Está en la página 1de 8

EMPODERAMIENTO

Por Ana Zamorano

El empoderamiento se ha convertido en un concepto central del discurso y la


práctica del desarrollo desde la década del 90. El concepto de empoderamiento es
ampliamente utilizado en el uso de políticas y programas de organismos e instituciones
de diferentes ámbitos fundamentalmente cuando se trata de buscar cualquier tipo de
transformación social en la cual los participantes alcancen ganancias en su desarrollo
individual o en el desarrollo de su propio grupo social.

El empoderamiento corresponde a un concepto sociopolítico que trasciende de


la participación política formal y la concientización, se originó en Estados Unidos
durante los movimientos de derechos civiles de los años sesenta y comenzó a ser
aplicada en los movimientos de las mujeres a mediados de los años setenta. Responde
a la necesidad de generar cambios de las relaciones de poder, Siguiendo los
argumentos de Gramsci, Foucault y Freire, entre otros el poder se define como el
acceso, uso y control de recursos tanto físicos como ideológicos, en una relación social
siempre presente. (de León, 1997).

Empoderamiento Ana Zamorano


ana@dio.com.bo
El término empoderamiento se ha utilizado de muchas formas en el campo del
desarrollo, a veces se utiliza como la participación o integración de la planeación y el
desarrollo y se confunde con el bienestar o la reducción de la pobreza. (Batliwala,
1997: 187; Caber 1997: 120). Sin embargo en sus diferentes usos se halla implícita la
noción de personas que adquieren control sobre sus propias vidas y defienden sus
propias agendas, por lo general se asocia con los intereses de quienes no poseen poder
y se presume como una expresión de cambio deseado sin entrar en detalles sobre qué
implica ese cambio. (Deere, de León, 2002)

Se trata de un término complejo, que no es fácil de definir y se presta a una


amplia variedad de interpretaciones. Cualquier intento de evaluar una intervención de
desarrollo en particular ha ‘empoderado’ o no a la población tiene que reconocer este
hecho, y es por esta razón que esta investigación empieza con un breve análisis del
concepto de empoderamiento. (Oxfam, 2002)

Concepto de Empoderamiento

Como señala Venier (1996), la palabra empoderamiento viene del verbo


empower y del sustantivo empowerment en español. La autora, en un estudio
semántico, para el cual revisó varios diccionarios, señala que no hay inmanente de
estos términos. En español significan "dar poder" y "conceder a alguien el ejercicio del
poder".

Los términos empowerment y empoderamiento no son creaciones de los


últimos años. Según el Oxford English Dictionary, la palabra empowerment aparece en
textos de la segunda mitad del siglo XVII. El diccionario de María Moliner (1986)
reconoce el registro antiguo de la palabra empoderamiento y otras obras similares
también lo hacen.

Existe una literatura cada vez más extensa sobre el concepto del
empoderamiento. Van Eyken (1990), Friedmann (1992), Craig y Mayo (1994) y
Rowlands (1997) han examinado el concepto, concentrándose en la noción de ‘poder’,

Empoderamiento Ana Zamorano


ana@dio.com.bo
su uso y distribución como central para entender cualquier tipo de transformación
social. Dicha centralidad incluye el poder tanto en términos de cambio radical y
confrontación como en el sentido de la capacidad ‘para hacer’, ‘para poder’ y para
sentirse más capaces y en control de una situación. El poder es, en la mayoría de los
casos, la base de la riqueza, mientras que la falta de poder es la base de la pobreza, y
tanto los ‘poderosos’ como los ‘desempoderados’ constituyen categorías de actores
fundamentales para entender la dinámica de cualquier proceso de desarrollo. El poder
puede entenderse como un activo propiedad del Estado o de la clase dominante, que
lo ejerce para poder mantener el control y sellar su autoridad y legitimidad. Además, el
poder funciona a muchos niveles diferentes y está presente en los intereses
contradictorios de distintos grupos dentro de un contexto en particular; por ejemplo,
patrocinadores locales o regionales, el poder que a menudo ejercen los hombres sobre
las mujeres y el poder que ejercen instituciones como la iglesia sobre la población.

Para efectos de la presente investigación, vamos a considerar la definición de


Rowlands, apoyada en Sen y Grown (1998), que define el empoderamiento como “…
un conjunto de procesos psicológicos que, cuando se desarrollan capacitan al individuo
o al grupo para actuar e interactuar con su entorno de tal forma que incrementa su
acceso al poder y a su uso en varias formas “(Rowlands, 1997:224)

Empoderamiento y efectividad del desarrollo de Narayan

Narayan (2002) propone un enfoque de empoderamiento para el crecimiento


económico y la reducción de la pobreza extraído de los diferentes trabajos realizados
por el Banco Mundial. Propone tres canales claves a través de los cuales el
empoderamiento aumenta la efectividad del desarrollo: de sus impactos en la buena
gobernación, el crecimiento ayudando a que el crecimiento favorezca a los pobres, y en
los resultados de los proyectos de desarrollo, existiendo una relación de sinergia entre
estas variables. También hace énfasis en que el empoderamiento, en el sentido de
aumentar las opciones para la gente y por ende su libertad de tomar medidas para
determinar su vida, es mucho más que un medio para otros objetivos en un bien en sí
mismo y una meta deseable de desarrollo.

Empoderamiento Ana Zamorano


ana@dio.com.bo
La buena gobernación es considerada para Narayan como un prerrequisito
crucial para la efectividad del desarrollo y el crecimiento que ella fomenta. Es esencial
para asegurar un clima de inversión positivo y tiene una relación de doble vía con el
empoderamiento; en otras palabras, la buena gobernación promueve el
empoderamiento y el empoderamiento mejora más la buena gobernación. La
corrupción es tanto un síntoma como una causa de mala gobernación. Mina el clima
de inversión y la efectividad del desarrollo.

Hay una gran cantidad de literatura de todas las disciplinas, así como una
experiencia sustancial de desarrollo sobre los lazos entre empoderamiento,
crecimiento y reducción de la pobreza. (Ver en Estrategia para el Desarrollo de Stern,
World Bank, 2000c.). La pobreza por ingresos ha caído más rápidamente en economías
que han crecido dinámicamente, y se ha mantenido alta e incluso se ha incrementado
en países con malos registros de crecimiento. Pero las experiencias también muestran
que el solo crecimiento no es suficiente para asegurar la reducción sustancial y
sostenible de la pobreza.

Evidencias a nivel de proyectos, confirman el papel crucial del empoderamiento


en términos de resultados de desarrollo. Análisis tanto de grandes conjuntos de
proyectos como de operaciones individuales confirman la relación entre
empoderamiento –en términos de variables tales como voz, participación y libertades
civiles- y la efectividad del desarrollo en términos de resultados.

Para Narayan, empoderamiento es la expansión de la libertad de elección y


acción. Esto significa incrementar la propia autoridad y control sobre los recursos y las
decisiones que afectan a la propia vida. Puesto que la carencia de poder está
enclavada en las relaciones institucionales, una definición institucional del
empoderamiento es: Empoderamiento es la expansión de los activos y capacidades
para participar en, negociar con, influir sobre, controlar, y tener instituciones
responsables que influyan en su vida.

Empoderamiento Ana Zamorano


ana@dio.com.bo
En el contexto institucional, empoderamiento se refiere al cambio de relaciones
institucionales desiguales. Las instituciones son reglas, normas y conductas convertidas
en patrones, que pueden o no tomar forma de organización. Las instituciones que
afectan la vida de los pobres son formales e informales. Las formales incluyen al
Estado, el sector privado y la sociedad civil a los niveles local, nacional y global. Entre
las instituciones informales están, por ejemplo normas de statu inferior o superior;
expectativas de soborno; redes de parientes, amigos y vecinos.

Las políticas estatales y la cultura de las instituciones estatales moldean las


acciones de todos los demás actores. Cuando los Estados son capturados por los ricos y
poderosos, y se empantanan en una cultura de corrupción, clientelismo, exclusión y
discriminación, aun las políticas y programas bien intencionados fracasan en promover
la inversión o reducir la pobreza. De ahí que sea importante abordar la cultura, los
valores y la ética de las instituciones, ya que éstos pueden derrotar las reglas formales.

Para sacar adelante una reforma sistemática, se requerirá cambiar estas


relaciones institucionales injustas que reflejan una cultura de desigualdad. El cambio
de las relaciones institucionales desiguales depende de medidas verticales de la cima a
la base, para mejorar la gobernación, cambios en leyes, procedimientos, regulaciones,
valores, ética e incentivos que guían la conducta de los funcionarios públicos y del
sector privado.

Los esfuerzos exitosos de empoderar, incrementando la libertad de elección y


acción en diferentes contextos, suelen compartir cuatro elementos: Acceso a la
información, Inclusión y participación, Responsabilidad o rendición pública de cuentas y
Capacidad organizacional.

Estos elementos se encuentran estrechamente enlazados y actúan en sinergia.


Así, aunque el acceso a información oportuna acerca de programas o del desempeño o
de la corrupción del gobierno sea una condición previa necesaria para la acción, los
ciudadanos pueden no emprender acción alguna, ya sea por que no hay mecanismos

Empoderamiento Ana Zamorano


ana@dio.com.bo
institucionales que demanden un desempeño responsable o debido a que los costos
de la acción individual pueden ser demasiado altos.

a. Acceso a la información
La información es poder. Los ciudadanos informados están mejor equipados
para aprovechar oportunidades, lograr provisión de servicios, ejercer sus derechos,
negociar efectivamente y responsabilizar a actores estatales y no estatales. Sin
información que sea relevante, oportuna y presentada en formatos que se puedan
entender, es imposible que se emprendan acciones efectivas. La difusión de la
información no termina en la palabra escrita sino que incluye, además, discusiones en
grupo, poesía, narración de historias, debates, teatro callejero y telenovelas, entre
otras formas culturalmente apropiadas, y utiliza una diversidad de medios incluidas la
radio, la televisión, el Internet, Leyes sobre derechos de información y la libertad de
prensa.

b. Inclusión y participación
La inclusión se centra en la cuestión del quién: ¿a quién(es) se incluye? La
participación aborda la cuestión de cómo se les incluye y el papel que juegan una vez
incluidos. La inclusión de grupos tradicionalmente excluidos en el establecimiento de
prioridades y la toma de decisiones, es crucial para asegurar que recursos públicos
limitados aproveche el conocimiento y las prioridades locales, y para crear
compromiso con el cambio.

c. Responsabilidad
La responsabilidad se refiere a la capacidad de llamar a funcionarios estatales,
empleados públicos, empleadores o proveedores de servicios privados a que rindan
cuentas, lo que implica que ellos sean responsables de sus políticas, acciones y uso de
fondos. La responsabilidad por los recursos públicos a todos los niveles también puede
asegurarse mediante un manejo fiscal transparente y ofreciendo a los usuarios
distintas opciones en los servicios.

d. Capacidad organizacional

Empoderamiento Ana Zamorano


ana@dio.com.bo
Es la capacidad de la gente para trabajar unida, organizarse y movilizar recursos
para resolver problemas de interés común. La capacidad de las comunidades para
tomar decisiones racionales, manejar fondos y resolver problemas es mayor que lo que
se asume generalmente.
La capacidad organizacional es clave para la efectividad del desarrollo. Las
organizaciones, asociaciones, federaciones, redes de trabajo y movimientos sociales
son jugadores clave en el panorama institucional.

Propuesta de Rowlands

Rowlands (1997) crea un modelo a partir de las dinámicas de poder. Ella


habilita las cuatro clases de poder de Lukes (1974): “poder sobre”, que es la habilidad
para que una persona o grupo haga algo contra de sus deseos, esto es un poder de
suma negativa, para que uno gane, el otro debe de perder, El segundo es un “poder
para” que es el poder que tienen las personas para estimular las actividades de otros;
“poder con, que es un poder sumatorio de poderes individuales; y “poder desde
dentro” que es aquel que reside en cada uno de nosotros. Estas tres clases las
denomina de suma positiva, donde todos los involucrados ganan.

A partir de los argumentos anteriores, ella deduce que el empoderamiento puede ser
modificado en tres dimensiones:

a) Personal:
Aquí el empoderamiento supone desarrollar el sentido del yo y de la confianza y
la capacidad individual, y deshacer los efectos de la opresión interiorizada.

b) Relaciones próximas:
Aquí el empoderamiento se refiere al desarrollo de la capacidad de negociar e
influir en la naturaleza de la relación y de las decisiones que se toman dentro de ella.

c) Colectiva:

Empoderamiento Ana Zamorano


ana@dio.com.bo
Cuando los individuos trabajan conjuntamente para lograr un impacto más
amplio del que podrían haber alcanzado cada uno de ellos por separado. Esto incluye
la participación en las estructuras políticas, aunque debería abarcar también la acción
colectiva basada en la cooperación y no en la competencia. La acción colectiva puede
estar centrada tanto en el nivel local por ejemplo, en el ámbito del pueblo o del barrio
como en el nivel institucional. Se trabaja en conjunto con otros para lograr un mayor
impacto y cambios significativos.

El empoderamiento, de este modo, tiene que ser más que la simple apertura al
acceso para la toma de decisiones, debe incluir también procesos que permitan a las
personas o al grupo tener la capacidad de percibirse a sí mismos como aptos para
ocupar los espacios de toma de decisiones y de usar dichos espacios de manera
efectiva.

Así Rowlands, apoyada en Sen y Grown (1998), define el empoderamiento


como “… un conjunto de procesos psicológicos que, cuando se desarrollan capacitan al
individuo o al grupo para actuar e interactuar con su entorno de tal forma que
incrementa su acceso al poder y a su uso en varias formas “ (Rowlands, 1997:224)

Para resumir, el empoderamiento para Rowlands es un conjunto de procesos


que pueden ser vistos desde las dimensiones individual, colectiva y de las relaciones
cercanas, centrando alrededor del núcleo de desarrollo de confianza, la autoestima, el
sentido de la capacidad individual o grupal para realizar acciones de cambio y
dignidad.

Empoderamiento Ana Zamorano


ana@dio.com.bo