Está en la página 1de 60

Juan Aiub

subcutáneo

Libros
de la talita dorada
Aiub, Juan.
subcutáneo - 1a. ed. - City Bell :
De la Talita Dorada, 2012 / 56 p.; 20 x 14 cm.
(Los detectives salvajes / J.A.; 13)

ISBN --------------------------

1. Poesía Argentina. I. Título.


CDD A861

Fecha de catalogación: --/--/2012

Los detectives salvajes / 13


Dirigida por J. A.

Diseño de cubierta e interior: Leopoldo Dameno

©2012, Aiub, Juan


Libros de la talita dorada
Calle 471, esquina 29 Nº 3429
(1896) City Bell, Prov. de Bs. As., Argentina
Tel. (0221) 472-1429
delatalitadorada@yahoo.com.ar
www.coleccionlosdetectivessalvajes.blogspot.com
ISBN ----------------------

Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723


Impreso en Argentina
Prólogo

Cuando Miguel Hernández habla del empujón brutal, de amor y


muerte, escribe para Ramón Sijé, y toma nuestra voz hoy. No sólo nos
involucra en su experiencia sino que cobija la nuestra. De alguna
manera forma una simbiosis que modifica, sin reversión posible,
nuestra manera de mirar.
Gobernar es poblar, decía J. B. Alberdi. En un contexto diferente, la
poesía, la metáfora, puebla de significados, de vidas ajenas, de figuras,
las conciencias de hombres y mujeres, y estas se vuelven aquella voz
de todos. Cuando Juan Aiub dialoga con los padres desaparecidos,
arrebatados, recrea nuestra voz, quizás de manera insospechada. La
poesía fruto de sus manos figura su propio rostro, el abismo existencial
de su marcha, con timbre propio. Subcutáneo encarna a los
latinoamericanos, a la generación de las consecuencias del genocidio
en la Argentina contemporánea, a la expropiación más ruin. La
construcción de su estilo dibuja las tensiones de una realidad que
representa el futuro de aquella donde vivieron sus padres, donde el
camino hacia el nuevo hombre podría haber parecido asegurado. ¿Las
palabras de Juan Aiub son también las de los hijos de la tragedia
armenia, o del holocausto?
No sin consecuencias, en la lectura de su poesía me asaltó la sensación
que a veces brinda el arte: de ser a través de una voz, yo mismo y ese
hombre del universo, de estar ligado a un curso colectivo. Recordé a
Pablo Neruda diciendo que todos tuvimos
hambre y después dientes, y que a todos nos crecieron las manos y los
ojos para trabajar y desear lo que existe.
Hace unos meses Juan me invitó a conversar sobre poesía, en virtud del
interés que me despertó su obra. Acordamos, entonces, encontrarnos en
el lugar donde trabaja. Ese día caminé largamente desde mi casa a la
puerta del lugar. Toqué timbre a la hora exacta acordada, sin encontrar
respuesta. Entonces fue cuando, sintiéndome invitado a trasponer la
entrada, giré el picaporte de aquella puerta sin llave. Di unos cuantos
pasos decididos, con cierto pudor. Buscaba encontrarlo.
cruzar al otro lado de mi piel
Un laboratorio resulta un curioso lugar de trabajo para un escritor, aún
estando advertido por los poemas de su existencia. Con sorpresa detuve
mi mirada largamente en la geografía de la sala, la multitud de ensayos
en curso, el instrumental ininteligible y exótico, el aglomeramiento de
libros. Reconocí en mí una pulsión casi lúdica a la búsqueda de
indicios, hechos, revelaciones; uno no siempre tiene muy claro lo que
busca pero sin embargo la acción es irremediable.
Al decir laboratorio uno imagina matraces, ampollas de vidrio, tubos de
ensayo, burbujas humeantes, mecheros, un orden establecido. Detrás de
esas imágenes emergen los resultados de un trabajo sistemático, de
análisis de hechos, de cadenas causales, de hipótesis. Pude reconstruir
su figura descubriendo metódicamente aquello oculto en un posible
objeto, transformando con pinzas lo inimaginable, hallando la fuente de
las respuestas. Digo más, es infaltable en la construcción de la escena
un guardapolvo blanco y una luz en extremo presente.
Con un paso tímido, comencé a detenerme en sus ensayos. Elegí al azar
el noveno experimento (podría haber sido el número 76 u otro): la
destilación del poemario. Me acordé de los caminos de Jung y Freud, y
del aroma de mi mamá. Había distintos objetos más o menos
domésticos dispuestos para su ensayo.
la tierra abierta
En el próximo experimento al que me dirigí encontré una botella de
pentotal, que logré reconocer, junto a un jeringa. El paso del tiempo se
volvió sinuoso, lento.
Observé el laboratorio una vez más, de forma panorámica, extrañado.
Me acerqué a una vitrina donde había una multitud de botellas de vidrio
ámbar oscuro, de esos que usaban los boticarios para producir las
fórmulas magistrales. Encontré una, con una inscripción que decía:
agua de río.
Turbado, entendí la diferencia entre un laboratorio como el que conocía
y uno de alquimista. En este había matraces, ampollas de vidrio, tubos
de ensayo, burbujas humeantes, mecheros. Uno espera de la ciencia
descubrimientos accesorios a una vida que transcurre sin ella, diría que
hasta cierta inocuidad existencial. Si pudiera definirse algo como
miedo alquímico, yo diría que es la angustia de saberse transformado
en el centro de los ensayos.
Continué haciendo ruidos a mi paso, del tipo de los que dan compañía
y valor. Me dispuse a leer anotaciones que encontré ordenadamente
dispuestas en cuadernos, de esos convencionales, forrados. El silencio
del lugar me atrapó en una inentendible ansiedad. Comprendí en mi
propia piel el contraste de escala entre esa historia geológica que evoca
Juan, y la personal.
La investigación causal, la cadena de hechos no producidos y sus
efectos evidenciados, la reconstrucción de los hechos, las realidades de
lo contrafáctico: ¿qué contienen esos tubos de ensayo?
silenciar por fin las calandrias
Me senté en el convencional escritorio donde supuse me encontraría
Juan. Mostraba rasgos de estar en uso permanente, huellas de la fiebre
de supervivencia.
En las investigaciones hay siempre algo de individualización o
individuación, como deba ser dicho. Me imagino que los ensayos
tienen que ver con eso. Tantear a oscuras. Rastros. Me detuvo turbado
una sordera instantánea, una invasión, el sobresalto: un golpe brutal y
helado, con su eco, sacudió la sala.
Estaba decidido a esperar su encuentro, en las condiciones que fueran.
Me sentí desabrigado. Me mantuve en silencio. Encontré junto a un
cuaderno la nota escrita sobre un papel pequeño, corriente, que decía:
- Tomá lo que quieras, la voz que escuchás es tuya, también. Vuelvo
enseguida.
Hay arte que recrea la existencia, la historia, la vivencia, y descubre
la desnudez del hombre, imposibilitada, despojada y amante. Una voz
puede ser todas las voces. Los poemas de Juan pueblan.

Joaquín Piechocki
La Plata, Julio de 2012
"...una claridad cegadora, la del sol sobre unas piedras blancas un mediodía de agosto:
no hay nada más que átomos y vacío"
Michel Houellebecq

a Emilia, Olivia y Joaquín,


hijos-antídoto.
1

fotos blancas
celebración
dedos en V
inminentes de luz
copas de sidra
rodean simple tu vestido

en la oscuridad
exploro el costurero
me rozan agujas
hebras con vida
en este acto renuncian
al traje de madre
mis dedos cumplen
rescate furtivo

vino seco
en el fondo del vaso
reflejo extraviado
identidad arcilla húmeda
confundo tu nombre
cal en mis párpados
“mother do you think
they'll like this song?”

experimento nro. 9
destinlación:
- cortar la prenda en trozos
- balón / condensador / mechero
- mezcla agua / etanol
- fuego moderado

imperceptibles virutas de piel


sudor ansiedad
abandonan el lienzo

11
perdidos en la mezcla
ebullición controlada
vapor suave gris
condensa contra el vidrio
escurre
lenta
viscosa
tu esencia

al final
seis gotas
no mas
poco para una jeringa

te huelo

insisto

12
2

viajo en el tiempo
(no daré pormenores)
9 de junio / año 77
ciudad de La Plata
nubosidad variable

mi espera gotea
hora indicada
aparecés en cuadro
borrosa de otoño
a lo lejos
tu coraje
no alcanzo a ver

sé que estoy ahí


casi cuatro kilos
lo dice el libreto
niño envuelto
hoja de parra
calor materno
ciencia ficción
única sonrisa ligera
guardaré perpetua
en mi puño
candado de esclerosis

llamás a la puerta
que nos digerirá
y no te detengo
¿para qué vine?
“regla violada”
“jamás con niños”
“cita envenenada”
final exacto al restaurado

13
espectador:
terminó la función
decido no salvarte
me salvo yo
geometría actual protegida

ya en el futuro
todo sigue igual
¿cómo lo sé?

la duda aún respira


tu escape
posibilidad
sin mí

14
ACÁ VA IMAGEN
3

poco más de dos meses


64 días exactos
pechos necios hinchados
leche ya sin destino
mancha la ropa
que no volverás a cambiarte
y tu pudor
sigue ahí
a pesar

¿parto natural?
no lo sé (preguntar)
cuerpo disconforme
mujer estima transparente
batalla lenta
por volver al contorno

cuarentena
alivio imaginar
tu regreso frágil
al sexo de papá
primer punto
lista interminable
repasaste en el cubo
lo que harías afuera

busqué tu sabor
texturas ciegas
más tiempo por favor
no pude
no me dejaron
enamorarme de vos

16
4

F tenía mi misma edad: 25


no llegué a conocerlo
murió la semana pasada
era un pibe normal
un día comenzó a indagar
como lo hemos hecho todos
mas tarde o más temprano
la intensidad de su búsqueda creció
y la avidez de información
tomó valor de respiración
entrevistó:
familia
amigos
compañeros de militancia
vecinos
reconstrucción total
en orden cronológico inverso
desde el secuestro de sus padres
pronto descubrió
que la información que disponía
no era suficiente
para cubrir las 24 horas de cada uno de los días
de su cuenta regresiva
se vio obligado a friccionar aquello que desconocía
continuó:
compañeros de primaria
comerciantes del barrio
el odontólogo que había atendido a su padre
una única vez a los 8 años
todo en grandes biblioratos
que alimentaba con hojas
escritas en una vieja Olivetti
(según cuentan había pertenecido a su padre)
escribía y escribía
solo paraba para comer

17
y para cumplir su cronograma de entrevistas
la desatención sobre si mismo
cada vez más evidente
no se bañaba ni afeitaba
tampoco cambiaba sus ropas
ni limpiaba su departamento
finalmente entendió
que reproducir un día de la vida de sus padres
le llevaba más o menos un día de su propia vida
aprovechaba las horas que dormían en el relato
para dormir también él
muchas veces se despertaba exaltado a mitad de la noche
tomaba la máquina y describía minuciosamente una escena de sexo
entre sus padres
pronto había entrado en régimen
describir el grado de detalle que se había propuesto
le llevaría el mismo tiempo que ellos habían vivido: 23 y 24 años
pero nada lo detuvo
cuando no quedaron posibles entrevistados
dejó de salir de su departamento
permaneció encerrado escribiendo
con la única compañía de su gato
cuya orina terminó por matarlo de toxoplasmosis
lo encontraron días después
a causa del hedor que emanaba
no se había dejado morir
mucho menos se sintió vencido
el convencimiento
que tenía sobre lo indispensable
irrenunciable de su obra
le habrían dado vida eterna

cuando dieron con los 114 biblioratos


descubrieron
que desde hacía un tiempo
aparecía en aquella representación meticulosa
infinita

18
el propio F como personaje
interactuando en su forma adulta
con sus padres
de una edad similar

19
5

cada abril
año a año
recibo una caja
remitente anónimo
contiene piezas
a reemplazar en mi cuerpo

actualización de alambre

paño
madera
y carne

otra vez
fallas mecánicas
nunca olvidar
las piezas son usadas
encajen a la perfección
o sean holgadas
cambio extremidades
no hago preguntas

desecho las anteriores

la caja número 29
nunca llegó
tampoco la 30
ni la 31

tarde entiendo
seguir solo
salir a buscar repuestos
o quedarme en esta versión
cuyo único problema
son mis ojos

20
parecen porcelana
quedaron mirando hacia atrás

21
ACÁ VA IMAGEN
6

sin claridad al respecto


me dispongo
te elegiré una muerte
ocupar casilleros vacíos
de eso se trata

método científico
variables
función de probabilidad
resultado:
un vuelo
tu cuerpo adormecido
detrás el mar

sodio-5-etil-6-oxo-5-pentan-2-sulfanil-4-olato-pirimidin
(pentotal sódico)
supresor
sistema nervioso central

caída libre
2.000 metros
193 segundos
no es viento
tu cara secciona
constelación inerte
alternativas:
la ventanilla de un tren
tormenta en la terraza
tu hijo aprendió a soplar
me pregunto si soñaste
agua por aire
tu interior denso
y sal

subcutáneo no
intravenoso

23
aguja vertical
golpes de uña y cristal
esfera de aire
(al menos alguien pudo escapar)

asoma en la superficie
vulnerable vena azul
pinchazo ajeno
la mano sin duda
me pertenece
tras mi piel cóncava
nuestra sangre
el émbolo avanza
3 ml
2 ml
1 ml
pierdo estado sólido
sobre el viejo sillón
dos dimensiones
deshago el nudo
soy volátil

volveré a intentarlo

cambiando la dosis

24
7

α:
- joven
- cuadro revolucionario de dirección
- intransigente
- clandestinidad
- poeta que habla de la muerte
- sin propiedades ni trabajo estable
- vendedor ambulante de libros
- jamás escucha a β

β:
- clase media platense
- militó cuando joven
- casa y dos autos (domicilio legal)
- vacaciones en la costa
- cubre niños que duermen
- futuro asegurado
- no importa lo que haga α
siempre lo justifica

marque con una cruz la opción correcta:


_ α es padre de β
_ β es padre de α
_ ninguna de las dos
_ ambas

25
8

impostores:
canto
proclama
brazo en alto
banderas

interruptor on/off
estación umbral
irreversible
el núcleo se apaga
nada escapa ni flota
descomposición de carne
gusanos
the end

no me estás viendo
desde una nubecita blanca
jamás corregirás mis poemas
lugar mejor
consuelo fábula
te llaman a jugar abuelo
no respondes
de chico
entre todas
prefería tu versión de estrella

buscador de axiomas
ante cada alambrado
detengo mi marcha
vuelvo a preguntarme
si estarías de acuerdo

26
9

subsuelo del banco


cheque y documento en mano
el rostro del empleado
me atraviesa
coincide con el de mi padre
si cargo su última foto
con 25 años

penúltimo mes
ataque planeado
hago la fila
mi turno
me mira
sus ojos neutros
sin cambios
operación suspendida

último mes
ya no está
fue reemplazado
en el mostrador
antes de partir
talló con una llave:

TE PROTEJO

estatua en bronce
lente convexo
mejor opción
que simple cajero
de días planos

NO ME SIGAS

27
10

nuestro primer viaje en auto


en muchos años
debemos pensar epitafio
a la altura del poeta
que invoque la gesta
y el futuro

discutimos
poner cruz en tu tumba
no me río
me cuesta creer
que conserves aún
algo de aquel monaguillo

coincidimos
prisma puro
mármol oscuro
sobrio
nada de placas
“tus hijos y nietos no te olvidan”
cuidaremos juntos
no mojar
pequeños pies en mercurio

tu tumba entre miles


domingo
ritual de cementerio
flores plásticas
muertos de muerte natural
viudas sin entender
olor tierra abierta

sólo me preparo
por si ocurre

28
11

él sabe qué pasó con mi madre


después de su secuestro
la historia es larga
pero sé que lo sabe
sé que sabe lo que yo no

expectativa púber
en tórax adulto
estalló
se hizo polvo
contra amnesia acrílica
de ropas azules
recostado en su plato
me observa
quiero saltar
balanza inmóvil
de engranajes clavados

desde aquel día


elaboro un plan
voy a extraerle
la información que me pertenece
como sea

no es miedo a parecerme
mandamiento número 11:
“nunca serás como ellos”

si temo
cruzar del otro lado de mi piel
conseguir los detalles que busco

y que

después de todo

29
no alcancen

para silenciar

por fin

las calandrias

30
ACÁ VA IMAGEN
12

cuaderno
ÉXITO
96 hojas
APUNTES
versos que intentás a golpes
piel azul
pequeñas marcas
escamas del hijo dragón
al cuidado de hermanos
que no cambian de piel
hojas siamesas
médula alambre
frecuencia de ondas
rota de encierro
el papel amarillo
no se recuerda blanco
todo tiempo pasado fue mejor

siempre la botella flotó


ante mis ojos
no se acerca
tampoco se aleja
mover la isla
fe de erratas
y sobre ella
mi soledad de náufrago

32
13

cuento sílabas
letras dentro de matrices
estudio lenguajes cifrados
de tu guerra y de otras
entre mayúsculas
busco el mapa hacia algún lugar
sobre vidrio
detrás luz
arriba hoja en blanco
el plano para un artefacto
nunca aparece
microscopio
papel tornasol
fracasan

cansado
acepto
sólo busco en tus poemas
una palabra
que no encuentro:

juan

33
14

honrar
mandato paterno
abogado / médico / industrial
seguir los pasos
estar a la altura
palmada en la espalda
hijo e´tigre
abrazo de hombres
ya somos pares

atracción
de un cuerpo mayor
sobre uno muy menor
ley gravitatoria
pies pegados en tierra

o poesía deshielo
línea sucesoria
aguas abajo

34
15

LA TRISTEZA ES UNA FIGURA DE HUMO


detrás de pupilas planas
MUY CIERTA POR CIERTO
es tiempo que escurre
LA TRISTEZA ES UNA NIÑA VESTIDA DE OTOÑO
acantilado noche sin sueño
UN ENCUENTRO COMÚN AUNQUE NO LA BUSCO
insoportable peso en las vértebras
LA TRISTEZA ES UN PEDAZO DE CIELO TRAS LA VENTANA
PEQUEÑA DE UNA CELDA
es tu fragilidad que niego amor
ES MORIR Y NO VER EL TRIUNFO
la tristeza es pensar nuestros hijos sin vos y yo

Nota: Los versos en mayúscula, pertenecen a Carlos Aiub, poema 12,


Versos Aparecidos

35
16

podar vid
seleccionar
amputar racimos
la generación siguiente
verá crecer
uvas mas fuertes
(dependiendo del clima)

iris cristalino
diámetro menor
cuestiona sin saber

solicito dar fin


a esta práctica
el vino
quizá
deba esperar

36
17

mi padre y sus hermanos


desaparecieron un día
nudo en el alambre del tiempo
su madre en cambio
fue desapareciendo
en un lento granizo
de 8 años
era evidente a todos
nadie pudo evitarlo
simplemente un día
los cactus de la ventana
ya no la vieron
sus ropas vacantes
yacían en el piso de la cocina
por fin
terminó de desvanecerse
en la mesada quedaron
claras a medio batir

no se había reducido
perdía consistencia
parsimonia ofrenda cuerpo
transición gradiente
a estado inmaterial
necios ignorantes de blanco
hablaban de cáncer
sin saber
que el agua en sus pulmones
era de río
y había entrado
por la boca de sus hijos

37
18

ojos verdes
selva paraguaya
abrazaste la colección
como a tabla en el mar
nunca amaneció
ni llegaste a tierra firme

trompo de madera

botines de niño

guitarra

vestido de bailaora

tamborilero de lata

frasco con monedas

cuaderno de primer grado

millón de fotos

¿qué palabra define


el legado material
de hijo a madre?
contraherencia
insucesión

horas perennes
patines de paño
entre tus pies y el piso
para qué
planeta ingrávido
ventanas dentro de ventanas

38
plano de luz corta el polvo
simulabas limpiar los objetos
una sobre otra
almacenaste
superficies de tacto
volvés sobre tus pasos
enderezás el cuadro
cerraste la puerta
como si alguien durmiera

mañana será igual


también los días siguientes
hasta que regresen
y cada uno
reclame lo suyo

39
19

nunca pasa nada


calma pueblo chico
el último invierno
no será estación
durará años
grieta en la noche
destrozan la puerta
cable en las muñecas
como ya hicieron con sus hijos

volvió un día
el frío sigue ahí

detrás de su espalda
infierno grande
- cortaron la calle
- eran dos autos
- se la llevaron a María
- y robaron joyas
- la largaron una semana después
en La Plata
- ¿también andaba en cosas raras?
- te digo que si
- ¿seguirá dando catequesis?
- no creo
- ahí viene
- no se te ocurra preguntar
- ya se le va a pasar
- tiempo al tiempo

tu cristal roto
en las plantas de mis pies

alcanzaste a tocar
partícula infinitesimal de calma

40
ya no debes imaginar
el dolor de tus hijos

41
20

Relato familiar:
cuando lo encontremos…

Asociación Abuelas de Plaza de Mayo:


secuestrado junto a sus padres
apropiado

Diario “El Día” / 20 de junio de 1977:


enfrentamiento con extremistas
dos bajas
un hombre y una mujer

Declaración bombero Nievas:


cadáver calcinado
boca abajo en una cama
criatura entre sus brazos

Certificado de defunción NN:


Sexo: Masculino
Edad: aprox. 3 meses
Causa de defunción: Carbonización 85% de la superficie
corporal

tabicado
trasplante de anhelo
caen del techo
astillas aleación
mitad óxido
mitad evidencia
se clavan agudas
en mi espalda
hombros y tendón
todas llegan a la sangre
preguntan por la traición
¿dejaste de buscar?

42
¿y si está vivo?
me recuerdan:
Claudio
primo hermano
mi edad
labio leporino
buscado por sus abuelos

una escena
sigue mis pasos
el encuentro
su voz clara
lo que dice
brazos morochos
necesito confundirla
y escapar

¿Qué hubiera hecho él


si el cuerpo difuso
fuera el mío?

43
21

¿toma regularmente alguna medicación?


¿fuma?
¿alguien en su familia ha sufrido muerte súbita antes de los 50 años?
por favor sáquese la camisa y acuéstese
comencé a sentirme raro
mareado
una luz dicroica apuntaba directo a mis ojos
me segaba
mi estado empeoró
no me levanté
ni me senté en la camilla
momificado
mi sudor era helado como solo puede serlo por temor
nuevamente la puerta
y el hijo de puta con los cables en la mano
solo vas a sentir algo frío en las muñecas y tobillos
también en el pecho
mi vista se iba y volvía
sentí los cables rosando mi cuerpo
ceguera intermitente pasaba de blanco a negro
también rojo
por instantes recuperaba imágenes sin contorno
que inmediatamente perdía
si te quedas quieto terminamos enseguida / dijo
si colaboras esto va a durar poco / entendí yo
debo aguantar 24 horas
eso es lo acordado
y no los traicionaré
no puedo quedar en la historia como un traidor
el sonido seco de una perilla
comencé a gritar con desgarro y sacudirme en
descubrí que mis ataduras eran débiles
en un único movimiento me incorporé
y salté sobre el enfermero con furia animal
mis golpes tuvieron velocidad

44
y violencia que no me pertenecían
jamás había descargado una rabia así fuera de mi
lo recuerdo con placer
él acostado en el piso y yo encima desfigurando su rostro
rápidamente todo se tiñó de sangre
gritos
como un perro transformado tras su primer mordida
nunca me detuve
continué incluso
cuando sentí que aquel cuerpo ya no oponía resistencia
ni realizaba movimientos propios
sólo la cabeza se sacudía a la frecuencia de mis piñas
que tenían aquella cara ya amorfa como único destino

cuando lograron desprenderme la presa


mi cuerpo estaba saciado
flotaba por la liviandad de la tarea cumplida
mi torso seguía desnudo
pies descalzos
y mis puños brillaban

45
ACÁ VA IMAGEN
22

En memoria de Virginia Ogando

zanja llena de barro


siempre
hurgar
tantear a oscuras
un brazo igual al tuyo
igual pero de varón
una nariz
dedos
varios dedos

¿tocaste algo?

creo que son dientes.
¿es él?
no
no es
otra falsa alarma

alegría de búsqueda
escurre
nunca será hallazgo

no es cierto que tu sonrisa


hizo lugar a un cilindro helado
el vaso no estalló
tu sangre viscosa
sobre rulos dorados
no es cierto
tus ojos fáciles no quedaron abiertos

por fin los encontraste


el experimento funcionó

47
23

imposibilidad
conocer en simultaneo
velocidad y posición
elemento subatómico
encandece
principio de incertidumbre

imposibilidad

tomar bifurcación

cambiar pasado

futuro

ser

yo

(éste)

si ellos

a mi lado

48
24

último reto
220 volts
resistirás
tiempo acordado
quizás mas
viajar liviano
y legar
ofrenda gauchito gil:
vivo gracias a tu silencio
discurso / homenaje / cliché:
actos heroicos en compañeros
tipos comunes

debajo de piedras
detalles sin hallar
cosen mis párpados

máquina
parilla
cables tetillas
huevos

encías

no daña mis órganos


la electricidad que pasó por los tuyos

finjo:
siento tu dolor como propio

no escucho los gritos

sí en cambio
lacera mi piel
arquea mi cuerpo

49
la certeza
yo no aguantaría
ni un minuto

50
25

remuevo escombros
rescatista sin esperanzas
enterraré casi todo
nivelo la superficie
arrastro los pies
tropiezo
geología general
roca reservorio:
carga en mil poros
fermentación del pasado
roca madre:
matriz mineral
identidad del suelo

mi tarea:
perdurar los peces

tu libro desnuda:
habla de la tierra
su edad
4.500 millones de años

algo más que tus 28

el tiempo hiere
todas las curas

51
26
a Vero

eterno resplandor
mente sin recuerdos
diseñada para borrar
amores vísceras
la máquina existe

necesito extirpar
construcciones
reconstrucciones
memoria implantada
propiedad ajena
brillante de épica
no son amor
ni recuerdo
de adherencia menor
la máquina podrá

daré de baja
amistades
años detectives
prescindo objetos / fotos
evidencia al fuego
barrer sobre huellas

ficción
ocupará el vacío:
accidente de auto
ambos murieron
en el acto / sin sufrir
mi traslado al campo
criar ovejas
sin hitos
melancolía promedio

52
casi lo olvido
debo borrarte también
lo siento
antes que me des hijos
o será demasiado tarde

53
Algunos títulos de Libros de la talita dorada

Colección TATUAJE EN EL VIENTO


-Dirigida por J. M. P. y C. A.-
Naranjos de fascinante música.
Poesía contemporánea de amor en La Plata, 34 autores.
Papeles a consideración, Néstor Mux
Son dos los que danzan, José María Pallaoro
Disculpas del irascible. Antología, Néstor Mux
La camisa hawaiana, Carlos Aprea
El cazador metafísico. Poesía reunida 1, Luis Pazos

Colección LOS DETECTIVES SALVAJES


-Dirigida por J. A.-
versos aparecidos, Carlos Aiub
desear y tener, Juan M. González Moras
ylumynarya, Julián Axat
en la exacta mitad de tu ombligo. Jorge Money
panteo, Pablo Ohde
siempre tu palabra cerca, Joaquín Areta
si Hamlet duda, le daremos muerte, Antología de
poesía salvaje.
hubiera querido, Rosa María Pargas
gotas de crítica común, Emiliano Bustos
cuando seas grande, Luis Elenzvaig
restos de restos, Nicolás Prividera

Colección SOBREPLAQUETAS
Basuritas y otras plaquetas. José María Pallaoro
Teatros y otras plaquetas. Carlos Aprea
Colección Línea Recta ALREDEDORES
La lluvia curó las heridas, Gabriel Sagastume

LIBROS DE LA TALITA DORADA:


www.librosdelatalitadorada.blogspot.com

TALLER-ESPACIO LA POESÍA:
www.encuentropoesialaplata.blogspot.com

DETECTIVES POR LA MEMORIA:


www.coleccionlosdetectivessalvajes.blogspot.com

POESÍA LA PLATA:
www.poesialaplata.blogspot.com

AROMITO:
www.aromitorevista.blogspot.com

el espiniyo - revista de poesía


subcutáneo
de Juan Aiub
se terminó de imprimir
en el mes de agosto
del año 2012
en Gráfica MPS,
Buenos Aires, República Argentina