Está en la página 1de 7
2. EL ORIGEN DE LAS ENFERMEDADES: EL PECADO ANCESTRAL, + La realizacién de la semejanza con Dios, aunque estaba esbozada en la imagen, se proponia a la voluntad libre de Adan, + con el mandamiento divino como guia. + Pero debido a su libertad, Adan tenia la posibilidad de seguir otro camino, + “de abandonar el bien e ir al mal, separéndose de Dios mediante una opcién deliberada” (Juan Damasceno, Exposicién exacta de la fe ortodoxa, ll, 12). * La funcién de-dicha tentacién era poner a prueba su voluntad constantemente, + y dar asi fuerza y valor a su opeién por Dios. * Dios, que queria al hombre perfecto, al crearlo a su imagen lo habia dotado de una libertad absoluta + que permitia que él mismo participara en su deificacién y en la apropiacién de la io de Cesarea, Homilias sobre el origen del hombre, 1, 16). semejanza divina (Ba: + “Era necesario que el hombre fuera probado primero. Sin ser probado ni tentado, el hombre no es en absoluto digno” (Juan Damasceno, Exposicién exacta de la fe ortodoxa, Il, 12). Jna vez probada el alma poseeria el objeto de su esperanza como precio de su virtud, y no sélo como un don de Dios” (Gregorio Nacianceno, Discursos, Il, 17; Poemas dogmaticos, 1, 1, 9). + Todos los Padres de la Iglesia insisten en el hecho de que Adan fue creado enteramente bueno por Dios. + Enel paraiso, en su condicién natural, el hombre vivia integramente en el Bien (Gregorio de Nisa, Tratado de la virginidad, XII, 2; Juan Damasceno, Exposicién exacta de la fe ortodoxa, IV, 20): + no sélo no cometia el mal, sino que hasta lo ignoraba, + pues la tentacién le hacia conocer no el mal mismo, sino tan s6lo su posibilidad. + El conocimiento del mal apareeié como consecuencia del pecado (Gén 3, 22), no como su principio. + Eldiablo decia a Adan y Eva: “Seréis como dioses” (Gén 3, 5) y en eso consistia la tentacion (Macario de Egipto, Homilias, coleccién III, I, 3, 4). + Ciertamente, Adan estaba destinado por Dios a ser dios, pero por participacién en Dios mismo, en El y por El. + En cambio, lo que la Serpiente proponia a Adan y Eva era llegar a ser “eomo dioses” 05 thei, es decir, otros dioses, independientemente de Dios, ser dioses sin Dios. + Adan, al ceder a la sugestidn del Maligno, quiso hacerse Dios por si mismo, autodeificarse: + enesto consistié su pecado + (Juan Criséstomo, Homilias sobre las estatuas, X1, 2; Simeén el Nuevo Tedlogo, Tratados éticos, XII, 60; Juan Damasceno, Exposicidn exacta de Ja fe ortodoxa, 11, 30; Ireneo de Lyon, Contra las herejias, V, 3, 1; Macario de Egipto, Capitulos parafraseados, 86). + Esta afirmacién de absoluta autonomia, este deseo de prescindir de Dios y ocupar su lugar, 0 de erigirse como otro Dios frente a El, constituia una negacién, un rechazo de Dios. + Adan... + al privarse de Dios se privé de la gracia que constituia la verdadera vida de su naturaleza (Macario de Egipto, Capitulos parafraseados, 37; Homilias, colecci6n U1, XIN). + En las consecuencias del pecado se revela el cardcter mentiroso de la promesa diabélica: + al desgajarse de la Fuente de toda vida, el hombre cae en la muerte, muerte futura de su cuerpo (cuando éste habia sido creado potencialmente incorruptible) + y muerte inmediata de su alma (Simeén el Nuevo Tedlogo, Tratados éticos, II, 7, 90; Gregorio Palamas, Homilias 11; 16; 32; Capitulos fisicos, teoldgicos, éticos y prdcticos, 36; 51). + “Con el pecado la muerte entré en el mundo como una bestia feroz y salvaje, destrozando la vida humana” (Juan Damasceno, Exposicién exacta de la fe ortodoxa, Il, 1). + De este apartarse de Dios se derivan para el hombre todos los males, + pues pierde todos los bienes divinos de los que ya participaba y que estaba llamado por naturaleza a poseer en plenitud. + Enefecto, “de Dios toma su bondad todo lo que es bueno; y por tanto, el que se aleja de El va hacia el mal”, sefiala Juan Damasceno. 15 de 26 + Dello se derivan los peores desérdenes: para su ser entero, que deja de estar orientado hacia su objetivo normal; para su alma y su cuerpo, los cuales dejan de realizar su condicién natural de unién con Dios. * Los Padres de la Iglesia definen siempre el pecado en relacién con la naturaleza esencial del hombre, con su deber-ser teantrépico. Es un mal y constituye un pecado cualquier acto que desvia al hombre de Dios y de su devenir divino (la deificacién a la que esté llamado por naturaleza). “Obrar mal es salirse del buen camino; es que uno contradiga su verdadera intencién, su naturaleza, su causa, su principio, su fin, su definicion, su voluntad; en una palabra, su esencia misma” (Dionisio Areopagita, Sobre los nombres divinos, IV, 32). “El mal no se encuentra en la esencia de las criaturas, sino en su movimiento falso e irracional”, escribe san Maximo el Confesor en Centurias sobre la caridad, IV, 14; y en Cuestiones a Talasio, prélogo. ‘El mal no es mas que la privacién del bien y el camino que desvia de lo que es conforme a la naturaleza hacia lo antinatural” (Juan Damasceno, Exposicién exacta de la fe ortodoxa, LV, 20; también Il, 30). “Caido de su estado natural (el hombre) se halla en el estado antinatural” (Doroteo de Gaza, Instrucciones espirituales, |, 1) “Todo lo que ha hecho Dios es muy bueno... Lo que se separa voluntariamente de lo natural y va contra la naturateza se vuelva malo. Todo To que obedece y sirve al Creador es conforme ala naturaleza" (Juan Damaseeno, Exposicién exacta de la fe ortodoxa, IV, 20; Il, 30; Doroteo de Gaza, Instrucciones espirituales, 1, 1; san Atanasio de Alejandria, Discurso contra los paganos, 4). * Al apartarse de Dios, el hombre se priva de la condicién divina a la que estaba destinado: + cae en un estado infrahumano ya que la humanidad genuina no existe mas que en la divino-humanidad. * Como el hombre se ha apartado de Dios su espiritu se ve privado de la vida divina. + Se retrae (san Maximo el Confesor, Cuestiones a Talasio, prélogo)... + entra en un estado de oscuridad y embotamiento [(Is 29, 10; Rm 11, 8) Macario de Egipto, Homilias, coleccién Il, XLV, 1; Capitulos parafraseados, 37) + y queda como muerto. + Deeste modo, el hombre llega incluso a perder toda nocién de su funcién espiritual. + Is29,10 + “Pues Yahvé os va a insuflar un espiritu de sopor: ha pegado vuestros ojos (profetas) y cubierto vuestras cabezas (videntes)". + Rmi,8 + “Como dice la Escritura: Dioles Dios un espiritu de embotamiento: ojos para no ver y oidos para no oir, hasta el dia de hoy”. De hombre total que era -espiritual, psiquico y corporal— pasa a ser s6lo psiquico (1 Cor 2, 14; Judas 19) y corporal. + Deja de ser un hombre integral en la estructura misma de su ser y en el orden de sus facultades. + Sualma y su cuerpo, al dejar de recibir su verdadera vida (la divina que el Espiritu les comunicaba) mueren espiritualmente. San Gregorio Palamas llega a la misma conelusién respecto a esta consecuencia del pecado: “Cuando el alma abandona el cuerpo y se separa de él, el cuerpo muere; de igual forma, cuando Dios abandona el alma y se separa de ella, el alma muere” (san Gregorio Palamas, Homilias, 16; Macario de Egipto, Homilias, coleccién III, XVIII, 1, 3). Asi pues, el hombre caido aunque cree que vive, ¢ incluso le parece a veces que vive intensamente, vive en realidad como un muerto, es un muerto viviente. + San Simeén el Nuevo Tedlogo describe asi esta condicién de los hombres caidos, tal como la percibe quien esta dotado de discernimiento espiritual, pero de la que no son conscientes quienes la sufren: + “Cuando los muertos se ven unos a otros, no perciben su estado, ni lo lamentan, Son los vivos los que, al verlos, gimen, pues contemplan un extraiio fendmeno: unos hombres golpeados por la muerte que viven y hasta andan, unos ciegos que creen ver y unos sordos que imaginan ofr. Es que viven, ven y oyen al modo de los animales. Piensan como los locos en su conciencia inconsciente, en su vida de cadéveres, pues es posible vivir sin vivir, es posible ver sin ver y oir sin oir” (san Simedn el Nuevo Tedlogo, Himnos, 44, 214-231). Por su pecado el hombre se entrega a toda clase de males, de miserias y de desgracias (cf. San Ireneo de Lyon, Demostracién de la fe apostélica, 17; Te6filo de Antioquia, A Autolycus, Il, 25; Sime6n el Nuevo Teblogo, Tratados éticos, 1, 2; XU, 39-73) + que no pertenecen en esencia a su naturaleza y no lo afectaban mientras vivia en conformidad con ella, + sino que aparecen solo como consecuencia de su falta y constituyen su castigo; + uncastigo que consiste principalmente en la pérdida de sus fuerzas iniciales (cf. Macario de Egipto, Homilias, coleccién, III, XXIV, 3); + enel trastorno, la perversién y el deterioro de todas sus facultades, + yenelestado de enfermedad y sufrimiento que esto instaura. El castigo no lo inflige Dios, + sino que se deriva de forma natural y necesaria de la caida. + Y cuando Dios anuneia a Adan y Eva los males que resultardn de su transgresién (Gn 3, 16-19), no los produce El, + sino que se limita a predecirlos y describirlos. + “Cavé una fosa, cavé bien hondo, mas cayé en el hoyo que él abrié; se vyuelva contra él su maldad, su violencia recaiga en su cabeza" (Sal 7, 16-17). Que el hombre cause un perjuicio tan grave en su naturaleza y actie contra sus intereses mas fundamentales hasta mutilarse a si mismo y sumergir su ser entero en el dolor, el no-ser y la muerte, apartindose de la plenitud de vida y felicidad que le ofrecia su condicién primera, es con toda evidencia una locura que los Padres de la Iglesia constatan. Si los Padres, por tanto, ven en cada pecado concreto un acto de locura, consideran igualmente un estado de locura el estado de pecado en el que vive la humanidad caida. Siguen en esto a las Sagradas Escrituras , 4-6. 13-18; 12, 23 + Proverbios 5, 2: + “Morird (el malvado) por su falta de instrueci perderd”, Prov 5,23. 1, por su gran necedad se 18 de 26 Ecl 10, «Si alguno es simple, véngase acd.» ¥ al falto de juicio le dice: «Venid y comed de mi pan, bebed del vino que he mezclado; dejaos de simplezas y viviréis, y dirigios por los caminos de la inteligencia.»”, Prov 9, 4-6. “La mujer necia es alborotada, todo simpleza, no sabe nada, Se sienta ala puerta de su casa, sobre un trono, en las colinas de la ciudad, para lamar a Jos que pasan por el camino, a los que van derechos por sus sendas: «Si alguno es simple, véngase aca» y al falto de juicio le dice: «Son dulces las aguas robadas y el pan a escondidas es sabroso.» No sabe el hombre que alli moran las Sombras; sus invitados van a los valles del seol”, Prov 9, 13-18, “El hombre cauto oculta su ciencia, el corazén del insensato proclama su necedad”, Prov 12, 23. 13 “Una mosca muerta pudre una copa de ungiiento de perfumista; monta mas un poco de necedad que sabiduria y honor. El sabio tiene el corazén ala derecha, el necio tiene el corazén a la izquierda, Ademiis, en cualquier camino que tome el necio, su entendimiento no le da de si y dice de todo el mundo; «Ese es un necio» y especialmente a san Pablo, que escribe a propésito de aquellos que permanecen alejados de Dios: “Se extraviaron en sus pensamientos, y su corazén sin inteligencia se sumergié en las tinieblas. Jactandose de ser sabios, se volvieron locos (emorantesan)” Rm 1, 21-22 “A partir de entonces (caida) esta enfermedad mortal que es el pecado se instalé en la naturaleza humana” (Gregorio de Nisa, Homilias sobre el Padrenuestro, IV, 2) “El dia en que Adin, encomendéndose al espiritu maligno, se aparté de su buen Seftor, su alma perdié la salud y el bienestar. Desde entonces el cuerpo fue también a la par que el alma y sufrié la misma suerte: degeneré con ella” (san Nicolis Cabasilas, La vida en Cristo, Il, 38). “La naturaleza cay6 enferma de pecado por la desobediencia de uno solo. En Adén, la naturaleza del hombre cay6 enferma de corrupcién” (san Cirilo de Alejandria, Comentario a la Epistola a los romanos). Esta enfermedad y esta degeneracién consisten esencialmente en que todas las facultades del hombre, + que estaban hechas para volverse hacia Dios y unirse a El, + se apartaron por el pecado de este objetivo, que es su objetivo natural, y ahora funcionan de un modo antinatural, se mueven y se extravian en direcciones opuestas a las de su verdadero fin, * actuando asi de forma desordenada, irracional, absurda, insensata y loca. 20 de 26