Está en la página 1de 24

INSTITUTO DE EDUCACIÓN SUPERIOR

PEDAGÓGICO PRIVADO EDUTEK

TEMA:

ALIMENTACIÓN EN NIÑOS DE 0 A 5 AÑOS

ALUMNA:
VENECIA SINTICALA HUANCA

DOCENTE:
GHINA CAROLINA QUISPE JIMENEZ

CARRERA:
EDUCACION INICIAL

CURSO:
PRÁCTICA E INVESTIGACIÓN

CICLO:
I SEMESTRE – 1B

TACNA – PERU
2020

1
DEDICATORIA

La presente monografía la dedico a mis

padres, que son mi gran motivación de

superación personal y profesional.

2
AGRADECIMIENTO

Gracias al docente de curso, por encausarnos

en el camino de la investigación, que nos

permite desarrollarnos como buenos

estudiantes y futuros profesionales de calidad

al servicio de la sociedad.

3
INDICE

DEDICATORIA 2

AGRADECIMIENTO 3

INTRODUCCIÓN 5

CAPITULO I 6

1.1. Antecedentes......................................................................................................................6
1.2. Alimentación del niño preescolar, nutriente en cantidad suficiente...................................7
1.3. Algunos indicadores globales.............................................................................................7
1.4. Definición de alimentación................................................................................................9
1.5. Objetivos de la alimentación en niños de 0 a 5 años 9

1.6. Características de una dieta saludable 10

CAPITULO II 12

2.1. Relación entre alimentación y nutrición........................................................................12


2.2. Una alimentación sana en niños de 0-5 años..................................................................14
2.3. Fundamentación de la alimentación en niños de 0-5 años..............................................14
2.4. Algunos problemas actuales relativos a la alimentación.................................................15
2.5. Recomendaciones nutricionales en edad preescolar y escolar........................................16
2.7. Decálogo para fomentar en los niños hábitos saludables en la alimentación.................17
2.8. La importancia de una buena nutrición infantil..............................................................17
2.9. Otros factores que influyen en el crecimiento de un niño...............................................19

CONCLUSIONES 20

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 21

ANEXOS 22

4
INTRODUCCIÓN

El presente trabajo monográfico, desarrolla como tema principal la Alimentación en

niños de 0 a 5 años, teniendo en cuenta que no existe ninguna duda sobre la importancia que

la alimentación en los primeros años de vida, junto al establecimiento de hábitos de vida

saludables, tienen en la posibilidad de prevenir el desarrollo de enfermedades a lo largo de la

vida.

Además, los hábitos alimentarios se establecen en esos primeros años y permanecen en

el tiempo. Para adecuar la ingesta de energía y nutrientes a las necesidades de cada niño, es

preciso conocer las características fisiológicas y del desarrollo en cada etapa, y tener en

cuenta, además, las diferencias personales, condicionadas en parte por su grado de actividad,

así como sus circunstancias sociales.

Después de un periodo de crecimiento rápido hasta llegar a los periodos pre-escolar (3

a 6 años), debemos tomar conciencia de que son momentos excelentes para sembrar y

afianzar las bases de la alimentación futura y demás hábitos de vida saludables

Finalizamos el presente trabajo monográfico, con las conclusiones y referencias

bibliográficas respectivas.

5
ALIMENTACIÓN EN NIÑOS DE 0 A 5 AÑOS

CAPITULO I

1.1. Antecedentes
La buena alimentación de los niños y niñas es de suma importante debido a que durante

las edades comprendidas de 0 a 6 años de edad es cuando se empiezan a crear los hábitos

alimentarios. Si durante los primeros años de vida el niño o niña empiezan a tomar una dieta

equilibrada, será más fácil que después se cumplan todas las normas de una dieta sana en la

vida adulta.

Una de las etapas del desarrollo evolutivo de los niños y niñas es de 0 a 6 años en este

lapso de tiempo se dan una serie de cambios físico, fisiológico, psicomotor y social que

requieren una integración de calidad por lo que es fundamental una serie de actores

principales como la familia ,la comunidad y los centros de educación inicial en sus etapas de

maternal y preescolar .Sin embargo, actualmente se está observando un cambio en la

alimentación de los escolares de los países desarrollados que han aumento el consumo de

grasas en detrimento de la ingesta de hidratos de carbono y de fibra.

La relación de los hábitos alimentarios con la salud y la enfermedad ha preocupado al

hombre desde los orígenes de las primeras sociedades y culturas. Hasta el siglo pasado, la

mayoría de enfermedades relacionadas con la alimentación se debían a la deficiencia de algún

nutriente; en los últimos años, el interés se ha desplazado hacia las enfermedades crónicas

(enfermedad cardiovascular, diabetes, cáncer), pero también hacia las enfermedades

relacionadas con un exceso de grasa, fundamentalmente la obesidad.

Existe un conocimiento generalizado sobre la influencia de la alimentación de los

primeros años de vida y la prevención de la enfermedad en el adulto, que se traduce en un


6
gran interés en la alimentación en etapas críticas del desarrollo (lactante y niño pequeño)

(1,2). Sin embargo, no se ha prestado una atención similar a la alimentación del niño desde

los 3 años en adelante.

1.2. Alimentación del niño preescolar, nutriente en cantidad suficiente


Los nutrientes están almacenados en los alimentos, aunque ninguno de ellos es

completo (si exceptuamos la leche materna en los mamíferos antes del destete). Por lo tanto,

debe incorporar alimentos de los diferentes grupos: cereales, verduras y frutas, grasas y

aceites, carne, pescado, leche, huevos, leguminosas y otros, para constituir una dieta variada

que, además de energía, proporcione los tres tipos de nutrientes (energéticos, plásticos y

sustancias reguladoras) en cantidad y calidad suficiente. Una alimentación saludable debe

cumplir los siguientes criterios:

 Ser variada (alimentos, presentación, preparación).

 Poseer unos niveles nutricionales que se ajusten a las características de los individuos.

 Estar repartida a lo largo del día, con arreglo a las condiciones de vida del individuo.

Los principios básicos de una dieta saludable pueden resumirse en tres palabras:

moderación, variedad y equilibrio. Además, la alimentación tiene también un componente

social

1.3. Algunos indicadores globales


a) A escala mundial, al menos uno de cada tres niños menores de 5 años está malnutrido

y no crece bien.

b) 149 millones de niños menores de 5 años sufren de retraso en el crecimiento o son

demasiado pequeños para su edad.

c) Casi 50 millones de menores de 5 años sufren de emaciación o son demasiado

delgados para su altura


7
d) El sobrepeso y la obesidad están aumentando en todos los continentes, incluso en

África. En todo el mundo, 40 millones de niños menores de 5 años tienen sobrepeso.

e) Desde el año 2000, la proporción de niños con sobrepeso entre los 5 y los 19 años de

edad aumentó de 1 de cada 10 a casi 1 de cada 5.

f) Desde 1990, la prevalencia de los niveles de sobrepeso entre los niños de 5 a 19 años

ha aumentado en más de un 33% en el Reino Unido y en un 49,7% en los Estados

Unidos.

g) Al menos 340 millones de niños menores de 5 años –o 1 de cada 2– sufren carencias

de vitaminas y minerales esenciales.

h) Los niños consumen dietas deficientes desde una edad temprana. En todo el mundo, 2

de cada 3 niños entre los 6 meses y los 2 años no reciben los alimentos necesarios

para mantener sus cuerpos y cerebros en rápido crecimiento.

i) El 44% de los niños de 6 a 23 meses de edad no comen frutas ni verduras. La tasa más

alta se registra en Guinea, donde el 85% de los niños no comieron frutas y verduras.

j) En todo el mundo, casi el 59% de los niños menores de dos años no comen huevos,

productos lácteos, pescado o carne. En Sudáfrica, sin embargo, el consumo de estos

alimentos es superior a la media mundial, con un 76% en el caso de los productos

lácteos, un 43% en el de los huevos y un 47% en el de la carne o el pescado.

k) Los niños más pobres están pagando el precio más alto. Sólo 1 de cada 5 niños de

entre 6 meses y 2 años de los hogares más pobres y de las zonas rurales recibe una

dieta lo suficientemente diversa como para que su crecimiento y el desarrollo de su

cerebro sean saludables. Los alimentos de origen animal (carne y lácteos) son

esenciales para los niños de 6 a 23 meses. En los países de ingresos altos, los

alimentos de origen animal son sólo de 1 a 4 veces más caros que los alimentos

básicos con almidón. En África subsahariana, pueden ser de 9 a 10 veces más caras.
8
1.4. Definición de alimentación
Según Martínez (2009, p. 17) “…se llama alimentación al suministro de energía o

materia prima necesarios para el funcionamiento de ciertas máquinas.”

Los seres humanos necesitan, además del agua que es vital, una ingestión de alimentos

variada y equilibrada. La razón es que no existe un único alimento que proporcione todos los

nutrientes para mantener la vida y la salud. El consumo regular de un conjunto de alimentos

(dieta) debe proporcionar las cantidades adecuadas de proteínas, lípidos, glúcidos, vitaminas

y minerales. La base de una buena nutrición reside en el equilibrio, la variedad y la

moderación de nuestra alimentación. Pero la alimentación moderna urbana es muy a menudo

desequilibrada, desestructurada y se suele juntar con una vida cada vez más sedentaria.

Ya desde hace 2400 años se conocía la relación entre la alimentación y la


salud: Hipócrates afirmaba que nuestra alimentación era nuestra medicina. Es
bien sabido que los factores alimentarios están asociados a enfermedades como
la diabetes, la osteoporosis, la obesidad y muchas otras (algunas
investigaciones parecen encontrar una relación entre la alimentación y el
surgimiento de ciertos tipos de cáncer). La ingesta de demasiados ácidos
grasos saturados y de un exceso de colesterol puede provocar aterosclerosis.
En contrapartida, en el siglo XX se demostró el vínculo que hay entre las
carencias alimentarias y las enfermedades graves. 28 Estas diferentes formas
de malnutrición siguen siendo, aún ahora, problemas muy importantes de salud
pública. (Martínez 2009, p. 17)

La salud y buen funcionamiento de nuestro organismo, depende de la nutrición y

alimentación que tengamos durante la vida.

1.5. Objetivos de la alimentación en niños de 0 a 5 años

Los objetivos de la alimentación del niño en edad preescolar y escolar son asegurar un

crecimiento y desarrollo adecuados, teniendo en cuenta su actividad física y pro- mover

9
hábitos alimentarios saludables para prevenir enfermedades nutricionales a corto y largo

plazo.

Es importante mantener una dieta equilibrada, insistir en que todos los alimentos son

necesarios y evitar las chucherías y la bollería industrial. Una malnutrición, ya sea por escaso

aporte o por aumento de necesidades, puede suponer un pobre crecimiento del niño.

Tanto el papel de los padres como la in- fluencia de los educadores, de otros niños y

de los comedores escolares, van a tener un papel decisivo en la adquisición de hábitos de

alimentación saludables.

1.6. Características de una dieta saludable

Los objetivos de una dieta saludable son: cubrir las necesidades que permitan un

correcto crecimiento y desarrollo e instaurar hábitos alimentarios saludables que eviten la

aparición de enfermedades crónicas en la edad adulta.

Una dieta saludable es aquella que tiene una proporción de alimentos que se ajusta a la

distribución contemplada en la dieta equilibrada en término de nutrientes. Además, los

alimentos que la integran son aptos para el consumo desde el punto de vista de la higiene y la

seguridad alimentaria y su forma de preparación y presentación es respetuosa con la cultura,

la tradición y otras características de quien la consume (Fig. 1).

10
Figura 1. Pirámide de la Alimentación saludable. SENC, 2017.

La mayoría de los niños deberían comer entre 4 y 6 veces al día (Fig. 2).

Los preescolares hacen 3 comidas y varios pequeños tentempiés. Los escolares

típicamente toman menor número de comida y tentempiés que los más jóvenes. El desayuno

es una de las comidas más importantes del día; un desayuno inadecuado o inexistente se

asocia a una diminución de la atención y a un peor rendimiento escolar.

También, se asocia a un riesgo aumentado de sobrepeso en edades posteriores. En

España, cerca de un 10% de niños no desayuna y otro 20% lo hace de forma inadecuada. Un

buen desayuno debe constar de un lácteo, cereales y alguna pieza de fruta.

Puede complementarse con la toma de fruta, un bocadillo pequeño o un lácteo a media

mañana. La comida de mediodía o almuerzo es la comida principal, y debe incorporar

alimentos de todos los grupos. Como bebida, agua. La merienda es una buena oportunidad de

completar el aporte energético del niño y suele ser bien aceptada por estos. La denominada

“merienda-cena” es una opción nutricional aceptable si incluye alimentos suficientes y

variados. La cena es la última comida del día y debe estar constituida por preparaciones

culinarias fáciles de consumir y digerir.

11
Figura 2. Distribución de los alimentos en las comidas del día.

CAPITULO II

2.1. Relación entre alimentación y nutrición


Según Martínez (2009, p. 3) “conviene distinguir entre alimentación y nutrición lo

siguiente: Se llama alimentación al acto de proporcionar al cuerpo alimentos e ingerirlos, es

un proceso consciente y voluntario, y por lo tanto está en nuestras manos modificarlo”. Por lo

tanto la calidad de la alimentación depende principalmente de factores económicos y

culturales.

“A diferencia de la alimentación la nutrición se entiende como el conjunto de


procesos fisiológicos por los cuales el organismo recibe, transforma y utiliza
las sustancias químicas contenidas en los alimentos. Es un proceso
involuntario e inconsciente que depende de procesos corporales como la
digestión, la absorción y el transporte de los nutrientes de los alimentos hasta
los tejidos”. (Martínez 2009, p. 3)

12
El estado de salud de una persona depende de la calidad de la nutrición de las células

que constituyen sus tejidos. Puesto que es bastante difícil actuar voluntariamente en los

procesos de nutrición, si queremos mejorar nuestro estado nutricional sólo podemos hacerlo

mejorando nuestros hábitos alimenticios.

Para llevar a cabo todos los procesos que nos permiten estar vivos, el
organismo humano necesita un suministro continuo de materiales que debemos
ingerir: los nutrientes. El número de nutrientes que el ser humano puede
utilizar es limitado. 29 Sólo existen unas pocas sustancias, en comparación con
la gran cantidad de compuestos existentes, que nos sirven como combustible o
para incorporar a nuestras propias estructuras. (Martínez 2009, p. 3)
Sin embargo, estos nutrientes no se ingieren directamente, sino que forman parte de los

alimentos. Las múltiples combinaciones en que la naturaleza ofrece los diferentes nutrientes

nos dan una amplia variedad de alimentos que el ser humano puede consumir.

Según Martínez (2009, p. 3) se puede hacer una primera distinción entre los

componentes de cualquier alimento en base a las cantidades en que están presentes:

- Macronutrientes (macro = grande), que son los que ocupan la mayor proporción de

los alimentos, y los llamados Los macronutrientes son las famosas proteínas, glúcidos (o

hidratos de carbono) y lípidos (o grasas). También se podría incluir a la fibra y al agua,

que están presentes en cantidades considerables en la mayoría de los alimentos, p ero

como no aportan calorías no suelen considerarse nutrientes.

- Micronutrientes (micro = pequeño), que sólo están presentes en pequeñísimas

proporciones. Entre los micronutrientes se encuentran las vitaminas y los minerales. Son

imprescindibles para el mantenimiento de la vida, a pesar de que las cantidades que

necesitamos se miden en milésimas, o incluso millonésimas de gramo (elementos traza u

oligoelementos).

13
Para Benítez, C. (2000, p. 5) existe otra clasificación la cual es de los nutrientes en

cuanto a la función que realizan en el metabolismo.

- Un primer grupo lo forman aquellos compuestos que se usan normalmente como

combustible celular. Se les llama nutrientes energéticos y prácticamente coinciden con el

grupo de los macronutrientes. De ellos se obtiene energía al oxidarlos (quemarlos) en el

interior de las células con el oxígeno que transporta la sangre. La mayor parte de los

nutrientes que ingerimos se utiliza con estos fines.

- Un segundo grupo está formado por los nutrientes, que utilizamos para construir y

regenerar nuestro propio cuerpo. Estos son los llamados nutrientes plásticos y

pertenecen, la mayor parte, al grupo de las proteínas, aunque también se utilizan

pequeñas cantidades de otros tipos de nutrientes.

- Un tercer grupo se compone de todos aquellos nutrientes cuya función es facilitar y

controlar las funciones bioquímicas que tienen lugar en el interior de los seres vivos.

Este grupo está constituido por las vitaminas y los minerales, de los que se dice que

tienen funciones de regulación.

- Por último, habría que considerar al agua que actúa como disolvente de otras

sustancias, participa en las reacciones químicas más vitales y, además, es el medio de

eliminación de los productos de desecho del organismo.

2.2. Una alimentación sana en niños de 0-5 años


Se logra consumiendo alimentos de buena calidad que satisfagan las necesidades de

energía y nutrientes del organismo.

La mala alimentación, marcada por el bajo consumo de frutas y verduras, el alto

consumo de comidas rápidas “chatarra”, snacks, gaseosas y jugos comerciales, el auge de

comidas preelaboradas, prefritos etc, son los problemas más frecuentes en la edad escolar.

14
Desde la escuela y en colaboración con la familia se puede y debemos de mejorar los

hábitos alimenticios en la infancia.

2.3. Fundamentación de la alimentación en niños de 0-5 años


La alimentación es un tema fundamental a lo largo de la vida de las personas, y

especialmente en la infancia. Según el Diseño Curricular para la Educación Inicial, la escuela

–como institución que promueve lo saludable– tiene una doble función: debe velar por el

cuidado de sus miembros y por la enseñanza de conductas preventivas.

En el Nivel Inicial, la promoción y el mantenimiento de la salud de los niños es una

responsabilidad que los docentes comparten con las familias. En consecuencia, es esencial

que la escuela asuma, dentro de sus posibilidades, compromisos respecto del control sanitario

de su población, de su alimentación, de los hábitos en los que quiere formar y de las

condiciones que garanticen el desarrollo adecuado de las actividades en un marco de

seguridad e higiene.

Una de las metas de aprendizaje para los alumnos que egresan de dicho nivel es

“Practicar hábitos de higiene y adquirir actitudes relacionadas con el cuidado de la salud”.

Es necesario enseñar a los niños a reconocer cuáles son los alimentos buenos para su

salud, de modo que adquieran progresivamente nuevos hábitos nutricionales e incorporen

nuevos sabores y consistencias evitando que tengan problemas relacionados con la

alimentación tan comunes hoy día como, por ejemplo, las caries por el abuso de golosinas o

la obesidad por el consumo de grasas y alimentos ricos en colesterol.

2.4. Algunos problemas actuales relativos a la alimentación


En la actualidad en la mayoría de la población infantil en edad escolar es palpable el

desarrollo de una serie de malos hábitos alimenticios: como el aumento en el consumo de

15
comida chatarra y procesada, mientras que la comida casera y los alimentos de origen natural

parecen estar siendo erradicados de nuestras mesas.

Al parecer, las nuevas generaciones no está al tanto de estas opciones alimenticias, que

podrían ayudarles a lograr un mejor desempeño, tanto en la escuela como en su vida diaria.

En la actualidad, el tema de la alimentación es tratado por la escuela tradicional a través

de las ciencias naturales desde un enfoque higienista y dietista, bajo el estudio académico

fisiológico y apoyado en textos escolares.

Sin embargo, este tema también puede ser visto a través de enfoques globalizadores,

mediante un enfoque funcional, con proyección social para potenciar la calidad de vida de los

alumnos, apoyada en propuestas de investigación.

Algunos problemas actuales relativos a la alimentación son:

• Incorporación de hábitos y alimentos extraños a nuestro medio y costumbres.

• Aumento desmedido del consumo de proteínas derivadas de la carne

• Exceso o escaso uso del pescado en la alimentación cotidiana.

• Exceso de azúcares refinados: postres, comida chatarra.

• Alto consumo de productos industriales y precocidos.

• Incorporación de bebidas gaseosas en sustitución de agua.

2.5. Recomendaciones nutricionales en edad preescolar y escolar


La dieta debe ser variada, equilibrada e individualizada. En la tabla 1 se muestran los

criterios e ingestas recomendadas de energía en diferentes edades y situaciones.

Necesidades energéticas y macronutrientes

A partir del primer año, 800 a 1.000 kcal/ día. A los 3 años, de 1.300 a 1.500 kcal/día,

dependiendo, entre otros factores, de la actividad física desarrollada. De los 4 a los 6 años,

1.800 kcal/día (90 kcal/kg/día). De los 7 a los 12 años, 2.000 kcal/día (70 kcal/kg peso/día).

16
Las proporciones adecuadas entre los diferentes principios inmediatos administrados deben

ser los especificados en la tabla 2 para las diferentes edades, teniendo en cuenta las

siguientes proporciones:

a) Del 50 al 55 % de hidratos de carbono. De ellos, el 90 % serán hidratos de carbono

complejos (cereales, tubérculos, legumbres, frutas) y el 10 % en forma de azúcares

simples. Debe moderarse el consumo de saca- rosa, para prevenir la caries dental,

hiperlipemia y la obesidad.

b) Del 10 al 15 % de proteínas de alta calidad (1,2 g/kg/día, con un 65 % de origen

animal).

2.7. Decálogo para fomentar en los niños hábitos saludables en la alimentación


a) Los niños no siempre están interesados en probar nuevos alimentos. Ofrecer los

alimentos nuevos en pequeñas porciones.

b) Los menús deben planearse con tiempo, tratando de involucrar al niño en su

elaboración. Evitar la monotonía.

c) Es importante que el niño descanse unos minutos antes de sentarse a la mesa a

comer. Acostumbrarle a lavarse las manos antes de cada comida.

d) Los alimentos no se deben ofrecer como recompensa o castigo.

e) Se ha de evitar comer viendo la televisión.

f) Es importante asegurar diariamente un buen desayuno, porque es la primera

comida que recibe el niño después de varias horas de ayuno y le permite iniciar la

jornada de estudio y de actividad.

g) El aporte de alimentos se debe distribuir en 4 o 5 comidas al día, evitando las

ingestas entre horas.

17
h) Se debe asegurar diariamente el aporte de fibra a través de la dieta, junto con un

consumo adecuado de líquidos, fundamentalmente agua.

i) Es admisible el consumo esporádico de golosinas, por ello es conveniente

establecer unas pautas de moderación.

j) Presentar de forma atractiva los diferentes alimentos y enseñar a probar todos los

alimentos en un ambiente relajado, sin presiones, malas caras o castigos.

2.8. La importancia de una buena nutrición infantil


Es durante la infancia cuando se fijan los hábitos alimentarios, y si no se establecen

correctamente, serán muy difíciles de cambiar. Con unas rutinas alimentarias adecuadas y un

estilo de vida saludable, reduciremos las posibilidades de que el niño/a pueda sufrir ciertas

patologías en su edad adulta. Además, evitaremos los trastornos nutricionales, la anemia, el

sobrepeso o la obesidad. La niñez es la etapa de la vida donde más cambios se producen,

tanto físicos como intelectuales, y en ello radica la importancia de la alimentación infantil.

En general, es recomendable que la dieta de los más pequeños sea rica en cereales,

frutas y verduras, y escasa en grasas saturadas y sal. Aunque en menor cantidad, también se

debe consumir huevos, lácteos y pescado. Limitar la ingesta de carnes rojas y derivados, e

incorporar el agua como bebida esencial en las comidas diarias, son otros de los consejos para

que los niños sigan una dieta sana y equilibrada.

Se deben restringir los alimentos con calorías vacías como el azúcar o la bollería

industrial. Aportan gran cantidad de energía pero pocos nutrientes y pueden ser perjudiciales

si se toman en exceso. A corto plazo pueden provocar caries y en un futuro no muy lejano,

sobrepeso u obesidad.

Hay que tener en cuenta que cada niño es un mundo y su alimentación puede variar

según sus necesidades. Cada vez hay más niños alérgicos o intolerantes a varios alimentos. Si

18
nos encontramos en esta situación, lo mejor es acudir a un profesional en nutrición infantil. El

experto elaborará un menú exclusivo, después de haber estudiado el caso, para que el niño

pueda llevar una dieta saludable sustituyendo unos alimentos por otros.

La alimentación a lo largo de toda la edad pediátrica tiene una enorme importancia no

sólo para asegurar un crecimiento adecuado y prevenir las deficiencias nutricionales

específicas, sino también para prevenir enfermedades cuyas manifestaciones clínicas ocurren

en el periodo de adulto. Las diferentes etapas pediátricas tienen unas características propias, y

hay que adaptar la alimentación a cada edad con el fin de satisfacer sus requerimientos

nutricionales.

2.9. Otros factores que influyen en el crecimiento de un niño


Tener un estilo de vida saludable durante la infancia determina que los niños crezcan y

se desarrollen sanos. Realizar actividad física habitualmente también es muy importante para

la salud de los más pequeños. Los expertos recomiendan limitar el tiempo de los niños

delante del televisor, de la tablet o del ordenador. Esta sugerencia es para frenar el

sedentarismo y promover el ejercicio durante la infancia.

Es recomendable que los niños duerman entre 8 y 10 horas al día. Establecer un horario

de sueño para los niños es otra de las claves para que crezcan sanos.

19
20
CONCLUSIONES

Primero.- Los objetivos de la alimentación del niño en edad preescolar y escolar son

asegurar un crecimiento y desarrollo adecuados, teniendo en cuenta su actividad física y

promover hábitos alimentarios saludables para prevenir enfermedades nutricionales a corto y

largo plazo.

Segundo.- Es importante mantener una dieta equilibrada, insistir en que todos los alimentos

son necesarios y evitar las chucherías y la bollería industrial. Una malnutrición, ya sea por

escaso aporte o por aumento de necesidades, puede suponer un pobre crecimiento del niño.

Tanto el papel de los padres como la influencia de los educadores, de otros niños y de los

comedores escolares, van a tener un papel decisivo en la adquisición de hábitos de

alimentación saludables.

Tercero.- Finalmente es recomendable hacer un seguimiento a los niños para poder apreciar

si están nutridos, desnutridos o con obesidad y como estos eventos tiene relación con su

rendimiento escolar, para poder realizar escuela de padres y otorgarles sugerencias para poder

realizar dietas adecuadas y lograr una alimentación saludable.

21
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Leis R, Tojo R, Castro-Gago M. Nutrición del niño preescolar y escolar. En: Tojo R, editor.

Tratado de nutrición pediátrica. Barcelona: Doyma; 2001. p. 411-36.

Martínez Costa C, Ros Mar L. Nutrición en el niño preescolar y escolar. En: Sociedad

Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica, editores.

Tratamiento en gastroenterología, hepatología y nutrición pediátrica. Madrid: Ergón;

2004. p. 533-41.

Mataix Verdú J, Alonso Franch M. Nutrición en situaciones fisiológicas. Niño preescolar y

esco- lar. En: Mataix Verdú J, editor. Nutrición y alimentación humana. Madrid:

Ergón; 2001. p. 425-47.

Peña Quitana L. Alimentación del preescolar y escolar. En: AEP, editores. Protocolos

diagnósticos y terapéuticos en pediatría. Tomo 5. Madrid: AEP; 2002. p. 321-8.

Ros Mar L. Alimentación del escolar. En: Bueno M, Sarria A, Pérez González JM, editores.

Nutrición en pediatría. 2.ª ed. Madrid: Ergón; 2002. p. 201-7.

Páginas webs consultadas

- https://ienutricion.com/nutricion-infantil/

- https://www.pediatriaintegral.es/wp-content/uploads/2015/xix04/05/n4-268-276_Jose

%20Moreno.pdf

- https://www.unicef.org/peru/nota-de-prensa/estado-mundial-infancia-nutricion-

alimentos-derechos-peru-experiencias-exitosas-desnutricion-cronica-infantil-reporte

22
ANEXOS

23
24