Está en la página 1de 8

Republica Bolivariana de Venezuela

Ministerio del poder popular para la educación Universitaria, Ciencia y Tecnología

Universidad Politécnica Territorial del Norte de Monagas Ludovico Silva

Sede Punta de Mata


Programa Nacional de Formación en Electrónica
Docente: Ana Barrio
Alumno: Frankyeimy jaspe
Materia: Proyecto Nacional y Nueva Ciudadanía

Dimensión espacial del continente latinoamericano


América Latina o Latinoamérica:  es un concepto étnico-geográfico aparecido en el siglo
XIX para identificar una región del continente americano con habla mayoritaria de lenguas
derivadas del latín (principalmente español o portugués y en menor medida francés).

El término "latino" desde el punto de vista cultural se refiere a los pueblos europeos cuyo
idioma y civilización derivan de la Romania, el área bajo dominio romano y que mantuvo el uso
de lenguas romances (España, Francia, Italia, Portugal, Rumanía y algunas regiones de
Bélgica y Suiza) y por extensión a los pueblos de otros continentes.

La delimitación precisa de la región es variable. En todos los casos, agrupa a países cuya
lengua oficial es el español o el portugués (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa
Rica, Cuba, Ecuador, El
Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto
Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela).

De los tres idiomas que definen a América Latina, el español y el portugués son los
predominantes, quedando el francés como idioma de solo un 3% de la población de la región.
(Anexo mapa 1)
.
La región comprende más de veinte millones de kilómetros cuadrados de superficie, que
corresponden aproximadamente al 13,5% de la superficie emergida del planeta.
Por su extensión, presenta una gran diversidad geográfica y biológica. En ella se encuentran
prácticamente todos los climas del mundo y es el hogar de numerosas especies animales y
vegetales. Cuenta también con algunos de los mayores ríos del mundo e importantes recursos
alimenticios, energéticos y minerales, entre los que destacan sus yacimientos
de petróleo, cobre, litio y plata

Etnografía
América Latina es una de las zonas del planeta con mayor diversidad étnica y ofrece una
amalgama de pueblos cuya presencia y porcentaje varía de un país a otro dependiendo de los
movimientos migratorios recibidos a lo largo de su historia. Brasil es el país más grande de
América Latina, tanto en población como en extensión por lo que puede poseer mayor
población de cada raza o etnia entre estos países. En esta región se pueden distinguir cuatro
grupos predominantes:
 amerindios, mestizos, criollos y afroamericanos (negros, mulatos y zambos), excepto en
Argentina, Costa Rica y Uruguay donde predominan los blancos.

Se denomina indígena u originarios: a los pueblos y naciones existentes a la llegada de los


europeos a América. Poblaciones provenientes de Asia entraron a través del estrecho de
Bering durante la última glaciación, hace unos 25 000 años, y colonizaron los cuatro
subcontinentes. El único país donde el porcentaje de indígenas es el mayor componente de la
población es Bolivia, mientras en Perú y Guatemala componen entre el 40-45%
aproximadamente. Existen significativas comunidades indígenas en Ecuador y México. Hay
minorías entre el 5-10% en Belice, Honduras, Panamá, Chile y Nicaragua. Por último, hay
minorías muy reducidas (menos del 4%) en Colombia, Venezuela, Costa Rica, El
Salvador, Argentina y Brasil.

Algunas de estas lenguas americanas que se hablan en america latina son:


1. Quechua: de 9 a 14 millones de hablantes (en Perú, Bolivia, Chile, Argentina y Ecuador)
2. Guaraní: de 7 a 12 millones de hablantes (en Argentina, Paraguay y Bolivia)
3. Aymara: 2 a 3 millones de hablantes (en Argentina, Chile, Bolivia y Perú)
4. Náhuatl: 1,3 a 5 millones de hablantes (en México)
5. Maya; de 0,9 a 1,2 millones de hablantes (en Guatemala, El Salvador y México)
6. Mapundungun: 250 000 hablantes (una minoría aislada en el sur de Chile y Argentina)
La emigración europea hacia América Latina ha albergado un número considerable de
personas procedentes de diferentes países principalmente
a Argentina, Chile, Brasil, Uruguay, Venezuela, Cuba y México donde se concentraron el mayor
número de personas procedentes de los países europeos. Las principales diásporas europeas
hacia América Latina fueron especialmente españoles.
Recientes estudios genéticos han establecido que grandes sectores de la población
tradicionalmente clasificados como "europeos", "blancos" o "criollos", tienen en realidad uno o
más antepasados indígenas o africanos.

Características demográfica Bolivia y Haití


Son países con alta natalidad y mortalidad, con un crecimiento natural alto, del orden de 2.5%.
Los países de este grupo, por su elevada fecundidad, tienen una estructura por edad joven y
una alta relación de dependencia.

El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Paraguay


Son países de alta natalidad, pero cuya mortalidad ya puede calificarse de moderada. Por este
motivo su crecimiento natural es todavía elevado, cercano al 3%. El descenso de la mortalidad,
sobre todo durante el primer año de vida,
Se ha traducido en un rejuvenecimiento de la estructura por edad, lo que también lleva a una
elevada relación de dependencia.

Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú, Republica Dominicana,
Venezuela, Guyana, Surinam y Trinidad y Tobago
Son países con natalidad y mortalidad moderada o baja, lo que determina un crecimiento
natural cercano al 2%. Como el descenso de la fecundidad es reciente la estructura por edad
se mantiene todavía relativamente joven, aun cuando ya ha disminuido la relación de
dependencia.

Argentina, Chile, Cuba, Uruguay, Bahamas, Barbados, Guadalupe, Jamaica, Martinica y


Puerto Rico.
Estos son países con natalidad y mortalidad moderada o baja, lo que se traduce en un
crecimiento natural bajo, del orden del 1%. Entre estos se pueden distinguir dos subgrupos: los
que han tenido fecundidad y mortalidad bajas por un largo periodo (Argentina, Uruguay y, en
menor medida, Cuba) y que, por lo tanto, tienen un crecimiento y una estructura de edad
similar a los de países desarrollados, y los que, si bien recientemente han alcanzado tasas muy
bajas de fecundidad y mortalidad, tienen aún tasas de crecimiento más elevadas debido a su
población relativamente joven. (Anexo mapa 2)

La actual evolución demográfica de la población latinoamericana se caracteriza como de


crecimiento rápido, corresponde al 2,0% anual estando sobre el promedio mundial (1,7%).

Consecuencias sociales y económicas del envejecimiento de la población


El envejecimiento de la población plantea varios problemas. En primer término, se produce un
aumento del gasto estatal en sanidad, en la creación de centros de atención para personas
mayores y en pensiones. Al mismo tiempo, hay dudas respecto a lo que implicará el mayor
envejecimiento para la productividad de los países, tanto por la disminución de la PEA, como
por la incertidumbre que genera el hecho de si una población con estas características será
receptiva al progreso tecnológico y a su aplicación en la producción

Las migraciones en la conformación de la estructura demográfica


Desde 1860 hasta 1920 se produce el fenómeno de inmigraciones europeas en América
Latina. Más de doce millones de extranjeros que en parte contribuyeron al desarrollo de las
grandes ciudades latinoamericanas y a ocupar efectivamente algunos territorios vacíos o con
poca población. Los propios Estados latinoamericanos apoyaron los procesos de inmigración,
beneficiando a los europeos con concesiones territoriales y equipamientos, a fin de ocupar
efectivamente el territorio.
A partir de 1930 en adelante, las migraciones internacionales hacia Latinoamérica
disminuyeron en su incidencia como factor de alteración del crecimiento de la población. Las
actuales migraciones, a nivel continental, son de carácter interno: paraguayos y bolivianos
hacia Argentina; colombianos a Venezuela y peruanos a Chile.

Consecuencias del crecimiento de las ciudades


El crecimiento desmesurado de las ciudades, la falta de planificación y la alta concentración de
población se anotan entre las causas más importantes de los
 problemas socio-ambientales: característicos de las localidades urbanas, entre
las que se cuentan:
 Segregación socio-espacial: Corresponde a la distancia física (espacial) y social
que presentan las diferentes clases sociales al interior de la ciudad. En los barrios
pobres, solo viven personas de escasos recursos; mientras que en los barrios
ricos, solo personas con altos niveles de ingresos.
 Hacinamiento: Claramente el valor del suelo urbano y su escasez excluye a un
número importante de familias del mercado de la vivienda. Como consecuencia
de ello, las viviendas, concebidas para sustentar a una sola familia, albergan a 2
ó 3 hogares en numerosas ocasiones.
 Marginalidad: Situación en que vive una parte de la población que se encuentra
impedida de acceder a los servicios y oportunidades que ofrece la ciudad, aunque
vivan en ella.

Condiciones de vida de la población urbana y rural


a. Población rural
Las personas se asientan en pueblos, aldeas o en zonas aisladas. Se dedican principalmente a
la agricultura, la ganadería y la pesca. En los países subdesarrollados utilizan maquinaria y
herramientas muy rudimentarias, por ello necesitan mucha mano de obra. En algunos más de
la mitad de la población. No se producen suficientes recursos económicos para toda la
población. Por eso hay importantes corrientes migratorias, que se dirigen del campo hacia las
grandes ciudades del propio país (éxodo rural).

Características principales de la población rural:


 La actividad industrial es poco importante y ocupa menos de la tercera parte de la
población.
 Las industrias son de tipo tradicional y de bajo rendimiento (textil, alimentaria, etc.).
Otras son de reciente instalación, más actualizadas, aprovechando la disponibilidad de
mano de obra abundante y barata.
 El sector terciario o de servicios es poco productivo. Predominan las actividades
relacionadas con la Administración pública y el pequeño comercio. Poseen una red de
transportes y de comunicaciones insuficiente y poco variada, lo que dificulta los
desplazamientos.

b. Población urbana
La mayoría de la población se concentra en ciudades, como consecuencia del desarrollo
industrial. En el siglo XX, su número aumentó considerablemente, y muchas llegaron a albergar
a millones de habitantes. El espacio urbano creció por la emigración procedente del rural, y su
estilo de vida se extendió por todo el mundo

. Características principales de la población urbana


 Su actividad se centra en los sectores secundarios y terciarios: comercial, industrial,
administrativo, etc.
 La industria ocupa a más del 40% de la población.
 En el sector terciario trabaja alrededor del 50%
 Existen mayores posibilidades de encontrar empleo, numerosos servicios sociales y
mayores ofertas culturales y de ocio.
 Poseen una periferia cada vez más urbanizada, lo que ha facilitado la creación de
amplias vías de comunicación y el desarrollo del transporte público. La red de
transportes está diversificada, aunque con diferencias entre los distintos países. .
 Se consumen grandes cantidades de agua, alimentos y energía, afectando a la
disminución de los recursos naturales.
 El acceso a la vivienda constituye, en algunas zonas, una dificultad por su
encarecimiento.

La segregación socio espacial es un concepto que hace referencia a la existencia de


diferencias o desigualdades sociales dentro de un colectivo urbano y al agrupamiento de los
sujetos según atributos específicos en aglomerados con tendencia a la homogeneización en su
interior y a la reducción de las interacciones con el resto de los grupos. El aislamiento espacial
y distanciamiento entre las clases promueve la desintegración social, lo cual es considerado
perjudicial, especialmente para los grupos pobres. Algunos problemas característicos que
surgen como producto de la aglomeración de familias pobres en áreas residenciales
segregadas son el bajo rendimiento escolar, el desempleo, el embarazo adolescente, la
desprotección social, el degradamiento ambiental y el deterioro urbanístico-habitacional.
(Anexo mapa 3)