Está en la página 1de 15

2

REPUBLICA BOLIVARIAN DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA SALUD

SAN JUAN DE COLON, EDO TACHIRA

FINAMPIME

Técnicas de seguridad en el manejo de las


placentas

Integrantes:

HAIDEE ESPERANZA BAUTISTA

ROSARIO SULAY MEDINA


3

INDICE

Introducción………………………………………………………………………………………………… 4
Técnicas de seguridad en el manejo de las placentas……………………………………………… 5 – 6
Manejo de los desechos dentro de los establecimientos de salud, recolección y almacenamiento
primario………………………………………………………………………………………………………. 6
Tratamiento y Disposición Final………………………………………………………………………. 7 – 8
Bioseguridad……………………………………………………………………………………………........ 8
Tipos de agentes……………………………………………………………………………………………. 9
Procedimiento antes del manejo de desechos hospitalarios………………………………………… 10
Código de colores……………………………………………………………………………………… 10
Desinfección química de placentas………………………………………………………………….. 10
La placenta……………………………………………………………………………………………… 10
Anexos…………………………………………………………………………………………………….. 12
Conclusión………………………………………………………………………………………………… 14
Bibliografía………………………………………………………………………………………………… 15
4

INTRODUCCION

Las instalaciones sanitarias aun cuando son las encargadas de prevenir y reducir los
problemas de salud de la población, inevitablemente generan desechos que pueden ser peligrosos
para la misma o influir negativamente en el ambiente, a esto se le ha restado importancia, debido a
la tradicional forma de ver las cosas, donde la prioridad la representa la prestación de un servicio,
como lo es la atención al paciente, sin importar que esté en riesgo la salud de los encargados de
prestar el servicio.

La manipulación de estos residuos hospitalarios incrementa el riesgo para el trabajador


hospitalario, quien puede contaminarse de forma directa o indirecta ya que los materiales
contaminados son considerados como depósitos de microorganismos patógenos y contienen una
doble amenaza: sufrir un accidente laboral (que incluso podría derivar en una enfermedad como
SIDA o Hepatitis B) y/o adquirir infecciones, que implica la casi segura resistencia bacteriana que
logran desarrollar los microorganismos en un ambiente hospitalario; constituyéndose su manejo
deficiente en un factor de riesgo importante para la transmisión de enfermedades, no sólo para la
población que atiende o labora en dichos Establecimientos asistenciales, sino también para la
población aledaña y el medio ambiente.

El propósito de este trabajo es brindar el conocimiento ofrecer a los empleados ,


herramientas que permitan establecer y mantener un cuidado conforme a criterios técnicos
organizativos y operativos para la realización de un manejo correcto de los residuos hospitalarios
(placentas con todos los requisitos, Con la adecuada gestión de los residuos hospitalarios se
garantiza la minimización o eliminación de los factores que puedan garantizar ambientes seguros
de trabajo, comportamientos, actitudes y valores positivos de los trabajadores, facilitando la
integración entre los sistemas de seguridad, asegurando el cumplimiento adecuado.

Técnicas de seguridad en el manejo de las


placentas
5

La ejecución de las normas de seguridad, es responsabilidad desde el empleador, como


personal médico, personal de enfermería, personal de camareras (o) personal de odontología o,
personal Laboratorio o Bacteriología, y demás generadores de material biológico. La efectividad de
las actividades depende del comportamiento y compromiso de cada trabajador; si se carece de
conciencia individual en la seguridad personal, no habrá seguridad en la Institución.

En Venezuela, el Decreto Presidencial Nº 2218 (Gaceta Oficial, 1992) regula las Normas
Técnicas para la clasificación y manejo de desechos en establecimientos de salud" y establece las
condiciones bajo las cuales se debe realizar el manejo de los desechos en establecimientos
relacionados con el sector salud, humana o animal, con la finalidad de prevenir la contaminación e
infección microbiana en usuarios, trabajadores y público.

Según este decreto, los desechos hospitalarios se clasifican en:


Los desechos generados en establecimientos de salud, a los efectos del presente decreto,
se clasifican en: Desechos Comunes (Tipo “A”), Desechos Potencialmente Peligrosos (Tipo”B”),
Desechos Infecciosos (Tipo “C”), Desechos Orgánicos o Biológicos (Tipo “D”) Y Desechos
Especiales (Tipo “E”).

Desechos comunes (TIPO “A”) Son aquellos cuyos componentes básicos son: papeles, cartones,
plásticos, residuos de alimentos, vidrios, componentes de barrido generados en las áreas
administrativas, limpieza en general, elaboración de alimentos, almacenes y talleres, siempre y
cuando no hayan estado en contacto con los desechos clasificados como B, C, D y E.

Desechos Potencialmente Peligrosos (TIPO”B”) Son todos aquellos materiales, que sin ser por
su naturaleza peligrosos, por su ubicación, contacto o cualquier otra circunstancia puedan resultar
contaminados. Se incluyen aquí los provenientes de áreas de hospitalización de los enfermos y de
consulta externa.

Desechos Infecciosos (TIPO “C”) Aquellos desechos que por su naturaleza, ubicación,
exposición, contacto o por cualquier otra circunstancia, resulten contentivos de agentes infecciosos
provenientes de áreas de reclusión o tratamiento de pacientes infecto-contagiosos, actividades
biológicas, áreas de cirugía, quirófanos, salas de parto, salas de obstetricia y cuartos de los
pacientes correspondientes, departamentos de emergencia y medicina crítica, servicios de
hemodiálisis, bancos de sangre, laboratorios, institutos de investigación, bioterios, morgues,
anatomía patológica, salas de autopsias y toda área donde puedan generarse desechos
infecciosos.

Desechos Orgánicos o Biológicos (TIPO “D”) Son todas aquellas partes o porciones extraídas o
provenientes de seres humanos y animales, vivos o muertos, y los envases que los contengan.

Desechos Especiales (TIPO “E”) Aquellos productos y residuos farmacéuticos o químicos,


material radioactivo y líquidos inflamables, así como cualquier otro catalogado como peligroso, no
comprendido entre los grupos anteriores. El manejo de este tipo de desecho se hará por separado
y se regirá por lo establecido en las “Normas para el Control de la Generación y Manejo de
Desechos Peligrosos”, contenidas en el Decreto 2.211

MANEJO DE LOS DESECHOS DENTRO DE LOS ESTABLECIMIENTOS DE SALUD.

RECOLECCIÓN Y ALMACENAMIENTO PRIMARIO


6

Artículo 6. Cada área de generación de desechos en los establecimientos de salud,


deberá contar con la cantidad necesaria de recipientes para recolectar y almacenar los desechos
producidos.

Artículo 7. Para la recolección de los desechos Tipo “A”, se deben usar recipientes
reutilizables con tapa, dentro de los cuales se colocarán bolsas de polietileno, cuyo borde se
pliegue hacia el exterior. Tanto los recipientes como las bolsas, deberán tener una capacidad
acorde con la cantidad de desechos producidos en el área de generación. Las bolsas deberán ser
impermeables y opacas, con una capacidad máxima de 120 lt para una carga que no sobrepase
los 30 kg, y un espesor mínimo por cara o película de 0.080 mm.

Artículo 8. Para los desechos Tipos B y C deben usarse recipientes reutilizables con tapa
accionada a pedal, dentro de los cuales se colocarán bolsas de polietileno, cuyo borde se pliegue
hacia el exterior. El volumen de la bolsa deberá estar acorde con el volumen del recipiente usado,
según las siguientes características:

a) Bolsas plásticas de polietileno de baja densidad, de color blanco opaco, impermeables,


soldadas térmicamente en el fondo, a fin de garantizar resistencia a las presiones o impactos que
pueden ocurrir bajo condiciones normales de manejo.

b) Espesor mínimo por cara o película, de 0,10 mm. c) Amarres que aseguren el cierre
hermético de las bolsas. d) Las bolsas y recipientes rígidos, deben estar claramente identificados
con el término “Desechos Peligrosos”, con letras visibles y legibles de color rojo, no menor de cinco
(5) cm de altura, incluyendo el logotipo universal para desechos médicos en un tamaño entre 20 y
50 cm de altura, según el tamaño de la bolsa o recipiente. Las bolsas usadas, en el interior de los
recipientes, no serán de identificación obligatoria. Parágrafo Único: En caso de desechos Tipos B y
C, tratados por esterilización, las bolsas deberán ser de Policloruro de Vinilo (PVC), resistentes a
altas temperaturas.

Artículo 9. Todo contenedor o recipiente reutilizable, empleado para almacenar los


desechos Tipo B y C, deben ser desinfectados o descontaminados inmediatamente después de
cada recolección.

Artículo 10. Las piezas descartables punzo-cortantes (agujas hipodérmicas, hojas de


bisturí similares) deberán ser previamente dispuestas en recipientes resistentes a cortes o a la
acción de objetos punzo-cortantes, tales como botellas de plástico rígido incinerables, cajas de
cartón corrugado o de plástico resistente u otros, excluyendo cualquier recipiente de vidrio. Una
vez llenos los recipientes, se cerrarán herméticamente y se identificarán o serán colocados en
bolsas que contengan otros desechos.

Artículo 11. Los fluidos médicos orgánicos generados en los establecimientos de salud,
deberán disponerse en recipientes resistentes, impermeables, sellados herméticamente y
compatibles con los tratamientos a los cuales serán sometidos.

Artículo 12. Los desechos Tipo D, deberán colocarse en recipientes tipo balde,
desechables, de polietileno de alta densidad, con tapa de cierre hermético y con asa para su fácil
manipulación, o en bolsas plásticas con las características descritas para los desechos Tipos B y
7

C, las cuales se colocarán en cajas de cartón corrugado, cerradas herméticamente y llevadas al


área de transferencia correspondiente.

Artículo 13. Las dimensiones de los recipientes tipo balde desechables, no deberán ser
superiores a 500 mm de diámetro y 500 mm de altura, y las cajas de cartón corrugado de 600 mm
de largo x 600 mm de alto x 450 mm de ancho. Estas cajas no deberán ser reutilizadas.

TRATAMIENTO Y DISPOSICIÓN FINAL

Artículo 28. El tratamiento de los desechos Tipos B, C y D, generados en los


establecimientos de salud, deberá realizarse in situ o fuera de él. Parágrafo Unico: En el caso de
que el tratamiento de estos desechos se efectúe fuera del establecimiento de salud, se deberá
cumplir con lo dispuesto para el almacenaje de los desechos Tipos B, C y D en un lugar dentro del
establecimiento de salud, y en lo establecido en las “Normas para el Control de la Generación y
Manejo de Desechos Peligrosos”

Artículo 29. El tratamiento de los desechos Tipos B, C y D, podrá realizarse mediante las
técnicas o procesos siguientes:

a) Esterilización (Autoclave, Gas/Vapor, Irradiación).

b) Incineración controlada.

c) Inactivación térmica.

d) Cualquier otra técnica o proceso, que a criterio de las autoridades competentes, asegure
la inocuidad de los desechos.

Artículo 30. Los desechos generados por la aplicación de algunas de las técnicas o
procesos de tratamiento, referidas anteriormente, podrán ser dispuestos en los rellenos sanitarios
municipales, según las normas legales vigentes.

Artículo 31. La disposición final de los desechos Tipo A, se regirá por lo establecido en el
Decreto 2.216, referido a las “Normas Generales para el Manejo de los Desechos Sólidos de
Origen Doméstico, Comercial, Industrial o de cualquier otra naturaleza que no sean Peligrosos”.

Artículo 32. La disposición final de los desechos Tipo E, se regirá por lo establecido en el
Decreto 2.211, referido a las “Normas para el Control de la Generación y Manejo de Desechos
Peligrosos”.

Artículo 33. Todo establecimiento de salud, público o privado, que por su tamaño y tipo lo
requiera, a criterio de la autoridad sanitaria competente, deberá contar con una Dependencia de
Saneamiento y Mantenimiento, a cargo de un profesional especializado y con autoridad que le
permita el cabal cumplimiento de estas Normas.
8

Artículo 34. La Dependencia de Saneamiento y Mantenimiento deberá implementar


programas de adiestramiento, dirigidos y controlados para el manejo de los desechos que incluyan:

a) Capacitación y entrenamiento en servicio de todo el personal en los establecimientos de


salud, a fin de que adquieran formación y criterio que garanticen un manejo seguro y racional de
los desechos.

b) Programas de saneamiento, mantenimiento, limpieza y desinfección para asegurar las


condiciones de asepsia en equipos, instalaciones, elementos auxiliares y locales empleados en el
manejo de los desechos.

Con la adecuada gestión de los residuos hospitalarios se garantiza la minimización o


eliminación de los factores que puedan garantizar ambientes seguros de trabajo, comportamientos,
actitudes y valores positivos de los trabajadores frente a la gestión ambiental, facilitando la
integración entre los sistemas de gestión de la calidad, ambiente, y salud y seguridad, asegurando
el cumplimiento de la normatividad aplicable.

Por ello se hace necesario tener el conocimiento sobre:

BIOSEGURIDAD

Es el conjunto de medidas preventivas, destinadas a mantener el control de factores de


riesgo laborales procedentes de agentes biológicos, físicos o químicos, logrando la prevención de
impactos nocivos, asegurando que el desarrollo o producto final de dichos procedimientos no
atenten contra la salud y seguridad de trabajadores de la salud, pacientes, visitantes y el medio
ambiente.

Objeto: Prevenir la transmisión de infecciones mediante la práctica de las normas universales de


Bioseguridad en la unidad funcional de Partos. Unificando normas, procedimientos y hábitos en la
Bioseguridad.

NORMAS DE BIOSEGURIDAD

Las normas de bioseguridad, deben aplicarse con todos los pacientes


independientemente del diagnostico, por lo que se hace innecesario la clasificación especifica de
sangre y otros líquidos corporales como; “infectada o no infectada”; pues todo paciente debe
considerarse potencialmente infectada.

Entre ellas tenemos:

Lávese cuidadosamente las manos antes y después de cada procedimiento e igualmente si


tiene contacto con material patógeno; utilice toallas de papel o aire seco para el secado

Utilice los elementos de barrera (protección para ojos, boca, manos, cuerpo) apropiados
para cada situación.

Utilice sistemáticamente guantes plásticos o de látex para manipular: Elementos


biológicos o Instrumental o Equipo contaminado Y lávese antes de quitárselos, inmediatamente
después de finalizar el procedimiento.

Aplique todas las indicaciones para prevenir lesiones con material corto punzante.
9

Mantenga el lugar de trabajo en óptimas condiciones de higiene y aseo. E igualmente evite


fumar, beber y comer en el sitio de trabajo, recuerde que está en un ambiente de alta
concentración microbiana.

No guarde alimentos en las neveras, ni en los equipos de refrigeración de sustancias


contaminantes o químicas.

Emplee mascarilla y protectores oculares, si el procedimiento genera salpicaduras, gotitas


o rocío de sangre u otros líquidos corporales.

Use batas impermeables o cubiertas plásticas, en procedimientos

No lleve el uniforme de trabajo en la calle

No circule fuera de su área usando los elementos de protección personal.

Guarde sus elementos de Protección personal, aseados y en lugar seguro y de fácil


acceso. Mantenga actualizado su esquema de vacunación contra Hepatitis B

Aplique las técnicas correctas en la realización de todo procedimiento, si presenta


dificultades para concentrarse, menciónelo a su jefe inmediato, este es un frecuente factor de
riesgo para accidente laboral en las áreas asistenciales.

Evite distraerse y hable lo indispensable durante los procedimientos por sencillos y cortos
que estos sean, a fin de evitar accidentes laborales.

Realice desinfección y limpieza a las superficies, elementos, equipos de trabajo, al final de


cada procedimiento y al finalizar la jornada.

En caso de derrame o contaminación accidental de sangre u otros fluidos corporales, La


ropa contaminada con sangre u otros fluidos corporales, debe ser enviada al servicio de lavandería
en bolsa roja debidamente rotulada.

TIPOS DE AGENTES

Los riesgos pueden ser biológicos, químicos y físicos.


a) Los riesgos biológicos, existen al exponerse a secreciones, fluidos, excreciones y agentes
infecciosos presentes en ellas.
b) Los riesgos químicos, ocurren al exponerse al contacto, ingestión o inhalación de sustancias
corrosivas, reactivas, explosivas, tóxicas e inflamables.
c) Riesgos físicos son a los que se producen al exponerse a instrumentos eléctricos o mecánicos,
materiales inflamables, infraestructura no de acuerdo con la salud, seguridad e higiene
ocupacional.

PROCEDIMIENTO ANTES DEL MANEJO DE DESECHOS HOSPITALARIOS

Colocarse los guantes.


Colocar Funda en los recipientes
Identificar o rotular los desechos según su riesgo biológico y su destino final: Infecciosos, no
infecciosos, especiales y corto punzantes.
10

CÓDIGO DE COLORES

LA OMS ha normalizado un código de colores universales para la selección, disposición y


almacenamiento. Para hacer una eficiente disposición de los desechos hospitalarios.

Color negro: Desechos comunes ordinarios


Color café cartón: Desechos especiales como residuos de medicación, medicación caducada, etc.
Color rojo: Desechos que implique riesgos biológicos y desechos anatomopatológicos
Color blanco galón: Desechos corto punzantes (agujas, jeringuillas, etc.)

DESINFECCIÓN QUÍMICA DE PLACENTAS

En la sala de partos recibirá la placenta sobre una rejilla


Dejar escurrir la mayor cantidad de sangre
Colocar la placenta en una funda plástica roja resistente
Colocar cal (carbonato de calcio) una o dos tazas por cada placenta.
Pesar, etiquetar y colocar en el recipiente específico (Patológicos)
Incineración

LA PLACENTA

La placenta es un órgano fundamental en el embarazo, ya que constituye la conexión vital


del bebé con la madre. Su nombre proviene del latín y significa “torta plana”, refiriéndose a su
apariencia en humanos. Es el único órgano temporal en el cuerpo humano que se forma durante el
embarazo y cumple una función específica durante la gestación.

La placenta se empieza a formar en el mismo momento de la implantación del embrión en


la pared uterina, acontecimiento que ocurre aproximadamente a la semana de haberse producido
la fecundación. La placenta se desarrolla de las mismas células provenientes del espermatozoide y
el óvulo que dieron desarrollo al feto.

Utilidad de la Placenta: Su principal misión es la de transmitir los nutrientes al bebé. El nivel de


flujo sanguíneo hacia el útero es de unos 500-700 ml por minuto. Gracias a esa sangre suministra
al bebé oxigeno (funciona de “pulmón fetal”), nutrientes y hormonas. También se encarga de los
desechos del bebé, sobre todo del anhídrido carbónico que hace pasar al torrente sanguíneo
materno para eliminarlo. Luego, la madre elimina esos desechos a través de los riñones.

De modo que la placenta actúa como un filtro encargado de mantener estas sustancias
nocivas alejadas del sistema orgánico de su bebé.

Otra de las misiones es la función endocrina, esto es, la fabricación de hormonas, entre
ellas la gonadotropina coriónica humana, que es la que permita que el embarazo siga delante. Esta
hormona es la que se mide en los tests de embarazo.

Si bien muchos microorganismos como bacterias, gérmenes o tóxicos no son capaces de


atravesar la placenta, por lo que el feto está protegido durante una época en la que su sistema
inmune no está maduro, la mayoría de los virus sí son capaces de atravesar o romper esta barrera.
11

Ubicación de la Placenta: Una vez implantada y bien sujeta en la pared uterina, la


placenta no se mueve. Puede desplazarse y cambiar de ubicación dentro del útero, ya que éste es
como un globo que se hincha a lo largo de los nueve meses de gestación.

Normalmente la placenta está en la cara anterior o posterior del útero, sin interferir o taponar el
cuello uterino que es por donde ha de nacer el bebé atravesando el canal del parto. Se le
llama placenta previa cuando la placenta está insertada en la parte baja del útero.

Tiempo de vida de la placenta: Como todo órgano, la placenta tiene un proceso


biológico: nace, crece y muere. ¿Y hasta cuándo vive la placenta? Tanto como el embarazo:
aproximadamente 40 semanas. Crece durante todo el embarazo, aunque en las últimas semanas
del mismo se estanca.

A partir de las 41ª semana hay más riesgo de que no funcione correctamente y deje de
transmitir los nutrientes que el bebé necesite para crecer, es lo que se denomina “placenta
envejecida o vieja”.

El parto no finaliza hasta que la madre no expulsa la placenta, es decir, hasta la última fase
del parto, llamada “alumbramiento”, en la que sigue habiendo contracciones.

Una vez que sea expulsada se deberá controlar que esté completa, ya que si han quedado
restos en el interior del útero podrían presentarse complicaciones. Y además se controla el estado
de la placenta la cual puede dar pistas sobre el estado del bebé.

ANEXOS
12
13

Técnicas de Bioseguridad

La Placenta
14

CONCLUSIÓN
15

El manejo integral de los desechos biológicos es una pieza fundamental en cualquier


establecimiento relacionado con la salud que genere los mismos. La inadecuada recolección,
transporte, almacenamiento y disposición final de estos desechos biológicos puede provocar daños
físicos serios e infecciones al personal que labora en los centros asistenciales de salud u
hospitales como a la comunidad en general.

Las medidas de bioseguridad deben estar claramente y deben ser conocidas por lo que es
de gran importancia que todos los trabajadores asociados a cualquier establecimiento de salud,
conozcan y pongan en práctica las normas para la clasificación y manejo de los desechos
biológicos, además de las medidas adecuadas para cumplir con el destino final de los mismos y su
eliminación permanente. A través de las normas de bioseguridad, se puede adquirir un amplio
conocimiento de cómo manipular y descartar los residuos. El uso correcto de estas permitirá el
desarrollo práctico de manera segura y garantizará la disposición final de los desechos sin que se
vea afectada la salud ni el ambiente. En este trabajo se tomó en cuenta, mediante la investigación
respecto a las normas de bioseguridad establecidas y contenidas en leyes oficiales nacionales. El
informe trata de dar a conocer los principales conceptos referidos a la temática de los desechos
biológicos, concepto de placenta y as[ reflexionar acerca de los procesos en la práctica, para
mejorarlos, en función de proteger la salud del personal que manipula los desechos biológicos.

BIBLIOGRAFÍA
16

http://files.uladech.edu.pe/docente/32835247/tecnologia_cuidado/sesion_4/material%20asepsia
%20bioseguridad%20actualizado.pdf

https://www.paho.org/els/index.php?option=com_docman&view=download&alias=889-
lineamientos-tecnico-de-bioseguridad&category_slug=documentacion-tecnica-1&itemid=364 (

http://hospital.uas.edu.mx/revmeduas/pdf/v5/n4/amniotico.pdf.

https://repository.unilibre.edu.co/bitstream/handle/10901/10615/gu%c3%8da%20metodol
%c3%93gica%20para%20el%20manejo%20de%20residuos%20hospitalarios%20en%20el%20e
%20%20s%20a%20%20militar%20de%20grupo%20a%c3%89.

http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=s0378-18442004000200009#:~:text=los
%20desechos%20hospitalarios%20son%20las,un%20riesgo%20para%20la%20salud.&text=al
%20aplicar%20el%20sistema%2c%20la,a%20129%2c98kg%2fd%c3%ada.

https://www.medicinalaboraldevenezuela.com.ve/archivo/doc_ergo_higiene/decreto2218.pdf.
ebesymas.com/embarazo/que-placenta-todo-unico-organo-temporal-que-se-forma-durante-
embarazo

https://dspace.unl.edu.ec/jspui/bitstream/123456789/4804/1/gual%c3%a1n%20macas%20esther
%20oganda.pdf

También podría gustarte