Está en la página 1de 9

Trastornos y alteraciones en los

trabajadores
Salud mental en el ámbito laboral
Las condiciones saludables nos permiten el desarrollo de competencias personales, nos aporta
niveles de autoeficacia, influye en nuestra autoestima, facilita la interacción y las relaciones
sociales y participa del cronograma y organización vital cotidiana, estructurando así nuestro día a
día y parte de nuestra identidad.

La OMS describe la salud mental como un estado de bienestar en el cual el individuo se da cuenta
de sus propias aptitudes, puede afrontar las presiones normales de la vida, puede trabajar
productiva y fructíferamente y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.

La salud mental se define como:

 Un estado de bienestar psicológico y social total de un individuo en un entorno


sociocultural dado.
 Un proceso indicativo de una conducta de afrontamiento
 El resultado de un proceso, un estado crónico debido a una confrontación aguda e intensa
con un factor estresante.

La salud mental puede asociarse también a Características de la persona como los estilos de
afrontamiento, la competencia y la aspiración.

El modelo de Karasek considera tres dimensiones:

 Demandas psicológicas
 Amplitud del margen de toma de decisiones
 Apoyo social

El modelo de Warr posee nueve dimensiones:

 Oportunidad de control
 Posibilidad para el uso de habilidades
 Objetivos generados externamente
 Variedad
 Claridad ambiental
 Disponibilidad de dinero
 Seguridad física
 Posibilidad de contacto interpersonal
 Posición social valorada
Los precursores de la salud mental son de carácter psicosocial y guardan relación con el contenido
del trabajo, así como con las condiciones de trabajo y de empleo y con las relaciones en el trabajo.
Las características de la persona pueden interactuar con factores psicosociales de riesgo en el
trabajo y exacerbar o amortiguar sus efectos. La capacidad de afrontamiento puede no solo
moderar o mediar los efectos de los factores de riesgo ambientales, sino también determinar la
evaluación por el individuo de dichos factores. Parte del efecto de éstos en la salud mental se
debe a este proceso de evaluación.

Algunos estudios señalan que uno de cada diez trabajadores sufre depresión, ansiedad o estrés.

La depresión produce un mayor impacto en el área laboral, superando en más del trile a los días
perdidos de trabajo por las enfermedades crónicas.

Días de trabajo perdidos en un


año por trastorno psicopatológico
Trastorno No. De días
Enfermedades crónicas 7.5
Depresión 25.5
Trastorno de pánico 20
Agorafobia 18
Estrés postraumático 14
Ansiedad generalizada 9.5
Fobia social 5
Manía 3.5

Algunos problemas de salud mental pueden o prevenirse si se actúa sobre las características del
trabajo. Determinados factores laborales parecen tener una estrecha relación con la expresión de
problemas clínicos.

Psicología clínica laboral


En l salud mental debe considerarse el bienestar afectivo que es influenciado por factores como la
satisfacción laboral, satisfacción en el trabajo, los estados de ánimo depresivos y la ansiedad.

Al bienestar afectivo se le ha considerado teniendo en cuenta dos dimensiones: placer y


activación, cuando existe relación entre activación y placer pueden distinguirse cuatro cuadrantes:

Placer Desagrado
Gran activación Entusiasmo Ansiedad
Baja activación Comodidad Estado de ánimo depresivo

Es imprescindible para la evaluación de la salud considerar la historia temprana del paciente, su


situación social y sus motivaciones e incentivos, además de las posibles dificultades laborales.
 Trastornos del estado de ánimo

 Depresivos
 Bipolares
 Del ánimo
 Consumo de sustancias
 Depresión

Empeoramiento del funcionamiento socio laboral, referido tanto a la eficacia en la


realización de las tareas como a la aparición de conductas de aislamiento y frecuentes
conflictos interpersonales.

Algunos factores psicosociales del trabajo como la capacidad de control y autonomía sobre
la tarea, la variedad y posibilidad de aprendizaje de nuevas habilidades y el apoyo social
percibido como elementos que se relacionan de forma directa, pueden ser generadores de
estas patologías.

 Trastornos de ansiedad

 Trastorno de angustia
 Agorafobia
 Fobia social
 Trastorno obsesivo compulsivo
 Estrés postraumático
 Estrés agudo
 Ansiedad generalizada

El acoso psicológico, estrés laboral, desgaste profesional, la fatiga, sobrecarga laboral,


cambios en la estructura y contenido del trabajo son determinantes en este tipo de
problemas generando una disminución de la productividad, aumento del ausentismo,
deterioro de la calidad de vida personal, inseguridad, miedo, dificultad en el óptimo
funcionamiento del trabajador, disminución de la eficiencia y eficacia así como las
relaciones interpersonales.

 Trastornos adaptativos

Se refiere a la aparición de síntomas emocionales o comportamentales en respuesta a un


estresor identificable. Se acompaña de síntomas predominantemente depresivos, ansiosos
o mixtos

Aparece ante cambios laborales de puesto de trabajo, de tarea, con la introducción de


nueva tecnología, ante conflictos interpersonales, sobrecarga de trabajo, etc.
 Trastornos del sueño

Son la puerta de entrada para expresar un malestar psíquico (Insomnio, pesadillas).

Las rotaciones, el trabajo por turnos, el trabajo nocturno y las guardias suponen una
privación crónica del sueño y alteran el ritmo circadiano afectando a la calidad del sueño.

Estas situaciones se asocian con variables de salud como la depresión, cambios


hormonales, incremento de la irritabilidad, tristeza, insatisfacción y fatiga.

Pueden favorecer los accidentes laborales ya que disminuyen la capacidad de atención y


concentración, generando breves periodos de micro sueño.

 Trastornos de personalidad

 Trastorno paranoide
 Personalidad esquizoide
 Trastorno de personalidad histriónica
 Trastorno narcisista
 Trastorno antisocial
 Trastorno de la personalidad por dependencia
 Trastorno obsesivo – compulsivo

 Psicosis relacionadas con el trabajo

EN general esta deficiencia es tan importante que el individuo es incapaz de realizar las
actividades de la vida cotidiana.

Es un trastorno mental mayor de origen orgánico o emocional en el que la capacidad de la


persona para pensar, responder emocionalmente, recordar, comunicar, interpretar la
realidad y comportarse correctamente está lo bastante alterada para causar un
menoscabo manifiesto de la capacidad para satisfacer las demandas habituales de la vida.
Los síntomas se caracterizan son: un comportamiento regresivo, un estado de ánimo
inadecuado, un menor control de los impulsos y un contexto mental anormal, como ideas
delirantes y alucinaciones.

La sintomatología delirante puede estar causada por distintos trastornos neurológicos.

La esquizofrenia. Causa un deterioro progresivo, algunos tipos son paranoide,


desorganizado, catatónico, indiferenciado y residual. Tienen frecuentes alteraciones
profesionales y pierden el interés o el deseo de trabajar.

Trastorno esquizoafectivo. Trastornos afectivos mayores, ciertos factores estresantes


pueden causar psicosis reactivas breves. El sujeto erotomaniaco cree típicamente ser
amado por otra persona, a veces acosa a esa persona. El trastorno de tipo grandioso suele
asociarse a ideas delirantes de valor, poder, conocimientos o relaciones de alto nivel, o de
relación especial con una deidad o algún famoso. El tipo celoso cree erróneamente que su
pareja sexual lo es infiel. El tipo persecutorio cree que él mismo está siendo engañado,
acosado, perseguido o maltratado pudiendo recurrir a la violencia.

Algunas sustancias químicas y factores del puesto de trabajo han producido psicosis en
trabajadores como lo serían:
 Ambigüedad de las funciones
 Conflictos de funciones
 Discriminación
 Conflictos entre supervisor y supervisado
 Sobrecarga de trabajo
 Clima organizacional
 Estrés laboral
 Pérdida de control de puesto

El trabajo en condiciones desagradables constituye un riesgo potencial significativo para la


manifestación de los episodios psicóticos. Las características psicosociales del trabajo
aumentan el riesgo de desarrollo de psicosis.

 Depresión

Manifestaciones:

 Estado de ánimo deprimido durante la mayor parte del día.


 Notable disminución del placer o interés en todas o casi todas las actividades la
mayor parte del día.
 Aumento o pérdida significativa de peso sin seguir ningún régimen o disminución
o aumento del apetito.
 Insomnio o hipersomnio.
 Agitación o retraso psicomotores
 Fatiga o pérdida de energía
 Sentimiento de inutilidad excesivo o inadecuados de culpabilidad
 Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse o indecisión
 Ideas de muerte recurrentes, idea de suicidio recurrente con o sin un plan
específico o intento de suicidio

Una persona deprimida puede sentirse apenas capaz de salir de la cama mientras que
otra puede estar tan ansiosa que apenas puede permanecer sentada y se describe
nerviosa o volviéndose loca. A veces la existencia de múltiples malestares y dolores sin
explicación médica es un indicio de depresión.

Existen ciertos aspectos del estrés que pueden llevar a la depresión, los problemas de
pérdida o riesgo de pérdida del empleo pueden dar lugar a depresión y en el contexto
actual de recortes de plantilla, las fusiones y el continuo cambio de la descripción de
los puestos de trabajo son problemas frecuentes en el entorno laboral, así como el
frecuente cambio de las tareas a desempeñar y de la constante introducción de
nuevas tecnologías es que el trabajador se siente incompetente o insuficiente. La
depresión se desarrolla a medida que se amplía la distancia entre la ambigüedad
actual y el “yo ideal”.
 Ansiedad

Los recortes de plantilla, la amenaza a los derechos adquiridos, los despidos, los rumores
de despido inminente, la competencia a nivel mundial, la obsolescencia, reconversiones,
adquisiciones, fusiones y otras fuentes de confusión organizativa han erosionado la
sensación de seguridad laboral de los trabajadores y han contribuido a crear una ansiedad
relacionada con el trabajo.

Estor trastornos constituyen una familia de procesos que comprenden la agorafobia,


fobias, trastorno obsesivo – compulsivo, crisis de angustia y ansiedad generalizada.

Los síntomas podrían ser la inquietud o sensación de estar en tensión o al borde de un


ataque de nervios, fatiga, dificultades para concentrarse, tensión muscular excesiva y
alteración del sueño.

Algunos factores organizacionales podrían ser la carga de trabajo, el ritmo de trabajo, los
plazos y una falta percibida de control personal.

Interacción entre salud mental y salud laboral


La exposición acumulativa y crónica a un riesgo psicosocial, como podrían ser las condiciones de
trabajo, pueden producir un estado de agotamiento físico y/o mental como trastornos
adaptativos, depresión, enfermedades psicosomáticas, relacionadas con el estrés, etc.

Por ejemplo, podríamos observar cómo un trabajador con importantes rasgos paranoides de
personalidad plantea conflictos interpersonales generalizados y/o quejas sobre un posible acoso
psicológico en el trabajo.

Las elevadas exigencias (subjetivas o reales) del medio laboral o la exposición a riesgos derivados
de él pueden actuar como catalizador de un desajuste psíquico previo que hace a la persona
especialmente vulnerable.

La incorporación al mundo laboral


Supone un momento de levada motivación, un periodo de adaptación en cierta medida estresante
y ajustes de expectativas personales.

La relación con compañeros, supervisores, clientes, usuarios del servicio prestado, etc. Requiere la
puesta en práctica de habilidades y en ocasiones un trabajo emocional requerido por el puesto,
supone una etapa de aprendizaje, esta situación puede generar estrés especialmente elevado, así
como los nuevos horarios, el equilibrio entre la vida personal y laboral, y la dificultad para
distanciarse del trabajo.

Los programas de acogida (como los procesos de inducción a la empresa y al puesto) intentan
paliar en cierta medida esos riesgos.
Un trabajador después de un episodio psicótico, el tema fundamental es si el trabajador puede
volver a desempeñar su puesto de trabajo en condiciones seguras ya que la reincorporación al
trabajo plantea problemas a menudo no solo para el propio trabajador, sino también para sus
compañeros, supervisores y la organización de la empresa.

Reestructuraciones, inestabilidad laboral y desempleo


La tristeza es una emoción que responde habitualmente a la sensación de pérdida la cual se hace
presente en los cambios en el puesto, en las tareas a realizar, de la pérdida del empleo, de
recortes de plantilla, prejubilaciones no deseadas, etc., dando origen a síntomas depresivos, y con
ello pérdida de ideales, expectativas y autoimagen profesional.

La situación social actual de inseguridad laboral, necesidad de flexibilidad y frecuentes cambios


genera inestabilidad en el estatus laboral que se relaciona con mayores niveles de insatisfacción,
fatiga, problemas osteomusculares, pérdida de motivación, estrés y una mayor ocultación del
malestar.

Existen tres modelos teóricos que nos ayudan a explicar esta situación: los que se focalizan en los
aspectos cognitivos, los que centran su atención en aspectos emocionales, y los que combinan
ambas perspectivas.

Los problemas aparecen de forma previa a ese momento con el mero anuncio de la nueva
situación o el rumor sobre su posibilidad.

La sintomatología relativa a salud mental más estudiada incluye problemas de ansiedad,


depresión, trastornos del sueño, cansancio. La salud mental tiende a empeorar progresivamente a
medida que aumenta el tiempo de desempleo. Los efectos son tanto cognitivos como emocionales
llegando en ocasiones a un trastorno de depresión mayor, susceptible de asociarse con conductas
adictivas y suicidio.

Inmigración, trabajo y salud mental.


La motivación laboral es la principal razón del fenómeno migratorio e implica romper barreras
culturales e idiomáticas, tradiciones y vínculos afectivos. Plantean situaciones de alta
vulnerabilidad y desafíos de integración, en el momento de la toma de decisión de emigrar ya se
ponen en marcha situaciones de estrés y ansiedad.

Es largo el camino hasta la estabilización personal, laboral y de reunificación familiar, y superar


este proceso supone afrontar una elevada ambivalencia emocional y numerosas pérdidas
emocionales. La desadaptación sociocultural es un factor que actúa como mediador entre el estrés
y las consecuencias para la salud, a mayor desadaptación percibida por el trabajador mayor
sintomatología de estés.
Periodo prejubilación y jubilación laboral
Es potencialmente estresante, será necesario elaborar el duelo de la pérdida del rol profesional y
plantearse proyectos de futuro para la nueva planificación vital, económica, social y de desarrollo
personal en la nueva etapa.

Actitud ante los problemas de salud mental


Se deben considerar al menos dos objetivos:

1. El medio ambiente (Trabajo)


2. La persona, ya sean sus características o las consecuencias en la salud mental

Prevención Primaria. Debe orientarse hacia los precursores, eliminando o reduciendo los riesgos
del entorno y favoreciendo la capacidad de afrontamiento y otras capacidades del individuo.

Prevención Secundaria. Se orienta hacia el mantenimiento de la población activa que ya padece


algún tipo de problema de salud.

Prevención terciara. Va dirigida a la rehabilitación de las personas que han dejado de trabajar por
problemas de salud mental. Adaptación de los puestos de trabajo a las posibilidades del individuo
junto con el asesoramiento y tratamiento individuales.

Ergonomía
La primera oportunidad ergonómica es aquella asociada con las estaciones de trabajo: la altura de
la superficie de trabajo obliga a colocar los monitores y teclados en un lugar previamente fijado,
independientemente de las dimensiones antropométricas del trabajador.

El uso de muebles ajustables influye sobre la comodidad y productividad. Las intervenciones


ergonómicas pueden llegar a producir incrementos en la productividad, así como una reducción en
errores de mecanografía, espacio suficiente para que el ratón y el teclado se ubiquen juntos y al
mismo nivel.

La silla no soporta cómodamente la postura del trabajador durante periodos prolongados de


tiempo, no cuenta con un respaldo para la espalda ajustable en cuanto a su altura y/o
desplazamiento horizontal, con lo que falta un apoyo adecuado para la región lumbar.

Es esencial instruir al personal sobre la manera correcta de ajustar las sillas ellos mismos para
reducir o eliminar la incomodidad. Lo más importante es que cada silla tenga la opción de poder
ajustarse a la postura del trabajador.

La fatiga muscular también se produce cuando los trabajadores permanece en posturas sin apoyo
durante largos periodos de tiempo, lo cual puede llevar a un agotamiento general. Las posturas
forzadas de la muñeca durante el trabajo también pueden producir incomodidad y fatiga del
trabajador. Idealmente los trabajadores con el teclado deben realizar con las muñecas en posición
neutral evitando el uso de férulas o tablillas para la muñeca.
La iluminación en el área de trabajo puede no ser apropiada ni para todas las estaciones de trabajo
ni para todas las tareas. Pueden aparecer reflejos en las pantallas de los ordenadores. En algunos
casos es útil tener una pequeña luz o flexo individual colocado en la estación de trabajo, para
poder realizar detalladamente una tarea concreta.

La fatiga visual, el esfuerzo realizado por los ojos, la dificultad para enfocar de cerca o la visión
borrosa pueden ser causados por tareas visuales estáticas acompañadas de poca iluminación
durante periodos prolongados.

También podría gustarte