas en las socieda-des de tipo
personal, como las colectivas y civiles. Por el contrario, en las de
capitales están textualmente prohibidas. Los socios que aportan
servicios tienen una particular ven-taja debido a que no asumen las
pérdidas de la sociedad que se fijen en el pacto social o el estatuto

Su objetivo en los aportes pueden ser bienes, derechos y servicios que tienen valoración
económica. Y que pueden ser aptos para ejecutar el objeto del social.

Su efecto lo encontramos detallado en el artículo 22 de la Ley General de Sociedades, señala


que por los aportes se transfiere en propiedad a la sociedad el bien aportado, salvo se estipule
a otro título.

Sus aportes dinerarios deben ser depositados a nombre de la sociedad antes de que se
constituya o se aumente el capital. Estos depósitos deben efectuarse en una cuenta bancaria a
nombre de la sociedad y en una empresa del Sistema Financiero Nacional. Estos aportes deben
haberse realizado antes del otorgamiento de la escritura pública de constitución o aumento de
capital.

Los montos de estos abonos deben ser establecidos en el pacto social o en el acuerdo del
aumento de capital, por lo que socio cumplirá con su aporte cuando transfiera a la sociedad el
monto por el cual se ha obligado de ha obligado aun cuando a dicho monto se le descuente las
comisiones, tasas, entre otros conceptos aplicados por las entidades bancarias; estos costos
tienen que asumir la sociedad por ser titular de una cuenta bancaria por el cual se depositan
los aportes dinerarios.
El uso de aportes de dinerarios para gastos necesarios, hay que tener en cuenta los establecido
en el artículo 23 de la Ley General de Sociedades; que establece que los aportes dinerarios
deben de estar depositados a nombre de la sociedad. Estos aportes se deben insertar en la
escritura pública de constitución y aumento de capital, debe constar el abono a la cuenta de la
sociedad o empresa. Para realizar estos aportes y gastos dinerarios, la sociedad deberá estar
registrada en el sistema financiero y debidamente inscrita en su registro.

El uso de aportes dinerarios es realizado bajo responsabilidad de los administradores, que


harán uso del dinero luego de otorgarse su escritura pública de constitución y solucionando los
gatos que solo sean necesarios para no esperar a que la sociedad o empresa se encuentra
inscrita en registros.

Según Beumont Callirgos, establece que “ los gastos necesarios para la sociedad deben ser
muy restrictivos como los gatos notariales, algunos tributos o tasas que pudieran afectar al
acto constitutivo o al capital”7.

APORTES NO DINERARIOS

Los aportes a la sociedad pueden consistir en bienes dinerarios o en bienes no


dinerarios como inmuebles (terrenos, parcelas agrícolas, edificios, departamentos,
embarcaciones marítimas, etc.), muebles (vehículos, maquinarias, computadoras, obras de
arte, mercaderías, etc.), intangibles (derechos patrimoniales de autor, marcas comerciales,
software, acciones, franquicia, know how, etc.), derechos de crédito (títulos valores, facturas
impagas, etc.) o servicios ( transporte, asesoramiento, publicidad, etc.).

El artículo 22 de la LGS señala que los aportes de bienes no dinerarios se reputan


efectuados al momento de otorgarse la escritura pública.

Como puede apreciarse la transferencia del derecho de propiedad, uso o usufructo a


favor de la sociedad no coincide necesariamente con la entrega. Puede darse la primera sin
haberse configurado la segunda, a tenor del artículo 25 de la LGS. Este aspecto tiene radical
importancia para establecer si es que se ha cumplido con el efectuar el aporte (entrega del

7
Beaumont Callirgos, Ricardo. Comentarios a la nueva Ley General de Sociedades. Gaceta Jurídica
Editores, Lima – Perú, 1998, página 99.
bien, derecho o servicio) a la sociedad y, en consecuencia, determinar quién asume el riesgo
del mismo 8.

II. RIESGO DE LOS BIENES APORTADOS

La legislación societaria peruana se apartó del principio civil que establece que
la cosa se pierde para su dueño ("res perit domino"), no siendo relevante saber para
quien se pierde el bien si no se produce la entrega, pudiendo ser propietario o no, si no
ha habido entrega la sociedad no sufre en nada con ello, el riesgo será de otro.
Estableciendo su propio principio que ha brindado seguridad y solidez a los aportes,
protegiendo el patrimonio de las sociedades a los socios y a los terceros el cual nos
indica que el riesgo es de cargo de la sociedad desde la entrega respectiva, es decir no
hay transferencia del riesgo sin entrega efectiva.

El articulo 29 (primer párrafo) de la LGS señala que el riesgo del bien aportado en
propiedad es de cargo de la sociedad desde que se verifica su entrega, vale decir desde el pago
al ente societario. En segundo párrafo de la mencionada norma prescribe que el riesgo del
bien aportado en uso o usufructo recae sobre el socio aportante perdiendo la sociedad el
derecho a exigir la sustitución del bien.Si bien en el segundo párrafo del artículo 29 se alude a
que la sociedad pierde el derecho a exigir la sustitución del bien, para Ricardo BEAUMONT 9, se
trataría de un error tipográfico, pues considera que lo que se anotó originalmente habría sido
“teniendo la sociedad el derecho de exigir la sustitución del bien”, y no “perdiendo la sociedad
el derecho a exigir la sustitución del bien”, pues además no guardaría concordancia con el
artículo 30 inciso 3.

En el riesgo sobre bienes aportados en propiedad, la sociedad solo asume el


riesgo desde la entrega efectiva. En los casos de dinero, bienes muebles, títulos valores y
documentos de crédito, la norma establece la forma en que debe realizarse la entrega. Si
no se cumple con estos requisitos no hay entrega, ni transferencia de riesgo.

El riesgo sobre bienes aportados en uso o usufructo recae sobre el socio que
8
Sobre el particular revísese el trabajo del Dr. Julio Salas Sánchez. “Apuntes sobre el
capital social de las sociedades anónimas en la nueva Ley General de Sociedades”.
En : Ius et Veritas, N° 17, 1998, págs. 141-142.
9
Beaumont Callirgos, Ricardo. Comentarios a la Nueva Ley General de Sociedades.
Gaceta Jurídica, Lima, 1998, págs. 111-112.
realiza el aporte. Aquí sí, se adhiere en forma expresa al principio civil: la cosa se pierde
para su dueño. Sin embargo, es evidente que si la pérdida ocurre por culpa del
usufructuario, o sea la sociedad, se genera la obligación de indemnizar al propietario,
desde que los artículos 1012 al 1014 del Código Civil lo liberan solamente de
responsabilidad en caso de disfrute ordinario. Las mismas normas del usufructo rigen
para el derecho de uso. Y en el caso de pérdida del bien dado en uso o usufructo, la
sociedad no tiene derecho a exigir la sustitución del bien.

Consideramos que esta observación es correcta por cuanto admitir que el ente
societario pierde el derecho a la sustitución, resulta ser contrario al principio de la realidad del
capital social, puesto que involucraría mantener un capital ficticio en perjuicio de terceros y de
acreedores de la sociedad. Por tal motivo, al momento de la constitución o del aumento de
capital, se debe prevenir la posible pérdida de los bienes aportados en uso o en usufructo,
disponiendo contractualmente la obligación del socio de sustituir el aporte.

Debe destacarse, finalmente, que para el Derecho Societario el sistema de


transferencia del riesgo del bien aportado, es distinto al establecimiento en el Derecho Civil.
Como habíamos indicado para efectos societarios el riesgo será asumido por la sociedad a
partir de la entrega del bien aportado conforme a las reglas del articulo 25 10(6).

APORTES NO DINERARIOS:

¿ES LA TRADICIÓN EL MECANISMO DE TRANSFERENCIA DE PROPIEDAD Y RIESGO DE


LOS APORTES DE BIENES MUEBLES A LA SOCIEDAD?

10
Al respecto Julio Salas (Op. Cit., pág. 142) ha dicho que “éste es el sentido del
régimen establecido por nuestra LGS en su artículo 25 y, especialmente, 29, en los
cuales se adopta un régimen particular para las sociedades, distinto al régimen civil
conforme al cual a transferencia de la propiedad (tradición, acuerdo de cosa y precio o
vía transferencia documental, según sea el caso), transfiere también el riesgo; puede
haberse producido la traslación jurídica de la propiedad de los bienes que se aportan
pero si no hay ‘entrega’ de los mismos, no hay cumplimiento de la prestación a cargos
del suscriptor y, por tanto, no hay aporte, ni la sociedad asume riesgo respecto de esos
bienes”.
CONSULTA

Un cliente de la ciudad de Lima, con la intención de constituir una nueva Sociedad Anónima,
nos comenta que uno de sus socios conviene en aportar a la nueva compañía un conjunto
de bienes muebles (cinco maquinarias textiles), para ello transfiere la propiedad de los
mismos mediante la minuta de constitución de la sociedad, acordando que iba a entregar
dichos bienes posteriormente una vez que se haya inscrito la sociedad. Ocurre que antes de
formalizar la inscripción registral de la empresa, en el local en donde se encontraban los
bienes se produce una huelga de trabajadores ocasionando la pérdida de los mismos. En
ese sentido, nuestro cliente señala que como no han sido entrega- dos los bienes (como
impone el artículo 947° del Código Civil) el socio sigue obligado con la sociedad a efectuar su
aporte. Mientras que el socio aportante argumenta que la transferencia de la propiedad ya
se ha realizado y que por lo tanto su obligación se ha resuelto (amparándose en lo señalado
por el artículo 22° de la Ley General de Sociedades). Por ello nos consultan la verdadera
situación legal al respecto.

RESPUESTA

De una lectura de los artículos 22° de la Ley General de Sociedades, Ley Nº


26887 (09.12.97) y del artículo 947° del Código Civil (24.07.84), observaremos que
ambos artículos los establecen dos mecanismos diferentes de transferencia de la
propiedad de bienes muebles y, por lo mismo, de transferencia de riesgos sobre el
bien mueble distintos. Así para el primer caso, es necesario no solo la tradición sino
también que ésta sea efectuada mediante la minuta de constitución de la sociedad en la
cual el socio se obliga a efectuar su aporte. Mientras que en el Código Civil sólo basta la
tradición o entrega física del bien para transferir la propiedad.

Ahora bien, cabe hacer dos precisiones importantes. La primera de ellas, está
relacionada con el alcance de la interpretación del artículo 22° de la Ley General de
Sociedades, ya que al señalar que la transferencia de bienes muebles se reputa
efectuado al momento de otorgarse la escritura pública, en realidad no se refiere a
que los bienes deben ser transferidos bajo escritura pública (elemento formal) sino
que existe la presunción que al momento de otorgarse la escritura pública de
constitución de la sociedad, el aporte ya haya sido efectuado (criterio de
oportunidad).
Como apreciamos, lo que importa es que haya sido transferida antes del
otorgamiento de escritura pública de la constitución de la sociedad, pues esta
transferencia de propiedad se produce con la minuta de constitución de la sociedad a
pesar que no se haya hecho entrega del bien, en ese sentido es la excepción a la regla
contenida en el artículo 947° del Código Civil en la que la propiedad se transfiere con la
tradición.

Siendo ello así, la transferencia de propiedad ya se produjo con la minuta, sin


embargo, la transferencia de propiedad no implica la transferencia de riesgo, ya que
ésta sola se transfiere con la entrega efectiva del bien, por ello en este caso si el bien
ya se encontraba individualizado la obligación del socio se resuelve y la sociedad
queda liberada de la contraprestación.

En consecuencia, el socio al obligarse a aportar ya había transferido la


propiedad de los bienes, pero no el riesgo, ya que este se conserva hasta que no
realice la entrega, esto es diferente a lo establecido en el artículo 947° donde la
transferencia de la propiedad se hace con la tradición y en el mismo acto se transfiere
el riesgo.

SANEAMIENTO DE LOS APORTES


Empezaremos por saber que nos dice el código civil sobre el saneamiento,
tenemos en su artículo 1485 lo siguiente: “En virtud del saneamiento el transferente está
obligado a responder frente al adquirente por la evicción, por los vicios ocultos del bien o
por sus hechos propios, que no permitan destinar el bien transferido a la finalidad para la
cual fue adquirido o que disminuyan su valor”. 11
Respecto a la obligación de saneamiento del bien aportado encontramos que
esta en sintonía con el código civil la nueva Ley de sociedades que comprendió a
cualquier obligación de saneamiento que pudiera generarse como consecuencia de la
transferencia en propiedad de bienes de cualquier naturaleza aportados a la sociedad a
diferencia de la antigua Ley que disponía que el aportante estaba obligado al
saneamiento por evicción y a responder por los vicios ocultos del bien aportado no
contemplándose el saneamiento por hechos propios.

11
Art 1485 del Código Civil
En los casos saneamiento de los bienes integrantes de bloques patrimoniales el
aportante queda obligado a satisfacer el saneamiento de la totalidad de los bienes que
conforman el bloque patrimonial, sin perjuicio del saneamiento individual de cada uno
de los bienes aportados en conjunto, siendo que el derecho de propiedad de algunos de
los bienes no pudiera perfeccionarse o resultase inútil por culpa del aportante para la
sociedad, deberá responder por todo el conjunto comprometido, perdiendo el derecho a
recibir la totalidad de las acciones del bloque patrimonial aportado hasta que se repare
el defecto que impide que se perfeccione el aporte del bloque patrimonial.
La responsabilidad del aportante en la cesión de derechos, su obligación de
saneamiento es referida al valor atribuido al derecho cedido al momento del aporte.
Pero si de la revisión del valor atribuido este disminuye el aportante queda obligado a
responder por la diferencia. Asimismo, en la oportunidad del aporte permanecerá
obligado el aportante frente a la sociedad por la existencia, la exigibilidad del derecho
cedido y la solvencia del deudor.

PÉRDIDA DEL APORTE ANTES DE SU ENTREGA


El riesgo sobre el bien cierto aportado, antes de su entrega, si no se efectuó la
entrega a la sociedad de un bien el riesgo por su pérdida producida al momento de
suscripción del pacto social o el acuerdo de aumento de capital conllevando su entrega
perjuicio al aportante, ve resuelta su obligación por imposibilidad sobreviviente,
perdiendo su derecho a adquirir las acciones que la sociedad debía emitir a su favor.
Si se produjera por culpa del aportante queda eximida la sociedad de emitir
acciones en su favor pero el aportante tendrá la obligación de indemnizar a la sociedad.
El riesgo sobre el bien incierto aportado, antes de su entrega, su perdida no
libera al aportante de su obligación frente a la sociedad, debiéndose cumplir con
entregar un bien equivalente en cantidad, especie y valor atribuido al aporte
comprometido, aplicándose la mora como sucede en el caso de bienes ciertos.
El riesgo del aporte de cesión de uso o usufructo, antes de su entrega, cuando
se pierde la sociedad no puede exigir la sustitución del bien quedando obligada a aceptar
el bien sustituto que entregue el aportante.
Si el aportante decidiera no sustituirlo, su obligación simplemente se extinguiría
sin que la sociedad tenga acción contra él por ser una facultad la sustitución. En cambio,
si el bien perdido fuese el objeto mismo que se había propuesto explotar la sociedad no
está obligada a aceptar la sustitución.
Solamente está obligado el aportante a indemnizar a la sociedad si tuviera
responsabilidad por la pérdida del bien, en cualquier caso, corresponde a la sociedad
equilibrar el capital o reducirlo por el monto del aporte perdido.

1. CONCLUSIONES:
2. Podemos establecer que los aportes; son aquellos bienes, derechos o servicios con
contenido patrimonial que los socios se comprometen a transferir o prestar a favor de la
sociedad, con el fin de ejecutar las actividades en el objeto social. A cambio de la
contraprestación por los aportes, los socios reciben una contraprestación o acciones en
la sociedad.
3. Para realizar estos aportes y gastos dinerarios, la sociedad deberá estar registrada en el
sistema financiero.
4.
5. 1. La obligación de saneamiento del bien aportado comprende a cualquier obligación de
la transferencia en propiedad de bienes de cualquier naturaleza. Cuando son bienes
integrantes de bloques patrimoniales el aportante queda obligado a sanear la totalidad
de los bienes, sin perjuicio del saneamiento individual de cada uno de los bienes
aportados en conjunto. La responsabilidad del aportante en la cesión de derechos es
por el valor del derecho cedido al momento del aporte; también será por la diferencia si
disminuyese su valor y estará obligado a la sociedad por la existencia, la exigibilidad del
derecho cedido y solvencia del deudor.
6.
7. 2. En el riesgo sobre bienes aportados en propiedad, la sociedad solo asume el riesgo
desde la entrega efectiva. En los casos de dinero, bienes muebles, títulos valores y
documentos de crédito, la norma establece la forma en que debe realizarse la entrega. Si
no se cumple con estos requisitos no hay entrega, ni transferencia de riesgo. Sobre
bienes aportados en uso o usufructo el riesgo recae sobre el socio aportante
(usufructuante), de acuerdo al principio civil: la cosa se pierde para su dueño. Si la
pérdida es por culpa de la sociedad (usufructuario), se debera indemnizar al propietario.
Y en el caso de pérdida del bien la sociedad no tiene derecho a exigir la sustitución del
bien.
8.
9. 3. El riesgo sobre el bien cierto aportado antes de su entrega a la sociedad entre la
suscripción o el acuerdo y su entrega perjudica al aportante resolviéndose su obligación
por imposibilidad sobreviniente perdiendo su derecho a adquirir las acciones que
hubiese suscrito. Si se produjera por culpa del aportante queda eximida la sociedad de
emitir acciones en su favor pero subsiste su obligación de indemnizar a la sociedad. El
riesgo sobre el bien incierto aportado, antes de su entrega, cumplir con entregar un
bien equivalente en cantidad, especie y valor atribuido al aporte comprometido.
10. El riesgo del aporte de cesión de uso o usufructo, antes de su entrega si se pierde la
sociedad no puede exigir la sustitución del bien quedando obligada a aceptar el bien
sustituto que entregue el aportante. Si decidiera no sustituirlo su obligación
simplemente se extinguiría por ser una facultad la sustitución. En cambio, si el bien
perdido fuese el objeto mismo que se había propuesto explotar la sociedad no está
obligada a aceptar la sustitución.
11. 4. El patrimonio comprende todos los derechos y obligaciones de una sociedad (bienes
y cargas, activos y pasivos) que varían constantemente durante la vida social. Sin
embargo, algunos sostienen que patrimonio es el conjunto de los bienes, sin considerar
las deudas o cargas, confundiéndolo con el "patrimonio activo". Otros consideran al
patrimonio como el monto efectivo de todos los bienes y deudas a una fecha
determinada, confundiéndolo así con "patrimonio neto o con el patrimonio líquido que
es expresado en el balance de la sociedad a través de las cuentas de capital, beneficios,
reservas, primas y en general todo aquello que la sociedad adeuda a sus socios en condición de
tales.

12.
13. No debemos confundirlo con el capital social que es algo totalmente diferente. No es un
concepto que exprese activos. Es, por el contrario, una cifra del pasivo de la sociedad que
indica, simplemente, una deuda de la sociedad frente a sus socios. El patrimonio significa el
conjunto de los bienes de la sociedad. El capital constituye, en cambio, una cifra
matemática. No representa bienes o cosas, sino un dato de valor inmutable. El patrimonio
crece o disminuye y el capital sigue invariable.

14. Capital social es una suma o cifra que los socios entregaron en pago de sus acciones y que la
sociedad les debe. Por ello no es correcta la expresión "aportes al capital social". Los socios no
aportan "al capital", ellos aportan a la sociedad transfiriendo bienes o derechos o en
favor de la sociedad.
15.
16. 5. Quien adquiere una acción o participación en una sociedad existente responde, de
acuerdo a la forma de la sociedad de la que se vuelve socio, por todas las obligaciones
contraídas por ella con anterioridad. Y que ningún pacto en contrario tiene efectos frente
a terceros.

17.
1. Referencias
Larosa, E. E. (2015). Derecho Societario Peruano (Tercera Edicion ed., Vol. I). (E. y. Estudio
Rodrigo, Ed.) Lima, Perú: Gaceta Juridica S.A.

También podría gustarte