Está en la página 1de 92

Facultad de Ciencias Sociales.

Humanidades y Arte
Instituto de Estudios Sociales Contemporáneos, IESCO

Maestría en Investigación
en Problemas Sociales Contemporáneos

Gobierno y autogobierno del trabajo infantil:


crítica de las políticas públicas de erradicación

Uriel Ignacio Espitia Vásquez

Director:
Humberto Jesús Cubides
Línea de investigación en Comunicación-Educación

Bogotá, D.C., marzo de 2012


Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Tabla de Contenido
Resumen ............................................................................................................................................. 3
Palabras clave ..................................................................................................................................... 4

1. Del régimen de minoridad a los derechos humanos de la niñez .................................................... 5


2. Diseño metodológico ..................................................................................................................... 20
3. La perspectiva abolicionista de la Understanting Children‟s Work (UCW) ................................... 27
4. La perspectiva del Movimiento de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores, NATs ................ 50
5. Conclusiones ................................................................................................................................. 62
Bibliografía......................................................................................................................................... 71

Anexo No. 1: Corpus Bibliográfico Revisado .................................................................................... 77


1. Audiovisuales ............................................................................................................................ 77
2. Documentos (informes, cartillas, folletos, guías y manuales) ................................................... 77
3. Eventos (congresos, conferencias, foros y seminarios) ........................................................... 78
4. Legislación (estadísticas, políticas públicas) ............................................................................ 78
5. Libros ......................................................................................................................................... 79
6. Publicaciones periódicas (revistas y artículos de revista, artículos de prensa) ........................ 89
7. Tesis de grado (pregrado, maestría y doctorado) ..................................................................... 90
8. Webgrafía (bases de datos, blogs, noticias periodísticas, páginas web y portales)................. 91

2
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Gobierno y autogobierno del trabajo infantil:


crítica de las políticas públicas de erradicación1

Cuando los débiles triunfan no es formando una fuerza


mayor sino separando la fuerza de lo que ésta puede. Las
fuerzas no deben compararse en abstracto; la fuerza
concreta desde el punto de vista de su naturaleza, es la
que va hasta las últimas consecuencias, hasta el límite del
poder o del deseo.
Gilles Deleuze, 1971.

Una fuerza mientras se ejercita hasta el límite de su poder


es activa. Incluso puede ser contraria a una ley, si la ley la
separa de lo que puede. En una relación amo-esclavo, el
triunfo de los esclavos implica el triunfo de las fuerzas
reactivas. Ahora bien, el débil o el esclavo no es el que
tiene menos fuerzas, sino el que está separado de aquello
que puede.
Rosario García del Pozo, 1988.

Resumen

Construcción de un análisis genealógico sobre la conceptualización del trabajo


infantil como un problema social bajo las condiciones de reorganización móvil y
transnacional de la acumulación capitalista, explorando la matriz valorativa en la
que se asientan un conjunto de políticas públicas para focalizar acciones sobre
esta población bajo el supuesto de una incompatibilidad entre la infancia y el
trabajo. Argumenta, que son iniciativas que entrecruzan intereses de los Estados-
nación pero sobre todo perspectivas de un régimen de gobierno transnacional de
la infancia, que ha concitado en Latinoamérica y en otros continentes, procesos de
organización y resistencia de parte de los movimientos globalizados de niños y
jóvenes trabajadores, así como un interesante enfrentamiento entre sectores
académicos que avalan esta postura proteccionista y de valoración crítica del
trabajo, enfrentados a la perspectiva hegemónica de quienes lideran ―acciones y
planes de lucha por la erradicación mundial del trabajo infantil‖.

1
El texto forma parte del proyecto de investigación titulado: “Problematización de las políticas de gobierno
del trabajo infantil en Colombia (1996-2006)”, para optar por el título de Magíster en Investigación en
Problemas Sociales Contemporáneos de la Universidad Central.

3
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Palabras clave
Biopolítica, erradicación del trabajo infantil, infancia popular, infancias,
gubernamentalidad, globalización del derecho, niñez trabajadora, protagonismo
infanto-juvenil, trabajo infantil y juvenil.

4
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

1. Del régimen de minoridad a los derechos humanos de la niñez

Aunque el ―trabajo infantil‖ es un problema social contemporáneo, se trata de una


práctica que, bajo diferentes formas, pertenece desde hace siglos al patrimonio
cultural de los pueblos, pese a que al respecto se han construido distintos tipos de
actitudes entre culturas y tiempos (Macri, et al., 2005). La niñez siempre ha estado
presente en la producción y reproducción de la vida social en distintas épocas
históricas, hasta el punto que la historia universal de la niñez también sería la
historia de la niñez trabajadora (Schibotto, 1990). Sin embargo, respecto de esta
idea reciente de abolir el trabajo infantil a escala mundial, este texto procura
encontrar elementos para esclarecer las peculiaridades presentes de esta
participación social infantil, en contraste y filiación con la experiencia histórico-
social del pasado, para lo cual se opta por un estilo genealógico de análisis –
tributario de los trabajos de Foucault-, considerando el ―trabajo infantil‖ no como
una realidad inmutable, sino como una miríada de acontecimientos producto de
procesos históricos, estatales y globales entreverados, cuyas modalidades
técnicas operan al interior de dispositivos de saber-poder epocales, produciendo
clases de sujetos, tales como: el ―menor en riesgo‖, el ―niño abandonado‖, la
―infancia inadaptada o anormal‖, la ―niñez en y de la calle‖, el ―niño y la niña
trabajadores‖, el ―esclavo por deudas‖, el ―explotado sexual‖, los ―niños
vendedores callejeros‖, la ―niña trabajadora doméstica‖, la ―niñez con derechos‖, el
―protagonismo infanto-juvenil‖ y, más recientemente, la ―niñez trabajadora
indígena‖.

Tales denominaciones hacen disponibles como objetos de gobierno, variados tipos


de ocupaciones laborales de los niños, que son equiparadas discursivamente en
las políticas públicas como idénticas a la presencia infantil en los conflictos
armados, el tráfico de drogas, las prácticas de trabajo esclavo o el tráfico de niños
(íntimamente ligado a la prostitución y la pornografía infantil). Esta forma de
pensamiento -sistemáticamente organizado por los nuevos ―salvadores del niño‖
desde posturas humanitaristas de izquierda y de derecha, y propalada por la

5
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

literatura académica, la legislación y los medios de comunicación-, atiza un


escándalo y una cruzada moral que, en últimas, acusa el debilitamiento de la
institución familiar, la crisis de la escuela y el efecto de las políticas neoliberales de
desregulación estatal. Progresivamente ha instaurado un nuevo consenso social
que invalidó la aceptación que tenía, hasta hace pocas décadas, del trabajo de los
niños y jóvenes como práctica de socialización y forma de subjetivación; puesto
que durante el decenio de 1990, actores transnacionales como OIT, UNICEF,
UNESCO, OMS, PNUD, Banco Mundial, los bancos de desarrollos regionales y
ciertas multinacionales, conminaron el entorno financiero, político, mediático y
normativo a descalificar y erradicar todas las formas de trabajo como algo nocivo e
inconveniente para la niñez y parte substancial de un nuevo régimen de gobierno
de la pobreza a nivel mundial y un asunto considerado como violatorio de la
Convención Internacional de los Derechos del Niño (CIDN) aprobada en 1989 por
la ONU.

Este trabajo procura historiar las principales variaciones discursivas de esta


política laboral, modulada por la globalización jurídica internacional que auspician
principalmente la OIT, UNICEF y el Banco Mundial. Se asume una perspectiva
crítica de los enfoques que sobrevaloran las explicaciones económicas,
estructurales o de clase del fenómeno, por sobre lo político, lo intencional o
factores socioculturales (étnicos, de género y de generación), o que privilegian lo
normativo para argumentar la censura del trabajo infantil.

Al tiempo, frente a esta perspectiva hegemónica, se busca establecer qué tipos de


adhesiones, distanciamientos y reciprocidades presenta el discurso del
protagonismo social enarbolado por los movimientos de Niños, Niñas y
Adolescentes Trabajadores (NATs)2, opuesto a la abolición (progresiva o no) del
trabajo infantil (Mariño y Cendales, 2000). Estas organizaciones controvierten: ―si
este tipo de ocupaciones constituye la violación a un derecho o, por el contrario,
son un factor que contribuirá al ejercicio de otros derechos de los niños y las
2
En inglés se utiliza la abreviatura WCY (Working Children and Youth), en francés EJT (Enfants et Jeunes
Travailleurs).

6
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

niñas, entre ellos la condición de ser –así fuese en potencia- sujeto ciudadano‖
(Bula y Camacho, 2006). También trata de precisar, cómo se han contrapuesto
modos históricos propios de subjetivación de las prácticas tradicionales de trabajo
infantil al discurso abolicionista del trabajo infantil, que han llamado la atención de
las posturas que abogan por un análisis desde la perspectiva que el mismo niño
trabajador tiene de su situación (Myers y Boyden, 1994; Salazar, 1995; Liebel,
2000, 2003, 2007)3

Es constante, que en las políticas contra del trabajo infantil, los argumentos se
basen en la defensa de una concepción universalista y occidental del niño (child)
como modo de justificar un deber-ser único aplicable a toda la población infantil
(chilhood), la defensa de una lucha absoluta y ―global‖ para generalizar una
experiencia de infancia circunscrita a los procesos de escolarización y de la
familia, pugnando por alejar a los niños de otras actividades socialmente
significativas que no sean el juego, el estudio y el goce del tiempo libre.

También es común que al trazar una genealogía de la infancia como construcción


histórica y sociocultural, la academia recurra de forma invariable a la tesis
innovadora de Ariès (1987) sobre la invención del sentimiento de infancia en
Europa como algo fechable en los inicios de la época moderna, un momento en
que se modificó la antigua indiferencia de los adultos hacia el niño, centrando el
amor parental y la protección de la familia conyugal en torno a él. Para este
historiador de las mentalidades, sobre la base de una separación de la vida
privada de la esfera pública se instauró una solicitud obsesiva por los niños de
parte de la familia, la Iglesia, la educación moralista y de los administradores del
bienestar infantil, hasta que a partir del siglo XVIII, el aprendizaje cotidiano por

3
Este enfoque “basado en la niñez” -sustentado también por varios académicos nucleados alrededor de la Red
Latinoamericana de Maestrías en Derechos y Políticas Sociales de Infancia y Adolescencia, como de la Red
Europea de Maestrías en Derechos de la Infancia– consiste en una perspectiva poco analizada para
“reemplazar la visión estrecha que considera el trabajo infantil como un tema de explotación laboral por una
apreciación más amplia, que considere el trabajo como una influencia decisiva sobre el crecimiento y el
desarrollo de quizás la mayoría de los niños del mundo (p. 4). Por lo que cabrían preguntas como: ¿qué papel
juega el trabajo en las vidas de los distintos grupos de niñas y niñas y cuáles son sus efectos positivos y
negativos?” (Myers y Boyden, 1994: 5).

7
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

prácticas, progresivamente fue sustituido por un aprendizaje escolar, instituyendo


finalmente una separación social que hizo de la infancia un término opuesto y
relacionado con los de la juventud y la adultez.

Frente a esta representación cultural ―originaria‖ de la infancia, saturada después


por el racionalismo de la secuencia normalizada del desarrollo infantil piagetiano y
por el discurso político desarrollista sobre el progreso internacional, económico y
global, excluyente de otras infancias (Burman, 1998), contrasta lo poco que se ha
estudiado la niñez hispanoamericana, producto de la variedad de culturas
autóctonas, la superposición de la cultura hispánica a la indígena durante el siglo
XVI, la evolución histórica del continente durante tres siglos de colonización y dos
de vida ―independiente‖, la incorporación de la cultura africana desde el siglo XVII
y la influencia cultural y técnica de los Estados Unidos durante el siglo XX, como
un nuevo elemento delineador que ha afectado tanto la definición de niños como
de adultos. (Lavrin, 1994)

La centralidad del niño, que ubicó al hijo en un nuevo lugar dentro de la familia
monogámica se introdujo en el siglo XVIII y XIX, según Foucault (2000), sobre la
vigilancia permanente del cuerpo sexual del niño aconsejado por el discurso
médico, como medida preventiva y de culpabilización de los padres ante los usos
sexuales auto-eróticos de los niños y de los adolescentes en el espacio familiar,
pero también, como vía para que el poder jurídico incidiera en los casos de incesto
y ante los desmanes de poder de los padres sobre los hijos dentro del naciente
proletariado industrial urbano, pero sobre todo, como modo de control disciplinario
individualizador y mecanismo de regulación normativo de la multiplicidad que son
las poblaciones.

No obstante, al invocar de forma invariable esta cronología del ―descubrimiento‖


de la infancia europea, se ha terminado naturalizando la tesis de Ariès como una
verdad sobre la infancia y no de una infancia, extendiendo el calificativo de
moderna e iluminista a todas las infancias (Kohan, 2005). En las condiciones

8
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

posmodernas, la infancia es múltiple, relativa y diversa pero, al tiempo, por la


diseminación de la revolución de los medios electrónicos, tiene mucho más en
común con los niños de otras culturas que con sus padres o con las instituciones
en que estos se socializaron.

Respecto a esta idealización de lo infantil, Buckingham (2002) plantea que la


definición y el mantenimiento de la categoría ―infancia‖ depende de la producción
de dos tipos de discursos adultos: sobre la infancia y para los niños. Se trata de un
régimen de representación útil para racionalizar y sostener las relaciones de poder
entre las generaciones, que al demarcar la infancia como una fase distintiva de la
vida, con atributos muy raramente producidos por los niños, es conceptuada como
inmersa en una supuesta presocialidad prelingüística, que justifica excluirla y
protegerla de prácticas sociales que son examinadas desde un fuerte sesgo moral
que advierten la peligrosidad de la sexualidad, los psicoativos, la violencia, la
desescolarización y la emergencia de las culturas juveniles, hasta el punto que la
sociedad estaría propiciando una nueva "medievalización de la infancia", en razón
de la mercantilización de lo infantil y de un progresivo debilitamiento de las
fronteras entre la infancia y la madurez, lo que configura una brecha generacional
en crecimiento que debilita los referentes de autoridad de los adultos. Este
conjunto de representaciones contradictorias muestra que ―la mayoría de los niños
del mundo no vive hoy según ‗nuestra‘ idea de infancia‖, por lo que estas
ideologías trazadas sobre los niños, racionalizan, sostienen o cuestionan las
relaciones de poder entre adultos y niños y entre los propios adultos.

Esta ideología política de la infancia, muestra la precariedad de definirla desde lo


que no es o lo que no puede hacer, o desde el miedo a que los niños se hagan
mayores de modo prematuro, bien sea por efecto de la corrupción moral atribuida
a los medios de comunicación o, como es característico en los últimos tiempos en
el país, por un cambio de estatus y de la experiencia sociocultural de la niñez
relacionada con su vinculación a las pandillas, la delincuencia organizada,
distintas mafias y grupos armados, que han generalizado los temores sobre la

9
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

peligrosidad de los niños y jóvenes, por fenómenos como el hurto de los teléfonos
celulares, la prevalencia de menores delincuentes y los problemas de la violencia
en el fútbol, precedentes por los que se aprobó el Estatuto de Seguridad
Ciudadana que reformó el Código Penal y el Código de Infancia y Adolescencia,
contemplando entre 10 y 17 años de cárcel para quienes utilicen menores de edad
para delinquir y ―aumentando la pena hasta ocho años para los menores que
cometan homicidio doloso, secuestro extorsivo o agresión sexual‖. (El Tiempo,
mayo 31 de 2011, p. 2)

Esta panorama indica que la infancia es una construcción social, en absoluto un


universal circunscrito sólo a una cierta temporalidad cronológica, donde cada vez
más se relativizan su carácter situado y las diferencias culturales por efecto del
avance de la globalización. Circunstancias todas que problematizan esa
cuantificación de la infancia como etapa limitada de la vida humana, como historia
(chrónos), fase preparatoria o figura de la incapacidad, la debilidad, la precariedad,
la inferioridad y una etapa de la que deberíamos emanciparnos rápidamente para
ser dueños de nosotros mismos. Tal hostilidad conduce a una negación de la
experiencia infantil donde ―se sabe por ella, se piensa por ella, se lucha por ella‖.
Muy distinto es pensarla de manera afirmativa y resistente como un modo de ser
relacionado con una duración no numerable ni sucesiva (aión), un modo más bien
intensivo del tiempo de vida, una subjetividad entendida en términos corporales y
afectivos en donde se incrementan o decrecen, de manera imprevisible, la
potencia y la fuerza vital, así, la infancia de disocia del niño y de la niñez, siendo
condición de novedad, apertura, nacimiento y metamorfosis para que cualquiera
devenga-niño, sin importar su edad, sin necesidad de infantilizarse o tratando de
rememorar un tiempo anterior, lo que convierte a la figura de la infancia en un
modo político clave de la emancipación. (Kohan, 2004, 2005)

Una perspectiva genealógica de la historia de la infancia, muestra que aunque la


edad, el sexo y la clase son ejes clasificadores y ordenadores de las actividades
sociales, la arbitrariedad clasificatoria de los rangos etáreos cada vez es más

10
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

ambigua e indefinible, porque las infancias contemporáneas están construidas


desde diferentes puntos de vista históricos, sociales y culturales, ya que son
definiciones colectivas producto de perspectivas contradictorias y en lucha,
resultado de procesos sociales y discursivos codificados en ritos, formas técnicas
de socialización y prácticas institucionales que a su vez, producen formas de
conducta ―infantiles‖ y de resistencia a tales estereotipos. Por tanto, lo que hoy se
presenta como una infancia natural, deseable o universal, es histórica y
contingente, podrá derivar en algo distinto, sin que pueda hablarse tampoco de un
pasado y un presente genéricos de la infancia, o puro efecto de las llamadas
políticas públicas para los niños, porque también hay políticas públicas contra la
infancia como el gobierno de la pobreza y contra-políticas que idean los niños y
sus organizaciones.

De cara a esa infancia mayoritaria, producto de la ―tradición occidental‖ que


supone una continuidad cronológica necesitada de crecimiento, progreso y
desarrollo, que ocupa una serie de espacios molares: las políticas públicas, los
derechos del niño, los estatutos, los parámetros de la educación infantil, las
escuelas…, existen otras infancias, habitando otras temporalidades y en procura
de afirmarse como experiencias ―glocales‖, como acontecimiento, como
resistencia y como creación.
―Infancias que atraviesan e interrumpen la historia, que se encuentran en
devenires minoritarios, en líneas de fuga, en detalles; infancias que resisten
los movimientos concéntricos, arborizados, totalizadores, totalizantes y
totalitarios: infancias que se tornan posibles en los espacios en que no se fija
lo que alguien puede o debe ser, en que no se anticipa la experiencia del otro.
Espacios propicios para esas infancias son aquellos en que no hay lugar para
los estigmas, los rótulos, los puntos fijos.‖ (Kohan, 2005: 61)

Otro momento histórico de gran impacto en la definición de la infancia como una


cuestión de exclusión ocurrió a finales del siglo XIX en los Estados Unidos, cuando
el movimiento pro salvación del niño opuso la niñez escolarizada a la de los
menores recluidos en los reformatorios. En el contexto de la economía política del

11
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

progresismo se instauró un modelo que confirmó la fe en ―la autoridad de los


padres, la educación del hogar, la domesticidad y los valores rústicos‖ cuando ya
declinaban como instituciones por las transformaciones introducidas por la vida
urbana, el industrialismo capitalista y el influjo de culturas migrantes en los
Estados Unidos. Consistió en un movimiento filantrópico humanitario, dirigido
principalmente por los sectores de mayor conciencia de clase del emergente
capitalismo monopolista corporativo, que racionalizó los experimentos de
corrección de la condición social de los menores delincuentes que emergieron
como consecuencia de las condiciones sociales y políticas de las nacientes
sociedades capitalistas del siglo XVII. Su reformismo, entablado desde la
perspectiva de una lucha moral pero que agenció por medidas de fuerza una
necesidad económica, formó un sistema de justicia tutelar que instauró en 1899,
en Chicago-Illinois, el primer Tribunal Especial para Menores, con la injerencia
estatal de mecanismos de libertad condicional, clínicas de guía del niño,
prolongados periodos de encierro en los reformatorios, largas jornadas de trabajo,
una disciplina militar, la educación obligatoria y la inculcación de valores de clase
alta y destrezas de clase baja para la reproducción de una fuerza de trabajo
especializada y disciplinada. (Platt, 1982)

Este primer Tribunal de Menores no representó una ―reforma radical‖ sino más
bien ―una reforma política transigente que consolidaba las prácticas existentes‖, a
partir de la confusión entre el concepto de menor delincuente con el de menor
abandonado que sirvió para determinar la dependencia como un estado natural
del niño, por tanto, se tendió a castigar de forma autoritaria la independencia
prematura infantil y a restringir la autonomía juvenil (pp. 150-151).

(…) el objeto era sacar de golpe al niño sin destrezas, que acabaría por
convertirse en joven sin destrezas, de las filas del trabajo y devolver en su
lugar a la fuerza de trabajo a adolescentes entre 13 y 19 años con las
destrezas necesarias para un tipo de trabajo cada vez más técnico y orientado
hacia la máquina… Y así, mientras los reformadores se apuntaban sus

12
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

victorias, en realidad era la filosofía liberal corporada la que salía victoriosa.


(Robert B. Carson citado por Platt, p. 23)

Este ―derecho tutelar de menores‖ fijado en las leyes y en un régimen penal de


menores, tuvo vigencia por casi un siglo en América Latina y Europa, instituyendo
un sujeto carente, que no sabe o no es capaz, que debe ser objeto de tutela y
protección segregativa, y que gracias a los conceptos de vulnerabilidad e
inimputabilidad hizo de la infancia incluida, ―niños y adolescentes‖; mientras que
transformó a los excluidos en ―menores‖. Tal sistema disciplinario se declaraba
concernido frente a:

(…) conductas cometidas por adolescentes que eran constitutivas de delitos


(„delinquency offenses‟), y se extendía además a las llamadas „status offenses‟
o delitos en razón de su condición, referidas a comportamientos no criminales
que se consideraban dañinos para el correcto desarrollo y crecimiento del
menor (tales como huir del hogar paterno, o no asistir a la escuela). En lo
procedimental, la idea base era que se estaba aplicando al menor un beneficio
y no una sanción, razón por la cual se declararon finalidades de rehabilitación
al accionar del tribunal juvenil, las que se conseguirían a través de
procedimientos sumarios e informales, desprovistos de garantías para el
joven, al final de los cuales se decretaba una medida de duración
indeterminada (es decir, sujetas al evento futuro y siempre incierto de la
‗rehabilitación‘). (Cortés, 1999: 66)

Como precisa Burt (2000), el movimiento de los tribunales de menores se afianzó


al mismo tiempo que se establecieron las leyes de educación obligatoria en casi
todos los Estados, así como otras medidas de tipo proteccionista, como las leyes
de trabajo infantil que comenzaron a ser ampliamente defendidas (p. 54). Luego,
el problema social del trabajo infantil, forma parte de un régimen de gobierno de
cierto tipo de poblaciones que resultan importantes de disciplinar y controlar en
ciertos periodos históricos, lo que responde a la construcción que realizan ciertos
actores que poseen la capacidad de tematizar estas cuestiones como un asunto

13
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

de interés público, produciendo sentido sobre eso, pero también legitimando


discursivamente unas vías privilegiadas para su intervención.

Ese modelo de ―justicia juvenil‖, conocido en el contexto latinoamericano como la


―doctrina de la situación irregular‖, vio emerger a finales del siglo XX otra iniciativa
para reificar, no al niño, sino a toda la condición de infancia como objeto central de
la cultura, por vía de la ―doctrina de la protección integral‖ de la CIDN y como
forma de transitar del complejo tutelar de la minoridad4 hacia una consideración de
los niños y jóvenes como sujetos plenos de derecho y la prevalencia del ―interés
superior del niño‖ como principio rector del Derecho Internacional y de la
incorporación de los principios de la Convención en el artículo 44 de la Carta
Política colombiana y la Ley 12 de 1991 que aprobó dicha Convención. Sin
embargo, pese a esta nueva subjetividad jurídica, respecto del trabajo infantil, la
adopción internacional y lo relacionado con los menores de dieciocho años que
cometen delitos vulnerando el Código Penal, las aguas han continuado
divididas...5 (Beloff, 2006). Porque varios sectores recalcitrantes critican, por
ejemplo, que el derecho penal de la infancia o Sistema de Responsabilidad Penal
Adolescente (SRPA) establecido por el Código de Infancia y Adolescencia no
castigue con prisión a los adolescentes que cometan delitos, sino que estipula una
serie de intervenciones encaminadas a la reeducación social y a darle una
segunda oportunidad a jóvenes entre los 14 y los 18 años. Tras el efecto disuasivo
que persigue el Estatuto de Seguridad Ciudadana, se refunden los intereses
políticos, con los de orden público y con los problemas estructurales de la infancia
y la adolescencia.

4
Un dispositivo conformado por la justicia de menores y sus auxiliares: los agentes de los servicios sociales y
médicos, los educadores, los miembros de las casas correccionales, las organizaciones filantrópicas de auxilio
a la infancia desvalida o desviada, y un sistema de enjuiciamiento de corte inquisitivo, para controlar la
infancia pobre e instrumentalizar, a través de las familias, también marginales, un “Estado-familia”, descrito
por Donzelot. (Viña, 2010)
5
La autora critica la interpretación que han realizado los movimientos NATs de la Convención acerca del
reconocimiento “del derecho del niño a trabajar”, como una conclusión errada porque el ideario sobre el que
se basa la CIDN se corresponde con el de la socialización habitual de la niñez occidental, básicamente de
países desarrollados, a través de la escuela y la familia. No hay espacio para el reconocimiento del derecho a
trabajar ni en términos prácticos ni en términos teóricos porque el niño sólo tiene derecho a ir a la escuela, a
descansar y a jugar. Lo que sí garantiza el tratado es el derecho de los niños a no ser explotados laboralmente
(cf. art. 32).

14
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Recientes balances jurídicos sobre las diferencias paradigmáticas entre las


doctrinas de la ―situación irregular‖ y la de la ―protección integral‖, muestran que
ambos son modelos de un ejercicio de poder sobre la infancia, que contribuyen a
la clasificación y categorización de los individuos, a su disciplinamiento, vigilancia
y examen. El nuevo sistema sigue actuando sobre la niñez marginal, ya no sobre
los menores, sino sobre el niño ciudadano, titular de los mismos derechos que los
adultos y de otros específicos, pero en el que hay que subsanar las carencias de
una socialización defectuosa. Se desjudicializa la pobreza y se instituye un
régimen de responsabilidad penal especializado para niños y adolescentes que
hizo actualizar en América Latina, el conjunto de principios, normas,
procedimientos, autoridades judiciales especializadas y entes administrativos que
rigen o intervienen en la investigación y el juzgamiento de delitos cometidos por
personas que tengan entre catorce y dieciocho años al momento de cometer el
hecho punible, de acuerdo con los mandatos de la CIDN. (Viña, 2010)

Así que de parte del Estado de Derecho ya no caben reacciones coactivas que
priven de derechos a los sujetos, ni castigos, sino medidas y sanciones orientadas
por el principio educativo del Derecho Penal Juvenil, las Reglas de Beijing y las
directivas Riad de las Naciones Unidas para la prevención de la delincuencia
juvenil de 1988, en procura de la reintegración socio-educativa del joven infractor,
buscando la atribución de derechos al joven y su capacitación o instrucción en
profesión u oficio con miras a su incorporación en la matriz productiva.

Con la historización realizada por Bauman (2005 [1998]) sobre la conformación de


la ética del trabajo en la sociedad moderna y del moldeamiento producido hacia
una estética del consumo en la posmodernidad del siglo XX, se comprende que al
comienzo de la modernidad se atrajo a los pobres hacia las fábricas reificando el
trabajo como un valor en sí mismo para, por un lado, erradicar la pobreza y, por el
otro, garantizar la paz social. Tal entrenamiento fabril disciplinó las poblaciones

15
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

inculcándoles la obediencia y la productividad como disposición corporal y régimen


de verdad.

La nueva orientación hacia el consumo hizo necesario cambiar ―el modo como se
prepara y educa a la gente para satisfacer las condiciones impuestas por su
condición social‖; esa integración hacia la capacidad y voluntad de consumir sin
descanso, no pudo hacerse más, con adiestramientos producto de instituciones
panópticas, puesto que el progreso tecnológico en la sociedad contemporánea
alcanzó una productividad que hizo prescindibles muchos empleos, por lo que las
carreras laborales, las identidades de clase conexas y los estándares de vida ya,
ni son permanentes, ni están disponibles para todos. Tras el quiebre de la
sociedad salarial, se introdujo una ―revolución consumista‖ como nuevo atributo
social en donde las capacidades de deseos, ganas o anhelos y de experimentar
estas emociones repetidamente se convirtieron en la principal fuerza de impulso y
de operaciones de la sociedad, sin distingos de edad o género (Bauman, 2007).
Esta nueva estética individualizada del consumismo se articula con un trabajo
flexible, temporario, precario, terciario y, sobre todo, ocupado por nuevos oficios
que exigen el despliegue de destrezas simbólicas, cognitivas y creativas. Son
trabajos considerados entretenidos, seguros o de primera categoría, frente a otros,
de segunda, aburridos e inseguros, que sólo defienden la supervivencia básica,
por lo que son fuente de pobreza material y psíquica (Bauman, 2005) y de
inseguridad civil y social (Castel, 2004).

Para este tipo de nuevos trabajos ya no se requiere mano de obra masiva, por
tanto, para ciertas clases sociales de amplias regiones del mundo, se volvió
desueta una socialización tolerante de la ―moratoria social‖ que Erikson (1972)
caracterizó como un periodo adolescente liberado de responsabilidades,
preparatorio para la adultez y complementario de unas prácticas educativas que
promovían largos periodos escolares de perfeccionamiento para el trabajo en las
sociedades industriales. Luego, los jóvenes, que alguna vez integraron el ―ejército
de reserva de mano de obra‖, hoy, tras las condiciones de pobreza y de

16
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

marginalidad social, ya no acceden de esa infancia o adolescencia sino que


ocupan más bien un lugar de ―nuevos pobres‖, de ―consumidores expulsados del
mercado‖, sin utilidad real o potencial.

Pero aunque los niños y niñas trabajadores provienen generalmente de hogares


pobres, no todos los niños pobres trabajan, lo que impide señalar a la pobreza
como ―la‖ causa del trabajo en menores de catorce años. En ese sentido los
análisis sobre el trabajo infantil de la década de los noventa de María Cristina
Salazar (2000), señalaban como causas: la pobreza, los factores culturales, el
género, la calidad educativa y los desplazamientos masivos de la población
campesina durante los últimos años. La penuria de los hogares es mayor en
aquellos con mayor número de hijos y en los monoparentales con jefatura
femenina, mientras que en áreas rurales no se discriminaba entre el trabajo
productivo y el reproductivo, pues ambos forman parte de los derechos y
responsabilidades del niño.

El trabajo infantil es un problema social complejo y multicausado, que empeoró en


el mundo con la globalización neoliberal, pero que es irreductible a explicaciones
circulares del tipo: pobreza - trabajo infantil - deserción de la escolaridad, o a
factores económicos como la disminución de la inversión social del Estado por
presión de la deuda externa; la flexibilidad, precariedad y desempleo del trabajo
adulto; la explotación de la niñez por los adultos; la disminución de costos
laborales en cierto tipo de trabajos o por algunas empresas de la economía formal
que usan como estrategia comercial ventas informales donde se vinculan niños.

En Colombia, un contexto inexcusable de este problema es la agudización del


conflicto armado y la crisis humanitaria con 4.900.000 desplazados forzados
internos (Codhes, 2011: 86), el despojo de 6.638.198 hectáreas de tierras de la
población campesina, indígena y afrocolombiana (CSPPDF; Corporación Yira
Castro, 2007) y la ―locomotora minera‖ que actúa en 21 de los 86 municipios

17
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

reconocidos como territorios de violencia y pobreza CCAI6. También intervienen


factores socioculturales como el embarazo adolescente, dificultades de acceso a
la educación básica, baja calidad de la misma o modelos educativos
desmotivantes, así como una cultura infantil cada vez más transformada en un
mercado específico de la sociedad de consumo contemporánea.

No obstante, la niñez sigue siendo un recurso muy importante a desarrollar. En las


sociedades posfordistas está establecido que no hay tecnología y productividad
sin invención y creatividad, y ante un mundo cada vez más globalizado que
funciona con un modelo de apertura externa, no hay competitividad, ni ―desarrollo
sostenible‖, sin la activación de las fuerzas endógenas de los países y sin la
valoración profunda de las potencialidades de las nuevas generaciones; lo que
comienza por la estimación de lo que se construye desde edades muy tempranas,
siendo muy rentable a futuro, su dedicación exclusiva a estudiar, siquiera hasta
que culminar la educación básica primaria y secundaria. De allí que la niñez ha
terminado por convertirse en un baremo para ponderar la relación entre la equidad
intergeneracional, la productividad, la construcción de una ciudadanía moderna y
las inversiones que se realizan en favor de la infancia, hasta el punto, que los
niveles de pobreza, exclusión y marginalidad de esta población, cada vez más se
han convertido en un criterio fundamental para que los países puedan recibir
asistencia o préstamos de instituciones financieras internacionales o para tener
acceso a las concesiones de reducción o alivio de la deuda internacional.7

Desde la crisis de los años setenta, por efecto de la desregulación del trabajo se
produjo un empobrecimiento gradual que generalizó la precariedad y el desempleo
como nuevas formas sociales de desigualdad, gestionadas por un proceso de
individualización de las carreras laborales, menor negociación entre los
6
Centros de Coordinación de Acción Integral de la Presidencia de la República establecidos por el Plan
Nacional de Consolidación Territorial, 2010.
7
Recientes estudios del Banco Mundial, subrayan la importancia de los Programas de desarrollo en la
Primera Infancia (DPI) como factor de impacto de la plasticidad cerebral, el desarrollo cognitivo y los
resultados escolares a largo plazo, por lo que para este organismo financiero de la ONU, son estratégicos los
programas nutricionales y de crianza, de salud materna e infantil, de preescolar, de servicios múltiples
integrados y los que apoyan el regreso de las madres al trabajo (Vegas y Santibañez, 2010).

18
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

interlocutores sociales y puesta en cuestión de las negociaciones colectivas, todo


esto ambientado en una desprotección ante el trabajo y las protecciones sociales
por la quiebra deliberada de la seguridad representada en los Estados de
bienestar. (Castel, 2003: 15-23)

Cussiánovich (1994), ha tipificado los momentos de la construcción histórica de la


infancia en los últimos tres siglos de la siguiente forma: primero, existió un
desconocimiento de la infancia como una etapa distinta del mundo adulto; luego
se dio un reconocimiento de ese periodo y una construcción de un sentimiento
específico de protección y tutela por parte de los adultos que permitió, por un lado,
una emergencia social de la infancia, pero a su vez, se propició su ocultamiento y
confinamiento hacia el ámbito doméstico y; en las últimas décadas del siglo XX, se
reconsideró el valor estratégico de la infancia por lo que varias fuerzas sociales los
valoran actualmente como un sector que tiene su propio protagonismo.

19
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

2. Diseño metodológico

La estructura del estudio se enfocó como un análisis interpretativo acerca los


presupuestos que guían las políticas públicas sobre el trabajo infantil, para lo cual
se contrastaron dos posturas enfrentadas:

a) La perspectiva abolicionista del trabajo infantil, que realza sus efectos


dañinos, prohibiéndolo y pretendiendo su erradicación total en el mundo,
que es refrendada por la Organización Internacional del Trabajo (y su
Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil, IPEC), el
Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF y el Banco Mundial;
estas tres organizaciones crearon en el año 2000 el programa
interinstitucional Understanding Children‘s Work (UCW), una estrategia de
investigación interinstitucional para contar con estadísticas actualizadas
sobre la naturaleza, extensión, causas y consecuencias del trabajo infantil
en el mundo, construir una metodología para evaluar el impacto de las
políticas y programas de intervención en los países y desarrollar
recomendaciones para la erradicación del trabajo infantil en los países por
su estrecha vinculación con dimensiones más amplias del desarrollo como
la educación, la protección social, el empleo de los jóvenes y la migración.
b) La perspectiva de los Movimientos de Niños, Niñas y Adolescentes
Trabajadores (NATs) del Sur (India, África del Oeste y algunos países de
América Latina) que refieren el carácter obligatorio de los Derechos
Humanos a nivel mundial, especialmente los establecidos en la CIDN,
defienden que su trabajo no sea devaluado y discriminado, sino reconocido
socialmente, luchando por mejores condiciones de trabajo, respeto y
participación, para que las medidas abolicionistas no los impulsen hacia la
ilegalidad y la criminalidad. Debido a la situación marginal de los niños y a
su bajo reconocimiento social como sujetos capaces de acción, sus
organizaciones son apoyadas y asesoradas por jóvenes y adultos que
respetan sus capacidades de auto-organización y de articulación de sus

20
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

intereses y derechos. Esta otra infancia ha realizado los siguientes


encuentros intercontinentales: Kundapur – India, 1996; Berlín – Alemania,
2004, Siena – Italia, 2006. La valoración crítica del trabajo por parte de los
NATs entraña una reflexión sobre la explotación y la dominación así como
sobre su potencialidad como actores sociales frente a la injusticia como
fenómeno histórico, y no sólo de la defensa del trabajo como alternativa
para resolver sus problemas individuales, sino como grupo social,
translocalizado.

Este acercamiento al trabajo infantil es una forma de evidenciar la pluralidad de las


infancias de los niños latinoamericanos, producto de la crisis de las prácticas
sociales asignadas a la infancia por el proyecto moderno, como manera de
construir una mirada crítica sobre el discurso de los Derechos del Hombre en el
―siglo del niño‖, relanzado hoy como discurso de los derechos del niño y como
nuevo ―lenguaje de la política progresista‖ (Sousa, 1998). En realidad, consiste en
una agenda global de política pública, asentada en la racionalidad occidental
liberal, por tanto, en la creencia de una naturaleza humana universal –cuya
dignidad debe ser defendida por la sociedad, el Estado, la empresa, las agencias
transnacionales, y más recientemente, por las propias multinacionales8 y los
supermillonarios con su ―ayuda‖ humanitaria-.

La investigación documental mostró la importancia de la transnacionalización del


derecho, estrechamente vinculada a los procesos de globalización económica,
social, política y cultural, por lo que el interés investigativo giró hacia los posibles
usos hegemónicos y contra-hegemónicos de las políticas jurídicas globales de
―abolición del trabajo infantil en el mundo‖ y que ―prohíben las peores formas de
trabajo infantil‖.

8
Se trata de una privatización de la política social construida alrededor del discurso neohumanista de la
Responsabilidad Social Empresarial liderado por supermillonarios, artistas famosos y empresas
transnacionales como Microsoft, eBay, Google, IBM, Intel y la Fundación Telefónica, entre otros (cf. Zizek,
2006; Bustelo, 2007)

21
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Como forma de contestar la hegemonía de las representaciones y las prácticas,


que han venido naturalizando un cierto sentido común de rechazo al trabajo infantil
a través de varias décadas mediante la intervención de las poblaciones mediante
los planes nacionales de erradicación desde los años ochenta, se amplió la esfera
de influencia de los movimientos y organizaciones de niños, niñas y adolescentes
trabajadores (NATs) en varias regiones del hemisferio sur, que resisten la
perspectiva abolicionista, lo que entraña la existencia de una cierta forma de
―niñez independiente‖, evadida de las jerarquías generacionales tradicionales, que
demandan un estatus social equitativo y de una participación social efectiva,
diferenciándose de una infancia ―heterónoma‖ y confinada a los lugares
reservados y construidos por el patrón burgués occidental. (Liebel, 2006)

Así el proyecto se orientó hacia una búsqueda genealógica sobre qué valores
están en juego en el corpus analizado, a partir de negar, por ejemplo, que este
régimen de gobierno de individuos minorizados como es la población infantil
trabajadora, constituya un objeto dado de antemano, tratando de captar con qué
movimientos se lo ha venido constituyendo y qué tecnologías están siendo
movilizadas para producir un campo de verdad con objetos de saber. (Foucault,
2006)

Tal pesquisa, entendió la genealogía no como una metodología ni una teoría, sino
ante todo como una actitud rumiante del archivo buscando establecer en el corpus
documental una crítica de los valores establecidos como verdaderos, supremos o
neutrales y una exploración constante del proceso de constitución de tales
valoraciones en tres niveles posibles y complementarios: una crítica del
fundamento metafísico de la historia para poder captar la lucha por el sentido, los
intereses y las fuerzas que intentan apropiarse de las cosas; una crítica del origen
como el lugar de la perfección y de la esencia de las cosas mostrando en cambio
una multitud, composición y recomposición de acontecimientos desperdigados; y
una pregunta por el valor de la verdad producto de fuerzas que se entrecruzan y

22
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

se mezclan, confundiéndose sin llegar a articularse nunca de forma perfecta.


(Foucault, 1988)

Para la constitución del archivo se integró progresivamente una base bibliográfica


distinguiendo cuatro tipos de fuentes de información: bibliográficos,
hemerográficos, videográficos e hipertextuales, clasificados como documentos
primarios o secundarios. Se consideraron documentos primarios aquellas fuentes
producidas simultánea o sincrónicamente con el tema estudiado, mientras que
fueron documentos secundarios los procedentes de la comunidad académica que
contribuyeron a contextualizar, generalizar, analizar, sintetizar, interpretar o
evaluar esas fuentes primarias. (Valles, 1999)

Las fuentes primarias recabadas fueron clasificadas en 8 tipos: 1) Audiovisuales,


2) Documentos (cartillas, folletos, guías y manuales); 3) Eventos (congresos,
conferencias, foros y seminarios); 4) Legislación (estadísticas, políticas públicas);
5) Libros; 6) Publicaciones periódicas (revistas y artículos de revista, artículos de
prensa); 7) Tesis de grado (pregrado, maestría y doctorado) y 8) Webgrafía (bases
de datos, blogs, noticias periodísticas, páginas web y portales).

La estrategia de lectura y análisis documental consistió en realizar Resúmenes


Analíticos Especializados, integrados por la referencia bibliográfica; los
descriptores temáticos de la fuente de información; y un cuerpo del resumen
(autor, descripción de contenidos, metodología empleada, conclusiones y
recomendaciones, y bibliografía significativa). (Calvo, 1994; Rueda, 1999)

El universo de estudio y las unidades de análisis básicamente están constituidos


por una década de políticas públicas nacionales9 e internacionales sobre la
erradicación del trabajo infantil, así como las estrategias documentadas de

9
El Estado colombiano ha formulado y ejecutado cuatro planes de acción para la erradicación
progresiva del trabajo infantil: 1996-1999, 2000-2002, 2003-2006 y 2008-2015.

23
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

contestación, por parte de la postura del protagonismo infanto-juvenil de los


movimientos NATs.

Como marco comprensivo de análisis, se tuvo en cuenta el pasaje histórico de las


sociedades disciplinarias a las sociedades de control que, tras operar mediante la
organización de grandes centros de encierro, atraviesan ahora por una crisis
institucional generalizada, girando hacia un ejercicio difuso del poder mediante
redes flexibles modulables y fluctuantes, donde el dominio es más inmanente al
campo social, como indeterminado en el cerebro y los cuerpos de los sujetos,
dada la centralidad del biopoder para el capitalismo y su interés en regir y
reglamentar la vida social desde dentro, persiguiéndola, interpretándola,
asimilándola y reformulándola (Negri y Hardt, 2001). Este nuevo paradigma de
poder remite a una supervisión permanente, donde los sistemas de comunicación
y las redes de información forman parte de sistemas simbólicos modulares que
cambian constantemente, que exigen formación y actualización constantes;
intercambios, conectividad, circulación, movimientos oscilantes y velocidades
variables.

Ese solapamiento y contraposición de las dos visiones del trabajo infantil; la


hegemónica de la OIT, UNICEF y el Banco Mundial y la subalterna de los NATs,
constituyen lo que Rojas (2001) denomina un régimen de representación:

Un régimen de representación emerge de la interacción entre los actores y sus


contextos, y supone la presencia de actores luchando por su reconocimiento
intersubjetivo y un espacio de deseo en tanto el sujeto depende del
reconocimiento de otros sujetos (p. 29).

Como modo alternativo de representación histórica, los regímenes de


representación son espacios de deseo y violencia, también de viejos órdenes de
representación, donde es necesario solucionar la violencia a fin de articular algo
nuevo. Para Spivak (1994), cuando el subalterno busca hablar por sí solo y

24
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

reconstruir una identidad positiva de sí y para sí, entra en juego una lucha
simbólica que tiene por objeto descolonizar el régimen de representación impuesto
por la colonialidad del poder mediante el reconocimiento positivo de su identidad.
El concepto de régimen de representación permite entonces poner en escena los
actores locales, sus deseos contrapuestos y el contexto en el que los sucesos
ocurren, en este sentido, el pasado es re-presentado en el presente pero de un
modo dialógico, permitiendo al yo y al Otro develar sus propias interpretaciones
sin que puedan identificarse totalmente con ellas, ya que la representación es un
horizonte ilimitado de sujeto, un horizonte de posibilidades donde siempre falta
algo.

Por tanto, se utilizaron los diversos materiales documentales para representar los
actores en el escenario, así como su tramas y luchas a favor o en contra de las
reglas que gobiernan las interpretaciones, sin otorgar un estatus preferencial a lo
económico sobre lo político, a los factores internos sobre los externos, a lo
estructural sobre lo intencional o al concepto de clase sobre los de etnia, género,
edad o generación.

Para el análisis documental se tuvo presente que para mitigar los impactos de la
crisis del Estado de bienestar, desde 1991 surgieron en varios países de América
Latina, los programas de transferencias condicionadas. En tanto que políticas
asistencialistas, son subsidios focalizada de dinero en efectivo a las familias más
pobres10, cuando completan ciertos requisitos de salud, educación o nutrición que
contribuyen a reducir su pobreza por periodos de largo plazo, para ―romper el ciclo
de la pobreza‖, sobre todo en las áreas rurales. Se supone que la efectividad de
los programas estriba en que, recibir dinero en efectivo es la forma como los
individuos ―maximizan su utilidad‖, lo que fortalece el mercado debilitando los
Estados, lo que los posiciona en el orden económico global como destinos
competitivos de la inversión extranjera, por presión directa del Banco Mundial.

10
En el caso del programa presidencial Familias en Acción, cobija familias pertenecientes al nivel 1
del SISBEN, en condición de desplazamiento o indígenas y el 99.54% de la cobertura geográfica
del país.

25
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

(Minujín, et al., 2007). Son condiciones más comunes para recibir los fondos: la
asistencia de los niños a la escuela primaria y secundaria11, y el uso habitual de
los servicios de salud por los niños, las mujeres (durante el embarazo y después
del nacimiento) y, en algunos programas, por la población adulta en general.12

Estos programas se reestructuraron bajo el enfoque del manejo social del riesgo
auspiciado por el Banco Mundial (Holzman y Jorgensen, 2000) focalizándolos
sobre los segmentos más pobres de la población, como forma de prevenir, mitigar
y contribuir a superar los riesgos resultantes de las recesiones económicas que
desacumulan el capital humano. Un estudio realizado sobre el Programa Familias
en Acción encontró un efecto indirecto sobre el trabajo infantil y sobre las
combinaciones de éste con la asistencia escolar, ―dado que recibir el dinero
disminuye relativamente la probabilidad de sólo trabajar, estudiar y trabajar, o
permanecer inactivo respecto a sólo estudiar‖ (Quiroga, 2006). Sin embargo,
Minujín (Op cit.) señala que estas transferencias minimalizan la ciudadanía, la
sociedad civil y la participación, por una caridad con los pobres, que retira de la
arena pública política los problemas de la pobreza, la desigualdad y la violencia.13

11
Por lo que se ha terminado asociando estos programas a la reducción del trabajo infantil.
12
La erradicación del trabajo infantil forma parte de las políticas sociales asistencialistas utilizadas
para la reelección de Uribe y lograron sumarle más puntos a su popularidad presidencial. Aunque
Familias en Acción se lanzó durante el gobierno de Andrés Pastrana, sin embargo, se convirtió en
el principal eje del discurso social de los gobiernos de Uribe; así, mientras en 2002 cobijaba a
menos de 200.000 familias, hoy llega a 2‘900.000 hogares y 5‘300.000 niños. (DNP-Acción Social,
2010)
13
Está claro que su diseño institucional debería realizarse con muchos controles para evitar que
perpetúen la informalidad o que sean utilizados como instrumento para que los gobernantes se
queden en el poder gracias al apoyo electoral captado a través de esas importantes redes sociales,
pues en la mayoría de países donde estos programas existen, han sido señalados de influir a favor
de los candidatos que buscan reelegirse o de aquellos que representan la continuidad.
Como mostró el informe de Global Exchange (jun-2010), esta estrategia de los subsidios directos
cambió el mapa electoral entre 2006 y 2010 a favor de los candidatos de la coalición del gobierno
de Uribe por la relación directa entre el incremento de las votaciones por los candidatos al Senado
y Cámara el Partido de la U el 14 de marzo y el control de las alcaldías municipales del mismo
partido político.

26
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

3. La perspectiva abolicionista de la Understanting Children’s Work (UCW)

Las primeras manifestaciones contra el trabajo infantil se originaron en alianzas y


movimientos nacionales surgidos en las primeras naciones industriales a principios
del siglo XIX. El movimiento obrero europeo también incluyó dentro de sus
reivindicaciones la limitación de las extensas jornadas de trabajo y la supresión del
trabajo infantil, en realidad un discurso sobre los niños pobres entendidos como
víctimas y esclavos en los que la explotación producía daños físicos y morales.

Fuerzas de inspiración socialcristiana, socialdemócratas y liberales de los Estados


triunfantes de la Primera Guerra Mundial crearon la Organización Internacional del
Trabajo (OIT) en 1919 para reglamentar o gobernar las condiciones del trabajo por
un sistema internacional, acordaron celebrar reuniones de carácter tripartito,
integradas por representantes de los gobiernos, de los trabajadores y de
empleadores de los respectivos Estados y convertirse en una organización anexa
a la Sociedad de las Naciones.

La Primera Conferencia Internacional del Trabajo celebrada en Washington en


noviembre de 1919, se apoyó en el derecho como forma de establecer una forma
de dominación social, adoptando 6 convenios (horas de trabajo en la industria;
desempleo; trabajo nocturno de las mujeres; trabajo nocturno de los niños; edad
mínima de admisión al trabajo y empleo de las mujeres antes y después del parto)
y 4 recomendaciones: sobre seguridad e higiene del trabajo, dos sobre el
desempleo y se ratificó el carácter tripartito de la Organización. (Montt, 1998)

Así inició una creciente transnacionalización de las regulaciones laborales, que


pese a ser un fenómeno anterior y desemejante a la Convención Internacional de
los Derechos del Niño, terminó siendo complementario del denominado ―régimen
global de los derechos humanos‖ posterior a la posguerra.14 Este nuevo régimen,

14
En 1946, la OIT se convirtió en la primera agencia especializada de la ONU para ocuparse de las cuestiones
relativas a las relaciones laborales entre los gobiernos, el trabajo y el capital.

27
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

diseñado prioritariamente para ser desarrollado por la acción de los Estados-


nación, fue construido alrededor de tres documentos que en conjunto conforman
un sistema de reglas y de procedimientos de implementación centrado en la ONU,
basado en ―un consenso internacional de alto voltaje moral‖, cuyos órganos
principales son la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y el Comité de
Derechos Humanos (Santos 1998: 180):

1. la Declaración de los Derechos del Hombre de 1948, cuyo título fue cambiado en
1952 como la Declaración Universal de los Derechos Humanos;
2. el Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales de
1966, en vigor desde 1976 y;
3. el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966, en vigencia desde
1976.

La matriz fundamental de los DDHH es sociohistórica, es decir, un producto


político sostenido por una correlación de fuerzas en pugna (las luchas modernas
populares), cuyos avances deben internalizarse como expresiones culturales y
capacidades exigibles ante circuitos judiciales, puesto que ninguna de esas
‗generaciones‘ de derechos se articula progresivamente con las anteriores, ni se
asienta en una ‗naturaleza‘ humana presocial, ni en valores absolutos, innatos o
sagrados como la ‗dignidad‘. Por estas mismas razones, estos derechos son
revertibles o negables pese a que tengan un reconocimiento constitucional o
jurídico.

También queda expuesto que no resulta posible ‗imponer‘ o ‗exportar‘


derechos humanos (en los que las demás prácticas de poder occidentales
capitalistas tampoco creen) a culturas no-occidentales o por medio de
diálogos interculturales o reformas educativas. Derechos humanos sólo
alcanza eficacia jurídica si se constituyen desde el interior conflictivo de una
economía-cultura y las poblaciones pueden sentirlos como propios (Gallardo,
2006: 11).

28
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

La inquietud por la transnacionalización del derecho apareció en este proyecto al


inquirir por las razones del aparente consenso mundial alrededor del
humanitarismo de la CDN sobre la percepción actual de la infancia, cuyos
derechos sólo se realizan plenamente −como precisa Pedraza-Gómez (2007)-: ―si
se cumplen determinadas condiciones sociales, educativas, laborales y familiares,
las cuales están lejos de ser universales (p. 82)‖, y por establecer las razones de
la adhesión de varios sectores sociales al consenso abolicionista propuesto por el
Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) de la OIT 15,
pues ambos discursos juegan un papel estratégico en la constitución de
hegemonías prácticas y discursivas, desde el Norte hacia el Sur, ya que coinciden
en avalar un esencialismo de la niñez que ignora las condiciones estructurales que
rodean estas prácticas informales infanto-juveniles en los países tercermundistas,
especialmente agravadas por la expansión globalizada del capitalismo neoliberal.

Resulta pertinente discernir cómo se fue instituyendo tal unanimidad, puesto que
la niñez no es una categoría universal o determinada esencialmente por la
biología, sino una construcción social en la que es posible identificar un conjunto
de intervenciones institucionales sobre los niños y la familia que a través de
abigarradas prácticas filantrópicas, médicas, escolares, jurídicas, psicológicas,
gubernamentalmente interesadas −―en regular la conducta de los hombres en un
marco y con unos instrumentos estatales (Foucault, 1999: 210)‖-, se fueron fijando

15
El IPEC sostiene un discurso desarrollista, difícilmente viable dentro de la nueva división internacional del
trabajo que muestra una fuerte caída del trabajo asalariado en el sector industrial, el crecimiento del
desempleo y la subocupación y, la generalización de las más variadas formas de precariedad ocupacional
concomitantes con la generalización de condiciones de pobreza y miseria en el mundo y de la actual crisis
económica mundial:
El programa InFocus [ocho programas internacionales de focalización encaminados a la humanización
del trabajo] se basan en la eliminación progresiva del trabajo infantil. Se impide que los niños
trabajen, ofreciéndoles variantes educativas y fomento del acceso de sus padres a un trabajo digno,
seguro y con ingresos suficientes. Se centra en las formas más inaceptables del trabajo infantil,
discriminando positivamente la dimensión del género: las niñas que trabajan en condiciones
intolerables y el trabajo encubierto en situaciones como el comercio sexual y el servicio doméstico.
La eliminación del trabajo infantil es un fin en sí mismo y un instrumento para promover un
desarrollo económico y humano, que permitirá promover los ideales de un trabajo digno y mitigar la
pobreza. Supone también que el desarrollo eleva los ingresos familiares, fomenta un mejor acceso a
la educación y crea puestos aceptables para los familiares adultos, todo lo cual contribuirá a acabar
con el trabajo infantil. (OIT, 1999)

29
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

los atributos de sus respectivos regímenes de saber y poder, con los que también
legitimaron sus intervenciones para criar, educar, proteger, controlar, vigilar,
asistir, prevenir, castigar o tutelar la condición de la niñez.

Santos (1998) plantea que una dimensión específica del proceso de globalización
es la internacionalización y transnacionalización del derecho fuera de su base
europea. Consiste en la proliferación reciente de normas e instituciones jurídicas
que superan el ámbito de las sociedades, los estados y los derechos nacionales
−que durante los siglos XIX y XX sirvieron de base a todo el derecho moderno-,
gracias a que las dimensiones espacio-temporales de lo local y lo trasnacional no
existían de manera formal para la teoría política liberal hegemónica. La novedad
del fenómeno estriba en la intensidad de su afirmación en las últimas décadas y
en su articulación con temas políticos decisivos como la democracia y los
derechos humanos, cuya discusión estuvo circunscrita a lo nacional y a los países
centrales del sistema-mundo, pero que durante los últimos cuarenta años,
convirtió a los estados-nación en el centro de la problemática de derechos
humanos, como sus principales violadores o garantes.

También es reciente el fortalecimiento de la dimensión internacional de derechos


humanos y de las luchas sociales en su defensa, gracias a que la globalización
neoliberal económica permitió el surgimiento de poderosos actores internacionales
―privados‖ (empresas multinacionales e instituciones financieras internacionales −
en realidad, formas institucionales de una clase capitalista trasnacional imperial-),
cuyas acciones pueden dar lugar a violaciones masivas de tales derechos, o a que
los derechos humanos aparezcan cada vez más como monopolio de las
corporaciones capitalistas y de los sectores altos y medios de la población, que se
posicionan como sus adalides, como es el caso del Banco Mundial o del Grupo
Telefónica y su programa Proniño que, desde 2005, busca erradicar el trabajo
infantil en Colombia y en otros países de Latinoamérica.

30
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

El discurso de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), lanzado por la ONU


en 2000, se convirtió en el nuevo paradigma de comportamiento de las empresas
multinacionales y de las economías de mercado que necesitan del capital social y
de condiciones extraeconómicas para funcionar y ampliar sus márgenes de
rentabilidad. El aparente humanismo del capitalismo inclusivo, no estriba en actos
altruistas de beneficencia sino en una política de negocios construida sobre los
intereses empresariales y la gestión de cierto tipo de poblaciones con los que las
corporaciones no solo buscan asumir obligaciones comunitarias sino con las que
reclaman su derecho de intervenir en la construcción del espacio público, para lo
cual crean fundaciones corporativas que involucran el empleo de parte de sus
recursos humanos en un ―voluntariado corporativo‖ erigiendo un perfil visible de su
compromiso ciudadano que mejora su imagen de marca al ofertar tiempo,
productos, servicios y actividades con beneficio social o medioambiental a través
del patrocinio de ONG o asociaciones del tercer sector. Según Ramiro y Pulido
(2009), así encuentran ―nuevas fórmulas de negocio inclusivas que ayuden a
convertir en verdaderos clientes a colectivos en riesgo de exclusión (mayores,
discapacitados, personas de bajos recursos, menores, etc.)‖16.

Telefónica destina el 37,5% de su presupuesto en RSC a la educación y un 20% a


actividades artísticas y culturales en diferentes programas, entre los que sobresale
Proniño, ―la ONG más grande que hay en derechos de infancia en América
Latina‖17 y que cuenta con el aval de la OIT y UNICEF. De esta forma se articulan
el compromiso ciudadano individual, con objetivos empresariales y comunitarios
trasnacionales y estratégicos, al tiempo que se realizan procesos sistemáticos de
medición de las expectativas de sus grupos de interés, se establece una cercanía
con las comunidades locales, se impulsan programas de combate contra la
pobreza o la investigación social. Proniño es uno de los programas sociales de la
Fundación Telefónica, desarrollado en 13 países para la erradicación sostenible y

16
Entrevista de los autores a Alberto Andreu, director de Reputación Corporativa de Telefónica, “Hay que
pasar de comunicar la RSE a gestionar la RSE”, en: Diario Responsable, 14 de julio de 2008.
17
Entrevista de los autores a Claudia Aparicio, directora de la Fundación Telefónica en Colombia, Bogotá,
julio de 2008.

31
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

progresiva de las peores formas de trabajo infantil en el área antes de 2015 y de


todo trabajo infantil antes del 2020. Telefónica define el plan estratégico, gestiona
los procesos regionales y establece convenios institucionales para fortalecer el
programa y, a través de sus filiales, seleccionando y coordinando a 108 ONG
ejecutoras del programa con más de 5000 profesionales de distintas disciplinas
que trabajan en ellas. La red se completa con la participación activa de 4092
escuelas y 607 centros de atención (un total de 4699 centros educativos) en los
que se desarrolla el programa.18 En 2008, Telefónica puso en práctica un proyecto
destinado a proporcionar a los centros educativos Proniño toda la experiencia en
el ámbito de la educación y las Tecnologías de la Información y las
Comunicaciones (TIC) que ha ido acumulando a través del programa y portal
global EducaRed: ―conseguimos diversos resultados: un enorme ROI [retorno de
la inversión] a través de las noticias generadas en medios de comunicación
convencionales; aunque, quizás más importante es la repercusión que hemos
conseguido a través de los nuevos medios de comunicación‖19. La RSC al tiempo
que posiciona una imagen de marca alrededor de una sensible problemática social
–antes asociada como una responsabilidad de los Estados y de las familias-,
localiza una oportunidad para hacer relaciones públicas estableciendo alianzas
con agentes públicos, privados y del tercer sector, así como otros modos de
fidelizar el consumo de sus productos y servicios en clientes cada vez más
jóvenes20 o con tendencias de consumo crítico que impulsan sus decisiones de
compra de productos con precios más altos, pero asociados a valores de
responsabilidad social y ecológica de los productores.

Santos (1998), asimismo aclara que el Estado-nación y el sistema interestatal son


formas políticas centrales del sistema-mundo capitalista, pero lo nuevo es que

18
Cf. Tríptico del Programa Proniño, Fundación Telefónica 2011, disponible en:
http://www.fundacion.telefonica.com/es/pronino/media/pdf/folleto_pronino.pdf.
19
Entrevista a Claudia Aparici, Op. cit.
20
Telefónica establece alianzas duradera con sectores académicos relacionados con cuestiones educativas y
de la salud pública, editó en español la investigación mundial de Manuel Castells publicada por el MIT en
2006 en donde se analizan las transformaciones socio-culturales y económicas producidas por las
comunicaciones inalámbricas, sobre todo la telefonía móvil, impulsada principalmente por los jóvenes y la
familia como modo de reducción de la “brecha digital”.

32
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

está siendo doblemente descentrado por el surgimiento de procesos políticos


infraestatales y supraestatales muy poderosos, que se volvieron campos
inherentemente disputados, porque el Estado mismo también está organizando su
propio descentramiento con las políticas que buscan el regreso a la comunidad o
su revitalización. Y tal descentramiento ocurre como una degradación de los
servicios estatales (educación, vivienda, salud, seguridad social), pero a la vez,
con una expansión de los servicios simbólicos estatales (nacionalismo, política
como espectáculo, Estado como centro imaginario coherente y cohesivo de las
sociedades y socialidades fragmentadas por las desigualdades de ideológicas y
prácticas entre razas, etnias, géneros y generaciones). También porque el
desmantelamiento de los estados de bienestar coexiste con la expansión del
bienestar social y las redes de seguridad a favor de las empresas y los capitales
transnacionales.

Lo que Santos llama ―cosmopolitismo‖ es un importante vector de


transnacionalización de luchas potencialmente anticapitalistas, cuya política es la
autodeterminación y la autonomía y su ideología es la emancipación de ―modelos
de desarrollo‖ hegemónicos. Son luchas por derechos colectivos especiales y por
la regulación local autónoma dentro de áreas territorialmente definidas (pp. 152-
153). En este cosmopolitismo cabrían los esfuerzos por organizar y movilizar un
movimiento mundial de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores (NATs) como
producto de la colaboración transnacional de diversas ONG, agencias de
cooperación, universidades, académicos, iglesias y sindicatos que realizan
eventos locales, nacionales, regionales y mundiales, involucrando la constitución
de redes de organizaciones y el uso de las nuevas tecnologías de información y
comunicación (Cf. MOLACNATs, 2007).

Tras el surgimiento y desarrollo de múltiples formas de transnacionalización


jurídica, internacional y nacional, fundamentadas en la nueva ―doctrina de la
protección integral‖, con este mandato internacional se procura ampliar el estatus
de ciudadanía al universo de la infancia, evitando desde este ―fundamento‖

33
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

etnocéntrico la desinstitucionalización de la familia, la pérdida de la vigencia del


régimen de escolarización y una temprana adultización de la infancia otra: la de
los sectores populares, campesinos e indígenas.

De allí que la situación específica del ámbito laboral de la infancia trabajadora es


un tópico cada vez más regulado de manera explícita y sistemática en el mundo.
La precariedad del trabajo y el desempleo impiden liquidar ese tópico de manera
definitiva. No se trata meramente de un problema de vulneración de derechos, de
la protección de los niños de la explotación de los adultos o de la protección de los
adultos de la peligrosidad de los niños, pues hay muchos factores asociados como
la complejidad de la estructura social latinoamericana (y de otras regiones del sur),
la falta de voluntad política y el inveterado proceso de exclusión en el que han
permanecido las poblaciones subalternas desde el régimen de la conquista y la
colonia hispano-portugués.

Tras la caída del muro de Berlín en 1989, los intereses del capital y del trabajo
sufrieron un nuevo redimensionamiento con los nuevos escenarios de
liberalización creciente del comercio mundial y la preocupación por la aplicación
efectiva de los convenios internacionales para la protección de los derechos
fundamentales sobre la libertad sindical, la negociación colectiva, la discriminación
en todas sus formas y la prohibición del trabajo de los niños en el centro de la
agenda internacional.

Una ONG muy influyente respecto de la erradicación del trabajo infantil es la Liga
Contra la Esclavitud para la Protección de los Derechos del Hombre (Anti-Slavery
International), considerada una organización consultiva de la OIT. En 1975 inició
una campaña internacional contra el trabajo infantil a raíz del trabajo esclavo de
los niños en Marruecos y a mediados de la década de los 80 participó en el primer
seminario sobre el trabajo infantil convocado por la ONU y en el estudio de Unicef
sobre los niños en circunstancias especialmente difíciles, también recomendó la
designación del investigador AbdeIwahab Bouhdiba como relator especial de la

34
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección a las Minorías de la


ONU, él fue quien redactó en 1982 el informe ―La explotación del trabajo de los
niños‖, donde recomendó adoptar una estrategia global de lucha contra la
explotación del trabajo infantil, un plan de acción a cinco años, una extensa
campaña por los medios de comunicación que creía más efectiva que docenas de
estudios, también consideró que la erradicación era responsabilidad de los
Estados pero con asistencia y apoyo internacional y recomendó la realización de
un seminario para encontrar los medios para eliminar la explotación infantil en
todas las partes del mundo.

Ese seminario se realizó en Ginebra entre octubre y noviembre de 1985, donde se


señaló la ineficacia de las acciones internacionales para la reducción y
erradicación del trabajo infantil porque sólo un 20% de los estados miembros de la
OIT habían ratificado el Convenio 138 sobre la edad mínima de admisión al
empleo, también la falta de financiación de la OIT y la desconexión entre sus
actividades normativas y la incoordinación de todas las agencias de cooperación
técnica, así como la no integración de los derechos humanos en las estrategias y
programas del desarrollo. Se recomendó que PNUD, FAO y Banco Mundial
desarrollaran políticas sobre el tema y que Unicef contribuyera examinando las
políticas relativas a los niños en circunstancias especialmente difíciles.

Además de la OIT y la Liga, otras instituciones internacionales empezaron a


trabajar en este campo con mayor intensidad, en particular: Unicef, el Banco
Mundial y la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, incrementando el apoyo
a la investigación académica sobre el trabajo infantil, el vínculo con los medios de
comunicación, la sociedad civil, grupos de consumidores, el ―movimiento de
Responsabilidad Social Corporativa‖, así como la movilización de recursos y
voluntades políticas de los gobiernos del Norte y del Sur respecto del problema.
(Fyfe, 2007)

35
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Unicef surgió como resultado de la proclamación en 1946 de una nueva ética de


protección y cuidado para la infancia europea desplazada, refugiada y en situación
de riesgo por efecto de la Segunda Guerra Mundial. De ser un fondo de
emergencia y una solución local asistencial, se transformó durante los 15 años
posteriores a la llamada ―era poscolonial‖ en un organismo dedicado a propalar las
ideas del desarrollo, so pretexto de luchar contra el hambre, la enfermedad, para
defender los derechos de la infancia a nivel mundial y para erradicar la pobreza,
según el llamado formulado por Kennedy a la ONU en 1963.

Hasta la década de los años 60 el interés internacional se limitaba a relacionar el


trabajo infantil y la educación; en ese sentido, la XIV Conferencia Internacional
sobre Educación Pública, celebrada en Ginebra en julio de 1951 bajo los auspicios
de la Unesco, adoptó una recomendación que destacaba la articulación entre la
educación obligatoria y la eliminación del trabajo infantil.

Pero 1961 la ONU decidió que los sesenta serían el Decenio del Desarrollo, ―lo
que junto a nociones más convencionales de inversión económica, también incluía
un cierto grado de fervor moral y humanitario‖, dado que: ―resultaba moralmente
inaceptable que una parte de la humanidad viviera en la abundancia mientras la
otra vivía en la penuria. Pero también había consideraciones de orden estratégico
en la confrontación ideológica entre el Este y el Oeste la promesa de alivio a la
pobreza era un arma desplegada para esclarecer alianzas‖ (UNICEF, 2006: 11).

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD se creó mediante la


fusión del Programa Ampliado de Asistencia Técnica de las Naciones Unidas,
instituido en 1949, y el Fondo Especial de las Naciones Unidas, establecido en
1958 para promover el crecimiento de las infraestructuras y la industrialización en
los países tercermundistas. UNICEF encontró un punto de inflexión para el
desarrollo de sus políticas en un estudio especial sobre las necesidades de la
infancia realizado en 1960 donde se integraron informes avanzados de la OMS
(salud y nutrición), la FAO (nutrición), la OIT (trabajo y sustento), UNESCO

36
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

(educación) y la Oficina de Asuntos Sociales de las Naciones Unidas (bienestar


social). El informe final, La situación de la infancia de los países en desarrollo
―representó un hito en la perspectiva de las naciones sobre cómo ayudar a sus
ciudadanos más vulnerables‖ (UNICEF, ídem).

En ese informe, el discurso desarrollista entrelazó los factores económico-sociales


con la satisfacción de necesidades humanas durante las diversas fases de la
infancia y la adolescencia dentro de los planes nacionales de desarrollo, como
forma de constituir el ―capital humano‖ de los países y bajo el conocido lema del
siglo XX: ―los niños primero‖.

Este descubrimiento de la valoración del niño como otro núcleo de la institución


del desarrollo, en tanto que discurso de dominación política y cultural
contemporánea, le permitió a UNICEF ensayar nuevas formas de despliegue de
sus operaciones en los países; sus representantes dejaron de concentrase en los
departamentos de los Ministerios de Salud y Bienestar Social para entrar a
trabajar con todos los sectores del gobierno a fin de analizar dentro de los
organismos de planificación nacional la situación de la infancia y haciendo
necesaria la participación de los institutos de investigación, la organización de
encuestas nacionales y los estudios de planificación, con todas las actividades
apoyadas por UNICEF.21

Otro gran cambio consistió en dejar de segmentar las necesidades de la infancia


de las de sus progenitores y educadores, surgiendo así un abordaje integral del

21
Como describió Escobar (1996), los primeros años de la década del 70 fueron el periodo de gestación de la
estrategia de planeación y de las políticas de alimentación y nutrición en diversos lugares del mundo. El
funcionamiento del Proyecto Interagencial de Promoción de Políticas de Alimentación y Nutrición
(PIA/PNAN) creado por Unicef en 1971 y apoyado en algunos países con fondos y asistencia técnica de
agencias como la FAO y la USAID, fue “crucial para la difusión de la nueva ortodoxia de la planeación
alimentaria y nutricional en América Latina”. Escobar también resalta que una característica de estas
intervenciones planificadas es que pese a ser exógenas a las situaciones sociales y políticas, sin embargo,
“dicen requerirlas”, pues los planificadores interpretan sus intervenciones “como remedios benéficos
puestos en una herida externa por la mano del gobierno o la comunidad internacional”. Al tiempo se
construía un régimen de representación de la mujer, el campesino y del medio ambiente para agenciar el
“desarrollo rural integrado”, “la incorporación de las mujeres al desarrollo” y el “desarrollo sostenible”.

37
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

niño y la niña, superando las preocupaciones por los aspectos relacionados con su
bienestar físico. El gobierno de la infancia necesitaba atender también sus
necesidades intelectuales y psicosociales, lo que significó que las políticas de
UNICEF comenzaran a proporcionar fondos a partir de 1961 para la educación
formal y no formal.

Así las necesidades de los pobres, y en el caso de UNICEF, las necesidades de


los niños y niñas pobres, convirtieron el desarrollo en el núcleo central de la
agenda y campo de acción de las organizaciones del sistema de Naciones Unidas,
no solo atendiendo esferas tradicionales como alimentación, nutrición y la salud
materno-infantil, sino también otras nuevas como educación, actividades de las
mujeres, abastecimiento de agua y saneamiento ambiental.

En los 80, como resultó incorrecta la idea de que la transferencia de capital y de


conocimientos técnicos permitiría salir rápidamente de la pobreza masiva, los
estudiosos del desarrollo prepararon el rediseño de sus políticas enfocadas en la
satisfacción de las necesidades básicas y en el ―crecimiento con redistribución‖ de
los más pobres, como propuso en 1972 McNamara como presidente del Banco
Mundial. Esta perspectiva de los servicios básicos se apuntaló con la celebración,
en 1979, del Año Internacional del Niño, al cumplirse los 20 años de la Declaración
de los Derechos del Niño, lo que dinamizó los primeros estudios nacionales sobre
nutrición, enfermedades inmunoprevenibles, niños huérfanos o sin supervisión
parental, refugiados y discapacitados por las guerras de República de Corea,
Vietnam, y en el caso de Colombia, Brasil y Ghana, niños de la calle.

El tercer decenio desarrollista sobrevino en 1982 ante la crisis de la deuda externa


el nuevo lema de Unicef fue ―proteger a grupos de población vulnerable‖ de los
países en desarrollo para un ―ajuste con rostro humano‖, lo que incorporó a la
UNICEF al proceso de decisión de las políticas sociales y económicas puesto que
los ―ajustes estructurales‖ exigidos por el FMI y el Banco Mundial a los países para
el gravoso pago de la deuda, recortaron el gasto público gubernamental,

38
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

eliminaron los subsidios y abrieron las economías a la inversión extranjera de la


época neoliberal, afectando al sector social, principalmente a la salud y la
educación, con repercusiones desmedidas sobre los pobres. En ese mismo año
Unicef decidió convertir las tasas de mortalidad infantil en un nuevo instrumento
del desarrollo de los países, para lo que se abordó un trabajo con cuatro técnicas
poco costosas en favor de la supervivencia del niño22 que con posterioridad
incluyeron la noción del desarrollo infantil. Unicef cuestionó la forma de
implementación de las políticas de ajuste con el estudio ―Efectos de la recesión
mundial sobre la infancia‖ publicado en 1984, recomendando preservar los niveles
mínimos de nutrición y de los ingresos familiares, así como ofrecer una estructura
de seguridad para la salud y educación básica de la infancia ante un incremento
de la mortalidad infantil y del número de nacimientos de bajo peso, el aumento de
la desnutrición, la incidencia de las enfermedades y la discapacidad mental y
física.

Las estimaciones de Unicef sobre esta ―revolución en pro de la supervivencia‖ es


que se salvaron unos 12 millones de niños y niñas, pero lo más importante es que
se logró posicionar a la infancia como bastión para revitalizar la desfallecida causa
del desarrollo humano.

Estas formas de gobernar las constantes de la vida biológica de la infancia y de


los sectores pobres o vulnerables de la población no están desligadas de los
modos de gobierno de las conductas y formas de pensar a los otros y a sí mismos
de la población-público a quien se dirigen tales intervenciones. El público tomado
en sus opiniones por la argumentación académica, por la persuasión subjetiva de
los estudios y la difusión publicitaria de las campañas en los medios y mediante
varias agencias sociales reeditoras de un mismo discurso, hace de las cifras
estadísticas una realidad mensurable, calculable y previsible. Es una
gubernamentalidad que no influye en las sociedades de seguridad sólo a través

22
Vigilancia del crecimiento, rehidratación oral ante la diarrea, lactancia materna y vacunación contra seis
tipos de enfermedades inmuno-prevenibles: tuberculosis, difteria, tos ferina, tétanos, polio y sarampión.

39
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

del disciplinamiento legal y punitivo de cuántos cuerpos o individuos pueden morir,


vivir o malvivir, sino mediante un poder pastoral ejercido a distancia sobre posibles
acciones, que no son reducibles al individuo o a la subjetividad en cuestión, sino
que opera más bien sobre las reglas del juego, que en este caso, es el ambiente o
los marcos tornadizos de opinión, sobre qué casos o situaciones de la infancia se
fragilizan discursivamente para que acudan solícitas las instancias de cuidado y
atención, según sean las eventualidades sociopolíticas de cada periodo: los más
pobres, vulnerables, desempleados, precarios, en circunstancias difíciles, en las
peores formas…, pero sin perder nunca de vista la producción renovada de la
verdad del mundo deseable del desarrollo, que al tiempo que nos promete
condiciones ideales de vida, nos avasalla.

Ese énfasis en la supervivencia infantil provocó un cuestionamiento en la junta


ejecutiva de Unicef respecto de la importancia de los derechos de los niños y de
proporcionar servicios básicos, como parte de una estructura de protección a los
niños en circunstancias especialmente difíciles que incluía a los niños trabajadores
y de la calle. En ese sentido, la Unesco solicitó priorizar la relación entre
educación y trabajo infantil por sus implicaciones respecto de la escolaridad
obligatoria, la formación y el aprendizaje.

Como efecto de las políticas de ajuste estructural aconsejadas por el Consenso de


Washington, América Latina ingresó al siglo XXI con un tercio de su población
(150 de sus 450 millones de habitantes) en condición de pobreza, con ingresos
inferiores a los dos dólares diarios. Casi 80 millones de personas en condición de
miseria, con ingresos inferiores a un dólar diario. Mientras que la décima parte
más rica de la población recibe el 48% de los ingresos totales, la décima parte
más pobre solo percibe el 1,6%. (Casilda, 2005). El Banco Mundial declaró extinto
ese Consenso durante el World Economic Forum de Río de Janeiro en 2002,
donde su director dijo haber aprendido que los países no pueden ser juzgados
exclusivamente por los indicadores económicos, sino también medidos por los
indicadores sociales.

40
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

En septiembre de 1990 tuvo lugar en Nueva York la Primera Cumbre Mundial de la


Infancia donde participaron los Jefes de Estado de todo el mundo, firmando la
Declaración Mundial sobre la Supervivencia, la Protección, el Desarrollo del Niño y
su Plan de Acción. Así se involucró UNICEF con los ―niños en circunstancias
especialmente difíciles‖ sin que se discutiera todavía el enfoque de derechos,
refiriéndose a: huérfanos, niños de la calle, refugiados, desplazados, víctimas de
la guerra y de los desastres, hijos de trabajadores migratorios y otros grupos en
situación desventajosa, niños trabajadores, niños prostituidos, abusados sexuales
y otras formas de explotación, niños con discapacidades, delincuentes juveniles y
víctimas del apartheid y la ocupación extranjera.

Todas estas construcciones y modos de clasificación del niño subdesarrollado,


asumen implícitamente un estatuto moderno y occidental de la niñez, coincidiendo
en producirle una identidad característica de un sujeto sometido por el control y la
dependencia: pobre, pleno en necesidades y problemas, débil e incapaz ante las
circunstancias, desprovisto de opciones y de libertad de acción, sin ninguna
posibilidad de resignificar la única posición que parece poder ocupar como
individuo y como colectivo: ser víctima y objeto de intervención y ayuda.

Fue así como en el decenio de los 90, el trabajo infantil terminó revelándose como
un problema social de escala internacional, lo que se consiguió finalmente con el
creciente interés por los derechos humanos (como la Cumbre Mundial sobre
Desarrollo Social de 1995 y la Convención de los Derechos del Niño de 1989) que
se convirtió en un nuevo paradigma del desarrollismo, también influyó la
perspectiva feminista en favor de los derechos de la mujer y el movimiento por
unas normas de trabajo justas en la economía mundial ante la violación
generalizada de los derechos de los trabajadores en la economía globalizada.

En ese mismo año de 1990, la OIT y Unesco terminaron por coincidir en que el
trabajo infantil es un gran impedimento para la educación y la adquisición de los

41
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

conocimientos básicos, porque reduce las posibilidades de percibir ingresos


durante la vida y limita las posibilidades de ascenso social. Al reducirse el número
de personas capacitadas y educadas, también se obstaculiza el desarrollo
económico a largo plazo de los países. Por su parte, el gobierno alemán decidió
financiar durante cinco años el programa de la OIT, lo que auspició la creación del
Programa IPEC para promover un movimiento mundial contra el trabajo infantil,
presionar el compromiso de la sociedad y de los gobiernos así como de apoyar
medidas donde existiera disposición política.

Desde una perspectiva eurocéntrica, el llamado ―consenso mundial‖ sobre la


erradicación del trabajo infantil, construido alrededor de los niños como titulares de
derechos, no sólo señala un resurgimiento de la actitud alcanzada con las
primeras campañas abolicionistas nacionales de principios del siglo XIX, en los
países industrializados y en algunos estados socialistas gracias al desarrolló de un
soporte económico, social y cultural y de la paulatina edificación de una moratoria
social para niños y jóvenes que aunque disimétrica entre clases sociales y más
para los varones que para las mujeres, permitió para ciertos rangos etáreos la
educación obligatoria y gratuita, una tutela del Estado de bienestar, y un periodo
de vida dedicado al estudio, el juego y de preparación para el mundo del trabajo.
Se expresa así una sensibilidad, que es parte de un sistema de valores hacia la
niñez, que pretende globalizarse principalmente por vía de la transnacionalización
del discurso de los derechos humanos, pero abstrayendo las condiciones
generales del trabajo de las familias y de los niños y la particular fuerza con que se
hacen sentir las condiciones de dominación, exclusión y subordinación del
capitalismo global imperial en África, Asia y Latinoamérica.

Por otra parte, como resalta Liebel (2010), a diferencia de otras convenciones
internacionales (por ejemplo, el Convenio de la OIT No. 138 sobre la edad mínima
de admisión al empleo aprobado en 1973), la CIDN en su artículo 32 no se opone
de manera global al trabajo de niñas y niños, sino que subraya el derecho de los
niños a ser protegidos contra la explotación económica de todas las actividades

42
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

que puedan ser perjudiciales para su educación, salud y desarrollo psicosocial. Sin
embargo, el discurso abolicionista ha optado por una prohibición generalizada del
trabajo de las niñas y los niños, desconociendo otras cosmovisiones, nociones y
valoraciones de la infancia, el trabajo, la propiedad y la participación social, pese a
que son derechos culturales de las minorías étnicas y los pueblos indígenas.

En 1994, la OIT y Unicef se reunieron en Nueva York para intentar institucionalizar


su relación sobre las preocupaciones comunes de la educación básica y el trabajo
infantil, así como para acordar un marco de políticas comunes. Esto se percibió
como un paso hacia la colaboración interinstitucional eficaz que implicaría a la
Unesco, el Banco Mundial y la OMS. Esta iniciativa, proveniente del Centro de
Investigación Innocenti de Unicef, en Florencia, no fue apoyada. Sin embargo este
centro de investigación promovió una enorme variedad de publicaciones sin
precedentes (algunas realizadas en colaboración con la OIT). (Fyfe, 2006)

También ha contribuido a la generalización del consenso abolicionista, el


incremento, desde comienzos del siglo XX, de los estudios sobre lo infantil en el
mundo. Sus resultados han tenido cada vez mayor difusión en los medios de
comunicación, y también se ha ido produciendo una creciente sensibilización de la
opinión pública internacional a las condiciones de explotación, con casos como el
del niño pakistaní Iqbal Masih, esclavizado por las deudas de su padre en una
fábrica de alfombras y asesinado en 1995 tras la denuncia de su condición con el
apoyo del sindicato Bhatta Mazdoor Mahaz. Se convirtió en un símbolo de la lucha
contra la explotación infantil por lo que en 1994 recibió el "Premio Reebok a la
juventud en acción", instituido para reconocer las actividades a favor de la infancia
y otorgado por esta multinacional, que en 1995 fue acusada, junto con Nike, de
emplear mano de obra infantil en Pakistán.

A los cincuenta años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos


(ONU, 1948) tuvieron lugar en 1997 dos Conferencias Internacionales sobre
Trabajo Infantil; en Ámsterdam, en febrero, se examinó el papel desempeñado por

43
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

la cooperación internacional con la participación de la OIT, UNICEF y de los


ministros de Cooperación para el Desarrollo, Trabajo, Educación, Asuntos
Sociales y Justicia de 40 países industrializados y países en desarrollo, acordando
finalmente la eliminación de las formas más intolerables del trabajo infantil. 23 En
Oslo se adoptó una agenda de acción que estableció que: ―los países deben
encaminarse progresivamente hacia la eliminación de todo trabajo infantil que
desempeñen los niños en edad escolar (según la legislación de cada país),
incluyendo cualquier actividad que interfiera con el desarrollo y educación de los
niños‖. (OIT, 1997)

El movimiento de los NATs hizo presencia en las reuniones preparatorias de


ambas Conferencias y respecto del Convenio 182 alertó sobre las implicaciones
negativas para miles de niñas, niños y adolescentes trabajadores, por el diseño de
políticas represivas en algunos de los países que criminalizarían la realidad social,
cultural y económica de la gran mayoría de las familias. Eso lo han comprobado, la
persecución, la estigmatización y las permanentes redadas sobre el trabajo de las
niñas, niños y adolescentes de los sectores populares en países como Colombia,
Perú, Paraguay y Guatemala, donde la erradicación mundial hace aflorar
consignas represivas como ―mano dura‖ o ―cero tolerancia‖ contra el trabajo
infantil, que generan acciones policivas y una clandestinización de las
ocupaciones, por ejemplo, realizándolas en horarios nocturnos. Tanto el seminario
en Tronheim (Noruega, 1997) como las reuniones de ministros de trabajo en
Ámsterdam y Oslo contaron con la presencia de delegados NATs de América
Latina, Asia y África. La presencia en Oslo fue conflictiva debido a la exigencia de
participación de los niños organizados y sindicalizados en paridad de condiciones
con los representantes de sindicatos y empresarios.
23
En ese año las estimaciones estadísticas de la OIT reportaban más de 250 millones de niños de 5 a 14 años
de edad que trabajan en el mundo, tanto en los países ricos como en los pobres, ya que aún no se incluían los
que llevan a cabo regularmente actividades no económicas como la prestación de servicio doméstico en los
hogares de sus padres o tutores. Sin embargo, a juicio de Kaushik Basu (1999), la visibilidad adquirida por la
causa del trabajo infantil no se explica por un empeoramiento de las condiciones de la niñez, pues
proporcionalmente las cifras parecen estar disminuyendo desde 1950, aunque no hay consenso sobre el tema,
parece que la obligatoriedad educativa parece ser más efectiva que la prohibición del trabajo, pero parece
haber sido más determinante la manera como la comunidad internacional atendió los impactos
socioeconómicos de la globalización en los noventa.

44
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

La gran ofensiva mundial contra el trabajo infantil se inició en firme como política
global con la creación en 1992 del Programa Internacional para la Erradicación del
Trabajo Infantil (IPEC), como el programa de cooperación técnica más grande de
la OIT, con el objetivo de prevenir y erradicar la explotación económica de niños,
niñas y jóvenes, fortaleciendo la capacidad de los países para enfrentarla,
sensibilizando a la población sobre los riesgos y consecuencias de esta situación
irregular y brindando atención integral a los niños que trabajan y a sus familias y
comunidades.

Así empezaron a tener lugar otra serie de denuncias en 1996 contra las
multinacionales Wal-Mart, Store5 Inc., Kmart Corp. y J. C. Penney Co. por el
empleo de mano de obra de menores en países del Tercer Mundo, lo que dio
origen a ocho meses de negociación entre el Presidente Clinton, los sindicatos y
los representantes de Grupos de derechos humanos para conseguir un código
ético de comercio.

En el Estado Mundial de la Infancia de 1997 UNICEF reconoció cuatro mitos


acerca del interés por la eliminación del trabajo infantil: que el trabajo infantil es un
problema circunscrito al mundo en desarrollo, que es un problema que surge
inevitable y naturalmente de la pobreza, que la mayor parte de los niños
trabajadores están en talleres explotadores elaborando productos baratos para la
exportación a los grandes almacenes del mundo rico, y que existen soluciones
sencillas que lo eliminará de una vez por todas, tales como las sanciones
comerciales o el boicoteo (p. 18).

En diciembre de 2000 la Organización Internacional del Trabajo (OIT), UNICEF y


el Banco Mundial iniciaron el proyecto de investigación interagencial Entendiendo
el Trabajo Infantil (Understanding Children's Work, UCW), guiado por la Agenda de
Acción de Oslo aprobada por unanimidad en la Conferencia Internacional de 1997
sobre el trabajo Infantil, donde se sentaron las prioridades mundiales en la lucha

45
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

contra el trabajo infantil. Esta Agenda identificó la necesidad de mejorar los datos
e información estadística y la investigación sobre trabajo infantil para entender las
diferentes dimensiones del fenómeno, pidiendo una mayor cooperación
internacional en la determinación de enfoques políticos comunes para abordarlo.
UCW inicialmente financiado por contribuciones de Finlandia, Noruega, Suecia, y
actualmente de Italia y el Ministerio de Trabajo de los Estados Unidos. Este
programa inter-relaciona cinco componentes: a) Medición del trabajo infantil;
b) Investigación sobre las respuestas políticas; c) Evaluación del impacto; d)
Apoyo a la investigación y formulación de políticas nacionales; y e) Difusión de los
resultados de las investigaciones.

Así ingresó formalmente el Banco Mundial a este tema, lo que muestra que siendo
el actor internacional más importante en materia de definición de la educación y
las políticas macroeconómicas del desarrollo social, y con el auspicio financiero de
Alemania, los Países Bajos, Noruega y los Estados Unidos, esta
transnacionalización del derecho presionará en los próximos años por la
movilización y el trabajo cada vez más sinérgico de la ONU y de otras agencias
multilaterales junto con las actividades de préstamo, el trabajo con los ministerios
de planificación y finanzas de los gobiernos nacionales, y la estructura empresarial
en pos de un movimiento mundial de erradicación más eficaz a nivel local,
nacional y global.

De otra parte, desde 1998 la investigación estadística ha cobrado cada vez más
un papel definitivo para la producción de datos e información cualitativa globales
centralizados sobre el trabajo infantil en todas sus formas. Aproximadamente cada
cinco años se reúne la Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo. Este
dispositivo está dirigido por el Programa de Información Estadística y de
Seguimiento en materia de Trabajo Infantil (SIMPOC) y tiene como principales
objetivos: evaluar su índole y magnitud mediante encuestas nacionales en las
economías desarrolladas ―o en transición‖; promover la concientización de la
población; suministrar información sobre políticas, programas de intervención y

46
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

reglamentaciones; así como ayudar a establecer objetivos y prioridades para


luchar contra el trabajo infantil.

Tabla No. 1
Estimaciones regionales del trabajo infantil en 2008 (grupo de edad de 5 a 17 años)24

Total de niños Niños ocupados Niños que realizan trabajos


Niños trabajadores
peligrosos
(miles) (miles) (porcentaje) (miles) (porcentaje) (miles) (porcentaje)
Mundo 1.586.288 305.659 19.3 215.269 13.6 115.314 7.3
Asia y el Pacífico 853.895 174.450 20.4 113.607 13.3 48.164 5.6
América Latina y el Caribe 141.043 18.851 13.4 14.125 10.0 9.436 6.7
África Subsahariana 257.108 84.229 32.8 65.064 25.3 38.736 15.1
Otras regiones 334.242 28.129 8.4 22.473 6.7 18.978 5.7

Fuente: OIT, 2010: 10.

En 2010, en La Haya, Holanda, la OIT estableció una Hoja de Ruta con la que
enunció la necesidad de "aumentar de manera fundamental" los esfuerzos
mundiales para eliminar las peores formas de trabajo infantil en 2016. En su

24
La 18ª Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo (CIET) estableció que en las nuevas
mediciones del trabajo infantil se distinguen tres formas principales: a) niños y niñas ocupados en la
producción económica, que realizan cualquier actividad dentro de la frontera de producción del Sistema de
Cuentas Nacionales (SCN) durante al menos una hora en el transcurso del período de referencia. Abarca toda
la producción para el mercado y ciertos tipos de producciones no comerciales (principalmente la producción
de bienes y servicios para uso propio), además, formas de trabajo en los sectores formal e informal, así como
dentro y fuera del contexto familiar; el trabajo a cambio de una remuneración o beneficios (en efectivo o en
especie, a tiempo parcial o a tiempo completo), o el trabajo doméstico (remunerado o no remunerado) fuera
del propio hogar para un empleador, durante horarios prolongados, en un medio insalubre que supone la
manipulación de equipos peligrosos o cargas pesadas y en lugares peligrosos; b) niños y niñas que se
encuentran en trabajo infantil dentro de la frontera de producción del SCN, comprende a los niños ocupados
en las peores formas de trabajo infantil y a los niños ocupados en la producción económica por debajo de la
edad mínima, salvo los que realizan trabajo ligero permitido, si procede. Se trata de un concepto más
restringido que el de los «niños ocupados en la producción económica», exceptuando todos aquellos que sólo
trabajan unas cuantas horas por semana en trabajos ligeros permitidos y los que se encuentran por encima de
la edad mínima y realizan formas de trabajo no clasificadas como «trabajos peligrosos» o como peores formas
de trabajo infantil; c) trabajo peligroso realizado por niños y niñas, cualquier actividad u ocupación que, por
su naturaleza o características, tiene, o puede producir, efectos perjudiciales para la seguridad, la salud (física
o mental) y el desarrollo moral de la infancia, tales como horarios prolongados o nocturnos, trabajos en que el
niño queda expuesto a abusos de orden físico, psicológico o sexual, trabajos bajo tierra, bajo el agua, en
alturas peligrosas o en espacios cerrados, trabajos que se realizan con maquinaria, equipos y herramientas
peligrosos, o que conllevan la manipulación o el transporte manual de cargas pesadas, los trabajos realizados
en un medio insalubre en el que los niños estén expuestos, por ejemplo, a sustancias, agentes o procesos
peligrosos, o bien a temperaturas o niveles de ruido o de vibraciones que sean perjudiciales para la salud. Con
frecuencia, el trabajo peligroso realizado por menores se considera como una variable representativa de las
peores formas de trabajo infantil, porque sigue resultando difícil obtener datos nacionales fiables sobre las
peores formas de trabajo infantil distintas del trabajo peligroso, como el trabajo en régimen de servidumbre y
el trabajo forzoso, o la explotación sexual con fines comerciales, y porq ue los niños que realizan trabajos
peligrosos constituyen la gran mayoría de los menores que son víctimas de las peores formas de trabajo
infantil (por lo menos un 90 por ciento). (OIT, 2010: 6)

47
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

informe global sobre el tema, la OIT indicó que la cifra internacional de niños
trabajadores disminuyó de 222 millones a 215 millones durante el período 2004-
2008, lo cual representa un 3%. El mayor progreso se reporta entre niños y niñas
de cinco a 14 años, grupo en el cual el número disminuyó en un 10%. Sin
embargo, entre jóvenes de 15 a 17 años aumentó en un 20%, de 52 millones a 62
millones. En el informe Incrementar la lucha contra el trabajo infantil, la OIT se
muestra pesimista al advertir que el propósito de 2016 será incumplido de no
adoptarse acciones decisivas, lo que contrasta con las evaluación positiva
realizada en 2006, que impulsaron a esa organización a acordar en ese año el
propósito de eliminar las peores formas de trabajo infantil en el término de una
década.
Tabla No. 2
Tendencias mundiales de la actividad económica de los niños por región, 2004 y 2008
(Grupo de edad de 5 a 14 años)
Niños ocupados en Tasa de actividad
Población infantil (miles)
la producción económica (miles) (porcentaje)
2004 2008 2004 2008 2004 2008
Asia y el Pacífico 650.000 651.815 122.300 96.397 18.8 14.8
América Latina y el Caribe 111.000 110.566 11.047 10.002 10.0 9.0
África Subsahariana 186.800 205.319 49.300 58.212 26.4 28.4
Otras regiones 258.800 249.154 13.400 10.700 5.2 4.3
Mundo 1.206.500 1.216.854 196.047 176.452 16.2 14.5

Fuente: OIT, 2010: 12.

El objetivo principal de la Conferencia de la Haya consistió en fortalecer el


movimiento mundial para lograr la ratificación universal de los Convenios relativos
a la edad mínima, las peores formas de explotación laboral infantil y para avanzar
en los esfuerzos para alcanzar la meta de 2016. La OIT excluyó nuevamente a los
movimientos sociales NATs del debate por la que estas organizaciones
denunciaron la Conferencia como violatoria del derecho de participación de la
niñez conforme al artículo 12 de la CIDN y a las observaciones y
recomendaciones del Comité de Ginebra sobre la importancia del cumplimiento de
tal derecho.

Una discusión fundamental enarbolada por los NATs consiste en su rechazo al


Convenio 138 de la OIT que establece una edad mínima para trabajar, como

48
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

discriminatorio y excluyente para los niños que están por debajo de los 14 años,
puesto que los condenan a la ilegalidad y a la informalidad, exponiéndolos a
diversas formas de explotación. Los movimientos NATs consideran que la
utilización, reclutamiento u oferta de niños para la prostitución, la producción de
pornografía o el uso de niños para la realización de actividades ilícitas, en
particular la producción y el tráfico de estupefacientes, tenidos como peores
formas del trabajo infantil, son una flagrante violación de los derechos humanos de
la niñez en tanto que tales situaciones son delitos. Esa operación discursiva de la
OIT que confunde delitos con el ―trabajo‖ se traduce, en últimas, en prácticas
represivas.

Los organismos internacionales han continuado desconociendo la existencia de


estas organizaciones como actores sociales, sujetos políticos y económicos al
afirmar que ―el trabajo infantil es un impedimento para el desarrollo‖ o que ―sin
erradicar las peores formas de trabajo infantil no se alcanzarán algunos de los
principales objetivos del desarrollo del milenio‖, sin examinar las razones de la
crisis económica, social y política que históricamente han vivido los pueblos del
Sur como resultado del modelo económico neoliberal, que condena a millones de
niñas, niños y adolescentes a la pobreza, la marginación y la exclusión. Tal
desconocimiento, es contradictorio con los principios de participación de la niñez
en la elaboración de políticas públicas que los afectan y con las propuestas a favor
de una economía solidaria y de comercio justo donde se desarrollan relaciones
sociales y de producción que no atentan contra la dignidad del ser humano, que
son protectoras del medio ambiente y que promueven la solidaridad entre los
pueblos.25

Los académicos que simpatizan con la causa de los NATs también han mostrado
que el trabajo infantil no es privativo de los países pobres, pero que su prohibición
en los países de la periferia capitalista sí conduce a los niños hacia trabajos más
arriesgados y hacia situaciones delictivas.

25
Cf. Comunicado del MOLACNATs, Barquisimeto (Venezuela), 6 de abril de 2010.

49
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

4. La perspectiva del Movimiento de Niños, Niñas y Adolescentes


Trabajadores, NATs

«Yo no soy pobre, yo trabajo y además tengo mi organización»

Niño trabajador de 12 años de Ciudad de Dios, Lima, Perú.

Cada vez menos, las luchas contemporáneas, son luchas del proletariado
organizado. Las nuevas identidades en conflicto con la opresión neoliberal son
resistencias contradictorias donde se entremezclan distintos tipos de actores
protegiendo la sobrevivencia, la diferencia y la dignidad. Lo inusual con el
movimiento de los NATs es la participación organizada y translocal de los niños y
adolescentes en defensa de un trabajo precario pero sin relegar su condición de
escolares y de hijos. También es paradójico que mientras en el mundo minoritario
de los países desarrollados se anuncia el fin de la sociedad industrial y un nuevo
estatuto social del trabajador en el que la empleabilidad se determina por las
competencias, capacidades y habilidades emocionales, sociales y cognitivas
desarrolladas por un grupo de edad central de donde están excluidos los más
jóvenes y los más viejos, en el sur, los NATs que forman parte de las clases
marginadas y mano de obra de reserva del trabajo fordista, se lucha por tener
derecho a un ingreso para malvivir sin tener las capacidades, la formación o las
calificaciones para obtenerlo. Estas nuevas generaciones cercanas a una nuda
vida en tanto que soporte de procesos de mera sobrevivencia y horizonte de
políticas y regulaciones estatales y globales se han venido convirtiendo en formas
politizadas bajo la perspectiva que se puede vivir con dignidad.

La organización de los niños trabajadores inició en Perú alrededor de movimientos


e iniciativas sociales preocupadas por la infancia marginada y basadas en
conceptos de la Educación Popular y la Teología de la Liberación.

La construcción y adaptación del cristianismo católico como una reflexión teológica


sobre la condición obrera iniciada por la encíclica Rerum novarum en 1891 se fue

50
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

radicalizando en Latinoamérica, como respuesta crítica al lenguaje ambiguo del


Concilio Vaticano II de ―optar por los pobres‖. En 1966, en la décima reunión del
Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), Helder Cámara reclamó como
deber de la Iglesia ―comprometerse en el proceso de concientización de las masas
populares pobres en orden a conseguir su liberación‖ (Lois, 1986: 33). Este tipo de
iglesia adoptó con la Conferencia Episcopal de Medellín en 1968, un punto de
vista de los pueblos periféricos respecto de la estructura social injusta,
reconociendo que la Iglesia debía compartir la condición de los pobres, más allá
de la solidaridad, comprometiéndose con la transformación social de la realidad
latinoamericana y denunciando la violencia institucionalizada de las dictaduras
militares de la época (Gutiérrez, 1971).

A comienzos de los setenta, la Juventud Obrera Cristiana (JOC) –inspirada en el


movimiento del cura obrero José Cardjin- empezó a abrir casas para los niños de
la calle en los barrios más pobres de los alrededores de Lima, acogiendo también
niños y niñas que se ganaban la vida con oficios menudos en los mercados. Pero
en 1976, la Municipalidad amenazó con vender los terrenos donde estaban
situadas esas casas. Se organizó un movimiento de resistencia que movilizó a los
niños, sus padres y a la población simpatizante con esta causa. Además exigían la
instalación de servicios domiciliares básicos en sus barrios, los niños trabajadores
agregaron al pliego reivindicativo el acceso masivo a la salud y a la escolaridad.

En ese contexto se creó la primera organización de niños trabajadores


latinoamericana, el Movimiento de Adolescentes y Niños Trabajadores Hijos de
Obreros Cristianos (MANTHOC), en plena movilización sindical y popular durante
el periodo de la dictadura militar de Francisco Morales Bermúdez; un momento de
gran crisis económica y de tres paros nacionales entre 1977 y 1978 que, a
posteriori, se consideraron como los más importantes de la historia sindical del
Perú (Sulmont, 1979). Para Nelly Torres, una de las fundadoras de Manthoc, se
buscaba: ―consolidar una organización dirigida por los propios niños, según sus

51
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

necesidades específicas, para poder extender los beneficios hacia la gran masa
de niños de barrio que no estaban organizados‖ (Cisneros, 1999).

En esa época aunque el movimiento social exigía el respeto a los derechos


humanos ante la represión de las dictaduras militares, no se hablaba de derechos
del niño porque la infancia no era considerada un sujeto con derechos específicos,
pero desde el principio, por ser un movimiento de base compuesto por niños
trabajadores, Manthoc no propuso la eliminación del trabajo infantil, sino defender
esas ocupaciones y los derechos de los niños como trabajadores. La organización
fue estructurándose cada vez más por grupos barriales y provinciales, sus
partidarios terminaron por desarrollar el concepto de ―protagonismo infanto-
juvenil‖26. Consideran a los niños de la calle personas, defienden su derecho al
trabajo y creen en su capacidad de organizarse y transformar su entorno. Así,
mucho antes que la CIDN, se empieza a tomar en cuenta a los niños, niñas y
adolescentes, como interlocutores válidos con voz y derechos específicos.
(Jaramillo, 2005)

El incremento desmesurado del trabajo infantil (246 millones de niños, según OIT,
2006) fue producto en los años 80 de la crisis del endeudamiento público tanto de
los países tercermundistas, del Este europeo, como de los países industrializados,
fue utilizada para imponer políticas de ajuste estructural que significaron una
acrecentada dependencia de los países periféricos y semiperiféricos con respecto
a los países centrales y las multinacionales. Se causó así una crisis social que
―globalizó la pobreza‖, concentró la riqueza, internacionalizó la economía delictiva
ilegal y ―legítima‖ y la desocupación a gran escala. (Chossudovsky, 2002)

26
Según Liebel (2009) es posible que el origen del término haya sido promovido durante los años setenta,
cuando era común hablar del protagonismo popular de organizaciones de base conformados por mujeres,
pobladores, trabajadores y campesinos que luchaban por mejorar sus condiciones de vida, criticando a las
teorías de desarrollo que representaban a los sectores subalternos como culturalmente atrasados y
subdesarrollados.

52
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

En 1982 —en Olinda, Brasil y con ocasión de la I Reunión de la Comisión de


Niños, Adolescentes y Acompañantes del Midadem latinoamericano-27, el
movimiento peruano se presentó como el único de niños, niñas y adolescentes
trabajadores, lo que obligó a dar explicaciones y a abrir al interior de la institución
internacional una reflexión que duraría por varios años.

Una segunda organización en favor de los niños fue el Movimiento Nacional de


Meninos e Meninas da Rua (MNMMR) fundado en Brasil en 1985 para denunciar
la matanza y la opresión a los niños de la calle por prácticas de limpieza social de
escuadrones de la muerte, heredadas de los regímenes militares de la época. El
movimiento insistía en el derecho de los niños a vivir y a ser respetados como
ciudadanos, reunió un millón de firmas y consiguió introducir la defensa de la
infancia en la Constitución, forma educadores de calle y sus estrategias ―están
orientadas a sustraer el problema de los niños del ámbito de la justicia penal y a
hacer que los derechos de los niños sean respetados, elaborando aproximaciones
innovadoras para garantizar la escolarización y formación de los niños
directamente sobre las calles‖ (Inciardi, et al., 2006: 96).

En 1988 se concretó la necesidad de una organización internacional de NATs,


cuando se reunieron delegados NATs de Brasil, Argentina, Chile, Bolivia,
Paraguay, Colombia y Perú. Tras un recorrido de los NATs por Colombia,
Panamá, Guatemala y luego por México, Nicaragua y Costa Rica, se constataron
iniciativas de organización con NATs que, aunque con orientaciones disímiles,
compartían la atención específica a los niños, niñas y adolescentes trabajadores:
―Para hablar de movimientos sociales es necesario que los episodios aislados
sean percibidos como parte de un proceso a largo plazo, más allá de los hechos
aislados; y ese continuo es una sensación colectiva vinculada por lazos de
solidaridad e ideales comunes a los protagonistas de otras movilizaciones
análogas‖. (Cussiánovich, 1990: 12)

27
Movimiento Internacional de Apostolado de los Niños.

53
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

La valoración crítica del trabajo, el discurso del protagonismo y de la autonomía de


la organización de NATs hicieron un rápido camino con acentos propios de cada
contexto local. Esta internacionalización no consistió sólo en que los NATs se
organizaron en varios países de la región entre 1980 y 2000, sino con la
constatación de realidades nacionales semejantes que posibilitaban la emergencia
de niños, niñas y adolescentes en el mundo de la supervivencia; que trabajan para
encarar consecuencias de la pobreza en las familias populares. También en que
en todas las sociedades, niños y adolescentes están afectados por su
dependencia del mundo adulto, bajo una condición nombrada como ―protección‖.

En los años siguientes se formaron procesos similares en otros países andinos y


centroamericanos y desde mediados de los noventa, no por países sino por
ciudades, en África28 y en Asia29. Desde 1988 se estableció una coordinación
internacional entre los movimientos NATs (Schibotto, 1993, Liebel, 1994). A partir
de la aprobación de la CIDN, todas las organizaciones invocan los derechos allí
establecidos, pero también reclaman aquellos que no fueron contenidos en la
Convención30, y empezaron a poner en cuestión, la manera como el binomio
UNICEF-OIT, los gobiernos, ciertos sectores académicos y las ONG interpretan y
asumen en la práctica esta Convención.

Una diferencia importante entre los movimientos que impulsaron los derechos de
autonomía de los niños en Rusia, los Estados Unidos y Europa desde principios
del siglo XX y los que surgieron en los continentes del Sur, es que éstos últimos se
concentran en los sectores populares y son gestionados por los niños mismos –

28
En 1994 se constituyó el Mouvement Africain des Enfants et Jeunes Travailleurs, MAEJT – AMWCY.
Actualmente integrado por 196 asociaciones miembros, 1.749 grupos de base con aproximadamente
260.824 miembros activos presentes en muchas ciudades en 22 países africanos, compuesto principalmente
por criadas, aprendices, pequeños vendedores, niños y jóvenes trabajadores por cuenta propia de calles y
mercados.
29
En el 2004 se creó el Working Children's Movement in South and Central Asia con el apoyo de
Environnement et Développement du Tiers Monde (Enda–TM). Juegan un papel central en el desarrollo del
movimiento los sindicatos de niños Bal Mazdoor Union (Delhi-India) y Bhima Sangha en el estado de
Karnataka (sur de India).
30
Por ejemplo los acordados por las organizaciones de NATs de África del Oeste en 1994, o por la
Declaración de NATs aprobada en Madagascar en 1996. (Cf. Liebel, 2006)

54
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

con ayuda de personas adultas que actúan como aliados o colaboradores- y


siguen existiendo hasta hoy, como sucede con el Manthoc, con 35 años de historia
de organización sostenida. Los anima la idea central de que, en su calidad de
sujetos sociales competentes, los que mejor conocen su situación y los que mayor
aptitud tienen para defender sus intereses y sus derechos son los niños mismos y
sus organizaciones. Reclaman que las niñas y los niños sean reconocidos como
ciudadanos con los mismos derechos que las personas adultas y que se les
permita participar en las decisiones políticas, de allí la importancia del concepto de
participación protagónica (Cf. Schibotto, 1990; Liebel 1994, 2000; Cussiánovich &
Márquez, 2002).

Con su perspectiva de la valoración crítica del trabajo, los NATs han venido a
contraponerse a la transnacionalización occidentalista de los derechos del niño,
otorgándole nuevos significados al paradigma liberal de los derechos humanos
que protege los derechos de los individuos pero no los de entidades colectivas, en
tal sentido, batallan por una resignificación cultural de los procesos organizativos
de la niñez trabajadora y de su lugar como otra instancia de poder social. Al
redimensionar la noción de trabajo infantil, también aclaran que no sólo se realiza
para afrontar las condiciones de pobreza y el discurso de erradicación de la
pobreza que representa un nuevo modo de dominación, sino para obtener
recursos propios o para redimirse de entornos de subordinación.

El surgimiento de una organización mundial que reflexiona críticamente el


problema del trabajo infantil con los propios niños, niñas y jóvenes, representa
varias estrategias antisistémicas fabricadas desde el Sur: a) una globalización
antihegemónica de su lucha mediante la estructuración de una red organizada que
se apoya en una transnacionalización del derecho construida desde abajo y que
involucra ONG internacionales, algunas universidades y académicos de varios
países; b) un intento de ―salirse del juego‖ dándole la espalda al proyecto
moderno-capitalista impulsado por Occidente, al mostrar por qué es imposible que
se generalice una única noción de infancia y de trabajo como forma de

55
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

representación hegemónica de la vida de los niños en los países periféricos, c) la


búsqueda de otras modernidades alternativas no capitalistas, modernidades
distintas configuradas desde políticas ―glocales‖ (Escobar, 2005), mediante la
estructuración de organizaciones plurales donde la centralidad de las decisiones
no descansa en los adultos, una reflexión permanente sobre las características
específicas del trabajo infantil en cada país, alternativas de escolarización flexibles
y pertinentes para este tipo de poblaciones, con currículos co-construidos con los
niños y jóvenes y donde se realizan ejercicios laborales a la vez educativos y
económicos, desarrollo del enfoque de la economía solidaría a través de la
organización de cooperativas e intercambio de productos en redes nacionales y
trasnacionales de comercio justo, participación en los consejos locales de niños
para desarrollar papeles activos en la política local y comunal; d) persistir y
profundizar en la crítica de uno de los cuatro pilares en que se asienta la
geocultura del sistema mundo que es la diferencia etárea o generacional, no como
una lucha contra los adultos y por una ―infantocracia‖ −pero sí contra el
adultocentrismo-, con miras a construir otro tipo de relaciones intergeneracionales.

La CIDN engloba los principios de protección, provisión y participación, los dos


primeros grupos abarcan los derechos tradicionales donde se comprende a la
niñez como receptora pasiva de prestaciones y servicios en su favor, mientras que
el tercer grupo de derechos (arts. 13, 14, 15 y 17) son innovadores puesto que
reconocen a los niños como sujetos con potencias para autoría social, la libertad
de opinión de información de pensamiento y religión, así como al ―derecho a la
libertad de asociación y a la libertad de celebrar reuniones pacíficas‖, todo lo cual
relativiza las relaciones de poder-saber entre las generaciones. Sin embargo, la
participación sólo aparece expresamente referida a los ―niños impedidos‖ en el art.
31, relativo al derecho al descanso y a participar en la vida cultural y en las artes.

La demanda de los NATs por la igualdad de derechos y la participación, resulta


incompatible con el concepto occidental moderno y el rol social de la infancia al
desbordar la noción de participación que les concede la CDIN, puesto que son

56
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

organizaciones que además de reclamar su derecho a ser escuchadas en todos


los asuntos que les conciernen, exigen un rol activo en la toma de decisiones, por
ejemplo, representar con voz y voto sus intereses en las conferencias de la OIT,
en condiciones de igualdad con los gobiernos, los sindicatos y las organizaciones
patronales. Esta demanda, que se refiere también al diseño y a la organización de
sus países y su entorno inmediato de vida, rompe radicalmente con los conceptos
predominantes del rol social y del estatus de la infancia.

La experiencia de los NATs muestra que la titulación de derechos no significa


poder practicarlos, lo que enfrenta la supuesta centralidad del niño a la
construcción de un movimiento social donde pueda construirse una forma cabal de
protagonismo infanto-juvenil, siendo necesario analizar las diferentes formas de
paternalismo y subordinación etáreas que siguen marcando las sociedades
contemporáneas.

Al respecto, Liebel (2007), constata dos variantes del paternalismo o adultismo: un


paternalismo tradicional, de origen colonial que subordina de forma absoluta al
niño, considerándolo un pequeño adulto o una persona sin importancia, donde
todas las normas están establecidas, son indiscutibles y no se le concede a la
niños un ámbito propio. El paternalismo moderno, originado en el pensamiento
europeo burgués, da a los niños un ―mundo propio‖ regido por ―leyes‖ propias para
su desarrollo como personas responsables y maduras mediante la protección y la
asistencia adulta. Hay determinadas zonas reservadas para la infancia,
relativamente seguras, caracterizadas por estar separadas de la ―sociedad de los
adultos‖ y desde donde no se prevé ninguna influencia sobre la sociedad. Son
lugares de extrañamiento propios del paternalismo tradicional, con responsabilidad
propia pero sin participación.

Por tanto, los derechos del niño son un discurso ambivalente que continúa
apoyado en el paternalismo moderno, procurando una protección más completa y
efectiva, pero sin permitir ampliar la autonomía y la influencia de los niños en la

57
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

sociedad, sobre todo porque no tiene en cuenta las condiciones especiales en que
viven distintos tipos de infancias, en particular las de los de sectores populares
(urbanos, campesinos e indígenas). Otra característica del paternalismo moderno
es que los adultos se facultan para escuchar lo que dicen los niños, siendo
discrecional, tomarlos o no en serio y no está obligado a nada que facilite la
participación de los niños. (Corona y Morfín, 2001: 30-31)

Luego no es casual que sean los niños trabajadores organizados en sindicatos y


movimientos quienes actúen en primera línea como protagonistas en favor de un
nuevo papel social para los niños, porque la invención occidental de la infancia
como mundo aparte y del niño como alumno, instauró un proteccionismo que
convirtió la tutela en una necesidad social. Para los NATs ser niño y participar no
es una contradicción, no hay antinomia entre ser objeto (de medidas de
protección) y ser-sujeto (participante y ejecutor de actividades sociales
relevantes)31. Esto es posible en la medida en que los niños desarrollan, en el
contexto sus movimientos, organizaciones, vida, comunicaciones y formas de
actuación propias, que los llevan a convertirse sujetos que participan e influyen,
sin por eso dejar de ser niños.

De esta manera, los movimientos de NATs rompen con las valoraciones, el


concepto ahistórico del niño y los modelos de gobierno de su conducta
profundamente arraigados en la cultura cotidiana dominante, lo que provoca
resistencias, conflictos e intolerancia social, puesto que siglos de una cultura
adultocéntrica y de un sistema jerárquico por grupos de edades sienten
cuestionada su posición dominante, interpretando sus reivindicaciones como faltas
de respeto, amenazante de la autoridad o signo de una ―pérdida de valores‖. De
allí que las consignas de lucha y erradicación contra el trabajo infantil,
pronunciadas en sociedades tradicionalmente excluyentes e intolerantes como la
colombiana, concitan la agresión social, la represión policial o los convierten en
blanco de los escuadrones de la muerte.

31
Cf. Liebel 2004: 25-32 y Touraine, 1992 y 2005.

58
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Sin embargo, esta comunalidad de intereses, es construida de manera distinta en


el protagonismo espontáneo y en el organizado. El primero se manifiesta
cotidianamente cuando niños y niñas exigen ser tomados en cuenta, cuando
asumen responsabilidades económicas o familiares o se rebelan contra tratos
injustos, mientras que el segundo alude a organizaciones estructuradas formal o
informalmente en barrios, escuelas o ciudades en los que desarrollan relaciones
de solidaridad y una conciencia colectiva sobre las características de vida que
comparten, para hacer valer sus intereses y derechos a ser respetados como
seres humanos y como sujetos capaces de tomar decisiones mediante formas de
autogestión y autonomía, siendo su máximo nivel, alcanzar un peso cuantitativo y
cualitativo en la sociedad, para influir en las decisiones sociales y políticas que
afectan a los niños en el presente o en el futuro.

No obstante, la revisión documental muestra que el protagonismo está unido a la


intervención pedagógica de diversas corrientes de la educación popular, a
prácticas de evangelización propias de la teología de la liberación y a la
cooperación internacional de un sinnúmero de iglesias, de organizaciones
seglares que han hecho de los derechos del niño una causa para recalcar la
soberanía, la creatividad y mejores condiciones de vida de grupos poblacionales,
clases y pueblos, que deben luchar y defenderse solos, como de sobrevivir por su
cuenta.

Otro aspecto significativo del movimiento NATs es que en el año 2000, ante la
derogación de la doctrina de la situación irregular y la emergencia jurídica de la
protección integral, estas redes de colaboradores y simpatizantes del movimiento
social de los NATs se plantearon la necesidad de la formación posgradual de los
profesionales colaboradores con la infancia y como forma de consolidar una
perspectiva teórica e investigativa desde distintas disciplinas, para que varias
universidades asumieran un compromiso social con la infancia y roles de
cooperación técnica y científica con organismos internacionales, el Estado, la

59
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

sociedad civil y los propios niños. Así se creó la Red Latinoamericana de


Maestrías en Derechos y Políticas Sociales de Infancia y Adolescencia apoyada
por Save the Children. La iniciativa, se amplió entre 2003 y 2006 con varias
universidades europeas, que empezaron a gestionar recursos en la Unión
Europea para crear una Red Europea de Maestrías en Derechos de la Infancia
(The European Network of Masters in Children‟s Rights) de acreditación
posgradual alineada bajo el mandato de Bolonia que luego se empezó a compartir
con Nepal, Bangladesh e India.

Se destaca en este proyecto, un concepto y un desarrollo práctico gestado desde


el Sur, transferible o replicable en el Norte, que concita la voluntad política y los
capitales económicos de la cooperación para el desarrollo principalmente
concentrados en esa latitud, aunque ciertos conocimientos y proyectos
innovadoras se concentran en el Sur, y que está sirviendo para el intercambio de
experiencias, el asesoramiento mutuo, el intercambio de estudiantes y docentes,
desarrollar investigaciones y para influir en las políticas de la infancia. Ambas
redes ponen especial énfasis en el fomento de la participación activa y efectiva de
niños, niñas y adolescentes y en cómo la evalúan ellos mismos. (Cf. Liebel y
Martínez, 2009)

Por último, en respuesta a la Conferencia mundial sobre trabajo infantil de La


Haya convocada por la UCW, los movimientos NATs y la red de colaboradores,
realizaron un evento alterno y los científicos sociales de la Red Europea de
Maestrías dirigieron una carta abierta a la directora de la OIT/IPEC solicitando
ampliar los temas ―child labour‖ a una perspectiva más completa del ―children‘s
work‖, y centrándose más específicamente en los resultados para las vidas de los
niños. Buscan ahora la constitución oficial de una Red Europea de apoyo a los
NATS organizados puesto que las propuestas de la OIT sobre "child labour‖ no se
centran en la defensa de los derechos humanos de los niños sino que están
retomando ―el viejo paradigma del ―proteccionismo‖ coactivo y autoritario y un

60
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

estilo de proyectos y de conductas que finalmente se resuelve en prácticas


represoras y no de emancipación‖. (EuropaNats, 2010)

61
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

5. Conclusiones
¿Qué puede un niño?... No sabemos lo que puede un
niño, de cualquier edad. También no sabemos lo que
puede una educación. Quién sabe, ese gesto abierto,
atento, a la espera, puede dar lugar a una nueva infancia,
de los niños y también de la educación.

Walter Omar Kohan, 2005.

La niñez es producto de un discurso adulto sobre y para la infancia que ha


buscado excluir gradual y sistemáticamente a los niños de prácticas adultas
socialmente significativas como el trabajo, el sexo, la violencia, el consumo de
psicoactivos y la participación política, tal demarcación forma parte de un régimen
de representaciones producto de las sociedades industrializadas occidentales que
al tiempo que buscaban asegurar un estatus sociocultural de la madurez,
terminaron asimilando a la infancia como una fase cronológica distintiva de la vida.
Sin embargo, este gobierno ideológico de la infancia implica relaciones de poder
fluctuantes entre adultos y niños, puesto que las prácticas educativas (no
solamente las escolares) no son sólo un régimen disciplinario y de control, sino
condiciones culturales de posibilidad para el autogobierno y la institución colectiva
de formas de participación en la vida social.

Aunque la mayoría de los niños y niñas del mundo no vive hoy bajo las
condiciones de experiencia social de la infancia occidental, el fortalecimiento
constante de ―una ‗comunidad mundial‘ en la que hombres de tradiciones
culturales muy diversas emigran en el tiempo… ha puesto fin a esa separación
social‖ (Martín-Barbero, 2005) de la infancia como un mundo aparte. Por doquier
aparecen manifestaciones de conductas precoces frente al trabajo, la sexualidad,
la violencia y la participación política que amenazan la separación entre adultos y
niños producto de la destitución de los dispositivos disciplinarios y de la
metainstitución estatal que los conjuntaba, asimismo porque en las sociedades de
seguridad o de control la intervención no ocurre sólo sobre los individuos o sus
cuerpos sino sobre un ecosistema comunicativo donde la producción de lo público
y de la opinión reduce los acontecimientos posibles por vía de la multiplicación y

62
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

globalización de dispositivos jurídico-legales tales como el régimen de los


derechos humanos, de una sofisticada, omnipresente y cada vez más global
clasificación estadística que divide las infancias pobres populares entre muchas
clases de sujetos o tipos de casos, al tiempo que se ha convertido la figura del
niño en un poderoso símbolo de crítica de la desigualdad y la injusticia social,
cuando no de temor moral por su corruptibilidad o por su peligrosidad social.

Se procuró mostrar que el discurso de la erradicación del trabajo infantil opera


mediante una lógica de guerra global para arrancar de raíz el trabajo y el
trabajador infantil, una figura social que el capitalismo en su fase imperial
considera perjudicial o peligrosa, y aunque el trabajo infantil fue clave para su
consolidación en la etapa industrialista, hoy torna este tipo de niños, prescindibles
como productores y una competencia indebida frente a las escasas opciones
laborales no calificadas de los adultos, siendo más clave cultivar su lugar como
consumidor o como ―capital social‖ o ―inversión pública‖ en proceso de
cualificación para la sociedad de la información.

Sólo convirtiendo el trabajo infantil en un problema moral, como dice Mignolo


(2003), la historia local de la infancia centroeuropea en un diseño global, es que se
transforma esta recursividad de los países pobres en un problema social
escandaloso, vergonzoso, culpable del círculo de reproducción de la pobreza y de
las injusticias sociales, incluso de la pérdida de posibilidad de futuro para los
oprimidos del mundo.

De allí que ―trabajo‖, ―educación‖, ―juego‖, ―edad mínima para el empleo‖, ―peores
formas de explotación‖, ―sujetos de derecho‖, ―pobreza‖, no son realidades
naturales u objetivas sino el resultado de una proliferación heterogénea de
discursos, leyes, normas, planes, categorías, opiniones y juicios con los que
“Entendiendo el Trabajo de los Niños” logra entretejer, de manera compleja sobre
la población infantil global, el dispositivo de gobierno de la familia junto a los
mecanismos jurídico-legales-estadísticos, disciplinarios y de seguridad.

63
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

A partir de una situación local, particular, la infancia de la tradición occidental, la


política de erradicación del trabajador infantil impulsa un consenso valorativo
alrededor de una moratoria social para la infancia, la adolescencia y la juventud
(no por lo que son estos sujetos, sino por lo que serán o llegarán a ser) a fin de
globalizar una infancia mayoritaria que ocupa una serie de espacios molares: ―las
políticas públicas, los estatutos, los parámetros de la educación infantil, las
escuelas, las casas de abrigo para menores. Y hay toda una serie de dispositivos
sociales, culturales, económicos que ocupan este espacio molar de la infancia‖
(Kohan, 2005). Es una guerra librada sobre otras infancias minoritarias, contra
otros modos de crianza y socialización que viven temporalidades diferentes y que
han logrado afirmarse como experiencias subjetivas y factor de resistencia,
subversión y creación, individual y colectiva.

El consenso global que trata de obtenerse no es sólo la expresión de una manera


de entender el trabajo de los 215 millones de niños sino que, performativamente,
se decretan y establecen formas de conducta que se consideran una obligación
social que exige el posicionamiento valorativo, afectivo y ético-político de todos los
actores que comparten tal perspectiva; un discurso que cada vez más se
endurecerá, pues según la Hoja de Ruta trazada en la conferencia de erradicación
del trabajo infantil de La Haya este año, se pretende erradicar 115 millones de
niños de las peores formas de trabajo hasta el 2016, meta difícilmente alcanzable
si se materializa la anunciada recesión mundial.

Por tanto, el gobierno del trabajo infantil es, por una parte, un nuevo régimen de
conocimiento, y por otra, una nueva empresa moral global que agencia un
conjunto de supuestas verdades sobre la infancia, el trabajo, la educación y la
familia, soportadas en varios tipos de humanitarismos y en una
transnacionalización universalista de los derechos humanos del niño.

64
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

De la problematización de tal consenso global agenciado como sentido común


sobre la erradicación del trabajador precoz, emerge una visión moral del mundo en
la que se velan una multiplicidad de fuerzas e intereses contradictorios, tanto entre
los que patrocinan el abolicionismo como entre quienes lo resisten, y una serie de
prejuicios invisibilizados por la certidumbre de estar agenciando algo bueno y
verdadero, per se para niñez.

Son elementos que constituyen este régimen:


a) se conduce y profundiza la investigación sobre el ―problema del trabajo
infantil‖ como parte del fenómeno de la pobreza, sin relación con el
verdadero problema que entraña la brutal concentración de la riqueza en la
sociedad contemporánea (Zibechi, 2011),
b) tras el desmonte neoliberal del Estado de bienestar y pese al
mantenimiento de las políticas en favor de la infancia, ni el Estado, ni las
familias, ni la promoción continua del convenio 138 de la OIT, pueden
garantizar un contexto económico y social que asegure la moratoria de la
infancia y la adolescencia, entendida como inactividad económica por
debajo de una edad mínima determinada como protectora para los niños en
los países del Sur,
c) el problema del trabajo infantil no radica en la niñez sino en las condiciones
de pobreza y miseria de las redes de socialización y producción que
representan las familias y comunidades de los sectores populares,
d) el trabajo infantil forma parte de una estrategia de reproducción familiar
coyuntural y de proyección a futuro, son prácticas cotidianas donde también
ocurren procesos de formación, inconcebibles o inaceptables para un
abolicionismo que desvaloriza que los niños estén integrados dentro de
formas tradicionales de producción a través de organizaciones comunitarias
de trabajo, valorizándolo a partir de los 15 años y con relación a la edad
adulta. Mientras que para los NATs, el trabajo y la formación o el trabajo y

65
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

la escolarización no son incompatibles32 puesto que no piensan la vida


desde una visión eurocéntrica o de las clases medias y altas de la
sociedad, por tanto, plantean en sus organizaciones alternativas de
educación, capacitación y organización para las distintas formas y tiempos
de trabajo infantil de los niños escolarizados o desescolarizados,
e) mientras que el abolicionismo formula la escolarización como panacea
contra el trabajo infantil, para los sectores populares no es seguro que la
calidad de la educación básica constituya un factor de movilidad social,
garantía de un mejor nivel de ingresos en la vida adulta, pues desde una
perspectiva intercultural, es argumentable que el trabajo de los niños es un
vehículo para su educación y desarrollo, tanto como una perspectiva que
abre posibilidades productivas interesantes para reorientar las
intervenciones en el trabajo de los niños, su participación y organización
como niños trabajadores, como también para la institución educativa que no
tiene las capacidades y los recursos necesarios para liderar y encontrar
formas innovadoras de vincular educación y trabajo de forma productiva,
tanto para los niños, como para la sociedad,
f) desde el supuesto que la educación escolarizada es benéfica per se, se
supone que el trabajo infantil además de que no es formativo, tiene efectos
dañinos, pero los NATS muestran que hay otras maneras de crecer y de ser
niño, sobre todo si se construyen condiciones de trabajo digno y solidarias
del desarrollo de innovaciones educativas, de esta manera el trabajo puede
ser interesante, rentable para los niños y las familias y continuar siendo un
factor de formación como fue hasta la década de los ochenta. En ese
sentido también se oblitera la historia de la reflexión pedagógica acerca del
valor de las relaciones entre formación y trabajo, o entre condiciones de
experiencia y labores educativas, como las que construyó el movimiento de
escuela nueva europeo y norteamericano a principios del siglo XX

32
La alternativa al trabajo de los niños no es siempre su escolarización, pues en 1990, como resultado de la
presión estadounidense, 30.000 niños abandonaron las fábricas textiles en Bangladesh. Un estudio de
OXFAM llegó a la conclusión que en muchos casos los menores habían acabado en empleos más peligrosos o
incluso en la prostitución (Unicef, 1997).

66
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

(Kerschesteiner, Hessen, Freinet, Dewey) o el modelo de escuela nueva en


Colombia,
g) otro prejuicio generalizado sobre los niños trabajadores es que se trata de
una infancia abandonada o explotada por sus padres, niños víctimas,
carentes de iniciativa y de voluntad propias. Por el contrario, los NATs
muestran condiciones de reflexividad, capacidades de innovación, potencia
organizativa, empoderamiento ético-político y una discusión sobre los
perjuicios que ocasiona la adultización de su movimiento,
h) pese a que el programa IPEC pertenece a la OIT, se persevera en
examinar el trabajo infantil por fuera de las condiciones generales del
trabajo y ocultando las condiciones inequitativas y desiguales entre el Norte
y el Sur, dado que la estrategia argumentativa es un desarrollismo que
proyecta el niño a futuro con mejores ingresos pero sin examinar las
razones por las que se está erosionando la base económica y la red social
de educación y cuidado con la que se construiría la anhelada moratoria
social del niño como hijo de familia y escolar. En ese sentido, la política de
las ―transferencias monetarias condicionadas‖ promovidas por el Banco
Mundial es un paliativo para un problema estructural que tiene la desventaja
de apuntalar el clientelismo político, la privatización de lo público y de
generalizar una condición de victimización semejante a la que se instituye
con las familias desplazadas o afectadas por catástrofes naturales (Cf.
Daza, 2006),
i) de los 40 artículos de la CIDN no es el 32, que versa sobre la explotación
económica, el que más se polemiza, sino los artículos 3 y 12 donde se
establece el interés superior del niño y el derecho a expresar sus opiniones,
puesto que el abolicionismo, so pretexto de tutelar los derechos de
supervivencia y desarrollo ha relegado la consulta y participación de los
niños. Esta ha sido la senda más explorada y desarrollada por los
movimientos NATs mediante el discurso del empoderamiento y de
protagonismo infanto-juvenil para reivindicar sus derechos, sobre todo el del
trabajo digno. En estos movimientos, los derechos a la participación, la

67
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

opinión y la expresión se construyen por fuera de experiencias de


simulación o impostura en que generalmente se plantea la formación
ciudadana de los niños en las instituciones educativas, se trata de un uso
contrahegemónico, puesto que la sociedad occidental construyó la noción
de infancia para excluirla de los procesos productivos y de los aprendizajes
por prácticas cotidianas, pero al incluirlos como sujetos dentro de un
régimen de derechos y declarar el interés superior del niño, usan esos
derechos para algo que la sociedad no quería, pero que los NATs quieren y
necesitan,
j) mientras que las tecnologías de gobierno buscan la implantación de
instituciones, sujetos y saberes especializados en ―lo social‖, ejerciendo
funciones de extracción de información sobre la vida de ―los pobres‖ o
subalternos, configurándolos como objetos de saber, de experimentación y
de intervención, la participación y organización de los niños trabajadores en
su propia protección ha abierto espacios para convertirlos en
coinvestigadores de sus problemas, con el debido acompañamiento de
personas adultas (Liebel, 2007b).

Por tanto, la cuestión de la abolición o de la protección del trabajo infantil es un


debate sobre qué tipo de infancia privilegiar en la política de formación y gobierno
del niño, una distinción que no es normativa, sino ontológica y política que
involucra pensar el fenómeno del poder y la cuestión del gobierno, identificado con
el concepto Estado, puesto que se trata de un problema de gubernamentalidad de
la pobreza construida alrededor de un juego de alianzas o redes de autoridad
política y de otras formas de autoridad pública y privada con el fin de gobernar la
actividad económica, la vida social y la conducta individual y colectiva de
poblaciones específicas reducidas a alguna categoría sociológica residual, un arte
complejo que presupone conocimiento (estadístico, jurídico, etnográfico,
comunicativo), para que el conjunto de cosas inventadas: objeto, sentidos,
justificaciones, modalidades de intervención y las acciones de gobierno.

68
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Por otra parte, como se había señalado, el gobierno del trabajo infantil involucra la
utilización de una racionalidad política integrada por: a) valoraciones morales
sobre la justeza de la erradicación y la inconveniencia social de su aceptación y
protección de donde deriva la competencia de múltiples actores económicos,
políticos, pedagógicos y familiares para fortalecer el movimiento mundial y el
consenso abolicionista, reconociendo el riesgo y la peligrosidad social de no
hacerlo, tales como la movilidad, la independencia, la ignorancia e
insubordinación; b) epistemológicamente y a partir de varios saberes y
conocimientos se conceptualiza cuáles son los objetos de la población a gobernar
(niñez con derechos, niñez trabajadora, etc.), colocando tales objetos de saber
dentro de un campo de relaciones de fuerza; c) un discurso político que no es
mera retórica y que no incide solamente por la imposición de convenios, leyes o
planes, sino que al justificar ciertas visiones y perspectivas de mundo que al
tiempo que analizan y direccionan los cambios deseables de una realidad, actúan
a distancia instalando esquemas perceptivos, formas estandarizadas de pensar
los problemas y las propias subjetividades y que organizan las prácticas
retroalimentando todo el conjunto para establecer la Marcha Global, el Movimiento
Mundial, el Consenso Global, la Hoja de Ruta de erradicación del trabajo infantil.

De esa racionalidad política derivan unos programas de gobierno globales,


interagenciales, intergubernamentales, nacionales, sectoriales que fijan objetivos
deseables y posibles como el fomento de los interlocutores sociales 2006-2010 de
la OIT, o la erradicación de las peores formas del trabajo infantil en 2016, que
deben alcanzarse con determinado tipo de estrategias de las fuerzas políticas
concitadas, así se agencia la representación de una esfera controlable, de la que
se maneja una verdad que permite pensarla como programable y en la que se
colige un margen calculable de acción y eficacia política.

Por último, otra herramienta conceptual son las tecnologías de gobierno que
disponen de manera cotidiana fuerzas legales, arquitectónicas, profesionales,
administrativas, financieras, judiciales, mediáticas, etc., un conjunto abigarrado de

69
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

prácticas sociales orientadas a conformar, guiar, dirigir e instrumentalizar los


hábitos, rutinas, formas de proceder y modos de socializar de los sujetos en donde
nuevamente son imprescindibles las Encuestas Nacionales de Hogares, la última
generación de encuestas sobre el trabajo peligroso del SIMPOC, las planillas de
inspección, becas y programas de alimentación escolar, etc.

Para concluir, el movimiento NATs es buena muestra de que grupos locales tienen
que situarse en relación con estos procesos de globalización simbólica y material
para superar su posición como actores subordinados en la escena global. Para
autogobernarse, también han debido construir prácticas intelectuales y procesos
de investigación social que contribuyan a configurar y posicionar las causas e
intereses de los sectores populares desde perspectivas múltiples, modos de
comunicación entre diversos grupos populares de todo el mundo, y mediante el
diseño de instituciones capaces de aceptar opciones y puntos de vista diferentes.
Han construido una nueva forma de resistencia fragmentaria afianzadas en la
nueva identidad del protagonismo infanto-juvenil, defensor de sus estilos o formas
de vida, como forma de encarar la definición identitaria y la subjetividad instituida
del niño como escolar e hijo de familia; no obstante, estas nuevas subjetividades
orientadas a la defensa de la autonomía y de la dignidad del niño trabajador
pueden convertirse en escenarios para un nuevo fundamentalismo etáreo, de no
articularse con otras identidades, en ese sentido el desborde del estatuto
occidental de la infancia por parte de los NATs necesita nuclear globalmente los
intereses de las infancias populares (urbanas, campesinas e indígenas) junto a las
de otros sectores trabajadores igualmente precarios y oprimidos.

70
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Bibliografía

ALLOUCH, Jean, 2009, El psicoanálisis ¿es un ejercicio espiritual?, Buenos Aires, El cuenco de
plata.
AMADOR BAQUIRO, Juan Carlos, 2009, ―La subordinación de la infancia como parámetro
biopolítico y diferencia colonial en Colombia (1920-1968)‖, en: Nómadas, No. 31, Bogotá,
IESCO-Universidad Central, octubre, pp. 241-256.
ARIÈS, Philippe, 1987, El niño y la vida familiar en el Antiguo Régimen, Madrid, Ediciones Taurus.
BASU, Kaushik, 1999, ―Child labor: cause, consequence and cure, with some remarks on
international labor standars‖, en: Journal of Economic Literature, vol. 37, pp. 1083-1119.
BAUMAN, Zygmunt, 2005, Trabajo, consumismo y nuevos pobres, Barcelona, Editorial Gedisa,
S.A.
_______, 2007, Vida de consumo, México, Fondo de Cultura Económica.
BELOFF, Mary, 1999, ―Los sistemas de responsabilidad penal juvenil en América Latina‖, en:
GARCÍA MENDEZ, Emilio y BELOFF, Mary (comps.), Infancia, ley y democracia en América
Latina: análisis crítico del panorama legislativo en el marco de la Convención Internacional
sobre los Derechos del Niño (1990-1999), Bogotá, Temis-Depalma, pp. 86-110.
BOUHDIBA, Abdelwahab, 1982, La explotación del trabajo de los niños. Informe final presentado
por Abdelwahab Bouhdiba, relator especial de la Subcomisión de Prevención de
Discriminaciones y Protección a las Minorías, Nueva York, ONU.
BOURDILLON, Michael F.C., et al., 2010, ―Carta abierta a la directora de la OIT/IPEC de científicos
preocupados‖, mayo, disponible en:
<http://www.ifejants.org/new/docs/temporal/carta_abierta_a_la_directora_de_la_oit.pdf>,
consultado el 15 de junio de 2010.
BRAIDOTTI, Rosi, 2000, Sujetos nómades, Buenos Aires, Editorial Paidós.
BUCKINGHAM, David, 2002, Crecer en la era de los medios electrónicos: tras la muerte de la
infancia, Madrid, Morata - Fundación Paideia.
BULA, Jorge y CAMACHO, Luis Felipe, 2006, Ciudadanía y trabajo infantil: la lógica económica y la
dimensión ética del problema del niño trabajador, Bogotá, Universidad Externado de Colombia.
BURMAN, Erica, 1998, La deconstrucción de la psicología evolutiva, Madrid, Visor Distribuciones
S.A.
BURT, Robert A., 2000, ―La constitución de la familia‖, en: BELOFF, Mary (comp.), Derecho,
infancia y familia, Buenos Aires: Gedisa Editorial.
BUSTELO, Eduardo S., 2007, El recreo de la infancia: argumentos para otro comienzo, Buenos
Aires, Siglo XXI Editores Argentina.
CAMPILLO, Fabiola, 2000, ―El trabajo doméstico no remunerado en la economía‖, en: Nómadas,
No. 12, Santa Fe de Bogotá, Universidad Central - Departamento de Investigaciones (DIUC),
abril, pp. 99-115.
CASILDA, Ramón, 2005, ―América Latina: del Consenso de Washington a la Agenda del Desarrollo
de Barcelona‖, (Documento de Trabajo), Real Instituto Elcano, febrero.
CASTEL, Robert, 2003 ―Empleo, exclusión y las nuevas cuestiones sociales‖, en: Robert Castel (et
al.), Desigualdad y globalización: cinco conferencias, Buenos Aires: Editorial Manantial-
Universidad de Buenos Aires, Conferencia en la UBA en 1999.
_______, 2004, La inseguridad social ¿qué significa estar protegido?, Buenos Aires, Manantial.
CASTELLS, Manuel; FERNÁNDEZ-ARDÈVOL, Mireia; LINCHUAN QIU, Jack y SEY, Araba, 2006,
Comunicación móvil y sociedad: una perspectiva global, Barcelona, Ariel - Fundación
Telefónica.
CHAPMAN, Sydney J., 1904, The Lancashire Cotton Industry, Manchester, Manchester University
Publications.
CHOSSUDOVSKY, Michel, 2002, Globalización de la pobreza y nuevo orden mundial, México,
Siglo XXI Editores.
CISNEROS, Luis Jaime, 1999, ―Los menores pasan a mayores‖, en: Le Courrier de l'Unesco No. 5.
Lima: UNESCO, mayo, vol. 52.

71
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

COMISIÓN DE SEGUIMIENTO A LA POLÍTICA PÚBLICA SOBRE DESPLAZAMIENTO


FORZADO, 2009, El reto ante la tragedia humanitaria del desplazamiento forzado, Bogotá:
CSPPDF- COHDES, abril, 4 vols.
CONSULTORÍA PARA LOS DERECHOS HUMANOS Y EL DESPLAZAMIENTO, 2011,
¿Consolidación de qué? Informe sobre desplazamiento, conflicto armado y derechos humanos
en Colombia, Bogotá: COHDES, abril.
CORPORACIÓN YIRA CASTRO, 2007, Despojo de tierras, la verdad detrás del desplazamiento
forzado, Bogotá, Corporación Jurídica Yira Castro.
COREA, Cristina y LEWKOWICZ, Ignacio, 1999, ¿Se acabó la infancia?: ensayo sobre la
destitución de la niñez, Buenos Aires, Lumen Humanitas.
CORTÉS MORALES, Julio, 1999, ―A 100 años de la creación del primer Tribunal de Menores y 10
años de la Convención Internacional de los Derechos del Niño: el desafío pendiente‖, en:
Justicia y Derechos del Niño, No. 1, Santiago de Chile, UNICEF-Ministerio de Justicia,
noviembre, pp. 63-78.
CUNNINGHAM, Hugh, 1991, ―Los hijos de los pobres. La imagen de la infancia desde el siglo
XVII‖, en: The Children of the Poor: Representations of Childhood Since the Seventeenth
Century (Family, Sexuality, and Social Relations in Past Times). Cambridge, Mass - Blackwell.
CUSSIÁNOVICH VILLARÁN, Alejandro, 1990, Niños trabajadores: construyendo una identidad,
Lima, IPEC.
_______, 1994, ―Niño y adolescente: enfoque y contexto. Una mirada a la historia‖, en: Curso de
capacitación: La Policía Nacional del Perú promotora de los derechos de niñ@s, adolescentes
y familia, Lima, Policía Nacional del Perú- Save the Children, Acción por los Niños – Embajada
Británica, II Módulo, pp. 19-21.
DÁVILA BALSERA, Paulí y NAYA GARMENDIA, Luis María, 2006, ―La evolución de los derechos
de la infancia: una visión internacional‖, en: Encounters on Education, vol. 7, pp. 71-93.
DAZA NAVARRETE, Gisela, 2006, ―Las víctimas de la socialización‖, en: Nómadas, No. 25,
Bogotá, Universidad Central - IESCO, octubre, pp. 110-117.
DELEUZE, Gilles, 1971, Nietzsche y la filosofía, Barcelona: Editorial Anagrama.
DÍAZ, Carolina; LACOMBE, Eliana y LÓPEZ, Claudia, 2002, El juicio de la mirada: incidencia de la
mirada social en la construcción y resignificación de los atributos identitarios, Universidad
Nacional de Córdoba, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Escuela de Ciencias de la
Información.
DONZELOT, Jacques, 1998, La policía de las familias, Valencia, Pre-textos.
ESCOBAR, Arturo, 1996, La invención del Tercer Mundo: construcción y deconstrucción del
desarrollo, Bogotá, Editorial Norma.
FONDO DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA INFANCIA (UNICEF), 1984, Efectos de la
recesión mundial sobre la infancia, Madrid, Siglo XXI – Unicef.
_______,1996, Trabajo infantil y educación: inversión en educación y el impacto socio-económico
del trabajo infantil, Santafé de Bogotá, UNICEF, Oficina Regional para América Latina y el
Caribe, Documentos de política, No. 1, mayo.
_______, 2006, 1946-2006 Sesenta años en pro de la infancia, Nueva York, The United Nations
Children's Fund, UNICEF.
_______, 2009, Estado mundial de la infancia: Conmemoración de los 20 años de la Convención,
Edición especial, Nueva York, UNICEF.
FOUCAULT, Michel, 1988, Nietzsche, la genealogía, la historia, Valencia, Pre-Textos.
_______, 2000, Los anormales: curso en el Collège de France ,1974-1975, Buenos Aires, Fondo
de Cultura Económica.
_______, 2006, Seguridad, territorio y población. Curso en el Collège de France (1977-1978),
Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica.
FREUD, Sigmund, (1991) [1919], ―Lo siniestro‖, en: HOFFMANN, Ernst Theodor Amadeus, El
hombre de la arena, Barcelona, José J. Olañeta, editor.
FYFE, Alec, 2007, El movimiento mundial contra el trabajo infantil: avances y dirección futura,
Madrid, Organización Internacional del Trabajo - Ministerio de Trabajo e Inmigración.
GAITÁN MUÑOZ, Lourdes, 2006, ―La nueva sociología de la infancia. Aportaciones de una mirada
distinta‖, en: Política y sociedad, No. 1, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, vol. 43,
pp. 9-26.

72
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

GALLARDO, Helio, 2006, Derechos humanos como movimiento social, Bogotá, Ediciones desde
abajo.
GARCÍA DEL POZO, Rosario, 1988, Michel Foucault: un arqueólogo del humanismo
(estructuralismo, genealogía y apuesta estética), Sevilla, Servicio de Publicaciones de la
Universidad de Sevilla.
GARCÍA MÉNDEZ, Emilio, 1998, ―El derecho de ‗menores‘ como derecho mayor‖, en:
O‘DONNELL, et al. Derecho a tener derecho, Quito, UNICEF, Vol. 1.
_______ y SALAZAR, María Cristina (comps.), 1999, Seminario sobre Trabajo Infantil en la Era
Post-Oslo en América Latina, 1998: Santa Fe de Bogotá, Nuevas perspectivas para erradicar
el trabajo infantil en América Latina / Seminario Regional Post-Oslo, Bogotá, UNICEF – Tercer
Mundo Editores.
GRIMSON, Alejandro (comp.), 2007, Cultura y neoliberalismo, Buenos Aires, Grupo de Trabajo
Cultura y Poder del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), julio.
GUTIÉRREZ MERINO, Gustavo, 1971, Teología de la liberación: perspectivas, Lima, Centro de
Estudios y Publicaciones.
HARDT, Michael y NEGRI, Antonio, 2000, Imperio, Cambridge, Massachussets: Harvard University
Press.
IFEJANT, 1997, Ser protagonistas, Lima, Ifejant, Módulo V.
IFEJANT y RÄDDA BARNEN, 1995, Niño y adolescente: enfoques y contexto, Lima, Rädda
Barnen, Módulo I, Curso a distancia Atención y tratamiento de niños y adolescentes. Convenio
Policía Nacional del Perú-Rädda Barnen.
HART, Roger, 1993, La participación de los niños: de la participación simbólica a la participación
auténtica, Bogotá, UNICEF, Oficina Regional para América Latina y el Caribe.
INCIARDI, James A., SURRATT, Hilary R. y GOODE, Jeniffer L., 2006, ―Los muchachos de la calle
en Brasil: droga, sida, violencia y criminalidad en las favelas‖, en: CIAPPI, Silvio (edit.),
Periferias del imperio: poderes globales y control social, Bogotá, Editorial Pontificia
Universidad Javeriana - CENDEX, pp. 81-101.
JARAMILLO GARCÍA, Enrique M., 2005, ―Protagonismo de niños, niñas y adolescentes, una
experiencia latinoamericana: el caso Perú‖. Ponencia en el Seminario “Significado y
pertinencia del protagonismo de niños, niñas y adolescentes”, Managua-Nicaragua,
Universidad Centroamericana, UCA, 29 de julio.
KOHAN, Walter, 2004, Infancia. Entre educación y filosofía, Buenos Aires, Editorial Laertes.
_______ 2005, ―Notas filosóficas sobre (la educación) de la infancia en tiempos de globalización‖,
en: BERNALES ALVARADO, Manuel y LOBOSCO, Marcelo (comps.), Filosofía, educación y
sociedad global, Buenos Aires, Ediciones del Signo, pp. 51-60.
LAVRIN, Asunción, 1994, ―La niñez en México e Hispanoamérica: rutas de exploración‖, en:
GONZALBO AIZPURU y RABELL, Cecilia (comps.), La familia en el mundo Iberoamericano,
México, Universidad Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Sociales, p. 41-69.
LIEBEL, Manfred, 1996, ―El protagonismo infantil organizado de las niñas y niños trabajadores‖, en:
Sobre protagonismo infantil: materiales de estudio. Movimiento de Niños, Niñas y
Adolescentes Trabajadores de Nicaragua, Managua, Cuadernos NATRAS, No. 4.
_______, 2006, ―Los movimientos de los niños y niñas trabajadores. Un enfoque desde la
sociología‖, en: Política y Sociedad, vol. 43, No. 1, pp. 105-123.
_______, 2007a, ―Paternalismo, participación y protagonismo infantil‖, en: CORONA CARAVEO,
Yolanda y LINARES PONTÓN, María Eugenia (coords.), Participación infantil y juvenil en
América Latina, México, Universidad Autónoma Metropolitana – Chilwatch International
Research Network – Universidad de Valencia.
_______, 2007b, ―Niños investigadores‖, en: Encuentro, No. 78, Managua, Universidad
Centroamericana (UCA), pp. 6-18, disponible en: <http://www.bio-
nica.info/biblioteca/UCARevistaEncuentro78.pdf>.
_______ y MARTÍNEZ MUÑOZ, Martha, 2009, Infancia y derechos humanos: hacia una ciudadanía
participante y protagónica, Lima: Instituto de Formación de Educadores de Jóvenes,
Adolescentes y Niños Trabajadores en América Latina y el Caribe (IFEJANT).
_______, 2011, ―América Latina: La OIT y el misterio del ‗trabajo infantil indígena‘‖, en: NATs,
revista No. 19, Perú: Minka – Castilla-La Mancha, pp. 43-51.
LOIS, Julio, 1986, Teología de la liberación: opción por los pobres. Madrid: Editorial Fundamentos.

73
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

MACRI, Mariela; FORD, Myriam; BERLINER, Carolina y MOLTENI, María Julia, 2005, El trabajo
infantil no es juego: estudios e investigaciones sobre trabajo infanto-adolescente en Argentina
(1900-2003), Buenos Aires, Stella-La Crujía.
MARIÑO S., Germán y Lola Cendales G., 2000, ―Escritos sobre diálogo de saberes y negociación
cultural‖, en: Revista Aportes, No. 53, Bogotá, Dimensión Educativa.
MARTÍN-BARBERO, Jesús, 2005, ―Heredando el futuro. Pensar la educación desde la
comunicación‖, en: Nómadas, No. 5, Bogotá, Universidad Central-DIUC, septiembre, pp. 10-
22.
MARX, Carlos, 1976, El capital, Libro I, Tomo II, Madrid, Ediciones Akal S.A.
MATO, Daniel, 2002, ―Ningún conocimiento es ‗global‘, todos están marcados por los contextos
sociales e institucionales en que son producidos y en este sentido todo conocimiento es ‗local‘:
relaciones de poder y producción, circulación y apropiación de discursos en las Ciencias
Sociales y las Humanidades‖, Venezuela, Universidad Central de Venezuela. Apuntes para
dos conferencias en la Cátedra Ciencia, Tecnología y Sociedad + Innovación de la
Organización de Estados Iberoamericanos y Colciencias, Universidad del Cauca, Vicerrectoría
de Investigación, 19 de junio.
MINUJÍN, Alberto; DAVIDZIUK, Alejandra y DELAMÓNICA, Enrique, 2007, ―El boom de las
transferencias de dinero sujetas a condiciones. ¿De qué manera estos programas sociales
benefician a los niños y niñas latinoamericanos?‖, en: Salud Colectiva, No. 3 [en línea], mayo-
agosto, [fecha de consulta: 10 de febrero de 2011] Disponible en:
<http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=73130202>.
MORSOLIN, Cristiano, 2008, El trabajo de crecer: diferentes miradas sobre trabajo infantil,
explotación, derechos y ciudadanía desde los movimientos sociales en Colombia, Bogotá,
Ediciones Ántropos Ltda.
MOVIMIENTO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE DE NIÑOS Y ADOLESCENTES
TRABAJADORES, MOLACNATs, 2007, Proyecto “Desarrollo en internet del movimiento
Latinoamericano y del Caribe de Niños y Adolescentes Trabajadores”, Lima, MOLACNATs,
febrero.
MONTT BALMACEDA, Manuel, 1998, Principios de derecho internacional del trabajo la O.I.T.,
Santiago de Chile: Editorial Jurídica de Chile.
MORO ABADÍA, Óscar, 2006, La perspectiva genealógica de la historia, Santander, Servicio de
Publicaciones de la Universidad de Cantabria.
MYERS, William E. y BOYDEN, Jo, 1994, Trabajo infantil, promoviendo el interés superior de la
niñez trabajadora, Tegucigalpa, Save the Children Fund-Centroamérica.
NARODOWSKI, Mariano, 1999, Después de clase: desencantos y desafíos de la escuela actual,
Buenos Aires, Novedades Educativas.
_______, 2004, El desorden de la educación: ordenado alfabéticamente, Buenos Aires, Prometeo.
ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO, Conferencia de Trabajo Infantil de Oslo
(1997). Agenda de acción, octubre 27-30, sección 2, disponible en:
<http://www.ilo.org/global/about-the-ilo/press-and-media-centre/press-
releases/WCMS_008929/lang--es/index.htm>.
_______, 1999, Conferencia Internacional del Trabajo. 878 Reunión. Ginebra, junio, disponible en:
<www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc87/re-i.htm>.
_______, 2010, Intensificar la lucha contra el trabajo infantil: Informe global con arreglo al
seguimiento de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en
el trabajo, Ginebra, Conferencia Internacional del Trabajo, 99ª reunión.
PARRA SANDOVAL, Rodrigo, 1996, La escuela nueva, Bogotá, Plaza & Janés Editores Colombia
S.A.
PEDRAZA GÓMEZ, Zandra, 2007, ―El trabajo infantil en clave colonial: consideraciones histórico-
antropológicas‖, en: Nómadas, No. 6, Bogotá, Instituto de Estudios Sociales Contemporáneos -
Universidad Central, abril, pp. 80-90.
PERALTA, María Inés y MUÑOZ GUZMÁN, Carolina, 2007, ―La situación del trabajo infantil y su
relación con las políticas públicas e intervención social en Argentina y Chile‖, en: Perspectivas:
Revista de Trabajo Social, No. 17, pp. 75-122.
PINCHBECK, Ivy, 1930, Women Workers and the Industrial Revolution, 1750-1800, London,
George Routledge and Sons.

74
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

PLATT, Anthony M., 1982, Los salvadores del niño: o la invención de la delincuencia, México: Siglo
XXI Editores.
PROGRAMA ENTENDIENDO EL TRABAJO INFANTIL UCW, 2010, Unidos en la lucha contra el
trabajo infantil. Informe interagencial para la Conferencia mundial sobre trabajo infantil de La
Haya de 2010, Ginebra, OIT, mayo.
_______, 2010, Tendencias en la participación de los niños en la producción económica y el
trabajo infantil en la región América Latina y el Caribe: panorama regional, Lima, OIT,
noviembre.
QVORTRUP, Jens, 2009, ―The Development of Childhood: Change and Continuity in Generational
Relations‖, in: Structural, Historical, and Comparative Perspectives, UK, Esmerald Group
Publishing Limited, pp. 1-25.
RAMIRO, Pedro y PULIDO, Alejandro, 2009, Las multinacionales españolas y el negocio de la
responsabilidad: análisis de la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas
transnacionales en Colombia, Bogotá, Observatorio de Multinacionales en América Latina
(OMAL) - Asociación Paz con Dignidad - Asociación para la Investigación y Acción Social
NOMADESC.
RAUSKY, María Eugenia, 2007, ―Trabajo infantil, pobreza y estrategias de reproducción social‖, en:
EGUÍA, Amalia y ORTALE, Susana (coords.), Los significados de la pobreza, Buenos Aires,
Biblos, pp. 65-84.
_______, 2009, ―¿Infancia sin trabajo o infancia trabajadora?: perspectivas sobre el trabajo infantil‖,
en: Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, No. 2, Manizales:
CINDE, vol. 7, pp. 681-706.
RODRÍGUEZ DOMENECH, Isabel y DÍAZ GILMARTÍN, María Inmaculada,1998, ―El trabajo infantil
en el mundo: el estado de la discusión‖, en: Cuadernos de Estudios Empresariales, No. 8, pp.
243-250.
RODRÍGUEZ, Pablo y MANNARELLI, María Emma (coords.), 2007, Historia de la infancia en
América Latina, Bogotá, Universidad Externado de Colombia.
RUNGE PEÑA, Andrés Klaus y MUÑOZ GAVIRIA, Diego Alejandro, 2005, ―El evolucionismo social,
los problemas de la raza y la educación en Colombia‖, en: Revista Iberoamericana de
Educación, No. 39: La educación del cuerpo, sep.-dic., pp. 127-168.
SÁENZ OBREGÓN, Javier; SALDARRIAGA VÉLEZ, Óscar y OSPINA, Armando, 1997, Mirar la
infancia: pedagogía, moral y modernidad en Colombia, 1903-1946, Bogotá, COLCIENCIAS -
Ediciones Foro Nacional por Colombia y Universidad de Antioquia, 2 vols.
SALAZAR, María Cristina, 1995, ―La significación del trabajo infantil y juvenil en América Latina y el
Caribe‖, en: Trabajo Infantil. ¿Ser o no ser?, Lima, Rädda Barnen, pp. 63-88.
_______, 2000, ―El trabajo infantil en Colombia: tendencias y nuevas políticas‖, en: Nómadas, No.
12, Bogotá, Departamento de Investigaciones - Universidad Central, abril, pp. 152-158.
SANTOS, Boaventura de Sousa, 1998, La globalización del derecho: los nuevos caminos de la
regulación y la emancipación, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia-UNIBIBLOS.
_______, 2003, Crítica de la razón indolente: contra el desperdicio de la experiencia para un nuevo
sentido común: la ciencia, el derecho y la política en la transición paradigmática, Volumen I.
Bilbao: Desclée de Brouwer.
SCHIBOTTO, Giangi, 1990, Niños trabajadores: construyendo una identidad, Lima, Movimiento de
Adolescentes y Niños Trabajadores Hijos de Obreros Cristianos, MANTHOC.
_______,1997, ―Trabajo infantil y culturas del trabajo infantil: ecosistema, tabú y valoración crítica‖,
en: Niños trabajadores, actoría y protagonismo social, Lima, IFEJANT, pp. 86-103.
SULMONT, Denis, 1979, ―El movimiento sindical frente a la crisis económica: Perú (1976-1979)‖,
en: Nueva Sociedad, No. 43, julio-agosto, pp. 26-37.
THOMPSON, Edward P., 1977, La formación histórica de la clase obrera. Inglaterra 1780-1832,
Barcelona, Editorial Laia, Vol. II.
TORRES CARRILLO, Alfonso, 2008, La educación popular: trayectoria y actualidad, Bogotá,
Editorial El Búho Ltda.
UNICEF, 1997, Estado mundial de la infancia, Nueva York, UNICEF, disponible en:
<http://www.unicef.org/spanish/sowc97sp/>.
URE, Andrew, 1835, The Philosophy of Manufacture, London, Chas. Knight.

75
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

VALLES, Miguel S., 1999, Técnicas cualitativas de investigación social: reflexión metodológica y
práctica profesional, Madrid, Editorial Síntesis, S.A.
VEGAS, Emiliana y SANTIBÁÑEZ, Lucrecia, 2010, La promesa del desarrollo en la primera
infancia en América Latina y el Caribe, Washington, Banco Mundial-Mayol Ediciones S.A.
VERHELLEN, Eugeen, 2002, La Convención sobre los Derechos del Niño: trasfondo, motivos,
estrategias, temas principales, Amberes-Apeldoorn, Ediciones Garant.
VIÑA, Gonzalo E.D., 2010, ―Los sistemas penales procesales juveniles en América Latina: ¿un
nuevo régimen?‖: en: Revista Jurídica de la Universidad de Palermo, No. 1, Córdoba, año 11,
octubre, pp. 143-160.
ZIBECHI, Raúl, 2011, Política & miseria: la relación entre el modelo extractivo, los planes sociales y
los gobiernos progresistas. Buenos Aires: Editorial Lavaca.
ZULETA PALACIOS, Mónica, ―Genealogía de la moral predominante en la literatura académica
sobre la violencia política colombiana del Siglo XX‖, en: Nómadas, No. 22. Bogotá: Instituto de
Estudios Sociales Contemporáneos - Universidad Central, abril, pp. 282-285.

76
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Anexo No. 1: Corpus Bibliográfico Revisado

1. Audiovisuales
ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO, 1996, Soy un niño [videograbación]: un documental de la
OIT sobre el trabajo infantil, Ginebra, OIT, Videocasete 52 min.
_______, 2003-2004, Central de Abastos Corabastos: una experiencia para eliminar el trabajo infantil en una
plaza de mercado de Bogotá. [Videograbación]: Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo
Infantil. Proyecto de Prevención y Eliminación del Trabajo Infantil Doméstico en Hogares de Terceros,
Bogotá, OIT - DABS, Convenio Andrés Bello. Pontificia Universidad Javeriana.
_______, 2006, Una ventana al trabajo infantil doméstico: la experiencia en Colombia, Bogotá, OIT/IPEC
Suramérica. 1 VHS, 16 min.
_______, 2008, La educación: la respuesta acertada al trabajo infantil, OIT- Departamento de Comunicación e
Información al Público, disponible en: <http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/video_ti_2008.swf>.
INTEREDFUNDACION – FUNDACIÓN PEQUEÑO TRABAJADOR, 2010, El pozo de los deseos, Bogotá,
Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID) e InteRed, video, 16 min., disponible en:
<http://www.youtube.com/watch?v=XTvkbBixLto&feature=related>;
<http://www.youtube.com/watch?v=RzLB2H5D2gs&feature=mfu_in_order&list=UL>.

2. Documentos (informes, cartillas, folletos, guías y manuales)


ALVAREZ MIÑO, Lídice, 2006, ―Manual metodológico para la realización de caracterizaciones del trabajo
infantil en el ámbito local, 2006‖, disponible en:
<http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/manual_lineas_base_ti_col.pdf>.
ANDI, 2006, Derechos, infancia y agenda pública: un análisis comparativo de la cobertura periodística
latinoamericana, Brasilia, ANDI y Red ANDI, disponible en: <www.comminit.com/es/node/69116>.
BLACK, Maggie, 1990, Niñas y niños trabajadores domésticos: un manual de investigación y acción, Bogotá,
Unicef - DNI.
BONILLA, Margarita (Comisión Colombiana de Juristas), y MELGUIZO, María Clara (Coalición contra la
Vinculación de Niños, Niñas y Jóvenes al Conflicto Armado en Colombia), 2009, Informe alterno al
informe del Estado Colombiano sobre el cumplimiento del Protocolo Facultativo relativo a la participación
de niños en los conflictos armados, Bogotá, Defensa de los Niños Internacional, DNI - Colombia -
Justapaz - Tierra de Hombres, Alemania - Comisión Colombiana de Juristas - Humanidad Vigente
Corporación Jurídica - Agir Ensemble pour les Droits de l‘Homme, Unión Europea, War Child Holanda -
TDH Alemania - ICCO & Kerk in Actie, disponible en:
<http://www.coljuristas.org/Portals/0/IAlterno2010.pdf>.
BOUHDIBA, Abdelwahab, 1982, La explotación del trabajo de los niños. Informe final presentado por
Abdelwahab Bouhdiba, relator especial de la Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y
Protección a las Minorías, Nueva York, ONU.
BOURDILLON, Michael F.C., et al., 2010, ―Carta abierta a la directora de la OIT/IPEC de científicos
preocupados‖, mayo, disponible en:
<http://www.ifejants.org/new/docs/temporal/carta_abierta_a_la_directora_de_la_oit.pdf>
ESPINOZA URIBE, Martha, Regis Morel, y León Huaranca. s.f. Sistematización de la implementación del
proyecto “Trabajo, Educación, Salud”. Comisión de derechos humanos de ICA programa NATs,
disponible en:
<http://www.postgrado.unesr.edu.ve/acontece/es/todosnumeros/num15/02_09/sistematizacion_tes.pdf>.
EUROPANATs, 2010, Programa del Encuentro Alternativo de NATs. La Haya, 9, 10 y 11 de mayo. MolacNats,
ItaliaNats, Pronats e.V., BélgicaNats, Christliche Iniciative Romero (CIR), disponible en:
<http://molacnats.org/index.php?option=com_content&task=view&id=218&Itemid=107>.
FUNDACIÓN PLAN, 2008, Caja mágica: una revista hecha por niños, niñas y adolescentes, No. 37, junio.
GLOBAL EXCHANGE, 2010, Análisis del programa Familias en Acción en el marco de los procesos
electorales en Colombia, en:
<http://www.globalexchange.org/countries/americas/colombia/ColomInformeFinalESP.pdf>.
HANSON, Karl y Arne Vandaele, s.f., Niños trabajadores y derecho internacional de trabajo: análisis crítico,
disponible en: <http://www.exclusion.net/images/pdf/563_gafes_Ni%F1os_trabajadores-
analisis_critico.pdf>.
LUGO AGUDELO, Nelvia Victoria, y Alba Lucía Marín Rengifo, 2008, Saberés: participación infantil: un
camino por trasegar, Manizales, Fundación para el Desarrollo Integral de la Niñez, la Juventud y la
Familia, FESCO – Fundación Bernard van Leer.

77
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

LUNA, Gabriela, y Teodoro Pérez, 2004, Transformando sentires, Bogotá, OIT-IPEC/SIRTI/USDOL. Proyecto
de Prevención y Eliminación del Trabajo Infantil en la Minería Artesanal, 6 Cuadernillos.
MELGUIZO, María Clara, 2004, Sin pala y con alas. Sistematización del proyecto de prevención y erradicación
del trabajo infantil en la minería artesanal colombiana, Bogotá, OIT/IPEC Sudamérica/ Proyecto de
Prevención y Eliminación del Trabajo Infantil en la Minería Artesanal, disponible en:
<http://www.alotropia.org/docs/sinpalayconalas.pdf>.
MOVIMIENTO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE DE NIÑOS Y ADOLESCENTES TRABAJADORES,
MOLACNATs, 2007, Proyecto “Desarrollo en internet del movimiento Latinoamericano y del Caribe de
Niños y Adolescentes Trabajadores”, Lima, MOLACNATs, febrero.
ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO/ IPEC, 2001, Combatendo o trabalho infantil: guía para
educadores, Brasilia, OIT – IPEC, disponible en: <www.oitbrasil.org.br/info/downloadfile.php?fileId=136>.
_______, 2004. Del cafetal a la escuela, 1999-2004, folleto.
_______, 2008. Guía de materiales impresos y audiovisuales para el intercambio de información sobre
estrategias para la prevención y eliminación de la explotación sexual comercial de niñas, niños y
adolescentes. América Latina. San José de Costa Rica.
OIT/IPEC, 1999, Emprender: experiencia educativa-productiva para desestimular el trabajo infantil. OIT/IPEC-
SIRTI - CENSAT - Agua Viva.
_______, 2006, Con los ojos abiertos. Cartilla para maestros sobre trabajo infantil, Bogotá, OIT/IPEC,
disponible en: <http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/guia_maestros_ti_col.pdf>.
_______, 2008, ―Colombia: child labour data country brief‖, Geneva, IPEC, disponible en:
<http://www.ilo.org/ipecinfo/product/viewProduct.do?productId=7794>.
_______, 2010, Conferencia mundial sobre trabajo infantil en la Haya 2010, La Haya, disponible en:
<www.ilo.org/ipec/.../lang--es/index.htm -).
_______, 2010, Hoja de ruta para lograr la eliminación de las peores formas de trabajo infantil para 2016, La
Haya, OIT/IPEC, disponible en: <http://www.ilo.org/ipecinfo/product/viewProduct.do?productId=13454>.
_______, 2010, Intensificar la lucha contra el trabajo infantil: Informe global con arreglo al seguimiento de la
Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, Ginebra,
Conferencia Internacional del Trabajo, 99ª reunión.
PRONATs, 2008, “No somos el problema, somos parte de la solución” . Niños trabajadores entre explotación y
autodeterminación, Bolivia, ProNATs e.V. y CIR e.V, disponible en:
<http://molacnats.org/index2.php?option=com_content&do_pdf=1&id=150>.

3. Eventos (congresos, conferencias, foros y seminarios)


CASTEL, Robert, 2003 ―Empleo, exclusión y las nuevas cuestiones sociales‖, en: Robert Castel (et al.),
Desigualdad y globalización: cinco conferencias, Buenos Aires, Editorial Manantial-Universidad de
Buenos Aires, Conferencia en la UBA en 1999.
GARCÍA MÉNDEZ, Emilio y María Cristina Salazar (comps.), 1999, Seminario sobre Trabajo Infantil en la Era
Post-Oslo en América Latina, 1998: Santa Fe de Bogotá, Nuevas perspectivas para erradicar el trabajo
infantil en América Latina / Seminario Regional Post-Oslo, Bogotá, UNICEF – Tercer Mundo Editores.
JARAMILLO GARCÍA, Enrique M., 2005, ―Protagonismo de niños, niñas y adolescentes, una experiencia
latinoamericana: el caso Perú‖. Ponencia en el Seminario “Significado y pertinencia del protagonismo de
niños, niñas y adolescentes”, Managua-Nicaragua, Universidad Centroamericana, UCA, 29 de julio.
MATO, Daniel, 2002, ―Ningún conocimiento es ‗global‘, todos están marcados por los contextos sociales e
institucionales en que son producidos y en este sentido todo conocimiento es ‗local‘: relaciones de poder
y producción, circulación y apropiación de discursos en las Ciencias Sociales y las Humanidades‖,
Venezuela, Universidad Central de Venezuela. Apuntes para dos conferencias en la Cátedra Ciencia,
Tecnología y Sociedad + Innovación de la Organización de Estados Iberoamericanos y Colciencias,
Universidad del Cauca, Vicerrectoría de Investigación, 19 de junio.

4. Legislación (estadísticas, políticas públicas)


Ley 54 de 1962. Ratificación del Convenio sobre la Abolición del Trabajo Forzoso, 7 de junio de 1963.
Ley 23 de 1967. Ratificación del Convenio 29 y el Convenio 105, para abolir el trabajo forzoso para controlar
situaciones de esclavitud en el siglo XX).
Ley 74 de 1968. Ratificación del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 29 de
octubre de 1969.
Ley 7 de 1979. Creó el Sistema Nacional de Bienestar Familiar, como el conjunto de instituciones públicas y
privadas del orden nacional, departamental y municipal, que atienden total o parcialmente, la prestación
de los servicios de bienestar familiar, buscando el desarrollo armónico de la familia, la protección de la

78
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

niñez y la garantía de sus derechos. Marcó el surgimiento de una política para la infancia en el país.
COLOMBIA. MINISTERIO DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL. OFICINA DEL MENOR TRABAJADOR
(1981). Normas laborales vigentes: no los obligue a trabajar y ayúdelos a estudiar, Bogotá, El Ministerio.
Ley 20 de 1982. Adoptó el Estatuto del Menor Trabajador, creó la Dirección General del Menor Trabajador
como una dependencia del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, también buscó desarrollar
mecanismos de coordinación interinstitucional entre UNICEF, ICBF, Ministerio de Justicia, Ministerio de
salud, Secretaría de Salud, Universidad Nacional de Colombia, SENA y Policía Nacional, con el objetivo
de buscar acciones tendientes a la investigación de las características del trabajo en menores.
Decreto 2737 de 1989. Código del Menor. Fijó normas para adelantar el Proceso Administrativo de Protección,
en el marco de la Doctrina de la Situación Irregular Crea las Comisarías de Familia y Defensorías de
Familia reemplazando al Defensor de Menores y la Procuraduría Delegada para la Defensa del Menor y
la Familia.
Decreto 1310 de 1990. Creó el Comité Interinstitucional para la Defensa, Protección y Promoción de los
Derechos Humanos de la Niñez y la Juventud.
Ley 12 de 1991. Ratificación de la Convención sobre los Derechos del Niño, 28 de enero de 1991.
Decreto 0859 de 1995. Creó el Comité Interinstitucional para la Erradicación del Trabajo Infantil y la
Protección del Menor Trabajador.
Ley 470 de 1998. Ratificación del convenio No. 138 sobre la edad mínima de admisión al empleo, 12 de junio
de 2000 (Establecido en la 58ª Reunión de la Conferencia General de la OIT, realizada en Ginebra en
junio de 1973).
Ley 704 de 2001. Convenio 182, de la OIT, que elevó a la condición de prioridad internacional eliminar las
peores formas de trabajo infantil.
Resolución 4448 del 3 de febrero de 2006. Ministerio de Protección Social estable las actividades laborales
que los niños y adolescentes no pueden ejercer por representarles riesgos o peligros.
Ley 679 de 2001. Expide un estatuto para prevenir y contrarrestar la explotación, la pornografía y el turismo
sexual con menores, en desarrollo del artículo 44 de la Constitución.
ALCADÍA MAYOR DE BOGOTÁ, CONSEJO DISTRITAL DE POLÍTICA SOCIAL, 2003, Niñez bogotana:
situación y políticas públicas, 1990-2000, Bogotá, D.C., La Alcaldía.
ALCADÍA MAYOR DE BOGOTÁ, CONSEJO DISTRITAL DE POLÍTICA SOCIAL, 2003, Lineamientos
generales de política social para Bogotá, 2004-2014. Una aproximación desde los derechos de la niñez,
la juventud, las mujeres, las personas mayores y la familia. Bogotá, D.C., La Alcaldía.

5. Libros
ABELLA, Tomás, 2003, T de trabajo infantil, Barcelona, Intermón Oxfam.
ACOSTA AYERBE, Alejandro, 2003, Hacia la construcción de una política pública de niñez y adolescencia,
Santa Fe de Bogotá, Fundación Antonio Restrepo Barco.
ACOSTA VARGAS, Gladys, 2000, Trabajo infantil dom stico y qui n la mandó a ser niña , Santa Fe de
Bogotá, Unicef, Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia - TM Editores.
ALBANO, Sergio, 2005, Michel Foucault: glosario de aplicaciones, Buenos Aires, Quadrata.
ALFAGEME, Erika; Raquel Cantos y Marta Martínez, 2003, De la participación al protagonismo infantil.
Propuestas para la acción, Madrid, Plataforma de Organizaciones de Infancia, disponible en:
<www.ucm.es/info/polinfan/2006/area-lectura/.../participacion-al-protag.pdf>.
ALZATE PIEDRAHITA, María Victoria, 2003, La infancia, concepciones y perspectivas, Bogotá, Papiro
Editores.
AMORIM, Anita, SANDHYA BADRINATH, Ségolène Samouiller, y MURRAY, Una, 2004, Gender Equality and
Child Labour: A participatory tool for Facilitators International Labour. Geneve, OIT/IPEC, disponible en:
<http://www.iwtc.org/ideas/30_childlabor>.
GARCÍA MÉNDEZ, Emilio, 1994, Derecho de la infancia-adolescencia en América Latina: de la situación
irregular a la protección integral, Bogotá, Unicef Colombia.
ANSALDI, Waldo (comp.), 1986, La ética de la democracia: una reflexión sobre los Derechos Humanos desde
las ciencias sociales, Buenos Aires, CLACSO, disponible en:
<www.catedras.fsoc.uba.ar/udishal/art/etica_democracia.pdf>.
ANTUNES, Ricardo, 2000, Adiós al trabajo: ensayo sobre las metamorfosis y el rol central del mundo del
trabajo, Bogotá, Editorial Antídoto.
ARENAS ARANGO, Miguel Ángel, 2004, Buenas prácticas y aprendizajes hacia la prevención y erradicación
del trabajo infantil doméstico, OIT/IPEC – SIRTI - USDOL. Proyecto de Prevención y Eliminación del
Trabajo Infantil Doméstico en Sudamérica, disponible en: <www.scribd.com/.../Buenas-practicas-y-
aprendizajes-hacia-la-prevencion-y-erradicacion-del-trabajo-infantil-domestico>.
ARIAS ORTIZ, Liliana y Javier Fayad Sierra, 2004, Reconocimiento de la niñez: Santiago de Cali 1890-1930:
instituciones, subjetividad y vida cotidiana, Cali, Universidad del Valle, Cátedra Escuela y Modelos

79
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Pedagógicos, Instituto de Educación y Pedagogía - Colciencias.


ARIÈS, Philippe, 1987, El niño y la vida familiar en el Antiguo Régimen, Madrid, Ediciones Taurus.
ARRIAGADA, Jorge, Orlando Benítez, María del Rosario Castro (et al.), 2003, Guía para la implementación de
un Sistema de Inspección y Monitoreo del Trabajo Infantil en los países del Mercosur y Chile, Lima, OIT,
Programa IPEC Sudamérica, disponible en:
<http://white.oit.org.pe/spanish/260ameri/oitreg/activid/proyectos/ipec/doc/documentos/guia_inspeccion.p
df>.
ARRUNÁTEGUI, Jorge E., 2007, Reflexiones para el cambio: análisis de los planes nacionales de prevención
y erradicación del trabajo infantil en América Latina y el Caribe, Lima, OIT, disponible en:
<http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/analisis_planes_alc.pdf>.
ASOCIACIÓN CRISTIANA DE JÓVENES, 2005, Fortalecimiento a familias con niños, niñas y jóvenes
trabajadores: un camino para la prevención y erradicación del trabajo infantil, Bogotá, Asociación
Cristiana de Jóvenes; OIT-IPEC/USDOL/SIRTI.
ASPEM-APRODEH. 2004. 1980-2000 Violencia contra niños, niñas y adolescentes “Hasta sus menorcitos
ahora lloran...”. Selección de textos del Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación.
ASPEM-APRODEH, disponible en: <http://www.aprodeh.org.pe/public/pdf/l_ninhos.pdf>.
BAUMAN, Zygmunt, 2007, Vida de consumo, México, Fondo de Cultura Económica.
_______, 2008, Trabajo, consumismo y nuevos pobres, Barcelona, Gedisa, [1998].
BELTRÁN CORTES, Luis María, 1970, Temas colombianos: la metamorfosis del chino de la calle; La hidra de
lerna, Bogotá, Editextos.
BEQUELE, Assefa, 1990, La lucha contra el trabajo infantil, Ginebra, Oficina Internacional del Trabajo.
BRACAMONTE BARDÁLEZ, Patricia y Dwight Ordóñez Bustamante, 2005, Consideraciones para el diseño y
evaluación de programas y proyectos sobre trabajo infantil y de adolescentes. Washington, D.C., Banco
Interamericano de Desarrollo, disponible en:
<white.oit.org.pe/ipec/documentos/considera_diseno_eval_proy.pdf>.
BRAIDOTTI, Rosi, 2000, Sujetos nómades: corporización y diferencia sexual en la teoría feminista
contemporánea, Buenos Aires, Paidós.
BROWN, Wendy, 2004, La crítica de los derechos, Santa Fe de Bogotá, Siglo del Hombre - Universidad de
Los Andes - Instituto Pensar.
BULA, Jorge, 2006, Ciudadanía y trabajo infantil: la lógica económica y la dimensión ética del problema del
niño trabajador, Bogotá, Universidad Externado de Colombia.
BUSTELO, Eduardo S., 2007, El recreo de la infancia: argumentos para otro comienzo, Buenos Aires, Siglo
XXI Editores Argentina.
CALVO CARAVACA, Alfonso Luis y Pilar Blanco-Morales Limones, 2003, Globalización y derecho, Madrid,
Editorial Colex.
CARRIÓN, Diego y Ana Vainstoc, 1987, La ciudad y los niños en América Latina, Quito, CLACSO - Instituto
Interamericano del Niño - International Institute for Enviromental Development - Centro de
Investigaciones Ciudad.
CASILDA, Ramón, 2005, ―América Latina: del Consenso de Washington a la Agenda del Desarrollo de
Barcelona‖, (Documento de Trabajo), Real Instituto Elcano, febrero.
CASTEL, Robert, 2004, La inseguridad social qu es estar protegido , Buenos Aires, Manantial.
CASTRO MORALES, Jorge, 1998, Trabajo infantil y salud mental, Lima, Ifejant.
_______, 2001a, Niñas y niños adolescentes: exclusión y desarrollo psicosocial. Volumen I, Perú, Ifejant,
disponible en: <www.ifejants.org/new/docs/publicaciones/NATs10.pdf>.
_______, 2001b, Niñas y niños adolescentes: exclusión y desarrollo psicosocial. Volumen II, Perú, Ifejant,
disponible en: <www.iin.oea.org/revista_salud-farm_vol17_ing.pdf>.
CASTRO, Edgardo, 2006, El vocabulario de Michel Foucault. Un recorrido alfabético por sus temas, conceptos
y autores, Prometeo, disponible en: <http://www.multiculturas.com/boarding_school/library/El-
Vocabulario-de-Michel-Foucault.pdf>.
CASTRO, Jorge, Alejandro Cussiánovich, Luis Tejada y Jorge Valencia Corominas, 2009, Participación de los
niños y niñas: balance de los veinte años de la Convención, Lima, Ifejant.
CENDALES G. Lola y Germán Mariño, 2000, Escuela y trabajo infantil y juvenil: estudio de casos realizados
con alumnos de 5° y 6° grado de Centros Educativos Distritales, dentro de la investigación acción en el
aula, Bogotá, Dimensión Educativa - Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico,
IDEP.
CHOSSUDOVSKY, Michel, 2002, Globalización de la pobreza y nuevo orden mundial, México, Siglo XXI
Editores.
CINDE, 2003, Revista Latinoamericana de ciencias sociales, Niñez y Juventud, diciembre, No. 269.
CISNEROS, Luis Jaime, 1999, ―Los menores pasan a mayores‖, en: Le Courrier de l'Unesco No. 5, Lima,
UNESCO, mayo, Vol. 52.
COLOMBIA. MINISTERIO DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL, 1993, Convenios internacionales del
trabajo ratificados por Colombia, Santa Fe de Bogotá, El Ministerio.

80
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

COMISIÓN DE SEGUIMIENTO A LA POLÍTICA PÚBLICA SOBRE DESPLAZAMIENTO FORZADO, 2009, El


reto ante la tragedia humanitaria del desplazamiento forzado, Bogotá, CSPPDF- COHDES, abril, 4 vols.
COMITÉ INTERINSTITUCIONAL NACIONAL DE ERRADICACIÓN DEL TRABAJO INFANTIL Y
PROTECCIÓN DEL JOVEN TRABAJADOR, 2010, Colombia: estrategia nacional para prevenir y
erradicar las peores formas de trabajo infantil y proteger al joven trabajador, 2008 –2015, Bogotá,
OIT/IPEC – UNICEF, disponible en: <http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/estrategia_ti_colombia.pdf>.
COMITÉ INTERINSTITUCIONAL PARA LA ERRADICACIÓN DEL TRABAJO INFANTIL Y LA PROTECCIÓN
DEL TRABAJO JUVENIL. 2004. Avances del Tercer Plan Nacional para la erradicación del trabajo infantil
y la protección del trabajo juvenil, 2003-2006, Bogotá, OIT – IPEC, disponible en:
<http://white.oit.org.pe/ipec/boletin/documentos/avances_plan_co_04.pdf>.
CONSULTORÍA PARA LOS DERECHOS HUMANOS Y EL DESPLAZAMIENTO, 2011, ¿Consolidación de
qué? Informe sobre desplazamiento, conflicto armado y derechos humanos en Colombia, Bogotá,
COHDES, abril.
CORAGGIO, José Luis, 1999, Política social y economía del trabajo: alternativas a la política neoliberal para la
ciudad, Madrid, Miño y Dávila Editores, disponible en:
<http://www.coraggioeconomia.org/jlc/archivos%20para%20descargar/Pol%C3%ADticasocial_yEdT.pdf>.
CORONA CARAVEO, Yolanda y María Morfin Stoopen, 2001, Diálogo de saberes sobre participación infantil,
México, Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, disponible en:
<www.uam.mx/cdi/dialogo/plegal.pdf>.
CORPORACIÓN YIRA CASTRO, 2007, Despojo de tierras, la verdad detrás del desplazamiento forzado,
Bogotá, Corporación Jurídica Yira Castro.
COREA, Cristina y LEWKOWICZ, Ignacio, 1999, ¿Se acabó la infancia?: ensayo sobre la destitución de la
niñez, Buenos Aires, Lumen Humanitas.
CORREA RUBIO, François, 2010, Infancia y trabajo infantil indígena en Colombia, Bogotá, Universidad
Nacional de Colombia, Facultad de Ciencias Humana, Departamento de Antropología.
_______, 2010, Trabajo infantil indígena en Colombia: una síntesis de las miradas sobre el problema desde
las comunidades indígenas, los académicos y las instituciones, Lima, OIT, Programa Internacional para
la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC).
CORTÉS MORALES, Julio, 1999, ―A 100 años de la creación del primer Tribunal de Menores y 10 años de la
Convención Internacional de los Derechos del Niño: el desafío pendiente‖, Justicia y Derechos del Niño,
No. 1, Santiago de Chile, UNICEF-Ministerio de Justicia, noviembre, pp. 63-78, disponible en:
<http://www.jurisprudenciainfancia.udp.cl/wp/wp-content/uploads/2009/08/julio-cortes-morales.pdf>
_______, 2006, Acerca de la consideración jurídica de la infancia en Chile en el período 1990/2005, Santiago
de Chile, Corporación Opción, disponible en:
<http://www.bcn.cl/carpeta_temas_profundidad/temas_profundidad.2007-04-
11.5081711610/documentos_pdf.2007-05-30.1565106751>.
CRABBÉ, Carole, 2000, La moda al desnudo: doce preguntas sobre las condiciones laborales en la
confección textil, Barcelona, Icaria.
CUNNINGHAM, Hugh, 1991, ―Los hijos de los pobres. La imagen de la infancia desde el siglo XVII‖, en: The
Children of the Poor: Representations of Childhood Since the Seventeenth Century (Family, Sexuality,
and Social Relations in Past Times). Cambridge, Mass, Blackwell.
CUSSIÁNOVICH VILLARÁN, Alejandro, 1994, ―Niño y adolescente: enfoque y contexto. Una mirada a la
historia‖, en: Curso de capacitación: La Policía Nacional del Perú promotora de los derechos de niñ@s,
adolescentes y familia, Lima, Policía Nacional del Perú- Save the Children, Acción por los Niños –
Embajada Británica, II Módulo, pp. 19-21.
_______, y Ana María Márquez, 2002, Hacia una participación protagónica de los niños, niñas y adolescentes:
documento de discusión elaborado para Save the Children Suecia, Lima, Save the Children.
_______, 2006, Ensayos sobre Infancia I: sujeto de derechos y protagonistas, Ifejant, disponible en:
<http://www.ifejants.org/new/docs/publicaciones/ensayos_sobre_infancia.pdf>.
_______, 2007, Aprender la condición humana: ensayo sobre pedagogía de la ternura, Lima, Ifejant,
disponible en: <www.ifejants.org/new/docs/.../pedagogia_de_la_ternura.pdf>.
_______, y Donald Méndez Quintana, 2008, Movimientos sociales de NATS en América Latina. Análisis
histórico y balance político en los últimos años, Perú, Ifejant, disponible en: Movimientos sociales de
NATS en América Latina: análisis histórico y balance político en los últimos treinta años.
_______, 2009, Ensayos sobre Infancia II: sujeto de derechos, Lima, Ifejant, disponible en:
<http://www.ifejants.org/new/docs/publicaciones/ensayosobreinfancia2.pdf>.
CENTRAL UNITARIA DE TRABJADORES, CUT, 2007, ¡Pa´l que no debe trabajar! y ¡Pa´l que quiere
trabajar!: manual de incidencia sindical para abordar una estrategia real y efectiva en función de la
erradicación del trabajo infantil en sus peores formas, Bogotá, OIT – IPEC, disponible en:
<http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/cartilla_cut2.pdf>.
DANE, ICBF y MINISTERIO DE LA PROTECCIÓN SOCIAL, 2008, Análisis en profundidad y términos
comparativos de los años 2001, 2003, 2005 y 2007 sobre trabajo infantil, Bogotá, Dirección de Difusión,

81
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Mercadeo y Cultura Estadística del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE),


disponible en:
<http://www.dane.gov.co/daneweb_V09/index.php?option=com_content&view=article&id=653&Itemid=67
>.
DÁVILA BALSERA, Paulí y NAYA GARMENDIA, Luis María, 2006, ―La evolución de los derechos de la
infancia: una visión internacional‖, en: Encounters on Education, vol. 7, pp. 71-93.
DAZA NAVARRETE, Gisela, 2006, ―Las víctimas de la socialización‖, en: Nómadas, No. 25, Bogotá,
Universidad Central - IESCO, octubre, pp. 110-117.
DELEUZE, Gilles, 1971, Nietzsche y la filosofía, Barcelona, Editorial Anagrama.
DEPARTAMENTO NACIONAL DE PLANEACIÓN, ACCIÓN SOCIAL, 2010, El camino recorrido: diez años de
Familias en Acción, Bogotá, Programa Familias en Acción - Departamento Nacional de Planeación,
Dirección de Evaluación de Políticas Públicas, disponible en:
<api.ning.com/files/.../ELCAMINORECORRIDO.pdf>.
DÍAZ B., Maritza, Gabriela Luna, y Mónica Tobón, 2004, Materiales de trabajo para prevenir y erradicar el
trabajo infantil doméstico, Bogotá, OIT/IPEC – SIRTI – USDOL.
_______, Pedro Andrés González y Liliana Obregón, 2005, Ruta pedagógica para prevenir y erradicar el
trabajo infantil desde el aula, Bogotá, OIT – IPEC – Ministerio de Educación – Ministerio de Protección
Social – ICBF – ACJ – ACDI.
DÍAZ, Carolina, Eliana Lacombe y Claudia López, 2002, El juicio de la mirada: incidencia de la mirada social
en la construcción y resignificación de los atributos identitarios, Universidad Nacional de Córdoba,
Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Escuela de Ciencias de la Información.
DONZELOT, Jacques, 1998, La policía de las familias, Valencia, Pre-textos.
DUSCHATZKY, Silvia, 2000, Tutelados y asistidos: programas sociales, políticas públicas y subjetividad,
Buenos Aires, Paidós.
ELDERS, Fons, 2006, Noam Chomsky y Michel Foucault: la naturaleza humana: justicia versus poder: un
debate, Buenos Aires, Katz Editores.
ELENA, Joaquín, 2004, Desigualdad social y relaciones de trabajo, Salamanca, Ediciones Universidad de
Salamanca.
EMPRESA NACIONAL MINERA LIMITADA, MINERCOL LTDA, 2001, El trabajo infantil en la minería
artesanal del carbón en la Cuenca de la Sinifana, Departamento de Antioquia, Bogotá, MINERCOL.
Medellín, Universidad Pontificia Bolivariana.
_______, 2002a, Los pequeños de piedra, barro y arena: caracterización sociocultural y económica de las
niñas, los niños y las comunidades vinculados al trabajo de las canteras, los chircales y los materiales de
arrastre de los ríos de Colombia. Bogotá, MINERCOL - Universidad Pontificia Bolivariana.
_______, 2002b, No todo lo que brilla es oro: caracterización sociocultural y económica de las niñas, los niños
y las comunidades vinculados al trabajo de la minería artesanal del oro en Colombia, Bogotá,
MINERCOL - Universidad Pontificia Bolivariana.
_______, 2002c, El trabajo infantil en la minería artesanal de la arcilla: diagnóstico sociocultural y económico
del municipio de Nemocón en Cundinamarca, Bogotá, OIT, Minercol-Cámara de Comercio de Bogotá.
_______, 2002d, Los pequeños guaqueros: caracterización sociocultural y económica de las niñas, los niños y
las comunidades vinculados al trabajo de la minería artesanal de las esmeraldas en Colombia, Bogotá,
MINERCOL - Universidad Pontificia Bolivariana.
_______, 2002e, La fe de los carboneros: caracterización sociocultural y económica de las niñas, los niños y
las comunidades vinculados al trabajo de la minería artesanal del carbón en Colombia, Bogotá,
MINERCOL - Universidad Pontificia Bolivariana.
_______, 2003, Del socavón a la vida: línea base para el acercamiento a la erradicación y prevención del
trabajo infantil en la minería artesanal colombiana. Plan Nacional de erradicación del trabajo juvenil y la
protección del trabajo juvenil, Empresa Nacional Minera - Programa de las Naciones Unidas para el
Desarrollo - Proyecto de erradicación y preservación del trabajo infantil en la minería artesanal
colombiana, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, Programa Interdisciplinario de apoyo a la
comunidad, División de Extensión.
ENRÍQUEZ RIASCOS, Norma, 1988, El trabajo de menores de edad en Colombia: generación de empresas
asociativas, ¿una solución?, Bogotá, [s. n.].
ERIKSON, Erik Homburger, 1972, Sociedad y adolescencia, México, Siglo XXI Editores.
ESCOBAR, Arturo, 1996, La invención del Tercer Mundo: construcción y deconstrucción del desarrollo,
Bogotá, Editorial Norma.
FELDMAN, Silvio, Emilio García Méndez y Hege Araldsen, 1997, Los niños que trabajan, Buenos Aires,
UNICEF, disponible en: <www.unicef.org/argentina/spanish/ar_insumos_PEninosquetrabajan.pdf>.
FLORES MEDINA, Rosa, 2004, Perfil del Trabajo Infantil Doméstico en Brasil, Colombia, Paraguay y Perú:
análisis de las metodologías de Evaluaciones Rápidas de Situaciones (RAS). OIT / Oficina Regional para
las Américas / IPEC Sudamérica -USDOL.
FONDO DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA INFANCIA (UNICEF), 1984, Efectos de la recesión mundial

82
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

sobre la infancia, Madrid, Siglo XXI – Unicef.


_______,1996, Trabajo infantil y educación: inversión en educación y el impacto socio-económico del trabajo
infantil, Santafé de Bogotá, UNICEF, Oficina Regional para América Latina y el Caribe, Documentos de
política, No. 1, mayo.
_______, 2006, 1946-2006 Sesenta años en pro de la infancia, Nueva York, The United Nations Children's
Fund, UNICEF.
_______, 2009, Estado mundial de la infancia: Conmemoración de los 20 años de la Convención, Edición
especial, Nueva York, UNICEF.
FOUCAULT, Michel, 1976, Vigilar y castigar: nacimiento de la prisión, México, Siglo XXI Editores.
_______, 1977, Historia de la sexualidad: la voluntad de saber, México, Siglo XXI Editores, Vol. 1.
_______, 1985, Michel Foucault  un diálogo sobre el poder y otras conversaciones, Madrid, Alianza.
_______, 1988, Nietzsche, la genealogía, la historia, Valencia: Pre-Textos.
_______, 1999, Estética, ética y hermenéutica, Barcelona, Editorial Paidós.
_______, 2000a, Los anormales: curso en el Collège de France ,1974-1975, Buenos Aires, Fondo de Cultura
Económica.
_______, 2000b, Defender la sociedad: curso en el Collège de France (1975-1976), México, Fondo de Cultura
Económica.
_______, 2006, Seguridad, territorio y población: curso en el Collège de France (1977-1978), México, Fondo
de Cultura Económica.
_______, 2007, Nacimiento de la biopolítica: curso en el Collège de France (1978-1979), Buenos Aires, Fondo
de Cultura Económica.
FYFE, Alec, 2009, El movimiento mundial de lucha contra el trabajo infantil: progresos y orientaciones futuras,
Madrid, Ministerio del Trabajo e Inmigración - OIT, No. 84.
GAITÁN, Lourdes, 2006, Sociología de la infancia: nuevas perspectivas, Madrid, Editorial Síntesis.
GARCÍA DEL POZO, Rosario, 1988, Michel Foucault: un arqueólogo del humanismo (estructuralismo,
genealogía y apuesta estética), Sevilla, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Sevilla.
GALLARDO MARTÍNEZ, Helio, 2000, Política y transformación social. Discusión sobre derechos humanos,
Quito, Tierra Nueva.
_______, 2006, Derechos humanos como movimiento social, Bogotá, Ediciones desde abajo.
GARAVITO PARDO, Edgar, 1997, La transcursividad: crítica de la identidad psicológica, Medellín, Universidad
Nacional de Colombia, Facultad de Ciencias Humanas.
GARCÉS, Luis (comp.), 2007, De la escuela al trabajo: la educación y el futuro laboral de los jóvenes en
tiempos de globalización, Buenos Aires, Del Signo.
GARCÍA DEL POZO, Rosario, 1988. Michel Foucault: un arqueólogo del humanismo (estructuralismo,
genealogía y apuesta estética), Sevilla, Secretaría de Publicaciones de la Universidad de Sevilla.
GEORGE, Susan, 2003, La globalización de los derechos humanos, Barcelona, Editorial Crítica.
GRIMSON, Alejandro (comp.), 2007, Cultura y neoliberalismo, Buenos Aires, Grupo de Trabajo Cultura y
Poder del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), julio.
GUTIÉRREZ MERINO, Gustavo, 1971, Teología de la liberación: perspectivas, Lima, Centro de Estudios y
Publicaciones.
GONZÁLEZ ARENCIBIA, Mario, 2006, Trabajo, capital y plusvalía: ¿una triada de categorías en
desaparición?, Cuba, Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), disponible en:
<www.eumed.net/libros/2006c/212/>.
GRAJALES, César, 1999, El dolor oculto de la infancia, Bogotá, Unicef, Oficina de Proyectos de Paz y
Derechos, disponible en: <http://www.unicef.org/colombia/conocimiento/dolor.htm>.
GUTIÉRREZ DE PINEDA, Virginia, 1978, El gamín, Bogotá, Litografía Arco.
HARDT, Michael y NEGRI, Antonio, 2000, Imperio, Cambridge, Massachussets, Harvard University Press.
HELLER, Agnes, 1995, Biopolítica: la modernidad y la liberación del cuerpo, Barcelona, Península.
HERRERA FLORES, Joaquín, 2005, Los derechos humanos como productos culturales: crítica del
humanismo abstracto, Madrid, Libros de la Catarata.
HERRERA VALENCIA, Beethoven, Martha Ayala y José Vidal Castaño, 2007, El movimiento obrero en las
Américas y su lucha contra el trabajo infantil: acercamiento a las experiencias sindicales para la
erradicación del trabajo infantil en las Américas, San José de Costa Rica, OIT/IPEC, disponible en:
<http://white.oit.org.pe/ipec/publicaciones.php>.
ICBF, UNICEF, OIT, IPEC y FUNDACIÓN RENACER, 2006, Plan de acción nacional para la prevención y
erradicación de la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes menores de 18 años
(2006-2011), Bogotá, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).
INSTITUTO DE FORMACIÓN DE EDUCADORES DE JÓVENES ADOLESCENTES Y NIÑOS
TRABAJADORES PARA AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE, s.f., Una mirada a las formas organizativas
de los NATs en Bolivia, disponible en: <www.natsper.org/upload/movimientosociales.pdf>.
INSTITUTO DE FORMACIÓN DE EDUCADORES DE JÓVENES ADOLESCENTES Y NIÑOS
TRABAJADORES PARA AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE, 1994, Jóvenes y niños trabajadores: sujetos

83
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

sociales, contexto, Lima, IFEJANT.


IGNATIEFF, Michael, 2003, Los derechos humanos como política e idolatría, Barcelona, Ediciones Paidós
Ibérica, S.A.
INSTITUTO INTERAMERICANO DEL NIÑO, 2004, Sistematización de la Información sobre Derechos del
Niño, Montevideo, Instituto Interamericano del Niño, disponible en:
<www.iin.oea.org/iin/Pdf/publicaciones/sistematizacion.pdf>.
KOHAN, Walter, 2004, Infancia. Entre educación y filosofía, Barcelona, Laertes.
_______, 2005, ―Notas filosóficas sobre (la educación de) la infancia en tiempos de globalización‖, en:
BERNALES ALVARADO, Manuel y Marcelo Lobosco (comps.), Filosofía, educación y sociedad global,
Buenos Aires, Ediciones del Signo.
_______, 2006, Teoría y práctica en filosofía con niños y jóvenes: experimentar el pensar, pensar la
experiencia, Buenos Aires – México, Novedades Educativas.
_______, 2009, Sócrates: el enigma de enseñar, Buenos Aires, Editorial Biblios.
LABORATORIO FEMINISTA, 2006, Transformaciones del trabajo desde una perspectiva feminista:
producción, reproducción, deseo, consumo, Madrid, Tierra de nadie Ediciones, S.L. - Ciempozuelos.
LAGUADO DUCA, Arturo Claudio, 2004, Política social desde la Constitución de 1991. ¿Una década
perdida?, Universidad Nacional de Colombia (Sede Bogotá). Facultad de Ciencias Humanas Centro de
Estudios Sociales, CES Centro de Investigaciones para el Desarrollo, CID - Observatorio de Política
Social y Calidad de Vida, disponible en: <www.bdigital.unal.edu.co/1440/2/01PREL01.pdf>.
LEWKOWICZ, Ignacio, 2004, Pensar sin Estado: la subjetividad en la era de la fluidez, Buenos Aires, Paidós.
LIEBEL, Manfred, 2000, La otra infancia: niñez trabajadora y acción social, Lima, Instituto de Formación de
Educadores de Jóvenes, Adolescentes y Niños Trabajadores de América Latina y el Caribe, IFEJANT.
_______, 2003, Infancia y trabajo: para una mejor comprensión de los niños trabajadores en diferentes
culturas y continentes, Lima, Instituto de Formación de Educadores de Jóvenes, Adolescentes y Niños
Trabajadores de América Latina y el Caribe, IFEJANT.
_______, 2006, Malabaristas del siglo XXI: los niños y niñas trabajadores frente a la globalización, Lima,
Instituto de Formación de Educadores de Jóvenes, Adolescentes y Niños Trabajadores de América
Latina y el Caribe, IFEJANT.
_______, 2007, Entre protección y emancipación: derechos de la infancia y políticas sociales, Madrid,
Universidad Complutense de Madrid. Las monografías del experto - Serie Teoría, noviembre; No. 1.
_______ y Martha Martínez Muñoz (coords.), 2009, Infancia y derechos humanos: hacia una ciudadanía
participante y protagónica, Lima, Instituto de Formación de Educadores de Jóvenes, Adolescentes y
Niños Trabajadores en América Latina y el Caribe (IFEJANT).
LIETEN, G. Kristoffel (comp.), 2005a, El problema del trabajo infantil: temas y soluciones, La Paz, C&C
Editores.
_______, 2005b. La niñez trabajadora alrededor del mundo: derechos infantiles y realidad de la niñez, La Paz,
C&C Editores.
_______, 2007, Working Children‟s Movements in Peru, Amsterdam, Foundation for International Research on
Working Children, IREWOC.
_______, s.f., Studying Child Labour. Policy implications of child-centred research, Amsterdam, Foundation for
International Research on Working Children, IREWOC, disponible en:
<http://www.childlabour.net/documents/GIE/giePublicatie.pdf>.
LÓPEZ-CALVA, Luis, 2006, Trabajo infantil: teoría y lecciones de la América Latina, México, Fondo de Cultura
Económica.
LOIS, Julio, 1986, Teología de la liberación: opción por los pobres, Madrid, Editorial Fundamentos.
LUKES, Steven, 1993, De los derechos humanos: las conferencias Oxford Amnesty de 1993, Madrid, Trotta.
MACRI, Mariela, Myriam Ford, Carolina Berliner y María Julia Molteni, 2005, El trabajo infantil no es juego:
estudios e investigaciones sobre trabajo infanto-adolescente en Argentina (1900-2003), Buenos Aires, La
Crujía - Editorial Stella.
MALDONADO GUERRERO, Luis Fernando, 2007, Los derechos humanos como política pública. Colombia:
una salida democrática en un país violento, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, Facultad de
Derecho, Ciencias Políticas y Sociales, Departamento de Ciencias Políticas.
MARIÑO S., Germán y Lola Cendales, 2004, Educación no formal y educación popular: hacia una pedagogía
del diálogo cultural. Federación Internacional Fe y Alegría, disponible en: <www.scribd.com/.../Educacion-
No-Formal-y-Educacion-Popular>.
MARTÍN CARRASCO, María Rosario, 2005, Meninos da Rua. Los niños de la calle, Castellón, Universitat
Jaume I – Castelló, Universitat per a majors, disponible en:
<mayores.uji.es/proyectos/proyectos2005/meninosdarua.pdf>.
MARTÍNEZ LÓPEZ, Antonio José, 1979, Aspectos socio-jurídicos del menor de conducta irregular: en honor al
Año Internacional del Niño, Bogotá, Editorial Colombiana Ltda.
MELGUIZO, María Clara, 2003, Trapitos al sol: relatos sobre niñas y niños trabajadores domésticos en
Colombia, Bogotá, OIT– IPEC - Asociación Cristiana de Jóvenes de Boyacá, Cundinamarca y

84
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Santander/SIRTI-USDOL Proyecto Subregional de Eliminación del Trabajo Infantil Doméstico en Hogares


de Terceros en Sudamérica.
MENDOZA V., Edgar, 2004, Trabajo infantil en la Central de Abastos de Bogotá –CORABASTOS, Bogotá,
OIT/IPEC – SIRTI - AECI. Proyecto Coordinación Subregional IPEC Sudamérica.
MERINO AMAND, Francisco José, 2004, El trabajo infantil en la comunidad andina: avances y desafíos, Lima,
Programa Laboral de Desarrollo PLADES - Proyecto del Consejo Consultivo Laboral Andino, CCLA.
MINISTERIO DE LA PROTECCIÓN SOCIAL, 2005, Hacia la construcción de Planes Departamentales de
prevención, desestímulo y erradicación del trabajo infantil en sus peores formas y protección del trabajo
juvenil, Bogotá, Ministerio de la Protección Social - Universidad Nacional de Colombia.
MOCCIA, Patricia, 2009, Progreso para la infancia: un balance sobre la protección de la niñez, New York,
UNICEF, disponible en: <http://www.unicef.org/spanish/publications/files/Progress_for_Children-
No.8_SP_081309.pdf>.
MOLERO, Víctor, 2006, Generación marketing: la sociedad entre la codicia y la indolencia. Pozuelo de
Alarcón – Madrid, ESIC Business Marketing School.
MOLINA, José Luis, 2001, El análisis de redes sociales: una introducción, Barcelona, Bellaterra.
MONCADA ROA, Roberto, 2006, Elementos para la identificación, prevención y erradicación de las peores
formas de trabajo infantil. OIT/Procuraduría General de la Nación.
MONTT BALMACEDA, Manuel, 1998, Principios de derecho internacional del trabajo la OIT, Santiago de
Chile, Editorial Jurídica de Chile.
MORO ABADÍA, Óscar, 2006, La perspectiva genealógica de la historia, Santander, Servicio de Publicaciones
de la Universidad de Cantabria.
MORSOLIN, Cristiano, 2008, El trabajo de crecer: diferentes miradas sobre trabajo infantil, explotación,
derechos y ciudadanía desde los movimientos sociales en Colombia: construyendo una nueva cultura de
protagonismo de la infancia y la adolescencia, Bogotá, Ediciones Ántropos Ltda.
MORTIZ, Joaquín, 1985, Iván Illich, La sociedad descolarizada, México, Joaquín Mortiz, disponible en:
<http://www.mundolibertario.org/archivos/documentos/IvnIllich_lasociedaddesescolarizada.pdf>.
MUÑOZ GALLOSO, Lisandra, 2008, Los jóvenes y el nuevo Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente a
un año de su implementación, Santiago de Chile, UNICEF, disponible en:
<www.unicef.cl/unicef/public/archivos_documento/283/WD_10.pdf>.
MURRAY, Una, 2002, Las buenas prácticas. Integrando el género en las acciones contra el trabajo infantil,
Ginebra, OIT, disponible en: <www.ilo.org/public/libdoc/ilo/2003/103B09_131_span.pdf>.
MYERS, William E. y Jo Boyden, 1994, Trabajo infantil, promoviendo el interés superior de la niñez
trabajadora, Tegucigalpa, Save the Children Fund-Centroamérica.
NARODOWSKI, Mariano, 1999, Después de clase: desencantos y desafíos de la escuela actual, Buenos
Aires, Novedades Educativas.
_______, 2004, El desorden de la educación: ordenado alfabéticamente, Buenos Aires, Prometeo.
NASH, Mary, 1994, Experiencias desiguales: conflictos sociales y respuestas colectivas (siglo XIX), Madrid,
Editorial Síntesis.
NIETZSCHE, Friedrich, 1996, La genealogía de la moral, Madrid, Alianza Editorial.
ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO, IPEC, 1998, Trabajo Infantil en los países andinos
Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, Lima, OIT/IPEC, disponible en:
<www.oit.org.pe/WDMS/bib/publ/doctrab/dt_075.pdf>.
_______, 1999, Conferencia Internacional del Trabajo. 878 Reunión, Ginebra, junio, disponible en:
<www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc87/re-i.htm>.
_______, 2000, ―De sol a sol: Foro Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil y la Protección de los
Jóvenes Trabajadores‖, disponible en:
<http://white.oit.org.pe/ipec/alcencuentros/interior.php?notCodigo=206>.
_______, ASOCIACIÓN NACIONAL DE INDUSTRIALES (ANDI) y CÁMARA JUNIOR DE COLOMBIA,
Capítulo Antioquia JCI, 2001, Manual de balance social, Medellín, OIT/IPEC, disponible en:
<www.neticoop.org.uy/IMG/pdf/dc0444.pdf>.
_______, 2002a, La invisibilidad del trabajo infantil doméstico en hogares de terceros en Colombia:
diagnóstico sociocultural, económico y legislativo, Lima, OIT/IPEC.
_______, 2002b, Diagnóstico sobre el trabajo infantil en el sector minero artesanal de Colombia, Lima,
OIT/IPEC, disponible en: <www.scribd.com/.../Diagnostico-sobre-el-trabajo-infantil-en-el-sector-minero-
artesanal-en-Colombia>.
_______, 2003a. Análisis de la política nacional frente al trabajo infantil en Colombia 1995-2002. OIT/IPEC –
SIRTI - AECI, UN Observatorio sobre infancia de la Universidad Nacional de Colombia.
_______, 2003b. Análisis de los resultados de la encuesta sobre caracterización de la población entre 5 y 17
años. Encuesta Nacional de Trabajo Infantil - Noviembre 2001. OIT/IPEC - DANE/DEPROYECTOS.
_______, 2003c. Legislación comparada sobre Trabajo Adolescente Doméstico. El caso de Brasil, Paraguay,
Colombia y Perú. OIT/IPEC/SIRTI-USDOL Proyecto Subregional de Eliminación del Trabajo Infantil
Doméstico en Hogares de Terceros en Sudamérica.

85
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

_______, 2003d, La acción del IPEC contra el trabajo infantil. Hechos sobresalientes 2002, Ginebra, OIT.
_______, 2003d, Programa de acción, prevención y eliminación del trabajo infantil doméstico en hogares de
terceros en las comunas 7, 8 y 9 de la ciudad de Bucaramanga –Colombia, Lima, IPEC, disponible en:
<white.oit.org.pe/ipec/documentos/pabucaramcol.pdf>.
_______, 2004a, Perfil del trabajo infantil doméstico en Brasil, Colombia, Paraguay y Perú: Contexto, estudios
y resultados. OIT / Oficina Regional para las Américas / IPEC Sudamérica -USDOL.
_______, 2004b, Perfil del trabajo infantil doméstico en Brasil, Colombia, Paraguay y Perú: glosario y
colección bibliográfica, OIT / Oficina Regional para las Américas / IPEC Sudamérica -USDOL.
_______, 2004c, La acción del IPEC contra el TI en América Latina y el Caribe 1996-2004. Avances y
prioridades futuras, Lima, OIT/Oficina Regional para las Américas/Programa IPEC, disponible en:
<www.oit.org.pe/ipec/boletin/documentos/ipec_memoria.pdf>.
_______, 2004d, La acción del IPEC contra el trabajo infantil 2002-2003: Avances y prioridades futuras, Lima,
OIT.
_______, 2004e, Traviesa travesía: rumbos y rutas para alejarse del trabajo infantil, Bogotá, OIT-IPEC/ SIRTI-
USDOL Programa de Erradicación del Trabajo Infantil en la Minería Artesanal.
_______, 2004e. La acción del IPEC contra el trabajo infantil. Hechos sobresalientes, Ginebra, OIT, disponible
en: <http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/implementation_2004_es.pdf>.
_______, 2005, Y yo ¿por qué no puedo jugar?, Bogotá, OIT/IPEC - Fundación PROPAL. Programa de
Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil en cuatro municipios del norte de Cauca-Colombia.
_______, 2006a, Actividades de la OIT en las Américas, 2003-2006. XVI Reunión Regional Americana,
Brasilia, OIT, disponible en: <http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/rgmeet/index.htm>.
_______, 2006b, La acción del IPEC contra el trabajo infantil 2004-2005: Avances y prioridades futuras,
Ginebra, OIT, disponible en: <http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/implementationreportr2006.pdf>.
_______, 2006c, Valoración de los avances del III Plan Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil y la
Protección del Trabajo Juvenil 2003-2006 en Colombia, 2006, Bogotá, OIT, disponible en:
<http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/valoracion_plancol_06.pdf>.
_______, ASOCIACIÓN NACIONAL DE INDUSTRIALES DE COLOMBIA, 2006d. La experiencia laboral no es
un asunto de menores de edad, Bogotá, OIT-ANDI.
_______, 2007a, El movimiento obrero en las Américas y su lucha contra el trabajo infantil. OIT/IPEC,
disponible en: (<http://www.intersindical.com/pdf/SindicatosyTrabajoInfantil.pdf).
_______, 2007b, Fortalecimiento organizativo e incidencia sindical de la CUT de Colombia frente a la
prevención y erradicación de las peores formas de trabajo infantil y la protección del trabajo juvenil, 2007,
Bogotá, OIT/IPEC - Central Unitaria de Trabajadores (CUT), disponible en:
<http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/memorias_cut_co.pdf>.
_______, 2007c. La demanda en la explotación sexual comercial de adolescentes: estudio cualitativo en
Sudamérica (Chile, Colombia, Paraguay y Perú), Perú, OIT/IPEC, disponible en:
<http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/esci_demanda_reg.pdf>.
_______, 2007d, Tejiendo redes contra la explotación de niños, niñas y adolescentes, OIT / Oficina Regional
para las Américas / IPEC Sudamérica.
_______, 2007e, Trabajo infantil y los programas de transferencias en efectivo condicionadas en América
Latina. San José, OIT.
_______, 2007f, Reflexiones para el cambio: análisis de los planes nacionales de prevención y erradicación
del trabajo infantil en América Latina y el Caribe, Lima, OIT, disponible en:
<http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/analisis_planes_alc.pdf>.
_______, 2007g, Buenas prácticas y lecciones aprendidas: Tejiendo Redes contra la explotación de niños,
niñas y adolescentes – Chile, Colombia, Paraguay y Perú, Lima, OIT/IPEC, disponible en:
<white.oit.org.pe/ipec/.../buenas_practicas_tejiendo_redes_reg.pdf>.
_______, 2007h, ―Trabajo infantil: causa y efecto de la perpetuación de la pobreza‖, disponible en:
<http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/trab_inf_causa_efecto_pobreza.pdf>.
_______, 2007i, Un estudio cualitativo sobre la demanda en la explotación sexual comercial de adolescentes:
el caso de Colombia, OIT/IPEC, disponible en:
<http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/esci_demanda_col.pdf>.
_______, 2007j. Invertir en la familia: estudio sobre factores preventivos y de vulnerabilidad de familias rurales
y urbanas con hijos vinculados al trabajo doméstico en hogares de terceros: el caso de Colombia,
Bogotá, OIT/IPEC, disponible en: <http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/invertir_familia_tid_col.pdf>.
_______, 2007k. La acción del IPEC contra el trabajo infantil. Hechos sobresalientes 2006, Lima, OIT,
disponible en: <http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/hechos_2006.pdf>.
_______, 2008, Trabajo infantil y pueblos indígenas en América Latina: una aproximación conceptual, Lima,
OIT/IPEC.
_______, 2009a, Impacto de la crisis económica mundial en el trabajo infantil en América Latina y
recomendaciones para su mitigación, OIT, disponible en:
<http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/cris_y_ti_al_final.pdf>.

86
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

_______, 2009b. La acción contra el trabajo infantil. Hechos sobresalientes del IPEC 2008, Ginebra,
OIT/IPEC - Empresa Nacional Minera – MINERCOL, disponible en: <http://www.ilo.org/ipec/>.
_______, 2009c, Give girls a chance: tackling child labour, a key to the future, Geneva, ILO, disponible en:
<http://www.ilo.org/ipecinfo/product/viewProduct.do?productId=10290>.
_______, 2009d, Trabajo infantil, comunicación y opinión pública: orientaciones para elaborar estrategias
nacionales de comunicación sobre trabajo infantil, Lima, OIT, disponible en:
<http://white.oit.org.pe/ipec/publicaciones.php?tema=0&anho=2009&pais=0>.
_______, 2009e, Trabajo infantil y pueblos indígenas en América Latina: una aproximación conceptual,
Ginebra, OIT.
_______, 2009f, La acción contra el trabajo infantil: hechos sobresalientes del IPEC 2008, Bogotá, OIT/IPEC -
Empresa Nacional Minera (MINERCOL), disponible en: <http://www.ilo.org/ipec/>.
_______, 2010a. Intensificar la lucha contra el trabajo infantil. Informe global con arreglo al seguimiento de la
Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, Ginebra,
Conferencia Internacional del Trabajo, 99ª reunión.
_______, 2010b. Niñez indígena en América Latina. Situación y perspectivas. Compilación de documentos de
trabajo para el Encuentro Latinoamericano. Cartagena de Indias, OIT/ IPEC, disponible en:
<white.oit.org.pe/ipec/documentos/publi_encuentro_final.pdf>.
PACHÓN, Ximena, 1996, La aventura infantil a mediados de siglo: los niños colombianos enfrentan cambios
sociales, educativos y culturales que marcarán su futuro, Santa Fe de Bogotá, Planeta Editores.
PARRA SANDOVAL, Rodrigo, 1996, La escuela nueva, Bogotá, Plaza & Janés Editores Colombia S.A.
PEDRAZA-GÓMEZ, Zandra, 2002, El trabajo infantil en Colombia: reflexiones y recomendaciones, Bogotá,
Fundación Antonio Restrepo Barco - OIT/IPEC.
PÉREZ ÁLVAREZ, Alexander y Teresa Aristizábal, 2000, El trabajo infantil no es un juego de niños, Medellín,
Escuela Nacional Sindical, ENS.
PLATT, Anthony, 1982, Los salvadores del niño: o la invención de la delincuencia, México, Siglo XXI Editores.
PORTOCARRERO GRADOS, Ricardo, 2001, El trabajo infantil en el Perú. Incazteca, disponible en:
<http://www.arguedianos.org/Biblioteca/Biblioteca%20Virtual/archivos/infancia/El_trabajo_infantil_en_el_
Peru_interpretacion_historica-RIcardo%20Portocarrero.pdf>.
POTTHAST-JUTKEIT, Bárbara, 2005, Entre la familia, la sociedad y el estado: niños y jóvenes en América
Latina (siglos XIX-XX), Madrid  - Frankfurt/Main, Iberoamericana - Vervuert.
PERALTA AZULA, Rafael Guillermo y Carlina Mirella V. de Peralta, 1980, Aspectos socio-jurídicos del menor
delincuente, Bogotá, Universidad Externado de Colombia.
QVORTRUP, Jens, 2009, ―The Development of Childhood: Change and Continuity in Generational Relations‖,
in: Structural, Historical, and Comparative Perspectives, UK, Esmerald Group Publishing Limited, pp. 1-
25.
RAHOLA, Pilar, 2002, Historia de Ada: los derechos pisoteados de los niños, Barcelona, Random House
Mondadori Debolsillo.
RAMIRO, Pedro, Erika González y Alejandro Pulido, 2007, Las multinacionales españolas en Colombia.
Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL) - Corporación para la Educación, el
Desarrollo y la Investigación Popular - Instituto Nacional Sindical (CED-INS), disponible en:
<www.rebelion.org/docs/64001.pdf>.
_______, y Alejandro Pulido, 2009, Las multinacionales españolas y el negocio de la responsabilidad: análisis
de la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas transnacionales en Colombia, Bogotá,
Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL) - Corporación para la Educación, el
Desarrollo y la Investigación Popular - Instituto Nacional Sindical (CED-INS), disponible en:
<www.omal.info/.../CUADERNO_RSC_Las_Multinacionales_Espanolas.pdf>.
RANCI RE, Jacques, 2003, El maestro ignorante: cinco lecciones sobre la emancipación intelectual,
Barcelona, Editorial Laertes.
RIZZINI, Irene, Walter Alarcón Glasinovich y María Cristina Salazar, 1996, Mejores escuelas: menos trabajo
infantil: trabajo infantil y educación en: Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala y Perú: estudios de caso,
Santa Fe de Bogotá, Unicef, Oficina Regional para América Latina y el Caribe - International Child
Development Centre.
ROBICHAUX, David (comp.), 2007, Familia y diversidad en América Latina: estudio de casos, Buenos Aires,
Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).
RODRÍGUEZ PASCUAL, Iván, 2007, Para una sociología de la infancia: aspectos teóricos y metodológicos,
Madrid, Centro de investigaciones sociológicas.
RODRÍGUEZ, Pablo y María Emma Mannarelli (coords.), 2007, Historia de la infancia en América Latina,
Bogotá, Universidad Externado de Colombia.
ROJAS, Cristina, 2001, Civilización y violencia: la búsqueda de la identidad en la Colombia del siglo XIX,
Bogotá, Grupo Editorial Norma.
_______, 2002, Estudio de prácticas culturales referidas al trabajo infantil doméstico en hogares de terceros –
Colombia, Bogotá, OIT/IPEC, disponible en: <http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/des_legisl_col.pdf>.

87
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

RUITER, Peter de, 2009, Un mundo para los niños: por una infancia sin trabajo, Amsterdam, KIT Publishers.
SÁENZ OBREGÓN, Javier; SALDARRIAGA VÉLEZ, Óscar y OSPINA, Armando, 1997, Mirar la infancia:
pedagogía, moral y modernidad en Colombia, 1903-1946, Bogotá, COLCIENCIAS - Ediciones Foro
Nacional por Colombia y Universidad de Antioquia, 2 vols.
SALAZAR, María Cristina, 1995, ―La significación del trabajo infantil y juvenil en América Latina y el Caribe‖,
en: Trabajo Infantil. ¿Ser o no ser?, Lima, Rädda Barnen, pp. 63-88.
SALINAS, Laura, 2002, Derecho, género e infancia: mujeres, niños, niñas y adolescentes en los códigos
penales de América Latina y el Caribe hispano, Bogotá – México, Programa Infancia, UNIFEM  -
Universidad Nacional de Colombia  - Universidad Autónoma Metropolitana.
SANTOS, Boaventura de Sousa, 1998a, De la mano de Alicia: lo social y lo político en la postmodernidad,
Santa Fe de Bogotá, D.C., Siglo del Hombre Editores  - Ediciones Uniandes  - Universidad de los Andes,
Facultad de Derecho.
_______, 1998b, La globalización del derecho: los nuevos caminos de la regulación y la emancipación,
Bogotá, Universidad Nacional de Colombia-UNIBIBLOS.
_______, 1998c, Por una concepción multicultural de los derechos humanos, México, Universidad Autónoma
de México, Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, Coordinación
Humanidades.
_______, 2003, Crítica de la razón indolente: contra el desperdicio de la experiencia para un nuevo sentido
común: la ciencia, el derecho y la política en la transición paradigmática. Volumen I. Bilbao, Desclée de
Brouwer.
_______, 2007, El derecho y la globalización desde abajo: hacia una legalidad cosmopolita, Barcelona,
Anthropos Editorial.
SAUMA, Pablo, 2006, Construir futuro, invertir en la infancia: estudio económico de los costos y beneficios de
eliminar el trabajo infantil en los países andinos, Lima, OIT/IPEC, disponible en:
<white.oit.org.pe/ipec/documentos/cb_iberoamerica.pdf>.
SCHIBOTTO, Giangi, 1990, Niños trabajadores: construyendo una identidad, Lima, Movimiento de
Adolescentes y Niños Trabajadores Hijos de Obreros Cristianos, MANTHOC.
SERGÍO PINHEIRO, Paulo, 2002, Informe mundial sobre violencia contra los niños y niñas, ONU, disponible
en: <http://www.crin.org/docs/Informe_Mundial_Sobre_Violencia.pdf>.
SERRA, Luis (et al.), 2009, Infancia y adolescencia en América Latina: aportes desde la Sociología, Tomo I,
Lima, Ifejant, disponible en:
<www.ifejants.org/.../Infancia_y_Adolescencia_en_America_Latina_Tomo_I.pdf>.
SHAW, Kurt, 2007, Hacia una teoría general de la calle, México, Shine a Light (SAL), disponible en:
<www.shinealight.org/Teoriageneral.rtf>.
STAELENS, Patrick, 1993, El trabajo de los menores, Azcapotzalco, Universidad Autónoma Metropolitana,
Unidad Azcapotzalco, División de Ciencias Sociales y Humanidades.
STEINBERG, Shirley, 2000, Cultura infantil y multinacionales: la construcción de la identidad en la infancia,
Madrid, Ediciones Morata.
THOMPSON, Edward P., 1977, La formación histórica de la clase obrera. Inglaterra 1780-1832, Barcelona,
Editorial Laia, Vol. II.
TORRADO, María Cristina, Ernesto Durán, Lídice Álvarez, Esmeralda Vargas y Rosa Wilches, 2003, Análisis
de la política nacional frente al trabajo infantil en Colombia 1995-2002, Bogotá, OIT/ IPEC.
TORRES CARRILLO, Alfonso, 2008, La educación popular: trayectoria y actualidad, Bogotá, Editorial El Búho
Ltda.
UDRY, Cristopher 2004, Child labor, UNICEF, disponible en:
<www.unicef.org/protection/index_childlabour.html>.
UNDA, René, et al, 2009, Infancia y adolescencia en América Latina: aportes desde la sociología. Ifejant,
Tomo II, disponible en:
<http://www.arguedianos.org/Biblioteca/Biblioteca%20Virtual/archivos/infancia/Infancia_y_Adolescencia_
en_America_Latina_Tomo_II-IFEJANT.pdf>.
UNICEF, 1977a, Antecedentes y directrices para las actividades en apoyo del Año Internacional del Niño,
Bogotá, Unicef.
_______, 1997b, Estado Mundial de la Infancia, Nueva York, UNICEF.
_______, 1999, La participación de niños y adolescentes en el contexto de la Convención sobre los derechos
del niño: visiones y perspectivas, Florencia, UNICEF - International Child Development Centre.
_______, 2001, Trabajo doméstico infantil y juvenil en hogares ajenos: de la formulación de derechos a su
aplicación; cuatro estudios locales en Colombia, Bogotá, UNICEF - Save the Children.
_______, 2005, Estado mundial de la infancia 2006: excluidos e invisibles, UNICEF.
_______, TACRO - OIT, 2008, Acuerdo de colaboración entre la OIT y UNICEF, Panamá, 21 de febrero,
disponible en: <http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/acuerdo_unicef_oit.pdf>.
_______, 2009, Estado mundial de la infancia. Edición especial. Conmemoración de los 20 años de la
Convención sobre los Derechos del Niño, UNICEF.

88
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA, 2002,Creciendo en el asfalto: niños, niñas y jóvenes vendedores


en las calles de Bogotá, Bogotá, UN Observatorio de Infancia.
VALLES, Miguel S., 1999, Técnicas cualitativas de investigación social: reflexión metodológica y práctica
profesional, Madrid, Editorial Síntesis, S.A.
VEGAS, Emiliana y SANTIBÁÑEZ, Lucrecia, 2010, La promesa del desarrollo en la primera infancia en
América Latina y el Caribe, Washington, Banco Mundial-Mayol Ediciones S.A.
VERHELLEN, Eugeen, 2002, La Convención sobre los Derechos del Niño: trasfondo, motivos, estrategias,
temas principales, Amberes-Apeldoorn, Ediciones Garant.
VEYNE, Paul, 1984, Cómo se escribe la historia: Foucault revoluciona la historia, Madrid, Alianza Editorial.
_______, 2009, Foucault: pensamiento y vida, Barcelona, Paidós.
ZIBECHI, Raúl, 2008, América Latina: periferias urbanas, territorios en resistencia, Bogotá, Ediciones desde
abajo.
_______, 2011, Política & miseria: la relación entre el modelo extractivo, los planes sociales y los gobiernos
progresistas, Buenos Aires, Editorial Lavaca.

6. Publicaciones periódicas (revistas y artículos de revista, artículos de


prensa)
AMADOR BAQUIRO, Juan Carlos, 2009, ―La subordinación de la infancia como parámetro biopolítico y
diferencia colonial en Colombia (1920-1968)‖, en: Nómadas, No. 31, Bogotá, IESCO-Universidad Central,
octubre, pp. 241-256.
BASU, Kaushik,1999, ―Child labor: cause, consequence and cure, with some remarks on international labor
standars‖, en: Journal of Economic Literature, vol. 37, pp. 1083-1119.
BELOFF, Mary, 1999, ―Los sistemas de responsabilidad penal juvenil en América Latina‖, en: GARCÍA
MENDEZ, Emilio y BELOFF, Mary (comps.), Infancia, ley y democracia en América Latina: análisis crítico
del panorama legislativo en el marco de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño (1990-
1999), Bogotá, Temis-Depalma, pp. 86-110.
_______, y María Laura Clérico, 2006, ―Derechos fundamentales y derechos del niño‖, en: ROJAS AGUILAR,
Alejandro, Adolescentes y responsabilidad penal, Tomo II, Santo Domingo: Escuela Nacional de la
Judicatura de República Dominicana.
BURT, Robert A., 2000, ―La constitución de la familia‖, en: BELOFF, Mary (comp.) Derecho, infancia y familia,
Barcelona, Gedisa Editorial, pp. 37-114.
CAMPILLO, Fabiola, 2000, ―El trabajo doméstico no remunerado en la economía‖, en: Nómadas, No. 12,
Santa Fe de Bogotá, Universidad Central - Departamento de Investigaciones (DIUC), abril, pp. 99-115.
CASAS AZNAR, Ferrán, 2006, ―Infancia y representaciones sociales‖, en: Política y sociedad, Vol. 43, No. 1,
Madrid, Universidad Complutense de Madrid, pp. 27-42.
DEPARTAMENTO DEL TRABAJO DE LOS ESTADOS UNIDOS, USDOL, 2005, ―La erradicación del trabajo
infantil abusivo‖, en: eJournal USA: Perspectivas Económicas, mayo, pp. 1-40.
GAITÁN MUÑOZ, Lourdes, 2006, ―La nueva sociología de la infancia. Aportaciones de una mirada distinta‖,
en: Política y sociedad, Vol. 43, No. 1, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, pp. 9-26.
GARCÍA MÉNDEZ, Emilio, 1998, ―El derecho de ‗menores‘ como derecho mayor‖, en: O‘DONNELL, et al.
Derecho a tener derecho, Quito, UNICEF, Vol. 1.
HUNGERLAND, Beatrice, 2006, ―¿Caminando hacia la autonomía? Significados del trabajo de los niños en
Alemania‖, disponible en: Política y sociedad, Vol. 43, No. 1, Madrid, Universidad Complutense de
Madrid, pp. 125-138.
IGLESIAS, Susana ; Helena Villagra y Luis Barrios, 1992, ―Un viaje a través de los espejos de los Congresos
Panamericanos del Niño‖, en: GARCÍA MENDEZ, EMILIO y ELÍAS CARRANZA (org.), Del revés al
derecho: la condición jurídica de la infancia en América Latina: bases para una reforma
legislativa, Buenos Aires, y UNICEF-UNCRI-ILANUD; Galerna, pp. 389-451, disponible en:
<http://www.iin.oea.org/Cursos_a_distancia/CursosProder2004/Bibliografia_genero/UT1/Lectura.1.6.pdf>.
INCIARDI, James A., SURRATT, Hilary R. y GOODE, Jeniffer L., 2006, ―Los muchachos de la calle en Brasil:
droga, sida, violencia y criminalidad en las favelas‖, en: CIAPPI, Silvio (edit.), Periferias del imperio:
poderes globales y control social, Bogotá, Editorial Pontificia Universidad Javeriana - CENDEX, pp. 81-
101.
LAZZARATO, Maurizio, 2005, ―Biopolítica/Bioeconomía‖, en: Multitudes, No. 22.
_______, 2006a, La filosofía de la diferencia y el pensamiento menor. Cátedra inaugural de la Maestría en
Investigación en Problemas Sociales Contemporáneos, Bogotá, Universidad Central-IESCO, Fundación
Comunidad.
_______, 2006b, Políticas del acontecimiento, Buenos Aires, Ediciones Tinta Limón.
LAVRIN, Asunción, Pilar Gonzalbo Aizpuru y Cecilia Rabell (comp.), 1994, ―La niñez en México e
Hispanoamérica: rutas de exploración‖, en: La familia en el mundo Iberoamericano, México, Universidad

89
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Sociales, pp. 41-69.


LIEBEL, Manfred, 1996, ―El protagonismo infantil organizado de las niñas y niños trabajadores‖, en: Sobre
protagonismo infantil: materiales de estudio. Movimiento de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores
de Nicaragua, Managua, Cuadernos NATRAS, No. 4.
_______, 2006, ―Los movimientos de los niños y niñas trabajadores. Un enfoque desde la sociología‖, en:
Política y Sociedad, Vol. 43, No. 1, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, pp. 105-123.
_______, 2007, ―Paternalismo, participación y protagonismo infantil‖, en: CORONA CARAVEO, Yolanda y
LINARES PONTÓN, María Eugenia (coords.), Participación infantil y juvenil en América Latina, México,
Universidad Autónoma Metropolitana – Chilwatch International Research Network – Universidad de
Valencia.
MARINAS HERRERAS, José Miguel, 2006, ―Infancia, ciudadanía, y medios de comunicación‖. Política y
sociedad, Vol. 43, No. 1, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, pp. 159-168.
MARIÑO S., Germán y Lola Cendales G., 2000, ―Escritos sobre diálogo de saberes y negociación cultural‖, en:
Revista Aportes, No. 53, Bogotá, Dimensión Educativa.
MARTÍN-BARBERO, Jesús, 2005, ―Heredando el futuro. Pensar la educación desde la comunicación‖, en:
Nómadas, No. 5, Bogotá, Universidad Central-DIUC, septiembre, pp. 10-22.
MINUJÍN, Alberto; DAVIDZIUK, Alejandra y DELAMÓNICA, Enrique, 2007, ―El boom de las transferencias de
dinero sujetas a condiciones. ¿De qué manera estos programas sociales benefician a los niños y niñas
latinoamericanos?‖, en: Salud Colectiva, No. 3 [en línea], mayo-agosto, disponible en:
<http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=73130202>.
MITJÁNS MARTINEZ, Albertina, 2001, ―Trabajo infantil y constitución subjetiva: una perspectiva necesaria‖,
en: Estudos de Psicologia, Vol. 6, No. 2, pp. 235-244, disponible en:
<http://www.scielo.br/pdf/epsic/v6n2/7277.pdf>.
PEDRAZA-GÓMEZ, Zandra, 2007, ―El trabajo infantil en clave colonial: consideraciones histórico-
antropológicas‖, en: Nómadas, No. 6, Bogotá, Instituto de Estudios Sociales Contemporáneos -
Universidad Central, abril, pp. 80-90.
PERALTA, María Inés y MUÑOZ GUZMÁN, Carolina, 2007, ―La situación del trabajo infantil y su relación con
las políticas públicas e intervención social en Argentina y Chile‖, en: Perspectivas: Revista de Trabajo
Social, No. 17, pp. 75-122.
RAUSKY, María Eugenia, 2007, ―Trabajo infantil, pobreza y estrategias de reproducción social‖, en: EGUÍA,
Amalia y ORTALE, Susana (coords.), Los significados de la pobreza, Buenos Aires, Biblos, pp. 65-84.
_______, 2009, ―¿Infancia sin trabajo o infancia trabajadora?: perspectivas sobre el trabajo infantil‖, en:
Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, No. 2, Manizales, CINDE, vol. 7, pp.
681-706.
RODRÍGUEZ DOMENECH, Isabel y DÍAZ GILMARTÍN, María Inmaculada,1998, ―El trabajo infantil en el
mundo: el estado de la discusión‖, en: Cuadernos de Estudios Empresariales, No. 8, pp. 243-250.
RUNGE PEÑA, Andrés Klaus y MUÑOZ GAVIRIA, Diego Alejandro, 2005, ―El evolucionismo social, los
problemas de la raza y la educación en Colombia‖, en: Revista Iberoamericana de Educación, No. 39: La
educación del cuerpo, sep.-dic., pp. 127-168.
SALAZAR, María Cristina, 2000, ―El trabajo infantil en Colombia: tendencias y nuevas políticas‖, en: Nómadas,
No. 12, Bogotá, Departamento de Investigaciones Universidad Central, abril, pp. 152-159, disponible en:
<http://www.ucentral.edu.co/images/stories/iesco/revista_nomadas/12/nomadas_12_14_trabajo.PDF>.
SCHIBOTTO, Giangi, 1997, ―Trabajo infantil y culturas del trabajo infantil: ecosistema, tabú y valoración
crítica‖, en: Niños trabajadores, actoría y protagonismo social, Lima, IFEJANT, pp. 86-103.
SPIVAK, Gayatri Chakravorty, 2003, ―¿Puede hablar el subalterno?‖, disponible en: Revista Colombiana de
Antropología, pp. 297-364.
SULMONT, Denis, 1979, ―El movimiento sindical frente a la crisis económica: Perú (1976-1979)‖, en: Nueva
Sociedad, No. 43, julio-agosto, pp. 26-37.
VIÑA, Gonzalo E.D., 2010, ―Los sistemas penales procesales juveniles en América Latina: ¿un nuevo
régimen?‖, en: Revista Jurídica de la Universidad de Palermo, No. 1, Buenos Aires, año 11, octubre,
disponible en: <http://www.palermo.edu/derecho/revista_juridica/pub-11/11Juridica07.pdf>.
WINTERSBERGER, Helmut, 2006, ―Infancia y ciudadanía: el orden generacional del Estado de Bienestar‖,
disponible en: Política y sociedad, Vol. 43, No. 1, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, pp. 81-
103.
ŽIŽEK, Slavoj, 2006, ―Nadie tiene que ser vil: o los buenos hombres de Porto Davos‖, en: London Review
Books, Vol. 28, No. 7, abril, disponible en: <http://alca-seltzer.org/zizek_los_de_davos.htm>.
ZULETA PALACIOS, Mónica, ―Genealogía de la moral predominante en la literatura académica sobre la
violencia política colombiana del Siglo XX‖, en: Nómadas, No. 22, Bogotá, Instituto de Estudios Sociales
Contemporáneos - Universidad Central, abril, pp. 282-285.

7. Tesis de grado (pregrado, maestría y doctorado)

90
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

ÁLVAREZ MIÑO, Lídice, 2003, Evaluación de la pertinencia de los compromisos del sector salud en la política
nacional para la erradicación del trabajo infantil y la protección del joven trabajador, Bogotá, Universidad,
Nacional de Colombia. Facultad de Medicina, Tesis Magister en Salud Pública.
BECERRA CONTRERAS, María Magdalena, 1984, Las condiciones particulares de la producción y la
reproducción de la fuerza de trabajo infantil y del menor en Colombia: a propósito de Patio Bonito,
Bogotá, Universidad Nacional de Colombia. Facultad de Ciencias Humanas, Licenciatura en Pedagogía.
CAICEDO CIFUENTES, Lenin Nolbeiro, 2004, Aproximación al problema socio-jurídico del menor entre seis y
doce años en el área laboral: zona Rafael Uribe Uribe, barrio Diana Turbay, Bogotá, Universidad
Nacional de Colombia, Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales, Especialista en Instituciones
Jurídico – Familiares.
GONZÁLEZ BORRERO, Ana María e Ingrid Paola Pimienta Vera, 2004, Estudio sociojurídico del menor
trabajador en Colombia, Bogotá, Pontificia Universidad Javeriana, Facultad de Ciencias Jurídicas,
disponible en: <http://www.javeriana.edu.co/biblos/tesis/derecho/dere6/DEFINITIVA/TESIS42.pdf>.
GUERRERO APRAEZ, Víctor, 1993, Hacia una genealogía de las formas jurídicas, Santa Fe de Bogotá,
Pontificia Universidad Javeriana, Facultad de Ciencias Jurídicas.
RIVERO GARCÍA, Isabel, 2005, Ciencias psi, subjetividad y gobierno. Una aproximación genealógica a la
producción de subjetividades psi en la modernidad, Barcelona, Universitat Autònoma de Barcelona, Tesis
Doctoral Departament Psicología de la Salut y Psicología Social, disponible en:
<http://www.tesisenred.net/bitstream/handle/10803/5445/irg1de1.pdf?sequence=1>.
RODRÍGUEZ PEDRAZA, Aquilino, 1980, Algunos conceptos de derecho internacional del trabajo,
organización internacional del trabajo y mora de Colombia en el cumplimiento de sus compromisos
internacionales del trabajo, Bogotá, Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, Facultad de
Jurisprudencia.
ROZO M., Patricia, 1987, La política estatal frente al trabajo infantil: ley 20 del 22 de enero de 1982, Bogotá,
Universidad Externado de Colombia, Facultad de Trabajo Social.
SAMANIEGO MARTINEZ; Guillermo, 2005, El imaginario social del niño callejero y en la calle, México,
Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, División de Ciencias Sociales y Humanidades,
Tesis de Maestría Psicología Social de Grupos e Instituciones.

8. Webgrafía (bases de datos, blogs, noticias periodísticas, páginas web y portales).


Associazione Nats - Bologna - Niños y Adolescentes Trabajadores, http://www.associazionenats.org/.
Associazione NATs per…, www.natsper.org.
Associazione Solidarietà e Cooperazione – A.So.C., http://www.asoc.it/.
Associazione Solidarietà Paesi Emergenti – ASPEm, http://www.aspem.org/indexa.php.
Bal Mazdoor Union (Sindicato de niños/as de Delhi), http://butterflieschildrights.org/.
Banco Mundial, http://www.bancomundial.org/.
Bhima Sangha (Sindicato de niños/as Bhima), http://www.workingchild.org/.
Children's Movement - South Africa, Children's Resource Centre, http://www.childrensmovement.org.za.
Colaboradores por los NATs Argentinos – CONATAR, www.conatar.com.ar.
Concern for Children and Environment – Nepal, http://www.concern.com.np/.
Cooperativa EQUO MERCATO, http://www.equomercato.it/.
Fondo de Naciones Unidas para la Infancia – UNICEF, http://www.unicef.org/spanish/.
Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia – UNICEF, Innocenti Research Centre, http://www.unicef-
icdc.it.
Instituto de Formación para Educadores de Jóvenes, Adolescentes y Niños Trabajadores de América Latina y
el Caribe – IFEJANT, www.ifejants.org.
ItaliaNats, http://www.italianats.org/.
La Voix des Enfants Actifs, http://www.enfants-actifs.org/.
Manitos Trabajadoras Solidarias – MANITRAS, www.cordobatech.com.ar/manitras.
Movimiento Latinoamericano y del Caribe de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores – MOLACNATs,
http://molacnats.org/.
Mongolia Working Children's Union,
Mouvement Africain des Enfants et Jeunes Travailleurs – MAEJT, http://www.maejt.org/ (Enda TM Jeunesse
Action http://eja.enda.sn/).
Movimiento de Adolescentes y Niños Trabajadores Hijos de Obreros Cristianos – MANTHOC,
http://www.manthocperu.org.
Movimiento Nacional de Nats Organizados del Perú – MNNATSOP, www.mnnatsop.org.
Niños y adolescentes trabajadores de Centroamérica – NATRAS, http://natras.kraetzae.de/index.htm.
Organización de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores de Colombia, ONATsCol, www.onatscol.org.
Organización Internacional del Trabajo – OIT, http://www.ilo.org/global/lang--es/index.htm.

91
Gobierno y autogobierno del trabajo infantil: crítica de las políticas públicas de erradicación

Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil IPEC - Colombia


http://www.oitcolombia.org/ipec/index1.htm
Solidarität mit arbeitenden Kindern und Jugendlichen – ProNATs e.V., http://www.pronats.de/
Understanding Children Work – UCW Project, http://www.ucw-project.org/
United States Department of Labor – USDOL, http://www.dol.gov/.

92