Está en la página 1de 10

Temam 4.

1: El alma humana
https://web.microsoftstream.com/video/795cfd97-7cf2-4736-b96a-fac55292d786

Veremos como, asumiendo una teoría aristotélica del alma, Tomás puede afirmar la
subsitencia del alma. Comenzamos con la introducción.

Primero, Tomás utiliza la definición de Aristóteles sobre el alma.

Tomás va a aceptar la visión aristotélica del alma como forma. El alma es la forma de
los seres vivos.
“Ciertos cuerpos tienen en potencia la vida” ¿Qué quiere decir? ¿Qué no están vivos?
Pues no, la vida como potencia quiere decir que el cuerpo vivo tiene la capacidad de
realizar ciertas actividades como crecer, percibir, sentir, etc.; sin embargo, no las realiza
en todo momento, son actividades vitales. Y se habla de una potencia porque son
capacidades, no siempre se están ejerciendo. Entonces, las capacidades son algo
intermedio entre la potencia y el acto, porque las tenemos aquí y ahora, pero no siempre
las estamos ejerciendo.

Entonces, el alma es lo que le permite a los cuerpos hacer real dichas capacidades. ¿En
qué sentido lo hace? Veremos que el alma es prescisamente esas capacidades o es lo que
da cuenta de que podamos tener de manera real esas capacidades.

¿Cómo es esto posible? Porque el alma es la forma de los seres vivos, porque les da
realidad plena, las capacita para las operaciones propias de del ser viviente.

¿Qué signifca estar vivo? Significa poder realizar estas capacidades, y ¿porqué una
materia puede tener estas capacidades? Gracias a su forma sustancial, porque ¿qué
pertenece a la esencia de lo vivo? Tener la capacidad de realizar estas capacidades
vitales. Entonces, el alma es lo que permite lo que da cuenta de nuestras capacidades, de
nuestro ser vivo.

El alma es la forma de los seres vivos.


Nos vamos a centrar en el alma intelectiva, ya que es la que le pertenece al ser humano.

El alma intelectiva incluye la vegetativa y la sensitiva, pero no somos tres almas en una,
si no mas bien porque el alma intelectiva otorga a su materia las mismas capacidades
del alma vegetativa y sensitiva en general.

Pero entonces ¿qué capacidad otorga solo el alma intelectiva? El conocimiento


(capacidad intelectual) y la volición (voluntad).

De ahí que el alma sea principio vital y también principio de conocimiento.

Todo eso porqué explica porqué el alma se considera la forma del cuerpo. Y todo esto
no es muy diferente de lo que ya había señalado Aristóteles. No es una sustancia que
está contenida en un cuerpo, si no mas bien el alma no es más que la forma sustancial de
un cuerpo vivo.

Entonces, ¿qué se sigue de esta concepción del alma como forma? Que la substancia es
el individuo compuesto de cuerpo y alma.

El alma en Aristóteles no puede existir sin el cuerpo y Tomás estará de acuerdo hasta
cierto punto.
Parecería que Tomás estaría contradiciendose a sí mismo al afirmar que el alma humana
es forma y al mismo tiempo señalar que el alma tiene la capacidad de substistir sin el
cuerpo.

¿Cómo va solucionar Tomás esta contradicción?

Tomás hará uso de las siguientes características del alma humana. Inmaterialidad y su
incorruptibilidad. Son estas últimas las que lo van a llevar a señalar la subsistencia del
alma.

La subsitencia e incorruptibilidad son elementos clave del alma.

Vamos a ver porqué el alma no puede ser una sustancia y porqué Tomás piensa que
Aristóteles tiene razón.

El ser humano es una unidad hilemórfica, entonces ¿cómo explica que subsiste el alma?
La relación alma y cuerpo sería similar a la relación de la figura y la cera.

No puedo crecer, comer, etc., sin un cuerpo, es por eso que, en este sentido, es esencial
que el alma esté unida al cuerpo.

Casi todas las funciones vitales son funciones del compuesto alma/cuerpo, es por eso
que el cuerpo es necesario para que el alma actualice dichas funciones.

La conclusión es que el ser humano no es solo su alma.


Todas estas actividades son de un solo sujeto.

Pero, esto no quiere decir que el alma sea material, pues porque esta sólo requiere de un
cuerpo; sin embargo, ella misma no es material.

El alma siendo forma del cuerpo, entonces ¿en qué sentido el alma es inmaterial?

“Inmaterial” se dice en dos sentidos:

Aquí hay una distinción entre forma y materia.


Subsisten por sí mismas, es decir, se mantienen en existencia solo ellas.

A diferencia de las demás formas substanciales, el alma humana no sólo será inmaterial
en el primer sentido si no también en el segundo. Entonces el alma humana es una
forma subsistente incorpórea, que puede existir sin materia.

Pero ¿cómo es eso?

Si el alma tuviese una naturaleza corporea, no podría recibir ninguna forma material, es
decir, no podría conocer, pues ¿qué ocurre cuando conocemos? Recibimos en nuestro
intelecto la forma o naturaleza de aquello que se conoce, pero no nos volvemos la cosa
que define esa forma. Yo conozco la manzana, y en términos generales, mi intelecto
recibe la forma de manzana, pero no me vuelvo una manzana. Si esta capacidad
intelectual, tendría una naturaleza corpórea, entonces no podría conocer.

El ser humano de hecho conoce, entonces no puede ser una substancia corporea.
Si el acto de intelección hiciera uso de un órgano corporal, no se explicaría que
tuviesemos conceptos universales, puesto que la materia es principio de individuación.

Con todo, se deduce que el alma humana, principio intelectual, tiene en sí misma una
operación que no comparte con el cuerpo.

Existe, entonces, una operación que no requiere para nada del cuerpo, excepto como
inicio.

Es así que, por las dos razones que hemos visto (en tanto tenemos conceptos universales
y en tanto se realiza a través de un órgano), el alma es algo incorpóreo y subsistente. La
inmaterialidad del alma es lo que hace que el alma pueda subsistir.

¿Cómo explica la subsistencia del alma sin un cuerpo? Porque el alma se mantiene por
este acto (¿qué cosa es existir si no es ser en acto?), esta operación que no requiere
cuerpo, y es por ella que el alma se mantiene subsistente.
La afirmación de que el alma sea subsistente no tiene porqué equivocarse con que el
alma sea una substancia, pues no es así.

¿Qué subsiste?

Ejemplo

Lo mismo tendríamos que decir del alma humana.


Entonces, el alma humana subsiste, mas no es una substancia, puesto que para ser
substancia no cumple con los requisitos de ser substancia al no estar completa en su
naturaleza.

El alma está completa en su naturaleza cuando está en un cuerpo.

También podría gustarte