Está en la página 1de 3

Un gerente es la persona encargada de guiar a un equipo de trabajo hacia el

cumplimiento de los objetivos de la empresa. Su labor es muy importante, pues de la


calidad de su gestión depende que exista cohesión entre los colaboradores y que la
organización pueda alcanzar su máximo nivel de productividad. Estas son algunas de
las competencias más importantes que un profesional que se desempeña en la alta
gerencia debe poseer: 

 1) Pensamiento crítico:

En cualquier empresa surgen problemas, ya sea como un evento aislado o como parte
de un mal funcionamiento en el sistema. Un buen gerente debe ser capaz de
resolverlos, analizando antes la situación a fondo para comprender sus causas y
efectos.

2) Comunicación:

La comunicación es fundamental para la eficiencia gerencial. Todo gerente debe


comprender bien sus habilidades de comunicación y entender los retos que esta
implica.

Pero la comunicación efectiva no es asunto fácil. Tendemos a pensar que no se


requiere de habilidades o de experiencia para comunicarnos – después de todo, todos
nos comunicamos de alguna forma u otra. Por otro lado, surgen constantemente
nuevas perspectivas en la comunicación, que no terminamos de entender
completamente. Es por ello que los sistemas de comunicación a menudo fallan, a veces
con consecuencias desastrosas.

La mayoría de los gerentes afrontan seis grandes retos de comunicación:

1. Manejo de información

2. Selección apropiada de canales de comunicación

3. Desarrollo de un sistema de retroalimentación eficiente


4. Comunicación sobre los cambios organizacionales

5. Promoción inter-departamental

6. Creación de espíritu innovador

3) Creatividad
"Es crear una infraestructura que sea conducente a la innovación y aprendizaje
organizacional respectivo”. Precisamente los verdaderos gerentes se diferencian de los
administradores, en que los primeros innovan, cambian, se anticipan. El administrador
acepta el estatus que, el verdadero gerente lo desafía.

4) Autocontrol: El autocontrol o autodirección es un enfoque sistemático y


disciplinado para hacer frente al trabajo diario, a los cambios en los requisitos y a
situaciones estresantes. El director de proyecto tiene que ser consciente del nivel de
estrés del equipo y emprender las acciones correctoras apropiadas para desactivar
cualquier situación que pueda salirse de control. Cuando hay pérdida de autocontrol,
el director de proyecto debe emprender la acción apropiada con las personas
implicadas y asegurarse de que se recupera la situación de autocontrol.

5) Iniciativa: Es muy importante que un gerente sepa reconocer las buenas


oportunidades de negocio y esté dispuesto a asumir riesgos para llevar a la empresa
por un buen camino

6) Trabajo en equipo: Una unidad fundamental de la organización, el equipo o grupo


de trabajo, puede ser el centro lógico del mejoramiento de la eficacia de la
organización. Las actividades relativas a la formación de equipos para el desarrollo
organizacional mejoran la actividad de los equipos y el sentido de participación entre
sus miembros. La formación de equipos puede dirigirse a dos tipos distintos de equipos
o grupos de trabajo: primero, un equipo actual o permanente integrado por un
gerente y sus subordinados, a menudo llamado grupo familiar; y segundo, un nuevo
grupo que puede crearse a través de una fusión o algún otro cambio estructural de la
empresa o constituirse para resolver un problema específico; a este grupo lo llamamos
especial.

Para ambos tipos de grupos, las actividades referentes a la formación de equipos se


proponen diagnosticar las barreras de un buen desempeño del grupo, mejorar la
realización de las tareas, las relaciones entre los miembros del equipo y los procesos
operacionales de éste, como son la comunicación y la asignación de tareas. La tabla
sintetiza esas actividades para grupos familiares y especiales.

7) Liderazgo: La experiencia de Gerencia con Liderazgo está orientada a estimular la


reflexión, el aprendizaje y la acción sobre los factores que determinan la efectividad
individual en la organización. Así, ejecutivas y ejecutivos que desempeñan el papel de
líderes, pueden encontrar en esta capacitación un ambiente de meditación sobre su
desempeño y una oportunidad para evaluar con profundidad los cambios oportunos
hacia una mayor realización personal.

El énfasis es el lado humano de esta delicada responsabilidad de gerentes de


equipos. El liderazgo no es permanente ni ocurre igual en todas las situaciones que se
enfrentan en una organización.

Por eso, cada día se debe enfatizar en cualidades vinculadas a situaciones específicas
tales como competitividad, gestión del cambio, calidad de comunicación, desarrollo de
equipos de alto desempeño, gestión del talento e inteligencia emocional.

También podría gustarte