Está en la página 1de 10

Bosque “El Rancho”

Piedras Amarillas, Jutiapa, Atlántida, Honduras


Querido por pocos….usado por muchos….

Estudio de Caso

COATLAHL

La Ceiba, Atlántida Honduras Diciembre 2013


Estudio de caso Piedras Amarillas. COATLAHL 2013

Introducción
Se presenta la experiencia de la comunidad de Piedras Amarillas donde se inicio un
proceso de Manejo Forestal Comunitario que se convirtió en una lucha constante de una
organización forestal comunitaria por la protección del bosque. Incluye la introducción
del manejo forestal sostenible y la certificación forestal voluntaria en un contexto
complejo donde la tala ilegal se estableció con mucha fuerza alrededor de la utilización de
la madera de Redondo (Magnolia yoroconte), una especie cuya madera es muy apreciada
para mueblería fina en la zona norte de Honduras, pero que está siendo explotada sin
control. Se hace notar como la tala ilegal del redondo y luego de otras especies se
incrementó con el establecimiento en la comunidad de una industria fuerte de
transformación de la madera. Y a una escala pequeña/local se repite la historia de
crecimiento industrial (desarrollo) sin considerar el manejo sostenible de los recursos lo
que inevitablemente está conduciendo los emprendimientos de muebles a la quiebra por
falta de su materia prima.

El presente estudio tiene el objetivo de describir el fenómeno de deforestación y los


esfuerzos que localmente se realizan para contenerlo. Así mismo identificar las causas del
deterioro y propone medidas que se pueden tomar para revertir la tendencia destructiva.

Antecedentes
Descripción del área

La Montaña de Piedras Amarillas, está ubicada en la sección centro oriental de la


Cordillera Nombre de Dios, y tiene una extensión de 4,328 hectáreas, de las cuales 1762,
fueron asignadas bajo Contrato de Manejo Forestal a la Asociación Comunitaria de
Productores agroforestales La Fortuna, (conocida también como Sociedad Colectiva Calero
y Asociados o grupo Forestal La Fortuna). Adicionalmente se han cedido a comunidades 2
áreas forestales para microcuencas abastecedoras de agua, una para la comunidad de
Piedras Amarillas que tiene 263 hectáreas y recientemente se declaro la Microcuenca “La
Avioneta” con 648 hectáreas como área de producción de agua para 9 comunidades. Esta
montaña es vital para el abastecimiento del agua que consumen los habitantes, de Piedras
Amarillas y más de 10 comunidades aledañas que se benefician de este preciado líquido.

La vegetación es del tipo Bosque muy húmedo tropical y en él se encuentran más de 500
especies vegetales de las cuales unas 150 son arboles. Una de las especies más
importantes desde el punto de vista económico es el Redondo (Magnolia yoroconte); la
distribución de la misma está restringida en el norte de Honduras a la cordillera de
Nombre de Dios, principalmente en el sector centro-oriental de la misma. En la actualidad
es una especie con mucha presión por el aprovechamiento y se considera como
“amenazada”. No obstante, existen otras especies cuya madera es muy reconocida y
utilizada y con una distribución mucho más generalizada como Santa María (Calophyllum
brasiliense), Rosita (Hieronyma alchorneoides), Huesito (Macrohasseltia macroterantha),
entre otras.
Estudio de caso Piedras Amarillas. COATLAHL 2013

Sin embargo en los últimos 5 años la montaña ha sufrido una alta deforestación lo que
revela la gravedad de la tala desmesurada de los bosques y sus efectos colaterales sobre
las fuentes del agua, o sea los dos recursos más importantes para la población de estas
comunidades.

Función socioeconómica del área.


El bosque “El Rancho” tiene un potencial importante en aspectos ambientales, sociales y
económicos para más de 10 comunidades desde Piedras Amarillas a Belaire. En primer
lugar es una fuente natural de recursos hídricos tanto para consumo humano como para
uso agrícola, dendro-energético y otros. Dos represas de agua potable están instaladas en
el bosque y benefician a más de 10,000 personas en 12 comunidades. Por otro lado se
cultivan productos agrícolas en las áreas aledañas al bosque y que fueron deforestadas
hace muchos años.

Uno de los productos más reconocidos por los habitantes de la zona es la madera. A
través de esta actividad muchas personas de la comunidad obtienen ingresos económicos
que ayudan a cubrir sus necesidades básicas, alimenta a la industria local del mueble y
dinamiza la economía de las comunidades. No obstante, los importantes beneficios que
el bosque provee a las comunidades, los mismos están amenazados por dos actividades
no reguladas que los vecinos también hacen en el bosque. En primer lugar existe una
poderosa industria del mueble basada en el aprovechamiento y comercialización ilegal de
madera lo cual está atentando con la sostenibilidad de los recursos forestales.

En segundo lugar, en los últimos años se ha presentado un creciente interés de los vecinos
y otros allegados a la comunidad para ocupar tierras boscosas para labores agropecuarios.
Esta presión es tan fuerte que no es posible para la Organización Forestal encargada del
manejo y protección del bosque ni de las organizaciones locales, enfrentarla con éxito
para frenarla. Por lo tanto representa una clara amenaza a la existencia a mediano plazo
del bosque “El Rancho”.

El Manejo Forestal Sostenible versus la Tala ilegal.


En el año 1990, en la Comunidad de Piedras Amarillas se constituyo una organización de
Productores Agroforestales con el propósito de manejar y proteger el bosque. La
Asociación de Productores Forestales recibió del Estado a través de COHDEFOR, (ahora
ICF) un Contrato de Manejo Forestal el cual le facultó para el manejo y protección del
bosque “El Rancho”. La organización de productores forestales en sus inicios estuvo
integrada por 30 campesinos productores de madera.

Esta organización forestal recibió la Certificación del manejo Forestal en el año 1994.
Luego, en el 2003 bajo la sombrilla de COATLAHL integra el Grupo de Certificación Forestal
junto con otras 14 organizaciones forestales.
Estudio de caso Piedras Amarillas. COATLAHL 2013

En esta época la organización opera normalmente tanto en el manejo del bosque como en
la comercialización de la madera. Producto de los ingresos obtenidos, la Organización
forestal creó y manejó un fondo de sostenibilidad que usaron para adquirir equipos,
instalaciones de almacenamiento de madera y posteriormente para pagar los costos del
manejo forestal y la certificación.

A finales del 2009, la membrecía de la Organización forestal decrece enormemente al


grado que sólo quedan 8 socios activos. Entre las causas que llevan a este estado se
destacan: la relativa lentitud en la institución estatal forestal para resolver las solicitudes
de aprobación de documentos legales para operar en el bosque (planes de manejo y
planes operativos) y la limitada capacidad de los operadores de justicia para ejercer un
control de los aprovechamientos ilegales en el área; esto causó una baja sustancial en las
ventas de madera legal producida por la organización forestal.

Adicionalmente, por su proximidad al mercado y a la materia prima el corredor Belaire-


Piedras Amarillas se convirtió en una zona atractiva para la industria del mueble. Para
2005 estaban instaladas en el área aproximadamente 10 industrias de ebanistería que
producían muebles tanto para el mercado de La Ceiba como para Colon y Olanchito. Dada
la falta de control de los aprovechamientos forestales, la oferta de madera impulsada por
esta industria se llenó con producto ilegal extraído por varias docenas de productores
ilegales que cortaron arboles a diestra y siniestra, sin ninguna regulación. Estas prácticas
llevaron a la Organización forestal a reducir su operación, dado que la industria local
adquirió hasta un 99% de su madera de productores ilegales. En consecuencia la
Organización se debilitó y redujo su producción y venta de madera a niveles mínimos solo
para permanecer en control del bosque.

La deforestación se incrementa…
En el periodo 2010-2013 las acciones de deforestación en el bosque “El Rancho” han sido
continuas. En las cercanías de la Microcuenca productora de agua potable para la
comunidad de Piedras Amarillas, fuera del bosque bajo manejo, se ha deforestado entre
10 a 15 manzanas para el cultivo de granos básicos, pasto, café y palma africana.

Dentro del bosque bajo manejo también se intensificaron acciones de nuevos ocupantes
tratando de acaparar áreas boscosas para destinarlas a uso agropecuario. Nadie tiene
idea de cuantas personas se han estado apoderando de áreas dentro del bosque “El
Rancho”; según los vecinos, los ocupantes suman al menos una docena; algunos son de la
comunidad de Piedras Amarillas o de las comunidades aledañas y otros han llegado de
Copan y de otros lugares. La estrategia que siguen es comprar “derechos” para luego
extenderse deforestando el bosque contiguo al área comprada. Los trabajadores que
contratan para socolas y descombros viven en Piedras Amarillas.

Pese al desinterés de la mayoría de los pobladores, la Asociación de Productores


Agroforestales y la Junta de Agua de Piedras Amarillas han mantenido una constante
posición de denuncia de las acciones de socolas y descombros ante las autoridades
Estudio de caso Piedras Amarillas. COATLAHL 2013

correspondientes, sin embargo la respuesta de estas ha sido muy limitada y no ha


contribuido a detener las acciones de los invasores. Durante el periodo 2012 y 2013 las
acciones de deforestación dentro del bosque bajo manejo fueron tan fuertes que
obligaron a la Asociación de Productores Forestales a reconsiderar su gestión en el área, y
en marzo del 2013 la tomaron la decisión de renunciar al Contrato de manejo forestal y
devolver el bosque al ICF. Actualmente el bosque esta sin manejador local mientras ICF
está buscando alternativas que ayuden a involucrar a las comunidades al manejo y
protección del bosque. No obstante la falta de vigilancia y control por la comunidad y las
autoridades, está causando un aumento en las actividades de tala ilegal y cambio del uso
en el bosque “El Rancho”.

Causas de la deforestación acelerada:


Personas de la comunidad y al menos un miembro de la Asociación comenzaron a vender
áreas o “derechos” dentro del bosque a vecinos de Piedras Amarillas y comunidades
aledañas así como a personas de otros sectores del país, interesadas en adquirir tierras
(un señor de Sico está interesado en comprar más de 100 manzanas). La venta de
“derechos” ha proveído a estas personas una vía de entrada al bosque pese a las
advertencias recibidas de la Asociación Forestal en relación al estatus legal del bosque y su
condición de área de interés forestal para el Estado y las comunidades. No obstante, estas
personas han continuado con sus acciones de ocupación sin encontrar resistencia de las
autoridades. El propósito es deforestar para dedicar los terrenos a la ganadería y
agricultura.

La falta de interés de la mayor parte de vecinos de las comunidades, posiblemente porque


aún no han visualizado la magnitud de la problemática que causará el cambio de uso del
suelo en un área boscosa de gran tamaño, incentiva a los ocupantes irregulares a
continuar con sus actividades ya que no existe ninguna iniciativa o acción local orientada a
disuadir a los ocupantes del bosque para que detengan sus actividades destructivas.

Por otro lado, la falta de supervisión y control por parte de las autoridades (ICF, Fiscalía,
Policía, Municipalidad), pese a las denuncias interpuestas por la asociación y Junta de
Agua, han causado que los ocupantes tomen confianza y pierdan temor a ser sancionados.

Aun hay esperanza de revertir la situación……..


Sin embargo, la presión en que se encuentra el bosque proporciona una oportunidad de
participación comunitaria a través de sus organizaciones para identificar y reconocer la
importancia del Bosque “El Rancho” para el futuro desarrollo de las comunidades vecinas
al mismo. De esa manera informar y concientizar a los vecinos sobre las consecuencias de
la deforestación para que unidos gestionen y obtengan el apoyo de las instituciones
ligadas a la conservación de los recursos naturales.

Las organizaciones locales pueden estar dispuestas a liderar la defensa de los recursos
naturales, pero será imprescindible el respaldo de las autoridades locales y municipales a
Estudio de caso Piedras Amarillas. COATLAHL 2013

fin de lograr cambios reales. Con las Juntas de Agua, podría generarse una campaña que
tienda a conservar los bosques, a través de giras de campo que brinden conocimiento de
la dinámica de la vegetación a las personas de la comunidad; así mismo, promover un
manejo sostenible de los recursos donde todos ganen, la comunidad, ICF, los productores
y la industria local del mueble.

Acciones históricas que se han hecho para frenar la deforestación y


recuperación de áreas.
La organización forestal (Asociación Comunitaria de Productores Agroforestales La
Fortuna) desarrollo acciones de Manejo Forestal Sostenible y protección del bosque “El
Rancho” por más de dos décadas, durante las cuales delimito el área, logro la prevención y
controlo acciones de cambio de uso del suelo, elaboro Planes de Manejo, reforesto
mediante manejo de la regeneración natural. Sus acciones contribuyeron a que el Bosque
“El Rancho” aun este en pie, produciendo bienes y servicios a las comunidades vecinas al
mismo.

En el 2010, se creó el Consejo Consultivo Comunitario Forestal de Piedras Amarillas (CCCF)


y otras comunidades aledañas. Estas instancias se integraron con líderes de las diversas
organizaciones locales. El propósito primordial del CCCF es el manejo y conservación de
los recursos naturales comunitarios. Sin embargo, su accionar en la práctica ha sido
limitado, principalmente por la carencia de recursos y falta de cooperación de las
autoridades.

Dado el limitado accionar de los CCCF, la Asociación de Productores Forestales tomo el


liderazgo identificando áreas no autorizadas para cambio de uso y presento denuncias
ante las autoridades correspondientes como ICF, Fiscalía del Ambiente y otras instancias,
sin embargo la respuesta tardía y efímera de las autoridades les desalentó a continuar con
las denuncias. Entre el 2009 al 2013, se presentaron 15 denuncias sobre deforestacion;
pese a que hubo respuesta, la misma fue limitada y puntual contribuyendo muy poco a la
solución del problema. Contrariamente, al no realizarse ningún requerimiento fiscal ni
aplicación de penas a los infractores, que estaban bien identificados, estos y otros

Investigación Aplicada en el Bosque “El Rancho”.


Para enriquecer los conocimientos del manejo de las especies se realizaron estudios del
comportamiento de la especie Redondo (Magnolia yoroconte). Esta es una especie comercial de alto
valor en el mercado de la madera y por tal razón enfrenta una fuerte presión de extracción que
amenaza su existencia comercial. El estudio identifico algunas acciones que se deben de aplicar para
que la especie se regenere naturalmente, como ser:

 La especie Redondo en su estado de regeneración y Brinzal-Latizal tiene que contar con sombra
y luz en forma equilibrada para tener un buen desarrollo.
 En tierras bajas el desarrollo de la especie no es muy bueno por las altas temperaturas, aun con
sombra tiene problemas.
 El rango de altura para un buen prendimiento y desarrollo es de 300-800 msnm.
 Para una buena germinación y prendimiento el piso forestal cerca de los arboles semilleros
debe ser limpiado, pero dejando la materia orgánica.
Estudio de caso Piedras Amarillas. COATLAHL 2013

tomaron mayor fuerza y confianza para continuar con su obra destructiva.

En febrero de 2012, se hizo un operativo conjunto entre ICF, Fiscalía, cuarto Batallón y
Fuerza Naval, en donde se hizo una inspección a todos los talleres establecidos en la zona,
lográndose decomisar 3,000 pt de madera de diversas especies y 60 muebles los cuales
no tenían factura legal de compra de madera. Esto frenó un poco la ilegalidad por unos
meses, pero dado que no se volvió a realizar ninguna accion control, la gente continuó
aserrando madera de forma ilegal en el área.

Cabe destacar que en ese mismo año, la Comunidad de Piedras Amarillas enfrentó un gran
desafío durante la delimitación de su Microcuenca abastecedora de agua potable,
declarada por el Estado en 1996. Sucede que durante un proceso normal de remarcación
de los límites, se detectó la deforestación de una área dentro de la Microcuenca
procediendo a efectuar la denuncia respectiva. El infractor fue llevado ante los tribunales
de justicia, pero fue rápidamente liberado con medidas sustitutivas; inmediatamente el
supuesto propietario del sitio acusó a 6 miembros de la Junta de Agua por usurpación,
quienes si fueron castigados enviándolos a la cárcel por defender su fuente de agua ante
un hecho ilícito evidente y comprobable.

La decisión de los juzgados fue a favor del acusador obviándose pruebas claras como el
reconocimiento de los límites de la Microcuenca desde hace varios años, y también el
delito forestal de descombro agravado porque fue dentro del área de la Microcuenca que
provee el agua potable a la comunidad. De nada sirvió una movilización de la mayoría de
vecinos de la comunidad a los Juzgados en la Ciudad de La Ceiba para demostrar apoyo a
la tesis de la Junta de Agua.

Esta resolución preliminar de los tribunales ha dejado a la comunidad sin estimulo para
trabajar en la protección de los recursos naturales ya que no entienden como el sistema
de justicia opera contrario a los hechos.

Lo que queremos es la protección del bosque para producción de agua y no para


aprovechamiento. Nosotros estamos dispuestos a un trabajo orientado a la protección de
la Microcuenca, incluyendo la reforestación. Expresado por miembros de la Junta de Agua
de Piedras Amarillas después de conocido el fallo del Juzgado.

Por su parte el Grupo Forestal, en abril de 2012, presentó las últimas denuncias de
descombros en el área bajo manejo forestal ante la Fiscalía y el ICF, pero no hubo
respuesta alguna, lo que dio lugar a que muchas personas continuaran apropiándose de
áreas dentro del bosque descombrando parcelas para caficultura, ganadería y otros solo
para posesionarse de predios.

Toda esta maraña de ilegalidad desmotivo a los productores forestales, quienes reducidos
en membrecía se vieron impotentes para afrontar esta problemática y analizando lo que
le sucedió a la Junta de Agua, se desalentaron y finalmente en marzo del 2013 decidieron
devolver a ICF el Bosque que les fue otorgado para manejo y protección.
Estudio de caso Piedras Amarillas. COATLAHL 2013

En octubre del 2013, ICF inició un proceso para establecer acciones inmediatas en relación
al manejo y protección del Bosque “El Rancho”. Inicialmente se realizo una convocatoria
casa a casa en las comunidades para promover una reunión de asamblea comunitaria para
análisis de la problemática; sin embargo, a la reunión solo se presentaron
aproximadamente 50 personas, en esta reunión se identificó una tendencia de la
comunidad a la protección de las microcuencas abastecedoras de agua, ya que el Bosque
tiene gran potencial hídrico.

Factores que han incrementado la deforestación (elementos catalizadores)


1. El desarrollo de la industria local del mueble, contradictoriamente, jugó un papel
importante en la deforestación en el Bosque “El Rancho”. Muchos inversionistas
nacionales llegaron y se establecieron en el corredor Belaire-Piedras Amarillas
propiciando un importante incremento en la demanda de madera que resultó
contraproducente para el manejo y protección del bosque. Esto ocurre porque la
mayoría de los inversionistas prefirieron abastecerse de materia prima ilegal para
asegurar un suministro constante (al no tener que lidiar con los atrasos que
históricamente ocurren en los trámites de aprobación de documentos en el ICF como
sucede a las operaciones forestales que trabajan respetando la normativa nacional).
La otra importante razón para preferir materia prima ilegal es que el precio de la
madera que venden los productores ilegales por lo general es de alrededor de 1/3 del
precio de la madera cosechada y comercializada legalmente por las operaciones
forestales que pagan los impuestos y asumen los costos del manejo y la protección del
bosque.

La falta de oportunidad de mercado para la madera legal redujo considerablemente el


flujo de trabajo de la Asociación de Productores Forestales (Grupo Forestal) llevándola
a un estado de reducida membrecía, bajo interés en el bosque, carencia de mercado
para su madera y merma de sus ingresos; esto los condujo a reducir su ya limitada
capacidad de vigilancia y control en el bosque.

2. El poco accionar de los operadores de justicia del Estado, justificado en la falta de


presupuesto para desarrollar las actividades de control y vigilancia en forma
permanente, no pudo dar respuesta adecuada a las denuncias de la Asociación
Forestal causándole una pérdida de fuerza e influencia en su capacidad de control de
actividades ilegales en el bosque bajo su responsabilidad. Esta situación fue tan
evidente que los ocupantes ilegales del bosque se valieron de la coyuntura, para
envalentonarse irrespetando a la Asociación mediante demostraciones de fuerza,
amenazas y continuación de las acciones destructivas que la organización intentó
detener. Finalmente, la presión fue tanta que la Asociación se vio incapaz de
manejarla, y debilitada en su membrecía decide renunciar al Contrato de Manejo
forestal y Protección suscrito con ICF.
Estudio de caso Piedras Amarillas. COATLAHL 2013

3. Las ventas de “derechos” efectuadas por algunas personas de la comunidad


propiciaron que personas de otros sectores del país entraran a la zona con propósitos
de convertir el bosque en tierras agrícolas y ganaderas. Pese a que los “derechos”
incluían solamente pequeñas áreas de guamiles, la existencia de bosques aledaños
incentivó las compras con la intención de una apropiación masiva de tierras.

Retos pendientes para la protección de Bosque “El Rancho”


o Investigación de campo para diagnosticar el estado de conservación y avance
del deterioro del bosque. (ICF, Operadores de Justicia, Comunidad,
organizaciones privadas interesadas en el tema).
o Determinar y ejecutar acciones legales y de restauración necesarias para
revertir la destrucción del bosque. (ICF, Operadores de Justicia)
o Delimitación del área de la Microcuenca de Agua potable de Piedras Amarillas,
ya que se encuentra amenazada por acciones de deforestación. (Comunidad y
organizaciones de apoyo)
o Buscar compromisos de las comunidades y las instituciones del Estado para
que se respeten las áreas Forestales
o Campañas de concientización e información a los vecinos de las comunidades
sobre temas ambientales, cambio climático, entre otras y mejorar la
organización de la comunidad. (Organizaciones de base de las comunidades,
ICF, Organizaciones de apoyo.)
o En el caso que no se logre establecer una nueva organización interesada en el
manejo forestal sostenible del bosque, buscar la declaración del Bosque “El
Rancho” como Área especial de Protección (Producción Hídrica y conservación
del medio ambiente de comunidades del sector Piedras Amarillas-Belaire).
Para ello se seguirá o establecido en la Ley forestal (Articulo 109, 122 y 123.

Lecciones aprendidas
La demanda de madera. Esta es una condición indicativa del valor económico del bosque
y es necesaria para asegurar el establecimiento de emprendimientos comunitarios con el
fin de proteger y manejar el bosque en forma sostenible en el largo plazo. No obstante
cuando la oferta y demanda no es regulada ni controlada por el Estado puede generar
situaciones conflictivas conducentes al deterioro de los recursos naturales. Tal es el caso
de la Industria mueblera que se estableció en el sector de Piedras Amarillas, Atlántida,
donde una importante demanda de materia prima incentivó el aprovechamiento y
comercio ilegal de madera que causó el debilitamiento y destrucción de la organización
forestal local a la cual el Estado dio el mandato para el manejo y protección del bosque “El
Rancho”. La desaparición de la entidad local dejó sin vigilancia y control el bosque
haciéndolo más vulnerable a la ocupación ilegal para fines agropecuarios.

La presencia de las instituciones del Estado. La poca presencia de las instituciones o su


limitado accionar y falta de seguimiento, ha causado que los infractores y potenciales
Estudio de caso Piedras Amarillas. COATLAHL 2013

infractores se incentiven para realizar cada vez más actividades ilegales lucrativas dentro
de los bosques bajo manejo forestal. Se necesitan alternativas que aseguren seguimiento
a la acción disuasiva del Estado para lograr su objetivo de prevención y control;
precisando acciones como, identificación de áreas o temas críticos, enfoque en esos
temas críticos, accionar en sectores emblemáticos, coordinación con las comunidades y
organizaciones privadas y otras.

Las comunidades y su apropiación de los recursos naturales. Aunque se acepta que solo
la participación comunitaria hace posible la defensa exitosa de los recursos naturales, es
evidente que los habitantes de las comunidades perciben los beneficios del bosque de
diferente manera, algunos reconocen la posibilidad de percibir ingresos económicos a
través del aprovechamiento del bosque, pero parecen estar más atraídos por el
aprovechamiento ilegal en vez del manejo forestal sostenible que involucra el
cumplimiento de la Ley. Mientras que otros reconocen la importancia del agua para
consumo humano que se genera en el bosque, pero su disposición para protegerla y
mejorarla no es suficientemente clara; cuando con mucha dificultad pagan la baja tarifa
del agua y existe muy poca iniciativa para conservar y proteger el bosque. Por ello es
importante desarrollar un proceso de información-concientización que revierta el
comportamiento desinteresado hacia la conservación de los recursos naturales locales de
la mayoría de los vecinos.

También podría gustarte