Está en la página 1de 2

LAUREL

El laurel de la India, cuyo nombre científico es Ficus microcarpa, es un árbol


dioico, esto es, que hay tanto masculinos como femeninos. Sus hojas son
perennes y pueden llegar a medir entre 5 y 10 metros de altura. El tronco es recto
y la corteza de color gris con una copa frondosa.

Lo más importante del árbol, sus hojas, son de color verde y se encuentran
colocadas de manera alterna en las ramas. La forma es lanceolada y es
aromática. En lagunas ocasiones nos encontramos con hojas de bordes
ondulados. La longitud se encuentra entre los 3 y 9 centímetros y el pecíolo más
corto. En el haz de la hoja nos encontramos un color verde lustroso y más pálido
en el envés.

Las flores de este árbol están puestas en umbrelas sésiles de 4 a 6 flores y 4


pétalos. Su época de floración comienza durante los meses de marzo y abril y
tienen un color amarillento. Las flores masculinas tienen entre 8 y 2 estambres,
midiendo unos 3 milímetros. Tienen 2 nectarios opuestos. Por otro lado, si
queremos diferenciarlas de las flores femeninas tenemos que fijarnos en que
tienen entre 2 y 4 estaminodios apendiculados y un ovario subsésil.

En cuanto al fruto, la forma que tiene es de ovoide es una especie de baya de un


tamaño de 15 milímetros. Conforme va madurando, tiene una coloración negra.
Dentro de la baya nos encontramos con una sola semilla de unos 9 milímetros. La
maduración ocurre en la temporada de otoño. Con esta semilla, el árbol se va
propagando para reproducirse.

Al igual que el laurel común, el laurel de la India constituye un condimento


bastante apreciado en la gastronomía. El uso es extendido por casi todo el mundo.
En las presentaciones de comida española no falta en casi ningún plato.

El uso es bastante amplio: se utiliza en sopas, guisos y estofados, pero también se


utiliza para sazonar carnes, pescados, mariscos y vegetales. Las hojas se
emplean tanto enteras como en forma de bouquets que cuando toca servir el
plato se retiran. Se aprovecha al máximo el aporte de sabor a las comidas. Se
vende tanto triturado, como molido o entero para aprovechar al máximo el aroma y
el sabor.

El laurel de la India también posee un amplio uso medicinal. Para los dolores de
estómago, estimulación del apetito y agradable digestivo. Tiene propiedades
carminativas y colagogas. De los frutos obtenemos un aceite esencial que se
conoce como manteca de laurel. Esta manteca se emplea para el tratamiento de
numerosas inflamaciones articulares y casos de pediculosis.
Numerosos profesionales de la salud recomiendan su uso natural para evitar los
químicos en exceso en una curación o tratamiento. Eso sí, hay que tener cuidado
con la concentración y cantidad en la que lo tomemos, puesto que si lo ingerimos
de más, el laurel puede ser tóxico para el organismo.

La madera del árbol del laurel es apreciada por su dureza y se emplea para
algunos trabajos que requiere fuertes soportes como vigas y empalizadas.

También podría gustarte