Está en la página 1de 4

Trabajo Práctico

Homilética ll

Evangelio Según Mateo Capítulo 7,


Versículos 24 Al 29

Los Dos Cimientos

Presentado Por:

Jair Alfonso Hernández Jiménez

Entregado A
Pastor Wilmar Rodríguez

Iglesia Pentecostal Unida De Colombia


Instituto Bíblico Pentecostal
Satélite San Martin Cesar
2021
EVANGELIO SEGÚN MATEO CAPÍTULO 7, VERSÍCULOS 24 AL 29

Los dos cimientos

24.
Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente,
que edificó su casa sobre la roca.
25.
Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no
cayó, porque estaba fundada sobre la roca.
26.
Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato,
que edificó su casa sobre la arena;
27.
y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella
casa; y cayó, y fue grande su ruina.
28.
Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina;
29.
porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.

1. ANÁLISIS GRAMATICAL:

Verbo Sustantivo Adjetivo Adverbio Preposición Conjunción

Oye Palabras Cualquiera No hay. Estas Pues


Compararé Hombre Prudente A Y
Edificó Casa Insensato Su Que
Descendió Roca Ímpetu Sobre Porque
Vinieron Lluvia Grande Contra Sobre
Soplaron Ríos Ruina Estaba Con
Golpearon Vientos Admiraba Me Aquella
Cayó Arena Autoridad Fue
Fundada Lluvia Estas
Hace Jesús
Terminó Gente
Enseñaba Escribas
Dieron Doctrina
2. LECTURA DE VARIAS VERSIONES. EVANGELIO SEGÚN MATEO
CAPÍTULO 7, VERSÍCULOS 24 AL 29
Reina-Valera 1960 (RVR1960) La Biblia de las Américas (LBLA)

Los dos cimientos Los dos cimientos


24 Cualquiera, 24
pues, que me oye estas Por tanto, cualquiera que oye estas palabras
palabras, y las hace, le compararé a un mías y las pone en práctica, será semejante a
hombre prudente, que edificó su casa sobre la un hombre sabio que edificó su casa sobre la
roca. roca; 25 y cayó la lluvia, vinieron los torrentes,
25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa;
soplaron vientos, y golpearon contra aquella pero no se cayó, porque había sido fundada
casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre sobre la roca. 26 Y todo el que oye estas
la roca. palabras mías y no las pone en práctica, será
26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y semejante a un hombre insensato que edificó
no las hace, le compararé a un hombre su casa sobre la arena; 27 y cayó la lluvia,
insensato, que edificó su casa sobre la arena; vinieron los torrentes, soplaron los vientos y
27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y azotaron aquella casa; y cayó, y grande fue su
soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra destrucción.
28
aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. Cuando Jesús terminó estas palabras, las
28 Y cuando terminó Jesús estas palabras, la multitudes se admiraban de su
gente se admiraba de su doctrina; enseñanza; 29 porque les enseñaba
29 porque les enseñaba como quien tiene como uno que tiene autoridad, y no como sus
autoridad, y no como los escribas. escribas.

Biblia del Jubileo (JBS) Dios Habla Hoy (DHH)


24
Cualquiera, pues, que me oye estas La casa bien o mal fundada
24
palabras, y las hace, le compararé al varón »Por tanto, el que me oye y hace lo que yo
prudente, que edificó su casa sobre la peña; digo, es como un hombre prudente que
25
y descendió lluvia, y vinieron ríos, y construyó su casa sobre la roca. 25 Vino la
soplaron vientos, y combatieron aquella casa; lluvia, crecieron los ríos y soplaron los
y no cayó, porque estaba fundada sobre la vientos contra la casa; pero no cayó, porque
peña. tenía su base sobre la roca. 26 Pero el que me
26
Y cualquiera que me oye estas palabras, y oye y no hace lo que yo digo, es como un
no las hace, le compararé al varón loco, que tonto que construyó su casa sobre la
edificó su casa sobre la arena; arena. 27 Vino la lluvia, crecieron los ríos,
27
y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron los vientos y la casa se vino abajo.
soplaron vientos, e hicieron ímpetu en aquella ¡Fue un gran desastre!»
28
casa; y cayó; y fue grande su ruina. Cuando Jesús terminó de hablar, toda la
28
Y cuando Jesús acabó estas palabras, la gente estaba admirada de cómo les
multitud se admiraba de su doctrina; enseñaba, 29 porque lo hacía con plena
29
porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como sus maestros de la ley.
autoridad, y no como los escribas.
3. RESUMEN DEL TEXTO EN LA IDEA PRINCIPAL. EVANGELIO SEGÚN
MATEO CAPÍTULO 7, VERSÍCULOS 24 AL 29
Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que
edificó su casa sobre la roca. Orientando al hombre, a que debe construir su vida en un excelente
firmamento, teniendo a Cristo Jesús como nuestro fundamento, nuestra base, nuestra roca para
tener una vida segura. Para cuando lleguen las adversidades mantenernos seguros y tranquilos
porque sabemos quién nos sostiene.
4. ESCRIBIR EN MIS PALABRAS EL PASAJE BIBLICO (EVANGELIO SEGÚN
MATEO CAPÍTULO 7, VERSÍCULOS 24 AL 29
¿Dónde edificar tú vida?
Para quien atendiere este mensaje, y lo practique, vivirá confiado, tranquilo porque entrego su
vida a Cristo Jesús.
Había una vez un hombre inteligente. Él quería construir una casa.

"¿Dónde construiré mi casa?, se preguntó. "Ya lo sé. Buscaré un lugar fuerte. Una roca es muy
fuerte. Construiré mi casa sobre una roca".
El hombre inteligente trabajó mucho. Él construyó su casa sobre una roca.

Hubo una gran tempestad, pero él estaba a salvo dentro de su casa. Su casa era muy segura
porque él la había construido sobre la roca.

Había una vez un hombre perezoso, desobediente. Él también quería construir una casa. "¿Dónde
construiré mi casa?". Se preguntó el hombre perezoso. "Ya lo sé, lo haré en un lugar donde
pueda pasarlo bien. Puedo pasarlo bien sobre la arena. Construiré mi casa sobre la arena".

El hombre perezoso trabajó mucho. Construyó su casa sobre la arena. Hubo una gran tempestad.
Él no estaba a salvo. Su casa se cayó y se fue al mar. El hombre perezoso se quedó sin casa
porque él la había construido sobre la arena.
Ya finalizado Jesús el mensaje, el que escuchaba se asombraba; de la sabiduría;
Porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los sabios de la ley.