Está en la página 1de 10
3, PATOLOGIA DEL HOMBRE CAIDO 1. Patologia del conocimiento 2. Patologia del deseo y del gozo Patologia de la agresividad Patologia de la libertad Patologia de la memoria Patologia de la imaginacién NO we Patologia de los sentidos y de las funciones corporales 1. Patologia del conocimiento a) Perversién y decadencia del conocimiento y sus érganos b) El mal como invencién 4) Perversion y decadencia del conocimiento y sus érganos * Los Padres constatan que, en el hombre caido, el conocimiento y sus érganos estan enfermos. ‘,Cémo va a tener salud el alma racional, cuando esta enferma en su facultad de conocer?”, pregunta san Gregorio Palamas (Triadas, Il, 3, 17. + Hablan de “inteligencia enferma” Isaae de Ninive, Discursos ascéticos, 30; Hesiquio de Batos, Sobre la vigilancia y la virtud, 26), + Esta enfermedad es, fundamentalmente, la ignorancia de Dios. + Lainteligencia del hombre esti hecha por naturaleza para buscar las cosas divinas y para tender al conocimiento de Dios. * Elalma humana “ha sido hecha para ver a Dios y para ser iluminada por El” (san Atanasio de Alejandria, Contra los paganos, 7), + pero el pecado la pervierte; se aparta de Dios y de las realidades espirituales para volverse hacia realidades sensibles y no tener en cuenta més que a estas (cf. San Maximo el Confesor, Cuestiones a Talasio, 59). ‘+ Sin embargo, el pecado no consiste en que el hombre considere las realidades sensibles. * De hecho, Dios le ha dadé/la inteligencia no para que tienda a conocerlo a El exclusivamente, sino también para que conozea las criaturas sensibles ¢ inteligibles (cf. Isaac de Ninive, Discursos ascéticos, 83). Adan, por tanto, las conocia antes de su caida, solo que desde el punto de vista espiritual. * Conocia las criaturas sensibles y las captaba en relacién con su Creador: + las coameicternt teniendo en El su principio y su fin; + las veia por completo en Dios, recibiendo de EI su ser y sus cualidades. y + veia a Dios presente en ellas por Sus energias. + Rm1,20 San Maximo el Confesor explica que Adén estaba destinado, al término de su crecimiento espiritual, incluso a considerar las criaturas desde el punto de vista de Dios mismo, + aadquirir de ellas “un conocimiento y una informacién semejantes a las de Dios, pues gracias a la deificacién de su inteligencia y a la mutacién de sus sentidos, el hombre ya no habria sido un mero hombre, sino un dios” (San Maximo el Confesor, Cuestiones a Talasio, prologo). Para Adan y para cuantos se han hecho imitadores suyos, el pecado y el mal, en este nivel del conocimiento, * consistieron en ignorar a Dios y considerar a los seres con independencia de El; + encaptarlos de modo carmal, sélo en su apariencia sensible. El rbol del conocimiento del bien y de! mal representa, segiin san Maximo el Confesor, la creacién visible: + “Contemplada espiritualmente, es el drbol del conocimiento del bien; considerada bajo su aspecto material, el del conocimiento del mal” (San Maximo el Confesor, Cuestiones a Talasio, prélogo).. Por el pecado los ojos espirituales de Adan se cerraron y, en su lugar, se abrieron los ojos de la came, 22 de 27 + La Fscritura, evocando precisamente estos ojos camales, o sea, esta forma carnal de ver la realidad, dice: “se les abrieron los ojos” (Gn 3, 7). + Entonces, Adin y Eva vieron que “estaban desnudos” precisa la Escritura, y comenta san Atanasio: + “Se dieron cuenta de que estaban desnudos porque habian sido despojados de la contemplacién de Dios y habian vuelto su pensamiento en direceién opuesta” (san Atanasio de Alejandria, Contra los paganos, 3). + San Simeén el Nuevo Tedlogo seftala igualmente esta desviacién del conocimiento primordial del hombre y su decadencia: 5 el conocimiento carnal. En efecto, cegados los ojos de su alma, caido de la En lugar del conocimiento divino y espiritual, (el hombre) recibi vida imperecedera, se puso a mirar con los ojos del cuerpo” (san Simeén el Nuevo Tedlogo, Carequesis, XV, 14-15; Tratados éticos, XIll, 54-56). + Hay que subrayar que no es la apertura de los ojos de la came la que provoca el cietre de los ojos espirituales, sino al contrario: por ignorar a Dios ocupa su puesto el conocimiento segiin la came. + Mientras que, en su estado natural, las facultades cognitivas del ser humano recibian su luz del Espiritu y conocfan asi la naturaleza misma de los seres, + al apartarse de Dios se subordinan a los sentidos y, a partir de ese momento, van a recibir de ellos toda la informacién: + “Al hacerse transgresor e ignorante de Dios, el hombre acopl6 toda su potencia intelectual a la sensacién”, eseribe san Simeén el Nuevo Tedlogo, en Carequesis, XV, 22-24). + Desde entonces la inteligencia del hombre se halla encadenada a este mundo (cf. Macario de Egipto, Homilias, coleccién III, XXV, 5, 4: Homilias, coleccién II, XXIV, 1). La inteligencia no se deja conducir s6lo por la sensacién, sino también por todos los deseos apasionados que aparecen en el alma por efecto de la ignorancia, + lacual es observa san Marcos el Monje~ “Ia causa de todos los vicios”, y va acompaiiada del olvido y la desatencién de Dios. A causa de la ignorancia, de la desatencién y del olvido de Dios, y también + de su sumisién a las demas pasiones, la inteligencia se oscurece, se ciega, se extravia, sume al alma en la oscuridad, y hace que el hombre entero se mueva en un mundo de tinieblas + (ef. Marcos el Monje, 4 Nicolds, 3; 10; cf. Hesiquio de Batos, Capinulos sobre la vigilancia, 57. Isaac de Ninive, Discursos ascéticos, 85. San Juan Criséstomo, Homilias sobre la Epistola a los efesios, XM, 1). + La afirmacién de que, por el pecado, el hombre ha entrado en las tinieblas es constante en las Sagradas Escrituras: + 1891 + “El pueblo que andaba a oscuras” + Mt4,16 + “El pueblo que habitaba en tinieblas ha visto una gran luz; a los que habitaban en paraje de sombras de muerte una luz les ha amanecido + Le 1,79; 11, 34-36 fin de iluminar a los que habitan en tinieblas y sombras de muerte y _guiar nuestros pasos por el camino de la paz" Le 1,79 + “La limpara de tu cuerpo es tu ojo. Cuando tu ojo esta sano, también todo tu cuerpo esté luminoso; pero cuando esté malo, también tu cuerpo esté a oscuras. Mira, pues, que la luz que hay en ti no sea oscuridad. Si, pues, tu cuerpo esta enteramente luminoso, no teniendo parte alguna oscura, estaré tan enteramente luminoso, como cuando la lémpara te ilumina con su fulgor” Le 11, 34-36 + Sm 1,553, 195 8, 125 12,35 + “Ya luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron" In 1,5 + “Yel juicio esta en que vino la luz al mundo, y los hombres amaron mas las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas” Jn 3, 19 + “Jestis les hablé otra vez diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminard en la oscuridad, sino que tendré ta luz de la vida” Jn 8, 12 + “Uestis les dijo: «Todavia, por un poco de tiempo, esté la luz entre vosotros Caminad mientras tenéis la luz, para que no os sorprendan las tinieblas; el que camina en tinieblas, no sabe a dénde va" Jn 12, 35 + Heh 26, 18 24 de 27 + “para que les abras los ojos; para que se conviertan de las tinieblas a la luz, \y del poder de Satanas a Dios; y para que reciban el perdén de los pecados yuna parte en la herencia entre los santificados, mediante la fe en mi © Rm 1,21; 2,195 13, 12 * “porque, habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, antes bien se ofiuscaron en sus razonamientos y su insensato corazén se entenebrecié” Rm 1,21 + “vie jactas de ser guia de ciegos, luz de los que andan en tinieblas” Rm 2, 19 + “La noche esté avanzada. El dia se avecina. Despojémonos, pues, de las obras de las tinieblas y revistmonos de las armas de la luz” Rm 13, 12 + Bf, 18; 5,855, 11 + “Sumergido su pensamiento en las tinieblas y excluidos de la vida de Dios “Ef 4, 18 por la ignorancia que hay en ellos, por la dureza de su cabez + “Porque en otro tiempo fuisteis tinieblas; mas ahora sois luz en el Seftor, Vivid como hijos de la tuz” EL5,8 + “Yno participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, antes bien, denunciadtas” Ef 5,11 + Col, 13 * “El nos libr6 del poder de las tinieblas y nos trasladé al Reino del Hijo de su amor” + 1Tes5,4 + “Pero vosotros, hermanos, no vivis en la oscuridad, para que ese Dia os sorprenda como ladrén” + 1Pe2,9 + “Pero vosotros sois linaje elegido, sacerdocio real, nacién santa, pueblo adquirido, para amunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su admirable lu + San Juan Criséstomo sefiala: = “Igual que aquellos que estén en las tinieblas ignoran la naturaleza de las cosas, del ‘mismo modo aquellos que viven en el pecado no distinguen las cosas y corren hacia Jas sombras como si fueran la realidad” (Juan Crisstomo, Comentario a san Juan, V, 4; Isaac de Ninive, Discursos ascéticos, 26; Calisto e Ignacio Xanthopouloi, Centuria, 41). + San Isaac de Ninive subraya que las pasiones destruyen la salud natural de 1a inteligencia hasta hacerla incapaz de cualquier conocimiento espiritual: ——p/ + “Igual que el sentido corporal, cuando esta dafiado pro)una w otra razén, esté privado de la visin, asi también, sila inteligencia que hay en la naturaleza no esté sana, el conocimiento no actia en ella”. + Consagrindose a la sensacién, pero también a la actividad de la razén que leva a cabo una reflexidn auténoma de carécter abstracto, la inteligencia se vuelve hacia “el exterior”. Entonces, el hombre no sélo se separa de Dios, sino también de sf mismo. + Eso es Jo que los Padres designan como la separacién del espiritu y del corazén (hombre interior, interioridad), el centro ontoldgico del hombre y la raiz de todas sus facultades. Meets, ‘+ lainteligencia ya no se mueve en el interior del eorazén, ssino que sale de éste, el centro espiritual del hombre y se expande hacia fuera + enuna actividad discursiva en la que se dispersa y se divide volviendo al ” *GESRSTIER TERE + Eneste estado, la inteligencia se halla en constante distraccién, no deja de flotar, vaga de un lado a otro y conoce una agitacién permanente, + Iejos del estado de profunda calma (esichia) que caracterizaba su actividad contemplativa + (cf. Macario de Egipto, Homilias, coleccién III, XV, 5, 4; Isaac de Ninive, Discursos ascéticos, 68; Calixto e Ignacio Xanthopouloi, Centuria, 19; 2 24; 25). + Sus pensamientos, antes centrados y unificados, se despliegan y discurren, miiltiples y diversos, en un flujo incesante; + se vuelven confuusos ¢ inestables, se dividen y dispersan y arrastran y dividen todo el ser del hombre (cf. Macario de Egipto, Homilias, coleccién II, VI, 3; XXX1, 6: Nicetas Stéthatos, Centurias, III, 2; 6: 19). + San Maximo el Confesor puede asi evocar “la dispersién del alma en las formas exteriores segtin la apariencia de las cosas sensibles” (Mistagogia, XXIII, 697 C), + pues el alma se vuelve multiple a imagen de una mult paraddjicamente, ella misma ha creado. + Dela separacién del espiritu y del corazén, verdadera esquizofrenia es sentido etimolégico del término, se deriva la divisién de toda el alma. + Tras la inteligencia, que se dispersa y divide en la multiplicidad de los pensamientos que produce y de las sensaciones a las que sigue; + todas las facultades, atraidas y animadas ademas por la multiplicidad de Jas pasiones, + actiian en sentidos multiples y a menudo divergentes, que hacen del hombre un ser dividido a todos los niveles. ) El mal como invencién. Nacimiento de un conocimiento fantasmitico + “El mal no viene de Dios, no esté en Dios, no existia al principio” (san Atanasio de Alejandria, Contra los paganos, 7; cf. Basilio de Cesarea, Homilias sobre ef Hexamerén, I, ; Dionisio Areopagita, Sobre los nombres divinos, IV, 21). + Dios no ha creado el mal. Todos los seres eran en el origen enteramente buenos y vivian totalmente en el bien. + Elmal, dicen los Padres, es una inveneién: primero “una invencién del diablo, de su libertad” (Dionisio Areopagita, Sobre los nombres divinos, IV, 21ef. Juan Damasceno, Exposicién exacta de la fe ortodoxa, IV, 20). + En segundo lugar, una invencién del hombre que fue seducido por Satén para seguir ‘el mismo camino que él, 0 sea, para apartarse igualmente de Dios (cf. Juan Damasceno, Exposicién exacta de la fe ortodoxa, II, 30; Maximo el Confesor, Cuestiones a Talasio, pr6logo) + “Esta desgracia que domina ahora a la humanidad la ha atraido voluntariamente el hombre, extraviado por un engafo, convirtiéndose él mismo en inventor de la ‘yen modo alguno en descubridor de una malicia supuestamente creada por malic Dios... es el hombre quien, en cierta manera, se ha vuelto creador y artesano del ie 48 mal” (san Gregorio de Nisa, Tratado de la virginidad, XII, 2; IV, 5; Homilias sobre el Eclesidstico, VIII, 3; Homilias sobre el Cantar de los cantares, Il), + El mal es un producto de la voluntad diabélica y de la voluntad humana que podria no haber existido (cf. Basilio de Cesarea, Homilias sobre el Hexamerén, Il, 4). + El mal no es solo una invenci6n: es una invencién de la fantasia. “El mal no es més que una ficcién de la inteligencia humana” (san Atanasio de Alejandria, Discurso contra los paganos, 4; cf. ibid., 7, 8; Sobre la encarnacién del Yerbo, 4, 5). + Esto no significa que no exista de ninguna manera, sino que no tiene mas que una existencia negativa: + el mal es no-ser por cuanto es, como ya hemos visto, la ignorancia, la negacién, el rechazo, el olvido de Dios, que es el Ser mismo, la fuente de todo ser, y el ser verdadero de todas las cosas. + “Privados del pensamiento de Dios, los hombres se han privado también para siempre del ser” (san Atanasio de Alejandria, Sobre la encarnacién del Verbo, 4). + “Vedle en su prefez de iniquidad; malicia concibié, fracaso pare” (Sal 7, 15). * Dado que Dios es el tnico ser que es verdadera y absolutamente, tal como El se lo revela a Moisés: “Yo soy el que es” (Ex 3, 14), * el hombre que vive fuera de E] no puede conocer mas que la nada. + “Dice el necio en su interior: ;No existe Dios! Corrompidos estan, da asco su conducta, no hay quien haga el bien” (Sal 13, 1). + Apesar de que “las perfecciones invisibles de Dios, su eterno poder y su divinidad estén a la vista desde la creacién del mundo cuando se las considera en sus obras” (Ram 1, 20), + el hombre que ha cerrado los ojos de su espiritu lo ignora todo incluso cuando cree conocer. + El conocimiento del hombre se vuelve delirante por el pecado también de otra forma. + Alapartarse de Dios, el hombre viene a considerar las criaturas en ellas mismas, independientemente de su Creador, pues cree que el universo existe por si mismo. + Ahora bien, esta forma de conocer no es sino imaginacién, ilusién, delirio, pues todo lo que existe, existe por Dios y para Dios; 28 de 48 + todo ser recibe su sentido, valor y realidad de Dios, principio y fin, alfa y omega de toda criatura. + Por eseneia, todo ser es en relacién con Dios, y captarlos fuera de esta relacién es conocerlos no como realmente son, sino como no son. + Asi, en el hombre caido el culto a las criaturas reemplaza a la adoracién del Creador. + Hay una actitud idotétrica respecto a un ser cada vez que éste deja de transparentar a Dios, de revelarlo. + Entonces, el hombre atribuye a este objeto, reducido a nada por su ignorancia, los honores que, por medio de él, habria debido rendir a Dios. + San Pablo considera una manifestacién de locura la actitud de los hombres que actian asi: + “Se extraviaron en sus pensamientos, y su corazén sin inteligencia se sumié en las tinieblas. Jacténdose de ser sabios se volvieron qe locos, y cambiaron la gloria &eDios incorruptible por imagenes que representaban al hombre corruptible, a pdjaros, cuadrtipedos y + Alignorar a Dios, que es la Verdad misma, la verdad de todo ser y la fuente de toda verdad (Jn 1, 9.17; 8, 32; 14, 17; 15, 26; 16, 13; Ef 4, 21; 1 Jn 5, 6), “+ el hombre se priva de cualquier posibilidad de conocimiento verdadero. pian pera 29 de 48 + “Los pecadores no ven con los ojos buenos, sino con aquellos que se denominan ros, XVII), inteligencia de la carne (Col 2, 8; Origenes, Homilia sobre los Nui + y por los cuales el hombre, aunque cree ver, en realidad esta ciego (Is 6, 9-10; Jn 9, 39; 2 Cor 4, 4). El hombre caido vive, pues, en un mundo falso, irreal, creado por él, donde ignora el auténtico significado de los seres y ya no percibe las verdaderas relaciones que existen entre ellos. pl + Esta confusi6n se acrecienta ademés oro la accién del diablo, padre de la mentira (Jn 8, 44). 7 + San Juan Criséstomo dice a propésito de los hombres pecadores: “Son realmente insensibles.... pues no han aprendido nunca a conocer la verdadera naturaleza de as cosas” (san Juan Criséstomo, Consolacién a Estagiro, Il, 2). Como hemos dicho, e! hombre caido, por medio de su conocimiento, que se ha vuelto camal, juzga las cosas s6lo segiin su apariencia sensible, + ignorando lo que son en si mismas, en su esencia inteligible. Delante de su inteligencia hay como un velo que le impide eaptar lo que esta més alld de los fendmenos + “El velo es la ilusién producida por los sentidos, que fija la atencién del alma en las apariencias superficiales de los objetos sensibles y cierra el paso a los inteligibles” (san Maximo el Confesor, Ambigua a Juan, 10). Los conocimientos cientificos mismos no son neutros + como subraya Gregorio Palamas, a quien respaldan las reflexiones epistemolégicas mas modernas— + sino que dependen “de la intencién de los que los utilizan, aparecen después del pensamiento de quienes los usan y tomd@,facilmente la forma que les confiere el punto de vista de quienes los poseen” (Gregorio Palamas, Triadas, 1, 1, 6) Los conocimientos del hombre caido se constituyen no sélo para colmar el vacio intelectual dejado por la pérdida del conocimiento espiritual, + sino también con el objetivo de satisfacer unas necesidades la mayoria de las veces materiales y que en su mayor parte son definidas por las pasiones mismas. 30 de 48,