Está en la página 1de 1

Habitar el mundo desde la ventana

El cielo no cabe en el rectángulo de vidrio.


Yo intento atraparlo todo desde mi ventana,
mientras reviso el correo,
que no da espera
El pájaro apenas deja su aliento
en el cielo rectangular.

Siempre me programo para ver el atardecer,


pero el mundo no da espera.
el reloj de mi ventana me avisa
que ya no hay luna, no hay estrellas,
sólo la silueta del día anterior.

No se sabe qué hora es,


Ni que día es.

Nadie ve los pañuelos rojos,


Desde el cielo de la ventana.

La vida nunca había sido


Un acto individual.