Está en la página 1de 2

DIVORCIO POR MUTUO ACUERDO, trámite y

requisitos

El divorcio por mutuo acuerdo existe cuando los dos cónyuges acuerdan divorciarse, lo
que se puede hacer mediante sentencia judicial al tenor de la causal 9 que señalada en el
artículo 154 del código civil, o mediante notario como más adelante se aborda.

 En el divorcio por mutuo acuerdo no hay acusaciones ni reclamaciones, y por

consiguiente no hay indemnizaciones de un cónyuge a favor del otro, pues esos pagos o

indemnizaciones proceden únicamente cuando el divorcio es culpa de uno de los

cónyuges, y cuando se trata de un divorcio por mutuo acuerdo esos aspectos no se

discuten y por tanto el juez no se pronuncia sobre ellos. 

Esta es una de las fórmulas ideales para tramitar el divorcio, pues el matrimonio como
contrato civil que es, debería terminarse como se inició, por mutuo acuerdo entre las
partes.
El divorcio por mutuo acuerdo no requiere probar ni demostrar nada, pues el único
requisito es la manifestación de voluntad de los dos cónyuges.
En el divorcio por mutuo acuerdo implica ponerse de acuerdo en la decisión

de disolver y liquidar la sociedad conyugal, que al ser voluntario no debería

ser fuente de conflicto, y máxime cuando se hace de acuerdo a la ley.

Tramite del divorcio ante notario.


La forma más sencilla y práctica de divorciarse es mediante escritura pública ante un
notario, pues la única causal que se requiere es el mutuo acuerdo, y se prueba con el
consentimiento expreso ante el notario, y es lo que se conoce como divorcio exprés.
Al respecto señala el artículo 34 de la ley 962 de 2005:
«Podrá convenirse ante notario, por mutuo acuerdo de los cónyuges, por intermedio de
abogado, mediante escritura pública, la cesación de los efectos civiles de todo matrimonio
religioso y el divorcio del matrimonio civil, sin perjuicio de la competencia asignada a los
jueces por la ley.
 
«El divorcio y la cesación de los efectos civiles ante notario, producirán los mismos
efectos que el decretado judicialmente.
 
PARÁGRAFO. El Defensor de Familia intervendrá únicamente cuando existan hijos
menores; para este efecto se le notificará el acuerdo al que han llegado los cónyuges con
el objeto de que rinda su concepto en lo que tiene que ver con la protección de los hijos
menores de edad.»
El trámite necesariamente debe hacer por intermedio de apoderado (abogado), y se
deben allegar los siguientes documentos:
1. Registro civil de nacimiento de cada uno de los cónyuges
2. Registros civiles de los hijos si los hay.
3. Escrito en el cual se manifieste la voluntad de divorciarse.
4. Registro civil de matrimonio.
5. Poder especial conferido a un abogado al cual pueden facultar para que firme la
escritura de divorcio.
6. Acuerdo respecto a las obligaciones legales.
7. Cuando hay menores de edad el concepto y autorización del defensor de familia
que debe contener:

 La custodia y el cuidado personal de los hijos.


 El régimen de alimentos o cuota alimentaria que comprende además la educación,
recreación, salud y servicios públicos.
 El régimen de visitas, que implica el tiempo que requiera el padre que no convive
con el menor, para compartir con él, ya sea los fines de semana, cada quince días, lo
mismo que la temporada de vacaciones, las fechas de cumpleaños, navidad y fin de año,
etc.
 La cuota alimentaria debe prever un aumento anual de acuerdo con lo establecido
por el Índice de precios al consumidor (IPC).

 8. Acuerdo de divorcio que debe contener:

 Decisión conjunta de llevar a cabo el trámite de divorcio de matrimonio civil ante


notario.
 Obligaciones alimentarias entre los cónyuges si hay lugar a ello.
 La manifestación del cónyuge de encontrarse o no en estado de gravidez.

Separación de bienes.
Respecto a la separación de bienes, es un aspecto que por la naturaleza consensual del
divorcio se recomienda hacer junto con este ante la notaría y en el mismo procedimiento.
Se recomienda de ese modo porque la separación de bienes es un asunto que puede ser
causa de conflicto y debe aprovecharse la buena voluntad de los cónyuges en el
momento del divorcio para hacer un solo acuerdo: divorcio y separación de bienes.