Está en la página 1de 2

Cuando emprendas tu viaje por la vida

pide que el camino sea largo,


lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a piedras ni obstáculos
ni a la mano del malintencionado,
impedimentos jamás hallarás en tu camino,
si tu pensamiento es elevado,
Y enorme es la emoción que
toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni las piedras, ni los obstáculos
ni al malintencionado encontrarás
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los pone tu alma ante ti.
Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a paisajes nunca antes vistos.
Detente en los jardines
huele el pasto
recoge hermosas flores, observa sus colores
Oye las aves cantar jubilosas.
Ve a muchas ciudades distintas
a aprender, a aprender de sus sabios.
Ten siempre el objetivo en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
para arribar, al fin, cansado allí
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin esperar que la vida te enriquezca.
Tuviste un hermoso e inolvidable viaje.
Sin esperanza, no habrías emprendido el camino.
Pero ya te lo ha entregado todo,
Y Aunque la halles pobre, la vida no te ha engañado.
Así, sabia como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significa la vida

El final de un camino, es a veces el inicio


Gracias por los años de servicio
Por los momentos entregados
Por el trabajo duro
La llevaremos siempre
En la memoria y en el corazón