Está en la página 1de 9

TÍTULO: ACTUACIÓN DEL ABOGADO ANTE LAS COMISIONES MÉDICAS Y EL SISTEMA DE

RIESGOS DEL TRABAJO. PAUTAS PARA LA PRÁCTICA ORDINARIA


AUTOR/ES: Pereyra, Lucas
PUBLICACIÓN: Doctrina Laboral ERREPAR (DLE)
TOMO/BOLETÍN: XXXV
PÁGINA: -
MES: Enero
AÑO: 2021
OTROS DATOS: -

LUCAS PEREYRA

ACTUACIÓN DEL ABOGADO ANTE LAS COMISIONES MÉDICAS Y EL


SISTEMA DE RIESGOS DEL TRABAJO. PAUTAS PARA LA PRÁCTICA
ORDINARIA

El autor analiza desde un punto de vista práctico el trámite administrativo ante las Comisiones
Médicas, con particular referencia al COVID-19 como enfermedad profesional.

I - INTRODUCCIÓN(1)

La instauración de la ley complementaria de la ley de riesgos del trabajo (L. 27348) estableció un nuevo(2) mecanismo
que, al decir de Formaro y Galeazzi(3), “…modificó el sistema atinente al reconocimiento, determinación y percepción de
los créditos derivados de las contingencias amparadas por el régimen de riesgos del trabajo”.
Mucho se ha escrito sobre el Sistema de Riesgos del Trabajo, pero no es el objetivo de este trabajo ahondar en los
puntos del conjunto normativo instaurado en nuestro país desde 1995 (4) que podrían considerarse rayanos o incursos en
inconstitucionalidades; ya sea por requisitos formales, en el aspecto de la hipotética insuficiencia de la reparación
dineraria sistémica de los daños sufridos por el trabajador siniestrado (reclame este o sus derechohabientes) o de
cuestiones procesales “judiciales”. El objetivo final de este artículo es conocer en lo específico los trámites que los
abogados podemos presentar ante las Comisiones Médicas, creadas, recordemos, por el artículo 51 de la ley 24241 y
que, luego del finiquito del sistema de jubilación por AFJP, pasaron a la órbita de la Superintendencia de Riesgos del
Trabajo (SRT).

II - COMISIONES MÉDICAS. FUNCIONES Y MARCO NORMATIVO APLICABLE


Va de suyo, luego de un primer acercamiento a las Comisiones Médicas (CC.MM.) la comprensión de que estas cumplen
básicamente 3 funciones: La principal (tanto en lo administrativo como en lo volumétrico) será la de actor imprescindible dentro
del sistema creado por la ley de riesgos del trabajo 24557, sus leyes complementarias y demás normativa reglamentaria
emanada ya sea del propio Poder Ejecutivo Nacional como de la SRT; pero estas también tienen intervención en trámites
previsionales (retiros transitorios por invalidez, minusvalías, ley de ciegos, etc.) y trámites vinculados a la homologación y
visado de estudios médicos. Jerárquicamente, existen Comisiones Médicas Jurisdiccionales (CMJ) con una determinada
competencia territorial y como instancia superior o revisora, la Comisión Médica Central (CMC).
Es importante señalar que la modificación sistémica introducida por la ley complementaria 27348 a la fecha se aplica
en 16 provincias, y de estas la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y
Mendoza, si se consideran los datos del año pasado, concentran el 85% de la litigiosidad del país y el 76% de la
siniestralidad.(5)
De lo reseñado en el párrafo precedente surge la relevancia de conocer el mecanismo administrativo; ya que nuestro
sistema jurídico se basa en leyes y los respectivos reglamentos, procesos, etc.
Para un manejo más ágil del tema tratado solamente citaremos las principales y más relevantes normas respecto a la
actuación en CC.MM.; salvo en los casos en que sea imprescindible detallarlas; siendo las mismas:
- Las leyes 24557, 26773, 27348;
- Los decretos 334/1996, 717/1996, 1694/2009, 49/2014, 1475/2015, 669/2019, etc.

Editorial Errepar
- Las principales resoluciones de la SRT a tener en cuenta:
179/2015: Procedimiento General anterior;
298/2017: Procedimiento General actual, con los criterios de la ley 27348;
886/2017: Protocolo EE.MM. mínimos para la valoración del daño;
899/2017: Aclaratoria de la R. 298/2017;
09/2018: Establece el procedimiento para instrumentar rechazos; es obligatoria para las ART;
22/2018: Incorpora a letrados patrocinantes al Sistema de Ventanilla Electrónica;
90/2019: (Suspendida por Disp. 2/2020)(6) - Procedimiento ante CMC;
38/2020: Procedimiento en el marco del DNU 367/2020 (COVID);
40/2020: Establece que se podrán iniciar en forma remota determinados trámites;
44/2020: Establece la Mesa de Entradas Virtual, mediante la cual prácticamente todos los reclamos pueden
iniciarse vía remota.

III - SOLICITUD DE INTERVENCIÓN DE LAS CC.MM. EN EL MARCO DE SUS


COMPETENCIAS ESPECÍFICAS. DISTINTOS SUPUESTOS
Como repasamos brevemente párrafos atrás, la actuación de las CC.MM. se verá limitada por las diversas normas que
reglamentan su funcionamiento, su competencia territorial y, salvo excepciones, intervendrán a instancia de parte.
Así, diariamente se realizan en las CC.MM. trámites reglados, sustancialmente, por 2 resoluciones: la resolución (SRT)
179/2015 es la más antigua y hoy por hoy la única que se aplica en las CC.MM. localizadas en provincias que no
adhirieron al procedimiento establecido por la ley 27348. Precisamente operativizando el articulado de la ley que
citamos se dictó la resolución (SRT) 298 en el año 2017.(7)
Ahora bien, en las CC.MM., en cuanto a volumen de trámites, podemos estimar que un 75% son “Determinación de
incapacidad - Divergencia en la determinación de incapacidad”; habiendo también muchos “Rechazos”, ya sea de
accidentes laborales o enfermedades profesionales, y de estas últimas, listadas o no listadas; y presentaciones en las
que el trabajador plantea una “Divergencia en el alta”.
1. Detalles previos. Documentación. Generalidades
- Anteriormente, se requería la concurrencia personal del trabajador y/o su letrado patrocinante (según el trámite a
iniciar), con la documentación relativa a la denuncia y alta o rechazo del siniestro respectivo. En la actualidad, en
atención a lo prescripto por la resolución (SRT) 44/2020, la mayoría de las presentaciones se harán por vía virtual;(8)
- Al ser un trámite electrónico, casi siempre los proveídos, actas y/o estudios se podrán acceder por el Aplicativo E-
Servicios por parte del abogado patrocinante. Es posible que superada la pandemia provocada por el COVID-19 se
vuelva a habilitar cierto inicio “presencial”;(9)
- El sistema adoptado por la SRT esquematiza el asesoramiento legal a través de un patrocinante. Pero si este
profesional decidiera además ser apoderado del trabajador damnificado, puede utilizar para instrumentar dicho
apoderamiento a través de Carta Poder que se suscribe ante funcionario de la SRT, poder otorgado ante escribano o
poder judicial emitido por el órgano jurisdiccional;
- Puede ocurrir que al momento de iniciar un determinado trámite el trabajador no tenga en su poder copia del alta
médica o de las constancias del rechazo de su denuncia: para obtener esta documentación, puede dirigirse a la ART
interviniente y, ante silencio o negativa por parte de la aseguradora, podrá contactarse al servicio de atención de la
SRT(10) por las vías habilitadas. El organismo dará curso al reclamo e, hipotéticamente, el reclamante recibirá la
documentación aludida. Por las mismas vías podrá promoverse reclamo cuando la aseguradora haya cargado en los
sistemas informáticos una “Enfermedad” que debía declararse accidente, o viceversa. En este caso, el área de registros
de la SRT intima a la ART a corregir la carga del registro de siniestralidad;
- Al momento de la audiencia médica, debe recordarse que la entrevista con el paciente integra el acto médico: En
consecuencia, el patrocinante de ninguna manera estará autorizado a entrar a la evaluación médica -salvo, claro, el
caso de que el abogado también sea médico-;(11)
- Toda vez que el Sistema hace eje en las remuneraciones “registradas” (aunque con distintos parámetros según sea
para el Cobro de la Alícuota, para el pago de Incapacidad Laboral Temporaria -ILT- o para el cálculo de las
indemnizaciones correspondientes ante situación de Incapacidad Laboral permanente) deberá evaluarse ante la
situación irregular del trabajador damnificado si es obligatorio tramitar su reclamo por las CC.MM. y, en su caso, es
dable mencionar que ante registración defectuosa o parcial de la remuneración, por la parte abonada en forma
clandestina no corresponde iniciar reclamo administrativo ante la SRT;
- Debe tenerse siempre presente que el Punto 10 del Anexo I, resolución (SRT) 179/2015 establece que las CC.MM.
rechazarán la presentación de una Solicitud de Intervención cuando “…a) Cuando resultare incompleta la documentación
exigida para cada tipo de trámite; b) Cuando la solicitud de intervención no se encontrara contemplada en la presente
norma; c) Cuando en la Solicitud de Intervención de las Comisiones Médicas no se pueda identificar a las partes”,
motivación más que suficiente para que el interesado arbitre los medios necesarios con el fin de evitar la aplicación de
esta norma.
2. Silencio de la ART

Editorial Errepar
Este trámite se encuentra reglado por la resolución (SRT) 179/2015, artículo 2. No es obligatorio el patrocinio letrado
del trabajador siniestrado. A través de este procedimiento, el damnificado buscará la obtención de las prestaciones ante
falta de respuesta de la ART/EA a la denuncia de un siniestro; para ello, al inicio del proceso administrativo debe
acreditarse identidad y presentar la denuncia del Accidente de trabajo o Enfermedad profesional.
3. Divergencia en las prestaciones
Como el anterior, este reclamo se encuentra normado por la resolución (SRT) 179/2015, artículo 3, y tampoco existe
la obligatoriedad de registrarse patrocinio letrado. Aquí se procura resolver la disconformidad del trabajador en torno al
contenido o alcance de las prestaciones en especie recibidas o propuestas por la ART/EA. El trámite procede cuando el
trabajador no preste conformidad al tratamiento recibido, por entender la necesidad de modificarlo o sustituirlo; de ahí
que solo podrá iniciarse de forma personal y presencial ante la CMJ. Para ello se requerirá acreditar identidad y
presentar la denuncia del Accidente de trabajo o Enfermedad profesional; este trámite podrá iniciarse de forma personal
por parte del trabajador damnificado.
4. DIvergencia en el alta médica
Dispuesto según resolución (SRT) 179/2015, artículo 3, sin requerirse patrocinio letrado. Este trámite solo podrá
iniciarse de forma personal y presencial ante la CMJ, pues el objetivo del mismo es resolver el desacuerdo del
trabajador con el alta médica otorgada por la ART/EA y la CMJ evaluará si resultaría procedente el alta médica(12). Por
ello el reclamante deberá acreditar identidad, presentar la denuncia del Accidente de trabajo o Enfermedad profesional y
también el alta médica otorgada por la aseguradora o el prestador interviniente. Es dable señalar que de tener éxito en
su reclamo, el damnificado logra que se revoque el alta y vuelve al estado anterior a la misma (vuelve a ILT, por
ejemplo), razón para que este trámite solamente pueda iniciarse dentro de los 5 días hábiles de haberse notificado el
alta. Si han transcurrido más días hábiles y persisten los síntomas incapacitantes, deberá iniciarse el trámite de
“Reingreso” que definiremos a continuación.
5. Reingreso a tratamiento
Para dirimir la pertinencia del reingreso a tratamiento cuando mediare denegación fundada en los términos del artículo
8 de la resolución (SRT) 1838/2014. Este trámite resulta regulado por la resolución (SRT) 179/2015, artículo 4. Como
señaláramos antes, transcurrido el plazo de 5 días desde el otorgamiento del alta médica el trabajador podrá solicitar el
reingreso a tratamiento y este fuera denegado por la obligada a la satisfacción de las prestaciones sistémicas. Sin
necesidad de patrocinio jurídico, el trabajador siniestrado deberá acreditar identidad, presentar el alta médica otorgada
por la aseguradora y constancias relativas a la solicitud de reingreso a tratamiento; y la denegación fundada de
reingreso a tratamiento, pero bastará el silencio de la requerida para posibilitar el trámite. Si la petición resultase
exitosa, el damnificado volverá a tratamiento desde la fecha de notificación a la ART del dictamen médico que así lo
disponga.
6. Divergencia en la transitoriedad
La resolución (SRT) 179/2015 en su artículo 6 normativiza este tipo de reclamo, destinado a resolver la
disconformidad del trabajador en relación con su inclusión en situación de ILT. Puede presentarse sin patrocinio jurídico,
y procederá cuando el trabajador planteara su disconformidad con la inclusión en el nuevo período transitorio previsto
en el apartado 4 del artículo 2 del Anexo del decreto 472/2014; requiriéndose, para ello, que el damnificado acredite
identidad y presente la constancia de inclusión en situación de transitoriedad. No obstante, considerando la composición
cuali-cuantitativa de los siniestros acaecidos bajo la cobertura del Sistema de Riesgos del Trabajo y el desarrollo de las
modalidades prestacionales, es de los trámites menos usuales.
7.1. Rechazo de contingencia de accidente laboral o enfermedad profesional listada
Será de aplicación lo normado en la resolución (SRT) 298/2017, artículos 1 y 2; y en lo pertinente, por la resolución
(SRT) 179/2015, artículos 7 y 8. El trámite debe necesariamente contar con patrocinio letrado y, en lo sustancial,
analizará el rechazo efectuado por la ART/EA de una contingencia tipo accidente de trabajo o enfermedad profesional
incluida -listada- en la norma específica. En principio, es un trámite destinado a analizar la pertinencia del rechazo
efectuado por la aseguradora. de una contingencia denunciada por el empleador, el trabajador, sus derechohabientes o
cualquier persona que haya tenido conocimiento de aquella. Para que esto proceda, ante el rechazo de la denuncia de la
contingencia, deberá presentarse la parte damnificada, con patrocinio jurídico, acreditar identidad, presentar la
denuncia del accidente de trabajo o enfermedad profesional y la documentación del rechazo fundado de la contingencia
por parte de la aseguradora, el empleador autoasegurado o el empleador no asegurado; según el caso, deberá
acompañar otra documental u ofrecer prueba(13) (croquis, testigos, estudios médicos, etc.). El objetivo de este trámite
es determinar el carácter laboral del accidente o enfermedad; por ende, aunque suene de Perogrullo, si el reclamante
triunfa en su pretensión en la sede administrativa, el dictamen médico declarará la naturaleza laboral de la
contingencia… que deberá ser tratada como tal por la ART(14). Y luego, cuando esta otorgue el alta médica, deberá
procederse conforme ese acto y, en consecuencia, de corresponder iniciar el trámite administrativo de divergencia en la
determinación de la incapacidad.
7.2. Rechazo de contingencia (enfermedad profesional no listada)
Si se pretende analizar la pertinencia de la calificación de patologías no listadas como enfermedades profesionales,
deberá iniciarse este procedimiento, reglado por las resoluciones (SRT) 298/2017, artículos 1 y 2; y 179/2015, artículos
7 y 8. Cuando se promueve “Rechazo por enfermedad no listada”, además, deberá acompañarse una “Petición fundada”
que no es un documento con firma de profesional del derecho, sino una pieza que instrumenta opinión médica que
vincula la EP reclamada con la actividad realizada por el trabajador, la existencia de agentes de riesgo, etc.; dicho en
otros términos “Diagnóstico, argumentación, constancia sobre patología denunciada y exposición a factores de riesgo,
etc.”. La estructura del documento citado será más parecida a una “pericia médica” que a una mera transcripción de
historia clínica u otra documental propiamente médica. La promoción de este reclamo merece una consideración

Editorial Errepar
meditada, que no solo encasille correctamente la patología sufrida por el trabajador, sino que analice la aplicación al
caso de lo dispuesto en el decreto 717/1996, artículo 6 bis y las resoluciones (SRT) 37/2010, 1475/2015 y 9/2018.(15)
8. Abandono de tratamiento
Este trámite lo iniciará la aseguradora que pretenda la suspensión de las prestaciones dinerarias ante la negativa
injustificada del trabajador a percibir las prestaciones en especie previstas en los incisos a), c) y d) del artículo 20 de la
ley 24557. Encuentra su marco normativo en la resolución (SRT) 179/2015, artículo 10, y es una de las herramientas
que posee la responsable del otorgamiento de las prestaciones para constreñir al trabajador damnificado a ajustarse a
lo prescripto por la LRT; por otra parte, puede constituirse en un difícil obstáculo para aquel damnificado “renuente” al
momento de pretender las indemnizaciones sistémicas (o, hipotéticamente, la reparación “plena” en los términos del
Código Civil y Comercial).
9. La determinación de la incapacidad
Si bien en su aspecto procedimental está claramente distinguido según sea la ART(16) la que inicia el trámite tendiente
a “determinar el porcentaje de incapacidad resultante de una contingencia, en función de las secuelas incapacitantes
existentes con posterioridad al otorgamiento del alta médica”, o el trabajador damnificado el que pretende resolver la
controversia respecto de la existencia de secuelas incapacitantes reconocidas por la ART/EA (17). En realidad ambos
trámites tienen un origen diferenciado, pero un trámite y una resolución común.
Sí hay una serie de pequeñas diferencias: Si se halla entre el día hábil 10 y el 20 posteriores al alta médica, la ART
podrá iniciar la determinación de incapacidad con los requisitos que fija el artículo 4 de la resolución (SRT) 298/2017.
Pero si no lo hiciera así, desde el día hábil 21 podrá el trabajador siniestrado (con patrocinio letrado obligatorio,
acreditando identidad y el alta médica) solicitar ante la CMJ que elija según las “Competencias territoriales” fijadas en el
artículo 5 de la normativa(18) el inicio del trámite “Divergencia en la determinación de incapacidad…”. Y entre los
primeros pasos del trámite, se le pedirá a la ART interviniente que informe respecto al caso los requisitos fijados en el
artículo 4 citado previamente.(19)

IV - CUESTIONES PROCEDIMENTALES
Por lo señalado, en los párrafos precedentes, la norma aplicable(20) establece que una vez recibida la solicitud y
cotejado el cumplimiento de los requisitos necesarios “…las partes serán convocadas a una audiencia en la sede de la
Comisión Médica para el examen médico, conforme a los recaudos y procedimientos establecidos en la resolución (SRT)
179/2015, o la que en el futuro la reforme o sustituya. En tal oportunidad, se notificará a las partes y a los letrados
intervinientes lo establecido en los artículos 35 y 36 de la presente”; debiendo aclararse que recién cuando se hallan
cumplidos los requisitos del trámite comenzarán a calcularse los 60 días hábiles estipulados por la normativa.
La audiencia médica(21) en sí, además de su valor intrínseco, será muy importante, entre otras cosas porque las partes
podrán ofrecer la prueba de la que intenten valerse en su primera presentación o hasta el momento de aquella. Sin
embargo, esta prueba ofrecida puede ser rechazada si se considerase “…manifiestamente improcedente, superflua o
meramente dilatoria” y, a todo evento, la SRT no tiene el deber de expresar la valoración de toda la prueba producida,
“…sino únicamente de las que fueren esenciales y decisivas para la resolución”. En este acto(22), además, el profesional
médico podrá pedir estudios complementarios y por esta circunstancia(23), o para producir la prueba ofrecida por las
partes o dispuesta de oficio, como las diligencias destinadas a esclarecer las cuestiones de hecho relacionadas al
accidente de trabajo o enfermedad profesional pueden justificar una prórroga del plazo de sesenta (60) días previsto en
el artículo 3 de la ley 27348 que no debe superar los treinta (30) días hábiles y se otorgará por única vez.
Una vez que se incorporan al expediente los estudios complementarios y/o de haber otras pruebas ofrecidas por las
partes o medidas para mejor proveer dispuestas por la CM, se concluye la etapa probatoria y se cursa vista de los
actuados -vía electrónica, recordemos- por tres días para que las partes que lo creyeren conveniente produzcan el
alegato respectivo sobre la prueba producida, en un plazo máximo total de cinco días (incluidos los días para tomar
vista).(24)
Llegados a esta instancia, se pueden observar 3 posibles situaciones: a) que el médico dictamine que no hay
incapacidad, b) que existen secuelas incapacitantes que deben indemnizarse o c) que debe continuarse el tratamiento
médico. Dentro de los tres (3) días de dictaminado se notifica a las partes, quienes tienen a su vez tres (3) días para
presentar, si corresponde, revocatoria o rectificatoria respecto al dictamen. Las actuaciones serán remitidas al médico
interviniente a fin de que, dentro del plazo de cinco (5) días, se expida al respecto. (25)
Ante estas opciones, si el dictamen médico ordenase el reingreso a tratamiento el expediente administrativo pierde su
razón de ser; por el contrario, si se declara que no se produjo incapacidad se procederá a la confección de Acto de
cierre (quedando expedita la vía judicial).
Pero si el dictamen médico determinó la existencia de una incapacidad laboral en los términos de la LRT y su
normativa derivada, terminada también esta etapa, se citará a las partes a una audiencia de acuerdo a celebrarse ante
el Servicio de Homologación, indicándose la fecha y hora de celebración, con una antelación mínima de tres (3) días a la
fecha fijada para la audiencia, la cual será presidida por un agente del Servicio de Homologación de la CM.
En ese acto se informará a las partes la liquidación de la prestación dineraria (26) y explicará los alcances y efectos de la
conformidad o disconformidad respecto del acuerdo; y, en su caso, el ejercicio de la opción prevista en el artículo 4 de
la ley 26773. Las partes concurrentes podrán solicitar la suspensión de la audiencia, y en caso de que el agente
interviniente dé lugar al requerimiento, en el mismo acto deberá notificar la fecha y hora en la que se reanudará. (27)

Editorial Errepar
V - TERMINACIÓN DEL PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO Y ACCESO A LA
JUSTICIA

Llegado el estadio del procedimiento, debemos considerar que mientras que los procedimientos reglados
exclusivamente por la resolución (SRT) 179/2015 “culminan” con el dictamen médico, los trámites regidos
principalmente por la resolución (SRT) 298/2017 culminan con un acto administrativo formal.(28)
En lo específico del trámite de Determinación de Incapacidad/Divergencia en la Determinación de Incapacidad, existen
2 alternativas posibles:
a) Si hay acuerdo y se presta conformidad con lo actuado, el agente del servicio “…constatará la libre emisión del
consentimiento del trabajador o derechohabientes y su discernimiento sobre los alcances del acuerdo. En el mismo
acto, se suscribirá un acta dejando expresa constancia de ello y del ejercicio de la opción prevista en el artículo 4
de la ley 26773”.
A posteriori, se emitirá opinión acerca de la legalidad del procedimiento(29); remitiéndose el expediente para que el
Titular del Servicio de Homologación de la CM interviniente emita el Acto de Homologación -dentro de los 5 días
hábiles- “…con los alcances previstos en el artículo 15 de la ley 20744 (t.o. 1976), dejando expresa constancia del
porcentaje de incapacidad determinado en el dictamen médico”. Este acto será muy relevante, ya que por una
parte declara la existencia de Cosa Juzgada Administrativa y por otra parte queda registrado el porcentaje de
Incapacidad consolidada en la persona trabajadora, lo que podrá influir decisivamente en el cálculo de
incapacidades posteriores, ser relevante en el caso de ser de aplicación lo normado en el artículo 212 de la ley de
contrato de trabajo y/o en el ejercicio de sus derechos previsionales.
Cabe señalar que dentro del plazo de 5 días de notificado el Acto homologatorio la obligada al pago debe poner a
disposición del damnificado el importe de la indemnización en la cuenta bancaria respectiva.(30)
b) En caso de disconformidad, ya sea con el porcentaje de incapacidad determinado en el dictamen médico, o con
el monto de la prestación dineraria(31) correspondiente, se labrará un acta dejando constancia de dicha
circunstancia; para posteriormente emitirse la opinión de legalidad y remitirse las actuaciones al Titular de Servicio
de Homologación de la CM, funcionario que emitirá el acto que cierra el procedimiento ante las CC.MM. y habilita el
acceso a la Justicia previsto en el artículo 2 de la ley 27348.
En este punto del desarrollo, para un mejor encuadramiento de las vías de acción posible debe tenerse en cuenta si el
trámite se desarrolló en CABA o en alguna de las provincias que adhirieron al sistema de la ley complementaria. En la
Ciudad Autónoma se seguirá se podrá recurrir en los términos previstos en el artículo 2 de la ley 27348; y dentro del
plazo de 15 días hábiles desde la notificación del Acto de cierre, se podrán interponer los Recursos ante el organismo
administrativo, fundado y conteniendo la “…crítica concreta y razonada de la decisión por la que se agravia. No bastará
remitirse a presentaciones anteriores ni podrá fundar sus pretensiones en hechos no alegados en la instancia anterior”.
El organismo correrá traslado de dicha Expresión de Agravios y la contraparte podrá contestar lo que estime haga a la
mejor defensa de su derecho por el plazo de 5 días, luego de los cuales el Servicio de Homologación elevará las
actuaciones en el plazo de 10 días a la CMC(32) o a la Justicia ordinaria del fuero laboral de la jurisdicción provincial o de
la CABA. Luego, si el caso tramitase, por ejemplo en la Provincia de Buenos Aires, debería evaluarse alternativamente la
posibilidad de una acción judicial, según artículo 2, inciso J), ley provincial 15057; o las vías procesales que se prevean
en el ordenamiento adjetivo laboral provincial.(33)

VI - LA SITUACIÓN GENERADA POR EL COVID-19(34)

Como es de público conocimiento, desde finales del año 2019 y a principios de 2020 se declaró en todo el planeta un
brote del SARS-CoV-2; de tal virulencia que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció una emergencia de
salud pública de importancia internacional (ESPII), para promover una mejor preparación en cuanto a la contención,
vigilancia activa, detección temprana, aislamiento, manejo de casos, rastreo de contactos y prevención de la
propagación de la infección por parte de los Estados miembros de la Comunidad Internacional.
Al transformarse dicha pandemia en una realidad en nuestro país, el Poder Ejecutivo Nacional a través del decreto 260
de fecha 12/3/2020 amplió, por el plazo de un (1) año, la emergencia pública en materia sanitaria establecida por la ley
27541 y mediante decreto 297 de fecha 19/3/2020 se estableció para todas las personas que habitan en el territorio
nacional o se encontraren en él en forma temporaria, la medida de “aislamiento social, preventivo y obligatorio” desde
el día 20 hasta el 31/3/2020, situación que con variabilidad geográfica persistió hasta principios de noviembre de dicho
año.
Por ello el 14/4/2020 se dictó el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 367, en virtud del cual dispuso que la
enfermedad COVID-19 “…producida por el coronavirus SARS-CoV-2 se considerará presuntivamente una enfermedad de
carácter profesional -no listada- en los términos del apartado 2, inciso b) del artículo 6 de la ley 24557, respecto de las
y los trabajadores dependientes excluidos mediante dispensa legal y con el fin de realizar actividades declaradas
esenciales, del cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio ordenado por el decreto 297/2020 y sus
normas complementarias, y mientras se encuentre vigente la medida de aislamiento dispuesta por esas normativas, o
sus eventuales prórrogas, salvo el supuesto previsto en el artículo 4 del presente decreto” (art. 1). Por esta misma
situación se impidió a las ART rechazar la cobertura de las contingencias aludidas en el DNU y se las conminó a adoptar
las previsiones necesarias para que “…al tomar conocimiento de la denuncia del infortunio laboral acompañada del
correspondiente diagnóstico confirmado emitido por entidad debidamente autorizada, la trabajadora o el trabajador
damnificado reciba, en forma inmediata, las prestaciones previstas en la ley 24557 y sus normas modificatorias y
complementarias” (art. 2).

Editorial Errepar
Pero como precisamente se dispuso que el COVID-19 se consideraría presuntivamente una Enfermedad profesional
“no listada”, el artículo 3 del DNU 367/2020 indicó que “la determinación definitiva del carácter profesional de la
mencionada patología quedará, en cada caso, a cargo de la CMC establecida en el artículo 51 de la ley 24241, la que
entenderá originariamente a efectos de confirmar la presunción atribuida en el artículo 1 del presente y procederá a
establecer, con arreglo a los requisitos formales de tramitación y a las reglas de procedimiento especiales que se dicten
por vía reglamentaria del presente decreto, la imprescindible y necesaria relación de causalidad directa e inmediata de
la enfermedad denunciada con el trabajo efectuado en el referido contexto de dispensa del deber de aislamiento social,
preventivo y obligatorio, en los términos especificados en el artículo 1”.
Para la instrumentación efectiva de las previsiones del DNU 367/2020, la SRT dictó la resolución 38/2020(35), de fecha
28/4/2020 y en lo que interesa en relación al presente trabajo, reglamentó un procedimiento ante la CMC para la
Determinación definitiva del carácter profesional de la Contingencia. Merece señalarse que la misma resolución
establece que el procedimiento establecido en la misma será “…de aplicación excluyente de los procedimientos previstos
en las normas que regulen otros trámites ante las CC.MM.…” y por lo tanto “…resultarán inaplicables al procedimiento
regulado por la presente resolución todos los preceptos que se le opongan, establecidos en otras normas, así como en el
decreto 717 de fecha 28/6/1996, con las reformas introducidas por el decreto 1475 de fecha 29/7/2015, y las
resoluciones (SRT) 179 de fecha 21/1/2015 y 298/2017”(36). Sin embargo, el trámite solamente recibirá curso si cuenta
con patrocinio letrado.(37)

El artículo 3 de la norma estudiada nos indicará qué presupuestos de hecho deben cumplirse para poder iniciar el
trámite, siendo estos el cese de la ILT y verificada la denuncia de la contingencia en el registro de enfermedades
profesionales (REP).
Cumplidos estos, el trabajador damnificado, sus derechohabientes y/o apoderado iniciarán(38) el trámite para la
“Determinación definitiva del carácter profesional de la enfermedad COVID-19” a través de la presentación a realizar en
la CMJ que corresponda según el domicilio del trabajador; a través de la Mesa de Entradas Virtual creada por resolución
(SRT) 44/2020. Esta presentación estará integrada por un Escrito de Inicio que declare identidad y personería invocada

Editorial Errepar
(de corresponder), DNI y Matrícula del Profesional patrocinante y detalle de a) Descripción del puesto de trabajo,
funciones, actividades o tareas habituales desarrolladas así como las jornadas; b) El fundamento de la relación de
causalidad directa e inmediata de la enfermedad denunciada COVID-19, con el trabajo efectuado en el contexto de
dispensa al deber de aislamiento social, preventivo y obligatorio.
Deberá acompañarse, además, la Historia Clínica de la enfermedad COVID-19 “…para el supuesto de haber recibido
tratamiento médico asistencial a través de Obra Social o en prestadores públicos o privados” y, lógicamente, Constancia
de alta médica así como toda otra documentación de la que intente valerse a efectos de acreditar la invocada relación
de causalidad.
De esta presentación se dará traslado a la obligada al pago de las prestaciones, quien dentro de los 5 días hábiles de
notificada deberá acompañar un informe de caso con ciertos datos relevantes para la evaluación del caso por parte de la
CMC(39). Pero “…dicho informe reviste carácter meramente potestativo en razón de lo cual en caso de no ser presentado
se considerará no controvertido lo manifestado tanto en el artículo 1, apartado 2, como en el artículo 3, apartado 1,
inciso a) de la presente…”, la norma dispone también que “…el silencio por parte de la ART o el EA habilitarán la
prosecución de las actuaciones”.
Cumplido el traslado y vencido el plazo de 5 días aludido, la CMJ deberá elevar las actuaciones a la CMC para que esta
ejerza “…su potestad jurisdiccional de naturaleza originaria la determinación de la relación de causalidad invocada entre
la enfermedad denunciada y la ejecución del trabajo en el contexto de dispensa del deber de aislamiento social,
preventivo y obligatorio. Ante el diagnóstico confirmado de coronavirus COVID-19 como presupuesto necesario de la
cobertura prevista en los artículos 1 y 2 del DNU 367/2020, se prescindirá de la audiencia médica de examen físico”; sin
perjuicio de lo cual el órgano administrativo “…podrá ordenar medidas para mejor proveer cuando los antecedentes no
fueran suficientes para emitir resolución. Para ello, podrá disponer la prórroga de los plazos para emitir dictamen…” (por
15 días hábiles).
Este dictamen de la CMC deberá emitirse dentro de los 30 días de elevadas las actuaciones (con la salvedad del
párrafo anterior); y se expedirá sobre el carácter profesional de la enfermedad COVID-19 producida por el coronavirus
SARS-CoV-2(40), fundamentado con estricto rigor científico y apego a la normativa vigente.
Llegado a este punto del trámite, las partes podrán recurrirlo con los recursos de rectificatoria y revocatoria dentro de
los 3 días de su notificación(41), y se prevé al respecto un breve plazo para que el órgano resuelva (3 días) estos
recursos planteados; plazo necesariamente corto, ya que la interposición de los recursos indicados “no interrumpe el
plazo para oponer el Recurso de Apelación previsto en el artículo 8” de la resolución (SRT) 38/2020.
Pero si alguna de las partes se viera en la necesidad de apelar el Dictamen aludido, deberá considerar que este “…será
recurrible en los términos de lo previsto en el artículo 46 de la ley 24557 y el artículo 2 de la ley 27348, mediante
recurso directo ante los tribunales de Alzada del fuero laboral de la jurisdicción correspondiente o, de no existir estos,
ante los tribunales de instancia única que resulten competentes”.(42)
Finalmente, sobre este especial procedimiento, es dable mencionar que se adopta una definición “Trabajadores/as de
la salud” a los efectos de lo dispuesto en el artículo 4 del DNU 367/2020. Si bien se la define como meramente
enunciativa, podemos ver que se incluyen “…personal médico, de enfermería, auxiliares (entendiéndose por tal
camilleros, choferes de ambulancia y de transporte de residuos patológicos, mucamas; personal de limpieza y empresas
de saneamiento, incluyendo residuos patológicos), de esterilización, administrativos, de vigilancia, secretarias de
servicios, mantenimiento, kinesiólogos, bioquímicos (laboratorio y toma de muestras) y todas aquellas actividades
desarrolladas en cumplimiento de tareas asistenciales en los tres niveles de atención (guardia, internación y terapia
intensiva), debidamente identificados con arreglo a los Clasificadores Industriales Internacionales Uniformes (CIIU)
contenidos en el Anexo de Firma Conjunta IF-2020-28303075-APN-GP#SRT que forma parte de la presente resolución”.
Prestar atención a esta norma puede ser crucial al definir si un trabajador damnificado se encuentra o no cubierto por la
prescripción del DNU.

VII - CONCLUSIONES

La primordial función que respecto a la Seguridad Social en general, y al Sistema de Riesgos del Trabajo en particular
cumplen las CC.MM., impone la necesidad de que el tránsito administrativo de las distintas peticiones de trabajadores
damnificados y demás actores del sistema sea estudiado por aquellas personas que, como patrocinantes, funcionarios o
magistrados deban conocerlo para una mejor defensa de los derechos de sus clientes, para una aplicación correcta de
los principios que lo fundamentan o, llegado el caso, para justipreciarlo según los criterios constitucionales, la Justicia y
la equidad.
Y es que mucho se ha hablado de la profusión normativa en la esfera del derecho público (43); pero lo -
lamentablemente- cierto es que hasta tanto la actividad propia del Poder Legislativo no produzca una suerte de “Código
Único de la Seguridad Social” o norma similar, el dictado de normativa reglamentaria por parte de la Administración
Pública deviene una necesidad(44) para poder viabilizar de acuerdo a derecho positivo los reclamos de los administrados
ante el Estado.
Si tuviéramos que conceptualizar en una generalización los trámites que se realizan y desarrollan en las CC.MM.
observaríamos la instrumentación de una petición con cierta documentación básica e imprescindible, con una aplicación
básica del principio dispositivo y la intervención de profesionales cualificados que aplican un conjunto normativo que, si
bien difícil de aprehender, es de fácil acceso tanto por el público como por los profesionales intervinientes. Por demás
que resulta sumamente útil el debate académico sobre estos ítems, ya que el pensar sobre los vericuetos de la actividad
administrativa podría producir ideas que mejoren el desarrollo de la misma, lo que redundará en un mejor y más
eficiente servicio estatal.

Editorial Errepar
Notas:
(1) El presente texto no pretende abarcar todas las múltiples situaciones que se pueden dar en la realidad del trabajo de los
abogados ante las CC.MM. Tampoco debe tomarse como un “consejo legal” indubitable, apenas como una guía introductoria
para que el profesional del derecho tenga un panorama general de la cuestión. Amigo lector, nunca subestime su propia
capacidad de encontrar en los libros y la propia experiencia la solución a un problema jurídico. (N. del A.)
(2) Aunque se podría decir que es, como escribió el poeta Silvio Rodríguez “arar el porvenir con viejos bueyes”… Con otros
términos u otros giros, el Sistema de Riesgos pivotea sobre la intervención de las Comisiones Médicas
(3) Formaro, Juan J. y Galeazzi, Mario B.: En “Las comisiones médicas y la habilitación de las acciones judiciales directas en
materia de riesgos del trabajo” - Revista Doctrina Laboral y Previsional - ERREPAR - T. XXXIV - N° 422 - Octubre 2020
(4) Con la ley de riesgos del trabajo 24557; aunque podrían rastrearse los orígenes de la “privatización de la Seguridad Social”
con la ley 24241 y la creación de las AFJP.
(5) www.argentina.gob.ar
(6) “2) Conforme las disposiciones del art. 6, apart. 2, incis. b) y c) de la ley 24557, la CMC intervendrá en los trámites por
rechazo de enfermedades no listadas en el D. 658 de fecha 24/6/1996, actuando de conformidad con las competencias allí
previstas.
Según el caso, su intervención podrá ser: a) Definitoria: Cuando la Comisión Médica Jurisdiccional (CMJ) calificara como
profesional una enfermedad no incluida en el D. 658/1996, deberá requerir de inmediato la intervención de la CMC para que
convalide o rectifique su preopinión.
b) Revisora: Cuando la CMJ determine el carácter inculpable o profesional de una enfermedad no incluida en el D. 658/1996 y
dicha decisión fuera impugnada.
El conocimiento y resolución de los recursos de apelación aludidos en el inciso b) del presente artículo, se someterán
exclusivamente ante la CMC cualquiera sea la jurisdicción de sustanciación del trámite”.
“14.C c. En los trámites de Enfermedades No listadas, el Acto Decisorio de la CMC que convalide o rectifique la preopinión
emitida por la CMJ será susceptible de recurso directo por cualquiera de las partes el que deberá ser interpuesto, de
conformidad con lo previsto en los incisos a) y b) del presente artículo, ante los tribunales de Alzada con competencia laboral o,
de no existir estos, ante los tribunales de instancia única con igual competencia, correspondientes a la jurisdicción del domicilio
de la CMJ que intervino; de conformidad al artículo 46 de la ley 24557 y el artículo 2 de la ley 27348”
(7) Consúltese: Formaro, Juan y Barreiro, Diego: “La ‘cosa juzgada’ y la ‘caducidad’ en el ámbito de las comisiones médicas.
Afectación de derechos laborales sustanciales” - LL - 26/4/2019 - pág. 1, LL - 2019-B - pág. 1049, DT - 2019 (setiembre) - pág.
2259
(8) Por ejemplo, el escrito de inicio donde relata y ofrece prueba ahora se presenta por MEV. De todos modos, deberá
evaluarse hasta qué etapa del trámite que se lleve adelante se puede ofrecer prueba
(9) www.argentina.gob.ar
(10) La SRT posee varias vías de contacto -web, mail, facebook, twitter-. Al momento de iniciar este reclamo, sería
conveniente tener constancia documentada de haber realizado un requerimiento previo a la ART
(11) Véase, respecto al acápite, la L. 26529 sobre derechos del paciente. El abogado podrá asesorar a su representado
previamente o luego incorporar alegato
(12) El alta médica procede si hubiera sido otorgada luego de un período de ILT (art. 7, apart. a, L. 24557) o Transitoria (art.
2, apart. 4, Anexo, D. 472/2014), o cuando el alta médica hubiera sido otorgada difiriendo la determinación del grado de la
incapacidad permanente al momento de la finalización del tratamiento y dentro de los plazos establecidos en la normativa
vigente [art. 2, R. (SRT) 1838/2014]
(13) Sobre el punto, remito al lector a Manrique Cobos, Fernando: “La prueba en el trámite de rechazo de accidentes de
trabajo ante las Comisiones Médicas” - Cita elDial - 15/10/2020 - Ed. Albremática SA
(14) Pueden registrarse casos aislados en que por el desarrollo del caso la CMJ fijase una incapacidad; en ese caso se tramitará
conforme la R. (SRT) 298/2017
(15) El tratamiento en profundidad del trámite “Rechazo por enfermedad no listada” presenta complejidades y particularidades
tales que exceden el marco de este artículo. Para profundizar el conocimiento del mismo, dirijo al lector a los motores de
búsqueda de ERREPAR
(16) R. (SRT) 298/2017, art. 4; R. (SRT) 179/2015, art. 9
(17) R. (SRT) 298/2017, arts. 3 y ss.; R. (SRT) 179/2015, art. 5
(18) Siendo estas la CM correspondiente a su domicilio, según el lugar de efectiva prestación de servicios o el domicilio donde
habitualmente aquel se reporta. Cada elección conlleva una carga probatoria distinta; véase al respecto el art. 5, R. (SRT)
298/2017
(19) El abogado patrocinante deberá tener en cuenta que si con anterioridad se promovió un Expediente de determinación o
Divergencia en la determinación de incapacidad y este no concluyó por la vía prevista [Disposición de clausura u homologatoria
en la R. (SRT) 298/2017] tendrá que iniciarlo nuevamente
(20) R. (SRT) 298/2017, art. 6
(21) Véase el acápite correspondiente, en el art. 7, R. (SRT) 298/2017
(22) La norma prevé muchas disposiciones (Disposición de producción de prueba, intervención de peritos u organismos
técnicos…), muchas de las cuales son de escasa o nula aplicación. Aconsejo el repaso de dicha normativa, pero no espere el
lector/abogado que ejerza en el ámbito estudiado ver dichas previsiones hechas cotidianidad. En cambio, sí es usual que las
partes designen peritos médicos de parte para participar en la audiencia; Estos profesionales tendrán derecho a ser oídos por la
CM, presentar los estudios y diagnósticos realizados a su costa, antecedentes e informes; una síntesis de sus dichos será
volcada en las actas que se labren, las que deberán ser suscriptas por ellos, haciéndose responsables de sus dichos y opiniones,
pero no podrán plantear incidencias en la tramitación de los expedientes
(23) Las comisiones médicas podrán indicar la realización de estudios complementarios y/o peritaje de expertos, cuando los
antecedentes no fueran suficientes para emitir resolución. Se establece que serán a cargo de las aseguradoras, aquellas que no
se hubieren realizado con la debida diligencia. Caso contrario, se financiarán conforme a lo establecido en el art. 15, L. 26425.
El trabajador estará obligado a someterse a los exámenes médicos que indique la CM. En caso de que aquel dificultare la
revisación o la realización de estudios complementarios, la CM dictaminará conforme a los antecedentes que tuviere en su poder
(24) Art. 8, R. (SRT) 298/2017. Puede ocurrir que si no hay prueba a producir, ni estudio médico complementario, con el cierre
del acta que instrumenta la audiencia médica, se abra el plazo para alegar
(25) R. (SRT) 298/2017, art. 10. Recordemos que en este tipo de procedimiento no se apela el dictamen, sino el acto
administrativo que -claro- basándose en la opinión médica declarará la existencia o no de un porcentaje de incapacidad que
debe ser indemnizado

Editorial Errepar
(26) El art. 11 de la resolución que estamos analizando indica que, “considerando los salarios declarados por el empleador al
Sistema Único de la Seguridad Social (SUSS), la fecha de nacimiento del trabajador, la fecha de la Primera Manifestación
Invalidante, el grado y porcentaje de incapacidad informados, las áreas técnicas competentes calcularán la liquidación mínima
correspondiente de acuerdo a las previsiones de la ley de riesgos del trabajo 24557 y sus complementarias, debiendo constar
dicha liquidación en las correspondientes actuaciones que tramitarán ante el Servicio de Homologación...”
(27) Léase, a todo evento, el art. 12, R. (SRT) 298/2017
(28) En los términos del derecho administrativo
(29) “…emitirá opinión acerca de la legalidad del procedimiento y la pertinencia del dictado del acto homologatorio del acuerdo”
en un acto muy similar al “Dictamen” que emiten las áreas específicas de la Administración Pública previo al dictado del Acto
Administrativo (véase L. 19549 y su normativa derivada)
(30) Recordemos que esta cuenta ya habría sido declarada-individualizada durante la tramitación ante el Servicio de
Homologación. Si la ART/EA incumplen el acuerdo, será de aplicación el régimen aprobado por la “…resolución (SRT) 613 de
fecha 1/11/2016, o la que en el futuro la reemplace”
(31) Si bien las partes pueden “…arribar a un acuerdo por un monto superior” [art. 15, R. (SRT) 298/2017], el cual deberá ser
homologado por el Servicio de Homologación de la CM, esta circunstancia no suele ocurrir en el ejercicio cotidiano
(32) A elección del apelante, según corresponda en el ordenamiento adjetivo aplicable; véanse arts. 17 y 18, R. (SRT)
298/2017
(33) Se deberá cotejar la respectiva ley de adhesión: Córdoba ley 10456; Mendoza ley 9017; Buenos Aires (provincia) ley
14997; Salta ley 8086; Entre Ríos ley 10532; Neuquén ley 3141; Río Negro ley 5253; San Juan ley 1709; Chaco ley 2856;
Corrientes ley 6429, solo por mencionar algunas (S.E.u O.)
(34) Recomiendo “Breves reflexiones sobre el trámite de enfermedades no listadas profesionales, previstas en el decreto
367/2020”, del Dr. Antonio Sambucetti, publicado en El Dial en fecha 15/10/2020 (Ed. Albremática SA)
(35) La resolución citada entró en vigencia a partir de su publicación en el Boletín Oficial, art. 21, R. (SRT) 38/2020
(36) Art. 12, R. (SRT) 38/2020
(37) Art. 9, R. (SRT) 38/2020
(38) Véase también el art. 10 de la resolución analizada, en atención a la normativa aplicable al domicilio electrónico
(39) Véase art. 4, R. (SRT) 38/2020
(40) El art. 6, R. (SRT) 38/2020, prevé la “…previa intervención del/a secretario/a técnico/a letrado/a, quien se expedirá sobre
la legalidad del procedimiento en el marco de sus competencias así como respecto de la relación de causalidad invocada entre el
agente de riesgo coronavirus SARS-CoV-2 y la tarea desarrollada por el/la trabajador/a”. Una nueva “pista” de la adaptación del
trámite normal del rechazo por enfermedad no listada a esta situación COVID
(41) Art. 7, R. tratada
(42) La norma prevé un plazo relativamente exiguo (15 días hábiles administrativos) para interponer este Recurso de apelación
según la jurisdicción que corresponda en atención a la CMJ del domicilio del trabajador…
(43) Lo mencionan tanto autores como A. Gordillo (www.gordillo.com) hasta el propio Estado Nacional (www.argentina.gob.ar),
pero este fenómeno ni siquiera es patrimonio exclusivamente argentino (https://digitum.um.es)
(44) O, si se quiere, “un mal necesario”

Editorial Errepar

También podría gustarte