Está en la página 1de 2

Ricardo Abraham Garduño Juárez

La realidad histórica y la experiencia de marginación:


vías de acceso a Jesús
El fundamento y el centro de la teología es la revelación de Dios en Jesucristo, es la
disciplina investigativa que intenta presentar las verdades religiosas en forma de
proposiciones racionales.
La historia de Jesús de Nazaret se relacionó con sus apóstoles y discípulos, que le seguían
a todas partes y vivían de forma itinerante, con mucha gente humilde, especialmente los
marginados, mujeres, ancianos y ancianas, niños y niñas, pobres, enfermos, todos los
excluidos de aquella sociedad o con algunos ricos, con adversarios como fariseos,
saduceos y sacerdotes del templo, pero sobre todo con su familia y también con la
autoridad al final de sus días.
Las creencias y la fe no serían una fuerza negativa en la sociedad si ella tratara solo sobre
aspectos inherentes a la religión. Pero, la concepción mágica que se encuentra
profundamente enraizada siempre en esas creencias y esa fe ciega, que predomina sobre
los hechos, afecta indiscutiblemente todas las áreas de la vida.
La lectura hace mención de la salvación, de acuerdo con la teología representada por los
creyentes esta expresa que dicha salvación se puede adquirir por medio de tres etapas:
La Justificación: el espíritu santo aplica la gracia de la fe al pecador convicto de pecado, lo
sella para garantizar su salvación final y le ilumina los ojos del entendimiento, el creyente
es adoptado por el mismo Espíritu, ya que, en el bautismo, fue introducido en la familia de
la Trina Deidad.
La Santificación: El proceso de la santificación progresiva se lleva a cabo mediante la
conducción del Espíritu Santo. La justificación tiene que ver con el estar en Cristo, pero la
santificación tiene que ver con el andar en Cristo por medio del Espíritu Santo siendo
guiados por el mismo.
Glorificación: la redención de nuestro cuerpo, esto es obra del Espíritu Santo, ya que
nuestra resurrección será llevada a cabo por el Padre mediante la obra del Espíritu, es
llevada también a cabo la mortificación o muerte paulatina de las prácticas del cuerpo.
Su hermenéutica depende de su concepto de la Palabra de Dios. Si la Biblia es la Palabra
de Dios escrita, pues, hay que conocer a este Dios y saber cómo fue escrito la Biblia y de
qué manera los autores humanos fueron inspirados. Si la Biblia es simplemente un libro
religioso escrito por distintos autores humanos, según sus ideas propias o colectivas,
escrito en su contexto de antigüedad para la antigüedad, entonces, esta idea influirá su
perspectiva sobre la Biblia. Si fuera así mejor estudiar arqueología e historia antigua que
hermenéutica.
Ricardo Abraham Garduño Juárez

Bibliografía:
http://mintsonline.org/blog/introduccion-a-los-principios-de-interpretacion/#more-75
https://www.ecured.cu/Teología
http://miespadaeslabiblia.com/la-salvacion