Está en la página 1de 11

Asignatura de epidemiología - Seminario

V Ciclo de Estudios Semestre Académico 2020-II

Informe Nº2: Historia


natural de la enfermedad

Autores

Ruiz Ríos Ruth Milagros Rojas Código: 2018220137 - 72374813


Ruiz Yahaira Sarahy Código: 2019153450-73135444
Roncal Tentalean Leslie Maydelith Código: 2019208526-70669425
Sánchez Sandoval Scarlet Valeska Código: 2018218121 - 71499547

DOCENTE
Dr. Víctor Soto Cáceres

SECCIÓN/GRUPO
06M21 / Grupo 10

Chiclayo – Perú
2020
INTRODUCCIÓN

Esta forma de pensar la naturaleza, en que ella se convierte en histórica, es pensar la


historia como si fuera natural: pertenece a la misma episteme en que se desenvolvió el
mecanismo cartesiano y fue sustituida por la instauración de la vida como objeto de
conocimiento, liberándose de las redes clasificatorias, con el surgimiento de la biología.
El estudio detallado de la historia natural de la enfermedad ha sido uno de los más
fructíferos en el campo de la Medicina. Con la observación y descripción adecuada de la
historia natural de la enfermedad, se ha logrado comprender su curso y de esta manera,
detectar la enfermedad de una manera temprana y prevenir sus secuelas.
El hombre ha logrado construir diferentes conceptos sobre salud, enfermedad, formas de
aliviarla, acciones para su prevención y fomento de la salud, de acuerdo con la cultura de
cada sociedad y su forma de organización. Es fundamental que en el proceso de salud
enfermedad los sistemas médicos no sean vistos de manera aislada e imponente sino
apreciados dentro de todo el ámbito de la cultura y la sociedad en la que funcionan. Se
debe lograr un engranaje entre la cultura y el modelo biomédico en el proceso de salud-
enfermedad, ya que ambos pueden lograr la complementariedad y así mejorar el
bienestar social y colectivo. En 1965, los autores Leavell y Clark crearon un paradigma o
modelo de la historia natural de la enfermedad y lo relacionaron con los niveles de
prevención.
OBJETIVOS

• Lograr que el alumno comprenda e internalice los conocimientos sobre la


historia natural de la enfermedad.
• Interpretar de forma crítica del proceso salud-enfermedad y los enfoques
Biomédico, social-histórico.
• Desarrollar capacidades en el alumno para la interpretación crítica del
proceso salud-enfermedad y la adquisición de habilidades para un eficiente
y eficaz diagnóstico, prevención y control de los daños a la salud.
MARCO TEÓRICO

MODELO BIOMÉDICO Y SOCIAL- HISTÓRICO


El Modelo Biomédico tiene sus bases en el pensamiento racionalista cartesiano y de la
física newtoniana. Divide la naturaleza humana en cuerpo y mente, y el cuerpo es
considerado como una estructura biológica cuyos elementos funcionan de acuerdo a
leyes de la física clásica, en términos de movimientos y ajustes de sus partes.
Este modelo ha constituido la base conceptual de la medicina científica moderna, donde
el cuerpo humano es fragmentado y analizado desde el punto de vista de sus partes, la
enfermedad es el funcionamiento defectuoso de los mecanismos biológicos o químicos y
la función de la práctica médica es intervenir física o químicamente para corregir las
disfunciones de un mecanismo específico.
En efecto, esta concepción mecanicista, naturalista del proceso salud enfermedad, ha
obtenido muchos logros en la mejora de la salud del hombre, pero no es suficiente para
interpretar las interacciones entre mente cuerpo ambiente, como sistemas complejos e
históricos, además que dificulta o limita el diálogo entre las diferentes disciplinas, con lo
cual se podría comprender mucho mejor los acontecimientos del ser humano en función
de todas sus dimensiones biofisiológicas, psicológicas, socioambientales y espirituales.
En la medida que las ciencias médicas son consideradas dentro del espectro de la
ciencia occidental pura, la consideración de la cultura y su influencia en la salud y la
enfermedad se menosprecia o ignora. Se considera que la cultura no es una variable que
la medicina deba tomar en cuenta o en el mejor de los casos, la medicina está por
encima de las distintas realidades culturales en el proceso de salud enfermedad.
1. PROCESO SALUD-ENFERMEDAD
El concepto de salud ha cambiado significativamente a lo largo del tiempo. La
conceptualización de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la primera mitad de
siglo XX señala a la salud "como un estado de completo bienestar físico, mental y social y
no sólo como la ausencia de afecciones o enfermedades”, lo que permite comprender la
salud no solamente desde los equilibrios biológicos, sino como un sistema de valores,
como noción que la gente usa para interpretar sus relaciones con el orden social.
De acuerdo con la cultura de cada sociedad y sus formas de organización, el hombre ha
elaborado diferentes conceptos sobre salud, enfermedad, forma de aliviarla, acciones
para su prevención y fomento de la salud. Los inicios de la medicina, en cualquier
civilización o sociedad, pueden escudriñarse desde tiempos remotos, ya que se cuenta
con información suficiente que pone en evidencia la llamada práctica médica.
Diversos estudios han mostrado que grupos étnicos, sociales y económicos diferentes
presentan patrones patológicos distintos y perciben la enfermedad y actúan frente a ella
en forma diferente. Las culturas populares, mezcla de diversos elementos culturales
(formas de vida, de concepción del mundo, costumbres, creencias, desarrollo social)
tienen modelos conceptuales para explicar el origen de la enfermedad que van desde
concepciones mágico-religiosas hasta el extremo positivista, pasando por el espectro de
variadas interpretaciones, y unas prácticas de diagnóstico, prevención, tratamiento y
rehabilitación acordes con esa cosmovisión.
La enfermedad y las preocupaciones por la salud son universales en la vida humana,
presente en todas las sociedades y la cultura viene a formar parte también de ese
proceso salud-enfermedad, el comportamiento que asume un grupo social ante las
enfermedades, sea de manera individual o colectiva es respuesta de su cultura, bien sea
asistiendo a una institución de salud para ser atendido por un especialista (profesional de
la salud) o acudiendo a un especialista no reconocido por la biomedicina como
curanderos, brujos, hechiceros pastores o curas. La elección o rechazo a dichas
alternativas dependerá de la influencia de factores determinantes como principios
religiosos, económicos, familiares y sociales.
Desde tiempos inmemorables la curación ha sido practicada por los curanderos guiados
por la sabiduría popular según la cual la enfermedad es un trastorno de toda la persona,
que abarca su cuerpo y su mente, la imagen que el paciente tiene de sí mismo, su
dependencia del entorno físico y social y su relación con el cosmos y con los dioses.
Estos curanderos, que aún tratan a la mayoría de los enfermos de todo el mundo, siguen
una serie de criterios diferentes que son holísticos a distintos niveles, y emplean gran
variedad de técnicas terapéuticas y nunca se limitan a los fenómenos puramente físicos,
como el caso del modelo biomédico.
De alguna manera, todos estamos sujetos de la cultura y no debe dejarse a un lado
cuando se ejerce la profesión en salud, ya que es importante escuchar, aprender y
respetar, la creencia o valores de otros sin juzgar ni imponer lo que se ha aprendido
previamente, el modelo biomédico no debe verse como algo absoluto, único y verdadero.
La perspectiva antropológica requiere que, al encontrarnos con culturas diferentes, no
hagamos juzgamientos de valor con base en nuestro propio sistema cultural y pasemos a
percibir a las otras culturas según sus propios valores y conocimientos a través de los
cuales expresan una visión de mundo propia, que orienta sus prácticas, conocimientos y
actitudes. Es fundamental que los sistemas médicos no sean vistos de manera aislada
sino apreciados dentro de todo el ámbito de la cultura y la sociedad en la que funcionan.
Así, éstos tienen múltiples objetivos y funciones y no sólo reflejan los valores e ideas de
las culturas de que forman parte, sino que se relacionan con todas las otras partes de la
misma, de manera integrada.
El proceso salud-enfermedad no debe limitarse únicamente a la mirada del modelo
biomédico hegemónico mantenido desde el positivismo, deben proponerse modelos
donde participen numerosas disciplinas: biología, etnografía, clínica, epidemiología,
historia, sociología, psicología, política, economía, entre otras, donde cada una haga su
aporte, que se lleguen a engranar para lograr la comprensión en toda su extensión del
proceso salud-enfermedad, ya que todos los factores o elementos que cada una de éstas
disciplinas manejan y consideran importantes no pueden estudiarse manera aislada o
excluirse, deben integrarse pues de alguna manera se relacionan o influyen unas sobre
otras.

• La práctica médica en el siglo XX


Hasta el siglo XIX coexistían diversas concepciones sobre lo que es el proceso salud-
enfermedad y a esa múltiple concepción correspondían las múltiples respuestas que a tal
problema se daba. Existían la magia, la brujería, la alquimia, el rezo, el emplasto, los
sudores, los ritos con animales, las yerbas, el castigo corporal, el ayuno, la danza, el uso
de alucinógenos, etc. Pero ninguna de estas prácticas era hegemónica, una o varias de
ellas podían predominar en algunos sitios y durante algún tiempo, pero, en su conjunto,
ninguna podía tildarse de hegemónica. La hegemonía o el predominio solo podían surgir
de su eficacia para dar respuesta a los males que se pretende resolver. Eficacia que
además estaba situada por su capacidad para legitimar la estadía en el poder de la clase
dominante, y que por lo tanto ratifican la hegemonía de tal clase (o clases).
2. HISTORIA NATURAL DE LA ENFERMEDAD

2.1. PERÍODO PREPATOGÉNICO:


En este período se establece la interacción entre el agente potencial de la enfermedad, el
huésped y los factores ambientales. En esta fase se da la intervención de la triada
ecológica.

• Cadena epidemiológica
Es también conocida como cadena de infección, es utilizada para entender las relaciones
entre los diferentes elementos que conducen a la aparición de una enfermedad
transmisible. Está compuesta por el agente, el huésped y el medio ambiente.
A. Huésped: Es una persona o animal vivo que en circunstancias naturales permite la
subsistencia o el alojamiento de un agente infeccioso. Del huésped deben
estudiarse factores como: Edad, sexo, ocupación, estado civil, nivel
socioeconómico, hábitos y costumbres, características hereditarias, y
susceptibilidad.
B. Medio ambiente: es el que propicia el enlace entre el agente y el huésped en el
cual se estudian factores como:
• Físicos: clima, geografía.
• Socioeconómicos: ingreso, habitación, promiscuidad, hacinamiento.
• Biológicos: animales.
C. Agente: Es un factor que puede ser un microorganismo, sustancia química, o
forma de radiación cuya presencia, presencia excesiva o relativa ausencia es
esencial para la ocurrencia de la enfermedad. Los agentes pueden dividirse en
biológicos y no biológicos; los agentes biológicos son organismos vivos capaces de
producir una infección o enfermedad en el ser humano y los animales.
Las especies que ocasionan enfermedad humana se denominan patógenas. Dentro
de los agentes no biológicos se encuentran los químicos y físicos.

• Propiedades de los agentes biológicos


Las propiedades de los agentes biológicos son las que se refieren a su perpetuación
como especie, las que rigen el tipo de contacto con el huésped humano y las que
determinan la producción de la enfermedad. Las propiedades intrínsecas de los
microorganismos son la composición química y la morfología (tamaño, forma y
estructura).

2.2. PERÍODO PATOGÉNICO


Si todas las circunstancias y características del período prepatogénico coinciden en un
huésped susceptible y en un momento determinado del tiempo, se rompe el equilibrio de
la triada ecológica y el huésped es afectado por la enfermedad. El período patogénico
inicia con sutiles cambios celulares y tisulares. En algunas enfermedades infecciosas
estos cambios se dan de manera rápida debido a la rápida multiplicación de los
microorganismos, a su virulencia y capacidad de producir toxinas.
Mientras que en las enfermedades crónicas degenerativas y mentales, este proceso
puede durar meses o años, hasta producir signos y síntomas.
El período patogénico puede subdividirse en dos etapas:
• Período subclínico

Se caracteriza porque existen lesiones anatómicas o funcionales, pero el paciente aún no


percibe síntomas o signos. En las enfermedades transmisibles, la fase inicial del período
patogénico que transcurre entre el momento del estímulo y la aparición de síntomas y
signos se conoce como: Período de incubación. En las enfermedades crónicas tanto
físicas como mentales esta fase es conocida como: Período de latencia.

• Período Clínico
Es cuando el ser vivo presenta síntomas o signos clínicos. El momento en el que aparece
la primera manifestación de la enfermedad es conocido como: Horizonte clínico.
El período clínico se divide en tres etapas:
✓ Período prodrómico Presencia de manifestaciones generales. Estos síntomas y
signos son confusos y hacen difícil hacer un diagnóstico exacto.
✓ Período clínico La enfermedad se manifiesta por signos y síntomas específicos
que facilitan su diagnóstico y manejo.
✓ Período de resolución Es la etapa final. La enfermedad desaparece, se vuelve
crónica o el paciente fallece.
3. NIVELES DE PREVENCIÓN
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define 3 niveles de prevención como objetivo
de la Medicina del Trabajo: Prevención Primaria, Secundaria y Terciaria, que suponen
técnicas y objetivos diferentes, al unir el criterio del conjunto salud-enfermedad, según
sea el estado de salud del individuo, grupo o comunidad a las que están dirigidas.
A la hora de la prevención de cualquier enfermedad se habla de:

• La prevención primaria: evita la adquisición de la enfermedad (vacunación,


eliminación y control de riesgos ambientales, educación sanitaria, etc.).

• La prevención secundaria: va encaminada a detectar la enfermedad en estadios


precoces en los que el establecimiento de medidas adecuadas puede impedir su
progresión.

• La prevención terciaria: comprende aquellas medidas dirigidas al tratamiento y a


la rehabilitación de una enfermedad para ralentizar su progresión y, con ello la
aparición o el agravamiento de complicaciones e intentando mejorar la calidad de
vida de los pacientes.
Historia natural de la enfermedad y sus niveles de
prevención del Dengue
ETAPA PRE-PATOGENICO ETAPA PATOGENICO

SIGNOS DE
Choque hipovolémico Hemorragia severa
Vómitos persistentes Letargia Daño severo a varios órganos
Hepatomegalia > 2cm
Aedes aegypti Horizonte Clínica Sangrado de mucosa Acumulación Muerte

LARMA
Cuadro clínico
clínica de fluidos Defecto o daño
Horizonte clínico
Hombre Zonas Signos y síntomas
tropicales

SIN SIGNOS DE
Disminución de
glóbulos rojos

ALARMA
Estimulo → 5 a 8 días Deshidratación

Cambios
tisulares
Latencia
Interacción del estímulo → huésped → reacción del huésped
PREVENCIÓN PRIMARIA PREVENCIÓN SECUNDARIA PREVENCIÓN
TERCIARIA
Promoción de la Protección
Diagnóstico precoz y tratamiento inmediato Limitación del daño Rehabilitación
salud especifica
Publicidad en redes de Uso de repelentes − Vigilancia de la presión arterial diferencial de 20 Reconocer rápidamente los Mejoría del estado
comunicación. Los mosquiteros mmHg o menos signos de alarma y dar general.
Investigar la presencia tratados con − Detección de Ag no structural (NS1) pronto tratamiento para Reabsorción del líquido
de otros vectores (Ae.
albopictus) como factor
insecticida − Detección de PCR (ARN) atacar definitivo la del espacio
de riesgo de
Mantener un estilo − Detección de Ac (IgM) → (IgG) enfermedad y evitar así el extravascular al
transmisión de dengue. de vida de no − Inhibición de la hemaglutinación (IHA)
generar basura que deterioro de ciertos intravascular.
Mejoría en el sistema − Neutralización en placas (PRNT) organos y/o muerte. Estabilización gradual
de abastecimiento de sirva como − Microneutralización.
agua. reservorios. del hematocrito, conteo
− Evaluación constante del paciente. de glóbulos rojos y
Control adecuado de Utilizar el insecticida
residuos sólidos Vía intravenosa de administración de
organoclorado DDT. plaquetas.
(recolección de basura tratamientos.
Mantener los Hipovolemia.
Sin síntomas/ Con

y reciclaje). Iniciar SF o Rínger Lactato.


recipientes sin aguas
Eliminación de los
o bien tapados, Reposo con aislamiento de los mosquitos.
síntomas

criaderos naturales o
artificiales. evitando la Ingesta de líquidos.
Gestión del sistema de proliferación del Control térmico.
vigilancia ambiental. vector. Paracetamol para la fiebre y dolor.
No aspirina ni otros aines.
No antibióticos ni corticoides.
No administrar medicamentos por vía
intramuscular
CONCLUSIONES

• La historia natural de la enfermedad describe la evolución de la misma, sin


intervención médica, desde antes de que ésta se inicie (interacción entre el
individuo y su ambiente biopsicosocial), hasta su resolución en recuperación,
cronicidad o muerte.

• Desde tiempos inmemorables la curación ha sido practicada por los curanderos


guiados por la sabiduría popular según la cual la enfermedad es un trastorno de
toda la persona, que abarca su cuerpo y su mente, la imagen que el paciente
tiene de sí mismo, su dependencia del entorno físico y social y su relación con el
cosmos y con los dioses.

• La Organización Mundial de la Salud (OMS) define 3 niveles de prevención como


objetivo de la Medicina del Trabajo: Prevención primaria, secundaria y terciaria,
que suponen técnicas y objetivos diferentes, al unir el criterio del conjunto salud-
enfermedad, según sea el estado de salud del individuo, grupo o comunidad a las
que están dirigidas.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Organización Panamericana de la Salud (PAHO). Módulo de Principios de
Epidemiología para el Control de Enfermedades (MOPECE). 2da Edición.
2013; pp. 32-45.
2. Arouca Sergio. La historia natural de las enfermedades*. Rev Cubana Salud
Pública [Internet]. 2018 Dic [citado 2020 Oct 05] ; 44( 4 ): 220-228.
Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-
34662018000400220&lng=es.
3. Universidad de San Martín de Porres. Epidemiología - Guía de Seminario.
Lima - Perú: Unidad Académica de Ciencias Básica - Facultas de Medicina
Humana; 2020. pp. 8 - 11.
4. Rodríguez Cruz Rodolfo. Estrategias para el control del dengue y del Aedes
aegypti en las Américas. Rev cubana Med Trop [Internet]. 2002 dic [citado
2020 Oct 04]; 54(3): 189-201. Disponible en:
http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0375-
07602002000300004&lng=es.
5. KINDHAUSER, M. K. Dengue y fiebre hemorrágica dengue. In: Defensa Global
ante la amenaza de Enfermedades Infecciosas. Ginevra: Organización
Mundial de la Salud, 2003. p.140-3.
6. Frantchez Victoria, Fornelli Richard, Sartori Graciela Pérez, Arteta Zaida,
Cabrera Susana, Sosa Leonardo et al. Dengue en adultos: diagnóstico,
tratamiento y abordaje de situaciones especiales. Rev. Méd. Urug. [Internet].
2016 abr [citado 2020 Oct 04]; 32(1): 43-51. Disponible en:
http://www.scielo.edu.uy/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1688-
03902016000100006&lng=es.
7. KOURI, G. El dengue, un problema creciente de salud en las Américas. Rev.
Panam. Salud Publica, v.19, n.3, p.143-5, 2006.