Está en la página 1de 5

Teoria

Endosimbiotica.
Ensayo

23 de marzo 2021
Universidad de Sucre
PROGRAMA DE BIOLOGIA.
Por: Karol Diaz Ramirez
Docente:Aydee Muñoz
Ensayo
Teoría endosimbiotica

Antes de empezar, es necesario tener presente qué es una célula procariota y una
célula eucariota; Todas tienen una membrana que los separa del exterior. La
diferencia principal entre estos dos tipos es que en las procariotas no hay presencia de
orgánulos membranosos y su ADN se encuentra libre en su interior. Ocurre lo
contrario a las eucariotas, que están repletas de orgánulos y cuyo material genético
está restringido en una región en el interior de una barrera que se conoce como
núcleo.
Hay que tener presente estos datos, porque la teoría endosimbiótica se basa en
explicar en la aparición de estas diferencias.

Esta teoría fue postulada por la bióloga


evolucionista Lynn margulis en 1967,
Quien buscó una idea alternativa del
origen de las células eucariotas,
estableciendo que este se basaba en la
unión progresiva de células procariotas,
donde una célula fagocita a otras, pero en
vez de digerirlas, hace que formen parte
de ella. Es decir, una célula se
introduce en el interior de otra,
obteniendo beneficios mutuos mediante
una relación de simbiosis.

Esta teoría plantea… Esencialmente que


algunos de los orgánulos de las células
eucariotas (todas las células excepto las
bacterianas), en particular las
mitocondrias y los plastos, fueron en su
momento organismos procariontes de
vida libre (bacterias) que probablemente
tras haber sido englobados o fagocitados,
no fueron digeridos y por el contrario, se
acoplaron de tal manera que establecieron
una relación dependiente con la célula que
los “devoró”.

2
¿En qué se puede fundamentar esta
teoría?
En primer lugar, constituyendo uno
de los elementos de más peso, está el
material genético. Los cloroplastos y
las mitocondrias presentan ADN
propio e independiente del ADN de la
célula en la que se encuentran, este
material además es bicatenario y
circular, idéntico al de las bacterias y
muy diferente al de las células
eucariotas.

Gracias a la endosimbiosis los
organismos eucarióticos disfrutan
de la capacidad de realizar procesos
metabólicos que evolucionaron
originalmente en bacterias; por
lo cual, al favorecerse de
esta endosimbiosis, la selección
natural seleccionó los individuos con
simbiontes.

En la actualidad, se acepta que las


mitocondrias y los cloroplastos de los
eucariontes procedan de la
endosimbiosis. Pero la idea de que
una espiroqueta endosimbiótica se
convirtiera en los flagelos y cilios de
los eucariontes no ha recibido mucha
aceptación, debido a que estos no
muestran semejanzas ultra
estructurales con los flagelos de los
procariontes y carecen de ADN.

3
Critica
El mayor punto de crítica es que, No hay ninguna evidencia que pueda
demostrar que existió esta unión entre células, y sin muestras, es difícil de
sustentar. Tampoco se explica la aparición de otros orgánulos de
las células eucariotas, como son el retículo endoplásmico y el aparato de
Golgi. Y lo mismo ocurre con los peroxisomas, que no tienen ni un ADN
propio ni una doble capa de membranas, por lo que no hay muestras tan
fiables como en la mitocondria o en el cloroplasto.

Los conocimientos, como la teoría endosimbiótica, nos han


demostrado la ignorancia de considerar al ser humano como
especial ya que nos muestran, cada día más claramente, nuestro
lugar en la Naturaleza. Estos seres, además de ser los cimientos de
la vida y haber estado aquí desde el origen, forman parte de toda
estructura viva y son necesarios para su supervivencia.
Nosotros somos una representación viva de toda la evolución y no
existiríamos de no ser por el resto de animales, plantas y
organismos con los que compartimos la Tierra. Por ello, es muy
importante que no olvidemos el papel que juegan todos ellos para
seguir conociéndolos y aprendiendo sin destruirlos.

4
5

También podría gustarte