Está en la página 1de 43

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN.
Orientación, algo más que una necesidad.
Orientación como deporte.

INSTRUMENTOS DE ORIENTACIÓN.

Mapas.
Mapa topográfico.
La escala de los mapas.
La representación de la altitud.
El cálculo de la pendiente.
El rumbo y la orientación del mapa.
El mapa, qué plano elegir.
Latitud y longitud.

La brújula.
La historia de la brújula.
Cómo determinar el rumbo.
La brújula y su elección.
Partes de la brújula para mapas.

TÉCNICAS DE ORIENTACIÓN.

Mapa + brújula.
Determinar un rumbo con la carta.
Determinar una dirección para guiarnos.
Tomando rumbos y azimut.
Ubicar nuestra posición en el mapa.
Declinación magnética.

Orientación por el sol.


Hemisferio sur.
Hemisferio norte.
Zona tropical.

Orientación por las estrellas.


Hemisferio sur.
Hemisferio norte.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 2


INTRODUCCION
Orientación, algo más que una necesidad

Orientarse consiste, en situarnos con respecto a los puntos cardinales, pero


cuando de verdad necesitamos la orientación, lo que todos buscamos es saber
dónde estamos y hacia dónde queremos ir.
Hay muchas personas, que el conocimiento del mapa y la brújula lo dejan
aparcado en un lugar secundario mientras que se perfeccionan las técnicas de
andar por nieve, subir un nivel superior de escalada o utilizar los nuevos materiales
siempre tan útiles.

Llegamos a la estación invernal y pronto no será extraño escuchar en los medios


que tal o cual montañero se ha extraviado en la montaña, que le ha sorprendido la
noche y los servicios de rescate están en su búsqueda... estas desgraciadas
aventuras, en la inmensa mayoría de las veces podrían evitarse con un buen
conocimiento del terreno o en su defecto con una buena interpretación de un plano
topográfico que es el terreno en nuestra mano.

Todavía recordamos ejemplos como el de los dos montañeros que se pierden en la


Sierra de Ayllon (Segovia-Guadalajara de España) y siguen dirección Sur,
adentrándose en intrincados barrancos en lugar de ir hacia el Norte y salir por un
cómodo camino hacia la estación de esqui de La Pinilla o el de una joven que
muere por hipotermia en Gredos (Avila, España) hace poco mas de un año,
cuando a poco mas de dos horas andando había una carretera...

Estos son dos claros ejemplos de "lanzarse al monte" en el amplio sentido de la


palabra. De nuevo el conocimiento del mapa y la brújula podría haber evitado en el
primer caso una pérdida de casi cuatro días y en el segundo de una triste
desgracia.

Orientación como deporte.

Un nuevo deporte
La orientación es la habilidad de encontrar un camino rápido y seguro de un lugar a
otro, siempre en un sitio desconocido para el practicante.
Como Deporte, es la realización de un recorrido en el terreno valiéndose de la
lectura de un mapa y auxiliado por la brújula, debiendo pasar por puntos de control
en un orden establecido y escogiendo la ruta más rápida y a la vez segura. El
desafío del principiante es completar el recorrido, mientras que el experiente
deberá hacerlo en el menor tiempo posible.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 3


Cada día son más los adeptos a esta actividad recreativa, carcaterizada por el
pleno contacto con la naturaleza, donde la competitividad se relega a un segundo
plano ante la confrontación entre el hombre y su medio natural.
Este deporte puede ser practicado sin limitación de sexo, edad o condición física.

Técnica básica
La técnica de orientación más simple consiste en orientar el mapa al terreno en el
que nos encontramos en función de los caminos y diferentes referencias
geográficas o físicas que aparecen en el lugar.
Después nos desplazamos en la dirección deseada hasta llegar a nuestra meta.
Esta técnica tan simple es la base de la carrera de orientación
En el caso de carecer el terreno de las apropiadas referencias físicas o
geográficas, usaremos una brújula.

El mapa
El mapa es una reproducción fiel del terreno a escala reducida. Un mapa realizado
a escala 1:50.000 significa que 1 cm en el mapa representa 500 m en el terreno
(50.000 cm)
Los mapas de orientación están impresos en seis colores, cada uno representando
diferentes accidentes geográficos naturales o artificiales:
Blanco: bosque en general
Verde: bosque o vegetación espesa, más o menos difícil de penetrar
Amarillo: terreno descubierto, con buena visibilidad. Normalmente corresponde a
tierra cultivada, pradera o claros en general.
Marrón: formaciones orográficas, como alturas representadas por curvas de nivel
Azul: hidrografía en general: lagos, ríos, arroyos, manantiales, pozos y tierras
pantanosas
Negro: caminos, sendas, casas y construcciones en general hechas por el
hombre. También el color negro representa piedras y precipitados o barrancos
El recorrido a realizar se dibuja en el mapa en color lila o rojo, siendo ambos
transparentes

Más detalles sobre el verde

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 4


Una vegetación espesa y baja de menos de un metro de altura formada por
arbustos, espinos, zarzas, etc, es representada en el mapa por rayas verticales de
color verde más pálido.
Pero cuando la penetrabilidad es limitada entre el 0 y el 20 por ciento, no se
dibujan rayas sino el color verde intenso por tramas, es decir, igual que hacemos
para señalar el bosque espeso.
Las rayas verticales verdes pueden aparecer tanto sobre el blanco (bosque) como
sobre el amarillo o azul.
Podemos establecer una relación entre las intensidades de los verdes y la
velocidad porcentual de la carrera de orientación:
• verde intenso equivale a una velocidad entre el 0 y el 20 por ciento
• verde medio equivale a una velocidad entre el 20 y el 50 por ciento
• verde pálido equivale a una velocidad entre el 50 y el 80 por ciento

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 5


INSTRUMENTOS DE ORIENTACIÓN

Mapas y Brújula.

Como ya hemos indicado anteriormente, orientarse consiste, dicho de una forma


muy elemental, en situarnos con respecto a los puntos cardinales, pero cuando de
verdad necesitamos la orientación, lo que todos buscamos es saber donde
estamos y hacia donde debemos ir. Desde hace miles de años el hombre ha
buscado mil y una forma de dirigir sus pasos con certeza. De esta necesidad
nacieron los instrumentos de orientación, en especial la brújula y los mapas, y
después otros cada vez mas sofisticados como los altímetros, hasta llegar al GPS.,
el último grito.

A) MAPAS

El mapa topográfico
Un mapa topográfico es aquel en el que además de estar dibujadas las posiciones
relativas de los objetos está representado el desnivel en altura. Estos desniveles
se representan dibujando unas líneas llamadas curvas de nivel o isohipsas. Las
curvas de nivel unen todos los puntos que están a la misma altura sobre el nivel
del mar. Cuando las curvas de nivel están por debajo de la superficie marina se
llaman isobatas. En el caso de España el nivel del mar se mide en Alicante.
La escala de los mapas
Un mapa es una representación del espacio que vemos en la realidad. Para ello la
dibujamos sobre un plano. Esos dibujos son representaciones simbólicas de los
elementos del paisaje. Para que esas representaciones sean análogas a la
realidad se usa la escala. Es decir una representación proporcionada de los
elementos de la naturaleza sobre un plano. Todo mapa debe indicar la escala a la
que está hecho. Normalmente tiene la apariencia de 1:50.000 que en este caso
quiere decir que 50.000 unidades de la realidad están representadas en el mapa
como una. Estas unidades pueden ser de cualquier tipo, kilómetros, millas, metros
cuadrados, etc. Es decir un centímetro cuadrado en el mapa son 50.000
centímetros cuadrados en la realidad, dos centímetros lineales son 100.000
centímetros en la realidad (50.000 x 2), es decir 1000 metros, un kilómetro.
Para calcular la distancia real debemos medir la distancia en un mapa multiplicarla
por la escala. Para pasar de la distancia real a la representación sobre un mapa

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 6


debemos dividir. Hay que tener en cuenta que siempre obtendremos resultados en
las unidades en las que hayamos tomado las medidas.
Cuanto mayor sea el denominador más pequeño será el mapa final que
obtengamos. Decimos que una escala es pequeña cuando obtenemos un mapa
pequeño y grande cuando obtenemos mapas grandes. Con una escala pequeña
podemos dibujar todo el mundo en una hoja.
Las diferentes escalas nos permiten estudiar fenómenos diferentes. A escala de
1:1.000 y 1:5.000 se pueden estudiar fenómenos de mucho detalle. Se puede
dibujar una casa. Se llaman específicamente planos, y es que a una escala tan
grande no es necesaria una proyección y se puede considerar la Tierra plana. Con
escalas entre 1:5.000 y 1:20.000 podemos representar planos callejeros de
ciudades. Entre 1:20.000 y 1:50.000 podemos estudiar comarcas y municipios.
Entre el 1:50.000 y el 1:200.000 podemos estudiar provincias y regiones, y las
carreteras. Entre 1:200.000 y 1:1.000.000 podemos ver las comunidades
autónomas y los países. A escalas inferiores a 1:1.000.000 podemos ver
continentes y hasta el mundo entero.
El mapa que mejor permite el análisis geográfico es el de escala 1:50.000, mapas
más pequeños permiten una visión de conjunto, y los más grandes un mayor
detalle.

La representación de la altitud
La diferencia de altitud entre dos curvas de nivel consecutivas se llama
equidistancia. Normalmente en un mapa 1:50.000 la equidistancia es de 20 metros.
Cada cuatro curvas, es decir cada 100 metros, la curva de nivel se dibuja más
gruesa, esas se llaman curvas maestras. Las curvas maestras tienen un número
que indica su altitud sobre el nivel del mar. La cima se encuentra dentro de la curva
de nivel más pequeña. En ocasiones aparece un punto y un número, el punto se
llama cota y el número es la altitud sobre el nivel del mar.
Entre dos puntos del mapa sabemos que ascendemos si desde un punto de altura
conocida la curva maestra siguiente está más alta que el punto conocido. Por cada
curva de nivel que atravesemos debemos sumar la equidistancia (20 metros).
En ocasiones nos encontraremos curvas de nivel con unas pequeñas pestañas.
Quieren decir que en ese punto hay una pequeña depresión. La depresión está en
la dirección que marcan las pestañas.
Como las curvas de nivel marcan la equidistancia en vertical y no en horizontal eso
quiere decir que cuanto más cerca estén las curvas de nivel unas de otras más
pendiente es la ladera.
Existen algunas figuras típicas que corresponden a elementos del paisaje
comunes, los significativos son: el valle, la línea de crestas o divisoria y el puerto.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 7


El cálculo de la pendiente
La pendiente es la relación que existe entre el desnivel que debemos superar y la
distancia en horizontal que debemos recorrer. La distancia horizontal se mide en el
mapa. La pendiente se expresa en tantos por ciento, o en grados.
Para calcular una pendiente en tantos por ciento basta con resolver la siguiente
regla de tres: Distancia en horizontal es a 100 como distancia en vertical es a X
Distancia en vertical · 100/Distancia en horizontal = Pendiente%
Para calcular la pendiente en grados basta con resolver el triángulo rectángulo con
los dos catetos conocidos.
Tangente A = Altura/Distancia
Un ángulo de 45º es una pendiente del 100% ya que cada 100 metros en
horizontal se recorren 100 metros en altura.
Cuando medimos una distancia en el mapa lo hacemos sobre una superficie plana.
La que medimos en el mapa se llama distancia planimétrica, que no es otra cosa
que la proyección en el mapa de la distancia real. La distancia planimétrica
coincide con la real sólo si en la realidad hay una llanura, pero si hay una
pendiente la diferencia entre la distancia real y la planimétrica puede ser notable.

Para calcular la distancia real debemos hallar el valor de la hipotenusa de un


triángulo rectángulo. El valor de un cateto es la distancia en metros entre dos
puntos, el valor del otro cateto es el valor en metros de la diferencia en altitud entre
los dos puntos.
La distancia real es pues:
r2 = h2 + a2
Donde:
r = distancia real
h = distancia horizontal en la realidad entre los dos puntos
a = diferencia de altura en la realidad entre dos puntos
Para medir la distancia entre dos puntos en línea recta basta con usar una regla,
en un plano pocos trazados son rectos. Para medir trazados sinuosos entre dos
puntos se pueden usar dos métodos, uno rudimentario, que consiste en colocar un
hilo sobre el recorrido y luego medir la longitud del hilo, el otro es usando un
instrumento creado al para esto llamado curvímetro.

El rumbo y la orientación del mapa


Ningún mapa sirve para nada si no podemos identificar el lugar donde nos
encontramos dentro de él. Pero una vez situados debemos orientar el mapa, para
que las direcciones que se marcan en él sean las mismas que en la realidad. Esto
vale tanto para un mapa topográfico como para un plano callejero o un mapa de
carreteras.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 8


Para situarnos dentro de un mapa debemos estar en un lugar conocido, en la
intersección de dos líneas del mapa que sabemos a qué corresponden en la
realidad. Por ejemplo dos calles.
Para orientar un mapa podemos usar dos procedimientos. El primero es colocar el
plano paralelo a esas líneas que hemos reconocido. Este método es suficiente en
la mayoría de los casos. Se usa mucho para orientar planos callejeros. Una vez
orientado podemos saber la dirección que debemos tomar, el rumbo, con sólo
saber a qué punto del mapa queremos llegar. El rumbo que marque el mapa es el
mismo que debemos tomar en la realidad.
No obstante, en ocasiones no disponemos de esas ayudas, por ejemplo si estamos
en una habitación cerrada, y para orientar el mapa necesitamos de la brújula. En
una brújula debemos distinguir dos partes importantes: la aguja magnética, que
siempre señala al norte magnético, y el limbo que es la rueda donde están
marcados los grados de la circunferencia, y el norte.
En todo mapa, a no ser que se diga lo contrario, el norte está en la parte superior
de la hoja, el sur en la inferior, el este a la derecha y el oeste a la izquierda. En los
mapas en los que esto no es así aparece una rosa de los vientos indicando cual es
la dirección del Norte. Para orientar el mapa colocamos la brújula paralelamente a
los meridianos, o el borde derecho o izquierdo de la hoja si no hay dibujados
meridianos. Entonces giramos la hoja hasta que el limbo de la brújula coincida con
la dirección que marca la aguja. En ese momento tenemos el mapa orientado.

El rumbo es la dirección en línea recta, medida en grados de circunferencia, entre


dos puntos. En un mapa para conocer los grados del rumbo entre dos puntos basta
con usar un transportador de ángulos. En la realidad ese transportador de ángulos
es la brújula. Se comienza a contar desde el Norte y en sentido de las agujas del
reloj. Distinguimos tres tipos de norte, el norte geográfico o verdadero, que es el
punto de intersección entre el eje de rotación de la Tierra y su superficie. El norte
magnético, que es el que señala la brújula. A esta diferencia se le llama
declinación magnética y su valor depende de dónde estemos situados. Los buenos
mapas indican cuál es el valor de la declinación magnética para el centro de la
hoja, y cuál es su variación anual. El tercer norte es el que indica el mapa. Como
hemos visto en la
mayoría de las proyecciones el norte no es un punto sino toda la línea superior del
mapa, y eso hay que tenerlo en cuenta a la hora de hacer cálculos precisos. La
diferencia en el centro de la hoja, en los mapas con proyección UTM, entre estos
tres tipos de norte es muy pequeña.
Esta diferencia entre el norte geográfico y el magnético ya la detectó Colón, pero
no fue hasta 1831 cuando se encontró el polo norte magnético. Este punto se
reconoce porque además de la declinación magnética también esixte la inclinación
magmética, que señala el centro de la Tierra. Es cero en el ecuador y de 90º en el
polo magnético.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 9


Otra manera de conocer el rumbo en la realidad, sin necesidad de orientar el
mapa, es la siguiente. Las brújulas suelen tener un lado recto y un limbo móvil.
Colocamos la parte recta entre el lugar donde nos encontramos y el lugar donde
queremos ir, con la parte posterior en el lugar donde nos encontramos. Hacemos
girar el limbo hasta que quede paralelo a los meridianos y señalando el norte del
mapa. Cogemos la brújula en la mano y la giramos hasta que la aguja magnética
coincida con el norte que hemos marcado. Entonces el lado recto de la brújula
indicará la dirección que debemos seguir. Fácil ¿no?

El mapa

Es la representación a escala del terreno, por lo tanto es como ha quedado dicho


anteriormente, el terreno en nuestras manos. El mapa nos refleja caminos, casas,
lineas eléctricas, vegetación... y muchos más detalles mediante signos
convencionales muy intuitivos que se conocen como "leyenda del mapa".

Quizá algo más complicado, pero no mucho más, es comprender cómo se


representa el relieve en el mapa. Para este propósito se utilizan unas líneas de
formas caprichosas que se conocen como "curvas de nivel". Las curvas de nivel
son los dibujos que harían sobre una superficie plana (el plano o mapa) unos
cortes imaginarios a las montañas a una misma distancia (equidistancia). Una
forma "gráfica" de explicarlo es imaginando una montaña como si fuera medio
huevo duro sobre una mesa. A partir de aquí vamos cortando en rodajas el huevo,
con una distancia entre cada corte de 5 mm. Cuando vamos levantando cada una
de las rodajas del huevo vemos un dibujo, cada vez más grande y amplio... estos
dibujos proyectados sobre el plano serían las curvas de nivel.

Lógicamente el terreno no nos suele brindar ejemplos tan claros y fáciles de


identificar; en la naturaleza las formas son muy irregulares, hay vaguadas,
salientes... lugares de formas imposibles que siempre quedan proyectados como
curvas de nivel.

Que plano elegir

A la hora de decidir que plano vamos a emplear hay que ser muy cuidadoso.
Debemos fijarnos sobre todo en la escala, ya que es el dato que realmente nos
interesa. La escala nos da la precisión del terreno; así es más "detallado" un plano
de una ciudad que uno de carreteras aunque en ambos casos se desprecie la
información sobre la altura. No así en los planos de campo en los que las curvas
de nivel aportan una información imprescindible. En este caso la escala no debe
ser inferior a 1:50.000 ya que por encima de esta el mapa pierde definición y

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 10


exactitud y apenas sirve para marchas. La cartografía, en fin se rije por una regla
bien sencilla: cuanto menor sea el número de la escala, mas exacta será la
representación del terreno, pero lógicamente será necesaria mas superficie de
papel para representar la misma extensión de terreno.

Latitud y longitud: unas líneas muy útiles

Eche una mirada a un mapamundi o a un globo terráqueo. ¿Se ha fijado en la


cuadrícula de líneas perpendiculares y horizontales que hay dibujadas en él?
Seguro que enseguida ha identificado la que pasa horizontalmente por el centro
del globo: el ecuador. Pero ¿y las demás? ¿Qué son?
Son las líneas que indican la latitud y la longitud. Las primeras, que van en
sentido horizontal en el mapa, se llaman paralelos y unen puntos de la superficie
terrestre que se encuentran a la misma distancia del ecuador. Las segundas,
llamadas meridianos, van de norte a sur pasando por ambos polos. Hasta ahí
puede que lo recuerde de sus clases de Geografía en la escuela. Ahora bien,
¿para qué sirve este sistema de líneas? ¿Cómo funciona? Y ¿cómo se originó?

Trate de ubicarse en el mapa


Gracias a esta cuadrícula de líneas de latitud y longitud, puede localizarse con
precisión todo punto de la superficie terrestre utilizando dos referencias,
denominadas coordenadas. Por ejemplo, se puede encontrar la ciudad de Nueva
York en un mapa mediante las referencias latitud 40° 42' N y longitud 74° 0' O;
esto significa que la ciudad se encuentra a 40 grados y 42 minutos al norte del
ecuador y a 74 grados al oeste del meridiano origen aceptado internacionalmente,
a saber, la línea de longitud que pasa por Greenwich, ciudad de Inglaterra que
forma parte del Gran Londres. Si a estas coordenadas se les añaden segundos,
entonces hasta pueden localizarse los edificios de las ciudades. Por ejemplo, el
Ayuntamiento de la ciudad de Nueva York se encuentra a 40° 42' 45" de latitud
norte y a 74° 0' 23" de longitud oeste.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 11


Las distancias también se calculan tomando como referencia estas líneas. La
longitud de una milla marina, por ejemplo, corresponde a un minuto de latitud
medido a lo largo de un meridiano. Como los polos están a 90 grados, o 5.400
minutos (90 x 60 = 5.400), de latitud del ecuador, una milla marina es la cinco mil
cuatrocientasava parte de la distancia entre el polo y el ecuador. La milla marina de
Gran Bretaña y demás países de la Commonwealth equivale a 1.853,2 metros
(casi todo el resto del mundo ha adoptado la milla marina internacional, de 1852
metros).
Desde luego, la posibilidad de situar un lugar con exactitud es un gran adelanto,
especialmente para los navegantes. No obstante, un sistema de ese tipo no
funciona a menos que haya ciertos puntos de referencia. La selección del ecuador
como base para medir las latitudes tiene su lógica. Pero ¿por qué se escogió
Greenwich como el meridiano cero, o meridiano origen, el punto de referencia para
las medidas longitudinales de este a oeste? Es más, ¿cómo se originó esta idea de
trazar líneas imaginarias en los mapas?

Unas líneas con historia


Ya en el siglo II a.E.C., el astrónomo griego Hiparco utilizó el concepto de líneas
imaginarias para situar lugares en la superficie de la Tierra. Concibió una línea que
atravesaba la isla griega de Rodas como referencia para establecer ubicaciones al
este y al oeste de ella. Al astrónomo griego Claudio Tolomeo, del siglo II E.C.,
suele considerársele como el primero en proponer un sistema similar al que se
utiliza hoy día. Las líneas de latitud que él trazó eran paralelas al ecuador. Para las
de longitud tomó como referencia una línea que pasaba por el extremo occidental
del mundo conocido en su día, las islas Afortunadas, como se llamaba entonces a
las islas Canarias.
No fue sino hasta 1884 que se llegó a un acuerdo internacional sobre cuál sería el
meridiano origen desde el cual medir posiciones hacia el este y hacia el oeste. En
ese año se celebró en Washington, D.C., una Conferencia sobre el Meridiano
Internacional, a la que asistieron 41 representantes de veinticinco países. En vista

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 12


de las observaciones astronómicas que tenían que efectuarse en el meridiano
origen, los representantes preferían una línea que pasara por un observatorio bien
equipado. Por mayoría absoluta seleccionaron la línea que pasa por Greenwich
(Inglaterra).
Los viajes y los husos horarios
La selección del meridiano de Greenwich como el de origen no fue fortuita. Desde
el siglo XVIII, los capitanes de barco que zarpaban del bullicioso puerto de Londres
habían notado que al navegar por el Atlántico en dirección oeste, el Sol llegaba a
su cenit cada día más tarde. Sabían que como la Tierra gira 360 grados sobre su
eje cada veinticuatro horas, una diferencia de una hora representaba quince
grados de longitud desde Greenwich. De modo que, utilizando cronómetros
puestos en hora según el reloj maestro del observatorio de Greenwich, podían
calcular su posición en mar abierto observando simplemente la diferencia entre la
hora de Greenwich y la local. Por ejemplo, si se encontraban en un punto en el que
el Sol llegaba a su cenit (las 12.00 del mediodía hora local) a las 3.30 de la tarde
hora de Greenwich, con un sencillo cálculo matemático podían ubicar su posición a
52,5 grados (15 x 3,5) al oeste de Greenwich, es decir, cerca de la costa oriental
de Terranova, siempre y cuando hubieran permanecido en la misma latitud.
Permanecer en la misma latitud, lo que se conoce como navegación paralela, era
sencillo. Los navegantes del hemisferio norte habían venido observando desde
hacía siglos que la estrella polar, o Polaris, parecía prácticamente estacionaria en
contraste con el movimiento nocturno de la mayoría de las demás estrellas.
Empezaron a calcular la distancia que habían viajado hacia el norte o hacia el sur
midiendo la altura de dicha estrella sobre el horizonte. En mar abierto, cuando
dicha estrella se mantenía a la misma altura, sabían que navegaban en línea recta
hacia el este o hacia el oeste.
La selección de Greenwich como referencia trajo otros beneficios a Inglaterra.
Cuando la gente empezó a viajar en ferrocarril, era necesario que hubiera una hora
unificada en el país. ¡Qué decepcionado se sentía el viajero que llegaba a la
estación de Exeter para tomar el tren de las 11.33 y descubría que este había
salido unos catorce minutos antes! ¿Qué había sucedido? El problema estribaba
en que él se regía por la hora de Exeter y la línea ferroviaria por la de Londres.
Estas confusiones se acabaron al aceptarse la hora media de Greenwich por todo
el país.
En Estados Unidos la situación aún era peor. Cada ferrocarril se regía por una hora
diferente. Por ello, en 1883 las líneas ferroviarias celebraron una convención para
fijar una hora común a todos. Se adoptaron cuatro husos horarios, o zonas
horarias, de 15 grados de amplitud, con una hora de diferencia de uno a otro.
Todas las ciudades situadas dentro de un huso tendrían la misma hora.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 13


B) LA BRUJULA

La Historia de la Brújula

Al dedicarnos al estudio de la orientación, es necesario que tengamos en cuenta


los orígenes de esta, los cuales se basan en la Brújula.
La brújula es un instrumento muy antiguo, aliado de los navegantes y que ha
acompañado al hombre en todas sus aventuras por este planeta. En el siglo VI
A.C. se descubrió (por un pastor según cuenta la leyenda) que cierta clase de
mineral atraía al hierro. Como fue hallado cerca de la ciudad de Magnesia, en Asia
Menor, se llamó piedra de Magnesia y el fenómeno se denominó magnetismo.

Este fenómeno fue estudiado por primera vez por Tales de Mileto. Más adelante
se descubrió que si un fragmento de hierro o acero se frotaba con el mineral
magnético (imán) quedaba magnetizado (imantado). El término español de imán
procede de una palabra latina que significa "piedra dura".
Asimismo, también se descubrió que si se permitía a una aguja magnética girar
libremente, siempre señalaría la dirección norte - sur. Se ignora cómo se produjo el
descubrimiento, pero los chinos fueron los primeros en percatarse de esa
propiedad, así por lo menos se refiere en libros chinos que datan del siglo II.
Los chinos nunca se sirvieron del imán para establecer el rumbo en la navegación.
Los Árabes pudieron aprender de ellos aquel fenómeno y tal vez algunos Cruzados
lo aprendieron a su vez de los Árabes llegando así a Europa.
En 1180, el sabio inglés Alexander Neckam (1157-1217) fue el primer europeo
que hizo referencia a esa capacidad del magnetismo para señalar la dirección.

Con el tiempo la aguja magnética se colocó sobre una tarjeta marcada con varias
direcciones. Al dispositivo se le dio el nombre de Brújula, palabra que deriva de
otra latina que significa "caja".
En la terminología marinera a la brújula se la llama compás (que proviene de una
palabra francesa que significa "girar", así se la conoce en inglés también).

Es el instrumento utilizado para la determinación del norte magnético de la Tierra, y


por tanto, para la determinación de cualquier dirección con relación a éste. En su
forma básica consiste en una aguja magnetizada sujeta en su punto central y con
posibilidad de giro sobre una rosa de direcciones.
La brújula puede tener muchos usos, pero todos derivados del hecho de que su
aguja imantada siempre apunta al Norte. En orientación su uso se limita a lo más
simple, orientar el mapa correctamente, identificar nuestra posición, y darnos una
dirección de viaje o rumbo a un punto de referencia.
Llegados a este punto es preciso recordar que el norte o polo magnético y el norte
geográfico no coinciden con exactitud, estando este último a la derecha del
primero, por lo que debemos tener en cuenta esta variación cuando calculemos un

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 14


rumbo muy preciso. La brújula se puede utilizar con o sin mapa, aunque con éste
las posibilidades de orientación aumentan considerablemente.
Como sabemos los mapas están orientados al Norte y la brújula nos indica siempre
el Norte magnético, lo que debemos hacer es hacer coincidir el norte de la brújula
con el del mapa y para ello colocamos la brújula sobre el mapa y giramos ambos
hasta que la aguja sea paralela al Norte del mapa. Una vez orientado no será difícil
identificar nuestra ubicación localizando en el mapa aquellos elementos del paisaje
que aparecen ante nuestra vista.
Para hacerlo más fácil la brújula es el instrumento que posee todas las direcciones
o rumbos horizontales de la rosa náutica.
Además de estos elementos algunas brújulas más completas poseen además de
la aguja imantada, el limbo y la caja, un clicómetro con el cual se puede ubicar el
norte real con solo girar varias veces el mismo debido a que cada clic establece
una diferencia de tres grados, un escalímetro que es utilizado para realizar mapas
topográficos y en el cual se encuentran marcadas las escalas en metros, pelo de
asimut que sirve para enfocar objetos a distancia y obtener con el mismo su
posición en grados, ranura de asimut que contiene el pelo de asimuty es en la que
se visualiza el objeto destinado>a enfocar.
Como se dijo anteriormente existen diferentes tipos de brújulas, la más sencilla
conocida como brújula tipo Silva, por ser esta la primera compañía que colocó la
plataforma base, es la que más se utiliza en orientación ya que su base
transparente permite superponerla en el mapa.

Cómo determinar el rumbo.

Para determinar un rumbo entre el punto donde estamos y el punto donde


queremos ir, seguiremos tres pasos:
Colocamos la brújula sobre el mapa con uno de los cantos más largos de la brújula
o una línea de dirección uniendo los dos puntos.
Giramos el limbo hasta que las líneas Norte-Sur de su interior sean paralelas a las
líneas Norte-Sur del mapa. La flecha Norte de la brújula debe ser paralela y
apuntar al Norte del mapa, sino el rumbo sería contrario.
. Levantamos la brújula del mapa y la mantenemos en la mano, nivelada
horizontalmente. Giramos sobre nosotros mismos hasta que el Norte de la aguja
magnética coincida con la flecha Norte de la brújula. La dirección a seguir (rumbo)
nos vendrá marcada por la flecha de dirección.
Al realizar un orientación con mapa es preciso señalar que hay diversos elementos
que hay que tomar en cuenta para hacer un mapa de navegación. Un mapa
topográfico es una representación aérea a escala de un determinado terreno, para
estos se necesita una simbología que es sobrepuesta en el mapa para resaltar
algunos puntos importantes que se encuentran dentro del terreno, además de la
escala que puede hacerse uno en cinco mil (estableciendo una medida
determinada ) metros, kilómetros, etc. Los desniveles, que son muy importantes

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 15


para hacerse una idea de la superficie del terreno, etc. Lo anterior es solo para una
idea en general a continuación se detalla un poco más:
Una escala es la representación en mayor o menor tamaño de un objeto en este
caso el de los mapas es, la representación en menor tamaño de las distancias que
existen entre ciudades, pueblos o simplemente dos lugares. Los mapas también
traen una serie de símbolos que representan, por ejemplo: hospitales, hoteles,
carreteras, ríos, zonas verdes, etc. Para poder entender estos símbolos, los mapas
contienen una leyenda que explica cada símbolo y color.

La brújula

La brújula se usa en orientación para orientar el plano, seguir una dirección o hallar
un rumbo hacia un punto determinado del terreno. La respuesta de que la brújula
sirve para orientarse no es correcta; la brújula es un accesorio simplemente. Quien
sabe utlizar un plano correctamente utiliza una brújula solamente como
complemento de ayuda.

El limbo o cápsula de la brújula se divide en los grados que tiene una


circunferencia o lo que es lo mismo en 360º. Por lo tanto el norte estará en los 0º ó
360º, el este a 90º, el sur a 180º y el oeste a 270º. Con la brújula lo único que
hacemos es medir un ángulo con respecto al norte magnético y a partir de aquí
seguir una dirección, así de simple.

La brújula y su elección

El fundamento de la brújula se basa en el efecto del campo magnético terrestre


sobre una barra imantada que la obliga a situarse tangente a sus líneas de fuerza.
Desde un punto de vista teórico el campo magnético terrestre viene producido por
un dipolo magnético extremadamente poderoso y de dimensiones muy reducidas,
ubicado en las proximidades del centro de la Tierra.

Esta explicación solo es verdadera en parte, ya que en cada punto de la Tierra se


producen campos magnéticos medios. El trazado sobre las líneas isóclinas e
isóginas sobre la superficie terrestre es lo que nos permite definir dos puntos
ficticios llamados polos magnéticos, que son los que determinan la orientación de
la brújula.

El tipo más sencillo de brújula está constituida por una aguja imantada colocada
sobre un soporte vertical que le sirve de apoyo y le permite girar libremente; el
conjunto está ubicado en una pequeña caja cuya pared superior es de cristal para

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 16


permitir la visión de su interior. La aguja imantada presenta alguna característica
de construcción que distinguir el extremo que señala al norte magnético. El soporte
principal se encuentra sobre una escala graduada en grados (centesimales,
sexagesimales o milésimas) en la que pueden dibujarse los cuatro puntos
cardinales.

Las brújulas actuales, han incorporado líquido en la capsula o limbo y éste se ha


ido perfeccionando para servir de freno a la aguja. Al mismo tiempo la aguja cada
vez es más ligera y su apoyo se hace en algunos casos sobre una punta de zafiro
para evitar el rozamiento todo lo posible y que la perfección en la medición sea
total.

A pesar de que van apareciendo numerosos aparatos que parece, según algunos,
que van a sustituir a la brújula, no hay tecnología que permita una forma de tomar
rumbos o seguir una dirección utilizando un aparato que no necesita pilas, no tiene
mantenimiento y no se puede influir en ella exteriormente, como sucede en los
navegadores GPS.
Acierta en la elección de tu brújula

ACTIVIDAD TIPO DE BRÚJULA RECOMENDADA


Brújula sencilla de base transparente y limbo móvil.
Senderismo y excursionismo Solamente utilizaremos la brújula para orientar
Iniciación nuestro mapa y eventualmente tomar algún rumbo.

Brújula de observación con tapa de espejo o brújula


de limbo fijo. Deberemos tomar rumbos con bastante
precisión por lo que el espejo será muy práctico.
Montañismo Además las brújulas de observación suelen llevar
clisímetro que podremos utilizar para medir
inclinaciones.

Brújula sencilla de base transparente o brújula como


accesorio (llavero, de reloj...). En este caso
solamente se lleva la brújula como elemento
Paseo en el campo identificativo de nuestro estilo de vida. También sería
suficiente con una brújula como la de senderismo o
excursionismo.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 17


Brújula de base transparente, brújula de observación
o brújula electrónica. Las brújulas convencionales
deben ser mejor sin espejo pues en pruebas
Pruebas de aventura deportivas se busca sobre todo la velocidad. Las
brújulas electrónicas tiene como ventaja la
memorización de determinados datos.

Partes de la BRÚJULA para mapas.

Las partes son:


1. Base de plástico
2. Anillo giratorio graduado
3. Aguja magnética
4. Flecha orientadora y sus líneas auxiliares
5. Punto de lectura
6. Flecha de dirección de viaje y sus líneas auxiliares

BASE DE PLÁSTICO (1)


Todo el cuerpo de la brújula está sostenido por una base de plástico resistente y
transparente. Contiene ayudas, como una a tres escalas de medición y a veces
una lupa, pero, sobre todo, la flecha de dirección de viaje. Es importante que la
base sea transparente para que permita ver el mapa sin dificultad.
ANILLO GIRATORIO (2)
El anillo giratorio (LIMBO) tiene divisiones cada determinada distancia y completan
un círculo de 360 grados, lo que convierte a esta escala en un transportador que
puede medir ángulos. Las brújulas estándar tienen una división mínima de dos
grados, suficiente para viajes de mediana longitud sin muchas correcciones. (Es
mejor que esta división sea lo más pequeña posible para evitar errores
adicionales.)

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 18


AGUJA MAGNÉTICA (3)
Dentro del cilindro está la aguja magnética, inmersa en aceite para que el
movimiento de inercia sea frenado lo más rápidamente pero sin detener el avance
de la aguja. La aguja es la parte más importante de toda la brújula.
FLECHA ORIENTADORA (4)
La flecha orientadora está también dentro del cilindro pero por debajo de la aguja
magnética. Generalmente es una doble línea similar a una gran flecha, con la
punta señalada claramente por tres líneas que pretenden ser movimiento continuo.
A los lados de esta flecha hay líneas paralelas auxiliares.

PUNTO DE LECTURA (5)


En la parte superior del cilindro, sobre la numeración de las divisiones
mínimas del transportador, existe un punto, generalmente de color
blanco. Ahí se realizará cualquier lectura que se haga con la brújula.

FLECHA DE DIRECCIÓN DE VIAJE (6)


Es una línea que atraviesa la mayor parte de la base de plástico y
termina con una flecha sencilla. A sus lados también hay líneas
auxiliares, pero diferentes de la flecha orientadora (4). Los costados de la
base (1) también son paralelos a dicha flecha.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 19


USOS:
Una de las utilidades de este tipo de brújulas, es no tener que consultar
constantemente el mapa. Veamos una forma sencilla de obtener buen provecho de
ella.
Pasos:
1º - Ubicamos en el mapa el punto donde nos encontramos y el punto a donde
queremos llegar. Ambos puntos los unimos colocando la brújula encima, haciendo
coincidir el borde lateral o una de las líneas de dirección de viaje (6) con ambos.
[Cuidado para no colocar la brújula invertida; la flecha de dirección de viaje debe
señalar hacia el punto al cual nos

dirigimos].
2º - Sin mover la brújula, giramos el anillo graduado (2) hasta que la flecha
orientadora (4) quede paralela a la línea del norte marcado en el mapa*, en el
mismo sentido.
3º - Ahora tenemos la brújula lista para guiarnos por ella. Colocada en la palma de
nuestra mano (la que no tiene reloj), a la altura de la cintura, con la flecha de
dirección de viaje (6) apuntando directamente hacia el frente, giramos nuestro

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 20


cuerpo hasta hacer coincidir el Norte, señalado por la aguja magnética (3), con la
flecha guiadora (4). Entonces, la flecha de dirección del viaje (6) nos indicará el
camino a seguir.
Recordemos:
•debemos tener el cuidado de no girar sin querer el anillo graduado pues esto haría
inválido el ajuste que establecimos.
• Como no caminaremos mirando constantemente la brújula, debemos buscar con
ella un punto fijo a la distancia (árbol, roca, etc.) hacia el cual nos dirigiremos. Una
vez llegados allí, buscamos otro punto de referencia con ayuda del instrumento,
para continuar nuestro viaje.

TECNICAS DE ORIENTACION

1. MAPA + BRÚJULA

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 21


A continuación veremos diferentes usos que podemos dar a nuestro mapa junto a
la brújula.
• Determinar un RUMBO con la carta
• Determinar una DIRECCIÓN para guiarnos
• Tomando RUMBOS y AZIMUTS
• Ubicar nuestra POSICIÓN en el mapa

Determinar un RUMBO con la carta

Conociendo el lugar en el mapa donde nos encontramos (A) y el lugar donde


queremos llegar (B):
1.- Trazar sobre el mapa la dirección a seguir A-B.
2.- Orientar el mapa en dirección N-S colocando el borde de la brújula en el
margen vertical del plano o sobre un meridiano, girándolos hasta que la aguja
señale hacia el Norte (magnético).
3.- Sin mover el mapa colocar el borde o la flecha de dirección de la brújula sobre
el trazado A-B, girar el anillo (LIMBO) hasta que la flecha orientadora coincida con
la aguja y leer el rumbo (en grados) en el punto de lectura)
Como en este caso hemos orientado el mapa con ayuda de una brújula, en todas
las lecturas que se obtengan de los diferentes rumbos no hay que corregir la

declinación, dado que nos estamos manejando siempre con el Norte Magnético.

Determinar una DIRECCIÓN para guiarnos con la brújula

1.- Ubicamos en el mapa el punto donde nos encontramos(A) y el punto a donde


queremos llegar(B). Ambos puntos los unimos colocando la brújula encima,
haciendo coincidir el borde lateral o una de las líneas de dirección de viaje con
ambos. [Cuidado para no colocar la brújula invertida; la flecha de dirección de viaje
debe señalar hacia el punto al cual nos dirigimos].

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 22


2.- Sin mover la brújula, giramos el anillo graduado hasta que la flecha orientadora
quede paralela a la línea del norte magnético marcado en el mapa, en el mismo
sentido. (no importa hacia donde señala la aguja)

3.- Ahora tenemos la brújula lista para guiarnos por ella. Colocada en la palma de
nuestra mano (la que no tiene reloj), a la altura de la cintura, con la flecha de
dirección de viaje apuntando directamente hacia el frente, giramos nuestro cuerpo
hasta hacer coincidir la aguja magnética, con la flecha orientadora. Entonces, la
flecha de dirección del viaje nos indicará el camino a seguir.

Tomando RUMBOS y AZIMUTS


Tomar un RUMBO es medir los grados de un punto con respecto al norte
magnético.
Tomar un AZIMUT (del árabe "a" el y "zimuth" camino) es medir los grados de un
punto con respecto al norte geográfico.
1.- Dirijimos la flecha de dirección hacia el punto, y giramos el anillo (limbo) hasta
que la flecha orientadora coincida con la aguja magnética señalando el norte. En el
punto de lectura tendremos indicado el rumbo del lugar donde estamos respecto al
punto.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 23


La brújula nos da el rumbo (o azimut magnético), si deseamos el
azimut geográfico habrá que sumar o restar la declinación si esta es (-
) ó (+).
Obs.: Comúnmente, el RUMBO es medir los grados de un punto con
respecto al norte magnético, y el AZIMUT es medir los grados de un
punto con respecto al norte verdadero.

Ubicar nuestra POSICIÓN en el mapa

Una forma de ubicar nuestra posición en la carta es por medio de la


TRIANGULACIÓN:

1.- Tomamos los rumbos de dos o tres puntos visibles que corresponden
a referencias fácilmente reconocidas en el mapa.
2.- Orientamos el mapa en dirección N-S colocando el borde de la brújula
en el margen vertical del plano o sobre un meridiano, girando todo hasta
que la aguja señale hacia el Norte (magnético)
3.- A continuación preparamos nuestra brújula para la primera referencia.
Colocamos la lectura o rumbo del primer punto girando el limbo.
4.- Nuevamente sobre el mapa, apoyamos el borde de la brújula en el
primer punto de referencia, girándola hasta que la flecha orientadora
coincida con la aguja magnética.
5.- Manteniendo esa posición utilizamos el borde de la brújula, si ésta es
para mapas, o una regla para trazar una línea con lápiz.
6.- Repetimos los pasos 3, 4 y 5 con los otros puntos de referencia.
7.- Donde se cruzan las líneas (o forman un pequeño triángulo) es
nuestra localización.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 24


DECLINACIÓN MAGNÉTICA

INTRODUCCIÓN:

El eje terrestre es una línea ideal que atraviesa la Tierra pasando por su
centro. De los infinitos ejes que tiene la Tierra, el más importante es el
de rotación, cuya prolongación pasa por un punto fijo del universo,
llamado estrella polar.
Los puntos en los que el eje de rotación de la Tierra corta a la superficie
terrestre se denominan: Polos Geográficos.

Por otra parte, la Tierra en su comportamiento puede considerase como


un gran imán permanente. Los puntos en los que las líneas de fuerza del
campo magnético terrestre entran y salen de la Tierra se denominan:
Polos Magnéticos.
· Polo Norte Magnético (PNM): Es aquel más cercano a la Estrella Polar,
y por donde entran las líneas de fuerza del campo magnético terrestre.
· Polo Sur Magnético (PSM): Es el más alejado de la Estrella Polar, y por
donde salen las líneas de fuerza del campo magnético terrestre.
Ahora, si notamos el mapa abajo, veremos que la ubicación del Polo
Norte Geográfico no coincide con la del Polo Norte Magnético. (El polo
norte magnético se sitúa hoy cerca de la costa oeste de la isla Bathurst
en los Territorios del Noroeste en Canadá.) En realidad distan bastante
uno del otro. Recordemos que a pesar de que a ambos se les llame
"polo norte", uno está indicado por el eje de rotación y el otro por el
campo magnético.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 25


¿Qué es la DECLINACIÓN MAGNÉTICA?
Es la diferencia angular entre el POLO NORTE GEOGRÁFICO (generalmente
utilizado en la confección de los mapas)
y el POLO NORTE MAGNÉTICO (al cual señala la aguja de la brújula)
en un determinado lugar.
Ya que ambos polos (geográfico y magnético) distan entre sí varios kilómetros,
dependiendo de nuestra ubicación, puede representar una considerable diferencia
al tratar de coincidir la lectura de nuestra brújula con el mapa.

Otro aspecto importante es que la declinación varía. La posición de los polos


magnéticos no permanece fija, sino que cambia describiendo, según unos, una
órbita alrededor de los polos geográficos, y según otros un movimiento en forma de
espiral. En todo caso el proceso es lo suficientemente lento para que no resulte
fácil su comprobación. Cada año el polo norte magnético se desplaza unos 25 Km
hacia el norte y unos 5 hacia el oeste. Como consecuencia de este desplazamiento
la declinación en los distintos puntos de la Tierra varía a través del tiempo.
A la variación anual de la declinación magnética en un punto dado es a lo que
llamamos VARIACIÓN magnética (Magnetic deviation).

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 26


¿Cómo conciliar la brújula con el mapa?
Una carta o mapa topográfico contiene en su margen indicado:
el norte magnético (NM)[línea con una media flecha en la punta],
el norte geográfico (NG)[línea con una estrella en la punta] y
el norte de la cuadrícula de dicha carta (NC).[Como la cuadrícula es algo plano y
la superficie de la Tierra es algo curvo, las líneas de la cuadrícula no indicarían el
Norte exacto]
También incluye la declinación magnética indicada en grados, minutos y segundos
y el año de realización de dicho mapa, con la variación anual, para que en años
posteriores podamos calcular el nuevo ángulo de declinación.
Veamos un ejemplo:

Vemos que cuando fue editado este mapa, en 1982, la declinación


magnética era de -8G 54'; la convergencia de cuadrícula -0G 10'; y la
variación anual 0G 16' al W, o sea negativos.
Según este ejemplo, 20 años después, en el 2002, la declinación magnética
para dicha carta pasó a ser: -11G 74' (corregimos la declinación de 1982
con la variación de los 20 años: 20 x -0G 16' = -3G 20'. Como la declinación
es negativa, al Oeste, y la variación anual también es hacia el W, debemos
sumar la declinación con el cálculo de la variación manteniendo el signo de
menos: -8.54 más -3.20 = -11.74).

[ACLARACIÓN: En este ejemplo se utilizan gones en lugar de grados, pues

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 27


la carta está basada en el sistema centesimal. El sistema centesimal es
una aplicación del sistema decimal. Aquí el círculo se ha dividido en 400
unidades, de tal manera que un cuarto de círculo o cuadrante equivale a 100
unidades, estas unidades se llaman grads, gones o simplemente grados
centesimales, los cuales a su vez se subdividen centesimalmente. Un grad o
gon es exactamente 0.9º sexagesimales, por lo que el factor de conversión
es de 0.9. Aunque es un sistema que popularmente está cayendo en
desuso, aún algunas brújulas tienen la graduación del limbo repartida en
400 grados.]

En este caso específico, como probablemente poseyamos una brújula


basada en el sistema sexagesimal, debemos transformar los gones a
grados. [ -11 gones 74 minutos x 0,9 = -10º 33' 58"]
Ahora ya disponemos de los datos necesarios para una lectura efectiva.
Según este ejemplo, la brújula nos va a señalar el Norte unos 10º a la
izquierda con relación al mapa.

CONCLUSIÓN:
Cuando utilicemos la brújula junto con una carta o mapa, deberemos tener
en cuenta la declinación magnética y efectuar las debidas correcciones. Si la
aguja (de la brújula) se desvía a la izquierda (al oeste) la declinación será
negativa (-), si se desvía a la derecha (hacia el este) la declinación será
positiva (+). En el primer caso marcará grados de MENOS con respecto al
norte geográfico, así que deberemos SUMAR el ángulo de declinación a la
lectura. En el segundo caso nos marca grados de MÁS, por lo que
deberemos RESTAR el ángulo de declinación.

Ejemplo: Guiándonos por un mapa que nos indica una declinación de


-10º W (negativos), si hemos de seguir el rumbo 92º por la carta, en la
brújula el rumbo será 102º (92º + 10º, ya que el polo magnético que señala
la brújula tiene una diferencia de 10º negativos, si siguiéramos el rumbo 92º
por el instrumento en realidad serían 82º geográficos). Como la brújula
marcará 10º de MENOS para corregir la DECLINACION tendremos que
SUMARLOS.
Pero si la declinación fuera de 10º E (positivos), corregiríamos el rumbo de
92º a 82º (RESTANDO 92 - 10).
Notas:
• Si nos encontramos en el hemisferio norte, podemos con nuestra
brújula determinar la declinación magnética del lugar. Basta apuntar a
la estrella Polar (que nos indica el Norte geográfico) y ver el ángulo de
diferencia que forma con el Norte magnético señalado por la aguja.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 28


• Actualizar la Declinación Magnética informada en una carta,
multiplicando la cantidad de años transcurridos desde la edición del
mapa por la variación anual allí declarada, da un valor aceptable para
cartas de no más de 10 años de antigüedad. Recordemos que la
variación no es uniforme todos los años.

• CARTAS TOPOGRÁFICAS: ( o mapas de relieve) Estas cartas


permiten conocer las características de una zona. Detallan si el terreno
es llano o con elevaciones, la ubicación de los ríos y arroyos, pueblos,
bosques, y otros rasgos geográficos. (TOPO: Terreno. GRAFÍA: Dibujo.)
Las cartas topográficas muestran la configuración de un terreno por
medio de
LÍNEAS DE CONTORNO o CURVAS DE NIVEL: Son unas líneas de
color, normalmente marrón, que unen aquellos puntos del terreno que
tienen la misma altura sobre el nivel del mar. Están dibujadas a intervalos
regulares de altura: EQUIDISTANCIA, que puede ser de 20 metros, 10,
5, etc. Esta equidistancia o diferencia en altura entre curvas suele ir
reflejado en el mapa. Existen líneas con un color más oscuro o de un
grosor mayor, que suelen representar altitudes especiales (como las
acabadas en 3 ó 2 ceros ) para que podamos ver más rápidamente la
altitud de un punto determinado.
• LATITUD y LONGITUD: El método más común para describir una
posición sobre la tierra es el sistema de latitud y longitud.

Latitud (g): Se llama latitud de un lugar a la distancia angular o


arco, medida en grados sobre un meridiano, entre dicho lugar y el
Ecuador, que es la línea que se toma como origen de latitudes. Se
mide en grados, minutos y segundos. Varía de 0º a 90º y puede
ser:
- Norte o positiva, si el lugar se encuentra por encima del
Ecuador.
Ejemplo: 32º48´12" N.
- Sur o negativa, si el lugar se encuentra por debajo del
Ecuador.
Ejemplo:32º48´12" S.
Longitud (l): Se llama longitud de un lugar a la distancia angular
o arco, medida en grados sobre el Ecuador, entre el meridiano del
lugar y el meridiano de origen o de Greenwich. Se mide en grados,

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 29


minutos y segundos. Varia de 0º a 180º y puede ser:
- Este ó positiva, si el lugar se encuentra a la derecha del
meridiano origen.
Ejemplo: 47º25´37´´E.
- Oeste ó negativa, si el lugar se encuentra a la izquierda
del meridiano origen.
Ejemplo: 47º25´37´´W.

• Sistema UTM: Otro método común para determinar la posición en un


mapa es la utilización de un sistema de cuadrículas. El sistema de
cuadrículas más utilizado en el mundo es el sistema UTM (Universal
Transverse Mercator). Se trata de un sistema global en el que se ha
dividido la tierra en sectores (zonas) de 6 grados y se ha creado en cada
sector un sistema de cuadrículas (UTM). Los sectores están numerados
de 01 a 60 y el meridiano 0 cae entre las sectores 30 y 31. Cada sector
cuenta con coordenadas (de norte y de este) para describir la posición
exacta.

• MEDIDAS DE DISTANCIA Y VELOCIDADES:

PIE (ft): Es una unidad de longitud del sistema inglés que equivale
a 30,47 cm. Se utiliza principalmente para expresar altitudes,
elevaciones y alturas, así como velocidad vertical (ft/min.).

METRO (m): Se define como la diezmillonésima parte


(1/10.000.000) de un cuadrante de meridiano terrestre, que va del
Polo Norte al ecuador.

MILLA TERRESTRE (status mile, SM): Es una unidad de longitud


terrestre del sistema inglés que equivale a 1609 m. o 5280 ft.

MILLA NÁUTICA (nautical mile, NM): Es por definición la longitud


de un minuto de arco de circulo máximo.
O según otra definición, la distancia medida sobre el ecuador entre
dos meridianos que están separados un minuto geográfico.
NM= 40.000/(360°x60¢)= 1,852 Km= 1852 m.

NUDO (knot): Unidad de velocidad que expresa el número de


millas marinas recorrido en una hora.
Es la unidad de velocidad más usada en Cartografía y
Navegación. El decir ”nudo por hora” es incorrecto. La palabra
“nudo” lleva implícito el concepto “por hora".

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 30


PREGUNTA:¿Si las brújulas señalan el Norte magnético, por qué todos
los mapas no se hacen basados en dicho norte, en vez del norte
geográfico?
Como los polos magnéticos no están diametralmente opuestos (no son
antípodas) y como las líneas de fuerza que partiendo del polo sur
magnético hacia el polo norte no son regulares, debido a que la distinta
composición de la Tierra produce diferente intensidad de campo
magnético según la zona de la misma, es imposible formar un retículo
de paralelos y meridianos magnéticos, que nos dieran la dirección al
norte magnético en cualquier parte del retículo.

ORIENTACIÓN POR EL SOL

Cuando no tenemos a mano una brújula, existen formas de orientarnos


durante el día utilizando el sol. El sol es una gran referencia si lo
sabemos utilizar, lo principal consiste en recordar el movimiento aparente
del sol a través del cielo, durante el día. Por la mañana, sale casi en
dirección al este y por la tarde se oculta casi al oeste. Los únicos días en
que sale exactamente al este o se oculta al oeste, son los equinoccios
(en torno al 21 de marzo y 23 de setiembre), pero no interesa tanta
exactitud.
Dependiendo del lugar donde nos encontremos, podemos utilizar
algunos métodos para orientarnos.

HEMISFERIO SUR - Zona Templada


HESMIFERIO NORTE - Zona Templada
Zona Tropical

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 31


HEMISFERIO SUR
Zona Templada:

• método del reloj (de manecillas)

- Para encontrar el norte, con un reloj de manecillas ajustado por el horario


astronómico, hay que: 1) sostener el reloj horizontalmente, con la esfera hacia
arriba, de tal manera que quede iluminado por el sol; 2) girarlo hasta que las doce
apunte hacia el sol (podemos con un fósforo o palito sostenido verticalmente
encima del 12 crear una sombra que al unirse con el 6 nos confirme la dirección
que buscamos) y 3) entonces, sin moverlo, la bisectriz del ángulo más pequeño
entre las doce y el horario nos señala el NORTE.
[a las 6 de la mañana el nº 9 del reloj nos señala el N, y a las 6 de la tarde será el
nº 3]

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 32


• método de las sombras
- el movimiento aparente del sol sobre la bóveda celeste, es del este hacia el
oeste; esto hace que las sombras de un objeto, cambien del oeste al este, o sea
al contrario del movimiento del sol.

- método 1) Observamos la sombra de una vara o poste rígido sobre el suelo,


colocando una marca, ( piedra, etc) en el extremo de la sombra en un momento
dado, luego de 15 o 30 minutos la sombra se mueve a una nueva posición al este
de la primera, donde colocamos otra marca; haciendo una línea recta que una las
dos marcas, de la primera a la segunda, la dirección indicada será hacia el este.
- método 2) Una variante del mismo, que no requiere hacer una marca inicial, es
clavar una vara en el piso, apuntando directamente hacia el sol, de manera que su
sombra se proyecte sobre si misma; al poco tiempo, de 15 a 30 minutos, aparecerá
la sombra de la vara, apuntando directamente hacia el este.
- método 3) Si tenemos suficiente tiempo, a) por la mañana (hasta una hora antes
del mediodía) clavamos una vara o similar lo más veticalmente posible, utilizando
una plomada improvisada con un cordón y una piedra, por ejemplo. b) Colocamos
una marca en el extremo de la sombra. c) Trazamos un círculo con un hilo atado a
la base de la vara hasta el extremo de la sombra. d) La sombra se irá haciendo
más pequeña poco a poco, hasta hacerse mínima al mediodía; después empieza a
crecer poco a poco y llegará a tocar nuevamente el círculo. En el punto que toca el
círculo, colocamos otra marca. e) Trazamos una línea que una ambas marcas y
esta nos indicará con mucha aproximación la línea E-W.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 33


• observación del sol
- Aunque en forma no muy precisa, la posición del sol durante su
trayecto puede orientarnos: a las seis de la mañana (tiempo
astronómico) el sol está al este; a las nueve al nordeste; al mediodía
al norte; a las tres de la tarde al noroeste; y a las seis al oeste.

• marcas del sol

- los árboles tienen más hojas del lado que les pega más el sol, es decir
hacia el norte.

- los insectos que taladran la corteza de los árboles, hacen sus nidos del
lado más soleado.

- los anillos que marcan el crecimiento del árbol, son más anchos hacia
el norte; no es necesario cortar un árbol para comprobarlo ya que si
golpeamos el tronco con una piedra, a todo su alrededor, el golpe sonará
más hueco del lado en que recibe más sol.

- algunas plantas, como los líquenes y el musgo, prefieren el lado


sombreado y húmedo, por lo que se encontrarán más fácilmente hacia el
sur de rocas y troncos de árboles.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 34


HEMISFERIO NORTE
Zona Templada:

• método del reloj (con un reloj de punteros)

- Para encontrar el sur, con un reloj de manecillas ajustado por el horario


astronómico, hay que: 1) sostener el reloj horizontalmente, con la esfera hacia
arriba, de tal manera que quede iluminado por el sol; 2) girarlo hasta que el
horario apunte hacia el sol (podemos con un fósforo o palito sostenido
verticalmente encima de la punta de la manecilla del horario crear una sombra que
nos confirme la dirección que buscamos) y 3) entonces, sin moverlo, la bisectriz
entre el horario y las doce nos señalan el SUR.

• método de las sombras


- el movimiento aparente del sol sobre la bóveda celeste, es del este hacia el
oeste; esto hace que las sombras de un objeto, cambien del oeste al este, o sea

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 35


al contrario del movimiento del sol.

- método 1) Observamos la sombra de una vara o poste rígido sobre el suelo,


colocando una marca, ( piedra, etc) en el extremo de la sombra en un momento
dado, luego de 15 o 30 minutos la sombra se mueve a una nueva posición al este
de la primera, donde colocamos otra marca; haciendo una línea recta que una las
dos marcas, de la primera a la segunda, la dirección indicada será hacia el este.
- método 2) Una variante del mismo, que no requiere hacer una marca inicial, es
clavar una vara en el piso, apuntando directamente hacia el sol, de manera que su
sombra se proyecte sobre si misma; al poco tiempo, de 15 a 30 minutos, aparecerá
la sombra de la vara, apuntando directamente hacia el este.
- método 3) Si tenemos suficiente tiempo, a) por la mañana (hasta una hora antes
del mediodía) clavamos una vara o similar lo más veticalmente posible, utilizando
una plomada improvisada con un cordón y una piedra, por ejemplo. b) Colocamos
una marca en el extremo de la sombra. c) Trazamos un círculo con un hilo atado a
la base de la vara hasta el extremo de la sombra. d) La sombra se irá haciendo
más pequeña poco a poco, hasta hacerse mínima al mediodía; después empieza a
crecer poco a poco y llegará a tocar nuevamente el círculo. En el punto que toca el
círculo, colocamos otra marca. e) Trazamos una línea que una ambas marcas y
esta nos indicará con mucha aproximación la línea E-W.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 36


• observación del sol
- Aunque en forma no muy precisa, la posición del sol durante su trayecto puede
orientarnos: a las seis de la mañana (tiempo astronómico) el sol está al este; a las
nueve, al sudeste; al mediodía, al sur; a las tres de la tarde, al sudoeste; y a las
seis de la tarde al oeste.
• marcas del sol
- los árboles tienen más hojas del lado que les pega más el sol, es decir hacia el
sur.

- los insectos que taladran la corteza de los árboles, hacen sus nidos del lado más
soleado.

- los anillos que marcan el crecimiento del árbol, son más anchos hacia el sur; no
es necesario cortar un árbol para comprobarlo ya que si golpeamos el tronco con
una piedra, a todo su alrededor, el golpe sonará más hueco del lado en que recibe
más sol.

- algunas plantas, como los líquenes y el musgo, prefieren el lado sombreado y


húmedo, por lo que se encontrarán más fácilmente hacia el norte de rocas y
troncos de árboles.

Zona Tropical:

• método de las sombras

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 37


- el movimiento aparente del sol sobre la bóveda celeste, es del este hacia el
oeste; esto hace que las sombras de un objeto, cambien del oeste al este, o sea
al contrario del movimiento del sol.

- método 1) Observamos la sombra de una vara o poste rígido sobre el suelo,


colocando una marca, ( piedra, etc) en el extremo de la sombra en un momento
dado, luego de 15 o 30 minutos la sombra se mueve a una nueva posición al este
de la primera, donde colocamos otra marca; haciendo una línea recta que una las
dos marcas, de la primera a la segunda, la dirección indicada será hacia el este.
- método 2) Una variante del mismo, que no requiere hacer una marca inicial, es
clavar una vara en el piso, apuntando directamente hacia el sol, de manera que su
sombra se proyecte sobre si misma; al poco tiempo, de 15 a 30 minutos, aparecerá
la sombra de la vara, apuntando directamente hacia el este.
- método 3) Si tenemos suficiente tiempo, a) por la mañana (hasta una hora antes
del mediodía) clavamos una vara o similar lo más veticalmente posible, utilizando
una plomada improvisada con un cordón y una piedra, por ejemplo. b) Colocamos
una marca en el extremo de la sombra. c) Trazamos un círculo con un hilo atado a
la base de la vara hasta el extremo de la sombra. d) La sombra se irá haciendo
más pequeña poco a poco, hasta hacerse mínima al mediodía; después empieza a
crecer poco a poco y llegará a tocar nuevamente el círculo. En el punto que toca el
círculo, colocamos otra marca. e) Trazamos una línea que una ambas marcas y
esta nos indicará con mucha aproximación la línea E-W.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 38


• observación del sol
La observación del sol para orientarnos dentro de la zona comprendida entre el
Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio no presenta mayores problemas
temprano por la mañana o por las tardes, pero sí al mediodía si no conocemos el
movimiento del sol de norte a sur y viceversa, durante el año. Veamos que ocurre
en estos lugares.
Mediodía en el ECUADOR
- el sol únicamente pasa sobre nuestra cabeza al mediodía, durante los días
cercanos a los equinoccios;
- del 23 de septiembre al 21 de marzo, el sol estará hacia el sur al mediodía,
proyectando nuestra sombra hacia el norte;
- del 21 de marzo al 23 de septiembre, el sol lo veremos hacia el norte al mediodía,
proyectando ahora nuestra sombra hacia el sur.
- La sombra más larga hacia el norte será en el solsticio del 22 de diciembre y la
más larga hacia el sur, el solsticio del 21 de junio.
Mediodía en el Trópico de Cáncer

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 39


- el sol se encuentra todo el tiempo hacia el sur al mediodía, excepto en los días
cercanos al solsticio del 21 de junio, en que nuestra sombra se proyecta sobre
nosotros mismos, sin definir una dirección en especial.
Mediodía en el trópico de Capricornio
- sucede lo contrario y la sombra apuntará casi todo el año hacia el sur con
excepción del solsticio del 22 de diciembre y los días cercanos al mismo.
Veamos un ejemplo entre el ecuador y un trópico:

- en la Ciudad de México, que está situada a 19º al


norte del ecuador, el sol se encuentra casi todo el año al
sur, proyectando las sombras hacia el norte al mediodía;
- durante unos días antes y después del 15 de mayo, el
sol se encuentra sobre el cenit al mediodía sin proyectar
sombras;
- en los días siguientes, el sol proyecta sombras hacia el
sur al mediodía, hasta llegar al 20 de junio, que proyecta
la sombra máxima, hacia el sur al mediodía,
- de aquí se vuelve a reducir, llegando al mínimo
nuevamente, los días cercanos al 27 de julio, en que
pasa nuevamente por el cenit, para dirigirse el resto del
año hacia el sur.
- En el solsticio del 22 de diciembre, se proyecta la
sombra máxima hacia el norte.

ORIENTACIÓN POR LAS ESTRELLAS

HEMISFERIO SUR
Si nos encontramos en el hemisferio sur, podemos utilizar la "Cruz del
Sur" para orientarnos. En realidad el POLO SUR CELESTE está muy
cercano a la estrella SIGMA OCTANTIS, pero ésta es difícil de ubicar a
simple vista. El siguiente método es más sencillo y admite un margen de
error de 5º.
Observando el cielo alargue el brazo más largo de la cruz del Sur cuatro
veces y media. Así tendremos el Polo Sur.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 40


La siguiente figura nos indica una forma de confirmar que hemos calculado
correctamente la distancia, si trazamos otra línea imaginaria desde el centro de la
distancia de las dos estrellas compañeras de la Cruz, donde ésta se cruza con la
línea del brazo mayor es el punto buscado.

HEMISFERIO NORTE

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 41


Si estamos en el hemisferio norte, simplemente debemos ubicar la estrella Polar
para saber el Norte.

El eje imaginario de la Tierra que marca los polos, por extensión, pasa por dicha
estrella. La dirección del eje de rotación cambia lentamente, de modo que cada
miles de años la Estrella Polar es una estrella distinta. Alpha (á) Ursae Minor, una
estrella múltiple de segunda magnitud situada a unos 300 años luz de la Tierra, es
en la actualidad la Polar. Dentro de unos 5.000 años dejará de serlo, y volverá a
ser la Polar unos 24.000 años después.
¿Cómo encontrarla?
Una forma es hallando la constelación OSA MAYOR con una figura fácil de

diferenciar.
Trazando una línea imaginaria entre MERAK y DUBHE (conocidas como los
Punteros), y prolongándola unas cinco veces hallaremos la Polar.

Otra manera: La constelación CASIOPEA (en forma de W) señala con su estrella


central a la Polar, más o menos a mitad de camino con la Osa Mayor. Casiopea
gira a su vez lentamente alrededor de la Estrella Polar y casi siempre le queda la

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 42


Osa Mayor enfrente. Esta posición es de gran utilidad cuando la Osa Mayor esta
en la parte baja de la bóveda celeste, u oculta a nuestra vista por la vegetación o
los accidentes del terreno.

Taller de Orientación. Convención de Directores JAE Sep-03 43