Está en la página 1de 4

ADORADORES EN ESPIRITU Y VERDAD

Juan 4: 23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos


adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también
el Padre tales adoradores busca que le adoren. 24 Dios es Espíritu; y
los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

ADORACIÓN: heb. Generalmente shâjâh, “inclinación” gr. latréia,


“servicio” latréuí, “servir” proskunéin, “postrarse”, “besar” proskunéí,
“rendir obediencia [reverencia]”
Actitud de humildad, reverencia, honor, devoción que señalan
adecuadamente las relaciones entre los seres creados y su Creador
La Biblia enseña que tal adoración es debida sólo al único Dios
verdadero.
Dios hablando con el pueblo les dice: éxodo 20: 2 Yo soy Jehová tu
Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. 3
No tendrás dioses ajenos delante de mí. 4 No te harás imagen, ni
ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la
tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5 No te inclinarás a ellas, ni
las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito
la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta
generación de los que me aborrecen,
El mismo satanás tiene una orden, y es: al señor tu Dios adorarás y a
él solo servirás.
La primera tarea que tiene la iglesia, el primer deber como cristiano es
adorar. Un día se va a acabar la predicación del evangelio, pero la
iglesia seguirá adorando en el cielo por los siglos de los siglos.
Cuando se rinde a Dios, la adoración implica un reconocimiento
de las perfecciones divinas. Puede expresarse en forma de discurso
directo, como en adoración, acción de gracias, o en servicio a Dios;
puede ser privada o pública.
Así que lo adoramos porque Dios es eterno, inmutable, único,
inmenso, todo lo puede, todo lo sabe, está en todas partes.
Y en sus atributos morales Dios es amor, es santo, es justo, es
misericordioso, bondadoso, es verdadero.
Y seguramente usted tendrá una razón por la cual lo adora, porque
Dios le dio a probar un poquito de sus atributos. Hemos probado un
poquito de su amor, hemos probado un poquito de su misericordia,
hemos probado un poquito de su justicia; y con ese poquito de él, que
en realidad ha sido mucho para nosotros, con eso ha sido suficiente
para enamorarnos por completo de él, y por eso lo adoramos.
Cuando se habla de adorar, se habla de inclinarse.
¿Qué es inclinación? homenaje o reconocimiento de autoridad.
Lo encontramos por primera vez en Gén 18:2 en donde Abraham «se
postró en tierra» delante de los tres mensajeros que le anunciaron que
Sara tendría un hijo.
El acto de inclinarse en homenaje o reconocimiento de autoridad y
sumisión se hace generalmente delante de un superior o un
gobernante.
Cuando hay reconocimiento de autoridad y se acata, hay adoración.
Pero hay músicos y cantantes que no son sujetos.
Un músico o cantante que no practica el principio de humildad y
sujeción, no es un adorador.
Adorar no es solo cantar. Usted puede cantar todo lo que quiera, y eso
no garantiza que usted sea un adorador.
Hoy en día que están de moda las redes sociales y todos quieren
darse los brillos, todos quieren mostrarse, y entonces montan videos y
hacen una cosa y otra para ganar likes, pero no son humildes, no son
juiciosos, no le hacen caso al pastor, no son sumisos; eso no es
adorar.
Adorar es tener Devoción
Es Actitud de acogida y entrega, de afecto y dedicación, de interés y
preferencia por algo.
La devoción hace que:
 Se haga todo en su nombre - Y todo lo que hagan, de palabra
o de obra, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando
gracias a Dios el Padre por medio de él. (Col 3:17)
 Se viva para Él - Y él murió por todos, para que los que viven
ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue
resucitado. (2Co 5:15)
 Crecemos en Él - Por eso, de la manera que recibieron a
Cristo Jesús como Señor, vivan ahora en él, 7 arraigados y
edificados en él... (Col 2:6-7)
 Permanecemos en Él - Permanezcan en mí, y yo
permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar
fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid,
así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en
mí. (Jn 15:4)
 Fijamos la mirada en Él - Fijemos la mirada en Jesús, el
iniciador y perfeccionador de nuestra fe... (Heb 12:2)
 Lo glorificamos a Él- Más bien, crezcan en la gracia y en el
conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡A él
sea la gloria ahora y para siempre! Amén. (2Pe 3:18)
 Lo amamos intensamente - Ustedes lo aman a pesar de no
haberlo visto; y aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran
con un gozo indescriptible y glorioso, (1Pe 1:8-9)
 Nos enorgullecemos en Él- Porque la circuncisión somos
nosotros, los que por medio del Espíritu de Dios adoramos, nos
enorgullecemos en Cristo Jesús... (Fil 3:3)
Un adorador con devoción es ese que gira en torno a cristo, todo tiene
que ver con Jesús, en todo momento está en culto.
Un adorador no lo es solamente en la iglesia o en la transmisión y ya
cuando está en la casa o en el trabajo se olvida por completo de Dios.
Eso no es adorar en espíritu y en verdad.
Adorar en espíritu y en verdad.
¿Qué es nuestro “espíritu”?
Esa parte inmaterial de nosotros que cubre nuestras emociones,
nuestro carácter y nuestros pensamientos. Por lo tanto, una adoración
como Jesús la describió requiere una sintonía y armonización de todo
lo que somos dirigido a un solo propósito: agradarlo a Él con todos los
aspectos de quiénes somos.
Quiere decir que cuando estamos adorando en espíritu no estamos
siendo dominados por las emociones.
Es posible que en el día hayamos tenido un sentimiento de tristeza por
alguna perdida, pero en el momento en que llegamos a adorar a Jesús
ese sentimiento se va, yo no nos domina.
¿Qué es “en verdad”?
“En verdad” significa que nuestra adoración está correctamente
informada. No podemos adorarlo a él si no tenemos conocimiento de
quien es Él, conocimiento sobre el Dios que adoramos (Sus atributos,
Sus obras y Sus promesas)
Cuando adoramos en verdad, nos colocamos en el centro de la
realidad sobre quién es Él, el conocimiento de lo que ha hecho y la
confianza de lo que ha dicho.
Mientras más conocemos sobre Dios, más aspectos de Su grandeza
podemos adorar. Mientras más conocemos, más profunda será
nuestra adoración. Mientras más profunda nuestra adoración, Dios es
más glorificado.

La adoración en espíritu y en verdad se hace como Jacob. Apoyado


sobre un bordón.
Como los ancianos que se quitaron sus coronas y las pusieron a los
pies de Jesus.

También podría gustarte