Está en la página 1de 7

5.1.

Órgano rector del protocolo de Cartagena

El órgano rector del Protocolo es la Conferencia de las Partes en


el Convenio sobre la Diversidad Biológica, que actúa como
reunión de las Partes en el

Protocolo de Cartagena sobre la Seguridad de la Biotecnología.


(CP-RP). L función principal de este órgano es examinar la
aplicación del Protocolo y adoptar las decisiones que sean
necesarias para promover su funcionamiento efectivo incluidas
decisiones sobre el funcionamiento del CIISB.

Estas decisiones contribuyen a orientar a las Partes en la


aplicación del Protocolo. La CP-RP se reunirá en forma periódica,
por lo general cada uno o dos años.

I. DE LA BIOTECNOLOGÍA MODERNA A LA BIOSEGURIDAD.

El término “biotecnología” se refiere a cualquier aplicación tecnológica


que emplee sistemas biológicos, organismos vivos o derivados de estos
para elaborar o modificar productos o procesos para una utilización
específica.
La biotecnología se ha empleado durante décadas en técnicas
convencionales de fermentación para la elaboración de pan, queso o
cerveza.

Ha sido también la base de técnicas convencionales de mejoramiento


genético de animales y plantas, tales como la hibridación y la selección
de plantas y animales con características específicas a fin de crear, por
ejemplo, cultivos que produzcan un mayor rendimiento de cereales.
La diferencia que tienen estas técnicas convencionales con la
biotecnología moderna es que ahora los investigadores pueden tomar un
solo gen de una célula vegetal o animal e insertarlo en otra célula
vegetal o animal para conferirle al organismo receptor una característica
deseada, como, por ejemplo, resistencia a plagas o enfermedades
específicas.
En el Protocolo de Cartagena, por biotecnología moderna se entiende la
aplicación de:

a) técnicas in vitro de ácido nucleico, incluidos el ácido


desoxirribonucleico
(ADN) recombinante y la inyección directa de ácido nucleico en células u
orgánulos, o

b) la fusión de células más allá de la familia taxonómica, que superan las


barreras fisiológicas naturales de la reproducción o de la recombinación
y que no son técnicas utilizadas en la reproducción y selección
tradicional.

En el Protocolo de Cartagena, los organismos vivos que poseen


combinaciones nuevas de material genético obtenidas mediante la
aplicación de la biotecnología moderna se denominan “organismos vivos
modificados”. Este término suele abreviarse en la sigla ‘OVM’. Otro
término que también se utiliza frecuentemente para denominar a este
tipo de organismos es “organismos genéticamente modificados”.

La biotecnología moderna promete avances en la medicina, la


agricultura y otros campos. Estos avances pueden incluir nuevos
tratamientos médicos y vacunas, productos industriales innovadores y
cultivos mejorados. Los partidarios de la tecnología sostienen que la
biotecnología tiene el potencial de promover la seguridad alimentaria al
aumentar la producción agrícola, disminuir la presión sobre la

2
explotación de los suelos, aumentar la producción sostenible en las
tierras marginales o ambientes inhóspitos y reducir la utilización del agua
y los productos agroquímicos en la agricultura.

No obstante, la biotecnología moderna es una disciplina muy nueva, por


lo que aún queda mucho por saber acerca de la interacción de los OVM
con diversos ecosistemas. Entre las preocupaciones que suscita esta
nueva tecnología están los efectos adversos que podría tener para la
diversidad biológica y los posibles riesgos para la salud humana.

Las áreas de preocupación abarca cambios involuntarios en la


competitividad, virulencia u otras características de las especies
seleccionadas; la posibilidad de efectos adversos en las especies no
seleccionadas (tales como insectos benéficos) y los ecosistemas; la
posible proliferación de malezas en los cultivos modificados
genéticamente; la posibilidad de flujo de genes; y la estabilidad de los
genes insertados (la posibilidad de que un gen pierda su eficacia o se
transfiera a otro huésped).

El término bioseguridad se emplea para describir los esfuerzos por


reducir y eliminar los posibles riesgos resultantes de la biotecnología y
sus productos. A los efectos del Protocolo de Cartagena, estos
esfuerzos se basan en el enfoque de precaución.

II. CONCIENCIACIÓN Y PARTICIPACIÓN DEL PUBLICO

1. Las Partes:
a) Fomentarán y facilitarán la concienciación, educación y participación
del público relativas a la seguridad de la transferencia, manipulación y
utilización de los organismos vivos modificados en relación con la
conservación y la utilización sostenible de la diversidad biológica,
teniendo también en cuenta los riesgos para la salud humana. Para ello,

3
las Partes cooperarán, según proceda, con otros Estados y órganos
internacionales.

b) Procurarán asegurar que la concienciación y educación del público


incluya el acceso a la información sobre organismos vivos modificados
identificados de conformidad con el presente Protocolo que puedan ser
importados.

2. Las Partes, de conformidad con sus leyes y reglamentaciones


respectivas, celebrarán consultas con el público en el proceso de
adopción de decisiones en relación con organismos vivos modificados y
darán a conocer al público los resultados de esas decisiones,
respetando la información confidencial según lo dispuesto en el artículo
21.

3. Cada Parte velará por que su población conozca el modo de acceder


al Centro de Intercambio de Información sobre Seguridad de la
Biotecnología.

III. MOVIMIENTOS TRANSFRONTERIZOS ILÍCITOS

1. Cada Parte adoptará las medidas nacionales adecuadas


encaminadas a prevenir y, si procede, penalizar los movimientos
transfronterizos de organismos vivos modificados realizados en
contravención de las medidas nacionales que rigen la aplicación del
presente Protocolo. Esos movimientos se considerarán movimientos
transfronterizos ilícitos.

2. En caso de que se produzca un movimiento transfronterizo ilícito, la


Parte afectada podrá exigir a la Parte de origen que retire a sus
expensas el organismo vivo modificado de que se trate repatriándolo o
destruyéndolo, según proceda.

4
3. Cada Parte pondrá a disposición del Centro de Intercambio de
Información sobre Seguridad de la Biotecnología información sobre los
casos de movimientos transfronterizos ilícitos en esa Parte.

IV. CONLUSIONES

A lo largo del trabajo se demostró que este tratado tiene el potencial de


ser implementado, sin embargo requiere de amplios recursos financieros
para cumplir con tal cometido.
a) Los Estados necesitan instalaciones modernas para realizar los
estudios de riesgo requeridos para la toma de decisiones;
b) Personal capacitado es requerido para llevar a cabo el estudio de
riesgo, y
c) Capacidad técnica es indispensable para monitorear los OVM.
Lógicamente, en esta época de desaceleración económica mundial, la
implementación del Protocolo es una tarea difícil de alcanzar, voluntad
política, planeación a largo plazo y disponibilidad de fondos
internacionales jugarán un papel importante en la implementación de
este Acuerdo y en la conservación de los recursos naturales mundiales.

5
V. BIBLIOGRAFIA
a. https://www.miteco.gob.es/es/calidad-y-evaluacion-
ambiental/temas/biotecnologia/organismos-modificados-
geneticamente-omg-/protocolo-cartagena/
b. https://www.conacyt.gob.mx/cibiogem/index.php/protocolo-de-
cartagena
c. https://www.conacyt.gob.mx/cibiogem/images/cibiogem/comunica
cion/publicaciones/cartagena-protocol-es.pdf
d. http://bch.cbd.int/help/trainingmaterials/Es/03)%20Training
%20Modules/MO01Es.pdf
e. https://www.ecologiaverde.com/protocolo-de-cartagena-que-es-
objetivo-y-paises-firmantes-2304.html

6
7

También podría gustarte