Está en la página 1de 11

Quaderns de Psicologia | 2013, Vol.

15, No 1, 33-43 ISNN: 0211-3481

 http://www.quadernsdepsicologia.cat/article/view/1165

La deconstrucción de la psicopatología en el ámbito de la asis-


tencia sanitaria: retos de investigación e intervención
Psychopathologic deconstruction in health care: research and intervention
challenges

Carme Valls-Llobet
Universitat de Barcelona

Resumen
El cuerpo de las mujeres ha sufrido múltiples agresiones, tanto para normalizarlo según los
deseos de la mirada del otro hasta la conversión del cuerpo en campo de batalla en que se
concentran se concentran agresiones diversas, como en el campo de la asistencia sanitaria
donde se concentran en parte, en la atribución de cualquier tipo de malestar a la ansiedad
y depresión. La biopolítica de control del cuerpo de las mujeres ha utilizado los psicofárma-
coscomo una brecha de género en la salud mental y la ha utilizado como una forma de infe-
riorizarlas. Existen muchas causas biológicas de ansiedad y depresión que no son tenidas en
cuenta en la atención sanitaria por lo que es posible que exista un sesgo de género que haga
invisibles los diagnósticos reales. Necesitamos ciencias de la salud basadas en las diferen-
cias para evitar la medicalizaciónen exceso de la salud mental de las mejores que contribu-
ya a la deconstrucción de la psicopatología en el ámbito de la asistencia sanitaria.
Palabras clave: Salud mental; Diferencias de género entre mujeres y hombres; Ansiedad;
Depresión; Medicalización

Abstract
The women's body has suffered multiple attacks both to normalize according to the others
gaze wishes until conversion of the body in battlefield that concentrated various attacks as
in healthcare field, where are concentrated several attacks in part on the allocation of any
type of discomfort to the anxiety and depression. Biopolitics of women's body has used the
psychotropic drugs as a gender gap in mental health and used them as form of a bash. (in-
feriorizaton). There exists a lot if biological causes of anxiety and depression that are not
take in account in the health care attention, so that us quite possible that there is a gen-
der bias, that makes invisible the real medical report. We need sciences of health based on
differences to avoid the medication in excess in women that add to the deconstruction of
psychopathology in the scope of health care assistance.
Keywords: Mental health; Gender differences between women and men; Anxiety; De-
pression; Excess pharmacotherapy
34 Valls-Llobet, Carme

Lo que he intentado mostrar en mis trabajos es la res, ligadas a tan múltiples roles, que tienen
‗dimensión política de las construcciones identi-
que cumplir de forma perfecta, estará unida
tarias. Si, en cambio, se atribuyen a esencia in-
temporales no se incorporan las dimensiones eco- para siempre a la sensación de CULPA, ya que
nómicas y socio culturales y se da una regulariza- nadie podría nunca cubrirlos todos, sin fallar
ción de las identidades, un control de la sexuali- en algo. En realidad podrá ser mucho más mu-
dad, dentro de lo que para Foucault constituirla
jer cuanto más faltas tenga, ya que los roles
una disciplinarización y regulación de los cuerpos.
Una producción de cuerpo dóciles y de micro polí- predeterminados la convertirán quizás en ma-
ticas de poder, a partir de la interconexión de dre perfecta y abnegada esposa, hija o cuida-
discursos de distinto tipo: médicos, legales, psi- dora, pero por este camino no podrá saber
cológicos u otros, disponibles culturalmente sobre
nunca que es ser mujer.
la sexualidad, el cuerpo, el género y demás obje-
tos del discurso. (Cabruja 2007, p. 125).
Cuando el cuerpo es un campo de
El cuerpo de las mujeres ha sufrido muchos batalla
procesos a lo largo de la historia y ha sido Cada día, por todas partes, millones de mujeres
considerado de muy diversas forma. Siempre se libran a actos de autodestrucción, controlados
un cuerpo regido por normas que no han de- o no, ritualizados y rutinarios. Nos privamos en si-
cidido las mujeres, cuerpo que es la mirada y lencio, padecemos hambre, ayunamos y hacemos
ejercicio a ultranza, aliando el bienestar emocio-
decisión del Otro, quien las normativiza, nal con un ideal que está fuera de nuestro alcan-
quien les dice cómo han de ser, como han de ce…¿De dónde proceden esos sentimientos de di-
vestir, como han de estar. Este proceso con- sociación, esa lucha, ese dolor? Creo que se apo-
duce a muchas mujeres al extrañamiento de yan sobre experiencias de vida personales que
han ocasionado una repulsión hacia una misma y
su propio cuerpo, como si ya no fuera suyo, hacia el propio cuerpo. Al mismo tiempo, creo
porque muchos intereses están decidiendo en que esas experiencias personales en cuestión tie-
él. El cuerpo, su cuerpo, como cuerpo repro- nen un sentido político profundo. Esos sentimien-
ductivo, capaz de ―dar‖ hijos, capaz de crear tos proceden, en mi opinión, de una proyección
colectiva de las taras de nuestra sociedad sobre
y capaz de someterse a las leyes de la repro- el cuerpo de las mujeres y se arraigan en una
ducción, toda su vida. Cuerpo destinado a las tentativa secular de controlar y de colonizar a las
tareas del cuidado de toda la familia, de los mujeres. Nuestros sentimientos colectivos de re-
mayores, y de las/os discapacitadas/os y en- pulsión, de vergüenza y de alienación, son las
consecuencias de una guerra – un conflicto lleva-
fermas/os, un cuerpo para curar y cuidar, do a cabo en el territorio de nuestros cuerpos.
que acaba enfermando de tanto encargarse Ese conflicto, que se despliega en el terreno de lo
de los demás. Un cuerpo sexuado para que que nos define como mujeres, se desarrolla a tra-
de placer por las noches y un cuerpo asexua- vés de la regulación, el control, la supresión, y la
ocupación de prácticamente todos los aspectos
do de las que no quieren que su cuerpo sea de nuestro ser físico- sexualidad, vestimenta,
tocado, ni desean tener el placer de que otras apariencia, comportamiento, fuerza, salud, re-
personas las abracen y las besen. producción, silueta, tamaño, expresión y movi-
miento. Los efectos de esa guerra sobre nuestros
Frente a la manipulación del cuerpo de las cuerpos, nuestros pensamientos, y nuestros esta-
mujeres, el de los hombres tampoco se esca- dos de ánimo son similares a los efectos de la vio-
lencia sobre el terreno de cualquier otra guerra –
pa a las reglas del patriarcado, que requiere
sufrimiento, caos, hambruna, mutilación, devas-
del varón un cuerpo para competir, entrena- tación e incluso muerte. (Rice, 1994, p. 12).
do en el campo de la guerra, de la caza o del
deporte, un cuerpo símbolo del poder per- Aunque la cita es larga creo que Carla Rice
sonal. Cuerpo que esté lleno de Autocontrol, aclara con la fuerza de la palabra de la que
que no se libere, ni exprese sentimientos, y ha sufrido en su propia carne la violencia que
que demuestre en todo momento que está se ejerce desde tantos elementos del poder.
lleno de potencia y fortaleza. Un cuerpo en Poder que fragmenta los cuerpos, para con-
definitiva al que se le compara la fuerza de vertirlos en más dóciles, tanto en la publici-
parte de sus genitales con la fuerza de una dad como en la vida cotidiana. Ya no es una
espada triunfadora, como símbolo de la virili- mujer quien vende un coche, sino una forma
dad. que insinúa un glúteo, unos labios o un pecho.
Un cuerpo dividido y troceado es más fácil de
La definición de feminidad y masculinidad por manipular. Hay muchos significados y símbo-
parte de la ideología patriarcal, pesa como los distintos del cuerpo de las mujeres, que
una losa, sobre el cuerpo dependiente de la han ido sometiendo la libertad de las muje-
mirada del Otro, y no los deja desarrollar en res, para poder imaginarse a ellas mismas de
libertad, por lo que la identidad de las muje-

http://quadernsdepsicologia.cat
La deconstrucción de la psicopatología en el ámbito de la asistencia sanitaria 35

otras formas, o mejor dicho sin normas. La fican las diversas formas en que los estados
catedrática de Filosofía de la Universidad de modernos, y yo añado los supuestos descu-
Zaragoza, Mª Teresa González Cortés, en su brimientos científicos, y las formas de actuar
libro Los viajes de Jano, afirma que las muje- sobre el cuerpo a partir de la ingeniería gené-
res están más cerca de ser consideradas obje- tica y de los fármacos que inciden en el equi-
tos, que de ser consideradas personas (suje- librio de los neurotransmisores cerebrales,
tos). Se confunde a las mujeres con los obje- acaban sometiendo a los individuos y los con-
tos mismos y su cuerpo sirve para estimular el vierte en ―cuerpos dóciles‖, controlando a la
consumo (ropa, cosméticos, coches, bebidas, población mediante la regulación corporal y
alimentos, etc.) y se potencia el voyeuris- otras disciplinas científicas. Las mismas espe-
mo,por el que las mujeres sólo son visibles cialidades como la bio genética, la bio tecno-
para ser miradas(no para ser tocadas).Sus ac- logía y la biología molecular, que constituyen
tos, sus movimientos dependen de las miradas las denominadas ciencias de la vida, y se han
ajenas, de un espectador que las mire y las desarrollado enormemente en los últimos
repase con la mirada. Seres que dependen de veinte años, pueden ser usadas a favor de la
su imagen pero que no viven por ellas misma, vida y de la calidad, o como forma de control
sino dependientes de la mirada del otro. En de la población, sino se utilizan con el auxilio
ocasiones convertirse en enfermas, puede ser de la Bioética. Muchas veces los gobiernos
también una imagen, que compense situacio- toman decisiones en políticas públicas, que
nes penosas que no se han atrevido a reflejar acaban por poner a las mujeres bajo mayor
a través de la palabra, y desean compensar control y a ser victimizadas. ―Los gobiernos
contradicciones con la mirada compasiva de pueden equivocarse. Y el mayor mal de un
los demás. gobierno, lo que hace que sea malo, no reside
en la maldad del príncipe, sino en su ignoran-
En el cuerpo de las mujeres como campo de
cia‖ (Foucault, 1978/1979, p. 30). Y en la ac-
batalla se concentran muchas otras agresio-
tual biopolítica médica el mayor enemigo es
nes, como los abortos selectivos o feminici-
ignorar la experiencia de los que trabajan en
dios, la mutilación genital de 70 millones de
la clínica diaria y la de los expertos que inves-
mujeres, los asesinatos de mujeres como los
tigan en cualquier campo. Esta va a ser el
de Ciudad Juárez, el tráfico internacional de
mayor mal de futuro y el que va a producir
mujeres y niñas, la prostitución obligada, los
más víctimas. El mal de la ignorancia.
malos tratos físicos y psíquicos, las violacio-
nes, la cirugía estética, los cuerpos borrados Desde la Segunda Guerra mundial se han pro-
por la Burka, y los cuerpos enfermos por la ducido grandes cambios sociales que se han
Anorexia, la Bulimia y la atribución de cual- centrado en cambios de conducta y en mani-
quier tipo de malestar a la ansiedad y de- pulaciones de lo imaginario y de lo simbólico,
presión. en relación con el cuerpo humano. El aumen-
to del consumo de masas, y del valor positivo
Estos cuerpos fragmentados hacen imposible a
del deporte y del ocio, con el desarrollo de
veces la elaboración de historias clínicas mé-
una cultura hedonista que acentúa la impor-
dicas que expresen sus síntomas en forma de
tancia de la estética, el placer corporal, la
relato. Los síntomas del malestar , el dolor y
comercialización de la sexualidad, la promo-
la fatiga, pueden expresar muchos conflictos,
ción del cuerpo bello, joven y sano y el con-
y manifestarse con contracturas diversas y do-
sumo de drogas y alcohol para aguantar las
lores erráticos que aparentemente no tienen
horas de movimientos repetitivos en las disco-
explicación. La fragmentación de los cuerpos
tecas, y fiestas que duran más de ocho horas
y los conflictos vividos sin encontrar unos ca-
de ―trabajo‖ continuado con sus cuerpos. En
minos de progresión aunque no sean de solu-
palabras de Patricia Soley-Beltran (2007),
ción, son una forma más de convertir a las
existen muchas cuestiones en que los cuerpos
mujeres en víctimas de sus cuerpos, y a sus
son manipulados por nuevas realidades socia-
vidas en un infierno.
les, informaciones que crean alarma desde los
El papel de la biopolítica en la victimi- medios de comunicación y políticas públicas
zación que se aplican parcialmente sin visión global
de los problemas, que constituyen la actual
Los conceptos de biopolítica y de biopoder biopolítica, como el envejecimiento de la po-
fueron acuñados por Michael Foucault, y signi- blación, la pandemia del SIDA, y la ―política

Quaderns de Psicología | 2013, Vol. 15, No 1, 33-43


36 Valls-Llobet, Carme

de la ansiedad‖ que constantemente identifi- te la continua sedación y psiquiatrización de


ca amenazas que afectan al cuerpo con el fin las mujeres contribuye a que pierdan recursos
de atemorizar a la población. Entre ellas po- para conseguir una mejor autonomía personal
demos constatar la guerra nuclear o la guerra para que puedan orientar sus vidas y sus men-
química, la destrucción del hábitat, los anun- tes de las condiciones de trabajo y de vida
cios de futuras epidemias de virus de gripe que las constriñe y les produce el malestar.
mortales, la gripe aviar, y las amenazas de
Además la rápida medicalización de la salud
nuevas formas de gripe. A través de ellas se
mental de las mujeres no ha permitido ver
están haciendo estragos en la moral de la po-
que las desigualdades sociales pueden ser el
blación.
origen de muchos trastornos. La salud de las
El cuerpo se configura como la intersección mujeres tiene condicionantes biológicos, psi-
entre el especio interior y exterior, la inter- cológicos-sociales y muchos condicionantes
sección de los físico, lo simbólico, lo material que provienen del medio ambiente. La gran
y los condicionantes externos, y como dice desigualdad en que no existe Ciencia de la Di-
Foucault es el locus a través del que se ejer- ferencia y se ha tratado a las mujeres como si
cen las relaciones de poder y las significacio- fueran hombres. Además la doble jornada y la
nes patriarcales de lo que es feminidad y invisibilidad e inferiorización de lo que hacen,
masculinidad han escondido por ahora el ver- deseen, o piensan las mujeres ha empeorado
dadero significado del cuerpo a las mujeres y su autoestima y las ha hecho más proclives a
a los hombres. la depresión.
¿Existen diferencias en las enfermeda- La encrucijada de la salud mental invisible
des mentales de mujeres y hombres? La salud mental está constantemente en la
Muchos son los profesionales y los medios de encrucijada del malestar y el bienestar de la
comunicación que se preguntan si existen di- salud de las mujeres y está influenciada por
ferencias en el diagnóstico de las enfermeda- las crisis vitales, pero también en sentido po-
des mentales entre mujeres y hombres. Lo sitivo por los éxitos con los que se superan di-
que sabemos al analizar los resultados de la chas crisis. En la atención sanitaria, la salud
asistencia sanitaria es que es más probable de las personas y sobre todo de las mujeres la
que se diagnostiquen trastornos psicosomáti- dimensión psíquica de la persona esta invisibi-
cos, como ansiedad y depresión en primera lizada y sólo se habían trabajado los síntomas
visita en mujeres que en hombres pero este físicos, a los que se intentaba encontrar co-
hecho no quiere decir que exista una diferen- rrelaciones con alguna enfermedad orgánica.
cia real, porque muchas veces el diagnóstico La división sexual del trabajo durante miles
se hace sólo por medio de atribución a través de años y el confinamiento de las mujeres en
de los síntomas. Aunque las patologías sean las paredes del ámbito doméstico, han hecho
iguales, el hecho del exceso de diagnóstico de que los sentimientos propios y los de los
estas patologías entre mujeres contribuye a miembros de la familia, y los límites externos
que sean ellas las que reciban un número ma- que marcaban su ámbito, su campo en pala-
yor de psicofármacos que los hombres. bras de Giorgio Agamben, han constituido la
vida i la experiencia inmediata de muchas
Este hecho constituye la brecha de género mujeres. Las mujeres han aprendido a actuar
en la salud mental. La abrumadora adminis- para cumplir los deseos de los otros, sus vidas
tración de psicofármacos y la psiquiatrización han sido construidas como medio para las per-
de cualquier problema psicológico o biológico sonas de sus alrededor. Por ello para la salud
que pueda presentar una mujer. Los psico- mental de las mujeres ha sido una gran con-
fármacos son los medicamentos que sube más tradicción la sensación estimulada desde la
la factura farmacéutica desde el año 2003 y cuna de la falta de valor propio, de no valer
se administran a un 85% de mujeres frente a nada y el mandato de que han de ser perfec-
un 15% de hombres. Ésta abrumadora de- tas para hacerse perdonar, un determinado
sigualdad constituye una profunda de de- pecado original. La sensación de culpa flota
sigualdad de género. Por una parte contribu- en muchas de sus decisiones y es un factor
yen a la falta de diagnóstico de los problemas que limita el que pueda tomar decisiones con
reales que padecen las mujeres. Por otra par- libertad.

http://quadernsdepsicologia.cat
La deconstrucción de la psicopatología en el ámbito de la asistencia sanitaria 37

La contradicción entre ser una madre ideal, propia. La salud mental requerirá, en el futu-
perfecta a tiempo completo que es un manda- ro un estudio a fondo y sin prejuicios previos
to de género, las hace olvidarse de ellas mis- ni mandatos patriarcales que lo condicionen,
mas. Si no me ocupo de los demás, los demás pero es necesario ya desde aquí, analizar los
no tiran hacia delante. Ellas mismas se con- factores de riesgo y visibilizarlos, los riesgos
vierten en omnipotentes y omnipresentes, que hacen vulnerables a las mujeres y que a
como si no pudieran hacer otra cosa que tra- cambio conducen ala medicalización con an-
bajar, para hacerse perdonar la culpa origi- siolíticos y antidepresivos desde la primera vi-
nal. Además los factores emocionales no se sita asistencial.
tienen en cuenta. La mujer es punta iceberg
del estado de la familia y su salud psicológica El reduccionismo diagnóstico es uno de
debería ser tenida en cuenta por su posición los primero retos a superar
estratégica en el seno de la familia. Sin nin- “No somos personas generizadas un día y or-
gún soporte social ni psicológico es probable ganismos sexuados al día siguiente, sino que
que su malestar lo envíe a los demás. Lo sen- somos las dos cosas simultáneamente, y este
timientos de culpa se cruzan con los de rabia, hecho hace que para cada problema de salud
y los dos se entremezclan para enturbiar la tengamos posibilidades diferenciadas.‖ (Krie-
capacidad de tomar decisiones en libertad. ger 2003, p. 652. cursivas del original).
Factores que predisponen a la afectación de Uno de los problemas científicos y asistencia-
la salud mental les que dificulta el diagnóstico de los proble-
Experiencias traumáticas personales inscritas mas de salud física y mental de las mujeres es
en su propia biografía, abandonos, abusos se- el reduccionismo en el momento de diagnos-
xuales, violencia. Y factores sociales como ticar y al que dedique todo un capítulo en mi
emigración pobreza, trabajos desde la infan- último libro Mujeres Salud y Poder (Valls-
cia, o pérdidas de un ser querido. Los factores Llobet, 2009).En el momento del diagnóstico,
de riesgo para la salud mental de las mujeres médico, cuando se trata de buscar la causa o
pueden ser el matrimonio, el trabajo de ama las causas de la enfermedad de una persona
de casa, tres o más niños pequeños, y la falta concreta, o en el diagnóstico epidemiológico,
de comunicación en la pareja. cuando se trata de buscar las causas de la sa-
lud o la enfermedad de las poblaciones, es
Otros estudios señalan que otros factores au- cuando es más difícil ceñirse a los datos y no
mentan el estrés emocional: embarazos ado- actuar con prepotencia, como si de antemano
lescentes o hijos/as no deseados, clase social el profesional ―ya supiera la verdad‖.
baja, bajo nivel educativo, ausencia de traba-
jo remunerado, paro, ausencia de soporte so- En relación con el diagnóstico médico dirigido
cial y laboral, pareja con patología grave, a las mujeres muchas veces se ha actuado
única/o responsable de la familia y dolencias más con suposiciones que con datos certeros y
propias crónicas y largas. Son grupos de riesgo con diagnósticos más o menos probables y
para la salud mental los enfermos/as de SIDA como ya he descrito hasta estas páginas ha-
, Cáncer, madres de niños o niñas deficientes, ciendo invisible unos problemas y magnifican-
y de hijos/as con trastornos de la alimenta- do otros. El hecho de que la ciencia médica
ción. haya nacido sesgada respecto a la posibilidad
de diagnosticar que les ocurre a las mujeres o
Las condiciones de trabajo que implican ta- el porqué de sus malestar, es fundamental-
reas de atención a las personas, o las profe- mente, porqué ha nacido androcéntrica y ha
siones que entran en relación con la humani- tendido a considerar como inferiores, o me-
dad doliente, precisan de una especial aten- nos importantes los problemas de salud de las
ción para su salud mental. Hemos de tener mujeres. Pero las formas en que se ejercen
cuidado de los/las que cuidan, de los profe- estos sesgos en el diagnóstico, son complejas
sionales de la salud, psicólogas, trabajadoras porque será necesario investigar en cada caso
sociales, maestras, todas profesiones muy concreto, o en cada análisis de la salud de la
feminizadas, y vulnerables a los síndromes de población, que etiologías existen que depen-
burn-out. El síndrome de estar exhausto por den del género o que etiologías dependen de
no poder pensar ya más, lleno de los demás, y la posesión de un organismo sexuado.
sin posibilidad de seguir una línea de trabajo

Quaderns de Psicología | 2013, Vol. 15, No 1, 33-43


38 Valls-Llobet, Carme

Si estamos de acuerdo en que las causas de la falta de comida o la sobrecarga interminable


enfermedad o de las disfunciones de un orga- del trabajo doméstico en condiciones muy
nismo son biológicas, psicológicas, sociales, precarias. Pero existen también otros limites
laborales, culturales y medio ambientales, reduccionistas:
podríamos convenir que reducir todo el ma- La cultura biomédica en la que en general nos
lestar a una etiología biológica, o psicológica hemos formado, es biologicista, esencialista, na-
o social, es un reduccionismo etiológico que turalizadora, en cuanto que sustenta la definición
conlleva además a inferiorizar a las mujeres de los síntomas y malestares en la biología (una
determinada interpretación de la biología) y je-
que son diagnosticadas con esta miopía de rarquiza lo social y lo cultural a lo biológi-
elementos. Es muy posible que en cada caso co/psicológico. Esto, en el caso de las diferencias
concreto y en momento determinado de la vi- entre hombre y mujeres, facilita que se puedan
da de cada persona, en las distorsiones de su justificar las desigualdades sociales a partir de
una biología y una psicología definida como dife-
salud pesen más los condiciones sociales de renciales. (Esteban, 2007, p. 79).
sus vidas, y en otros momentos pesen más los
condicionantes biológicos, pero es un reduc- Creo que cuando la Profesora Mª Luz Esteban
cionismo que impide la valoración correcta de hace esta afirmación se refiere al reduccio-
cada mujer si a cualquier tipo de demanda le nismo psicológico o al reduccionismo repro-
atribuimos una etiología psicológica, que aca- ductivo que ha impedido investigar de forma
bamos tratando con medicación psicofarma- clara otra mirada sobre la biología ajena a los
cológica o sea psiquiátrica. De una forma estrictos estereotipos biologicistas esencialis-
simbólica, y no como en la época en que el tas. Me refiero a la atención de las enferme-
profesional de la medicina transmitía las in- dades que son predominantes en el sexo fe-
fecciones porque no se lavaba las manos menino lo que denominamos morbilidad dife-
cuando pasaba de un o una paciente a otro/a, rencial, asignatura pendiente para la medici-
el médico o médica puede transmitir la idea na, tanto para la atención primaria como para
de que todo lo que le pasa a la paciente es la atención hospitalaria, y que pueden ser
debido a una depresión. causadas también por la contaminación am-
biental o laboral.
Es el poder del momento del diagnóstico, el
poder del momento que algunas personas han El riesgo del reduccionismo psicológico y/o
vivido como el momento de la sentencia, el psiquiátrico
que tiene un gran efecto sobre la mente y el Se supone que existen diagnósticos diferentes
cuerpo. Y este momento está a veces alejado con más prevalencia entre mujeres que hom-
de la verdad porque los sesgos en la forma de bres, sin que hayan sido probados (por ejem-
investigar, y la docencia que han recibido los plo se afirma que las mujeres son más depre-
profesionales de la Medicina y de la Psiquia- sivas, o más ansiosas, o que sienten subjeti-
tría, los sesgos que han hecho a las mujeres vamente mucho más dolor…) cuando quizás se
invisibles para la Ciencia, las han convertido podrían obtener diagnósticos más rigurosos si
en elemento inferiores en el campo de la in- se usaran métodos de diagnósticos más ade-
vestigación, y para hacerlo he descrito cuatro cuados a los problemas o se interpretaran de
grandes estrategiasque ya detallé en mi libro forma distinta los resultados analíticos que se
Mujeres Invisibles (Valls-Llobet, 2006).Son obtienen en los laboratorios (por ejemplo mu-
uno de los pilares de la forma de hacer que la chas enfermedades endocrinológicas subclíni-
mayoría de las patologías y recursos terapéu- cas y clínicas causan síntomas parecidos a los
ticos de las mujeres sean considerados infe- cuadros ansiosos depresivos e interfieren in-
riores y no reflejen la verdad de lo que está cluso en los tratamientos que se administran
ocurriendo. en forma de psicofármacos a estas pacientes).
En él ya señalaba que el peor estado de salud Pero hay que dejar constancia del esfuerzo de
de las mujeres se debía a riesgos adquiridos y muchas psicólogas, en especial dentro del
aspectos psicosociales como el sedentarismo, campo de la psicología social, para de-
el paro o el estrés físico y mental que produ- construir desde una perspectiva feminista
ce la doble o triple jornada laboral que deben muchas de las afirmaciones que se han hecho
realizar, así como el trabajo emocional que desde una ciencia y unas pruebas y cuestiona-
constantemente realizan en su papel de cui- rios construidos con una mirada androcéntri-
dadoras de toda la familia y de su entorno, la

http://quadernsdepsicologia.cat
La deconstrucción de la psicopatología en el ámbito de la asistencia sanitaria 39

ca, en relación a ello la Profesora Teresa Ca- de la ansiedad porque la persona que lo pa-
bruja afirma que es necesario: dece piensa que las alteraciones que padece
Deconstruir las naturalizaciones y dualismos e in-
se deben a algún problema orgánico descono-
corporar un análisis de género (a la psicología) cido e incrementa la secreción de neuro-
comprometido ética y políticamente con una ge- transmisores que producen aún más ansiedad.
nealogía de la epistemología y los movimientos Estos neurotransmisores se activan en el sis-
feministas, ya sea para los estudios sobre las sub-
jetividades, las sexualidades y las otredades,
tema adrenérgico, y disparan la secreción de
donde el heterosexismo y el etnocentrismo, con adrenalina y noradrenalina cuando la amena-
todas sus intersecciones, especialmente en el za hacia la persona es real, y activan también
contexto de la globalización, dificulten que cuan- previamente el sistema dopaminérgico, con la
do el ‗género entre por la puerta del aula, del
despacho, de casa o salga a la calle, el compro-
secreción de dopamina, que se segrega ante
miso político con las relaciones de poder no salte la posibilidad de la existencia de una agresión
por la ventana‘ contribuyendo, además, a rom- o de una situación problemática, antes de que
per, uno más de los dualismos, el de profesiona- esta situación sea real.
lismo/ despolitización. (Cabruja, 2008, p. 43).
Ansiedad normal y ansiedad patológica
A bien seguro, que el trabajo de deconstruc-
ción de todos los diagnósticos que han contri- La ansiedad que podríamos denominar leve se
buido a inferiorizar a las mujeres lo habremos presenta en episodios poco frecuentes, con
de realizar equipos multidiciplinarios con psi- intensidad leve o media y de duración limita-
cólogas, médicas, diplomadas de enfermería y da, ante estímulos previsibles y comunes y
trabajadoras sociales. Cuando una mujer se con un grado de sufrimiento y limitación en la
acerca al profesional de la medicina con la vida cotidiana acotada. En cambio la ansiedad
demanda de que esta terriblemente cansada a niveles patológicos se caracteriza por suce-
o con la queja de ―que le duele todo‖, y soli- derse en episodios reiterativos, de intensidad
citando cada día análisis y pruebas para ―que alta y duración excesiva, con alta y despro-
le encuentren‖ lo que le pasa, existe un claro porcionada reactancia a la amenaza, provo-
reduccionismo si el profesional, sin levantarse cando gran sufrimiento y notable interferen-
de la silla, sin explorar, y con una analítica a cia en la vida diaria.
la medida de las patologías del hombre, con-
La ansiedad se puede manifestar con muy di-
teste : ―Señora, Ud no tiene NADA‖. Porque
versos síntomas que se manifiestan en el
en este momento, la paciente queda reducida
cuerpo, en la conducta o a nivel cognitivo.
a la NADA, al Homo Sacer de Agamben, a
Los síntomas que se manifiestan el cuerpo son
quien como está condenado a morir, no tiene
las taquicardias, taquipnea, sensación de
ningún derecho para vivir, y en este momento
ahogo, temblores en manos y extremidades,
su inferioridad es tan manifiesta, que está
sensación de desvanecimiento y de pérdida de
psicológicamente ―preparada‖ para ser mani-
control sobre el cuerpo, sudoración excesiva
pulada y controlada. En especial cuando se
en todo el cuerpo y especialmente en cara,
ponen en marcha dos reduccionismos que
axilas, manos y plantas de los pies, sequedad
contribuyen especialmente a la indefensión
de boca, y dilatación de las pupilas de los
aprendida de las mujeres, que es el que su-
ojos (midriasis) con visión borrosa. A nivel de
ponen la violencia y el género y el de la me-
conducta se manifiesta con sensación de fati-
dicalización de la salud mental. Para enten-
ga intensa, con imposibilidad de relajarse,
der estas contradicciones y a título de ejem-
sensación de tensión e inquietud, llanto fácil,
plo sin ánimos de ser exhaustiva voy a desa-
impaciencia, rostro con rictus que muestra
rrollar las causas biológicas que se esconden a
preocupación y suspiros fáciles. La ansiedad
veces debajo del diagnóstico psiquiátrico de
dificulta las capacidades de comunicación,
ansiedad y depresión.
porque la persona sólo puede atender a sus
¿Qué se puede esconder debajo del propios síntomas y se repiten los pensamien-
diagnóstico de la ansiedad? tos obsesivos y negativos. Se incrementa la
posibilidad de sintetizar ideas y de expresar-
Los cambios que se producen en el cuerpo las y se acompaña de tartamudez. Los sínto-
cuando se padece ansiedad, se traducen en mas cognitivos se manifiestan con dificultades
alteraciones del ritmo cardíaco, o del sistema para la atención, memoria y concentración.
digestivo o se manifiesta con temblor en ex- Embotamiento mental o dificultad para dejar
tremidades, producen a su vez un incremento la mente en blanco y pensamiento acelerado.

Quaderns de Psicología | 2013, Vol. 15, No 1, 33-43


40 Valls-Llobet, Carme

La sensación de miedo o temor puede ser muy tancia nigra, el núcleo estriado y las zonas
intensa, llegando a producir terror o pánico del sistema límbico son las más ricas en hie-
que inutilizan las capacidades de la persona rro. Las cantidades de hierro existentes en es-
que la padece. tas zonas sobrepasa el 90% de los requisitos
normales de todos los sistema bioquímicos,y
¿Existen enfermedades o carencias biológi-
afecta la función de los receptores de dopa-
cas que pueden producir ansiedad?
mina 2, y de los receptores Gaba en el cere-
Muchos de los síntomas que hemos descrito bro. Por ello la carencia de hierro afecta al
sobre la ansiedad también se pueden presen- sistema nervioso central desde la primera in-
tar en casos de hipoglucemias (cuando au- fancia con la presencia de dificultades en el
menta la insulina y bajan los niveles de azú- aprendizaje verbal, pérdida de capacidad de
car en sangre), en arritmias cardíacas o en- atención, concentración y aprendizaje; ―Dis-
fermedades cardíacas, o en insuficiencia de función cerebral mínima‖, el denominado sín-
algunas glándulas hormonales. Por ello antes drome de hiperactividad, y pérdida de memo-
de aceptar que la ansiedad es sólo de origen ria reciente. Presentan también una sensibili-
psicológicos. Sería recomendable que las per- dad de percepción disminuida y un juego con
sonas afectadas se sometan a una exploración mayor implicación motora, como si no pudie-
médica completa para descartar otras etiolo- ran mediarlo con actividad simbólica. Existe
gías. en la carencia de hierro un incremento de fo-
bias y miedos. La deficiencia de Zinc también
La más frecuente disfunción es la que se rela-
se ha relacionado con estados de hiperactivi-
ciona con el Síndrome Premenstrual una dis-
dad en niños y con incremento de ansiedad
función muy frecuente debido a un estado de
por alteración en la replicación de neuro-
exceso de estrógenos absoluto o relativo,
transmisores cerebrales.
cuando exista una deficiencia de progestero-
na en segunda fase del ciclo menstrual. En los El estrés físico y mental relacionado con con-
días antes de la menstruación, una semana y diciones de trabajo y de vida, la doble jorna-
en algunos casos quince días, existen cambios da, puede producir consecuencias: insomnio
de humor, nerviosismo, insomnio, e incre- nocturno, o sueño con intermitencias, e in-
mento del estado de ansiedad .Existe un efec- cremento de ansiedad matutina además de
to directo de los estrógenos en el estímulo de otros síntomas como el dolor en la zona del
la noradrenalina, las endorfinas y la serotoni- trapecio, taquicardias, dolor abdominal o co-
na, tres neurotransmisores del cerebro, lo lon irritable, y contracciones musculares invo-
que se traduce en un efecto estimulante de la luntarias (fasciculaciones). Todos estos sínto-
actividad cerebral, que podría llegar a ser mas serían efectos secundarios del estrés cró-
enervante y producir estados de ansiedad si a nico sea por exceso de estrés en el trabajo o
partir del momento de la ovulación no se vie- por la doble jornada que por ahora comparten
se modulado por la acción de la progesterona la mayoría de mujeres del mundo. Además de
que estimula los receptores Gaba, receptores que el papel de cuidadoras de persona enfer-
sedantes en el sistema nervioso central. Tam- mas o discapacitadas incrementa las condi-
bién pueden producir estados de ansiedad la ciones de estrés porque el trabajo no tiene fin
mayoría de fármacos que acaban produciendo ni espacios de descanso. Por lo tanto son con-
un estado hiperestrogénico en el cuerpo, co- diciones de trabajo que incrementan por ellas
mo los anticonceptivos hormonales, que aca- misma los estados de ansiedad, y este tipo de
ban transformándose en estrógenos en todos trabajo de la cura o cuidado del resto de la
los casos, aunque provengan de estradiol, familia recae principalmente en las mujeres,
progestágenos o derivados de hormona mas- que son las que más padecen ansiedad por es-
culina. trés mental.
La segunda causa más frecuente de ansiedad El exceso de hormonas tiroideas como ocurre
de origen biológico es la provocada por las en el hipertirodismo incrementa también los
anemias y/o las carencias de hierro. La defi- niveles de adrenalina y noradrenalina,y pro-
ciencia de hierro en el cerebro se traduce en ducen un estado de ansiedad que es difícil re-
efectos iguales en diferentes regiones del ce- ducir con ansiolíticos sino se trata la enfer-
rebro (núcleo caudado, hipotálamo, núcleos medad de base. Los mismos síntomas pueden
del rafe, cortex cerebral y cerebelo) La sus- ser producidos por la deficiencia de tiroides,

http://quadernsdepsicologia.cat
La deconstrucción de la psicopatología en el ámbito de la asistencia sanitaria 41

incluso sólo con niveles que no modifican las ¿Existen enfermedades o carencias que
hormonas circulantes sino tan solo la hormona pueden producir depresión?
estimulante (TSH) que proviene del cerebro.
El hipotiroidismo es una de las causas más
¿Qué se puede esconder bajo el diag- frecuentes de depresión, En series de pacien-
nóstico de depresión? tes con depresión se encontraron hipotiroi-
dismo leve o moderado en un 60% de casos.
En realidad, toda depresión o ansiedad que Por el efecto de la hormona tiroidea sobre el
requiera la utilización de psicofármacos, sean sistema nervioso central y en particular sobre
ansiolíticos o antidepresivos se podría catalo- la serotonina, su carencia está relacionada
gar de biológica, ya que el tratamiento se ba- con el incremento de apetito a segunda hora
sa en la posibilidad de bloquear de alguna de la tarde, a la pérdida de memoria y de ca-
forma la recaptación o la cantidad disponible pacidad de concentración, y la tendencia a la
de algunos neurotransmisores. De hecho depresión que presenta resistencia a los psi-
cuando más se conocen los procesos bioquí- cofármacos habituales y sólo se puede corre-
micos de la depresión mayor o de la depresión gir con la administración de hormona tiroidea
bipolar o de los ataques de pánico, más medi- hasta normalizar la función. En estudios reali-
camentos denominados psicofármacos se han zados por nuestro grupo correlacionado la
introducido en el mercado, para interferir en deficiencia de la hormona tiroidea con cali-
el proceso de formación y recaptación de es- dad de vida, hemos observado que las muje-
tos neurotransmisores, demostrando en los res con hipotiroidismo, incluso el que se ha
casos en que mejoran estos estados, la base denominado subclínico, tenían dificultades en
bioquímica de algunos de ellos. tener un ocio activo, ya que tenían capacidad
Pero en muchos casos estos psicofármacos se para acabar su trabajo habitual, pero por la
administran sin que se conozca si la o el pa- noche no podían hacer nada más, ni acabar su
ciente presenta algún otro tipo de enferme- trabajo doméstico. Tenían problemas en la
dad, disfunción o carencia por lo que se ha- conducta de alerta, tropezaban o presentaban
cen ineficaces para mejorar la depresión. La olvidos frecuentes y repetidos y sentían difi-
separación cuerpo y mente ha llegado a tal cultades en la relaciones psicosociales, y en
punto, que incluso los profesionales de la me- la conducta emocional. Todos estos aspectos
dicina y no digamos la población en general mejoraron después del tratamiento con las
creen que una determinada pastilla puede dosis necesarias de levotiroxina sódica que
servir para levantar la moral o relajar la an- normalizaron la hormona estimulante del ti-
siedad, independientemente de si su cuerpo roides.
padece algún trastorno o carencia, como si en También se pueden presentar estados de de-
realidad un determinado tipo de funciona- presión en relación a la presencia de dolor
miento cerebral pudiera cambiar la conducta, crónico severo, cuando no se puede tratar de
las sensaciones o los sentimientos, en comple- forma correcta o en los estados de sensibili-
ta separación del funcionamiento del cuerpo. dad química múltiple. No es tanto la depre-
¿Existen enfermedades, disfunciones endocri- sión la que causa el dolor, sino el hecho de
nas o carencias que pueden afectar al funcio- que un dolor constante y repetido, que no
namiento cerebral, o la formación y el equili- mejora, ni existen esperanzas de que lo haga,
brio de los neurotransmisores? La respuesta alteran los niveles de neurotransmisores y
desde la mirada de la endocrinología y de la producen depresión. En estos casos lo más
medicina interna es afirmativa. Desde las importante es encontrar la causa del dolor y
hormonas del ciclo menstrual, estrógenos o tratarla correctamente. Es cierto que cuando
progesterona que actúan en diversas zonas el dolor se hace insoportable se han asociado
cerebrales e hipotalámicas, y en diferente in- antidepresivos pero al conseguir mejorías con
tensidad según la fase del ciclo, hasta la hor- el tiempo se han podido reducir las dosis o só-
mona tiroidea que por exceso o defecto siem- lo dar dosis pequeñas.
pre modifica la serotonina de forma directa y Una tercera causa son los estados de altera-
otros neurotransmisores como la noradrenali- ción de la glándula paratiroides, sea primario
na. por una adenoma de la glándula, o sea, se-
cundario al déficit de Vitamina D que es el
más frecuente. La hormona paratiroidea en

Quaderns de Psicología | 2013, Vol. 15, No 1, 33-43


42 Valls-Llobet, Carme

sí, puede producir estados depresivos severos, salud que la industria fomenta. Todo un sis-
ya que altera la entrada de neurotransmisores tema publicitario continúa considerando a las
en las neuronas por su efecto en la ionización mujeres como objetos mejorables.
del calcio. En personas en que se ha retarda-
Para Giorgio Agamben:
do mucho el diagnóstico del exceso de parati-
roides, se ha confundido a veces u estado La tesis de Foucault según la cual ‗lo que hoy es-
anímico con una psicosis por el estado de de- tá en juego es la vida‘ —y la política se ha con-
vertido, por eso mismo, en biopolítica— es, en es-
lirio y confusión que pueden llegar a presen- te sentido, sustancialmente exacta. Pero es deci-
tar, y que se normaliza al extirpar el adeno- sivo el modo en que se entiende esta transforma-
ma paratiroideo o al normalizar su función. ción. En efecto lo que queda fuera de interroga-
ción en los actuales debates sobre la bioética y la
Las anemias crónicas y congénitas, como las biopolítica es precisamente aquello que merece-
anemias por células falciformes o las hemolí- ría ser interrogado por encima de cualquier otra
cosa: es decir el propio concepto biológico de vi-
ticas, o las que acompañan a estados autoin- da… La vida biológica, forma secularizada de la
munes, se acompañan también de exceso de nuda vida, que tiene en común con ésta la inde-
estados depresivos, e incluso se han descrito cibilidad y la impenetrabilidad, constituye así li-
incremento de intentos de suicidio, en estu- teralmente las formas de vida reales en forma de
supervivencia en cuyo seno se aloja inadvertida-
dios recientes entre estos pacientes. En un mente como oscura amenaza que puede actuali-
estudio realizado en Holanda en personas ma- zarse repentinamente en la violencia, el extra-
yores de 85 años, el 26,7 % presentaba ñamiento, la enfermedad o el accidente. Es el
anemia y estas personas padecían más dificul- soberano invisible que nos contempla tras las es-
túpidas máscaras de los poderosos que, conscien-
tades cognitivas, dificultades en las activida- te o inconscientemente, nos gobiernan en su
des básicas de la vida diaria y mayor presen- nombre.(Agamben, 2001, p. 17).
cia de síntomas depresivos. Antes de precipi-
tar un diagnóstico de ansiedad y depresión y Continúa pendiente el interrogarnos, en que
tratarlo con psicofármacos deberíamos esta- entendemos por vida, para poder impedir que
blecer un diagnóstico de las patologías y ca- cualquier forma de poder venga de donde
rencias antes citadas, ya que en estos casos, venga interfiera en las decisiones que coarten
sino se trata la enfermedad de base, los psi- nuestra libertad. Las feministas de la vida, las
cofármacos pueden incluso empeorar la an- de la igualdad y las de la diferencia, debemos
siedad y la depresión, en lugar de aliviarla. trabajar junto a los y las intelectuales, filóso-
fos y filósofas y hombres y mujeres de―buena
¿Cuáles son los retos que tenemos para voluntad‖ para conseguir definir qué acciones
mejorar la deconstrucción de la psico- emprendemos para mejorar nuestra vida, que
patología? acciones emprendemos para impedir que
nuestro medio ambiente lesiones nuestra sa-
En primer lugar es necesario introducir los es- lud, y que acciones emprendemos para mejo-
tudios con perspectiva de género en las Cien- rar nuestra calidad de vida y dar vida a nues-
cias de Salud, y se debe mejorar la calidad, el tros años.
tiempoy los recursos de los profesionales que
se dedican Atención Primaria y especializada Referencias
en primera línea de atención sanitaria. Agamben, Giorgio (2001). Medios sin fin. Notas so-
También debemos estimular recursos informa- bre la política. Valencia: Pre-textos.
tivos y formativos para empoderar a las muje- Cabruja, Teresa (2007). Subjetividad, discurso y
res. Además estimular a las mujeres para que relaciones de poder. En Meri Torras (Ed.),Cuerpo
se asocien y formen grupos de ayuda mutua e identidad I (pp 117-139). Barcelona: Edicions
para que adquieran nuevos hábitos saludables UAB.
y no se fíen de que una pastilla les puede re- Cabruja Teresa (2008). ¿Quién teme a la psicología
solver todos los problemas. La medicalización feminista? Pro-posiçoes, 19(2), 25-46.
en exceso afecta más a las mujeres, porque
Esteban, Mª Luz (2007). Introducción a la antropo-
su cuerpo ha sido bombardeado con todo tipo
logía de la salud. San Sebastián: Osalde.
de mensajes contradictorios, porque en reali-
dad se cuidan de la salud de toda la familia y Foucault, Michel (1978/1979). Nacimiento de la
los mensajes publicitarios les llegan para que Biopolítica. Curso del Collège de France. Paris:
cuiden a otros. Pero también por la tiranía Akal.
del ideal de belleza, con la confusión belleza-

http://quadernsdepsicologia.cat
La deconstrucción de la psicopatología en el ámbito de la asistencia sanitaria 43

González Cortes, Mª Teresa (2007).Los viajes de Soley Beltran, Patrícia (2007). Una introducción a
Jano. Historias del cuerpo. Barcelona: Icaria. la sociología del cuerpo. En Meri Torras (Ed.),
Cuerpo e identidad I (pp.247-265). Barcelona:
Krieger, Nancy (2003). Gender, sexes and health: Edicions UAB.
what are the connections and why does it mat-
ter? Int J Epidemiol, 32, 652-657. Valls-Llobet, Carme (2006). Mujeres Invisibles.
Barcelona: de Bolsillo.
Rice, Carla (1994). Out from Under Occupation.
Transforming Our Relationships with Our Bodies. Valls-Llobet, Carme (2009).Mujeres, Salud y Poder.
Journal Canadian WomenStudies/Les Cahiers de Madrid: Ediciones Cátedra.
la Femme, 14(13), 10-15.
Referencias referencias referencias.

CARME VALLS-LLOBET
Licenciada en Medicina por la Universidad de Barcelona. Participa como docente en el Master Interuni-
versitario de género por la UB. Dirige el Programa Mujeres, Salud y Calidad de Vida del Centro de Aná-
lisis y Programas Sanitarios (CAPS).

DIRECCIÓN DE CONTACTO
caps@pangea.org

FORMATO DE CITACIÓN
Valls-Llobet, Carme (2013). La deconstrucción de la psicopatología en el ámbito de la asistencia sani-
taria: retos de investigación e intervención. Quaderns de Psicologia, 15(1), 33-43. Extraído el [día] de
[mes] de [año], de http://www.quadernsdepsicologia.cat/article/view/1165

HISTORIA EDITORIAL
Recibido: 14/04/2013
1ª Revisión: 22/05/2013
Aceptado: 29/05/2013

Quaderns de Psicología | 2013, Vol. 15, No 1, 33-43

También podría gustarte