Está en la página 1de 2

LLAMAMIENTO A LAS MUJERES: FEMINISTAS AL CONGRESO

“Ser feminista es una forma reflexiva de ser mujer” 



Celia Amorós

Nosotras, las mujeres firmantes, unimos nuestras voces en la defensa de nuestros


derechos.

Tenemos la firme convicción de que llevar las reivindicaciones feministas a las


instituciones es una razón de justicia histórica, puesto que ningún partido político
representa nuestros intereses. Somos conscientes del momento clave en el que vivimos y
de la ofensiva global que se está perpetrando contra nuestros derechos. Por ello damos un
paso al frente para subrayar que las instituciones no cumplen con nuestras demandas, que
se utilizan como arma arrojadiza en los parlamentos pero nunca han formado parte de las
prioridades de los partidos que dicen representarnos.

Ahora que se han cumplido veintiséis años del Tratado de Beijing entendemos que
ha llegado la hora de traducir el hartazgo de sabernos abandonadas a nuestra suerte por
todos los partidos en una propuesta firme y decidida de creación de una organización
política que ponga la Agenda Feminista en el centro para su consecución política.
Queremos capitalizar nuestras fuerzas por y para nosotras mismas. Ser el fin, no solo el
medio. No permaneceremos inmóviles mientras se utiliza nuestra dignidad como moneda
de cambio y no vamos a resignarnos a seguir siendo la otredad en un mundo en el que
somos más de la mitad de la población.

Las vindicaciones históricas de la Agenda Feminista son inequívocamente


abolicionistas: el género, los feminicidios, la prostitución, la pornografía, la explotación
laboral y reproductiva, la compraventa de bebés, la violencia obstétrica, la misoginia
religiosa o el borrado biológico y social de las mujeres son algunas de las cuestiones
básicas que debemos abordar con urgencia para conseguir nuestro fin último como
feministas: la liberación de las mujeres.

Teóricas, activistas y miles de mujeres feministas anónimas nos hemos volcado en


numerosos llamamientos dirigidos a la sociedad civil, a la clase política y a los medios de
comunicación, a fin de enfrentar el ataque que la ideología Queer -cuir- supone para
nuestra salvaguarda y la de nuestras y nuestros menores , habiendo recibido por respuesta
la cancelación de la teoría feminista y el silenciamiento de nuestras voces, así como
grandes dosis de violencia simbólica.

El Neoliberalismo campa a sus anchas y las desigualdades no han dejado de


aumentar, intensificando la crisis en la que estamos inmersas que cada día arrastra a más
mujeres y niñas a la precariedad y a situaciones de extrema vulnerabilidad, especialmente
migrantes y con discapacidad. Queremos acometer lo urgente además de luchar por
lograr justicia y paridad en todas las esferas.

Estamos a tiempo de desarticular juntas la ofensiva con la que pretenden hacernos


volver al punto de partida: solo organizadas podremos implementar nuestra Agenda
haciendo que sea una prioridad política en el Gobierno de nuestro país. Y así lo vamos a
hacer.

Por todo ello, hacemos este llamamiento a todas las mujeres feministas a
participar activamente en la construcción de una organización política por y para las
mujeres, que haga efectivos nuestros derechos y consiga todo aquello que nos han negado
por nuestro sexo.


Nos queremos vivas, libres e iguales.