Está en la página 1de 3

Salvador Dalí

Cinco influencias Josep Pla


Cuatro influencias decisivas en la formación del joven Dalí:
¶ el profesor de dibujo de la escuela municipal de Figueres
¶ el paisaje del Ampurdán
¶ la obra del Doctor Freud
¶ Gala.
Una quinta: el impacto de las maneras de la sociedad norteamericana (el mercantilismo, la superficialidad,
el gusto por el exhibicionismo, etc). El cambio que se produjo en el Dalí posterior a 1940 se puede justificar
por algunas actitudes y acciones que le facilitaron la marginación. Y aquí el tema de las afinidades políticas
de Dalí resulta importante. Después de una etapa muy radical, pasando del anarquismo juvenil al
surrealismo, trasladado a los Estados Unidos, Dalí se convirtió en un reaccionario, en una evolución
ideológica semejante y casi simultánea a la de su padre. Fue un personaje estrafalario, que supo
aprovechar los medios de comunicación y la publicidad como pocos. Había una gran diferencia entre el Dalí
público y el privado.

Dalí & FGL Dalí: no sólo rechazará, como Buñuel, la metáfora tradicional, con asociaciones de semejanza,
sino incluso la metáfora inconexa, pues su ideal vanguardista es que las cosas existan por sí solas, en una
libertad que no implique una relación entre elementos, es decir, que los objetos se independicen. Las
discusiones o "esgrima" intelectual, como las llama Lorca en la Oda a Salvador Dalí, se producían sobre
estos temas entre García Lorca y Dalí. Del cubismo (geometría, línea, cantada por Lorca en su Oda a
Salvador Dalí) pasamos, a través de los cuadros de Dalí y los poemas de Lorca, al Surrealismo de los
instintos (crueldad, asociaciones inconexas). Dalí y Buñuel aparecen luchando en correspondencia y obra
contra los localismos (rechazan el andalucismo del Romancero gitano) y buscan la materialidad del arte y
una literatura más próxima a los instintos. Se aproximan a la escritura automática defendida por el
Surrealismo francés, mientras que Lorca se mantendrá al margen.

El método paranoico-crítico: técnica surrealista desarrollada por Salvador Dalí a comienzos de la década de
1930. El artista la utilizó tanto en la producción de pinturas como en otros formatos de obra, especialmente
en aquellos que implicaban ilusiones ópticas o imágenes múltiples. André Breton, escribió sobre la "crisis
fundamental del objeto". El objeto empezó ser interpretado no como una entidad fija externa sino también
como una extensión de la subjetividad. Uno de los tipos de objetos que trataba el surrealismo era el objeto
fantasma. Los surrealistas unían teorías de la psicología en la misma idea de la creatividad en el arte. Según
Dalí, estos objetos contienen un mínimo de significado mecánico, pero cuando son contemplados la mente
evoca imágenes fantasmagóricas que son el resultado de actos inconscientes. El método paranoico-crítico
surgió de experimentos surrealistas en la misma línea y que involucraban la psicología y la creación de
imágenes, como por ejemplo la técnica de frottage de Max Ernst, en la que se frota un lápiz o tiza en papel
sobre una superficie dotada de textura y s'interpretn las imágenes fantasma que pasan de la textura al
papel. El aspecto de "paranoia" en el que Dalí estaba interesado y que se encontraba en el origen del
método era la capacidad del cerebro para percibir enlaces entre objetos que racionalmente no tienen nada
que ver. Dalí describía el método paranoico-crítico como un "método espontáneo de conocimiento
irracional basado en la objetividad crítica y sistemática de las asociaciones e interpretaciones de fenómenos
delirantes".

Un primer problema es la popularidad "negativa" de Dalí que se difundió a través de la escritura, en


especial en La Vida secreta, importante documento de reorientación vital y prueba de la lúcida utilización
de los mass-media. Un segundo problema se relaciona con la condición material de esta escritura. Dalí,
como otros coetáneos suyos (Ors sería el más notable) escribe en la prensa. Dalí es un escritor que tiene
una voz discursiva, poco atenta a la materialidad de texto. Escribe, a menudo de manera apresurada, unos
textos en un idiolecto incomprensible e impublicable que casi sólo él entiende y por eso siempre necesita
de la ayuda de algún traductor o intermediario para llegar a la imprenta y al lector. Es ante todo, un escritor
sin lengua. Un escritor que cabalgaba entre el catalán, el español, el francés y con los años, el inglés, un
escritor que se movió en múltiples formas de escritura (memorias, poesía, ficción, etc.), reinventando los
géneros. La prueba de ello es que todos sus editores han manifestado las enormes dificultades de
comprensión que presentan sus textos. Podemos decir que Dalí no sabía escribir, en el sentido de que
escribía de otra manera, muy personal. Por eso sus textos han necesitado siempre de un "traductor" o
intermediario a pie de linotipia para que hiciera comprensible los textos.

Cuando Fèlix Fanés editó el diario 1919-1920 o los textos literarios en catalán también tuvo que explicar la
dificultad de los manuscritos. Por un lado reconocía la posible dislexia del autor: "El pintor escribe
fonéticamente, es decir, prescindiendo de la ortografía convencional" y en todas las lenguas escribe con
muchas faltas de ortografía. Más allá justifica así su "intervención" en el texto original: "intervenir en el
texto hasta convertir el rudimentario y colorístico, pero también muy a menudo brillante, catalán de Dalí en
una lengua más asequible, sin renunciar, sin embargo, a todo lo que es más característico.” En la edición de
los textos literarios, apunta: "la edición de la obra escrita del pintor nunca es un trabajo sencillo. Entre el
manuscrito y lo que salió finalmente publicado suele haber una considerable distancia, determinada tanto
por la peculiaridad de la lengua del autor como por los criterios del corrector que se había encarado con el
texto”.

Lo que indicó Ian Gibson en su biografía acerca de la intervención en el texto original por parte de Chevalier
puede ser ampliable a otros textos: “se lee muy bien, pero mejora tanto la prosa del original que sólo se
podrá apreciar el sabor auténtico del libro cuando se publique por fin en su francés original (faltas de
ortografía y puntuación esperpéntica incluidas)”. El propio Dalí reconoció el problema en La vida secreta al
explicar como se publicó su primer libro, La femme visible: "Gala había reunido la masa de garabatos
desorganizados e inteligibles que yo había hecho durante el verano en Cadaqués, y con su escrupulosidad
inquebrantable había logrado darles una "forma sintáctica" que era poco o mucho comunicable”. Aquí se
introduce otra cuestión, y no menor, en la consideración del Dalí escritor, que es la del multilingüismo, más
allá del detalle que son textos incomprensibles en cualquier lengua y necesitan de un mediador. La vida
secreta es un libro que escribió en su francés macarrónico. Chevalier lo tradujo del francés. En un mundo
ideal, necesitaríamos de ediciones multilingües para poder captar el escritor Dalí en toda la riqueza y
variedad de sus recursos.

Estamos ante una literatura dicha, en la que domina un registro oral. Al leer los textos de Dalí se produce
un curioso fenómeno, ya que oímos más la voz y no leemos tanto las palabras. Quizá por eso las entrevistas
son una de las joyas del conjunto de la producción literaria. Dalí fue un actor extraordinario. Supo
manipular la prensa y en una de sus primeras visitas a New York se presentó como el inventor del
Surrealismo, con foto de Man Ray en la portada de la revista Time.
”. Su escritura tiene un carácter de actuación, tiene mucho de teatral. Podemos relacionar sus escritos con
los “actos perlocucionales”, es decir, aquellos que producen un efecto, querido o no en el receptor, a causa
del modo como es expresado por el emisor. Este uso de la escritura por parte de Dalí, parece invertir uno
de los principios que Derrida veía en la escritura, el de la "suplementariedad". La escritura es el suplemento
por excelencia, porque funciona como suplemento, el signo de un signo, tomando el lugar del discurso
hablado. Dalí invierte los términos. Es el discurso hablado que se convierte en suplemento de un discurso
escrito. ¿Qué tipo de texto escribe Dalí? Se inventa toda una literatura y una manera de escribir. Hay tres
aspectos que destacan en la materialidad de la escritura de Dalí: el oxímoron; la rotura de un orden racional
del discurso, asimilable al collage, la fragmentación, o el découpage o "segmentación cinegráfica", el tono
discursivo, de instrucción desde una perspectiva imponente, en el sentido de alguien que quiere "enseñar"
y que quiere convencer, y que por eso repite una y otra vez la misma melodía. Dalí en el mes de marzo de
1929 en L’amic de les Arts definía el “documental” en estos términos: Una tendencia violentamente
antiartística queda definida en el impulso exacerbado hacia el documental - (la existencia y la investigación
por igual necesita del texto o producción superrealista) - y el documental minucioso, demuestra una vez
más, la ósmosis constante establecida entre la realidad y la superrealidad. " (...) Esperamos que los
primeros intentos irracionales, ausentes de todo sentido estético, paralelamente a los intentos
estrictamente científicos, nos ofrezcan el documental de la larga vida de los pelos de una oreja o el
documental de una piedra, o el de la vida ralentizada de una corriente de aire. (“Revistas de tendències
artístiques “) Un mes después, en La Publicitat, al iniciar la serie “Documental-París-1929”, hace una
especie de declaración programática y escribe: La documental anota anti-literariamente las cosas dichas del
mundo objetivo. Paralelamente al texto surrealista transcribe, con el mismo rigor y tan antiliterariamente
como la documental, el funcionamiento de lo REAL liberado del pensamiento, las historias que pasan en
realidad en nuestro espíritu mediante el automatismo psíquico y los demás estados pasivos (inspiración).

Al explicar el filme Un perro andaluz, en el mes de octubre de 1929, insiste en una determinada visión de la
realidad que es, me parece, la que está incorporando a los cuadros, películas, textos (anti) literarios de esta
época. En el filme, afirma “se trata de la simple anotación de hechos. Lo que lo diferencia en un abismo de
los otros filmes es únicamente que los tales hechos, en lugar de ser convencionales, fabricados, arbitrarios,
gratuitos, son hechos reales, o parecidos a los reales, y por tanto enigmáticos, incoherentes, irracionales,
absurdos, sin explicación. Repito, igual que los hechos reales, que son irracionales, incoherentes, sin
explicación.” Al instalarse en París, Dalí tiene a punto una batería de recursos de escritura que le permiten
enfrentarse y colaborar con el grupo surrealista. Será su arma decisiva en la práctica cotidiana del
surrealismo, de elaboración y difusión de unas ideas, en las revistas del grupo, y pocos años más tarde,
instalado en los EEUU, será un elemento decisivo para la “construcción” de la memoria.

También podría gustarte