Está en la página 1de 3

EMBAJADA DE ISRAEL

COMUNICADO DE PRENSA

Montevideo, 25 de marzo de 2021

En referencia a la reciente sesión del Consejo de DDHH, la Embajada de


Israel en Uruguay hace las siguientes precisiones:

1. El Consejo de DDHH en Ginebra fue creado por la Asamblea General de


las Naciones Unidas el 15 de marzo de 2006 para reemplazar a la antigua
Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que había sido
acusada de estar muy politizada y, por ende, había perdido su
credibilidad. El Consejo mejoró algunos mecanismos, sin embargo los
estados miembros no lograron eliminar una de las principales razones que
llevaron a su disolución: su sesgo institucional contra Israel.

2. Desde el comienzo, los palestinos y sus cómplices han secuestrado la


agenda del Consejo y junto a los grandes violadores de DDHH, tales
como Irán y Siria, han dictado una agenda tendenciosa contra Israel.

3. Mientras que el punto 4 de la agenda hace referencia a las situaciones de


Derechos Humanos en todo el mundo, el Consejo dedica un artículo
separado, el ítem 7, a la "Situación de los derechos humanos en Palestina
y otros territorios árabes ocupados".

En otras palabras, Israel es el único país del mundo al que el Consejo le


dedica una sesión especial y permanente en su agenda de una manera
politizada y desequilibrada, que implica una discriminación y un sesgo
sistemático e institucional dentro del Consejo contra Israel. Más aún, el
único mandato fijo y permanente de la Comisión es el del relator especial
que "investiga" las violaciones de DDHH en los territorios.

4. A pesar de titularse “Situación de los derechos humanos en Palestina y


otros territorios árabes ocupados”, el punto 7 se centra únicamente en las
acciones de Israel, y sólo de Israel. No focaliza en los abusos de los
derechos humanos por parte de la Autoridad Palestina o de Hamás. La
resolución no hace, por ejemplo, referencia al terror palestino que sufre
Israel hace décadas o al disparo indiscriminado contra su población civil,
hecho que constituye un crimen de guerra. Tampoco se refiere al llamado
de los terroristas palestinos a aniquilar al Estado de Israel.

5. La obsesión del Consejo contra Israel se ve reflejada en las numerosas


resoluciones que refieren al Estado Judío frente a los otros países. Desde
su creación, el Consejo condenó a Israel en 94 resoluciones, a Siria en 35,
a Corea del Norte en 13, a Irán en 10, a Yemen en 3 y a Venezuela en 2.

6. Las resoluciones contra Israel son tendenciosas e incluyen acusaciones


infundadas y falsedades elaboradas por los palestinos mismos y basadas
también en informes escritos por los funcionarios palestinos del
Comisionado de DDHH en Ramala y por las organizaciones civiles
palestinas.

7. La realidad que vive Israel es compleja y distinta al resto de los países.


Siendo el único país cuya soberanía es desafiada de forma continua,
Israel tiene el derecho y la obligación de defender a sus habitantes. No
somos inmunes a la crítica, pero no podemos aceptar que la misma sea
sesgada y motivada políticamente.

8. Israel espera que los países amigos apoyen su lucha para lograr una
actitud balanceada del Consejo de DDHH. De lo contrario, apoyando las
resoluciones anti-israelíes, se perpetúa la discriminación institucional y la
injusticia que Israel sufre en el sistema de las Naciones Unidas desde
hace décadas y lo único que logra es distanciar más a las partes
involucradas en el conflicto palestino-israelí y descalificar al Consejo.
9. Finalmente, los tres acuerdos de paz que firmó Israel en el último tiempo
con Bahrein, Marruecos y Emiratos Árabes, crearon un ambiente positivo
en nuestra región. Esta oportunidad debería ser aprovechada por la
comunidad internacional para acercar también a Israel y a los palestinos.
La actitud actual del Consejo logra todo lo contrario.

Departamento de Prensa
Embajada de Israel