Está en la página 1de 5

Universidad de San Carlos de Guatemala

Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales


Teoría del Estado
Licda. Ana María Azañón Robles
Segunda Unidad contenido final

FIN DEL ESTADO:

El Fin o finalidad nos indica que tenemos un objetivo que alcanzar, una meta que perseguir
y referido al Estado será todo aquello que dicha organización política debe perseguir con
su participación en el poder.
Y dentro del orden superior que persigue el Derecho, como los principios que lo inspiran,
ese objetivo o finalidad elevada y superior está en satisfacer las necesidades de los
habitantes de esa organización.

Porrúa Pérez nos indica que el Estado está justificado, sin embargo, Herman Heller nos
indica que el fin del Estado no solo constituye un problema de importancia para la Teoría
del Estado, sino el fundamental.
El Estado como institución humana, tiene una función objetiva llena de sentido que no
siempre concuerda con los fines subjetivos de los hombres que lo forman.

Los fines como resultado de la conducta humana, pueden ser:

-Subjetivos de los hombres, o sea múltiples fines que, a través del Estado, persiguen
lograr todos o la mayoría de los hombres; y

-Objetivos del Estado, que causal y teleológicamente le dan sentido; significa todo aquello
que debe realizar o cumplir el Estado como organización de un pueblo, con las implícitas
causas de la conservación del orden que determinan la organización, o sea para que
existen el Estado y el Poder.

Las Doctrinas que clasifican el fin del Estado son las siguientes:

-Fines Objetivos Universales: Para referirse al fin último del Estado, las doctrinas
religiosas le atribuyen al Estado un valor que trasciende su mera existencia, lo cual se
relaciona con el valor objetivo del Estado.

Conciben los fenómenos de la historia como el desarrollo de una actividad que se propone
alcanzar un objetivo universal.
El Estado es un medio al servicio de Dios, de la moral, de la justicia, del hombre..
Procurar el bien a través de la Justicia, es la idea de la comunidad perfecta;
-Fines Objetivos Particulares: Cada Estado individual en la historia ha tenido y tendrá
fines enteramente privativos, que solo a él corresponden y son condicionantes de su
situación histórica.

Estos fines se fijan en función de las actividades varias y cambiantes históricamente del
Estado observado y se explican como si fueran el fin esencial de su ser. Montesquieu, en
este sentido se refirió a la libertad política:

En Grecia se habló de la exaltación del hombre en la especie;


En Roma de la conquista;
En Inglaterra de la política de libertad;
En España católica del restablecimiento de la unidad de la fe;

-Fines Subjetivos del Estado, en oposición a los objetivos, que se refieren al fin concreto
que tienen los estados en un momento determinado para los que forman parte de él y, por
lo tanto, para la comunidad.

En cada época, cada Estado tiene sus fines propios.

Los fines subjetivos, por la función o actividad a que se dirigen, se dividen en:

-Fines Absolutos y limitados: El fin absoluto es el abstracto y único tipo ideal de Estado,
aquel que no existe, el que habrá de permanecer idéntico y que contiene en su unidad a
los demás fines, pero tiende a realizarse en el Estado perfecto.

Estos fines son expansivos porque favorecen la limitada extensión del poder del Estado
como institución que sirve para el bien común como utilidad, para alcanzar un bien moral,
esto es el bienestar común del individuo y la comunidad.

Esta es la teoría ética que considera la felicidad como el supremo bien y el mas alto
objetivo que debe perseguir el hombre ( doctrina eudemonista utilitaria).

Fines Relativos y concretos: Pueden ser exclusivos, concurrentes o compartidos.


Estos se dan en el Estado de tipo empírico.

El ORDEN jurídico, cuya unidad resulta del derecho fundamental que está en la
Constitución, y el PODER que lo garantiza tienden a realizar el BIEN PÚBLICO O COMÚN,
distinto y complementario de los bienes particulares.

Este bien común se destaca por su valor de un patrimonio común, un orden distributivo,
un valor difusivo de comunicación y un significado esencial que consiste en la realización
de la persona.
El poder se justifica racionalmente por sus funciones que consisten en regular, coordinar,
gestionar y decidir, en suma definir los criterios del orden y garantizarlo, etc., etc., el
poder aparece como una condición para la realización del bien humano en la vida social.

El poder político, se debe concebir como gestor y regulador de la actividad humana, para
procurar y acrecentar los bienes necesarios para el hombre y su vida social.

Existen varias teorías que interpretan tanto el bien común como el poder, considero que
únicamente definiremos bien común y bien público.

Bien Común: Es el fin que persigue todo tipo de sociedad.

Bien Público: Es el fin específico que trata de alcanzar la sociedad estatal.


El Bien Común perseguido por el Estado es el bien público, éste es el fin propio e
irreemplazable del Estado, ese bien es un fin de contenido específicamente político, que
concierne a la masa de todos los individuos y de todos los grupos, es decir a todos los
habitantes del Estado.

La actividad política consiste en la búsqueda de lo que es bueno y útil para la sociedad, y


la determinación de ese bien común no puede ser obra de todos los hombres sino que se
confía a una parte de ellos, quienes hacen en su momento el papel de gobernantes.

La barrera más eficaz para impedir que el poder caiga en el despotismo, aparte de una
adecuada organización de las instituciones políticas, es la convicción arraigada entre
gobernantes y gobernados que el poder debe ser común a toda la comunidad, con el
propósito de buscar el bien común dentro de los parámetros del Estado de Derecho.

El orden Jurídico Constitucional contiene la organización de los poderes públicos o las


Instituciones de gobierno, así como los principios que regulan la posición del individuo,
de la familia, de la sociedad y en general de todos los elementos que definen un orden de
vida en razón de ese bien común.

El Estado como un ente jurídico y político con atributos propios, particularmente como
sujeto con poder soberano, no es un organismo estático, sino que debe cumplir diversas
actividades que constituyen su propia justificación, por eso la Constitución hace un
reconocimiento de los derechos humanos, encauzar y limitar la actividad legítima del
Estado.

Concluyendo el tema del fin del Estado a continuación daremos los elementos formales
del Estado, según nuestro autor Francisco Porrúa Pérez:

-La necesidad de un orden y paz, obtenidos por el Estado a través de una actividad que
está relacionada con la producción del derecho, como conjunto de normas cuya
aplicación permite el logro de ambas cosas, tanto interna como internacionalmente, para
evitar la anarquía que resulta del egoísmo y las luchas que los hombres sostienen por los
bienes materiales, verbigracia: se hace uso de la fuerza pública pero basada en las
medidas apegadas a la justicia;

-La necesidad de coordinar la actuación de los particulares, para que la misma se lleve a
cabo de manera armónica, también se contribuye al aplicar el orden jurídico respectivo;
y

La necesidad de ayuda, de aliento y eventual suplencia de las actividades privadas, o sea


que el Estado apoya a los particulares que por sí solos no pueden realizar ciertas
funciones de interés general, por ejemplo, la beneficencia pública -lo económico y
cultural-, que está formada directamente por la actividad del Estado al acudir en ayuda
de los necesitados.

También podría gustarte