Está en la página 1de 8

Universidad de San Carlos de Guatemala

Faculta de Ciencias Jurídicas y Sociales


Curso: Derecho Tributario
Profesor: Lic. M.A José Obdulio Blanco Mejía
FOLLETO No. 12

PROCESO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO TRIBUTARIO


Una posibilidad que tiene el administrado para protegerse ante cualquier atropello de la
administración es el iniciar un proceso contencioso- administrativo ante el Poder judicial con
la finalidad de que éste revise la decisión administrativa final. Para dicho efecto, el
administrado debe tener presente todos los aspectos que el inicio de esta acción implica .

Definición:
Es un proceso de conocimiento accionado por el contribuyente a través de un primer escrito
que contiende la demanda, después de haber agotado los recursos administrativos tributarios
por medio del cual se dirimen las controversias que surgen por las relaciones que se dan
entre contribuyente y la Administración Tributaria, derivados de tributos que se adeudan al
Estado, ante un órgano jurisdiccional colegiado que decide del conflicto mediante una
sentencia y que va a controlar la juridicidad de los actos de la administración tributaria en
única instancia”.
Elementos de la definición.
Los elementos que se desprenden de las definiciones anteriores son los siguientes:
a) Es un proceso de conocimiento: el proceso contencioso administrativo tributario es un
proceso de conocimiento ya que el derecho que se encuentra en litis no está establecido tal y
como sucede con los juicios ejecutivos, en este proceso las partes tienen que demostrar al
tribunal colegiado el derecho que le asiste para así el tribunal en base a las tesis propuestas
emitir una sentencia apegada a derecho.
b) Es accionado por el contribuyente a través de una demanda: el contribuyente es el
que puede interponer una acción en contra de la administración tributaria, o sea el que está
afecto al pago de un tributo, a diferencia de otros procesos que por lo general lo inicia una
persona en particular que no tiene la calidad de contribuyente, el contribuyente va a estar
registrado en la administración tributaria a través del Registro Tributario Unificado de la
Superintendencia de Administración Tributaria, esta institución controla el régimen fiscal a
que está sujeto el contribuyente y la obligación tributaria a que tiene que cumplir.
c) Resuelve controversias que surgen entre el Contribuyente y la Administración
Tributaria: Este elemento de la definición del proceso contencioso administrativo tributario
indica que las contiendas entre contribuyentes y administración tributaria tiene que proceder
de un acto cuya naturaleza sea tributaria, es decir que tenga relación con una multa, un
impuesto determinado y que el contribuyente no esté de acuerdo con la decisión de la
administración tributaria después de haber agotado el procedimiento administrativo y aun por
no estar de acuerdo interpone contencioso administrativo tributario o sea que proviene de
una cuestión de carácter tributario que produce una contienda entre contribuyente y
administración tributaria.
El proceso contencioso-administrativo se puede definir como el mecanismo ordinario
previsto por nuestro ordenamiento constitucional para el control jurisdiccional de la actuación
de los entes u órganos administrativos.
Mediante el proceso contencioso- administrativo se garantiza una de las conquistas básicas
del Estado de Derecho, cual es la subordinación de toda la actividad administrativa a la
legalidad.
En virtud del proceso contencioso - administrativo, los afectados por una actuación
administrativa violatoria de sus derechos e intereses están constitucionalmente facultados
para demandar ante el Poder Judicial la satisfacción jurídica de sus pretensiones contra la
Administración Pública.
La doctrina de Derecho Administrativo caracteriza al proceso contencioso- administrativo
como una de las diferentes técnicas o instrumentos de control de la Administración Pública,
que tienen por finalidad última la defensa de los derechos e intereses legítimos de cada
ciudadano en particular, a la vez que se pretende con ellos garantizar que toda actuación de
la administración se encuentre sometida al principio de legalidad y que, en caso de
quebrantamiento, se produzca la consecuente sanción jurídica.
En el ámbito del procedimiento administrativo tributario, el control de tipo interno o
autocontrol de la Administración Tributaria se manifiesta en los recursos administrativos
(reclamación y apelación) contemplados por el Código Tributario, cuya resolución en última
instancia corresponde al Tribunal Fiscal, órgano administrativo colegiado de carácter
especializado cuyas resoluciones constituyen actos administrativos puros y simples que
agotan la vía administrativa en materia tributaria, y que son susceptibles de control externo
de carácter jurisdiccional a través del proceso contencioso- administrativo cuya resolución
compete al Poder judicial.
Plazo para la interposición de la demanda contenciosa administrativa tributaria
El plazo para interponer el recurso contencioso administrativo será de 30 días hábiles
contados a partir del día hábil siguiente a la fecha en que se hizo la última notificación de la
resolución del recurso de revocatoria o reposición en su caso.
Contra este último plazo contemplado en el artículo 161 del Código Tributario ya indicado; la
Honorable Corte de Constitucionalidad declaró la suspensión por inconstitucionalidad.
Al darse esta situación, deja sin plazo la interposición del recurso contencioso administrativo
tributario por lo que para suplir este plazo, se aplica por supletoriedad lo establecido en el
artículo 168 del código tributario el cual establece: “en todo lo no previsto en esta ley para
resolver el recurso contencioso administrativo se aplicarán las normas contenidas en la ley
de lo contencioso administrativo (Decreto 119-96 del Congreso de la República) y
supletoriamente el Código Procesal Civil y Mercantil y La Ley del Organismo Judicial.
Al aplicar lo establecido anteriormente el plazo para el planteamiento del proceso
contencioso administrativo tributario será de 3 meses contados a partir de la última
notificación que concluyo el procedimiento administrativo, esta regulación legal la
encontramos en el artículo 23 de la Ley de lo Contencioso Administrativo y como ya dijimos
es la que se aplica por la supletoriedad establecida en el código tributario.
Requisitos de la demanda Contenciosa Administrativa Tributaria
Los requisitos de la demanda contenciosa administrativa tributaria están regulados en el
artículo 28 del Decreto 119-96 del Congreso de la República (Ley de lo Contencioso
Administrativo), los cuales son:
a) Designación de la Sala del Tribunal de lo contencioso administrativo al cual se dirige.
b) Nombre del demandante o su representante, indicación del lugar donde recibirá
notificaciones y nombre del abogado bajo cuya dirección y procuración con que actúa.
c) Si se actúa en representación de otra persona, la designación de esta, y la identificación
del título de representación, el cual acompañara en original o en fotocopia legalizada.
d) Indicación precisa del órgano administrativo a quien se demanda y el lugar en donde
puede ser notificado.
e) Identificación del expediente administrativo, de la resolución que se controvierte; de la
última notificación al actor, de las personas que aparezcan con interés en el expediente y del
lugar en donde estas pueden ser notificadas, todo ello cuando fuere el caso.
f) Relación de los hechos y los fundamentos de derecho en que se base la demanda.
g) El ofrecimiento de los medios de prueba que rendirá;
h) Las peticiones de trámite y de fondo.
I) Lugar y fecha.
j) Firma del demandante. Si este no sabe o no puede firmar, lo hará a su ruego otra persona,
cuyo nombre se indicará, o el abogado que lo auxilie; y
k) Firma y sello del abogado director o abogados directores.

Trámite del proceso contencioso administrativo


Es oportuno entrar a conocer en forma genérica el trámite del presente proceso contencioso
administrativo de conformidad con los artículos de la Ley de lo Contencioso Administrativo.
Con el memorial de demanda conteniendo los requisitos se presenta ante la Sala Segunda
del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, que es la competente según el acuerdo
número 30-92 de la Corte Suprema de Justicia para conocer materia tributaria. El Artículo 29
de la Ley de lo Contencioso Administrativo establece: El actor acompañará los documentos
en que funde su derecho siempre que estén en su poder, en caso contrario indicará el lugar
donde se encuentren o persona que los tenga en su poder para que el tribunal los requiera
en la resolución que le dé trámite a la demanda.
El memorial de demanda podrá presentarse directamente a la sala del tribunal de lo
contencioso administrativo a la cual vaya dirigido, o a un juzgado de primera instancia
departamental, quien lo trasladará al tribunal que deba conocer de él. Si el memorial de
demanda presenta errores o deficiencias que a juicio del tribunal sean subsanables, se
señalará plazo para que el demandante lo enmiende. Si la demanda presentare errores,
deficiencias u omisiones insubsanables a juicio del tribunal, este la rechazara de plano.
Si la demanda contiene los requisitos de forma el tribunal pedirá los antecedentes
directamente al órgano administrativo correspondiente, dentro de los 5 días hábiles
siguientes a la presentación de la misma; con apercibimiento de que en caso de
incumplimiento se le procesará por desobediencia, además de que el tribunal entrará a
conocer del recurso teniendo como base el dicho del actor.
El órgano administrativo requerido enviara los antecedentes con informe circunstanciado
dentro de los 10 días hábiles siguientes a aquel en que haya recibido el pedido de remisión.
Si la autoridad no los envía, el tribunal admitirá para su trámite la demanda, sin perjuicio de
que la administración puede presentarse en cualquier etapa procesal y presentar el
expediente respectivo.
Encontrándose los antecedentes en el tribunal, este examinará la demanda, con relación a
los mismos y si la encontraré arreglada a derecho la admitirá para su trámite. La resolución
se dictará dentro de los 3 días siguientes a aquel en que se hayan recibido los antecedentes
o en que haya vencido el plazo para su envió.
El actor podrá solicitar providencias precautorias urgentes o indispensables. El tribunal
resolverá discrecionalmente sobre las mismas en la resolución que admita para su trámite la
demanda. En la resolución de trámite de la demanda se emplazará al órgano administrativo o
institución descentralizada demandada, a la Procuraduría General de la Nación, a las
personas que aparezcan con interés en el expediente y, cuando el proceso se refiera al
control y fiscalización de la hacienda pública, también a la Contraloría General de Cuentas,
dándoles audiencia por un plazo común de 15 días.
Los sujetos procesales públicos no pueden dejar de pronunciarse sobre el fondo del asunto.
Los emplazados pueden interponer excepciones previas dentro del quinto día del
emplazamiento siendo las siguientes:
a) incompetencia,
b) litispendencia,
c) demanda defectuosa,
d) falta de capacidad legal,
e) falta de personalidad,
f) falta de personería, g) caducidad,
h) prescripción,
i) cosa juzgada,
j) transacción;
Estas se tramitarán en incidente que se sustanciará en la misma pieza del proceso principal.
Declarada sin lugar las excepciones previas el plazo para contestar la demanda será de los 5
días siguientes a la notificación de la resolución recaída en el incidente.
Transcurrido el emplazamiento, se declarará la rebeldía de los emplazados que no hayan
contestado la demanda, la que se tendrá por contestada en sentido negativo. La demanda
puede contestarse negativa o positivamente si todos los emplazados se allanaren, se
procederá a dictar sentencia.
El memorial de allanamiento podrá presentarse con firma legalizada en caso contrario
deberá ratificarse. La contestación negativa de la demanda, deberá ser razonada en cuanto a
su fundamento de hecho y de derecho.
Las excepciones perentorias deberán interponerse en el memorial de contestación negativa
de la demanda y se resolverán en sentencia. En el mismo memorial de la contestación se
puede reconvenir en los mismos casos que en el proceso civil.
Contestada la demanda y la reconvención en su caso se abrirá a prueba el proceso, por el
plazo de 30 días, salvo que la cuestión sea de puro derecho, caso en el cual se omitirá la
apertura a prueba, la que también se omitirá cuando a juicio del tribunal existieren suficientes
elementos de convicción en el expediente. La resolución por la que se omita la apertura a
prueba será motivada.
Vencido el periodo de prueba se señalará día y hora para la vista. Transcurrida la vista el
tribunal podrá si lo estima necesario dictará auto para mejor fallar por un plazo que no
exceda de 10 días para practicar cuantas diligencias fueren necesarias para determinar el
derecho de los limitantes, indicando en dicho auto las que habrán de practicarse, las que se
efectuaran con citación de la parte.
La sentencia examinará en su totalidad la juridicidad del acto o resolución cuestionada,
pudiéndola revocar, confirmar o modificar. Firme la resolución que puso fin al proceso, se
devolverá el expediente al órgano administrativo con certificación de lo resuelto.
La sentencia señalará un plazo prudencial, al órgano administrativo que corresponda, para
que ejecute lo resuelto. La sentencia es ejecutable en vía de apremio ante los tribunales
competentes del ramo civil o ante la competencia económica coactiva según sea el caso.
Es importante hacer énfasis que cuando la sentencia contenciosa administrativa tributaria se
encuentra firme ya sea porque el contribuyente no impugno la misma o porque se agotaron
los recursos pertinentes, la administración tributaria tiene 4 años para demandar en la vía
económico coactiva tributaria.
Medios de impugnación:
Los medios de impugnación procedentes en el proceso contencioso administrativo tributario
son todos los establecidos para el proceso civil, a excepción del recurso de apelación, para el
efecto establece el Artículo 27 del decreto 119-96 del Congreso de la República (Ley de lo
Contencioso Administrativo), “salvo el recurso de apelación, en este proceso son admisibles
los recursos que contemplen las normas que regulan el proceso civil, incluso el de casación,
contra las sentencias y autos definitivos que pongan fin al proceso, los cuales se
substanciaran conforme tales normas”.
Las impugnaciones de las resoluciones judiciales del proceso civil según lo establece el libro
sexto del código procesal civil y mercantil son: Aclaración y Ampliación, Revocatoria y
Reposición, Nulidad y Casación; se exceptúa de estos el recurso de Apelación. Se debe
tomar en cuenta que la apelación no procede porque se trata de un tribunal de única
instancia por lo que de conformidad con la Constitución Política de la República de
Guatemala en su artículo 221 procede el de casación.
Recurso reposición
La ley establece específicamente el Artículo 600 del Código Procesal Civil y Mercantil “los
litigantes pueden pedir la reposición de los autos originarios de la Sala, dentro de las 24
horas siguientes a la última notificación. Procederá así mismo la reposición contra las
resoluciones de la Corte Suprema de Justicia que infrinja en el procedimiento, cuando no se
haya dictado sentencia”. Así mismo el mismo cuerpo legal establece en el artículo 601 que:
de la solicitud se dará audiencia a la parte contraria por dos días y con su contestación o sin
ella el tribunal resolverá dentro de los 3 días siguientes.
La casación en materia contenciosa administrativa tributaria
· Definición Previo a analizar lo que la ley establece en cuanto a la procedencia de este
recurso, es importante saber que es la casación. Efraín Nájera Farfán, nos dice que “La
casación es el recurso extraordinario que se interpone ante el órgano supremo de la
organización judicial y por motivos taxativamente establecidos en le ley, para que examine y
juzgue sobre el juicio de derecho contenido en las sentencia definitivas de los tribunales de
segunda instancia o sobre la actividad realizada en el proceso, a efecto que se mantenga la
exacta observancia de la ley y por parte de los tribunales de justicia.
Esta definición, es extensa pero así construida se comprenden las características y objeto
de este recurso. Recurso extraordinario, porque como ya lo hemos dicho procede de un juicio
ya fenecido; porque es intraducible solo contra determinadas resoluciones; porque debe
fundarse en motivos específicos cuyo examen se limitan al poder jurisdiccional, y porque
para conocer de él es competente únicamente la máxima autoridad judicial.
A fin de que se juzgue el juicio de derecho contenido en la sentencia o actividad procesal,
porque a lo que circunscribe aquella máxima autoridad es de determinar no la calificación
jurídica de los hechos, si no la existencia o inexistencia del error denunciado e incurrido al
aplicar la ley sustantiva o adjetiva a efecto que se mantenga la exacta observancia de la ley,
porque ya se conciba el recurso en razón del interés de las partes o del interés público, con
esa función cumple desde luego que, al sustituir, anularlo o confirmar el fallo recurrido, cual
es la norma apropiada a aplicar en el caso concreto o cuál es su correcta aplicación,
conservando en esa forma la unidad del derecho objetivo y como consecuencia la unidad
jurisprudencial.
Procedencia de la Casación
Es importante saber contra que resoluciones se va interponer el recurso de casación, y para
ello se establece que el recurso de casación solo procede contra las sentencias o actos
definitivos de segunda instancia, no consentidos expresamente por las partes, que terminen
los juicios ordinarios de mayor cuantía. La casación procede por motivos de fondo y de
forma.
a) La casación por motivos de forma procede en los siguientes casos: Cuando el tribunal
de primera o de segunda instancia careciere de jurisdicción o de competencia para conocer
en el asunto de que se trate o cuando el tribunal se niegue a conocer teniendo la obligación
de hacerlo. ÿ Por falta de capacidad legal o de personalidad de los litigantes, o de personería
en quien lo haya representado. ÿ Por omisión de una o más de las notificaciones que has de
hacerse personalmente, conforme al artículo 67, si ello hubiere influido en la decisión. ÿ Por
no haberse recibido a prueba el proceso o sus incidencias en cualquiera de las instancias,
cuando proceda con arreglo a la ley, o se hubiere denegado cualquier diligencia de prueba
admisible, si todo ello hubiere influido en la decisión. ÿ Cuando el fallo contenga resoluciones
contradictorias si la aclaración hubiere sido denegada. ÿ Cuando el fallo otorgue más de lo
pedido o no contenga declaración sobre alguna de las pretensiones oportunamente
deducidas, si hubiere sido denegada el recurso de ampliación y en general por la
incongruencia del fallo con las acciones que fueren objeto del proceso. ÿ Por haber dictado la
resolución por un número de magistrados menor que el señalado por la ley, o por magistrado
legalmente impedido.
b) La casación por motivos de fondo procede por: ÿ Cuando la sentencia o auto recurrido
contenga violación, aplicación indebida o interpretación errónea de las leyes o doctrinas
legales aplicables. ÿ Cuando en la apreciación de las pruebas haya error de derecho o error
de hecho si este último resulta de documentos o actos auténticos, que demuestren de modo
evidente la equivocación del juzgador.
Se entiende por doctrina legal la reiteración de fallos de casación pronunciados en un mismo
sentido, en casos similares, no interrumpidos por otro en contrario y que hayan obtenido el
voto favorable de 4 magistrados por lo menos.
El término para interponer el recurso de casación es de 15 días contados desde la última
notificación de la última resolución respectiva. Recibido por el tribunal el escrito en que se
interpone el recurso pedirá los autos originales, y si hallare el recurso a la ley, señalará día y
hora para la vista. En caso contrario, lo rechazará de plano sin más trámite. El plazo para
que la Corte Suprema de Justicia dicte sentencia es de 15 días después de la vista. El
Código Tributario en su artículo 169 establece: “contra las resoluciones y autos que pongan
fin al proceso cabe el recurso de casación. Dicho recurso se interpondrá, admitirá y
substanciará de conformidad con lo dispuesto en el código procesal civil y mercantil. Por su
parte el Código Procesal Civil y Mercantil en el artículo 619 establece: “los directa y
principalmente interesados en un proceso o sus representantes legales, tienen derecho a
interponer recurso de casación ante la Corte Suprema de Justicia.

TRIBUNAL DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO


El Artículo 221 de la Constitución Política de la República de Guatemala “Su función es de
contralor de la juridicidad de la administración pública y tiene atribuciones para conocer en
caso de contienda por actos o resoluciones de la administración y de las entidades
descentralizadas y autónomas del Estado así como en los casos de controversias derivadas
de contratos y concesiones administrativas”.
En Guatemala los recursos administrativos en general están regulados en la Ley de lo
Contencioso Administrativo; sin embargo, excluye la materia tributaria que está regulada
específicamente en el Código Tributario.
El artículo citado, 154 del Código Tributario fue modificado con el decreto 4-2012 del
Congreso de la República de Guatemala y a partir del 25 de febrero del año pasado, al
interponer el recurso de revocatoria ya no se remite el expediente a la Procuraduría General
de la Nación como ente asesor del Estado; la norma fue modificada para acelerar el
procedimiento y el Directorio conocerá del recurso de revocatoria con el dictamen técnico
que emita el órgano asesor que es la Asesoría Técnica del Directorio, con lo cual el plazo
para resolver se reduce.
Si el contribuyente no está de acuerdo con la resolución que emite el Directorio de la
Superintendencia de Administración Tributaria, tiene un plazo de 30 días hábiles contados a
partir del día siguiente de notificada legalmente la resolución, para promover el proceso
contencioso administrativo en la vía judicial ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo.
Dicho Tribunal está conformado por seis salas de las cuales tres conocen de materia
tributaria y que están conformadas por Magistrados que preferentemente deben tener
conocimiento especializado en materia tributaria tal como lo regula el artículo 161del Código
Tributario.
El proceso contencioso administrativo es un proceso de conocimiento, que al seguir todas
sus etapas procesales tales como excepciones previas, emplazamiento, prueba, vista, auto
para mejor fallar, etc. tiene una duración aproximada de 5 años. Es un proceso bastante
extenso, en el cual el Organismo Judicial ha argumentado el exceso de procesos en trámite.
Si bien es cierto en el proceso contencioso administrativo tributario se debe velar por el
cumplimiento del debido proceso y derecho de defensa de las partes, consideramos que sí
existe una actitud en extremo garantista al contribuyente.
Actualmente están en trámite un total de 4,218 procesos distribuidos en las tres salas
competentes para conocer de materia tributaria y de este número un total de 1,734
expedientes están pendientes de emitirse sentencia.

También podría gustarte