Está en la página 1de 20

El Bicentenario de la provincia de Buenos

Aires. Identidades, pasados, territorios,


sociedades y culturas.

Módulo 2: La provincia de Buenos Aires


en el siglo XIX

Introducción

Durante este año, los y las bonaerenses asistimos al bicentenario de una


provincia que, aunque considerada “nuestra”, solemos definir como
múltiple, heterogénea y plagada de variedades. Sin embargo, podríamos
reflexionar en torno a los elementos comunes, aquellos que se reiteran, por
ejemplo, en cada gran ciudad de la provincia, en los pequeños poblados que
nacieron durante la expansión de la frontera en la primera mitad del siglo
XIX y en los que surgieron al calor del desarrollo del ferrocarril desde el
último tercio del siglo XIX. Es decir, dentro del formato de mosaico
atiborrado que la provincia manifiesta, este 2020 se presenta como un
momento oportuno para pensar en la identidad. ¿Podemos hablar de una
identidad bonaerense? ¿Existe tal cosa?

En las próximas líneas y a partir de distintos recursos, les proponemos un


recorrido en ese sentido, tomando como principal eje el ​pasado​. En otras
palabras: los y las invitamos a considerar la provincia como una

1
construcción sociohistórica, con cambios y continuidades, tensiones e
intercambios ​dentro de sus territorios y con otros durante dos siglos.

Roy Hora es Doctor en Historia por la Universidad de


Oxford, Investigador del CONICET y profesor de las
Universidades de Quilmes y San Andrés.

En el video nos reseña las principales características de la


historia de la provincia de Buenos Aires y la difícil
construcción de su identidad política.

https://youtu.be/rchkgob_Pjc

Objetivos de la clase

● Dotar de historicidad al espacio bonaerense, dando cuenta de los


desafíos en la construcción de la provincia de Buenos Aires.

● Introducir y problematizar la organización política, la esfera


económica y el entramado sociocultural bonaerense en algunos
períodos dentro del siglo XIX.

Contenidos de la clase

La presente clase analiza la identidad histórica provincial, abordando el


proceso de poblamiento de los territorios provinciales. Desde los antiguos
asentamientos coloniales a las ciudades de frontera con las poblaciones
nativas, desde la expansión del ferrocarril a la expansión suburbana, la
provincia va construyendo su identidad histórica y territorial durante el siglo

2
XIX. El análisis de estos procesos debe tener presente la simultánea
conformación del Estado Nacional y el Estado Provincial, la relación de la
provincia con los pueblos originarios en la expansión de la frontera, los
procesos migratorios y la consolidación de la economía agroexportadora,
con las consecuencias sociales que dicho proceso provoca.

1. Los pueblos y ciudades de la provincia de Buenos


Aires en perspectiva histórica: del antiguo
poblamiento al siglo XX

El año 1820 es considerado como el inicio de lo que luego sería la provincia,


un punto de partida resultado de la derrota de Buenos Aires en la batalla de
Cepeda a comienzos de ese año. El proyecto iniciado con la Revolución de
Mayo llegaba a su término: la idea de una organización política dirigida por
y desde la ciudad de Buenos Aires tuvo su fin en el campo de batalla,
cuando las tropas porteñas cayeron frente a las que lideraban los caudillos
de Santa Fe y Entre Ríos, Estanislao López y Francisco Ramírez,
respectivamente.

Sin embargo, la historia del espacio y los pobladores donde luego se


establecerían esta provincia y los bonaerenses, se remonta mucho más
atrás, incluso antes de la llegada de las corrientes colonizadoras del siglo
XVI, a los momentos en que distintos grupos de ​nativos ​que practicaban la
caza y la recolección recorrían estas tierras. Ya en 1666, por ejemplo, los
indios Kilme sufrieron la política de extrañamiento y fueron forzados a
migrar desde los valles Calchaquíes hacia lo que hoy es Quilmes; a su

3
llegada, los conquistadores crearon la Reducción de la Exaltación de la
Santa Cruz.

El norte de lo que hoy es la provincia tenía varios pueblos conformados ya


en la época colonial, espacios que habían crecido, producto de las rutas
comerciales que unían el Alto Perú con el centro de Buenos Aires y el
incipiente puerto, como San Nicolás, poblado conformado a mediados del
siglo XVIII.

El proceso de poblamiento siguió adelante en los años sucesivos hacia el sur


y el oeste con una clara intención militar, priorizando la defensa de las
nuevas posiciones frente a la posibilidad latente de un ataque de otra
potencia colonizadora o de las tribus de indios. En el oeste, por ejemplo, se
fundaron varios fortines que defendían la línea de frontera en el último
cuarto del siglo XVIII. En el margen de la laguna de Lobos, se creó un fortín
bajo el nombre San Pedro de Los Lobos, que a comienzos del siglo XIX daría
lugar a la fundación del pueblo de nombre homónimo. Hacia el sur, Carmen
de Patagones en las orillas del Río Negro fue durante muchos años la ciudad
más austral de la provincia, considerada la “Capital de la Patagonia” (Mateo,
2013. pp. 102).

A estos poblados existentes (anteriores en muchos casos al proceso de


independencia de nuestro país), se sumaron con el tiempo otros espacios.
En las primeras décadas del siglo XIX, se realizaron incursiones militares
que entraron en conflicto con distintos asentamientos de pueblos originarios
que, eventualmente, fueron doblegados por la fuerza. Empero, las tensiones
persistieron durante décadas. Esa primera expansión de la frontera supuso
la creación de fuertes militares que posteriormente se transformaron en

4
pueblos y ciudades. Es el caso de la actual Tandil, la que en 1823 surgió a
partir de la fundación del Fuerte Independencia por el entonces gobernador,
Martín Rodríguez. Otros poblados, incluso vecinos a los antiguos fuertes,
aparecieron unas décadas más tarde. Se trataba de poblaciones que
progresivamente habían crecido durante años y que sólo encontraron
reconocimiento oficial en la década de 1860, como por ejemplo, Benito
Juárez.

Monumento al Gral. Martín Rodríguez en Parque Independencia, Tandil.

Actividad

En distintas localidades del interior, encontramos


referencias a los “fundadores” de esas ciudades o pueblos
(gobernadores, jueces de paz, personajes de renombre).
Cada espacio local, atendiendo a sus particularidades, ha

5
establecido fechas fundacionales a procesos de formación
en muchos casos más dilatados en el tiempo. ¿Ello sucede
en el espacio donde viven? ¿Quién es el “fundador”? ¿Hay
calles que llevan su nombre, estatuas o referencias
públicas a su figura? Les proponemos investigarlo y
tenerlo presente para la actividad de la clase.

La federalización de la ciudad de Buenos Aires en 1880 supuso para la


provincia la pérdida de aquel territorio por demás importante no sólo
económicamente sino con impronta política y simbólica fundamental. En ese
marco, debió pensarse en un nuevo centro político y administrativo y fue así
que surgió la ciudad de La Plata, la capital de la provincia. Fundada en 1882
por el entonces gobernador Dardo Rocha, con su diagramación en un
cuadrado perfecto atravesado por diagonales que conforman triángulos,
marcó una notable diferencia con la diagramación clásica en cuadrícula o en
damero de las ciudades coloniales. Sin embargo, al igual que ellas, en el
centro de la ciudad seguía estando la plaza principal, la catedral, la escuela
y los edificios de las autoridades políticas.

El despertar de la década de 1880 supuso para Buenos Aires la necesidad


obligada de repensarse a sí misma. En palabras de Juan Manuel Palacio,
“debe reinventarse luego de la decapitación de su ciudad principal, que
había sido el centro neurálgico de toda su historia (...) no sólo la
organización administrativa sino la vida política, cultural, urbana, fiscal,
financiera y comercial de la provincia deben replantearse su futuro y su
relación con el destino de una nación que hasta entonces identificaba con el
propio” (2013. pp. 9)

6
En paralelo a esta ciudad diseñada, pensada y organizada desde sus inicios,
la extensión de las vías ferroviarias por el territorio bonaerense posibilitó el
asentamiento de personas alrededor de las distintas estaciones de
ferrocarril luego del siglo XIX e incluso durante los primeros años del XX.
Además, y transcurridas algunas décadas, aparecieron nuevos poblados en
la costa atlántica como Pinamar en 1943, ciudad surgida originalmente
como un balneario. Al mismo tiempo, muchos partidos que se habían
forjado durante el siglo XIX o incluso mucho antes, comenzaron a separarse
para dar origen a otros.

En síntesis, el entramado de pueblos y ciudades de nuestra provincia se nos


presenta como una composición atiborrada, conformada por poblados que
existían con anterioridad a la existencia de la Argentina como Estado,
poblaciones que eventualmente se fueron organizando tras el proceso de
revolución e independencia, personas que se agruparon en espacios que
originalmente eran fuertes en la lucha contra “el indio”, otras que alejadas
de esos entramados encontraron reconocimiento tardíamente, mientras el
país y la propia provincia buscaban organizarse en la década de 1860, la
diagramación de la ciudad capital La Plata en 1882, el establecimiento de
nuevos poblados alrededor de las estaciones ferroviarias entre finales del
siglo XIX y comienzos del XX y la creación de nuevas ciudades a mediados
del siglo pasado (algunas con historias centenarias, otras que se presentan
como novedosas).

Podemos afirmar entonces que durante dos siglos se fue configurando un


territorio provincial que incluyó poblados existentes y otros nuevos,
reconfigurados en un espacio atravesado por distintas transformaciones.

7
2. La provincia de Buenos Aires: entre la Nación y los
municipios

Considerar que la provincia se ha constituido durante dos siglos, no


solamente supone atender a los distintos poblados que fueron
incorporándose a la organización política y administrativa con la que se dotó
a un territorio en expansión y que entró en varios momentos en conflictos
con distintos grupos étnicos, sino además dar cuenta a lo largo del tiempo
de los vínculos siempre complejos, por momentos difusos, en otros,
intensos, con Nación por un lado y su interior (los eventuales municipios
que la componen), por otro.

Consideremos, en primer lugar, que la provincia y el país se fueron


conformando en un proceso simultáneo, relacionado, complejo y cargado de
tensiones que duró varias décadas. Así, entre 1835 y 1852, Buenos Aires
formó parte de la Confederación Argentina, en los años en que Juan Manuel
de Rosas estuvo al frente de la gobernación de la provincia. Con su caída a
manos del Ejército Grande en la batalla de Caseros en 1852, se tensionó la
relación con la Confederación: durante la década de 1850, Buenos Aires
funcionó como un Estado independiente del resto del territorio del país,
llegando a poseer su propia constitución en 1854. Tras los enfrentamientos
armados de Cepeda y Pavón, Buenos Aires volvió a incorporarse al país en
1862. Veinte años después, fue despojada de la ciudad de Buenos Aires
cuando ésta quedó en manos de las autoridades nacionales en la
federalización ocurrida en 1880.

En segundo lugar y en relación al interior provincial, debe tenerse en cuenta


que los espacios de frontera se caracterizaron en general, durante la

8
primera mitad del siglo XIX, por la política de indios amigos, que permitía
mantener pacificada la zona a través de intercambios entre el gobierno y las
tribus que se acoplaban a la política rosista.

Con posterioridad a 1852, la nueva conducción liberal de la provincia


reconfiguró las alianzas con los caciques que lideraban tribus en las líneas
de frontera, abriendo así un nuevo periodo de conflictividad.

Hablar del siglo XIX en Buenos Aires implica pensar en la figura


de Juan Manuel de Rosas. Gobernador de la provincia en dos
períodos (1829-1832 y 1835-1852), fue un actor político
decisivo para la política local y para el federalismo argentino.
Rosas representa la complejidad de nuestra historia y también
la identidad provincial. Fue protagonista central de las guerras
civiles argentinas y el más tenaz enemigo del partido unitario.
Su figura, en tanto ha sido destacada, también ha sido
criticada y puesta en discusión por distintas corrientes
historiográficas. Tirano o defensor de la soberanía nacional.
Como otros actores claves de nuestra historia, su figura ha
despertado amores y odios. Resistido y vapuleado por los
intelectuales liberales de la generación del ´80, fue rescatado
del ostracismo y reivindicado por el revisionismo histórico a
partir de la década de 1930. En los últimos veinte años, su
figura ha sido puesta en valor y en tensión por la renovación
historiográfica que se produce en el campo académico con el
retorno de la democracia en 1983.

9
Monumento que conmemora la Batalla de la Vuelta de Obligado, en San
Pedro.

El 20 de noviembre de 1845, las tropas lideradas por Lucio N. Mansilla


tendieron cadenas de costa a costa para impedir el paso a la escuadra
anglo-francesa en el cauce del río Paraná a la altura de la Vuelta de
Obligado (hoy partido de San Pedro). Juan Manuel de Rosas era gobernador
de Buenos Aires y encargado de las Relaciones Exteriores de la
Confederación. El monumento fue inaugurado en 2010 y desde ese año, el
20 de noviembre ha sido incorporado al calendario de feriados nacionales
como el “Día de la Soberanía Nacional”.

En tercer lugar, los vínculos establecidos entre la provincia y la nación, por


un lado, y la provincia y su interior por otro, tuvieron consecuencias
importantes para los pobladores del espacio, quienes alcanzaron distintos
grados de participación y protagonismo en los procesos macrosociales que
se sucedieron. Por ejemplo, el crecimiento del poderío económico de la
provincia gracias a la extraordinaria fertilidad de sus tierras generó que la
clase terrateniente durante el siglo XIX se convirtiera en un actor
determinante a la hora de pensar las políticas estatales. Los sectores
populares, que habían ganado protagonismo con la movilización abierta

10
luego de las invasiones inglesas, reclamaron por su parte cada vez mayor
participación en la cuestión pública, lo que paulatinamente fueron
alcanzando en el tiempo.

En cuarto lugar, el contexto argentino en general (y la relación


provincia-Argentina) permite comprender algunos procesos acaecidos en el
interior bonaerense. Un claro ejemplo es el crecimiento económico del siglo
XIX, generado y sostenido por la llegada de inmigrantes de Europa y
también de las provincias del interior de nuestro país, que en ambos casos
se vieron atraídos por la posibilidad de poseer parcelas de tierra, algo que
en la realidad iba a ser muy difícil de lograr. También podemos dimensionar
el extraordinario crecimiento demográfico provincial merced al auge del
modelo agroexportador. En plena consonancia con los intercambios
comerciales y las lógicas capitalistas epocales. Argentina, como buena parte
de Latinoamérica, se insertó en el último tercio del siglo XIX en el mercado
internacional como proveedora de materia prima. Esto supuso, en el ámbito
bonaerense, una intensa explotación de la tierra (agricultura y ganadería)
consolidando el perfil rural del espacio. Así como los barcos permitieron la
colocación de esos productos en el exterior, también posibilitaron el arribo
de inmigrantes europeos que en búsqueda de mejores oportunidades
trastocaron la fisonomía poblacional provincial, constituyendo en algunos
municipios del interior más de la mitad de sus habitantes.

Finalmente, podemos decir, matizando el postulado anterior, que otros


procesos provinciales pueden explicarse atendiendo a la propia historia
bonaerense y sus condiciones. Consideremos en ese sentido que tal como
sucedió en nuestro país, entre finales del siglo XIX y comienzos del XX, en
la provincia también se consolidó el conservadurismo que encontró en

11
Marcelino Ugarte su principal figura. Después de la sanción de la ley Sáenz
Peña de 1912, que sostuvo la universalidad masculina e impuso el carácter
secreto y obligatorio del sufragio, la provincia generó su propia legislación
electoral que logró torcer los sentidos de la ley nacional: en 1913, por
ejemplo, estableció por breve lapso, el voto para los mayores de 21 años (a
diferencia de la Sáenz Peña que estableció la mayoría de edad en 18) y
permitió el voto a los extranjeros que reunieran condiciones específicas,
como el pago de un mínimo de impuestos; consideremos que en varios
municipios alcanzaban más de la mitad de la población.

En resumidas cuentas, ya sea por su historia, por su ubicación geográfica o


por los intensos vínculos que la han unido cuando no separado del resto del
territorio, las relaciones entre el espacio provincial y el país, así como con
su interior han estado atravesadas por conflictos y tensiones que, a pesar
de ello, no han impedido su consolidación como provincia.

12
Acto conmemorativo en el marco de la ​Fiesta de la Soberanía Patagónica
que recuerda la gesta del 7 de marzo de 1827 cuando el pueblo de Carmen
de Patagones defendió el territorio de una invasión portuguesa. Con una
fuerte presencia de inmigración española en la zona por aquellos años, la
identidad local se forjó en este caso a partir de un hecho histórico vinculado
a la defensa de la soberanía de un territorio que aún estaba en formación.

13
A modo de cierre: narrar lo sucedido, escribir la
propia historia en búsqueda de un pasado común

“La historia de la Argentina se escribió en gran medida con


la vara de Buenos Aires (ciudad y provincia) e,
inversamente, la de la provincia de Buenos Aires fue
escrita con la vara de la nación. Y si lo primero marcó a
fuego la historiografía nacional, imprimiéndole un sesgo
interpretativo muy notable, lo segundo afectó en forma
decisiva a la historiografía de la provincia, haciendo difusa
su identidad, débil su consistencia y escasos sus temas
propios, dándose la paradoja de que a la provincia más
importante del país le ha sido difícil escribir su historia de
una manera distinta y contundente.” (Palacio, 2012, p. 41)

A lo largo de esta clase, les propusimos considerar a la provincia como una


construcción socio histórica atravesada por múltiples procesos en los cuales
pueden advertirse cambios y continuidades, haciendo hincapié
principalmente en el ​pasado c
​ omo eje que posibilita detenernos en algunos
momentos para visibilizar la formación del territorio provincial, sus ciudades
y pueblos, así como los vínculos intensos y complejos que la provincia ha
sostenido a lo largo del tiempo tanto con el país como con su interior. No se
trata de una tarea sencilla pues, como afirma Juan Manuel Palacio en la
frase con la que se abre este último apartado, la propia práctica
historiográfica se ha enfrentado a los difusos límites entre ciudad, provincia
y país a la hora de abordar la historia de la provincia.
La colección ​Historia de la provincia de Buenos Aires, dirigida por Palacio,

14
apareció 80 años después de otro intento por estudiar sistemáticamente el
pasado bonaerense (la colección puede descargarse gratuitamente a través
de:
https://editorial.unipe.edu.ar/colecciones/historia-de-la-provincia-de-bueno
s-aires​). En 1940, se publicó ​Historia de la provincia de Buenos Aires y
formación de sus pueblos, a cargo de Ricardo Levene, hombre íntimamente
emparentado a la disciplina histórica no solamente por esta obra sino por
ser ese el nombre que lleva actualmente el Archivo Histórico
(​https://www.amigoslevene.com/​) de la provincia, con sede en La Plata.
Mientras la “Historia…” de Levene buscó dar un panorama general,
historizando los poblados bonaerenses, esta nueva colección del siglo XXI
ha tenido la fortaleza de recurrir a historiadores e historiadoras diseminados
a lo largo de la provincia, para pensar algunos procesos desde distintos
rincones y con perspectivas que logran tensionar lo local/regional con el
ámbito provincial dándonos un panorama más complejo de la historia
bonaerense, una historia que seguimos construyendo cada día y de la cual
sólo hemos repasado algunos momentos para reflexionar en torno a la
identidad.

15
Historia de la provincia de Buenos Historia de la provincia de Buenos
Aires y formación de sus pueblos. Aires. Por Juan Manuel Palacio
Por Ricardo Levene (Director) (Director) (2012)
(1940)

Considerando esta clase entonces, ¿podemos afirmar que existe una


identidad provincial construida por un pasado común? Esta pregunta la
formulamos para seguir pensando juntos.

Hasta la próxima clase.

16
Foro del Módulo 2

Les proponemos revisar este mapa que muestra la


conformación territorial de la provincia en función de la
ciudad/pueblo de residencia de cada uno y una de ustedes a
partir de estas preguntas orientadoras:

(disponible en ​http://mapoteca.educ.ar/.files/index.html.1.19.html​ )
Allí podrán seleccionar distintos mapas no solo de la provincia de Buenos
Aires sino de todas las provincias del país. De manera interactiva, pueden
elegir distintos mapas: demográfico, arqueológico, climático, cultural,
demográfico, económico, físico, ambiental, turístico, entre otros. En este
caso, el mapa aquí presentado es el histórico.

- ¿Siempre tuvo el mismo nombre su pueblo/ciudad o fue


cambiando con el tiempo?
- ¿Existía antes del establecimiento de la provincia como tal
en 1820 o se creó posteriormente? Si la Provincia tiene 200
años, ¿cuántos años tiene el pueblo/ ciudad donde cada uno/a
reside?

17
- ¿En qué momento fue incorporado al control provincial? ¿Por
qué? ¿Se puede hablar de fundación de tu ciudad/pueblo?
- ¿Cuántos grupos étnicos pueden reconocerse en la historia
de tu pueblo/ciudad? Esos distintos grupos, a través del
tiempo ¿convivieron, entraron en conflicto?

A partir de alguna de las respuestas anteriores, les


proponemos seguir avanzando en el examen del vínculo entre
el propio espacio (pueblo/ciudad) con la provincia:

- ¿Qué vínculo puede trazarse entre el año de


fundación/formación del propio espacio de residencia en
relación a procesos macrosociales, sean estos provinciales o
nacionales?

Compartan algunas de las respuestas a estas preguntas


orientadoras en el foro de debate.

Lean los aportes de colegas y busquen comparar otros


poblados con el propio desde una perspectiva que pondere
esencialmente el pasado de la localidad.

18
Referencias

Fradkin, Raúl; Garavaglia, Juan Carlos (coord.) (2012)


Argentina. La construcción nacional​. Tomo 2: 1830-1880.
Buenos Aires. Taurus

Mateo, José Antonio (2013). “La sociedad: población,


estructura social y migraciones” en Ternavasio, Marcela (dir.)
Historia de la provincia de Buenos Aires.​ T 6. Buenos
Aires-Gonnet. Edhasa-UNIPE.

Mayo, Carlos (ed.) (2014) ​Vivir en la frontera. La casa, la


dieta, la pulpería, la escuela (1770-1870)​. Buenos Aires.
Biblos.

Palacio, Juan Manuel (2012) “La provincia de Buenos Aires en


la historia y la historiografía” en Otero, Hernán (dir.) ​Historia
de la provincia de Buenos Aires.​ Tomo 1: Población, ambiente
y territorio. La Plata. UNIPE.

Palacio, Juan Manuel (2013) ​Historia de la provincia de Buenos


Aires.​ T 4. Buenos Aires-Gonnet. Edhasa-UNIPE.

Sábato, Hilda (2012) ​Historia de la Argentina 1852-1890​.


Buenos Aires. Siglo XXI

Imágenes

Argentina. Ministerio de Educación de la Nación (2015)


Presente. Retratos de la educación argentina.​ CABA: Ministerio
de Educación de la Nación.

Videos

DFDP Virtual (2020) , Roy Hora reseña las principales


características de la historia de la provincia de Buenos Aires,
Disponible en: ​https://youtu.be/rchkgob_Pjc

19
Licencia Creative Commons

Autor(es): Equipo de la Dirección de Formación Docente Permanente.


Dirección Provincial de Educación Superior, DGCyE. Provincia de Buenos
Aires (2020)

Esta obra está bajo una licencia Creative Commons

​Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0

20