Está en la página 1de 6

TECNOLOGICO NACIONAL DE MEXICO

CAMPUS CERRO AZUL

PLANEACION FINANCIERA

TEMA 1. ADMINISTRACION DEL CAPITAL DE TRABAJO

ACTIVIDAD DE APRENDIZAJE

Determinar políticas y estrategias para la administración de efectivo, cuentas


por cobrar y valores negociables.

PRESENTA:

Hernández Ferrer Claudia Nayeli

DOCENTE

C.P. LETICIA VILLEGAS HIDALGO

CONTADOR PÚBLICO

FEBRERO – JUNIO 2021


ACTIVIDAD 3. DETERMINAR POLÍTICAS Y ESTRATEGIAS PARA LA
ADMINISTRACIÓN DE EFECTIVO, CUENTAS POR COBRAR Y VALORES
NEGOCIABLES.

La Administración del Efectivo es de gran importancia en las empresas para mantener un


nivel de liquidez adecuado y cumplir con sus obligaciones de pago.

La administración del efectivo es un término que hace referencia al desembolso, recaudo y


concentración del efectivo, el objetivo principal es gestionar adecuadamente los saldos
disponibles en la caja de una empresa para garantizar su disponibilidad en los momentos
requeridos, evitando el riesgo de ser insolventes.

Dentro de los aspectos que se monitorean en la administración del efectivo se encuentran: la


administración de los saldos de efectivo, estrategias de inversión, nivel de liquidez, entre
otros

Uno de los instrumentos de que nos vamos a valer es el Presupuesto de efectivo, nos va a
indicar en qué período determinado va a ser necesario efectivo. Por tanto es importante,
definir niveles mínimo y óptimo de efectivo que se debe mantener en la empresa.

Saldo Mínimo Requerido, que no es más que la consideración del saldo óptimo de efectivo
que la Empresa desea mantener. La meta debe ser operar de manera que se requiera un
mínimo de dinero en efectivo. Debe planearse la cantidad de dinero que permita a la
Empresa cumplir con los pagos programados de sus cuentas en el momento de vencimiento,
así como proporcionar un margen de seguridad para realizar pagos no previstos, o bien,
pagos programados cuando se disponga de las entradas de efectivo esperadas. Este efectivo
mínimo puede mantenerse en forma de depósitos a la vista o en algún tipo de valores
negociables.

El Saldo de Efectivo Optimo va a ser aquel donde se minimiza el costo de mantener efectivo;
en donde se van a considerar tres tipos de costos: Costo de Saldo Excesivo, Costo de Saldo
Insuficiente y Costo de Administración y Manejo.
Los costos de saldo excesivo van a aumentar a medida que aumenta los saldos de efectivo;
los costos de saldo insuficiente disminuyen a medida que se aumenta los saldos en efectivo y
los costos de Administración y manejo van a ser fijos. Entonces el objetivo es minimizar estos
costos, es decir determinar la cantidad de efectivo en donde la suma de estos tres costos sea
mínima, ya que los costos de saldo insuficiente y excesivos son inversamente proporcional.

Estrategias de Administración de efectivo


Las estrategias básicas para administrar el ciclo de conversión del efectivo son las siguientes:
1. Acelerar la rotación de inventarios lo más posible, evitando el agotamiento de las
mercancías, el cual pudiera ocasionar una pérdida de ventas.
2. Recuperar las cuentas por Cobrar tan pronto como sea posible, sin perder ventas futuras a
causa de técnicas de cobro que ejerzan una presión excesiva. Los descuentos por pronto
pago, si se justifican económicamente, se usan para lograr este objetivo.
3. Liquidar la Cuentas por Pagar tan Tarde como sea posible, sin perjudicar la evaluación de
crédito de la empresa, pero aprovechando cualquier descuento por pronto pago (a menudo
constituye u estímulo para pagar más pronto las deudas)

Para un adecuado control del efectivo se deben considerar las siguientes políticas:

o Tener conciliadas las cuentas bancarias, establecer controles para la verificación de


depósitos, autorización de pagos a proveedores y proyecciones de cobros a clientes.
o Tener un adecuado control en las inversiones para verificar el tiempo estimado de
recuperación así como la inversión de excedentes del efectivo.
o Disponer de un flujo de caja documentado que incluya los cobros y las salidas
realizadas y estimadas.
o Liquidación de préstamos bancarios para cumplir con el financiamiento recibido en el
plazo acordado.
o Control en las cuentas por cobrar y su valuación, establecer políticas para su
recuperación inmediata y evitar saldos incobrables.
o Establecer controles en la preparación y presentación de los estados financieros e
información financiera que permita a la administración tomar decisiones acertadas.
o Implementar una adecuada planeación fiscal que permita administrar y proyectar el
pago de impuestos, realizando los pagos en tiempo para no incurrir en intereses y
multas que afecten negativamente el flujo de efectivo.
o Llevar control del destino que se le dio al efectivo en cada uno de los gastos incurridos
por la empresa.

La Administración de Cuentas por Cobrar, implica generalmente un dilema entre liquidez y


productividad, ya que si se ofrecen muchas facilidades para la venta de los productos, se
incrementarán las ventas y también las utilidades; pero por otra parte, se comprometen
fondos en cuentas por cobrar, que finalmente disminuyen la liquidez de la empresa.

La administración de las cuentas por cobrar empieza con la decisión de sí se debe o no


conceder crédito. En toda empresa y, con independencia de su tamaño, sector y volumen de
facturación, debe existir un departamento o persona destinado al control de créditos.
Por último, cabe destacar que el dilema fundamental de una empresa que invierte
recursos en cuentas por cobrar, consiste definitivamente en asignar los recursos disponibles
en créditos que resulten rentables. Es decir, que la administración de las cuentas por cobrar
sea una herramienta para aumentar la rentabilidad de la empresa. Para facilitar la
implantación de una administración de cuentas por cobrar, se analizan los objetivos,
funciones y responsabilidades que hay que considerar como principios básicos para un
óptimo funcionamiento y una gestión eficiente de esta cada vez más importante área de
responsabilidad dentro de la empresa.
Estrategia de administración de cuentas por cobrar
1. Las cuentas por cobrar deben de ser monitoreadas para estar seguros de que cada cliente
se ha adherido a los términos acordados de crédito y que los términos son consistentes con
los estándares de la industria. El contar con una Política de Crédito y Cobranza es una
necesidad, no una opción.
2. Asegúrese de que todos los contratos o confirmaciones de servicio establezcan
claramente cuáles son las expectativas de pago y las consecuencias en caso de
incumplimiento.
3. Para aquellos clientes con un vencimiento mayor a 60 días, se debe de utilizar los servicios
de una agencia de cobranza ya que son expertos en trabajar con este tipo de cuentas y, por
lo general, sólo cobran un porcentaje fijo de los ingresos recaudados.

A la hora de desarrollar las políticas de cobranza, además de considerar la situación


específica de tu empresa, los aspectos a tener en cuenta son:

 Responsabilidades y límites: Se establecen de antemano las facultades y tareas de


cada individuo involucrado para disminuir conflictos o, en el caso de que lleguen a
presentarse, existirá un plan de acción.
 Evaluación de crédito: Cada cliente es diferente y, de acuerdo a tus posibilidades, lo
que tienes que tener claro es que tu misión es minimizar riesgos y maximizar tus
márgenes de utilidad. Por lo tanto, las evaluaciones de los clientes que solicitan
créditos deben de ser minuciosas y fidedignas.
 Términos de crédito: Se establecen todos los aspectos que involucran el proceso.
Esto incluye definir bien cuándo serán cobradas las facturas, el plazo y cuotas,
factores requeridos para mantener el crédito y, en el caso de las cuentas vencidas,
delimita también tiempos en que el cliente debe de ser contactado, cómo debe de ser
contactado y qué medidas se van a tomar.
 Políticas de cobranza: En línea con tu estrategia y decisiones sobre los créditos,
también debes definir tu acercamiento al hecho específico de solicitar los pagos. Para
esto hay tres pasos importantes:
 Las políticas restrictivas que normalmente incluyen periodos cortos,
normas estrictas y medidas de cobro insistente o agresivo. Estas
reducen pérdidas pero a la vez pueden disminuir las ventas.
 Las políticas liberales, por el otro lado, son generosas y menos
exigentes en cuanto a periodos de pago y condiciones. Con estas se
incrementan las cuentas por cobrar, pero de la misma manera
aumentan las llamadas pérdidas incobrables.
 Las políticas racionales son las que buscan un flujo normal de crédito y
cobranza, por lo tanto cuenta con plazos razonables y decisiones que
involucran al cliente. Este es un punto medio que logra maximizar
rendimientos.
De acuerdo con el objetivo que se establezca en la empresa, referente a la cobranza de los
créditos otorgados a los clientes, será el marco de referencia para establecer las políticas de
cobranza.

Los valores negociables son instrumentos de mercado de dinero a corto plazo, que
devengan intereses y pueden convertirse con facilidad en efectivo.
Los valores negociables incluyen acciones, bonos y otros productos que los
inversionistas pueden intercambiar en los mercados financieros (también conocidos
como bolsas de valores)
Los valores negociables se clasifican como parte de los activos líquidos de la
empresa. La empresa los utiliza para obtener un rendimiento de fondos temporalmente
improductivos. Para que en verdad sea negociable, un valor debe tener:
1) un mercado bien establecido. El mercado para un valor debe presentar tanto amplitud
como profundidad a fin de minimizar la cantidad de tiempo requerido para convertirlo en
efectivo. La amplitud de mercado se determina por el número de participantes
(compradores). La profundidad de mercado se defines por su capacidad de absorber la
compra o venta de un valor en particular por una denominación monetaria grande.
2) seguridad del principal. Deberá haber poca o ninguna pérdida en el precio de un valor
negociable en el transcurso del tiempo. Por ello, son los valores que pueden ser fácilmente
convertidos a efectivo, sin ninguna reducción apreciable en el capital, son destinados a
inversión a corto plazo.

Las razones para mantener valores negociables son: la necesidad de contar con un sustituto
del efectivo y la necesidad de una Inversión temporal:

 Sustituyen el efectivo: es recomendable que cuando una empresa tiene saldos


excesivos de efectivo, lo sustituya por una cartera de Valores Negociables a corto
plazo., los cuales se convirtieran de inmediato en efectivo, cuando la empresa lo
necesite.. Si bien esta es una adecuado recomendación, algunas empresas prefieren
que sus Bancos mantengan tales reservas liquidas, y pedir prestado para satisfacer
faltantes temporales de dinero.
 Representan una inversión temporal (por los dividendos y el precio del título):la
compra de Valores Negociables a corto plazo, que se encuentran dentro del activo
líquido, se realizan sobre una base temporal, adquiriéndose en periodos en los que se
tienen excedentes de efectivo, y liquidándose o vendiéndose, cuando se producen
faltantes de efectivo.

Los motivos para mantener los valores negociables se resumen en tres, los cuales son:
 Motivo de Transacciones; porque se convertirán en efectivo para realizar un pago
estimado futuro
 Motivo de Seguridad, se emplea para cubrir las cuentas de efectivo de la Empresa
 Motivo Especulativo, es cuando invierte en Valores negociable porque no cuenta de
momento con utilización especifica

Pero debemos determinar en qué Valores vamos a invertir, ya que todos no son iguales; por
consiguiente debemos evaluar cuatro aspectos para determinar si el Valor Negociable
ofrecido satisface nuestras necesidades. Estos aspectos son:
 La Liquidez; es decir la rapidez con que puedan ser convertido en efectivo, a medida
que aumente el grado de liquidez, aumenta también la rapidez con que se puede
convertir en efectivo, sin soportar una perdida apreciable debido al precio que
predomina en el mercado.
 El Riesgo; los que ofrecen menos riesgo son las letras del tesoro, se consideran
instrumentos libre de riesgo. Apartándose de este valor libre de riesgo, este último
aumenta junto con la tasa de interés predominante
 La Volatilidad de los Precios; un instrumento financiero cuyo precio sea muy volátil
expone a la Empresa a una pérdida potencial, en el caso de que el precio baje desde la
fecha en que se adquirió y la fecha en que haya necesidad de convertirlo.
 La Rentabilidad del Valor Negociable; que viene dada por el beneficio esperado del
valor.

También podría gustarte