Está en la página 1de 12

CIENCIA POLITICA

La Ciencia Política es una ciencia social que se aboca al estudio y el análisis de las
relaciones de poder, implícitas o explícitas, entre la autoridad y los individuos, los
grupos, y las organizaciones; y las estructuras, procedimientos y procesos a través
de los cuales se llega a las decisiones políticas y se desarrollan las interacciones
entre los diferentes sistemas políticos.
La carrera se centra en la teoría y la práctica del gobierno y la política a nivel local,
estatal, nacional e internacional. Por ello, se dedica a comprender el
funcionamiento de instituciones, prácticas y relaciones que constituyen la vida
pública y los modos de investigación que promueven la ciudadanía.

METODOS:
 Experimentales. A través de experimentos sociales y situaciones simuladas que
cotejan las reacciones de las sociedades.
 Estadísticos. A través del procesamiento matemático de datos a partir de hechos
observados y mensurados.
 Comparados. A través del análisis comparativo entre dos o más situaciones
políticas que resulten de interés.
 Históricos. A través de la revisión de la bibliografía disponible y de la evocación
de situaciones políticas pasadas.

RAMAS:
 Política internacional. Estudio descriptivo y explicativo de las dinámicas políticas
que tienen lugar entre las distintas naciones.
 Política comparada. Estudio comparativo de los procedimientos, instituciones,
historias y características de las distintas sociedades organizadas.
 Teoría política. El estudio teórico, es decir, no aplicado sino abstracto de
las dinámicas de poder en base a sus principios fundamentales.
 Administración pública. La aplicación de las teorías y principios politológicos al
método de gobierno de las sociedades.
 Economía política. El estudio de la incidencia de la economía y sus procesos
sobre el modo de operar de la política y viceversa.
 Sociología política. El estudio del modo en que se relacionan la constitución
cultural, psicológica y social de las comunidades con las formas de poder y
dominación que eligen para organizarse. 
CONCEPCION DE LA CIENCIA POLITICA:
Es la formación de un gobernante que depende del contexto cultural de la
estructura social y del régimen político. Debe apostar a un profundo desarrollo
moral para hacer de la política un servicio

EVOLUCION DE LA CIENCIA POLITICA EN EL MUNDO :


Los primeros intelectuales en aportar grandes obras al pensamiento político fueron
Aristóteles, Platón, Maquiavelo, Bodino y Montesquieu, entre otros, justamente
cuando se evidencia el inicio en la separación de los problemas subjetivos y el
análisis objetivo de la realidad y se hace énfasis en la observación como el método
de investigación primordial. Con sus aportes contribuyeron a que en el siglo XIX se
pudiera fundar como tal la disciplina. Así, hablar de ciencia política se empezó a
hacer más cotidiano; empiezan a aparecer nuevos estudiosos que le permiten
establecerse como una ciencia autónoma entre los que cabe mencionar a
Tocqueville con el uso del método de la observación directa de los hechos,
Compte, que sentó las bases objetivas del método científico y Karl Marx, quien
aportó una novedosa explicación de los fenómenos de poder en general. Para
finales del siglo XIX, el reconocimiento y cotidianeidad le permite posicionarse en
el ámbito académico; siendo en los Estados Unidos donde recibe el mayor apoyo e
impulso para consolidarse, se multiplican los estudios sobre las fuerzas políticas,
las elecciones, temáticas relacionadas con la distribución del poder, entre otros;
razón por la cual éste es uno de los países donde se ha registrado el mayor
desarrollo de la disciplina. Adicionalmente, la presencia de circunstancias a nivel
internacional como la Primera y Segunda Guerras Mundiales favorecen su avance;
principalmente en el periodo entre guerras y; particularmente después del año
1945, con la culminación de la Segunda, ante los progresos en las libertades y
derechos políticos que se evidencian a nivel global; esto le permite alcanzar un
carácter internacional que le posiciona más rápidamente en el contexto intelectual.
El reconocimiento y precisión de su campo de estudio y contenido, comienza a
hacerse más palpable después de estos acontecimientos.
EVOLUCION DE LA CIENCIA POLITICA EN EL PERÚ:
Si bien es cierto, existen pocos -por no decir escasos- trabajos de Ciencia Política
en el Perú, se puede identificar que tocan indirectamente la idea de la
institucionalización de la Ciencia Política en el país, aunque no la desarrollan. Esto
se explica en tanto que este tipo de estudios respecto a la temática en los últimos
años, se ha venido trabajando arduamente en la Región. Ello ha despertado el
enorme interés de plantear en periodos reducidos, las agendas de investigación,
como también los retos, desafíos y discusiones internas en la academia.
Producto de ello, en el 6º Congreso Latinoamericano de Ciencia Política (2012) en
Quito (Ecuador) se llevó a cabo la creación de modo oficial del Grupo de
Investigación sobre Historia de la Ciencia Política en América Latina.
Este contexto también nos lleva a decir que en el Perú la tardía transición a la
democracia del año 2001 coincidió con un periodo de intenso desarrollo y
relevancia de las agendas de estudio de la Ciencia Política: democratización,
descentralización, cambio institucional, desarrollo inclusivo, capacidad estatal. Esto
significó una valiosa oportunidad para que el país se beneficie de estos nuevos
conocimientos y enfoques, así como para que su caso sea analizado en
perspectiva comparada.
En este sentido, la creación en el Perú de nuevas escuelas profesionales de
Ciencia Política post-transición ocurre en un contexto prometedor; a diferencia de
lo que ocurría en los años setenta y ochenta, caracterizados por una intensa
politización social y por diversos intentos políticos de resolver los problemas
estructurales de pobreza e inestabilidad de la sociedad peruana (Panfichi, 2009)
En la actualidad, la especialidad de Ciencia Política se enseña en ocho
universidades, lo que significa una valiosa oportunidad para que el país se
beneficie de estos nuevos conocimientos y enfoques, así como para que su caso
sea analizado en perspectiva comparada.

CIENCIA POLITICA Y LOS RETOS QUE ENFRENTAN :

En la actualidad, la metodología de la investigación científica está cobrando


relevante importancia por cuanto el propio desarrollo de la ciencia como un todo,
plantea nuevos y más complicados problemas, los cuales, algunos incluso, por su
especificidad singular, de hecho se hallan inmersos en la esfera de la teoría de la
complejidad, la evidencia de que existen tales problemas trae aparejado que surjan
disimiles criterios en cuanto a proponer procedimientos para encontrar soluciones.
En dichos planteamientos se encuentran la selección y adecuación de métodos
bien sean matemáticos o no, con otras palabras: cualitativos o cuantitativos. Este
es un camino no trillado, por ello, sumamente atractivo para quienes se interesen
por la investigación científica.

Por lo que se refiere a la investigación en política, las innovaciones se hallan


estrechamente vinculadas con los retos a los que se enfrenta la teoría y la práctica
de los politólogos tercermundistas.

Es conocido que la investigación parte de los factores (variables) inherentes directa


o indirectamente al problema planteado. Ellos se definen por su esencia, de ahí,
operativamente, por su cualidad, la cual hay que precisar de manera inequívoca,
situándose en la organización social dada y en la posición del país en el ámbito
mundial.

Las relaciones que establecen los factores contenidos en la investigación, tanto


entre sí como con otros del medio en que se desenvuelve la labor y también al país
de que se trate, determina que no sean iguales dichas relaciones en situaciones
políticas diferentes, por lo que se refiere tanto al interior de un país como al
exterior. En este ultimo caso, es determinante la diferencia entre unos países
dominantes y otros dependientes, o bien entre países desarrollados y
subdesarrollados, lo que se traduce en que se establezcan, analicen y definan
algunos conceptos disimiles para el mismo suceso o fenómeno, según sea visto
desde el Primer Mundo o desde el Tercero.

Diseñar un sistema de categorías adecuadas a la ciencia política del Tercer


Mundo, es un reto de extraordinaria importancia que sienta bases para la
consolidación de dicha ciencia y, por lo tanto propicia su desarrollo, una parte
importante del cual se apoya en la labor investigativa.
Al referirse concretamente a la ultima actividad mencionada, hay que recordar que
desde el primer momento hay que recopilar mucha información. Aquí, también es
muy marcada la diferencia en la manera de actuar de los politólogos
pertenecientes a cada uno de los mundos citados. Para ejemplificar, se pueden
mencionar las encuestas y entrevistas, así como la elaboración de escalas, las
cuales han de ser concordantes con las diferentes valoraciones que sobre el
mismo acontecimiento o relación, otorgan politólogos pertenecientes a distintos
mundos. Aparte de que, en consecuencia con lo ya apuntado, necesarias
evaluaciones que permitan propiciar algún tipo de medición, caigan por su
complejidad, dentro del campo de esta nueva modalidad teórica. Como se ha
dicho, hablar de complejidad es meterse en lo no trillado, pero el avance de la
ciencia lo requiere. Cabe señalar que en la ciencia política esta ostensiblemente
presente la complejidad.

Por otra parte, actualmente se dispone de experiencia en la aplicación de métodos


que manejados adecuadamente pueden dar buenos resultado en nuestras
investigaciones. Tales son, por ejemplo: criterios de expertos, despojándolo de
subjetividad lo mas posible; análisis por comparación, mediante el método
comparativo o por el análisis matemático discriminante; el análisis factorial, con
preferencia en su modalidad de componentes principales, puesto que el tomo en
consideración todos los factores que intervienen en el suceso y forma con ellos,
grupos bajo la condición hipotética de que si actuara cada uno solo, se obtendrían
determinados resultados en cumplimiento de los objetivos propuestos. Así se
presentan varios grupos (cierto factor puede estar en más de uno). Se posee la
información de las ventajas e inconvenientes que ofrece cada uno. Es obvio lo
adecuado del método para proporcionar elementos en el trazado de estrategias.

Es evidente que estos métodos pueden ser utilizados por cualquier investigador,
tanto del Primer como del Tercer Mundo. Su diferencia esta en las variables
cualitativas que han servido de base a la traslación de conocimiento político a la
matemática, o bien en la posición que ocupan en el área internacional.

Es innegable que algunos conceptos y categorías propios de la ciencia política son


comunes a ambas, así como otros pueden ser exclusivos de la ciencia política de
cada Mundo.

De lo dicho, hay que considerar que una revolución socialista se propone


desarrollar su determinado proyecto social sobre la base de la teoría marxista
leninista y las condiciones históricas del país. Este es el caso de Cuba, en la que
se destaca la influencia de su patrimonio inmaterial, espiritual, formado por el
pensamiento de sus proceres cuya figura relevante es José Martí.

La realización de este proyecto social marcha por caminos nuevos, esto sucede
también cuando se buscan salidas al desarrollo. Se enfrentan problemáticas no
antes abordadas o si lo fueron, no llevadas a la practica social. Por ello, es de
suma importancia manejar alternativas como solución a los problemas planteados,
así como poder operar tomando en consideración variaciones en las condiciones
de partida. No se niega que situaciones semejantes se pueden presentar al
investigador primermundista, en un momento dado, pero es obvio que el peso de la
misma recae con mucha fuerza en la ciencia política de nuestro mundo, y de Cuba
en especial.

Dado lo complicado que resulta la investigación política, sobretodo la


tercermundista, es frecuente encontrar en una determinada problemática varios
problemas por solucionar, que si bien se integran en el proyecto global, no se
complementan directamente, incluso al satisfacer objetivos parciales de uno,
podría menoscabar la satisfacción de los homólogos deseados por otro. La
integración de estos problemas se puede materializar en un sistema de
investigaciones en el cual cada uno conserve su identidad, su especificidad.

Se entiende que la labor de indagación de esta forma, no es en secuencia de los


problemas, sino alternando con ella el paralelismo, o también comenzando alguna,
antes de finalizar otras, de tal forma que datos primarios, secundarios e incluso
resultados de alguna o algunas, se funjan como información para otra u otras en el
curso de su proceso. El trabajo conjunto así proyectado, conduce a que resultados
del sistema sean mas ricos que los que se hubieran obtenido mediante
investigaciones independientes, y además que supere lo subjetivo que pudiera
presentarse al establecer cooperaciones entre los resultados de investigaciones
llevadas a cabo por separado.

A modo de conclusión de estas notas, se destaca que para el politólogo, su


quehacer científico está estrechamente vinculado a la labor investigativa, la cual
impulsa al tercermundista a solventar en ella, los retos que confronta su ciencia
política.

POLITICA , REALIDAD Y CONFLICTO :


La política en democracia nace y vive del conflicto. En sociedades plurales, con
intereses diversos e incluso hasta contrarios, la política busca ser el espacio donde
las diferencias se dirimen a través de la negociación, el diálogo y el acuerdo.

Por eso, las posturas radicales, cerradas o inamovibles tienen o debieran tener
poco futuro en la democracia: el todo o nada cancela el debate, lo sitúa en
extremos irreconciliables y la cerrazón impide que todos cedan para que, al mismo
tiempo, todos ganen.

La derrota o la victoria son, por ello, pasajeras bajo un régimen democrático. El


que hoy está arriba puede estar abajo mañana; la oposición será gobierno un día y
el Gobierno pasará a ser minoría que deberá volver a ganarse la confianza de la
sociedad.

En todo este proceso yace latente siempre el conflicto, que es de alguna forma el
acicate que hace funcionar a la política. Negarlo es ignorar la naturaleza propia de
las sociedades; ignorarlo es pretender que el otro, el que piensa distinto, no existe
o no vale la pena ser considerado.

LAS ÉLITES:

La élite es un grupo minoritario de personas que tienen un estatus superior al resto


de las personas de la sociedad.2
Dentro de una misma sociedad pueden existir distintas élites, dependiendo de los
intereses particulares de cada una de ellas. La existencia de estas élites en plural
se relaciona con la creciente diferenciación de la sociedad. En la medida que
distintos campos sociales se van haciendo cada vez más autónomos
(arte, economía, ciencia, política, etc.), van emergiendo élites sectoriales que
defienden sus propios puntos de vista. Desde este ángulo, uno de los problemas
centrales de las sociedades modernas es la integración horizontal, es decir, el
mantenimiento de relaciones medianamente armónicas entre distintas élites
sectoriales. Por otra parte, también presentan el desafío de la integración vertical,
esto es, el establecimiento de un contacto fluido con el común de la población.
En la historia del pensamiento social este tema ha sido estudiado desde la
antigüedad, a partir de conceptos de sabiduría y virtud. No obstante, es hacia fines
del siglo XVIII y a comienzos del XIX cuando la noción de élite cobra gran
relevancia. La aparición del término élite en el francés está íntimamente
relacionado con los ideales republicanos, en tanto el concepto simboliza la
demanda de que quienes ejercen el poder deben ser escogidos "por sus virtudes y
sus méritos" y no por su origen familiar.
LAS CARACTERISTICAS .las elites, en este sentido, son grupos selectos,
minoritarios, conformados por lo más granado y distinguido de la sociedad. Por lo
general, forman parte de las elites las personas de mayor prestigio,
reconocimiento, influencia o riqueza dentro de su ámbito.

PODER Y POLITICA :

El ejercicio del poder, en cualquiera de sus formas y manifestaciones, es un


fenómeno prácticamente universal que puede detectarse en las relaciones sociales
vigentes en las sociedades de todos los tiempos. Una de las interpretaciones más
actuales del poder y su mecánica de funcionamiento en las sociedades
contemporáneas puede encontrarse en los enfoques teóricos de Boaventura de
Sousa Santos. Desde hace algunas décadas, el profesor y sociólogo portugués
viene estableciendo en sus trabajos las bases para la construcción de una nueva
teoría política capaz de fundar, en la época de la globalización neoliberal y su
resaca social y económica mundial, un nuevo contrato social global más solidario e
incluyente que el hoy en crisis contrato social de la modernidad occidental.

La teoría política desarrollada por Boaventura de Sousa Santos constituye una


opción teórica– práctica contrahegemónica por dos motivos fundamentales. El
primero, porque parte del análisis crítico de la realidad mundial contestando el
liderazgo de la teoría política liberal dominante; el segundo, porque plantea
caminos alternativos para la transformación personal y social desde posiciones que
se inscriben en el horizonte de acción política y social de inspiración socialista, que
tiene como centro de gravedad la búsqueda de los valores de justicia, igualdad y
solidaridad, que él complementa con el de la diversidad. Su objetivo principal es el
de crear un «nuevo sentido común político» (Santos, 1998: 340; 2003: 127) basado
en la potenciación de la dimensión participativa de la política y en la repolitización
global de la vida social, en contra de las dinámicas despolitizadoras estimuladas
por la teoría política hegemónica

ESTADO :
El Estado es una forma de organización socio-política. Se trata de una entidad con
poder soberano para gobernar y desempeñar funciones políticas, sociales y
económicas dentro de una zona geográfica delimitada. Los elementos que
constituyen el Estado son población, territorio y poder.
El Estado moderno normalmente se estructura en tres poderes: poder ejecutivo,
poder legislativo y poder judicial.
En la actualidad, existen distintas formas de organización de un Estado. Entre
ellas, podemos mencionar el Estado central, el Estado federal o el Estado
autónomo, denominaciones relativas al modo en que se organiza el territorio y se
distribuyen las competencias.

La palabra Estado, referida a la unidad política máxima de un país, se escribe con


mayúscula. Por ejemplo: "El Estado de Chile"; "El Jefe de Estado anunció nuevas
medidas"; "Hay rumores de que habrá un golpe de Estado". Asimismo, se usa
mayúscula cuando la palabra alude a las estructuras militares: Estado Mayor,
Estado Mayor Central y Estado Mayor General.

GOBIERNO :

Gobierno se refiere al conjunto de órganos a los que institucionalmente les está


confiado el ejercicio del poder político. Al ser una parte del Estado, se diferencia de
las instituciones estatales que llevan la organización política de la sociedad
(régimen político), en que tiene la tarea de manifestar la orientación política del
Estado, imponer reglas de conducta y tomar decisiones consensuadas gracias a
que monopoliza el uso de la fuerza legítima por medio del ejército, la policía y las
cárceles. Es por esta razón que el Gobierno suele coincidir, en relación con las
funciones del Estado, con los órganos cúspide que operan la administración
pública y que se manifiestan en el Poder Ejecutivo.

En el Estado moderno se compone del Jefe del Estado (Monarca o Presidente de


la República) y del Consejo de Ministros (Secretarios de Estado). En los sistemas
presidenciales la figura hegemónica es el Presidente y en las parlamentarios el
Primer Ministro. Desde el punto de vista sociológico, en regímenes democráticos,
estos funcionarios suelen estar subordinados a los centros de poder definidos
desde los partidos políticos o la coalición de partidos desde los que llegaron al
poder político.
GRUPOS DE PRESION :
Grupo de personas cuyo objetivo es influir en las diversas esferas del aparato
estatal o de las organizaciones políticas fundamentalmente para obtener beneficios
concretos mediante el empleo de recursos económicos, chantaje político u
organización adecuada de instrumentos de comunicación masiva que suelen poner
a su disposición para incidir en la vida política y social de la nación.
También son aquellos grupos de intereses organizados que no desean de forma
directa el control del poder político sino sólo influir o presionar a los centros de
tomas de decisiones, ya sea en el ámbito Legislativo o del Ejecutivo y de las
diferentes organizaciones y administraciones públicas locales. Se diferencian de
los partidos políticos porque éstos buscan directamente el poder político.

En México las asociaciones que actúan como grupos de presión están integradas
entre otros por: obreros, empresarios, comerciantes, miembros de las iglesias,
banqueros, profesionistas, intelectuales y académicos. Su influencia y grado de
actuación está determinado generalmente por las circunstancias económicas,
políticas y sociales prevalecientes y por la posible afectación de los intereses
concretos que representan.
 
PARTIDO POLITICO Y OPINIONES PUBLICAS:

Los partidos políticos son piezas fundamentales para la pluralidad política. En


democracias modernas, los partidos se han convertido en los engranes del
conflicto político, lo generan, lo contienen y, según sea el caso, lo resuelven. Las
oportunidades de participación electoral han quedado enmarcadas por la decisión
de los partidos y, en esta medida, cuestiones como la cultura política dependen de
la percepción de la ciudadanía sobre el entorno partidista. Es necesario precisar
que las actividades de los partidos políticos están en función del momento
democrático que les toque vivir. Precisamente, el punto nodal de la actividad
partidista se encuentra en las coyunturas electorales: a partir de ahí, tanto la
maquinaria institucional como mediática se ponen en funcionamiento.

Los partidos políticos, a través de un modelo de comunicación, 1 se presentan ante


el ciudadano como un espacio de discusión pública sobre los temas electorales.
De esta manera, se desarrolla no sólo un nuevo espacio de interacción, sino
además nuevos contenidos que moldean la opinión pública, opinión que muestra
tan sólo una fotografía del instante comicial. La relación entre democracia y medios
de comunicación ha influido considerablemente en las esferas privada y pública de
las sociedades modernas. Sin embargo, la relación entre medios y democracia ha
estado determinada por un ciclo político específico, por la prevalencia de ciertas
coyunturas, especialmente las electorales.
En este contexto, constantemente la opinión pública se ha interrogado si son los
medios o las instituciones políticas quienes configuran las reglas del juego
democrático. Ciudadanos se preguntan si a través del spot se influye en las
decisiones de los políticos, a manera de presión electoral, o si los partidos dictan
los contenidos que deben publicitarse en radio, prensa o televisión al margen de la
ley establecida para ello.

Por esta razón, la hipótesis del presente artículo sostiene que los partidos políticos
son los principales factores de discusión pública, especialmente en tiempos
electorales. Quienes construyen las agendas del debate público en los medios de
comunicación son los partidos, construcción que no sólo llega a incidir en
preferencias electorales expresadas mediante el voto, sino en un complejo de
ideas, pensamientos y actitudes que pudieran arraigarse en la cultura política del
ciudadano. Por esta razón, vincular medios de comunicación, partidos políticos y
procesos electorales constituye un marco referencial para señalar la necesidad de
una discusión racional.

En tiempos modernos, la instauración de procesos de debate público en la vida


político-electoral ha sido un aspecto recurrente. Esta condición ha alcanzado a los
medios de comunicación, particularmente en lo que respecta a la televisión. En
nuestro momento de coyuntura electoral, se argumenta la necesidad de
democratizar los medios: un proceso de apertura y contenido de utilidad social, que
permita la libre competencia a fin de evitar la monopolización de la información,
pues el dominio de ésta ha llegado a constituir una fuente alterna de poder
público.2

Sin embargo, el proceso de democratización en los medios implica una


transformación en la discusión pública, discusión que va desde la disponibilidad de
la información hasta la configuración de la cultura política ciudadana. La
importancia de los medios de comunicación en los regímenes democráticos es tal
que incluso han llegado a adjetivarla, es decir, los medios pueden ser los
protagonistas en una democracia representativa que sólo se limite al pleno
desarrollo de propagandas que expresen el interés de los partidos en competencia.

No obstante, en una discusión racional, los medios son parte fundamental no sólo
para la competencia electoral, sino también para generar en la ciudadanía un
debate público que se desarrolle a partir del interés por los temas político-
electorales. En este tenor, es necesario mencionar que la deliberación debe ser un
modelo tanto de los medios como de los partidos políticos. Este artículo presupone
que la deliberación es una fuente de capacitación y educación cívica.

Es posible argumentar que, ante una rígida estructura mediática, los ciudadanos
quedan desprovistos de canales de información, lo que imposibilita la pluralidad
que toda democracia requiere. Ante esta situación, los medios públicos parecen
constituirse como los factores idóneos para incentivar una discusión racional. A
pesar de lo anterior, tales medios carecen de la influencia propagandística de los
medios comerciales. Por ello, es necesario promover un esquema deliberativo
desde estos últimos. Empero, antes de establecer un modelo racional de
comunicación electoral a través de los partidos políticos, será necesario
comprender el punto de partida de toda discusión racional: la libertad de expresión
y su desenvolvimiento en los medios de comunicación.

CIENCIA POLITICA Y LOS RETOS QUE ENFRENTAN :

También podría gustarte