Está en la página 1de 6

Ley del Estatuto de la Funcion Policial.

Responsabilidad personal
Artículo 11.

Los funcionarios y funcionarias policiales respondenrán penal,


civil, administrativa y disciplinariamente por los hechos ilícitos,
delitos, faltas e irregularidades administrativas cometidas en el eje
rcicio de sus funciones de conformidad con la ley, reglamentos y
resoluciones.

Normativas que regulan la actuación


policial
Como parte de las medidas que ha adoptado el Consejo General de Policía (CGP)
y por ende el Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y
Paz (MPPIJP), para la reforma de los cuerpos policiales en Venezuela, se han
consolidado una serie de principios rectores para la actuación policial, entre los
que destaca el uso progresivo y diferenciado de la fuerza policial (UPDFP) como
un estándar de obligatorio cumplimiento por las funcionarias y los funcionarios
policiales en el marco de la garantía a los derechos humanos.

En ese sentido, en la denominada Baquía del CGP: Tu fuerza es mi medida


(adaptada a la resolución N° 39390 del 19 de marzo de 2009 del MPPIJP), se
establece que “En el nuevo modelo, la Policía lucha contra el delito apegada al
estado de derecho, el respeto a los derechos humanos y haciendo uso progresivo
y diferenciado de la fuerza policial cuando sea necesario, según los niveles de
resistencia de la ciudadana o el ciudadano y ajustados a los principios de
legalidad. Sus funcionarias y funcionarios utilizarán el arma de fuego sólo en
circunstancias extremas, como reacción al ejercicio de una fuerza letal para la
defensa de la propia persona o de los terceros, ante una agresión ilegítima y
atendiendo a los principios de necesidad, oportunidad y proporcionalidad”.

Ello en concordancia con el artículo 55 de la Constitución Nacional que establece


la protección que brinda el Estado a sus ciudadanos, y que afirma que “los
cuerpos de seguridad del Estado respetarán la dignidad y los derechos humanos
de todas las personas. El uso de armas o sustancias tóxicas por parte del
funcionario policial y de seguridad estará limitado por principios de necesidad,
conveniencia, oportunidad y proporcionalidad, conforme a la ley”.

Recordemos que entre las principales funciones que tienen las instituciones
policiales, y las funcionarias y los funcionarios encargados de cumplir y hacer
cumplir la ley, se encuentra el uso legítimo de la fuerza y de las armas de fuego,
razón por la cual el comportamiento ético de los policías resulta esencial para
cumplir de manera adecuada con su función, respetando los principios de
legalidad, necesidad, proporcionalidad y garantía de lesividad mínima y no omitir
su rol de asistencia cuando sea necesaria.

Derecho del Imputado y Respeto a la Victima.

Sus derechos y garantías son:

 Conocer el motivo de su detención y ver la orden de detención, salvo que


sea sorprendido in fraganti.
 Ser informado acerca de los hechos que se le imputaren y de los derechos
que le otorgan la Constitución y las leyes.
 A que no lo obliguen a hablar, ni firmas sin su consentimiento.
 A no ser tratado como culpable mientras no sea condenado por una
sentencia firme.
 A no ser sometido a torturas, tratos inhumanos o degradantes, ni ser
obligado a someterse a exámenes corporales a menos que lo ordene el
juez.
 A que se le informe a su familia o a alguien que indique, acerca de su
detención.
 A comunicarse y ser visitado, a lo menos que el Juez lo prohiba hasta por
un plazo máximo de 10 días.
 A ser asistido por un abogado y a entrevistarse privadamente con él.
 A ser trasladado ante el Juez, a más tardar, dentro de las 24 horas
siguientes a su detención. En la misma audiencia el Juez puede ampliar la
detención hasta por tres días más.

Respeto a la Victima.

En el actual Procedimiento Penal hay que destacar que la situación de la víctima


es absolutamente precaria, especialmente en los sectores de menos ingresos, ya
que además del daño causado a la víctima, su situación se agrava al exponerse a
intimidaciones, amenazas o atentados, incluso a veces durante las largas esperas
en los tribunales deben soportar la presencia de su agresor o los familiares de
éste, además de la falta de información, orientación y de un trato digno.
Es por todo esto la importancia en materia de avances en el nuevo Sistema, ya
que este cuenta con unidades especializadas, con profesionales altamente
capacitados que brindan una adecuada atención a la víctima.

Documentos Confidenciales y la Seguridad de Estado.

 El alcance de la protección de los documentos debe extenderse tanto a las


personas, locales, equipos, programas informáticos y sistemas de información y
comunicación, como a los procesos de elaboración y manipulación, a los
prototipos, reproducciones, copias y duplicados, a la entrada, salida y distribución,
al envío y transporte, a la transmisión, la cesión temporal, a la custodia, inventario
y archivo, y a la destrucción.

    La cesión temporal de documentos confidenciales tanto para su uso en


proyectos o actividades por terceros (subcontratistas o servicios externos de
“outsourcing”), como para grafoanálisis, psicodiagnósticos por escritura u otros
exámenes y peritajes, debe ser autorizada y regirse según normativa de
seguridad. El deber de custodia y secreto se extiende a dichos usuarios
autorizados desde su aceptación, incluso, hasta después de la entrega del objeto
del contrato o finalizado el servicio.

En cualquier caso, se debe mantener el control y la gestión de los documentos,


identificando y clasificando aquellos más importantes a proteger, fijando niveles de
distribución y de acceso, ejerciendo una selección de personal basada en criterios
de confianza y compromiso, especificando responsabilidades y procedimientos, y
efectuando auditorias e inspecciones y controles de seguridad periódicos.

    Aquellos documentos que por especial relevancia y cuyo descubrimiento o


revelación pueda ocasionar perjuicios o comprometer intereses fundamentales,
deben aplicárseles específicas medidas de custodia y secreto. En definitiva,
asegurar el adecuado tratamiento y conseguir las condiciones de seguridad
necesarias, que garanticen la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad.
Esto incluye, la adopción de controles de identificación de defraudaciones y
cuantas medidas de seguridad organizativas y técnicas, sean aplicables.

Las diferentes legislaciones penales, mercantiles, de telecomunicaciones, etc.,


tratan sobre descubrimiento, revelación y cesión de secretos y datos reservados,
sin autorización, con ánimo de obtener provecho propio o de un tercero o
perjudicar al titular, lo que incluye la adquisición de secretos por medio de
espionaje o procedimiento análogo.

En términos concretos una u otra normativa contempla las siguientes obligaciones:


1) La obligación de no revelar secretos ajenos y la de guardar el debido sigilo o
reserva de los que tenga conocimiento por razón de su oficio o sus relaciones
laborales. 2) La obligación de no descubrir, revelar o ceder datos reservados, de
personas jurídicas o físicas, sin el consentimiento de sus representantes, salvo lo
dispuesto expresamente para ello por la ley.

Politicas de Comunicación de la Institucion Policial.


Comunicación policial: Proactiva, transparente y, sobre todo, responsable

En la nueva era digital, informar se ha vuelto una necesidad para las policías
modernas. Para lograrlo, cada vez más las organizaciones policiales están
desarrollando infraestructuras de comunicación externa que les permiten construir
relaciones sólidas con los ciudadanos y los medios de comunicación. Los números
indican que la inversión merece la pena: más allá de las ventajas de tener un
canal de comunicación constante con la ciudadanía, hay estudios que sugieren
que las noticias sobre la policia incrementan la confianza ciudadana en los
cuerpos de seguridad.

¿Cuáles son algunos de los elementos clave para una comunicación responsable
en torno a la seguridad ciudadana y la prevención del crimen?

 Tener un plan de comunicación integral que se adapte a la realidad de cada cuerpo


policial. En las comunicaciones con el público
 Mantener a la persona responsable de comunicaciones como parte del equipo gerencial.
La experiencia acumulada hasta ahora demuestra que la comunicación pública de un
cuerpo policial es más efectiva si la persona responsable de comunicaciones tiene
experiencia previa en comunicación organizativa y es un miembro clave del equipo de
gestión.
 Anteponer la corrección a la inmediatez durante las crisis. Uno de los desafíos más difíciles
en la comunicación policial es encontrar el equilibrio entre las necesidades de una
investigación, la privacidad de las víctimas y el derecho del público a estar informado
 Coordinar con todos los organismos involucrados en la seguridad ciudadana. Hay múltiples
entidades oficiales que intervienen en la seguridad ciudadana (ministerios de justicia,
policía, centros penitenciarios, o tribunales entre otros).

Comunicación policial y confianza ciudadana

Los medios de comunicación y las redes sociales pueden ser instrumentos clave para reestablecer
la confianza pública y hacer frente a las ansiedades de los ciudadanos.