Está en la página 1de 21

REALIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL

LA POBREZA
PRINCIPAL CAUSA DEL INCREMENTO DE LA POBREZA EN EL PAÍS EN
EL 2017
La pobreza se incrementó en un punto porcentual con respecto al 2016
y mostró un alza, después de tener una tendencia a la baja de 2007 a
2016.

Según el último informe del Instituto Nacional de


Estadística e Informática (INEI) la pobreza monetaria se
incrementó en 375,000 personas en 2017.
Fuente: Diario el Comercio.

Según el INEI, la pobreza monetaria en el Perú subió el año pasado hasta


21,7%. Lima fue la región donde hubo mayor incremento y explica la
mitad del total.

La pobreza extrema afectó al 3,8% de la población en el 2017, cifra similar a la


del 2016. Esto significa que 1,2 millones de personas persisten en esta situación.
Según el Banco Mundial, se considera la pobreza extrema “erradicada” cuando
se ubica por debajo del 3%. 

Por :Luis Alegría 24.04.2018

El 2017 dejó gratos recuerdos a los peruanos porque se rompió una racha de 36 años
sin clasificar a un Mundial de fútbol; sin embargo, el país también quebró el hito del
que fuera uno de sus mayores logros en términos de avance social: la pobreza
monetaria se incrementó, por primera vez en lo que va del milenio.

Según la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), realizada por el INEI, la tasa de


pobreza se elevó un punto porcentual el año pasado, al pasar del 20,7% al 21,7% de
la población.

Así, 375.000 peruanos dejaron de ubicarse en la clase media para caer en situación


de pobreza, donde ahora hay 6’906.000 personas.
Este resultado implica que el 21,7% de la población del país subsiste
gastando menos de S/338 mensuales, monto que, según la metodología
del INEI, permite cubrir las necesidades básicas alimenticias y no
alimenticias.

La trayectoria es diferenciada según las zonas geográficas. En áreas


rurales, la pobreza subió a 44,4% (0,6 puntos más que en el 2016),
mientras en las urbanas el incremento fue de 1,2 puntos porcentuales,
con lo que esta condición afectó al 15,1% de la población.

La zona con mayor deterioro en el país fue Lima, donde la pobreza escaló


desde 11% hasta 13,3% el año pasado, alcanzando a 180.000 personas
adicionales. Esto representa la mitad del incremento en el ámbito
nacional.

A la luz de estos resultados, el investigador principal de Grade Hugo


Ñopo advierte que ahora somos un país con más pobres urbanos que
rurales. “Eso es bien importante para el diseño de política pública.
Combatir la pobreza urbana es más difícil que combatir la rural, porque
dificulta la focalización”, sostiene.

Este rebote en la pobreza coincide con un año en que la economía


peruana anotó una de sus menores tasas de crecimiento en tiempos
recientes.

En tanto, el ex ministro de Economía Alonso Segura precisa que el


enfriamiento de la actividad económica se siente más en las zonas
urbanas, porque es ahí donde la dinámica del PBI contagia más.
CRECIMIENTO PRO POBRE

Este rebote en la pobreza coincide con un año en que la economía


peruana anotó una de sus menores tasas de crecimiento en tiempos
recientes: 2,5%. Sin embargo, en el 2009 y el 2014 la actividad económica
mostró un dinamismo incluso más débil y, aun así, se logró reducir la
pobreza.

 LA POBREZA EXTREMA AFECTÓ AL 3,8% DE LA POBLACIÓN EN


EL 2017, CIFRA SIMILAR A LA DEL 2016. ESTO SIGNIFICA QUE 1,2
MILLONES DE PERSONAS PERSISTEN EN ESTA SITUACIÓN. SEGÚN
EL BANCO MUNDIAL, SE CONSIDERA LA POBREZA EXTREMA
“ERRADICADA” CUANDO SE UBICA POR DEBAJO DEL 3%.

Ñopo resalta que esto se debe a que, ahora que la pobreza está en niveles
históricamente bajos, cada vez se hace complicado seguir
reduciéndola. Más aun, apunta que un descuido en la política social
puede llevar a estos rebotes.

Segura afirma que la capacidad de generación de bienestar se ha visto


mermada por la debilidad de la actividad económica.

El motor del crecimiento el año pasado fueron los sectores primarios, los
cuales no tienen tanto efecto en la generación de empleo, observa Juan
Carlos Odar, director ejecutivo de Phase Consultores.

El 82,3% de la población en pobreza tiene seguro de salud, dice el INEI.


De ellos, el 99,7% está en el SIS o en Essalud.

“Las ramas no primarias, que son las que generan empleo a la parte
urbana, han estado en descenso generalizado. Eso ha generado un
incremento en la tasa de pobreza”, dice.

LA RESPUESTA

¿Cuál fue el rol de la política social en un contexto de alza en la pobreza?


Segura observa que el hecho de que la pobreza extrema se haya
mantenido inalterada refleja que cumplió su rol de proyección a las
poblaciones vulnerables. El resultado del año pasado –indica Odar–
resalta la necesidad de tener este tipo de políticas.

Ñopo resalta que, especialmente en contextos como el actual, el combate


a la pobreza “se tiene que hacer con rayo láser para evitar errores. Esto
sucede siempre, especialmente, en países poco institucionalizados como
el nuestro”.
Apuntalar la política social, en un país donde la sostenibilidad fiscal ya
está en luz ámbar, será un reto más para el nuevo gobierno.

POBREZA EN PERÚ: ¿QUÉ PASÓ LA ÚLTIMA VEZ QUE


AUMENTÓ?

Por :Daniel Macera 25.04.2018

La última vez que se incrementó la pobreza en el Perú fue en la transición


del 2000 al 2001. Entonces aumentó 6,4 puntos porcentuales. ¿Qué
motivó el impulso en esta época?

La realidad económica del Perú del 2001 y es distinta a la actual, sin


embargo, encuentran un lado en común por ser la época en que la
pobreza aumentó.

No hay muchas similitudes económicas entre el Perú del año 2001 y el del
2017, sin embargo, ambos han sido los últimos años en donde
la pobreza ha logrado expandirse por el país: aumentó a 54,8% a inicios
de siglo y a 21,7% el año pasado, según cifras del INEI.

Si bien las razones del aumento para el reciente incremento de pobreza


aún están siendo debatidas, ya se tienen identificadas para el otro caso
varios de los factores que motivaron el impulso.

En primer lugar, se encuentran dos factores que bien podrían calzar con
la realidad actual: una crisis política grave y un fenómeno El
Niño (ocurrido tres años antes) cuyas repercusiones seguían sintiéndose.

La renuncia al cargo presidencial de Alberto Fujimori a finales del año


2000 vía fax y la consecuente crisis política desestabilizaron al gobierno,
forzando un cambio de mando y creando incertidumbre en varios
sectores financieros. 

Por otro lado, el fenómeno El Niño de 1998 contrajo fuertemente el


crédito, ocasionó el quiebre de bancos, desaceleración de la economía
hasta el 2001, según cuenta Hugo Perea, economista jefe del BBVA
Research. Por su parte, la CAF calculó que los daños ascendieron a
US$3,500 millones, más del 4,5% del PBI de 1998. 

"El crecimiento económico es lo que explica el 80% del comportamiento


de la pobreza. En el 98' hubo una desaceleración bien fuerte y eso es lo
que marcó el incremento de la pobreza de los años venideros",
sostiene Carlos Oliva, director de la maestría en Gestión Pública de
la Universidad del Pacífico.
GOLPES EXTERNOS

Por otro lado, se encuentran dos factores únicos de la realidad de ese


momento: la crisis en el sudeste asiático y la crisis financiera de Rusia. 

En el primer caso, cuenta Juan Carlos Odar, director de Phase


Consultores, el problema empezó en el año 1997, cuando Tailandia tuvo
que devaluar su moneda ante una masiva salida de capitales de fondos de
inversión. Sin entrar a más detalles, la situación deterioró gravemente las
economías de Corea del Sur, Indonesia, Malasia y Tailandia, y en menor
medida China.

La recuperación no tuvo lugar hasta tres años más tarde, cuando las
compras de Estados Unidos en la Asia se recuperaron y China empezó a
trazar su ingreso en la escena comercial global con su ingreso en
la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Todo eso influyó en el comercio mundial, afectando negativamente los


mercados bursátiles norteamericanos y latinoamericanos, que  sufrieron
caídas radicales debido a temas de especulación contra sus divisas, se
explica en un informe de ABC. 
Por otro lado, la crisis financiera rusa, motivada en parte por la asiática y
por el declive consiguiente en los precios mundiales de los commodities,
"se contagió a economías emergentes como la nuestra y elevaron
fuertemente el tipo de cambio", explica Perea. 

"En el Perú, la inversión privada cayó para 1998 y 1999 2,40% y 15,24%
respectivamente; el PBI real había crecido entre 1993-1997 en promedio
7,1% para luego caer 1% en 1998 y en 1999 aumentar 1%", explica Jorge
Pozo en su libro 'La experiencia Peruana 2000-2008'.

POBREZA EN EL PERÚ: ¿CÓMO COMBATIRLA?

Por: Luis Alegría 25.04.2018

Cusco lideró alza de pobreza, mientras que la mayoría de regiones más

Tras conocerse que la pobreza creció el año pasado, por primera vez


durante este milenio, las voces oficiales no se hicieron esperar. El
presidente Martín Vizcarra señaló que es “inaceptable” el rebote en la
pobreza y llamó a la unión de todas las autoridades para retomar la
trayectoria a la baja.

 A su turno, voceros de los partidos en el Congreso criticaron a los


gobiernos de Ollanta Humala y de Pedro Pablo Kuczynski del deterioro en
las condiciones del país. 

Lo cierto es que, detrás de la subida de la pobreza a nivel nacional, existe


una divergencia entre las regiones del país. Las cifras revelan que en la
mayoría de zonas con las tasas de pobreza más altas se logró
reducciones durante el año pasado.

Tal es el caso de Cajamarca, Huancavelica, Apurímac, Ayacucho,


Amazonas, Puno o Piura. En tanto, en regiones con menos pobreza se
lograron reducciones muy pequeñas o hubo incrementos.
La razón de esta divergencia es que a menor pobreza es más difícil
combatirla, afirma Víctor Fuentes, economista del Instituto Peruano de
Economía (IPE). En ese sentido, explica que la tendencia de la pobreza en
cada región responde a la dinámica de su economía, empleo e ingresos.
De hecho, el dinamismo de la economía es tan relevante en la evolución
de la pobreza que el motor de crecimiento en cada región determina
estructuralmente las diferencias en este indicador cuando se evalúa su
evolución por regiones, sostiene Pablo Lavado, profesor de la
Universidad del Pacífico.

“Ica es fuerte en agroindustria. Madre de Dios es minería, aunque los


ingresos no distinguen si es formal o informal. En Huancavelica y en
Cajamarca, el sector más importante es la agricultura, que es el menos
productivo”, precisa.

En ese sentido, resalta negativamente el caso de Cusco, que registra la


mayor alza en la tasa de pobreza (4,8 puntos). La razón es que los
conflictos sociales golpearon su principal actividad económica, el
turismo, detalla Federico Arnillas, presidente de la Mesa de Concertación
para la Lucha contra la Pobreza.

ROL CONTRACÍCLICO

En un entorno en que la actividad económica está débil, el rol de las


políticas sociales para atenuar el efecto en indicadores como la pobreza
es clave. Fuentes estima que, entre el 2015 y 2016 –años de crecimiento
bajo–, el 79% de la reducción de la pobreza se debió al impacto de los
programas sociales.

Si no hubiera habido programas sociales en marcha –considera Lavado–,


el incremento de la pobreza habría sido mayor en el 2017. Precisa que en
un enfoque de pobreza por necesidades básicas insatisfechas sí se
evidencia una reducción, lo que evidencia el impacto de la política social.
Sin embargo, Arnillas advierte que el incremento en la pobreza urbana es
reflejo de que la política social no está cumpliendo su rol, al menos en
ese sector.

“Si vemos los datos, hay una caída en la cobertura de programas de


transferencias monetarias en el 2016 y el 2017. Ahí tenemos una situación
que mirar y atender”, señala.

Entonces, ¿cuál es el reto hacia adelante? Arnillas y Lavado coinciden en


que hay que potenciar algunas estrategias desde el Estado.
“Hay que ajustar el cuadro de intervenciones. La situación demanda
inyectar recursos en grupos vulnerables, por ejemplo pacientes de TBC o
adultos mayores sin cobertura de pensiones que se encargan de
personas con discapacidad. Ese tipo de programa generaría [impacto] en
el corto plazo”, afirma Arnillas.

En tanto, Lavado destaca el fortalecimiento de programas de apoyo al


agro como Haku Wiñay, además de potenciar iniciativas como Juntos en
zonas de pobreza urbana.

A pesar de la subida de la pobreza el año pasado, su reducción en los


últimos 10 años es evidente y, al mismo tiempo, las cifras revelan que el
crecimiento económico sí ha sido pro pobre. Desde el 2007 el ingreso de
las personas que menos ganan ha sido justamente lo más dinámico.

En promedio, una persona del 10% que menos percibe al mes recibió
69,3% más en el 2017 que 10 años antes. Los ingresos, en general, han
crecido a ritmos de doble dígito para la gran mayoría de la población,
excepto para el 10% que más dinero percibe.

Al mismo tiempo, esta mejora ha permitido a las personas gastar más y,


al tener más consumo, mejorar su bienestar. Todos, desde los que menos
gastan al mes, han incrementado ese gasto mensual a ritmos de doble
dígito, con especial dinamismo en los sectores menos favorecidos.
Pese al rebote de la pobreza el año pasado, la trayectoria de largo plazo
de la pobreza ha sido de reducción, desde 60% en el 2000 hasta 21,7% el
año pasado.

Es importante notar las tendencias de largo plazo en un contexto en que


se busca culpar al modelo económico de la subida del 2017. La vocera del
Frente Amplio, María Elena Foronda, por ejemplo, atribuyó el deterioro del
último año a “falencias del modelo neoliberal extractivista”.
-Menos educación, más pobreza

Otro factor clave en. la disminución de la pobreza es la


educación. Si el nivel educativo es alto, la probabilidad
de caer en la pobreza es menor. Una de las
características de la población pobre es presentar
menor nivel educativo en comparación con la
población no pobre.

Es así que el 50.1% de los pobres de 15 años y más de


edad, lograron estudiar a lo más algún año de
educación primaria o no tenían nivel alguno de
educación y apenas 7.5% tuvo educación superior. En
cambio entre los no pobres solo el 24% tiene primaria
primaria y más de un tercio logró estudios superiores.

“En el año 2017, una persona pobre logró estudiar en


promedio hasta el primer año de educación secundaria,
ya que logra acumular 7.1 años de estudio, mientras
que una persona no pobre llegó a estudiar en promedio
hasta cuarto año de secundaria (10.2 años de estudio)”,
explica el informe del INEI.

ACOTACIÓN:

En el año 2017, la pobreza afectó al 33% de las


personas que mencionaron tener como lengua materna
una lengua nativa, siendo casi el doble de la incidencia
en la población con lengua materna castellano, 18.6%.

PRODUCTIVIDAD Y SECTORES

A nivel de productividad, la mayoría de los pobres


trabajan en micro o en pequeñas empresas. De cada
100 pobres que trabajan, 83 lo hacen en empresas
entre 1 a 5 trabajadores, mientras que la población
ocupada no pobre que trabaja en este tipo de
establecimientos es 64 de cada 100.
Pero si analizamos el tipo de sectores donde trabaja la población pobre
del país vemos que el 55.3% realiza actividades relacionadas con la
agricultura, pesca y minería. El 14.2% se encuentra en la rama de
Servicios, el 12,3% en Comercio, el 7,9% en Manufactura, entre otros.

ENFOQUE DE LA POBREZA

Para solucionar el problema de  la Pobreza  hay que


definir la  Pobreza, la cual no sólo hay que verla
desde un enfoque económico, sino considerar los
factores que afectan a los individuos, las cuales
muchas se derivan de las carencias económicas.
Como el acceso a una  educación  adecuada —la cual
les permita
desarrollarse y dejar de ser simple mano de obra— y
una adecuada  planificación familiar, tener los hijos
que realmente puedan mantener, satisfaciendo no
sólo sus necesidades básicas, sino también sus
necesidades de  desarrollo.
Debido a esto, se da principalmente una  desigualdad
social  entre las zonas rurales –donde está el mayor
porcentaje de pobreza— y las zonas urbanas. Ya que
la  agricultura  tradicional requiere de una gran
cantidad de mano de obra, por lo cual tienen gran
cantidad de hijos, los cuales deben de encargarse de
las labores domésticas, descuidando muchas veces
sus estudios y sin que sus padres puedan darle las
atenciones de  salud  y sanidad básicas.
En los últimos años, el Perú ha experimentado
un  crecimiento económico  sin precedentes. ¿Se ha
traducido este crecimiento económico en una
mayor  equidad  social tanto en términos de
oportunidades como de resultados para todos los
peruanos?
Los  programas  sociales que se han implementado
han sido orientados al alivio de la pobreza, pero no
intervenciones que busquen el  desarrollo
sostenible  del sector rural, ni los  grupos  marginales.
Sin embargo, en los últimos años
las  industrias  lograron lo que no habían logrado
las  políticas  gubernamentales: descentralizar el país.
Con lo cual se dio el crecimiento de las provincias,
donde la necesidad del  mercado  requería de mano de
obra más calificada, con lo cual las nuevas
generaciones son conscientes y tratan de suplir sus
carencias educativas para conseguir mejores
oportunidades laborales.

CONCEPTO DE POBREZA

De manera general, se dice que la pobreza existe en


una  sociedad  cuando una o más personas tienen un nivel de bienestar
inferior al mínimo necesario para la sobrevivencia. Así tenemos que la
dificultad que tienen algunos grupos de personas para participar en la
vida de la  comunidad, tratado por  Adam Smith  en la obra "Riqueza de
las Naciones", es un inicio para entender la pobreza, según W.
Rimciman, Meter Towsnsend y otros.
En los últimos 25 años el  concepto  de pobreza y su  medición  se ha
ampliado desde una visión netamente monetaria (donde se acentúa
más la carencia material y económica de los sujetos), a dimensiones
del bienestar (longevidad,  analfabetismo, salud y  seguridad) dando
lugar a diferentes enfoques.

DIFERENTES ENFOQUES SOBRE LA POBREZA.

Ingresos

En términos monetarios la pobreza significa la carencia


de  ingresos  suficientes con respectos al umbral de ingresos
absolutos, o línea de pobreza, (que responde al  costo  de una canasta
de  consumo  básico). Este enfoque diferencia, lo no pobre de lo pobre
a través de una canasta mínima de consumo representativo de las
necesidades de la sociedad, permite detectar la pobreza  crítica  y
extrema. La línea de pobreza crítica se determina en base al costo total
de la canasta de consumo, que incluye los  gastos  de  alimentación,
vivienda, salud, vestidos y otros. La línea de pobreza extrema
considera sólo los gastos de alimentación.
Los críticos dicen, que la pobreza en un sentido amplio va más allá de
la  escasez  de ingresos, e implica una serie de privaciones educativas,
sanitarias, alimentarias y sociales que conducen a la  exclusión
social  y a la  inseguridad. La falta de oportunidad provoca
desigualdades e injusticia social, creándose las condiciones propicias
para el estallido de la  violencia.
Así mismo se dicen, que la pobreza "va más allá de las carencias de
ingresos" pues ésta es de  carácter  multidimensional e incluye lo
económico, lo social y lo gubernamental, "económicamente los pobres
están privados no sólo de ingresos y  recursos, sino también de
oportunidades".
El  Banco  Interamericano de Desarrollo, estima la "línea de pobreza"
en dos dólares diarios por  persona, el  Banco Mundial  calcula la "línea
de pobreza" a partir de un dólar diario de ingreso por persona.
Bajo el  método  de la línea de pobreza se puede diferenciar hasta dos
tipos de pobre: Los "pobres extremos" como aquellos cuyo nivel de
ingreso no es suficiente para cubrir sus requerimientos nutricionales
básicos, y los "pobres no extremos" como aquellos que si bien sus
ingresos son suficientes para cubrir sus requerimientos nutricionales
básicos, éstos no son suficientes para cubrir un nivel de consumo
mínimo. "La línea de pobreza extrema" se define como el nivel de
gastos totales que alcanza solo para cubrir los requerimientos
mínimos de alimentación.
El porcentaje de hogares rurales debajo de la línea de pobreza pasó de
54% en 1980 a 58% en 1990 y en 54% en 1999, y el porcentaje de
hogares rurales en la línea de pobreza extrema pasó respectivamente
de 28% a 34% y a 30%. Esto se traduce para el año 1999 en 64% de
la  población  rural o 77 millones de habitantes rurales debajo de la
línea de pobreza y 38% o 46 millones de personas debajo de la línea de
pobreza extrema.

 Necesidades Básicas Insatisfechas.

Este enfoque considera que la pobreza es una situación en la que las


personas no pueden satisfacer una o más necesidades básicas, por lo
tanto no puede participar plenamente en la sociedad; relaciona con la
disponibilidad de  bienes  y  servicios, por un lado, y de las condiciones
de vida, por otro. A partir de lo cual "la pobreza y su magnitud
depende del número de las características de las necesidades básicas
consideradas".
Las "Necesidades Básicas", consideradas universales comprende (una
canasta mínima de consumo individual o familiar,  alimentos, vivienda,
vestuario, artículos del hogar), el acceso a los servicios básicos
(salud, educación,  agua potable, recolección de  basura, alcantarillado,
energía y  transporte  público), o ambos componentes. Este enfoque
explica los diferentes tipos de pobreza en base al acceso que las
familias tienen a los diferentes servicios:
Los  indicadores  que se reconocen internacionalmente entre las
necesidades básicas insatisfechas son: (PNUD, 1990):
 Viviendas inadecuadas por sus  materiales  (cuando son
inadecuados para la salud y el normal desenvolvimiento de las
actividades de un hogar).
 Hacinamiento crítico por habitación (un cierto número de
personas por dormitorio).
 Falta de servicios para la eliminación de excretas (si se carece o
ella es inadecuada).
 Asistencia a escuelas primarias de los menores (cuando no
asisten).
 Capacidad económica de los hogares, que asocia el nivel
educativo del jefe del hogar con la tasa de dependencia económica.
De acuerdo a los censos de población y vivienda en el Perú, 1981,
1993 y 2005 (años censales) la pobreza extrema en el área rural no
disminuyó significativamente, registrándose un 37%, 47% y 46.5%
respectivamente.

CAUSAS Y CONSECUENCIAS DE LA POBREZA EN EL PERÚ.

 Causas de la Pobreza en el Perú


Como señala María Barriga, no puede establecerse una sola causa
para la pobreza: "…la pobreza es un fenómeno, que puede ser
causado por miles de factores (naturales, políticos, sociales, etc.)."
Sin embargo, en mi opinión, la causa principal de la pobreza es la
Desigualdad social. Es decir, un  grupo  de social es excluido al no
tener el mismo acceso a los recursos que el grupo de poder. Lo cual
se ve principalmente en las diferencias entre las zonas rurales y las
zonas urbanas. Lo cual se debe a Políticas sociales y económicas
deficientes, las cuales no tienen carecen de una visión de país que nos
permita integrarnos, aprovechando la multiculturalidad que tiene el
Perú.
A esto hay que sumarle la falta de  planificación  familiar y el  control  de
la natalidad: Tener más hijos de los que en realidad se puede
mantener.
La pobreza es experimentada como un fenómeno multidimensional,
cuyas dimensiones individuales se relacionan estrechamente y
refuerzan mutuamente, como  una red: Roles discriminatorios
de  género, violencia en el hogar, alto costo de enfermarse, servicios
deficientes de educación, inseguridad ciudadana, jóvenes
frustrados,  desempleo  y subempleo, dependencia y vulnerabilidad de
la pequeña agricultura, acceso insuficiente al  crédito  formal, trato
discriminatorio y  corrupción  institucional, acceso limitado a
la  justicia, dificultades para asegurar los derechos de  propiedad.]
 CONSECUENCIAS DE LA POBREZA EN EL PERÚ.
Muchas de las consecuencias son las mismas que las causas . Es
decir, se generó un círculo vicioso, el cual refuerza la desigualdad de
la pobreza y la transmite a las nuevas generaciones, quienes asumen
con fatalidad su destino, con lo cual afecta su
baja  autoestima  creyendo que no pueden mejorar.
…los mismos pobres, en el análisis de sus propia condición de
sobrevivencia; la misma que se logró en la presente  investigación. La
población rural de Pariahuanca en situación de pobreza extrema,
define la pobreza como:
"No tener nada para que coman sus hijos".
"Ser golpeadas siempre".
"Morirse por no tener medicamentos".
"No ir a la  escuela, no saber leer ni escribir".
"Trabajar gratis y si se trabaja nos pagan poco"
"Beber agua contaminada".
"Maltratada por las autoridades corruptas".
"Producir poco, porque no hay agua".
En su entender la pobreza: "Es una enfermedad maligna, que no tiene
cura"; "Es un dolor profundo, que hace doler el  corazón"; "Es su
destino, de ser pobre"; "Es morir poquito a poquito, todos los días";
"Es seguir siendo pobre igual que sus padres".

RECOMENDACIONES
 No hay verdadero desarrollo sin inclusión social, una
adecuada  política  de redistribución y una política de Estado con el
norte apuntando claramente en  dirección  del bien común. Esta verdad,
simple pero que ha sido eludida de una forma u otra en los últimos
gobiernos, se ha convertido hoy en día en la  demanda  fundamental de
cientos de miles de peruanos.
 La pequeña agricultura está relacionado con tres desafíos:
Disminuir la pobreza rural, la inseguridad alimentaria y hacer frente al
cambio climático.
Aun cuando la inversión pública agraria -así como la inversión en
servicios básicos para el medio rural ha aumentado en los últimos
cinco años, el déficit de infraestructura en el medio rural es grande en
lo referido a agua y saneamiento, electrificación rural, riego, caminos
rurales , conservación de  suelos  y reforestación.
Las  inversiones  agrarias que priorizaron la construcción de
infraestructura de riego son necesarias pero son insuficientes para
mejorar la  productividad  y la  competitividad  de los pequeños
productores y asegurar un manejo sostenible de sus  recursos
naturales  y de la agrobiodiversidad.
 Los pequeños avances en la disminución de la pobreza rural
están referidos a la pobreza monetaria, medida por el aumento en el
gasto de las familias  producto  de la acción de los programas sociales
como parte de la  estrategia  Crecer *Entre los principales tenemos
el  Programa  Juntos, Vaso de  Leche, Comedores populares. *. Sin
embargo, la pobreza en el medio rural es de carácter estructural y está
asociada con los bajos ingresos que permite el minifundio con
incipientes niveles de productividad, con los altos índices de
desnutrición infantil y baja  calidad educativa. Para atacar estas causas
se requiere de  estrategias  específicas, de mayores recursos
presupuestales y de voluntad política para implementarlas, lo que no
hemos visto estos años.
Por otra parte, las  estadísticas  oficiales del Instituto Nacional
de  Estadística  e  Informática  (INEI) reportan una población rural de
24%, una cifra que dista mucho del 40% que identifican diversos
estudios como los de la  ONG  Cepres. Esto revela la poca importancia
que  el Estado  le da al tema y el consiguiente impacto en la
insuficiente asignación presupuestal. Los recursos destinados para
las zonas rurales tienen un carácter regresivo , no guardan relación
con los Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) ni con el Indice de
Desarrollo Humano (IDH). Esta característica se reproduce en
el  presupuesto público  para la pequeña agricultura, el cual tampoco
considera las altas tasas de pobreza rural en departamentos como
Huancavelica (83,9%), Apurímac (74,8%) o Cusco (61,9%). Estas
regiones tienen un  presupuesto  per cápita agrario muy por debajo del
promedio nacional que es de 300 soles.
Los pequeños productores tienen un rol de gran importancia en el
abastecimiento de alimentos en el país: siete de cada diez toneladas
que consume el mercado nacional provienen de la pequeña
agricultura. Pero las políticas públicas y el presupuesto orientado a
este importante sector están disminuidos por la hegemonía de las
políticas de agroexportación concentradas en la costa.
Los programas y  proyectos  que se gestionan desde Agrorural en el
marco de la estrategia Crecer Productivo, recogen experiencias
exitosas validadas por el Estado en la  promoción  del desarrollo rural,
pero su alcance es limitado porque tienen escaso presupuesto y no
cuentan con respaldo político. A la hora de las decisiones importantes
se impone la  lógica  de las grandes inversiones, incluidos los cultivos
a gran  escala  para biocombustibles y la  introducción  de semillas
transgénicas. Los intereses asociados a las grandes inversiones
mineras que requieren tierras y afectan ingentes cantidades de agua
imponen frente a las actividades económicas locales como la
agricultura, la  ganadería, el  turismo  rural, que dan empleo a hombres
y mujeres.
 Se han implementado programas orientados al alivio de la
pobreza, pero no intervenciones que busquen el desarrollo sostenible
del sector.
 La  descentralización  del Estado peruano es aún precaria,
situación que se traduce en gobiernos regionales y locales con pocas
capacidades para ejecutar  presupuestos  con calidad. La inversión en
pequeña agricultura no es ajena a esta realidad. Para lo cual se
requiere lograr la participación activa de las comunidades
circundantes a las  operaciones  extractivas.
 Se requiere medidas para luchar contra la desigualdad y
el  racismo:
 Lograr espacios de  igualdad  en los Derechos de las mujeres.
Hay un  diagnóstico  desalentador sobre la situación en la que viven las
mujeres. A la violencia  física  y cotidiana que sufren muchas de ellas,
se suma otro tipo de violencia: la falta de acceso a un trabajo digno y
la escasa  participación política  en espacios de decisión... la inclusión
de un trabajo digno comi derechos fundamentales de las mujeres.
La tarea es ardua. En un  modelo  de crecimiento como el peruano,
donde sólo se da  valor  al trabajo productivo y remunerado, no todas
las peruanas reciben el reconocimiento por su aporte al desarrollo del
país. Una gran mayoría son amas de casa o forman parte
de  organizaciones  populares. Ambas ocupaciones permiten que los
niños y niñas de las familias vayan a las escuelas, tengan una
atención primaria en salud y, sobre todo, el afecto indispensable para
su buen desarrollo.Pese a ello, estas ocupaciones (y otras tareas del
hogar) no son consideradas oficialmente como trabajo. Para el Estado,
estas mujeres conforman la población económicamente inactiva.
 A pesar de la importancia de las poblaciones indígenas en el
desarrollo del Perú, históricamente se ha legislado sin considerarlas
"...fortalecer a las organizaciones indígenas del país para promover un
mejor conocimiento de sus derechos ciudadanos y contribuir a la
generación de alternativas a los  problemas  que enfrentan".
 Las tasas de desempleo juvenil y la precariedad del escaso
trabajo que consiguen muchos jóvenes en el Perú no les permite
superar la línea de pobreza...
 Necesitamos ante todo construir algo de lo que hemos carecido
en todo este tiempo: Una visión de país. Una visión que tenga la
capacidad de integrarnos.

¿QUÉ CARACTERÍSTICAS TIENE UN POBRE EN EL PERÚ?

Por: CARLOS PARODI 08/05/2018

En 2017, la pobreza ascendió a 21.7% de la población, lo que significa que


existen casi siete millones de pobres. El informe del INEI contiene
información valiosa respecto de la caracterización de un pobre en el Perú.
Veamos algunas.
En primer lugar, la mitad de los pobres mayores de 15 años no terminó la
educación primaria y el 42% logró terminar la secundaria. En el caso de
los pobres extremos, el 64% no culminó la primaria.
En segundo lugar, y como consecuencia, el 13% de los mayores de 15
años son analfabetos, porcentaje que se eleva a 20% en los pobres
extremos.
En tercer lugar, el 83% de los pobres trabaja en empresas que tienen de
uno a cinco trabajadores.
En cuarto lugar, el 47.4% de los pobres trabajan como independientes y el
73% de los dependientes son obreros.
En quinto lugar, los hogares pobres tienen más niños, niñas y
adolescentes que los no pobres.
En sexto lugar, en el 59% de los hogares pobres, el piso es de tierra, en el
42% el material de las paredes es adobe o quincha y el 61.6% tiene la
calamina como material predominante del techo.
En séptimo lugar, el 70% no tiene título de propiedad de su vivienda.
Octavo, el 94.2% tiene un empleo informal.
Ser pobre es no tener educación, trabajar como independiente en el
sector informal o en pequeñas empresas, y poseer una vivienda sin título
y en condiciones precarias. La solución no es fácil ni de corto plazo. Sin
embargo, queda claro, más allá de los discursos y de las promesas
incumplidas, que un país con 21.7% de personas en esas condiciones
jamás podrá llegar a ser avanzado. La igualdad de oportunidades debería
ser el objetivo central de cualquier gobierno en adelante. Todo lo demás
ayuda con esa meta, incluido el crecimiento económico.

YALONETZKY:"UMBRAL PARA MEDIR LA POBREZA EN PERÚ ES

ARBITRARIO"
A través de indicadores de pobreza monetaria y
multidimensional, INEI determina el número de peruanos con limitados
recursos

En poco más de una década, la pobreza en el Perú se ha reducido en casi


53%, según las últimas proyecciones del Instituto Nacional de
Estadística (INEI). Sin embargo, la realidad todavía refleja carencias de
servicios básicos como agua, desagüe, salud y vivienda. ¿Se consideran
estas carencias en la medición de la pobreza?

Cada año, el INEI realiza reportes de pobreza. Como explica Carolina


Trivelli, ex titular del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), la
medida oficial, que permite al país realizar comparaciones
internacionales, es la medida de la pobreza monetaria, que mide el nivel
de consumo de las personas. 

Según el INEI, si usted tiene un consumo superior a los S/.303


mensuales ya no será considerado pobre.  Para evaluar dicho rango,
el INEI considera la canasta familiar, que además del indicador
alimenticio, toma en cuenta el gasto de algunos servicios
complementarios.  
FUENTE :INEI EL COMERCIO 26-12-15

En tanto, quienes se encuentren por debajo de los S/.161 mensuales, cifra


que representa la canasta básica alimenticia en el país, serán
considerados pobres extremos. “A algunas personas no le gusta
llamarla pobreza extrema, y la llaman pobreza alimentaria”, indica Trivelli,
quien agrega que esta medida sirve para que se evalúe el número
de personas en el Perú que no lograrían, incluso si usaran toda sus
ingresos, acercarse a la alimentación básica. 
El docente de la Universidad del Pacífico, Oswaldo Molina, dice que si
bien la pobreza monetaria ayuda a evaluar los umbrales de pobreza, su
resultado suele ser muy inconstante.

“En un año puedes mejorar tu ingreso y salir de la pobreza, y al siguiente


empeorar y regresar a la pobreza”, explica. Por eso, dice que medir la
pobreza de una forma multidimensional generaría un resultado más
estable.