Está en la página 1de 2

Gómez, A. Mª. (2015).

Las 10 claves de la reforma del sistema de protección a la infancia y la


adolescencia.
Las 10 claves de la reforma del sistema de protección a la infancia y la adolescencia
1. Interés superior del menor. Se basa en las circunstancias concretas y en criterios reconocidos
por el legislador. Estos criterios son: la satisfacción de las necesidades básicas del menor, la
consideración de sus deseos, sentimientos y opiniones, y conveniencia de que su vida y
desarrollo tenga lugar en un entorno familiar adecuado y libre de violencia. Estos se ponderarán
en función de la edad y madurez del menor, la búsqueda de su no discriminación, la necesidad
de estabilidad de las soluciones que se adopten.
2. Derecho del menor a ser escuchado, sin discriminación por su edad, discapacidad u otra
circunstancia; se considera que tiene madurez suficiente a los 12 años; sus comparecencias
tendrán carácter preferente; se refuerza la tutela judicial efectiva introduciendo la posibilidad de
solicitar asistencia legal y nombramiento de un defensor judicial; presentar denuncias
individuales al Comité de Derechos del Niño.
3. Deberes de los menores. Son reconocidos como corresponsables, en este sentido tienen
derechos, pero también de deberes; éstos últimos se regulan en general y en los ámbitos
familiar, escolar y social.
4. Reforma de las instituciones de protección a la infancia y la adolescencia. Prioridad a las
medidas estables, familiares y consensuadas frente a las temporales, residenciales y
consensuadas. Guarda provisional, que atiende situaciones de urgencia, sin declaración previa
de desamparo ni solicitud expresa de los progenitores; situación de riesgo, es consensuado con
los progenitores u otros responsables legales y, en caso de que esto no sea posible, se declarará
la situación de riesgo mediante resolución administrativa; desamparo, da lugar a la tutela del
menor por parte de la entidad pública, superados dos años sólo el Ministerio Fiscal podrá
impugnarla. Hay obligación por parte de la Administración preparar a los jóvenes ex tutelados y
revisar las medidas de protección adoptadas para cada menor.
5. Reformas en materia de adopción. Se cuida la idoneidad de los adoptantes; para menores en
situación de desamparo, no es necesario el asentimiento de los padres biológicos si transcurren
dos años sin que hayan intentado revocar dicha situación; se introduce la figura de la adopción
abierta que permite mantener relación con algún miembro de la familia; se refuerza el derecho
de acceso a los orígenes de las personas adoptadas.
6. Medidas en materia de violencia contra los menores. Se reconoce a los menores como
víctimas de la violencia de género, y se clarifica el sistema de suspensión de la patria potestad,
la custodia y el régimen de estancias del inculpado por violencia de género. Protección de los
menores contra cualquier forma de violencia, y se garantiza el apoyo necesario para que
aquellos bajo la tutela de una víctima de violencia de género puedan permanecer con la misma.
Y se modifica la ley para que los hijos de la persona asesinada puedan cobrar la pensión de
orfandad absoluta.
7. Menores con problemas de conducta. Se regula el ingreso de menores con problemas de
cdta en centros de protección específicos, la cual tiene carácter educativo; se ha de tener en
cuenta las características, complejidad, condiciones y necesidades de estos menores, y
proporciona una intervención especializada; el ingreso requiere autorización judicial, solicitada
bien por la Entidad Pública que tenga la guarda/tutela, o por el Ministerio Fiscal.
8. Menores extranjeros. Se reconocen los derechos de los menores extranjeros con respecto a
la educación, a la asistencia sanitaria y a los servicios sociales, con independencia de su
situación administrativa; se reconoce el derecho a obtener la documentación de residencia a
todos los menores extranjeros que estén tutelados por las Entidades Públicas. Y cuando no se
pueda establecerse la mayoría de edad, se considerará menor de edad.