Está en la página 1de 8

Universidad Nacional Abierta

Dirección de Investigaciones y Postgrado


Curso de iniciación
Centro Local Monagas

ANÁLISIS CRÍTICO SOBRE LA ANDRAGOGÍA

Participante: Richard Cruz


C.I.: V-12.779.976
Facilitadora: Profa. Gladys Silva

Maturín, Julio de 2020.


INTRODUCCION:

La interacción del ser humano y las actividades que desarrolla son cambiantes,
continuamente surge la necesidad de adaptarse y mejorar su capacidad de evolucionar en
su área desempeño, la educación tradicional surge de la necesidad de circunscribir al niño,
al adolescente y al adulto joven no solamente en un ámbito que le proporcione los
conocimientos necesarios en un área técnica y/o profesional que impulsará un sector
productivo de la sociedad a la que pertenece, también paralelamente recibe una educación
emocional durante su desarrollo biológico y estos conocimientos atados a la cultura y las
costumbres de esa sociedad parecen ser el ápice del desarrollo de las personas, sin
embargo, nada más alejado de la realidad.

Una vez incorporado al aparato productivo de la sociedad, y alcanzado un nivel de


madurez psicológica junto a factores como: auto-sustentación, necesidad de
autorrealización, obtener reconocimiento, mejoras económicas, motivarse a descubrir
nuevas áreas del conocimiento, por nombrar algunos, esa necesidad a la que hago alusión
al principio requiere la incorporación del adulto a una nueva situación de aprendizaje muy
distinta, es cuando se hace presente la andragogía.

En la experiencia personal del suscrito como instructor militar, profesor universitario y


facilitador de los centros de formación y capacitación de los trabajadores de la empresa en
la cual laboro actualmente, he podido percibir en ambos roles: como participante y como
facilitador, el impacto de la Andragogía, poner en práctica nuevas estrategias y medios de
aprendizaje, incorporar al adulto con un nivel de madurez emocional y psicológica como
protagonista de su propio aprendizaje, utilizar la comunicación efectiva y desarrollar técnicas
para agudizar la percepción sensorial del adulto y aumentar su motivación interna,
experimentar esos factores que intervienen en este complejo proceso de aprendizaje, vivir
las marcadas diferencias entre la educación formal de niños, adolescentes y adultos jóvenes
con el adulto maduro en situación de aprendizaje.

Esta modalidad de educación dista mucho de los arcaicos métodos conductistas del
pasado, cada vez más en desuso, y no se limita a la acumulación de conocimientos de la
corriente cognoscitivista, inclusive va mas allá del constructivismo que le da un significado
personal al conocimiento aprendido, es “evolución del aprendizaje en movimiento”, pues un
determinado aprendizaje dirigido a un adulto finaliza cuando ese nuevo conocimiento
aprendido es aplicado y causa un impacto positivo en su entorno laboral, personal y social,
teniendo cuatro bases en las cuales se soporta:

SER (el Adulto protagonista de su aprendizaje cuya reflexión lo motiva a adquirir un


nuevo aprendizaje) – CONOCER (el adulto que adquiere el nuevo conocimiento) – HACER
(aplicar ese nuevo conocimiento, ya tiene una nueva estructura de aprendizaje) – CONVIVIR
(el impacto en su entorno de esas mejoras producto de su nuevo aprendizaje y su práctica.

En esta línea de ideas va dirigido este enfoque enmarcado dentro de los postulados de la
educación de adultos como propósito de este ensayo, mostrando un carácter reflexivo,
argumentativo y a la vez crítico a los contenidos expuestos por los tres distintos
profesionales sugeridos en las lecturas presentadas que abordan la andragogía de forma
estructurada ajustada a estudios e investigaciones previas.
DESARROLLO:

I. ANDRAGOGÍA:

I.1 Concepto de Andragogía:

Un adulto en situación de aprendizaje, generalmente presenta alguna resistencia a


cambiar en algo sus comportamientos, al entrar en contacto con el educador éste último
debe valerse de técnicas estrategias y medios para lograr la aplicación del aprendizaje.
Cómo esta acción se realiza, constituye el objeto de la andragogía, c u y a
d e f i n i c i ó n etimológica “constituye una conducción o una asistencia al hombre (ser)
en vías de madurez”. (Castro, 2017, p3).
La andragogía, como ciencia, trata de los aspectos históricos, filosóficos, psicológicos
y organizacionales de la educación de adultos y como práctica social está implicada en
todas las actividades educativas dirigidas a los adultos en ámbitos privados y públicos.

I.2 Orígenes de la Andragogía:

El estudio de las técnicas de aprendizaje para adultos tiene sus orígenes con el
desarrollo del “sistema de producción en línea” de la industria automotriz estadounidense de
principios del siglo XX, al ser necesario impartir una formación específica en un área técnica
a cada trabajador, este sistema dio excelentes resultados y rápidamente fue adoptado por
todas las industrias, fábricas y empresas productoras lo que significó la expansión de la
formación de adultos por parte de organismos privados y estatales, es por ello que los
primeros estudios científicos orientados a la educación de adultos son posteriores a 1930,
como los de Havighurst (1948), Maslow ( 1954), Catle (I966), Boshier y Peter (1976),
mencionados por Castro Pereira (2017, p4) y que tuvieron como un antes y despúes a
Malcom Knowles (1913-1997) quien en su obra: “La Práctica moderna de Educación de
Adultos: Andragogía contra Pedagogía” de 1970, presentó su modelo andragógico.

I.3 El Facilitador Andragogo:

Poco se menciona en las lecturas de referencia objeto de este ensayo sobre el rol que el
educador, (en lo sucesivo referido como facilitador) cumple en el proceso de formación de
adultos.
El andragogo como menciona Castro Pereira “es el ser de la relación de ayuda al adulto
en situación de aprendizaje” (2017, p8) y debe entender perfectamente las diferencias entre
la educación formal de niños, adolescentes y adultos jóvenes que va paralela a su desarrollo
biológico y psicológico, también debe reconocer las necesidades de los adultos en
formación, identificar sus virtudes y potenciar aquellas que no han aflorado aún, ser un
excelente comunicador, manejar a la perfección el uso de los sentidos para mejorar el
aprendizaje y continuamente actualizar con los aportes de los participantes sus estrategias y
medios de enseñanza.
Los facilitadores se forman a partir de docentes provenientes de la educación tradicional
que incurren en la educación de adultos y existe otro grupo que en su mayoría son
profesionales de distintas áreas del conocimiento humano que se desarrollan bajo los
parámetros de una organización pública o privada con el objeto de mejorar el desempeño de
las personas que las integran mediante un ejercicio individual de detección de necesidades
de formación de cada persona para que cumpla con un perfil de un cargo o una función a
desempeñar, generalmente escalando en el aparato estructurado organizacional.
En los párrafos siguientes se irá develando la interacción del facilitador con los adultos en
situación de aprendizaje.
II. EL ADULTO EN SITUACIÓN DE APRENDIZAJE:

II.1 Definición de adulto:

Definiéndose adulto de acuerdo a la Real Academia Española (2019) como “el ser vivo
que ha llegado a la plenitud de crecimiento o desarrollo”, para objeto de esta reflexión el
adulto en situación de aprendizaje está enmarcado dentro del perfil señalado a continuación.

II.2 Características del adulto en situación de aprendizaje:

II.2.1 Madurez: posee pleno desarrollo de sus capacidades físicas, intelectuales y socio-
emotivas.

II.2.2 Motivación: debe poseer un estímulo y cualquiera fuere su naturaleza (intrínseca o


extrínseca) es la chispa que enciende el motor del vehículo llamado educación en el adulto,
tiene origen en sus necesidades.

II.2.3 Procesos Intrapersonales: los contenidos propuestos por el facilitador son


inmediatamente captados de manera diferente por cada adulto participante en función de su
mapa conceptual (formado a través de los años por sus experiencias, creencias, cultura,
educación de hogar y educación tradicional) esos procesos pueden ser:

II.2.3.1 De defensa: (resistencia activa o pasiva a incorporar en su programa mental los


nuevos conocimientos).
II.2.3.2 De integración: percibe una deficiencia o carencia con su programa mental,
acepta que es beneficioso cambiar y decide modificar su comportamiento incorporando el
nuevo conocimiento, también identifica alguna innovación en su área de desempeño que
requiere incorporar nuevos aprendizajes para avanzar o mantenerse.

II.2.4 Procesos Interpersonales: el mapa conceptual mencionado anteriormente se


refiere al sistema de creencias de cada adulto, analógicamente es una especie de anteojos
a la medida con unos cristales únicos para cada uno con los cuales percibe de manera única
y diferente, ciertamente son el origen de las diferencias al interactuar con el grupo
desencadenando:

II.2.4.1 Relaciones de poder: capacidad de influir en los demás.


II.2.4.2 Relaciones de aceptación social: necesidad de aceptación de los adultos hacia
el facilitador y hacia el resto.
II.2.4.3 Relaciones de Trabajo: aquellas establecidas por el facilitador quien asigna los
roles y dirige la dinámica de la experiencia de aprendizaje.

II.3 Virtudes del adulto en situación de aprendizaje:

II.3.1 Aspiraciones: debe poner en segundo plano los desafíos y enfocar los esfuerzos
hacia los beneficios.

II.3.2 Conocimiento propio: debe reconocer sus necesidades de incorporar nuevos


conocimientos.

II.3.3 Curiosidad: debe dar rienda suelta a la pasión por descubrir nuevas cosas, abrir
nuevos caminos y naturalmente se van presentando oportunidades que no imaginamos.

II.3.4 Vulnerabilidad: debe sentir nuevamente la emoción de ser principiante, va


íntimamente ligada a la curiosidad.
III. FORMACIÓN DE ADULTOS:

III.1 Orígenes:

De acuerdo a Castro (2017, p22) la formación a la medida nació a comienzos de la


década de 1970, de la necesidad de incorporar nuevos usuarios a los servicios
educativos y del deseo de adaptar la formación a las características de los usuarios
adultos, en mi experiencia profesional en el área comercial, laboral y educativa me
atrevo a situar los orígenes de la formación a medida un par de décadas antes cuando
las unidades de producción (empresas, industrias, fabricas) privadas o públicas con un
fin netamente de rendimiento económico desarrollan centros de capacitación y
formación de sus empleados para cumplir con un estándar requerido para ocupar un
cargo de trabajo o ejercer una función en la organización, hoy en día se pueden
observar inclusive empresas dirigidas hacia la educación de adultos que en sus
orígenes en las décadas de 1960 y 1970 usaban modalidades presenciales y a
distancia, por correo se enviaban instructivos y el material didáctico y también se usaba
este medio para las evaluaciones y certificaciones de competencias alcanzadas, hoy en
día existen otro tipo de herramientas tecnológicas para la educación a distancia y
presencial que hacen más atractiva y motivadora la participación de los adultos en
acciones de formación y estudios superiores.

III.2 Postulados de la formación de adultos:

III.2.1 Adulto activo: los nuevos aprendizajes a los que desea acceder un adulto van
íntimamente ligados a su realidad personal y ante lo desconocido reflexiona y emprende la
búsqueda de lo que ya conoce dentro de un ámbito social que frecuentemente es el laboral,
las vivencias propias de los participantes forman la base de la acción de formación y por
ende constituyen parte del hecho andragógico.

III.2.2 Adulto como director y encargado de su propio aprendizaje: “En la situación


de formación en la que él se encuentra, a causa de mayor experiencia alcanzada, a los
aprendizajes ya realizados y a causa de su situación que le deja menos energías
disponibles para el estudio, el adulto puede ser, no solamente, el que aprende en última
instancia, sino también el que decide lo que quiere aprender, en función de lo que ya
sabe y de los objetivos que él mismo se ha fijado” (Castro,1978).
El adulto puede organizar su proceso de aprendizaje y sustentarlo con la participación
aportada en la formación a la medida.

III.2.3 El Aprendizaje sólo se completa al ser aplicado: Las acciones de formación


deben iniciar con un momento reflexivo por cada participante de la necesidad y utilidad de
no solo adquirir el nuevo conocimiento sino de aplicarlos y posteriormente evaluar su
efectividad en beneficio de todos en la organización, en este sentido la organización
responsable de la acción de formación y el facilitador deben estar coordinados con
anterioridad lo cual es imprescindible para conseguir el cambio positivo o la evolución de los
participantes y luego en los procesos productivos de la organización.

III.2.4 Toda situación de aprendizaje es colectiva: “El grupo de formación constituye,


en sí, un motivo privilegiado de encuentro con los otros”. (Adam 1984), las acciones de
formación emprendidas por una organización parten sobre sí mismas de una situación
colectiva de necesidades dirigida a los participantes que la requieren, éstas no son
estáticas, y se van mejorando y fortaleciendo en cada oportunidad con los aportes de cada
participante en una estructura de aprendizaje que se fundamenta en la horizontalidad sin las
rígidas figuras de autoridad propias de modelos conductistas.
III.3 Principios de la formación de adultos:

Del análisis de las lecturas sugeridas surgen los siguientes principios de la formación
de adultos: la participación, la flexibilidad y la horizontalidad:

III.3.1 La participación: la acción de formación es concebida como un soporte para el


cambio (inclusive es necesario desmantelar estructuras de aprendizaje anteriores) para que
el cambio sea efectivo, es decir sea asumido y aplicado es necesaria la participación activa
de todos los involucrados, tomando decisiones en conjunto (facilitador, adultos participantes
y organización).
III.3.2 La flexibilidad: se refiere al acceso en el tiempo y espacio para adecuar las
situaciones de aprendizaje a las motivaciones, necesidades, e intereses del adulto, en
atención a las múltiples obligaciones propias de un adulto maduro.
III.3.3 La horizontalidad: es la relación de igualdad característica de la educación de
adultos donde los compromisos al logro son compartidos sin las figuras jerarquizadas, está
lógicamente asociado a la participación.

IV. VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA ANDRAGOGÍA (CUADRO


COMPARATIVO)

DESVENTAJAS VENTAJAS

1. El adulto presenta cierta resistencia al 1. Es flexible, en tiempo, medios,


nuevo aprendizaje. estrategias etc.
2. En oportunidades es necesario 2. Es inclusiva y participativa, se
desmontar primero estructuras de caracteriza por sumar experiencias
aprendizajes anteriores para incorporar previas de los participantes y
los nuevos conocimientos. amalgamarlas ajustadas a los principios
3. Los adultos tienen tiempos limitados para de operacionalización.
los momentos presenciales, se hace 3. El adulto forma parte de su propio
imprescindible el uso de herramientas proceso de aprendizaje, donde incorpora
tecnológicas y se debe aprovechar al nuevas estructuras y las ajusta por si
máximo el poco tiempo con la presencia mismo con su mapa conceptual y
del grupo. posteriormente las aplica.
4. Requiere una preparación especial previa 4. Es colectiva, todos los adultos participan
de los facilitadores, en ocasiones guían en el desarrollo de las acciones de
inclusive colegas en sus grupos de formación.
aprendizaje. 5. El adulto selecciona qué aprender
5. El adulto tiene miedo al fracaso, a no motivado interna o externamente para
cubrir las expectativas que se esperan de atender su necesidad.
él y a enfrentarse a un entorno 6. Se pueden utilizar mayor variedad de
tecnológico nuevo que no conoce. estrategias y medios de aprendizaje.
6. La única organización de conocimientos 7. No es estática, continuamente se mejora
que es significativa es la que el adulto y complementa con la experiencia de
hace por si mismo, no existe una forma cada participante.
en que el facilitador organice los 8. Permite una aplicación inmediata del
conocimientos y tengan el mismo aprendizaje y evaluar su impacto.
significado para todo el grupo. 9. La comunicación entre facilitador y
7. Los adultos poseen otro tipo de participantes es sencilla y directa.
responsabilidades personales que
afectan su desempeño y participación en
las acciones de formación (obligaciones
laborales, económicas, familiares, de
salud etc.)
CONCLUSIONES:

La civilización humana es de naturaleza cambiante, en la actualidad los cambios


acelerados impulsados por factores como el desarrollo tecnológico en el área de las
comunicaciones y la globalización nos brindan acceso casi instantáneamente a
información que en otros tiempos nos hubiera tomado meses, este mismo ambiente de
constante evolución y cambios impulsa cada día más a los gobiernos y los entes
privados a desarrollar y fortalecer la Andragogía fundamentada en los principios de
participación y horizontalidad donde el facilitador logre sinérgicamente consolidar el
aprendizaje al incrementar el pensamiento , autogestión, calidad de vida y creatividad
de los participantes adultos, para incorporarlos a esta dinámica en constante
evolución.

El aprendizaje de adultos en su carácter participativo, horizontal y flexible,


imprime a los facilitadores nuevas exigencias, para adaptarse rápidamente con las
estrategias y medios adecuados a la realidad única que manifiesta una experiencia
educativa con adultos, es el conductor del proceso que debe luchar contra la
resistencia al cambio y debe incorporar con mucha habilidad los aprendizajes previos,
las motivaciones, las emociones (de éstas últimas principalmente los miedos) de todos
los participantes y encausar estos elementos al caudal del proceso educativo para
lograr los mejores resultados finales posibles, que se pueden apreciar cuando estos
nuevos aprendizajes son aplicados e impactan positivamente el desempeño y por ende
el entorno del participante y a los resultados de su organización.

El adulto en situación de aprendizaje es el protagonista principal del hecho


andragógico, de sus necesidades surge una motivación (interna o externa) que lo lleva
a reflexionar y decidir por sí mismo adquirir nuevos aprendizajes, ese adulto con un
mapa conceptual propio tiene la responsabilidad consigo mismo de incorporar ese
nuevo conocimiento a expensas de desmantelar estructuras anteriores de aprendizaje
arraigadas y consolidadas desde hace años y enfocarse en los beneficios de los
resultados desestimando los miedos y ver como una ventaja la vulnerabilidad que
supone empezar de nuevo y alimentar su pasión por las nuevas oportunidades que le
esperan.
BIBLIOGRAFÍA:

Adam, F. {1977). Principios básicos de la acreditación del aprendizaje.


Conferencia regional de andragogía. Lima, Perú.

Andersen, Erika. (2017). Aprender a Aprender. Lectura Nº 3, Universidad


Nacional Abierta, Rectorado, Dirección de Investigaciones y Postgrado, Curso
de Iniciación, Caracas, Venezuela.

Andragogía. (07 de julio de 2020). En Wikipedia. https://es.miwikipedia.org.

Castro Pereira, Manuel. (2017). El Adulto y su Aprendizaje. Lectura Nº 1 ,


Universidad Nacional Abierta, Rectorado, Dirección de Investigaciones y
Postgrado, Curso de Iniciación, Caracas, Venezuela.

Capitillo Silva, José (2017). El Adulto y sus Características en Situación de


Aprendizaje, Lectura N º 2 , Universidad Nacional Abierta, Rectorado, Dirección
de Investigaciones y Postgrado, Curso de Iniciación, Caracas, Venezuela.

Real Academia Española. (2020). Diccionario de la Lengua Española.


https://dle.rae.es.

También podría gustarte